• Like
  • Save
Relatos friedrich
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Relatos friedrich

on

  • 5,364 views

Trabajos de creación literaria de mis alumnos del CEPA Paulo Freire de Fuenlabrada (Madrid)

Trabajos de creación literaria de mis alumnos del CEPA Paulo Freire de Fuenlabrada (Madrid)

Statistics

Views

Total Views
5,364
Views on SlideShare
467
Embed Views
4,897

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

16 Embeds 4,897

http://lluevenlarcadia.blogspot.com.es 4593
http://lluevenlarcadia.blogspot.com 127
http://lluevenlarcadia.blogspot.de 39
http://lluevenlarcadia.blogspot.mx 39
https://www.google.es 38
http://lluevenlarcadia.blogspot.com.ar 27
http://lluevenlarcadia.blogspot.com.br 10
http://www.google.es 7
http://lluevenlarcadia.blogspot.co.uk 4
http://www.lluevenlarcadia.blogspot.com.es 4
http://lluevenlarcadia.blogspot.it 2
http://cloud.feedly.com 2
http://lluevenlarcadia.blogspot.pt 2
http://lluevenlarcadia.blogspot.ch 1
https://www.facebook.com 1
http://www.lluevenlarcadia.blogspot.mx 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Relatos friedrich Relatos friedrich Document Transcript

