Your SlideShare is downloading. ×
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Epifanía de jesús  a,  jesús es de tod@s,  6-1-14
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Epifanía de jesús a, jesús es de tod@s, 6-1-14

363

Published on

presentación Epifanía 2014

presentación Epifanía 2014

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
363
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Jesús ha nacido mal, desconocido, reconocido solamente por los marginales. Pero vienen a reconocerle desde lejos. Continúa la presentación paradójica de Jesús, repetida en los evangelios de la infancia: la luz, que resplandece en las tinieblas, resplandece de manera que los hombres y las mujeres de buena voluntad de cualquier lugar pueden verla, pero no Israel. Ni el Templo ni los Doctores ni el Rey. Extranjeros de buena voluntad. Jesús no es de nadie, no es propiedad de Israel ni es para Israel (tampoco será de la Iglesia ni para la Iglesia). Jesús es de las personas de buena voluntad, de cualquier nación, de cualquier cultura, de cualquier religión. José Enrique Galarreta, SJ Texto: Mateo 2, 1-12. Epifanía de Jesús. Comentarios y presentación: M.Asun Gutiérrez Cabriada. Música: Adeste fideles.
  • 2. Jesús nació en Belén, un pueblo de Judea, en tiempo del rey Herodes. Por entonces unos sabios de oriente se presentaron en Jerusalén, 2 preguntando: –¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Hemos visto su estrella en el oriente y venimos a adorarlo. 1 Los sabios, personas inquietas y buscadoras, demuestran que quienes miran llegan a ver y que quienes buscan consiguen encontrar. Representan una sabiduría poco común: la de quienes saben leer los signos de los tiempos y entienden que la salvación de la humanidad no está en la prepotencia y el poder, sino en la sencillez, la ternura y la bondad. ¿Dónde está Jesús para mí? ¿Dónde lo busco? ¿Dónde lo encuentro? ¿Qué “estrellas” veo aparecer en mi vida? ¿Cómo puedo ser “estrella” que conduce a Jesús, en mi ambiente familiar, laboral, de amistad....? Dios multiplica sus signos y mensajes para que lo descubramos y lo manifestemos.
  • 3. Al oír esto, el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén. 4 Entonces convocó a todos los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la ley y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. 5 Ellos le respondieron: –En Belén de Judea, pues así está escrito en el profeta: 6 Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres, ni mucho menos, a menor entre las ciudades principales de Judá; porque de ti saldrá un jefe, que será pastor de mi pueblo, Israel. 3 Belén Las personas poderosas se sienten perseguidas y amenazadas, temen perder su poder, su sillón y su palacio, y actúan a la defensiva. Les hacen temblar las personas buscadoras de la verdad y de la luz. Creerse en posesión de la verdad es el principal motivo para no querer buscarla. Los paganos, aunque no conocen las Escrituras, están atentos a las señales del cielo. Herodes y sus consejeros, que sí las conocen, no descubren a Jesús en ellas ni quieren encontrarlo. 
  • 4. Entonces Herodes, llamando aparte a los sabios, hizo que le informaran con exactitud acerca del momento en que había aparecido la estrella, 8 y los envió a Belén con este encargo: –Id e informaos bien sobre ese niño; y, cuando lo encontréis, avisadme para ir yo también a adorarlo. 7 El relato de los magos, exclusivo de Mateo, nos ayuda a comprender que a Jesús se llega también por caminos diferentes al religioso. Buscan más y mejor la verdad quienes están lejos que los que creen poseerla y tenerla al alcance de la mano. Los magos, Herodes y los escribas nos muestran las distintas reacciones que tenemos las personas ante una misma señal y cómo se relacionan esas señales con los deseos, las ilusiones, los miedos, la confianza, los sentimientos, las ambiciones... personales. Los magos sienten alegría, se ponen en camino, reconocen a Jesús y le adoran. Herodes, Jerusalén, los sumos sacerdotes y los maestros de la ley se inquietan ante la noticia, actúan ladinamente y planean la muerte del Niño. Los poderosos, los que se creen “salvadores”, cuando en realidad son dominadores, no se arrodillan ante Dios, porque se idolatran a sí mismos.
  • 5. Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y la estrella que habían visto en oriente los guió hasta que llegó y se paró encima de donde estaba el niño. 10 Al ver la estrella, se llenaron de una inmensa alegría. 9 En su largo y laborioso camino buscan, ven, se cuestionan, creen, adoran, ofrecen, se transforman... Ponerse en camino supone desprendimiento, salir de un@ mism@, dejar seguridades, desinstalación, superar miedos, aceptar la sorpresa y la novedad. Para encontrar a Jesús es necesario ponerse en camino. Encontrarlo es la mayor alegría.
