La enseñanza de la Biblia sobre la vida humana

27,312 views

Published on

La enseñanza de la Biblia sobre la vida humana, en una forma muy resumida.

Notas tomadas del profesor Rodríguez Luño

Published in: Education, Spiritual
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
27,312
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
436
Actions
Shares
0
Downloads
176
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La enseñanza de la Biblia sobre la vida humana

  1. 1. Enseñanzas de la Sagrada Escritura sobre el valor de la vida humana Un estudio debería abarcar la vida en Cristo, la vida eterna, y otros temas similares. Aquí hacemos una síntesis de los aspectos relevantes para nuestra materia. !. Antigua Testamento. 1. La fe en el Dios viviente. Para el pensamiento hebreo veterotestamentario la vida no es tanto un concepto biológico o antropológico, cuanto un concepto teológico. El Dios vivo, frente a los ídolos paganos inertes, hace que la vida sea una prerrogativa divina. Yavé es desde siempre y por siempre el Viviente, el principio de la vida que no recibe de nadie. Alguien que ama la vida. La vida de los hombres es vista como un bien que Dios les da, y sobre el cual tiene un completo dominio. Según Gn2,7 (tradición yavista), Yavé forma al hombre con la tierra del suelo y le insufla en el cuerpo inanimado el espíritu divino, y así el hombre comienza a ser viviente. Si Dios quita el espíritu de la vida, el hombre se reduce al polvo. La creación divina se ve como permanente dependencia de la fuera creadora de Dios. El texto sacerdotal subraya la idea de a creación mediante la palabra divina. Dios llama al hombre a la existencia y la creación es llamada divina, diálogo dispensador de vida. El libro del Deuterenomio poda la vida en relación con la alianza. La palabra y los mandamientos de Yavé, ponen a la comunidad ante la elección entre la vida y la muerte. Permaneciendo ligada a la fidelidad a la alianza, la vida es tarea, no sólo don. El hombre viviente es portador de un proyecto divino.+ 2. Creado a imagen de Dios. Es de extraordinaria importancia la afirmación de que el ser humano, hombre y mujer, ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, ya sea porque la SE lo pone como fundamento del mandamiento de “no matar”, sea porque progresivamente asumirá un lugar central en la antropología cristiana, que ve en tal afirmación el fundamento último de la dignidad humana. Solo del hombre se dice que es creado a imagen de Dios, distinguiéndolo de las cosas, las plantas y los animales. Aparte de mucha investigación sobre el concepto de imagen, queda claro que tal afirmación pretende sacar a la luz que el hombre es capaz de entrar en diálogo con Yavé y que, como Yavé el hombre debe dirigirse al mundo con inteligencia y amor.
  2. 2. Además es indudable la idea de que el ser a imagen y semejanza de Dios es un bien permanente del hombre, garantía que protege la vida humana, convirtiéndola en sagrada, inviolable. 5 Cf.. Sap 11, 26.6 Cf.. Dt 32, 39.7 Cf.. Gb 34, 14-15.8 Cf.. Gn 1, 26.9 Cf.. Dt 30, 1-20.10 Cf.. Gn 1, 26-27.11 Cf.. per esempio Gn 9, 6. 3. Los abusos contra la vida. El libro del Génesis muestra que Dios ha hecho todo bien. Ha colocado a Adán y Eva en el Paraíso y estos obran como imagen y semejanza de Dios, como sus representantes, capaces cuidar y de transformar con el trabajo el mismo paraíso, así como de dominar a los animales y darles su nombre propio. Pero después del primer pecado el mal prolifera, hasta el punto de que Dios casi se arrepiente de haber creado al hombre. Uno de los principales rostros del mal es el homicidio. Cain mata a Abel y los cainitas se matan entre ellos. El asesinato de Abel pone a la luz un aspecto que en un sentido teológico más profundo esta presente en todo homicidio. Es violencia entre hermanos: un hermano quita la vida a un hermano, por tanto a uno que es igual a él, igualmente hijo del mismo padre divino. Yavé aparece en todo momento como protector de la vida. Incluso como protector de la vida de Caín. Nadie puede tomarse la justicia por sí mismo. Nadie puede disponer de la vida del prójimo. Después del diluvio, Yavé renueva la alianza con Noé, y el respeto de la vida es uno de los puntos capitales de la alianza. Teniendo en cuanta las condiciones en que han quedado tras el pecado, los hombre pueden disponer de los animales. Pero su poder disposición tiene límites: deben respetar la sangre (“no comeréis la carne con su vida, es decir con su sangre”) y deben respetar la imagen de Dios: “De vuestra sangre, de vuestra vida, yo pediré cuentas; pediré cuentas a todo ser vivo y pediré cuentas de la vida del hombre al hombre, a cada uno por su hermano. El hombre que esparce la sangre del hombre, también su sangre será esparcida, porque a imagen de Dios hizo al hombre. Este texto sugiere que los crímenes contra la vida humana también son crímenes contra Dios mismo, una profanación de su imagen, aunque el paso parece también decir que Dios como poseedor del supremo dominio de la vida de dominio, autoriza la ejecución de la pena de muerte para aquellos que han violado por el asesinato la imagen divina en los seres humanos, sobre los cuales no es lícito la venganza privada. 4. El mandamiento 'no matar' - Los diez mandamientos son el núcleo de reglamentación de la Alianza de la península de Sinaí. El quinto mandamiento del decálogo es 'no matar' 13 (Cf.. Es 20, 13; 21, 12; Lv 24, 17; Dt 5, 17; 17, 8) La fórmula no menciona al objeto y por lo tanto, parece muy amplia. Pero el verbo rasah limita el alcance. Rasah no indica la matanza de los animales, ni el asesinato en
