Your SlideShare is downloading. ×
Complejo De Castracion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Complejo De Castracion

42,981

Published on

0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
42,981
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
403
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Complejo de Castración Curso Introductorio de Psicoanálisis - Universidad Arturo Prat Abril - 2008
  • 2.
    • No hace referencia a la mutilación genital
    • Designa una experiencia psíquica compleja, vivida inconscientemente por el niño a los cinco años aproximadamente, y que es decisiva para la estructuración psíquica y la asunción de la futura identidad sexual.
    • El niño reconoce por primera vez, al precio de la angustia , la diferencia anatómica de los sexos.
    • Se aceptará que el universo está compuesto por hombres y mujeres, y que el cuerpo tiene limites; aceptará que su pene de niño jamás le permitirá concretar sus intensos deseos sexuales dirigidos hacia la madre .
    • No se reduce a un simple momento cronológico, la experiencia inconsciente de la castración se ve renovada a lo largo de la existencia con la puesta en marcha de diferentes modalidades defensivas.
  • 3.
    • Complejo de Castración en el niño
    • Freud lo descubre con ocasión de su análisis de un niño de cinco años “Juanito”. A través del análisis de este niño y del recuerdo de sus pacientes adultos, aísla este complejo por primera vez en 1908.
    • Primer tiempo: todo el mundo tiene un pene.
    • Constituye la premisa necesaria del proceso de castración.
    • El descubrimiento de un ser cercano que no posee este atributo, que se supone universal, pondrá en jaque la creencia del niño y abrirá la angustia de ser un día privado él de igual manera.
  • 4.
    • Segundo tiempo: el pene está amenazado
    • Tiempo de amenazas verbales que apuntan a prohibir al niño sus practicas autoeróticas y a obligarlo a renunciar a sus fantasmas incestuosos.
    • Lo implícito estriba en hacer abandonar al niño toda esperanza de ocupar un día el lugar del padre en el comercio con la madre. Sus efectos recaen sobre el fantasma del niño de poseer un día su objeto amado: la madre.
    • Las advertencias verbales que se interiorizan darán origen al Superyo.
    • Tercer tiempo: hay seres sin pene, la amenaza, entonces, es real.
    • Descubrimiento visual de la zona genital femenina. No se descubre la vagina sino la falta de pene.
    • Recuerdo de la amenaza verbal.
  • 5.
    • Resistencia a la evidencia, creencia de que la niña tiene un pene que crecerá.
    • Cuarto tiempo: la madre también está castrada; emergencia de la angustia
    • El niño seguirá manteniendo su creencia de que las mujeres mayores y respetables, como su madre, están dotadas de pene.
    • Momento en el que surge la angustia de castración, que no es sentida efectivamente por el niño, es inconsciente.
    • Recordemos que las condiciones de la aparición de esta angustia son: la visión y la amenaza auditiva.
  • 6.
    • Tiempo final: fin del complejo de castración y fin del complejo de Edipo.
    • Bajo la angustia de castración , el niño acepta la ley de interdicción y elige salvar su pene a costa de renunciar a la madre como partenaire sexual.
    • Con la renuncia a la madre y el reconocimiento de la ley paterna finaliza la fase de amor edípico y se hace posible la afirmación de la identidad masculina.
  • 7.
    • El Complejo de Castración en la niña
    • Niños y niñas sostienen sin distinción la ficción de que todo el mundo tiene un pene.
    • Segundo rasgo en común: importancia del rol de la madre. Es el personaje central hasta el momento en que el niño se separa de ella con angustia y la niña con odio.
    • A pesar de estos dos rasgos en común siguen un movimiento totalmente diferente a la masculina. Anticipemos dos diferencias:
    • El complejo de castración en el varón termina con una renuncia al amor de la madre, en la mujer este complejo abre la vía al amor al padre.
  • 8.
