Derechos de imagen by borjalan & smg

282 views
215 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
282
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Derechos de imagen by borjalan & smg

  1. 1. La seguridad en Internet y derecho a la imagen.Índice: 1. Breve introducción al concepto de imagen propia. 2. Derecho a la propia imagen. 3. Los límites legales. 4. Penalización. 5. Defensa de menores de edad. Breve introducción al concepto de imagen propia.El derecho a la imagen, como la mayoría de los derechos de lapersonalidad y la propia categoría, tanto fuera de España como ennuestro país, no es un derecho ajeno a la polémica. Como recuerdaMARC CARILLO, algunos autores entienden que la imagen es parte delderecho al honor de las personas; otros, especialmente los franceses yla doctrina anglosajona (y alguna sentencia del TribunalConstitucional), lo configuran como un elemento delderecho a la intimidad, de manera que un uso indebido o ilícito de laimagen ajena se traduce como una lesión del derecho ala intimidad, lo cual no deja de ser curioso porque posiblemente lo másalejado a la intimidad sea la imagen, la cual casi por definición esexteriorización, manifestación y capacidad de reconocimiento. Incluso ha habidoautores, sobre todo italianos antiguos, que han negado que la imagen sepudiera configurar como un derecho subjetivo. Derecho a la propia imagen.El derecho a la propia imagen atribuye a su titular la potestad para disponer de su imagenfísica impidiendo su difusión salvo que medie su propio consentimiento. Los avancestecnológicos permiten mil maneras de reproducir la imagen de una persona sin que ésta puedallegar a apercibirse, razón por la cual la constitución de forma autónoma de este derecho de lapersonalidad, diferenciándolo del derecho al honor y del derecho a la intimidad, es unagarantía frente a aquellas intromisiones ilegítimas sobre la vida de la persona que consisten enreproducir su imagen física por cualquier medio que pueda hacerla identificable (televisión,
  2. 2. vídeo, fotografía o incluso caricatura), con absoluta abstracción de su propia voluntad. Alreconocer este derecho, se trata de proteger un bien jurídico que, como el resto de los quedefinen los derechos fundamentales, se basa en el respeto al valor constitucional de ladignidad de la persona.En la última década, las relaciones laborales se han visto alteradas a menudo por la influenciaque la aparición de las nuevas tecnologías puede llegar a tener en el ejercicio efectivo de losderechos de los trabajadores en el seno de las relaciones de trabajo, tanto en empresasprivadas como también en las públicas. Los límites legales.El artículo 18.1 de la Constitución otorga a los derechos al honor, a la intimidad personaly familiar y a la propia imagen rango de fundamentales. Esta definición establece lanecesidad de respetarlos y pone límite al ejercicio de la libertad de expresión porque,según explica la abogada Lidia Barrio, "en sentido jurídico, implica la facultad exclusivadel interesado a difundir o publicar su propia imagen y, por tanto, su derecho a evitar sureproducción". Sin embargo, la reproducción o difusión de una imagen no siempre esconsentida por la persona, ya sea un personaje público o anónimo, y es ahí donde sepuede cometer una infracción. "El derecho a la imagen es innato, irrenunciable einalienable, es el derecho de la persona a que los demás no reproduzcan los caracteresesenciales de su persona sin su consentimiento. Violarlo significa un atentado contra losderechos fundamentales de la persona", reflexiona Barrio. Personajes PúblicosLa ley no impide la captación, reproducción o publicación de imágenes de personas queejercen cargos públicos o que tienen proyección pública. No es necesario que éstas densu consentimiento para que su imagen pueda ser recogida en los medios decomunicación, aunque sólo cuando se emplee con fines informativos. Otros usos o fines,como los publicitarios y comerciales, requieren siempre consentimiento. Cuando se tratade personas sin proyección pública, la captación, reproducción o publicación de suimagen es, a priori, una intromisión ilegítima, “excepto cuando la imagen aparece comomeramente accesoria respecto a la información sobre un suceso o acaecimiento público".No obstante, hay que analizar cada caso por separado y es ahí donde reside la polémica."Para su valoración hay que tener en cuenta las ideas que prevalezcan en cada momentoen la sociedad", apunta la letrada. En una sentencia del Tribunal Supremo, de julio de2004, se consideró que se había producido una intromisión ilegítima al publicarse en unperiódico una fotografía de tamaño considerable con la imagen clara de unas personasjóvenes, que no dieron su consentimiento para la publicación. La imagen formaba partede un reportaje referido a la ingestión de bebida alcohólicas, lo que se estima un temamarginal, por lo que se consideró como "atentatoria" contra su derecho al honor. Personas FallecidasEn el caso de personas fallecidas, el derecho a la imagen no se extingue, ya que elejercicio de las acciones de protección civil del honor, la intimidad o la imagen de estapersona corresponde a quien haya designado para ello en su testamento. Si en eltestamento no se recoge este deseo o la persona designada fallece, "estarán legitimadospara recabar la protección el cónyuge, los descendientes, ascendientes y hermanos de lapersona afectada que viviesen al tiempo de su fallecimiento". "A falta de todos ellos, elejercicio de las acciones de protección corresponderá al Ministerio Fiscal, que podrá
