Your SlideShare is downloading. ×
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El centro histórico-turístico de Málaga. Creación de una nueva identidad de ciudad

874

Published on

Málaga posee una identidad de ciudad a partir de la selección de elementos de su propio patrimonio, sin embargo, para atraer el turismo cultural necesita crear una nueva identidad, resultado de la …

Málaga posee una identidad de ciudad a partir de la selección de elementos de su propio patrimonio, sin embargo, para atraer el turismo cultural necesita crear una nueva identidad, resultado de la simplificación de la asumida previamente, en función de la demanda externa.

Se estudian las características de los elementos que conforman el sistema turístico: visitantes, agentes, sistemas de transporte y destino turístico; así como las peculiaridades de la denominada “ciudad histórico-turística” malacitana: los alojamientos, el comercio, los eventos y la escena urbana.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
874
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. EL CENTRO HISTÓRICO-TURÍSTICO DE MÁLAGA. CREACIÓN DEUNA NUEVA IDENTIDAD DE CIUDAD.Las ciudades históricas constituyen uno de los destinos turísticos más antiguos.Actualmente se asiste a un claro reforzamiento de estas ciudades comodestinos de visita, fenómeno impulsado por cambios en la estructura de lademanda turística y la búsqueda de nuevos productos por parte de losoperadores comerciales. Así, el destino tradicional de sol y playa de la Costadel Sol se ve complementado con una oferta singular de visitas de cortaduración a ciudades patrimoniales en un radio de 200 km, como son Granada,Ronda, Córdoba y Sevilla.La ciudad de Málaga ha permanecido ajena a este tipo de turismo a pesar desu accesibilidad inmediata, de colindar con destinos turísticos de primer ordenen cuanto a volumen de visitantes alojados y de ser en muchos casos lugar depaso obligado por la configuración de la red de infraestructuras de transporte.Por otra parte, la ciudad posee un centro histórico de gran riqueza patrimonialque se ha caracterizado en las últimas décadas por un lento proceso deabandono, de marcha de residentes y de actividad hacia posicionesperiféricas, lo que ha servido para la configuración de la ciudad focal actual,polarizada en cuanto a sus funciones urbanas y con graves problemas decomunicación entre zonas y de pérdida de vida urbana en algunos sectores.El interés hacia el turismo cultural como producto complementario devacaciones asociado a otro tipo de destinos deriva de su concentración designificados patrimoniales, de referentes de la identidad. Como antiguamente,la visita a este tipo de ciudades se enmarca en la búsqueda del contacto conel patrimonio como expresión de la identidad, ya sea de la propia o de laajena.1. EL CENTRO HISTÓRICO COMO REALIDAD COMPLEJALa ciudad histórica es una realidad compleja, un conglomerado dedimensiones físicas, económicas, sociales, funcionales, culturales, políticas,ambientales, etc. Un espacio que surge de la yuxtaposición de edificios ytramas y en la que se desarrolla la tradición cultural y el estilo de vida de lacomunidad local.El patrimonio cultural del centro histórico tiene una componente material y unacomponente inmaterial. La componente material comprende tanto los hitosarquitectónicos, las estructuras arqueológicas y el tejido residencial como sutrama urbana, que deriva de las condiciones de emplazamiento y de lasuperposición de diferentes culturas urbanísticas, y que se materializa en lascalles, las plazas, los jardines y las zonas verdes, así como en la relación entre elentorno y las formas construidas. La componente inmaterial la conformandiversos aspectos del estilo de vida local, que se manifiesta en las tradicionesgestadas a lo largo del devenir histórico y que sustentan la identidad colectivade sus moradores, es más, estas expresiones culturales dotan de sentido a losespacios urbanos.
