El Medio Ambiente Urbano(Ensayo versión preliminar 1996)Por: Augusto Ángel Maya y Luz Stella Velásquez BarreroGrupo de Est...
energético, ===la carencia de sistemas tecnológicos de reciclaje de residuos y lasegregación socio-espacial que desvirtúa ...
La comprensión y el conocimiento del proceso de transformación de la ciudad enla búsqueda de una visión integral y dinámic...
en sus procesos de gestión la dinámica ambiental, privilegiando lasracionalidades económicas y políticas.Si bien, desde el...
depende tanto de factores económicos, socio–políticos y tecnológicos, como delmanejo, transformación y apropiación de los ...
signado por determinaciones culturales, donde, el hombre en sus procesos deadaptación tecnológica regula el equilibrio de ...
transformación tecnológica de los recursos, dentro de leyes diferentes a las queregulan el ecosistema.El concepto de ecosi...
procesos vivos a lo largo de millones de años. La actividad del hombre anterior ala revolución industrial, afectaba más vi...
de los procesos de urbanización no se pueden medir reduciéndolos al contornourbano.La manera como funciona una ciudad, cre...
es necesario estudiar de dónde extrae la ciudad sus recursos alimenticios,minerales, energéticos e hídricos y dónde y en q...
Sin embargo, en los sistemas artificiales el equilibrio no depende solo de lainducción tecnológica, los impactos que la te...
Cualquier tipo de formación socio-cultural lleva consigo necesariamente unatransformación de los ecosistemas. La especie h...
su conjunto, la cultura es naturaleza transformada. No se trata de que el hombrese acomode humildemente dentro de un nicho...
El análisis histórico de la ciudad deberá recoger, por tanto, algunos aspectosque son inherentes a la actividad propia de ...
organización política económica y social, el Feudalismo, trajo como consecuenciauna relación de dependencia de los campesi...
instalaron las fábricas, los amplios movimientos migratorios de campesinospobres atraídos por el salario industrial, aumen...
procesos adaptativos. Por lo tanto, en estos sistemas artificiales creados por elhombre, ya sean agrícolas, urbanos o indu...
además de estructura física, es un conglomerado social y un tejido simbólico. Portanto, lo simbólico es un subsistema de l...
de recursos para su subsistencia, sino también por el influjo que tiene en laconstrucción de sus estructuras urbanas.La re...
Los impactos negativos sobre el medio natural o el construido por el hombre,influyen directamente en la calidad de vida en...
últimos 20 años, y un alto porcentaje lo constituye los llamados "marginadosurbanos".En el mundo el número de personas que...
es definitivo para buscar un nuevo equilibrio, razón por la cual debenconsiderarse:a. La demanda por alimentos, energía y ...
áreas se constituyen en zonas críticas, ya que no ofrecen a sus moradoresposibilidades de mejorar su calidad de vida.Las d...
medio natural circundante y ampliando sus fronteras para la consecución derecursos escasos.1-3-3-TECNOLOGÍA Y CIUDADLos as...
sociales y los efectos intangibles. Los cambios en las actitudes de consumo conconductas derrochistas, la búsqueda de proc...
el impacto que pueda tener la población urbana sobre el medio ambientedepende tanto de factores socio-políticos y de distr...
asimilación de técnicas avanzadas, no siempre corresponden a las formasculturales del país. Es necesario buscar el equilib...
La técnica es un instrumento que permite llevar a cabo la práctica constructivabasada en una realidad concreta ecosistémic...
En Estados Unidos circula un vehículo por dos habitantes y cada pareja puedever su propia pantalla de televisión y utiliza...
producción se crean las relaciones sociales, es en las disparidades en elconsumo tanto nacional como internacional, donde ...
Las ciudades coloniales desempeñaban funciones bien concretas: punto deentrada y salida de los productos europeos y de los...
Estos símbolos urbanos constituyen paradigmas individuales y colectivos, pormedio de los cuales se crea una imagen persona...
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
El medio ambiente urbano. ensayo teórico
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

El medio ambiente urbano. ensayo teórico

1,838

Published on

Este trabajo presenta una primera reflexión sobre los principales aspectos conceptuales de la relación ciudad y medio ambiente, caracteriza ambientalmente la ciudad de Manizales, integrando los aspectos ecosistémicos, urbanos y de gestión y propone la construcción de un modelo de ciudad ambiental que será aplicado en un proceso continuo de investigación - gestión.

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,838
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
50
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El medio ambiente urbano. ensayo teórico

  1. 1. El Medio Ambiente Urbano(Ensayo versión preliminar 1996)Por: Augusto Ángel Maya y Luz Stella Velásquez BarreroGrupo de Estudios Ambientales Urbanos GEA-UR ColombiaIntroducciónEn Colombia, se empieza a plantear una nueva forma de interpretar la ciudad,desde la perspectiva ambiental. El Programa Nacional de Estudios AmbientalesUrbanos inició en 1992 una continua reflexión sobre la temática. Actualmente, elprograma articula un gran número de investigadores de todo el país y suspropuestas y modelos han trascendido las esferas políticas y gubernamentaleshasta llegar a participar en diseño de la política ambiental para losasentamientos humanos en Colombia. También, se iniciaron estudios de casoque permitieron construir propuestas teóricas y metodológicas para abordar laproblemática ambiental urbana del país y dar así las bases para la gestiónambiental de los asentamientos humanos. El estudio de caso Manizales sentó lasbases para una propuesta de ciudad ambiental que hoy se encuentra en procesode construcción: el Biomanizales.Del contacto directo con la problemática urbana, mediante práctica deinvestigación en la ciudad de Manizales- Colombia, y con el apoyo del Grupo deEstudios Ambientales Urbanos de la ciudad, el GEA-UR, se logró conparticipación en el Consejo Territorial de Planeación Municipal, aportar en laconsolidación de un proceso de gestión ambiental local que se integró al Plan deDesarrollo Municipal en la propuesta de la BIOCIUDAD. Esta integración de lainvestigación - gestión, permitió conocer las características ambientales de laciudad para definir estrategias que buscan mejorar sus condiciones dehabitabilidad. Igualmente, avanzar en la gestión del desarrollo sostenible delmunicipio, articulado a la región. El propósito fundamental de este trabajo es elde avanzar en una comprensión teórica y metodológica de la relación ciudad ymedio ambiente y comentar una experiencia de gestión construida a partir de unmodelo teórico de ciudad. Igualmente, motivar a los investigadores ambientales yurbanos a continuar pensando, discutiendo y proyectando la ciudad del futuro.Al indagar por el significado de lo urbano desde una perspectiva ambiental, seencuentran posiciones contradictorias. Para un significativo número de autores,la ciudad es sólo un espacio consumidor de energía y productor de desechos.REPETIDO PAG. 40 ===En este sentido, las referencias a lo urbano estánsignadas por los calificativos destructores y apocalípticos. Para otros, prima laciudad, sin considerar las afectaciones que sobre la calidad de vida de lospobladores urbanos tienen los esquemas impuestos para un irracional consumo
  2. 2. energético, ===la carencia de sistemas tecnológicos de reciclaje de residuos y lasegregación socio-espacial que desvirtúa la esencia de ese complejo espaciocolectivo. Por ello, muchas veces se plantean objetivos de sostenibilidad sinreflexionar sobre el cambio cultural requerido para esa nueva propuesta urbana.Para la ciudad de hoy, los postulados de racionalidad funcional en la distribuciónespacial y la "asepsia urbana" promulgados por el movimiento moderno, soncuestionados por la "crisis ambiental". No sabemos si la ciudad moderna, almenos en América Latina, es o no ambientalmente sostenible dentro de losactuales paradigmas económicos, tecnológicos y sociales. Esta crisis ambientalexige para la ciudad, alternativas distintas en procura de un mejor uso de losrecursos naturales, tecnológicos y sociales.======Desafortunadamente, existe una marcada tendencia a reducir la calidadambiental de las concentraciones urbanas, al mejoramiento sanitario y a lasolución de problemas de contaminación.==== Estos son factores fundamentalespero no únicos, sólo son una parte de la problemática. A esto se debe en granparte, que todavía los modelos de desarrollo urbano desde una perspectivaambiental continúen ligados a tendencias conservacionistas o de un "diseñoambiental" sustentado en la corrección de problemas de contaminación. Esto traecomo consecuencia una planificación y ejecución de los proyectos inmersa enuna marcada sectorización para la solución de los problemas. Aún no se concibelo ambiental urbano de manera integral, es decir, en una relación que integrefactores bióticos, productivos, tecnológicos, sociales, políticos y simbólicos.Esta separación no ha posibilitado soñar una nueva imagen urbana, y losparadigmas de mejores ciudades, como posibilidad de idear el futuro, recibenseveras criticas desde un racionalismo planificador que los reta a desaparecer enun marco de desesperanza. Lo cierto es que, para lograr un desarrollosostenible, el manejo integral de la calidad ambiental del espacio urbano seconvierte en un requisito para recibir los beneficios que genera el intercambiocultural al poner el valor de los recursos escasos. Es indispensable laconcentración de actividades y funciones para lograr la eficiencia energética enbusca de conservar los recursos para las futuras generaciones. El mejoramientode los niveles de bienestar de la población, depende en gran medida de unanueva idea de ciudad, que destaque la importancia ambiental y su planificaciónintegral.Si regresan los paradigmas y las ideas de construir el futuro anticipadamente, sebusca mejores desarrollos tecnológicos hacia una producción limpia, mayoresniveles de producción de bienes y servicios, mejores espacios para la vidaciudadana y mayor eficiencia y compromiso en la gestión urbana.Probablemente, hacia ese futuro lo "urbano" no será censurado, por el contrario,existirán nuevas opciones articuladas al avance tecnológico logrado hoy por lascomunicaciones y la informática.
