• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Normas en infantil
 

Normas en infantil

on

  • 4,398 views

 

Statistics

Views

Total Views
4,398
Views on SlideShare
4,347
Embed Views
51

Actions

Likes
2
Downloads
159
Comments
0

5 Embeds 51

http://elmundovistodesdeabajoinfantil.blogspot.com 22
http://elmundovistodesdeabajoinfantil.blogspot.com.es 21
http://padrespreparadoseducandoaloshijos.blogspot.com 4
http://www.elmundovistodesdeabajoinfantil.blogspot.com 3
http://padrespreparadoseducandoaloshijos.blogspot.mx 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Normas en infantil Normas en infantil Presentation Transcript

    • LAS NORMAS EN EDUCACIÓN INFANTIL SALESIANOS LOGROÑO - “LOS BOSCOS”
    • ¿QUÉ SON LAS NORMAS?
      • Son las reglas que se debe seguir y que se deben ajustar a las conductas, tareas, actividades, etc .
    • ¿QUÉ NOS APORTAN LAS NORMAS?
      • Establecen límites a los hijos y es una manera de demostrarles nuestro amor y preocupación . Con ello les distinguimos e indicamos lo que está bien y mal . Los límites nos proporcionan un sentimiento de seguridad y control .
    • LA FRUSTRACIÓN
      • Cuando a nuestro hijo le decimos 'no' en determinadas ocasiones, le estamos provocando pequeñas frustraciones necesarias para que, poco a poco, pueda renunciar a sus deseos o sepa encajar fallos y decepciones de la vida cotidiana. Si nuestro hijo no ha tenido nunca frustraciones, no sabrá encajarlas, no podrá reaccionar ante ellas y su autoestima se verá afectada, ya que creerá que no sirve para realizar esa tarea o conseguir ese regalo. Por ello, es muy beneficioso negarle pequeñas cosas y que no siempre lo consiga todo.
    • ¿CÓMO ESTABLECEMOS LAS NORMAS?
      • Ser claro y específico
      • Los límites han de ser claros, específicos, sencillos y positivos. De esta manera se informa a los hijos lo que se espera de ellos y cuándo. Así por ejemplo, si dices a tu hijo: “después de comer, tira los restos de comida en el cubo de la basura, pon los platos sucios en el fregadero y quita el mantel”, es probable que sepa exactamente lo que se espera que haga. En cambio, decirle que limpie todo, no informará con tanta precisión de lo que se espera de él.
      • Ser firme .
      • Mostrarse amable pero firme, es una buena manera de que nuestros hijos muestren atención y sigan nuestras instrucciones:
      • · Mirarle directo a los ojos.
      • · Hablarle de una manera clara y con un tono firme.
      • · Deja que tu rostro parezca serio mientras le hablas.
      • · Insistir en ser atendido y obedecido a una instrucción razonable. 
    • Ser consistente. Los límites deben hacerse cumplir de manera consistente, es decir, deben cumplirse siempre que las circunstancias sean las mismas. No obstante si las circunstancias cambian, los límites deberían ser revisados. Si los límites se aplican de manera inconsistente puede generar confusión en el niño. Por ejemplo: si un día se le prohíbe que utilice el ordenador, al otro día se le permite hacerlo y otro día se le castiga por utilizarlo, el niño nunca sabrá lo que realmente se espera de él.
    • ¿Cuándo debemos comenzar a poner limites?
      • Desde el primer momento debemos establecer límites, es decir, nosotros decidimos, a qué hora duermen, comen etc, según se hacen mayores sus capacidades aumentan por lo que los límites también. Cuando comienzan a gatear, no lo pueden hacer por donde ellos quieren, se le establece entonces otro límite. Y así sucesivamente; no debemos posponer los límites puesto que cuanto más tarde comencemos, más difícil será llevarlos a cabo.
    • ¿Qué límites debemos poner?
      • Comportamiento.
      • Higiene.
      • Alimenticios.
      • Sociales.
      • En el juego.
      • Viales.
      • Escolares (de trabajo).
    • Las consecuencias
      • Los límites conllevan consecuencias, en ocasiones positivas, porque favorecen su madurez y crecimiento y en ocasiones negativas cuando no son cumplidos. Para nuestra ayuda, reforzamos los límites con premios y castigos que se deben alternar según la ocasión. Es decir, no debemos premiar todas sus conductas ni recurrir al castigo como único recurso.
    • LOS PREMIOS
      • Si la conducta de un niño (vestirse solo, estudiar,…) va seguida de atención, palabras de elogio y aprobación, etc (refuerzo positivo) el niño la repetirá con más frecuencia en el futuro y la estará aprendiendo mejor.
      • Cuando queramos que aumente una determinada conducta el refuerzo siempre debe darse inmediatamente después de la misma, nunca antes.
      • Es conveniente no utilizar siempre el mismo tipo de refuerzo porque el niño puede habituarse o cansarse de él y deja de ser efectivo.
      Consideraciones