    • El Edipo en el varón comienza y termina con la castración. El Edipo en la mujer se inicia con la castración pero no se termina con ésta.
    • Primer tiempo: todo el mundo tiene un pene (el clítoris es un pene)
    • No hay diferencia anatómica. Atribución universal.
    • Segundo tiempo: el clítoris es demasiado pequeño para ser un pene: “yo fui castrada”
    • Descubrimiento de la región genital masculina. Obliga a admitir que ella no posee el verdadero pene.
    • A diferencia del varón, para quien los efectos de la visión son progresivos, para la niña son inmediatos. Al instante adopta su juicio y hace su decisión: sabe que no lo tiene y quiere tenerlo.
  • 9.
    • Tercer tiempo: la madre también esta castrada; resurgimiento del odio hacia la madre.
    • En un principio se trata aún de un infortunio individual. Posteriormente se toma conciencia de que las otras mujeres padecen igual desventaja. La madre es despreciada por no haber podido transmitir los atributos fálicos.
    • El odio primordial de la niña hacia su madre, el destete, resurge en la niña bajo la forma de reproches constantes. Hay una segunda separación que se origina en el descubrimiento de la castración y de allí en mas elegir al padre como objeto de amor.
  • 10.
    • Tiempo final: las tres salidas del complejo de castración; nacimiento del complejo de Edipo.
    • Tres actitudes diferentes que conducirán al destino de su feminidad, estas salidas no siempre están claramente distinguidas en la realidad.
    • 1. no hay envidia de pene: alarma inicial por la desventaja anatómica. Alejamiento de toda sexualidad en general. Se niega a entrar en la rivalidad con el varón y en consecuencia no anida la envidia del pene.
    • 2. deseo de estar dotada de pene de hombre: se obstina a creer que un día ella tendrá uno. En este caso deniega del hecho de su castración. La salida es la elección de un objeto homosexual.
  • 11.
      • 3. Deseos de tener sustitutos del pene: Reconocimiento inmediato de la castración. Ésta última es llamada por Freud normal, se caracteriza por tres cambios importantes:
      • cambio del partenaire amado: la madre cede el lugar al padre. Así es como se inicia el complejo de Edipo que durará toda la vida en la mujer.
      • Cambio de la zona erógena : el clítoris cede el lugar a la vagina, el reconocimiento de la castración, propia como materna, implica un desplazamiento de la libido en el cuerpo de la niña. En el curso de los años desde la infancia a la adolescencia , el investimento del clítoris se irá transmutando a la vagina. Entonces el deseo del pene significa deseo de gozar de un pene en el coito.
  • 12.
    • c) cambio del objeto deseado ; el pene cede el lugar a un hijo. El deseo de gozar de un pene en el coito se metaboliza, en esta tercera salida, en el deseo de procrear un hijo.
    • El desplazamiento de los investimentos erógenos del clítoris a la vagina se traducirá por el pasaje, del deseo de acoger en su cuerpo al órgano peniano, al deseo de ser madre.
    • Se puede concluir que el complejo de Edipo femenino es una formación secundaria, mientras que el masculino es una formación primaria.
  • 13. Complejo de Castración Masculino (no hay odio preedipico) 1º tiempo Universalidad del pene 2º tiempo El pene está amenazado verbalmente por el padre 3 º tiempo El pene está amenazado ante la visión del cuerpo desnudo de la mujer 4º tiempo La madre está castrada “ yo puedo estar castrado como ella”, piensa el niño Emergencia de la angustia de castración Tiempo final Separación de la madre Deseo orientado hacia otras mujeres Final del Complejo de Castración y del Edipo
  • 14. Complejo de Castración Femenino Odio preedípico 1er tiempo Universalidad del pene (clítoris) (no hay amenazas verbales) 2do tiempo Comparado visualmente, el clítoris resulta “inferior” al pene. 3er tiempo La madre está castrada “ Yo fui castrada como ella”, piensa la niña. Emergencia de la envidia del pene Resurgimiento del odio Tiempo final Separación de la madre Deseo orientado hacia el padre y hacia otros hombres. Fin del complejo de castración y nacimiento del complejo de Edipo.
