Pontificia Universidad Javeriana         Facultad de Educación                                                         Ens...
nuestras instituciones” (Rousseau, 1762). Por ende una solución para que esta esclavitud, tanto del cuerpocomo del alma no...
Es aquí en donde otra de sus tesis hace referencia a entender que “el hombre verdaderamente libresolo quiere lo que puede ...
autor nos hace una invitación a que cultivemos este espíritu en los niños no solamente desde su ser, sino desdesu ser para...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Juan jacobo rousseau, gran contribuyente del ideal de hombre libre. prof. diaz, forero, portilla, vanegas

2,113 views
1,962 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,113
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Juan jacobo rousseau, gran contribuyente del ideal de hombre libre. prof. diaz, forero, portilla, vanegas

  1. 1. Pontificia Universidad Javeriana Facultad de Educación Ensayo de un autor clasico Maestría en educación Juanita Díaz León Cátedra de problemas educativos III. Modelos y Alix Yineth Forero Acosta métodos educativos contemporáneos Alejandra María Portilla Arias Rafael Reyes Galindo Sandra Marcela Vanegas Ramos Mayo 25 de 2011JUAN JACOBO ROUSSEAU, GRAN CONTRIBUYENTE DEL IDEAL DE HOMBRE LIBRE. Juan Jacobo Rousseau (1712-1778) hizo parte de los grandes intelectuales del siglo XVIII y susaportes siguen siendo valiosos en la actualidad; este autor con sus ideas es considerado uno de los padres dela educación moderna, pues fue de los primeros filósofos que realizó un trabajo riguroso o al menos se acercóa la educación como producto de la reflexión filosófica, siendo importante mencionar acá como Locke yposteriormente Kant realizan reflexiones filosóficas en torno al tema educativo. Esta pedagogía renovadareconoce la diferencia entre adulto y niño, hace referencia a la naturaleza misma de la educación y es a travésde la historia que se da la recuperación e importancia del papel de la madre como ser fundamentales queeducan a sus hijos. Esta trascendencia que Rousseau hace a la educación y que es sintetizada en el Emilio,define estos fundamentos para esta pedagogía renovada desde la óptica del pensamiento renovador de laIlustración. El Emilio es un libro en donde el autor expone sus ideas sobre la educación, este se encuentradividido en cinco libros y en cada uno analiza diferentes etapas de la vida de un niño, procurando en cadaparte realizar un análisis sobre los elementos que son constitutivos e importantes para la vida del niño yposteriormente del hombre. El libro primero comienza su exposición sobre la etapa de la infancia, argumentado en primerainstancia la importancia del proceso educativo en el niño desde que nace, pero en un principio la educaciónno le debe jugar a educar dos tipos de hombres, uno para sí mismo y otro para la sociedad o para la patria, deeste modo el autor plantea que no tiene en cuenta la educación del mundo, porque como ésta se propone dosfines contrarios, sólo es buena para hacer dobles a los hombres (…) arrastrados por la naturaleza y loshombres en sendas contrarias, forzados a distribuir nuestra actividad entre estas pulsiones distintas. De talmodo, combatidos fluctuantes durante la carrera de la vida, la concluimos sin haber podido ponernos deacuerdo con nosotros mismos y sin haber sido buenos para nosotros ni para los demás (Rousseau, 1762. P 73) El hombre por lo tanto se encuentra en pugna entre dos principios distintos, ser para sí o ser para losdemás, pero cuando es para los demás pone en peligro su propia libertad, su propia autonomía, lo que es máslastimoso aún, es que la educación de liceo como la llama el autor contribuye a esta doble función; en laactualidad esa dualidad se sigue encontrando más marcada que nunca, incluso ya no se prepara para lasociedad sino se prepara para el mundo de la producción, para el trabajo. Desde el momento en que nace el niño inicia su aprendizaje, se comunica a través del llanto, siendoeste el medio por el cual da a conocer su insatisfacción y sus padecimientos; y empieza a adquirir todo aquelloque rodea su mundo: el lenguaje, su habla, su motricidad. Dicha adquisición de conocimiento empieza por eldesarrollo de sus sentidos y a medida que crece el niño, esté adquiere dichas experiencias por actividadescomo el juego. Por lo cual Rousseau (1762) explica que el proceso educativo debe empezar a entendersedesde la naturaleza del niño, de sus características particulares y reconocer que el niño reconoce el mundoexterior no por explicaciones de un libro sino haciendo uso de sus sentidos. A partir de lo anterior, se lograreconocer la importancia del acompañamiento y compromiso de los padres como primeros maestros, quienesdeben guiar al niño en este camino de reconocimiento, ellos ya reconocen el mundo y pueden orientarlo. La orientación que hacen los padres a sus hijos debe darse desde la misma libertad, siendo está muyimportante para él. Rousseau considera que el hombre nace esclavo dentro de la sociedad en la cual seencuentra, al respecto nos dice: “el hombre civilizado nace, vive y muere en esclavitud; al nacer le cosen enuna envoltura; cuando muere, le clavan dentro de un ataúd; y mientras tiene figura humana, le encadenan