  • 2. El centro histórico ya no es la ciudad, sino una parte más de ésta, sin embargo,sigue siendo un espacio principal de la actividad cultural, manifestada a travésde equipamientos como museos o teatros y de iniciativas temporales comoexposiciones, festivales callejeros, etc. La distribución en el calendario de estasactividades nos da una idea del nivel de vitalidad de la oferta cultural de laciudad, en la que cabe distinguir una oferta permanente representada por losmuseos y bibliotecas, en la que predomina la iniciativa pública (Museo Picasso,Biblioteca Cánovas del Castillo); una oferta periódica que hace referencia alos eventos que se repiten anualmente en torno a las mismas fechas y en los que participan tanto administraciones públicas com o em presas pri vadas (Festival de Cine Español, Noche en Blanco, Feria); y finalmente una numerosa oferta esporádica que corresponde a i nici ati vas p unt ual es si n carácter de cont inui dad , caracterizadas por la diversidad de agentes promotores como colectivos sociales, comercios o fundacione s (exposici ones, conciertos, ciclos de cine, talleres, etc.)2. LA IDENTIDAD DESDE EL PATRIMONIO. EL NOSOTROS DE NOSOTROSTanto la identidad como el patrimonio son construcciones sociales, que noexisten en la naturaleza ni son un fenómeno universal, sino que son creadoscomo resultado de un proceso colectivo en un contexto histórico concreto ypor lo tanto cambiante.De todos los elementos, tanto materiales como inmateriales, susceptibles de serconsiderados patrimonio por una sociedad sólo son activados un número muylimitado de componentes para constituir la identidad. Esto implica que sehace necesaria una selección de elementos y la elección de una forma depresentación para articular un discurso: “el nosotros de nosotros”.Normalmente este discurso es liderado por los grupos de gobierno o poder. Eldiscurso necesita convertirse en construcción social para arraigar yperpetuarse, requiriendo de un proceso inconsciente e impersonal delegitimación y la intervención de una hegemonía cultural y social. En todocaso, la eficacia de esta identidad se mide por la cantidad y calidad de lasadhesiones resultantes.En suma, de un mismo patrimonio histórico o cultural, mediante suinterpretación, se generan identidades diversas. Pueden existir diferentesciudades históricas, adaptadas a las distintas demandas que sobre ella existen.
  • 3. 3. LA IDENTIDAD TURÍSTICA. EL NOSOTROS DE LOS OTROSSi la identidad constituye una simplificación interesada del patrimonio, deacuerdo a unos objetivos cambiantes y en el marco de unas relacionespolítico-sociales determinadas, la identidad turística, en tanto que objeto deconsumo turístico, constituye una versión simplificada de la identidad local, el“nosotros de los otros”. De forma paralela, el patrimonio de uso turísticoconstituye una muestra reducida del patrimonio de cada lugar.La mayoría de los turistas no están excesivamente interesados en profundizaren los matices y sutilezas de la cultura local y de su patrimonio, realizan visitascortas que les permiten un contacto somero con las ciudades históricas,buscando hitos, ambientes y elementos muy concretos que les sirven dereferencia. Por otro lado, la experiencia turística de las ciudades históricas nose basa en la racionalidad, sino en la emotividad. Los visitantes se mueven enbusca de escenarios que se corresponden con las imágenes que les producen“placer visual”, aquellas que ostentan una mayor singularidad respecto a susreferencias cotidianas.La simplificación que supone el patrimonio de uso turístico supone un procesode selección de diversos tipos: - Selección temática, basada en momentos históricos, estilos, sucesos opersonajes… - Selección espacial, ya que sólo una parte reducida del patrimonioedificado y del paisaje urbano será capaz de focalizar la atracción de losvisitantes. - Selección temporal a partir de épocas concretas del año en las quese concentra la oferta cultural complementaria susceptible de atraer a grannúmero de personas. Para que un bien patrimonial pueda ser considerado objeto de consumo turístico debe encarnar de una manera intensa, rotunda y simple la idea que de él se tiene. Asimismo, influyen otra serie de factores como la singularidad, el exotismo, la grandiosidad, la monumentalidad y la adaptación para la visita pública. El bien debe ser legible para el turista, algo que se enfrenta con la superposición de épocas y estilos, característica de nuestro devenir histórico; y conlleva la elección de un momento histórico sacrificando otros de menor interés comercial, llegando a intervenciones tan irrespetuosas como el repristino o el fachadi smo. Otro aspecto cl ave es l a ubicación de los bienes en un entorno próximoy en un paisaje similar, lo que ha provocado una gran suma de intervencionesurbanas para mejorar los aspectos estéticos del tránsito de los visitantes.Un cierto grado de adecuación para la visita pública es condiciónindispensable para que un inmueble se convierta en un recurso turístico. Sin
