Your SlideShare is downloading. ×
Crónicas de un tiempo pasado
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Crónicas de un tiempo pasado

593
views

Published on

Published in: Education

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
593
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 2011 Crónicas de un tiempo pasado I La biblioteca Sea ya en tiempos pasados, presentes o futuros, las personas nunca cambian. Cancelos 08/01/2011
  • 2. Episodio I Un chico especialÉrase una vez que se era, antes de la época medieval, cuando la iglesia todavía no lo dominabatodo, en el año 478 existía lo que se conoce como magia. La magia era algo que todos temían,porque los magos y las criaturas mágicas aterrorizaban a la gente. Aunque el dinero teníaprioridad sobre casi todo, la magia tenía aún más poder. De vez en cuando, a pesar de que no leshiciese ninguna gracia, los aldeanos tenían que pagar a un mago altas cantidades de oro para quelos librase de criaturas como grifos y dragones, o incluso del Snorak. El Snorak era una criaturatemible, había pocos magos que osaran hacerle frente a uno, y muy pocos lograban regresar convida para contar que no consiguieron matarlo. Era enorme, con cuello y cabeza de basilisco,cuerpo de león, patas y alas de águila y una cola en punta con la que lo atravesaba todo.Pero, no es este el tema principal y el que nos atañe hoy, sino el que en una aldea existió unjoven, un joven que no acababa de encajar en la sociedad de su pueblo, todos lo querían, peroles infundía una especie de “malas vibraciones”. Era de una familia pobre, pero honrada. Todotranscurría como de costumbre cuando, apareció un grifo, y unos minutos después, apareció unmago que lo mataría o ahuyentaría. Fue una batalla sin cuartel, pero acabó venciendo el mago,quien en mitad de la lucha, atisbó al joven del que ya os he hablado a través de una ventana desu casa, lo que le produjo una sensación que ya le era familiar. Una vez hubo terminado y todala aldea se disponía a pagarle el tributo, el mago los detuvo a todos diciéndoles: “No os cobrarénunca nada más si me puedo llevar a ese chico conmigo. Le daré educación, le enseñaré a leer,lo alimentaré y le haré digno de ganarse el pan por su propia mano”. Mientras argumentaba yprometía todo lo ya comentado, señalaba al mozalbete.Después de muchas idas y venidas pidiendo opinión a la aldea entera, los padres decidieron quelo mejor para él sería que se fuera con el mago. El mozo, de buena gana, empaquetó todas suspertenencias y se despidió. Cuando partieron y se alejaban de la aldea, el mago, presentándoseél primero le dijo al mozo: “Yo me llamo Jason, ¿Cuál es tu nombre?” a lo que el chicorespondió, “Shelgas. Ya sé que es un nombre élfico, pero me lo pusieron en honor a un elfo deluz que murió por mi familia” Después de esto, el mago se quedó pensativo, era muy pocoordinario que un miembro de una raza llevara un nombre de otra, y aun más sabiendo lo que élsabía.Tardaron aún un par de días en llegar a su destino, y cuando llegaron, Shelgas reconoció uncastillo mediano, con unos terrenos rodeados de un bosque en un valle en el que sólo había unsendero. Mientras estaban atravesando el angosto y tortuoso sendero, Shelgas oyó un ruido queera como mil chillidos juntos. El experimentado mago, intuyendo su pregunta, respondió “songrinnells, criaturas resultantes de experimentos mágicos fallidos, solo son peligrosos enmanadas de más de 50, no te preocupes”.Lo primero que hizo Jason al llegar, fue enseñarle a Shelgas sus aposentos. Una habitaciónmucho más grande que ninguna que hubiera visto antes, con una cama, una mesilla, unescritorio, unas estanterías y con una zona de prácticas. Una vez se hubo acomodado, Jason 2
  • 3. procedió a presentarle a sus compañeros, Torques, Mercal y Alelgas (este último era un elfo deluz). Todos eran muy amables, y por primera vez, Shelgas se sentía completamente integrado enuna sociedad. Jason le explicó que salvo alguna clase para conjuros complicados y sus clases delectura, todo el aprendizaje lo haría de manera individual y sin supervisión; en otras palabras,aprendería por sus propios medios. Al día siguiente al de su llegada al castillo (que descubrióque se llamaba Lorrende), se encontró con una toga de mago y un libro de aprendizaje dehechicería básica. Tardó un par de semanas en aprender a leer muy despacio, con ayuda delmaestro y sus compañeros, pero a partir de ahí mejoraría leyendo el libro de aprendizaje dehechizos básicos.Pronto se acostumbró a los libros y a sus nuevos (por no decir primeros y únicos) amigos que, apesar de estar muy unidos, presentaban personalidades muy distantes: Torques era el humoristadel grupo, el que hacía las bromas y se reía por todo, Mercal era el fanfarrón, el que por ser elmás fuerte, se creía el líder y guía del grupo, y Alelgas era el interesado por la cultura y lalectura relacionada con la ciencia humana mezclada con la magia natural. Entre ellos formabanun grupo muy variopinto, y todavía más ahora que se les había unido Shelgas, quien pareciódesarrollar un gusto preferente por la mitología y las criaturas y objetos mágicos. Para fin deaño el maestro les había encargado un trabajo sobre el tema que ellos prefirieran: Torques,decidió hacerlo sobre hechizos y conjuros de distracción, Mercal, sobre hechizos de potencia,Alelgas sobre antiguas leyendas de la magia, y Shelgas, sobre los Snoraks. Episodio II Shelgas y el SnorakLas semanas siguientes, Shelgas se pasó los días en la biblioteca del castillo deLorrende con Alelgas, buscando información para su trabajo. Tenía ya montañas delibros, pero todos contenían la misma información, no le servía para hacer un trabajo nide cuatro líneas, así que se le ocurrió consultar al maestro si podían hacer una excursióna la famosa biblioteca de la que Alelgas estaba hablando siempre, la biblioteca deAlejandría. El maestro se lo pensó largo y tendido, pero al final aceptó, lo que alegrómucho a Alelgas, porque podría visitar la única biblioteca universal en la que convivían,la información tecnológica con la mágica.Para viajar hasta la torre de hechicería de Alejandría usarían las runasteletransportadoras del castillo, dando previo aviso de su llegada. Partieron haciaAlejandría a la mañana siguiente para aprovechar al máximo el día. Llegaron y losrecibieron como buenos anfitriones. Los alrededores de la torre no eran arena y desierto,sino prados y árboles, era necesario tener vida alrededor de la torre para que losalumnos aprendieran lo más básico de la magia, la energía de la vida.La Gran Biblioteca se encontraba a unos pocos metros de la torre, estaba protegida porun hechizo ancestral que nadie sabe cómo contrarrestar, protege todo lo que hay dentro 3
  • 4. del paso del tiempo. Era enorme, por suerte, el bibliotecario les dio un plano a cada unoy les indicó por donde tenían que ir para encontrar la sección del tema que buscaban.Shelgas quedó impresionado, había más de cinco mil libros sólo de criaturas mágicas declimas húmedos. Entre todos esos, había unos doscientos libros que mencionaran alSnorak, y con diferencia, contenían mucha más información sobre él que los deLorrende. Leyó una historia de un mago que logró matar a un Snorak a costo de su vida.Al leer esto, decidió investigar en los libros que hicieran referencia a esa historia yalgunos otros. Como los libros no se podían sacar de la biblioteca, pues formaban partedel saber universal que sobrevivía a los años, tuvo que pasarse todo el día leyendo, yapasadas las doce de la noche, el maestro fue a buscarlo diciéndole que apartase loslibros y siguiera al día siguiente. Hizo caso a Jason y se fue a dormir, pero notaba que seolvidaban de algo. A la mañana siguiente, Shelgas sabía que algo faltaba, cuandodurante el desayuno, alguien dijo su nombre y se acordó, no habían visto a Alelgasdesde la mañana del día anterior. Shelgas fue corriendo hasta la biblioteca para vercómo estaba Alelgas y seguir con la investigación para su trabajo. Lo encontró inmersoen la lectura. Los elfos de luz pueden almacenar la energía del sol para usarla por lanoche para mantenerse despiertos, esto puede perjudicar la mente y el cuerpo delindividuo, ya que no descansan, y aun así necesitan comer y Alelgas llevaba más deveinticuatro horas sin comer nada.Luego de aclararlo todo con Alelgas, Shelgas regresó a la lectura de sus libros.Descubrió algunos datos muy interesantes, y que todas las leyendas sobre el mago y elSnorak eran diferentes pero con un solo punto común, la muerte de ambos seres.Pasaron un par de días más en Alejandría y luego volvieron a Lorrean. A la hora decalificar los trabajos, Alelgas y Shelgas obtuvieron perfectos, Torques un muy bien alto,y Mercal un bien bajo.Con el paso de los meses y el cambio de estación, Shelgas solicitó al maestro el examende paso de nivel de aprendiz a alumno. Existen seis tipos de magos, aprendiz, alumno,pre-mago, mago, hechicero (un tipo que escasea bastante) y Archimagos, de estosúltimos nunca hubo más de ocho, viven una media de doscientos años, siglo arriba sigloabajo. Mientras Shelgas aprendía en el castillo, había siete Archimagos, llamadostambién el Consejo A. Ellos, eran los únicos que podían comprender la naturaleza de loshechizos que rodeaban la biblioteca. Dominaban todos los hechizos, desde los másbásicos a los nuevos que inventaban ellos. Para llegar a ser uno de ellos, no hacía faltaser antes hechicero o mago, aunque eso jugaría cartas a tu favor, solo se necesitaba unahazaña sobrenatural o derrotar a uno del consejo en un duelo Archimágico.Volviendo al hilo de la historia que nos atañe, Shelgas se preparaba para su examen.Durante su etapa de aprendiz, aprendió los hechizos básicos: curación, fuego, levitación,agua y tierra, lo elemental para un mago. A pesar del poco tiempo que llevaba enLorrean, se presentaba al examen con mucha determinación. 4
  • 5. Faltaban pocas horas para el examen, y Alelgas, le aconsejó que descansase y serelajara, que si no lo hacía acabaría suspendiendo. Haciendo caso a su compañero queya había pasado ese examen tiempo ha, Shelgas fue a la biblioteca y empezó a leer lospocos ejemplares de criaturas mágicas que le quedaban por leer en todo Lorrean. Unavez llegada la hora, se dirigió a la sala de exámenes en el ala Este del castillo. Su pruebaconsistía en lo básico para un mago, crear plantas, rocas, fuego y agua. Decidió hacerunos desniveles en la sala y colocar unas rocas aleatoriamente, luego hizo crecer plantaspor toda la estancia, después de eso creó un arroyo que rodeaba una pequeña isla en elcentro de la sala, y por último un puente de piedra iluminado por llamas flotantes. Elmaestro no tardó mucho en evaluar su trabajo y esfuerzo, y lo aprobó, ahora ya eraalumno. Sus compañeros le montaron una fiesta en la sala común de estudiantes en elala Oeste del castillo para celebrar su ascenso en los estudios.A la mañana del día siguiente se enteraron de que Jason no estaba, se había ido a unpueblo, así que los chicos se tomaron el día libre. Shelgas y Torques fueron a hablar conLara, la cocinera, que sin tener magia se manejaba muy bien por la escuela. Le pidieronuna tarta especial para el cumpledécadas de Alelgas (como los elfos viven una media decinco mil años, solo celebran cuando cumplen décadas en lugar de años) era su primeradécada y le querían dar una sorpresa. Lara, aunque estricta en la cocina, se llevaba biencon los mozos, así que decidió participar en la sorpresa. Poco después de recoger todo ylimpiar, llegó el maestro, por la cara no parecía traer buenas noticias.Según lo que contó, un Snorak había atacado Feylar, la aldea natal de Shelgas y dos delos magos que fueron a detenerlo, fallecieron, al igual que el resto de aldeanos. Shelgasse negaba a creer esas palabras y se encerró en su habitación durante días, solo salíapara comer. Sus compañeros, preocupados por él, decidieron enviar a alguien paraanimarlo. El elegido para tal labor fue Alelgas. Cuando entró en la habitación de suautorrecluido compañero, no lo vio mirando por la ventana o tumbado en la camadesanimado y lúgubre, sino que lo vio estudiando y practicando. Decidió que él no iba acorrer la misma suerte que sus padres y que Shelgas el elfo, así que estaba estudiandopara hacerse suficientemente poderosos como para derrotar al Snorak.Un par de semanas más tarde Shelgas seguía aparentemente bien, excepto porque sepasaba los días enteros en la biblioteca estudiando. Decidió que en esa biblioteca no ibaa encontrar nada, y ya la había registrado de arriba abajo, así que se puso a estudiar y amejorar las técnicas básicas que adquirió en la etapa de aprendiz. Se pasaba las horas deestudio en la zona de prácticas de su habitación y en la plaza de hechizos de los terrenosde Lorrean.Cierto día, el maestro se los llevó a todos a una travesía por el mar para familiarizarsecon la magia marina y estudiarla. Estando ya en alta mar, notaron que Alelgascomenzaba a comportarse de una forma extraña, daba vueltas de un lado para otro conlas manos en la cabeza y una vez casi se tira por la borda. A Shelgas se le ocurrió que yaque estaban cerca de Alejandría, podían ir a echar un vistazo a los libros de la Bibliotecapara identificar sus síntomas, ya que no había un boticario en varios miles de millas a la 5
