Remate Y Bloqueo

2,724 views
2,666 views

Published on

Published in: Technology, Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,724
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Remate Y Bloqueo

  1. 1. EL ATAQUE. REMATE. Todas las acciones para dirigir el balón al adversario, excepto el servicio y el bloqueo, se versario, consideran golpes de ataque. El remate es un golpeo fuerte con una mano a la bola por encima de la red después de un salto, con grandes dosis de agresividad y determinación, que imprime a ésta una trayectoria oblicua y on determinación, hacia abajo. TÉCNICA BÁSICA. • Posición de partida. Después de la recepción y en función de cómo haya sido ésta debo de estar preparado/a para realizar el último golpe de ataque, que en condiciones óptimas debería ser un remate. La posición de partida por lo tanto dependerá en gran medida del lugar dónde hayamos recibido y de la calidad de la recepción realizada. Si ésta ha sido correcta y la bola se dirige hacia la zona prevista de colocación me adelantaré o retrasaré (dependiendo de donde haya recibido, cerca de la línea de fondo, o cerca de la red) para preparar el punto de salida (aproximación). Estaré alerta, sin precipitarme, teniendo como referencia la posición de mi compañero/a: sí ha llegado, si está bien situado, , si su orientación corporal es correcta… me indicarán que, con toda probabilidad, la colocación será correcta y podré intuir la zona y la altura adonde va la bola y con ello establecer un punto de partida. • Aproximación o preparación del impulso. En las primeras fases del aprendizaje hay que hacer hincapié, en el atacante, en dos aspectos primordiales: el primero, como hemos indicado, consiste en recolocarse después de la recepción por detrás y cerca de la zona desde donde nuestro compañero/a prevé realizar el pase de colocación. Y segundo no perder de vista la ejecución de la colocación por si tenemos que corregir ación. la trayectoria de nuestro desplazamiento. El propósito de esta preparación por parte del atacante es la de “apoyar” a nuestro/a compañero/a y facilitar el pase de colocación en esta etapa. Tanto si realiza un toque de dedos o un toque de antebrazos, el “pase” de colocación no será un pase hacia una zona determinada, que en la mayoría de los casos dificultaría la colocación que ya su propia realización es difícil, sino un control en velocidad y dirección de la bola (encima y delante de nuestra posición) posición). Realizando una colocación de fácil ejecución evitaremos errores y conoceremos de antemano por donde vamos a realizar el ataque, lo que va a facilitar la tarea para ambos. Recordemos: en las primeras fases del aprendizaje del voley playa el objetivo será pasar la pelota al otro campo donde al adversario le suponga una dificultad ltad añadida defender la pelota, y no al revés que la colocación no sea correcta y no podamos atacar la pelota correctamente por espera una colocación donde estamos nosotros/as, que en la mayoría de los casos no va a llegar. Remate. Secuencia de la aproximación, el impulso con el balanceo de brazos, el armado del brazo y golpeo de la bola.
  2. 2. • Impulso. Evaluaremos el lugar adonde se dirige la bola después de la colocación y haremos un desplazamiento rápido y con energía. La carrera será relativamente corta, dos o tres pasos cómodos pero potentes. El penúltimo apoyo lo haremos ligeramente más largo y con el pie del lado del brazo que va a rematar y el último paso (apoyo) llevará el pie del lado contrario a la misma altura que el otro realizando una flexión de piernas que nos proporcione un salto explosivo con los dos pies. El cuerpo se orientará hacia donde queremos enviar el ataque. Los brazos van a ayudar este impulso con el balanceo, de atrás delante de estos, realizado con el último apoyo y llevándolos rápidamente arriba buscando la máxima altura. • Armado. En el momento que se inicia el salto el brazo ejecutor se prepara para el golpeo. Este se flexiona atrás, con el codo aproximadamente a la altura del hombro buscando la cabeza y la mano a la misma que la cabeza. Esta disposición es conocida como armado del brazo. Si el armado de brazo se hace con el codo por debajo del hombro, el balón no será contactado en el punto más alto de alcance del rematador/a. Las piernas se relajan y el cuerpo se “arquea” para obtener la energía necesaria en el golpeo. • Golpeo. Tras este movimiento, tiene lugar la proyección del brazo ejecutor hacia el balón mediante su extensión completa, la flexión del tronco y una rotación de este más o menos pronunciada en función de la dirección que queramos dar a la bola. Esto conducirá a la máxima velocidad de la mano en el momento del contacto con el balón. El balón debe golpearse en el punto más alto posible, encontrándose un poco por delante del rematador/a y por delante del brazo ejecutor, próximo al eje central del cuerpo. Con el brazo que golpea totalmente extendido y el hombro de ese mismo lado elevado. El golpeo se debe realizar con la totalidad de la cara anterior de la mano y, con un movimiento de flexión de la muñeca para que la mano envuelva la parte antero superior del balón y le provoque una rotación hacia delante. Este efecto supone que el balón caiga antes. El brazo contrario desciende de manera coordinada cumpliendo funciones de compensación del cuerpo, para que continúe en equilibrio y asegurarnos de no chocar contra la red. • Caída. La caída debe ser elástica y equilibrada, el peso durante la caída debe distribuirse bien para evitar movimientos no deseados. No debemos de perder de vista la bola ya que si el ataque no es definitivo hemos de estar preparados/as para la siguiente acción: defender un bloqueo, volver a saltar o correr para realizar un segundo o tercer toque. http://www.videojug.com/interview/the-beach-volleyball- spike-2 http://www.videojug.com/film/how-to-spike-a-volleyball