  • 6. Los buscadores encuentran al niño envuelto en el abrazo que le hace vivir. Todo comienza desde un niño indefenso. Humildad es la palabra revolucionaria de la Navidad. Los magos sienten necesidad de adorar. La verdadera adoración no es un signo externo, es “en espíritu y en verdad”, supone un compromiso y una entrega total. 11 Entraron en la casa, vieron al niño con su madre María y lo adoraron postrados en tierra.
  • 7. Es día de dar y de recibir regalos. Aprendamos a dar y a recibir. Regalemos ilusión, alegría, acogida, amistad, cariño, encuentro, ternura, bondad, solidaridad, paz, luz, belleza, amor... BUENA NOTICIA. Recibamos el regalo de la palabra oportuna, la mano amiga, las dificultades superadas, el sufrimiento fecundo, liberación, amor... BUENA NOTICIA. Jesús es el mayor regalo que podemos recibir, el mejor regalo que podemos ofrecer. ¿Qué “tesoros” ofrezco a Jesús y a l@s demás? Abrieron sus tesoros y le ofrecieron como regalo oro, incienso y mirra.
  • 8. Y advertidos en sueños de que no volvieran donde estaba Herodes, regresaron a su país por otro camino. 12 El encuentro con Jesús les hace cambiar de camino. Símbolo de conversión interior. Recorren caminos nuevos porque son personas nuevas. Ya no necesitan el poder de Herodes ni el saber de los escribas. Quien encuentra a Jesús descubre que su vida toma una nueva dirección, que la vuelta a casa, al interior de un@ mism@, al sentido de la vida, tiene lugar por un camino nuevo. Han experimentado la inmensa alegría del encuentro con una Persona que dará un nuevo sentido a su vida, a todo lo que hagan y les suceda en el futuro. Encontrar a Jesús cambia la vida. Esa puede ser la consecuencia de nuestro encuentro con Él: la transformación de nuestras vidas. La capacidad de tomar otro camino.
  • 9. También vinieron mujeres sabias. el fuego ardía en su seno mucho antes de ver la estrella luciente en el cielo. Caminaban en la oscuridad fiándose de que el camino se iluminara a la luz de la luna.   También vinieron mujeres sabias, sin preguntar la dirección, ni tener permiso de ningún rey. Vinieron por su propia autoridad, su propio deseo, su propio anhelo. Vinieron en silencio, sin rumores, sin provocar miedo que terminara con la matanza de inocentes.  También vinieron mujeres sabias y trajeron regalos útiles: agua que limpia, fuego que ilumina, una manta que envuelve. También vinieron mujeres sabias, por lo menos tres de ellas para ayudar a María a dar a luz. Cuando gemía con dolores de parto susurraban bendiciones antiguas en su oído. También vinieron mujeres sabias y se marcharon por otro camino igual que lo hacen siempre  las mujeres sabias.   En esta época del año y en todos  los momentos importantes de nuestra vida que veamos a las mujeres sabias que vienen trayéndonos Tus dones.   Vestidas sin llamar la atención, pero están allí al borde de la sombra, en el límite de nuestro tiempo, en el umbral de la conciencia, y nos ofrecen lo que más necesitamos.   Danos ojos para verlas ahora antes de que se marchen por otro camino, antes de que vislumbremos la sombra de su marcha, sombra bordeada de oro, antes de que sintamos el perfume de aromas en el aire tras ellas.
  • 10. También vinieron mujeres sabias. el fuego ardía en su seno mucho antes de ver la estrella luciente en el cielo. Caminaban en la oscuridad fiándose de que el camino se iluminara a la luz de la luna.   También vinieron mujeres sabias, sin preguntar la dirección, ni tener permiso de ningún rey. Vinieron por su propia autoridad, su propio deseo, su propio anhelo. Vinieron en silencio, sin rumores, sin provocar miedo que terminara con la matanza de inocentes.  También vinieron mujeres sabias y trajeron regalos útiles: agua que limpia, fuego que ilumina, una manta que envuelve. También vinieron mujeres sabias, por lo menos tres de ellas para ayudar a María a dar a luz. Cuando gemía con dolores de parto susurraban bendiciones antiguas en su oído. También vinieron mujeres sabias y se marcharon por otro camino igual que lo hacen siempre  las mujeres sabias.   En esta época del año y en todos  los momentos importantes de nuestra vida que veamos a las mujeres sabias que vienen trayéndonos Tus dones.   Vestidas sin llamar la atención, pero están allí al borde de la sombra, en el límite de nuestro tiempo, en el umbral de la conciencia, y nos ofrecen lo que más necesitamos.   Danos ojos para verlas ahora antes de que se marchen por otro camino, antes de que vislumbremos la sombra de su marcha, sombra bordeada de oro, antes de que sintamos el perfume de aromas en el aire tras ellas.

×