  3. 3. La comprensión y el conocimiento del proceso de transformación de la ciudad enla búsqueda de una visión integral y dinámica, posibilitará respuestas creativashacia la construcción de "Utopías realizables". Para ello, es necesario conocer elcontexto cultural que sustenta la nueva propuesta. La acertada observación de larealidad es indispensable y el reconocimiento de la legitimidad de lo urbano seráel punto de partida a su concreción. En este caso, la ciudad deberá tomarsecomo herramienta para construir el nuevo equilibrio, donde los valores existentes(naturales y artificiales) sean aceptados, no para ser defendidos y protegidossino para ser interpretados y reelaborados según las nuevas necesidadessociales.Hoy, se requiere explorar las posibilidades de nuevos paradigmas para construiruna ciudad que responda integralmente a las exigencias del desarrollo urbanosostenible. La posibilidad de aproximación veraz y objetiva a la solución de losproblemas del hábitat humano, insertos en un mundo cuyos factores sesobreponen, multiplican e interactúan constantemente, depende igualmente de laperspectiva integral e interdisciplinaria con que se piense e intervenga laciudad . Visiones unilaterales producirán igualmente soluciones incompletas yparciales. Soñar una nueva ciudad es una buena alternativa, construirla es unreto.Este trabajo presenta una primera reflexión sobre los principales aspectosconceptuales de la relación ciudad y medio ambiente, caracterizaambientalmente la ciudad de Manizales, integrando los aspectos ecosistémicos,urbanos y de gestión y propone la construcción de un modelo de ciudadambiental que será aplicado en un proceso continuo de investigación - gestión.Los elementos aquí planteados sólo pretenden ser la base para un procesodinámico de investigación ambiental urbana, reconociendo los límites paraabarcar los componentes de esa compleja estructura que es la ciudad moderna.De hecho, falta mucho todavía para llegar a certezas científicas o hipótesisconsolidadas. Las ciencias ambientales apenas están iniciando su formación y elpeso de la tradición en las formas de investigación, dificulta el avance hacia unaconcepción interdisciplinaria de sistemas complejos, como el urbano.PRIMERA PARTE1. MARCO TEÓRICO DE LA RELACIÓN MEDIO AMBIENTE Y CIUDADPara quien haya transitado por los métodos del urbanismo, puede parecer unaincongruencia que se establezca una relación entre la perspectiva ambiental y elanálisis urbano. Para la opinión común, el problema ambiental no pasa de seruna preocupación de los biólogos, o quizá de los ingenieros ambientales. Porotra parte, se piensa frecuentemente que el problema ambiental surge con laindustria moderna, y que éste debe ser una preocupación de los movimientosconservacionistas. A su vez, la planificación urbana pocas veces ha integrado
  4. 4. en sus procesos de gestión la dinámica ambiental, privilegiando lasracionalidades económicas y políticas.Si bien, desde el urbanismo se ha estudiado la ciudad , recogiendo el avance delas ciencias sociales y "naturales”, incorporando aspectos que en un principio noeran percibidos como referentes o causas de las transformaciones urbanas, laincorporación de la dimensión ambiental en los métodos de análisis urbano estodavía incipiente y el estudio de la ciudad desde la perspectiva ambientalapenas comienza . El hecho de que la perspectiva ambiental reclame su propiamanera de percibir la dinámica urbana, no se debe al influjo de una moda culturalpasajera, sino a la convicción de que las formas de organización social estáníntimamente vinculadas a la transformación tecnológica de los ecosistemas. Eneste sentido, la problemática ambiental de los asentamientos humanos, es unreto para las prácticas tradicionales de investigación, gestión y planificación. Laciudad ambiental se vislumbra como una posibilidad para lograr el desarrollosostenible.La perspectiva de análisis ambiental de la ciudad plantea un campointerdisciplinario de análisis, sin pretender reemplazar o cubrir el objeto deestudio de las distintas disciplinas que confluyen en la investigación urbana.Este nuevo enfoque requiere de un esfuerzo de intercomunicación y acciónconjunta entre miembros de los distintos saberes, por ello, la investigaciónambiental urbana debe buscar la construcción conceptual y metodológica en undialogo permanente entre las diversas disciplinas que se integran alrededor delconocimiento de los asentamientos humanos. Desde el punto de vista ambiental,la creación de espacios urbanos cada vez más grandes está relacionada con eldominio tecnológico de espacios geográficos diferentes y, por tanto, con lamodificación de múltiples ecosistemas. Por esta razón, al analizar su relación conla problemática ambiental se debe tener en cuenta, la plataforma tecnológicaconstruida y la capacidad real para elaborar a través de ella, los mediosartificiales para una adecuada sustentación de las actividades económicas ysociales. Esta consideración debe atender a los límites ambientales de ladensidad poblacional en concordancia con la calidad de vida urbana.Para responder ambientalmente a los procesos acelerados de crecimiento de lapoblación urbana es necesario que las soluciones incorporen tanto la capacidadde renovación de los recursos naturales como la posibilidad de optimizar losrecursos tecnológicos para la construcción de los asentamientos humanos.Cuando se analizan los procesos de expansión de las áreas urbanas - sobre todometropolitanas- en función de las tecnologías prevalecientes para laconstrucción del hábitat y la provisión de servicios, puede comprobarse que sonextraordinariamente despilfarradoras de espacio y de recursos. La ciudad de hoycomo centro de acumulación de recursos en un proceso de internacionalizaciónde la economía produce impactos en la más alejadas regiones. En este sentido,el impacto que pueda tener la población urbana sobre el medio ambiente
  5. 5. depende tanto de factores económicos, socio–políticos y tecnológicos, como delmanejo, transformación y apropiación de los recursos naturales.En la ciudad, la relación entre estructura natural y estructura construida no esestática, este proceso se manifiesta en un "nuevo equilibrio" que establececambios continuos, donde el diálogo con el contexto crea nuevos significados.Del acierto de esta interrelación depende en gran medida la lectura,interpretación y conocimiento del entorno y el territorio. La calidad de lo urbanodesde el punto de vista ambiental depende de lo acertado del intercambio entrelo natural y lo construido, teniendo en cuenta las relaciones de tipo espacial yemocional que se establece con el medio y el significado cultural que puedantener.La ciudad es expresión de la relación dinámica entre el ecosistema y la culturaque la construye, pero esta relación no se constituye por principio en unarelación negativa. Respuestas creativas definen y reafirman la ventaja de laconcentración urbana en la construcción y reconstrucción de la cultura. Si bien, lacultura urbana no puede seguirse construyendo a expensas del detrimento delecosistema, tampoco logrará hacerlo en armonía con él. Esas son condicionespropias del dinamismo que generan el intercambio cultural y los procesos deadaptación tecnológica, y que sirven para reconocer esa relación de conflicto enla búsqueda de un nuevo equilibrio dinámico.Para que las ciudades permanezcan vivas requieren crear su propio equilibriodentro de ese nuevo orden tecnológico, un nuevo orden que responde aparticularidades culturales creadas en la interacción con el ecosistema productode procesos adaptativos. Por lo tanto, en estos sistemas artificiales creados porel hombre, ya sean agrícolas, urbanos o industriales, el nuevo equilibrio yadepende de las condiciones artificiales incorporadas por la actividad humana ydel establecimiento de los límites tecnológicos que permitan la continuidad de lossistemas vivos.Hoy, la urbanización se ha convertido en la tendencia demográfica dominante,por ello, la intervención ambiental en la construcción del hábitat es prioritaria.Las ciudades pueden llegar a ofrecer una mayor eficiencia, por ser el producto dela concentración de servicios, actividades y alternativas económicas, porposibilitar el intercambio y por ofrecer mejores condiciones para el disfrutecolectivo del espacio. En este sentido, la importancia de la estructura urbanapara el avance en los procesos de producción, el intercambio tecnológico, elcrecimiento económico y el desarrollo cultural, es protagónica .1.1. ECOSISTEMA Y CIUDADReflexionar sobre el hecho urbano en su perspectiva ambiental, nos conducenecesariamente a entender la dinámica relacional de un sistema complejo
  6. 6. signado por determinaciones culturales, donde, el hombre en sus procesos deadaptación tecnológica regula el equilibrio de los nuevos sistemas artificializados.Si bien, la ciudad como construcción del hombre pertenece al campo de lacultura, su comprensión ambiental sólo podrá darse en la medida en que seanalice en su relación con el ecosistema que la sustenta.En este sentido, es fundamental establecer la diferencia entre equilibrioecosistémico y equilibrio cultural. A partir de allí, comprenderemos por qué laciudad no puede analizarse como si fuese un ecosistema, y por qué, del análisisurbano, no pueden suprimirse las manifestaciones culturales como producto dela relación e interdependencia de la ciudad con el medio ecosistémico.El hombre se separa del ecosistema, construyendo sus propias reglas dealimentación, para ello necesita transformar radicalmente las leyes que regulanel traspaso energético y alterar consecuentemente las cadenas tróficas y lasleyes que regulan el equilibrio ecosistémico. El hombre altera los flujosenergéticos, recurriendo principalmente a los depósitos acumulados por labiomasa en períodos anteriores y los introduce en diferentes momentos delproceso. En esta forma, es el hombre quien empieza a regular el equilibriopoblacional de los nuevos sistemas artificiales.Es necesaria una modificación terminológica para exorcizar los estudios urbano-ambientales del influjo del reduccionismo biologista. Existen dos tendencias y dospeligros en la utilización de los términos y de la metodología biológica en lasciencias sociales. Si se traspasan mecánicamente, como lo intenta la primeraecología humana de los años treinta, se cae en un reduccionismo que nocontempla las particularidades de las adaptaciones culturales. Si no se adoptanlos métodos de estudio, sino simplemente se transportan acríticamente losvocablos, se cae simplemente en la confusión, que es lo que ha sucedido en elcampo del ambientalismo.La propuesta debe plantearse a partir de presupuestos distintos. La crisisambiental es un problema inherente a las formas adaptativas de la cultura. Lanaturaleza, antes de la intervención del hombre, había llegado a ciertos"equilibrios" en los balances energéticos y en la organización de los ciclos de loselementos materiales, que se han visto afectados por la intervención humana .Es eso precisamente lo que se quiso caracterizar con el nombre de "ecosistema"y es ésta una labor que intentó desarrollar la ecología biológica.El hombre entra con pleno derecho en el sistema natural, pero lo tiene a entrarcon sus especificidades, su análisis no se puede reducir a los métodos de lafísica o de la biología. La ciudad es la construcción del hombre, es por lo tanto,un hábitat que pertenece al campo de la cultura. En este hábitat obligado delhombre, y altamente modificado, difícilmente podrán encontrarse lascaracterísticas propias de los ecosistemas naturales. Es un espacio de