  • 4. embargo, únicamente una parte del patrimonio local presenta unascondiciones que hacen posible su visita. Se pueden diferenciar tres clases deadecuación para la visita pública de dicho patrimonio: - Patrimonio de funcionalidad turística primaria. Corresponde alpatrimonio musealizado, tanto las colecciones como los edificios. Su funciónbásica está relacionada con la conservación y exposición del patrimonio, deforma que los únicos límites para la visita pública obedecen a motivos deconservación. - Patrimonio de funcionalidad turística secundaria. Su visita estácondicionada al normal desarrollo de las funciones básicas para las que fuecreado. Es el caso del patrimonio eclesiástico, de finalidad religiosafundamentalmente. - Patrimonio de funcionalidad turística incidental. La función asignadaimpide, salvo circunstancias excepcionales, la visita pública de caráctergeneral. En consecuencia, su aportación al atractivo turístico de la ciudad selimita a su componente externo y a la conformación de espacios de acusadapersonalidad turística.Los agentes turísticos seleccionan los recursos según una serie de significadosque responden a las expectativas de los visitantes, teniendo en cuenta que losturistas escogen el lugar de viaje sobre la base de las imágenes de los lugares yno sobre los lugares en sí mimos. Las repercusiones para los operadoresturísticos son evidentes: no es suficiente con disponer de un productoadecuado, es imprescindible contar con una imagen del lugar que resultesugestiva y atrayente.La promoción constituye un programa sostenido de acciones para mantenerlatente la imagen en la opinión pública en general y en el mercado turístico enparticular. En términos generales, constituye un proceso de comunicación quetiene como objetivo transmitir información sobre los productos-destinosturísticos desde los promotores públicos y privados hasta los consumidorespotenciales. Se transmiten imágenes sencillas, que apuntan hacia una serie dereferentes consolidados de cada ciudad.Esta focalización tiene dos efectoscontrapuestos: de una parte permite unaconexión inmediata con el visitantepote ncial , que no tie ne ni ng unadificultad para comprender el sentido delmensaje; de otra, mantiene las actitudesr o m á nt i c a s y no f a v o r ec e unaaproximación más profunda de turistas.En consecuencia, la ciudad que perciben los turistas está formada por unconjunto de hitos urbanos, unidos por una serie de espacios públicosaparentemente históricos que son utilizados como rutas por los visitantes. Esmás, a veces la elección de estos hitos se debe más a su localización en lazona de tránsito turístico que al interés intrínseco en estos elementos. Enconjunto, hitos y rutas forman la «ciudad histórico-turística», ciudad definida porel uso turístico y en buena medida potenciada por la actividad promocional yla información proporcionada desde las Oficinas de Turismo de la ciudad.
  • 5. 4. IMPACTO DEL TURISMO EN EL CENTRO HISTÓRICOEl impacto de la afluencia de visitantes afecta a la práctica totalidad dedimensiones urbanas. El turismo incide en los ámbitos económico, social,cultural, patrimonial, ambiental, etc. y sus efectos pueden ser positivos, neutroso negativos, según la perspectiva de los diferentes agentes.El turismo es percibido ampliamente como fuente de riqueza, repartiéndose losbeneficios económicos, en términos de ingresos y empleo, por el conjunto dela aglomeración urbana. No obstante, una excesiva dependencia de estesector de actividad puede acentuar la fragilidad del entramado productivode la ciudad histórica, favoreciendo su dependencia respecto a intereses yciclos externos.Por otra parte, la conservación del patrimonio presenta una extremadafragilidad, una presencia excesiva de visitantes puede favorecer su deterioro y,sobre todo, incidir negativamente sobre su utilización y sentido derepresentación para la colectividad, convirtiéndose en meros decoradosturísticos. “Musealización” o configuración de sectores urbanos de alto valorformal pero que carecen de la vitalidad característica de buena parte de loscascos históricos.El impacto sociocultural afecta especialmente a los residentes del centrohistórico, espacio donde se concentran los visitantes y los establecimientosrelacionados con su consumo. Una presencia percibida como excesiva puedegenerar rechazo, debido a aspectos como la saturación del espacio,congestión de tráfico, inflación, etc.Un último impacto se produce en materia de usos del suelo y de pérdida defuncionalidad, pues en esta zona proliferan comercios de recuerdos,establecimientos de restauración turística, hostales y hoteles, que tienden adesplazar a otros sectores de actividad y generan enclaves demonofuncionalidad turística.5. EL SISTEMA TURÍSTICOEl sistema turístico está compuesto por cuatro elementos básicos: los visitantes,que deciden viajar en función de una serie de motivaciones y de acuerdo condiversos perfiles sociodemográficos; los agentes, públicos y privados, quediseñan y manejan los productos turísticos; los sistemas de transporte, deconectividad y de movilidad turística que permiten y canalizan losdesplazamientos entre los espacios emisores y receptores; y el destino turístico,formado por los recursos de atracción, la sociedad local, la ofertacomplementaria y las infraestructuras y equipamientos.5.1. LOS VISITANTESSe diferencian dos tipos de visitantes en función de la duración de la estancia:de una parte, los turistas, que permanecen al menos una noche en el lugarvisitado; de otra, los excursionistas, que no pernoctan en el lugar de referencia.