  2. 2. nuestras instituciones” (Rousseau, 1762). Por ende una solución para que esta esclavitud, tanto del cuerpocomo del alma no suceda, es permitir que la educación busque prepararlos para la vida, no esconderlos deella, los hijos deben reconocer el mundo, sus aspectos reales, tanto positivos como negativos y saber cómoactuar ante sus eventualidades, no se forma a una persona poniéndole ligaduras o impidiendo su movimiento,se forma a partir de sus propio movimiento indicándole cuales son las consecuencias de tomar diferentescaminos y guiándolo por ellas, para que su paso sea adecuado y enriquecedor. Rousseau, en este apartadodelega en gran medida esta responsabilidad a las madres, son ellas quienes guían y acompañan, pero enocasiones, y en la actualidad es común ver como ellas mismas castran la formación por su miedo o por susobreprotección o negligencia, delegando en otros lo que ella debe hacer por sus hijos: formarlos, amarlos yhacerlos libres para conocer. Es común en la actualidad, ver como los padres delegan en terceras personas la formación y elcuidado de sus hijos; esto dado por las exigencias del mundo contemporáneo, por su miedo a formar o por sunegligencia. Los colegios y escuelas son las instituciones encargadas de cumplir con esta responsabilidad, yano solo es el espacio en donde se reconstruye y se recrea el conocimiento acerca del mundo, sino que tambiénse forma a los seres que allí convergen, en el maestro es en quien recae el compromiso de suplir lasnecesidades de los niños y los jóvenes; asumir esta labor no sería negativo para la institución o para susmaestros, la dificultad empieza en el momento en que no hay un puente en el hogar y la escuela, ¿Cómo sepueden esperar resultados positivos si los padres no cumplen? Para el segundo libro Rousseau (1762) afirma que, “el más apreciable de los bienes no es laautoridad, sino la libertad” una libertad que inicia en los momento en los que aprende a conocerse y a conocerel mundo, a relacionarse, a medir sus fuerzas de niño, teniendo en cuenta la primera máxima en la cual el niñolejos de tener fuerzas sobrantes, y aun no teniendo las suficientes para todo lo que pide la naturaleza, hay quedejarles el uso de todas sin abusar de las mismas; a tomar decisiones, siendo estas frustradas o “castradas” enmuchas ocasiones por la influencia de los cuidadores (nodriza y/o maestro) convirtiendo aquellos momentosúnicos del niño en desolación, creando circuitos neuronales indestructibles que lo limitan de ver más allá,llegando a ver el mundo con miedo o con sentimientos negativos como rabia y rencor. Por lo tanto essignificativo aceptar que el niño no es otro adulto, es simplemente un niño, con las necesidades, con lasalegrías, con las tristezas, con todas las características de un niño, es dotar de revelador el hecho de que es uninfante y sobre eso se debe organizar las enseñanzas que ese pequeño recibiría: “El espíritu es conceder a los niños más verdadera libertad y menos imperio, permitirles que haganmás por sí y exijan menos de los demás. Acostumbrándose así desde muy pequeños a regular sus deseos consus fuerzas, poco sentirán la privación de lo que no esté en sus manos conseguir” (Rousseau, 1762 P. 61) Ideales como pensar que apoyar en todo al niño es ofrecerle lo mejor, ha cambiado con el transcursodel tiempo; no obstante y a pesar de la preocupación de los padres por ofrecer el mejor colegio y los mejoresinstrumentos materiales; la misma realidad social, económica, política, de la naturaleza; lleva a dar otramirada. Son dos extremos que a la luz del Emilio se ven reflejados en el diario vivir: por un lado esos niñosque viven en condiciones difíciles como por ejemplo en nuestro país en algunos sectores rurales (y nonecesariamente hay que vivir en el campo para poseerla), se hacen más vigorosos porque desarrollan susfuerzas, no se les da las cosas por solo pedirlas, incluso deben trabajar para adquirir sus herramientas, ya biensean sus instrumentos materiales y psicológicos principalmente en este último: el lenguaje. Y por otro ladoaquellos cuidadores que se esfuerzan por dar todo e impedir que el niño use sus propios medios para acceder aaquello deseado. Estas dos realidades también ofrecen dos formas de relación de los adultos, cuidadores opadres con él y su propia formación, es también su decisión cómo sacar provecho de estas realidades paraformar desde la libertad que estas lleguen a generar. Estos son planteamientos difíciles de concebir, analizar y criticar; posturas de las cuáles buscar unpunto central lleva a un ideal como Emilio. Rousseau (1762) analiza como la educación no ha sido concebidacomo formación, sino como instrucción y poniéndola a la luz de los cambios en la sociedad explica que laeducación debe adecuarse a cada etapa de desarrollo del niño lo que le permitiría sentirse realmenteinvolucrado en el momento educativo y no ajeno a él, de allí que deba instruirse al niño para adaptarse a lasociedad naciente.
