• Save
Paisajes vegetales de España
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Paisajes vegetales de España

  • 31,894 views
Uploaded on

Presentación sobre los paisajes vegetales de España adaptada al nivel de Geografía de 2º de Bachillerato.

Presentación sobre los paisajes vegetales de España adaptada al nivel de Geografía de 2º de Bachillerato.

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
31,894
On Slideshare
1,716
From Embeds
30,178
Number of Embeds
14

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 30,178

http://ccss.wikispaces.com 29,951
http://profepedrohistoriageobach.blogspot.com.es 127
https://ccss.wikispaces.com 34
http://webcache.googleusercontent.com 21
http://static.slideshare.net 14
http://jesusmonbra.blogspot.com.es 9
http://geogr2.blogspot.com 8
https://www.google.es 4
http://translate.googleusercontent.com 3
http://www.google.es 2
http://www.profepedrohistoriageobach.blogspot.com.es 2
http://es.search.yahoo.com 1
http://www.geogr2.blogspot.com 1
http://profepedrohistoriageobach.blogspot.com 1

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Paisajes Vegetales Españoles Geografía de España. 2º Bach. Camilo Montes
  • 2. Paisajes Vegetales Españoles
    • La vegetación de España presenta una gran diversidad (cerca de 10.000 especies en su flora nativa), derivada de la situación de encrucijada de la península, de su diversidad climática, del relieve y de los contrastes líticos y de suelos, todo ello influido, además, por la acción antrópica. España pertenece al imperio floral holoártico , en el
    • cual encontramos varias regiones o conjuntos biogeográficos:
    • La región eurosiberiana .
    • La región mediterránea .
    • La región macaronésica .
    • Zonas de montaña y de ribera .
    Imperio floral holoártico
  • 3. La región eurosiberiana
    • La región eurosiberiana se extiende por las áreas de clima oceánico (Pirineos, País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia), con abundantes precipitaciones todo el año y suaves tem-peraturas. Coincide, pues, con la Iberia húmeda . La vege-tación es exuberante y existe gran abundancia de especies caducifolias. Las coníferas de-sempeñan un papel subor-dinado o nulo en esta área.
  • 4. La región eurosiberiana
    • La región eurosiberiana se extiende por las áreas de clima oceánico (Pirineos, País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia), con abundantes precipitaciones todo el año y suaves tem-peraturas. Coincide, pues, con la Iberia húmeda . La vege-tación es exuberante y existe gran abundancia de especies caducifolias. Las coníferas de-sempeñan un papel subor-dinado o nulo en esta área.
    Coníferas : plantas resinosas con frutos que se agrupan en conos formando piñas, con hojas aciculares (en forma de agujas) o escamosas.
  • 5. Paisaje vegetal de la Iberia Húmeda
    • El bosque caducifolio
    • El bosque de transición
    • Las landas
    • Los prados
    Robledal en la provincia de Lugo
    • Caracteres generales
  • 6. Paisaje vegetal de la Iberia Húmeda
    • La vegetación clímax caracte-rística de la Iberia húmeda está constituida por los bosques caducifolios . Predominan los ro-bledales (roble o carvallo, y tam-bién roble rebollo o melojo), que son sustituidos en altura por los hayedos (haya). Todos ellos for-man bosques densos y muy sombríos. No obstante, hay mucha repoblación de castaños , conífe-ras (pinos) y eucaliptos . Por últi-mo, hay también grandes espacios cubiertos con una vegetación de matorral: las landas .
  • 7. Paisaje vegetal de la Iberia Húmeda
    • La vegetación clímax caracte-rística de la Iberia húmeda está constituida por los bosques caducifolios . Predominan los ro-bledales (roble o carvallo, y tam-bién roble rebollo o melojo), que son sustituidos en altura por los hayedos (haya). Todos ellos for-man bosques densos y muy sombríos. No obstante, hay mucha repoblación de castaños , conífe-ras (pinos) y eucaliptos . Por últi-mo, hay también grandes espacios cubiertos con una vegetación de matorral: las landas .
