Your SlideShare is downloading. ×
Galileo 12
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Galileo 12

151

Published on

Galileo Galilei (Pisa, 15 de febrero de 1564 – Florencia, 8 de enero de 1642),fue un astrónomo, filósofo, matemático y físico italiano que estuvo relacionado estrechamente con la revolución …

Galileo Galilei (Pisa, 15 de febrero de 1564 – Florencia, 8 de enero de 1642),fue un astrónomo, filósofo, matemático y físico italiano que estuvo relacionado estrechamente con la revolución científica. Eminente hombre del Renacimiento, mostró interés por casi todas las ciencias y artes (música, literatura, pintura). Sus logros incluyen la mejora del telescopio, gran variedad de observaciones astronómicas, la primera ley del movimiento y un apoyo determinante para el Copernicanismo. Ha sido considerado como el «padre de la astronomía moderna», el «padre de la física moderna» y el «padre de la ciencia».

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
151
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Los cometas de 1618¿Figuras “monstruosas” en el cielo?
  • 2. .
  • 3. CensuraHe leído, por orden del Rvdmo. P. Maestro del Sacro Palacio,esta obra, El Ensayador, y aparte de que no encuentro enella nada que desdiga de las buenas costumbres ni quecontradiga la verdad sobrenatural de nuestra fe, headvertido tantas bellas consideraciones sobre nuestrafilosofía, que considero que nuestro siglo no podrá sólovanagloriarse en el futuro de haber sido el heredero de lasfatigas de los pasados filósofos, sino también de ser eldescubridor de muchos secretos de la naturaleza queaquéllos no pudieron descubrir, gracias a la sólida y sutilinvestigación del autor, considerándome dichoso de habernacido en su tiempo, en el que, no con la romana y a bulto,sino con balanzas de exquisita precisión, se sopesa el oro dela verdad.Nicolò Riccardi, Roma, 2 de febrero de 1623
  • 4. Dedicatoria a la Santidad de Nuestro Señor,Papa UrbanoVIIIEn este universal júbilo de las buenas letras y aún de lamisma virtud, mientras la Urbe toda especialmente laSanta Sede resplandece más que nunca por teneros aVuestra Santidad, por disposición celeste divina, no existemente alguna que no se entregue a loables estudios y anobles investigaciones, imitando un ejemplo tan eminente.(…) Traemos, como prueba de nuestra devoción y comotributo de nuestra servidumbre, El Ensayador, de nuestroGalilei, el florentino descubridor, no de nuevas tierras,pero sí de partes nunca vistas en el cielo.Gli Accademici Lincei, 20 de Octubre de 1623
  • 5. Violencia de la polémica(Sarsi no debió llamar su libro: “Libra astronómica yfilosófica)… hubiera debido titularlo “El astronómico yfilosófico escorpión”, constelación llamada por nuestrosoberano poeta Dante: Figura de frío animal Que con la cola hiere a las gentes;Y ciertamente no le faltan punzadas contra mí, y tanto másgraves que las del escorpión, puesto que éste, como amigodel hombre, no hiere si antes no ha sido ofendido yprovocado, mientras que aquél muerde sin que yo le hayamolestado ni siquiera con el pensamiento. Por fortuna,conozco el antídoto y el remedio inmediato contra talespunzadas: aplastaré y estregaré el mismo escorpión sobrelas heridas, para que el veneno reabsorbido por el propiocadáver, me deje a mí libre y sano.
  • 6. Epistemología en “El ensayador”“La filosofía está escrita en este grandísimo libro quecontinuamente tenemos abierto ante los ojos (eluniverso, digo yo) pero que no se puede comprender siprimero no se aprende a entender la lengua y a conocerlos caracteres en que está escrito. Está escrito en lenguamatemática y los caracteres son triángulos, círculos yotra figuras geométricas, medios sin los cuales esimposible entender humanamente una palabra, sin loscuales se dan vueltas vanamente por un oscurolaberinto”.
