Your SlideShare is downloading. ×
Enamoramiento
Enamoramiento
Enamoramiento
Enamoramiento
Enamoramiento
Enamoramiento
Enamoramiento
Enamoramiento
Enamoramiento
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Enamoramiento

1,833

Published on

Published in: Education
0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,833
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
26
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Egilea: Julen GoñiENAMORAMIENTO Y AMOR (Enamoramiento y amor.Francesco Alberoni. Ed. GEDISA). (Laburpena)Cap. I Definición: Es el estado naciente de un movimiento colectivo de dos.Es un fenómeno que puede ser incluido en la clase de los fenómenos colectivos aunque no se debe confun-dir con los demás (p.e. la Reforma protestante o el movimiento feminista). Diferencia: el enamoramiento lo constituyen dos personas.No hay que caer en el error de pensar que la experiencia extraordinaria se debe a las virtudes de la personaamada, sino al tipo de relación establecido entre nosotros y los que amamos. Es el tipo de experiencia ex-traordinaria lo que hace diferente y extraordinaria a la persona amada. Puede ocurrir que alguien no conoz-ca nada parecido en toda su vida, o quizás, tan sólo una vez.Cap. IIAcerca de la sexualidad, se dice que el deseo es algo continuo y se la coloca al lado de otras necesidades.Sin embargo las investigaciones señalan que se tienen un número limitado de relaciones, más bien breves ycon el mismo compañero. Es decir, que la sexualidad es discontinua, escasa y poco intensa.Por otra parte, las personas tienen períodos de su vida en los que la experiencia sexual es frecuente, intensa,extraordinaria y exultante y desearían que siempre fuera así. Se podría decir, por tanto, que la sexualidad esalgo que existe siempre, como las otras necesidades, en su forma ‘ordinaria’, y que asume una forma y unaintensidad extraordinarias en ciertos períodos, los del amor. En estos momentos toda nuestra vida física ysensorial se dilata, se hace más intensa, y también se amplía nuestra vida intelectual descubriendo relacio-nes que antes nos eran desconocidas. Un gesto de la persona amada nos habla de ella, de su pasado; com-prendemos sus sentimientos y los nuestros. Nos volvemos sinceros y la sexualidad, el deseo de placer y dedar placer invade todo lo que proviene de la persona amada, de quien amamos todo, hasta el interior de sucuerpo, deseando estar en él.Pero todo esto se dirige a una sola persona y sólo a ella y ocurre aun en contra de nuestra voluntad. Asípues la sexualidad extraordinaria es monógama, vinculada a la inteligencia, la fantasía, la pasión... Este eroses una fuerza revolucionaria aunque limitada a dos personas.Cap. III El lenguaje del enamoramiento es el de la poesía, la sacralización o el mito.En todos los procesos colectivos se separa algo que estaba unido o se une algo que estaba dividido.No existe movimiento sin una diferencia, ni existe enamoramiento sin la transgresión de una diferencia. Sino hay obstáculo no puede haber movimiento y, por tanto, no puede haber enamoramiento, pues no existenecesidad de instaurar otro sistema de diferencias e intercambios, es decir, de fundar otra institución.Otro elemento esencial del enamoramiento es el dilema y un problema a tratar es el de la perpetuación delestado naciente.El enamoramiento siempre consiste en construir algo nuevo a partir de dos estructuras separadas (la antiguay la que se quiere imponer): la de parentesco, la matrimonial, la sexual, la política, la cultural, etc. Así puessiempre existe la ambivalencia. La familia, por ejemplo, puede ser un lugar colectivo de amor pero puedeser también un mundo de tensiones, agresividad y frustraciones. A pesar de esa ambivalencia nuestro deseoes mantener puro el objeto de nuestro amor (el padre, la familia en general...) y para ello se aprende a cul-parnos a nosotros mismos -depresión- o atribuimos la imperfección al enemigo -elaboraciones persecuto-rias-.En los períodos históricos y en todas las historias personales que preceden al enamoramiento hay siempreuna larga preparación debida a un lento cambio, a un deteriorarse de las relaciones con las cosas amadas.En estos períodos los dos mecanismos -el depresivo y el persecutorio- siguen funcionando y por eso elenamoramiento -y los demás movimientos- aparece de improviso. Se intenta mantener el ideal a través de 1