    Vegetación clímax, climácica o potencial : la que representa el final del proceso de sucesión ecológica. Posee la estructura más compleja, la mayor estabilidad y la mejor adaptación a las condiciones ambientales del territorio en el que se asienta.
  • 8. El bosque caducifolio
    • Integrado por árboles altos (de hasta 30 m.), de hojas grandes que caen en otoño, suele formar grandes masas, inte-gradas por diversas especies (roble, haya, castaño, fresno, tilo, olmo, avellano), con un sotobosque denso de helechos y musgos, y un ambiente sombrío.
    • Las principales especies son :
    • El roble ( Quercus robur )
    • El haya ( Fagus sylvatica )
    Robledal con sotobosque de helechos
  • 9. Helechos Helecho común ( Pteridium aquilinum )
  • 10. El roble ( Quercus robur )
    • El roble o carvallo tiene menor tolerancia al frío, aunque no soporta veranos calurosos, y se adapta mejor a terrenos silíceos. Por todo ello su área de distribución se halla a alturas más bajas que las del haya y, sobre todo, en el NW peninsular (Galicia y la cordillera Cantábrica).
  • 11. El roble ( Quercus robur )
    • El roble es un árbol de creci-miento más lento que el haya (su desarrollo tarda entre 150 y 300 años); su madera, dura, se usa para la construcción (vigas, parqués, traviesas de ferroca-rril), para fabricar muebles, barcos y utensilios (toneles, carros...) y para carboneo.
  • 12. El roble ( Quercus robur )
  • 13. El haya ( Fagus sylvatica )
    • Especie que exige temperaturas más frías y gran humedad, y se adapta mejor a suelos calcáreos (aunque admite también los silíceos). Por ello es más bien propia de montaña: su área principal está en la Cordillera Cantábrica, los Montes Vascos y la parte occidental de los Pirineos.
  • 14. El haya ( Fagus sylvatica )
  • 15. El haya ( Fagus sylvatica )
    • El haya forma bosques densos y muy sombríos, específicos o mixtos con el roble, y con sotobosque poco abundante.
    • De crecimiento bastante rápi-do (entre 80 y 100 años), su madera, menos dura que la de roble, y de buena calidad, se emplea para la fabricación de muebles y utensilios.
  • 16. El bosque caducifolio
    • La acción antrópica ha re-ducido fuertemente el área de estos bosques a lo largo del tiempo: por pérdida de sus usos tradicionales, por el mayor interés económico de otras especies, por quemas para la obtención de pastizales y tierras de cultivo, o por incen-dios, en grandes extensiones se ha repoblado su territorio con:
    • Castaños .
    • Pinos y eucaliptos .
    Hayedo en el Pirineo de Huesca
  • 17. Sustitución del bosque caducifolio
    • L a superficie ocupada por el roble se ha visto reducida, en gran medida, por el castaño ( Castanea sativa ) , especie amante de la humedad y de los suelos silíceos, con buena resistencia al frío, y cuyo aprovechamiento económico es mayor, dado que de él puede aprovecharse la madera, que al ser bastante flexible, se emplea en carpintería, ebanistería y tonelería, y el fruto .
  • 18. Sustitución del bosque caducifolio
    • L a superficie ocupada por el roble se ha visto reducida, en gran medida, por el castaño ( Castanea sativa ) , especie amante de la humedad y de los suelos silíceos, con buena resistencia al frío, y cuyo aprovechamiento económico es mayor, dado que de él puede aprovecharse la madera, que al ser bastante flexible, se emplea en carpintería, ebanistería y tonelería, y el fruto .
  • 19. Sustitución del bosque caducifolio
    • En la actualidad se han repoblado también grandes extensiones con otras especies de crecimiento rápido y buen aprovechamiento económico: pinos ( Pinus pinaster , Pinus insignis, ... ), para la produc-ción de madera y resina, o eu-caliptos ( Eucaliptus globulus ), para la producción de celulosa y pasta de papel. Ello ha sido muy criticado porque estas especies acidifican y empo-brecen el suelo, y arden con más facilidad en caso de incendio.
