El medio ambiente urbano. ensayo teórico
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

El medio ambiente urbano. ensayo teórico

  • 1,997 views
Uploaded on

Este trabajo presenta una primera reflexión sobre los principales aspectos conceptuales de la relación ciudad y medio ambiente, caracteriza ambientalmente la ciudad de Manizales, integrando los......

Este trabajo presenta una primera reflexión sobre los principales aspectos conceptuales de la relación ciudad y medio ambiente, caracteriza ambientalmente la ciudad de Manizales, integrando los aspectos ecosistémicos, urbanos y de gestión y propone la construcción de un modelo de ciudad ambiental que será aplicado en un proceso continuo de investigación - gestión.

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
1,997
On Slideshare
1,996
From Embeds
1
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
42
Comments
0
Likes
1

Embeds 1

https://twitter.com 1

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. El Medio Ambiente Urbano(Ensayo versión preliminar 1996)Por: Augusto Ángel Maya y Luz Stella Velásquez BarreroGrupo de Estudios Ambientales Urbanos GEA-UR ColombiaIntroducciónEn Colombia, se empieza a plantear una nueva forma de interpretar la ciudad,desde la perspectiva ambiental. El Programa Nacional de Estudios AmbientalesUrbanos inició en 1992 una continua reflexión sobre la temática. Actualmente, elprograma articula un gran número de investigadores de todo el país y suspropuestas y modelos han trascendido las esferas políticas y gubernamentaleshasta llegar a participar en diseño de la política ambiental para losasentamientos humanos en Colombia. También, se iniciaron estudios de casoque permitieron construir propuestas teóricas y metodológicas para abordar laproblemática ambiental urbana del país y dar así las bases para la gestiónambiental de los asentamientos humanos. El estudio de caso Manizales sentó lasbases para una propuesta de ciudad ambiental que hoy se encuentra en procesode construcción: el Biomanizales.Del contacto directo con la problemática urbana, mediante práctica deinvestigación en la ciudad de Manizales- Colombia, y con el apoyo del Grupo deEstudios Ambientales Urbanos de la ciudad, el GEA-UR, se logró conparticipación en el Consejo Territorial de Planeación Municipal, aportar en laconsolidación de un proceso de gestión ambiental local que se integró al Plan deDesarrollo Municipal en la propuesta de la BIOCIUDAD. Esta integración de lainvestigación - gestión, permitió conocer las características ambientales de laciudad para definir estrategias que buscan mejorar sus condiciones dehabitabilidad. Igualmente, avanzar en la gestión del desarrollo sostenible delmunicipio, articulado a la región. El propósito fundamental de este trabajo es elde avanzar en una comprensión teórica y metodológica de la relación ciudad ymedio ambiente y comentar una experiencia de gestión construida a partir de unmodelo teórico de ciudad. Igualmente, motivar a los investigadores ambientales yurbanos a continuar pensando, discutiendo y proyectando la ciudad del futuro.Al indagar por el significado de lo urbano desde una perspectiva ambiental, seencuentran posiciones contradictorias. Para un significativo número de autores,la ciudad es sólo un espacio consumidor de energía y productor de desechos.REPETIDO PAG. 40 ===En este sentido, las referencias a lo urbano estánsignadas por los calificativos destructores y apocalípticos. Para otros, prima laciudad, sin considerar las afectaciones que sobre la calidad de vida de lospobladores urbanos tienen los esquemas impuestos para un irracional consumo
  • 2. energético, ===la carencia de sistemas tecnológicos de reciclaje de residuos y lasegregación socio-espacial que desvirtúa la esencia de ese complejo espaciocolectivo. Por ello, muchas veces se plantean objetivos de sostenibilidad sinreflexionar sobre el cambio cultural requerido para esa nueva propuesta urbana.Para la ciudad de hoy, los postulados de racionalidad funcional en la distribuciónespacial y la "asepsia urbana" promulgados por el movimiento moderno, soncuestionados por la "crisis ambiental". No sabemos si la ciudad moderna, almenos en América Latina, es o no ambientalmente sostenible dentro de losactuales paradigmas económicos, tecnológicos y sociales. Esta crisis ambientalexige para la ciudad, alternativas distintas en procura de un mejor uso de losrecursos naturales, tecnológicos y sociales.======Desafortunadamente, existe una marcada tendencia a reducir la calidadambiental de las concentraciones urbanas, al mejoramiento sanitario y a lasolución de problemas de contaminación.==== Estos son factores fundamentalespero no únicos, sólo son una parte de la problemática. A esto se debe en granparte, que todavía los modelos de desarrollo urbano desde una perspectivaambiental continúen ligados a tendencias conservacionistas o de un "diseñoambiental" sustentado en la corrección de problemas de contaminación. Esto traecomo consecuencia una planificación y ejecución de los proyectos inmersa enuna marcada sectorización para la solución de los problemas. Aún no se concibelo ambiental urbano de manera integral, es decir, en una relación que integrefactores bióticos, productivos, tecnológicos, sociales, políticos y simbólicos.Esta separación no ha posibilitado soñar una nueva imagen urbana, y losparadigmas de mejores ciudades, como posibilidad de idear el futuro, recibenseveras criticas desde un racionalismo planificador que los reta a desaparecer enun marco de desesperanza. Lo cierto es que, para lograr un desarrollosostenible, el manejo integral de la calidad ambiental del espacio urbano seconvierte en un requisito para recibir los beneficios que genera el intercambiocultural al poner el valor de los recursos escasos. Es indispensable laconcentración de actividades y funciones para lograr la eficiencia energética enbusca de conservar los recursos para las futuras generaciones. El mejoramientode los niveles de bienestar de la población, depende en gran medida de unanueva idea de ciudad, que destaque la importancia ambiental y su planificaciónintegral.Si regresan los paradigmas y las ideas de construir el futuro anticipadamente, sebusca mejores desarrollos tecnológicos hacia una producción limpia, mayoresniveles de producción de bienes y servicios, mejores espacios para la vidaciudadana y mayor eficiencia y compromiso en la gestión urbana.Probablemente, hacia ese futuro lo "urbano" no será censurado, por el contrario,existirán nuevas opciones articuladas al avance tecnológico logrado hoy por lascomunicaciones y la informática.
  • 3. La comprensión y el conocimiento del proceso de transformación de la ciudad enla búsqueda de una visión integral y dinámica, posibilitará respuestas creativashacia la construcción de "Utopías realizables". Para ello, es necesario conocer elcontexto cultural que sustenta la nueva propuesta. La acertada observación de larealidad es indispensable y el reconocimiento de la legitimidad de lo urbano seráel punto de partida a su concreción. En este caso, la ciudad deberá tomarsecomo herramienta para construir el nuevo equilibrio, donde los valores existentes(naturales y artificiales) sean aceptados, no para ser defendidos y protegidossino para ser interpretados y reelaborados según las nuevas necesidadessociales.Hoy, se requiere explorar las posibilidades de nuevos paradigmas para construiruna ciudad que responda integralmente a las exigencias del desarrollo urbanosostenible. La posibilidad de aproximación veraz y objetiva a la solución de losproblemas del hábitat humano, insertos en un mundo cuyos factores sesobreponen, multiplican e interactúan constantemente, depende igualmente de laperspectiva integral e interdisciplinaria con que se piense e intervenga laciudad . Visiones unilaterales producirán igualmente soluciones incompletas yparciales. Soñar una nueva ciudad es una buena alternativa, construirla es unreto.Este trabajo presenta una primera reflexión sobre los principales aspectosconceptuales de la relación ciudad y medio ambiente, caracterizaambientalmente la ciudad de Manizales, integrando los aspectos ecosistémicos,urbanos y de gestión y propone la construcción de un modelo de ciudadambiental que será aplicado en un proceso continuo de investigación - gestión.Los elementos aquí planteados sólo pretenden ser la base para un procesodinámico de investigación ambiental urbana, reconociendo los límites paraabarcar los componentes de esa compleja estructura que es la ciudad moderna.De hecho, falta mucho todavía para llegar a certezas científicas o hipótesisconsolidadas. Las ciencias ambientales apenas están iniciando su formación y elpeso de la tradición en las formas de investigación, dificulta el avance hacia unaconcepción interdisciplinaria de sistemas complejos, como el urbano.PRIMERA PARTE1. MARCO TEÓRICO DE LA RELACIÓN MEDIO AMBIENTE Y CIUDADPara quien haya transitado por los métodos del urbanismo, puede parecer unaincongruencia que se establezca una relación entre la perspectiva ambiental y elanálisis urbano. Para la opinión común, el problema ambiental no pasa de seruna preocupación de los biólogos, o quizá de los ingenieros ambientales. Porotra parte, se piensa frecuentemente que el problema ambiental surge con laindustria moderna, y que éste debe ser una preocupación de los movimientosconservacionistas. A su vez, la planificación urbana pocas veces ha integrado
  • 4. en sus procesos de gestión la dinámica ambiental, privilegiando lasracionalidades económicas y políticas.Si bien, desde el urbanismo se ha estudiado la ciudad , recogiendo el avance delas ciencias sociales y "naturales”, incorporando aspectos que en un principio noeran percibidos como referentes o causas de las transformaciones urbanas, laincorporación de la dimensión ambiental en los métodos de análisis urbano estodavía incipiente y el estudio de la ciudad desde la perspectiva ambientalapenas comienza . El hecho de que la perspectiva ambiental reclame su propiamanera de percibir la dinámica urbana, no se debe al influjo de una moda culturalpasajera, sino a la convicción de que las formas de organización social estáníntimamente vinculadas a la transformación tecnológica de los ecosistemas. Eneste sentido, la problemática ambiental de los asentamientos humanos, es unreto para las prácticas tradicionales de investigación, gestión y planificación. Laciudad ambiental se vislumbra como una posibilidad para lograr el desarrollosostenible.La perspectiva de análisis ambiental de la ciudad plantea un campointerdisciplinario de análisis, sin pretender reemplazar o cubrir el objeto deestudio de las distintas disciplinas que confluyen en la investigación urbana.Este nuevo enfoque requiere de un esfuerzo de intercomunicación y acciónconjunta entre miembros de los distintos saberes, por ello, la investigaciónambiental urbana debe buscar la construcción conceptual y metodológica en undialogo permanente entre las diversas disciplinas que se integran alrededor delconocimiento de los asentamientos humanos. Desde el punto de vista ambiental,la creación de espacios urbanos cada vez más grandes está relacionada con eldominio tecnológico de espacios geográficos diferentes y, por tanto, con lamodificación de múltiples ecosistemas. Por esta razón, al analizar su relación conla problemática ambiental se debe tener en cuenta, la plataforma tecnológicaconstruida y la capacidad real para elaborar a través de ella, los mediosartificiales para una adecuada sustentación de las actividades económicas ysociales. Esta consideración debe atender a los límites ambientales de ladensidad poblacional en concordancia con la calidad de vida urbana.Para responder ambientalmente a los procesos acelerados de crecimiento de lapoblación urbana es necesario que las soluciones incorporen tanto la capacidadde renovación de los recursos naturales como la posibilidad de optimizar losrecursos tecnológicos para la construcción de los asentamientos humanos.Cuando se analizan los procesos de expansión de las áreas urbanas - sobre todometropolitanas- en función de las tecnologías prevalecientes para laconstrucción del hábitat y la provisión de servicios, puede comprobarse que sonextraordinariamente despilfarradoras de espacio y de recursos. La ciudad de hoycomo centro de acumulación de recursos en un proceso de internacionalizaciónde la economía produce impactos en la más alejadas regiones. En este sentido,el impacto que pueda tener la población urbana sobre el medio ambiente
  • 5. depende tanto de factores económicos, socio–políticos y tecnológicos, como delmanejo, transformación y apropiación de los recursos naturales.En la ciudad, la relación entre estructura natural y estructura construida no esestática, este proceso se manifiesta en un "nuevo equilibrio" que establececambios continuos, donde el diálogo con el contexto crea nuevos significados.Del acierto de esta interrelación depende en gran medida la lectura,interpretación y conocimiento del entorno y el territorio. La calidad de lo urbanodesde el punto de vista ambiental depende de lo acertado del intercambio entrelo natural y lo construido, teniendo en cuenta las relaciones de tipo espacial yemocional que se establece con el medio y el significado cultural que puedantener.La ciudad es expresión de la relación dinámica entre el ecosistema y la culturaque la construye, pero esta relación no se constituye por principio en unarelación negativa. Respuestas creativas definen y reafirman la ventaja de laconcentración urbana en la construcción y reconstrucción de la cultura. Si bien, lacultura urbana no puede seguirse construyendo a expensas del detrimento delecosistema, tampoco logrará hacerlo en armonía con él. Esas son condicionespropias del dinamismo que generan el intercambio cultural y los procesos deadaptación tecnológica, y que sirven para reconocer esa relación de conflicto enla búsqueda de un nuevo equilibrio dinámico.Para que las ciudades permanezcan vivas requieren crear su propio equilibriodentro de ese nuevo orden tecnológico, un nuevo orden que responde aparticularidades culturales creadas en la interacción con el ecosistema productode procesos adaptativos. Por lo tanto, en estos sistemas artificiales creados porel hombre, ya sean agrícolas, urbanos o industriales, el nuevo equilibrio yadepende de las condiciones artificiales incorporadas por la actividad humana ydel establecimiento de los límites tecnológicos que permitan la continuidad de lossistemas vivos.Hoy, la urbanización se ha convertido en la tendencia demográfica dominante,por ello, la intervención ambiental en la construcción del hábitat es prioritaria.Las ciudades pueden llegar a ofrecer una mayor eficiencia, por ser el producto dela concentración de servicios, actividades y alternativas económicas, porposibilitar el intercambio y por ofrecer mejores condiciones para el disfrutecolectivo del espacio. En este sentido, la importancia de la estructura urbanapara el avance en los procesos de producción, el intercambio tecnológico, elcrecimiento económico y el desarrollo cultural, es protagónica .1.1. ECOSISTEMA Y CIUDADReflexionar sobre el hecho urbano en su perspectiva ambiental, nos conducenecesariamente a entender la dinámica relacional de un sistema complejo
  • 6. signado por determinaciones culturales, donde, el hombre en sus procesos deadaptación tecnológica regula el equilibrio de los nuevos sistemas artificializados.Si bien, la ciudad como construcción del hombre pertenece al campo de lacultura, su comprensión ambiental sólo podrá darse en la medida en que seanalice en su relación con el ecosistema que la sustenta.En este sentido, es fundamental establecer la diferencia entre equilibrioecosistémico y equilibrio cultural. A partir de allí, comprenderemos por qué laciudad no puede analizarse como si fuese un ecosistema, y por qué, del análisisurbano, no pueden suprimirse las manifestaciones culturales como producto dela relación e interdependencia de la ciudad con el medio ecosistémico.El hombre se separa del ecosistema, construyendo sus propias reglas dealimentación, para ello necesita transformar radicalmente las leyes que regulanel traspaso energético y alterar consecuentemente las cadenas tróficas y lasleyes que regulan el equilibrio ecosistémico. El hombre altera los flujosenergéticos, recurriendo principalmente a los depósitos acumulados por labiomasa en períodos anteriores y los introduce en diferentes momentos delproceso. En esta forma, es el hombre quien empieza a regular el equilibriopoblacional de los nuevos sistemas artificiales.Es necesaria una modificación terminológica para exorcizar los estudios urbano-ambientales del influjo del reduccionismo biologista. Existen dos tendencias y dospeligros en la utilización de los términos y de la metodología biológica en lasciencias sociales. Si se traspasan mecánicamente, como lo intenta la primeraecología humana de los años treinta, se cae en un reduccionismo que nocontempla las particularidades de las adaptaciones culturales. Si no se adoptanlos métodos de estudio, sino simplemente se transportan acríticamente losvocablos, se cae simplemente en la confusión, que es lo que ha sucedido en elcampo del ambientalismo.La propuesta debe plantearse a partir de presupuestos distintos. La crisisambiental es un problema inherente a las formas adaptativas de la cultura. Lanaturaleza, antes de la intervención del hombre, había llegado a ciertos"equilibrios" en los balances energéticos y en la organización de los ciclos de loselementos materiales, que se han visto afectados por la intervención humana .Es eso precisamente lo que se quiso caracterizar con el nombre de "ecosistema"y es ésta una labor que intentó desarrollar la ecología biológica.El hombre entra con pleno derecho en el sistema natural, pero lo tiene a entrarcon sus especificidades, su análisis no se puede reducir a los métodos de lafísica o de la biología. La ciudad es la construcción del hombre, es por lo tanto,un hábitat que pertenece al campo de la cultura. En este hábitat obligado delhombre, y altamente modificado, difícilmente podrán encontrarse lascaracterísticas propias de los ecosistemas naturales. Es un espacio de
  • 7. transformación tecnológica de los recursos, dentro de leyes diferentes a las queregulan el ecosistema.El concepto de ecosistema ha sido formulado desde la perspectiva biológica paradefinir las relaciones de los organismos vivos entre sí y con los elementosabióticos del entorno. Fue propuesto por el biólogo inglés Tansley hacia los añostreinta, quien condensó en esta forma los esfuerzos científicos de quienesinvestigaban la trama de la vida desde el momento en que Darwin formuló lasleyes de la evolución. El concepto de ecosistema incluye no solo la manera comose relacionan los elementos vivos, sino igualmente, la forma como entran en laconstrucción de la vida los elementos físico-químicos y los flujos energéticos. Deesta manera, el concepto de ecosistema recoge las transformaciones de lamateria-energía que evolucionan hacia la vida dentro de reglas precisas defuncionamiento.El ecosistema, por tanto, no es un modelo que sirva para analizar cualquier tipode flujo energético, sino sólo aquel que se organiza en cadenas tróficas y en losciclos bio-geo-químicos de los elementos materiales. Cuando se aplica a otrossistemas energéticos, como los sistemas tecnológicos organizados por el hombredentro de leyes distintas de funcionamiento, el modelo pierde sus característicasy se torna tan general que se vacía de significado. Es importante analizaralgunas de las diferencias entre los equilibrios ecosistémicos y los sistemasurbanos, así como los flujos de energía, la formación de escalas tróficas y losciclos bioquímicos y al mismo tiempo los equilibrios que de allí resultan.En los sistemas tecnológicos, característicos de la ciudad, la energía manejadatecnológicamente depende cada vez menos de la fuente solar. La fotosíntesis sesigue dando en la agricultura, pero no en el hábitat urbano, en cuanto tal, a noser en los pocos árboles y en los parques que se intercalan dentro de la redurbana. La ciudad depende cada vez más de la energía manejada por el sistematecnológico. La revolución neolítica puso a funcionar al servicio del hombre lasfuentes de la energía animal y la del viento. La revolución industrial moderna,sobre la que se basan los procesos de urbanización, depende del manejo de laenergía fósil -carbón, petróleo y gas-. Esta energía depende indirectamente de lafuente solar, pero ya había sido reducida a energía orgánica y acumulada en losfondos de la tierra. Esta energía no es manejada según las reglas delecosistema. Por la ley de la entropía no puede convertirse de nuevo en energíaorgánica, y de hecho, sólo puede ser quemada para engendrar calor y serdispersada en la atmósfera en sus elementos constitutivos: azufres, nitrógenos,carbonos. Moviliza al hombre, le da la posibilidad de alumbrar o climatizar suhábitat, mueve la inmensa infraestructura industrial y se dispersa por laatmósfera, ocasionando el aumento de los gases de invernadero.Quizá los impactos del desarrollo moderno sobre el equilibrio atmosférico sonmás visibles que los que desestabilizan los otros medios. El desarrollo industrial,con su alto consumo energético está afectando el balance adquirido por los
  • 8. procesos vivos a lo largo de millones de años. La actividad del hombre anterior ala revolución industrial, afectaba más visiblemente el suelo o los cauces de agua.El consumo energético era relativamente bajo y la dispersión rural de lapoblación evitaba concentraciones peligrosas. Muy diferente es lo que sucededesde hace dos siglos. El inmenso consumo de carbón y petróleo, que haservido como impulsor del desarrollo moderno y que ha permitido laconcentración urbana, está empezando a desestabilizar el medio frágil de laatmósfera.Uno de los temas, por tanto, que es necesario estudiar en un análisis ambientalde la ciudad, es, sin duda, el flujo energético. La utilización de la energía creaproblemas ambientales, precisamente porque no funciona según el modeloecosistémico. La ciudad es el gran consumidor de energía y esta tiene efectosque no se reducen al casco urbano. El estudio ambiental de la ciudad lleva portanto a examinar las consecuencias que la utilización de la energía puede teneren ambientes lejanos a través de la lluvia ácida o del efecto invernadero o eldebilitamiento de la capa de ozono. Si el modelo de ciudad moderna está encrisis o no, se debe juzgar por efectos que muchas veces no están encerradosdentro de sus propios límites.El sistema de la vida se caracteriza ante todo por su diversidad. La economía delecosistema es diferente y quizás contradictoria con la economía que regula laproducción del hombre. Los ecosistemas han buscado el equilibrio a través de labiodiversidad. Al contrario de la estrategia utilizada por la evolución en laconformación de los ecosistemas, los sistemas tecnológicos tienden a la eficaciapor la simplificación, es decir, por la disminución de especies y la mayor eficaciay rentabilidad de las mismas. Para cultivar estas especies domesticadas, seanvegetales o animales, el hombre necesita los recursos de suelo, agua ynutrientes.Existe, por lo tanto, una verdadera competencia entre los ecosistemas y lossistemas culturales urbanos organizados por el hombre, puesto que ambosdependen de los mismos recursos. Los sistemas urbanos, basados sobreprocesos tecnológicos, tienden hacia una gran simplicidad que difícilmente sepuede comparar con la biodiversidad. Son además, sistemas que no seregeneran a sí mismos, se extienden, pero no se reconstruyen. Una ciudad sehace posible en la medida en que se modifica un ecosistema.Las grandes ciudades, a su vez, dependen de la modificación de múltiplesecosistemas, de donde extraen sus recursos. Para analizar los aspectosambientales de la ciudad, es necesario tener en cuenta la transformacióninducida en los ecosistemas a través de la agricultura y otras actividadesproductivas que dependen de ella. La densidad urbana es posible en la medidaen que depende de la extensión y de la intensidad tecnológica de la agricultura.Por esta razón, el segundo aspecto que es indispensable analizar es la relacióncampo ciudad. Aquí se puede observar de nuevo que los impactos ambientales
  • 9. de los procesos de urbanización no se pueden medir reduciéndolos al contornourbano.La manera como funciona una ciudad, crea problemas ambientalesconsecuentes con el manejo tecnológico de los elementos. El hombre haaprendido en forma muy lenta a reciclarlos. Lo hizo primero en la actividadagrícola, renovando los ciclos del nitrógeno y del fósforo para lograr mantener lafertilidad de los suelos, pero no ha aprendido todavía a manejar los desechos dela agricultura industrial y menos los de la ciudad. La dificultad que tiene elhombre para manejar los ciclos de los elementos tiene dos consecuenciasprincipales: el agotamiento de los recursos y el fenómeno de la contaminaciónambiental y de la producción de residuos sólidos.El problema ambiental ocasionado por el consumo excesivo de recursos y la faltade reciclaje, que afecta especialmente a las ciudades, se debe generalmente aconcentraciones indebidas de algún elemento o compuesto en el tiempo o en elespacio. Ningún elemento es malo o dañino en sí mismo, sino por suconcentración excesiva o porque está situado donde no le corresponde. Esposible que la especie humana y la mayor parte de los organismos vivos puedanseguir viviendo sin mercurio, sin cromo, sin níquel, sin plomo y sin cobre, pero loque parece cada vez más difícil es que la vida pueda seguirse posibilitando conlos niveles de contaminación y de basuras que alcanza la civilización moderna.Los elementos que no se reutilizan, simplemente se desechan y sedescomponen penetrando como inyecciones venenosas en la trama de la vida.La contaminación con desechos ha sido un problema permanente del hombre através de toda su historia, sobre todo en las culturas urbanas, muchas pestes sehan originado en el mal manejo de los desechos. Sin embargo, el problema se haaumentado de manera dramática durante el último siglo. Uno de los problemasambientales más preocupantes de los que se trataron en la pasada Conferenciade Río de Janeiro, fue el de la acumulación de basuras y el manejo inapropiadode los desechos peligrosos.Especialmente dramática es la contaminación del agua. Ésta, cada vez másescasa, se está convirtiendo en elemento inservible para la mayoría de los usoshumanos y para activar el proceso de la vida, debido a los niveles decontaminación. Una gran parte de los ríos y de los depósitos naturales yartificiales del planeta se ha contaminado durante el presente siglo. Estos nivelesde envenenamiento no se habían registrado antes en la historia y son el productoen gran parte del desarrollo urbano.Por lo tanto, para el análisis ambiental de las ciudades, es necesario relacionar,no solo los elementos que entran y salen de la ciudad, sino también el impactoambiental que los centros urbanos tienen sobre los ecosistemas regionales. Laciudad, en este sentido, rebasa el estrecho margen del perímetro urbano, por ello
  • 10. es necesario estudiar de dónde extrae la ciudad sus recursos alimenticios,minerales, energéticos e hídricos y dónde y en qué forma deposita los desechos.Para subsistir, el hombre necesita crear su propio equilibrio. Es el ordentecnológico, o mejor aun, el orden cultural. En los sistemas artificiales creadospor el hombre, sean agrícolas, urbanos o industriales, el equilibrio ya no dependede la regulación de los nichos ecológicos, sino de las condiciones tecnológicaspor medio de las cuales, el hombre introduce corrientes de energía y crea lascondiciones de la nueva homeóstasis. Esto significa que la homeóstasis de losecosistemas, difícilmente puede ser comparada con la de los sistemas complejosorganizados tecnológicamente por el hombre. En estos casos, el equilibriodepende no ya de los nichos, sino de las condiciones artificiales incorporadas porla actividad humana.El concepto de resiliencia es igualmente importante para comprender ladiferencia entre los ecosistemas y los sistemas artificiales creados por el hombre.La resiliencia representa los límites dentro de los cuales es posible laconservación del equilibrio del sistema. Esto quiere decir que existen límitesfuera de los cuales ya no es posible reconstruir el equilibrio. El equilibrio de unsistema tiene, por tanto, una cierta movilidad dentro de límites permisibles. Losmárgenes de equilibrio se pueden mover sin peligro hasta el límite extremo. Lasolución al problema ambiental depende en gran parte del conocimiento que seadquiera sobre los límites de resiliencia de los ecosistemas, por una parte, y delestablecimiento de límites tecnológicos que permitan la continuidad de lossistemas vivos.Todo sistema artificial creado por el hombre se tiene que conservarartificialmente. Todo sistema tecnológico tiene que ser alimentadotecnológicamente. No existe transición "natural" de los sistemas artificiales a lossistemas "naturales". Esto, sin embargo, es solo relativamente válido. Otrosaspecto que hay que tener en cuenta es que la vida viene asimilando losinsumos tecnológicos, y muchas de las transformaciones no parece que seanreversibles. El hombre ha transformado muchas de las especies que ya nopueden adaptarse por sí mismas. Algunas de las plantas utilizadas por laagricultura, como el maíz no pueden reproducirse por sí solas, porque no soncapaces de despojarse de su cobertura. La vida está ya impregnada detecnología y sólo estamos en los inicios de la revolución biotecnológica.Este análisis nos lleva a una segunda consideración que pretende distinguir elorden ecosistémico de los ordenes artificiales creados por el hombre. Los límitesentre los cuales se puede mover el equilibrio del ecosistema pueden sermodificados por la actividad humana. De hecho eso es lo que ha sucedido,especialmente desde el neolítico. Cualquier inducción tecnológica significa unaalteración de los límites en lo que se puede mover un sistema vivo. En estoconsiste el problema ambiental.