  7. 7. transformación tecnológica de los recursos, dentro de leyes diferentes a las queregulan el ecosistema.El concepto de ecosistema ha sido formulado desde la perspectiva biológica paradefinir las relaciones de los organismos vivos entre sí y con los elementosabióticos del entorno. Fue propuesto por el biólogo inglés Tansley hacia los añostreinta, quien condensó en esta forma los esfuerzos científicos de quienesinvestigaban la trama de la vida desde el momento en que Darwin formuló lasleyes de la evolución. El concepto de ecosistema incluye no solo la manera comose relacionan los elementos vivos, sino igualmente, la forma como entran en laconstrucción de la vida los elementos físico-químicos y los flujos energéticos. Deesta manera, el concepto de ecosistema recoge las transformaciones de lamateria-energía que evolucionan hacia la vida dentro de reglas precisas defuncionamiento.El ecosistema, por tanto, no es un modelo que sirva para analizar cualquier tipode flujo energético, sino sólo aquel que se organiza en cadenas tróficas y en losciclos bio-geo-químicos de los elementos materiales. Cuando se aplica a otrossistemas energéticos, como los sistemas tecnológicos organizados por el hombredentro de leyes distintas de funcionamiento, el modelo pierde sus característicasy se torna tan general que se vacía de significado. Es importante analizaralgunas de las diferencias entre los equilibrios ecosistémicos y los sistemasurbanos, así como los flujos de energía, la formación de escalas tróficas y losciclos bioquímicos y al mismo tiempo los equilibrios que de allí resultan.En los sistemas tecnológicos, característicos de la ciudad, la energía manejadatecnológicamente depende cada vez menos de la fuente solar. La fotosíntesis sesigue dando en la agricultura, pero no en el hábitat urbano, en cuanto tal, a noser en los pocos árboles y en los parques que se intercalan dentro de la redurbana. La ciudad depende cada vez más de la energía manejada por el sistematecnológico. La revolución neolítica puso a funcionar al servicio del hombre lasfuentes de la energía animal y la del viento. La revolución industrial moderna,sobre la que se basan los procesos de urbanización, depende del manejo de laenergía fósil -carbón, petróleo y gas-. Esta energía depende indirectamente de lafuente solar, pero ya había sido reducida a energía orgánica y acumulada en losfondos de la tierra. Esta energía no es manejada según las reglas delecosistema. Por la ley de la entropía no puede convertirse de nuevo en energíaorgánica, y de hecho, sólo puede ser quemada para engendrar calor y serdispersada en la atmósfera en sus elementos constitutivos: azufres, nitrógenos,carbonos. Moviliza al hombre, le da la posibilidad de alumbrar o climatizar suhábitat, mueve la inmensa infraestructura industrial y se dispersa por laatmósfera, ocasionando el aumento de los gases de invernadero.Quizá los impactos del desarrollo moderno sobre el equilibrio atmosférico sonmás visibles que los que desestabilizan los otros medios. El desarrollo industrial,con su alto consumo energético está afectando el balance adquirido por los
  8. 8. procesos vivos a lo largo de millones de años. La actividad del hombre anterior ala revolución industrial, afectaba más visiblemente el suelo o los cauces de agua.El consumo energético era relativamente bajo y la dispersión rural de lapoblación evitaba concentraciones peligrosas. Muy diferente es lo que sucededesde hace dos siglos. El inmenso consumo de carbón y petróleo, que haservido como impulsor del desarrollo moderno y que ha permitido laconcentración urbana, está empezando a desestabilizar el medio frágil de laatmósfera.Uno de los temas, por tanto, que es necesario estudiar en un análisis ambientalde la ciudad, es, sin duda, el flujo energético. La utilización de la energía creaproblemas ambientales, precisamente porque no funciona según el modeloecosistémico. La ciudad es el gran consumidor de energía y esta tiene efectosque no se reducen al casco urbano. El estudio ambiental de la ciudad lleva portanto a examinar las consecuencias que la utilización de la energía puede teneren ambientes lejanos a través de la lluvia ácida o del efecto invernadero o eldebilitamiento de la capa de ozono. Si el modelo de ciudad moderna está encrisis o no, se debe juzgar por efectos que muchas veces no están encerradosdentro de sus propios límites.El sistema de la vida se caracteriza ante todo por su diversidad. La economía delecosistema es diferente y quizás contradictoria con la economía que regula laproducción del hombre. Los ecosistemas han buscado el equilibrio a través de labiodiversidad. Al contrario de la estrategia utilizada por la evolución en laconformación de los ecosistemas, los sistemas tecnológicos tienden a la eficaciapor la simplificación, es decir, por la disminución de especies y la mayor eficaciay rentabilidad de las mismas. Para cultivar estas especies domesticadas, seanvegetales o animales, el hombre necesita los recursos de suelo, agua ynutrientes.Existe, por lo tanto, una verdadera competencia entre los ecosistemas y lossistemas culturales urbanos organizados por el hombre, puesto que ambosdependen de los mismos recursos. Los sistemas urbanos, basados sobreprocesos tecnológicos, tienden hacia una gran simplicidad que difícilmente sepuede comparar con la biodiversidad. Son además, sistemas que no seregeneran a sí mismos, se extienden, pero no se reconstruyen. Una ciudad sehace posible en la medida en que se modifica un ecosistema.Las grandes ciudades, a su vez, dependen de la modificación de múltiplesecosistemas, de donde extraen sus recursos. Para analizar los aspectosambientales de la ciudad, es necesario tener en cuenta la transformacióninducida en los ecosistemas a través de la agricultura y otras actividadesproductivas que dependen de ella. La densidad urbana es posible en la medidaen que depende de la extensión y de la intensidad tecnológica de la agricultura.Por esta razón, el segundo aspecto que es indispensable analizar es la relacióncampo ciudad. Aquí se puede observar de nuevo que los impactos ambientales
  9. 9. de los procesos de urbanización no se pueden medir reduciéndolos al contornourbano.La manera como funciona una ciudad, crea problemas ambientalesconsecuentes con el manejo tecnológico de los elementos. El hombre haaprendido en forma muy lenta a reciclarlos. Lo hizo primero en la actividadagrícola, renovando los ciclos del nitrógeno y del fósforo para lograr mantener lafertilidad de los suelos, pero no ha aprendido todavía a manejar los desechos dela agricultura industrial y menos los de la ciudad. La dificultad que tiene elhombre para manejar los ciclos de los elementos tiene dos consecuenciasprincipales: el agotamiento de los recursos y el fenómeno de la contaminaciónambiental y de la producción de residuos sólidos.El problema ambiental ocasionado por el consumo excesivo de recursos y la faltade reciclaje, que afecta especialmente a las ciudades, se debe generalmente aconcentraciones indebidas de algún elemento o compuesto en el tiempo o en elespacio. Ningún elemento es malo o dañino en sí mismo, sino por suconcentración excesiva o porque está situado donde no le corresponde. Esposible que la especie humana y la mayor parte de los organismos vivos puedanseguir viviendo sin mercurio, sin cromo, sin níquel, sin plomo y sin cobre, pero loque parece cada vez más difícil es que la vida pueda seguirse posibilitando conlos niveles de contaminación y de basuras que alcanza la civilización moderna.Los elementos que no se reutilizan, simplemente se desechan y sedescomponen penetrando como inyecciones venenosas en la trama de la vida.La contaminación con desechos ha sido un problema permanente del hombre através de toda su historia, sobre todo en las culturas urbanas, muchas pestes sehan originado en el mal manejo de los desechos. Sin embargo, el problema se haaumentado de manera dramática durante el último siglo. Uno de los problemasambientales más preocupantes de los que se trataron en la pasada Conferenciade Río de Janeiro, fue el de la acumulación de basuras y el manejo inapropiadode los desechos peligrosos.Especialmente dramática es la contaminación del agua. Ésta, cada vez másescasa, se está convirtiendo en elemento inservible para la mayoría de los usoshumanos y para activar el proceso de la vida, debido a los niveles decontaminación. Una gran parte de los ríos y de los depósitos naturales yartificiales del planeta se ha contaminado durante el presente siglo. Estos nivelesde envenenamiento no se habían registrado antes en la historia y son el productoen gran parte del desarrollo urbano.Por lo tanto, para el análisis ambiental de las ciudades, es necesario relacionar,no solo los elementos que entran y salen de la ciudad, sino también el impactoambiental que los centros urbanos tienen sobre los ecosistemas regionales. Laciudad, en este sentido, rebasa el estrecho margen del perímetro urbano, por ello
  10. 10. es necesario estudiar de dónde extrae la ciudad sus recursos alimenticios,minerales, energéticos e hídricos y dónde y en qué forma deposita los desechos.Para subsistir, el hombre necesita crear su propio equilibrio. Es el ordentecnológico, o mejor aun, el orden cultural. En los sistemas artificiales creadospor el hombre, sean agrícolas, urbanos o industriales, el equilibrio ya no dependede la regulación de los nichos ecológicos, sino de las condiciones tecnológicaspor medio de las cuales, el hombre introduce corrientes de energía y crea lascondiciones de la nueva homeóstasis. Esto significa que la homeóstasis de losecosistemas, difícilmente puede ser comparada con la de los sistemas complejosorganizados tecnológicamente por el hombre. En estos casos, el equilibriodepende no ya de los nichos, sino de las condiciones artificiales incorporadas porla actividad humana.El concepto de resiliencia es igualmente importante para comprender ladiferencia entre los ecosistemas y los sistemas artificiales creados por el hombre.La resiliencia representa los límites dentro de los cuales es posible laconservación del equilibrio del sistema. Esto quiere decir que existen límitesfuera de los cuales ya no es posible reconstruir el equilibrio. El equilibrio de unsistema tiene, por tanto, una cierta movilidad dentro de límites permisibles. Losmárgenes de equilibrio se pueden mover sin peligro hasta el límite extremo. Lasolución al problema ambiental depende en gran parte del conocimiento que seadquiera sobre los límites de resiliencia de los ecosistemas, por una parte, y delestablecimiento de límites tecnológicos que permitan la continuidad de lossistemas vivos.Todo sistema artificial creado por el hombre se tiene que conservarartificialmente. Todo sistema tecnológico tiene que ser alimentadotecnológicamente. No existe transición "natural" de los sistemas artificiales a lossistemas "naturales". Esto, sin embargo, es solo relativamente válido. Otrosaspecto que hay que tener en cuenta es que la vida viene asimilando losinsumos tecnológicos, y muchas de las transformaciones no parece que seanreversibles. El hombre ha transformado muchas de las especies que ya nopueden adaptarse por sí mismas. Algunas de las plantas utilizadas por laagricultura, como el maíz no pueden reproducirse por sí solas, porque no soncapaces de despojarse de su cobertura. La vida está ya impregnada detecnología y sólo estamos en los inicios de la revolución biotecnológica.Este análisis nos lleva a una segunda consideración que pretende distinguir elorden ecosistémico de los ordenes artificiales creados por el hombre. Los límitesentre los cuales se puede mover el equilibrio del ecosistema pueden sermodificados por la actividad humana. De hecho eso es lo que ha sucedido,especialmente desde el neolítico. Cualquier inducción tecnológica significa unaalteración de los límites en lo que se puede mover un sistema vivo. En estoconsiste el problema ambiental.
