Troya

11,356 views
10,983 views

Published on

trabajo de alumnos Roces

Published in: Education
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
11,356
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
89
Actions
Shares
0
Downloads
179
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Troya

  1. 1. LA GUERRA DE TROYA CONTADA POR Jonathan, Yolanda, Patricia, Cristina, Paola Andrea, Bárbara y Daniel, De 3º ESO IES ROCES CURSO 2006/2007
  2. 2. LA MANZANA DE ORO PAOLA ANDREA MOSQUERA VALENZUELA 3º B
  3. 3. BODAS DE TETIS Y PELEO <ul><li>En aquellos días nobles y remotos en que los hombres eran héroes y convivían con los dioses, Peleo, rey de los mirmidones, se desposó con una ninfa de los mares llamada Tetis, la de los pies de plata. Numerosos invitados asistieron al banquete de la boda, y, junto con los mortales, llegaron los dioses del Olimpo. </li></ul><ul><li>Pero en el momento mas alegre de la celebración apareció Éride, la diosa de la Discordia, que no había sido invitada por donde quiera que iba llevaba desgracia; pero allí estaba ella, enfurecida como siempre y dispuesta a vengar la afrenta. Éride se limitó a arrojar sobre la mesa una manzana de oro; luego echó su aliento sobre los invitados y se esfumó. </li></ul>Bodas de Tetis y Peleo Jordaens
  4. 4. <ul><li>Entonces, cada una de las tres diosas supremas reclamó para si el regalo. Hera lo reclamó por ser la esposa de Zeus, padre de los dioses, y reina por tanto de todos ellos. Atenea afirmó que tenia mas derechos que ninguna, pues la belleza de la sabiduría como la suya sobrepasaba a cualquier clase de belleza. Afrodita se limito a sonreír, y pregunto quien iba a reclamar un premio a la belleza si no era la misma de la belleza. De modo que empezaron una apasionada discusión, la pelea se fue agriando hasta que por fin las tres rogaron al restos de los invitados que ellos decidieran la cuestión. Pero estos se negaron, pues sabían de sobra que, si escogían a una de las tres diosas para recibir la manzana de oro, se enemistarían con las otras dos. </li></ul><ul><li>Al final las tres regresaron al Olimpo, enemistadas. Los demás dioses tomaron partido de la una y de la otra, y la inquina entre ellas se prolongó durante un largo tiempo. </li></ul><ul><li>En el noroeste del mar Egeo había una ciudad de seres humanos. Troya se llamaba y era una gran ciudad rodeada de poderosas murallas que se alzaban sobre una colina junto al mar. El rey de Troya, Príamo poseía grandes territorios y caballos de larga crin, y era padre de una prole numerosa. Su esposa Hécuba tuvo un hijo al que llamaron Paris. </li></ul><ul><li>El nacimiento habría sido motivo de gran regocijo si, cuando Hécuba estaba embarazada estaba embarazada, los adivino le dijeron que iba a dar a luz a una antorcha que arrasaría Troya. Cuando el niño nació y se le puso nombre, el rey ordenó que un criado que lo abandonase en un lugar desierto hasta que muriese. El criado obedeció al mandato, pero un pastor que buscaba un becerro extraviado encontró al niño y lo crió como a su propio hijo. </li></ul>La manzana resplandecía entre los montones de las frutas y las copas rebosantes de vino; y, al inclinarse para verla mas cerca, todos pudieron leer: <<Para la más bella>>.
  5. 5. EL JUICIO DE PARIS <ul><li>Las tres divinidades celosas, aún enzarzadas en la disputa por la manzana de oro, acertaron a mirar al bosque desde lo alto del Olimpo y vieron al bello joven pastoreando su ganado por las laderas del monte Ida. Como los dioses todo lo saben, advirtieron de que se trataba del hijo del rey Príamo de Troya, aunque el muchacho todavía lo ignoraba. Entones se les ocurrió la idea de que, como él no las reconocería, ningún temor podía sentir si le rogaban que dijese cual era la mas bella de las tres. Y es que las diosas empezaban a estar ya algo cansadas de las disputas. </li></ul><ul><li>Así que tiraron la manzana, y él la cogió al vuelo. Descendieron entonces las tres, se posaron ante él tan suavemente que sus pies ni siquiera rozaron las hierbas de la montaña, y le rogaron que escogiera a la amas hermosas entre ellas y a aquella que fuera merecedora del premio que tenia en las manos. </li></ul><ul><li>Primero Atenea, con su brillante armadura, clavó en él sus ojos grises como espadas y le prometió la sabiduría suprema si ella era la elegida. </li></ul><ul><li>Después Hera, con sus ropajes reales de reina del cielo, le prometió inmensas riquezas, poder y honor, si le concedía el premio a ella. </li></ul><ul><li>Por último se acercó Afrodita, que, con sus ojos azules como el agua de las profundidades del mar, el cabello como guirnalda dorada ceñida a la cabeza y una dulce sonrisa de miel, le susurró que le concedería una mujer tan hermosa como ella si le otorgaba la manzana. </li></ul><ul><li>Y Paris, fascinado por los encantos de Afrodita, se olvidó a las otras dos diosas y sus ofrecimientos de sabiduría y poder, se olvido también de Enone la de oscuros cabellos, y le entrego la manzana de oro a Afrodita. </li></ul>
  6. 6. El juicio de Paris, de Rubens Aquí Rubens nos muestra a las diosas por delante. Y aquí el mismo pintor nos las enfoca desde atrás .
