Your SlideShare is downloading. ×
Virgen del Perpetuo Socorro Novena
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Virgen del Perpetuo Socorro Novena

1,742

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,742
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. NOVENA A NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO
  • 2. DÍA PRIMERO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - Oh Virgen del Perpetuo Socorro, dulce Madre mía, yo me postro ante tu bendita imagen con la confianza y sencillez de un hiño para exponerte mis necesidades, imploro tu protección y te suplico me otorgues tu perpetuo socorro, sencillez de un niño para exponerte mis necesidades, imploro tu protección y te suplico me otorgues tu perpetuo socorro. Tú derramas con infinita generosidad da tus favores sobre todos aquellos que te invocan; te suplico te dignes fijar en mi tu misericordiosa mirada. No merezco ser oído, mas espero en tu tierna caridad, infinitamente más grande que mi miseria y te ruego me concedas durante esta Novena la gracia que por medio de ella deseo obtener. (Hágase la petición) - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 3. DÍA SEGUNDO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - Oh Madre del Perpetuo Socorro, amable y compasiva Virgen que te inclinas con bondad hacia los más humildes y miserables; tu corazón maternal no resiste jamás a la oración tierna y suplicante del que te invoca con confianza. ¡Oh Madre mía! Tú conoces mis luchas, mis sufrimientos, mis dificultades, mis necesidades; y por ello te suplico que tengas piedad de mí, me protejas y que tú perpetuo socorro esté conmigo para sostenerme, fortaléceme y guíame. Se mi refugio en la hora del peligro, ilumíname en mis dudas, defiéndeme contra la malicia de mis enemigos. Sí, amada Madre, favoréceme con tu perpetua asistencia en cada hora del día y de la noche, hoy mañana y siempre, a fin de que yo ame a Jesús, tu Divino Hijo, sobre todas las cosas, no le ofenda jamás voluntariamente y también te ame a Tí, mi Madre Inmaculada, y sirva fielmente con el amor más tierno hasta mí ultimo suspiro. Amén. (Hágase la petición) - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 4. DÍA TERCERO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - ¡Cuanto me complace en contemplar tu bendita imagen!, tu mirada tierna y compasiva ha encontrado el camino de mi corazón; y yo que con la despreocupación de un niño lo espero todo de tu poder y de tu amor, vengo a manifestarte mis penas y mis alegrías; mis temores y mis esperanzas; a decirte mis dolores, mis agonías y mis luchas; a exponerte mis proyectos y mis aspiraciones. ¡Oh Madre querida!, óyeme interésate en todo lo que preocupa mi corazón; dispón todo para mi mayor bien; en Tí descansa mi confianza; eres poderosa y buena. No puedo apartar mis ojos de tu milagrosa imagen, sin que me hayas sonreído; no quiero alejarme de tu presencia sin que hayas dicho: "Te he comprendido mi perpetuo socorro será contigo, consuélate, sé feliz". ¡Oh Madre mía Tú que sufriste tanto, ten piedad de los que lloran! ¡Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, intercede por mí! (Hágase la petición) - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 5. DÍA CUARTO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - ¡Oh bella y dulce Señora! ¡Oh Madre admirable y perfecta! ¡Oh María tan justamente llamada el Socorro de los cristianos! Eres todopoderosa y llena de bondad: cuando Jesús habitaba contigo en Nazareth te obedecía; ahora que estas con El en Paraíso, ¿Podría rehusarte alguna cosa? No, nada te rehúsa; Tú eres la dispensadora de todas sus gracias. Él te ha confiado la misión de socorrer a los desvalidos, de consolar a los que lloran, de reconciliar a los pecadores con su Padre. ¡Oh Madre no olvides que tu eres Reina Poderosa, eres también Madre de misericordia. Déjate conmover por mis gemidos, por mis súplicas y mis lágrimas. ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! hazme comprender te lo ruego, oye mis humildes súplicas, toda la tuerza, grandeza soberanía y eficacia que encierra tu bello título de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 6. DÍA QUINTO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - ¡Oh Virgen del Perpetuo Socorro! ¡Cuánta dulzura, cuánta confianza, y consuelo experimento al pronunciar tu bendito nombre! ¡Feliz quien te ama e invoca! Mientras más te ruego más siento que mi corazón se llena de esperanza: me parece imposible que rehúses oírme y no me obtengas del Sagrado Corazón de tu Hijo adorable la gracia que imploro con todo fervor de que soy capaz. ¡Oh amable Madre! mi apoyo, mi refugio, mi dulce esperanza, aumentad mi fe en Vos con uno de esos favores maravillosos que aviven mi confianza y mi amor; con una de esas gracias divinas que no olvida jamás quien las recibe. ¡Oh Nuestra Señora del Perpetuo Socorro! yo os amo con todas las fuerzas de mi alma, haced que siempre os ame cada día más y que vuestros beneficios me muevan a amaros cada vez con más fervor y entusiasmo. Amen. (Hágase la petición) - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 7. DÍA SEXTO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - ¡Oh Nuestra Señora del Perpetuo Socorro! Cuantos motivos tengo para confiar en Tí y amarte con ternura: Tú eres el refugio de los pecadores, la consoladora de los afligidos, la esperanza de los desesperados. Cuando todo es sombrío a mi alrededor y parece que todos me abandonan, miro tu venerada imagen, levanto mis ojos en actividad suplicante hacia tu rostro a través de mi tristeza veo tu mirada compasiva fija en mí y oigo que dices: "Ten valor, espera yo estoy aquí; una madre no abandona jamás a su hijo y mucho menos una Madre como Tú, ¡oh Nuestra Señora del Perpetuo Socorro! por esto te digo desde el abismo de mi miseria: oh María, ven a oír mis votos, presenta a Jesús mi petición y seré oído. Así sea. (Hágase la petición) - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 8. DÍA SÉPTIMO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - Reina de los Ángeles, Reina de los elegidos, Casa de Oro, Puerta del Cielo... todos esos títulos son tuyos, ¡oh Madre mía! y me dicen con elocuencia que para llegar al paraíso es necesario confiar en Tí. Eres la soberana de las moradas celestiales y en ellas introduces y llevas cerca de Jesús a tus fieles siervos y a tus hijos que te aman. Yo te suplico, pues, que eres la Reina del Paraíso, me introduzcas en esa feliz mansión, y hagas que yo ande constantemente por el camino que a ella conduce. ¡Oh María bien sabes cuanto necesito para esto de tu perpetuo socorro: son tan fuertes las tribulaciones, los escollos tan numerosos, los senderos tan espinosos y difíciles! llévame de la mano, vela siempre sobre mí, a fin de que no me aleje jamás de la senda segura que conduce a la eterna felicidad. Amén. (Hágase la petición) - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 9. DIA OCTAVO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - Oh Nuestra Señora del Perpetuo Socorro yo no puedo dejar de suplicarte, seguro de que Tú no niegues tu glorioso y consolador título de Madre del Perpetuo Socorro. Eres la estrella luminosa que nos conduce a Jesús, brillas radiante ante mis inquietas miradas, ilumina mis pasos, en medio de la noche sombría que me rodea... Oh María, oh Madre mía, ilumíname más y más; que tus benéficos rayos disipen mis temores y calienten mi pobre corazón helado por el dolor. Oh Madre querida reina en mis buenas resoluciones, purifica mi intención y has que me someta completamente a la voluntad de Dios en todo lo que me suceda y cualesquiera sean las decisiones de su providencia para conmigo. Enséñame a tener resignación en las pruebas y a sostenerme con docilidad a todo lo que Dios Nuestro Señor quiera de mí. Oh María, ten piedad de tu hijo, Se la guardiana de mi fe, de mi esperanza, de mi amor. Consérvame siempre fiel a Dios bajo la bandera de tu devoción Amen. (Hágase la