  11. 11. Sin embargo, en los sistemas artificiales el equilibrio no depende solo de lainducción tecnológica, los impactos que la tecnología ocasiona no puedensuperar los límites máximos que puede resistir el sistema natural. La tecnologíano puede ampliar indefinidamente los límites de los sistemas. Una vez superadosciertos límites, el equilibrio se desploma y arrastra consigo toda la actividad delhombre, sepultando las formaciones culturales sostenidas sobre ese equilibrio.A estos nuevos equilibrios o sistemas tecnológicamente balanceados, lospodemos llamar "sistemas tecnobiológicos", o sistemas socio-culturales, paradiferenciarlos de los ecosistemas. Como podemos ver, estos sistemas artificialesconstruidos por la actividad humana no siguen exactamente las leyes que rigenel ecosistema. Mas aún, su razón de ser consiste en transformar esas leyes yconstruir equilibrios nuevos que dependen en gran parte del manejo tecnológicoy, por supuesto, de los balances económicos y sociales. Por esta razón, esindispensable diferenciar el lenguaje. Llamar ecosistema a los sistemasartificiales, lo único que hace es dificultar la comprensión del problema ambiental.Evidentemente, los equilibrios tecnobiológicos no suprimen de un tajo todas lasleyes del ecosistema y esto es lo que da pie a las confusiones entre ambos. Loscampos de trigo siguen haciendo fotosíntesis. Las ciudades, que son losespacios más modificados, siguen manteniendo restos de ecosistemas . En loscentros urbanos podemos encontrar algunos árboles, unas pocas aves, muypocos insectos y muchos roedores por debajo de la superficie asfaltada, pero yano nos topamos con los grandes predadores y los insectos han sido casibarridos.A medida que el desarrollo tecnológico avanza, desplaza cada vez más eldominio de las leyes del ecosistema. ‘’Es difícil imaginar lo que pasará con elconjunto de los niveles tróficos cuando el hombre desarrolle tecnología paratransformar directamente la energía solar en energía orgánica, reemplazando lafotosíntesis. Entonces, podrá prescindir de las cadenas tróficas, aunque todavíano podemos imaginar el costo ambiental de esa aventura.’”1. ÄNGEL MAYAAUGUSTO. La Tierra Herida, pág 72.Esta última reflexión lleva a señalar otro de los campos de estudio relacionadocon el medio ambiente urbano. A pesar de que la ciudad no es un ecosistema yno puede ser analizada aplicándole mecánicamente los métodos de estudio de laecología, no se debe descuidar el estudio de los restos ecosistémicos que seconservan en el interior de las ciudades. Ha sido un estudio prácticamentedesdeñado, y que sería, sin embargo, de importancia, para comprender lamanera como el hombre organiza la vida al interior de sus propios sistemasculturales. Igualmente podremos aprender la manera como la vida se vaacoplando a los sistemas artificiales.1.2 APUNTES PARA UNA HISTORIA AMBIENTAL DE LA CIUDAD
  12. 12. Cualquier tipo de formación socio-cultural lleva consigo necesariamente unatransformación de los ecosistemas. La especie humana no puede adaptarse almedio, como venían haciéndolo las otras especies, a través de un nichoecológico, o sea, cumpliendo una función dentro del sistema general de la vida.Su estrategia adaptativa se da a través de una plataforma tecnológica crecienteque modifica por fuerza las leyes generales de los sistemas vivos. Sin embargo,el orden humano tampoco puede sobrepasar impunemente las leyes generalesde la vida; tiene también sus propios límites de resiliencia. Este es el margen enel que se mueve la problemática ambiental.La ciudad es el espacio de transformación tecnológica de los recursos, es unsistema complejo que tiene sus propias leyes de funcionamiento y es quizá lamayor expresión colectiva de la cultura a través de la historia. La adaptaciónhumana no se realiza solamente a través de instrumentos técnicos. La cultura esuna plataforma compleja que combina herramientas, formas de organizaciónsocial y construcciones simbólicas y por ello, la crisis ambiental no interrogasolamente la tecnología, sino también las formas sociales y los instrumentossimbólicos. Vista desde esta perspectiva, la crisis ambiental no ha sidosolamente un problema de la civilización moderna. Puede decirse que haacompañado al hombre a lo largo de todo su recorrido histórico.Es evidente que el medio ecosistémico como abastecedor de los recursosnecesarios para la subsistencia, tiene influencia sobre las formaciones culturales.El medio natural es la premisa fundamental de la historia. Sin embargo, elindividuo aislado no puede considerarse como el fruto espontáneo del medionatural, sin tener en cuenta la estructura de las organizaciones sociales.Esto no significa, que se pueda negar la influencia que tiene el entornoecosistémico en la configuración de la plataforma cultural, sino definir sus límitesindependientemente de cualquier perspectiva reduccionista. En este sentido, alser la ciudad el escenario donde se inscriben las relaciones de un sistemadinámico, sus manifestaciones socio-espaciales se expresan en un procesohistórico, que nos acerca a una comprensión más integral del fenómeno urbanoen sus actuales posibilidades de transformación.El hombre como especie, introduce cambios en el ecosistema y produce, portanto, impactos ambientales. Desde visiones reduccionistas podría pensarse quela evolución se equivocó al introducir a la especie humana en el sistema natural,porque desde ese momento, se iniciaron los problemas ambientales que puedenacabar con los sistemas vivos. También, se ha llegado a plantear que la crisisambiental depende de su inconsciencia o indolencia. Estas explicacionessuperficiales no dan cuenta del problema de forma integral y por lo tanto, nopueden imaginar soluciones adecuadas y posibles.La historia del hombre se construye a partir de la historia de la cultura y este esun proceso de modificación, transformación y domesticación de la naturaleza en
  13. 13. su conjunto, la cultura es naturaleza transformada. No se trata de que el hombrese acomode humildemente dentro de un nicho ecológico y colabore desde allí alequilibrio global. Tampoco se trata de renunciar al antropocentrismo, sino deentenderlo en su verdadero significado. El hombre no puede renunciar al destinotecnológico impuesto por la misma evolución.Por ello, es indispensable entender la incidencia ambiental en los distintoscomponentes de la cultura urbana, éstos determinan en gran medida la formacomo la sociedad utiliza y transforma su entorno para construir y reconstruir suhábitat. En este sentido, la determinación del momento histórico-tecnológico esdefinitiva. Desde la perspectiva ambiental, el desarrollo urbano responde a laformación, interacción y transformación de los sistemas naturales y culturales.Desde la perspectiva ambiental, la ciudad es el espacio de transformacióntecnológica de los recursos, es un sistema complejo que tiene sus propias leyesde funcionamiento y es quizá la mayor expresión colectiva de la cultura a travésde la historia. La adaptación humana no se realiza solamente a través deinstrumentos técnicos. La cultura es una plataforma compleja que combinaherramientas, formas de organización social y construcciones simbólicas, porello, la crisis ambiental no interroga solamente la tecnología, sino también lasformas sociales e instrumentos simbólicos.Esto no significa, que se pueda negar el influjo que tiene el entorno ecosistémicoen la configuración de la plataforma cultural, sino definir sus límitesindependientemente de cualquier perspectiva reduccionista. En este sentido, alser la ciudad el escenario donde se inscriben las relaciones de un sistemadinámico, sus manifestaciones socio-espaciales se expresan en un procesohistórico, que nos acerca a una comprensión más integral del fenómeno urbanoen sus actuales posibilidades de transformación.La problemática ambiental urbana es inherente a la forma como se ha construidoel hábitat humano, problemática que el desarrollo tecnológico moderno ha hechomás evidente y acuciante, pero que se puede rastrear en cualquier períodohistórico. Dicha problemática está implícita en las nuevas formas de edificar laciudad, rompiendo con los equilibrios propios de la estructura ecosistémica. Lahistoria de la ciudad no puede prescindir del análisis ambiental, que es parteinherente de su objeto de estudio, lo ambiental no es una nueva dimensión queviene a adherirse artificialmente a los estudios históricos urbanos, impulsada porlas corrientes de moda en el momento actual. Es más bien la posibilidad deentender integralmente el fenómeno en los distintos momentos de su desarrollo.En efecto, el hombre ha hecho ciudad transformando el medio ecosistémico. Elpaisaje natural y urbano no son sólo el escenario de la lucha por lasupervivencia, ni representan exclusivamente el piso material en el quedesarrolla el intercambio o la producción, significa mas bien la raíz explicativa desu actividad social, tecnológica y simbólica.
  14. 14. El análisis histórico de la ciudad deberá recoger, por tanto, algunos aspectosque son inherentes a la actividad propia de la especie humana y que representanlos problemas centrales del análisis ambiental. Es esencial entender la maneracomo el hombre se adapta a los diferentes medios ecosistémicos y lostransforma para construir sus asentamientos, la forma como esta transformaciónexige una organización social concreta y, la manera como los impactos negativossobre el medio influyen en las ciudades. De ello depende en gran medida laconsolidación o la decadencia de la civilización urbana. Estos aspectos quizásean los más relevantes, aunque no los únicos que interesan al análisisambiental histórico de los asentamientos humanos.La revolución neolítica llevó a la aparición de aldeas permanentes y ese retocultural condujo a la aparición de las ciudades hace unos 8.000 años. Lasciudades, corazón de la civilización, determinaron un estilo de vida urbano. Conactos deliberados de construir, las ciudades se constituyeron en símbolos depoder y de dominio. Pero la historia de las ciudades está constituida igualmentepor desarrollo y declive, la historia confirma que muchos de esos episodios handependido de condiciones medioambientales. El éxito o fracaso de estaestructura cultural depende en gran medida de su capacidad de adaptación almedio ecosistémico o del encuentro de mecanismos tecnológicos y sociales quele permitan superar las restricciones del medio. Algunos ejemplos históricos sonprueba de ello:La aparición de la ciudad se produce al amparo de grandes valles: Los delEufrates y el Tigris ofrecieron la cuna de las civilizaciones Asiria y Caldea. Lasculturas mesopotámicas del bajo Sumer no lograron manejar adecuadamente losrecursos hídricos, y la salinización y las inundaciones influyeron, sin duda, en lacaída de la civilización de Ur. Los imperios agrarios surgieron de los pueblosneolíticos en situaciones ecológicas bastante similares, a lo largo de vallesfértiles y rodeados de condiciones inhóspitas. El apogeo y declive deTeotihuacán se relaciona hoy con el manejo del agua,En el año 100 d.C, Roma era la ciudad más grande del mundo, para su sustentoextraía recursos de zonas cada vez más lejanas, empobreció las tierras ydestruyó gran parte de los bosques de su entorno, el agotamiento de la periferiadificultó en gran medida la supervivencia de la población. El genio constructivode los romanos se puso de manifiesto en la labor de ingeniería que tuvieron quedesarrollar para conducir el agua; los acueductos y puentes son prueba de ello.Es seguro que el “colapso” de Roma no se debió solamente a factores políticos,los factores ambientales parecen ser significativos en este proceso.El llamado “oscuro período” que siguió a la caída del Imperio Romano,caracterizado por la inseguridad y la inestabilidad, así como por la ruptura delorden económico y cultural, supuso también un claro retroceso de varios siglosen lo que respecta a la situación urbana. Una economía de subsistencia volvía adispersar la población hacia formas de vida rural. La nueva forma de