  7. 7. EL RAPTO DE HELENA
  8. 8. <ul><li>Afrodita, hizo que algunos hombres del rey Príamo le robaran a Paris un enorme y hermoso toro, que el era amo y señor de todo su ganado. Paris tuvo que bajar a Troya en busaca del toro. Y una vez allí, Hécuba su madre le vio y lo reconoció por el parecido con sus hermanos y por que algo en el corazón le decía que aquel era su hijo. Príamo lo acogió con júbilo y le regaló una de sus mansiones, como a cada uno de los príncipes troyanos. </li></ul><ul><li>Allí vivió Paris a partir de entonces, aunque en algunas ocasiones regresaba con su amado Enone a los robledales del monte Ida. </li></ul><ul><li>Entretanto, del otro lado del mar Egeo, otras boda se había celebrado: el matrimonio del rey Menelao de Esparta con la princesa Helena, a la que los hombres llamaban Helena la de las hermosas mejillas, la mujer más bellas entre todas las mortales, muchos hombres la habían pretendido. </li></ul><ul><li>Aunque a su padre no le complacía ninguno de ellos, acabó por entregársela a Menelao. </li></ul><ul><li>La fama de la belleza de Helena traspasó los limites de Grecia hasta que por fin llegó a Troya, tal como Afrodita lo había previsto. Y tan pronto llegó a los oídos de Paris, éste decidió ir a comprobar por si mismo si Helena era ten bella como los hombres decían, así que le rogó a su padre que le proporcionara una nave y unos hombres, y se hizo a la mar con sus compañeros. </li></ul><ul><li>Cuando llegaron al palacio-fortaleza del rey Menelao. Los esclavos acudieron a recibirlos al patio de armas, como era costumbres hacer con todos los extranjeros. </li></ul><ul><li>-¡Bienvenidos seáis, extranjero!-dijo Menelao-. Decidme quiénes sois, de donde venís y que os trae a mi reino. </li></ul><ul><li>-Yo me llamo Paris, soy hijo del rey Príamo, y vengo de Troya- contesto Paris-. El deseo de conocer lugares remotos me han conducido hasta aquí, pues ha alcanzado nuestras orillas la fama de Menelao como gran rey y generoso anfitrión con los extranjeros. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>Paris y Helena cruzaron miradas furtivas por entre el espeso humo del hogar. Paris comprobó que la esposa de Menelao era más bella de lo que se decía dorada como la espiga de trigo y dulce como la miel silvestre. Y Helena observó, que el príncipe extranjero era muy joven. </li></ul><ul><li>Ella no había elegido a su marido y, aunque era feliz, Menelao era mucho mayor que Helena. </li></ul><ul><li>Paris y sus compañeros se quedaron mucho tiempo en calidad de huéspedes del rey Menelao, y muy pronto Paris no se conformó con mirar a la reina. </li></ul><ul><li>Y así fueron pasando los días. A menudo, el príncipe y la reina caminaban juntos por los por los frescos jardines. Paris se sentaba a sus pies y, mientras ella tejía su lana violeta, él le cantaba las canciones de su país. </li></ul><ul><li>Un día el rey salió de caza. Paris adujo una excusa para no acompañar al rey, y tanto el joven troyano como sus compañeros se quedaron en el palacio. Y cuando se encontraban a solas caminando bajo la fresca sombra de los olivos, mientras los compañero de Paris y las doncellas de la reina se entretenían a poca distancia, Paris le confeso a Helena que había viajado desde tan lejos sólo para verla, y ahora que la había visto se había enamorado perdidamente y ya no se sentía capaz de vivir sin ella. </li></ul><ul><li>No deberías decirme eso – dijo Helena- , Pues soy una mujer casada. Ahora no podré soportar que te marches y me tengas que abandonar. </li></ul><ul><li>Amada mía – dijo Paris- , mi nave esta en la bahía ven conmigo ahora que tu marido se ha ausentando del palacio, pues tú y yo nos pertenecemos para siempre. </li></ul><ul><li>Al final Helena abandono a su señor y a su hija y su honra. Paris y Helena descendieron por abruptos senderos, salvaron varios pasos de montaña y llegaron por fin a la nave que les esperaba a la orilla del mar. </li></ul><ul><li>Así fue como consiguió Paris a la compañera que Afrodita le había prometido, y de ahí procedieron todas las desgracias que acontecerían después. </li></ul>