    • RELATOS, REFLEXIONES Y POEMAS de los alumnos sobre el cuadro de Caspar Friedrich “El caminante sobre el mar de nubes”. Profesora: Begoña Roldán @Begoroldan
    • RECUERDOS DE UNA VIDA de JOSÉ MANUEL FERNÁNDEZ 6ºF Después de aquellas andanzas, aquellas maniobras y aquellas desavenencias, me hallo aquí después de mucho laborar en este momento de mi vida. Pero, ¿Cómo llegué aquí? Os preguntareis, pues os lo voy a relatar: Yo era como muchos una persona agnóstica o poco creyente de los que “si no lo veo, no lo creo”. Hasta que la conocí… Era de largo y ondulado cabello y una amplia sonrisilla que iluminaba el cielo y las estrellas . Con una figura agraciada por el querer caprichoso de los genes, de semblante luminoso que hacía que los inviernos fueran primaveras y los otoños el resto del año. Posiblemente de las personas por las que darías en algún momento la vida, si fuera menester y ella lo pidiera. Tímida, sin embargo, pero generosa en sus actos. Pero estaba la barrera del autobús, sí, el autobús. Todas las mañanas la veía cuando iba a la facultad. Mi día rutinario empezaba cuando desayunaba, me vestía, me arreglaba, en fin, días diáfanos que hacían que el calendario avanzara sin más aliciente en mi vida. Empecé un nuevo curso en la facultad, y vuelta a empezar con la rutina, apuntes,clases larguísimas, en fin el bodrio de siempre. Hasta que llegó. Un día al subir en el autobús, el día se iluminó, la galaxia se paró, y todas las estrellas del firmamento pasaron en ese momento, como lluvia de deseos concedidos durante años, y es que la vi, allí estaba, “sería su primer día de algún trabajo, en el que no la valoraban” pensé, pero su rostro iluminaba cualquier proceso de selección o lo que hiciera. Pero, ¡oh, sorpresa de los astros, oh! ¡Decisión de afrodita o de quien llevara el asunto! Se bajó en la parada de mi facultad. Al primer día, cruce de miradas furtivas sin mediar palabra para tantear dónde iba o dónde paraba, pero no todo era perfecto, pues iba al otro pabellón. Al segundo día, quise tantear pero sin atreverme, no vaya a ser , que se piense lo que no es, y la saludé con un “hola” que parecía más bien un “perdón por haberte hablado” que un saludo. Ella correspondió con un “hola” de coro celestial de ángeles, que obnubilado eso me pareció a mí. Desde entonces los “holas” se volvieron en “qué tales” y los “qué tales” en “cómo estás”, en fin, que íbamos rompiendo el hielo, y no me daba cuenta, ingenuo de mí, de la tela de araña en la que se estaba convirtiendo mi vida . Un día después de salir de la facultad la vi. Estaba con los típicos grupos de amigas que te creas en estos ámbitos. A unas las conocía yo de otros cursos, y eran de dudoso proceder, vamos que una madre no dejaría ir a sus hijas con ellas, otras recatadas hasta la tercera copa que son lo normal, que llegan a las 7 de la mañana con los zapatos en la mano. No sé si por convicción o porque llegó un ímpetu de arrojo pero, me acerqué y la dije que si quería que quedáramos para tomar algo. Me contestó que de acuerdo, que no tenía que estudiar nada. Y quedamos. Estaba más nervioso que en mi primera comunión, que por cierto ese día empecé a no creer en nada, pues yo solo quería hacerla por los regalos, no por mi vocación cristiana.
    • Fuimos a un par de garitos, en que la música era un poco estruendosa, y molestaba a la conversación por lo cual decidimos ir a tomar algo más tranquilos. He de decir que ella estaba espectacular en su manera de vestir, sin ostentaciones, ni faltas de detalle , lo justo para ir a tomar algo con amigos. El primer día que quedé con ella, todo bien, como buen caballero , la acompañé al portal de su casa, pues vivía en un bloque normal de un suburbio de la ciudad que era un poco desaconsejable. Mis pensamientos muchas veces eran: “¿Qué hará esta flor en este vergel de odio?, pero en esta vida no eliges ni la familia en que naces, ni el sitio en el que vives. El segundo día, la cosa fue “increscendo” pues íbamos a los garitos anteriores pero ya mi bella flor se iba marchitando a ojos de otros, no a los míos claramente, pues los días siguientes de ir con ella en la facultad compañeros míos me decían que cómo iba con esa chica si era un poco “marrullera” y que me metería en problemas si seguía yendo con ella. Me cabreaban mucho esos comentarios, e incluso, alguno se llevó una mala contestación por el mero hecho