  • 11. Sin embargo, en los sistemas artificiales el equilibrio no depende solo de lainducción tecnológica, los impactos que la tecnología ocasiona no puedensuperar los límites máximos que puede resistir el sistema natural. La tecnologíano puede ampliar indefinidamente los límites de los sistemas. Una vez superadosciertos límites, el equilibrio se desploma y arrastra consigo toda la actividad delhombre, sepultando las formaciones culturales sostenidas sobre ese equilibrio.A estos nuevos equilibrios o sistemas tecnológicamente balanceados, lospodemos llamar "sistemas tecnobiológicos", o sistemas socio-culturales, paradiferenciarlos de los ecosistemas. Como podemos ver, estos sistemas artificialesconstruidos por la actividad humana no siguen exactamente las leyes que rigenel ecosistema. Mas aún, su razón de ser consiste en transformar esas leyes yconstruir equilibrios nuevos que dependen en gran parte del manejo tecnológicoy, por supuesto, de los balances económicos y sociales. Por esta razón, esindispensable diferenciar el lenguaje. Llamar ecosistema a los sistemasartificiales, lo único que hace es dificultar la comprensión del problema ambiental.Evidentemente, los equilibrios tecnobiológicos no suprimen de un tajo todas lasleyes del ecosistema y esto es lo que da pie a las confusiones entre ambos. Loscampos de trigo siguen haciendo fotosíntesis. Las ciudades, que son losespacios más modificados, siguen manteniendo restos de ecosistemas . En loscentros urbanos podemos encontrar algunos árboles, unas pocas aves, muypocos insectos y muchos roedores por debajo de la superficie asfaltada, pero yano nos topamos con los grandes predadores y los insectos han sido casibarridos.A medida que el desarrollo tecnológico avanza, desplaza cada vez más eldominio de las leyes del ecosistema. ‘’Es difícil imaginar lo que pasará con elconjunto de los niveles tróficos cuando el hombre desarrolle tecnología paratransformar directamente la energía solar en energía orgánica, reemplazando lafotosíntesis. Entonces, podrá prescindir de las cadenas tróficas, aunque todavíano podemos imaginar el costo ambiental de esa aventura.’”1. ÄNGEL MAYAAUGUSTO. La Tierra Herida, pág 72.Esta última reflexión lleva a señalar otro de los campos de estudio relacionadocon el medio ambiente urbano. A pesar de que la ciudad no es un ecosistema yno puede ser analizada aplicándole mecánicamente los métodos de estudio de laecología, no se debe descuidar el estudio de los restos ecosistémicos que seconservan en el interior de las ciudades. Ha sido un estudio prácticamentedesdeñado, y que sería, sin embargo, de importancia, para comprender lamanera como el hombre organiza la vida al interior de sus propios sistemasculturales. Igualmente podremos aprender la manera como la vida se vaacoplando a los sistemas artificiales.1.2 APUNTES PARA UNA HISTORIA AMBIENTAL DE LA CIUDAD
  • 12. Cualquier tipo de formación socio-cultural lleva consigo necesariamente unatransformación de los ecosistemas. La especie humana no puede adaptarse almedio, como venían haciéndolo las otras especies, a través de un nichoecológico, o sea, cumpliendo una función dentro del sistema general de la vida.Su estrategia adaptativa se da a través de una plataforma tecnológica crecienteque modifica por fuerza las leyes generales de los sistemas vivos. Sin embargo,el orden humano tampoco puede sobrepasar impunemente las leyes generalesde la vida; tiene también sus propios límites de resiliencia. Este es el margen enel que se mueve la problemática ambiental.La ciudad es el espacio de transformación tecnológica de los recursos, es unsistema complejo que tiene sus propias leyes de funcionamiento y es quizá lamayor expresión colectiva de la cultura a través de la historia. La adaptaciónhumana no se realiza solamente a través de instrumentos técnicos. La cultura esuna plataforma compleja que combina herramientas, formas de organizaciónsocial y construcciones simbólicas y por ello, la crisis ambiental no interrogasolamente la tecnología, sino también las formas sociales y los instrumentossimbólicos. Vista desde esta perspectiva, la crisis ambiental no ha sidosolamente un problema de la civilización moderna. Puede decirse que haacompañado al hombre a lo largo de todo su recorrido histórico.Es evidente que el medio ecosistémico como abastecedor de los recursosnecesarios para la subsistencia, tiene influencia sobre las formaciones culturales.El medio natural es la premisa fundamental de la historia. Sin embargo, elindividuo aislado no puede considerarse como el fruto espontáneo del medionatural, sin tener en cuenta la estructura de las organizaciones sociales.Esto no significa, que se pueda negar la influencia que tiene el entornoecosistémico en la configuración de la plataforma cultural, sino definir sus límitesindependientemente de cualquier perspectiva reduccionista. En este sentido, alser la ciudad el escenario donde se inscriben las relaciones de un sistemadinámico, sus manifestaciones socio-espaciales se expresan en un procesohistórico, que nos acerca a una comprensión más integral del fenómeno urbanoen sus actuales posibilidades de transformación.El hombre como especie, introduce cambios en el ecosistema y produce, portanto, impactos ambientales. Desde visiones reduccionistas podría pensarse quela evolución se equivocó al introducir a la especie humana en el sistema natural,porque desde ese momento, se iniciaron los problemas ambientales que puedenacabar con los sistemas vivos. También, se ha llegado a plantear que la crisisambiental depende de su inconsciencia o indolencia. Estas explicacionessuperficiales no dan cuenta del problema de forma integral y por lo tanto, nopueden imaginar soluciones adecuadas y posibles.La historia del hombre se construye a partir de la historia de la cultura y este esun proceso de modificación, transformación y domesticación de la naturaleza en
  • 13. su conjunto, la cultura es naturaleza transformada. No se trata de que el hombrese acomode humildemente dentro de un nicho ecológico y colabore desde allí alequilibrio global. Tampoco se trata de renunciar al antropocentrismo, sino deentenderlo en su verdadero significado. El hombre no puede renunciar al destinotecnológico impuesto por la misma evolución.Por ello, es indispensable entender la incidencia ambiental en los distintoscomponentes de la cultura urbana, éstos determinan en gran medida la formacomo la sociedad utiliza y transforma su entorno para construir y reconstruir suhábitat. En este sentido, la determinación del momento histórico-tecnológico esdefinitiva. Desde la perspectiva ambiental, el desarrollo urbano responde a laformación, interacción y transformación de los sistemas naturales y culturales.Desde la perspectiva ambiental, la ciudad es el espacio de transformacióntecnológica de los recursos, es un sistema complejo que tiene sus propias leyesde funcionamiento y es quizá la mayor expresión colectiva de la cultura a travésde la historia. La adaptación humana no se realiza solamente a través deinstrumentos técnicos. La cultura es una plataforma compleja que combinaherramientas, formas de organización social y construcciones simbólicas, porello, la crisis ambiental no interroga solamente la tecnología, sino también lasformas sociales e instrumentos simbólicos.Esto no significa, que se pueda negar el influjo que tiene el entorno ecosistémicoen la configuración de la plataforma cultural, sino definir sus límitesindependientemente de cualquier perspectiva reduccionista. En este sentido, alser la ciudad el escenario donde se inscriben las relaciones de un sistemadinámico, sus manifestaciones socio-espaciales se expresan en un procesohistórico, que nos acerca a una comprensión más integral del fenómeno urbanoen sus actuales posibilidades de transformación.La problemática ambiental urbana es inherente a la forma como se ha construidoel hábitat humano, problemática que el desarrollo tecnológico moderno ha hechomás evidente y acuciante, pero que se puede rastrear en cualquier períodohistórico. Dicha problemática está implícita en las nuevas formas de edificar laciudad, rompiendo con los equilibrios propios de la estructura ecosistémica. Lahistoria de la ciudad no puede prescindir del análisis ambiental, que es parteinherente de su objeto de estudio, lo ambiental no es una nueva dimensión queviene a adherirse artificialmente a los estudios históricos urbanos, impulsada porlas corrientes de moda en el momento actual. Es más bien la posibilidad deentender integralmente el fenómeno en los distintos momentos de su desarrollo.En efecto, el hombre ha hecho ciudad transformando el medio ecosistémico. Elpaisaje natural y urbano no son sólo el escenario de la lucha por lasupervivencia, ni representan exclusivamente el piso material en el quedesarrolla el intercambio o la producción, significa mas bien la raíz explicativa desu actividad social, tecnológica y simbólica.
  • 14. El análisis histórico de la ciudad deberá recoger, por tanto, algunos aspectosque son inherentes a la actividad propia de la especie humana y que representanlos problemas centrales del análisis ambiental. Es esencial entender la maneracomo el hombre se adapta a los diferentes medios ecosistémicos y lostransforma para construir sus asentamientos, la forma como esta transformaciónexige una organización social concreta y, la manera como los impactos negativossobre el medio influyen en las ciudades. De ello depende en gran medida laconsolidación o la decadencia de la civilización urbana. Estos aspectos quizásean los más relevantes, aunque no los únicos que interesan al análisisambiental histórico de los asentamientos humanos.La revolución neolítica llevó a la aparición de aldeas permanentes y ese retocultural condujo a la aparición de las ciudades hace unos 8.000 años. Lasciudades, corazón de la civilización, determinaron un estilo de vida urbano. Conactos deliberados de construir, las ciudades se constituyeron en símbolos depoder y de dominio. Pero la historia de las ciudades está constituida igualmentepor desarrollo y declive, la historia confirma que muchos de esos episodios handependido de condiciones medioambientales. El éxito o fracaso de estaestructura cultural depende en gran medida de su capacidad de adaptación almedio ecosistémico o del encuentro de mecanismos tecnológicos y sociales quele permitan superar las restricciones del medio. Algunos ejemplos históricos sonprueba de ello:La aparición de la ciudad se produce al amparo de grandes valles: Los delEufrates y el Tigris ofrecieron la cuna de las civilizaciones Asiria y Caldea. Lasculturas mesopotámicas del bajo Sumer no lograron manejar adecuadamente losrecursos hídricos, y la salinización y las inundaciones influyeron, sin duda, en lacaída de la civilización de Ur. Los imperios agrarios surgieron de los pueblosneolíticos en situaciones ecológicas bastante similares, a lo largo de vallesfértiles y rodeados de condiciones inhóspitas. El apogeo y declive deTeotihuacán se relaciona hoy con el manejo del agua,En el año 100 d.C, Roma era la ciudad más grande del mundo, para su sustentoextraía recursos de zonas cada vez más lejanas, empobreció las tierras ydestruyó gran parte de los bosques de su entorno, el agotamiento de la periferiadificultó en gran medida la supervivencia de la población. El genio constructivode los romanos se puso de manifiesto en la labor de ingeniería que tuvieron quedesarrollar para conducir el agua; los acueductos y puentes son prueba de ello.Es seguro que el “colapso” de Roma no se debió solamente a factores políticos,los factores ambientales parecen ser significativos en este proceso.El llamado “oscuro período” que siguió a la caída del Imperio Romano,caracterizado por la inseguridad y la inestabilidad, así como por la ruptura delorden económico y cultural, supuso también un claro retroceso de varios siglosen lo que respecta a la situación urbana. Una economía de subsistencia volvía adispersar la población hacia formas de vida rural. La nueva forma de
  • 15. organización política económica y social, el Feudalismo, trajo como consecuenciauna relación de dependencia de los campesinos con el señor feudal . Lanecesaria protección militar cercó las ciudades y éstas crecieron a la sombra delos castillos como centro de gobierno. Aunque desde el campo formal, laindudable belleza de las ciudades medioevales descansa sobre la estética de lavariedad, los problemas sanitarios se acrecentaron por la estrechez de las calles,la falta de ventilación y las dificultades técnicas para evacuar los desechos, y lacarencia casi total, de sistemas de alcantarillado. Esto trajo como consecuenciaun sinnúmero de enfermedades que fue imposible controlar. Las pestes sehicieron presentes como producto de la situación.El ambiente cultural urbano empieza a variar a mediados del siglo XV. Lasnuevas orientaciones del pensamiento y del arte en las que juega un papeldominante el redescubrimiento de la cultura de la antigüedad clásica se difundencon la ayuda de la invención de la imprenta. Todo empieza a teñirse de unaactitud de interés por el hombre y la naturaleza. El renacimiento empiezaentonces a producir modelos teóricos de ciudades nuevas, ideales de ciudad quemodificarán el modelo heredado del medioevo. La calidad de la ciudad es uno delos principios básicos en esta búsqueda, las consideraciones sanitarias, socialesy estéticas son condiciones para los nuevos ideales de ciudad.Posteriormente, en el período Barroco, la idea de relacionar lo urbano con loarquitectónico cobra fuerza, puede decirse que en este período importa ademásde la calidad estética y ambiental expresa en el renacimiento, la calidad de lasconstrucciones arquitectónicas en la configuración de ciudad. Esta nuevaconcepción de lo urbano se manifiesta a través de la composición general de lostrazados urbanos, el tratamiento de los volúmenes las formas de crear espaciosalrededor de ellos. La ciudad barroca se había convertido en la sede del podercentral del estado, con montaje militar y burocrático. La ciudad se convierte ensímbolo de ese poder y se expresa en formas que sean sensiblementeperceptibles, la magnificencia urbana no dio espacio a necesidades primarias dela población como la vivienda. Se atendieron sin embargo a gran escala losparques, plazas y hospitales.La llamada revolución industrial que se inicia en Inglaterra y se afianza en elperíodo en el que un conjunto de innovaciones e invenciones permiten acelerarla producción sostenida de bienes asegurando un crecimiento económico conrelativa independencia de la agricultura y basada en el desarrollo de la industriamanufacturera. Se generaliza el uso de la máquina para reducir tiempos y costosde producción. El hierro permite el desarrollo del ferrocarril como una de las másimportantes transformaciones del transporte al servicio de la producción. Laposibilidad de disminuir tiempos de desplazamiento con la apertura de carreterasy canales hizo posible la ruptura de las anteriores condiciones espaciotemporales y las relaciones de dependencia entre núcleos urbanos y rurales de laEuropa del siglo XIX. Las formas de urbanización habían cambiado y surepercusión en la calidad de vida humana no se hizo esperar. En las ciudades se
  • 16. instalaron las fábricas, los amplios movimientos migratorios de campesinospobres atraídos por el salario industrial, aumentaron la población de ciudades encorto tiempo.Entre 1790 y 1841 Londres pasó de 1’000.000 de habitantes a 2’235.000. Elcrecimiento urbano era el producto azaroso de operaciones privadas movidas porla búsqueda del máximo provecho, tanto para la instalación de fábricas comopara la creación de barrios obreros. La filosofía social dominante era del máscrudo liberalismo, para Smith no había que producir ninguna interferencia en eldesarrollo espontáneo del sistema económico, pues ello acrecentaba laproductividad. La sordidez urbana caracterizó la ciudad de la revolución industrial y generócondiciones de inhabitabilidad en las ciudades como producto de procesos decontaminación de la atmósfera y el agua, la acumulación de residuos industrialesy la construcción de conglomerados de vivienda de ínfima calidad. Las largasjornadas de 16 horas no reclamaban para la ciudad y sus pobladores lugares deencuentro y esparcimiento.De acuerdo con las consideraciones precedentes, la historia de la ciudad deberíaverse no como una paralela cultural que se extiende sobre el paisaje, sino comola transformación tecnológica del medio natural y construido. Las reflexionesanteriores nos llevan a comprender cómo el hombre no se acopla al medio paraconstruir ciudades de manera inmediata, sino a través de las formasorganizativas de la cultura. El individuo está mediado por la estructura cultural ensu posibilidad de acceder al conocimiento y transformar el medio. Por ello, lasrelaciones entre ecosistema y ciudad en un proceso de desarrollo urbano sepueden entender con más claridad, si observamos su evolución en la prácticahistórica.1-3 ANOTACIONES SOBRE LA PROBLEMATICA AMBIENTAL URBANA.La ciudad es expresión de la relación conflictiva entre el ecosistema y la cultura,pero esta relación no se constituye por principio en una relación negativa.Respuestas creativas definen y reafirman la ventaja de la concentración urbanaen la construcción y reconstrucción de la cultura. Si bien, la cultura urbana nopuede seguirse construyendo a expensas del ecosistema, tampoco lograráhacerse conservando los equilibrios ecosistémicos. Esas son condicionespropias del dinamismo que generan el intercambio cultural y los procesos deadaptación tecnológica, que sirven para reconocer esa relación de conflicto en labúsqueda de un nuevo equilibrio.Para permanecer vivas, las ciudades requieren crear su propio equilibrio dentrodel nuevo orden tecnológico. Un orden que responde a particularidadesculturales creadas en la interacción con el ecosistema y que es producto de
  • 17. procesos adaptativos. Por lo tanto, en estos sistemas artificiales creados por elhombre, ya sean agrícolas, urbanos o industriales, el nuevo equilibrio dependede las condiciones artificiales incorporadas por la actividad humana y delestablecimiento de los límites tecnológicos que permitan la continuidad de lossistemas vivos.Por ello, es indispensable entender la incidencia ambiental en los distintoscomponentes de una cultura urbana, pues determinan en gran medida la formacomo la sociedad utiliza y transforma su entorno para construir su hábitat. Eneste sentido, la determinación del momento histórico-tecnológico es definitiva yaque el desarrollo urbano responde en gran medida a la formación ytransformación de los sistemas culturales. .En el escaso análisis hecho hasta el momento acerca de la relación medioambiente y ciudad, han prevalecido las tendencias reduccionistas. Según estaperspectiva, la ciudad es más un espacio consumidor de energía y productor dedesechos que una opción de desarrollo. De hecho es tanto un polo de desarrolloy de construcción de cultura, como un acumulador de entropía. Lo cierto es que,la dinámica cultural de la ciudad no puede ignorarse en aras de la conservaciónestática de los ecosistemas. Por el contrario, la ciudad es el espacio vital delnuevo entorno tecnobiológico y sin ella no puede entenderse la cultura en suacepción moderna. No parece justo reducir la visión de lo urbano a unaestructura que impacta negativamente los ecosistemas, aunque es necesarioreconocer que está produciendo una crisis sin precedentes.En la explicación de la problemática ambiental de las ciudades permanecen aúnvisiones reduccionistas que los identifican con los impactos negativos sobre losecosistemas, o de la visión tecnologista ajena a la naturaleza. La ciudad es unaexpresión cultural de la sociedad. Naturaleza y organización social participan ydeterminan este espacio creativo. En este sistema complejo existen relacionesdinámicas de la economía, la técnica y la sociedad con el entorno. Es necesarioprofundizar en las diferencias entre sistema cultural y ecosistema. El espaciourbano también pertenece a la naturaleza, pero al diferenciarse de las leyes querigen los ecosistemas, tiene características propias en cuanto al manejo de losprocesos energéticos y materiales. Entender la adaptación del hombre a losprocesos naturales, permite, para el caso de lo urbano, analizar las distintasrespuestas tecnológicas y económicas que se expresan históricamente en laconstrucción de su hábitat.El papel de la tecnología es, sin duda, predominante para posibilitar laagrupación del hombre en la compleja estructura de la ciudad. Por esta razón, lapoblación debe entenderse dentro de un determinado paradigma tecnológico,que permite una mayor o menor densidad y unas relaciones económicas,sociales y políticas, que justifican su existencia. Sin embargo, la tecnología nodefine por sí sola el panorama total de la red urbana. La ciudad se construyetambién a través de las relaciones sociales y la elaboración simbólica. La ciudad,
  • 18. además de estructura física, es un conglomerado social y un tejido simbólico. Portanto, lo simbólico es un subsistema de la cultura, que la hace operativa y, portanto, tiene una importancia fundamental en la explicación de la ciudad y de lourbano.Es importante diferenciar el concepto de lo urbano, de lo meramente ciudadano,puesto que la "urbe" se expande cada vez más hacia el espacio rural. La ciudades un complejo sistema de relaciones urbanas dadas al interior de una estructurafísica limitada. Lo urbano ya no se limita a esa estructura. La tecnología permiteque lo urbano se amplíe a un ámbito mayor exterior a la estructura física de laciudad o a un amplio territorio urbano.La mayor dificultad para entender lo urbano, en toda la complejidad de susrelaciones, radica en que involucra manifestaciones sociales, políticas,económicas y simbólicas, que responden a un determinado paradigmatecnológico. En este sentido, la planificación abarca componentesfundamentales de lo urbano y considera la intervención sobre los sistemasnaturales como un proceso inherente a su quehacer.Estos sistemas están interrelacionados y entre ellos se manifiestan importantesflujos de masa y energía, como resultado de su condición de sistemaseminentemente abiertos, llegando a constituir una sola unidad, de caráctersocionatural o biosocial, que es el resultado de los flujos de información,materiales y energía existentes. Así el "mundo real" es aquel que se centra en elmundo de la cultura, y la acción deliberada centrada en un proceso planificador.Si bien, el desarrollo urbano ha sido analizado desde diferentes escuelas depensamiento y desde diferentes marcos de referencia políticos y técnicos,existen pocos estudios que articulen el fenómeno urbano en la relaciónecosistema y cultura; lo ambiental y lo urbano parecieran más bien distanciarse ycontraponerse en la mayoría de los diagnósticos de las ciudades puesto que hapredominado la visión conservacionista de la ciudad. En este sentido, la ciudadpareciera estar signada por los calificativos destructores y apocalípticos por sumisma característica de sistema complejo, razón por la cual la valorización de lourbano desde una perspectiva ambiental, es un reto para los teóricos urbanos ypara los planificadores.1-3-1- NATURALEZA Y CIUDADLa ciudad es el hábitat "natural" del hombre. La construcción de una ciudaddepende de las relaciones que se establezcan con el medio ecosistémico que lasustenta. Recursos como el agua y el suelo constituyen la base para lasubsistencia de los asentamientos humanos. Por ello, el entorno ecosistémico esdeterminante en la configuración de las ciudades no sólo por ser el abastecedor
  • 19. de recursos para su subsistencia, sino también por el influjo que tiene en laconstrucción de sus estructuras urbanas.La relación entre estructura natural y estructura construida no es estática. En elmismo proceso de construcción se manifiesta un "nuevo equilibrio" que apareceen la construcción misma y en esta forma se introduce un elemento de cambiocontinuo. Es una relación dinámica que establece un diálogo con el contextocreando nuevos significados que dependen en parte de la lectura, interpretacióny conocimiento del entorno o el territorio. La calidad ambiental también estácondicionada por la intensidad del intercambio entre lo natural y lo construido.El hombre está mediado por la estructura socio cultural en su posibilidad deacceder al conocimiento y transformar la naturaleza. Así, el medio natural influyeen la conformación de las estructuras culturales, en un proceso de adaptaciónque depende necesariamente de las posibilidades que tenga para la apropiacióny/o producción de tecnología. En los centros urbanos se transformantecnológicamente la mayor parte de los recursos naturales, y de la forma comose realice esa transformación depende en gran medida la calidad ambiental.Gran parte de las ciudades latinoamericanas ha traspasado con facilidad suslímites ambientales y se está convirtiendo en estructuras frágiles y vulnerablesque entran en crisis desde los mismos procesos de construcción. La enormecantidad de material que sale de las ciudades en forma de residuos sólidos,líquidos y gaseosos y la contaminación industrial, pueden dejar graves problemasmedioambientales a los que se tendrán que enfrentar generaciones futuras. Hoy ,los límites ambientales ya no se encuentran sólo en el entorno inmediato oregional. La configuración de las ciudades está muy relacionada con el dominioeconómico–tecnológico de espacios geográficos diferentes y muchas vecesdistantes, la modificación del ecosistema no se limita a los alrededores de unadeterminada ciudad, sino a la transformación de múltiples ecosistemas quetraspasan fronteras.Las ciudades son centros de acumulación de recursos que pueden llegar aproducir impactos ambientales en las más alejadas regiones, en directadependencia del dominio económico de los países. Por ejemplo, el consumobásico de productos forestales: carbón vegetal, madera y celulosa, en las últimasdécadas, menguó los bosques tropicales en cerca de un 50%, aproximadamenteunos 17 millones de hectáreas anuales. El Japón tiene el récord mundial enimportación de madera tropical, sólo en el año 1991 importó más de 20 millonesde metros cúbicos, equivalentes al 53% del comercio total. El consumo de papelen los países desarrollados es excesivo, mientras en Estados Unidos seconsumen 268 kg per cápita, en la India se consumen tan sólo 2 kg. Con lainternacionalización de la economía es de esperarse que el mundo se conviertaen el supermercado de las ciudades ricas, y que los suministros les lleguen de lafuente más barata, independientemente de las consecuencias medioambientalesderivadas de la explotación de los recursos naturales.