  3. 3. Es aquí en donde otra de sus tesis hace referencia a entender que “el hombre verdaderamente libresolo quiere lo que puede y hace lo que le conviene”. Sin embargo llegar a que el niño decida qué es lo que leconviene es el resultado de todo un camino de formación, de reconocer como enfrentar la vida estando endiferentes realidades, la pobreza o la riqueza, salud o la enfermedad, cómo desde cada una de estas formas devida puede verse libre y feliz, para tomar con más fuerza las pruebas que pone la vida, para saber qué hacerante las dificultades, para saber cómo aprovecharlas. Por esta razón la educación no es solo transmitirconocimientos, es saber dar las herramientas y que el sujeto sea consciente de las mismas; para que la escuelaeste en la capacidad de formar seres humanos que sepan aprovechar el conocimiento, como un saberagregado que le permitirá enfrentarse a la vida de una manera más clara y adecuada. Para el libro tercero, el pequeño Emilio de Rousseau, ya es un adolescente, un ser dispuesto aexperimentar, a conocer, a apropiarse más de su mundo y de las cosas que le rodean, en primera medida, elautor reconoce que en esta etapa son muy valiosos los conocimientos; los que él pueda observar y obtenerpor él mismo, es muy apreciable su contacto con ellos, no solamente los que lea, si no que se relacionedirectamente con ellos “Haced que vuestro alumno se halle atento a los fenómenos de la naturaleza, y enbreve lo haréis curioso; pero si queréis sostener su curiosidad, no os deis prisa a satisfacerla. Poned a sualcance las cuestiones y dejad que la resuelva” (Rousseau, 1762, P.72). El autor describe varios ejemplos decómo ese contacto con el conocimiento no debe ser guiado por una relación directa con ellos, por ejemplo,llevar al niño a que observe cómo se produce el amanecer, cómo funciona un imán, cómo funcionan lasmáquinas, incluso que pudiera realizar sus propias máquinas; para el ginebrino, ese conocimiento sensitivo ydirecto es uno de los primeros que se debería realizar, y por ende es más fácil despertar su curiosidad; por otrolado el conocimiento abstracto tendrá su debido tiempo y no se le puede atormentar al niño con ese tipo deenseñanza. De otra parte, no todo lo que es necesario para el hombre es necesario para el niño, elconocimiento debe ser acorde a las características del mismo; en la medida en que él va creciendo se dacuenta de las bases que son importantes para él como futuro hombre. “Es conveniente que un hombre sepa muchas cosas cuya utilidad no puede comprender un niño; pero¿se necesita o es posible siquiera que aprenda un niño todo cuanto importa que sepa el hombre? Procuradenseñad al niño todo lo que es útil para su edad, y veréis que sobra con eso para llenar su tiempo” “¡Cuantascosas es necesario conocer antes de llegar al conocimiento del hombre! El hombre es el último estudio delsabio, ¡ y pretendéis que sea el primero del niño” (Rousseau, 1762 P. 210) Es interesante observar como en la educación actual, el niño desde muy pequeño, adquiere unacantidad de conocimientos tan pesados, tan fuertes y quizás tan triviales para él mismo; el docente todos losdías se preocupa por el problema que aqueja todas las aulas, la motivación, quizás la respuesta está en lo quenos dice Rousseau, hay que llenar de significación, de utilidad aquellos elementos que aprende el niño que lesean importantes e interesantes. Para esto el autor utiliza un ejemplo muy bonito y muy acorde con la época,la utilización del modelo de enseñanza del libro Robinson Crusoe, mediante una analogía o comparación se ledice al Emilio la importancia de conocer, cuidar y estar atento de todas las cosas pertinentes de su islaimaginaria, por ejemplo: cómo por medio de este instrumento de enseñanza se le dice al niño de laimportancia de aprender el arte de la agricultura; como lo señala el autor, para el filósofo la enseñanza de unarte es de vital importancia, ella permite drenar, limpiar aquellos sentimiento negativos que quizás tenga elniño; su concepción