  3. 3. Mientras observamos, nos preparamos, corremos, saltamos y decidimos realizar el remate cabe la posibilidad de que cambiemos la opción de un remate potente (la bola no ha ido finalmente donde intuíamos, me he adelantado en el salto, me he retrasado, no tengo la orientación correcta, tengo el bloqueo muy próximo…) por un remate más suave, por una finta o en pasarla como podamos, en ese caso hemos de optar por un golpeo más controlado que nos permita enviar la bola hacia donde queramos sin cometer errores. En este apartado hemos de recordar que el ataque o toque ligero a una mano con las yemas de los dedos no está permitido en voley playa. Por lo tanto cuando hablamos de fintar en vóley playa nos referimos al golpeo fintado (preparando la acción como si fuéramos a realizar un remate potente para, en el último momento, cambiar a un golpeo suave y dirigido) y tenemos que diferenciarlo de la finta en voleibol en donde si está permitido golpear e incluso ligeramente dirigir el balón con las yemas de los dedos por debajo de éste. Entre estos golpeos se encuentran: La finta. Con este golpe, ya se largo o corto, se persigue equivocar a la defensa haciéndole creer que se va a realizar un remate duro, para realizar después un toque suave y corto por encima del bloqueo, o un toque en parábola largo sobre la línea o la (rainbow shot). El remate cortado. La preparación es idéntica pero en el momento de realizar el golpeo se realiza un giro de muñeca muy pronunciado (hacia el interior o el exterior en función de la zona de remate) y una rotación del hombro más pronunciada, pegando a la bola en su parte lateral, imprimiéndole una dirección casi paralela a la red. Como si le diéramos un hachazo. Remate contra bloqueo “block out”. En ocasiones cuando la bola se va a pasar al otro lado de la red después de una colocación ajustada, y tenemos el bloqueo encima, realizamos un golpeo contra las manos del bloqueador/a con el propósito de que la bola vaya fuera después de que haya tocado en las manos del contrario. Otra opción es golpear la bola por encima del bloqueo, o por dentro o fuera de los brazos del bloqueador, con los nudillos, para evitar las yemas de los dedos y no cometer infracción reglamentaria, es muy efectivo y con la práctica podremos controlar y dirigir cada vez más el golpeo de la bola. Si no hay opciones de un buen ataque con confianza de puntuar, tendremos que reconsiderar la acción y realizar otro golpeo de control, normalmente un toque de antebrazos, que nos permita pasar la bola al otro campo y seguir teniendo opciones de juego.
  4. 4. BLOQUEO. El bloqueo constituye el eje de la defensa ya ituye que ésta depende en gran medida del bloqueo. Con la aparición del bloqueo se inicia la concepción del voleibol moderno y comienza a adquirir importancia la talla de los jugadores. A partir de 1986 cuando se permite que las manos traspasen la red, la importancia del bloqueo se hace relevante y e esta acción representa, en parte, un medio de ataque ataque. El bloqueo es una acción explosiva y, generalmente, agresiva que posee tres resiva funciones principales: a) Interceptar o detener el balón de ataque del equipo contrario, ya sea devolviéndolo al campo contrario obteniendo un tanto directo, o desviándolo hacia arriba y atrás, hacia la zona de defensa del propio campo, facilitando esta. b) Crear una “pantalla defensiva” que cubra un área predecible de la cancha, interfiriendo na la dirección del ataque del adversario y reduciendo así el área del campo que la reduciendo defensa debe cubrir. c) Intimidar al atacante contrario, ya que el bloquear repetidas veces puede provocar la l contrario, pérdida de seguridad y conducir a cometer errores. El bloqueo puede ser realizado por cualquier jugador/a, siempre y cuando con el salto sea capaz empre de sobrepasar la red con las manos, ya que no hay posiciones establecidas. En las etapas de aprendizaje es recomendable su enseñanza a todos/as los practicantes. No es pedagógico establecer funciones únicas en edades tempranas o en iniciación ya que limitaría su potencial motriz. Es positivo que se aprenda y que se realice esta acc acción, cómo y cuándo bloquear, esto implica poder pa participar en todas las situaciones y ser capaz de desempeñar cualquier tarea que se precise en función de las circunstancias del juego. Así se repartirán las . responsabilidades defensivas y más adelante se comprenderá mejor la defensa y la relación con comprenderá el bloqueo. En competición la realidad es otra y según las características de cada jugador/a el bloqueo será jugador/a, especifico de aquel que esté más cualificado para realizarlo: físicamente (por altura, envergadura, fuerza…) o técnicamente, por quien tenga más dificultades para defender en el campo (menos agilidad, peor defensor…) si bien lo idóneo sería la posibilidad de que los/as do tuvieran similar dos eficacia en el bloqueo, lo que supondría un ahorro energético considerable. Se trata de una acción que requiere reacciones rápidas y una excelente coordinación. Se debe tener un buen sentido del tiempo, capacidad de reacción y velocidad de desplazamiento, atención a los , detalles para leer la acción del ataque y, obviamente, unas adecuadas cualidades ente, antropométricas. Se puede sobrepasar la red en el plano vertical y horizontal tanto como quieran pero quieran, no pueden tocar el balón antes de la terminación del ataque del equipo contrario.