  • 6. redonda. Desembarcaron casi de noche guiados por el famoso faro de Alejandría.Preguntaron al bibliotecario por algún libro de boticaría. Se pasaron más de cuatro horasbuscando sin éxito, hasta que a Shelgas se le vino de repente una iluminación. Se fuecorriendo a las estanterías de criaturas mágicas y buscó en semi-humanos, encontró loque buscaba y se lo llevó al resto. Les expuso su teoría de que podía haber sidohechizado por una sirena, un hechizo que vuelve loco a la víctima y que acaba pormatarlo consumiéndole la energía vital. “Pero es imposible que fueran sirenas, sinonosotros también estaríamos hechizados, es así como se producen los naufragios por elmal de sirena” le dijo Torques a Shelgas “Pero los elfos tienen un oído mucho másagudo que el nuestro, por eso él pudo oír su canto y nosotros no. Existe una cura, perodebe ser administrada antes de las 24 horas desde que se produjo el embrujo. Solo hayun problema, hace falta cabello de sirena”. Todos le dijeron que de donde iba a sacarpelo de sirena. Al final acabó convenciendo a todos de que se pusieran tapones en losoídos y fueran junto a las sirenas que embrujaran a Alelgas.Shelgas usó un hechizo para ocultarse en el agua debajo del barco para sorprenderlaspor detrás. Cuando las sirenas tenían toda su atención en el barco, Shelgas se les acercópor detrás y le cortó a una un buen manojo de pelos. Después de conseguir el únicoingrediente que les faltaba, huyeron del escenario a toda prisa. Entre la recolección delingrediente y la preparación de la poción, tardaron más de quince horas. Si se le sumanlas seis horas que tardaron en darse cuenta de lo que le pasaba a Alelgas más las dos quetardaron en llevarlo a Alejandría, solo les había quedado de plazo una hora. Episodio III Visiones de futuroPoco tiempo después de que se le suministrase la pócima, Alelgas se despertó y dijo queno recordaba nada. Torques se lo explicó todo y luego Alelgas corrió a darle las graciasa Shelgas por curarle y por pedirle al maestro que se quedaran todo el día en laBiblioteca. Mientras que Shelgas investigaba las propiedades de las escamas y de la pielde un Snorak, Alelgas continuaba leyendo sobre la gravedad, la luz, la mecánica…Viéndolo leer sobre eso, Shelgas tuvo una sensación que ya hacía varios años que noexperimentaba, vio a Alelgas como ganador del premio de Magia Mecánica otorgadopor la Organización Mundial de la Tecnología (OMT), pero, mientras le otorgaban el 6
  • 7. premio, vio como un montón de libros en un edificio se quemaban y se sepultaban en latierra. Una vez hubo terminado esa sensación, se sintió orgulloso de su compañero, peroal mismo tiempo preocupado por cual era la biblioteca que se quemaba, ya que susvisiones eran bastante borrosas.Se quedaron unas horas más, hasta bien entrada la noche, para que Alelgas aprovechaseal máximo la luz del Sol para recuperarse por completo. Cuando volvieron a Lorrean,Mercal, Torques, Alelgas y Shelgas vieron algo que los sorprendió de sobremanera,había un dragón en los terrenos del castillo, este hecho sin embargo, no sorprendió aJason, de hecho, parecía que lo esperaba.Al final resultó ser que el dragón y Jason eran amigos, y ya hacía un tiempo que eldragón se había ido de viaje alrededor del mundo, unos tres años, lo que explica porquesolo lo conocían Jason y Lara. Al principio los estudiantes no se acostumbraban a supresencia, pero al poder hablar, todos fueron entablando cierta amistad con él y a laspocas semanas ya todos le pedían algún consejo sobre algo.Mientras estudiaba, a Shelgas se le ocurrió ir a preguntarle al dragón todos los datos quesupiera sobre el Snorak. Bajó las escaleras y salió del edificio principal para ir apreguntarle al dragón (Skywing) sobre esa criatura. Skywing le dijo que ningún dragónhabía antes matado a un Snorak, y tampoco al contrario. Mientras decía eso desplegabaun ala para enseñarle a Shelgas una cicatriz enorme que le había hecho un Snorak enuno de sus viajes. Durante unos días, Shelgas aprendió mucho del dragón y susaventuras, también aprendió a admirar y a cuidar a los dragones, ya que, según lecomentara Skywing, quedaban muy pocos a pesar de ser tan longevos como para vivirmás de veinte mil años. Este descenso en el número de dragones venía dado por losCazadores de Dragones, que los cazaban sin piedad para comercializar sus escamas,garras y colmillos: Las escamas que eran un material más duro que un diamante y másresistente que el acero, servían para fabricar escudos ligeros pero resistentes, las garrasservían de ingrediente mágico a aquellos no iniciados en la magia que quisieranpracticar la alquimia, y por último los colmillos eran muy apreciados en la batalla por sucapacidad para envenenar la sangre del ser en el que se clavan.A pesar de que Shelgas aprendía mucho con el dragón y se llevaba muy bien con él,tanto sus compañeros como su maestro le repetían días tras día que no descuidase susestudios. La Organización Mundial de Boticarios (OMB) le iba a otorgar un premio pordiagnosticar y curar el embrujo que padecía su compañero.Para aclarar, los boticarios eran los médicos de antes, gente cerrada que no desvelabasus secretos directamente a cualquier persona, solo a magos y a sus aprendices, ymediante libros que solo podrían leer los magos.La ceremonia de entrega tendría lugar al día siguiente en la ciudad de Orovalle, elcentro del mundo, un territorio neutral para todos y todas las razas, ya que allí residían 7
  • 8. los siete Archimagos. La ceremonia de entrega de la condecoración iba a ser llevada acabo por uno de los miembros del Consejo A, el cual era el jefe de la OMB, al igual quesus compañeros Archimagos eran jefes de: la Organización Mundial de Humanos(OMH), la Organización Mundial de Magos (OMM), la Organización Mundial delSaber (OMS), la Organización Atlánteda (OA), la Organización Mundial Técnica(OMT), y la Organización Mundial de Relaciones Internacionales (OMRI). Son los sieteejes que sostenían el mundo. El nombre del Archimago que oficiaría la ceremonia eraOtelam, un humano.Cuanto más se acercaba la hora, todos en Lorrende se ponían más nerviosos, todosmenos el homenajeado, al cual solo le importaba lo de siempre, el Snorak. Se levantarontemprano, y Lara, después de mucho insistirle a Jason, logró convencerlo de que ledejase ir al homenaje de uno de los que ya consideraba sus hijos. Acudieron muchaspersonas a la ceremonia, incluidos los seis Archimagos restantes, la causa de semejanteexpectación era que nunca antes un humano de nueve años había sido galardonado porninguna organización. El único motivo de que le otorgasen la condecoración, era que lamedicina que usó para curar a su compañero, era muy poco conocida, incluso en elmundo de la boticaría. Después de que la OMB acabase la ceremonia, la OMRI quisootorgarle otra condecoración por haber salvado las relaciones con los elfos al haberimpedido que uno de ellos muriese bajo el cuidado de un humano. La OMRI no habríapodido hacer nada para evitar un conflicto bélico ya que estaba muy ocupada mitigandola guerra entre licántropos y elfos de la noche.Ambas ceremonias fueron llevadas a cabo en la Plaza del Cambio, el centro de laciudad. No se alargaron más de una hora las dos y decidieron ir al Subcallejón Dorten,famoso por sus tiendas y su gran actividad comercial. Se encontraba de todo segúnTorques. Había desde ondas hasta bastones mágicos, desde simples jabones a runas detransporte y desde simples puestos a tiendas con su propia forja. Torques compróartículos de bromas, Mercal un brazalete que aumentaba la fuerza, Alelgas un par depergaminos y unos libros, Jason un objeto para decorar su oficina, Lara especiasexóticas y Shelgas compró una runa de traslado y se guardó los dos millones de Goldesdel galardón.Comieron en un restaurante del que se hablaba mucho, era, a parte de un restaurante, unclub de reuniones. La comida no tenía nada que envidiarle a la de Lara. Se llamabaMesón Caire. Como allí ya no tenían nada que hacer, decidieron irse de vuelta aLorrende. Todos se tomaron el resto del día libre y Torques y Shelgas, salieron albosque para dar un paseo. Se encontraron con una cueva en la que entraron sin pensarsedos veces si podía estar habitada. Se sumergían cada vez más en un mar de túneleslaberínticos. Llegaron al final y no había ninguna salida, en cambio, allí dormía ungrifo. Trataron salir sin hacer ruido pero no lo lograron sin despertar antes al grifo.Corrieron por todos los túneles y en todas direcciones lanzando conjuros al grifomientras escapaban de él. El grifo no caía, y ellos no encontraron la salida, cuando derepente a Shelgas se le ocurrió que Torques podía invocar un fuego fatuo, pero Torqueshizo amago de no saber todavía como era el conjuro. Mientras corrían y se les acababan 8
  • 9. las fuerzas, Shelgas recordó que tenía en su bolsillo la runa de tele-transporte que secomprara en Orovalle, los dos tocaron la runa y desaparecieron delante del grifo quecreía que ya tenía cena.Shelgas se preparaba para dormir cuando, de repente, le aborda otra visión, en ella veuna especie de túnel subterráneo, está avanzando hasta una sala en la que desemboca, vaacompañado, pero no le dio tiempo a averiguarquién lo acompaña porque la visióncambió a la biblioteca de la otra vez, quemándose y enterrándose, esta vez duró más, yle dio tiempo a explorarla, pero todo era borroso y la visión se acabó antes de quepudiese reconocer nada No tenía ni idea de porque esas visiones le abordaban justo enese momento de su vida. Antes, cuando tenía 3 años, tenía una cada dos meses, y yaiban dos en más de una semana. Tomó la decisión de dormir y preguntarle a la mañanasiguiente a Skywing.Se despertó y, como todos los días bajó a desayunar, luego se duchó, y al final fue ahablar con Skywing. Le formuló su problema y el dragón, haciendo gala de su sabiduríay su longeva vida, le contestó que los que son bendecidos con el don de la magia,pueden controlarla a su antojo, pero, en casos raros, parte de la magia otorgada tomaforma propia y aleatoria, por ejemplo las visiones o el control total del fuego sin haberadquirido ningún conocimiento previo sobre ese elemento, según el dragón, esa era lacausa de sus visiones. Skywing le aconsejó encontrarse con alguien que tuviese esacualidad (la magia A a partir de ahora) para que le enseñase como controlarla.Shelgas le preguntó a su maestro si conocía a alguien con magia A, le explicó susituación y le pidió consejo. Jason dijo que no conocía a nadie con ese tipo de magia,pero que podía dejar un anuncio en el Mesón Caire, al ser un club a lo mejor encontrabaa alguien dispuesto a enseñarle 9
  • 10. Episodio IV ShuuComo en las semanas próximas no obtuvo ninguna respuesta a su anuncio, Shelgastomó la decisión de esperar entrenando sus facultades para pedir el examen de ascenso apre-mago, y en eso estaba cuando unos días más tarde, alguien llamó a las puertas delcastillo de Lorrende. El maestro recibió a aquella visita para enterarse de los motivos desu llegada a su castillo, resultó ser alguien que respondió al anuncio de Shelgas. Elvisitante, se llamaba Shuu y era un mummol, del desierto de Mummer al sur de Lorrean,al lado de Egipto. Shelgas había oído un sinfín de historias sobre los mummols, que nose dejaban ver mucho fuera del desierto, y leyó muchas otras sobre ellos, pero realmentese quedó impresionado cuando Shuu se quito la capucha de su capa de viaje, con uncuerpo medio podrido y seco y con vendajes que formaban parte de su anatomía, aligual que los brazos.Como el ambiente húmedo no le sentaba demasiado bien, el maestro encantó unahabitación para que estuviese siempre seca y cálida. En su primera lección, Shelgas yShuu tenían que llegar al origen del bombardeo de visiones que Shelgas venía sufriendodesde hace unos días. Aunque la magia A de Shuu era muy diferente a la de Shelgas, élcontrolaba la arena, las bases para controlarla son las mismas. Pasaron días hasta queShelgas relacionó la muerte de sus padres con las visiones. Una vez hubieronidentificado el inicio de todo, pudieron ponerse a trabajar las visiones. En pocassemanas, pero de entrenamiento duro e intensivo, Shelgas podía incluso seleccionar lafecha de las visiones, fuera una fecha futura o una pasada. Al día siguiente al que Shuudiera por finalizadas todas las enseñanzas que le podía transmitir a Shelgas, el mummoldesapareció sin despedirse. 10
  • 11. Episodio V La HRBPor más que practicaba y lo intentaba, nunca lograba ver con claridad la biblioteca,como si tuviera una barrera mágica a partir del tercer plano para que nadie husmeasepor allí. A Shelgas ya le faltaba poco para poder solicitar el examen de ascenso apre-mago, así que no tenía tiempo que perder, además, faltaban dos años hasta quellegase la fecha en la que la visión se realizaba. Alelgas y Torques tuvieran esa semanasus exámenes de ascenso y ya eran pre-magos.Jason les anunció al día siguiente que iba a llegar una nueva alumna, la princesa de loselfos de la noche. La trasladaban de la más prestigiosa escuela de magia de elfos, laescuela de Calid, a la escuela de magia de Lorrende, la única en todo Lorrean porque yano estaba segura en Calada Sombría a causa de la guerra de su raza con la de loslicántropos. Cuando llegó y se presentó como Aelas, la princesa del pueblo de los elfosde la noche, todos dejaron a un lado sus prejuicios sobre ella, que sería egoísta, una niñamimada, con aires de grandeza…. Al contrario de lo que pensaban, era dulce y amable,lo único que necesitaba para que les cayera bien al resto del grupo. Era alumna, los elfosde la noche, que nadie en Lorrende a parte de Alelgas y Jason tuvieran oportunidad dever, tenían la piel más oscura que la de los elfos de luz, casi morada y unas orejas másgrandes que las de los elfos de luz, por lo demás era igual que cualquier otro elfo quehubieran visto antes.Una vez Aelas estaba acomodada en sus aposentos, Shelgas le preguntó que porque lospueblos de los elfos de la noche y de los licántropos estaban en guerra, pasaron dedivertirse a hablar de un tema muy serio. Aelas respondió con sinceridad a la preguntadiciendo que lo habían empezado los licántropos, que desde siempre se habían creídolos dueños de la noche, aunque eso nunca había ocasionado ningún tipo de disputa. Undía un licántropo y un elfo fueron hallados muertos, lo que desencadenó la guerracreyendo cada pueblo que el de la otra raza había agredido al de la suya.A pesar de ser Alumna, Aelas sabía hacer pociones y manejar la alquimia como si yafuese una maga experimentada. Resulta que los elfos de la noche están muy unidos a lanaturaleza, por eso la mayor parte de los que tienen magia son druidas, y solo usan suspoderes para manipular las fuerzas de la naturaleza y de los elementos, además de serunos expertos en pócimas, alquimia y todo lo que tenga que ver con elementosnaturales. 11