  10. 10. Se creía que habitaban en la cumbre del olimpo. Solo Hades hermano de Zeus, no vivía allí porque es le rey de los infiernos. Es el dios de los dioses. En compañía de su esposa Hera regía el mundo. Tuvo numerosa descendencia de sus amores con otras diosas, ninfas y con mujeres mortales. Para obtener el favor de estas adquiría las formas más insospechadas. Sus atributos son el rayo, el cetro y el águila Zeus es del bando griego, pero por petición de Tetis (madre de Aquiles) favoreció al bando troyano temporalmente. Zeus era el dios de los dioses LOS DIOSES ZEUS
  11. 11. Diosas de bando griego Hera: hermana y esposa de Zeus, es la diosa del matrimonio. Sus atributos son la granada el pavo real. En la guerra de Troya participó seduciendo a Zeus para que este no interviniera en la guerra. Atenea: hija de Zeus, es la diosa de la guerra, las artes y la sabiduría. De la frente de Zeus salió Atenea ya adulta y armada. Sus atributos son la lechuza, el casco y las armas. HERA Y ATENEA Hera esposa y hermana de Zeus. Atenea diosa de la sabiduría
  12. 12. <ul><li>Tetis: madre de Aquiles y esposa de Peleo. es la diosa del mar. Es del bando griego. </li></ul>Tetis es una nereida, hija de Nereo Tetis con su esposo Peleo el día de la boda Tetis entregándole las armas a Aquiles TETIS
  13. 13. Poseidón era el dios de los mares. Cuando Apolo, dios del sol, y él decidieron ayudar a Laomedonte, rey de Troya, a construir la muralla de la ciudad, éste se negó a pagarles el salario convenido. La venganza de Poseidón contra Troya no tuvo límites. Envió un terrible monstruo marino a que devastara la tierra y, durante la guerra de Troya, se puso de lado de los griegos. Hefesto era el dios del hierro y de la metalurgia. Construyó las armas de Aquiles y era el marido de Afrodita. En la mitología griega se le conside- raba feo y cojo. POSEIDÓN Y HEFESTO
  14. 14. AFRODITA Y APOLO Afrodita diosa del amor protectora de Paris y de Helena. Madre de Eneas y también estaba del bando troyano. Entra en el campo de batalla para salvar a su hijo Eneas y Diomedes la hiere en una mano. También salva a Paris de morir a manos de Menelao y lo lleva a la cama con Helena. Apolo era el dios del sol construyó junto a Poseidón las murallas de Troya. Estaba del bando troyano.
  15. 15. ARES Ares es el dios de la guerra, lucha en el campo de batalla a favor de los troyanos, aunque ambos bandos lo invocan. Es herido por Diomedes y va a quejarse a Zeus. Ares, con casco, escudo y lanza
  16. 16. HERMES Hermes es el dios mensajero, no participa como guerrero pero sí acompaña a Príamo a rescatar el cadáver de su hijo Héctor, y gracias a ello el anciano llega ileso a la tienda de Aquiles. Hermes, con el caduceo y sandalias aladas
  17. 17. LA REUNIÓN DE LOS HEROES GRIEGOS EN AÚLIDE JONATHAN ÁLVAREZ SUÁREZ 3ºA
  18. 18. Juramento hecho en la (BODA DE HELENA Y MENELAO) Helena la mujer mas hermosa de Grecia: Todo muchacho joven había soñado con casarse con Helena, y Ulises no había sido excepción. Había acudido a Esparta para declararle su amor, pero no se sorprendió cundo su padre escogió a Menelao, rey de Esparta, para esposo de su hija. En el momento del compromiso de Helena, muchos de los pretendientes habían protestado, asegurando que su amor era más grande que el de Menelao. Para evitar problemas, el padre de Helena, había insistido en que todos hiciesen un juramento que si alguien arrebatase a Helena a Menelao, los demás se unirían para recuperarla. Cuando Helena huyo con Paris los demás pretendientes rechazados se vieron obligados a cumplir su palabra.
