Orar Con La Madre CáNdida  Pascua09
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Orar Con La Madre CáNdida Pascua09

on

  • 2,050 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,050
Views on SlideShare
1,982
Embed Views
68

Actions

Likes
0
Downloads
7
Comments
0

4 Embeds 68

http://www.hijasdejesusinternacional.org 35
http://www.slideshare.net 23
http://hijasdejesusinternacional.org 6
http://www.hijasdejesus.org 4

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Orar Con La Madre CáNdida  Pascua09 Orar Con La Madre CáNdida Pascua09 Presentation Transcript

  • hemos acompañado a “Si nuestro amado Jesús en sus crueles tormentos y afrentosa muerte muriendo con Él, tambièn habremos resucitado con Él ” Carta nº 182 ¡Bendito sea Dios! Me alegro mucho, y Dios nuestro Señor le aumente la santa paz y alegría, porque es señal de buena conciencia. Carta 208.
  • Te invito a Contemplar
  • ¿A QUÉ VENGO?
  • Me sereno, me dispongo a encontrarme con Dios. Respiro serenamente, una y otra vez, dejando que en cada respiración, Dios entre y me comunique la vida, la paz de Jesús Resucitado.
  • Señor, que todas mis intenciones, acciones y procesos interiores, estén totalmente ordenados a cumplir tu voluntad.
  • Ver el Santo Sepulcro vacío Y a Jesús Resucitado visitando a sus amigos. Ver la casa de nuestra Señora Ver a los discípulos y a María Magdalena y las otras mujeres. Ver a la Madre Cándida celebrando este gran misterio Ver a la humanidad de nuestro tiempo cómo vive este misterio Verme a mí mismo celebrando esta Pascua de Resurrección.
  • Padre, Concédeme la gracia de alegrarme y gozar intensamente de tanta gloria y gozo de Cristo Nuestro Señor y que yo pueda comunicar esa vida a mis hermanos y hermanas Me doy el tiempo necesario para hacer esta petición al Señor. De tal manera que el deseo de recibir la gracia crezca en mi corazón.
  • “María se quedaba llorando fuera, junto al Sepulcro. Mientras lloraba se inclinó para mirar dentro y vio a dos Ángeles vestidos de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús uno a la cabecera y el otro a los pies. Le dijeron mujer ¿por qué lloras? Le respondió porque se han llevado a mi señor y no sé donde lo han puesto. Dicho esto se dio vuelta y vio a Jesús allí, de pie, pero no sabia que era Jesús.
  • “Jesús le dijo: mujer ¿por qué lloras? ¡A quien buscas?. Ella creyó que era el cuidador del huerto y le contestó: Señor, si tu lo has llevado, dime donde lo has puesto, y yo me lo llevaré. Jesús le dijo: “María”. Ella se dio la vuelta y le dijo: “Rabboni”, que quiere decir: Maestro. Jesús le dijo suéltame, pues aún no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles subo a mi Padre, que es Padre de ustedes; a mi Dios, que es Padre de ustedes. María Magdalena se fue y dijo a los discípulos: He visto al Señor y me ha dicho esto. Jn 20,11-18
  • -Sentir y gustar la presencia del Resucitado pidiendo gracia “ para alegrar y gozar internamente de tanta gloria y gozo de Cristo Nuestro Señor. -Considerar cómo la divinidad, que parecía esconderse en la pasión, parece y se muestra hora tan glorioso en la Resurrección. -Ver las personas, oír lo que hablan, mirar lo que hacen y sacar provecho.
  • - Considerar el oficio de consolar que Cristo nuestro Señor trae. - Jesús resucitado cumple con sus discípulos una misión idéntica al del Espíritu Santo, el Paráclito, el Consolador. - Jesús Resucitado anima, impulsa, exhorta, da fuerza para el seguimiento, para dar testimonio. - Considerar cómo Jesús Resucitado busca a cada persona en la situación en que se encuentra, para consolarla, para rescatarla y reconducirla a la comunidad. - Considerar la misión que ha dado a María Magdalena y escuchar la misión me pide hoy a mí.
  • Escuchemos a la M. Cándida y descubramos en sus palabras la experiencia del Resucitado que ella tenía o deseaba tener. “Que hayamos muerto con Jesús y con El hayamos también Resucitado para no volver jamás a separarnos de su divina gracia.” Cándida María de Jesús. Carta nº 371 “Que Jesús haya resucitado en su “Que Jesús haya corazón, comunicándole una chispa resucitado glorioso en su de su sagrado fuego” corazón, le comunique Cándida María de Jesús aquel fuego que arde, y Carta nº 206 para que abrazado en su amor divino, pueda “Que el Señor me haya comunicado esparcirlo en los gran parte de su gloriosa resurrección corazones, en las almas y disfrutando de aquella alegría ganar muchas para Dios. verdadera aun en medio de los trabajos Cándida María de Jesús ” que el Señor me quiera enviar.” Carta nº 208 Cándida María de Jesús Carta nº 142
  • Los efectos de la Resurrección es la acción consoladora del Espíritu del Señor. Es “La vida nueva que Jesús suscita a su alrededor...las trasformaciones interiores, las distintas misiones que reciben los que han visto al Señor Resucitado” El fruto de su presencia resucitada en los discípulos es: amor, alegría, paz, paciencia, cordialidad, generosidad, fidelidad, sencillez, dominio propio.
  • Estaba al alba María, porque era la enamorada. María, la voz amada. Rabboní, dice María. El amor se hizo un abrazo junto a las plantas benditas; las llagas glorificadas ríos de fuego y delicia; Jesús, esposo divino, María, esposa cautiva. Estaba al alba María, para una unción preparada. Jesús en las azucenas al claro del bello día. En los brazos del Esposo la Iglesia se regocija. ¡Gloria al Señor encontrado gloria al Dios de la Alegría, gloria al amor más amado, gloria y paz, y Pascua y dicha!¡Aleluya! Estaba al alba María, es Pascua en la Iglesia santa. ¡Aleluya! Amén. Liturgia de las horas.
  • Que pase felices Pascuas y que Jesús Resucitado y glorioso nos fortalezca en todos los trabajos de esta vida y lo suframos todo por su amor. Carta 333 Cándida María De Jesús. Viceprovincia Argentina. Inmaculada de M. Cándida