  5. 5. Tanto el bloqueo como la defensa son dos acciones muy especiales. Son las más difíciles de efectuar, las más espectaculares e incluso las más ofensivas, ya que, aunque parezca lo contrario, es con ellas con las que se puntúa. Al obtener el punto con la posesión del saque y conseguir el break y colocarse en situación de ventaja. • Posición inicial Dependiendo de quién realice el saque, a quien va dirigido y el nivel de juego que se desempeñe la posición de partida inicial será: Si saca mi compañero/a, cerca de la red y enfrente de a quien vaya dirigido el saque. Si el que va realizar el bloqueo es el mismo/a que va realizar el saque, la posición será desde la línea de fondo enfrente del jugador al que se va a sacar, lo que requiere la realización de un saque que me permita tiempo suficiente para llegar a la red. Como hemos indicado en periodos de aprendizaje el jugador/a que no realiza el saque será el que esté preparado para realizar el bloqueo y no junto a la red sino a una distancia de esta que le permita evaluar en función de la colocación la aproximación a esta para realizar el bloqueo o “salir” para compartir la defensa con su compañero. Una vez que decidimos bloquear la postura y posición de partida es la siguiente: Cuerpo erguido, paralelo a la red, de frente a la misma y a unos 30 50 centímetros ésta enfrente del futuro rematador/a, que permita la visión correcta de la trayectoria de la colocación y de la aproximación. Peso del cuerpo ligeramente adelantado, pero con toda la planta de los pies en contacto con la arena. La separación de los pies entre una distancia similar a la de sus caderas y hombros (facilita el salto). Hay que estar prevenido para desplazarse lateralmente, los pies se separan más entre sí (facilita la reacción hacia un lado). Esto tiene importancia también para determinar la pierna que inicie el movimiento en caso de desplazamiento lateral. Ligera flexión de tobillos, rodillas y caderas que permita una actitud de alerta y reacción mayor. El tronco se mantiene perpendicular al suelo para evitar un desplazamiento excesivo del centro de gravedad hacia delante y el consiguiente desequilibrio en el salto. Brazos ligeramente flexionados y manos abiertas mirando hacia la red, entre la cintura y la cabeza, ligeramente adelantadas con respecto al eje del cuerpo. • Salto Se produce una mayor flexión de las piernas (lo normal es no sobrepasar los 90º pero algunos van más allá y las flexionan incluso completamente), una flexión del tronco y un descenso de los brazos. Todo esto provocará un fuerte impulso vertical, al mismo tiempo que los brazos van a buscar, generalmente, su máxima altura de alcance. El salto se realiza sin gran ayuda de brazos y principalmente con la musculatura extensora de las piernas. Es importante el punto donde el jugador/a efectúa el salto, éste dependerá de la orientación del rematador ya sea frontal o diagonal, y del momento, debiendo estar siempre enfrentado al hombro del brazo ejecutor.