  15. 15. organización política económica y social, el Feudalismo, trajo como consecuenciauna relación de dependencia de los campesinos con el señor feudal . Lanecesaria protección militar cercó las ciudades y éstas crecieron a la sombra delos castillos como centro de gobierno. Aunque desde el campo formal, laindudable belleza de las ciudades medioevales descansa sobre la estética de lavariedad, los problemas sanitarios se acrecentaron por la estrechez de las calles,la falta de ventilación y las dificultades técnicas para evacuar los desechos, y lacarencia casi total, de sistemas de alcantarillado. Esto trajo como consecuenciaun sinnúmero de enfermedades que fue imposible controlar. Las pestes sehicieron presentes como producto de la situación.El ambiente cultural urbano empieza a variar a mediados del siglo XV. Lasnuevas orientaciones del pensamiento y del arte en las que juega un papeldominante el redescubrimiento de la cultura de la antigüedad clásica se difundencon la ayuda de la invención de la imprenta. Todo empieza a teñirse de unaactitud de interés por el hombre y la naturaleza. El renacimiento empiezaentonces a producir modelos teóricos de ciudades nuevas, ideales de ciudad quemodificarán el modelo heredado del medioevo. La calidad de la ciudad es uno delos principios básicos en esta búsqueda, las consideraciones sanitarias, socialesy estéticas son condiciones para los nuevos ideales de ciudad.Posteriormente, en el período Barroco, la idea de relacionar lo urbano con loarquitectónico cobra fuerza, puede decirse que en este período importa ademásde la calidad estética y ambiental expresa en el renacimiento, la calidad de lasconstrucciones arquitectónicas en la configuración de ciudad. Esta nuevaconcepción de lo urbano se manifiesta a través de la composición general de lostrazados urbanos, el tratamiento de los volúmenes las formas de crear espaciosalrededor de ellos. La ciudad barroca se había convertido en la sede del podercentral del estado, con montaje militar y burocrático. La ciudad se convierte ensímbolo de ese poder y se expresa en formas que sean sensiblementeperceptibles, la magnificencia urbana no dio espacio a necesidades primarias dela población como la vivienda. Se atendieron sin embargo a gran escala losparques, plazas y hospitales.La llamada revolución industrial que se inicia en Inglaterra y se afianza en elperíodo en el que un conjunto de innovaciones e invenciones permiten acelerarla producción sostenida de bienes asegurando un crecimiento económico conrelativa independencia de la agricultura y basada en el desarrollo de la industriamanufacturera. Se generaliza el uso de la máquina para reducir tiempos y costosde producción. El hierro permite el desarrollo del ferrocarril como una de las másimportantes transformaciones del transporte al servicio de la producción. Laposibilidad de disminuir tiempos de desplazamiento con la apertura de carreterasy canales hizo posible la ruptura de las anteriores condiciones espaciotemporales y las relaciones de dependencia entre núcleos urbanos y rurales de laEuropa del siglo XIX. Las formas de urbanización habían cambiado y surepercusión en la calidad de vida humana no se hizo esperar. En las ciudades se
  16. 16. instalaron las fábricas, los amplios movimientos migratorios de campesinospobres atraídos por el salario industrial, aumentaron la población de ciudades encorto tiempo.Entre 1790 y 1841 Londres pasó de 1’000.000 de habitantes a 2’235.000. Elcrecimiento urbano era el producto azaroso de operaciones privadas movidas porla búsqueda del máximo provecho, tanto para la instalación de fábricas comopara la creación de barrios obreros. La filosofía social dominante era del máscrudo liberalismo, para Smith no había que producir ninguna interferencia en eldesarrollo espontáneo del sistema económico, pues ello acrecentaba laproductividad. La sordidez urbana caracterizó la ciudad de la revolución industrial y generócondiciones de inhabitabilidad en las ciudades como producto de procesos decontaminación de la atmósfera y el agua, la acumulación de residuos industrialesy la construcción de conglomerados de vivienda de ínfima calidad. Las largasjornadas de 16 horas no reclamaban para la ciudad y sus pobladores lugares deencuentro y esparcimiento.De acuerdo con las consideraciones precedentes, la historia de la ciudad deberíaverse no como una paralela cultural que se extiende sobre el paisaje, sino comola transformación tecnológica del medio natural y construido. Las reflexionesanteriores nos llevan a comprender cómo el hombre no se acopla al medio paraconstruir ciudades de manera inmediata, sino a través de las formasorganizativas de la cultura. El individuo está mediado por la estructura cultural ensu posibilidad de acceder al conocimiento y transformar el medio. Por ello, lasrelaciones entre ecosistema y ciudad en un proceso de desarrollo urbano sepueden entender con más claridad, si observamos su evolución en la prácticahistórica.1-3 ANOTACIONES SOBRE LA PROBLEMATICA AMBIENTAL URBANA.La ciudad es expresión de la relación conflictiva entre el ecosistema y la cultura,pero esta relación no se constituye por principio en una relación negativa.Respuestas creativas definen y reafirman la ventaja de la concentración urbanaen la construcción y reconstrucción de la cultura. Si bien, la cultura urbana nopuede seguirse construyendo a expensas del ecosistema, tampoco lograráhacerse conservando los equilibrios ecosistémicos. Esas son condicionespropias del dinamismo que generan el intercambio cultural y los procesos deadaptación tecnológica, que sirven para reconocer esa relación de conflicto en labúsqueda de un nuevo equilibrio.Para permanecer vivas, las ciudades requieren crear su propio equilibrio dentrodel nuevo orden tecnológico. Un orden que responde a particularidadesculturales creadas en la interacción con el ecosistema y que es producto de
  17. 17. procesos adaptativos. Por lo tanto, en estos sistemas artificiales creados por elhombre, ya sean agrícolas, urbanos o industriales, el nuevo equilibrio dependede las condiciones artificiales incorporadas por la actividad humana y delestablecimiento de los límites tecnológicos que permitan la continuidad de lossistemas vivos.Por ello, es indispensable entender la incidencia ambiental en los distintoscomponentes de una cultura urbana, pues determinan en gran medida la formacomo la sociedad utiliza y transforma su entorno para construir su hábitat. Eneste sentido, la determinación del momento histórico-tecnológico es definitiva yaque el desarrollo urbano responde en gran medida a la formación ytransformación de los sistemas culturales. .En el escaso análisis hecho hasta el momento acerca de la relación medioambiente y ciudad, han prevalecido las tendencias reduccionistas. Según estaperspectiva, la ciudad es más un espacio consumidor de energía y productor dedesechos que una opción de desarrollo. De hecho es tanto un polo de desarrolloy de construcción de cultura, como un acumulador de entropía. Lo cierto es que,la dinámica cultural de la ciudad no puede ignorarse en aras de la conservaciónestática de los ecosistemas. Por el contrario, la ciudad es el espacio vital delnuevo entorno tecnobiológico y sin ella no puede entenderse la cultura en suacepción moderna. No parece justo reducir la visión de lo urbano a unaestructura que impacta negativamente los ecosistemas, aunque es necesarioreconocer que está produciendo una crisis sin precedentes.En la explicación de la problemática ambiental de las ciudades permanecen aúnvisiones reduccionistas que los identifican con los impactos negativos sobre losecosistemas, o de la visión tecnologista ajena a la naturaleza. La ciudad es unaexpresión cultural de la sociedad. Naturaleza y organización social participan ydeterminan este espacio creativo. En este sistema complejo existen relacionesdinámicas de la economía, la técnica y la sociedad con el entorno. Es necesarioprofundizar en las diferencias entre sistema cultural y ecosistema. El espaciourbano también pertenece a la naturaleza, pero al diferenciarse de las leyes querigen los ecosistemas, tiene características propias en cuanto al manejo de losprocesos energéticos y materiales. Entender la adaptación del hombre a losprocesos naturales, permite, para el caso de lo urbano, analizar las distintasrespuestas tecnológicas y económicas que se expresan históricamente en laconstrucción de su hábitat.El papel de la tecnología es, sin duda, predominante para posibilitar laagrupación del hombre en la compleja estructura de la ciudad. Por esta razón, lapoblación debe entenderse dentro de un determinado paradigma tecnológico,que permite una mayor o menor densidad y unas relaciones económicas,sociales y políticas, que justifican su existencia. Sin embargo, la tecnología nodefine por sí sola el panorama total de la red urbana. La ciudad se construyetambién a través de las relaciones sociales y la elaboración simbólica. La ciudad,
  18. 18. además de estructura física, es un conglomerado social y un tejido simbólico. Portanto, lo simbólico es un subsistema de la cultura, que la hace operativa y, portanto, tiene una importancia fundamental en la explicación de la ciudad y de lourbano.Es importante diferenciar el concepto de lo urbano, de lo meramente ciudadano,puesto que la "urbe" se expande cada vez más hacia el espacio rural. La ciudades un complejo sistema de relaciones urbanas dadas al interior de una estructurafísica limitada. Lo urbano ya no se limita a esa estructura. La tecnología permiteque lo urbano se amplíe a un ámbito mayor exterior a la estructura física de laciudad o a un amplio territorio urbano.La mayor dificultad para entender lo urbano, en toda la complejidad de susrelaciones, radica en que involucra manifestaciones sociales, políticas,económicas y simbólicas, que responden a un determinado paradigmatecnológico. En este sentido, la planificación abarca componentesfundamentales de lo urbano y considera la intervención sobre los sistemasnaturales como un proceso inherente a su quehacer.Estos sistemas están interrelacionados y entre ellos se manifiestan importantesflujos de masa y energía, como resultado de su condición de sistemaseminentemente abiertos, llegando a constituir una sola unidad, de caráctersocionatural o biosocial, que es el resultado de los flujos de información,materiales y energía existentes. Así el "mundo real" es aquel que se centra en elmundo de la cultura, y la acción deliberada centrada en un proceso planificador.Si bien, el desarrollo urbano ha sido analizado desde diferentes escuelas depensamiento y desde diferentes marcos de referencia políticos y técnicos,existen pocos estudios que articulen el fenómeno urbano en la relaciónecosistema y cultura; lo ambiental y lo urbano parecieran más bien distanciarse ycontraponerse en la mayoría de los diagnósticos de las ciudades puesto que hapredominado la visión conservacionista de la ciudad. En este sentido, la ciudadpareciera estar signada por los calificativos destructores y apocalípticos por sumisma característica de sistema complejo, razón por la cual la valorización de lourbano desde una perspectiva ambiental, es un reto para los teóricos urbanos ypara los planificadores.1-3-1- NATURALEZA Y CIUDADLa ciudad es el hábitat "natural" del hombre. La construcción de una ciudaddepende de las relaciones que se establezcan con el medio ecosistémico que lasustenta. Recursos como el agua y el suelo constituyen la base para lasubsistencia de los asentamientos humanos. Por ello, el entorno ecosistémico esdeterminante en la configuración de las ciudades no sólo por ser el abastecedor
  19. 19. de recursos para su subsistencia, sino también por el influjo que tiene en laconstrucción de sus estructuras urbanas.La relación entre estructura natural y estructura construida no es estática. En elmismo proceso de construcción se manifiesta un "nuevo equilibrio" que apareceen la construcción misma y en esta forma se introduce un elemento de cambiocontinuo. Es una relación dinámica que establece un diálogo con el contextocreando nuevos significados que dependen en parte de la lectura, interpretacióny conocimiento del entorno o el territorio. La calidad ambiental también estácondicionada por la intensidad del intercambio entre lo natural y lo construido.El hombre está mediado por la estructura socio cultural en su posibilidad deacceder al conocimiento y transformar la naturaleza. Así, el medio natural influyeen la conformación de las estructuras culturales, en un proceso de adaptaciónque depende necesariamente de las posibilidades que tenga para la apropiacióny/o producción de tecnología. En los centros urbanos se transformantecnológicamente la mayor parte de los recursos naturales, y de la forma comose realice esa transformación depende en gran medida la calidad ambiental.Gran parte de las ciudades latinoamericanas ha traspasado con facilidad suslímites ambientales y se está convirtiendo en estructuras frágiles y vulnerablesque entran en crisis desde los mismos procesos de construcción. La enormecantidad de material que sale de las ciudades en forma de residuos sólidos,líquidos y gaseosos y la contaminación industrial, pueden dejar graves problemasmedioambientales a los que se tendrán que enfrentar generaciones futuras. Hoy ,los límites ambientales ya no se encuentran sólo en el entorno inmediato oregional. La configuración de las ciudades está muy relacionada con el dominioeconómico–tecnológico de espacios geográficos diferentes y muchas vecesdistantes, la modificación del ecosistema no se limita a los alrededores de unadeterminada ciudad, sino a la transformación de múltiples ecosistemas quetraspasan fronteras.Las ciudades son centros de acumulación de recursos que pueden llegar aproducir impactos ambientales en las más alejadas regiones, en directadependencia del dominio económico de los países. Por ejemplo, el consumobásico de productos forestales: carbón vegetal, madera y celulosa, en las últimasdécadas, menguó los bosques tropicales en cerca de un 50%, aproximadamenteunos 17 millones de hectáreas anuales. El Japón tiene el récord mundial enimportación de madera tropical, sólo en el año 1991 importó más de 20 millonesde metros cúbicos, equivalentes al 53% del comercio total. El consumo de papelen los países desarrollados es excesivo, mientras en Estados Unidos seconsumen 268 kg per cápita, en la India se consumen tan sólo 2 kg. Con lainternacionalización de la economía es de esperarse que el mundo se conviertaen el supermercado de las ciudades ricas, y que los suministros les lleguen de lafuente más barata, independientemente de las consecuencias medioambientalesderivadas de la explotación de los recursos naturales.