    Eucaliptal en Galicia
  • 20. El bosque de transición
    • En el área correspondiente al clima oceánico de transición hacia el mediterráneo el bosque caducifolio es sus-tituido por otro de árboles menos altos y cuyas hojas se mantienen secas hasta el naci-miento del nuevo brote en la primavera siguiente (hojas marcescentes). Este bosque está integrado esencialmente por dos especies:
    • El rebollo o melojo .
    • El quejigo .
    Bosque de rebollos
  • 21. El roble rebollo El roble rebollo o melojo ( Quercus pyrenaica ) forma masas forestales con un conjunto de plantas acom-pañantes muy parecido al de los bosques de carvallos gallegos, pero entre las que empiezan a hacer su aparición las especies propias del encinar típico dela Iberia seca.
  • 22. El roble rebollo
    • El área de distribución del rebollo es la de transición en el sector montañoso formado por los montes de León, vertiente meseteña de la Cordillera Can-tábrica, sector noroccidental del Sistema Ibérico, y Sistema Central, es decir, zonas de sue-lo eminentemente silíceo.
  • 23. El quejigo El quejigo ( Quercus faginea ) se da en los sectores de transición más áridos del Prepirineo, Meseta Norte, Sistema Ibérico y montañas andaluzas.
  • 24. Las landas
    • Allí donde el bosque cadu-cifolio se degrada, bien por la acción humana, bien por exce-siva pobreza o acidez del sue-lo, aparecen la landa , una den-sa vegetación arbustiva de ma-torral que puede alcanzar hasta cuatro metros de altura, inte-grada por especies como el brezo , el tojo o la retama . La landa aparece también como vegetación supraforestal, entre los 1600 y los 2000 metros de altitud.
    Paisaje de landa de brezo y tojo en Asturias.
  • 25. Las landas
    • El brezo ( Erica cinerea ) suele aparecer asociado con el tojo ( Ulex europaeus ) y con otras especies, ofreciendo una bri-llante y variada coloración a los montes en primavera. Pero el brezo es propio de tierras más altas y suelos más pobres y lavados, mientras el tojo lo es de suelos de mejor calidad.
    • En general, la landa se usa para cama del ganado y luego como abono.
  • 26. Los prados
    • Los prados ocupan grandes exten-siones de terreno en la Iberia hú-meda, pero las tierras de pastos naturales (pastizales) sólo son abundantes en las tierras más altas. En la montaña media, sólo la necesidad de ampliar las áreas de pastoreo ha llevado a la defo-restación para dar paso a la vegetación herbácea, aunque la competencia del matorral hace que los prados puros sigan concen-trados en las tierras altas.
  • 27. La región mediterránea
    • La región mediterránea se extiende por la mayor parte del territorio peninsular y las Baleares, con veranos áridos por la extremada sequía y las elevadas temperaturas. Por ello la vegetación presenta, como rasgo general, el carácter perennifolio de las hojas y adaptaciones esclerófilas y xerófilas ante la dureza de la estación estival.
  • 28. La región mediterránea
    • La región mediterránea se extiende por la mayor parte del territorio peninsular y las Baleares, con veranos áridos por la extremada sequía y las elevadas temperaturas. Por ello la vegetación presenta, como rasgo general, el carácter perennifolio de las hojas y adaptaciones esclerófilas y xerófilas ante la dureza de la estación estival.
    Esclerofilia : adaptación de las hojas a la aridez, consistente en su endurecimiento y cubrición con una capa coriácea (de consistencia parecida al cuero) para evitar la transpiración.
  • 29. La región mediterránea
    • La región mediterránea se extiende por la mayor parte del territorio peninsular y las Baleares, con veranos áridos por la extremada sequía y las elevadas temperaturas. Por ello la vegetación presenta, como rasgo general, el carácter perennifolio de las hojas y adaptaciones esclerófilas y xerófilas ante la dureza de la estación estival.