  19. 19. REUNIÓN DE LOS HÉROES Agamenón, (hermano de Menelao) dio ordenes de reclutar a Hombres y naves. El mandato llegó al anciano Néstor de Pilos, a Tisbe, donde las palomas silvestras zurean, a la montañosa Pilo, al poderoso Áyas señor de Salamina, a Diomedes el del ronco grito de guerra, cuya tierra era Argos la de abundantes caballos, al astuto Ulises, que reinaba entre las ásperas colinas de las colinas de las islas de Ítaca, a Idomeneo de Creta y muchos otros. Agamenón les esperaba con sus propias naves en el puerto de Áulide; y tras reunirse allí con él, la poderosa flota iba a zarpar hacia Toya.
  20. 20. VEAMOS ALGUNOS Agamenón, rey de Micenas DE ESTOS HÉROES Ulises, rey de Ítaca
  21. 21. Ayax, rey de Salamina, con Aquiles muerto Diomedes, rey de Argos
  22. 22. Menelao con el cadáver de Aquiles
  23. 23. AQUILES Es el principal de los caudillos griegos es hijo del rey Peleo y la diosa Tetis. Los dioses habían prometido a Tetis que, si sumergía al niño en el Éstige, que es uno de los ríos del mundo subterráneos, el agua sagrada lo inmunizaría contra la muerte en combate. Tetis hizo gustosa lo que le habían indicado, pero al sumergir al niño de cabeza en las oscuras aguas lo sostuvo por el talón con la mano, la mano impidió que las aguas llegaran a ese punto. Tetis sujetando a Aquiles por el talón, para sumergirlo en la laguna Estigia
  24. 24. EL CENTAURO QUIRÓN EDUCA A AQUILES Aquiles y Patroclo fueron educados por el centauro Quirón. Les enseñó el arte militar y a tocar la lira. Cumplida su etapa de formación Aquiles y Patroclo regresaron a la corte de Peleo. Centauro Quirón y Aquiles
  25. 25. La madre de Aquiles envió a su hijo a la isla de Esciros, y le rogó al rey Licomedes que lo vistiese de doncella y la escondiese entre sus hijas para que no le pasase nada. Pero Ulises que era muy listo se disfrazó de vendedor, ellas salieron corriendo a mirar que traía el vendedor cada una escogió lo que mas le gustaba hasta que del fondo del saco salió una gran espada Aquiles disfrazado de doncella se abalanza sobre la espada y Ulises lo descubrió. Y Aquiles se tuvo que ir con el. AQUILES EN LA CORTE DE LICOMEDES Aquiles descubierto
  26. 26. En la mitología griega Ifigenia era la hija mayor del rey Agamenón y la reina Clitemnestra. A veces se le considera una hija de Teseo y Helena criada por Agamenón y Clitemnestra. Artemisa castigó a Agamenón tras haber matado éste un ciervo sagrado en una arboleda sagrada y alardear de ser mejor cazador. En su camino a Troya para participar en la Guerra de Troya, los barcos de Agamenón quedaron de repente inmóviles al detener Artemisa el viento en Aulis. Un adivino llamado Calcas reveló un oráculo según el cual la única forma de apaciguar a Artemisa era sacrificar a Ifigenia, hija de Agamenón. Por esto su mujer, Clitemnestra, lo odiará toda su vida. EL SACRIFICIO DE IFIGENIA El sacrificio de Ifigenia
  27. 27. Los troyanos estaban avisados de que se acercaba el ataque, y habían hecho sus preparativos, reparando las murallas de la ciudad y almacenando provisiones. Los griegos eran mucho más numerosos, pero también los troyanos tenían héroes, aunque Paris, el causante de la guerra, no se podía contar entre ellos. Le aterraba el combate cuerpo a cuerpo y le gustaba permanecer en la retaguardia, hostigando a los enemigos con el arco. Su hermano Héctor y Eneas eran los auténticos héroes de Troya, dignos oponentes de los griegos. Héctor era la médula misma de las fuerzas troyanas, siempre en primera línea, arengando a sus hombres. Sólo Aquiles era enemigo para él. El otro héroe, Eneas, era un semidiós como Aquiles; su madre era nada menos que la diosa del amor, Afrodita. HÉROES TROYANOS
  28. 28. Paris Alejandro, príncipe troyano, hijo de Príamo y Hécuba, hermano de Héctor y “raptor” de Helena. Paris Alejandro
  29. 29. Príamo Príamo, el anciano rey de Troya, esposo de Hécuba, padre de Héctor, Paris, Deífobo, Casandra, Polixena, Héleno, y muchos más. “ Suegro” de Helena, mientras ésta vive en el palacio de Troya con Paris.