  • 2. Egilea: Julen Goñisacrificios y por eso existe una sobrecarga depresiva previa a todos los movimientos y al enamoramiento.Este proceso se mantiene hasta un punto a partir del cual el amor desborda las estructuras e invade los terri-torios prohibidos, la violencia tomada contra uno mismo se desborda también y destruye las reglas que lamantenían prisionera: es el estado naciente. Entonces las dos fuerzas -el amor y la violencia- se liberan. Esuna experiencia de liberación y plenitud vital, de felicidad. Se abre lo posible y aparece el objeto puro deamor, sin ambivalencias, en el que deber y placer coinciden extinguiéndose toda alienación.Cap. IVEsta reorganización no se produce en un instante, es un proceso. Lo que si se produce en un instante es laaparición del objeto puro del amor, que se nos aparece como revelación, no el enamoramiento en sí.Cuando nos enamoramos, durante mucho tiempo nos lo negamos a nosotros mismos. Pero si el deseo origi-nal reaparece y se nos impone, entonces estamos enamorados.El enamoramiento es un proceso en el cual la otra persona, la que hemos encontrado y nos ha correspondi-do, se nos presenta como objeto pleno de deseo.Las personas enamoradas vuelven a recorrer el pasado y se dan cuenta que ha sido así porque en su mo-mento hicieron elecciones, lo quisieron ellas y ahora ya no lo quieren más. El pasado aparece como prehis-toria y la verdadera historia empieza ahora. Así termina el resentimiento, el rencor, el deseo de venganza,porque no se puede odiar lo que no tiene valor. Por eso la persona enamorada puede, a menudo, continuarviviendo con su marido o mujer, si éste/a no pone obstáculos, sin rencor y con afecto.La alegría de un nuevo amor genera también otra ilusión. Esta lleva al enamorado a creer que aquéllos aquienes deja atrás pueden aceptar serena y pacíficamente su nuevo amor. Pero lo que ocurre suele ser locontrario: el enamoramiento provoca en la persona abandonada un deseo terrible, pues siente como si estu-viera enamorada de quien ya no la necesita y no sufre más por su causa. Por eso la persona abandonadapropone a quien se ha enamorado elecciones terribles (‘si te vas me mato’, ‘o la otra persona o los hijos’,etc.). La historia del enamoramiento será, así, la del rechazo a elegir y la del aprender a elegir.El amor tiende a separar la ley de las personas; quiere instaurar otras leyes, no quiere suprimir las personas,quiere amarlas. Pero las leyes hablan a través de las personas, éstas encarnan las antiguas leyes y se oponenal nuevo derecho y no se puede infringir la ley sin pasar por encima de las personas que la encarnan: éste esel dilema. La manera en que se enfrenta y se resuelve el dilema es la verdadera historia del enamoramientoy de su crearse proyectos e instituciones.Cap. VEl estado naciente es la revelación del ser que dice sí. El enamoramiento es abrirse a una existencia diferen-te sin ninguna garantía realizable; ofrece instantes de felicidad y eternidad pero no puede ofrecer certezas.La dimensión del amor que encuentra su objeto es el presente.El enamoramiento es encontrar, perder y volver a encontrar; es confianza, confiarse, abandonarse por con-fianza al otro. Los enamorados no son celosos. El enamoramiento es una experiencia de autenticidad, detransparencia y de verdad. Los enamorados se cuentan su pasado para hacerse partícipes de la totalidad desu ser. El enamoramiento tiende a la fusión, pero de dos personas diferentes; es decir, existe diversidad y lavoluntad, la fuerza para superarla. La persona amada interesa porque es única, distinta y deseamos ser ama-dos de la misma manera, cosa que no puede suceder en aquellas organizaciones donde todos pueden sersustituidos. El enamoramiento, por tanto, es monogámico y sólo pude ser monogámico, puesto que es pre-tensión de exclusividad del que es extraordinario y es reconocimiento de extraordinariedad del que es ex-traordinario.El aprecio que sentimos venir de la persona amada nos permite apreciarnos a nosotros mismos. Este es elmovimiento de individuación al que acompaña otro de fusión. La reciprocidad del amor significa que am-bos quieren a la vez, lo que es importante para cada uno. El deseo de gustar al amado le lleva a cambiar élmismo.El amor produce una geografía sacra del mundo, a la vez que una sacralización del tiempo, que sólo des-aparece con un nuevo estado naciente. 2
