• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Cadena de frio 2
 

Cadena de frio 2

on

  • 11,384 views

 

Statistics

Views

Total Views
11,384
Views on SlideShare
11,359
Embed Views
25

Actions

Likes
2
Downloads
137
Comments
0

1 Embed 25

http://www.slideshare.net 25

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Cadena de frio 2 Cadena de frio 2 Presentation Transcript

      • Es el sistema para almacenamiento y transporte de sangre y productos sanguíneos, de manera que ellos mantengan la temperatura correcta en todo momento desde la recolección del donante hasta la administración al paciente.
      • Se conoce como «cadena de frío» porque la sangre, por ser una sustancia biológica, debe mantenerse fría para reducir la contaminación bacteriana y prolongar su vida útil.
      • La cadena de frío de la sangre empieza en el momento en que se extrae la sangre y continúa hasta su transfusión.
      • La eficiencia y efectividad de la cadena de frío de la sangre depende de:
      • Equipos bien mantenidos, regularmente monitoreados donde almacenar y transportar sangre a temperaturas controladas, incluyendo cajas de transporte de sangre, refrigeradores, congeladores y agitadores de plaquetas
      • Uso correcto del equipo por todo el personal involucrado en la manipulación de los productos sanguíneos.
      • El personal clínico es responsable de asegurar que todos los productos sanguíneos despachados para transfusión por el banco de sangre han sido mantenidos a la temperatura correcta hasta su infusión al paciente.
      • 1. Conservación: la sangre se mantiene a la temperatura correcta desde el momento en que se extrae hasta el momento de su transfusión.
      • 2. Embalaje y transporte: incluye los equipos y materiales necesarios para trasladar los componentes sanguíneos de manera segura a través de la cadena de frío de la sangre.
      • 3. Mantenimiento de los equipos: la gestión, infraestructura y el apoyo técnico apropiados que se necesitan para asegurar un suministro de sangre fiable, perdurable y seguro.
      • Los componentes de la cadena de frío de la sangre son los siguientes:
      • Equipos de la cadena de frío de la sangre, para la conservación y el transporte.
      • Dispositivos de vigilancia de la temperatura.
      • Sistemas de energía eléctrica de reserva.
      • Personal con una capacitación correcta.
      • Procedimientos operativos estándar que guían al usuario en la realización de cada una de las actividades que intervienen en la conservación, el transporte y el embalaje de los productos sanguíneos.
      • Mediciones que ayudarán a vigilar y mantener los procesos de control.
      • La temperatura en cada refrigerador o congelador utilizado para almacenar sangre debe ser controlada periódicamente para un funcionamiento correcto. Es apropiado efectuar controles mensuales hasta haber demostrado una conducta constante; en adelante es apropiado efectuar un control cada 3 meses. Se deben controlar las temperaturas altas y bajas de activación y registrar los resultados.
      • Los refrigeradores y los congeladores deben estar equipados con un registrador para el monitoreo continuo de la temperatura y una alarma audible que suene a una temperatura que permita tomar una acción apropiada antes de que los componentes almacenados alcancen temperaturas no deseadas.
      • Es conveniente alguna forma de indicador o monitoreo de la temperatura cuando se envía sangre por una ruta regular. La temperatura del contenido de una caja de envío utilizada para sangre entera o componentes de eritrocitos se puede determinar cuando se recibe el envío.
      • Retirar dos bolsas de sangre o componentes, y Colocar rápidamente el extremo sensor de un termómetro de mercurio en vidrio o electrónico entre las bolsas (rotulo hacia fuera) y asegurar el “sándwich” con dos bandas de goma. Después de algunos minutos, leer la temperatura. Si la temperatura de los componentes que contienen eritrocitos excede los 10°C, deben bloquearse las unidades hasta su disposición apropiada.
      • Glóbulos rojos y sangre total
      • Deben almacenarse a una temperatura entre 1°C y 6°C. Nunca se deben dejar congelar.
      • El límite superior a 6°C es esencial para minimizar el crecimiento de cualquier contaminación bacteriana en la unidad de sangre. El límite inferior a 1°C es esencial debido a que los glóbulos rojos que se dejan congelar se hemolizan. Si estos son transfundidos, la presencia de fragmentos de membrana de los glóbulos rojos y la hemoglobina libre pueden causar problemas fatales de sangrados o insuficiencia renal.
      • Los glóbulos rojos y la sangre total deben ser trasfundidos dentro de los 30 minutos de retirados del refrigerador.
      • Los glóbulos rojos y la sangre total que han permanecido fuera de las condiciones correctas de almacenamiento por más de 30 minutos nunca deben ser regresadas al refrigerador para uso posterior debido al potencial de contaminación bacteriana y la pérdida de función celular.