  • 12. Aelas era un tanto misteriosa, siempre se comunicaba en secreto con su gente a travésde su bola de cristal, a pesar de estar prohibido durante una guerra. Cierto día le iban adar una sorpresa por su cumpledécadas y al entrar de golpe en su habitación laencontraron hablando con una de las personas con las que se solía comunicar todos losdías, aunque lo que vieron los dejó un tanto extrañados, en lugar de con un elfo, estabahablando con un licántropo. Una vez visto todo, Aelas les explicó todo. Al ser laprincesa de los elfos de la noche estaba destinada a heredar no solo el trono de su raza,sino también el mando de la Hermandad Real de Boticarios (HRB), una sociedad en laque no se discriminan las razas y que fue creada con el fin de curar a la gente encualquier parte del mundo. Su existencia solo era conocida por sus miembros, entre losque se encontraban casi la mitad de los elfos de luz y algunos mandamases de la OMB.Aunque a simple vista no lo parezca existen diferencias entre la OMB y la HRB,mientras que la OMB actúa de manera oficial en los territorios comprendidos por elgobierno central, la HRB actúa en secreto en todas partes del planeta, y es la hermandadque más poder tiene.Por lo que pudieron entender Shelgas y el resto, estaba hablando de la sucesión de suspadres y la ascensión al trono, lo que significaba que uno de los asaltos de loslicántropos podría suponer la muerte de los reyes. Shelgas y compañía se compadecíande Aelas, ser tan joven y soportar una carga tan enorme, así que la apoyaban a diariocon todas sus fuerzas para que siguiera adelante y no se preocupase.Las primeras veces que salió del castillo en entrenamiento, parecía defenderse muybien, pero cuanto más se alejaban de Lorrean, más insegura, inquieta y más débilparecía. Es algo que va incluido en los genes de un elfo de la noche, después de tantosmilenios unidos con la naturaleza se sienten indefensos lejos de la vegetación, y todavíamás si eres un mago y solo aprendiste los hechizos de agua y plantas. Aunque todos leayudaban a aprender nuevos conjuros de otros tipos, no se le daban nada bien yacababan en desastre, los elfos de la noche no están hechos para dominar todas lasmagias, al igual que los licántropos y los enanos no están hechos para aprender ninguna(los enanos son completamente inmunes a los hechizos)El mundo se dividía en aquel entonces en 10 razas: humanos, elfos (de luz y de lanoche), licántropos, duendes, enanos, taurens, mummols, etéreos, aquas y celestes. Losmummols no se llevaban muy bien con los aquas, los licántropos como ya sabéis conlos elfos de la noche se odiaban, a los enanos no les gustaban demasiado los tauren, ylos humanos no se llevaban bien con taurens y duendes, los celestes eran incapaces desentir odio, aversión, ira o maldad contra ningún ser viviente y vivían en una isla en elcielo, separada por completo del resto para no sentir el odio del resto. 12
  • 13. Shelgas había solicitado el examen de ascenso y lo tenía al día siguiente, así que estabapracticando con la ayuda de sus compañeros y pocas horas antes del examen, comoacostumbraba, se puso a leer unos libros que Aelas trajera de su región Calada Sombría.Entró al examen muy decidido, pasó dos horas haciéndolo y cuando salió, vio a suscompañeros tristes, todos animando a Aelas, la cual estaba llorando a mares. Cuandopreguntó que pasara, le respondieron que los padres de Aelas habían fallecido en unataque de los licántropos. Y Shelgas se sintió identificado con ella en cierto modo,ambos habían perdido a sus padres a muy temprana edad.Los días siguientes, Aelas no salía de su habitación y no paraba de llorar y lamentarse.Sus compañeros sentían mucho lo de sus padres, pero solo le podían decir cuánto losentían y que no había vuelta atrás. Entre todos consultaron a la persona más sabia a sualcance, su maestro. Éste les dijo que Shelgas hablase con ella, ya que había pasado poruna situación similar no hace mucho. Así que Shelgas entró en la habitación de Aelas yal cabo de unas horas logró que se calmara y retomase su vida, con lo que tuvo quetomar la decisión de ir a su región para la coronación y asumir el mando de los elfos dela noche y después de la HRB. Episodio VI La guerraTodos los estudiantes del castillo de Lorrende en Lorrean pidieron permiso para viajaral reino de los elfos de la noche, Calada Sombría, para acompañar a Aelas a sucoronación. Al principio Jason se mostraba reacio a llevarles al lugar donde se celebrabauna de las guerras más importantes del mundo, pero todos eran pre-magos, así que conla experiencia que tenían no se podía negar. Dispusieron el viaje para una semanadespués y la coronación en ocho días, la coronación tendría lugar en una villa secretadonde nadie corría peligro, su nombre era Calendulia. Jason ordenó a sus alumnos quepracticasen sus mejores hechizos por si se daba lo peor.Aelas ya estaba más que impaciente por la vuelta a su reino. Ya habían pasado mesesdesde la última vez que estuvo allí. Llegado el día de la parida a primera hora de lamañana, Jason preparaba a Skywing, ya que al ser una villa secreta, no teníateletransporte. Todo estaba previsto, sobrevolarían Caltoren y al entrar en el desierto deMummer usaría Alelgas un hechizo de frío y sombra para no pasar nada de calor, unavez pasado el desierto, Shelgas usaría un hechizo de invisibilidad para pasarinadvertidos ante los licántropos. 13
  • 14. El dragón recorrió volando toda la distancia desde Lorrean hasta Calendulia, a pesar deque todos le advirtieron que parase en algún sitio a descansar. Mientras sobrevolabanMummer, todos pasaban un calor tremendo aun con el hechizo de Alelgas. Una vezllegaron a la zona de la jungla en la que los árboles medían más de 40 metros de altura ytenían un espesor de 4 o 5 metros, los licántropos les tendieron una emboscada, aunqueno se les veía por el hechizo de Shelgas, los licántropos olieron a un elfo de la noche yles atacaron tan rápido que no les dio tiempo de lanzar ningún conjuro.Una vez en la jaula, sus captores les hicieron la oferta de dejarlos ir si dejaban a Aelas,aunque Aelas aceptó al instante y sin vacilar, el resto se negaron. A los licántropos noles gustó nada que rechazasen su oferta, pero la elfa de la noche serviría para negociaruna rendición. Ya de noche, cuando casi todos los licántropos estaban dormidos y losque quedaban en pie, bastante soñolientos, Shelgas les contó a los demás un plan deescape. Torques debía usar un hechizo de congelación de imagen, es decir lo que loslicántropos verían sería que sus prisioneros estaban dormidos, y Shelgas usar un hechizode calor para fundir los barrotes de la jaula. El siguiente paso era liberar al dragón,quitarle el bozal y escapar mientras Skywing prendía fuego al campamento con sualiento. El plan de Shelgas fue un éxito rotundo y los licántropos no podían hacer nada ano ser que dejasen que todo el campamento se convirtiera en carbonilla.Llegaron a Calendulia y los recibieron dándoles las gracias por escoltar a Aelas, despuésel encargado de guiarlos, Selas, les presentó al general Silelas, al sacerdote Fratelas y ala maestra de la escuela de magia Mielas, esta última llamó la atención a Jason. Una vezhechas todas las formalidades y presentaciones pertinentes, Selas los llevó hasta susaposentos, en el árbol central del pueblo, la casa real de emergencias. La casa real eraun enorme roble de sesenta metros de diámetro y unos ciento veinte de altura, aunque enlo alto se estrechaba y a partir de los noventa metros ya no era habitable, de hecho lamayor parte de los arboles del bosque medían lo mismo o más de altura, pero ningunoera ni la mitad de ancho que el roble que constituía la casa real, así que no podían hacermás de cuatro pisos por árbol. Las casas de los elfos de la noche se construían dentro delos arboles, con magia los hacían huecos pero manteniendo el árbol con vida, y paraaprovechar el espacio, construían cabañas y puentes fuera de los árboles a distintosniveles de altitud.Al dejar todo en sus respectivas habitaciones, Aelas les sugirió un tour turístico por lavilla y los alrededores. Primero fueron a las afueras de la villa mientras todavía habíaluz, al ir a pasar por la puerta, los guardias les advirtieron que anduvieran ojo avizor,que era peligroso salir de la villa. La manera en que el soldado se dirigió a ellos, dejó aShelgas y compañía contrariados, el guardia les habló con un infinito respeto, a pesar deque los soldados en tiempos de guerra deben incluso desobedecer a la familia real parapreservar su seguridad, así que Aelas les explicó que entre los elfos de la noche losmagos, sean de la raza que sean y tengan el rango que tengan son muy respetados,incluso más que los sacerdotes, y que esa era la única razón por la que les dejaron salirde la aldea. 14
  • 15. Después de cenar Aelas les aconsejó descansar para el siguiente día, ya que lascoronaciones en su cultura son muy agotadoras, no solo para la persona coronada o losparticipantes en la celebración, de modo que por ese motivo se fueron todos pronto alcatre, pero Shelgas y Jason no durmieron inmediatamente, sino que tardaron un buenrato en conciliar el sueño. Shelgas, al no poder dormir se puso a estudiar sus libros, yJason no paraba de darle vueltas a las sensaciones que le producía Mielas hasta quecayó víctima del agotamiento.Al día siguiente el ajetreo en la casa real despertó a Shelgas y amigos que se levantarony fueron a ver a Aelas por si podían ayudar en algo. No pudieron entrar en su habitaciónpor estar las doncellas probándole vestidos para la gala de la coronación, pero les dijoque se tomaran la mañana libre, que visitaran la villa, que disfrutaran del bosque. Asíque eso hicieron, cada uno por su lado y cada uno con su historia.Jason fue a la escuela de magia, que aunque estuviera cerrada seguía abierta al públicopara realizar investigaciones en la biblioteca, para ver si encontraba a Mielas, y siconociéndola un poco se despejaban las nubes que tenía en la cabeza por su culpa. Labuscó por todos los rincones de la escuela sin éxito, así que resignado fue a la bibliotecaa consultar algunos volúmenes. Estaba abriendo la puerta cuando vio que en labiblioteca había alguien, era Mielas, se saludaron y ella le explicó que a pesar de estar labiblioteca abierta al público para realizar investigaciones ella y los militares para buscarplanos etc. eran losúnicos que la usaban. Jason le dijo que eso no está bien, que lalectura, la información y el aprendizaje deberían promoverse y que todos tuvieran unmínimo de cultura o sabiduría. Después de eso se pasaron un rato hablando paraconocerse, hasta que Mielas se dio cuenta de que era tarde y que tenía que irse a ayudaren los preparativos de la ceremonia de la tarde.Mercal fue al campo de entrenamiento de los soldados, a ver como entrenaban. Mientrasobservaba el jefe de la guardia se dirigió hacia el sin que se diera cuenta y después desobresaltarlo, le preguntó si quería probar el entrenamiento de los soldados, a lo querespondió gustosamente que sí. Pasó la mañana haciendo prácticas de tiro con arco,circuitos, y combates contra otros soldados.Por su parte Torques decidió ir a la zona del mercado a mirar que podía encontrar quefuera interesante, cuando de repente encontró la tienda de sus sueños, tenían todo tipode artículos mágicos entre los que le resultaba extremadamente difícil elegir. Eldependiente, que apareció de las sombras, exaltó a Torques, una vez calmado lepreguntó si le recomendaba algún producto en especial. El dependiente fue a latrastienda y llevó junto a Torques una piedra con símbolos extraños que ni él podíareconocer. El misterioso dependiente le explicó que era un artefacto mágico ancestralcapaz de abrir puertas a otra dimensión sin gastar ni una gota de poder mágico, Torquesse lo pensó, pero él no quería ese tipo de runas, de modo que se decidió por una copa demetal que si se llenaba de agua y se hacía el hechizo correcto, se podía preparar lapoción de la suerte de manera muy sencilla y sin gastar tiempo ni ingredientes, perosolo se podía hacer una a la vez y no se podía hacer otra hasta pasadas veinticuatro 15
  • 16. horas de la sintetización de la última pócima, pero lo que Torques no sabía era quemientras el dependiente se lo envolvía para llevar, depositaba en el interior de la copa laruna ancestral.Alelgas acompañó a Torques hasta el mercado pero se separaron en cuanto encontró unalibrería. Entró a mirar los libros que tenían y se quedó con uno de maquinaria humana, ypidió algún libro relacionado con los Snoraks para Shelgas.Shelgas se quedó en su habitación estudiando su manual de magia para pre-magos, peroalgo le carcomía la mente. No se quitaba de la cabeza la estatua del centro de la villa, lade la elfa de la historia del principio de la guerra. Sentía algo extraño, como si la propiaestatua se quisiera comunicar con él. Al no lograr quitarse eso de la cabeza y no poderestudiar tampoco, Shelgas decidió salir a dar un paseo. Dio varias vueltas por el pueblo,pero notaba algo extraño en el camino que recorría, aunque deambulaba sin rumbo y sinescoger los caminos, todo al azar. Después de dos horas aproximadamente, se diocuenta de lo que notaba raro, todos los caminos que cogía, a pesar de ser al azar, loconducían a la plaza central, donde la estatua. También se dio cuenta pocos segundosdespués de que ya era tarde y pronto comerían, y luego sería la ceremonia de coronaciónde Aelas, así que se dirigió presto a la casa real.De camino se encontró con sus compañeros y su maestro, que también regresaban a lacasa real. Por el camino Torques comentó que pronto sería el cumpleaños de Shelgas, alo que todos le preguntaban que quería de regalo, como no había previsto eso y se habíaolvidado por completo de su cumpleaños, les dijo que lo que ellos quisieran, que a él levalía cualquier cosa.Ya habían comido y se estaba iniciando la ceremonia, en primera fila estaban el generalSilelas, el sacerdote Fratelas y la maga Mielas. La persona que presidía la ceremonia erael mariscal Melas y quien llevaba la corona junto a la inminente reina era el mayordomoGurelas. Shelgas, Torques y Alelgas estaban al lado derecho de Aelas, y Mercal y Jasonen el lado izquierdo. En mitad de la ceremonia, poco antes de que Aelas jurara servir asu pueblo y gobernarlo con sabiduría, un soldado entró y se dirigió hacia Silelas. Laceremonia no se interrumpió por la irrupción de ese personaje y continuaba connormalidad. Shelgas dijo a Alelgas que usase su oído de elfo de luz para escuchar lo quehablaban el soldado y el general, y que al finalizar la ceremonia se lo contase.El resto de la ceremonia transcurrió sin ningún incidente más y Aelas ya era reina deCalada Sombría. Como comenté anteriormente, Alelgas debía informar a Shelgas de laconversación entre los militares. Le dijo que por lo visto algunos licántropos habíansido vistos por las cercanías de la villa, que aun no estaba del todo claro si habíandescubierto el emplazamiento de Calendulia. 16
