Your SlideShare is downloading. ×
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
527
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. José Hilario López Rincón Abogado-Corporación por la Dignidad HumanaNo es un secreto que el uribisantismo se ha esforzado en gobernar con y para losmilitares. Uribe Vélez, presidente, y Santos Calderón, su ministro de Defensa,colmaron de prebendas y de elogios a la casta militar y policial. Uribe Vélezgraduó de “diplomáticos” a militares de la finura del ex general Mario MontoyaUribe, acusado de vínculos con los paramilitares y comandante del Ejército en laépoca en que se conoció el horror de los asesinatos masivos y sistemáticos demás de tres mil jóvenes, a manos del Ejército de Colombia. Por tales asesinatos,los militares que participaron en esas Operaciones fueron premiados con semanasde descanso -a cuenta del erario público-, felicitaciones, condecoraciones, cursosen el exterior y ascensos.Mientras el vicepresidente Angelino Garzón propone “perdón” para los policías ymilitares que han incurrido en violaciones de Derechos Humanos, el senador delpartido de la U Juan Lozano, pide al Gobierno que se nivelen los salarios depolicías y militares de acuerdo a “doce mil fallos” en los que supuestamente elEstado ha sido condenado. Ahora, Santos Calderón busca evitar que los “héroes”paguen por sus crímenes, pasados y futuros, con la reforma del fuero militar.La noche anterior al inicio del “debate” del proyecto de Reforma a la Justicia, elGobierno introdujo, extrañamente, un nuevo artículo que busca modificar la figuradel fuero militar, consagrada en el artículo 221 de la Constitución Política. Dichanorma dispone que “De los delitos cometidos por los miembros de la fuerzapública en servicio activo, y en relación con el mismo servicio, conocerán lascortes marciales o tribunales militares, con arreglo a las prescripciones del CódigoPenal Militar. Tales cortes o tribunales estarán integrados por miembros de lafuerza pública en servicio activo o en retiro”. (Negrilla fuera de texto)La pretensión del Gobierno, es adicionarle un parágrafo al anterior artículo en elsiguiente sentido: “En todo caso, sepresume la relación con el servicio enlas operaciones militares y procedimientos de la Policía Nacional. En estassituaciones, cuando haya lugar al ejercicio de la acción penal, la mismase adelantará por la Justicia Penal Militar y Policial”. (Negrilla fuera de texto)En la madrugada del jueves 6 de octubre de 2011, esa modificación fue aprobadajunto con la Reforma de la Justicia, pero nuevamente de manera extraña elGobierno a través del ministro del Interior Germán Vargas Lleras, anunció queretirará ése artículo para incluirlo en un “proyecto integral” que busca reformar eljuzgamiento de los militares.A pesar del anuncio de Vargas Lleras, la decisión de retirar el artículo de lareforma no depende del Gobierno, sino del Congreso. El Gobierno debepresentarles una solicitud en ese sentido y los congresistas deberán someterla avotación.
  • 2. Sea cual fuere la suerte del artículo, lo que busca el Gobierno de Santos Calderónes darle rango constitucional a la impunidad de los delitos que cometen losmilitares y policías, en las operaciones militares y procedimientos policiales. Quelos mal llamados “falsos positivos”, por ejemplo, sean considerados comooperaciones militares relacionadas con el servicio y en el hipotético caso quellegaran a investigarse, sean juzgados por los militares y absueltos por losmilitares.No es casualidad la preocupación por el fuero militar. Se da en la coyuntura de lascondenas por los hechos del Palacio de Justicia y en el avance de lasinvestigaciones y primeras sentencias por las ejecuciones de los más de tres miljóvenes. El Gobierno y los militares nos quieren hacer creer que los militares,pobrecitos, son unos perseguidos de la justicia civil, “ignorante” e “injusta”.El general Alejandro Navas Ramos, recién nombrado comandante de las FuerzasMilitares, lo primero que dijo fue que Plazas Vega, condenado a 30 años de prisiónpor la desaparición forzada agravada de once personas en desarrollo de