  • 20. Los impactos negativos sobre el medio natural o el construido por el hombre,influyen directamente en la calidad de vida en las ciudades, estos aspectos sonrelevantes para entender la dinámica ambiental de los sistemas urbanos. Esimportante entender como la sociedad urbana se organiza para transformar,producir, asignar y administrar los recursos en un determinado territorio. En estesentido, el sistema natural y el sistema socio cultural interactúan dentro de laciudad. Es pertinente profundizar en el análisis ambiental de temas comopoblación, tecnología y símbolos por considerarlos fundamentales en la visiónintegral de la problemática ambiental urbana.1-3-2-POBLACIÓN, CIUDAD Y MEDIO AMBIENTEEl crecimiento poblacional, la ocupación del territorio, la formación de lasconcentraciones urbanas o el desarrollo de la actividad agrícola, sólo podráncomprenderse de manera adecuada en relación con las transformacióntecnológica del entorno natural. Paradójicamente, son esas mismastransformaciones las que dan origen al problema ambiental, pues éste dependede la capacidad o incapacidad de la sociedad para establecer "nuevosequilibrios tecno-biológicos".En América Latina, el crecimiento de la población urbana no se ha dado encorrespondencia con los procesos productivos, la oferta de bienes y servicios, yla capacidad real de soporte de los ecosistemas para mantener un determinadonúmero de población.La urbanización acelerada se manifiesta en una metropolización casigeneralizada de las ciudades capitales, En América Latina se pasó de unpoblamiento escaso de carácter rural en la década del 50, a un predominiourbano en el momento actual, mayor del 70%. Cada año, unos 20 millones depersonas en el mundo, se van a vivir a las ciudades en un movimiento migratoriosin precedentes en la historia. Entre 1950 y 1990, la población de las ciudadesdel mundo aumentó de 200 hasta 2.000 millones y se pronostica que llegará a3.000 millones en el año 2025. Hoy, existen 20 "megaciudades" de más de 10millones de habitantes y 19 de las 25 más grandes del mundo se encuentran enpaíses en vía de desarrollo. Otras 60 ciudades de todo el mundo superan hoy los4 millones de habitantes.En América Latina, el incremento acelerado de la población corre parejo alempobrecimiento creciente de las masas urbanas. El crecimiento urbano noofrece oportunidades de mejor calidad de vida a los emigrantes, por lo tanto noparece posibilitar la construcción de mejores ciudades en un futuro inmediato. Unsignificativo número de ciudades capitales integran las denominadas"megaciudades". Ciudad de México supera ya los 20 millones de habitantes, conun crecimiento de tipo "explosivo", su población aumentó en un 52% en los
  • 21. últimos 20 años, y un alto porcentaje lo constituye los llamados "marginadosurbanos".En el mundo el número de personas que vivía en "la pobreza absoluta" pasó de700 millones en 1980 a 1.200 millones en 1990, hoy se calcula que existen 1.225millones de pobres absolutos, cerca del 25% de la población total. Así, unacuarta parte de la humanidad vive en un estado virtual de indigencia. Según elWorld watch Institute, en más de 40 países se redujeron los estándares de vidadurante los años 80, especialmente en Africa Subsahariana y en Suramérica. Unfactor importante de este deterioro fue y aún lo es, la enorme carga de la deudaexterna.El flujo de dinero neto desde los países pobres a los ricos durante la década del80 alcanzó 50.000 millones de dólares anuales, fundamentalmente como pago delas deudas. Es necesario ubicar entonces, la discusión de los límites ambientalesdel "crecimiento", de las ciudades y de su población, comprendiendo lasdiferencias generales entre países ricos y pobres, y las particularidades de ladisparidad que existe en el interior de los centros poblados de los países pobres,en cuanto a la asignación de los recursos y la distribución de excedentes.Los límites de crecimiento poblacional deben establecerse teniendo en cuentaesta situación que conduce necesariamente a marcadas tensiones ambientales,cuyos signos más visibles son: el agotamiento de tierras óptimas para laproducción de alimentos, la erosión acelerada de laderas por ocupación de laurbanización y/o la agricultura, la desaparición de bosques tropicales, elincremento de basuras sin posibilidades de reciclaje, la invasión al espaciopúblico, la pauperización de la "vivienda", la pérdida de la calidad del espaciourbano, el déficit acelerado de áreas verdes y recreativas, la inseguridad y lainsalubridad.Este crecimiento poblacional es preocupante, si consideramos que cada año seagregan a la población mundial más de 90 millones de habitantes y que de igualforma crece la demanda en recursos para procurarles: vivienda, energía, agua yalimentos. Pero esta demanda depende de la abundancia en que vivandeterminados grupos sociales en el interior de las ciudades, en comparación conlas carencias de un significativo número de población. En este sentido, esnecesario considerar los procesos de migración interna que viven los mismoscentros urbanos.Los efectos negativos sobre el ecosistema, la estructura urbana y la calidad devida de la población son múltiples, puesto que se presentan seriasdiscontinuidades, y la mayoría de las veces estos efectos superan la posibilidadde ajuste de los ecosistemas y de los sistemas económicos y sociales conimpactos biológicos y económicos. En este sentido, el impacto que pueda tenerla población sobre el medio ambiente, también depende de factores sociopolíticos y de distribución de los recursos naturales y tecnológicos. Este umbral
  • 22. es definitivo para buscar un nuevo equilibrio, razón por la cual debenconsiderarse:a. La demanda por alimentos, energía y vivienda en directa relación con lasatisfacción de las necesidades básicas de la población.b. Las demandas de consumo energético y de recursos naturales, de los distintossectores que participan en la producción de bienes y servicios.c. Las densidades de los asentamientos humanos que superen la capacidad desoporte de los ecosistemas locales, para renovarse o absorber los desechos. Elaumento de la densidad de población implica mayor presión sobre los recursos ylas zonas frágiles no alcanzan a adecuarse.d. La demanda por servicios básicos y de infraestructura urbana en busca de unaadecuada calidad de vida: agua potable, saneamiento, transporte, recreación,espacios públicos, seguridad.e. La creciente demanda por uso del suelo que conduce muchas veces a unautilización no apropiada del mismo, donde la premura de soluciones no permite laplanificación.Por lo anterior, al analizar los problemas ambientales de la ciudad y su relacióncon la población, es necesario tener en cuenta la forma como se organiza lacentralización urbana, tanto desde el punto de vista ambiental, como desde elpunto de vista social. Igualmente, para entender cómo los ecosistemas se hantransformado como consecuencia del crecimiento de los centros urbanos y suimportancia en la distribución espacial de la población, es necesariointerrelacionar estos aspectos en un proceso dinámico de crecimiento urbano.Esta dinámica poblacional registra cambios cuantitativos y cualitativos, que seexpresan en el espacio urbano con efectos ambientales negativos. Las ciudadesreciben migraciones fuertes de población sin que existan las condicionesapropiadas para la satisfacción básica de necesidades, y menos aun, lascondiciones espaciales adecuadas para cualificar su calidad ambiental. Ladesigualdad en el acceso a la tierra urbana y a sus servicios, ha llevado a laapropiación de zonas públicas y de reservas ambientales y zonas frágiles, porparte de grupos marginales de población que no pueden participar en el mercadooficial de la tierra urbana.La mayoría de los Asentamientos Urbanos Marginales están localizados en áreasdonde las características ambientales son identificables, esta problemática seexpresa en: contaminación del suelo, del aire, del agua, procesos de erosión yhacinamiento. Dichos factores se acompañan de una creciente demanda de lascomunidades por los servicios e infraestructura requeridos para no revertir alambiente primario los residuos producidos por las actividades urbanas. Estas
  • 23. áreas se constituyen en zonas críticas, ya que no ofrecen a sus moradoresposibilidades de mejorar su calidad de vida.Las densidades correspondientes a las nuevas áreas de expansión de losasentamientos urbanos precarios no resultan por lo general compatibles con lasopciones tecnológicas dominantes. La existencia de terrenos disponibles conescaso valor de mercado y la búsqueda de mayor rentabilidad del suelo urbano,por parte de los "urbanizadores", ha hecho que se generen tejidos cuya dotaciónde servicios, provisión de infraestructura y adecuación de tierras sea cada vezmás compleja. La transformación de uso del suelo trae por lo general efectosambientales negativos sobre el entorno, donde la utilización de áreas de reservanatural o ecológica o de gran valor agrícola son urbanizadas, la ampliación delperímetro urbano sobre estas áreas ha generado desordenados procesos deexpansión de las ciudades.El aumento acelerado de la población de los centros urbanos no deja de ser unapreocupación central para definir los niveles de sustentabilidad de las ciudades,más aun, cuando existen niveles tan dispares en la asignación de los recursos yla distribución de excedentes, no solo entre países desarrollados y en vía dedesarrollo, sino en el interior de los centros poblados de América Latina.Los límites de crecimiento poblacional no deben establecerse sin tener en cuentaesta situación que conduce necesariamente a marcadas tensiones ambientales,cuyos signos más visibles son, entre otros, el agotamiento de tierras óptimaspara la producción de alimentos, la erosión acelerada de laderas por ocupaciónde la urbanización y/o agricultura, la desaparición de bosques tropicales, elincremento de los desperdicios sin posibilidades de reciclaje, la contaminacióndel aire, del agua, de los suelos y del paisaje.El crecimiento poblacional es un factor preocupante, si se considera la formadesigual como crece la demanda en recursos de vivienda, energía, agua yalimentos. Esta demanda depende cada vez más de la abundancia en que vivendeterminados grupos sociales, lo mismo que del comercio internacional. Mientrasla población crece principalmente en los sectores bajos, la demanda crecevertiginosamente en las capas superiores. Ello explica en gran parte la estructurade la ciudad latinoamericana y ayuda a entender por qué la metropolización sehace cada vez más difícil de manejar en los sistemas de planificación en el largoplazo, debido al crecimiento desigual acelerado y a los procesos de migracióninterna que viven los centros urbanos.Si bien, lo anterior nos acerca a reflexiones que vinculan aspectos poblacionalescon la posibilidad real de tener en el futuro asentamientos urbanos con mejorcalidad de vida, se requiere que este proceso poblacional se integre alconocimiento tecnológico en busca de una mejor distribución del espacio, paralograr sostener las aglomeraciones urbanas, aumentando la productividad del
  • 24. medio natural circundante y ampliando sus fronteras para la consecución derecursos escasos.1-3-3-TECNOLOGÍA Y CIUDADLos asentamientos humanos y en especial las ciudades son sistemasdeterminados por los procesos tecnológicos, desarrollo socioeconómico eintercambio de bienes y servicios. Si bien, las ciudades pueden clasificarse en elinterior de un sistema social, es indiscutible que sus características espaciales ysu desarrollo socioeconómico dependen de la forma como se desarrollen lastransformaciones ecosistémicas y el intercambio tecnológico. Para entenderambientalmente la construcción de una ciudad es tan importante conocer lacapacidad de renovación de los recursos naturales, como la capacidadtecnológica para sustentar los procesos de producción.Tecnológicamente es necesario determinar los umbrales de tolerancia delecosistema y su capacidad de autorregulación para poder determinar el impactoy prever los daños, así como los niveles de tolerancia del ecosistema y lapoblación para recibir los desechos.Las ciudades como espacios de consumo y producción influyen sobre el usoracional o irracional de la energía, razón por la cual tanto en el uso industrial odoméstico se requiere buscar alternativas que permitan un aumento en elrendimiento energético y una disminución de las pérdidas por respuestastecnológicas no apropiadas. El uso irracional de la energía es uno de losproblemas ambientales de las ciudades, muchas son las causas pero vale lapena resaltar aquellas que son susceptibles de mejorar con acertados procesosde planificación.Desde una perspectiva ambiental, el manejo equilibrado del consumo energéticoper cápita es definitivo para la sustentabilidad de los centros urbanos, estosignifica el equilibrio en los niveles tolerables de consumo, reciclaje de desechos,y alternativas tecnológicas limpias y eficientes. Sin una mayor eficienciaenergética es imposible pensar en satisfacer las necesidades de la población,mientras se conserva la capacidad productiva de la naturaleza para el futuro. Lasmegaciudades son totalmente ineficientes en este sentido. La escala urbana noapropiada, repercute en un mayor consumo energético en los desplazamientos,en el agotamiento de las fuentes energéticas del entorno al no poder respondersatisfactoriamente a la demanda, en pérdidas no registradas por incapacidad decontrol de las fuentes y daños por sobreuso o saturación de la infraestructura.La producción y el consumo de energía tienen impactos importantes sobre elmedio ambiente. En este sentido, las medidas correctoras implican sobrecostosfinales para la producción de bienes y servicios. La contaminación del suelo, elaire, el agua y la pérdida de áreas de valor ecológico son costos que asumefinalmente el consumidor por el aumento del precio además de los costos
  • 25. sociales y los efectos intangibles. Los cambios en las actitudes de consumo conconductas derrochistas, la búsqueda de procesos de reciclaje energético, eldesarrollo científico y tecnológico para la producción de energías alternativas ylimpias, se constituyen en prioridad para el desarrollo sostenible de las ciudades.De la capacidad tecnológica para transformar los ecosistemas de los que seabastece la ciudad, depende en gran medida la sustentabilidad. Para medir elimpacto ambiental de los centros urbanos se requiere además de informaciónsobre su relación con el sistema natural, conocer las tecnologías especificas quese utilizan para la producción de bienes y servicios, vale la pena estudiar lasrelacionadas con la construcción de la ciudad. La perfección y adecuacióntecnológica permite reducir el impacto y racionalizar el uso de los recursos,aunque se conserve la demanda en aumento.De todos los factores determinantes, población, consumo y tecnologías, desde elpunto de vista de la complejidad del manejo de un sociosistema complejo comoel urbano, cuenta también la posibilidad de gestión y gobierno donde sedeterminan las políticas de desarrollo ambiental. Igualmente, la importancia quetiene el determinado ecosistema y sistema económico en el que se inscribe elasentamiento.El uso y transformación del sistema natural y sus recursos, la modificación o lacreación de tecnologías para la producción y construcción de ciudad, lascondiciones ambientales en que vive o pretende vivir la población y los símboloscon que se expresa y comunica, se manifiestan social y espacialmente en eseterritorio cultural que llamamos ciudad.Desde el punto de vista ambiental, la creación de espacios urbanos cada vezmás grandes está relacionada con el dominio tecnológico de espaciosgeográficos diferentes y, por tanto, con la modificación de múltiples ecosistemas.Por esta razón, al analizar su relación con la problemática ambiental se debentener en cuenta la plataforma tecnológica construida, y la capacidad real paraelaborar a través de ella, los medios artificiales para una adecuada sustentaciónde las actividades económicas y sociales. Esta consideración debe tener encuenta los límites de la densidad poblacional en concordancia con la calidad devida urbana.Al estudiar la capacidad de renovación y avance tecnológico necesarios pararesponder acertadamente a procesos acelerados de crecimiento de la poblaciónurbana y concentración de recursos, es necesario tener en cuenta larenovabilidad y manejo de los recursos ecosistémicos. La ciudad como centro deacumulación de recursos produce impactos en la más alejadas regiones. Cuandose analizan los procesos de expansión de las áreas urbanas, sobre todometropolitanas, en función de las tecnologías prevalecientes para la construccióndel hábitat y la provisión de servicios, puede comprobarse que sonextraordinariamente despilfarradoras de espacio y de recursos. En este sentido,
  • 26. el impacto que pueda tener la población urbana sobre el medio ambientedepende tanto de factores socio-políticos y de distribución de los recursosnaturales como de aspectos tecnológicos.La participación de la industria de la construcción en la economía de los paísespobres es fundamental, hasta tal punto que cada gobierno latinoamericano loincluye en sus estrategias de desarrollo en los momentos de crisis recesivas. Esasí como el capital vinculado a este sector es uno de los mayores generadoresde riqueza y de empleo directo e indirecto, con una alta velocidad de retorno y ungran poder de redistribución de sus beneficios. Estas ventajas estratégicas, sinembargo, están relacionadas con su estrecha vinculación con la producciónartesanal, con una demanda potencial alta, y una amplia base de la poblaciónvinculada al sector, condiciones que no siempre son compatibles con lascostosas tecnologías de punta, utilizadas por la gran industria.Por esta razón, aunque la técnica se convierte en fundamento real para lograr unmejor equilibrio ambiental, la aplicación de sistemas de producción altamenteindustrializados no parece estar al alcance de los países pobres, y porconsiguiente, son pocas las acciones planificadas en este sentido. Para el casoque nos ocupa, es tan significativa la carencia de sistemas de prefabricaciónintegral propios que permitan un mejor uso tecnológico de los recursos locales enbusca de una construcción racional de la ciudad, como la imposibilidad de aplicarlos existentes en el mundo desarrollado, sin sacrificar los empleos aplicados a laconstrucción más tradicional, ni la calidad espacial y ambiental del hábitat. Larazón se puede atribuir en gran parte a la falta de bases económicas sólidas parael desarrollo de proyectos a gran escala, que respondan a las necesidadescrecientes de los entornos urbanos.Si bien, es importante resaltar las experiencias tecnológicas en las cuales sebusca aprovechar las potencialidades locales aceptando una realidad vigente,como es el caso de proyectos de cualificación del hábitat en sectores marginalesde casi toda América Latina, debe prevenirse sobre su aplicación indiscriminadaen contextos diferentes, sin antes utilizar métodos de evaluación que incluyan losaspectos de interés, económico y ambiental, aplicados al sistema constructivo,tales como, disponibilidad de la materia prima en el medio, costo energético delmaterial y su comportamiento frente al clima, durabilidad y disminución de losdesperdicios. Hay que tener en cuenta también los aspectos relacionados conproducción y empleo, balance entre costo de construcción, materiales y mano deobra.La vida útil de la construcción, esperada en función del dinamismo de loscambios sociales, es otro factor que poco se considera, y sin embargo, es causacorriente de pérdida de recursos valiosos. Hay que preguntarse además, cualesserán las condiciones que en el largo plazo hagan más eficientes y creativos lossistemas tecnológicos utilizados en la construcción de la ciudad, puesto que, apesar de que la adaptación tecnológica tradicional ha estado acompañada de la
  • 27. asimilación de técnicas avanzadas, no siempre corresponden a las formasculturales del país. Es necesario buscar el equilibrio, para superar lascondiciones de deterioro urbano y cubrir los déficit de cantidad y calidad delhábitat.Las perspectivas para lograr un equilibrio tecnobiológico de la construcción enestos países, parece ser la tecnificación progresiva de los procesos constructivosde la ciudad, sin reducir la composición democrática del capital vinculado y laestandarización progresiva de productos. La primera, debe partir de la aplicaciónde sistemas de diseño basados en un desarrollo propio, puesto que no es posiblesolucionar los problemas con respuestas prestadas que corresponden anecesidades de índole diferente, y que están en función, tanto de las variablesfísicas del medio, como del desarrollo socio-económico que cubre una ampliagama de exigencias funcionales. La segunda, busca lograr un mayor conforturbano con eficiente gasto energético y ahorro en materias primas poreliminación de los grandes desperdicios de la construcción tradicional, así comola manera de facilitar procesos socialmente difundidos, tales como laautoconstrucción, la autogestión comunitaria y la construcción progresiva, que sehan constituido en mecanismos de adquisición de vivienda para la mayoría de lapoblación en nuestras ciudades.Para el caso de la vivienda, es indiscutible que ésta se constituye en el serviciobásico configurador del espacio urbano, con un aporte importante de la llamada"vivienda de interés social". Esto no significa que este hábitat se construya conuna cierta intencionalidad ambiental. Por el contrario, gran parte de estossectores se configuran sin fijar un mínimo de condiciones que establezcanprogresivamente el mejoramiento de la calidad de vida y menos aun la calidadambiental. No se trata de construir nuevos barrios donde se asiente"marginalmente" un amplio número de pobladores, sino, de garantizar que através de un adecuado diseño urbano se obtenga el mejoramiento paulatino de lacalidad de vida, valorando las respuestas espaciales, sin caer en el populismo oel folklore.Por lo tanto, la apropiación tecnológica de los recursos es determinante paraestudiar la problemática ambiental de un sistema tan complejo como el urbano, latecnología utilizada en la construcción de la ciudad determina en gran parte lacalidad ambiental urbana. En este sentido, podría decirse que el desarrollourbano dependerá de la forma como se relacionen la tecnología, el ecosistema yel sistema socioeconómico en el que se inscribe el asentamiento. Es necesario,por lo tanto, determinar los umbrales de tolerancia del ecosistema y la capacidadde autorregulación en directa dependencia de los sistema tecnológicos utilizadospor la construcción urbana. Igualmente, la tecnología empleada para laproducción de bienes y servicios debe considerar la contaminación generadadurante la producción para estimar el impacto a través del tiempo. Ello implica lanecesidad de observar los cambios porcentuales entre la población y elconsumo, de acuerdo con la tecnología utilizada.