de insinuarlo. Ella con un par de copas, pues lo normal, desfasaba un poco y a ese desfase me arrastraba a mí, pero daría todo lo que me pidiera. Tanto que hasta terminé en comisaria más de un día por malas interpretaciones de los policías frente a la unión que teníamos ella y yo. Era envidia infundada, tiempos caóticos, que se me asemejaban a un mar de nubes oscuras , que nos rodeaban y no nos dejaban de acosar. Yo seguía con ella, y la confianza era tal que lo que me mandaba lo hacía, dale esta bolsita “a tal” lleva este paquete “a mi primo”, en fin, lo que quisiera. Me llevó a creer que era nuestra unión, la perfección del universo, el orden de la materia, los campos en primavera y cómo no, el resurgir de los colores vivos de un mes de mayo. Hasta que tuvo la sobredosis. Esa perfección era truncada un día por un “accidente” con unos “medicamentos que la sentaron mal” y los cuales le causaron alergia y tuvimos que ir al hostpital al pertinente lavado de estómago. Los “accidentes” se repitieron en el tiempo, yo quería que siguiéramos siendo como hasta ahora, el motor del universo, pero ella cambió, y nuestra relación se convirtió en un temporal en el mar atlántico con fuerte oleaje y no marejadilla o mar plana como hasta ese primer momento de los “accidentes”. Yo seguía con los “recados” que ella me mandaba, hasta que la relación ya se deterioró hasta el punto en que la primavera se convirtió en un gélido mes de febrero en el desierto de Monegros. Ellaabusaba del sentimiento que yo tenía hacia ella, para hacer un juguete de mí, me tenía como mosca en tela de araña, a merced de la vida que ella tenía y me hacía merecer la espada de Damocles que tenía encima. Hasta que la venda se extinguió. Cayó como la hoja en otoño, con la consiguiente tristeza y dolorosa abertura de torso, que me hice dar en esa relación, con ese oxígeno que me faltaba al no corresponder a las exigencias de ella. Y después de estas andanzas, no supe más de ella, fui como perro con el rabo entre las piernas, una temporada,dos,tres, hasta que pasó. Pues el tiempo lo cura todo, menos las heridas del alma, que son las que tardan en cicatrizar.
    • Y aquí me encuentro con la libertad encontrada después de mucho tiempo, con la vuelta a los días diáfanos, los desayunos intrínsecos, vacíos de sustancia esencial, al paso de una evaluación tras otra. Pero con una lección aprendida, creo en el sentimiento puro, en valorar todo aquello que no le prestamos atención y me siento como el que ha escalado una cima por encima de un mar de nubes, y lo ha superado, y ha sacado algo en claro de la ofuscación momentánea de la relación, pero con ese poso de amargor por lo vivido y no correspondido. FIN POEMA de PEDRO PABLO CAMBERO 6ºF ¡Oh, horizonte lejano que veo entre aguas!; mis dulces momentos y recuerdos ahora aquí con tranquilidad. Yo aquí postrado como si no hubiera nada más que yo. Y aquí sigo mirando el horizonte. ¡Oh, horizonte lejano!, al verte deseo conocerte y al no tenerte, deseo quererte. EL PRINCIPIO DEL FIN de CHUS CHAMOSO6ºF Víctor terminó de escribir la carta a Lucía, su amada. Con cierta soberbia cogió el sombrero de copa y el bastón y salió de casa. Dando unpaseo con sus andares tirantes y sin darse cuenta llegó hasta la sierra madrileña sentándose a descansar en una plana piedra. Llegado el momento, miró a un lado y al otro, no había nadie, y pensó que tenía vía libre para conseguir la libertad en otro mundo y dejar de sufrir, o para no hacer sufrir a nadie, más bien diría yo. Se dirigió a la rocosa Peña Lara, era una gélida tarde a la vez de opaca. Desconocía lo que Lucía le amaba, porque su arrogancia no le dejaba ver más allá de lo que él quería o le interesaba… dio el primer paso, se colocó en el filo de la montaña, y abriendo los brazos en cruz haciendo de alas, se lanzó gritando: ¡”Ahora soy libre”! cayendo despacio. Fin. Fotografía de Ana Mª Carrasco (Distancia II)