  • 7. Pocos son los verdaderos filósofos“¿Tal vez cree Sarsi que dentro de cualquier recinto amuralladose encuentran escuadrones de buenos filósofos? Yo más biencreo, Sr. Sarsi, que vuelan como las águilas y no como losestorninos, y porque ellas son escasas, poco se las ve y menosse las oye, mientras que éstos, que vuelan en bandadas, alládonde se posan llenan el aire con sus gritos y revuelos yrevuelven el mundo entero. Pero, ¡ojalá fueran los filósofosverdaderos como las águilas y no como el ave Fénix! (…)Pocos siguen la verdadera filosofía;(Más seguidores tendrá) “…la magnificencia de los títulos, laabundancia y grandiosidad de las promesas, al atraer la naturalcuriosidad de los hombres y al mantenerlos ensimismados enfalacias y quimeras, sin jamás hacerles gustar la agudeza de unaverdadera demostración que les despierte su gusto dormidopara que sean capaces de reconocer lo insípido de sus habitualescomidas”.
  • 8. CUALIDADES MATEMÁTICAS Y CUALIDADES SENSIBLES“Por tanto digo que me siento obligado por la necesidad,inmediatamente concibo una materia o sustancia corpórea,a concebir al mismo tiempo que ella está terminada yconformada por esta o aquella figura, que en relación conotras es grande o pequeña, que está en este o en aquellugar, en este o aquel tiempo, que se mueve o está quieta,que toca o no otro cuerpo, que es una, pocas o muchas, ypor ninguna imaginación puedo separarla de estascondiciones; pero que deba ser blanca o roja, amarga odulce, sonora o muda, de grato o ingrato olor, no siento quedeba hacer fuerza a la mente para que deba aprehenderlaacompañada necesariamente de tales condiciones: másaún, si los sentidos no lo hubiesen advertido, tal vez eldiscurso o la imaginación por sí misma no llegaría a ellajamás”.
  • 9. “PRETENDER TRATAR LAS CUESTIONESNATURALES SIN GEOMETRÍA ES PRETENDERHACER LO IMPOSIBLE”
  • 10. ¡Qué leve es el calor!“Que con su exquisita balanza Sarsi no haya encontradodisminución de peso en un trozo de cobre, batido yrecalentado varias veces, se lo puedo creer, pero no el queno haya disminuido, dado que perfectamente puede sucederque haya disminuido tan poco que sea imperceptible paracualquier balanza... Aún más, tómese una bola de ámbargris, de almizcle o de cualquier materia olorosa: digo quellevándola consigo durante quince días, llenará de olor milcasas y mil calles, es decir cualquier lugar por donde se pase;pero esto sucederá con disminución de esta materia, sin laque indudablemente no existiría aroma; volviéndose a pesaral cabo de este tiempo, no se verá que haya experimentadouna disminución sensible.
  • 11. He aquí, pues, encontradas para Sarsi unasdisminuciones insensibles de peso, producidas por eldesgaste de meses enteros, que no es lo mismo que unoctavo de hora, que es lo que debió durar su martilleosobre el trozo de cobre. ¡Y tan exquisita es una balanzade ensayadores como una báscula filosófica!”
  • 12. Los sentidos humanos, las cualidades y los átomos“Creo que explicaré más claramente mi idea con algúnejemplo. Voy pasando mi mano sobre una estatua demármol, o sobre un hombre vivo. En cuanto a la acciónque viene de la mano, respecto a esa mano, es la mismasobre uno u otro sujeto, pues pertenece a esos primerosaccidentes, es decir, movimiento y tacto; no la solemosllamar con otros nombres. Pero el cuerpo animado querecibe tales operaciones, siente diversas sensaciones,según sea tocado en una o en otra parte; así, al sertocado por ejemplo en las plantas de los pies, sobre lasrodillas o bajo las axilas, siente, aparte de la comúnsensación táctil, otra sensación a la que hemos puestoun nombre particular: cosquillas;
  • 13. esta sensación es totalmente nuestra, y no de la mano, yme parece que se equivocaría en grado sumo quienquisiese decir que la mano, aparte del movimiento y deltacto, tiene en sí otra facultad diferente a éstas, es decir,el cosquillear, como si las cosquillas fuesen un accidenteque residiese en ella.Un trozo de papel o una pluma, estregada ligeramentesobre cualquier parte de nuestro cuerpo, hace, en cuantoa sí misma, la misma operación, cual es la de moverse ytocar, pero en nosotros, al tocarnos entre los ojos, o en lanariz, o dentro de las narices, excita un cosquilleo casiinsoportable, mientras que en otras partes apenas sedeja sentir. Ahora bien, ese cosquilleo es totalmentenuestro, y no de la pluma; eliminado el cuerpo animado ysensitivo, de esa sensación no queda más que un meronombre.