  • 17. Shelgas le dijo a Aelas que no se lo revelase a nadie, para no cundir el pánico. AunqueShelgas era aun un crío a punto de cumplir nueve años, él sabía muy bien de estrategiamilitar al criarse en un pueblo propenso a los ataques de todo tipo de seres, desdeladrones a grifos, casi todas las semanas, de modo que en esa faceta tuvo que madurarantes de tiempo. Por eso sus amigos le hacían caso en lo referente a la batalla.Jason sabía que resultaría descortés y fuera de lugar que le preguntara a la reciénnombrada reina la fecha de su partida y vuelta a Lorrean, pero, aun así lo hizo. Seacercó despacio para no llamar la atención de nadie le preguntó que cuando iban aregresar a Lorrean, a lo que Aelas respondió que se tenía que quedar un par de días paraponerse al día con todos los asuntos del reino.Shelgas vio desde su posición a su maestro acercarse a Aelas, de modo que mientrasque nadie miraba para él, conjuró un hechizo de súper-audición. Cuando laconversación entre reina y mago acabó, Shelgas rió para sí. Desde que habían partido,Jason quería regresar a su castillo, no le gustaba ir a lugares sin planificar antes cuandovolver.Toda la tarde transcurrió como debía transcurrir, y los invitados se iban yendo a medidaque el sol caía por el horizonte y la luna menguante brillaba cada vez con más claridad.Cuando no quedó nadie más que los de siempre y el mayordomo Gurelas, Aelas sedesplomó sobre el suelo para sentarse después de toda una tarde de pie, incluso llegaronmomentos en los que tenía que usar un hechizo de levitación para evitar caerse enpúblico. Todos se fueron a sus habitaciones a descansar de ese día tan largo.Se despertaron con gritos y voces provenientes de fuera, fueron todos al balcón de laparte frontal de la casa real y vieron una espantosa realidad, la villa estaba siendoatacada por los licántropos. Los hombres-lobo, no podían usar magia, pero podían usarsu parte humana para crear armas como catapultas, balistas…. Un proyectil de unacatapulta dio de lleno en el balcón en el que estaban asomados, y los separó. Jason dijoque corrieran y que llegasen a afuera de la muralla. Shelgas intentó advertirles que eramala idea, pero el ruido de una explosión sofocó sus gritos y cuando se quiso dar cuentaya se habían ido y Torques tiraba de él para llegar a la salida de la mansión antes de quelos licántropos entrasen.Los enemigos ya habían avistado a su objetivo en el balcón después del choque de laroca, así que enviaron a unos cuantos que fueran por todos los pasillos hastaencontrarlos. Shelgas y Torques corrían para escapar de los licántropos que teníanpisándoles los talones. Torques lanzaba conjuros para hacerlos retroceder y que losperdieran de vista y le gritaba a Shelgas para que le ayudase. Shelgas estaba tratando derealizar un conjuro de teletransporte que había aprendido el día anterior, trataba delocalizar las energías mágicas de sus amigos, las tenía todas menos la de Alelgas.Cuando por fin dio con ella y los licántropos de detrás de ellos se abalanzaban sobreellos con los ojos llenos de victoria, se desvanecieron en el aire. 17
  • 18. Episodio VII La OMRITodos menos Shelgas se sorprendieron de aparecer de repente en mitad del bosque. AShelgas le había funcionado el hechizo nuevo, pero lo dejó para el arrastre por lacantidad súbita de magia que tuvo que usar. Todos lo vieron tirado en el suelo y fueronjunto a él. Se había desmayado a causa de la pérdida de energía, por lo que entre todoscedieron un poco de su magia a Shelgas para que se recuperase. Una vez incorporado ycomprobado que se podía mantener de pie y caminar, procedió a explicarles losucedido. Les dijo que lo peor que podían haber hecho era separarse, de modo querecordó el hechizo de teletransportación múltiple a distancia que había leído el díaanterior y lo usó, por desgracia el teletransportar a un grupo tan grande a tanta distanciaunos de otros no pudo llegar más lejos que a unos metros de la muralla de protección deCalendulia, por lo que el resto del camino deberían seguir a pie, ya que Skywing sehabía ido a dar un paseo temprano.Ya llevaban un par de horas andando en dirección norte y a Torques se le acordó queJason tenía una runa de teletransporte portátil conectada con las del castillo de Lorrende.Por desgracia, el maestro dijo que la dejara en su habitación, y que de todas maneras noiban en dirección al castillo, sino a Celestia, la sede de la HRB y de la OMRI y capitalde los celestes. Sin Skywing tendrían que usar la ruta comercial secreta de los celestescon el resto del mundo para llegar a la isla del cielo. Por supuesto al ser secreta nosabían cómo acceder a ella, pero Jason conocía la aldea en la que desembocaba y teníaamigos allí, por lo que no les debía resultar muy difícil encontrarla.Tuvieron mucha suerte de que la población donde se encontraba la salida de la ruta de laisla del cielo quedase justo antes de empezar el desierto sin ningún árbol, con lo que notuvieron que andar tanto. Jason fue directo al edificio central de la aldea, era la escuela,e iba a reunirse con Shuu. Por lo visto Shuu era maestro de escuela, pero no de magia,de una escuela normal, donde se enseñan matemáticas, historia…. Hablaron un rato yJason le contó lo que les había sucedido y porque necesitaban saber de la ruta. Alenterarse, Shuu nos indicó perfectamente donde estaba la ruta de los celestes, pero nocomo acceder, eso era algo que tendrían que averiguar por si mismos.Fueron exactamente a donde les dijo Shuu y encontraron un dolmen, pero debajo habíauna trampilla para acceder a un túnel subterráneo. Lo recorrieron durante variosminutos, con un fuego fatuo iluminando el camino, hasta que llegaron a una salacircular donde se encendieron solas las antorchas e iluminaron lo que parecían unasrunas de teletransporte la mar de corrientes, pero pronto descubrieron que no eran tancorrientes como pensaban, pues al probar todos los conjuros y las palabras que sabíanpara activar runas de teletransporte no ocurría nada. 18
  • 19. Desistieron y se pusieron a comer algo en aquella misma estancia, ya que no habíancomido desde el día anterior y la puesta del sol era inminente. Mientras comían Shelgaspreguntó a Alelgas sobre los celestes, porque vivían en el cielo y a que venía tantosecretismo por una ruta comercial. Alelgas le explicó todo lo que sabía a cerca de loscelestes, que vivían en el cielo para evitar el odio, la ira y las guerras entre el resto derazas, que eran muy pacíficos y sufrían mucho si alguien cercano a ellos odiaba aalguien, ya que ellos sienten lo que las personas que les rodean, ven tu alma y tussentimientos, si amas o odias, si quieres o rechazas, si estas alegre o triste…. Y le dijotambién que creía que lo de mantener en secreto una ruta comercial era para manteneralejados a aquellos que tengan pensamientos de odio, ira o rabia. El cielo no lessuponía problema, ya que creían que nadie que odiara sería capaz de dominar los cielos.Shelgas se estaba acabando su comida mientras asimilaba toda la información reciénadquirida, y antes de dar el último bocado se le ocurrió una idea al mismo tiempo que aAlelgas. Vieron que ambas opiniones coincidían y se lo explicaron al resto. Su hipótesisconsistía en que lo habían probado todo menos en el idioma de los celestes, calmando lamente por completo y no decir nada, solo dejar que los pensamientos puros actúen sobrelas runas. Al principio les pareció una idea descabellada, pero cobraba sentido a medidaque encajaban las cosas con el carácter de los celestes. No perdían nada por probar.Así que todos se dispusieron en un círculo alrededor de las runas y calmaron sus mentespoco a poco hasta que no quedó ningún pensamiento más que el de calma absoluta quetraía la felicidad, los dibujos de las runas comenzaron a brillar y cuando se quisieron darcuenta ya no estaban en la misma estancia que antes, sino en una más iluminada y conaire más fresco, pero al principio no pudieron disfrutar de él, ya que por la diferencia dealtitud no respiraban bien, pero tras unos minutos se acostumbraron a la presión del airey salieron en busca de la sede de la HRB.Por desgracia para ellos, la HRB era secreta, y nadie sabía de ella ni donde quedaba susede central, así que se dirigieron a la sede de la OMRI. Celestia era una ciudad muygrande, y sus dos edificios más grandes eran el ayuntamiento en la Plaza Wolke y lasede central de la OMRI, en la calle Nebel. El ayuntamiento estaba coronado con unacampana de oro que sonaba por fin de año, por su parte, la OMRI poseía una campanade plata que solo sonaba cuando una guerra en el mundo comenzaba. Esa campana sehizo para avisar a los habitantes de Celestia, la mayor ciudad comercial del cielo ydonde habitan más celestes, de que una guerra se iniciaba en el mundo de abajo paraque extremasen precauciones en las transacciones comerciales y avisasen al resto delcielo. En las afueras de Celestia había un lago de nubes en el que la gente se iba a tomarbaños como si fuera una playa como las de abajo. 19
  • 20. Tuvieron que esperar en la sala de recepción de la sede, lo que les sirvió a Shelgas yAlelgas que los muebles, sofás, mesas… estaban hechos de nube sólida, igual que lascalles en las que aun no se habían fijado. En todo el viaje, Aelas permaneció callada, sindecir palabra. Shelgas iba a preguntarle si estaba bien, cuando les llamaron para decirlesque pasasen a su reunión con el subdirector de la organización.El director era un tauren, los tauren son como minotauros, medio hombre medio toro,seres de constitución fuerte, con más fuerza que diez humanos y con dos cuernos que lessirven de armas cuerpo a cuerpo. Los recibió y escuchó su historia, que informaba deque la guerra lico-élfica estaba en un punto crítico y que de seguir así, podría suponer laextinción de una de las dos razas.El director Galdor mandó llamar al jefe del departamento de guerras y conflictos paradiscutir entre todos el tema de la guerra. Mientras esperaban la llegada del jefe, loschicos y el maestro discutían sobre que si los habían recibido tan bien y tan rápido eraporque iba con ellos la reina (por lo menos princesa para ellos) de los elfos de la noche,de lo contrario les habrían dejado hablar pero no participar en las siguientes decisiones.Una vez hubo llegado el jefe el director le explicó la situación y se pusieron a discutirlos que debían hacer entre todos. Jason decía que la OMRI debía apostar tropas paradefender a los elfos de la noche, el jefe decía que lo que había que hacer era atacar aambos bandos y someterlos a mandato. El director no aprobaba ninguna de las opciones,decía que no se podían poner de parte de ningún bando ya que el otro creería que estabaen guerra contra todo el mundo y atacarían a cualquier raza que vieran, tampoco podíanacabar con la guerra eliminando las tropas de ambos bandos ya que estarían ante lamisma situación. Entonces Alelgas interrumpió y dijo que debían convencerlos de queestán luchando sin ningún motivo, que lo que quisiera que pasara años atrás no sucediócomo creían, pero que mientras no encontraran la forma de convencerlos, apostarantropas marcando una frontera impidiendo a ningún bando atacar al otro. Finalmente alno haber más proposiciones el director aprobó la idea del inteligente elfo de luz.Al salir de la OMRI fueron al primer restaurante que encontraron a ponerse las botascomiendo. Después de su opípara comida que les costó casi el doble de lo que sería decostumbre, fueron en busca de la sede de la HRB, pero al ser tan secreta, nadie sabíaque existía o donde se ubicaba. Al final, cuando empezaba a decaer el sol, Aelas seacordó de que llevaba en su falquitrera la bola de cristal que usaba para hablar con losaltos mandos de la hermandad. De modo que la sacó y se puso en contacto con ellicántropo con el que siempre hablaba para contarle su situación actual y que enviase aalguien a buscarlos para llevarlos a la sede de la secreta hermandad.Mientras entraban en la HRB, Shelgas tenía visiones sobre una estatua y una elfa de lanoche, una elfa adulta, alta, esbelta y de ojos verdes como la hierba del bosque que larodeaba, de piel algo más clara que la del resto de elfos de la noche. Era la elfa másbella que jamás había visto (o presentido), pero siempre eran las mismas visiones, laelfa sola en el bosque y una estatua idéntica a ella. 20
  • 21. La ráfaga de visiones cesó una vez hubieron llegado a la sede de la HRB. Mientrassolucionaban los asuntos de Aelas decidió no decir nada. La sede era impresionante.Una especie de ciudad o fuerte subterráneo con decoraciones de criaturas mágicas entodos los arcos que conducían a otra sala o pasillo, cambiando de criatura dependiendode a que sitio se fuese. Mientras iban de camino a las salas de dirección cuyo caminoestaba marcado por dragones, en el Paseo del Ungüento, vieron un sinfín de tiendas depócimas, ungüentos, artículos e ingredientes para la herboristería y cirugía, grageasmedicinales… Cuando notaron que los dragones indicadores eran más grandessupusieron que estaban cerca de su destino. La sede de la hermandad era casi tan grandecomo la ciudad de Celestia y se extendía por debajo de ella, bajo su suelo de nubes, demodo que les llevó una media hora escasa llegar de la entrada a las salas de dirección.Una vez en la dirección conocieron al regente Corelgas que era el elfo encargado de dary transmitir órdenes si los directores de la hermandad no podían por algún motivo.Mientras a Aelas le explicaba cómo funcionaba todo y las tareas que tendría quedesempeñar como directora de la hermandad, al resto les mostraba las instalaciones. 21
