Your SlideShare is downloading. ×
Colocación
Colocación
Colocación
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Colocación

8,262

Published on

Published in: Business, Technology
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
8,262
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El PASE de COLOCACIÓN. Toque de Dedos vs Antebrazos. Sí el ataque es fundamental en la consecución del punto, la colocación condiciona en gran medida la efectividad de este, desde el punto de vista técnico y táctico, una buena colocación es el paso previo para un ataque decisivo. La colocación es el balón dirigido, con trayectoria y velocidad precisa, a nuestro compañero/a, de modo que pueda atacarlo de forma efectiva. Previsiblemente con un remate potente. En condiciones óptimas el pase de colocación debería de realizarse con toque de dedos, siempre que sea posible conviene realizarlo ya que es más preciso y nos garantiza un mejor ataque. Cada vez más, cuando no podemos situarnos correctamente y para evitar sanciones, se utiliza el toque de antebrazos. Toque de dedos. Técnica básica. Con la técnica básica describimos la mecánica idónea del movimiento con el objetivo de favorecer la máxima precisión en el pase. Posición de partida. Desde la situación de espera de la recepción, cuando la dirección del saque está definida hacia nuestro compañero/a, y sin dejar de observar como recibe, fijaremos la mirada en la bola e iremos rápidamente a la zona prevista de colocación. (Después de una buena recepción la zona de colocación idónea debería ser la zona central de la cancha y próxima a la red). Después de otra acción, en la mayoría de las ocasiones nuestra posición de partida no será estática y dependerá de la acción anterior, por lo tanto la alerta será mucho mayor y la rapidez de los movimientos primordial. Desde una posición natural y relajada pero sin dejar de mantener la concentración, es decir, teniendo visión del juego y disponibilidad postural que facilite una salida rápida para corregir una recepción errónea que no vaya a la zona prevista. Postura. La postura idónea sería: cuerpo extendido, con piernas separadas la anchura de las caderas, brazos relajados, y flexión ligera de rodillas y tobillos, que lleve el peso a la parte anterior de los pies para un desplazamiento más eficaz. En los casos en los que el balón cae por debajo de la cintura del receptor/a, la postura del colocador/a será de mayor alerta, ya que suele resultar una trayectoria más cercana al suelo. De esta forma, y sin perder de vista el balón, debe permanecer hasta que conozca a donde va a ir el balón enviado por su compañero/a. No debemos “escaparnos” (moverse antes de ver hacia dónde va el balón que procede de la recepción.
  • 2. Desplazamientos hacia la zona de colocación. Los principios que deben regir los desplazamientos son: a) No debe perder de vista el balón durante el desplazamiento. b) El desplazamiento hacia el balón (zona de colocación) se hará lo más rápido posible para estar lo mejor orientado posible hacia el lugar de la colocación. Si estamos completamente parados evitaremos infracciones. c) Si se llega en movimiento al contacto utilizaremos el pase de antebrazos. Los desplazamientos deben realizarse con una carrera natural y sin precipitación. El Contacto. Cuando el balón comienza a caer sobre la proyección del colocador, se produce una ligera flexión de tobillos y rodillas, mientras la cadera inicia un movimiento de giro continuo y pausado hacia el punto donde se pretende enviar el balón. Los brazos se han elevado, en ese momento, de modo que el colocador verá aproximarse el balón por el hueco que forman las dos manos. Esto facilita la coordinación entre manos y balón Las manos delante de los ojos, abiertas, con las palmas mirando al balón, muñecas flexionadas. Los dedos permanecen separados para ofrecer mayor superficie de contacto, pero no rígidos. El balón entra entre los índices y pulgares de ambas manos. Los brazos forman un rombo, con los codos notablemente separados. La altura de contacto será de unos 20 cms por encima de la cara. El movimiento de las manos aconsejado para las etapas iníciales es amortiguado, acompañando el balón ligeramente en su fase descendente y ascendente. Esto facilita la precisión. 1. Mira el balón caer entre las manos 2. Con codos abiertos los brazos forman un rombo 3. El balón entra en las manos a unos 20 cms de la cara. 4. Proyectar brazos extendidos hacia el objetivo del pase 5. Misma disposición del balón para pasar hacia delante o hacia atrás. El balón debe contactarse siempre en la misma situación, tanto si se coloca adelante o atrás (ligeramente por delante del eje de proyección del tronco). Para impulsar el balón las piernas se extienden en el momento del contacto. Los brazos deben proyectarse extendidos, sin cruzarse, y dirigidos al objetivo del pase, así como la cadera perpendicular hacia el mismo. http://www.videojug.com/film/how-to-set-a- volleyball http://www.videojug.com/interview/the-beach- volleyball-set-2
  • 3. La Colocación de Antebrazos. Si el desplazamiento del colocador/a hacia el balón no le permite situarse con la suficiente antelación debajo del mismo y por lo tanto no tener garantías suficientes de realizar una buena colocación de dedos, resulta más seguro utilizar el pase con los antebrazos. En este caso, el jugador/a, para aprovechar más el tiempo de caída de la bola realizará una marcada flexión de piernas, y en el momento del contacto realizará un movimiento de extensión de piernas, acompañando con los brazos al balón hacia arriba si estamos cerca de la red o hacia al centro y a la red si estamos lejos. En el primer caso los brazos no van a sobrepasar la horizontal y en el segundo nos veremos forzados a ello para darle más velocidad al balón. En las primeras etapas conviene “levantar” la bola encima de nuestra posición para que nuestro compañero/a sepa adonde se va a dirigir la colocación, en estas etapas lo importante es proteger la bola e intentar no cometer errores. A medida que vamos ganando confianza iremos dirigiendo las colocaciones hacia donde deseemos. Apuntes adaptados de Aurelio Ureña Espa. “Peque voley” editados por la Federación Española de Voleibol.

×