  • 14. Así, pues, de igual y no mayor existencia creo yo quepuedan ser muchas cualidades que son atribuidas alos cuerpos naturales, como los sabores, los olores,los colores y otras.Un cuerpo sólido, y como se dice, bastante material,aplicado y movido sobre cualquier parte de mipersona, produce en mí esa sensación que llamamostacto, la cual, si bien reside en todo el cuerpo, sinembargo, parece que reside especialmente en laspalmas de las manos y sobre todo en las yemas de losdedos, mediante las cuales sentimos pequeñísimasdiferencias de aspereza, lisura, blandura y dureza, quecon otras partes del cuerpo no distinguimos tan bien;
  • 15. de estas sensaciones unas nos son más gratas y otrasmenos, según la diversidad de las formas de los cuerpostangibles: lisos o escabrosos, agudos u obtusos, duros oblandos; este sentido como más material que los demásy que se ejerce sobre la solidez de la materia, parece queguarda relación con el elemento tierra.Algunos de estos cuerpos se van disolviendoconstantemente en mínimas partículas de las quealgunas, más pesadas que el aire, caen hacia abajo, yotras más ligeras ascienden hacia arriba; de aquí tal veznacen otros dos sentidos, pues estas partículas van aherir dos partes de nuestro cuerpo bastante mássensitivas que nuestra piel, que no siente las incursionesde materias tan sutiles, tenues y blandas;
  • 16. esas partículas mínimas que descienden, recibidas sobrela parte superior de la lengua, penetran su sustancia,mezcladas con su humedad, provocando los sabores,suaves o ingratos según los diferentes contactos de lasformas de esas partículas, o según sean pocas omuchas, o más o menos veloces; las otras queascienden, entran por las narices y van a herir algunaspapilas que son el instrumento del olfato; aquíigualmente son recibidos sus contactos con mayor omenor agrado por parte nuestra, según que sus formassean éstas o aquéllas, o sus movimientos lentos oveloces, o estas partículas, muchas o pocas.
  • 17. En cuanto al sitio, la lengua y los canales de la nariz sehallan bien dispuestos: aquélla extendida hacia abajopara recibir las incursiones que descienden, y éstosacomodados para los que ascienden; tal vez para excitarlos sabores, los fluidos que descienden por el aire seacomodan con cierta analogía, y para excitar los oloreslas materias ígneas que ascienden (lo hacen de modosimilar). Nos queda después el elemento aire para lossonidos, los cuales nos llegan indiferentemente desdelas partes bajas, desde las altas o desde las laterales, alestar nosotros inmersos en el aire, cuyo movimiento ensí mismo, es decir, en la propia región, se extiendeigualmente en todas las direcciones;
  • 18. la colocación de las orejas está como dada de la mejormanera posible para recibir los sonidos provenientesde todas partes, pues sin que existan más cualidadessonoras o transonoras, un frecuente temblor del aireencrespado en diminutas ondas mueve cierto cartílagode cierto tímpano que está en nuestro oído. Lasmaneras externas capaces de provocar esteencrespamiento del aire son muchas; se reducen en sumayor parte al temblor de algún cuerpo, quegolpeando el aire lo encrespa, extendiéndose lasondas a través de él con gran velocidad; la frecuenciade estas ondas produce la agudeza del sonido, y laescasez de ondas, la gravedad.
  • 19. Así, pues, que en los cuerpos externos, para excitaren nosotros los sabores, los olores y los sonidos, serequiera algo más que magnitudes, formas,cantidades y movimientos lentos o veloces, yo no locreo; considero que eliminados los oídos, la lengua ylas narices, sólo quedan las figuras, los números y losmovimientos, pero no los olores, ni los sabores, ni lossonidos, los cuales, sin el animal viviente, no creo quesean otra cosa sino nombres, como precisamente noson otra cosa que un nombre, las cosquillas y elcosquilleo, eliminadas las axilas y la piel que está entorno a la nariz.
  • 20. Y dado que los cuatro sentidos considerados guardanrelación con los cuatro elementos, así creo que la vista,sentido excelente sobre todos los demás, guarda relacióncon la luz, pero con esa relación de excelencia que existeentre lo finito y lo infinito, entre lo temporal y loinstantáneo, entre el cuanto y lo indivisible, entre la luz ylas tinieblas. De esta sensación y de las cosas que a ella serefieren, no pretendo entender sino muy poco, y eso poco,para aclararlo, o mejor dicho, para ensombrecerlo en elpapel, no me bastaría mucho tiempo y por ello lo paso ensilencio”.
