Incertidumbre

293 views
236 views

Published on

Published in: Travel, Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
293
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Incertidumbre

  1. 1. INCERTIDUMBRE Mi labor como artista plástico se ha concentrado la más de las veces en el quehacer humano. Me refiero a que cuando se le pregunta a alguien qué hace, responde: yo soy médico, yo soy arquitecto, yo soy mecánico; eso que dicen ser es lo que hacen y determina en gran medida cómo es su vida. Ser consciente de que estamos vivos y sólo por un tiempo indeterminado, debería ser motivo suficiente para ser felices. Pero no, tenemos la necesidad de hacer algo y ese algo es siempre una decisión determinada por el entorno y las capacidades del individuo. Esa conciencia de estar vivo, o mejor, que vamos a morir, es la que nos hace reflexionar sobre qué es vivir y qué actitud tomar frente a ese estado. En “El mito de Sísifo” Albert Camus hace la pregunta fundamental: ¿juzgar si la vida vale o no la pena vivirla? Teniendo presente que se trata de evidencias perceptibles para el corazón, el cuerpo retrocede ante el aniquilamiento, pero que se deben profundizar a fin de hacerlas claras para el espíritu nos disponemos a seguir vivos y a hacer algo con nuestra vida. La decisión de ese algo no es fácil, pero se tiene que hacer, porque es lo que le da sentido a nuestro existir. El terreno en que me muevo es casi infinito, no sólo por la cantidad de labores sino por las variables, porque las personas además de tener una profesión tienen otra labor o practican un deporte o tienen un hobby; son abogados y en su tiempo libre son poetas o son diseñadores y juegan futbol los domingos, cantidad de variables que al igual amplían y enriquecen el sentido que le damos a la vida y al quehacer humano. La palabra incertidumbre significa falta de conocimiento seguro y claro de algo, en otras palabras ¿qué va a ser de mí? Nadie tiene por cierto qué va a pasarle en la vida (si fuese así sería bastante aburrida), esa pregunta se formula y se responde continua y diariamente, pero siempre con unos presupuestos ideales: no sabemos qué nos va a pasar hoy pero sabemos qué quisiéramos que nos pasara. Aquí radica la riqueza del tema y el fundamento de mi obra. Como artista plástico me sumerjo en las decisiones que las personas toman y me encuentro con absurdos infranqueables, pero que desde la subjetividad de cada ser son irrefutables. Me encuentro con personas que dicen “me toco ser contador pero en mi tiempo libre soy artista plástico”, entonces la subjetividad de las personas permite
  2. 2. algo macondiano: la coexistencia en un mismo ser de José Aureliano Buendía y Úrsula Iguarán. Esa subjetividad es la que responde constantemente como afrontarnos a la existencia. Nos levantamos, y en la mayoría de casos, desde hace tiempo tenemos por sentado qué vamos a hacer hoy. Se tiene un plan para sacarle el cuerpo a la incertidumbre, uno y más planes, hilos que tendemos hacía el futuro que viéndolos desde otra perspectiva no son sino escudos contra la incertidumbre. Para hacerlo más grafico como el burro que camina con la zanahoria en frente. Me veo y veo a las personas caminar por la calle a toda prisa -como huyendo- pasar absolutamente seguros de cómo debe ser su existencia sin darle tregua a la incertidumbre. De todas maneras ésta se nos aparece de sorpresa sólo para recordarnos que existe. Pero son tan sofisticados y estructurados esos maravillosos planes que inmediatamente se asoma es rebasada con la creatividad del sujeto y sobre todo con actitud positiva. Y cuando nos encontramos con otros de nuestra misma calaña nos preguntamos mutuamente ¿Cómo estás? ¿Cómo te va? ¿Qué has hecho? ¿Qué es de tu vida? A lo que respondemos ¡Bien, bien! O como dicen los paisas ¡Bien y mejorando! Sólo a los buenos amigos y de vez en cuando le contamos que estamos pasando un mal momento, que no sabemos qué hacer; todo para que nos aconsejen volver a la tranquilidad que ofrecen los planes, las metas, los objetivos o cualquier otro nombre que bien podamos colocarles. Esa zanahoria que nos ponemos en frente está fuertemente atada con el lazo de la esperanza. Utilizamos el artificio de la esperanza para amalgamar todos esos escudos anti incertidumbre. La esperanza es la plataforma donde nos paramos con nuestros proyectos de vida. Como en las películas de piratas que ponen a caminar al enemigo sobre una tabla que inevitablemente termina y da al mar infestado de tiburones y por ende a la muerte. Esa tabla es exactamente donde estamos parados todos, pero gracias a lo absurdo de la esperanza podemos alargarla a nuestro antojo, porque así tengamos un cáncer terminal decimos “sí me curo…”. Todos estos planes, proyectos, planeación, diseño, estadísticas, probabilidades, estados, visualización, etc., me parecen maravillosas formas de evitar la incertidumbre. Mis dibujos pretenden hacer visible el quite que le hacemos a la incertidumbre.

×