  • 28. La técnica es un instrumento que permite llevar a cabo la práctica constructivabasada en una realidad concreta ecosistémica, económica, y social, y que buscasatisfacer las necesidades materiales de una determinada comunidad. Laaplicación de técnicas avanzadas en el transporte e infraestructura vial de lasciudades para racionalizar el uso del servicio, y la determinación de principiostécnicos, requiere de tipologías estructurales flexibles que puedan articularse alsistema natural. Estos aspectos prioritarios aún no se han estudiado desde laperspectiva del diseño urbano.La importancia de la práctica urbanística y arquitectónica en la construccióntecnológica de la ciudad es definitiva. El desarrollo tecnológico se refleja en laconfiguración del ambiente y para el caso de la ciudad se expresa en laarquitectura, la infraestructura y el diseño industrial. La tecnología no se puedeconstituir en un objeto en sí mismo, ni puede ser ajena al proceso detransformación económica y ambiental de la ciudad. Es más bien el soportematerial de esta construcción.1-3-3-1-Las Fuentes EnergéticasLa productividad creciente para la satisfacción de las necesidades humanasrequiere de un crecimiento igual o superior de las fuentes energéticas queposibilitan el desarrollo. En efecto, el crecimiento energético es superiormundialmente al crecimiento poblacional o de la producción agrícola. Mientras lapoblación crece al 2% anual y la productividad agrícola llega quizás al 3%, elconsumo de energía está creciendo al 7% anual. En 12 años se duplicará lademanda de petróleo en Estados Unidos ya excesiva con relación a la demandamundial.Pero la energía actualmente utilizada por el hombre también tiene un límite. Laindustrialización comenzó su carrera vertiginosa a finales del siglo XVIII con laexplotación intensiva del carbón para la producción del vapor. Sin embargo,durante el siglo pasado y sobre todo en el presente, las fuentes petrolíferas hanreemplazado en gran parte al carbón como fuente primaria de energía. Laenergía nuclear aún no aparece en el horizonte en forma segura y predominante.Todavía para 1985, el porcentaje de consumo energético nuclear será del 1%con relación a las otras fuentes de energía. El petróleo seguirá dominando elpanorama energético durante muchos años, y las fuentes empiezan a dar signosde agotamiento.El petróleo, en un futuro no muy lejano, extraído de las pizarras asbésticas oarrancado al mar con altos costos de producción será un producto caro y, por lotanto, consumible solamente por los países ricos. Con ello se ampliaráposiblemente la brecha entre países ricos y pobres ya de por sí inmensa, si setiene en cuenta que los Estados Unidos consumen las tres cuartas partes de lasfuentes energéticas mundiales.
  • 29. En Estados Unidos circula un vehículo por dos habitantes y cada pareja puedever su propia pantalla de televisión y utilizar su propio aparato telefónico. Europano está muy por debajo de esta cifra pero al menos conserva una proporciónmás sensata entre población humana y aparatos técnicos. Los automóviles seempiezan a utilizar ya no por su valor de uso, sino por prestigio social, comosucedía anteriormente con la tierra o las altas torres de las familias señoriales delRenacimiento.El uso irracional de la energía es uno de los principales problemas ambientalesde las ciudades. Muchas son las causas de este fenómeno, pero vale la penaresaltar aquellas que son susceptibles de mejorar con acertados procesos deplanificación. La escala urbana no apropiada repercute en un mayor consumoenergético debido a la mayor distribución del flujo energético. Hay que añadir laspérdidas no registradas por incapacidad de control de las fuentes y por daños porsobreuso o saturación. Las medidas correctoras implican, sin duda, sobrecostospara la producción. Las actitudes de consumo derrochistas, la ausencia deprocesos de reciclaje y el poco desarrollo científico y tecnológico que existesobre otras fuentes alternativas de producción energética, son aspectos querepercuten en el irracional consumo energético de los asentamientos urbanos.Las actitudes de consumo se constituyen en fundamento para lograr sistemastecnológicos eficientes, que conduzcan a satisfacer las necesidades de lapoblación. Sin embargo, la sola racionalización del consumo parece no se seruna medida suficiente. Es necesario atender también a las fuentes energéticas.Desde el punto de vista ambiental sería muy distinta una ciudad abastecida confuente solar al modelo actual regado con petróleo. Igualmente, los impactosdeberán medirse de acuerdo con la información existente sobre tecnologíasespecíficas utilizadas para la producción de bienes y servicios. En el caso de lasciudades vale la pena estudiar las relacionadas con la construcción de la ciudad;la perfección y adecuación tecnológica permite reducir el impacto y racionalizar eluso de los recursos energéticos, aunque se conserve una demanda en aumento.De hecho, generalmente, los constructores no tienen en cuenta en sus cálculos,el ahorro energético.la capacidad real de sustentación del entorno en el que se ubica el asentamiento,depende del contexto ambiental concreto que incorpora las tecnologías y losrecursos que se utilizan para la construcción de la infraestructura y para laprestación de servicios, igualmente, la forma como se presenten las relacionessociales de producción determinan la posibilidad de una mejor calidad de vidaurbana, es fundamental tener en cuenta tanto la estructura de la produccióncomo los límites ambientales de la misma.En este sentido, el problema ambiental no se refiere solamente a la explotacióndesmedida de los recursos, sino a su utilización social irracional, por lo tanto, esnecesario planificar la producción y el consumo porque a pesar de que en la
  • 30. producción se crean las relaciones sociales, es en las disparidades en elconsumo tanto nacional como internacional, donde se sienten lascontradicciones. Para el análisis ambiental urbano no se podrán olvidar entoncesestas complejas relaciones, pues el conflicto se manifiesta en el marco físico delas ciudades, en su segregación espacial y en el desajuste de su ámbito artificialy natural.1-3-4-MEDIO AMBIENTE. CIUDAD Y SÍMBOLOAl indagar por el significado de lo urbano desde una perspectiva ambiental, seencuentran posiciones contradictorias. Para un significativo número de autores,la ciudad es sólo un espacio consumidor de energía y productor de desechos; eneste sentido, las referencias a lo urbano están signadas por los calificativosapocalípticos. Para otros, prima la ciudad, sin considerar las afectaciones quesobre la calidad de vida de los pobladores urbanos tienen los esquemasimpuestos para un irracional consumo energético, la carencia de sistemastecnológicos de reciclaje de residuos y la segregación socioespacial quedesvirtúa la esencia de ese complejo espacio colectivo. En este sentido, seplantean objetivos de sostenibilidad, sin reflexionar sobre el cambio culturalrequerido para esa nueva propuesta urbana.La historia de la ciudad es la de las sociedades enfrentadas a los retos que cadamomento histórico les depara, con los instrumentos tecnológicos, las relacionesde producción, los recursos naturales, las aspiraciones personales y sociales, laideología y el arte. Con el uso de la tecnología se alcanzaron logrosinsospechados para las sociedades precedentes y a su vez se generaron nuevosy crecientes problemas que no siempre pudieron superarse. Las primitivastécnicas de los hombres precolombinos les permitieron desarrollar grandes ybellas ciudades, a pesar de lo cual la América Prehispánica vio su decadencia ydesaparición por causas no siempre atribuibles a la colonización española.Hasta las grandes ciudades pertenecientes a sociedades cuya desaparición odecadencia se ubica a lo largo de la historia, constituyen un ejemplo de lo quepuede acontecer en la escogencia de modelos de "desarrollo" inadecuados a laspropias condiciones históricas.La importante respuesta particular dada a las ciudades precolombinas en lasdistintas regiones de América Latina es neutralizada a partir de la colonizaciónespañola. En líneas generales la tendencia reestructuradora de culturasexistentes, la sustitución por nuevos "valores" impuestos todos por elcolonizador, la homogeneización a escala continental de los modelosurbanísticos y arquitectónicos contenidos en las Leyes de Indias y reproducidosindiscriminadamente en todos los sitios, sin diferencias locales, iniciaron unproceso de "unificación urbana" en la que sólo quedarían marcadas lasdiferencias locales provenientes de las preexistencias culturales y de lasparticularidades ecológicas y/o aquellas determinadas por la significación social yeconómica que asumía cada ciudad.
  • 31. Las ciudades coloniales desempeñaban funciones bien concretas: punto deentrada y salida de los productos europeos y de los metales o materias primasamericanas, centros de poder político, religioso, militar y administrativo, conexistencia de algunas funciones productivas como la artesanía pero de carácterbastante reducido. "A partir de la jerarquía fijada por las funciones, en la ciudadse estructura una jerarquía piramidal de espacios significativos, desde el centro ala periferia. Dentro de esta estructura sobresalen los edificios particularesidentificados con una función específica: el fuerte, la iglesia, el cabildo, el palaciodel gobernador. En estos edificios mas que una exteriorización simbólica semanifiesta una exteriorización funcional acentuada por el grado de desarrollo dela cultura y de los recursos disponibles de la sociedad que los produce.A lo largo del siglo XIX, la emancipación del continente y la formación de lasburguesías nacionales, tienden a suplantar la influencia española por laasimilación de los modelos provenientes de otros países europeos, básicamente,Francia e Inglaterra. La transformación a escala ambiental no se refleja hastafines del siglo, y en algunos casos la variación a escala urbana es una variaciónde estilo, que no cambia en principio la homogeneidad ambiental. Hay un cambiode diseño en cuanto a lo tipológico pero se mantiene la base funcional yconceptual, inclusive se hacen más evidentes dentro de la estructura urbana.La mano de obra local incide como elemento diferenciador y se constituye en elfactor que prolongará las tradiciones y determinará el mestizaje entre la culturaeuropea y la cultura indígena popular. Esta diferenciación se produce en el planoestilístico mas que en la estructura conceptual de base de las ciudades. Lahomogeneidad queda establecida en el trazado urbano de cuadrícula, dentro delcual se insertan la arquitectura y los materiales.Este proceso de significación urbana a través de imágenes se presenta endiferentes niveles, de acuerdo con los elementos que lo estructuran. Así, en laciudad pueden identificarse objetos o lugares de significación colectiva quetranscienden los límites de los propios habitantes; se trata de los elementosprimarios, los de mayor significación, entre los que se cuentan los monumentosartísticos e históricos de carácter patrimonial. Estos llegan a constituir unasupraimagen o especie de mapa mental, cuya concreción física constituyó unparadigma en el Período Barroco. El plan de Fontana y Sixto V para integrar losmonumentos cristianos, por medio de obeliscos egipcios a manera de mojones,obedeció a este deseo, en cuanto tenía la función práctica de orientar a losperegrinos en la capital del Catolicismo. En otro nivel se presentan los hitosurbanos que sólo adquieren significación para los lugareños, y en un orden nonecesariamente decreciente, los espacios públicos, hasta llegar a los elementosde menor grado de significación, que generalmente se ubican en un territoriorestringido al barrio o a las áreas privadas.
  • 32. Estos símbolos urbanos constituyen paradigmas individuales y colectivos, pormedio de los cuales se crea una imagen personalizada del espacio urbano,diferenciada por niveles educativos o por características de edad, sexo, religión yorigen, con lo cual se crean límites territoriales de carácter personal. Lasimágenes urbanas, por tanto, están sometidas a variaciones de acuerdo con lapercepción individual, la cual se encuentra en puntos comunes con la de otrosindividuos, hasta construir imágenes nodales que constituyen la memoriacolectiva. Por esto, aunque no es posible la identificación de una imagen única yverdadera de la ciudad, se puede reconocer un sistema simbólico coherente queopera para una colectividad, determinada por un territorio.El carácter de este territorio mental simbólico lo ilustra Armando Silva en elsiguiente texto: "El territorio fue y sigue siendo un espacio donde habitamos conlos nuestros, donde el recuerdo del antepasado y la evocación del futuropermiten referenciarlo como un lugar que aquel nombró con ciertos límitesgeográficos y simbólicos. Nombrar el territorio es asumirlo en una extensiónlingüística e imaginaria; en tanto que recorrerlo, pisándolo, marcándolo en una uotra forma, es darle entidad física que se conjuga, por supuesto, con el actodenominativo".Esa territorialidad individual y familia corresponde a una demarcación de loslímites de lo privado en un ámbito cotidiano, pero existe así mismo un territoriocolectivo, que está implícito en la centralidad urbana y sustenta el reconocimientodel espacio público, de los valores patrimoniales urbanos y de la memoriacolectiva.Se exige pues, un acto colectivo de carácter simbólico para la creación delterritorio urbano, acto que se materializa a través de la historia, en lasceremonias de fundación de ciudades, en la asignación de patronos (próceres ysantos) en la creación de obras y monumentos públicos y en sus inauguracionesmultitudinarias. Como lo afirma Fabio Botero Gómez "Desde cinco o seis mileniosatrás el mundo mediterráneo, desde Palestina hasta Iberia, del Alto Nilo al Pontoy del Atlas a los Alpes, ha girado esencialmente alrededor de la ciudad comoente social básico y este hecho es de tal trascendencia que ha pasado allenguaje institucional y cultural en forma ampliamente conocida: Polis, Política,Urbs, urbano, Urbanidad, Civitas, Civilización, Civil, Civismo. A diferencia delnorte, tribal hasta épocas muy recientes (en términos de la historia) el mundomediterráneo institucionalizó el hecho urbano y lo convirtió en la piedra angularde su evolución histórica y cultural."La aprehensión de las imágenes urbanas se ha intentado por medios visualesdiferentes: la pintura, la fotografía, el cine, y por las disciplinas que se ocupan delo urbano en conjunción con la sicología. Un ejemplo lo constituye la Teoría de laGestalt en Alemania, o la obra de Kevin Lynch "Imagen de la Ciudad". Enocasiones se ha obtenido por estos medios, resultados destacados que hanrevelado parte de la esencia misma de la ciudad. Sin embargo, el medio que ha
  • 33. mostrado la ciudad en forma más integral ha sido la literatura. Ella no limita suobjeto a fenómenos funcionales o a su estructura física. Por el contrario, puedepenetrar más profundamente en sus aspectos simbólicos que constituyenverdaderas imágenes de la ciudad, con su expresión a través del lenguaje. Deesta manera, la literatura es capaz de transmitir una visión tan completa y tanrica como la capacidad misma de su autor lo permita, pero será reconocida porcada uno de los lectores de acuerdo con su propia sensibilidad, apoyado porrecuerdos que lo vinculan al sitio.La comprensión simbólica de la ciudad no se limita al mapa mental elaborado apartir de los elementos de mayor significación; cada elemento urbano en sucontexto es capaz de transmitir múltiples significados en su interacción con losciudadanos. Existen en la ciudad símbolos de poder, de gobierno, religiosos ode estatus, que no son exclusivos de los sectores de estrato alto, pudiendoreconocerse aún en los barrios más apartados y de menor estrato económico.De esta manera se forma una serie de signos codificados que sustentan laelaboración de estas imágenes al asociarse en categorías que definen territoriosdiferenciados.Los símbolos conforman una guía estructurada que puede ser percibida portodos y que condiciona el uso de los espacios urbanos, de esta manera seconstruye la territorialidad que es quizá la base misma del carácter urbano delespacio citadino, más aun que el tamaño físico. Pero esta condición no estáexenta de conflictos.El primero es la segregación urbana referida no solo al lugar de residencia de lapoblación o a la separación de las actividades industriales, comerciales yfinancieras, sino al uso diferenciado del espacio público, con el establecimientode dominios donde los grupos sociales no se mezclan o lo hacen sóloeventualmente. Esto se presenta muchas veces como una segregación muchomás evidente que aquella producida por los fenómenos propios de la explotaciónde la renta del suelo urbano, a los cuales se atribuyó gran parte de los males dela ciudad a partir de los enfoques marxistas.Los frecuentes conflictos en nuestras ciudades por causa de los vendedoresambulantes en algunas áreas del centro urbano que son apropiadas por otrossectores como el empresarial, bancario, etc. seguramente no se presentarían siesta ocupación del espacio se produjera en sectores de la ciudad más afineseconómicamente con los agentes dedicados a esta actividad, así se tratase deáreas igualmente públicas. El comercio general que se ubica preferencialmenteen los lugares de mayor confluencia urbana, suele utilizar estrategias para llamarla atención de los transeúntes por medio de vitrinas que transmiten mensajesdiferenciados para cada grupo de usuarios.Corrientemente las personas se auto-restringen de ocupar áreas que hanadquirido determinadas connotaciones. Así surgen los lugares frecuentados por
  • 34. grupos excluyentes, como los destinados al ocio nocturno que se tornan enexclusivos de grupos de jóvenes identificados por señales comunes o por laexpresión de sus gustos musicales a los cuales suele asociarse una determinadamanera de vestir. Así surgen igualmente, los parques de los novios, los sitiosque cambian de carácter según las horas del día o de la noche, al ser ocupadospor grupos de actividad diferente. Se produce una territorialidad por segregacióna partir de señales identificables emitidas por los usuarios. Esto se puedepercibir con la sensación de estar fuera de lugar, a pesar de ocupar un espaciopúblico, espacio conflictivo que evidencia las diferencias, no solo de clase, sinotambién de grupo.La apropiación auto-restrictiva del espacio público no se limita a las ciudadesmás grandes o conflictivas. Aún en las de escala menor se producen dominiosindividuales del territorio, que abarcan sólo partes pequeñas de la estructuraurbana, a tal punto que la ciudad ha generado un rechazo, una huida hacia susmárgenes, hacia su exterior. Surgen así los suburbios, en los cuales la gente serefugia dentro de su propia caparazón, puesto que ha sido negada suparticipación dentro de la ciudad en un proceso que es la esteriorización formal yespacial de condiciones sociales específicas. Aun así, todas las actividadesurbanas se asocian con un marco territorial, incluidas las violentas que lo hacende manera más explícita que las actividades urbanas normatizadas. Así unacalle se torna peligrosa en el sentir colectivo que obedece al conocimiento dedelitos cometidos allí o a asociaciones simbólicas del espacio con las situacionesde peligro que no siempre corresponden a hechos reales.Un conflicto mayor que se presenta en la ciudad moderna, cuyo modelo másacabado se encuentra en Norte América, lo constituye el proceso contrario, osea, la desterritorialidad asociada a los procesos de modernización económica.En un futuro próximo , probablemente el decaimiento de la vitalidad urbanaobservable hoy en muchas ciudades y la hipertrofia de sus respectivos centros acausa del fenómeno del transporte automovilístico se resollverá a través de lacomunicación en redes informáticas, que evitarán la presencia concentrada en elsitio de los diferentes actores sociales. Los medios masivos y electrónicos-televisión, radio, teléfono, fax- al incidir en la comunicación cotidiana entre laspersonas, tornan innecesario el encuentro físico y, en consecuencia, tambiéninnecesario el propio soporte espacial de este encuentro físico. Posiblemente,nos encontramos de hecho ante la desterritorialidad de la ciudad moderna.Este proceso que viven aún ciudades de dimensión mediana, se expresa en laestructura urbana por el predominio del transporte individual, por los nuevosespacios que reemplazan a los tradicionales. Un ejemplo lo constituyen losgrandes centros comerciales rodeados de parqueaderos y los grandes conjuntosresidenciales que incorporan todos los servicios y que desplazan los espaciosque tuvieron significación en la ciudad tradicional. Es la movilidad de los lugaresla gran causa de extrañeza del ciudadano para con su ciudad y por tanto, sufalta de compromiso frente a las agresiones al medio. Desterritorialidad,
  • 35. movilidad del lugar o espacio de la indefinición no se contraponen por unadeterminada morfología espacial, sino como una forma, un uso y un símbolocorrespondiente.La territorialidad no funciona exclusivamente para los fenómenos urbanos, esuna ley de la naturaleza que opera para todos los seres vivos y sirvefundamentalmente al equilibrio dinámico que garantiza la reproducción yalimentación de cada especie. En la ciudad moderna, los conflictos por el uso delespacio urbano no obedecen a una necesidad alimenticia asociada a unequilibrio poblacional, ya que el hombre los ha roto recurriendo a ecosistemaslejanos en procura de la energía necesaria.La territorialidad urbana es una territorialidad de orden cultural, que es necesarioprofundizar en el estudio de las relaciones entre el hombre, el medioecosistémico y las herramientas necesarias para su subsistencia. Segre ySalinas mencionan, en la siguiente referencia, los componentes necesarios parael análisis: "La multiplicidad de variables en las relaciones hombre-ambiente,hombre-objeto, hombre-hombre, y objeto-objeto exigen un control estricto delambiente, un orden de los valores que lo definen, que permita salvaguardar elequilibrio ecológico, que a su vez debe estar acompañado por el equilibrio socialy cultural."En el análisis de la ciudad, de su arquitectura y de su entorno es fundamental laimportancia de los contenidos simbólicos, sin embargo, son pocas lasaproximaciones que buscan penetrar en la relación de los símbolos ambientalescon los asentamientos humanos. Para su interpretación deberá al menostenerse en cuenta tres elementos:El primero es la interpretación del entorno como dato físico. El territorio es vistocomo un lugar y un sitio especial, estrechamente relacionado con la geografía,con el contexto. Ese dato físico reclama la compensación y la definición de laidentidad del lugar, su significado y sus características más distinguidas, para sertomadas como elementos de referencia y de diálogo continuo con el dato urbano;un bosque, un lago y una casa son también elementos reales. Cada territoriotiene su carácter, intensidad y estructura propia, una ley propia que debería sertomada en cuenta como parámetro, a veces, secreto, pero profundamenteasumido por la ciudad.El segundo aspecto es el de la interpretación del entorno como territorio dehistoria y memoria y contiene todo lo que va más allá de los datos físicos.Aparecen aquí los aspectos simbólicos, lo ancestral, los conflictos escondidos enel suelo, que surgen como datos de memoria bajo cada nuevo proyecto. Haypresencia y valores que nos pertenecen, no como nostálgicas proyecciones delpasado, sino como datos de una nueva trama. El entorno es evidenciapermanente de la presencia del hombre y de sus generaciones pasadas.