      • Es importante que no acostumbremos al niño a recibir recompensas a cambio de nada, ya que si no su presencia no hará que aumente la conducta esperada.
      • Recordar que las recompensas no tiene porque ser de tipo material. Una simple alabanza puede ser , en un momento determinado, más potente que un regalo.
      • Por último, si anunciamos el disfrute de una recompensa debemos cumplir ya que si no nuestras advertencias perderán credibilidad en el futuro
    • Los Castigos
      • Persiguen el fin de evitar que el comportamiento no deseado se repita. Son correctores necesarios.
    • Pautas para una aplicación adecuada y eficaz del castigo
      • Ha de ser advertido y previsible.
      • Ha de ser inmediato .
      • Ha de consistir en una experiencia que no le guste al niño pero nunca puede incluir maltratos ni físicos, ni psicológicos.
      • Ha de ser objeto de aplicación consistente ( no dependiendo del mal humor de quien lo aplica )
      • Ha de acompañarse siempre de pautas sobre cómo actuar, el castigo informa de lo que no hay que hacer.
    • Las Rabietas, ¿Qué son?
      • En algunas ocasiones, un niño, que no consigue algo que quiere, comienza a llorar, gritar, patalear y se tira al suelo. Eso es una rabieta, un comportamientos coléricos mediante el cual, que el niño manifiesta su incapacidad para hacer o conseguir algo que desea. Se consideran una parte normal del desarrollo del niño de 1 a 3 años y la tendencia es que desaparezca hacia los 4 años.
    • ¿Por qué se producen?
      • Su origen suele estar en un conflicto entre los deseos de autonomía del niño y las limitaciones que se le imponen a una edad en la que no posee un desarrollo suficiente del lenguaje , para poder expresar con palabras sus necesidades o sentimientos. Hay factores que pueden facilitar su aparición como el sueño, el hambre, la incomodidad o el estar enfermo. Muchos niños siguen teniéndolas porque tuvieron éxito con rabietas anteriores.
    • ¿Cómo actuar ante una rabieta?
      • Mantener la calma y el control. No regañar, gritar ni zarandear al niño porque, además de no solucionar nada, genera más inseguridad y constituye un mal ejemplo.
      • No hay que intentar razonar con el niño, porque en ese momento no nos escuchará.
      • Por supuesto, no debe concedérsele lo que quería , para no reforzar su conducta, como tampoco conviene ofrecer premios o recompensas para que abandone su rabieta.
      • En las fases iniciales, un pequeña dosis de humor y, si es posible, intentar distraer al niño desviando su atención hacia otra actividad u objeto, pueden ser de mucha utilidad.
      • Si no se logra controlar la rabieta, y la situación lo permite, se puede adoptar una actitud de indiferencia y hacer como que se ignora la conducta del niño, para lo cual no debe manifestarse enfado, ni deben hacerse promesas o proferir amenazas.
      • Es conveniente darle un " tiempo de enfriamiento ". Si se encuentra en casa, llevarle a su habitación y aislarle de toda actividad durante unos minutos, retirando aquellos objetos que puedan resultar peligrosos. En ese período no hay que hablarle, regañarle, amenazarle, etc. Si la "escena" ocurre en un sitio público, procure llevarle a un sitio tranquilo y si fuera necesario contenerle físicamente porque presente una actitud violenta, procure sujetarle pero sin hablarle ni mirarle.
      • Una vez que se ha pasado el berrinche, no se le debe castigar ni gritar, sino darle seguridad y afecto , pero sin mimarle en exceso ni darle ningún tipo de premio, explicándole lo inadecuado de su comportamiento.
    • ¿Qué hacer para evitarlas?
      • Intentar evitar las situaciones y circunstancias que puedan ser fuente de frustración o facilitar la aparición de rabietas, como hambre, sueño, etc. Avisarle con tiempo cuando vaya a producirse un cambio de actividad le ayudará a hacerse a la idea.
      • Establecer normas razonables, claras y coherentes y no cambiarlas, para que el niño conozca perfectamente donde están sus límites.
      • Reforzar los comportamiento positivos . Es decir, entre otras cosas hacerle caso y alabarle cuando su conducta es la adecuada. El niño busca la atención de sus padres y si la consigue sobre todo cuando hace "cosas malas", le estaremos indicando que ese es el comportamiento que debe repetir para que le dediquemos más tiempo.
      • Enseñarle a verbalizar sus sentimientos y a encontrar formas adecuadas para expresar su ira o su frustración.
    • EN RESUMEN…
      • Las normas deben establecerse desde el primer momento.
      • Hay que ser firmes y consecuentes con ellas.
      • Las normas ayudan al niño a sentirse seguro.
      • Tanto los premios como los castigos son buenos refuerzos de estas normas.