Caso El Accidente

1,140 views
1,013 views

Published on

El presente caso nos introduce al tema de la importancia de la ética en nuestra vida, y de la trascendencia de nuestros actos para nosotros y los demás. El caso nos presenta un hecho real y trágico que nos pone en contexto del actuar ético de la sociedad civil y de las autoridades encargadas de impartir justicia. Se trata del asesinato de un joven de 18 años, víctima de un par de conductores que manejaban en estado de ebriedad. Nos ilustra la odisea de la madre del joven fallecido en busca de justicia, en contraposición con unos padres sumisos ante la injusticia. Y cómo hay dos tipos diferentes de actores sociales, unos que desarrollan los papeles que les corresponden según su puesto, y otros que sólo atienden sus necesidades personales, que suelen ser corruptas.�

1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
  • en este caso cuales serian los problemas y las soluciones?????
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
1,140
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
50
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Caso El Accidente

  1. 1. ÉTICA, RESPONSABILIDAD SOCIAL Y TRANSPARENCIA EL ACCIDENTE — ¿Bueno? — Hola má. Oye, hablo para pedirte un permiso — ¿Permiso para qué? — Pues mira, estábamos acá cenando en las hamburguesas cuando nos llamó Yoyis para invitarnos a una fiesta en su casa. — ¿Vas con Javier y Miguel? — Sí, má. Mira, la fiesta es para festejar su cumpleaños. No llegaría muy tarde a casa. — ¿Pero te trae Javier, verdad? — Sí, má. — Bueno, hijo, ándale, ve a tu fiesta. Nada más cuídate mucho, eh. — Sí, má, no te preocupes. ¡Gracias!8 de septiembre - 21:25 hrs. La Sra. Margarita* no se imaginaba que esa noche iba a recibir una de las peoresnoticias de su vida: su hijo Lalo había muerto en un accidente automovilístico. Lalo tenía apenas 18 años, acababa de terminar la prepa, y tenía poco tiempotrabajando en una farmacia como mensajero. Lalo quería estudiar una licenciatura peropor cuestiones académicas no pudo comenzar ese semestre, de manera que tomó el puestode mensajero para ganar unos pesos. Esa noche había quedado de cenar con unos amigosde la prepa, y le había hablado a su mamá para pedirle permiso. Siempre había sido unjoven responsable. Ahora le decían a Margarita que el cuerpo de su hijo estaba tirado enmedio de una avenida.* Todos los nombres y apodos han sido cambiados para proteger las intimidades de los personajes. 1
  2. 2. ÉTICA, RESPONSABILIDAD SOCIAL Y TRANSPARENCIA La noticia dejó a Margarita totalmente paralizada. Nada pudo haberla preparadopara un dolor tan grande. ¿Cómo era posible que hacía apenas unas horas le hubiera dichoa su hijo que se cuidara, y ahora ya nunca más pudiera hablarle? ¿Que había sido unaccidente? ¿Tenía que presentarse a reconocer el cuerpo? Los hermanitos de Lalo, Laura y José, de 12 y 9 años respectivamente, no sabíanqué le pasaba a su mamá, pero intuían que era algo malo. Su mamá no se atrevía a verlos.¿Cómo iba a decirles que su hermano mayor había muerto? Margarita vivía sola desde hacía un par de años. Tenía 45 años y hacía 2 se habíaseparado de su esposo, quien murió poco tiempo después. Ella era la encargada de unatienda de zapatos en el centro de la ciudad, y con eso apenas le alcanzaba para mantener asu familia. Al colgar el teléfono llamó inmediatamente a su compadre Roberto. Él era peritoen la delegación Azcapotzalco y se ocupaba de tomar fotos a las víctimas de deceso en ladelegación. El compadre, impactado por la noticia, aceptó ir a tomar fotos —aunque noera su jurisdicción— ; eran las 9:30 pm.8 de septiembre 20:15 hrs. Lalo se dirigía con Javier y Miguel a una fiesta a la que los habían invitado. Javiery Miguel eran hermanos. Acababan de cenar y estaban contentos por la invitación, quehabía salido de pronto. Javier iba manejando un auto compacto que les había prestado supapá. Los tres jóvenes decidieron que la mejor ruta era ir por el Eje Central. Javiercirculaba por el carril de extrema izquierda, cuando en el retrovisor vio que unacamioneta se dirigía a gran velocidad en el mismo carril. Como Javier no se quitó, lacamioneta con vidrios polarizados tuvo que frenar de golpe. A Javier no sólo le echaronlas altas, sino que el conductor de la camioneta los insultó con el claxon. Javier siguió su 2