    Xerofilia : adaptación de las plantas y formaciones vegetales a la vida en un medio natural extraordinariamente seco. Para ello desarrollan varias estrategias posibles: esclerofilia, perennifolia, pilosidad de las hojas, extensión del sistema de raíces, flores llamativas y oroloras, frutos abundantes, etc.
  • 30. Paisaje vegetal de la Iberia Seca
    • El bosque perennifolio
    • El matorral
    Dehesa en la provincia de Cáceres
    • Caracteres generales
  • 31. Paisaje vegetal de la Iberia Seca
    • Las formaciones vegetales de la región mediterránea han de soportar las altas temperaturas y la sequía estival, para lo cual han desarrollado diversas adaptaciones, como su carácter perennifolio, la esclerofilia (hojas duras y coriáceas para evitar la transpiración), o, en los lugares de aridez más extremada, la xerofilia (adap-tación a la sequedad, por ejem-plo mediante una gran exten-sión de las raíces, etc.).
    Bosque esclerófilo en Sierra Nevada
  • 32. El bosque perennifolio
    • Formado por árboles de mediana estatura, con troncos retorcidos y de corteza gruesa y rugosa, copas anchas y globulares, y relati-vamente separados unos de otros. Entre ellos crece un rico sotobos-que de piorno serrano y retama.
    • Las especies más características del bosque mediterráneo son:
    • El alcornoque ( Quercus suber ).
    • La encina ( Quercus ilex y Quer-cus ilex rotundifolia ).
    Bosque perennifolio en Sierra Morena
  • 33. La encina ( Q. ilex, Q. Ilex rotundifolia )
    • La encina o carrasca es el árbol más característico y extendido del bosque mediterráneo, dado que es resistente a la sequía y se adapta a todo tipo de suelos. Así su área de extensión abarca buena parte de la Península, ya sea en su especie más común ( Q. ilex rotundifolia ), o en la catalano-balear ( Q. ilex ).
    • Su madera, muy dura y resistente, se usa para la fabricación de ruedas, carpintería exterior, uten-silios y carbón, y su fruto , la bellota, para la alimentación del ganado.
    Ejemplar de Quercus rotundifolia
  • 34. La encina ( Q. Rotundifolia, Q. Ilex )
    • La encina o carrasca es el árbol más característico y extendido del bosque mediterráneo, dado que es resistente a la sequía y se adapta a todo tipo de suelos. Así su área de extensión abarca buena parte de la Península, ya sea en su especie más común ( Q. ilex rotundifolia ), o en la catalano-balear ( Q. ilex ).
    • Su madera, muy dura y resistente, se usa para la fabricación de ruedas, carpintería exterior, uten-silios y carbón, y su fruto , la bellota, para la alimentación del ganado.
    Ejemplar de Quercus Ilex
  • 35. La encina ( Q. Rotundifolia, Q. Ilex ) La encina o carrasca es el árbol más característico y extendido del bosque mediterráneo, dado que es resistente a la sequía y se adapta a todo tipo de suelos. Así su área de extensión abarca buena parte de la Península, ya sea en su especie más común ( Q. ilex rotundifolia ), o en la catalano-balear ( Q. ilex ). Su madera, muy dura y resistente, se usa para la fabricación de ruedas, carpintería exterior, uten-silios y carbón, y su fruto, la bellota, para la alimentación del ganado.
  • 36. La encina ( Q. Rotundifolia, Q. Ilex )
  • 37. El alcornoque ( Quercus suber ) El alcornoque necesita inviernos suaves, mayor humedad que la encina, y suelos silíceos, por lo que se concentra en el cuadrante suroeste de la penín-sula, desde el tramo inferior del Duero hasta el Guadalquivir, aun-que también se encuentra en la costa andaluza hasta Málaga. Su madera, muy dura, se usa para tonelería y fabricación de barcos, y su corteza , para la obtención del corcho. Alcornocal en Extremadura (el corcho ya ha sido recolectado)
  • 38. El alcornoque ( Quercus suber )
    • El alcornoque necesita inviernos suaves, mayor humedad que la encina, y suelos silíceos, por lo que se concentra en el cuadrante suroeste de la península, desde el tramo inferior del Duero hasta el Guadalquivir, aunque también se encuentra en la costa andaluza hasta Málaga. Su madera, muy dura, se usa para tonelería y fa-bricación de barcos, y su corte-za, para la obtención del corcho.