  30. 30. Héctor, el más importante héroe del bando troyano, no es divino como Aquiles, pero siendo un hombre, es héroe por sus propios méritos. Héctor
  31. 31. La IlÍaDa DaNiEl RoDrÍgUeZ GoNzAlEz 3º DiVeRsIfIcAcIóN
  32. 32. CaNtO I Un sacerdote de Apolo, llamado Crises, acude en el noveno año de la guerra de Troya al campamento aqueo con el fin de rescatar con dinero a su hija que ha sido concedida al rey Agamenón como botín de guerra. Este se niega, rechaza al sacerdote y, en venganza, el dios Apolo envía una peste sobre el campamento. El adivino Calcante explica el motivos de la peste y Agamenón, al verse obligado a devolver a su esclava Criseida, se apodera de la de Aquiles. Se produce un enfrentamiento entre Agamenón y Aquiles por este hecho, y Aquiles, al serle arrebatada su esclava, se retira de los combates ( «ira de Aquiles») y se queja a su madre, la diosa Tetis. Esta suplica a Zeus que vengue el honor de su hijo haciendo que los griegos sean derrotados por la ausencia de su mejor guerrero. Briseida es separada de Aquiles Ingres , Tetis implora a Zeus
  33. 33. CaNtO II Para empezar a cumplir la venganza de Aquiles, Zeus envía un sueño engañoso a Agamenón haciéndole creer que va a tomar Troya. Este, para probar a sus hombres, da orden de volver a Grecia. Se produce una desbandada que evita el astuto Ulises y los griegos se reagrupan y marchan contra Troya. A continuación se expone el «catálogo» o presentación de los pueblos contendientes, que es probablemente una de las partes más arcaicas de la epopeya.
  34. 34. CaNtO III Con el fin de acabar con aquella guerra se decide que se enfrenten en duelo singular los dos principales enemigos: Alejandro o Paris, que había raptado a Helena, esposa de Menelao, y este último. Desde la muralla Helena presenta al rey de Troya, Príamo (¡al noveno año de la guerra!) a los caudillos aqueos. Príamo baja a la llanura a jurar que aceptará el resultado de aquel duelo. Comienza el combate singular, pero cuando el hermoso Paris va a ser derrotado, la diosa del amor, Afrodita, lo salva y lo conduce junto a su amada Helena. Paris y Helena en sus aposentos
  35. 35. CaNtO IV Un troyano dispara una flecha a traición contra Menelao, movido por la diosa Atenea que sigue los planes de Zeus, y se rompe la tregua entre griegos y troyanos. Agamenón pasa revista a las tropas y comienzan de nuevo los cambates. Guerrero griego
  36. 36. CaNtO V «Aristía» o protagonismo en la guerra del héroe griego Diomedes que mata a varios trayonos y está a punto de dar muerte a Eneas, héroe que protagonizará la Eneida . Su madre, Afrodita, la salva, pero es herida por Diomedes y va a quejarse a Zeus que se ríe de ella. Las diosas Hera y Atenea ayudan a los griegos. El dios Ares ayuda a los troyanos y se enfrenta a Diomedes, pero el héroe hiere al dios que tiene que huir. Afrodita Ares
  37. 37. CaNtO VI Continúa la «aristía» de Diomedes que va sembrando el luto entre los troyanos hasta que se encuentra con Glauco, descendiente de un antiguo huesped de su familia y por esta razón le respeta la vida, intercambiándose regalos. Héctor, antes de salir a combatir a la llanura, se despide de su mujer, Andrómaca, que le suplica que no vaya a la guerra porque sabe que va a morir. Es ésta una escena de gran heromosura y emotividad que contrasta con el contenido bélico y «épico» predominante en el poema. Diomedes
  38. 38. CaNtO VII Éxitos de Héctor en el combate aunque su enfrentamiento con Ayante queda indeciso. Los griegos empiezan a preocuparse por la combatividad troyana y deciden construir un muro en torno al campamento.
  39. 39. CaNtO VIII Zeus prohíbe enérgicamente a los dioses que intervengan en la lucha y envía augurios favorables a los troyanos. Héctor causa estragos entre las tropas griegas. Atenea y Hera quieren ayudar a los griegos, pero Zeus se lo impide y sólo la llegada de la noche consigue evitar el desastre total para las tropas invasoras. Atenea
  40. 40. CaNtO IX El valeroso Ayante, el inteligente Ulises y Fénix, muy querido de Aquiles, acuden a la tienda de éste a suplicarle que abandone su ira, que acepte los cuantiosos regalos que le envía Agamenón y que vuelva a la lucha a ayudarles contra Hector y los embravecidos troyanos. Aquiles se niega a intervenir. Embajadores de Agamenón intentando convencer a Aquiles de que vuelva a luchar
  41. 41. CaNtO X Escaramuza nocturna de Ulises y Diomedes que se internan en el campamento troyano en un arriesgado golpe de mano. Ulises
  42. 42. CaNtO XI «Aristía» de Agamenón hasta que se retira herido del combate. Diomedes y Ulises resultan también heridos. Los griegos huyen y sólo Ayante contiene a duras penas a los troyanos. Aquiles envía a su amigo Patroclo a preguntar quién es el guerrero que traen herido del combate. El anciano Néstor le cuenta a Patroclo la derrota griega y le pide que convenza a Aquiles de que vuelva a combatir. Aquiles y Patroclo
  43. 43. CaNtO XII Los troyanos han llegado hasta el mismo muro que protege el campamento griego. Apenas los dos Ayantes quedan como únicos caudillos no heridos y que defienden el campamento. Héctor logra romper las puertas y penetrar en el campamento. Ayax y Aquiles jugando a los dados
  44. 44. CaNtO XIII Ya se lucha junto a las mismas naves a la desesperada. Hazañas del caudillo griego Idomeneo. Los troyanos siguen atacando.