  20. 20. Los impactos negativos sobre el medio natural o el construido por el hombre,influyen directamente en la calidad de vida en las ciudades, estos aspectos sonrelevantes para entender la dinámica ambiental de los sistemas urbanos. Esimportante entender como la sociedad urbana se organiza para transformar,producir, asignar y administrar los recursos en un determinado territorio. En estesentido, el sistema natural y el sistema socio cultural interactúan dentro de laciudad. Es pertinente profundizar en el análisis ambiental de temas comopoblación, tecnología y símbolos por considerarlos fundamentales en la visiónintegral de la problemática ambiental urbana.1-3-2-POBLACIÓN, CIUDAD Y MEDIO AMBIENTEEl crecimiento poblacional, la ocupación del territorio, la formación de lasconcentraciones urbanas o el desarrollo de la actividad agrícola, sólo podráncomprenderse de manera adecuada en relación con las transformacióntecnológica del entorno natural. Paradójicamente, son esas mismastransformaciones las que dan origen al problema ambiental, pues éste dependede la capacidad o incapacidad de la sociedad para establecer "nuevosequilibrios tecno-biológicos".En América Latina, el crecimiento de la población urbana no se ha dado encorrespondencia con los procesos productivos, la oferta de bienes y servicios, yla capacidad real de soporte de los ecosistemas para mantener un determinadonúmero de población.La urbanización acelerada se manifiesta en una metropolización casigeneralizada de las ciudades capitales, En América Latina se pasó de unpoblamiento escaso de carácter rural en la década del 50, a un predominiourbano en el momento actual, mayor del 70%. Cada año, unos 20 millones depersonas en el mundo, se van a vivir a las ciudades en un movimiento migratoriosin precedentes en la historia. Entre 1950 y 1990, la población de las ciudadesdel mundo aumentó de 200 hasta 2.000 millones y se pronostica que llegará a3.000 millones en el año 2025. Hoy, existen 20 "megaciudades" de más de 10millones de habitantes y 19 de las 25 más grandes del mundo se encuentran enpaíses en vía de desarrollo. Otras 60 ciudades de todo el mundo superan hoy los4 millones de habitantes.En América Latina, el incremento acelerado de la población corre parejo alempobrecimiento creciente de las masas urbanas. El crecimiento urbano noofrece oportunidades de mejor calidad de vida a los emigrantes, por lo tanto noparece posibilitar la construcción de mejores ciudades en un futuro inmediato. Unsignificativo número de ciudades capitales integran las denominadas"megaciudades". Ciudad de México supera ya los 20 millones de habitantes, conun crecimiento de tipo "explosivo", su población aumentó en un 52% en los
  21. 21. últimos 20 años, y un alto porcentaje lo constituye los llamados "marginadosurbanos".En el mundo el número de personas que vivía en "la pobreza absoluta" pasó de700 millones en 1980 a 1.200 millones en 1990, hoy se calcula que existen 1.225millones de pobres absolutos, cerca del 25% de la población total. Así, unacuarta parte de la humanidad vive en un estado virtual de indigencia. Según elWorld watch Institute, en más de 40 países se redujeron los estándares de vidadurante los años 80, especialmente en Africa Subsahariana y en Suramérica. Unfactor importante de este deterioro fue y aún lo es, la enorme carga de la deudaexterna.El flujo de dinero neto desde los países pobres a los ricos durante la década del80 alcanzó 50.000 millones de dólares anuales, fundamentalmente como pago delas deudas. Es necesario ubicar entonces, la discusión de los límites ambientalesdel "crecimiento", de las ciudades y de su población, comprendiendo lasdiferencias generales entre países ricos y pobres, y las particularidades de ladisparidad que existe en el interior de los centros poblados de los países pobres,en cuanto a la asignación de los recursos y la distribución de excedentes.Los límites de crecimiento poblacional deben establecerse teniendo en cuentaesta situación que conduce necesariamente a marcadas tensiones ambientales,cuyos signos más visibles son: el agotamiento de tierras óptimas para laproducción de alimentos, la erosión acelerada de laderas por ocupación de laurbanización y/o la agricultura, la desaparición de bosques tropicales, elincremento de basuras sin posibilidades de reciclaje, la invasión al espaciopúblico, la pauperización de la "vivienda", la pérdida de la calidad del espaciourbano, el déficit acelerado de áreas verdes y recreativas, la inseguridad y lainsalubridad.Este crecimiento poblacional es preocupante, si consideramos que cada año seagregan a la población mundial más de 90 millones de habitantes y que de igualforma crece la demanda en recursos para procurarles: vivienda, energía, agua yalimentos. Pero esta demanda depende de la abundancia en que vivandeterminados grupos sociales en el interior de las ciudades, en comparación conlas carencias de un significativo número de población. En este sentido, esnecesario considerar los procesos de migración interna que viven los mismoscentros urbanos.Los efectos negativos sobre el ecosistema, la estructura urbana y la calidad devida de la población son múltiples, puesto que se presentan seriasdiscontinuidades, y la mayoría de las veces estos efectos superan la posibilidadde ajuste de los ecosistemas y de los sistemas económicos y sociales conimpactos biológicos y económicos. En este sentido, el impacto que pueda tenerla población sobre el medio ambiente, también depende de factores sociopolíticos y de distribución de los recursos naturales y tecnológicos. Este umbral
  22. 22. es definitivo para buscar un nuevo equilibrio, razón por la cual debenconsiderarse:a. La demanda por alimentos, energía y vivienda en directa relación con lasatisfacción de las necesidades básicas de la población.b. Las demandas de consumo energético y de recursos naturales, de los distintossectores que participan en la producción de bienes y servicios.c. Las densidades de los asentamientos humanos que superen la capacidad desoporte de los ecosistemas locales, para renovarse o absorber los desechos. Elaumento de la densidad de población implica mayor presión sobre los recursos ylas zonas frágiles no alcanzan a adecuarse.d. La demanda por servicios básicos y de infraestructura urbana en busca de unaadecuada calidad de vida: agua potable, saneamiento, transporte, recreación,espacios públicos, seguridad.e. La creciente demanda por uso del suelo que conduce muchas veces a unautilización no apropiada del mismo, donde la premura de soluciones no permite laplanificación.Por lo anterior, al analizar los problemas ambientales de la ciudad y su relacióncon la población, es necesario tener en cuenta la forma como se organiza lacentralización urbana, tanto desde el punto de vista ambiental, como desde elpunto de vista social. Igualmente, para entender cómo los ecosistemas se hantransformado como consecuencia del crecimiento de los centros urbanos y suimportancia en la distribución espacial de la población, es necesariointerrelacionar estos aspectos en un proceso dinámico de crecimiento urbano.Esta dinámica poblacional registra cambios cuantitativos y cualitativos, que seexpresan en el espacio urbano con efectos ambientales negativos. Las ciudadesreciben migraciones fuertes de población sin que existan las condicionesapropiadas para la satisfacción básica de necesidades, y menos aun, lascondiciones espaciales adecuadas para cualificar su calidad ambiental. Ladesigualdad en el acceso a la tierra urbana y a sus servicios, ha llevado a laapropiación de zonas públicas y de reservas ambientales y zonas frágiles, porparte de grupos marginales de población que no pueden participar en el mercadooficial de la tierra urbana.La mayoría de los Asentamientos Urbanos Marginales están localizados en áreasdonde las características ambientales son identificables, esta problemática seexpresa en: contaminación del suelo, del aire, del agua, procesos de erosión yhacinamiento. Dichos factores se acompañan de una creciente demanda de lascomunidades por los servicios e infraestructura requeridos para no revertir alambiente primario los residuos producidos por las actividades urbanas. Estas
  23. 23. áreas se constituyen en zonas críticas, ya que no ofrecen a sus moradoresposibilidades de mejorar su calidad de vida.Las densidades correspondientes a las nuevas áreas de expansión de losasentamientos urbanos precarios no resultan por lo general compatibles con lasopciones tecnológicas dominantes. La existencia de terrenos disponibles conescaso valor de mercado y la búsqueda de mayor rentabilidad del suelo urbano,por parte de los "urbanizadores", ha hecho que se generen tejidos cuya dotaciónde servicios, provisión de infraestructura y adecuación de tierras sea cada vezmás compleja. La transformación de uso del suelo trae por lo general efectosambientales negativos sobre el entorno, donde la utilización de áreas de reservanatural o ecológica o de gran valor agrícola son urbanizadas, la ampliación delperímetro urbano sobre estas áreas ha generado desordenados procesos deexpansión de las ciudades.El aumento acelerado de la población de los centros urbanos no deja de ser unapreocupación central para definir los niveles de sustentabilidad de las ciudades,más aun, cuando existen niveles tan dispares en la asignación de los recursos yla distribución de excedentes, no solo entre países desarrollados y en vía dedesarrollo, sino en el interior de los centros poblados de América Latina.Los límites de crecimiento poblacional no deben establecerse sin tener en cuentaesta situación que conduce necesariamente a marcadas tensiones ambientales,cuyos signos más visibles son, entre otros, el agotamiento de tierras óptimaspara la producción de alimentos, la erosión acelerada de laderas por ocupaciónde la urbanización y/o agricultura, la desaparición de bosques tropicales, elincremento de los desperdicios sin posibilidades de reciclaje, la contaminacióndel aire, del agua, de los suelos y del paisaje.El crecimiento poblacional es un factor preocupante, si se considera la formadesigual como crece la demanda en recursos de vivienda, energía, agua yalimentos. Esta demanda depende cada vez más de la abundancia en que vivendeterminados grupos sociales, lo mismo que del comercio internacional. Mientrasla población crece principalmente en los sectores bajos, la demanda crecevertiginosamente en las capas superiores. Ello explica en gran parte la estructurade la ciudad latinoamericana y ayuda a entender por qué la metropolización sehace cada vez más difícil de manejar en los sistemas de planificación en el largoplazo, debido al crecimiento desigual acelerado y a los procesos de migracióninterna que viven los centros urbanos.Si bien, lo anterior nos acerca a reflexiones que vinculan aspectos poblacionalescon la posibilidad real de tener en el futuro asentamientos urbanos con mejorcalidad de vida, se requiere que este proceso poblacional se integre alconocimiento tecnológico en busca de una mejor distribución del espacio, paralograr sostener las aglomeraciones urbanas, aumentando la productividad del
  24. 24. medio natural circundante y ampliando sus fronteras para la consecución derecursos escasos.1-3-3-TECNOLOGÍA Y CIUDADLos asentamientos humanos y en especial las ciudades son sistemasdeterminados por los procesos tecnológicos, desarrollo socioeconómico eintercambio de bienes y servicios. Si bien, las ciudades pueden clasificarse en elinterior de un sistema social, es indiscutible que sus características espaciales ysu desarrollo socioeconómico dependen de la forma como se desarrollen lastransformaciones ecosistémicas y el intercambio tecnológico. Para entenderambientalmente la construcción de una ciudad es tan importante conocer lacapacidad de renovación de los recursos naturales, como la capacidadtecnológica para sustentar los procesos de producción.Tecnológicamente es necesario determinar los umbrales de tolerancia delecosistema y su capacidad de autorregulación para poder determinar el impactoy prever los daños, así como los niveles de tolerancia del ecosistema y lapoblación para recibir los desechos.Las ciudades como espacios de consumo y producción influyen sobre el usoracional o irracional de la energía, razón por la cual tanto en el uso industrial odoméstico se requiere buscar alternativas que permitan un aumento en elrendimiento energético y una disminución de las pérdidas por respuestastecnológicas no apropiadas. El uso irracional de la energía es uno de losproblemas ambientales de las ciudades, muchas son las causas pero vale lapena resaltar aquellas que son susceptibles de mejorar con acertados procesosde planificación.Desde una perspectiva ambiental, el manejo equilibrado del consumo energéticoper cápita es definitivo para la sustentabilidad de los centros urbanos, estosignifica el equilibrio en los niveles tolerables de consumo, reciclaje de desechos,y alternativas tecnológicas limpias y eficientes. Sin una mayor eficienciaenergética es imposible pensar en satisfacer las necesidades de la población,mientras se conserva la capacidad productiva de la naturaleza para el futuro. Lasmegaciudades son totalmente ineficientes en este sentido. La escala urbana noapropiada, repercute en un mayor consumo energético en los desplazamientos,en el agotamiento de las fuentes energéticas del entorno al no poder respondersatisfactoriamente a la demanda, en pérdidas no registradas por incapacidad decontrol de las fuentes y daños por sobreuso o saturación de la infraestructura.La producción y el consumo de energía tienen impactos importantes sobre elmedio ambiente. En este sentido, las medidas correctoras implican sobrecostosfinales para la producción de bienes y servicios. La contaminación del suelo, elaire, el agua y la pérdida de áreas de valor ecológico son costos que asumefinalmente el consumidor por el aumento del precio además de los costos