  • 22. Episodio VIII Miembros y… ¿Grinnells?Cuando se iban, Aelas los detuvo a medio camino para proponerles hacerlos a todosmiembros honoríficos de la HRB. Se quedaron bastante sorprendidos aunque, viendo laracha que llevaban con las entidades mundiales, en cierto modo esperaban una fiesta,celebración o algo por el estilo.La ceremonia de nombramiento como miembros honoríficos de Shelgas y compañíatendría lugar en tres días así que cada uno podría visitar las zonas de la sede que más leinteresaran. Jason se interesó por la zona de la dirección de toda la hermandad, de modoque se quedó por allí los tres días. Mercal quiso ver las armas y armaduras, así quepreguntó y le indicaron que siguiera las figuras guía de los Snoraks hasta la armería.Torques y Shelgas daban vueltas por todas partes fijándose en lo que les llamase laatención, y Alelgas observaba la maquinaria de excavación adaptada para cavar en lasnubes y todo el sistema de calefacción.Torques y Shelgas compraron algunos ingredientes raros que aunque sus usos estabanespecificados en sus etiquetas, leyendo sus propiedades, ambos pensaron que lespodrían servir para otras cosas, entre otras cosas se llevaron raíz de muérdago, un par deescamas de dragón, ralladura de mandrágora, polvos sei, plo, y rui y esencia de ajenjomezclada con cenizas creadas con fuego de salamandra. Mientras tanto, a Alelgas se leocurrió una idea al pasar de camino a la sala de calderas por enfrente de una tienda deplantas para herboristería y hebología.El día de la ceremonia los nombraron miembros honoríficos en público, les hicieronpronunciar un juramento y luego, lo de siempre, una fiesta con mucha música y comidaque dura varios días. Se lo pasaron muy bien, pero en cuanto los ánimos se calmaron yla fiesta se acabó se tuvieron que ir, tres días después. Mientras estaban montando todosen Skywing, con el que Jason contactó telepáticamente, apareció Aelas con una maleta,y todos se sorprendieron y alegraron de lo que les dijo, se iba con ellos a completar susestudios.El dragón volaba rápido y ágil, contento de que todos sus amigos estuvieran bien. Yacerca del castillo, Jasón, Shelgas, Alelgas y Skywing notaron algo raro en el ambiente,algo no iba del todo bien, el bosque estaba demasiado tranquilo, pero sólo Alelgas pudoidentificar de que se trataba, al tener un oído y una vista mucho más agudos que loshumanos, no estaban los grinells. Este hecho extrañó mucho a todos, ya que nunca antesdesde su creación habían salido del bosque. 22
  • 23. Habían llegado tarde y Lara ya se había ido a su habitación a dormir, de modo que sepropusieron no hacer ruido para no despertarla mientras se iban a la cama, ya lasaludarían al día siguiente. Todos durmieron profundamente esa noche, pero el sueño deShelgas era pesado y más que un sueño reparador lo estaba agotando más, ya que en sussueños veía a la dama élfica y a estatua, pero cuando notaba que le empezaba a sonar dealgo, despertó sobresaltado a causa de los ruidos que hacían abajo sus compañeros alrencontrarse con Lara. Al recordar a Lara se olvidó casi al instante de sus sueños yvisiones, se puso la bata y bajó las escaleras corriendo a saludar a la cocinera que habíasido como su madre desde su llegada al castillo.Para celebrar su regreso, Lara hizo una tarta de chocolate, a la que nadie había hechoascos antes, todos la consideraban la mejor del mundo. Sin embargo uno de ellos nodisfrutó del todo con la tarta, y aunque sabía fingir muy bien, Alelgas lo conocía muybien y su instinto élfico no le había fallado nunca antes. Cuando Shelgas dio las graciaspor la tarta y se retiró de la cocina, Alelgas hizo lo mismo para seguirle y averiguar quele pasaba. Lo siguió sigilosamente hasta su dormitorio y, cuando entró, llamó a la puertay pidió permiso para pasar. Al principio, para romper un poco el hielo, le preguntó algorelacionado con el hechizo que usó para sacarlos de Calendulia, el Esprite transportem,pero cuando Shelgas cogió fluidez al hablar, cambió de tema discretamente, parapreguntarle que era lo que le preocupaba tanto que no podía disfrutar de la excelentetarta de chocolate de Lara. Shelgas se puso serio, y un tanto receloso, parecía que no leiba a contar nada, pero reflexionó y se dio cuenta de que Alelgas era capaz de guardarun secreto, de modo que le contó lo que veía en sus visiones, no obstante, no podíatransmitirle las mismas emociones que le transmitían a él, por eso le preocupaban, noeran visiones del futuro o del pasado normales, eran provocadas por algo que quería quelas viera. Pasaron un par de minutos en silencio y a Shelgas se le ocurrió una idea.Comenzó a revolver sus papiros y libros mientras le explicaba a Alelgas que había vistoen algún sitio que algunas magias A tenían una peculiaridad, encontró el pergamino quebuscaba y leyendo le dijo a Alelgas que algunas magias A del tipo mental tienen lacapacidad de ser transmitidas a otro ser temporalmente, de modo que podía hacer queAlelgas viera y sintiera lo mismo que el durante aquellas visiones.Siguieron todos los pasos y formaron un pequeño vínculo psíquico con unos polvosmédium y Shelgas provocó la visión, y ambos vieron y sintieron lo mismo. La elfa enmitad del bosque caminando a lo más profundo del mismo y la estatua de una elfa,primero intacta, pero después de un flash destruida. Cuando parecía que se acababa, aShelgas le invadió otra visión que llevaba tiempo sin tener, los libros ardiendo, estaduró poco, pero Alelgas vio lo suficiente como para hacerse preguntas. El tipo deconexión que mantuvieron se llamaba Psiquequis-AlfaYa que Shelgas le había contado algo tan íntimo, Alelgas les dijo que le siguiera, iba amostrarle su secreto, lo condujo por unos pasadizos ocultos hasta una sala enorme en laque en pleno centro había un objeto enorme cubierto con una sábana. Alelgas la destapóy Shelgas logró ver un artilugio mecánico hecho de madera, no tenía ni idea de que erani para que servía, pero cuanto más lo miraba, más se le parecía a un dragón de madera. 23
  • 24. Episodio IX El proyectoEra idéntico a un dragón, pero sin las escamas, la carne, ni lo que hacía a un dragóndragón. Pero tenía las patas, la cola, la cabeza, el cuello, el cuerpo y las alas, en generalel “esqueleto” de un dragón. Cuando Alelgas se reunió de nuevo con él, después depreparar el material, Shelgas le preguntó: “¿Qué es eso, y para que diablos sirve?” a loque Shelgas respondió: “Es un dragón mecánico- cosa que ya se imaginaba Shelgas- unperfecto ejemplo de la unión de física y mecánica con magia. En cuanto a su uso, aun nolo tengo demasiado claro. Transporte… o arma, no lo se.” También comentó que algúndía, cuando lo acabase, lo presentaría al concurso de la OMT. Shelgas recordó su visiónde Alelgas recibiendo el premio del concurso de la OMT al escuchar sus palabras. Paraeso todavía quedaba bastante, aun no podía ni andar, como iba siquiera a volar, que sesupone que era su función principal.El dragón mecánico (o mecadraco como llamaban ellos) cuando volaba se partían lasalas y luego al caer todo el resto. Shelgas observó con detenimiento la madera de lasalas y le comentó a Alelgas que si quería que aguantasen la fuerza a la que sometía lasalas, que debía usar madera de árbol Yaqu, que era muy resistente, doblaba bien yabsorbía bastante bien la magia. Comentó, al ver la cara de incredulidad de Alelgas, quelo había leído en un libro durante su estancia en la sede de la HRB. Alelgas le propusoque le ayudase con el mecadraco, con los conocimientos de Shelgas y el ingenio deAlelgas, podrían acabar el mecadraco en poco tiempo, probablemente para la próximaedición del premio de la OMT. Alelgas era muy amigo de Shelgas, y este aceptó suoferta y empezó a ayudarle a reparar todos los errores del mecadraco.Durante varios días Alelgas le explicó todos los planos y mecanismos mientrasesperaban a que llegara el pedido de madera Yaqu. Era un pedido enorme, les habíacostado 30.000 goldes y 2 argens de propina para el repartidor por hacer llegar el pedidoa las cuatro de la madrugada y llegaba para construir por lo menos siete mecadracos. Eldinero no les suponía un problema, Shelgas aun conservaba los dos millones de goldesde su mención honorífica de la OMB y la OMRI, además de la recompensa querepartieron entre todos por escoltar a la princesa hasta Calendulia, que fueron 500.000goldes por cabeza, un total de 2.500.000 goldes.Empleaban casi todos sus ratos libres en la construcción del invento de Alelgas.Siguiendo los consejos de Shelgas, usaron la madera Yaqu para las alas y las piezassometidas a un doblamiento grande, metal D´huro, muy ligero, resistente a golpes,calor, difícil de quebrar y doblar para la estructura principal como la cabina y las patas,para la cabeza, la cola y el cuello usaron madera Dereg, que con la pócima adecuadarepelía bastante bien la magia. 24
  • 25. Por supuesto no podían descuidar sus estudios, pero lo que si hicieron fue posponer susexámenes (En el ascenso a mago desde pre-mago se requieren cuatro exámenes, cadauno con un elemento y una habilidad: el primer examen era el del aire y la agilidad, elsegundo la tierra y la fuerza, el tercero el agua y la sabiduría y por último el cuarto erael del fuego y el autocontrol). Mientras trabajaban en el mecadraco, ambos pensaban enlo difíciles y diferentes que podrían ser los cuatro exámenes de virtud, pero ambos sepusieron de acuerdo en que el más difícil debía de ser el tercero, aunque casi todospensasen siempre que sería el último por lo de que el fuego es muy difícil de controlar,pero si el tercer examen trataba de la sabiduría, los juegos mentales y adivinanzasrequerían un gran esfuerzo cuando podría ser que la respuesta estuviera oculta a plenavista. Dos días después de cumplir los 12 años, Shelgas decidió presentarse al primerexamen de virtud, tenía que parar un tornado mientras esquivaba proyectiles que lelanzaban de la nada, mezcla de agilidad y control del aire. Al principio le dio mucho quehacer, pero pronto se acostumbró a los proyectiles y se pudo concentrar más en sofocaral tornado.En lugar de irse a descansar después de su agotador examen, fue a su “taller” privadopara ver que tal le iba a Alelgas montando las últimas piezas. Cuando llegó encontró aAlelgas esperándole y en cuanto entró por la puerta entró en el mecadraco y lo puso enmarcha para comprobar su funcionamiento, era ya la novena vez que lo montaban desdelas partes que no se rompían, añadiendo nuevas piezas, quitando otras y sustituyendootras. Sin embargo cuando parecía que funcionaba, algo falló y el dragón se vino abajo.Shelgas ayudó a Alelgas a salir de la cabina (era la original de metal D´huro, nunca serompía ni las patas, de modo que empleaban la madera en las piezas que se rompíansiempre y siempre les quedaba madera para construir otros cuatro o cinco mecadracosenteros de madera). Alelgas fue directo a los planos a revisar que podía haber pasadopara hacer trizas todos los engranajes de Yaqu endurecidos con un hechizo deresistencia. Mientras Alelgas maldecía por lo bajo y revisaba los planos en busca de unfallo tan descomunal que produjese la fuerza suficiente para romper los engranajes,Shelgas miraba las pócimas y se dio cuenta de que estaban usando dos completamenteincompatibles en las mismas piezas. Se lo comentó a Alelgas y puso cara depreocupación.Después de pensar toda la noche, a Shelgas se le ocurrió que podían unir los dosungüentos aplicando un tercero que actuaba como unificador de magia, sería como siaplicasen uno con dos efectos, era el pegamento de magias Shazade. Daba la casualidadde que casi todos los ingredientes para su elaboración se podían recoger en el bosque delos alrededores de Lorrende, otras probablemente las podrían coger del taller dealquimia y alguna encargarla. 25
  • 26. A la mañana siguiente tuvo que empezar a recolectar los ingredientes Shelgas, ya queAlelgas se presentaba a la tarde al examen de virtud 1º. Pasó casi toda la mañana en elbosque recogiendo los ingredientes que se daban allí como corteza de rudel, savia deshei, unas cuantas direus… también recogió algunas setas y ajenjo y azafrán que lehabía pedido Lara para cocinar. Por la tarde fue al almacén y al laboratorio de alquimiapara poder hacer una lista de todos los ingredientes que les faltaban para poder prepararel shazade y poder pedirlos por correo. También estuvo en el taller preparando losingredientes disponibles para su uso, secándolos, moliéndolos, quemándolos…. Lasúltimas horas del día las pasó separando las piezas útiles del mecadraco de lascompletamente rotas que solo servían para fabricar piezas más pequeñas, como leña ocomo “mapa” para reconstruirlas.Cuando quedaban a penas unos minutos de luz solar, Alelgas apareció por el taller paracontarle a Shelgas como le había salido el examen y para preguntarle que tal habíapasado el día, a lo que Shelgas respondió “entretenido”. Esa noche y todo el díasiguiente descansaron, en parte porque hasta Mirtel no llegaban los pedidos y en parteporque merecían un descanso después de su duro trabajo durante meses.Una vez recibieron los pedidos, también a horas intempestivas y con sobrecargo, se lesacabó el descanso y tuvieron que ponerse a trabajar de nuevo. Shelgas preparaba elshazade y los ungüentos que se les habían acabado mientras Alelgas refabricaba laspiezas perdidas en el último ensayo.Mientras se preparaban los ingredientes de las pócimas, Shelgas estudiaba para elpróximo examen. Como Alelgas había acabado las piezas mucho antes de que losingredientes estuvieran listos, se dispuso a completar un proyecto que llevabademasiado tiempo aplazando. Con varios listones de madera y una lona traslúcidaconstruyó un invernadero de un tamaño considerable a uno de los lados del castillo y enel huerto de dentro plantó algunas de las semillas que había comprado en la sede de laHRB.Durante la cena, Alelgas le preguntó a Shelgas si había terminado de preparar las cosaspara el día siguiente y luego mantuvo una conversación en bajito sobre fallos de laspiezas y sobre los ensayos. Nadie les prestaba atención porque sabían que eran muyamigos y siempre hablaban de sus cosas, nadie menos Aelas, que al ser elfa tenía unoído muy agudo y al escuchar los primeros fragmentos de la conversación se interesó yescuchaba a los dos amigos de manera disimulada.Al día siguiente, Juevo, se levantaron temprano y con suma discreción bajaron hasta elpasadizo fijándose en que nadie los seguía, pero Aelas los seguía de lejos con unconjuro de invisibilidad, si no detectaron el conjuro fue porque aquel lugar rebosabaenergía por los cuatro costados.Mientras Alelgas montaba el sistema de engranajes y las piezas del mecadraco, Shelgaslas untaba con los productos pertinentes. En dos horas de trabajo ininterrumpidotuvieron todo listo para el ensayo. En principio todo iba como debía ser, los engranajes 26