  • 6. Dentro de los excursionistas se incluyen los pasajeros en crucero, propietarios opasajeros de yates y grupos similares.El gasto vinculado a la pernoctación supone la mayor parte del presupuestodel viaje. Por tanto, el éxito de una ciudad histórica como destino turístico semide por el número anual de turistas que pernoctan en la ciudad y por elnúmero de noches que pasan en el destino visitado.El turismo cultural actual constituye una más de las modalidades turísticas yapenas presenta diferencias, en relación a sus practicantes, respecto a otrasfórmulas turísticas. La cultura deviene en objeto de consumo de masas y elturismo cultural constituye una manifestación de la cultura de masas.El turista que visita Málaga con una motivación cultural entraría en la definiciónque hace Ashworth del Heritage Tourist. Se trata de un turista interesado en elpatrimonio histórico susceptible de consumo turístico, previa simplificación delpatrimonio cultural local. Esta modalidad turística está relacionada con la visitaa museos y galerías de arte y la asistencia a espectáculos de artes escénicas,incluyendo también los productos y espectáculos culturales contemporáneos.Existen dos teorías que explican el crecimiento del turismo cultural: por un lado,la teoría del “aburguesamiento”, que implica que determinadas prácticas deconsumo cultural se asocien al estilo de vida de un estrato social de alto nivelde estudios y de buena posición económica; opuesta a esta primera seencuentra la teoría de la “democratización del consumo cultural”, que intentaexplicar el crecimiento de determinadas prácticas culturales como resultadodel acercamiento de las instituciones culturales al gran público.5.2. AGENTES TURÍSTICOSLos agentes que intervienen en el diseño de los productos turísticos en laciudad histórica son: la industria turística, atenta a las variaciones en lademanda y creadora de nuevas respuestas; los gestores culturales, queperciben el turismo como una fuente complementaria de ingresos; yespecialmente la administración local, que busca sustentar la renovación físicay funcional de determinadas áreas urbanas en nuevos sectores de actividad,en concreto en el ocio de residentes y visitantes. Los agentes actúan tantosobre el producto, mediante operaciones de puesta en valor y accesibilidad,como sobre los visitantes, por medio de la construcción de una imagen dedicho producto y el suministro de información a turistas y excursionistas.5.3. LOS SISTEMAS DE TRANSPORTELos sistemas de transporte utilizados por los visitantes están relacionados condiversos factores como la lejanía del lugar de emisión, normalmente a mayordistancia la estancia se prolonga, o el poder adquisitivo. Se convierte en líneaestratégica lograr la máxima conectividad con los medios de transporteasociados al turismo de mayor nivel económico: avión, tren de alta velocidad,cruceros y embarcaciones de recreo.