  • 39. El alcornoque ( Quercus suber )
  • 40. Sustitución del bosque perennifolio
    • El bosque mediterráneo, como el caducifolio, ha sido sustitui-do en grandes áreas por una nueva formación vegetal se-cundaria: el pinar , debido a la mejor adaptación del pino a condiciones extremas de frío, calor, humedad y aridez, a su mayor rapidez de crecimiento (unos 50 años), y al interés económico del aprovechamien-to de su madera (muebles, aglomerado, pasta de papel) y su resina.
    Pinar mediterráneo
  • 41. El pinar mediterráneo
    • No obstante, en la Península existen diversas especies de pinos; entre ellas:
    • Pino albar ( Pinus sylvestris ).
    • Pino salgareño o laricio ( Pi-nus nigra ).
    • Pino resinero o negral ( Pinus pinaster ).
    • Pino piñonero ( Pinus pinea ).
    • Pino carrasco ( Pinus hale-pensis ).
    Pinar mediterráneo litoral
  • 42. Pino albar El pino albar ( Pinus sylvestris ) es un pino de montaña que posee grandes manchas en los Pirineos, Sistema Ibérico, Sistema Central, y Sierra Nevada .
  • 43. Pino salgareño o laricio
    • El pino salgareño o laricio ( Pinus nigra ) se extiende desde Cataluña hasta las Subbéticas, con núcleo principal en el Sistema Ibérico.
  • 44. Pino resinero o negral
    • El pino resinero, negral o marítimo ( Pi-nus pinaster ) se extiende desde Galicia hasta los Sistemas Béticos y en Cataluña.
  • 45. Pino piñonero
    • El pino piñonero ( Pinus pinea ) se extiende por la parte occidental de la Submeseta Norte, la oriental de la Sur, el valle del Guadalquivir y costas de Huelva y Cádiz. Se distingue fácilmente por su copa globular.
  • 46. Pino carrasco
    • El pino carrasco ( Pinus halapensis ) se extiende fundamentalmente por el área oriental de la Península.
  • 47. La conservación del bosque perennifolio
    • Aparte su sustitución por otras especies más rentables, el bosque perennifolio mediterráneo también se ha visto mermado por otros motivos : la pérdida de sus usos tradicionales, el obstáculo que representan los árboles para la mecanización agraria y el regadío móvil, y los incendios forestales. Hoy se intenta conservarlo mediante el sistema de la dehesa , que consiste en aclarar el bosque de encinas y alcornoques y combinar el aprovechamiento de su fruto, su leña, su madera y el corcho, con la agricultura y el pastoreo, que rotan cada cierto número de años.
    Montanera (engorde del ganado porcino aprovechando los frutos a pie de encina) en una dehesa.
  • 48. El matorral mediterráneo
    • El matorral mediterráneo no es una formación clímax, sino el resultado de la degradación del bosque por el ser humano o por condiciones climáticas o edafológicas extremas.
    • Presenta tres tipos caracterís-ticos:
      • La maquia .
      • La garriga .
      • La estepa .
  • 49. La maquia
    • La maquia o maquis es una formación arbustiva densa, casi impenetrable, de más de dos metros de altura, que crece sobre suelos silíceos. Está integrada por matorrales escle-rófilos como la jara , el brezo , el lentisco, la retama o el madroño , con algún árbol aislado.
    • Su área de extensión funda-mental es la zona costera del este y sur de la Península, a excepción del ángulo sureste.