  • 27. giraban sin chirriar ni repiquetear, las patas; la cabeza; la cola y las alas se movíanexactamente como quería Alelgas y lo más importante, volaba. Comenzaron los tests dehabilidades, echar fuego por la boca, rugir… Todo funcionaba, era un éxito. Aelas salióde la nada aplaudiendo poco después de que Alelgas saliera de la cabina del piloto.Mientras los otros dos se quedaron en su asombro de como los había seguido, Aelas dijo“Me imagino que mi reino y la HRB querrán comprar unos cuantos de esos en cuantogane el premio de la OMT, que por cierto, es dentro de dos meses”. Alelgas sin salir desu asombro preguntó “¿En serio crees que podría ganar el premio?” con aire orgulloso.Aelas simplemente asintió y le dedicó una sonrisa.Lo más difícil ya estaba hecho y tenían dos meses para hacer el mecadraco presentablepara el concurso, ya que era solo madera y metal, faltaba pulir la madera y hacerle unrecubrimiento. Aelas y Lara se encargaron de fabricar el retal de tela más grande quehubieran visto nunca, capaz de envolver a un dragón entero, mientras, Shelgas y Alelgasse encargaban de alisar la madera para que no rompiese la tela, tapar los mecanismos ylo más importante, equiparlo con las runas pertinentes. Fueron a buscar al almacén dossacos, uno de runas blancas y otro de runas de imprimación. Las runas de imprimacióneran runas cargadas con energía bruta, sin dar forma y se usaban para imprimirleshechizos a las runas blancas de forma permanente. Las runas blancas eran runas con unagran capacidad para absorber y asimilar energía modificada, dada forma. El proceso deimprimación de runas era sencillo, cogías una runa de imprimación y pensabas en elconjuro que querías imprimirle a la runa blanca, apuntabas con la runa de imprimaciónhacia la blanca y en el momento de la transferencia de energía le dabas la forma delconjuro. Cuando una runa cargada y equipada con un conjuro gasta toda la energíaalmacenada en ella al realizar varias veces seguidas el hechizo o unas pocas si consumemucha energía, la runa absorbe energía bruta del ambiente y la pule a semejanza de ladel conjuro que alberga para almacenarla para más usos.En un mes tuvieron el mecadraco terminado, lo que dejaba otro mes para que Alelgasaprendiera a manejarlo como era debido si quería impresionar al jurado del premio.Sacar el mecadraco del taller era la parte fácil, ya que a pesar de ser enorme y el tallersubterráneo, contaba con una trampilla en el techo que daba al patio trasero de losterrenos del castillo, lo que podía complicar las cosas era que el maestro le diera supermiso, para lo que tendría que enseñárselo, aunque le habría gustado mantenerlo ensecreto para todos hasta el último momento. 27
  • 28. Episodio X Augurios y profecíasUna vez sacado el aparato del taller, Alelgas se dispuso a hacerlo volar. El mecadraco,que parecía real y no le gustaba demasiado a Skywing y aun menos que lo disfrazarancomo uno de su raza, un americano esmeralda, una vez en el aire usó las runas de fuegopara lanzar bolas de fuego y llamaradas dependiendo de cual de las dos runas usaras,comprobó los mecanismos que movían las extremidades. No se atrevió a hacer unapirueta por miedo a estrellarlo.Todos felicitaron al trío, pero Aelas dijo que casi todo el trabajo lo habían hechoShelgas y Alelgas, pero que si querían felicitar a todo el grupo de trabajo, que felicitarantambién a Lara. Alelgas volvió a pedirle permiso a Jason para presentar su invento alpremio anual de la tecnología de la OMT y este, como buen maestro que ve que susalumnos progresan en sus estudios y en la vida, se lo concedió. Para presentar el aparatoal premio, tendría que viajar a la Atlántida e inscribirlo en la bi-sede de la OMT, esasede secundaria solo organizaba los premios de la OMT y se encargaba de comprar ydistribuir las nuevas tecnologías presentadas al premio. Todos le dijeron que loacompañarían, en parte por ser sus amigos, en parte por la oportunidad de ver la míticaciudad de la Atlántida.Los atlantes eran una raza que, en principio, eran muy parecidos a los humanos, perotenían ciertas habilidades psíquicas y un fuerte vínculo telepático con la que era lafuente de energía de su ciudad. Su tecnología se había desarrollado en torno a laconocida Vorágine, que era su fuente energética, y era la única tecnología en el planetacapaz de aprovechar la energía residual de la Vorágine. La tecnología del planeta, podíaaprovechar los tipos de energías más corrientes, la mecánica, calorífica, potencial…porque al ser un tipo de tecnología física y no mental como la magia podía aprovecharúnicamente la energía más definida pero en un estado completamente salvaje, los magosempleaban su mente como maquinaria para moldear la energía y darle la forma quequisieran, podían aprovechar casi cualquier energía, desde la vital a la mecánica. Pero laenergía de la Vorágine procedía de una pequeña fisura en el universo a través de la quese colaba energía del choque con otro universo que la provocó, la energía más bruta ysin pulir que se pudiera ver nunca, por eso ni los Archimagos podrían emplearla. Losatlantes tenían una ley en torno a su tecnología, no se podía sacar de la isla de laAtlántida ni la más pequeña pieza de esa tecnología ya que por motivos desconocidossería peligroso. Al ser completamente diferente a la del resto del mundo, mucho máseficaz, limpia, y productiva a parte de menos peligrosa para las personas, todos creíanque era una tecnología muy avanzada, dada por los dioses a la raza de los atlantes desdeel futuro, cuando en realidad era la primera tecnología que habían creado, la habían ido 28
  • 29. perfeccionando a lo largo del tiempo, pero era como mejorar el aspecto de un balancín yecharle aceite para que no chirriara, para ellos era como la lanza y el martillo.Una vez llegados a la Atlántida, en concreto a la ciudad de Atlantis, Jason no les dejósepararse de el a pesar de ser un lugar maravilloso. Fueron a lo que fueron, todos juntosy sin detenerse a la OMT para rellenar la inscripción y luego irse. Les atendió un jovenque aparentaba unos veintiún años que les explicó los sencillos pasos para inscribirse:escribir nombre, el nombre del aparato, entregar los planos y una lista de los materiales.Una vez entregada la inscripción, le dieron una piedra fina y lisa que dos días antes delconcurso se iluminaba avisando al participante de que preparase los retoques finales yde que partiera pronto a la isla, y un revisor, que si ocurría algún sabotaje en el aparatoinscrito en el que estuviera metido, quedaría completamente reparado y grabado paratomar medidas contra el saboteador. Por eso no había juego sucio en ningún concursocelebrado en la Atlántida, los atlantes eran muy meticulosos en su trabajo y muyvirtuosos, por eso siempre podías fiarte de un producto fabricado en la isla de laAtlántida, aunque también fuese algo más caro. El joven le explicó que el día anterior ala celebración del concurso pusiera el avisador en el invento y unas horas antes del grandía lo teletransportarían.El mes siguiente todos lo pasaron normalmente a excepción de Alelgas, que lo pasópracticando el manejo del mecadraco hasta agotar toda la energía de las runas, podríahaber seguido pilotándolo sin runas de no ser que lo habían hecho de tal forma que unasrunas ayudaban en el impulso y disminuían el esfuerzo que debía realizar el piloto. Ensus ratos libres, Shelgas observaba a Alelgas pilotar el mecadraco o cuidaba del huertoen el invernadero que habían ampliado y ahora ocupaba casi todo el terreno derecho delcastillo a la verja y en el que cultivaban de todo tipo de plantas gracias al sistema declasificación en estancias en el que cada estancia poseía un clima propio gracias a variasrunas que modificaban los condicionantes atmosféricos. Casi todas las runas empleadasen el invernadero eran runas dobles, runas normales constituidas por dos runas, una conel conjuro que se aplica y otra colocada en un lugar muy cargado de energía que letransmitía constantemente energía a su runa hermana. Shelgas, a parte de cuidar de lasplantas, las estudiaba meticulosamente, en especial las plantas que no se mencionabandemasiado en los libros de herbología de Lorrende, esperando poder hacer algún día supropio catálogo sobre plantas y sus propiedades.Ya era el día, todos estaban nerviosos, pero Shelgas trataba de calmar a Alelgas ya quede lo contrario acabaría por hacer el ridículo, y no solo se fastidiaría a sí mismo, sinoque también echaría por tierra todo el trabajo de medio castillo y daría mala fama a laescuela de Lorrende. Dispusieron los equipajes para el viaje y los cargaron en el lomode Skywing. El concurso se dividía en dos partes, el primer día se realizaban todas lasexhibiciones y el siguiente se llevaba a cabo la entrega de premios. Al llegar a laAtlántida buscaron el hotel Siracumia en el que se iban a alojar, siracumia es energíauniversal en atlante antiguo. Era el hotel más lujoso de toda la isla de Atlantis, pero losparticipantes en el premio de la OMT y sus acompañantes se alojaban gratis. 29
  • 30. Alelgas debía asistir a la ceremonia de exhibición de la tarde descansado, por lo queShelgas, que conocí muy bien el carácter de Alelgas, preparó un somnífero y se lo pusoen la bebida de la comida del mediodía. El brebaje debía durar aproximadamente 3horas, pero como lo había preparado él a partir de un fórmula que él mismo inventó, nole había dado tiempo a calibrar las variantes temporales entre las distintas especies, perono podía alargarse más de una hora, por lo que no le preocupaba.Mientras todos visitaban la ciudad de leyenda que era la Atlántida, Shelgas fue alalmacén donde se guardaban los inventos antes de ser exhibidos por sus creadores oayudantes para revisar el mecadraco. Se esforzó mirando por todos los rincones, pero alparecer Alelgas lo había dejado todo completamente preparado antes de salir deLorrende. Puesto que ya había terminado pero no tenía ni idea de donde estaban susamigos se quedó allí sentado, pensando en que hacía casi un mes que no tenía visiones.No podía decir cuanto tiempo estuvo absorto pensando en sus visiones y su causa, paraél fueron unos minutos, pero sabía que en realidad habían transcurrido un par de horas.Cuando vio llegar a Alelgas corrió hacia él y le deseó buena suerte y luego se mezclócon la multitud para ir a su asiento en las gradas. Ya acomodados todos los espectadoresen sus respectivos asientos todavía se retrasaron diez minutos en presentar al primerparticipante. Llamaba a su invento el Condensador de pociones, explicó que sufuncionamiento consistía en reducir el tiempo de preparación de pócimas de procesolargo. Para demostrar que era verdad se dispuso a hacer una poción muy conocida y quellevaba casi ocho horas terminar, se trataba del común “coagul” que vertido en cortes yraspaduras poco profundas (1º y 2º grado), antes clasificadas en grados (1º para las quesolo alcancen la piel, 2º para aquellas que desgarrasen algo la carne, 3º para las extensasy profundas y 4º para las que llegasen al hueso). Una vez acabada la mezcla deingredientes en lugar de esperar ocho horas a que reposara, solo tuvo que aguardar tresminutos.Los siguientes concursantes no estaban mal del todo, pero no causaron la impresión queocasionó el primero. Por fin llegó el turno de Alelgas, ya eran las seis de la tardepasadas, y él era uno de los últimos. Salió a la plaza de exhibiciones (construida deforma circular con las gradas rodeando una arena en el centro) con su inventocompletamente tapado con una lona, causaba expectación y susurros de interés por sertan grande. Cuando destapó el mecadraco, el pánico surgió como de la nada, todosgritaban “ DRAGÓN” pero los guardias lograron apaciguar al público mientras tantoAlelgas en el medio de la arena, como sus amigos en las gradas se partían de risa. Unavez la gente en sus sitios Alelgas trepó por un costado del dragón, abrió una escotilla enel lomo y se metió dentro. Al principio se movía poco, como si se estuviesedespertando, poco a poco se movía con mayor rapidez, como si se estuvieradesperezando, hasta que al final empezó a correr por la arena y levantó el vuelo consuma facilidad, hizo un par de piruetas en el aire para demostrar que su invento no teníanada que envidiar a un dragón de verdad en un vuelo y finalmente descendió hastaposarse en el suelo. Lo siguiente fue Alelgas saliendo del mecadraco y llevándoselo alpuesto de almacenamiento donde estuvo antes de la exhibición. 30
  • 31. Al día siguiente tuvieron que levantarse temprano para asistir a la entrega de premiosque se celebraría en el mismo recinto de las exhibiciones. Esa vez el lugar estaba casivacío de espectadores, que como el ganador saldría en las noticias solo acudían a ver lasexhibiciones, que era lo que consideraban más interesantes, solo estaban losconcursantes y una veintena de público. Tuvieron que aguantar un discurso de una horadel director de la sede de la OMT encargada de los premios tecnológicos que hacía pocoque había derivado en la OMTPT como división de la OMT. Una vez finalizado eldiscurso el portavoz de los jueces procedió a nombrar a los premiados, en tercer lugarestá Maelam Riccum, por su invento “ El combustible” que transformaba toda basuraorgánica en un perfecto combustible para quemar en hogueras y barbacoas. Su premio,un diploma y doscientos mil goldes. El segundo puesto fue para Tescum Leocord, porsu invento “ El condensador” que permitía reducir el tiempo de preparación de pócimas.A ese le dieron un diploma y quinientos mil goldes. Y por último el primer puesto loobtuvo Alelgas por su “ Mecadraco”. El primer premio era un diploma, un trofeo ycincuenta millones de goldes.Después de que le entregasen el premio fueron a hablar con él dos elfos. Aelas se acercócon ellos para presentarlos. A uno ya lo conocía, el regente de la HRB, Corelgas, y elotro era Armelas, el nuevo ministro de guerra del renio de Aelas. Ambos fueron acomprarle planos y fabricación de sus mecadracos, planos para guiarse y fabricaciónpara que enseñase a sus ingenieros las técnicas y los procesos de montaje. Poco mástarde fueron a verlo unos comerciantes para contratarlo como ingeniero. Unos queríanmecadracos como medio de transporte familiar, otros como transporte público, otroscomo transporte de mercancías… Alelgas dijo a todos que revisaría sus planos y haríalas modificaciones pertinentes para contentar a cada uno. De un momento a otro pasó desimplemente estudiante de magia en nivel pre-mago de primer nivel a trabajar para trescomerciantes, una hermandad secreta y el ministerio de guerra de todo un reino.Al volver, Alelgas quiso tomarse unos meses de descanso para estudiar para el 2ºexamen de virtud, La dureza de la piedra. Después de ese examen solo le quedaríanotros dos para alcanzar el rango de mago. Ahora que volvía a los estudios de magia ydescansaba del mecadraco, se daba cuenta de que no sonaba demasiado bien, así queantes de nada les diseño otros nombres, que tuvieron múltiples variantes que sonabanigual de mal que el primero o incluso peor, pero acabó por nombrarlo Dramec. Porculpa de los días que le ocuparon los nombres para su invento, Shelgas se le adelantó yse presentó antes que él al examen de la piedra y aprobó, cosa que motivó a Alelgas ahacerlo, si Shelgas podía él también.Después del examen, Shelgas se pasó un par de días agotado, días que aprovechó parapensar en las extrañas visiones involuntarias que tenía, y en uno de esos días, en eldesayuno, cuando aún no había despertado del todo, de golpe se acordó del lugar en elque había visto esa estatua. Era la estatua de la dama de Calendulia, la del centro de laplaza mayor. Ese recuerdo acabó de despertarlo y le dio una gran alegría, ya que, ahoraque tenía un punto real al que fijarse, pudo provocar una visión más completa y nítida.Durante esa visión vislumbró un poblado que crecía alrededor de una estatua, poblado 31