  • 7. 5.4. EL DESTINO TURÍSTICOEl elemento primario en el diseño del producto turístico corresponde a losrecursos culturales en sus diferentes manifestaciones: bienes patrimoniales,museos, eventos periódicos u ocasionales, etc. No obstante, la existencia deun amplio patrimonio no supone el éxito de la ciudad histórica en suconversión a destino turístico. Intervienen además elementos complementarios,como son los hoteles, restaurantes, comercios, centros y salas de conferencias,palacios de exposiciones, recintos feriales, aparcamientos para visitantes,oficinas de información turística y, en general, todo tipo de servicios turísticos.6. LA CIUDAD HISTÓRICO-TURÍSTICALos sectores orientados mayoritariamente a satisfacer la demanda de losvisitantes son en primer lugar el alojamiento, además de sectores como elcomercio de recuerdos, la restauración, los servicios privados de informaciónturística (guías locales) y el transporte turístico local (rutas guiadas, autobusesturísticos, coches de caballos, alquiler de bicicletas, etc.). No obstante, losvisitantes demandan bienes y servicios procedentes de múltiples ramas deactividad: guías y mapas en librerías y papelerías, alimentos en supermercadosy otras tiendas de alimentación, combustible en estaciones de servicio,vehículos de alquiler en las agencias respectivas, etc. Es más, crece laimportancia de una oferta comercial de calidad (tiendas de moda, joyerías)en relación a un segmento turístico específico, el turismo de compras, y, engeneral, en todo tipo de desplazamientos por ocio.La plasmación espacial del fenómeno turístico se caracteriza por suconcentración y selectividad espacial. Ashworth y Tunbridge denominan aeste sector del espacio urbano la “ciudad histórico-turística”. De acuerdo consu esquema, este «ámbito funcional» constituye la dimensión espacialresultante de la interacción entre tres factores: las estrategias de localizacióndel sector turístico, el comportamiento espacial de los visitantes y lasexpectativas y mapas mentales con que llegan los turistas.La ciudad histórico-turística constituye una parte muy reducida de los cascosantiguos, en líneas generales es aquella que encarna de manera másespectacular la identidad local y contiene las manifestaciones más grandiosasde su patrimonio. Constituye el reflejo en el espacio del proceso desimplificación inherente a la adecuación de la ciudad histórica al consumoturístico. Estos espacios son los únicos adecuados para la implantación deactividades vinculadas directamente con el consumo de visitantes: las tiendasde recuerdos y la restauración turística tienden a monopolizar los localescomerciales y son lugares de implantación preferente de las oficinas deinformación turística y de pequeños negocios de alojamiento vinculados conla movilidad peatonal.En Málaga se ha conformado un eje turístico principal: Puerto - Plaza de laMarina – Calle Larios – Plaza de la Constitución – Calle Granada – Plaza de laMerced con ramificaciones hacia la Plaza Uncibay y sector entre Calle Larios yPlaza del Obispo: Pasaje de Chinitas, Calle Santa María, Calle Strachan, Calle
  • 8. de la Bolsa. Con la apertura del Museo Picasso se ha ampliado hacia la zonaentre Calle Granada y Calle San Agustín.El área turística secundaria lo conforman las vías de acceso a la zona principal:Calle Carretería y Álamos, Calle Especería y Cisneros.El casco histórico no turístico lo conforman la zona comercial entre CalleEspecería y la Alameda, el sector de Pozos Dulces y Calle Beatas y losarrabales históricos.6.1. LOS ALOJAMIENTOSLa incidencia espacial del sector del alojamiento dentro de las ciudadeshistóricas tiende a incrementarse de forma notable, ya que demanda grandescantidades de suelo en localizaciones preferentemente centrales y puesto quegenera una fuerte movilidad inducida, de trabajadores y especialmente de losturistas que fijan su residencia temporal en el establecimiento.Se establecen varias estrategias de localización: centro, periferia, en edificioshistóricos y cercanos a estaciones de transporte público.El modelo central corresponde a aquellos establecimientos plenamenteinsertados en la trama urbana, donde ocupan la totalidad o únicamente unaparte de los edificios. Pertenecen a las categorías inferiores: hostales,pensiones y hoteles de una estrella. Presentan dimensiones medias y reducidasy tienden a especializarse en el segmento de los turistas que organizan supropio viaje. Optan por ubicarse en zonas con intenso tránsito de visitantes.Pertenecen a este modelo los hoteles de Calle Martínez. El modelo periferia tiene su exponente en los hoteles de grandes dimensiones y alta categoría que ocupan edificios de uso exclusivo, frecuentemente diseñados al efecto. Se encuentran situados en los márgenes de vías de gran capacidad de la periferia de los cascos o en las principales calles que penetran en los centros urbanos. La mayor parte de su clientela está formada por los grupos organi za dos. E n est os casos l a accesibilidad en transporte privado es fundamental , en especial para l os autobuses que transportan grupos de turistas. Pertenecen a este modelo el Hotel Ibis, el Hotel NH o el Málaga Centro. Los hoteles implantados en edificios hi st óri cos constit uye n una oferta diferenciada dentro de los alojamientos de mayor categoría. Son establecimientos de primer nivel que responden a una demanda creciente de