  3. 3. ÉTICA, RESPONSABILIDAD SOCIAL Y TRANSPARENCIAcamino un poco asustado, dejando la Suburban atrás. Unas cuadras después la camionetacomenzó a pegarse mucho a la defensa del pequeño auto donde iban los tres amigos.Asustado, Javier intentó cambiar de carril y bajar la velocidad, pero la camioneta le dioun golpe directo, no muy fuerte, pero que sí asustó a los muchachos. Javier aceleró y tratóde orillarse, pero la camioneta era más rápida y se preparaba para otra embestida. La volcadura se provocó cuando el auto de Javier, tras dar un volantazo, fuegolpeado de lado por la camioneta. El conductor de ésta, asustado, intentó frenar. Sucamioneta se patinó hasta golpear un coche que estaba estacionado en la lateral. Dentrodel auto no había nadie, pero el dueño estaba parado en la banqueta y vio todo. Después de la colisión, de la camioneta se bajaron dos jóvenes —de la edad de Lalo,aproximadamente— en estado de ebriedad. El golpe que le habían propinado al autoestacionado era menor, pero el dueño parecía muy alarmado. — ¿Qué les pasa? ¿Por qué hacen eso? — ¡Sólo fue un rasguño! Mejor ni se queje— contestaron los jóvenes. — ¿Pero ya vieron lo que hicieron? — y señaló hacia unos metros atrás. El coche de Javier se había incrustado en una pared. Había vidrios por todas partes. En el pavimento, yacía el cuerpo de un muchacho. Era Lalo. — ¡Te dije que nada más un golpecito! — le dijo el otro. Espantados, los dos jóvenes escaparon a toda prisa. Un vecino llamó a la ambulancia,y a la policía. Al llegar las patrullas, tomaron la declaración del dueño del coche chocadoy de otros testigos del siniestro. Todos estaban horrorizados e indignados. Javier estababañado en su propia sangre y tuvo que ser llevado al hospital enseguida. Miguel tampocodaba señales de vida. La patrulla tardó un buen rato en llegar. El dueño del coche que estaba estacionado yal que le chocó la camioneta, llamó a su seguro. Estaba precisamente hablando con elajustador, cuando vio aparecerse a uno de los jóvenes que conducía la camioneta. Vio que 3
  4. 4. ÉTICA, RESPONSABILIDAD SOCIAL Y TRANSPARENCIAéste se apalabraba con un policía. Algo le dio, pues le permitieron acercarse a lacamioneta, sacar unos papeles y nuevamente huir. En cuanto lo reconoció, le dijo alajustador y alertó al policía. —Mejor ni se meta, señor —le dijo el oficial—, ¿para qué quiere tener problemassi lo de su golpe lo paga el seguro? — Así nosotros ya no podemos hacer nada señor, cuando la policía se mete,nosotros no podemos llegar a ningún lado —le dijo el ajustador.10 de septiembre En la casa de Margarita se estaba rezando el novenario por la muerte de Lalo,cuando a la mitad de éste tuvo que salir. Tenía cita en el Ministerio Público para darleseguimiento al caso de Lalo. Al llegar a la delegación el agente del Ministerio Público,sacó un fólder con una hoja que describía la muerte de Lalo como accidente. En elexpediente no había fotos, ni estaba el informe del peritaje. Sólo había una hoja.Margarita preguntó dónde estaba la información que faltaba y por qué el informe tanescueto que había ahí decía que había sido un accidente. Apenas ayer el expedientecontaba con las declaraciones escritas de los testigos, además de las fotografías del peritode la delegación. El agente se molestó por sus observaciones, pero aseguró que esa eratoda la información que existía. Más aún: le dijo que el informe estaba terminado, y quese declaraba el asunto como un accidente vial. Margarita se indignó de lo que estaba escuchando, y le reclamó al agente la pocasensibilidad y actitud de prepotencia que tenía. ¿Cómo era posible que el asesinato de suhijo lo despachara como un mero accidente? El agente sonrió y le dijo: Hágale cómoquiera. Más tarde averiguaría que los jóvenes sobornaron también al agente delMinisterio Público y a otros burócratas de la misma agencia.La búsqueda 4
