Espiritu Santo oracion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Espiritu Santo oracion

on

  • 1,741 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,741
Slideshare-icon Views on SlideShare
1,741
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
7
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Espiritu Santo oracion Espiritu Santo oracion Document Transcript

    • ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO Santo y santísimo Espíritu de amor, don del Altísimo, huésped de las almas, óptimo y eficaz consolador; consuelo en el llanto, descanso en el trabajo, plácida sombra en el tenaz calor. Tú, tan generoso en dádivas. Tú, poder de la diestra paternal. Tú, promesa magnífica del Padre, que el torpe labio vienes a soltar. Con tu luz ilumina los sentidos. Los afectos inflaman con tu amor. Siendo tú nuestro guía, toda culpa lograremos evitar. Dénos tu influjo conocer al Padre. Dénos también al Hijo conocer. Y en el uno y en el otro, Santo Espíritu, para siempre creer. Qué atractivo es para un alma verse en el abismo de tu bondad, y toda llena de tus inefables consolaciones. Oh, si una gota de ellas es tan gustosa, ¿cuánto más será cuando tú mismo las concedas como un torrente sin medida y sin reserva, habiéndonos claramente de tu gloria en el cielo? ¡Oh, qué trato, qué belleza, qué luz! Santo, Santo, Santo es el Señor Dios, rey del universo. Llenos están los cielos y la tierra de tu gloria. Santo, Santo, Santo es el Señor Dios, rey del universo. Llenos están los cielos y la tierra de tu gloria. Santo, Santo, Santo es el Señor Dios, rey del universo. Llenos están los cielos y la tierra de tu gloria. Padrenuestro, Avemaría, Gloria. (Te adoramos a ti, Espíritu Santo, Consolador, que procedes del Padre y del Hijo, que nos haces comprender las verdades de la fe y nos recuerdas lo que Cristo ha enseñado. Tú eres digno de recibir el honor por los siglos. Amén.)
    • DANOS, OH ESPÍRITU DE AMOR Danos, oh Espíritu de Amor, unos cielos nuevos y una tierra nueva donde la Santísima Trinidad sea amada y glorificada; donde los hombres puedan vivir juntos como en una sola y gran familia; donde sean curadas del todo las llagas del egoísmo y del odio, de la impureza y de la injusticia. Danos, oh Espíritu de Amor, una Iglesia renovada por la fuerza irresistible de tu divina acción, que enderece lo que está torcido, doblegue lo que está rígido, sane lo que está herido, riegue lo que está árido y abra lo que está cerrado. Danos, oh Espíritu de Amor, una Iglesia fiel al Evangelio, anunciadora de la verdad y resplandeciente de gran santidad. Danos, oh Espíritu de Amor, una Iglesia humilde, evangélica, pobre, casta y misericordiosa. Con tu divino fuego quema todo lo que hay en Ella de imperfecto; despójala de tantos medios humanos de poder; líbrala de compromisos con el mundo en que vive y que ella debe salvar; haz que de su purificación salga completamente renovada, cada vez más bella, sin mancha y sin arrugas, a imitación de María, su Madre Inmaculada y Esposa tuya amadísima.
    • VEN, OH ESPÍRITU DE AMOR Ven, oh Espíritu de Amor, y renueva la faz de la tierra; haz que toda ella vuelva a ser un nuevo jardín de gloria y de santidad, de justicia y de amor, de comunión y de paz; de tal modo que la Santísima Trinidad pueda una vez más reflejarse complacida y ser glorificada en él. Ven, oh Espíritu de Amor, y renueva toda la Iglesia; llévala a la perfección de la caridad, de la unidad y de la santidad, para que llegue a ser hoy, la más grande luz que ilumine a todos en la gran tiniebla que se ha difundido en todas partes. Ven, oh Espíritu de Sabiduría y de Inteligencia, y abre los corazones a la comprensión de la Verdad, toda entera. Con la fuerza abrasadora de tu divino fuego erradica todo error, disipa toda herejía, para que resplandezca a todos en su integridad la luz de la Verdad que Jesús ha revelado. Ven, oh Espíritu de Consejo y de Fortaleza, y haznos testigos valientes del Evangelio recibido. Sostén al que es perseguido; anima al que está marginado; da fuerza al que está prisionero; concede perseverancia al que es pisoteado y torturado; concede la palma de la victoria a quien, aún hoy, es conducido al martirio. Ven, oh Espíritu de Ciencia, de Piedad y de Temor de Dios, y renueva, con la savia de tu Divino Amor, la vida de todos aquellos que han sido consagrados con el Bautismo, marcados con tu sello en la Confirmación, de todos los que se han ofrecido al servicio de Dios, Obispos, Sacerdotes, Diáconos, para que todos puedan corresponder a tu Designio — que estás realizando en estos tiempos — de un segundo Pentecostés, suplicado y esperado desde hace tanto tiempo.