  45. 45. CaNtO XIV Agamenón propone, esta vez en serio, huir. Ulises se niega. Hera seduce a Zeus con ayuda de Afrodita, y aprovechando que éste se queda dormido después del amor, el dios Poseidón, que es filogriego, ayuda a éstos y consigue que Ayante haga retirarse del combate a Héctor y que los griegos consigan una victoria. Zeus y Hera
  46. 46. CaNtO XV Al despertarse Zeus vuelve a poner las cosas en su sitio valiéndose de la ayuda de Apolo. Héctor ataca de nuevo y está apunto de incendiar las naves griegas.
  47. 47. CaNtO XVI La situación es desesperada. Patroclo convence a Aquiles para que le preste su armadura y sus tropas. Aquiles acepta, pero advierte a Patroclo que se limite a rechazar a los troyanos. Patroclo entra en el combate y valerosamente rechaza a los troyanos y los persigue hasta la misma ciudad de Troya que intenta tomar. Entonces Héctor le da muerte y le despoja de su hermosa armadura. Guerreros griegos
  48. 48. CaNtO XVII Se entablan duros combates en torno al cadáver de Patroclo que consiguen recobrar los griegos. Se envía un mensajero a Aquiles para anunciarle la terrible desgracia de la muerte de su fraternal amigo Patroclo. Muerte de Patroclo
  49. 49. CaNtO XVIII Aquiles llora amargamente. Su madre Tetis lo consuela y después encarga al dios Hefesto que le fabrique una nueva armadura y armas para su hijo. Se describen las armas de Aquiles y en concreto la descripción del escudo es notable: frente al mundo de la guerra que lo domina todo, el escudo de Aquiles es como una película de la vida de la época en tiempo de paz. Tetis recibe de Hefesto las nuevas armas de Aquiles
  50. 50. CaNtO XIX Aquiles abandona su ira, se reconcilia con los griegos, recupera a la esclava que le había arrebatado Agamenón, llora por Patroclo y se prepara para el combate.
  51. 51. CaNtO XX Cumplida ya la promesa que había hecho a Tetis, Zeus permite a los dioses que tomen partido en la contienda de griegos y troyanos. Apolo infunde valor a Eneas que se enfrenta a Aquiles y cuando está en peligro es salvado por Poseidón. Apolo salva también a Héctor, enfrentado a Aquiles. Apolo
  52. 52. CaNtO XXI Aquiles produce una gran mortandad entre los troyanos llegando a llenar de cadáveres el lecho del río Escamandro que se vuelve contra él. Los dioses discuten entre sí a causa de sus protegidos humanos. Apolo consigue salvar a los troyanos del furioso ataque de Aquiles.