    • RELATO de FRAN GARCÍA 6ºF Me tuve que ocultar, no sé si era por nuestros perseguidores o por este hermoso paisaje rodeado de montañas que se alzaban por encima de las nubes. Mi nombre es Sanji, soy fugitivo de la ciudad de Arabasta por un crimen que no cometí. Me ganaba la vida de cocinero en un restaurante hasta el día tuve que cerrar porque mis clientes me abandonaron para irse a la competencia. Solo,sin dinero y sin nadie que me ampare, vagaba por las calles hasta que vi a dos hombres intentando acosar de una dama. Yo ,como buen caballero, fui a socorrerla. Cuando alcanzaba a llegar notaron mi presencia y acuchillaron a la dama y salieron huyendo despavoridos de allí. Intenté salvarla, pero fue inútil. La chica ya estaba muerta. Justo llegó la guardia y pensaron que yo había sido y me apresaron. Juré por mi vida que no había hecho tal cosa pero no creyeron mis palabras y acabé encarcelado. En ese momento comprendí que tenía que salir y limpiar mi nombre. Cuando cayó la noche pude salir al haber engañado a un guardia con los grilletes, al salir corrí y robé un caballo. No era mi forma de actuar, pero ya todo había cambiado, mi nombre había sido manchado y tenía que limpiarlo o morir en el intento. REFLEXIÓN de MIRIAM GÓMEZ 6ºF Viendo la foto se me ocurren muchas cosas: Un hombre del ejército que está ahí de pie, un capitán, un soldado, no lo sé. Observando el paisaje a lo lejos una montaña se ve, podría estar nevada o tal vez el enemigo podría estar allí asentado con el fin de atacar, de ganar y al contrincante matar. Pero también podría ser un alma en pena que ha perdido a su mujer y escuchando el viento susurrando en su oído, que por volverla a tener y abrazar ha vendido su cuerpo a satanás. Y entre la niebla y las nubes su alma desaparecerá. Levitando hasta el infierno y allí morirá. FIN. CARTA ROMÁNTICA de ROCÍO LÓPEZ MEGÍA, DISTANCIA II Entre el llanto del cielo, y mi ventana nublada, te vi marchar... En medio de la oscuridad y la soledad de la luna. Te llevaste en tu maleta, los suspiros que crecían en mi pecho. Los secretos que guardaba en la cueva de las perlas blancas. Te llevaste todo. Tan sólo me dejaste el invierno en mi pelo y los surcos del camino andado en mi rostro. El látigo de tu indiferencia lo olvidaste en mi cajón. Ahora tengo las grietas abiertas en mi corazón por dónde sale a borbotones mi pena. Me gustaría amordazar este sufrimiento que grita mudo en mi cabeza. Tengo miedo de caer en aquel pozo donde no hay monedas, donde los deseos y sueños están ausentes. Ahora en el cementerio de mi alma, descansa mi amor por ti.
    • LA TEMPESTAD, de PEPI VIGARA 6ºF Qué está sonando en la costa qué escalofríos me dan... son las olas que arremeten que intuyen la tempestad. Qué es ese estruendo que oigo que suena y que suena más, son las olas enfadadas que contra las rocas dan. Qué hacen esas gaviotas que todas en bandada van es que las olas las asustan y no se pueden posar. Qué hacen aquellos veleros que al puerto no llegan ya esperan que el mar se calme para poder atracar. Oigo a los niños jugando gozando de libertad acaso es que el mar amaina terminó la tempestad. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------- REFLEXIÓN de DANIEL RAMÍREZ LÓPEZ 6ºF Nada más mirar la foto me dio igual el primer vistazo que mirar más tiempo, porque la verdad que rápido supe qué expresa esa imagen, para mí, claro. Es una foto que a mí me transmite soledad y melancolía. Como si ese señor no supiese qué hacer para cambiar algo de él o de su pasado... lo veo solo y pensativo, con la cabeza un poco inclinada hacia abajo... parece que puede despedirse de sus recuerdos...incluso diría que piensa hasta en tirarse al vacío como único modo de escape, ya que parece que está en un lugar muy alto ( si esque lo blanco son nubes ) o si no, en ahogarse, si esque lo que sale es el mar. La muerte como último recurso a sus pensamientos/ remordimientos...la muerte y su anhelado descanso. ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- REFLEXIÓN-POEMAde LINA MARCELA VARGAS (DISTANCIA IIB) Tal vez mi vida a veces no es como quisiera ser, pero gracias a Dios puedo lograr lo que en mi mente esté. Y ahora mismo me siento como el agua del mar en pleno Alboroto, cuando el agua no da más, porque muchas veces es difícil salir del encierro en el que tu vida a veces está. Pero al final la conclusión que puedo sacar es que mi vida es como la mar, a veces en calma y otra en tempestad. RELATO de YOLANDA DEL CODO APARICIO (DISTANCIA II)