  • 15. El concepto de Falo
  • 16.
    • El término “falo”, rara vez utilizado en los escritos freudianos, es empleado en ocasiones para nombrar el “estadio fálico” (momento particular del desarrollo de la sexualidad infantil durante el cual culmina el Complejo de Edipo).
    • Freud utiliza con más frecuencia el término “pene” cada vez que tiene que designar la parte amenazada del cuerpo del varón y ausente del cuerpo de la mujer (Complejo de Castración).
    • Jacques Lacan elevó el vocablo “falo” al rango de concepto analítico y reservó el vocablo “pene” para denominar sólo el órgano anatómico masculino.
    • Cuando Freud insiste en el carácter exclusivamente masculino de la libido, de lo que se trata no es de libido peniana sino de libido fálica
    • es decir: el elemento organizador de la sexualidad humana no es el órgano genital masculino sino la “ representación ” construida sobre esta parte anatómica del cuerpo del hombre.
  • 17. ¿Qué es el falo? En el proceso de Castración - en el varón y la niña -, se deduce que el objeto central en torno al cual se organiza el Complejo de Castración, no es el órgano anatómico peniano sino su representación . Lo que el niño percibe como el atributo poseído por algunos y ausente en otros no es el pene sino su representación psíquica , ya sea bajo la forma imaginaria o bajo la forma simbólica. J. Lacan
  • 18.
    • Falo imaginario
    • Es la representación psíquica inconsciente de la forma del pene, resultado de tres factores:
    • Anatómico: que resulta del carácter físicamente prominente de este apéndice del cuerpo – pregnancia -. La “buena forma” peniana se impone a la percepción del niño bajo la alternativa de una parte presente o ausente del cuerpo.
    • Libidinal: existe una intensa carga libidinal en torno a la región peniana que suscita frecuentes tocamientos autoeróticos del niño – intenso amor narcisista -.
    • Fantasmático: ligado a la angustia provocada por el fantasma de que dicho órgano podría ser alguna vez mutilado – inquietud extrema de verlo desaparecer -.
  • 19. Metamorfosis de Narciso En suma, el “pene”, en su realidad anatómica, no forma parte del campo del psicoanálisis: sólo entra en este campo en tanto atributo imaginario – “falo imaginario” -.
  • 20. Falo simbólico: Es la “ figura simbólica del falo imaginario”. Asigna al órgano masculino el valor de objeto separable del cuerpo, desmontable e intercambiable con otros objetos. Aquí, el falo simbólico puede ocupar uno de los lugares en una serie de términos equivalentes. Ej. En el complejo de castración masculino, el falo puede ser reemplazado por cualquiera de los objetos que se ofrecen al niño en el momento en que es obligado a renuncia al goce con su madre. Como debe renunciar a la madre, también abandona el falo imaginario con el cual esperaba hacerla gozar. El falo es intercambiado entonces por otros objetos equivalentes (pene = heces = regalos =…), “ecuación simbólica” en Freud. Estos objetos actúan a modo de señuelos para mantener el deseo sexual del niño y a la vez posibilita apartar la peligrosa eventualidad de gozar de la madre.
  • 21. En el caso del complejo de castración femenino (en la tercera salida del complejo de castración femenino), se produciría una sustitución del pene por el deseo de procrear : el falo imaginario es reemplazado simbólicamente por un niño. El falo es el patrón simbólico El falo simbólico significa y recuerda que todo deseo en el hombre es un deseo sexual – no deseo genital -; deseo tan insatisfecho como el deseo incestuoso al cual el ser humano hubo de renunciar. El falo es el significante del deseo: esto implica recordar que todas las experiencias erógenas de la vida infantil y adulta, todos los deseos humanos (deseo oral, anal, visual, etc.) estarán siempre marcados por la experiencia crucial de haber tenido que renunciar al goce de la madre y aceptar la insatisfacción del deseo.