  • 36. El tercer aspecto presente en las relaciones entre ciudad y entorno es la nociónde tiempo. Como ya se ha dicho, la ciudad ocupa un lugar diferente hoy al queocupaba ayer. Quizá sea la expresión tangible de la relación de la labor delhombre con la naturaleza. Es así como la ciudad cambia y es cambiada en formasincronizada con su época. La relación periódica con las leyes de la naturalezapone la ciudad en un continuo y dinámico momento de referencia, para el quesiempre existe una respuesta cultural.Estudiar el medio ambiente urbano no puede reducirse al análisis de los aspectosdemográficos, los problemas de contaminación, las estadísticas y la planimetría.Al reconocer la ciudad como un hecho cultural, se involucran también losaspectos del mundo simbólico, la percepción de sus espacios, la historia urbana,la lúdica y la estética.1-4-EL CONCEPTO DE DESARROLLO SOSTENIBLEHasta hace sólo una década, el nivel de industrialización y el crecimientoeconómico eran los indicadores utilizados para comparar los niveles dedesarrollo de los países. A mediados de los años 80 se cuestionan aquellosfactores que valoraban un estilo de desarrollo que propició desigualdades eintensificó el crecimiento de disparidades entre países ricos y pobres. Losconceptos desarrollo y subdesarrollo son reemplazados por el concepto dedesarrollo humano donde se incorporan indicadores de calidad de vida ydesarrollo social. Posteriormente, con el reconocimiento de que existía una crisisambiental generalizada, se plantea la necesidad de repensar el desarrollo desdela perspectiva ambiental. Hoy, los componentes, económico, social y ambientalhacen parte integral de un nuevo paradigma de desarrollo llamado DesarrolloSostenible. Este nuevo concepto de desarrollo, si bien, se puede ubicar en uncontexto histórico reciente presenta antecedentes significativos en su evoluciónnecesarios de considerar:Por la acentuada desigualdad del desarrollo, en la década del 50 y desde unaconcepción más cualitativa de desarrollo, disminuir la brecha entre norte y sur seconstituyó en objetivo central. Por ello, el suministro de medios financieros através de créditos, de tecnologías provenientes de países industrializados, deequipos y ayuda técnica constituyeron las estrategias centrales de la política, lostratados y convenios internacionales. Esta concepción lineal y reduccionista nosolo acentuó la desestructuración entre sectores modernos y sectores atrasados,sino que, menguó los recursos naturales y produjo impactos ambientalessignificativos en países ricos y pobres.La década del 60 se caracterizó por la búsqueda de un desarrollo que integraralos aspectos de la dimensión social como determinantes y prioritarios. Laimportancia de los aspectos relacionados con la participación política y laatención al problema de orden sanitario fueron relevantes. Pero en el aceleradoproceso de industrialización que vivió gran parte de los países pobres, los
  • 37. factores ambientales no estaban considerados y los ecosistemas se tenían comouna fuente inagotable de recursos para los requerimientos de los procesosproductivos o como receptores ilimitados de todos los desechos industriales y deconsumo. El impacto ambiental empieza a tener efectos negativos. En AméricaLatina la implementación de tecnologías no apropiadas trajo como consecuenciaefectos negativos sobre el ecosistema y acrecentó un proceso global de deteriorodel ambiente. Desde la perspectiva ambiental, el proceso de industrialización nose da de igual forma en países desarrollados y subdesarrollados.En los años 70, los países industrializados empiezan a encontrar seriosproblemas ambientales, las discusiones sobre el modelo de desarrollo sesintetizan en el documento publicado por R. Carson en los Límites del Desarrollo.En América Latina esta discusión se da en términos diferentes y se enfoca haciados formas reduccionistas de ver la problemática. Una relacionada con enfoquesconservacionistas que limitarían el desarrollo debido al incremento de procesosde contaminación. Ésta que era una preocupación central de gran parte de losmovimientos europeos llamados "ecologistas" no podría aplicarse por igual en lospaíses de América latina que aún se encontraban en vía de desarrollo. En esecontexto, las preocupaciones ambientales fueron tildadas de elitistas y negativaspara alcanzar "el anhelado desarrollo".Otra de las visiones que marcó un hito en el momento, fue la neo-maltusiana quesurgió después de la publicación del libro "La bomba poblacional", fundamentadaen la perspectiva de incorporar estrategias de acción para desacelerar elfenómeno del crecimiento demográfico.El concepto de Ecodesarrollo, introducido por Maurice Strong, secretario de laConferencia de Estocolmo en 1972, contribuye enormemente a la reflexión sobrela necesidad de repensar el modelo imperante. Se introduce el concepto dedesarrollo endógeno y autosuficiente, se plantea la necesidad de responder aobjetivos económicos y sociales con una gestión ecológica de los recursos y delmedio. Supera enfoques conservacionistas, integrando el concepto de ambientea la idea de desarrollo integral.En los años 80 en su estrategia mundial de la conservación la UICN==== planteael término sostenible, para el desarrollo; en 1986, durante la celebración de laConferencia Mundial Sobre Conservación y Desarrollo, se menciona un nuevoparadigma de desarrollo, que integra los conceptos sostenido y equitativo. Lasprioridades propuestas en su momento fueron: integración entre conservación yel desarrollo, satisfacción de las necesidades humanas fundamentales,cumplimiento de la justicia social y equidad, búsqueda de la autodeterminaciónsocial y de la diversidad cultural y preservación de la integridad ecológica.En 1987, la Comisión Mundial Sobre Ambiente y Desarrollo lo retomó en suinforme conocido como informe Brundtland, con énfasis en la importancia de lapermanencia de las existencias de los recursos, integrando la siguiente
  • 38. definición: "El desarrollo que corresponde a las necesidades del presente, sincomprometer las posibilidades de las generaciones futuras de satisfacer suspropias necesidades". Dos conceptos se consideran inherentes a esta noción: lasatisfacción de las necesidades humanas y la idea de que el estado actual de latécnica y de la organización social lleva al límite la capacidad del ambiente deresponder a las mismas.En 1991, la UICN propone una nueva definición del desarrollo sostenible, quetiene por objeto, mejorar la calidad de vida de las personas dentro del contextode la capacidad de soporte de la tierra, la meta consiste en alcanzar un nivel debienestar económico razonable y distribuido equitativamente que puedaperpetuarse en forma continua en provecho de futuras generaciones.En 1992, la Conferencia Mundial Sobre Medio Ambiente y Desarrollo celebradaen Brasil, a los 20 años de la Conferencia de Estocolmo sobre Medio AmbienteHumano, plantea además, los compromisos de los países de disminuir losproblemas globales como: Protección de la atmósfera , protección y manejo delsuelo, conservación de la diversidad biológica, manejo ambiental de labiotecnología, protección de los océanos y las áreas costeras, protección ysuministro de los recursos de agua dulce, gestión racional de los desechos; seincorpora el concepto de desarrollo sostenible para los asentamientos humanos.Las ciudades se integran a la discusión en el Foro de las ONGs y se planteanlas agendas ambientales urbanas como instrumento de planificación futura de lasciudades.1-4-1-CIUDAD Y DESARROLLO SOSTENIBLEAunque, en orden de prioridades, el desarrollo debería considerar las actualesgeneraciones, asegurando el crecimiento económico y el mejoramiento de lacalidad de vida de todas las personas, al introducir la variable ambiental, lareferencia al desarrollo se inscribe en el concepto de desarrollo sostenible.La posibilidad real de sustentabilidad urbana es tan dispar como lo ha sido eldesarrollo de las ciudades. Es importante diferenciar los problemas ambientalesde las ciudades de los países desarrollados, de los de los países en vía dedesarrollo, ya que no se dan en iguales condiciones ni dependen de las mismosfactores. En los países ricos se presentan y derivan generalmente de unexagerado consumismo y derroche como producto de la abundancia. En lospaíses pobres se asocian a la escasez y sobre-explotación de los recursos delentorno inmediato, a la pobreza urbana, a los riesgos físicos, a la violencia sobreel espacio publico y a la inequitativa concentración de los excedentes de laproducción. Las expresiones en el espacio urbano son distintas en unos y otros.En ambos, el "desarrollo" se ha dado al margen de la sostenibilidad de losrecursos, sin evitar el sobreconsumo, la contaminación, el desperdicio y ladepredación. El esfuerzo internacional para aportar en la solución de problemas
  • 39. ambientales comunes deberá atender las especificidades y diferencias propiasde las actuales condiciones de los países, no solo con el reconocimiento de lasllamadas diferencias culturales, sino, con el convencimiento que en laproblemática ambiental global no puede implicarse por igual a paísesdesarrollados y en vía de desarrollo, ni por características ni responsabilidades.De igual manera, no se puede aislar del concepto, la forma como se dan lasrelaciones entre el desarrollo sostenible y la actual política macroeconómica y laposibilidad de una sustentabilidad ambiental del desarrollo. Aspectos como latransformación productiva con equidad, la concertación estratégica, elfinanciamiento y la cooperación internacional, no corresponden con los impactosque ha producido la globalización de la economía. Del carácter de las relacionesentre políticas económicas y el medio ambiente depende en gran medida laposibilidad de un desarrollo sostenible.En 1990, el Comité Internacional de la Crisis Demográfica, con el apoyo deinstitutos locales de investigación urbana en el mundo, publicó los resultados deun estudio sobre condiciones de vida de las 100 ciudades más grandes delmundo, clasificándolas según los estándares de calidad que ofrecían. Losfactores considerados fueron: la seguridad pública, el costo de los alimentos, eltamaño de la vivienda, la capacidad de alojamiento, las vías de acceso, laeducación ciudadana, la salud pública, la paz y la tranquilidad, el tráfico y lacalidad del aire. Las ciudades se clasificaron en categorías que van desde muybuenas a deficientes. El análisis comparativo demostró que un alto porcentaje dela población que habita en las ciudades más "grandes" del mundo, no alcanza nisiquiera a satisfacer necesidades básicas.Supuestamente, las ciudades deberían ofrecer una vida mejor, pero la falta dehigiene, la contaminación, la inseguridad y las bajas posibilidades de empleo sonla realidad de millones de personas. Los actuales niveles de consumoenergético, la distribución inequitativa de recursos naturales y tecnológicos, y elcrecimiento poblacional expresado en la macrocefalia urbana, no reflejanpreocupación por las ciudades del futuro en el marco del Desarrollo sostenible.La fuerte degradación del entorno y la pérdida paulatina de niveles de bienestarsocial para la población, parecen demostrar, al menos, en el casolatinoamericano, que las ciudades no cumplen con el imperativo del desarrollosostenible; tanto el exceso de producción y consumo como la iniquidad y lapobreza actúan negativamente sobre la sostenibilidad física de los recursosnaturales, tecnológicos y sociales.En este sentido, la propuesta de un modelo ambiental para el desarrollo urbanosostenible, deberá integrar el crecimiento económico y la elevación de la calidadde vida, "sin agotar la base de los recursos naturales en que se sustenta, nideteriorar el medio ambiente, teniendo en cuenta el derecho de las generacionesfuturas a utilizarlo para la satisfacción de sus necesidades".
  • 40. Las ciudades juegan un rol fundamental para el mejoramiento de la calidad devida de las personas y para la conservación de los recursos escasos. Soncentros para la producción, distribución y el consumo con todas las ventajas delas economías de proximidad y de concentración, en este sentido, son unpotencial para el desarrollo económico en las distintas escalas territoriales ydefinitivas para la sostenibilidad de los recursos. Si cada asentamiento humanoocupa un lugar en el funcionamiento del sistema y contribuye al desarrolloeconómico social y físico sostenible, los asentamientos mayores, más diversos einnovadores –las ciudades y las megaciudades– deben ser las principalescreadoras de riqueza, proporcionando el capital para todas las actividadeshumanas, ser también, los grandes motores del mejoramiento social para lograrel objetivo final de todo desarrollo.Es de gran importancia la estructura urbana para el avance en los procesos deproducción, el intercambio tecnológico, el crecimiento económico y el desarrollocultural. La urbanización se ha convertido en la tendencia demográficadominante, esto supone que desde su posibilidad ambiental debería responder auna mejor calidad de vida como producto de la concentración de servicios, deactividades económicas, de mayores posibilidades de intercambio y de mejorescondiciones para el disfrute colectivo de su espacio. Es innegable que en elmarco de un desarrollo sostenible, el espacio urbano debe recibir los beneficiosque genera el intercambio cultural. Es indispensable la concentración deactividades y funciones para lograr la eficiencia energética y conservar losrecursos para las futuras generaciones. El mejoramiento de los niveles debienestar de la población dependen en gran medida de esa nueva idea deciudad.La sustentabilidad de los sistemas urbanos depende tanto de la capacidad deinserción en su medio natural, como de encontrar sistemas tecnológicos ysociales que le permitan superar las restricciones del medio para su crecimientoy desarrollo. Este nuevo paradigma exige cambios sustanciales en: las actitudesderrochistas de consumo de los pobladores urbanos, el uso de tecnologíasinapropiadas, el abuso sobre el espacio público, el derroche energético que seproduce en la construcción de ciudad, el inapropiado diseño urbano yarquitectónico que no tiene en cuenta el paisaje natural o construido en laconstrucción de vivienda que supere los mínimos permitidos, en el inapropiadomanejo de los desechos industriales, domésticos y comerciales, en las formas departicipación ciudadana y en los procesos de educación ambiental y en lastendencias equivocadas de consumo energético.La fragilidad del desarrollo urbano es innegable, lo dicen y reafirman los informeslocales, nacionales e internacionales. En el actual proceso de globalización de laeconomía, el impacto de las ciudades afecta no solo los entornos de los que seextraen los recursos, sino también la diversidad cultural del patrimonio urbano.El estilo de vida ha cambiado y se ha ido homogeneizando.
  • 41. Las actuales vías de abastecimiento de los sistemas urbanos superaron losentornos inmediatos, próximos y mediatos. Los límites se han ampliado yuniversalizado y, en este sentido, las implicaciones locales de la producciónurbana son difíciles de comprender sin relacionarlas con espacios-territoriosubicados más allá de sus propios límites físicos y temporales. Los sistemas decomunicación nos permiten tener una visión del impacto global y en las ciudadesactúan como centros de información. La identificación de las pautas de consumo,de las salidas y entradas de energía, y la compatibilidad de la vida urbana con lavida de la tierra entendida en un espacio global, podrán ser alternativa futura deun desarrollo basado en la responsabilidad colectiva.Las ciudades como espacios de consumo y producción influyen sobre el usoracional o irracional de los recursos, en este sentido, el desarrollo sostenible delos centros urbanos reviste especial importancia para el mejoramiento de lacalidad de vida de la población actual y la conservación de recursos naturales yculturales para las generaciones futuras.El uso inapropiado de los recursos naturales y culturales es uno de losproblemas ambientales de las ciudades, muchas son las causas, pero vale lapena resaltar aquellas que tienen incidencia sobre los procesos de planificaciónpara lograr la sostenibilidad de los asentamientos humanos, entre ellas: Laescala urbana no apropiada para la eficiencia de la ciudad, el agotamiento de lasfuentes energéticas del entorno, los daños por sobreuso o saturación de lainfraestructura urbana, el aumento de los costos finales en la producción porimpactos medio ambientales, la contaminación del suelo, el aire, el agua, y lapérdida de sistemas de valor ecológico y cultural.Igualmente, es prioritario atender aquellos aspectos que producen efectosambientales negativos y que dependen más de la manera como la sociedadtransforma tecnológicamente los recursos, entre ellos, las actitudes de consumocon conductas derrochistas, la ausencia de procesos de reciclaje energético y elpoco desarrollo científico y tecnológico de fuentes alternativas de producciónenergética.Es necesario proyectar la sustentabilidad urbana con relación al manejoequilibrado del consumo energético per cápita, esto significa, el equilibrio en losniveles tolerables de consumo, reciclaje de desechos, alternativas tecnológicaslimpias y eficientes, teniendo en cuenta la capacidad real de soporte de losecosistemas circundantes y de los que se abastece la ciudad. Por tal razón, losprocesos de contabilidad ambiental son determinantes para planificarprospectivamente las ciudades, cuantificando el impacto al medio ambiente deacuerdo con el número de habitantes, el nivel medio de consumo en bienes yservicios que supongan desgaste, y la degradación de los recursos.
  • 42. Para medir los impactos se requiere de información sobre las tecnologíasespecificas utilizadas para la producción de bienes y servicios y las relacionadascon la construcción urbana. La perfección y adecuación tecnológica permitiráreducir el impacto y racionalizar el uso de los recursos, aun cuando se conserveuna demanda en aumento. De todos los factores determinantes: población,consumo y tecnologías, la complejidad del manejo de un sociosistema complejocomo el urbano, requiere de una gestión ambiental compartida entre el gobiernoy la sociedad civil. La determinación de las políticas de desarrollo ambiental osostenible y su concreción en el espacio-territorio depende en gran medida de lacapacidad que se tenga en un determinado asentamiento para la gestiónambiental local.Un desarrollo viable y sostenido a largo plazo requiere que el "capital"medioambiental no disminuya con el paso del tiempo. Con relación al desarrollourbano sostenible, las ciudades deberán cumplir con dos principiosfundamentales: el principio de "crecimiento funcional y autorregulado" y elprincipio de la “producción con mínimos residuos".Para el primero, habría que evaluar el crecimiento económico de cada uno de losaspectos de la economía en función de su contribución neta al conjunto delsistema. Los mecanismos de retroalimentación indicarían en qué sectores losíndices de crecimiento son demasiado bajos o, por el contrario, demasiado altos.En teoría, a las economías de mercado les bastaría utilizar las señalesprocedentes de los precios como sistema de retroalimentación universal einmediato. Para ello, los precios deberían contener más información de la quecontienen en la actualidad.Hasta la fecha no se ha incluido la información sobre el agotamiento de losrecursos naturales en las decisiones relativas al consumo y a las inversiones. Noobstante, ha habido algunos intentos en este sentido. Las Naciones Unidasestán revisando actualmente su sistema de evaluación de los datos nacionales,lo que permitirá determinar exactamente el grado de agotamiento de lasexistencias de recursos con que cuenta cada país. Así, las altas tasas decrecimiento basadas en la explotación exhaustiva de los recursos naturalesaparecerían como lo que realmente son: signos de ganancias ilusorias en elplano de los ingresos, pero de una pérdida irreversible de riqueza de recursos.Los efectos sociales y medioambientales tienen que ser asumidos por losprecios, y también sería de gran ayuda la sistematización de la informaciónurbana para reajustar convenientemente los impuestos y tasas municipales. Lasciudades deberían hacer las veces de "observatorios" para una detección precozde los problemas específicos en el ámbito social, económico y ambiental, antesque los problemas traspasen fronteras nacionales o globales.El ahorro de energía y rendimiento energético, así como la recolección,tratamiento y reciclaje de los residuos, son aspectos que requieren de mayores
  • 43. esfuerzos de investigación urbana. Es claro que no pueden seguirse lanzando almar los residuos peligrosos, ni tampoco enviarlos a los países en vía dedesarrollo; las organizaciones internacionales tratan de llegar a acuerdos en estesentido. Del mismo modo, se precisa un esfuerzo similar a nivel local, si sebusca una auténtica viabilidad del desarrollo a largo plazo.Hoy, se concibe el desarrollo de las ciudades desde una óptica más amplia,global y activa. Se están llevando a cabo, localmente, una serie de experienciasoriginales en las que las medidas de mejorar el entorno tienen una repercusiónnacional. Para conseguir una mayor eficacia, habría que dar libertad de acción alas autoridades locales para que elaboraran métodos innovadores, constructivosy económicos. Las administraciones locales serían en este caso como"laboratorios urbanos", que proporcionarían información, en la práctica, sobre loque funciona y lo que no funciona. Después, se recavaría información sobre losmétodos eficientes en el plano local, para evaluarlos y difundirlos.En el caso de los asentamientos humanos, los límites de tolerancia y adaptaciónrelacionados con la capacidad de soporte del ecosistema, deberán determinar lasactuaciones tecnológicas en vía de consolidar el crecimiento urbano y lasustentabilidad de las ciudades. Esta nueva relación deberá ser simbiótica o deapoyo mutuo y no de parásito y dependencia. En este sentido, es fundamentalconocer cómo funcionan las ciudades, su metabolismo, sus aspectos físicos, suevolución histórica y su comportamiento económico. Igualmente, comprender laproblemática de los centros urbanos en cuanto a aspectos relacionados con ladegradación física, social, cultural y ambiental, así como el potencialsocioeconómico, cultural y ambiental.Es importante preguntarse entonces, si la ciencia y la técnica están preparadaspara responder a las exigencias de la productividad y el desarrollo sostenible delas ciudades. Para ello, se debe integrar el conocimiento científico y tecnológicoa los objetivos de una mejor productividad de los centros urbanos, teniendo encuenta su importancia económica para definir la capacidad de sustentaciónpresente y futura del sistema natural y cultural. La concentración económica delos centros urbanos es el mayor potencial energético para lograr un consumoprudente y un estilo de vida urbano que sea sostenible.Para construir ciudades en una realidad cambiante y conflictiva, no se puedepartir del supuesto de una relación armónica entre el ecosistema y la cultura.Estas condiciones de dinamismo las genera el intercambio cultural en el procesode adaptación tecnológica requerido para la construcción de ciudad. La ciencia yla técnica podrán asegurar la productividad y desarrollo sostenible de lasciudades.Esta respuesta se da en el campo relacional entre el desarrollo y la productividadde los centros urbanos, teniendo en cuenta la importancia económica de lasciudades para definir la capacidad de sustentabilidad presente y futura del
  • 44. sistema natural y cultural. El concepto de desarrollo requiere de un análisisdiferencial en cuanto a las expectativas en las diferentes culturas y a lasdeterminantes socioeconomicas para alcanzarlo, pero el paradigma del desarrollosostenible no podrá ser mas que uno. En este sentido, países pobres y ricos,norte y sur, desarrollados y en vía de desarrollo, tienen el objetivo común de noagotar los recursos planetarios y lograr el máximo bienestar.En el caso de los asentamientos humanos, los límites de tolerancia y adaptaciónrelacionados con la capacidad de soporte del ecosistema deberán determinar lasactuaciones tecnológicas en vía de consolidar el crecimiento urbano y lasustentabilidad de las ciudades Esta nueva relación deberá ser simbiótica o deapoyo mutuo y no de parásito y dependencia. En este sentido, es fundamentalconocer: Cómo funcionan las ciudades ? (su metabolismo). Qué problemáticapresentan las ciudades?(degradación ambiental). Qué potencial de soluciónexiste? (alternativas ambientales)Sólo respondiendo a esas preguntas en proceso investigativo y sistemático,podremos enfrentar el reto del desarrollo sostenible, que si bien no es lapanacea, es una mejor opción de desarrollo en respuesta a una crisis ambientalsin precedentes. Puede entonces, un mundo urbanizado, lograr un desarrollosostenible?Aunque hoy, las vías de abastecimiento de los sistemas urbanos han superadolos entornos inmediatos, próximos y mediatos, los límites se han ampliado yuniversalizado, y en este sentido, las implicaciones locales de la producciónurbana son difíciles de comprender sin relacionarlos con espacios territoriosubicados más allá de sus propios límites físicos y temporales. Para la situaciónactual y la creciente urbanización se prevé que sólo en un mundo urbanizado esposible el desarrollo sostenible. El principal argumento se encuentra en la opciónque presentan los centros urbanos para lograr el metabolismo circular, es decircerrar el círculo de los procesos de producción, distribución y consumo con el deproducción de desechos, uniendo los extremos de estos procesos energéticos.La concentración económica de los centros urbanos es el mayor potencialenergético para lograr un consumo prudente y un estilo de vida urbano concaracterísticas de sustentabilidad..Los sistemas de comunicación nos permiten tener una visión del impacto global,y de esta manera, las ciudades actúan como centros de información. Laidentificación de las pautas de consumo de las salidas y entradas de energía, y lacompatibilidad de la vida urbana con la vida de la tierra, entendida en un espacioglobal, podrán ser alternativa futura de un desarrollo basado en laresponsabilidad colectiva.Las ciudades pueden transformar la materia prima en productos finales.Convierte alimentos, combustibles, productos forestales, minerales, agua yenergía humana en edificios, bienes de consumo y poder político y financiero:
  • 45. todos los componentes de la civilización, pero sus excesivas demandascomienzan a superar la capacidad de soporte del planeta. En este gran mercadoglobal se controlan los productos del mundo, del equilibrio local depende en granmedida el equilibrio global.Pero esta nueva ciudad del desarrollo sostenible tendrá que enmarcarse en elcampo del diseño ambiental (Environmental Design) que concibe el diseño delos objetos integrados al espacio físicamente habitable por el hombre. En estavisión integral, relaciona la ciudad con su entorno inmediato e incorpora elterritorio en ese conjunto totalizador. La visión integral debe concebir el entornocomo una totalidad en la que quedan incluidas las distintas escalas de acciónproyectual, es necesario encontrar las interrelaciones que permitan la accióntransformadora. El diseño Ambiental comprende no solo los objetos producidospor el hombre, sino también el entorno físico artificial y natural. El diseño esfundamental en la acción sobre el ambiente, en un proceso estético-tecnológico ydebe responder tanto a las necesidades materiales del hábitat como a las sico-sociales que estimulen el desarrollo cultural. El diseño es un acto de cultura queincorpora lo social, lo natural y lo tecnológico para dar respuestas que permitanla configuración del ambiente, el rediseño del paisaje urbano y rural, enrespuesta tecnológica a las particularidades ecosistémicas y culturales de unadeterminada región.La planificación ambiental de las ciudades no puede seguir repitiendo modelosformales de manera indiscriminada. El compromiso para la construcción denuevas ciudades con enfoque ambiental requiere de transformaciones sociales ytecnológicas importantes, entre otras: cambios sustanciales en las actitudes deconsumo urbano, impulso a la investigación aplicada para la producción detecnologías apropiadas en el diseño del hábitat, aplicación de tecnologíaslimpias en la producción industrial y la posibilidad de participación ciudadana enlos procesos de planificación de la ciudad.Las ciudades deben hacerse social, ecológica y económicamente sostenibles,cumpliendo con las necesidades de hábitat, subsistencia y cohesión social. Esnecesario comprender el impacto sobre el planeta en nuestro estilo de vidaurbano. Debemos responsabilizarnos para crear un nuevo estilo que seacompatible con el mantenimiento sostenido del planeta.No se puede negar las ventajas culturales de la aglomeración urbana, el reto esinvestigar y comprometernos con el planteamiento de mejores opciones paraconstruir ahora, las ciudades del futuro.CIUDADES EN EL DESARROLLO SOSTENIBLER Ciudades centros de civilización T Ciudades sociables Y Ciudades deconvivencia U Ciudades con crecimiento orgánico I Ciudades funcionales R
  • 46. Ciudades centros de actividad económica, social y de producción cultural UCiudades centros de aprendizaje I Ciudades con centros rehabilitados y vitalesR Ciudades verdes Ciudades eficientes energéticamente T Ciudadesparticipativas Y Ciudades diversas U Ciudades plurales I Ciudades conidentidad R Ciudades de reciclaje T Ciudades saludables Y Ciudadescontrolables en demanda energética U Ciudades eficientes en el transporte ICiudades eficientes en la densidad urbana R Ciudades que planifiquen laproximidad T Ciudades descongestionadas Y Ciudades perennes, nodesechables U Ciudades preventivas I Ciudades responsables R Ciudades conresponsabilidad urbana global T Ciudades informadas Y Ciudades deconocimiento U Ciudades protectoras de su periferia I Ciudades compactas RCiudades prósperas T Ciudades arte Y Ciudades reciclables U Ciudades consentido de historicidad I Ciudades con apego de tiempo y lugar R Ciudadesevocadoras T Ciudades seguras Y Ciudades humanas...1-5 MARCO TEÓRICO PARA LA GESTIÓN AMBIENTAL URBANA DE LASBIOCIUDADES1-5-1 La Gestión AmbientalEl concepto de gestión en cuanto realización de acciones para la consecución deun fin determinado, ha logrado ganar terreno en la literatura académica conrespecto al concepto de planificación, entendido como la ejecución de planespara acciones futuras. Mucho ha contribuido a ello el ocaso de aquellaplanificación que se extendiera como panacea luego de concluida la SegundaGuerra Mundial, especialmente en los años 60 y principios de los 70; unaplanificación asociada a un modelo desarrollista que buscaba superar, lo que ensu contexto se entendía como "retrasos relativos" de los denominados, a símismos, "países en vía de desarrollo".Si bien, es cierto que dicho ocaso se motivó en el relativo éxito –y a vecesrotundo fracaso– de los planes que bajo esta concepción se aglutinaron, esnecesario reconocer que el origen del fracaso estaba centrado en el paradigma
  • 47. de desarrollo que se había adoptado, y no en los planes que procuraron suimplementación. No resulta entonces adecuado desechar de plano laconveniencia de la planificación para la gestión social, sin antes evaluar lasrazones que dieron origen a su fracaso.En este sentido, además de lo falaz del modelo de desarrollo, también esnecesario reconocer la amplia confianza atribuida para la elaboración de losplanes, en contraposición a la escasa atención que recibían las instancias deimplementación y gestión de sus recomendaciones. En síntesis, pareciera pocooportuno visualizar la planificación y la gestión como caminos alternativos, si nose consideran instancias de un proceso unívoco de actuación que busca incidiren el devenir social.Por ello, propugnamos por una gestión planificada, en contraposición a aquellaque se concibe como mera administración o concreción de iniciativas aisladas. Apesar de lo anterior, es necesario reconocer que la situación actual secaracteriza, tanto por la densidad de sus problemas como por la incertidumbresobre su devenir y por la escasa vigencia de políticas de largo plazo.Si bien, esto nos priva habitualmente de contar con planes que orienten lagestión, es imprescindible contar con ideas rectoras o lineamientos básicos si sepretende integrarla a un proceso de planificación. Es por ello, que una ágilrelación dialéctica entre objetivos de largo plazo, generales y flexibles,acompañados de una gestión de acciones y proyectos específicos, puederesultar una solución más adecuada en situaciones críticas y de futuros pocopredecibles, como las actuales.Con relación a la gestión ambiental, se ha incrementado la conformación degrupos ambientalistas que no cuentan con instrumentos reales para la realizaciónde acciones eficientes que les permitan lograr trascender en los procesos deplanificación. Lo cierto es, que los avances en la concientización sobre laproblemática ambiental no van paralelos con la interiorización de instrumentos deinvestigación y gestión que permitan la concreción de políticas para accionesplanificadas. En el caso colombiano, si bien, esta situación se discute hoy en elmarco de una reciente institucionalización de la gestión ambiental, la crisis derepresentatividad de los partidos políticos tradicionales, generó una sociedadincrédula que no acepta asumir los pocos modelos exitosos, esto representa unobstáculo en la búsqueda de opciones alternativas para la planificación.De uno y otro lado surgen nuevas posiciones de carácter testimonial, querequieren del concurso estatal al frente del ordenamiento ambiental, en unproceso que oriente las potencialidades y limitaciones de cada región, para entrara determinar una praxis ambiental para un desarrollo sostenible, así como lasestrategias organizativas contra las formas piramidales de poder, intentan darrespuesta a la crisis ambiental expresada en: la destrucción de los recursosnaturales, el deterioro del ambiente físico y el déficit de servicios públicos y frente
  • 48. a ello postulan autonomía y gestión para promover una democracia participativay un desarrollo descentralizado.Todo esto hace más compleja la conformación de movimientos, que sientan susbases en diversas agrupaciones, la mayoría con una débil identidad frente alestado y al orden económico internacional. Para las organizaciones ambientalesinscritas en forma autogestionada, no se vislumbra una proyección alternativahacia la posibilidad de interacción requerida en un proceso de desarrollo. Sibien, el ambientalismo constituye un importante movimiento social, no por ellopuede entenderse que su espacio de acción continúe siendo independiente delas políticas estatales, ya que su participación en el ámbito social muestraclaramente un proceso dinámico a las demandas tradicionales en la crisisambiental.En el caso de Colombia, la conformación de los grupos ambientalistas se da apartir de un hecho que bien podríamos denominar de orden histórico: de un lado,están los partidos políticos tradicionales que en ningún momento fueronalternativa para esa conciencia promovida por los grupos ambientalistas y degestión ciudadana; de otro, está el decrecimiento en las votaciones como unaclara respuesta de inconformidad frente a las políticas estatales; consecuenciade ello es el ascenso de estos grupos en la colectividad.Así, frente al reto del activismo, aquellas propuestas que inicialmente eranconsideradas excepcionales, empezaron a ser consideradas por el gobiernocomo normas, y pasan a ser ley; en la gestión local se vislumbra su capacidad depráctica social y los grupos alternativos entran a la política.1-5-2 Gestión UrbanaAl ser las ciudades lugares de máxima concentración de individuos y actividades,donde la población actúa sectorialmente según intereses muchas vecescontrapuestos, las cuestiones a resolver no solo son múltiples, sino que sepresentan con máxima densidad y proximidad, y aún, en muchos casos,responden a intereses contradictorios. Esto pone en evidencia la interrelación delas mismas, ya sea por su origen o concomitancia o, simplemente, porque laresolución de cada una de ellas incide positiva o negativamente, sobre unaamplia mayoría de las restantes. Lo anterior demuestra la necesidad de unagestión integral de los problemas ambientales urbanos.Si se considera que las ciudades latinoamericanas albergan más de 270 millonesde habitantes, aproximadamente el 70% de la población total, y que esteporcentaje continúa incrementándose al ritmo de los procesos acelerados deurbanización, la gestión planificada de los asentamientos urbanos asume un rolprotagónico en toda política que pretenda el mejoramiento de la calidad de vidahumana. En contraposición, la gestión urbana tiene las limitaciones que sederivan de la incongruencia que existe entre sus propios ámbitos jurisdiccionales
  • 49. y los ámbitos en que se originan las problemáticas. Cuestiones catalogadascomo de índole ambiental, social o económica, que se viven en las ciudades,tienen origen en acciones que se realizan o en decisiones que se adoptan enespacios regionales, nacionales e incluso externos al propio país.En tal sentido, debe relativizarse la conveniencia de los procesos dedescentralización, de acuerdo con una cuidadosa revisión de los tópicos ycapacidades de gestión que involucran. Si bien, en términos generales, ladescentralización permite una mayor cercanía de la comunidad a la toma dedecisiones y una mayor trasparencia de la gestión, también aleja la posibilidad deacción sobre aspectos estructurales de la vida social. Tal es el caso de ladinámica económica, cuestión que depende muchas veces de decisiones al ritmoactual de la globalización de la economía; se han adoptado políticasprogresivamente, que cada vez tienen un menor compromiso territorial nacional,regional y local.Entonces, bajo qué circunstancias y con qué requisitos podemos definir unagestión ambiental urbana?La resolución de este interrogante depende de la posición que se adopte conrespecto al concepto de ambiente. En este sentido, podrían señalarse cuatroniveles sucesivamente más amplios y complejos con respecto a tal definición.a) En un primer nivel se presenta una postura más restrictiva que consiste enigualar ambiente con ecosistema.En consecuencia, la gestión ambiental urbana sólo podría desarrollar accionesdestinadas a la preservación, no tanto de un ecosistema original ampliamentetransformado por la ciudad, pero sí, de los procesos y recursos naturales queestén comprometidos con el desarrollo urbano: relictos de espacios naturales,elementos vegetales, el agua en las diversas manifestaciones de su ciclo, laatmósfera, etc.b) En un segundo nivel se iguala ambiente con medio biofísico, considerandocomo tal el ensamble de los procesos y recursos naturales del ecosistemaoriginal ampliamente transformado, y de los elementos antrópicos(construcciones, infraestructuras subterráneas, superficiales y aéreas) que sonexpresión actual de las modificaciones introducidas.Según esta posición, la gestión ambiental urbana, además de la preservación delos procesos y recursos naturales, involucraría la previsión de que los elementosantrópicos se seleccionen y desarrollen con el menor grado de afectación a losanteriores, dentro de un marco general de compatibilización de los componentesnaturales y antrópicos del medio biofísico.