    • En ese momento de rabia golpeaba fuerte la puerta y salté hacia la cama y me derrumbé entre lágrimas. Necesitaba estar en soledad y relajarme. Miré hacia un lado y en la pared vi aquel cuadro del hombre cuyo rostro desconocía. Allí solo sobre la montaña ,mirando el horizonte infinito, de pie sobre la nieve fría, aunque con una capa abrigado estuviese, podía llegar a sentir ese frío de la nieve en mi cuerpo. Me abrigué con mi manta y seguí mirándole, parecía que se daría la vuelta en cualquier momento para mirarme. Dejé de llorar, no quería que me viese llorando. Me di cuenta de que sí conocía aquel hombre “¿Estaré loca?”- pensé. Descubrí que el hombre del cuadro era como un ángel que me ayudaba en mis peores momentos de soledad y de rabia. Cuando le miraba pensaba que me vería triste y entonces dejaba de llorar. Siempre me encontraba mejor y en paz cuando lo miraba. No era solo un cuadro, era como un fiel amigo que esta cuando más lo necesitas y en los peores momentos, siempre estaba ahí. Hacía tiempo que no me encontraba mal y no paraba a mirarlo con ojos tristes. Entonces se abrió la puerta era mi amor disculpándose, habíamos peleado, me abrazó. Ya en su hombro, mirando el cuadro de mi ángel vi una sonrisa en su rostro. Me sentía en paz y feliz y desde aquel momento supe que ese hombre, ángel y amigo formaba parte de mí y era más que un cuadro. FIN REFLEXIÓN de ANTONIO SERRANO (DISTANCIA II) Cómo he llegado a esta solitaria piedra, tan solitaria como la vida que llevo. Rodeado de este mar encrespado e impetuoso, como los latidos que producen en mi pecho el corazón. Observo el horizonte gris y nublado, semejante a mi futuro tan próximo e incierto. Esa niebla que baja como el velo de la muerte, para llevarse todo lo que quiero. Esa misma que con sus pasos nos indica el camino del Averno. RELATO DE ALUMNO ANÓNIMO El capitan Friedrich dió un paso al frente, ante él, la tempestad del mar se habría paso ante sus ojos. En ese instante, lo comprendió todo. Su larga búsqueda acababa ahí , en el pico más alto de los acantilados de moher. Sabía que no le quedaba más de un minuto sobre aquella roca, antes de que la furia del mar arrasára su vida. Por lo que, tomando su última decisión, se arrojó al vacío, sin ningún remordimiento , y en paz consigo, ya que había conseguido, su ideal más perseguido, LA LIBERTAD!! SUEÑO O REALIDAD de ANA Mª CARRASCO (DISTANCIA II)
    • No sé como he llegado, a este mar de tinieblas, donde el sol se esconde entre la bruma espesa. Hállome aquí, sobre una húmeda y fría roca, esperandoencontrar con ansia su boca. Cierto día -creo rememoraruna rosa por un ángel sostenida, que atrajo mi mirar. ¡Aquellos labios carnosos que codiciaba besar! Aquel jardín iluminado con su mirada verdemar. Aquella sonrisa que me hizo soñar. Aquellas manos, en las que encontré, un océano de sensaciones que nunca olvidaré. Mas,¿Por qué esta angustia, ahora que ya no está?, ¿Será una pesadilla?, Pues ruego el despertar. Quizás fue un dulce sueño, que dejó mi corazón vacío, sin dueño. En tal caso suplico a los dioses celestiales o a los del averno, que para encontrarle me den el sueño eterno. RELATO de PILAR GIL (DISTANCIA II)
    • En el primer momento que la vI me enamoré tan profundamente que creí morir de dolor, enloquecer, y más, al saber que nunca sería para mÍ, que nunca la podría tener entre mis brazos y disfrutar ambos de una vida eterna. Nos veíamos todos los días al anochecer, siendo testigos de nuestro amor, la luna y el mar. El mundo entero envidiaba nuestra felicidad. Pero un buen día se desató la mayor de las tormentas que jamás había existido; el mar, furioso, también está enamorado de ella y no quiso dármela. ¡Oh, Dios mío ! ¡ La quería para él !. El mar me la arrebató de mis brazos y yo inconsolable, loco, no soporte más el dolor y decidí unirme a ella...... Y al mar...... FIN RELATO DE THULE (DISTANCIA II) Hoy es Samhein y soy un brujo. En las tinieblas y su silencio, cuando salga el cazador con sus dos perros, a 33º de mi horizonte abriré un portal mágico al otro mundo para que regrese mi amada, se que me ha llevado años pero hoy tengo la oportunidad de llamar a los Qliphos y hacer que me ayuden, hoy tinieblas, noche, oigo al viento silbar mi nombre , un frío extraño que me llega al tuétano, me silban , me llaman son los djins, seres creados de la llama sin fuego, que viven en los páramos, en los cruces de caminos crean sus tratos con el amparo del trueno, lo oigo, ya llega... Yo aquí, solo en la oscuridad , desnudo, sin nada más que un círculo a mis pies para protegerme , vibro el nombre del demiurgo YHVH y le pido el camino a LAM, auque hoy regresen de DAAT los HolyGen, hoy estaré contigo amada mía, ya viene la tormenta.