  • 22. Decir que el “falo” es el significante del deseo equivale a decir que todo deseo es sexual , y que todo deseo es finalmente insatisfecho .
  • 23.
    • Edipo
    • El descubrimiento del complejo de Edipo Freud lo realiza durante su autoanálisis, que le conduce a reconocer en sí mismo el amor hacia su madre y, con respecto a su padre, unos celos que se hallan en conflicto con el afecto que le tiene; el 15 de octubre de 1897 escribe a Fliess: «[...] la poderosa influencia de Edipo Rey se vuelve inteligible [...] el mito griego explota una compulsión de cuya existencia todo el mundo reconoce haber sentido en sí mismo los indicios».
    • Observemos que, desde esta primera formulación, Freud alude espontáneamente a un mito que se halla mas allá de la historia y las variaciones de lo vivido individualmente. Desde un principio afirma la universalidad del Edipo, tesis que ulteriormente se irá reforzando: «Todo ser humano tiene impuesta la tarea de dominar el complejo de Edipo...».
  • 24.
    • 1) Las primeras elaboraciones de la teoría se construyeron sobre el modelo del niño. Durante mucho tiempo Freud admitió que el complejo podía ser transpuesto tal cual, mutatis mutandis, a la niña. Pero este postulado ha sido combatido: a) por la tesis desarrollada en el artículo 1923 sobre «la organización genital infantil de la libido», según la cual, en los dos sexos, durante la fase fálica, es decir, en el momento del acmé del Edipo, hay un solo órgano que cuenta: el falo; b) por el valor concedido a la inclinación preedípica hacia la madre. Esta fase preedípica se observa especialmente en la niña, en la medida en que el complejo de Edipo significará para ella un cambio de objeto amoroso, de la madre al padre. Siguiendo estas dos direcciones, los psicoanalistas han trabajado para poner de manifiesto la especificidad del Edipo femenino.
  • 25.
    • 2) La edad en que se sitúa el complejo de Edipo permaneció al principio relativamente indeterminada para Freud. Así, por ejemplo, en los Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad (Drei Abhandlungen zur Sexualtheorie, 1905), se sostiene la tesis de que la elección de objeto no tiene lugar de modo pleno hasta la pubertad, siendo la sexualidad infantil fundamentalmente autoerótica. Desde este punto de vista, el complejo de Edipo, aunque esbozado durante la infancia, sólo se manifestaría claramente en el momento de la pubertad, para ser en seguida superado. Esta incertidumbre se encuentra todavía en 1916-1917 (Lecciones de introducción al psicoanálisis [Vorlesungen zur Einführung in die Psychoanalyse]), aun cuando en esta fecha Freud reconoce ya la existencia de una elección de objeto infantil muy próxima a la elección adulta.
  • 26.
    • En el enfoque final de Freud, una vez afirmada la existencia de una organización genital infantil o fase fálica, el Edipo se relaciona con esta fase, o sea esquemáticamente con el período de los tres a los cinco años de edad.
  • 27.
    • 3) Como puede apreciarse, Freud admitió siempre que en la vida del individuo existía un período anterior al Edipo. Cuando se efectúa una distinción, o incluso una oposición, entre lo preedípico y el Edipo, se intenta ir más allá del reconocimiento de este simple hecho: se subraya la existencia y los efectos de una relación compleja, del tipo dual, entre la madre y el niño, y se procura hallar las fijaciones a una tal relación en las más diversas estructuras psicopatológicas.
    • Numerosos autores sostienen que, con anterioridad a la estructura triangular del Edipo, existe una relación puramente dual, y que los conflictos relativos a este período pueden analizarse sin hacer intervenir la rivalidad hacia un tercero.

×