petición) - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 10. DÍA NOVENO - Por la señal… - Un Señor mío Jesucristo - Invocaciones a nuestra señora del perpetuo socorro - Oración a nuestra señora del perpetuo socorro - Oh Señora mía muy amada. Oh Virgen del perpetuo Socorro, mírame aquí ya en el último día de esta novena que he hecho en tu honor. Este es el momento decisivo en que debo ser oído. Te he rogado con gran confianza... suplico, Madre, mía, que tu bondad y compasión sean ejercidas conmigo. Oh María, mi dulce Madre, te ruego no pongas límites a tus bondades y las extiendas a todos aquellos a quienes amo, de alguna manera. Bendice a todos los míos y a todos los que quiero en Tí; concédenos a todos, las gracias de la perseverancia final y la felicidad de verte, de amarte, y cantar tus alabanzas durante toda la eternidad con tú divino Jesús. Así sea. - Gozos a nuestra señora del perpetuo socorro - Madre amable de mi vida
  • 11. SEÑOR MÍO JESUCRISTO Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, en quien creo, en quien espero y a quien amo sobre todas las cosas: me pesa de todo mi corazón de haberte ofendido, por ser tú quien eres, bondad infinita; y también me pesa, porque me puedes castigar con las penas eternas del infierno. Propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderte, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén. INVOCACIONES A NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO ¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! cuyo solo nombre inspira confianza ¡Madre de amor ven en mi socorro! En mis tentaciones y caídas En mis tibiezas y sequedades En mis inquietudes y tristezas En mis necesidades y trabajos En mis enfermedades y peligros, En el cumplimiento de todos mis deberes. En todos los sucesos y accidentes de la vida En el momento de la muerte y después de ella. ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO Oh María Madre y Señora nuestra del Perpetuo Socorro cómo quejarme de mis trabajos, cuando considero tus amargos dolores: tú eres, verdadera Madre de Dios, y tu vida fue vida de dolor y sufrimientos quiero pues aceptar con resignación a lo menos, todas las Penas que Dios, me envíe. Alcánzame Madre mía la gracia de no quejarme nunca de mis trabajos. Amén, ¿Oh Madre del Perpetua Socorro? ruega por mí. (Tres veces). GOZOS A NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO Eres Socorro perpetuo; Ven pues te imploro, Ven a mi socorro Oh Madre de bondad. Oye, ¡oh Virgen pura! Las preces fervorosas, que suben amorosas a tu santo altar. A vuestro fiel devoto dad ánimo constante, su paso vacilante a la virtud guiad. A mi voluble pecho librad de la flaqueza; prestadle fortaleza, que viva sin pecar.
  • 12. Manchada por la culpa la frente doblo y lloro: a tus pies imploro clemencia y caridad. Al alma descuidada libra de la tibieza, y dale con presteza fervor en la piedad. En el triste valle, del padecer cansado, te pido desdichado consuelo celestial. Si ruge la tormenta si mi virtud declina estrella matutina, mis fuerzas alienta. En la prisión del fuego. Con la terrible muerte, feliz será mi suerte al logro yo exclamar: En la pasión del fuego Se dulce Redentora; mis Penas, gran Señora dígnate aliviar. Me sea permitido, oh Madre tan querida, Por tierna despedida, Cantarte sin cesar. MADRE AMABLE DE MI VIDA Madre amable de mi vida Auxilio de los cristianos, La gracia que necesito Pongo en tus benditas manos. Dios te salve María… Tú que sabes mis pesares Pues todos te los confío Da la paz a los turbados Y alivio al corazón mío Dios te salve María… Y aunque tu amor no merezco No recurriré a ti en vano Pues eres madre de Dios Y auxilio de los cristianos Dios te salve María… Acuérdate oh madre Santa Que jamás se oyó decir Que alguno te haya implorado Sin tú auxilio recibir Por eso con fe y confianza Humilde y arrepentido lleno de amor y esperanza Este favor yo te pido Pedir la gracia que se desea y decir siete veces: PERPETUO SOCORRO RUEGA POR NOSOTROS

×