  • 50. c) Un tercer nivel de definición partiría de reconocer que el medio biofísico, comoambiente, no es objetivo en sí mismo, sino como espacio de sustentaciónpresente y futura de la organización social, a la cual brinda ofertas parasatisfacer sus requerimientos.En consecuencia, la gestión ambiental urbana, además de los requisitos yaexpuestos, también tendría por objetivo asegurar el mayor grado de ajuste entrelas ofertas del medio biofísico y las demandas de la organización social. Esteajuste, para ser consecuente con los objetivos anteriores, tiene que incidir en laorganización social, mediante la promoción de aquellas demandas que guardenrelación cualitativa y cuantitativa con las ofertas del medio biofísico, y laconsecuente contrarrestación de las que no la tengan.d) Un cuarto y último nivel de definición, parte de reconocer que la dialécticaentre medio biofísico y organización social se produce encuadrada en marcospolíticos y culturales, así como mediada por marcos jurídico–institucionales queexpresan a éstos últimos.Por tanto, la gestión ambiental urbana necesita adoptar objetivos ideológicospara sus propósitos planificadores. En síntesis requiere de:–un nivel político: profundizar en los procesos de democratización.–un nivel cultural: develar y respetar las peculiaridades culturales, encontraposición a la homogeneización que procura la sociedad de consumo ypropagan los medios de comunicación.–un nivel jurídico–institucional: promover formas instrumentales para que dichademocratización y reidentificación cultural se pueda afianzar.Es importante observar que, en tanto pasamos de un nivel a otro, el ambientepierde objetividad sustantiva y gana cualidad interactiva, pasa de ser un campomás de actividad, a ser un requerimiento de la gestión planificada. En estesentido la gestión ambiental urbana no es un nuevo campo sectorial deactuación, sino un enfoque que debe impregnar la totalidad de la gestión urbana.Si bien, en la génesis de esta perspectiva debe reconocerse la percepción sobrela dilapidación del soporte natural, en su posterior desarrollo está elconvencimiento acaecido desde entonces, de que dicha problemática esresultado de los modelos de desarrollo adoptados y que, en consecuencia, sólopuede ser revertida en el mismo campo, en relación a los supuestos ideológicoscon que sea abordado el devenir social y cultural de nuestras sociedades.1-5-3 Características de la Gestión Ambiental Urbana
  • 51. Si consideramos que la gestión ambiental urbana es un proceso dinámico haciala planificación, corresponde entonces preguntarse cuáles son los condicionantesy características que deben asumirse, para procurar todos los objetivosimplicados en la misma.Al respecto y aunque en parte resulte forzado, se podrían diferenciar loscontenidos de índole político y los de índole técnico, así como las característicasque debe imprimirse a la gestión ambiental para que alcance el máximo deeficacia.A. Características PolíticasLas posibilidades de desarrollar una gestión ambiental urbana eficaz dependende la capacidad política con que cuente el organismo de gobierno de la ciudad.En este sentido podrían enunciarse los siguientes aspectos:a) Capacidad de representaciónEn la ciudad, además de la gestión pública, se desarrollan procesos orientados ala búsqueda de ganancias, que giran en torno a sus diversos mercados, yprocesos de reproducción de la población, que se desarrollan en los distintossegmentos comunitarios. En este sentido, la administración pública debe asumirla representación política de todos los sectores que comprende la sociedadurbana, a efecto de que su gestión sea reconocida como expresión de todos ycada uno de los segmentos de la comunidad.b) Capacidad de interpretaciónLa representatividad política se concreta a través de la interpretación de losrequerimientos de los diversos sectores de la comunidad urbana. En tal aspecto,debe considerarse que no todas las demandas son explícitas. Muchas de ellas,en general las relacionadas con la búsqueda de ganancia en los mercados, no seexplicitan porque tienen un alto grado de selectividad con respecto a interesesprivativos de algunos sectores. Otras, en general las de reproducción de lossectores más carentes, no se explicitan porque dichos sectores no alcanzan apercibir claramente sus necesidades y, menos aún, las alternativas de resoluciónde las mismas.Por tales razones, la administración urbana debe saber develar dichasdemandas, más allá de los discursos explícitos de los actores sociales que sonportavoces de los diversos sectores. Complementariamente, también debe sercapaz de prever, tanto la dinámica de requerimiento de los distintos sectoressociales, como la de los recursos con que los mismos pueden satisfacerse.c) Capacidad de articulación
  • 52. Completando el circuito de representación – interpretación, la administraciónpolítica de la ciudad debe tener capacidad para articular a los diversos actores ysectores sociales, en cuanto a explicitar y hacer públicas sus demandas, discutirsus respectivas legitimidades y urgencias, lograr consensos al respecto,establecer agendas de gestión que expresen dichos consensos en loprogramático, y obtener así la gobernabilidad necesaria para actuar en nombrede la totalidad de la comunidad, esta capacidad restituye el verdadero sentido deltérmino "mandatario", en cuanto éste no es quien detenta el mando, sino quienejercita el mandato que le confiere la colectividad a la cual representa.d) Capacidad de interacciónLo hasta aquí descrito, se refiere en su totalidad al desarrollo de la gestión en elinterior de los límites jurisdiccionales en que se desarrolle el gobierno urbano.Por fuera de ello, debemos recordar, la no correspondencia entre dichos ámbitosy los espacios donde se originan muchas de las problemáticas urbanas que danlugar a las demandas comunitarias.Al respecto, una gestión urbana eficaz debe ser capaz de interactuar activamentecon sus iguales, a través de formas tales como asociaciones de municipios,cooperativas regionales, comités de cuencas, entre otros, para aunar esfuerzostanto en lo relacionado con temas tanto generales como específicos.Dichas formas de asociación inciden positivamente a su vez, en la capacidad queel gobierno urbano debe tener para efectuar demandas ante las instanciascorrespondientes de los niveles políticos superiores (departamentales,regionales, nacionales).B. Características TécnicasConcomitante con la capacidad política, una gestión ambiental urbana eficazrequiere de una sólida capacidad técnica que posibilite la gestión. Al respecto,deben destacarse dos rasgos:a) Capacidad transdisciplinariaNos referimos aquí al conocimiento necesario para realizar el diagnóstico de losproblemas vigentes, así como la formulación de alternativas de resolución alrespecto. Cabe destacar que la definición de gestión ambiental urbana que sepostula, al involucrar tanto al medio natural como al construido, los aspectossociales, culturales y económicos y las cuestiones legales e institucionales,requiere del accionar integrado de una amplia gama de conocimientosprofesionales.A efecto, es necesario que cada uno de ellos supere las arbitrarias barreras desus formaciones disciplinares, mediante la supresión de prejuicios de primacía y
  • 53. el reconocimiento de los ámbitos y pertinencias de las restantes perspectivas,con el objetivo de enriquecer saberes específicos y actuar conjuntamente.En síntesis, es importante la confluencia multidisciplinaria para la realización deltrabajo que la gestión ambiental urbana requiere.b) Capacidad de gestiónNos referimos a la capacidad para desarrollar procesos en los cuales se concretela articulación de actores y sectores sociales. Al respecto, es necesarioconsiderar que los sectores sociales tienden a actuar aisladamente en procurade sus objetivos, ya sea bajo formas solapadas o abiertas, según coberturasorganizacionales instituidas o espontáneas y, especialmente, con distinto poderde incidir en la gestión. Pasar de esta diversidad de formas y capacidades, asituaciones de relativa paridad de legitimación y poder, requiere poner en juegouna especial capacidad de gestión.En este sentido, cobra importancia el lograr una efectiva participacióncomunitaria, en especial, en lo relacionado con los sectores menos favorecidos.Es necesario superar su escasa credibilidad en los procesos participativos yhacer renacer su confianza en la participación, como camino de planificación eincidencia en la toma de decisiones.Para que esto se consolide, la capacidad técnica debe involucrar también lacapacidad de "animación social", la cual puede definirse como la habilidad paraconectar y catalizar esfuerzos, hacer que desaparezcan los prejuicios ydisminuyan las posiciones egoístas, que predomine la comunicación y elconocimiento y, en definitiva, que se refuerce la capacidad comunitaria para ladiscusión y resolución colectiva de los problemas.1-5-4 Estilo de GestiónSe refiere a la adopción de criterios estratégicos que guíen tanto el accionarpolítico como el técnico. Al respecto y en abierta contraposición con el optimismoabsoluto de la planificación tradicional, debe reconocerse que la gestiónambiental urbana, como toda gestión social, opera sobre un campo de fuerzascomplejo y de contenidos y objetivos contradictorios. Por esta razón, resultafantasioso pretender cambios absolutos en corto plazo.Por ello, el accionar con utopías es importante, en cuanto sean imágenesfuturas deseables de la sociedad que pretendamos, pero ser consciente quedichos modelos operan como objetivos, dinámicos y flexibles, a largo plazo, dadoque las mismas condiciones de la realidad sobre la que actuamos están enpermanente transformación.
  • 54. En este sentido, la gestión también debe ser flexible y adaptable a las diversascircunstancias, procurando incidir sobre las dinámicas propias de los procesossobre los cuales debe operar, tendiendo paulatinamente a implantar nuevosprocesos que resulten ampliamente deseables, así como a suprimir aquellos queresulten incompatibles con los modelos que se persigan.Podríamos sintetizar esto, diciendo que una gestión urbana eficaz es aquella quese fije modelos que impliquen racionalidad ambiental con productividadeconómica y equidad social. Pero, que simultáneamente, sea consciente que elcamino hacia dichos modelos es un accionar cotidiano de carácter interactivo, enel cual los pasos a seguir y las metas a alcanzar se van seleccionando por uncuidadoso análisis del equilibrio entre lo deseable y lo factible.La gestión ambiental urbana según se la ha caracterizado, no es una fórmula nitécnica ni política de actuación. Es una actitud político–técnica de gestión de larealidad urbana. En su concepción confluye el aprendizaje devenido de losescasos resultados, tanto de la planificación tradicional, como de la gestiónsectorial de las cuestiones urbanas. En lo técnico, permite recrear una nuevaracionalidad globalizante que supere los comportamientos estancados de laformación academicista. En lo político, implica reasumir los roles fundamentalesdel Estado, en cuanto árbitro de los intereses heterogéneos y contradictorios delos diversos segmentos que conforman la comunidad urbana.También se requiere reconocer en ambos niveles, que el ámbito territorial quedenominamos ciudad, es sólo un fragmento de una realidad total, cada vez másinterrelacionada e interdependiente.Asumir la tarea de administrar las ciudades con tales conceptos, es un trabajoarduo, pero parece, el único camino posible, si pretendemos superar unarealidad social que, orientada exclusivamente por los procesos de mercado y porlas necesidades de reproducción comunitaria, sólo nos conduce a las situacionesde degradación ambiental, desigualdad social y violencia urbana, que losmodelos de desarrollo dominantes están acentuando.1-5-5 La Participación ComunitariaSi la interdisciplinariedad se plantea para posibilitar el diálogo de las diferentesramas del saber, para el conocimiento integral de una determinada problemática,la participación requerida para la investigación–gestión ambiental urbana debeentenderse en un proceso de discusión permanente y abierta de quienesinvestigan la planificación del desarrollo de las ciudades.Estas formas de aproximación, interdisciplina y participación, se planteannecesariamente en términos cualitativos, fundamentados en un análisis deproceso y respuesta a la dinámica de su objeto de estudio. Se constituyenentonces, en una reflexión crítica que considera las contradicciones que
  • 55. caracterizan el espacio urbano, posibilitando así la articulación de lainvestigación con las acciones sobre el ambiente en las diversas manifestacionessocio–espaciales.La concepción de una investigación participativa, es otro de los aspectosenfatizados por la perspectiva ambiental, con ello se quiere expresar lanecesidad de que la investigación tienda a resolver los problemas concretos delas comunidades y a elevar el nivel de comprensión de las mismas sobre supropia realidad. La investigación no se hace, por lo tanto, exclusivamente por elprurito cientificista de los profesionales universitarios, se concibe en función de lacomprensión y de la solución de los problemas.Ello supone una nueva manera de abordar la relación de los científicos y lostécnicos con la comunidad. La perspectiva ambiental ha insistido desde laConferencia de Estocolmo, en la necesidad de democratizar en lo posible, losresultados de la investigación como una forma de construir una sociedadrealmente participativa. Para el caso colombiano, esta perspectiva estácontenida en el espíritu de la nueva Constitución Política y en las recientesreformas políticas del país.Para lograr estos objetivos, es necesario superar el viejo esquema sobre el cuallos científicos investigaban la realidad y el gobierno ejecutaba las obras. Lapregunta básica es, por lo tanto, ¿cómo involucrar a la comunidad en losprocesos mismos del conocimiento de su propia realidad? En este sentido, esfundamental considerar la investigación como un proceso educativo. En efecto,la participación no consiste sólo en la consulta a la comunidad a través deencuestas o de cualquier otra forma de información, sino en involucrarla encuanto sea posible en la tarea investigativa.El Estado debe asumir la participación sin paternalismo y sin autoritarismo, su roldinamizador y orientador es insustituible. La coherencia y articulación de suspolíticas e intervenciones, tendientes al mejoramiento de la calidad de vida, sedeben inscribir en un proceso de planificación que involucre el manejo racionalde recursos limitados y la valoración de las particularidades culturales. Sólo así,podrán relacionarse con los demás agentes, y entrar a definir las prioridades deplanificación con cada comunidad, sobre bases tecnológicas y de investigación.En las ciudades, las comunidades comparten problemas, intereses, aspiraciones,actividades, historia, pertenencia y símbolos; su heterogeneidad se constituye enun potencial de desarrollo, puesto que ellas a través de las organizacionespueden lograr el mejoramiento de la calidad de vida, al reconocer su entornoinmediato e identificar sus problemas específicos. Esto le permite a lascomunidades, definir las prioridades de planificación y acción y trascender delapoyo institucional a la participación política.
  • 56. La participación "ciudadana", fundamentada en la pluralidad de intereses yconcepciones, y enriquecida por los valores y la práctica de la participacióncomunitaria, hace referencia a una sociedad democrática, que permite laconsolidación de lazos de solidaridad y posibilita la toma de decisiones en torno alas potencialidades y limitaciones para la realización de proyectos.Nos encontramos así, con las Organizaciones no Gubernamentales, comoagentes dinamizadores del desarrollo ambiental, que facilitan la interrelación conel Estado y las comunidades; esto se deriva de su relativa autonomía para lapráctica social. Pero éstas, a pesar de haber logrado establecer vínculos con lacomunidad sin pretensiones políticas partidistas no siempre logran darcontinuidad a los procesos comunitarios requeridos para una planificaciónintegral. La participación, en un sentido amplio, debe establecer mecanismos quesuperen estos problemas, y ello depende fundamentalmente, de un cambio deactitud, el cual debe hacerse efectivo en el contexto de la descentralización ydesde una perspectiva intersectorial que involucre el trabajo académico einvestigativo.Reivindicar la investigación participativa desde una perspectiva ambiental,significa que las acciones requeridas para este proceso deben orientarse en dosdirecciones articuladas entre sí: Por una parte, resolver los problemas concretosde las comunidades y de la sociedad, por otra, elevar el nivel de comprensión delos diferentes agentes comprometidos con la realidad ambiental urbana, másaun, estas acciones son posibles en la medida en que el conocimiento de larealidad ambiental se fundamente en instrumentos que permitan evaluar,proyectar y direccionar tendencias con base en un conocimiento tecnológico ycientífico.Para comprender la relación que establece la comunidad con su entorno urbanoes importante tener en cuenta, además de los aspectos sociológicos quepermiten su identificación, la interacción dinámica en los distintos componentes,así:–Componente de área territorial: da a conocer que una comunidad posee unterritorio propio. En este sentido es importante tener en cuenta las dificultadesque se presentan para la participación, cuando existen divisiones territoriales quepriman sobre el sentido de pertenencia.–Componente de conocimiento: expresa lo que una determinada comunidadsabe sobre sí misma y sobre su entorno; es importante tener en cuenta como semanifiestan espacialmente estas interrelaciones para integrarlas al proceso deconocimiento.–Componente de contacto interpersonal: se designa así, el grado de relacionesentre los miembros de un determinado grupo; se debe visualizar la capacidad deinteracción de la comunidad.