laoperación militar de retoma del Palacio de Justicia, ejecutada por las FuerzasMilitares y de Policía del Estado colombiano, los días 6 y 7 de noviembre de 1985,es “inocente” y un “héroe nacional”. Dijo que algunos fallos de la justicia son“injustos” y exigió la reforma y reivindicación de la justicia penal militar.El ex coronel Edilberto Sánchez Rubiano, investigado por los desaparecidos delPalacio de Justicia, y Rito Alejo del Rio, investigado por vínculos con losparamilitares y por su presunta responsabilidad en el asesinato del lídercampesino Marino López, ocurrido en Bijao (Chocó) el 27 de febrero de 1997, hanhablado a favor de la reforma, no se sabe si como ex militares o como presuntosdelincuentes. El primero señala que “el Congreso y las Cortes “deben tener encuenta que los militares cumplen funciones institucionales y constitucionales”.¿Cuál será el artículo de la Constitución que faculta al Ejército para cometerasesinatos fuera de combate, desapariciones forzadas y torturas? Por su parte, el“héroe” de Urabá argumenta que “sin el respeto al fuero no se pueden exigir másresultados en las operaciones militares” y que a él lo quieren condenar por seramigo de su homenajeador, Álvaro Uribe Vélez. Einstein tenía razón: la estupidezhumana no tiene límites. Fuero no es sinónimo de desafuero.El parlanchín vicepresidente Angelino Garzón, también ha metido la mano en elasunto, la lengua para ser exactos. Según él, las víctimas del conflicto tambiénson “de las Fuerzas Militares y de Policía”. El Vicepresidente confunde víctima convictimario. Si los militares delincuentes son víctimas, aplicando la lógica delabsurdo Garzoniana, los paramilitares también serían víctimas. Y entonces, ¿quévienen a ser las víctimas?Para justificar la reforma del fuero militar, el senador Roy Barreras argumenta quelos militares son condenados porque la Justicia de los civiles “desconocen ellenguaje de la guerra” y tildó la condena por el asesinato de 17 civiles endiciembre de 1998, en un bombardeo de la Fuerza Aérea en Arauca como un
  • 3. “falso positivo judicial”. Los militares no son condenados por bombardear a lapoblación civil - incluidos niños -, o por homicidios de personas protegidas, o porhomicidios de civiles en estado de indefensión, o por desaparición forzada. ¡QuéJusticia tan ignorante!, ¿cómo desconoce que el lenguaje de la guerra permite elasesinato fuera de combate, la desaparición forzada y hasta la tortura?El Senador ignora, que en el lenguaje de la guerra, también hay unas palabrasmínimas que se deben respetar. En el vocabulario del Derecho InternacionalHumanitario los “falsos positivos” se llaman homicidios en persona protegida y soncrímenes de lesa humanidad, en tanto crímenes generalizados, sistemáticos,perpetrados por agentes del Estado y dirigidos contra la población civil. Porencima de la discusión jurídica está la discusión ética, que es la que debehacerse.Y justamente durante esta semana, se han conocido dos hechos que no puedenpasar inadvertidos en el debate sobre el fuero militar en tanto reflejan conductascriminales que jamás podrán ser vistas desde la óptica que plantea el Gobierno:toda operación militar se presume relacionada con el servicio.El ex capitán del ejército Antonio Rozo Valbuena, en confesión a la Fiscalía contólos pormenores de su accionar como oficial del Gaula en Córdoba durante losaños 2006 y 2007 y la manera como “legalizaban” los crímenes que cometían. Dijoque si no daban resultados, es decir bajas, eran relevados de sus cargos y que losaltos oficiales están pasando de agache, que en la región de El Bagre (Antioquia)un oficial reportó 54 “bajas en combate”. El ex oficial Rozo Valbuena hizo curso deespecialización en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en losEstados Unidos, por lo que fue instructor de esa materia.El Instituto de Medicina Legal dictaminó que el magistrado Carlos Horacio Urán,muerto en los hechos del Palacio de Justicia, recibió dos tiros de gracia: uno en lanuca y otro en la frente y encontró además vestigios de lesiones en sus brazos,manos y piernas que podrían indicar que fue torturado. El