  • 21. Un cuento…“Me parece haber observado, tras largas experiencias, que lacondición humana es tal, en torno a las cuestionesintelectuales, que cuando menos se entiende y se sabe deuna cosa, tanto mas decididamente se habla sobre ella; y alcontrario, que la cantidad de cosas entendidas y conocidashace mas lento e indeciso el sentenciar sobre algunanovedad.“Hubo una vez en un lugar bastante solitario, un hombredotado por la naturaleza de un ingenio perspicaz y de unacuriosidad extraordinaria; por mera diversión, cuidabapájaros diversos, disfrutando con su canto, y observaba congran maravilla ese artificio consistente en que con el mismoaire que respiraban formaban a su arbitrio cantos diversos,todos dulcísimos.
  • 22. “Sucedió una noche que oyó junto a su casa un delicadocanto, y no pudiendo imaginar que fuese otra cosa sino unpajarillo, salió a capturarlo; pero, al llegar a la calle,encontró a un pastorcillo que soplando una maderaagujereada y moviendo los dedos sobre ella, unas vecescerrando, otras abriendo los agujeros que en ella existían,obtenía esas diferentes voces, semejantes a las de unpájaro, pero de una manera diferente. Asombrado y llevadode su natural curiosidad, dio al pastor un ternero a cambiode la flauta; reflexionando después a solas reconoció que sino hubiera acertado a pasar por allí el pastor, no habríaaprendido que había en la naturaleza dos modos de formarvoces y cantos suaves;
  • 23. por ello decidió alejarse de casa, creyendo encontrar algunanueva aventura. Sucedió que al día siguiente, al pasar ante unpequeño tugurio, oyó que dentro sonaba una voz semejante;quiso saber si se trataba de una flauta o de un mirlo; entró yvio a un niño que frotaba sobre algunos nervios tensos,colocados sobre cierta madera cóncava, un arco quemantenía en la mano derecha, mientras con la manoizquierda mantenía el instrumento y movía los dedos sobre él;sin mayores esfuerzos obtenía voces diversas y muy dulces.Juzgue quien participe del ingenio y de la curiosidad de estehombre, cuál no sería su asombro al ver que se sobreañadíandos modos nuevos e inopinados para formar la voz y elcanto;
  • 24. empezó a creer que podrían existir otros más en lanaturaleza. Y cuál no seria su asombro, cuando, al entraren cierto templo, se puso a mirar detrás de la puerta paraver quién había sonado y observó que el sonido habíasalido de los goznes y de las bisagras de la puerta al abrirsey cerrarse. Otra vez, llevado de su curiosidad, entró en unataberna, y creyendo encontrar a alguien que con el arcotocaba ligeramente las cuerdas de un violín, vio a uno queal frotar la yema de un dedo sobre el borde de un vaso,obtenía un suave sonido.
  • 25. “Pero, cuando después observo que las avispas, losmosquitos y los abejorros, no como sus primeros pájarosque al respirar formaban voces ininterrumpidas, sino conun velocísimo batir de las alas, sacaban un sonidoconstante, tanto creció en el él asombro, cuanto ridiculizóla opinión que antes tenía sobre sus conocimientos sobrela producción de los sonidos; todas las experiencias vistasno le hubieran bastado para hacerle comprender o creerque los grillos, que no volaban, pudiesen producir sonidostan dulces y sonoros, no al respirar, sino al batir las alas.
  • 26. Y cuando creía que ya no era posible que existiesen másmodos de producir sonidos, una vez que había observadoaparte de los modos ya narrados, los órganos, las trombas, lospífanos, los instrumentos de cuerda de tantas y tantas clases,e incluso esa lengüeta de hierro que, sujeta con los dientes,se sirve de la cavidad de la boca como caja de resonancia ydel aliento como vehículo del sonido, cuando digo, creíahaberlo visto todo, encontróse mas que nunca envuelto en laignorancia y en el asombro al encontrarse con una cigarraque, ni al cerrarle la boca, ni al sujetarle las alas, amainaba ensu fortísimo estruendo; no veía que moviese las escamas, niparte alguna de su cuerpo;
  • 27. levantóle finalmente la caparazón del tórax y viendodebajo algunos cartílagos, duros aunque sutiles, ycreyendo que el estrépito derivase del movimiento deéstos, se vio obligado a rompérselos para hacerla callar;pero todo fue en vano, hasta que presionando con laaguja más adentro, le quitó, con la voz, la vida; demodo que tampoco pudo averiguar si su cantoprovenía de esos cartílagos, por lo que mostró taldesconfianza en su saber, que al preguntársele cómo seproducían los sonidos, modestamente respondía queconocía algunos modos, pero que daba por seguro quepodían existir cien otros desconocidos e inopinables…“… la dificultad de entender cómo se produce el cantode la cigarra que tenemos en la mano, excusa concreces el no saber como se genera el cometa que sehalla tan lejos”.
