Mas Platon menos Prozac

  • 1,010 views
Uploaded on

 

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,010
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. MAS PLATÓN
    MENOS PROZAC
    Joan Camilo Acevedo
    11.2
    Filosofía
  • 2. La crisis de la filosofía y su reciente recuperación
    Todas estas personas o incluso tu han buscado ayuda profesional para resolver los problemas que te abruman. En otros tiempos, quizás habrías acudido a la consulta de un psicólogo, un psiquiatra, un medico profesional, una amigo, tu novio o tu madre o incluso tu vida ya que son causas que conllevan a una desesperación en donde la salida no existe.
    Las personas que se enfrentan a dichas situaciones necesitan términos
    suficientemente profundo y amplios para exponer sus inquietudes.
    Sirviéndose de sus respectivas filosofías de la vida, a veces valiéndose de
    los grandes pensadores del pasado logran construir un marco de referencia
    que les permite arrostrar cualquier situación y pasar al siguiente con
    fundamentos más sólidos y con un mayor entereza espiritual o filosófica.
    La experiencia es una gran maestra, pero también precisamos reflexionar
    sobre nuestras experiencias. Necesitamos pensar con una postura crítica,
    buscando pautas de conducta y situándolo todo en el contexto general para
    abrirnos camino en la vida.
    Comprender nuestra propia filosofía puede ayudarnos a evitar, resolver o abordar muchos problemas. Nuestra filosofía también puede ser el origen de los problemas que padecemos, de modo que debemos evaluar las ideas que sostenemos para modelar un punto de vista que cobre a favor nuestro, no en contra.
  • 3. Terapias, terapias por todas partes y ni pensar en pensar
    La noción de enfermedad mental se emplea hoy en día sobre todo para confundir y «justificar hábilmente» los problemas existentes en las relaciones personales y sociales, tal como la noción de brujería fue utilizada con el mismo fin desde comienzos de la Edad Media hasta bastante después del Renacimiento.
    El asesoramiento filosófico es, con mucho, el que ofrece una mayor variedad de enfoques
    prácticos y duraderos de los problemas más comunes que llevan a las
    personas a pedir ayuda, y obviamente llena los espacios en blanco que dejan otras clases de asesoramiento. Este capítulo examina la utilidad y las limitaciones de la psicología y la psiquiatría y muestra el sitio que ocupa la filosofía en este campo.
    Los filósofos se han dedicado exclusivamente a observar la naturaleza humana, descripción que bien podría aplicarse a los psicólogos. Cualquier filosofía de la humanidad estaría incompleta sin un punto de vista psicológico. La psicología, a su vez, fracasa cuando está desprovista de un punto de vista filosófico, y ambas disciplinas no han hecho sino empobrecerse como resultado de su bifurcación. Algunas áreas de la filosofía, como la lógica, están situadas claramente al margen de la psicología, lo cual no implica que, por regla general, la filosofía se fundamente en la observación, en los datos, en la percepción, en las impresiones; y todo ello se adentra en el territorio de la psicología.
  • 4. El proceso PEACE cinco pasos para enfrentarse a los problemas con filosofía.
    El asesoramiento filosófico es más un arte que una ciencia y siempre es
    diferente con cada individuo. Tal como la terapia psicológica se presenta de
    infinitas maneras distintas, el asesoramiento filosófico tiene como mínimo
    tantas variantes como consejeros que lo practiquen. Usted puede
    reflexionar con filosofía sobre un problema por su cuenta o con la ayuda de
    un interlocutor no profesional. La gran pregunta es: «¿Cómo se hace?»
    Existen innumerables problemas o necesidades que abarcan los pensamientos mas profundos del hombre, infidelidad, tristeza, depresión, inseguridad, desapego o apego las cosas o personas etc.
    Tal vez el suyo también pueda manejarse así. PEACE es
    un acrónimo de las iníciales de las cinco etapas que componen el proceso:
    problema, emoción, análisis, contemplación y equilibrio. El acrónimo es
    adecuado, ya que estos pasos constituyen el camino más seguro para
    alcanzar una paz interior duradera.
    Cada uno de nosotros está centrado en su propio ser y contempla el mundo
    desde una posición estratégica. Podemos percibir la existencia como una
    mera serie de acontecimientos que nos suceden a nosotros y a nuestro
    alrededor, o bien podemos asumir parte de responsabilidad en muchas de
    las cosas que ocurren.
  • 5. Lo que olvido de las clases de filosofía del colegio y que ahora puede serle útil.
    La filosofía comprende innumerables autores y participantes que construyeron un saber para cada pensamiento del hombre.
    Esta evoluciona con el pasar del tiempo y es claro y preciso que a medida en que se le rectifica mas se le critican sus diferencias.
    En el pensamiento budista, todo lo que hacemos acarrea consecuencias,
    incluso nuestra conducta moral, aunque no podamos decir cuánto tiempo
    tardará en manifestarse una consecuencia ni de qué forma lo hará llegado
    el momento.