  53. 53. CaNtO XXII Se enfrentan por fin Aquiles y Héctor y tras una patética persecución de Héctor en torno a la muralla de Troya, Aquiles le da muerte y se ensaña con el cadáver. Los padres de Héctor, Andrómaca y los otros troyanos lloran su muerte. Aquiles mata a Héctor
  54. 54. CaNtO XXIII Funeral de Patroclo y juegos atléticos en su honor. El poeta Schiller decía que quien hubiera leído este canto de la Iliada no podía quejarse de haber vivido en vano…
  55. 55. CaNtO XXIV El anciano rey Príamo va hasta la tienda de Aquiles para rescatar el cadáver de su hijo. El héroe accede y además concede una tregua en los combates. Príamo lleva en un carro el cadáver a Troya y se rinden las honras fúnebres a Héctor, domador de caballos. Príamo reclama a Aquiles el cadáver de su hijo Héctor
  56. 56. Continuación de la Guerra de Troya después de lo que cuenta Homero en la Iliada . Patricia Urraca Tamargo 3ºA
  57. 57. Las amazonas, Pentesilea <ul><li>Las amazonas eran una tribu de mujeres guerreras que vivían en la cuenca del río Termodonte. En la guerra rivalizaban con los hombre más fuertes, y se decía que eran hijas de Ares. Pentesilea, su joven reina, había dado muerte por accidente a su hermana Hipólita y Pentesilea, amargada por la desgracia, no amaba ya la vida y tan solo sentía deseos de morir, pero su muerte debía ser gloriosa y en combate. Conducidas por Paris, llegaron a Troya sin ningún contratiempo. En cuanto entraron a caballo en la ciudad, el pueblo de Troya se arremolinó en torno a ellas. Príamo dispuso un gran banquete para celebrar su llegada y le regaló varias copas de oro, vestidos con bordados muy finos y una espada con la empuñadura de plata. Pentesilea, alzando la espada, juró que con ella mataría a Aquiles. </li></ul>
  58. 58.  <ul><li>Pentesilea y Aquiles luchan. Aquiles le clavó la lanza en el pecho. A continuación mató al caballo con una lanza corta, y cabalgadura y jinete murieron al tiempo que se desplomaban al suelo. Al caer el casco de Pentesilea y desparramarse su brillante cabellera, Aquiles llora lamentando su acción. </li></ul>Aquiles matando a Pentesilea
  59. 59. Muerte de Aquiles <ul><li>Paris se situó en la torre de la puerta, eligió una flecha, reclinó su cuerpo y apuntó a Aquiles entre la muchedumbre que se apiñaba a su alrededor. La flecha salió disparada y Apolo la guió de tal modo que penetró por entre aquel enjambre humano y, entre tantos pies en continuo movimiento, encontró el objetivo al que iba dirigida. Dio de pleno en el talón de Aquiles, justo en el lugar desprotegido que hay por debajo de la greba: el sitio por donde su madre Tetis lo había cogido al sumergirlo de niño en el río Éstige, el único punto que no había entrado en contacto con el agua y que podía dejar pasar la muerte. </li></ul>Ayax con el cadáver de Aquiles
  60. 60. Muerte de Paris <ul><li>Filoctetes fue rechazado por Helena de Troya antes de su matrimonio con Menelao. Aunque partió con los buques griegos para participar en la guerra de Troya la mordedura de una serpiente impediría que desempeñara esta misión. Cuando Filoctetes se recuperó y acudió a la guerra, su arco mitológico disparó la flecha que acabaría con la vida de Paris. </li></ul>Filoctetes
  61. 61. El caballo de Troya <ul><li>Ulises inspirado por Atenea, tuvo la idea de construir un caballo de madera hueco por dentro para que en su interior se escondieran algunos guerreros. Después los otros guerreros subirían a sus naves y simularían que parten para Grecia, pero en realidad esperan cerca de Troya. </li></ul><ul><li>Los propios troyanos introducirían el caballo dentro de sus murallas. </li></ul>El caballo entrando en Troya
  62. 62. Laocoonte y Casandra <ul><li>Después de matar a todos los hombres y hacer prisioneras a las mujeres, destruyeron del todo la cuidad. Dos voces se levantan en contra, la del adivino Laocoonte y la de Casandra. </li></ul><ul><li>LAOCOONTE </li></ul><ul><li>Laocoonte alertó de que dentro del caballo podía haber tropas aqueas y sugirió quemarlo. Pero las tropas troyanas no le hicieron caso. En su osadía lanzó palos en llamas con el propósito de quemar el caballo de madera, en el instante que esto ocurre dos grandes serpientes emergen de las aguas y devoran a sus hijos, perplejo se lanza en lucha contra las serpientes donde también resulta devorado. Los troyanos creían que se trataba de un castigo por desconfiar del caballo, así que no le hicieron caso. </li></ul><ul><li>CASANDRA </li></ul><ul><li>Casandra, hija del viejo rey, que tenía el poder de la adivinación, gritó que aquel caballo sería la ruina de Troya si lo metían en la ciudad. Pero nadie la escuchó. </li></ul>Laocoonte
  63. 63. Destrucción de Troya <ul><li>A pesar de las predicciones y de que el caballo no cabía por la puerta, los troyanos metieron el caballo en la ciudad. Los troyanos festejaron el acontecimiento durante todo el día. Cuando se hizo de noche los troyanos se fueron a dormir, y en ese momento la flota griega, regresaba ya de Ténedos. En ese momento, Sinón les hacía una señal a los griegos para que salieran del caballo. Los guerreros fueron saliendo uno a uno del caballo, mataron a los centinelas y abrieron las anchas puertas a sus camaradas. Los griegos encendían antorchas en las fogatas de los puestos de guardia y corrían raudos a incendiar todas las casas de Troya. </li></ul><ul><li>Después de matar a todos los hombres y hacer prisioneras a las mujeres, destruyeron del todo la cuidad. </li></ul>Troya ardiendo
  64. 64. Después de la Guerra de Troya YOLANDA BENAVIDES MARTÍN 3º A
  65. 65. Hécuba Andrómaca Casandra Y Polixena LAS TROYANAS DE EURÍPIDES Las esposas de los troyanos muertos en la guerra de aguardan a ver qué les depara el destino cuando su ciudad Troya está a punto de consumirse en llamas. Hécuba la reina madre recibe la noticia de que Polixena su hija va a ser degollada como ofrenda ante la tumba de Aquiles; de que Casandra va a ser llevada por Apolo hasta Micenas donde le aguarda una muerte espantosa que ella misma profetiza; que Andrómaca va a ser compañera de lecho de Neoptólemo, hijo de Aquiles, el asesino de Héctor, su legítimo esposo. El dolor de Hécuba llega al paroxismo cuando Taltibio acuda de nuevo para llevar a cabo la acción más ignominiosa e impensable; el asesinato de Astianacte, el hijo de Héctor, de una forma especialmente brutal, despeñándolo desde las torres de Troya.