    Maquia en la provincia de Alicante
  • 50. La maquia
  • 51. Jara Jara ( Cistus ladaniferus )
  • 52. Brezo Brezo ( Erica lusitanica )
  • 53. Lentisco Lentisco ( Pistacia lentiscus )
  • 54. Retama Retama (Lygos sphaerocarpa)
  • 55. Madroño Madroño (Arbutus unedo)
  • 56. La garriga
    • La garriga está formada por arbustos y matorrales de poca altura, que dejan espacios sin cubrir, donde aparece el suelo desnudo, predominantemente calcáreo. Sus especies caracte-rísticas son la coscoja (“garric” en catalán, de donde proviene el nombre), el tomillo , el romero , o el espliego .
  • 57. Coscoja Coscoja ( Quercus coccifera ). Aspecto y distribución.
  • 58. Tomillo Tomillo ( Thymus vulgaris )
  • 59. Romero Romero ( Rosmarinus officinalis )
  • 60. Espliego Espliego ( Lavandula spica )
  • 61. La estepa
    • En las zonas de mayor aridez aparece una formación de plantas xerófilas en las que la adaptación a la sequía llega a reducir las hojas prácticamente a espinas con el fin de evitar al máximo la transpiración. Es la estepa xerófila , que se extien-de por el sureste peninsular, formada por arbustos espino-sos, bajos y discontinuos del tipo del palmito , el tomillo , el esparto y el espárrago .
    Estepa en la sierra de Cartagena (Murcia)
  • 62. La estepa
  • 63. Palmito Palmito ( Chamaerops humilis )
  • 64. Tomillo Tomillo ( Thymus vulgaris )
  • 65. Esparto Esparto ( Stipa tenacissima )
  • 66. Espárrago Espárrago ( Asparagus albus )
  • 67. Zonas de montaña y de ribera
    • La acción del relieve , que mo-difica los elementos climáticos (temperatura y humedad) con la altura y con la orientación de las vertientes (solanas y umbrías), produce un cuarto conjunto constituido por la vegetación de montaña , caracterizada por un escalonamiento de pisos vegetales en altura .
    • Por último, la humedad perma-nente en las orillas de los ríos produce a lo largo de ellos una vegetación propia, los bosques de ribera .
  • 68. Paisaje vegetal de ribera
    • A lo largo de los ríos la abundancia de humedad hace que el espacio de sus orillas quede al margen del carácter seco que pueda tener el clima del entorno. Ello permite el de-sarrollo de bosques de ribera , con especies que se disponen en franjas paralelas al río, desde las que están en contacto directo con el agua hacia el exterior.
    Bosque de ribera
  • 69. El bosque de ribera El bosque de ribera está integrado por especies como el aliso (cuyas raíces necesitan estar en el agua), el sauce , el chopo y el álamo . Menos exigentes en humedad son el fresno y el olmo. También se desarrollan arbustos como el cornejo , el aligustre y la madreselva . La vegetación de ribera también se ha visto reducida por la acción humana sobre los márgenes y los cauces de los ríos (construcción de canales de riego, embalses, etc.).
  • 70. Aliso Aliso ( Alnus glutinosa ) Aspecto general y hojas
  • 71. Sauce Sauce blanco ( Salix alba )
  • 72. Chopo o álamo blanco Chopos ( Populus alba )
  • 73. Álamo negro Álamo negro ( Populus nigra )
  • 74. Fresno Fresno común (Fraxinus excelsior) Aspecto general y hojas
  • 75. Olmo Olmo común (Ulmus minor) Aspecto general y hojas
  • 76. Cornejo Cornejo (Cornus sanguinea)
  • 77. Aligustre Aligustre ( Lygustrum vulgaris ). Hojas e inflorescencia.
  • 78. Madreselva Madreselva ( Lonicera periclymenum )
  • 79. Paisaje vegetal de montaña
    • La montaña alpina
    • Otras montañas peninsulares
    Paisa je de montaña
    • Caracteres generales
  • 80. Paisaje vegetal de montaña
    • que descienden, y en las preci-pitaciones, que llegan a caer en forma de nieve y pueden alcanzar carácter de permanencia. Así se produce un escalonamiento climá-tico de la base a la cima y, como consecuencia, un escalonamiento de la vegetación en pisos diferen-ciados en función de la altura. Se considera que este dominio com-prende los territorios por encima de los 1000 m . En España pode-mos diferenciar dos tipos diferen-ciados: l a montaña alpina o pi-renaica , y las restantes .