    En cambio, el hinduismo puede conducir a la pasividad debido a la creencia
    en la reencarnación. Si esta vida, en su totalidad, es la que le corresponde
    como recompensa o castigo por su vida anterior, ¿cómo van a cambiarla
    sus actos?
    En occidente la famosa frase de Sócrates «Una vida sin examen no merece ser vivida»
    resume su creencia en que lo más importante es llevar una vida de calidad y
    que para lograrlo lo primero es preguntar.
  • 6. La búsqueda de una relación sentimental.
    Aunque toda relación personal (con la familia, los amigos, los vecinos y los
    colegas) satisfaga en parte la bien guardada necesidad humana de contacto
    social, dicha necesidad se manifiesta más comúnmente en la búsqueda de
    una relación sentimental. No todo el mundo necesita o desea una relación
    amorosa estable, y algunas personas procuran ampliar constantemente su
    círculo de contactos sociales. Sin embargo, la mayor parte de las veces el
    vínculo de pareja sigue siendo la relación adulta por excelencia. Las
    personas involucradas en relaciones sentimentales tienen que invertir una
    gran cantidad de energía en mantener dichas relaciones,
    Si el hombre pudiera sentir esa capacidad de que sus deseos se hacen realidad, el tamaño de su felicidad seria su mayor logro. La virtud de esto no se basa en pesar en que no se puede sostener algo con principios y valores. La virtud se basa en la capacidad de pensar en que todo se puede lograr si se lo propone su mente lo puede alcanzar.
    Si la felicidad consiste en virtuosa actividad, debe ser la actividad de la más
    elevada virtud o, en otras palabras, de la mejor parte de nuestra naturaleza.
  • 7. Mantener una relación.
    Todas las estructuras, sean máquinas, organismos o sistemas, precisan un mantenimiento. Una relación sentimental, como estructura particularmente compleja y maleable, requiere constantes reparaciones y medidas preventivas para que funcione correctamente. El equilibrio necesario para el buen funcionamiento de un ser vivo cambia de un modo constante, por lo que precisa pequeños ajustes una y otra vez. Si combinamos a dos seres
    vivos tan evolucionados y complejos como las personas, el trabajo para mantener la estructura (la relación) se duplica. Ambos individuos tienen sus respectivas necesidades y deseos, y la relación en sí presenta un conjunto suplementario de requisitos.
    Ante cualquier situación, usted debe saber lo que está en su mano hacer en
    función de sus recursos, pero también debe reconocer las fuerzas del
    universo sobre las que no ejerce ningún control.
    El mantener una relación puede ser fuente de poder o éxito que le puede llevar una vida de control y sabiduría plena sobre su relación, puede ser una solución a un problema o un aporte a la misma.
  • 8. Acabar una relación.
    Ninguna relación es perfecta porque las personas son imperfectas. Un mantenimiento cuidadoso es la clave de cualquier relación duradera, tal como vimos en el capítulo anterior.
    Los estragos que acarrea el final de un matrimonio, o de cualquier relación estable, deberían constituir un incentivo para que pusiéramos todo nuestro empeño en que la relación funcionase, antes de darnos por vencidos. Sin embargo, en muchas relaciones falla el mantenimiento o éste es en extremo unilateral, y los vínculos que nos unen se rompen. Definir los límites del mantenimiento es una de las tareas fundamentales en una relación, pero una vez alcanzado o superado ese límite, los filósofos tienen mucho que decir sobre cómo se debe proceder.
    Asegurarse la propia felicidad es un deber, al menos de una forma indirecta; el descontento con la propia condición, bajo la presión de diversas ansiedades y en medio de deseos insatisfechos, podría fácilmente convertirse en una gran tentación para transgredir un deber.
    La felicidad esta basada en sacrificios por parte de ambos y mas aun cuando la relación esta en juego es un deber mantener la estabilidad de esta para poder logra una virtud al lado esa persona.
  • 9. Vida familiar y lucha
    Cuando la familia esté en orden, todas las relaciones sociales de la humanidad estarán en
    orden.
    Lo único más complicado que una relación de amor entre dos personas es la compleja trama de interacciones que se crean en una familia. Cada individuo manifiesta su propia personalidad, sus preferencias, normas, actitudes, valores y puntos de vista filosóficos. En muchos de estos ámbitos, la naturaleza y la educación conspiran para crear un efecto solapado entre los miembros de la familia, pero nunca encajan a la perfección. Ahí es donde comienza el conflicto. Las relaciones familiares necesitan un cuidado y un mantenimiento esmerado, lo mismo que las relaciones de amor. O tal vez más, porque muchas relaciones familiares están intrínsecamente desequilibradas y porque, en general, no elegimos las relaciones familiares sino que nos vienen dadas. Uno suele elegir a su pareja, pero no a su familia.