  • 28. DIÁLOGO SOBRE DOS GRANDES SISTEMAS DEL MUNDOEL DIVINO ARQUITECTO“Quien más altas tiene sus miras, en mayor grado sediferencia; volverse al gran libro de la Naturaleza, que es elobjeto propio de la filosofía, es el modo de elevar esasmiras; en este libro, aunque todo lo que en él se lea, comoobra de Artífice omnipotente, sea por ello soloproporcionadísimo, sin embargo, será más claro y másdigno, aquello en donde, a nuestro parecer, mejor semanifieste el trabajo y el artificio”.
  • 29. LOS ARISTÓTELICOS DOGMÁTICOS “SAGR. Con mucho gusto. Me encontraba un día en casa deun médico muy estimado en Venecia a la que, algunos porsu estudio y otros por curiosidad, acudían a veces a veralguna disección anatómica hecha por un anatomista querealmente era tan docto como diligente y experto. Y se dioel caso de que aquel día se estaba buscando el origen ynacimiento de los nervios, sobre el que existe una famosacontroversia entre los médicos galenistas y losperipatéticos. Al mostrar el anatomista que, partiendo delcerebro y pasando por la nuca, la grandísima cepa de losnervios iba después descendiendo por la espina dorsal yderramándose por todo el cuerpo, y que solo un hilosutilísimo como el de coser llegaba al corazón,
  • 30. se volvió a un gentilhombre del que sabía que era filósofoperipatético y por cuya presencia lo había abierto ymostrado todo con extraordinaria diligencia y le preguntósi quedaba satisfecho y convencido de que el origen de losnervios procedía del cerebro y no del corazón. A lo cual elfilósofo, después de quedarse pensativo un momento,respondió: “Vos me has hecho ver eso de modo tan claroy sensible, que si no se diese el caso de que hay un textode Aristóteles en contra, que dice abiertamente que losnervios nacen en el corazón, habría que aceptarloforzosamente como verdadero”.(96)
  • 31. LA NATURALEZA NO ES UN MUNDO DE PAPEL“...Sr. Simplicio, venid con razonamientos ydemostraciones, vuestras o de Aristóteles, y no con textosy autoridades sin más, porque nuestros razonamientostienen que tratar sobre el mundo sensible y no sobre unmundo de papel”.“Yo tengo un librito bastante más elemental que el deAristóteles o que el de Ovidio, en el que se contienen todaslas ciencias y que con muy breve estudio puede servir parala solución de todos los problemas: el alfabeto”.LA NATURALEZA ANTES, EL ENTENDIMIENTO DESPUÉS“...la naturaleza ha hecho primero las cosas a su modo ydespués construido los razonamientos humanos aptos parapoder entender (aunque con fatiga) algo de sus secretos.”
  • 32. ARISTÓTELES Y LOS SENTIDOS“SIMP. Aristóteles que, aunque era perspicacísimo, noesperaba de su talento mas de lo conveniente, consideróen su filosofía que la experiencia sensible debíaanteponerse a cualquier razonamiento elaborado por lamente humana, y añadió que los que negaran los sentidosmerecían que se les castigara privándoles de ellos.”“SALV. Siempre que queráis poner de acuerdo lo que osmuestre la experiencia con las más sólidas doctrinas deAristóteles, no tendréis ningún trabajo. Prueba de que estoes cierto: ¿no dice Aristóteles que, dada su gran lejanía, delas cosas del cielo no se puede tratar con seguridad?