  6. 6. El momento de saltar o “timing”, es uno de los aspectos críticos para el rendimiento del bloqueo. Hay que considerar que el tiempo de vuelo del rematador generalmente es mayor, gracias al impulso que genera el desplazamiento. Por ello, para conseguir estar en el punto más alto en el momento en que el balón atacado pasa por el bloqueo, se necesita retrasar el salto con respecto al atacante. En la fase de salto se produce una penetración progresiva de las manos conforme superan el borde superior de la red (sellar la red). Junto a la inclinación de los brazos hacia delante, se realiza una flexión de cadera como compensación de los movimientos de los miembros superiores para conservar la verticalidad. En lo referente a la colocación de las manos con respecto al balón, decir que siempre que se pueda es mejor que estén encima del balón de modo que pueda ser dirigido al suelo del campo contrario. El ángulo de penetración de los brazos y la colocación de las manos estará determinado por la altura, la distancia de la red del balón, la zona que se haya establecido bloquear y la posición desde donde se realiza el bloqueo. Como norma la mano exterior ha de mirar hacia el interior del campo. La penetración de las manos y los brazos en el campo contrario es de suma importancia, no solamente para detener el balón, sino sobre todo, para limitar las zonas de acción del atacante y facilitar la ubicación de la defensa. Las manos deben estar abiertas totalmente, próximas y rígidas de forma que el balón no pase entre ellas. La orientación debe ser hacia el centro del campo contrario y hacia el suelo (para conseguir esto, la mano externa hacia el centro del campo). Las muñecas también se hhtp://www.videojug.com/interview/ mantienen rígidas para evitar que se flexionen y el balón caiga en blocking-in-beach-volleyball-2 nuestro campo. La mejor zona de contacto es las palmas de las manos, para enfrentar una superficie mayor y ejercer de esta manera algún control sobre el balón. Si se realiza con los antebrazos o los dedos, quedará más expuesto el bloqueo; por ello, en ocasiones, recomendamos al bloqueador que ajuste su salto ante un rematador/a con menos alcance. Es importante mantener la mirada centrada en el balón y en el atacante contrario (sobre todo en su brazo). La cabeza permanecerá entre los dos hombros, nunca mirando hacia arriba sino en la prolongación de los brazos, de lo contrario se provoca una menor capacidad para penetrar los brazos y una separación de los mismos entre sí. Se debe endurecer el abdomen en inspiración durante el contacto con el balón para que el cuerpo se fije y no se mueva en el impacto. Debe ofrecerse una superficie sólida, homogénea, sin fisuras y bien orientada, abarcando la mayor superficie posible. Los hombros deben estar ligeramente adelantados y elevados al máximo, mientras que codos, muñecas y dedos permanecen bloqueados.
  7. 7. • Caída Se deshace la penetración de los brazos para evitar el contacto con la red y la mirada sigue la trayectoria del balón. Este movimiento, mediante un giro de la cabeza, contribuye a que el bloqueador tome contacto con el suelo orientado hacia el balón, permitiéndole una participación más efectiva en la siguiente acción (rechace del bloqueo, golpeo de la finta, desplazamiento para realizar un segundo toque o colocación o incorporación al contraataque). La recepción debe realizarse con los dos pies de forma equilibrada para reaccionar ante una acción posterior. • Desplazamiento. Los desplazamientos básicos son los siguientes: Desplazamiento lateral de ajuste (un solo paso). Se utiliza para corregir la posición de partida cuando la trayectoria de la colocación así lo exige. Desplazamiento frontal: corto si parto de una posición de espera retrasada y largo si hago el desplazamiento después del saque, en este caso será largo y rápido y en ocasiones en diagonal. Elegir el desplazamiento en función del espacio a recorrer, tiempo disponible para ello y tipo de colocación del contrario; teniendo en cuenta que mantener la orientación frontal facilita la ejecución, pero que lo primordial es llegar a tiempo. • Tipos de bloqueo básicos Resulta común en la literatura encontrar la descripción diferenciada de un bloqueo ofensivo, con penetración de brazos en el campo del oponente, y otro defensivo o de control, con las manos en el campo propio y orientadas hacia arriba. Podemos considerar la primera acción como el objetivo técnico del bloqueo, quedando la segunda como recurso ante situaciones de inferioridad. En ocasiones, cuando el rematador se aproxima por el centro de la red y perpendicular a esta se utiliza el bloqueo denominado “spread block” muy alto y con las manos completamente separadas. En voley playa siempre hemos de indicar a nuestro compañero/a nuestras intenciones de bloqueo. La zona del campo que vamos a cubrir cuando se produzca el ataque, si vamos a bloquear en función de la trayectoria del atacante, si vamos a intentar bloquear la bola directamente o incluso si vamos a “salir” del bloqueo. En estos casos hablamos de bloqueo posicional, distribuyéndose el campo entre el bloqueo y la defensa. Bloqueo del ataque sobre la línea, defensa de la diagonal; bloqueo del ataque sobre la diagonal, defensa de la línea. Como se ha indicado, el bloqueo siempre ha de realizarse con las dos manos. Salvo en contadas ocasiones que recurriremos a una mano para alcanzar algo más de altura y para anticiparnos a un retraso del atacante en la acción del remate. A este tipo de bloqueo se le llama “Kong” por su semejanza con el brazo del gorila, se emplea cuando quedan balones sueltos en la red y saltan dos jugadores contrarios a su lucha. Apuntes adaptados de A. Ureña Espa. “Peque voley” editados por la RFEVB

×