    Las montañas presentan tipos climáticos particulares por las modificaciones que introduce la altitud en las temperaturas, Nieves permanentes en Sierra Nevada
  • 81. La montaña alpina (Pirineos)
    • Los Pirineos son la única montaña de vegetación alpina en nuestro país. En su parte alta, sobre los bosques basales de encinas o robles y hayas, pueden distinguirse tres pisos:
    • El piso subalpino , entre los 1200 y los 2400 m.
    • El piso alpino , entre los 2400 y los 3000 m.
    • El piso nival , por encima de los 3000 m.
    Bosque de abetos y hayas en el Pirineo
  • 82. Piso subalpino
    • En el piso subalpino se dan coníferas naturales del tipo del abeto ( Abies alba ), del pino negro ( Pinus uncinata ) y del pino albar o silvestre ( Pinus sylvestris ). El abeto puede for-mar bosques exclusivos o mix-tos con el haya.
    • El sotobosque está constituido por arbustos como el rododen-dro y el arándano .
    Abetos en el Pirineo
  • 83. Abeto y Pino negro Distribución del abeto ( Abies alba ) Pinar de pino negro (Pinus uncinata)
  • 84. Rododendro Rododendro ( Rhododendrum ponticum )
  • 85. Arándano Arándano: aspecto general y frutos
  • 86. Piso alpino
    • Entre los 2400 y los 3000 m., aproximadamente, aparece el piso alpino . Como la innivación es prolongada (el suelo pasa entre siete y ocho meses cubierto de nieve), el ciclo vegetativo de las plantas ha de ser corto, por lo que aquí se desarrolla el prado supra-forestal alpino, y no pueden desarrollarse plantas de mayor tamaño. No obstante, en los secto-res de roca desnuda y en los can-chales pueden desarrollarse peque-ñas plantas rupícolas, es decir, adaptadas a vivir en las rocas.
  • 87. Piso nival
    • Por encima de los 3000 m. Se encuentra el piso nival , con espacios en los que la nieve se mantiene todo el año y la vegetación es inexistente. Sin embargo, en aquellos espacios en los que la pendiente es muy pronunciada la nieve desapare-ce algún tiempo, por lo que aquí podemos encontrar peque-ñas plantas rupícolas dispues-tas directamente sobre la roca o en las grietas y fisuras (musgos y líquenes).
    Nieves en el Pirineo aragonés (Monte Perdido)
  • 88. Pisos de vegetación de la montaña alpina Cliserie del Pirineo central
  • 89. Las otras montañas peninsulares Las restantes montañas peninsulares carecen del piso subalpino de coníferas : en ellas se pasa direc-tamente del bosque o matorral basal propio de su clima (caducifolio o perennifolio) al piso supraforestal , el cual está formado por pequeños arbustos y se diferenciará según se trate de montañas de la zona atlántica (p. ej. la Cordillera Can-tábrica) o de la zona mediterránea. Por encima del piso supraforestal se encuentran los prados , que en la zona mediterránea se reducen al fondo de los valles y otras zonas húmedas. Pinsapos ( Abies pinsapo ) en la Sierra de Grazalema
  • 90. El piso supraforestal de la zona atlántica En la zona atlántica, el piso supraforestal está integrado por un matorral de pequeños arbustos de especies como el brezo y la genista .