      •  
      • La sangre total y los glóbulos rojos deben ser despachados desde el banco de sangre en una caja de transporte de sangre o en un transportador aislante el que mantendrá la temperatura por debajo de los 10°C si la temperatura ambiente es mayor de 25°C o si hay posibilidad de que la sangre no vaya a ser transfundida dentro de 30 minutos.
      • Concentrados de plaquetas
      • Los concentrados de plaquetas deben ser mantenidos a una temperatura entre 20°C y 24°C, en un agitador de plaquetas para mantener la función plaquetaria. Debido a que existe riesgo de proliferación bacteriana, el tiempo de almacenamiento está restringido a 3 a 5 días, dependiendo del tipo de bolsa de sangre usada. Las plaquetas que son mantenidas a temperaturas más bajas pierden su capacidad hemostática.
      • Los concentrados de plaquetas deben ser despachados desde el banco de sangre en una caja para transporte de sangre o transportador aislante que será mantenido a una temperatura de entre los 20°C y 24°C.
      • Los concentrados plaquetarios deben ser transfundidos lo más rápido posible. Nunca deben ser colocados en un refrigerador.
      • Plasma fresco congelado y crioprecipitado.
      • El plasma fresco congelado (PFC) y el crioprecipitado deben ser almacenados en el banco de sangre a una temperatura de –25°C o inferior hasta que sea descongelado para su transfusión. Como con la sangre total o los glóbulos rojos, las bacterias pueden proliferar en el plasma que es mantenido a temperatura ambiente (de la habitación).
      • Deben ser descongelados en un baño con agua entre 30°C y 37°C y despachados en una caja para transporte de sangre en la cual la temperatura es mantenida entre 1°C y 6°C.
      • El PFC y el crioprecipitado deben ser infundidos dentro de los 30 minutos de descongelado. Si no se requiere para uso inmediato, debe ser almacenado en un refrigerador a una temperatura de 1°C a 6°C y transfundidos dentro de 24 horas.
      • Una vez que es despachada por el banco de sangre, la transfusión de sangre total, glóbulos rojos o plasma fresco congelado descongelado debe ser comenzada dentro de 30 minutos de su retiro del refrigerador. Si la transfusión no puede ser comenzada dentro de este periodo, deben ser almacenados en un refrigerador a una temperatura de 1°C a 6°C.
      • Se debe monitorear y registrar la temperatura, dentro de cada refrigerador usado para el almacenamiento de sangre en las salas, pabellones quirúrgicos y en otras áreas clínicas, cada cuatro horas para asegurar que la temperatura permanezca dentro de este rango.
      • Todos los refrigeradores de sangre deben ser diseñados especialmente para almacenamiento de sangre. Si la sala no tiene un refrigerador apropiado para el almacenamiento de sangre, la sangre no debe ser liberada hasta inmediatamente antes de la transfusión.
      • Todo el personal debe estar entrenado para cumplir con los siguientes procedimientos:
      • Abra la puerta solo cuando sea necesario retirar o introducir sangre.
      • Ordene la sangre de manera que exista espacio para que el aire se pueda mover dentro del refrigerador. Las unidades de sangre deben ser mantenidas en canastas en posición vertical o recostadas en una repisa. Nunca deben ser puestas tan apretadas que el aire frío no pueda circular.
      • Nunca guarde nada que no sea sangre, glóbulos rojos o plasma fresco congelado descongelado en el refrigerador para la sangre.
      • Nunca almacene concentrados plaquetarios en el refrigerador.
      • Si se está usando un refrigerador doméstico, nunca almacene sangre en la puerta, donde normalmente la temperatura es más alta que dentro.
      • Nunca almacene sangre cerca del compartimiento del congelador en un refrigerador doméstico.
      • Todos los productos sanguíneos no utilizados deben ser devueltos al banco de sangre, de manera que su reemisión o destrucción puedan ser registrados.
      • Para cada equipo de la cadena de frío de la sangre debe elaborarse un formulario que registre los controles a que son sometidos cada uno de ellos, un formulario tipo puede ser aquel que consigne los siguientes campos:
      • a)Datos de identificación del equipo (tipo “refrigerador, congelador, agitador de plaquetas”, modelo, marca, numero de identificación).
      • b)Datos de cada control (función controlada, temperatura medida, identificación del ejecutante, fecha).
      • c) Acciones correctivas, observaciones.
      • La conservación y transporte de forma segura de la sangre y de los productos sanguíneos es un componente esencial si tiene como objetivo el brindar una terapia transfusional segura. Romper la cadena de frío puede significar la pérdida de la viabilidad de algunos de los hemocomponentes o establecer las condiciones adecuadas para la proliferación de elementos externos al hemocomponente “bacterias” que al ser transfundido constituye un gran riesgo para el receptor.