Béquer
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Béquer

  • 4,238 views
Uploaded on

Presentación acerca de Béquer hecha por el alumno Emilio Fuentes 6ºD

Presentación acerca de Béquer hecha por el alumno Emilio Fuentes 6ºD

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
4,238
On Slideshare
1,469
From Embeds
2,769
Number of Embeds
11

Actions

Shares
Downloads
2
Comments
0
Likes
0

Embeds 2,769

http://lluevenlarcadia.blogspot.com 2,306
http://lluevenlarcadia.blogspot.com.es 369
http://lluevenlarcadia.blogspot.mx 46
http://www.elamanecerdelapoesia.com 20
http://lluevenlarcadia.blogspot.com.ar 19
http://lluevenlarcadia.blogspot.de 2
http://lluevenlarcadia.blogspot.co.uk 2
http://lluevenlarcadia.blogspot.it 2
http://www.lluevenlarcadia.blogspot.com 1
http://lluevenlarcadia.blogspot.fr 1
http://lluevenlarcadia.blogspot.nl 1

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. El Siglo XIX El siglo XIX es el siglo delliberalismo, una ideología que se conforma comomovimiento político-social en toda Europa a partir de la Revolución Francesa (1789)
  • 2. Dos rojas lenguas de fuego dos jirones de vaporque, a un mismo tronco enlazadas, que del lago se levantan se aproximan, y al besarse y al juntarse allá en el cielo forman una sola llama; forman una nube blanca; dos notas que del laúd dos ideas que al par brotan, a un tiempo la mano arranca, dos besos que a un tiempo estallan, y en el espacio se encuentran dos ecos que se confunden, y armoniosas se abrazan; eso son nuestras dos almas. dos olas que vienen juntas a morir sobre una playa y que al romper se coronan Gustavo Adolfo Bécquer con un penacho de plata;
  • 3. Sobre la falda tenía el libro abierto; en mi mejilla tocaban sus rizos negros. No veíamos las letras ninguno creo; mas guardábamos ambos hondo silencio.¿Cuánto duró? Ni aun entonces pude saberlo. Sólo sé que no se oía más que el aliento, que apresurado escapaba del labio seco. Sólo sé que nos volvimos los dos a un tiempo, y nuestros ojos se hallaron y sonó un beso. Gustavo A. Bécquer
  • 4. Tu pupila es azul, y cuando ríes, su claridad suave me recuerda el trémulo fulgor de la mañana que en el mar se refleja. Tu pupila es azul, y cuando lloras, las transparentes lágrimas en ella se me figuran gotas de rocío sobre una violeta. Tu pupila es azul, y si en su fondo como un punto de luz radia una idea me parece, en el cielo de la tarde, ¡una perdida estrella!Poema de amor de Gustavo A. Bécquer
  • 5. —Yo soy ardiente, yo soy morena, yo soy el símbolo de la pasión, de ansia de goces mi alma está llena. ¿A mí me buscas? —No es a ti, no.—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro: puedo brindarte dichas sin fin, yo de ternuras guardo un tesoro. ¿A mí me llamas? —No, no es a ti. —Yo soy un sueño, un imposible, vano fantasma de niebla y luz; soy incorpórea, soy intangible: no puedo amarte. —¡Oh ven, ven tú Gustavo Adolfo Bécquer.
  • 6. Cuando en la noche te Cuando se clavan tus ojos envuelven en un invisible objeto Cuando enmudece tu lengualas alas de tul del sueño y tus labios ilumina y se apresura tu alientoy tus tendidas pestañas de una sonrisa el reflejo, y tus mejillas se enciendensemejan arcos de ébano, por leer sobre tu frente y entornas tus ojos negros,por escuchar los latidos el callado pensamiento por ver entre sus pestañas de tu corazón inquieto que pasa como la nube brillar con húmedo fuego y reclinar tu dormida del mar sobre el ancho la ardiente chispa que brota cabeza sobre mi pecho, espejo, del volcán de los deseos, diera, alma mía, diera, alma mía, diera, alma mía, cuanto posea: cuanto deseo: por cuanto espero, ¡la luz, el aire ¡la fama, el oro, la fe, el espíritu, y el pensamiento! la gloria, el genio! la tierra, el cielo. Poema de amor de Gustavo A. Bécquer
  • 7. Cuando enmudece tu lengua y se apresura tu aliento Cuando se clavan tus ojos y tus mejillas se encienden en un invisible objeto y entornas tus ojos negros, y tus labios ilumina por ver entre sus pestañas de una sonrisa el reflejo, brillar con húmedo fuegoCuando en la noche te envuelven por leer sobre tu frente la ardiente chispa que brota las alas de tul del sueño el callado pensamiento del volcán de los deseos, y tus tendidas pestañas que pasa como la nube diera, alma mía, semejan arcos de ébano, del mar sobre el ancho espejo, por cuanto espero, por escuchar los latidos diera, alma mía, la fe, el espíritu, de tu corazón inquieto cuanto deseo: la tierra, el cielo. y reclinar tu dormida ¡la fama, el oro, cabeza sobre mi pecho, la gloria, el genio! diera, alma mía, cuanto posea: ¡la luz, el aire y el pensamiento! Gustavo Adolfo Bécquer
  • 8. Mi vida es un erial; flor que toco se deshoja; Sabe, si alguna vez tus labios rojos que en mi camino fatal, quema invisible atmósfera abrasada, alguien va sembrando el malque el alma que hablar puede con los ojos para que yo lo recoja. también puede besar con la mirada. De lo poco en la vida que me resta ¿Cómo vive esa rosa que ha prendido diera con gusto los mejores años junto a tu corazón? por saber lo que a otrosNunca hasta ahora contemplé en la tierra de mí has hablado. sobre el volcán la flor. Y esta vida mortal y de la eterna, lo que me toque, si me toca algo, por saber lo que a solas de mí has pensado. Gustavo Adolfo Bécquer
  • 9. VI Como la brisa que la sangre orea sobre el oscuro campo de batalla, cargada de perfumes y armonías en el silencio de la noche vaga; Símbolo del dolor y la ternura,del bardo inglés en el horrible drama, la dulce Ofelia, la razón perdida, cogiendo flores y cantando pasa.