  3. 3. actuar de oficio o a instancia de persona interesada, siempre que no hayan transcurridomás de ochenta años desde el fallecimiento del afectado", recuerda Lidia Barrio. En otrasentencia de 2005, el Tribunal Supremo no consideró ilegítima la difusión en un canal detelevisión de las imágenes de un fallecido en accidente de tráfico. Aunque la familiaaseguró que la difusión de esas imágenes supuso una intromisión ilegítima en su derechoal honor, se estimó que esas imágenes eran "accesorias" respecto a la informaciónesencial del programa y su objetivo: hacer reflexionar a los espectadores acerca de losgraves riesgos de la circulación, llamar a la prudencia de los conductores y dar a conocerel funcionamiento de los servicios médicos y de emergencias. PenalizaciónLas infracciones muy graves pueden llegar a suponer una sanción equivalentea una multa de 500.000 hasta 1.000.000 de euros para los servicios decomunicación audiovisual televisiva y de 100.000 a 200.000 para los radiofónicos,para los prestadores del servicio de comunicación electrónica y para losprestadores de servicio de catálogo de programas. Ante estas cifras, probablemente los prestadores de servicios de comunicación audiovisual,comenzarán a tener una actitud más cautelosa ante posibles incumplimientos de la ley. Nosólo eso, sino que a la cantidad impuesta como multa según este artículo, podría sumarse larevocación de la licencia como prestadores de servicios audiovisuales o la obligación a cesaren la prestación de sus servicios, aun cabiendo la posibilidad de imponer estas medidas deforma independiente si cometen determinadas infracciones especialmente graves.Se considera ilegítimo: La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, si bien el derecho a la propia imagen no impide: o a) Su captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público. o b) La utilización de la caricatura de estas personas, de acuerdo con el uso social. o c) La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria. La utilización del nombre, de la voz o de la imagen de una persona para fines publicitarios, comerciales o de naturaleza análoga. La Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, reconoce la posibilidad de pedir una indemnización y extiende ésta al daño moral, que se analiza de acuerdo a las circunstancias del caso y a la gravedad de la lesión producida. En cuanto al importe de la indemnización por el daño moral, cuando se trata de personas fallecidas, su cobro corresponde a la persona legitimada para recabar la protección de la imagen, en la proporción en que la sentencia estime que han sido afectadas, mientras que cuando "el titular del derecho lesionado fallezca sin haber podido ejercitar por sí o por su representante legal las acciones previstas en esta ley, por las circunstancias en que la lesión se produjo", se entenderá la indemnización comprendida en la herencia del perjudicado o perjudicada. Las acciones de protección frente a las intromisiones ilegítimas caducan, eso sí, transcurridos cuatro años desde que la persona legitimada pudo ejercitarlas, a la vez que no se entiende como intromisión ilegítima la captación
  4. 4. y reproducción de una imagen cuando esté expresamente autorizada por Ley o cuando el titular del derecho haya otorgado su consentimiento expreso, como en el caso de los y las modelos o los participantes en un programa de televisión, que firman un contrato de cesión de derechos de imagen. Defensa de menores de edad.El tratamiento de las imágenes de los menores es una de las cuestiones que máspreocupa. "Distorsionar su imagen en prensa o en televisión es una práctica habitual ysería una manera de protección del derecho a la imagen del menor", precisa Barrio. LaLey distingue entre menores emancipados y no emancipados, que están bajo la patriapotestad de sus padres y son quienes les representan legalmente y administran susbienes. Son los padres quienes deben firmar los posibles contratos de cesión de derechosde imagen, en representación de sus hijos, aunque la experta hace algunas matizaciones:"tratándose de contratos que obliguen al menor a realizar prestaciones personales, comotrabajar de modelo, se requiere el previo consentimiento del menor, si tuviera suficientejuicio". Desde el punto de vista del derecho a la imagen e intimidad, el consentimientode los menores, "aunque sean incapaces", aclara la abogada, debe ser prestado por ellosmismos si sus condiciones de madurez lo permiten. "En los restantes casos, elconsentimiento habrá de otorgarse mediante escrito por su representante legal, quienestará obligado a poner en conocimiento previo del Ministerio Fiscal el consentimientoproyectado. Si en el plazo de ocho días el Ministerio Fiscal se opone, resolverá el Juez",añade.Cuando se firma un contrato, hay que leerlo con atención, ya que es posible que laimagen sea posteriormente utilizada en más ocasiones de las que se piensa. Cualquierdetalle de este tipo debe quedar especificado en el contrato, que estará firmado tantopor el fotógrafo como por la persona fotografiada o sus representantes. También esconveniente que contenga los datos del fotógrafo y del modelo (o del padre, madre otutor), una cláusula que especifique que el modelo está de acuerdo con la realización delas fotografías, el lugar y la fecha en la que se realizan las instantáneas, elconsentimiento de cesión de los derechos de imagen que otorga el o la modelo y laretribución que recibe. Hay que tener en cuenta que una vez que se ceden las imágenesa quien las realiza, es esta persona quien tiene los derechos sobre ellas y, por lo tanto,decide cómo y cuándo se reproducen. Cualquier punto que se quiera precisar sobre estacuestión debe quedar recogido en el contrato. Fuentes: Wikipedia. Página de Eroski. Páginas de leyes de España.

×