  • 57. –Componente de base de cohesión: indica el sentido de pertenencia sobre elterritorio; es importante involucrar la capacidad de gestión del grupo.De hecho, no se retomaron todos los parámetros que pueden dimensionar elalcance del compromiso que queremos darle al concepto de participación y sucomprensión para la gestión ambiental, puesto que ésta se manifiesta a travésdel conocimiento científico, en tanto se adopte un lenguaje aprehensible y lacomunidad científica acepte ubicarse en un contexto de gestión eficiente, en quees fundamental la participación real de los diferentes agentes involucrados en elproceso de planificación.Los diferentes agentes deben complementarse y articularse: unos tienen datos einformaciones, otros definen objetivos o poseen recursos; es necesaria lainvestigación en el contexto de un proceso participativo– educativo. La tareainvestigativa consiste en responder a las diversas formas, niveles y momentoscon los adecuados canales de comunicación. Si se busca una verdaderaparticipación comunitaria la primera responsabilidad en esta gestión se centraráen los investigadores. Si se llega a la comunidad con propuestas concretas deacción ambiental como resultado de diagnósticos previos, con etapasprogramáticas, apoyos institucionales, se posibilitará un nivel de discusiónsuperior que integra a la comunidad en el proceso investigativo.Con relación a la participación comunitaria en la gestión ambiental urbana, esimportante considerar las relaciones de las comunidades con la problemáticaambiental generada en la construcción de su hábitat: actividades productivas,habitacionales, recreativas y de transporte. Pero quizá, el aspecto que más halogrado dinamizar procesos de gestión alrededor de los problemas ambientalesde los centros urbanos, ha sido el del saneamiento ambiental. Muchos de estosprocesos han tenido efectos directos sobre el mejoramiento integral del hábitat.SEGUNDA PARTE2- APROXIMACIONES A UN MODELO : LA BIOCIUDADJosé Arcadio Buendía, que era el hombre más emprendedor que se vería jamás, habíadispuesto de tal modo la posición de las casas, que desde todas podía llegarse al río yabastecerse de agua con igual esfuerzo, y trazó las calles con tan buen sentido queninguna casa recibía más sol que otra al hora del calor. En pocos años, Macondo fueuna aldea más ordenada y laboriosa que cualquiera de las conocidas hasta entoncespor sus 300 habitantes. Era en verdad una aldea feliz, donde nadie era mayor de treintaaños y donde nadie había muerto.Desde los tiempos de la fundación, José Arcadio Buendía construyó trampas y jaulas.En poco tiempo llenó de turpiales, canarios, azulejos y petirrojos no sólo la propia casa,sino todas las de la aldea. El concierto de tantos pájaros distintos llegó a ser tan
  • 58. aturdidor, que Ursula se tapó los oídos con cera de abejas para no perder el sentido dela realidad. La primera vez que llegó la tribu de Melquíades vendiendo bolas de vidriopara el dolor de cabeza, todo el mundo se sorprendió de que hubieran podido encontraraquella aldea perdida en el sopor de la ciénaga, y gitanos confesaron que se habíanorientado por el canto de los pájaros.”Gabriel García Márquez. Cien Años de Soledad. Editorial Oveja Negra. Bogotá, 1987.Para una visión integral de lo urbano es necesaria la comprensión de lasrelaciones y dependencias recíprocas esenciales de los fenómenos naturales,tecnológicos y sociales, y así sustentar la construcción de un "nuevo equilibrio".Estos nuevos equilibrios o sistemas tecnológicamente balanceados son"SISTEMAS TECNOBIOLÓGICOS", donde se transforman las leyes que rigenlos ecosistemas para construir equilibrios nuevos que dependen en gran partedel manejo tecnológico y que están en directa relación con los balanceseconómicos y sociales. Este proceso dinámico, inscrito en un ordenestructurado, requiere que los sistemas biológicos, tecnológicos y socialesinteractúen internamente. El enfoque integral debe hacer hincapié en losprincipios básicos de la organización, cada sistema es un todo cuya estructuraespecífica se deriva de la interacción y la interdependencia de sus partes y encuyo intercambio continuo de energía funciona el nuevo equilibrio dinámico.En una explicación sistémica puede comprenderse que la ciudad no esautosuficiente, y por tanto un modelo económico basado en el crecimiento de laproducción no puede sino apoyarse en una interacción con la región queabastece los flujos de energía necesarios para su sostenimiento. Tal modelo noes sostenible a largo plazo, por cuanto en principio, no posee los mecanismosredistributivos que buscaba ni considera sus propios costos ambientales, sufuncionamiento es un tanto parasitario; a medida que crece el capital aplicado ala producción, será una carga mayor para el entorno natural, proveedor deenergía y materias primas.A pesar de las deficiencias del modelo económico que ha sustentado laplanificación territorial, se considera factible encontrar un modelo acorde con lasnecesidades reales presentes y futuras de la población, que guíe las acciones delos planificadores en busca de un futuro para las ciudades, sin que primenactitudes extremas entre el pesimismo improductivo u optimismo infundado.Para obtener un modelo adecuado de planificación del territorio de la ciudad, sedebe partir de estos presupuestos:a. El crecimiento económico de las ciudades del tercer mundo no se ha dadoprincipalmente por el jalonamiento del proceso de industrialización, como ocurrióen Europa; otros factores más relacionados con un capitalismo dependiente, hanproducido algunas de las ciudades más grandes del mundo, sin que su economíapermita resolver las necesidades de infraestructura necesaria para toda la
  • 59. población, por lo cual presentan altos índices de pobreza. Por tanto, lasdeficiencias estructurales no se solucionarán de la misma manera que las de lospaíses que han servido de modelo.b. La ciudad es un sistema dependiente de un territorio cuya determinación sehace difícil, pues el marco económico que la sustenta es cada vez másglobalizante, las posibilidades de crecimiento económico de una ciudad no sebasan únicamente en los recursos ecosistémicos de su entorno inmediato,frecuentemente utiliza recursos de regiones supremamente apartadas, en estose apoyan, por ejemplo, economías tan desarrolladas como la japonesa.c. Si no se incorpora un valor real a los recursos ecosistémicos, se favorecerá alcapital, sobre los recursos naturales, lo que produce los desequilibriosambientales.d. Cualquier nuevo desarrollo productivo debe tener un control que impida que sesobrepase la capacidad de sostenibilidad del ecosistema, e implementar medidasque en determinados plazos corrijan los desequilibrios producidos; podríaconsiderarse un sistema económico que imponga gravámenes a lacontaminación o el uso de materias primas no renovables y eliminar o rebajar losimpuestos que se aplican a la producción.En este sentido, la "Biociudad" puede constituir un norte hacia el desarrollourbano sostenible en Colombia, para ello se deberá tener en cuenta lassiguientes consideraciones:a. El imperativo económico del crecimiento de la producción debe serreemplazado por el de "desarrollo", que implica mejores niveles de vida con unaproducción basada en un consumo sostenible de energía y materias primas.b. El mejoramiento de la calidad de vida depende de que el proceso de desarrolloque se adopte, considere los costos ambientales de la producción y se enmarqueen un modelo sostenible y equitativo; por tanto, debe existir un conocimiento delpotencial de los recursos naturales, a los cuales debe asignarse un valor dentrodel proceso económico y asumir los costos de disposición de desechos paraminimizar su impacto sobre el ambiente.c. Debe reconocerse la importancia de aquellos aspectos tradicionalmentesubvalorados por no ser fácilmente cuantificables o cuyo valor no estérelacionado estrictamente con la producción, pero que constituyan valores decarácter ambiental, tal es el caso del patrimonio paisajístico construido o natural,es prioritario procurar su incorporación al patrimonio efectivo, para sureconocimiento y disfrute de la población.d. Se debe procurar una buena infraestructura, para mejoramiento de la calidadde vida, y no consideraciones meramente funcionales, por ejemplo: una
  • 60. consideración global sobre el transporte urbano puede ser diferente al propósitode construir vías que faciliten el desplazamiento de automóviles particulares, sien la evaluación incluimos los costos de la contaminación del aire.Antes de analizar las condiciones de factibilidad de la biociudad, consideramosque, para lograr una política equilibrada y sustentable para la planificación delespacio urbano, se debe incorporar al menos, cuatro principios fundamentales:- El principio del uso sustentable, establece que en la producción de hoy no sedeben comprometer recursos que serán escasos o que no puedan producirse afuturo. Se trata de comprender que las soluciones deben ser durables y que ellasdeben planificarse a corto, mediano y largo plazo, en lo que se refiere al uso defuentes de energía no renovables.- El principio de la responsabilidad, consiste en buscar la internalización de laexternalidades, es decir que, los responsables de la congestión y de lacontaminación deben integrar los costos ambientales, procurando buscarsoluciones tecnológicas que las eviten.- El principio de la prevención, cuida que las soluciones que se implementensean adecuadas, en especial en cuanto a minimizar los costos y maximizar losbeneficios ambientales. Esto es claro, cuando se comparan soluciones costosasde eficiencia reducida, basadas en nuevas inversiones, con soluciones baratasde gran eficiencia, asociadas generalmente a una mejor gestión de lo existente. - El principio de la anticipación, que consiste en asegurar que las medidas a implementar se ejecuten con anterioridad a los eventuales daños que se puedan producir, para evitar medidas correctivas, más caras y de menos utilidad. En el marco de esta expresión biológico-cultural, para las BIOCIUDADES, esnecesario definir los principios para la sustentabilidad urbana, y asumirlos comoretos de planificación en un nuevo paradigma de ciudad, donde la estructuraurbana y los ecosistemas que la sustentan sean considerados integralmente parael uso, protección y conservación en el tiempo. La habitabilidad urbana, laeficiencia energética, la innovación y apropiación tecnológica, y la participaciónambiental democrática, son esenciales en la construcción de un nuevo modelode ciudad.Se referencian los principales aspectos a tener en cuenta en su construcción.I. Valoración del Medio Físico-BióticoCon valoración del medio físico-biótico, queremos destacar la importancia quetienen el conocimiento y la investigación sobre el patrimonio natural para lasostenibilidad urbana.
  • 61. a. Un permanente desarrollo de la investigación científica y tecnológica.b. Un conocimiento apropiado de las restricciones y potencialidades del entorno,como integrantes activos y no únicamente como soportes físicos de la ciudad.II. Habitabilidad Urbano AmbientalCon habitabilidad urbano ambiental, se resaltan los aspectos que buscan mejorarel entorno y la calidad de vida de las personas desde el punto de vista físico,síquico y social, como aquellos que permiten optimizar el diseño urbano para elbienestar y disfrute ciudadano:a. Un entorno sano, con poca vulnerabilidad y menos externalidades negativas alargo plazo.b. Una mejor calidad del espacio construido, que permita mantener estándaresde diseño y bienestar.c. Un mejor uso tecnológico para el mejoramiento de la calidad espacial y eldisfrute colectivo del espacio público urbano.d. Una búsqueda permanente de la conservación y/o construcción estética delespacio urbano, como respuesta al momento cultural.e. Un diseño de edificios adecuado a las condiciones climáticas, lograndobienestar, con un consumo mínimo de energía.f. Una incorporación de los procesos que permiten el uso racional de materiales yequipamientos, evitando desperdicios que impliquen pérdida de recursos ycontaminación ambiental.III. La Eficacia Energética:La eficacia energética es importante para el desarrollo urbano sostenible, sedebe optimizar la producción y el consumo de energía, optando por buscar lareducción de la demanda, en vez de aumentar la oferta, sin disminuir los nivelesde bienestar social en que se inscribe un determinado asentamiento.a. Producción energética limpia.b. Simplificación de los procesos y economía de los recursos.c. Ordenamiento territorial y urbano que ahorre energía en el intercambio deprocesos energéticos.d. Escala adecuada a la capacidad de sustentación del entorno.e. Internalización de los costos medio ambientales de la producción de energía,límites de tolerancia ambiental- costos económicos.f. Internalización de los costos sociales de la degradación del entorno, usoracional de los recursos - ventajas económicas comparativas - incentivos.g. Disminución de las pérdidas negras, con sistemas tecnológicos seguros yconscientización de la población.
  • 62. h. Búsqueda de bajos consumos de energía en la producción de materiales:aprovechamiento de residuos industriales como combustibles, utilización delreciclaje y recuperación de materiales para nuevos usos.IV. Tecnologías Eficientes, Innovadoras y Apropiadas:Con tecnologías eficientes, innovadoras y apropiadas se busca que el desarrollocientífico y tecnológico se aplique a los procesos de diseño y alternativasambientales para la construcción urbana:a. Unas formas físicas apropiadas que faciliten el intercambio de información,bienes y servicios.b. Un diseño creativo que responda a las condiciones naturales y construidas delentorno urbano, para el disfrute ciudadano.c. Una forma construida eficiente que permita mayores densidades urbanas sinconcentraciones hipertróficas.d. Un aprovechamiento óptimo de los recursos a través de diseños tecnológicosapropiados.e. Un desarrollo que busque cualificar la producción de elementos constructivoscon materiales renovables y/o reciclables.V. Gestión Ambiental para la Participación Ciudadana:Con la gestión ambiental se socializa el concepto de calidad ambiental urbanapara adquirir un compromiso colectivo que conlleve a una mejor calidad de vidaen las ciudades, igualmente, a la participación intersectorial en las políticas deplanificación urbano-ambiental:a. Una gestión que busque el mejoramiento social y ambiental.b. Una participación de la sociedad civil en las decisiones ambientales locales.c. Una gestión que asegure el vínculo entre las políticas ambientales yeconómicas en los distintos niveles del gobierno y sectores de la economía.d. Una gestión que logre consolidar los grupos de estudios ambientales urbanos,los grupos ambientales comunales y los comités ambientales municipales.Al considerar la dinámica urbano ambiental que se establecería para laBIOCIUDAD, debe entenderse la interacción entre el ecosistema, eltecnosistema y el sociosistema. De esta manera, los componentes: social,natural y tecnológico tienen variables propias que es necesario analizar. ElSociosistema (población, servicios, producción, gestión, gobierno, instituciones).El Tecnosistema (arquitectura, infraestructura urbana , insumos, tecnología. ElEcosistema : ( suelo, aire, agua, energía , flora, fauna).Cómo construir un modelo dinámico de los elementos ambientales en una unidadterritorial ? Supongamos que la extensión del modelo presentado en estas notasdescribe la dinámica del agua en la zona, análogamente, se puede describir en
  • 63. forma empírica los cambios y perspectivas del suelo; quedan pendientes el aire yla energía, es decir, la atmósfera y el clima en conexión con los modelosrestantes, en particular con el de la tecnología.En el modelo del uso del agua se debe incorporar los aspectos de la "calidad delagua" por medio de indicadores. Lo propio ocurre para el suelo y el agua. Aquíson imprescindibles las mediciones y condiciones locales, motivo por el cual enlas aplicaciones, los instrumentos de análisis, desde sus orígenes, debenproceder de la realidad concreta local; eventualmente, con participación de lacomunidad.Desde un punto de vista metodológico, es posible establecer por separado losmodelos de los componentes, dejando para una etapa final el establecimiento desus interrelaciones dentro de la estructura del sistema.En el socio-sistema figura como variable fundamental el "gobierno". ¿Cómo seincorpora en los modelos? Esta es la variable que responde por "los controles"que establecen las retroalimentaciones para corregir y/o evitar las trayectoriasprohibidas; es decir, las que apuntan a la no viabilidad del sistema, por ejemplo,cuando se trata de daños que sobrepasan la capacidad de auto-regeneración delecosistema y cuyos efectos e intensidad generan condiciones de noreversabilidad.Los controles deben ser "controles de seguimiento" que den cabida a losmecanismos de autocontrol o de adaptación, pues se trata de "sistemasadaptativos". La biociudad en este enfoque se vislumbra como un sistemaadaptativo, con autocontroles de tal eficiencia y sensibilidad que reduzcan a unmínimo los controles exógenos (el Gobierno).En los cambios interdependientes se ve claramente si existe un esquema dePlanificación ambiental del Desarrollo Urbano. Aquí el movimiento de laestructura espacial está ligado estrechamente a los cambios en los usos delsuelo. Las opciones e intereses alrededor de la distribución de estos usos,infraestructura, zonas verdes, industria, agricultura reservas, se resuelvenpaulatinamente en una serie de situaciones de equilibrio dinámico, por cuanto lasdecisiones sucesivas cambian el sistema en un proceso de autorregulacióngracias a las existencias de un número de variables libres.En cambio, si estas variables son escasas, la regulación por controles directos(gobierno), puede perturbar y paralizar los ajustes espontáneos al punto de exigirmás controles, en una especie de círculo vicioso. Si es posible aludir al ideal deBIOCIUDAD, se puede imaginar que una ciudad alcance el estadio evolutivo conpleno desarrollo de los autocontroles que sustituyan los controles administrativosy que los efectos ambientales nocivos se eliminen por efectos auto remedialesinmediatos. Esta es la imagen de la Biociudad, en un equilibrio dinámico yautorregulado.
  • 64. En la práctica, existirán los controles, la gestión, y estarán presentes los efectosambientales, cuantitativos y cualitativos. Para los fines de la Planificación delDesarrollo Urbano, se cuenta con modelos dinámicos acoplados de producción-población y gestión. Es factible elaborar un modelo dinámico de la evolucióntecnológica, acoplado al de producción-población y gestión.Para la dinámica ambiental real no es posible disponer de un modelo integradorde todos sus complejos aspectos. Para cada caso concreto, con sus aspectostangibles e intangibles, es pertinente elaborar un modelo específico y abordar losproblemas concretos con instrumentos adecuados a su naturaleza particular. Enel caso de efectos tangibles los métodos económicos de costo y beneficiosociales son suficientes; en cambio para los efectos cualitativos, se debe apelardentro del modelo, a identificar y elaborar indicadores eficientes y coherentes.Sin embargo, es necesario considerar que la posibilidad de equilibrio en lostérminos aquí planteados, estaría afectada por efectos intangibles que se debenincorporar al proceso de construcción de las biociudades.2.1 EL CASO MANIZALESEn Colombia, la ciudad de hoy rebasa el estrecho margen del perímetro urbano yregional. Por ello, para su análisis ambiental es necesario tener en cuenta tantolos elementos que entran y salen de la ciudad en su relación con el entornoinmediato, como el impacto ambiental que los centros urbanos tienen sobresistemas lejanos, sean estos naturales o construidos. De la forma como losmunicipios Colombianos se organicen para atender los requerimientos de lapoblación en aspectos alimentarios, productivos, tecnológicos y socialesdepende en gran medida la posibilidad de lograr la sostenibilidad de los sistemasnaturales y culturales.Para el caso del municipio de Manizales, desde el Perfil Ambiental Municipal, seestudiaron tanto los aspectos relacionados con la extracción de recursosminerales, energéticos y forestales utilizados para la construcción de suinfraestructura y vivienda, como el potencial hídrico, alimenticio y recreativorequerido para el mantenimiento y mejoramiento de la calidad de vida de lapoblación. Igualmente, se identificaron los impactos ambientales locales yregionales derivados de la producción de desechos y de la utilización detecnologías no apropiadas para la producción industrial y la construcción. Se dioespecial atención a la caracterización de la gestión ambiental municipal,identificando los problemas y potencialidades que presentaba. Así, se dieron lasbases para la elaboración de la Agenda Ambiental Local y los lineamientos parala Política de Medio Ambiente del Plan de Desarrollo Municipal.A continuación se presenta una caracterización ambiental general de la ciudadde Manizales, basada en el Perfil Ambiental Municipal y se anexan los principalesinstrumentos propuestos para el análisis y caracterización ambiental de las
  • 65. BIOCIUDADES, con el fin de realizar el seguimiento a los procesos de gestiónambiental requeridos en la construcción del BIOMANIZALES. Igualmente, sedeterminan algunos componentes de la política ambiental municipal con el fin deque sean incorporados en el Plan de Desarrollo Manizales Calidad Siglo XXI.El Perfil Ambiental Municipal sentó las bases investigativas para la propuesta delBIOMANIZALES. Esta propuesta definió los principios para la sustentabilidadurbana de Manizales en su relación con la región. Posteriormente, el Plan deDesarrollo Municipal asumió como reto de planificación el modelo de BIOCIUDAD, en que la estructura urbana y los ecosistemas que la sustentan seconsideran integralmente para su uso, protección y conservación en el tiempo.2.2 MANIZALES AMBIENTAL; Síntesis acerca de sus problemas ypotencialidades para la construcción de la Biociudad.El municipio de Manizales se encuentra localizado en el centro de la regiónandina colombiana, en un área de gran importancia socioeconómica para el país.Por encontrarse en el interior de la conurbación del denominado "Eje Cafetero",su desarrollo sostenible depende en gran medida de la dinámica económicaregional y nacional. Desde el año 1992, la planificación ambiental de Manizalesha estado asociada a la capacidad interinstitucional para gestionar en el ámbitonacional e internacional los proyectos de interés común para la región. Por ello,hoy se comparten macroproyectos regionales en campos de investigación básicay aplicada y se estudian alternativas tecnológicas para el desarrollo sostenible dela región ambiental. Se vienen elaborando los perfiles ambientales municipalesarticulando los proyectos que buscan construir en el largo plazo los modelos deBIOCIUDAD Y BIORREGIÓN .Actualmente, el desarrollo sostenible de Manizales, depende no solo de la formacomo se posibilite la interdependencia en la especialización productiva y deservicios con las ciudades capitales (Manizales, Pereira y Armenia) sino también,de la manera como se comparta y complemente el potencial ambiental de latotalidad de los municipios de la región, incluyendo algunos del Tolima y el Valledel Cauca con quienes comparte ecosistemas estratégicos.Manizales posee una singular diversidad en sus geosistemas y una ampliavariedad de unidades ecogeográficas naturales. El ecosistema que sustenta elMunicipio, lo integran 4 zonas de vida, que van desde la selva húmeda tropical(sh–T), a orillas del río Cauca a 800 msnm, hasta la zona paramuna de la selvamuy húmeda montana (smh–M)a 3.340 msnm.La extensión Municipal es de 44.163 hectáreas, de las cuales 39.694 (89.88%)corresponden al área rural y de éstas el 40.18% se ubica en la zona de vida deselva muy húmeda premontana (smh–PM) o cinturón cafetero. El área urbanacomparte sólo un 2.43% de esta zona de vida, correspondiendo su mayor
  • 66. superficie a la selva muy húmeda montana baja (smh–MB) con un cubrimientodel 31.42%. Las otras zonas de vida, están distribuidas en 15.62% de selva muyhúmeda montana (smh–M) y un 10.34% en selva húmeda tropical (sh–T).Manizales es un Municipio predominantemente rural, con una alta concentraciónpoblacional en el 10.12% de su área.La ciudad de Manizales se encuentra localizada dentro de la zona de vidadenominada Bosque Muy Húmedo – Montano Bajo (bmh–MB), con unaprecipitación anual de lluvia entre 1.600 y 3.000 mm. y una temperatura promediode 17oC. A los bosques de esta zona de vida se les denomina también, bosquesde niebla, selvas nubadas y bosque andino. Sus características botánicas seexpresan en una exuberante y variada vegetación con gran potencial para laconservación de las laderas y el mantenimiento de las fuentes de agua. Pero, dela totalidad de los bosques del Municipio de Manizales, sólo se tienen inventariosparciales de los relictos ubicados en el interior del perímetro urbano de la ciudad,entre los que se encuentran Monte León, El Arenillo, Río Blanco, El Zancudo,San Luis y Vizcaya. Los inventarios de tipo cuantitativo apenas comienzan arealizarse, lo que dificulta el conocimiento integral de estos ecosistemas. Lainvestigación ambiental básica y aplicada sobre el Municipio solo se integró comoprioridad en el actual Plan de Desarrollo y se incorporaron los indicadores paramedir su recuperación y conservación.El municipio, al igual que su región ambiental se nutre de las fuentes de aguaque nacen el Parque Nacional Natural de los Nevados. Manizales depende de lacuenca hidrográfica del río Chinchiná, considerada como una de las más ricas encuanto calidad y cantidad de sus aguas. El manejo inadecuado que se le hadado a esta cuenca y su escarpada topografía, determinan la presencia detorrenciales en sus fuentes y una elevada capacidad erosiva en sus orillas conabundante transporte de sólidos. El potencial energético de la región estádeterminado, en gran medida por su recurso hídrico y actualmente se adelantaninvestigaciones en el campo de la energía geotérmica proveniente del VolcánNevado del Ruiz.En Manizales, debido a los procesos de actividad volcánica de la cordilleraCentral son manifiestos los cambios geológicos y la actividad tectónica. Laciudad se asienta en un área que por su comportamiento dinámico presentacaracterística de inestabilidad crítica, identificada por cuchillas residuales conderrumbes y desprendimientos en los bordes, deslizamientos rotacionales y flujosdendríticos. De un total de 149 eventos de riesgo registrados en los años 1976 y1992, hubo 122 casos por diferentes procesos erosivos y/o desprendimientos.Las fuertes pendientes por donde drenan naturalmente las corrientes de agua,posibilitan un régimen torrencial de gran poder erosivo. Hasta hace pocos años,el proceso de urbanización no contemplaba aspectos de atención y prevenciónde desastres, desconociéndose igualmente el valor de los ecosistemas, delpatrimonio paisajístico, del urbano– arquitectónico y de los recursos biológicosdel entorno.