  25. 25. sociales y los efectos intangibles. Los cambios en las actitudes de consumo conconductas derrochistas, la búsqueda de procesos de reciclaje energético, eldesarrollo científico y tecnológico para la producción de energías alternativas ylimpias, se constituyen en prioridad para el desarrollo sostenible de las ciudades.De la capacidad tecnológica para transformar los ecosistemas de los que seabastece la ciudad, depende en gran medida la sustentabilidad. Para medir elimpacto ambiental de los centros urbanos se requiere además de informaciónsobre su relación con el sistema natural, conocer las tecnologías especificas quese utilizan para la producción de bienes y servicios, vale la pena estudiar lasrelacionadas con la construcción de la ciudad. La perfección y adecuacióntecnológica permite reducir el impacto y racionalizar el uso de los recursos,aunque se conserve la demanda en aumento.De todos los factores determinantes, población, consumo y tecnologías, desde elpunto de vista de la complejidad del manejo de un sociosistema complejo comoel urbano, cuenta también la posibilidad de gestión y gobierno donde sedeterminan las políticas de desarrollo ambiental. Igualmente, la importancia quetiene el determinado ecosistema y sistema económico en el que se inscribe elasentamiento.El uso y transformación del sistema natural y sus recursos, la modificación o lacreación de tecnologías para la producción y construcción de ciudad, lascondiciones ambientales en que vive o pretende vivir la población y los símboloscon que se expresa y comunica, se manifiestan social y espacialmente en eseterritorio cultural que llamamos ciudad.Desde el punto de vista ambiental, la creación de espacios urbanos cada vezmás grandes está relacionada con el dominio tecnológico de espaciosgeográficos diferentes y, por tanto, con la modificación de múltiples ecosistemas.Por esta razón, al analizar su relación con la problemática ambiental se debentener en cuenta la plataforma tecnológica construida, y la capacidad real paraelaborar a través de ella, los medios artificiales para una adecuada sustentaciónde las actividades económicas y sociales. Esta consideración debe tener encuenta los límites de la densidad poblacional en concordancia con la calidad devida urbana.Al estudiar la capacidad de renovación y avance tecnológico necesarios pararesponder acertadamente a procesos acelerados de crecimiento de la poblaciónurbana y concentración de recursos, es necesario tener en cuenta larenovabilidad y manejo de los recursos ecosistémicos. La ciudad como centro deacumulación de recursos produce impactos en la más alejadas regiones. Cuandose analizan los procesos de expansión de las áreas urbanas, sobre todometropolitanas, en función de las tecnologías prevalecientes para la construccióndel hábitat y la provisión de servicios, puede comprobarse que sonextraordinariamente despilfarradoras de espacio y de recursos. En este sentido,
  26. 26. el impacto que pueda tener la población urbana sobre el medio ambientedepende tanto de factores socio-políticos y de distribución de los recursosnaturales como de aspectos tecnológicos.La participación de la industria de la construcción en la economía de los paísespobres es fundamental, hasta tal punto que cada gobierno latinoamericano loincluye en sus estrategias de desarrollo en los momentos de crisis recesivas. Esasí como el capital vinculado a este sector es uno de los mayores generadoresde riqueza y de empleo directo e indirecto, con una alta velocidad de retorno y ungran poder de redistribución de sus beneficios. Estas ventajas estratégicas, sinembargo, están relacionadas con su estrecha vinculación con la producciónartesanal, con una demanda potencial alta, y una amplia base de la poblaciónvinculada al sector, condiciones que no siempre son compatibles con lascostosas tecnologías de punta, utilizadas por la gran industria.Por esta razón, aunque la técnica se convierte en fundamento real para lograr unmejor equilibrio ambiental, la aplicación de sistemas de producción altamenteindustrializados no parece estar al alcance de los países pobres, y porconsiguiente, son pocas las acciones planificadas en este sentido. Para el casoque nos ocupa, es tan significativa la carencia de sistemas de prefabricaciónintegral propios que permitan un mejor uso tecnológico de los recursos locales enbusca de una construcción racional de la ciudad, como la imposibilidad de aplicarlos existentes en el mundo desarrollado, sin sacrificar los empleos aplicados a laconstrucción más tradicional, ni la calidad espacial y ambiental del hábitat. Larazón se puede atribuir en gran parte a la falta de bases económicas sólidas parael desarrollo de proyectos a gran escala, que respondan a las necesidadescrecientes de los entornos urbanos.Si bien, es importante resaltar las experiencias tecnológicas en las cuales sebusca aprovechar las potencialidades locales aceptando una realidad vigente,como es el caso de proyectos de cualificación del hábitat en sectores marginalesde casi toda América Latina, debe prevenirse sobre su aplicación indiscriminadaen contextos diferentes, sin antes utilizar métodos de evaluación que incluyan losaspectos de interés, económico y ambiental, aplicados al sistema constructivo,tales como, disponibilidad de la materia prima en el medio, costo energético delmaterial y su comportamiento frente al clima, durabilidad y disminución de losdesperdicios. Hay que tener en cuenta también los aspectos relacionados conproducción y empleo, balance entre costo de construcción, materiales y mano deobra.La vida útil de la construcción, esperada en función del dinamismo de loscambios sociales, es otro factor que poco se considera, y sin embargo, es causacorriente de pérdida de recursos valiosos. Hay que preguntarse además, cualesserán las condiciones que en el largo plazo hagan más eficientes y creativos lossistemas tecnológicos utilizados en la construcción de la ciudad, puesto que, apesar de que la adaptación tecnológica tradicional ha estado acompañada de la
  27. 27. asimilación de técnicas avanzadas, no siempre corresponden a las formasculturales del país. Es necesario buscar el equilibrio, para superar lascondiciones de deterioro urbano y cubrir los déficit de cantidad y calidad delhábitat.Las perspectivas para lograr un equilibrio tecnobiológico de la construcción enestos países, parece ser la tecnificación progresiva de los procesos constructivosde la ciudad, sin reducir la composición democrática del capital vinculado y laestandarización progresiva de productos. La primera, debe partir de la aplicaciónde sistemas de diseño basados en un desarrollo propio, puesto que no es posiblesolucionar los problemas con respuestas prestadas que corresponden anecesidades de índole diferente, y que están en función, tanto de las variablesfísicas del medio, como del desarrollo socio-económico que cubre una ampliagama de exigencias funcionales. La segunda, busca lograr un mayor conforturbano con eficiente gasto energético y ahorro en materias primas poreliminación de los grandes desperdicios de la construcción tradicional, así comola manera de facilitar procesos socialmente difundidos, tales como laautoconstrucción, la autogestión comunitaria y la construcción progresiva, que sehan constituido en mecanismos de adquisición de vivienda para la mayoría de lapoblación en nuestras ciudades.Para el caso de la vivienda, es indiscutible que ésta se constituye en el serviciobásico configurador del espacio urbano, con un aporte importante de la llamada"vivienda de interés social". Esto no significa que este hábitat se construya conuna cierta intencionalidad ambiental. Por el contrario, gran parte de estossectores se configuran sin fijar un mínimo de condiciones que establezcanprogresivamente el mejoramiento de la calidad de vida y menos aun la calidadambiental. No se trata de construir nuevos barrios donde se asiente"marginalmente" un amplio número de pobladores, sino, de garantizar que através de un adecuado diseño urbano se obtenga el mejoramiento paulatino de lacalidad de vida, valorando las respuestas espaciales, sin caer en el populismo oel folklore.Por lo tanto, la apropiación tecnológica de los recursos es determinante paraestudiar la problemática ambiental de un sistema tan complejo como el urbano, latecnología utilizada en la construcción de la ciudad determina en gran parte lacalidad ambiental urbana. En este sentido, podría decirse que el desarrollourbano dependerá de la forma como se relacionen la tecnología, el ecosistema yel sistema socioeconómico en el que se inscribe el asentamiento. Es necesario,por lo tanto, determinar los umbrales de tolerancia del ecosistema y la capacidadde autorregulación en directa dependencia de los sistema tecnológicos utilizadospor la construcción urbana. Igualmente, la tecnología empleada para laproducción de bienes y servicios debe considerar la contaminación generadadurante la producción para estimar el impacto a través del tiempo. Ello implica lanecesidad de observar los cambios porcentuales entre la población y elconsumo, de acuerdo con la tecnología utilizada.
  28. 28. La técnica es un instrumento que permite llevar a cabo la práctica constructivabasada en una realidad concreta ecosistémica, económica, y social, y que buscasatisfacer las necesidades materiales de una determinada comunidad. Laaplicación de técnicas avanzadas en el transporte e infraestructura vial de lasciudades para racionalizar el uso del servicio, y la determinación de principiostécnicos, requiere de tipologías estructurales flexibles que puedan articularse alsistema natural. Estos aspectos prioritarios aún no se han estudiado desde laperspectiva del diseño urbano.La importancia de la práctica urbanística y arquitectónica en la construccióntecnológica de la ciudad es definitiva. El desarrollo tecnológico se refleja en laconfiguración del ambiente y para el caso de la ciudad se expresa en laarquitectura, la infraestructura y el diseño industrial. La tecnología no se puedeconstituir en un objeto en sí mismo, ni puede ser ajena al proceso detransformación económica y ambiental de la ciudad. Es más bien el soportematerial de esta construcción.1-3-3-1-Las Fuentes EnergéticasLa productividad creciente para la satisfacción de las necesidades humanasrequiere de un crecimiento igual o superior de las fuentes energéticas queposibilitan el desarrollo. En efecto, el crecimiento energético es superiormundialmente al crecimiento poblacional o de la producción agrícola. Mientras lapoblación crece al 2% anual y la productividad agrícola llega quizás al 3%, elconsumo de energía está creciendo al 7% anual. En 12 años se duplicará lademanda de petróleo en Estados Unidos ya excesiva con relación a la demandamundial.Pero la energía actualmente utilizada por el hombre también tiene un límite. Laindustrialización comenzó su carrera vertiginosa a finales del siglo XVIII con laexplotación intensiva del carbón para la producción del vapor. Sin embargo,durante el siglo pasado y sobre todo en el presente, las fuentes petrolíferas hanreemplazado en gran parte al carbón como fuente primaria de energía. Laenergía nuclear aún no aparece en el horizonte en forma segura y predominante.Todavía para 1985, el porcentaje de consumo energético nuclear será del 1%con relación a las otras fuentes de energía. El petróleo seguirá dominando elpanorama energético durante muchos años, y las fuentes empiezan a dar signosde agotamiento.El petróleo, en un futuro no muy lejano, extraído de las pizarras asbésticas oarrancado al mar con altos costos de producción será un producto caro y, por lotanto, consumible solamente por los países ricos. Con ello se ampliaráposiblemente la brecha entre países ricos y pobres ya de por sí inmensa, si setiene en cuenta que los Estados Unidos consumen las tres cuartas partes de lasfuentes energéticas mundiales.