  5. 5. ÉTICA, RESPONSABILIDAD SOCIAL Y TRANSPARENCIA Margarita sabía que no había sido sólo un accidente. La noche en que fue areconocer el cuerpo, tuvo la oportunidad de platicar con uno de los vecinos quien le relatólo que vio. Ella sabía de los dos jóvenes alcoholizados que bajaron de la camioneta y quehuyeron. Ella sabía que había sido un asesinato y no un accidente. Margarita sabía que si habían extorsionado al agente del Ministerio Público, ésteno iba a contestar nada. Así que salió directamente a las instalaciones de unaradiodifusora importante con el fin de exponer su caso, y denunciar los hechos que vivía. En la estación de radio se interesaron por su caso, y le dijeron que lo único quepodían hacer era exponerlo en público. Ellos empezarían sus propias investigaciones ytardarían unas semanas en darle su respuesta. Margarita hizo su denuncia, sin saber yapor qué medio buscar justicia. Se dirigió entonces a la Comisión de Derechos Humanos, la cual también prestóatención. Los abogados tomaron nota de lo que había pasado, pero le dijeron que su casotardaría un poco pues había que hacer investigaciones y entrevistar a muchas personas,entre ellos al agente del Ministerio Público. Desesperada, Margarita no sabía qué hacer. Ya todo lo que estaba en sus manos lohabía hecho. Entonces fue a visitar a la mamá de Javier y Miguel para ver cómo estaban.Javier estaba en estado de coma. Su hermano menor había sufrido serios golpes en lacabeza y los doctores no se atrevían a hacer un diagnóstico de cómo quedaría de susfacultades mentales. La mamá estaba desolada. No sabían tampoco si podrían procurartodos los gastos médicos necesarios. Margarita intentó hablar con los padres acerca de ladesaparición del expediente, y de lo que había hecho ella para buscar justicia. A lospadres de los jóvenes no les interesó nada, prefirieron dejar las cosas como estaban parano meterse en problemas. —¿Para qué pelear si a mis niños no les devuelven la salud? —Para que no les pase a otros —dijo Margarita. 5
  6. 6. ÉTICA, RESPONSABILIDAD SOCIAL Y TRANSPARENCIA —De nada sirve. Prefiero usar el dinero para pagar doctores que para sobornar aun juez —fue la respuesta del padre. Después de esta entrevista, Margarita se dirigió con tristeza a su casa. Escuchandoel radio se enteró de que había una instancia del gobierno local encargada de lainvestigación a servidores corruptos. Decidió ir al siguiente día muy en la mañana.Estando ahí, tuvo la oportunidad de exponer su caso al director y éste se mostróindignado. Hizo algunas llamadas, concretamente al agente encargado del MinisterioPúblico donde se levantó la investigación. Le dijo en voz de mando que recibiera a la Sra.Margarita y le ayudara en lo que pudiera. Posteriormente Margarita se regresó a la agencia del ministerio público, pero alentrevistarse con el “servidor público” encargado, éste le dijo que no importaba a quién ledenunciara lo sucedido, que mejor se olvidara del caso o que le iría muy mal. Margarita le habló al director y le contó lo que había pasado. El director le dijoque le hablara en dos horas, cosa que hizo. En ese momento el director le habló aldelegado al que le correspondía esa agencia y le explicó la situación, exigiéndole queactuara. El agente del ministerio público que había desaparecido la información delexpediente fue despedido y encarcelado. El juez que cerró prematuramente el caso deLalo fue sancionado y suspendido. Las fotografías que tomó el compadre de Margaritafueron aceptadas como evidencia para la investigación. Los vecinos y el dueño del cocheaceptaron volver a hacer las declaraciones. El caso sigue abierto. 6

×