magistrado Urán saliócon vida del Palacio, según las evidencias fue torturado, asesinado y su cuerpopuesto entre los escombros del primer piso. Al reabrirse la investigación en 2007,la Fiscalía halló la billetera y otros elementos personales del Magistrado en unacaja de seguridad en el Cantón Norte del Ejército.Si lo que desea el Gobierno es que hechos como los narrados sean cobijados porla nueva concepción del fuero militar que impulsa, entonces lo que quiere es darlevía libre al crimen, sin el estorbo de la “ignorante” justicia civil.http://movimiento-social-colombiano.over-blog.es/article-fuero-militar-presuncion-de-legalidad-o-certeza-de-impunidad-86583821.html
  • 4. Uribe Vélez, presidente, y Santos Calderón, su ministro de Defensa, colmaron deprebendas y de elogios a la casta militar y policial.en la época en que se conoció el horror de los asesinatos masivos y sistemáticosde más de tres mil jóvenes, a manos del Ejército de Colombia. Por talesasesinatos, los militares que participaron en esas Operaciones fueron premiadoscon semanas de descanso -a cuenta del erario público-, felicitaciones,condecoraciones, cursos en el exterior y ascensos.un nuevo artículo que busca modificar la figura del fuero militar, consagrada en elartículo 221 de la Constitución Política. Dicha norma dispone que “De los delitoscometidos por los miembros de la fuerza pública en servicio activo, y en relacióncon el mismo servicio, conocerán las cortes marciales o tribunales militares, conarreglo a las prescripciones del Código Penal Militar. Tales cortes o tribunalesestarán integrados por miembros de la fuerza pública en servicio activo o enretiro”. (Negrilla fuera de texto)La pretensión del Gobierno, es adicionarle un parágrafo al anterior artículo en elsiguiente sentido: “En todo caso, sepresume la relación con el servicio en lasoperaciones militares y procedimientos de la Policía Nacional. En estassituaciones, cuando haya lugar al ejercicio de la acción penal, la misma seadelantará por la Justicia Penal Militar y Policial”. (Negrilla fuera de texto)ministro del Interior Germán Vargas Lleras, anunció que retirará ése artículo paraincluirlo en un “proyecto integral” que busca reformar el juzgamiento de losmilitares.A pesar del anuncio de Vargas Lleras, la decisión de retirar el artículo de lareforma no depende del Gobierno, sino del Congreso.Sea cual fuere la suerte del artículo, lo que busca el Gobierno de Santos Calderónes darle rango constitucional a la impunidad de los delitos que cometen losmilitares y policías, en las operaciones militares y procedimientos policiales. Quelos mal llamados “falsos positivos”, por ejemplo, sean considerados comooperaciones militares relacionadas con el servicio y en el hipotético caso quellegaran a investigarse, sean juzgados por los militares y absueltos por losmilitares.El parlanchín vicepresidente Angelino Garzón, también ha metido la mano en elasunto, la lengua para ser exactos. Según él, las víctimas del conflicto tambiénson “de las Fuerzas Militares y de Policía”. El Vicepresidente confunde víctima con
  • 5. victimario. Si los militares delincuentes son víctimas, aplicando la lógica delabsurdo Garzoniana, los paramilitares también serían víctimas. Y entonces, ¿quévienen a ser las víctimas?El ex capitán del ejército Antonio Rozo Valbuena, en confesión a la Fiscalía contólos pormenores de su accionar como oficial del Gaula en Córdoba durante losaños 2006 y 2007 y la manera como “legalizaban” los crímenes que cometían. Dijoque si no daban resultados, es decir bajas, eran relevados de sus cargos y que losaltos oficiales están pasando de agache, que en la región de El Bagre (Antioquia)un oficial reportó 54 “bajas en combate”. El ex oficial Rozo Valbuena hizo curso deespecialización en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en losEstados Unidos, por lo que fue instructor de esa materia.Si lo que desea el Gobierno es que hechos como los narrados sean cobijados porla nueva concepción del fuero militar que impulsa, entonces lo que quiere es darlevía libre al crimen, sin el estorbo de la “ignorante” justicia civil.