  • 9. alojamiento “con encanto”, en edificios históricos rehabilitados. Debido aldiseño de la edificación preexistente y a una ubicación mayoritaria en plenocasco antiguo, sus dimensiones no son muy elevadas y en general no trabajancon grupos turísticos. Pertenecen a este modelo el Hotel Larios, Hotel Tribuna,Hotel Petit Palace o el Hotel del Pintor.Por último, las inmediaciones de las estaciones de ferrocarril y autobuses sonlugares privilegiados de ubicación de los establecimientos de alojamiento, yaque constituyen la “puerta de entrada” a la ciudad para los viajeros queacceden en transporte público. Pertenecen a este modelo el Hotel Barceló yel Hotel Silken.6.2. EL COMERCIODentro de las prácticas turísticas más comunes cabe señalar la realización defotos y la compra de souvenirs. Ambas actividades están relacionadas con latoma de recuerdos, que una vez en los lugares de origen permiten al visitanterememorar los lugares visitados.En función de su orientación, se pueden clasificar tres tipos deestablecimientos: - Establecimientos de orientación exclusiva al producto artesano.Presentan un perfil suntuario, dirigidos hacia el mercado externo (visitantes yregalos de la población local para personas no residentes). - Establecimientos mixtos, en los que coexisten en diferente proporciónproductos más o menos artesanos con toda una serie de recuerdosestandarizados que evocan la localidad. - Establecimientos especializados en recuerdos de consumo masivo yelevada estandarización (camisetas, gorros y sombreros, pañuelos, llaveros,figuritas, etc.). Su vinculación con la localidad se limita a los motivos impresosen los productos y apenas presentan diferencias con establecimientosanálogos de otras ciudades.Los establecimientos orientados a la venta de recuerdos tienden a adquirir unaposición dominante en las calles y plazas de mayor tránsito de visitantes,ocupan todos los frentes y superficies comerciales disponibles, generandoespacios monofuncionales. Por otra parte, la imagen externa de los localesincide negativamente sobre la calidad ambiental de los sectores donde seubican, suponiendo un deterioro de la imagen del producto turístico.
  • 10. La oferta comercial tiende a configurarse como uno de los atractivos turísticosde un buen número de localidades, es más, la práctica totalidad de losdesplazamientos incluyen las compras como un aspecto importante dentro dela visita. El turismo de compras se sustenta en la oferta comercial de la ciudad,especialmente en el de bienes no muy voluminosos (ropa, zapatos, libros,prensa, perfumes, etc.). En estos casos el visitante constituye un compradoradicional respecto a la clientela habitual, y su única diferencia estriba en unlugar de procedencia distinto de la ciudad y su entorno inmediato.Recientemente se está aplicando la idea de los centros comercialesperiféricos de aunar espacios de compra y ocio de elevada accesibilidad yfácil aparcamiento al diseño de los centros urbanos, los llamados centroscomerciales abiertos, en un intento de impulsar la revitalización económica yfuncional de unos espacios amenazados por la crisis del comercio tradicional.Al respecto se están llevando a cabo una serie de medidas contundentescomo la reordenación de la distribución espacial de las tiendas y la expulsiónde establecimientos no deseados de ocio nocturno. Medidascomplementarias son la actuación sobre las condiciones de movilidad (mejorade la accesibilidad, dotación de plazas de aparcamiento, peatonalización,etc.) y sobre la imagen urbana y comercial del área (rehabilitación defachadas, mejora de la iluminación, nuevo mobiliario urbano, cambio de lapavimentación, etc.). Por otra parte, se favorece la implantación de grandesequipamientos (centros culturales, auditorios, teatros. museos, etc.), enocasiones aprovechando grandes contenedores históricos.6.3. LOS EVENTOSEl atractivo turístico de las ciudades históricas también se apoya en una seriede tradiciones y eventos que conforman la dimensión inmaterial de laidentidad turística. La selección que opera en la transformación del patrimonioinmueble en recursos turísticos funciona igualmente con el patrimonio intangible. Sólo un número limitado de eventos poseen el suficiente atractivo externo para su conversión en recursos turísticos. De forma paralela, si la concentración espacial es una característica básica de los recursos turísticos inmuebles, la concentración temporal está asociada a este tipo de eventos. Se pueden clasificar dos grandes manifestaciones: de una parte, las fiestas y tradiciones populares, arraigadas en la colectividad, como la Semana Santa y la Feria; de otra, una serie de eventos especiales, caso de los festivales, grandes exposici one s y esce nifi caci ones, que desencadenan flujos significativos de visitantes, como el Festival de Cine Español y la Noche en Blanco.