    • VEN ESPÍRITU DIVINO Ven, Espíritu Divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre, don, en tus dones espléndido; luz que iluminas las almas; fuente de mayor consuelo. Ven, dulce huésped del alma, descanso en nuestros esfuerzos, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos. Llega hasta al fondo del alma, Divina luz, y enriquécenos. Mira el vacío del alma si Tú le faltas por dentro. Mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento. Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas. Infunde calor de vida en mi hielo. Doma al Espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero. Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos. Por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su éxito, salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén.
    • INVOCACIÓN A DIOS ESPÍRITU SANTO Espíritu Santo Amor del Padre Amor del Hijo Inspiradme siempre Lo que debo pensar Lo que debo decir Cómo debo decirlo Lo que debo callar Lo que debo escribir Lo que debo hacer Como debo hacerlo Para mayor gloria de Dios, Santificación de las almas Y mi propia santificación. Pongo toda mi confianza en Ti, Oh Espíritu Santo, alma de mi alma, Yo te adoro; ilumíname, fortifícame; Consuélame, defiéndeme, guíame, Dime lo que debo hacer. Yo estoy a vuestras órdenes Y me someto a lo que sea tu Santa Voluntad. Oh Espíritu Santo, ven a mi alma, Quédate conmigo Y has que yo siempre esté contigo. Amén.
    • VEN CREADOR ESPÍRITU Ven, Creador Espíritu, de los tuyos la mente a visitar, a encender en tu amor los corazones, que de la nada te gustó crear. Tú que eres gran consolador, y Don Altísimo de Dios. Fuente viva, y Amor, y Fuego ardiente, y Espiritual unción. Tú, tan generoso en dádivas. Tú, poder de la diestra paternal: Tú, promesa magnifica el Padre que el torpe labio vienes a soltar. Con tu luz ilumina los sentidos, los afectos inflama con tu amor, con tu fuerza invencible fortifica la corpórea flaqueza y corrupción. Lejos expulsa al pérfido enemigo, danos pronto tu paz, siendo Tú nuestro guía, toda culpa lograremos evitar. Dénos tu influjo conocer al Padre, dénos también al Hijo conocer, y en ti, del Uno y Otro. Santo Espíritu, para siempre creer. A Dios Padre, alabanza, honor y gloria, con el Hijo, que un día resucitó, y a ti. Abogado y Consuelo del cristiano, por los siglos se rinda admiración. Amén. Envía, Señor, tu Espíritu. Y serán creadas y renovadas todas las cosas. Oremos: Oh Dios, que con la luz del Espíritu Santo iluminaste los corazones de tus fíeles. Concédenos este mismo Espíritu para obrar con prudencia y santidad y gozar siempre de sus divinos consuelos. Te lo suplicamos en nombre de Jesucristo, nuestro Señor. Amén. (Te adoramos a ti, Espíritu Santo, Consolador, que procedes del Padre y del Hijo, que nos haces comprender las verdades de la fe y nos recuerdas lo que Cristo ha enseñado. Tú eres digno de recibir el honor por los siglos. Amén.)
    • VEN CREADOR ESPÍRITU Ven, Creador Espíritu, de los tuyos la mente a visitar, a encender en tu amor los corazones, que de la nada te gustó crear. Tú que eres gran consolador, y Don Altísimo de Dios. Fuente viva, y Amor, y Fuego ardiente, y Espiritual unción. Tú, tan generoso en dádivas. Tú, poder de la diestra paternal: Tú, promesa magnifica el Padre que el torpe labio vienes a soltar. Con tu luz ilumina los sentidos, los afectos inflama con tu amor, con tu fuerza invencible fortifica la corpórea flaqueza y corrupción. Lejos expulsa al pérfido enemigo, danos pronto tu paz, siendo Tú nuestro guía, toda culpa lograremos evitar. Dénos tu influjo conocer al Padre, dénos también al Hijo conocer, y en ti, del Uno y Otro. Santo Espíritu, para siempre creer. A Dios Padre, alabanza, honor y gloria, con el Hijo, que un día resucitó, y a ti. Abogado y Consuelo del cristiano, por los siglos se rinda admiración. Amén. Envía, Señor, tu Espíritu. Y serán creadas y renovadas todas las cosas. Oremos: Oh Dios, que con la luz del Espíritu Santo iluminaste los corazones de tus fíeles. Concédenos este mismo Espíritu para obrar con prudencia y santidad y gozar siempre de sus divinos consuelos. Te lo suplicamos en nombre de Jesucristo, nuestro Señor. Amén. (Te adoramos a ti, Espíritu Santo, Consolador, que procedes del Padre y del Hijo, que nos haces comprender las verdades de la fe y nos recuerdas lo que Cristo ha enseñado. Tú eres digno de recibir el honor por los siglos. Amén.)