  • 67. La participación del medio natural en la configuración de la ciudad ha tenidoespecial significado debido en gran parte a las condiciones topográficas. Laforma como se expandió y densificó la ciudad entre 1975 y 199O trajo comoconsecuencia un crecimiento contrapuesto a las exigencias ambientales yestéticas de la singularidad de su paisaje natural y construido. Este impactocoincide en un alto porcentaje con los momentos de incremento de la actividadedificadora en la ciudad. Aunque la ciudad presenta una dinámica moderada ensu crecimiento y expansión, en los últimos cinco años gran parte de losasentamientos se ha ubicado sobre áreas de gran valor paisajístico y/oecológico modificándose las características iniciales en su entorno.Afortunadamente, actualmente se trabaja en la consolidación de un procesoplanificador de usos del suelo que pone especial atención a las restricciones detipo ambiental y a la fragilidad estética del paisaje.La tradicional sectorización de las actividades urbanas determinó diferencias ysegregación en la posibilidad de acceder a los servicios comunitarios. Losproblemas considerados de atención prioritaria, presentan en la actualidadmayores niveles de degradación en sectores consolidados, y déficit cualitativos ycuantitativos en las áreas donde se desarrollaron programas de vivienda deinterés social. La baja calidad ambiental de los denominados "sectoresmarginales", se debe en gran parte a la ausencia de programas de recuperaciónde la vivienda y el entorno. En estos sectores la población pasó de 500 familiasen 1987 a 1.378 en 1995. Se agudizaron los problemas por el aumento de lapoblación en áreas de riesgo siendo necesario invertir mayores recursos enobras civiles construidas para su sostenimiento. Hoy y articulado al Plan deDesarrollo se trabaja sobre la comuna piloto para el mejoramiento de la calidadambiental, atendiendo factores de saneamiento ambiental, de reciclaje deedificaciones y de construcción de infraestructura apropiada para el disfrutecolectivo del espacio público y la recreación cotidiana. A este proyecto se hanarticulado los grupos de estudios ambientales urbanos, las ONGs ambientalistas,el Ministerio de Desarrollo a través de su política ” Mejoramiento de Vivienda yEntorno”, las universidades locales y regionales, el Ministerio de Medio Ambientea través de la Corporación Regional , la empresa privada y las organizaciones debase de los pobladores.En Manizales, la vida recreativa se manifiesta igualmente en áreas noestructuradas, cuyos ejemplos son: las áreas residuales donde se desarrolla larecreación de la población infantil, los sectores donde la abrupta topografía nopermite el acceso del vehículo, las calles (se convierten en estructuras linealesapropiadas para la recreación) y los alrededores urbanos de gran atractivopaisajístico. En los últimos 10 años, Manizales incrementó su índice de áreasestructuradas para la recreación, pasando de 2.2 m2 a 8.3 m2 por habitante, sinembargo, la distribución espacial de ese incremento es inequitativa y existencomunas donde sólo se alcanza el 3.2%. El plan de Desarrollo actual tiene comometa construir y adecuar áreas que incrementarían el índice en 2.8 m2 por
  • 68. habitante. Desde el Plan, se propone la recreación como parte integral de lapolítica ambiental Municipal.El centro de la ciudad es tal vez uno de los mayores potenciales ambientales encuanto a la utilización del espacio público y el uso turístico. Pero, la carencia deun programa integral de revitalización del centro histórico de Manizales haincrementado algunas actividades no compatibles, que traen comoconsecuencia, el deterioro de esta área de importancia ambiental para la ciudad.Hoy, el centro de Manizales hace parte integral del proyecto de recuperación yconservación ambiental incluido en el Plan de Desarrollo. Se establecieronalgunos mecanismos de estímulos tributarios para los propietarios de losinmuebles que recuperen las edificaciones y su entorno inmediato y se gestionó yconcertó la reglamentación histórico ambiental como integral a las propuestas delPlan de Desarrollo.2.3 EL BIOMANIZALESEl requerido esfuerzo por consolidar un proceso que persiga el logro de losasentamientos humanos sostenibles en Colombia, deberá integrar mecanismos ymodelos de gestión ambiental urbana y regional. Las BIORREGIONES Y BIOCIUDADES se vislumbran como alternativa para lograr mejorar la calidad de vidade los asentamientos humanos y procurar atender los siguientes aspectos:La Marginalidad urbana: porque uno de los mayores problemas de los centrosurbanos es el de el incremento de grupos sociales cuya calidad de vida yparticipación en el desarrollo se ha visto obstaculizada por la exclusión ydesigualdad que genera el actual modelo de desarrollo.La cualificación y mejoramiento de la infraestructura urbana: porque losasentamientos humanos requieren mejorar su infraestructura física y evaluar lasredes de servicios, los sistemas de transporte y la construcción de vivienda ymejoramiento del entorno. La búsqueda de tecnologías eficientes, reciclaje ysistemas apropiados que aseguren la sustentabilidad.Los controles de seguimiento indispensables para asegurar lasustentabilidad: porque alcanzar el autocontrol de los sistemas es la forma dellegar a un modelo paradigmático de ciudad sustentable, el gobierno tiene un rolimportante en este control porque su papel regulador es fundamental en losprocesos de gestión.La calidad ambiental de los asentamientos humanos: porque es necesarioavanzar en el concepto de calidad de los asentamientos hacia estadios mayores.En este sentido, es necesario cualificar los espacios públicos urbanos para la
  • 69. recreación y las relaciones humanas y la responsabilidad social sobre el entornoy los recursos naturales y culturales.El Biomanizales se propone como modelo de una opción económica, social yambiental para las ciudades colombianas. Los principios fundamentales para sudesarrollo sostenible son: el desarrollo económico, el mejoramiento de la calidadde vida de la población y el uso racional de los recursos naturales y culturales delMunicipio y su región ambiental.En el Biomanizales el imperativo del crecimiento económico de la produccióndeberá ser reemplazado por el desarrollo, lo que implica mejores niveles de vidacon una producción basada en un consumo sostenible de energía y de materiasprimas.Para lograr el desarrollo sostenible del Biomanizales se requiere de unabase investigativa que permita conocer del potencial de los recursos naturales yculturales de la región ambiental en su relación con los requerimientos socialesde los asentamientos humanos. A estos recursos, es necesario asignarles unvalor dentro del proceso económico, procurando tecnológicamente minimizar loscostos ambientales que generan los procesos de contaminación.EL Biomanizales procurará evitar las actitudes de consumo urbano quegeneran desperdicio por uso inadecuado de los recursos, o de tecnologíasutilizadas para el diseño y la construcción del hábitat.Para la construcción del BIOMANIZALES es necesario evitar aquellasactividades que presentan incompatibilidad de uso con el entorno y llevan a lapérdida paulatina de niveles de bienestar social para la población. Tanto elexceso de producción y consumo como la iniquidad y la pobreza actúannegativamente sobre la sostenibilidad física de los recursos naturales,tecnológicos y sociales. Para una visión integral del Biomanizales es necesariodar alternativas que conduzcan a mejorar las relaciones y afectacionesrecíprocas de los fenómenos naturales, tecnológicos y sociales.La política ambiental del Biomanizales busca mejorar la calidad de vida de lapoblación del municipio en la meta de lograr el desarrollo sostenible, por ellodeberá proyectar, desarrollar y atender los siguientes aspectos en su relacióncon el modelo general de BIOCIUDAD :I. La Valoración del Medio físico–biótico del municipio y su región: destacala importancia que tiene el conocimiento e investigación sobre el patrimonionatural para la sostenibilidad urbana. Se atenderán especialmente el desarrollode la investigación científica y tecnológica y el conocimiento de las restricciones ypotencialidades del entorno, como integrante activo y no únicamente comosoporte físico de los asentamientos humanos del municipio. A estas actividadesdeberán integrarse las universidades de la región.
  • 70. II. La Habitabilidad urbano ambiental del municipio en áreas urbana y rural:se debe resaltar la importancia que tiene para el entorno, el mejoramiento de lacalidad de vida de la población desde el punto de vista físico, psíquico y social,por ello se debe optimizar el diseño urbano de la ciudad para el bienestar y eldisfrute ciudadano, procurando: un entorno sano, una menor vulnerabilidad a losriesgos físicos, una mejor calidad del espacio construido, un mejor usotecnológico del espacio urbano, incorporar procesos que permitan el uso racionalde materiales y equipamientos, evitando el desperdicio y la pérdida de recursosque contribuyen a la contaminación ambiental. A estas actividades deberánintegrarse los empresarios privados y las organizaciones de base representativasde comunas y veredas ( asentamientos humanos rurales del municipio).III. La eficacia energética para la sostenibilidad ambiental del municipio y laregión: es importante la optimización de la producción y el consumo de laenergía, reducir la demanda de energía en lugar de aumentar la ofertaenergética, pero, sin disminuir los niveles de bienestar social en que se inscribeun determinado asentamiento. Se deberá atender especialmente, la producciónenergética limpia, la simplificación de los procesos y economía de los recursos, elordenamiento territorial y urbano que ahorre energía en el intercambio deprocesos energéticos, la escala adecuada a la capacidad de sustentación delentorno natural y construido, la disminución de las pérdidas negras de energíacon sistemas tecnológicos más confiables y seguros, la búsqueda de bajosconsumos de energía en la producción de materiales requeridos en laconstrucción urbana, el aprovechamiento energético y tecnológico de losresiduos industriales.IV. La implementación de tecnologías eficientes, innovadoras yapropiadas: se busca que el desarrollo científico y tecnológico se aplique a losprocesos de diseño y alternativas ambientales para la construcción urbana, conformas físicas apropiadas que faciliten el intercambio de información, bienes yservicios. El municipio deberá procurar: una forma construida eficiente, quepermita menor consumo energético, mejores sistemas de comunicación,aprovechamiento óptimo de los recursos a través de diseños tecnológicosapropiados, desarrollo tecnológico que procure cualificar la producción deelementos constructivos con materiales renovables y/o reciclables.V. La gestión ambiental municipal para la participación ciudadana: seprocurará socializar el concepto de calidad ambiental urbana, atendiendo elcompromiso colectivo de conseguir una mejor calidad de vida en losasentamientos humanos de la región, basado en una gestión que busque elmejoramiento social y ambiental, una participación de la sociedad civil en lasdecisiones ambientales locales, una gestión que asegure el vínculo entre laspolíticas ambientales y económicas en los distintos niveles del gobierno ysectores de la economía, una gestión que logre consolidar los grupos de estudios
  • 71. ambientales urbanos, los grupos ambientales comunales y los comitésambientales municipales.El Biomanizales se deberá construir bajo los siguientes principios :Uso sustentable de los recursos: establece que en la producción de hoy no sedeben comprometer irracionalmente recursos que serán escasos oirreproducibles mañana.El principio de la responsabilidad: consiste en propender por internalizar lasexternalidades, es decir, que los responsables de la congestión y de lacontaminación deben integrar costos ambientales, procurando buscar solucionestecnológicas apropiadas que las eviten.El principio de la prevención: vela porque las soluciones que se implementensean adecuadas, en especial en cuanto a minimización de los costos ymaximización de los beneficios ambientales. Ello es claro cuando se comparansoluciones costosas de eficiencia reducida, con soluciones baratas de graneficiencia asociadas generalmente a un mejor uso de los existentes.El principio de anticipación: consiste en asegurar que las medidas a implementarse ejecuten con anterioridad a los eventuales daños que se puedan producir, conel fin de evitar las medidas correctivas que son más costosas y de menorutilidad. Aquí corresponde hablar de la necesaria anticipación a los problemas,para evitar que haya que enfrentarlos cuando sea más difícil o incluso imposiblesu solución.En la práctica, para que se instrumenten los controles y permanezca lainvestigación-gestión, es necesario avanzar en la construcción de indicadorespara medir los efectos ambientales cuantitativos y cualitativos y direccionarpolíticamente las tendencias no sostenibles.Para la dinámica ambiental real del municipio no es posible disponer de unmodelo que integre todos sus complejos aspectos. Cada caso concreto requiereincorporar aspectos tangibles e intangibles y elaborar un modelo específico. Esnecesario abordar los problemas concretos con instrumentos adecuados a sunaturaleza particular. En el caso de efectos tangibles, los métodos económicosde costo y beneficio sociales son suficientes; en cambio para los efectoscualitativos se debe apelar, dentro del modelo, a identificar y elaborar indicadoreseficientes y coherentes. La concertación interinstitucional para la aplicación deinstrumentos y seguimiento de los procesos debe iniciarse en el menor tiempoposible y articulada a la política ambiental del Ministerio del Medio Ambiente, enlos observatorios ambientales urbanos.Si bien en Manizales se ha iniciado el proceso de construcción de la Biociudad ,es necesario considerar que la posibilidad de equilibrio dinámico planteada por el
  • 72. modelo teórico, estará afectada por efectos intangibles que es necesarioincorporar en el proceso de construcción del Biomanizales. Así la participaciónambiental ciudadana y la educación ambiental comunitaria serán determinantespara la consolidación de las acciones, programas y proyectos.CONCLUSIONESEn el actual modelo de desarrollo, la posibilidad de ciudades sostenibles es cadavez más remota, los altos niveles de consumo, la distribución inequitativa derecursos naturales y tecnológicos y el crecimiento poblacional expresado en lamacrocefalia urbana, no reflejan preocupación por las ciudades del futuro en elmarco de la sustentabilidad. Pero esto no significa que regresemos a la ruralidadprimitiva negando las ventajas culturales de la aglomeración urbana. El reto esinvestigar y comprometerse con el planteamiento de mejores opciones paraconstruir ahora las ciudades del futuro. La problemática ambiental de lasciudades es un reto para las prácticas tradicionales de investigación, diseño,planificación y gestión.Posiblemente, en un futuro urbano próximo, la utilización óptima de los recursosno dependerá de una determinada escala de ciudad y de su relación con elentorno inmediato o regional. Pero sí, de las condiciones en que se den elintercambio tecnológico y la apropiación del conocimiento científico-técnico sobreel ecosistema y los sistemas socioculturales. Igualmente, será necesario evaluarel patrimonio natural y cultural de los sistemas urbanos, no solo como unproblema de contabilidad ambiental. Es determinante incorporar indicadores quepermitan medir y direccionar el crecimiento de las ciudades hacia la planificaciónde su desarrollo sostenible.La BIOCIUDAD como proyecto permanente y concertado, exige iniciar suplanificación en aquellos aspectos considerados como críticos. En una visiónintegral la comprensión de las relaciones e interdependencias de los fenómenosnaturales, tecnológicos y sociales debe sustentar la construcción de un "nuevoequilibrio". tecnobiológico.Para los asentamientos humanos, en el marco de esta expresión biológico–cultural, LA BIOCIUDAD, es necesario definir los principios para lasustentabilidad urbana. Estos principios deberán asumirse como retos deplanificación en un nuevo paradigma de ciudad, donde la estructura urbana y losecosistemas que la sustentan sean considerados integralmente para el uso,protección y conservación en el tiempo. La habitabilidad urbana, la eficienciaenergética, la innovación y apropiación tecnológica, y la participación ambientaldemocrática, son esenciales en la construcción de este nuevo modelo de ciudad.La propuesta debe continuar construyéndose a partir de las diferentes reunionesparticipativas entre los habitantes de la ciudad, el gobierno municipal, losconcejales, el Consejo Territorial de Planeación Municipal, las organizaciones de
  • 73. base, las ONGs y los grupos de investigadores. Así, se llegará a consolidar elproceso de INVESTIGACION-GESTIÓN, inherente a la propuesta deBIOCIUDAD.La BIOCIUDAD como premisa de la política ambiental y del desarrollosostenible de los municipios, deberá trascender las diferentes unidadesterritoriales, del barrio a la región. El municipio como unidad de desarrollosostenible para la construcción de las BIOCIUDADES, deberá articular en lapropuesta, a los líderes de la ciudad, los comuneros, los representantesinstitucionales. Esta fase de socialización y sensibilización sobre la propuesta,garantizará en primer término la efectividad de las acciones y el compromiso delos pobladores.Una de las acciones prioritarias para lograr poner en marcha la gestión ambientalrequerida para la construcción de las BIOCIUDADES es la de integrar esfuerzosinstitucionales para orientar, identificar y valorar el potencial ambiental de lasdistintas unidades territoriales con el propósito central de mejorar la calidad devida de los habitantes del municipio .Es fundamental recuperar y mantener el sentido de pertenencia de loshabitantes sobre su ciudad y entorno, dignificar su existencia, proporcionandoespacios públicos confortables y mejorando la calidad en la prestación deservicios urbanos, así mismo, procurar un ambiente sano y seguro y establecerlos mecanismos de participación ciudadana para un enfoque responsable en lopúblico, social y ambiental.El conocimiento de la realidad ambiental local es el punto de partida paraavanzar en la construcción del conocimiento y los métodos requeridos para lagestión ambiental urbana . En este sentido, este proceso de investigación–gestión deberá:1. Procurar la comprensión ambiental urbana integral y articular las propuestasde solución para los problemas ambientales de las ciudades en un procesopermanente de investigación.2. Identificar los principales factores que intervienen en la dinámica urbana localy caracterizar lo esencial de su problemática ambiental teniendo en cuentadeterminantes espacio–temporales. Esta identificación de los problemas en lasdistintas unidades territoriales, permitirá ajustar la agenda de investigación –gestión.3. Buscar los mecanismos para la investigación–gestión ambiental urbana,procurando integrar sus estrategias a la política de planeación del desarrollomunicipal. El conocimiento de la realidad ambiental requiere de un seguimiento einvestigación permanente sobre la problemática, para delimitar los campos de
  • 74. acción, establecer prioridades y dar alternativas de solución más apropiadas alas particularidades locales.BIBLIOGRAFÍA- ANGEL Maya Augusto, La Fragilidad Ambiental de la Cultura. Bogotá, EditorialUniversidad Nacional–IDEA, 1995.- ANGEL MAYA, Augusto. Historia y Medio Ambiente. (Ciencias Sociales yMedio Ambiente. Memorias Seminario U.Nacional ICFES. Manizales, Julio de1989)- ANGEL MAYA, Augusto. La Tierra Herida (Cuadernos Ambientales No.2)Santafé de Bogotá (Fotocopia).- ANGEL MAYA, Augusto, VELASQUEZ BARRERO, Luz Stella. Compiladores.Perfil Ambiental Urbano de Colombia. Caso Manizales. Resumen. PublicacionesPrograma Nacional de Estudios Ambientales Urbanos, IDEA. Universidadnacional de Colombia. Manizales, Colombia ,Diciembre de 1995.- BOULDING K. The Economics of the coming Space Ship Earth. Research forthe Future, 1966–- BROWNE, Enrique. Espíritu de la Época y Espíritu del Lugar. (Otra Arquitecturaen América Latina) Edit. Gustavo Gili, México, 1988.- BRUNDTLAND (Chairman), Our Common Future. Oxford Univ. Press, 1987.- COMMONER Barry, The Closing Circle. Jonathan Cape, London, 1972 (Haytraduccion española "El Circulo se cierra", en Plaza y Janés)- DALY H., Toward a Steady–State Economy, Freeman, S. Francisco, 1973EHRLICH Paul, The Population Bomb. Pan Ed. London, 1971- ESGUERRA, Jorge Enrique. La Reconstrucción de Manizales en los añosveinte. (Tesis Magister en Historia y Teoría de la Arquitectura). UniversidadNacional, Bogotá. 1993.- FABO, P. Historia de la Ciudad de Manizales – 1926. Manizales, 1979. 694FIGUEROA, Oscar. Una Utopía para el sistema de transporte urbano deSantiago. Revista Eure. Santiago de Chile. VIXVI. N. 49. 1990. Pág. 73–91.- FLOREZ, A. Geomorfología del Área Manizales – Chinchiná –Cordillera CentralColombiana. Tesis. Universiteit Vas Amsterdam, 1986.
  • 75. - GARCIA, Antonio. Geografía Económica de Caldas. (Ed.Banco de laRepublica) Bogotá, 1978.- GOLDSMITH Edward et al, Manifiesto para la Supervivencia. Alianza Ed.,Madrid, 1972.HAWLEY A. Ecología Humana, Ed. Tecnos, 1962.- GOBERNACION DE CALDAS, URPA CALDAS Y MINISTERIO DEAGRICULTURA. Atlas de Caldas. 1986.- GROSS, Patricio., MATAS, Jaime. Medio ambiente y transporte urbano encentros metropolitanos. Revista Eure. Santiago de Chile. V.IX.l No. 26. 1982. Dic.pág. 39.- INSTITUTO GEOGRAFICO AGUSTIN CODAZZI. Monografía delDepartamento de Caldas. Bogotá, 1974. 193 p––––––––– Formaciones Vegetales de Colombia. 1963––––––––– Suelos del Departamento de Caldas. Tomos I y II. Bogotá, 1988.- MARIN, J. A. y JARAMILLO, J. C. Planeamiento Urbano y Territorial de la ZonaNororiental de Manizales. Estudio Geológico–Ambiental. Tesis. Facultad deGeología y Minas. Universidad de Caldas. 1990. 120 p.- MENDEZ F., R. A. Catálogo de los Volcanes Activos de Colombia. BoletínGeológico INGEOMINAS Vol.30 No.3. 1989. 75 p.- NARANJO H., J. L. y RIOS A., P. A. Ecología de Manizales y sus Alrededoresy su Influencia en los Riesgos Geológicos. Revista Universidad de Caldas. Vol20 No.5. 1 – 3. Manizales, 1989.- ODUM E.P., Ecologia, 3a. edicion, Interamericana, 1985.- PEARCE David, BARBIER E., MARKANDYA A. Sustainable Development,Earthscan Publications, London, 1990- ORIORDAN T., Environmentalism. Pion, London, 1981POMBO, D. et al. Perfil Ambiental de Colombia. Bogotá, 1989 348 p.- KAHN Herman y otros. Los Próximos doscientos años, Ed. Emecé, BuenosAires, 1979.- MEADOWS D.H y otros, Los Límites del Crecimiento, F.C.E., 1972 (Latraducción del Fondo de Cultura Económica salió el mismo año de la edicióninglesa, The Limits of Growth.)
  • 76. - MESAROVIC Y PESTEL, La Humanidad en la Encrucijada, Fondo de CulturaEconómica, c.p. 142, 1974.- MISHAN E.J., The Economic Growth Debate, An Assessment. N.York, 1977- LONDOÑO, Luis. Manizales. Contribución al Estudio de su Historia hasta elseptuagésimo quinto aniversario de su fundación. Imprenta Deptal. Manizales.1936.- NOGUERA, Patricia. Ideas Acerca de un Nuevo Concepto de Cultura.(Documentos Ambientales No.1). IDEA, Noviembre 1992.- PATIÑO, Hernando. Ecología y Sociedad. Tercer Mundo Editores, Bogotá,1988.- PLAN DE DESARROLLO URBANO DE MANIZALES. Departamento dePlaneación Municipal de Manizales, Bogotá. 1970.- PLAN DE DESARROLLO URBANO DE MANIZALES. Alcaldía de Manizales.Manizales 1995.- REDCLIFT M. Sustainable Development, Methuen, London, 1987- REPETTO R. World Enough and Time, Yale Un. Press, 1986- ROBLEDO, Jorge Enrique. La Arquitectura y el Urbanismo en la Historia deManizales, 1846–1930.- ROMERO, José Luis. Latinoamerica: Las Ciudades y las Ideas. Ed.Siglo XXI,Bogotá. 1984.- SCHUMACHER E.F., Small is beautiful, Blond and Briggs, 1973 (Versióncastellana en Hermann Blume, 1978)- STOCKHOLM GROUP, Perspectives of Sustainable Development, 1988- TINBERGEN Jan, Reshaping International Order (RIO). Dutton, N.Y. 1976.(3er, Informe del Club de Roma)- WAISMAN, Marina. El Interior de la Historia. Ed. Escala, Bogotá, 1990.-WARD B., DUBOS R., Only One Earth. Pelikan Books, 1972. (Hay traducciónespañola en F.C.E.).
  • 77. - VELÁSQUEZ, BARRERO Luz Stella. Historia Ambiental de Manizales.Investigación en Proceso. Inédito.-VELÁSQUEZ BARRERO. L. S, RESTREPO de FRAUME M, et al. ManizalesDistrito Especial Universitario y Cultural. Diagnóstico Área Ambiental. Región dePlanificación del Occidente Colombiano – CORPES – 1992.-SODEIC LTDA. Estudio de la Subcuenca del río Chinchiná. AnexoSocioeconomía e Infraestructura. CRAMSA, 1987. 80 p.–––––––––––– Estudio de la Subcuenca del río Chinchiná. Anexo Geología,Morfología y Erosión. CRAMSA, 1987. 80 p.- UMATA. Programa Agropecuario Municipal, 1992.- URIBE R., J. M. et al. Esquema y Plan de Ordenamiento Territorial Zona deInfluencia Nueva Troncal de Occidente Manizales – Chinchiná – Neira –Palestina – Villamaría, 1990 – 2010. Corporación para el Desarrollo de Caldas.Manizales, 1990. 212 p.- VALENCIA LLANO, A. Manizales en la Dinámica Colonizadora 1846 – 1930.Universidad de Caldas. Manizales, 1990. 342 p.- VELASQUEZ BARRERO. L. S. et, al . UNIVERSIDAD NACIONAL DECOLOMBIA, CORPOCALDAS. Análisis de la Calidad Ambiental Urbana delMunicipio de Manizales. 1987.- KATZ, Ricardo. FAVERO, Gabriel. Medio Ambiente en Desarrollo. EditoresComisión del Medio Ambiente. Centro de estudios publicos Santiago de Chile.Julio. 1993.