  3. 3. guerra (harag) o conflictos violentos con extranjeros. Además, la pena de muerte (hemit) y la muerte enviada de Dios es nombrada con otro vocabulario. Rasah se puede traducir como asesinato. Implica un acto de violencia particularmente traicionero e injusto, que afecta a unas víctimas indefensas. Con rasah se pretende decir que la sangre inocente no debe ser vertida en un sentido similar a ES 23, 7: 'no hacer morir al inocente ni al justo'. El mandamiento es una protección divina de la vida humana contra todo tipo de deseo asesino, que sigue siendo absolutamente excluido. II. Nuevo Testamento Vida terrenal y la vida eterna En el nuevo testamento se vuelve clara y completa la revelación sobre la vida eterna: el hombre es llamado a vivir eternamente en comunión con Dios, a imagen de Cristo resucitado. Cristo ha venido para anunciar y traer este vida 14. La vida terrenal no es la única vida, ni el supremo bien para los seres humanos. A la vista de la vida eterna se debe estar dispuesto para perder la vida terrenal. Pero todo esto en ningún modo disminuye la inviolabilidad de la vida humana ni la responsabilidad moral hacia ella. Recuperación y perfeccionamiento del precepto 'no matar' - El mandamiento 'no matar' se retoma en el Nuevo Testamento. Cristo lo asume, presentándolo como un requisito irrenunciable para poder entrar en la 'vida' 16 y lo lleva a la perfección. La prohibición de matar viene situada desde las raíces de la violencia asesina en el corazón del hombre y en los primeros signos exteriores de rencor y aversión. ' Se han entendido que se dijo antiguamente: no matar; quien mate será presentada juicio. " Pero yo os digo: quien tenga ira con su hermano, estará sujeto a juicio. ' Que, a continuación, le dice a su hermano: estúpido, se presentará el Sanedrín; y quién dice: loco, se presentará al fuego de la Gehenna ' 17. Jesús pide a los discípulos construir hacia los otros relaciones tales que cualquier desacuerdo sea visto como inaceptable 18. Imagen de Dios e imagen de Cristo - El nuevo testamento retoma pacíficamente la enseñanza veterotestamentaria según la cual el hombre es imagen de Dio22. Pero añade algo muy importante: Jesucristo es la imagen de Dios verdadera y única. En Jesucristo, Dios pone su imagen ante los ojos de los hombres, para que conozcamos a que dignidad hemos sido llamados. En Cristo sea visible lo que es una vida plena y libre de vida amorosa. En Cristo aparece visible qué es una vida libre y llena de amor hacia la vida humana, lo que es la solidaridad y la justicia respecto de los seres humanos. El hombre es en realidad imagen de la Imagen, y tiene en Cristo una idea perfectamente clara de la imagen que debe reproducir en su propia vida., "Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros, como yo os he amado, así también amaos también vosotros. ' 'En esto sabrán todos que sois mis discípulos, si os amáis unos a los otros. La idea de la imagen y de la semejanza con dios expresa así la doble relación de Dios con el hombre mediante la la creación y la Encarnación-redención.
  4. 4. La actitud de Cristo y del seguidor de Cristo, respecto de cada hombre requiere una profunda visión moral en la que Jesús mismo ha dejado explícito algunas virtualidades que la comparación con algunas interpretaciones farisaicas de la ley de Moisés pedían explicitar. Son las antítesis formuladas por Jesús: "se han entendido que se dijo: amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo; pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orado por vuestros perseguidores...'. Pero apenas la comunidad Apostólica y subapostolica entró en contacto con el mundo griego y romano esa visión debía explicitar hasta el fondo todas las propias virtualidades éticas. Piense en la forma como reaccionaron los padres apostólicos frente al aborto, la homosexualidad, etc.. En este punto nos deberíamos detener más tarde. La contribución cristiana al nacimiento del concepto de persona - Limitándonos ahora a los aspectos ahora más fundamentales, debe señalarse que el hombre se ve como llamado por Dios en su ser más propio. Debido a su relación directa con Dios, el hombre no puede ser propiedad de cualquier instancia humana, ya que trasciende todas las relaciones humanas y mundanas en las que se haya involucrado. Un hombre no puede disponer de otros hombre, un hombre no puede ser enteramente en función de otros similar, ni puede ser tratado por este instrumentalmente. El hombre es la única criatura que Dios ha querido por si misma. Aquí tenemos las ideas que constituyen la contribución cristiana al concepto de personas, destinadas a tener un influjo decisivo en la historia de la humanidad. De la particular y directa relación existente entre Dios y el hombre que en Cristo se hace manifiesta, depende la no disponibilidad radical del hombre, que nos obliga a respetarnos unos a otros de manera incondicional, respeto que está contenido en la idea de persona. Esta me dice que, en el otro hombre, yo encuentro uno que debe la propia existencia al amor creador (y redentor) de Dios exactamente como yo.

×