de arte es muy amplia, en este espectro para Rousseau caben los oficios o más bien eltrabajo artesanal como la agricultura u otros más. Así como se produce conocimiento, resultado de la observación directa; el proceso siguiente esdeterminar cuáles son las necesidades del niño, de los demás, de realizar una especie de balance de lasnecesidades de todos, para ver las cosas con mayor claridad no solamente desde la mirada del niño sino quetenga la suficiente fuerza y validez para observar desde las otras miradas, de esta forma lo inútil para nosotrospodrá servir para otros y recíprocamente tendremos nosotros necesidad de lo de ellos (Rousseau, 1762). El mundo globalizado y competitivo de hoy nos ha puesto vendas en los ojos y en la mente,solamente se ve lo que el afán de éxito deja ver, la competitividad es un valor o más bien un antivalor que seasimila desde la escuela, los cuadros de honor, las medallas y otras cosas exaltan esta cualidad, por lo tanto, elniño no está en la capacidad de ver sus verdaderas necesidades ni tampoco de observar las de los demás; el
  4. 4. autor nos hace una invitación a que cultivemos este espíritu en los niños no solamente desde su ser, sino desdesu ser para los demás, para pensar de otro modo. Cierra su libro tercero con la importancia de educar sobre el aspecto físico del cuerpo, pero no por elhecho de hacerlo por mera vanidad, si no en un proceso constructivo que no sirva simplemente al organismosino a su mente, que le permita más agilidad para curiosear y conocer; de otro lado discute sobre los aspectospolíticos; para Rousseau estos deben ser claros y muy sencillos, la idea es que el niño los pueda comprendertan bien que luego pueda comprender su complejidad cuando sea adulto sin ninguna dificultad. Nosrecuerda su tesis del contrato social donde el estado debe garantizar unos mínimos a sus ciudadanos, y susciudadanos tienen unas obligaciones como tal con el estado, es así como nuestro Emilio debe ser conscientede esa realidad, pero no permitir que el conocimiento o no conocimiento de ella lo esclavice a la sociedad o alas instituciones, de esta forma cierra con los dos últimos dos libros sobre los sentimientos y la familia. Para finalizar esta propuesta educativa del Emilio, supremamente hermosa e interesante; esimportante valorar la importancia del niño como ser autónomo, capaz de realizar y tomar sus propiasdecisiones, como sujeto activo en sus propios procesos de aprendizaje, el maestro es en este caso el mediador,es la persona que da las herramientas para que el niño por sí mismo se dé cuenta de todos los elementosinteresantes que podría aprender, quizás el libro está lleno de esos ejemplos donde el niño por sí mismo vaadquiriendo esos conocimientos, el maestro es facilitador de los ambientes, de los sitios, de todas lasoportunidades de aprendizaje como tal , y es en este contexto donde entra la escuela, ella debe dejar al niñopensar por sí mismo, muchas veces el niño solamente recibe conocimiento sin entender si les útil o no,significativo o no, la escuela tiene el deber de realizar el salto en busca de seres más autónomos como loquería Rousseau, pero a la vez también debe ser más consciente de su propia realidad histórica. La escuela no debe ser vista como una institución instruccional, donde los padres dejan a sus hijospara que sean cuidados y provistos de conocimientos alejados de la realidad, esta debe ser asumida por losniños, los padres, los maestros y en general la misma sociedad, como el espacio en donde se hace libre, nodesde la anarquía sino desde el conocimiento, conocimiento de sí, de la naturaleza, del mundo; esteconocimiento que permite actuar en la realidad, tomar decisiones, el conocimiento que le lleva a pensar ypensarse de otro modo. La escuela es el lugar donde confluyen los saberes, los afectos, los sueños y losmiedos con los que se cuenta para diseñar un camino que genere satisfacciones, nuevas esperanzas y formasde actuar ante la vida. REFERENCIAS Rousseau, J (1762). “El Emilio”

×