    Los hijos empiezan a forjar su identidad individual en el crisol de la familia.
    Cuanto más divergente resulta ser ésta respecto de la de los padres o de la
    familia como conjunto, más probable es que surjan conflictos,
  • 10. Cuando el trabajo no funciona
    Desempeñar bien un trabajo nos proporciona una sensación de realización,
    cualquiera que sea este trabajo. La mayoría de las personas desea hacer
    un buen trabajo y quiere que se le elogie el trabajo bien hecho.
    Si trabajas en lo que está delante de ti, siguiendo con seriedad, energía y calma la razón correcta sin permitir que nada te distraiga, salvo mantener en estado puro tu parte divina, como si debieras devolverla de inmediato; si haces esto, sin esperar nada más que la satisfacción de vivir de acuerdo
    con la naturaleza, pronunciando verdades heroicas en cada palabra, vivirás feliz. Y no habrá hombre capaz de evitarlo.
    Cuando se trabaja por el simple hecho de ser reconocido o destacado no se esta logrando la felicidad plena de haberlo hecho hay es cuando el trabajo no funciona en las personas, cuando sus interese por competencia o superioridad están por encima, la satisfacción y la mata quedan borrados.
  • 11. Mediana edad sin crisis
    No hay definición de mediana de edad y, ciertamente, tampoco hay ningún
    cambio concreto que deba producirse a medida que vamos avanzando en la
    vida adulta. El punto central podría llegar a los treinta y cinco, los cuarenta y
    uno o los cincuenta y siete, o nunca. Para mucha gente no habrá una
    transición importante. Puede haber varias grandes transiciones o una serie
    de pequeños ajustes.
    Todo tiene su momento, y cada cosa si tiempo
    bajo el cielo; su tiempo el nacer, y si tiempo el
    morir; su tiempo el plantar, y si tiempo el
    arrancar lo plantado. Su tiempo el matar, y su
    tiempo el sanar; su tiempo el destruir, y su
    tiempo el edificar. Su tiempo el llorar, y su
    tiempo el reír; su tiempo el lamentarse y su
    tiempo el danzar. Su tiempo el lanzar piedras,
    y su tiempo el recogerlas; su tiempo
    el abrazarse, y su tiempo el separarse.
    ECLESIASTES
  • 12. Porque una moral o una ética.
    No importa cuál sea el asunto que le atañe; su
    lucha es identificar y ocupar el elevado ámbito de la moral, hacer lo correcto
    y ser capaz de explicar a quien convenga (con inclusión de usted mismo)
    por qué decidió hacer lo que hizo. Tal como hemos visto, existen distintos
    criterios filosóficos que deben tenerse en cuenta cuando uno se dispone a
    iniciar o finalizar una relación, a dar un giro a su carrera profesional o a
    hacer frente a una vida familiar complicada. Ahora bien, cuando llega la
    hora de la verdad, la pregunta de fondo es la misma: ¿cómo puedo actuar
    en esta situación de acuerdo con mi esfuerzo por llevar una vida buena?
    El desafío consiste en tener un sistema ético personal al que poder remitirse
    en busca de directrices morales. Tendrá que comenzar por pensar qué es
    bueno y qué es malo. Este problema ha desconcertado a los filósofos de
    todos los tiempos, así que no espere una respuesta completa e infalible al
    final de este capítulo. En La república. Platón presenta un diálogo en el que
    Sócrates le pide que defina el Bien: «¿Es conocimiento, placer, u otra
    cosa?» Ya le había propuesto varias virtudes, como la templanza y la
    justicia, pero enfrentado con tamaño.
  • 13. Hallar significado y propósito.
    Nos sentimos mucho más felices cuando creemos tener un propósito, aunque no sepamos cuál es en realidad, o pueda ser. No obstante, aún no sentimos más felices si lo conocemos porque, sabiendo el propósito, resulta más fácil comprender el significado. Hay muchas cosas con significado que no forman parte de nuestro propósito, pero no por ello son menos significativas. También podemos encontrar significado a nuestro alrededor sin conocer nuestro propósito (y, por tanto, sin saber lo que encaja en nuestro propósito). Igualmente, podría estar seguro de su propósito predominante y, aun así, luchar cada día contra la carencia de significado.
    Así pues, tener un propósito no garantiza que su vida sea significativa, por
    si acaso estuviera pensando en firmar con alguien que la ofreciera un
    propósito hecho a su medida.
    Tener un significado y un propósito nos puede significar tener una razón por la cual actuar en el mundo, es estúpido la persona que piensa que no tiene un propósito en el mundo, ya que todos debemos de tener un bien en este por mas pequeño que sea para los demás, esto garantiza el control de sus principios y metas en el mundo.
  • 14. Sacar provecho de las perdidas
  • 15. Practicar la filosofía con grupos y organizaciones.