  29. 29. En Estados Unidos circula un vehículo por dos habitantes y cada pareja puedever su propia pantalla de televisión y utilizar su propio aparato telefónico. Europano está muy por debajo de esta cifra pero al menos conserva una proporciónmás sensata entre población humana y aparatos técnicos. Los automóviles seempiezan a utilizar ya no por su valor de uso, sino por prestigio social, comosucedía anteriormente con la tierra o las altas torres de las familias señoriales delRenacimiento.El uso irracional de la energía es uno de los principales problemas ambientalesde las ciudades. Muchas son las causas de este fenómeno, pero vale la penaresaltar aquellas que son susceptibles de mejorar con acertados procesos deplanificación. La escala urbana no apropiada repercute en un mayor consumoenergético debido a la mayor distribución del flujo energético. Hay que añadir laspérdidas no registradas por incapacidad de control de las fuentes y por daños porsobreuso o saturación. Las medidas correctoras implican, sin duda, sobrecostospara la producción. Las actitudes de consumo derrochistas, la ausencia deprocesos de reciclaje y el poco desarrollo científico y tecnológico que existesobre otras fuentes alternativas de producción energética, son aspectos querepercuten en el irracional consumo energético de los asentamientos urbanos.Las actitudes de consumo se constituyen en fundamento para lograr sistemastecnológicos eficientes, que conduzcan a satisfacer las necesidades de lapoblación. Sin embargo, la sola racionalización del consumo parece no se seruna medida suficiente. Es necesario atender también a las fuentes energéticas.Desde el punto de vista ambiental sería muy distinta una ciudad abastecida confuente solar al modelo actual regado con petróleo. Igualmente, los impactosdeberán medirse de acuerdo con la información existente sobre tecnologíasespecíficas utilizadas para la producción de bienes y servicios. En el caso de lasciudades vale la pena estudiar las relacionadas con la construcción de la ciudad;la perfección y adecuación tecnológica permite reducir el impacto y racionalizar eluso de los recursos energéticos, aunque se conserve una demanda en aumento.De hecho, generalmente, los constructores no tienen en cuenta en sus cálculos,el ahorro energético.la capacidad real de sustentación del entorno en el que se ubica el asentamiento,depende del contexto ambiental concreto que incorpora las tecnologías y losrecursos que se utilizan para la construcción de la infraestructura y para laprestación de servicios, igualmente, la forma como se presenten las relacionessociales de producción determinan la posibilidad de una mejor calidad de vidaurbana, es fundamental tener en cuenta tanto la estructura de la produccióncomo los límites ambientales de la misma.En este sentido, el problema ambiental no se refiere solamente a la explotacióndesmedida de los recursos, sino a su utilización social irracional, por lo tanto, esnecesario planificar la producción y el consumo porque a pesar de que en la
  30. 30. producción se crean las relaciones sociales, es en las disparidades en elconsumo tanto nacional como internacional, donde se sienten lascontradicciones. Para el análisis ambiental urbano no se podrán olvidar entoncesestas complejas relaciones, pues el conflicto se manifiesta en el marco físico delas ciudades, en su segregación espacial y en el desajuste de su ámbito artificialy natural.1-3-4-MEDIO AMBIENTE. CIUDAD Y SÍMBOLOAl indagar por el significado de lo urbano desde una perspectiva ambiental, seencuentran posiciones contradictorias. Para un significativo número de autores,la ciudad es sólo un espacio consumidor de energía y productor de desechos; eneste sentido, las referencias a lo urbano están signadas por los calificativosapocalípticos. Para otros, prima la ciudad, sin considerar las afectaciones quesobre la calidad de vida de los pobladores urbanos tienen los esquemasimpuestos para un irracional consumo energético, la carencia de sistemastecnológicos de reciclaje de residuos y la segregación socioespacial quedesvirtúa la esencia de ese complejo espacio colectivo. En este sentido, seplantean objetivos de sostenibilidad, sin reflexionar sobre el cambio culturalrequerido para esa nueva propuesta urbana.La historia de la ciudad es la de las sociedades enfrentadas a los retos que cadamomento histórico les depara, con los instrumentos tecnológicos, las relacionesde producción, los recursos naturales, las aspiraciones personales y sociales, laideología y el arte. Con el uso de la tecnología se alcanzaron logrosinsospechados para las sociedades precedentes y a su vez se generaron nuevosy crecientes problemas que no siempre pudieron superarse. Las primitivastécnicas de los hombres precolombinos les permitieron desarrollar grandes ybellas ciudades, a pesar de lo cual la América Prehispánica vio su decadencia ydesaparición por causas no siempre atribuibles a la colonización española.Hasta las grandes ciudades pertenecientes a sociedades cuya desaparición odecadencia se ubica a lo largo de la historia, constituyen un ejemplo de lo quepuede acontecer en la escogencia de modelos de "desarrollo" inadecuados a laspropias condiciones históricas.La importante respuesta particular dada a las ciudades precolombinas en lasdistintas regiones de América Latina es neutralizada a partir de la colonizaciónespañola. En líneas generales la tendencia reestructuradora de culturasexistentes, la sustitución por nuevos "valores" impuestos todos por elcolonizador, la homogeneización a escala continental de los modelosurbanísticos y arquitectónicos contenidos en las Leyes de Indias y reproducidosindiscriminadamente en todos los sitios, sin diferencias locales, iniciaron unproceso de "unificación urbana" en la que sólo quedarían marcadas lasdiferencias locales provenientes de las preexistencias culturales y de lasparticularidades ecológicas y/o aquellas determinadas por la significación social yeconómica que asumía cada ciudad.
  31. 31. Las ciudades coloniales desempeñaban funciones bien concretas: punto deentrada y salida de los productos europeos y de los metales o materias primasamericanas, centros de poder político, religioso, militar y administrativo, conexistencia de algunas funciones productivas como la artesanía pero de carácterbastante reducido. "A partir de la jerarquía fijada por las funciones, en la ciudadse estructura una jerarquía piramidal de espacios significativos, desde el centro ala periferia. Dentro de esta estructura sobresalen los edificios particularesidentificados con una función específica: el fuerte, la iglesia, el cabildo, el palaciodel gobernador. En estos edificios mas que una exteriorización simbólica semanifiesta una exteriorización funcional acentuada por el grado de desarrollo dela cultura y de los recursos disponibles de la sociedad que los produce.A lo largo del siglo XIX, la emancipación del continente y la formación de lasburguesías nacionales, tienden a suplantar la influencia española por laasimilación de los modelos provenientes de otros países europeos, básicamente,Francia e Inglaterra. La transformación a escala ambiental no se refleja hastafines del siglo, y en algunos casos la variación a escala urbana es una variaciónde estilo, que no cambia en principio la homogeneidad ambiental. Hay un cambiode diseño en cuanto a lo tipológico pero se mantiene la base funcional yconceptual, inclusive se hacen más evidentes dentro de la estructura urbana.La mano de obra local incide como elemento diferenciador y se constituye en elfactor que prolongará las tradiciones y determinará el mestizaje entre la culturaeuropea y la cultura indígena popular. Esta diferenciación se produce en el planoestilístico mas que en la estructura conceptual de base de las ciudades. Lahomogeneidad queda establecida en el trazado urbano de cuadrícula, dentro delcual se insertan la arquitectura y los materiales.Este proceso de significación urbana a través de imágenes se presenta endiferentes niveles, de acuerdo con los elementos que lo estructuran. Así, en laciudad pueden identificarse objetos o lugares de significación colectiva quetranscienden los límites de los propios habitantes; se trata de los elementosprimarios, los de mayor significación, entre los que se cuentan los monumentosartísticos e históricos de carácter patrimonial. Estos llegan a constituir unasupraimagen o especie de mapa mental, cuya concreción física constituyó unparadigma en el Período Barroco. El plan de Fontana y Sixto V para integrar losmonumentos cristianos, por medio de obeliscos egipcios a manera de mojones,obedeció a este deseo, en cuanto tenía la función práctica de orientar a losperegrinos en la capital del Catolicismo. En otro nivel se presentan los hitosurbanos que sólo adquieren significación para los lugareños, y en un orden nonecesariamente decreciente, los espacios públicos, hasta llegar a los elementosde menor grado de significación, que generalmente se ubican en un territoriorestringido al barrio o a las áreas privadas.
  32. 32. Estos símbolos urbanos constituyen paradigmas individuales y colectivos, pormedio de los cuales se crea una imagen personalizada del espacio urbano,diferenciada por niveles educativos o por características de edad, sexo, religión yorigen, con lo cual se crean límites territoriales de carácter personal. Lasimágenes urbanas, por tanto, están sometidas a variaciones de acuerdo con lapercepción individual, la cual se encuentra en puntos comunes con la de otrosindividuos, hasta construir imágenes nodales que constituyen la memoriacolectiva. Por esto, aunque no es posible la identificación de una imagen única yverdadera de la ciudad, se puede reconocer un sistema simbólico coherente queopera para una colectividad, determinada por un territorio.El carácter de este territorio mental simbólico lo ilustra Armando Silva en elsiguiente texto: "El territorio fue y sigue siendo un espacio donde habitamos conlos nuestros, donde el recuerdo del antepasado y la evocación del futuropermiten referenciarlo como un lugar que aquel nombró con ciertos límitesgeográficos y simbólicos. Nombrar el territorio es asumirlo en una extensiónlingüística e imaginaria; en tanto que recorrerlo, pisándolo, marcándolo en una uotra forma, es darle entidad física que se conjuga, por supuesto, con el actodenominativo".Esa territorialidad individual y familia corresponde a una demarcación de loslímites de lo privado en un ámbito cotidiano, pero existe así mismo un territoriocolectivo, que está implícito en la centralidad urbana y sustenta el reconocimientodel espacio público, de los valores patrimoniales urbanos y de la memoriacolectiva.Se exige pues, un acto colectivo de carácter simbólico para la creación delterritorio urbano, acto que se materializa a través de la historia, en lasceremonias de fundación de ciudades, en la asignación de patronos (próceres ysantos) en la creación de obras y monumentos públicos y en sus inauguracionesmultitudinarias. Como lo afirma Fabio Botero Gómez "Desde cinco o seis mileniosatrás el mundo mediterráneo, desde Palestina hasta Iberia, del Alto Nilo al Pontoy del Atlas a los Alpes, ha girado esencialmente alrededor de la ciudad comoente social básico y este hecho es de tal trascendencia que ha pasado allenguaje institucional y cultural en forma ampliamente conocida: Polis, Política,Urbs, urbano, Urbanidad, Civitas, Civilización, Civil, Civismo. A diferencia delnorte, tribal hasta épocas muy recientes (en términos de la historia) el mundomediterráneo institucionalizó el hecho urbano y lo convirtió en la piedra angularde su evolución histórica y cultural."La aprehensión de las imágenes urbanas se ha intentado por medios visualesdiferentes: la pintura, la fotografía, el cine, y por las disciplinas que se ocupan delo urbano en conjunción con la sicología. Un ejemplo lo constituye la Teoría de laGestalt en Alemania, o la obra de Kevin Lynch "Imagen de la Ciudad". Enocasiones se ha obtenido por estos medios, resultados destacados que hanrevelado parte de la esencia misma de la ciudad. Sin embargo, el medio que ha

×