  • 91. El piso supraforestal de la zona mediterránea En el piso supra-forestal de las montañas de la zona mediterrá-nea , se dan arbus-tos y matorrales espinosos y almo-hadillados ( piorna-les ) que alternan con pedregales en las zonas más se-cas. Piornal en Sierra nevada
  • 92. Los prados Pastizal de alta montaña en Sierra Nevada
  • 93. Pisos vegetales de la Cordillera Cantábrica Cliserie de la Cordillera Cantábrica
  • 94. Pisos vegetales de la Sierra de la Demanda Cliserie de la Sierra de la Demanda (Sistema Ibérico)
  • 95. Pisos vegetales de la Sierra de Guadarrama Cliserie de la Sierra de Guadarrama (Sistema Central)
  • 96. Pisos de vegetación en Sierra Nevada Cliserie de Sierra Nevada (Sistema Penibético)
  • 97. La región macaronésica
    • La región macaronésica , a la que pertenecen las islas atlán-ticas (Canarias, Azores, Madei-ra y Cabo Verde), presenta características esencialmente tropicales, y su área se limita, en nuestro país, al archipié-lago canario .
  • 98. Paisaje vegetal de Canarias
    • El piso basal
    • El piso intermedio
    • El piso termocanario
    • El piso de montaña
    • El piso supracanario
    Diversas especies vegetales de la isla de El Hierro
    • Caracteres generales
  • 99. Paisaje vegetal de Canarias
    • La vegetación canaria tiene una gran riqueza tanto por sus diversas influencias (medite-rráneas, africanas y atlánticas) como por el hecho de que su carácter insular hace que muchas de sus especies sean endemismos y reliquias de otras épocas geológicas.
    • La elevación del relieve volcánico de las islas (con las mayores alturas de España) da lugar a una sucesión de pisos vegetales en altura.
    Drago y palmera canarios
  • 100. El piso basal o infracanario
    • En el piso basal , desde el nivel del mar hasta los 300-500 m., predomina la aridez , por lo que en él se desarrollan matorrales ralos y ásperos del tipo del cardón y la tabaiba .
    Cardonal Tabaibal
  • 101. El piso basal o infracanario Cardón ( Euphorbia canariensis ) Tabaiba ( Euphorbia balsamifera )
  • 102. El piso intermedio
    • Entre los 200 y los 800 m. Se encuentra el piso intermedio , con un cierto descenso de la temperatura y aumento de la humedad, lo que permite el desarrollo de especies como la palmera canaria, el drago y la sabina .
    Sabinar canario en la isla de El Hierro
  • 103. Palmera y drago Palmera canaria ( Phoenix canariensis ) Drago ( Dracaena draco )
  • 104. Sabina Sabina de la isla de El Hierro ( Juniperus turbinata )
  • 105. El piso termocanario
    • Entre los 800 y los 1200 m. De altura se sitúa el piso termocanario , en el que la vegetación se adapta a las nieblas causadas por el alisio del NE al enfrentarse a los relieves, lo que pro-duce una menor insolación y una menor temperatura. Allí se desarrolla el bosque de laurisilva , una de las más originales formaciones vegetales cana-rias (un bosque tropical de laurel, denso y siempre verde, con más de 20 especies), y el fayal-brezal , matorral resultante de la degradación del anterior por la acción humana.
    Laurisilva
  • 106. Laurisilva Laurisilva. Paraje de los Tilos, isla de La Palma
  • 107. Fayal-brezal Formación de fayal-brezal en la isla de el Hierro. Obsérvense las nubes producidas por la condensación del alisio.
  • 108. El piso de montaña
    • El piso de montaña se encuentra entre la terminación del termocanario y los 2200 m. aproximadamente. Está dominado por el bosque de conífe-ras, con el pino canario como especie principal, que, al quedar por encima del mar de nubes, está adaptado a especiales condiciones de frío y aridez. En las zonas más altas de este piso pueden hallarse otras especies como el cedro canario.
    Pino canario ( Pinus canariensis ) Cedro canario ( Juniperus cedrus )
  • 109. El piso supracanario
    • El piso supracanario , por encima de los 2200 m., sólo está presente en las islas de Tenerife y La Palma. Se caracteriza por una acusada desnudez con plantas herbáceas dispersas pero con gran riqueza florística ( violetas del Teide , etc.).
    Matorral de cumbre en Tenerife. Al fondo el Teide. Violeta del Teide ( Viola cheiranthifolia )
  • 110. Cliserie de la vegetación canaria Cliserie de la vegetación canaria