  • 3. Egilea: Julen GoñiCap. VILa vida cotidiana se caracteriza por del desencanto, es decir, por la impresión de que hay algo deseable,pero que se nos escapa. El enamoramiento libera este deseo, lo coloca en el centro de cada cosa. Todo loque hacemos por la persona amada, es hacerlo por nosotros, para ser felices. La vida cotidiana se caracteri-za por tener que elegir entre cosas que interesan a otras personas, elegir entre un desencanto más grande omás suave. En el enamoramiento se elige entre todo o nada.Todos los sicólogos, sociólogos, etc., prometen en sus terapias la felicidad continua. Pero eso es un sinsen-tido. La felicidad que se logra en el enamoramiento está siempre presente como nostalgia.Hay personas que no soportan la tensión del enamoramiento y surge en ellas el deseo de paz, de tranquili-dad, de serenidad. Quien vive la vida cotidiana no puede alcanzar la intensidad espasmódica del deseo y lavoluntad que produce la felicidad. Para ello hace falta transgredir y esto no es algo que pueda decidirsevoluntariamente. El enamoramiento aparece cuando han madurado las condiciones estructurales; es, pues,un acontecimiento que se impone. Igualmente, cuando estamos enamorados, no podemos alcanzar la tran-quilidad serena. Para ello sería necesario destruirlo. El precio, claro está, es el finaldel enamoramiento y del éxtasis.Cap. VIIEs posible amar a dos personas al mismo tiempo, amar a una y enamorarse de otra, pero no es posible ena-morarse de dos personas a la vez. Para comprender esto hay que distinguir la preparación al enamoramientodel enamoramiento mismo. En la fase de preparación puede ocurrir que alguien no sepa con seguridad dequién está enamorado y por eso puede, también, empezar muchas veces a enamorarse. Excepto en la pareja,en todos los demás movimientos colectivos los miembros son sustituibles.Existe, por otra parte el enamoramiento unilateral, el que siente una persona por otra que no le corresponde.El enamoramiento, en cuanto superación de una barrera, siempre supone una reestructuración de nuestrosistema de afectos. Se abandona algo que se considera sin valor, pero se mantiene y se integra en la nuevarelación lo que, de la antigua relación se considera valioso. En el enamoramiento, pues, se integran en larelación las partes que en un primer momento quedaron excluidas. En todos los casos, el enamoramiento esel encuentro de dos individuos aislados cada uno de los cuales lleva en sí un sistema de relaciones del cualquiere conservar una parte y reestructurar otra.A veces los proyectos de los enamorados son incompatibles, como cuando uno de ellos quiere huir delmundo, aislarse en el enamoramiento, y el otro, sin embargo, quiere realizar el propio amor en el mundo.Entonces el enamoramiento se extingue.Dos enamoramientos son imposibles porque significan moverse con toda la fuerza de nuestro ánimo haciados objetivos absolutos.Cuando se tiene un hijo porque uno o los dos han querido, el enamoramiento termina, en el primer caso,porque quien no lo deseaba se siente traicionado, y en el otro, porque los dos se enamoran al mismo tiempodel nuevo ser y ya ninguno es esencial para el otro. El nacimiento del hijo, por tanto, el amor hacia él forta-lece la unión, estabiliza el amor, pero acaba con el enamoramiento. De todas formas, aunque termine elenamoramiento, aun si desaparece el amor y los dos se separan, lo colectivo sobrevive en las dos parejasmadre-hijo y padre-hijo.Cap. VIIIEl estado naciente es, por definición, transitorio. Cuando todo funciona bien, el enamorarse termina en elamor; el movimiento, cuando triunfa, produce una institución. El enamoramiento y el amor o la instituciónson, pues diferentes: en el modo de sentir; en que en la vida cotidiana del amor los fines que nos propone-mos tienen en cuenta los medios de que disponemos y en el enamoramiento primero nos enamoramos ymás tarde buscamos los medios para conseguirlo. En la vida cotidiana no se diferencian entre necesidadesesenciales y no esenciales y en el enamoramiento sí, pues es esencial todo lo que ayuda a llegar al amado yhacerse amar por él. En la vida cotidiana vale el principio de intercambio calculable y en el enamoramientovale la regla del comunismo: cada uno da según sus posibilidades y recibe según sus necesidades. El hechode dar no se acompaña con la exigencia de recibir, pues la alegría del otro vale más que cualquier objeto.Cuando se empieza a tener en cuenta lo que cada uno da o recibe el enamoramiento se ha terminado. 3