  • 11. Su aportación al atractivo de un destino turístico puede ser incluso superior alas condiciones ambientales generales (clima, paisaje, etc.) y a las atraccionesde carácter permanente específicamente acondicionadas para los visitantes(parques temáticos, etc.).En último lugar cabe señalar una serie de escenificaciones de recienteaparición centradas, sobre todo, en la rememoración de ferias medievales yacontecimientos históricos, como la reciente representación de la sublevacióncontra los franceses, que suponen la preferencia por un pasado al estilo Disneyfrente al proceso complejo, y muchas veces ajeno a todo esplendor, de lahistoria local.6.4. LA ESCENA URBANAPasear en un ambiente agradable de resonancias históricas constituye unrecurso importante, en especial para aquellas personas que repiten visita,colectivo que está aumentando considerablemente. La adecuación del espacio urbano de carácter público resulta una actuación de interés estratégico. La peatonalización de las zonas de mayor tránsito turístico resulta ineludible, el mobiliario urbano y la señalización adquieren la condición de infraestructuras turísticas y la limpieza y la seguridad en las calles resultan básicas en el acondicionamiento turístico de la ciudad histórica.De forma paralela, los entornos de los Bienes de Interés Cultural en deficientescondiciones ambientales (suciedad, ruido, impacto visual, etc.) afectannegativamente a su proyección cultural y deterioran su imagen como recursosturísticos. En estos casos son necesarios proyectos de recuperación integral enlos que se contemple tanto la rehabilitación del inmueble y su adecuación a lavisita turística como la recuperación de su entorno. No obstante, si laadecuación funcional turística no es posible, el bien inmueble contribuyeigualmente a la proyección de la imagen turística mediante su volumetría y sufachada. Desde esta perspectiva, la inversión en conservación es inversión eninfraestructura turística.La escena urbana presenta tres dimensiones estrechamente interrelacionadas: - En primer lugar, es un recurso turístico en sí misma. Una parteconsiderable de los visitantes de las ciudades históricas no entran en museos uotros espacios acondicionados para la visita y únicamente se dedican apasear por determinados sectores de la ciudad con un ambiente históricoatractivo. - En segundo término, la escena urbana refuerza el atractivo turístico delos grandes hitos arquitectónicos. Las calles y plazas de ambiente históricoactúan de sendas preferentes para el tránsito de turistas y excursionistas. Esmás, los hitos paisajísticamente descontextualizados registran una afluencia devisitantes significativamente menor que aquellos integrados con su entorno.
  • 12. - Por último, los sectores con un ambiente histórico definido son espaciosprivilegiados de ubicación de establecimientos orientados al consumo devisitantes, factor que a su vez favorece la presencia de turistas.Por todo lo dicho, se puede observar como el centro histórico se ha vistosometido a una doble tendencia de resultado incierto: de una parte, a unfuerte proceso de regresión demográfica y pérdida de vitalidad funcional; deotra, a una intensa renovación del patrimonio edificado y la escena urbana.En buena medida se camina hacia la musealización del casco e incluso a suconversión en parque temático, donde los inmuebles no sean más quedecorados y no haya más vida que la de los figurantes; y a una banalizaciónde la identidad, reducida únicamente a aquellos exponentes reconocibles porlos que nos visitan.

×