  • 32. que supuso Calendulia un poco antes en el tiempo a pesar de que la estatua era distinta,una mera decoración con varios leones, en realidad era una fuente, de repente el pobladodesapareció para dar lugar a un bosque, un pequeño claro a unos cientos de metros de lafuente. En el pudo ver a la elfa de la estatua de pie, como si estuviera esperando aalguien. Otro salto en la visión le permitió ver dos cadáveres, correspondientes a la elfay a un hombre-lobo a medio transformar, lo siguiente que vio antes de volver alpresente fue a elfos de la noche y a licántropos peleando unos contra otros en unaguerra.Se tumbó en la cama. Acababa de presenciar el inicio de la guerra lico-élfica y su causa,pero no su origen, para tener una visión total necesitaba algo más real que un recuerdo,necesitaba tocar la estatua. 32
  • 33. Episodio XI FugaShelgas esperó un par de días a que su mente se calmase para no tomar ninguna decisiónen caliente, ya que eso no era una buena idea. Era Verner cuando Shelgas se decidió porfin a preguntarle al maestro si podía ir a Calendulia, pero este por toda respuesta dijoque no. Calendulia había quedado arrasada y probablemente ocupada por un par depuestos de licántropos, era muy peligroso volver allí, sobre todo después de su últimainteracción con los medio lobos. Era la primera vez que el maestro le respondía que no aShelgas de ese modo, y, claro, Shelgas se enfadó y planeó fugarse unas horas a la villade Calendulia. Con lo cabezota que era, nada ni nadie podría haberle hecho cambiar deopinión. Comenzó a trazar su plan con pequeños retales de información que encontrabaperdidos en su memoria, como que las torres de magia de los elfos de la noche eran suorgullo y estaban protegidas con potentes hechizos, con lo que los licántropos no sepodrían haber acercado siquiera. Podía ir hasta ella a través de las runas deteletransportación ya que al haber escapado mucha gente por ellas seguramentequedaron abiertas. Pero iba a necesitar una ingente cantidad de energía para franquearlas barreras implícitas en el propio teletransporte al no haber nadie que les abriese elpaso, pero si se hacía con unas cuantas runas de almacenamiento tal vez podría lograrlo.Su secreto no iba a ser tal por mucho tiempo, ya que tenía la manía de pensar en altocuando creía estar a solas, y Aelas le estaba espiando y se lo contó al resto del grupoque la mañana en que tenía planeado escapar apareció en su habitación. Alelgas le dijo“¿en serio tenías planeado marcharte sin nosotros?”, Mercal prosiguió la protesta deAlelgas “ Te debo una, me enseñaste que sin algo de maña la fuerza bruta no sirve paranada” “Si, y a mí me ríes los chistes, y eso es motivo suficiente para mi” continuóTorques y Aelas le reprochó “ A mí me ayudaste a llegar a Calendulia, a escapar de allíy a llegar a la HRB” y por último volvió Alelgas alegando “Y a mí me salvaste la vida yme ayudaste a cumplir mi sueño de ganar el premio de la OMT, así que te acompaño, tedoy veinticinco millones de goldes y quedamos en paz”Shelgas estuvo a punto de rechazar el dinero, pero su amigo adivinó sus intenciones yantes de que pudiera replicar le lanzó una mirada fulminante dejándole claro que notenía otra elección. Mientras envió a los otros a por las runas de almacenamiento delalmacén, Shelgas tomaba medidas para garantizar su regreso, consiguió colocar unencantamiento en las runas para que las pudiera abrir cualquiera de los que iban a viajardesde otras runas de teletransporte, y puso un conjuro de desplazamiento para que alabrir las runas de este modo en lugar de aparecer en la sala de transporte del castilloaparecieran en un claro del bosque ya que su excusa consistía en dejar una nota queinformase a Lara y al maestro de que iban a pasar la mañana en el bosque recolectandoalgún ingrediente y practicando el duelo mágico. 33
  • 34. Sus amigos volvieron a toda prisa del almacén (en parte porque el tiempo apremiaba, enparte para que Shelgas no decidiera irse solo) Episodio XII El origen de la guerraAl tener una cantidad muy justa de energía tuvieron que emplear casi toda la suya, loque provocó que en cuanto se materializaron se desmayasen. Se despertaron una horadespués en una sala oscura y llena de polvo y con olor a quemado y muerte. La primeraen despertarse fue Aelas que, al encontrarse en una zona cubierta por una exuberantevegetación, absorbía más energía que el resto por ser una elfa de la noche. Fuedespertando a los demás para no perder demasiado tiempo. Descubrieron una rendija deluz que entraba por un ventanuco que al abrirlo les permitió ver la habitación, era muyparecida a la de transportes de Lorrende con unas runas y nada más. Al abrir la puerta elolor a muerte se intensificó y se pusieron a explorar para encontrar el despacho de lamaestra de la torre. Después de abrir todas las puertas no encontraron nada que separeciera al despacho de una maga directora de una escuela, pero al reunirse en la plantabaja, Aelas dijo que no entendía porqué, pero que recordaba que las otras veces queestuvo en la torre el despacho estaba en la planta baja y ya no lo estaba. Torques sugirióun hechizo de ocultación, pero al hacer el contrahechizo no ocurrió nada. Shelgas fue ala pared donde se supone que debía estar la puerta, y al hacerlo le sobrevino una visión,eran ellos mismos en ese mismo momento delante de la puerta que buscaban. Se loexplicó a sus amigos y trató de encontrarle sentido, pero nada. Al cabo de una hora seacordó de que había leído algo en sus papiros sobre magia temporal, pero no seacordaba de que era exactamente. Pero Aelas, siempre llena de sorpresas, sacó de unabolsa un montón de libros y papiros que había cogido de la habitación de Shelgas por silos necesitaba para resolver algo. Cuando Shelgas los vio los cogió y le plantó un besoen la mejilla a Aelas diciéndole que era la mejor. En unos minutos encontró lo quequería, pero iba a ser complicado explicárselo a sus compañeros sin bases sobre eltiempo, por lo que les dibujó un esquema mientras se lo explicaba. Despacho de la maestra Línea del tiempo Shelgas y todo el mundo 34
  • 35. Todos recorrían la linea del tiempo hacia la derecha a una velocidad, pero el despachoiba retrasado, y aunque recorría el tiempo a la misma velocidad que ellos, lo hacía unsegundo por detrás, por lo que el despacho existe en su pasado y en su futuro, pero noen su presente. Mientras ellos están donde están el despacho existe un segundo pordetrás de donde existen ellos, ellos nunca verán el despacho, pero si avanzamos 10 años,el despacho existe en su futuro inmediato despues de estar en Calendulia. Como es algomuy complejo que requiere el estudio físico y filosófico del tiempo y sus conceptos loresusmiremos en que el despacho está un segundo desincronizado con el resto deluniverso. Rebuscó entre sus papiros para encontrar el conjuro para desinconizar algocon el resto del universo, los conjuros temporales son muy poderosos y solo los puedenrealizar brujos de clase hechicero o superior o un adepto a la magia que tenga magia Aconectada con el tiempo, como era el caso de Shelgas. Encontró su papiro y comenzó elconjuro de tempus sincrón al revés para resincronizar el despacho. Poco a poco se fuematerializando una puerta enorme de madera y metal frente a ellos, justo donde Aelasdijo que debía estar, y cuando terminó nadie se atrevía a dar el primer paso,probablemente por ser el despacho de una maestra de magia que se había tomado lamolestia de esconder su despacho en el tiempo.Entre todos se armaron de valor y abrieron la puerta, y lo que vieron dentro fue undespacho que más bien parecía un museo o un almacén, lleno hasta los topes de todotipo de objetos y artilugios. Encontraron lo que fueron a buscar, una piedra que losvolvía invisibles y un amuleto que generaba un campo protector a su alrededor, de lamisma esencia que el que envolvía a la torre, pero mucho más pequeño.Con esos objetos en su poder procedieron a salir de la escuela y se dirigieron a la plazaprincipal de Calendulia, o a lo que quedaba de ella, ya que todo a su alrededor eradestrucción y caos. No había rastro de los licántropos,pero prefirieron no arriesgarse(más vale prevenir que curar). Cuando llegaron a la plaza, después de dar algún rodeopor culpa de los escombros, vieron que la estatua estaba tumbada y partida en dospedazos enormes y otros mucho más pequeños, pero Shelgas argulló que le valía así,tanto daba si estaba rota o entera, valía igual para crear un vínculo y tener una visión.Fue tocar la estatua y al instante quedar sumido en ese mundo tan realista que era el desus visiones. Estaba anocheciendo en Calendulia, pero muchos años atrás, cuando nohabía edificios de piedra ni cabañas exteriores en lo alto de los árboles, ni puentes quelas conectasen, solo estaban las viviendas de los árboles huecos y alguna cabaña demadera y paja, el palacio todavía estaba sin hacer. Se fijó en una elfa que pasaba pordelante de él, en concreto era la elfa que buscaba e iba con prisa. Se dirigía a las afuerasde la ciudad procurando que nadie la viera, Shelgas la siguió sin temor a serdescubierto, puesto que nadie le podía ver y no podía influir en la visión de ningunamanera. La siguió un par de quilómetros por el bosque hasta que se paró en un pequeñoclaro. Parecía aguardar a alguien. Unos minutos más tarde, algo se movió entre los 35
  • 36. arbustos y de ellos salió un hombre de aspecto un poco salvaje y bastante peludo, unlicántropo en su forma humana. Shelgas le gritó a la elfa que corriese como acto reflejo,pero no podía influir en la visión ni hablar, además, parecía que era la persona queestaba esperando la elfa. Estaban enamorados y, como en sus sociedades no se veía bienla unión de dos razas diferentes, se tenían que ver a escondidas. Pero de pronto algoirrumpió en escena deshaciendo la estampa tan bonita que hacía la pareja, una negrafigura encapuchada. Esa figura tenía la intención de matarlos, un aura negra querezumaba maldad lo rodeaba, el licántropo sintió su maldad y su sed de sangre y sehabía transformado en su forma medio humano medio lobo y le gruñía, como seguíaavanzando, el licántropo se le echó encima de un salto mientras se terminaba detransformar en lobo, pero a escasos centímetros del encapuchado, este hizo un rápidomovimiento de mano con lo que en lugar de derribar a su objetivo con la gracia naturalcon la que lo hacían los hombres lobo, cayó al suelo, inerte, sin respiración, muerto. Elmovimiento de mano fue tan rápido que Shelgas no supo distinguir si usó magia o lanzóalgun arma a un punto vital del lobo. Cuando el lobo cayó, la elfa, que se llamabaDarielas, corrió junto a su amado para arrancarle el cuchillo y salvarle la vida si aun laconservava, trató de arrancarle el cuchillo mientras susurraba su nombre “Gauran” perodesistió al comprender que estaba impregnado de magia, nunca lograría sacar esecuchillo del cuerpo de Gauran. El sombrío encapuchado alzó una mano y la jovenDarielas comenzó a gritar de dolor y de espanto, lineas de sangre aparecieron a lo largode su cara, brazos y piernas, pronto también lo hicieron por la espalda y torso, hasta quese desangró y murió. Había realizado un encantamiento de tortura uniendo la esencia delas garras del lobo con la piel de la elfa para que pareciera que la había matado él,incluso no solo usó la magia con su piel y carne, sino también con su vestido, queapenas la cubría y estaba hecho jirones.De pronto el alma del mago oscuro aumentó, lo que significaba que iba a realizar unhechizo que consumía bastante poder, un teletransporte sin runas. Pero antes de partir,Shelgas había mirado a lo más profundo del aura de ese mago, fue algo que lo dejóhorrorizado, el mal que habitaba en él era inconcebible, y dentro de esa aura, al ser tangrande, pudo ver el nombre de su posesor.Despertó en una de las habitaciones de la escuela de magia de Calendulia, Amariliende.Cuando se incorporó pudo ver a Toruqes en un lado de la habitación, primero tenía carade preocupación, pero se tornó en una de inmenso alivio al ver que Shelgas se movía.Estaba aturdido (nunca antes le había cansado una visión hasta ese momento) yconfuso,¿Por qué estaba en aquella habitación y no en la plaza de Calendulia tocando laestatua? Pero antes de que pudiera siquiera poner en orden las palabras de aquellapregunta para pronunciarlas, Torques le respondió: “ En cuanto tocaste la estatua todoiba bien, como en las otras visiones que tuviste, pero al poco tiempo te desmayaste yestuviste dormido durante tres horas hasta ahora mismo” Shelgas se preguntaba comoera posible que estuviese tres horas presentes en una visión cuando por mucho tiempoque estuviese observando algo en una de sus visiones, en el presente no había pasado ni 36