  66. 66. Sacrificio de Polixena Agamenón se lleva a Casandra LAS TROYANAS DE EURÍPIDES
  67. 67. Andrómaca protege a Astianacte Neoptólemo lleva a Astianacte Representación moderna de las Troyanas LAS TROYANAS DE EURÍPIDES
  68. 68. Helena y Menelao <ul><li>Menelao llega a Troya con la intención de matar a su esposa Helena, pero decide llevársela con él y matarla más tarde. Después de llegar al destino, Menelao seducido por los numerosos encantos de Helena cesa en su decisión de matarla. </li></ul>Menelao tira la espada, incapaz de matar a Helena
  69. 69. ¿Qué pasó con Ulises? Tarda otros 10 años en volver a casa y ese tiempo es otra historia nueva que solo trata del propio Ulises (Odiseo) y que son una serie de aventuras contadas por Homero en la Odisea. Ulises y las sirenas Ulises
  70. 70. ¿ Qué pasó con Agamenón? Tras la captura de Troya Agamenón recibió a Casandra, hija de Príamo y profetisa condenada, como botín, con quien, según una tradición recogida por Pausanias, tuvo dos hijos, Teledamo y Pélope. En su regreso a casa fue desviado dos veces de su rumbo por las tormentas, pero al fin tomó tierra en la Argólida, bajo el dominio de Egisto, quien había seducido a Clitemnestra durante la ausencia de su marido. Éste invitó a Agamenón a su llegada a un banquete, en el que le mató a traición junto con sus compañero, y en la misma ocasión Clitemnestra asesinó a Casandra . Muerte de Agamenon
  71. 71. ¿ Qué pasó con Eneas? Se casó con Creusa, con la cual tuvo un hijo, Ascanio, Iulo o Iulus. Creúsa murió durante la destrucción de Troya. Sin embargo, Afrodita dijo a su hijo que huyera de la ciudad, que no muriera como un buen troyano, pues Troya ya no existía y para él se había reservado otro futuro. Eneas marchó con un grupo de troyanos a Macedonia, de allí a Cartago, luego a Sicilia (en ambos sitios surgieron aventuras) hasta llegar a Laurentio en la costa del Lacio, en la península Itálica. Después remontó el río Álbula (que más tarde sería llamado Tíber) y llegó hasta un poblado llamado Palanteo que estaba emplazado en el lugar que con el tiempo sería conocido como el Palatino , y en la actualidad como Lacio. La región era gobernada por Latino, el rey de los latinos. Eneas hizo una alianza con este rey y además se casó con Lavinia, su hija; en su honor fundó la ciudad de Lavinio. Eneas y Lavinia tuvieron un hijo al que llamaron Silvio, de ninguna importancia histórica.
  72. 72. CABALLO DE TROYA Dicen que en Troya una vez una batalla empezó forjando así su leyenda. y que diez años pasó sitiada por la ambición de poseer la ciudad, al no poderla invadir los griegos fueron marchando, pero antes de irse de allí un gran regalo quedó. Un griego les convenció que era un regalo de un dios y de que abrieran las puertas, un gran caballo asomó en su interior una trampa con piel de madera, en Troya todos creyeron que habían vencido, pero la noche llegó y el enemigo ganó. Estribillo: C aballo de Troya cabalga en la historia el regalo de un dios caballo de Troya su piel y su nombre leyenda forjó caballo de Troya están escondidos dentro en su interior, esperan la noche para la traición. Parte instrumental Caballo de Troya cabalga en la historia el regalo de un dios caballo de Troya su piel y su nombre leyenda forjó caballo de Troya están escondidos dentro en su interior, esperan la noche para la traición. Mago de Oz Epeo construyendo el caballo de Troya con herramientas en las manos Una canción al Caballo de Troya

×