  • 33. SIMP. Lo dice claramenteSALV. ¿No afirma también que lo que la experiencia y lossentidos nos demuestran debe anteponerse a cualquierrazonamiento por bien fundado que parezca? ¿Y no diceeso decididamente, sin titubear?SIMP. Lo dice.SALV. Ahora bien, de estas dos proposiciones, ambasdoctrinas de Aristóteles, la segunda, que dice que hay queanteponer los sentidos al razonamiento, es doctrinamucho más sólida y segura que la que considera que elcielo es inalterable. Por tanto, filosofaremos másaristotélicamente diciendo “el cielo es alterable, porqueasí me lo muestran los sentidos”, que si dijéramos: “elcielo es inalterable porque nos convence de ello elrazonamiento de Aristóteles”.
  • 34. “Añadid que nosotros podemos teorizar mucho mejor queAristóteles sobre las cosas del cielo, porque al confesaréste que tal conocimiento le es difícil por su lejanía de lossentidos, está aceptando que aquél a quien los sentidospudiesen representarse mejor el cielo, podría filosofarsobre éste con mayor seguridad. Ahora bien, nosotros,gracias al telescopio, nos lo hemos acercado treinta ocuarenta veces más de lo que estaba para Aristóteles, demodo que podemos captar en el cielo cien cosas que él nopudo ver. Entre otras, estas manchas en el Sol, que lefueron absolutamente invisibles. Por tanto, sobre el cielo yel Sol, nosotros podemos tratar con mayor seguridad queAristóteles”.
  • 35. SI ARISTÓTELES VOLVIERA...“... afirmo que en nuestro siglo disponemos de accidentesy observaciones nuevas y de tal carácter, que no dudo quesi Aristóteles viviese hoy cambiaría de opinión”.
  • 36. CONTRA LAS “VIRTUDES ESENCIALES”“Cuanto más me empeño en considerar la vanidad de losrazonamientos populares, tanto más los encuentro ligeros yestúpidos. ¿Qué tontería hay mayor, ni se puede imaginar,que la que llama cosas preciosas a la gema, a la plata y aloro, y vilísimas a la tierra y al fango?; ¿cómo no piensan quesi fuera tanta la escasez de la tierra, cuanta es la alegría delos metales más preciosos, no existiría príncipe alguno quecon mucho gusto no gastaría una suma de diamantes y derubíes y cuatro carretas de oro para tener solamente latierra necesaria para plantar en un pequeño tiesto unjazmín, o para sembrar un naranjo de la China, para verlonacer, crecer y producir tan bella fronda, tan olorosas floresy tan amables frutos?”
  • 37. Conocimiento “intensive” y “extensive”“Tomando el entender intensive, en cuanto tal términoindica intensivamente, es decir, perfectamente, afirmo queel entendimiento humano puede entender algunasproposiciones de esta manera, y por tanto, tener de ellasabsoluta certeza; así son por ejemplo, las cienciasmatemáticas, es decir, la aritmética y la geometría, de lascuales el intelecto divino sabe infinitas proposiciones más,porque las sabe todas, pero, de las pocas comprendidas porel entendimiento humano, creo que el conocimiento esigual al divino en cuanto a la certeza objetiva, puesto quellega a comprender su necesidad, y sobre ésta no pareceque puede existir seguridad mayor”
  • 38. Si miro a una estatua de las mejores, me digo a mí mismo:“¿Acaso sabrías eliminar lo sobrante de una pieza demármol y descubrir la figura tan bella que encerraba? ¿Omezclar y extender sobre una tela o pared diversos colores,y con ellos representar todos los objetos visibles, como unMiguel Angel, un Rafael, un Tiziano?”. Si observo lo que handescubierto los hombres respecto a la distribución de losintervalos musicales, en el establecimiento de preceptos yreglas para poderlos manejar con extraordinario placer parael oído, ¿cuándo podré acabar de asombrarme? ¿Qué decirde tantos y tan diversos instrumentos? ¿Y la lectura de losmejores poetas que llenan de asombro a quien analizaatentamente su invención de conceptos y su desarrollo?
  • 39. ¿Qué diremos de la arquitectura? ¿Del arte de lanavegación?Pero por encima de todas las excelentes invenciones¡qué grandeza de mente la de aquél que se las ingeniópara encontrar el modo de comunicar sus másrecónditos pensamientos a cualquier otra persona, pormás alejada que estuviera en el espacio y en el tiempo;hablar con los que están en las Indias, hablar con losque aún no ha nacido ni nacerán hasta dentro de mil odiez mil años! ¡Y con qué facilidad: con las distintasmezclas de veinte caractercitos sobre un papel.

×