  • 37. un segundo, por otra parte aquella fue la visión más nítida que tuvo nunca, no había niuna hoja borrosa a lo lejos.Lo primero que dijo fue que Aelas fuese a hablar a solas con él. Cuando llegó le contótodo lo ocurrido, que un mago oscuro había asesinado a Gauran con un cuchillo mágicopara matarlo de un golpe y que Darielas tratara de quitárselo dejando su presencia en elcuchillo y borrando la del encapuchado, y a Darielas la mató de forma que pareciese quela desgarró un licántopo, como si se hubiesen matado el uno al otro. Después de pensarlargo rato sobre que ganaba el mago provocando la guerra, no encontraron ningunaexplicación. Acabaron contándoselo a todos, pero siguieron con cero ideas.Como la nota que habían dejado en Lorrende decía que volverían para la hora de comerde un paseo por el valle. Dispusieron todo para el viaje de regreso, y partieron sindemora, pues el Sol estaba casi en su cénit. Aparecieron donde Shelgas dijo que debíanaparecer, en un claro del bosque a no mucha distancia del castillo y sus terrenos. Por elcamino recogieron algunas setas y flores que molidas servían de condimentos.Después de comer todos volvieron a sus quehaceres, todos menos Alelgas, que fue altaller a diseñar más tipos de dragones mecánicos: de transporte público, armamento,cargas… En base todos eran lo mismo, pero había que rehacer los cálculos por completopara cada uno, para poder reforzar la característica básica para lo que fue diseñado. Lomás complicado no eran los cálculos, ya sabía las fórmulas que aplicar, solo restabaresolverlas, no, lo más dificil sería la raza de dragón que se vería en cada tipo, y como laapariencia externa dependía mucho del tipo de esqueleto que tuviera que hacer, de modoque eligió al final: un Auris australiano para los transportes públicos, un pequeñoeuropeo para los familiares, un Dolktar griego para el transporte de mercancías y elRetiorm como Skywing para los ejércitos. Una vez decididos los tipos y hechos loscálculos solo faltaría decidir los materiales a emplear para los prototipos. Mientraspensaba en todo eso, a Alelgas le vino a la cabeza que si no le salían bien los primerosprototipos tendría que pedirle ayuda a Shelgas, cosa que no le hacía gracia ya que ya ledebía demasiado.Un mes más tarde optó por pedirle ayuda a Shelgas, ya que solo le había salidomedianamente bien el familiar, y no lo veía demasiado estable. Shelgas aceptó deinmediato, dijo que se aburría demasiado de estar todo el día estudiando, lo másdivertido que había hecho en todo el mes fue unir unas cuantas piedras con magia paradarles forma de dos seres humanoides diminutos para que pelearan entre ellos hastahacerse gravilla. No tardó mucho en regañar a Alelgas -“No, no puedes usar metalD´huro para fabricar los transportes de cargas pesadas, es demasiado doblegable, sedobla con facilidad, necesitas un material ligero, resistente y que no doble tanfacilmente como… un derivado del acero, el Acuris, es una aleacion que solo seconsigue mediante magia derivando a otra estructura distinta la del acero común.”- Elproceso de obtención del Acuris lo encarecía bastante, aunque con el se evitaríanmuchos accidentes y quejas que obtendría si usase el Seirutem, un metal natural con 37
  • 38. propiedades parecidas, pero con mucha menos resistencia y una velocidad de desgasteespantosa.Pronto Alelgas se adelantaba a las recetas de Shelgas, ya que de tanto oirlas y escucharpropiedades de materiales se le iban quedando, y al hacer esto, Shelgas volvió de nuevoa sus habitaciones y entre estudio y estudio salía a cuidar de las plantas del invernaderoo a leer algo ameno a la biblioteca, pero no con tanta frecuencia como antes, ya queestaba cerca de realizar el 3º exámen de virtud. Shelgas estudaba en sus aposentos ymientras tanto, Aelas ya había acabado de preparar el exámen de ascenso a pre-mago yTorques el primer exámen de virtud mientras que Mercal lo había suspendido. El 2ºexámen era el de la fuerza y la roca, un exámen simple, pero si te distraías o tedesplazabas un milímetro podías acabar sepultado o haciendo el ridículo con las posesnecesarias, no se que sería peor. Solo podías contar con tus reflejos y tu fuerza, no tedaban tiempo a pensar, solo a reaccionar de inmediato. Para poder superar ese exámen,Shelgas, alguien habituado a pensar, desarrolló una técnica de meditación mediante lacual se puede actuar sin pensar, dejas a tu cuerpo a merced de tus reflejos y solo con losmovimientos aprendidos. Se trataba de entrenar la mente para que llegado un momentopuedas encerrar tus pensamientos en lo más profundo de tu ser y dejar a flote losinstintos de supervivencia más básicos, y una vez terminado puedas volver a reflotar tuspensamientos. A está técnica la llamó la carcel de piedra y tardó más de un mes endesarrollarla por completo. El 3º exámen no tenía nada que ver con el 2º, tenías queresolver los enigmas que se te planteaban usando el agua. Ahora que lo pensaba, pronto volvería a ser su cumpleaños, en unos tres mesesaproximadamente y como estaban a Juevo, caería en Verner, pero antes estaba elcumpleaños de Alelgas, que como lo celebraba cada diez años Shelgas quería teneralgún detalle con él aunque no fuera cumpledécadas, que cumplía trece años, y no secumplen todos los días.Pasaban los días, Verner, Sadaco, Donic, Lunada… y se acercaba el día que habíareservado para hacer el segundo exámen de virtud por lo que cada vez pasaba mástiempo en su habitación repasando, estudiando y practicando; que con sus amigos oleyendo, incluso dormía un par de horas menos, lo que no convenía para nada a susciclos circadianos ya inestables de por si. Cuando llegó el día, Shelgas había olvidado elprimer consejo que le dio Alelgas “ Relájate y descansa, si vas estresado soloconseguirás suspender” Así que se estresó mucho más al ver que no le restaba tiempopara relajarse. Aun con todas, consiguió aprobar el exámen, los nervios, aunque leimpidieron realizar la cárcel de piedra, le permitieron estar alerta y reaccionar conrapidez, si bien casi pierde el equilibrio en un par de ocasiones, su dominio de la magiaera tal que sus hechizos apenas se desviaban.Durante la cena, Shelgas, en mitad de una conversación, dijo que iba a empezar deinmediato con los estudios del tercer exámen de virtud, el del agua y la sabiduría. Estopreocupó a sus amigos, ya casi no los veía, solo a las comidas y para eso acababaenseguida su plato. Pero a Alelgas se le ocurrió una idea para mantenerlo entretenido y 38
  • 39. alejarlo de tanto estudio. La idea era que ayudase a preparar la sorpresa de cumpleañospara Torques.A la mañana siguiente Alelgas despertó a Shelgas y le contó lo que querían preparar yque si quería ayudar. A Shelgas se le pasó por completo que antes que su cumpleaños yel de Alelgas estaba el de Torques. Aceptó encantado la oferta y recibió instrucciones deAlelgas sobre encontrarse con Aelas y Mercal en la entrada del castillo, al salir de losterrenos girar a la derecha y seguir recto hasta llegar a una cueva en la ladera de unamontaña, esa cueva era en realidad un pasadizo secreto que conducía al taller que usabaAlelgas. Lo había descubierto hace un mes aproximadamente, mientras preparaba unode los nuevos prototipos y una pieza rodó hasta la entrada.Cuando llegaron al punto indicado y avanzaron por la cueva siguiendo el mapa deAlelgas a través de las bifurcaciones: izquierda, derecha, derecha. Izquierda, derecha;llamaron a una puerta que parecía de piedra, pero solo era madera camuflada. Mientrasesperaban a que Alelgas les abriese, Shelgas pensaba que parecía mentira que yahubiesen pasado cuatro años desde que el maestro lo sacó de su pueblo para enseñale lamagia y de paso salvarlo de la destrucción y la muerte de todos sus vecinos.Se adentraron en el taller y sacaron todo lo que llevaban en sus sacos: guirnaldas,pancartas, una piñata, adornos, ingredientes de cocina para hacer una tarta de fresa de laque se encargaría Lara cuando llegase. En lo que llegaba Lara, los chicos empezaron aadornalo todo, lo cual no fue muy difícil ya que todos eran capaces de usar la magia anivel de levitación y de efectos especiales. También, entre Shelgas y Alelgas montaronuna mesa que les quedó que ni pintada en apenas 2 horas, solo le faltaba el barniz, pueslos adornos ya estaban tallados. Cuando Lara llegó, solo les faltaban un par de sillas poracabar y aun les restaba tiempo suficiente para descansar y hacer el pastel.Una vez todo preparado, Alelgas fue a buscar a Torques, que estaba estudiando en suhabitación, lo llevó hasta el taller con la excusa de que quería que viera su nuevoprototipo y le diera su opinión. Cuando llegaron al taller todos gritaron el típico“SORPRESAAA” con el que lograron su objetivo, sorprender a Torques, el cual no seacordaba ni de que era su cumpleaños. Una vez hecho esto abrieron la trampilla deltecho para que Skywing también asistiese a la fiesta.El primer regalo que recibió fue el de Shelgas, que le dio una pócima llamadaNaturialeón que permitía camuflarse con el entorno, no solo a nivel físico, sino a nivelenergético también, ya que difuminaba su energía con la del entorno y ni el mago máspreparado podría percibirlo. No era una poción corriente y de lenta elaboración, perocomo no le había comprado nada a su amigo decidió darle esa que tenía reservada paraotras ocasiones. Alegas, por su parte le regaló un mecadraco en miniatura al que si se ledaba cuerda volaba y escupía fuego. También se le podía decir un destino y usarlo comomensajero. Mercal le dio un amuleto de tierra, que permitía realizar los conjuros detierra sin adoptar las poses. El maestro le dio lo que llamaba un cristal de minas si logolpeabas contra algo se encendía, pero aunque la energía del golpe se agotaba podíamantenerlo encendido el tiempo que quisiera siempre que lo mantuviese apagado el 39
  • 40. mismo tiempo antes de volver a usarlo. Por su parte, Lara le dijo que su regalo era elpastel de fresa que tanto le gustaba.Unos días después de la fiesta de cumpleaños de Torques, Alelgas anunció que teníaque irse a presentar uno de los prototipos a una de las empresas que lo habíancontratado, en concreto la industria porveedora de armas para los elfos de la noche(Nocpus Wepnot). Shelgas le dijo que quería acompañarlo para relajarse un poco de losestudios. Aelas les dijo que iba ser mejor que fueran los tres, ya que ella era la reina delos elfos de la noche y siempre valorarían su opinión. El maestro solo puso unaobjeción, que solo tenían 12 años. Pero Alelgas dijo que enviarían a alguien a buscarlos,por lo que Jason quedó tranquilo.Todos pensaban en Jason como un padre, les dejaba hacer lo que querían a pesar de quelos reclutó para aprender magia y revivir la escuela de magia del castillo de Lorrende.Seguía cobijando y alimentando a Alelgas a pesar de que prácticamente había dejado delado los estudios para dedicar casi todo su tiempo a la construcción de dragonesmecánicos. Continuaba enseñando a Aelas a pesar de que prácticamente todo el tiempotenía que atender asuntos de su reino. Toleraba las bromas constantes de Torques ytambién contemplaba como muchas veces Shelgas estudiaba propiedades de losmateriales y sus usos en lugar de estudiar para aprobar los exámenes.A la mañana siguiente se prepararon pronto para el viaje y esperaron la llegada de quienlos iba a llevar. Los minutos que esperaron se preguntaban porque no iban enteletransporte, mucho más rápido y cómodo. A los quince minutos apareció volandoquien los llevaría, que resultó ser un elfo de la noche que ya había conocido Alelgas enAtlantis mientras hablaba con el dueño de la empresa. Se llamaba Solumlas y les pidióque lo llevasen hasta el prototipo para ponerle una carga de transporte. Viajarían en ungrifo de la especie plaum, los mejores para transportar personas por su tamaño. Al ver algrifo Shelgas preguntó lo obvio, por que no podían usar un teletransporte para viajar, alo que Solumlas respondió “ Este tipo de carga de transporte necesita establecer una rutaespacial para efectuar el teletransporte del prototipo, una vez fijada la ruta en el espacio,el prototipo será inmediatamente transmitido a través de ella sin ningún desfasetemporal entre la hora de salida y la de llegada, es decir, es un transporte instantaneo através del espacio”. Su explicación fue suficiente para que no volvieran a preguntar.Al contrario de lo que creían, no volaron hacia el sur, a Calada Umbría, sino que sedirigieron al este hasta aterrizar en un terreno cerca de la ciudad de Orovalle. Al llegar aAlelgas y a Aelas les dolían las piernas de montar tres horas en grifo, sin embargoShelgas, que ya estaba muy acostumbrado a los caballos, estaba como una rosa. Al dejaral grifo en los establos, los cuatro se dirigieron a un edificio en el que había colgado uncartel que rezaba “Nocpus Wepnot” que en élfico significaba arma de la noche.Solumlas los guió a través de un entramado de pasillos hasta la sala de juntas en la quetendría lugar la conferencia para convencer a los directivos de la empresa de que eldragón mecánico sería beneficioso para su empresa. La junta se componía de cuatroelfos de la noche, uno de los cuales era el director con el que había hablado Alelgas en 40
  • 41. Atlantis. El director se levantó e hizo una reverencia a la reina Aelas, el resto loimitaron. Pasó a presentar a Alelgas al resto de la junta directiva y luego procedieroncon la presentación. Alelgas dio unos planos al ingeniero para que los revisara conformeexplicaba las características del mecadraco. Cuando terminó de explicar elfuncionamiento básico del dragón mecánico todos estaban asombrados, a excepción deShelgas y Aelas que ya lo habían visto cientos de veces.A pesar de que Aelas dio su opinión en cuanto al invento, no todos quedaron del todoconvencidos así que se procedió a la exposición de manejo. Mientras esperaban los de lajunta directiva con Aelas, Alelgas y Shelgas estaban preparando todo para lademostración de vuelo. Por desgracia y caprichos del destino, Alelgas se cayó deldragón mientas revisaba un ala y se torció un tobillo. “Mierda, Shelgas, ¿no me lopuedes curar con algún ungüento o hechizo?” “No, no traje nada, y el único hechizo quese ahora mismo tardaría un par de horas en hacer efecto. No puedes pilotarlo así, ¿ quehacemos?” “ Lo tendrás que manejar tú, ya sabes como se pilota y probaste un par depiruetas. Tranquilo, con que les hagas las piruetas que ya sabes y escupas fuego lostendremos en el bote” Shelgas no estaba muy seguro de ello, pero era su amigo, y comobuen amigo le haría ese favor.En las gradas del campo de pruebas se quedaron impresionados por el realismo delmecadraco, parecía un dragón Retiorm de verdad. 41