  • 6. LÒPEZ RINCÒN, José Hilario, fuero militar: presunción de legalidad o certeza de impunidad, En línea,[http://movimiento-social-colombiano.over-blog.es/article-fuero-militar-presuncion-de-legalidad-o-certeza-de-impunidad-86583821.html], fecha de consulta 28 de mayo de 2012 RESUMENEl Gobierno colombiano, bajo el mando de Álvaro Uribe Vélez, exigía al Ejércitonacional dar resultados contundentes, los cuales se tradujeron en bajas deinocentes, esto es, ejecuciones extrajudiciales a civiles, cosa la cual les representóa los militares y policías “prebendas y elogios” además de vacacionesremuneradas y cursos de ascenso en el exterior.Estas atrocidades sucedieron principalmente en el período correspondiente a lasfechas 2.004 a 2.008, dejando como resultado unas aproximadas 3.000 víctimas.De ahí pues, que el Gobierno Nacional busque la realización de reformas a lajusticia, con el fin de impedir que la justicia ordinaria juzgue estas ejecucionesextrajudiciales perpetradas por la fuerza pública. Esta reforma estaría dada en lamodificación del artículo 221 que consagra el fuero militar en la ConstituciónPolítica de Colombia, dicha norma dispone que “De los delitos cometidos por losmiembros de la fuerza pública en servicio activo, y en relación con el mismoservicio, conocerán las cortes marciales o tribunales militares, con arreglo a lasprescripciones del Código Penal Militar. Tales cortes o tribunales estaránintegrados por miembros de la fuerza pública en servicio activo o en retiro”. Laadición que pretende el Gobierno para este artículo prescribe de la manerasiguiente: “En todo caso, se presume la relación con el servicio en las operacionesmilitares y procedimientos de la Policía Nacional. En estas situaciones, cuandohaya lugar al ejercicio de la acción penal, la misma se adelantará por la JusticiaPenal Militar y Policial”. Pese al anuncio del actual gobierno, en voz del Ministro deInterior y Justicia, Germán Vargas Lleras, de retirar el artículo que modifica eljuzgamiento de dichos agentes, es papel del Congreso de la República excluirlode la normativa, no está pues, dentro de las funciones ni de las competencias delEjecutivo. Ellos lo plantean de manera que se pueda llegar a lograr un proyectointegral de justicia.
  • 7. Como lo dice el artículo del cual nos hemos basado para este escrito 1 “lo quebusca el Gobierno de Santos Calderón es darle rango constitucional a laimpunidad de los delitos que cometen los militares y policías, en las operacionesmilitares y procedimientos policiales.” Siendo así, se justificarían los homicidios deciviles, por estar los agentes de la fuerza pública en estricto cumplimiento deldeber, sin mencionar que la medida propuesta por el Gobierno generaría que losmilitares fueren juzgados en cortes militares, lo que pondría a la población civil endesconcierto, pues, los mismos los absolverían de todo cargo justificándose en loanterior mencionado.El Vicepresidente de la República, Angelino Garzón, ha hecho comentarios alrespecto, en los cuales argumenta que la fuerza pública también ha sido víctimaen el conflicto, lo cual se ve como un fatal error, porque poniéndolo así, los gruposalzados en armas como las F.A.R.C., los Paramilitares, el E.L.N., y así muchosmás, también podrían considerarse víctimas.Hace poco se conoció el testimonio de uno de los perpetradores de dichos actos,el ex capitán del Ejército, Antonio Rozo Valbuena, quien confirmó lo anteriormentedicho, pues si no daban resultados, sus puestos eran los que corrían gran peligro,puesto que, quedarían desempleados; él narró cómo hacían parecer lasejecuciones como caídos en combate, y agregó que gracias a estos homicidiospudo realizar un curso de especialización en Estados Unidos sobre DerechosHumanos y Derecho Internacional Humanitario, de lo que se valió después paraser instructor en la materia.De tal manera, vemos cómo lo que busca el Gobierno Nacional, a través de sudenominada reforma a la justicia, es generar impunidad en casos de lesahumanidad como son los denominados “falsos positivos”, es decir, “lo que quierees darle vía libre al crimen, sin el estorbo de la “ignorante” justicia civil.”Realizado por: Brayan ZuluagaBzuluaga07@gmail.com1 LÓPEZ RINCÓN, José Hilario Fuero militar: Presunción de legalidad o certeza de impunidadhttp://movimiento-social-colombiano.over-blog.es/article-fuero-militar-presuncion-de-legalidad-o-certeza-de-impunidad-86583821.html
  • 8. Formato para Referencia de Documento Electrónico (ISO 690-2) ARTÍCULO DE REVISTA EN LÍNEA: Elementos de la Referencia Referencia Bibliográfica del Documento ElectrónicoAutor(es) del Artículo. LÒPEZ RINCÒN, José HilarioAPELLIDOS, Nombres (En negrilla)[Correo electrónico del Autor(es)].Título completo del artículo. FUERO MILITAR: PRESUNCIÒN DE LEGALIDAD O CERTEZA DE(En MAYÚSCULA, Cursiva o Negrilla) IMPUNIDADTipo de soporte. En línea[en línea] En:Nombre de la Revista.Volumen, Número de la publicación.Mes, año de publicación; pp.Disponible en:[Dirección URL completa] http://movimiento-social-colombiano.over-blog.es/article-fuero-militar presuncion-de-legalidad-o-certeza-de-impunidad-86583821.htmlFecha de consulta: 28, 05,2012(día, mes, año)ISSN(International Standard Serial Number,Número Internacional Normalizado dePublicaciones Seriadas) Referencia Bibliográfica de la revista en Línea: LÒPEZ RINCÒN, José Hilario, fuero militar: presunción de legalidad o certeza de impunidad, En línea,[http://movimiento-social-colombiano.over-blog.es/article-fuero-militar-presuncion-de-legalidad-o-certeza-de- impunidad-86583821.html], fecha de consulta 28 de mayo de 2012
  • 9. Preguntas profundas:1. ¿Cuál es el objetivo del texto? Identifica la intención del autor del texto.2. ¿Cuál es la tesis principal del texto? Escribe la afirmación central del texto.3. ¿Cómo argumenta el texto a favor de la tesis? Selecciona las ideas principalesque apoyan la tesis o argumento central.4. ¿Qué ideas no entendió en el texto o qué vacíos encuentra en laargumentación? Haga una lista jerárquica de las ideas o de eventos mencionados.¿Cuáles de esas ideas o eventos conoce y cuáles no conoce? ¿Qué otros textos oeventos piensa que tendría que leer o investigar para poder entendercompletamente la tesis y los argumentos?5. Evalúe el texto. ¿La tesis contribuye al objetivo? ¿La tesis está bienargumentada? ¿Qué le aportó el texto a la luz de sus conocimientos previos y quénueva información o ideas le permitió comprender? Respuesta a Preguntas Profundas 1. Considero que el autor solo busca demostrar su inconformidad para con el Gobierno Nacional en tanto que, los derechos humanos de civiles se verán y se vieron violentados por agentes de la fuerza pública, además, hacerle conocer a la comunidad civil, a través de un escrito, aspectos planteados desde el gobierno que quizá la población desconocía hasta el momento. 2. El autor plantea que el Gobierno Nacional, iniciando en el mando de Álvaro Uribe Vélez y terminando en Juan Manuel Santos Calderón, buscan generar una impunidad a las ejecuciones perpetradas por sus agentes, pues, buscan que la judicialización de éstos, se lleve a cabo, no por la justicia ordinaria, sino por el contrario, por la justicia militar. 3. Si tomamos como tesis que el Gobierno busca generar una impunidad frente a las actuaciones de militares y policías, podríamos apoyarnos en lo que el mismo autor señala en dos posturas así: Para justificar la reforma del fuero militar, el senador Roy Barreras argumenta que los militares son
  • 10. condenados porque la Justicia de los civiles “desconocen el lenguaje de la guerra”; y El Gobierno y los militares nos quieren hacer creer que los militares, pobrecitos, son unos perseguidos de la justicia civil, “ignorante” e “injusta”. 4. Jerarquización de ideas. La época en que se conoció el horror de los asesinatos masivos y sistemáticos de más de tres mil jóvenes, a manos del Ejército de Colombia. Ahora, Santos Calderón busca evitar que los “héroes” paguen por sus crímenes, pasados y futuros, con la reforma del fuero militar. La pretensión del Gobierno, es adicionarle un parágrafo al anterior artículo en el siguiente sentido: “En todo caso, sepresume la relación con el servicio en las operaciones militares y procedimientos de la Policía Nacional. En estas situaciones, cuando haya lugar al ejercicio de la acción penal, la misma se adelantará por la Justicia Penal Militar y Policial”. En el vocabulario del Derecho Internacional Humanitario los “falsos positivos” se llaman homicidios en persona protegida y son crímenes de lesa humanidad, en tanto crímenes generalizados, sistemáticos, perpetrados por agentes del Estado y dirigidos contra la población civil. Si lo que desea el Gobierno es que hechos como los narrados sean cobijados por la nueva concepción del fuero militar que impulsa, entonces lo que quiere es darle vía libre al crimen, sin el estorbo de la “ignorante” justicia civil.Para una concepción personal, ninguno de los puntos anteriormente señalados esdesconocido, pues, goza de plena publicidad en la actualidad, aún así, considerohabría de leerse el proyecto completo que planteó el Gobierno para la Reforma ala Justicia. 5. Sí considero que la tesis está bien argumentada y muy encaminada al objetivo el cual era brindarle al lector una información mayor, en tanto también, crítica a postulados del Gobierno frente a los hechos. Por mi parte puedo decir que me ayudó a comprender mejor el postulado del Gobierno, es decir, el punto en el cual se basa para tratar de generar una impunidad de delitos de persona protegida, considerándose delitos de lesa humanidad.

×