  • 4. Egilea: Julen GoñiTambién se da la experiencia de la igualdad, no anuladora de las diferencias. Es una igualdad de poder. Loque se da es poder simétrico pues cada uno está a merced del otro.Otro aspecto del estado naciente es la sinceridad y la autenticidad. Cada uno trata de ser uno mismo hasta elfondo, lo cual se obtiene gracias a la otra persona, al diálogo con ella. Mediante éste se redime el pasado selibera de él, aunque para ello es necesario decir la verdad, ya que es la verdad la que nos hace libres. Losenamorados se hacen una confesión recíproca y cada uno tiene el poder de absolver al otro.Sólo el objeto de nuestro amor tiene valor de por sí, las demás cosas no. Resumiendo los rasgos que carac-terizan al enamoramiento diremos que son: instante-eternidad, felicidad, fines absolutos, autolimitación delas necesidades, igualdad, comunismo, autenticidad y verdad, realidad y contingencia, etc. El estado nacien-te es una tentativa de rehacer el mundo a partir de ese modo diferente de pensar y vivir. Es la tentativa derealizar en el mundo lo máximo de esa solidaridad absoluta de la que se ha tenido experiencia.Cap. IXQuien se enamora está predispuesto a enamorarse cuando existen ciertas precondiciones y normalmente yalo ha intentado varias veces. Sin embargo la tensión que lleva el estado naciente puede tener muchas sali-das. Está el que se convierte, el que entra en un grupo político y el que se enamora. La propia palabra es unproducto cultural. De todas formas la tentativa de enamoramiento falla casi siempre.El estado naciente es un modo de pensar, ver, sentir y vivir completamente diferente del cotidiano. Laspersonas que se encuentran en este estado se comprenden profundamente la una a la otra. El estado nacientecrea de manera instantánea el reconocimiento, la comprensión en un plano intuitivo y profundo. Como diceRaimon Lull ‘el amante y el amado son realidades diferentes y sin embargo concordantes, sin oposiciónalguna ni ninguna diferencia de esencia’.El estado naciente tiene la capacidad de despertar en los otros las mismas posibilidades. Quien ama tiende aarrastrar al amado a su amor pero puede suceder que la otra persona tenga ya algo que le interesa y enton-ces el primero, el enamorado, despierta su amor, pero hacia otra persona. El enamoramiento es una trans-formación interior individual que busca su objeto. Por eso en los comienzos el enamoramiento sólo se da enuna persona y la mayor parte de las tentativas iniciales terminan en seguida. Existen, pues, dos casos deenamoramiento: uno en el que las dos personas se enamoran recíprocamente y otro en el que sólo una seenamora y la otra se siente arrastrada por distintas razones. En este caso la persona que ha sido arrastradapuede prescindir de la otra pero no a la inversa. En el enamoramiento bilateral cada uno tiende a invadir elterreno del otro, a considerarlo como un problema del nosotros que sólo el nosotros puede resolver. Hay,sin embargo, diferencias que el enamoramiento no puede colmar: lo complejo puede comprender lo simple,pero lo simple no puede comprender lo complejo (una persona creativa se vuelve más creativa cuando seenamora y crea situaciones ideales que la otra persona, menos creativa, no comparte porque busca algo másconcreto.Cap. XSe enamora quien está dispuesto a enamorarse, quien está disponible, pero esto no significa que nos enamo-remos cuando sentimos el deseo de enamorarnos. El enamoramiento que algunos desean no supone unanecesidad de romper por completo con un pasado, una necesidad de volver a discutir la vida, un arrojarse alriesgo de lo totalmente nuevo.Nadie se enamora si, aunque sea parcialmente, está satisfecho de lo que tiene y de lo que es. El enamora-miento surge de la sobrecarga depresiva y esto supone una imposibilidad de encontrar algo que tenga valoren la vida cotidiana.El primer signo de la preparación del enamoramiento es el sentido de la nulidad y la vergüenza de la propianulidad. Por eso el enamoramiento es más frecuente en los jóvenes, porque son profundamente inseguros.La propensión al enamoramiento no se revela, por tanto, en el desear enamorarse, sino en percibir la inten-sidad vital del mundo y su felicidad, y en sentirse excluido y envidiar esa felicidad con la seguridad de quees inaccesible. El enamoramiento no es desear a una persona bella e interesante; es un rehacer el camposocial, un ver el mundo con ojos nuevos. No se enamora quien quiere enriquecer su existencia sino quienestá perdiéndola. En este período la ‘respuesta’ puede no llegar a la otra persona, puede no desembocar enel enamoramiento. Si el sujeto que está preparado al cambio se encuentra en un sistema social en el que está 4
  • 5. Egilea: Julen Goñia punto de estallar un movimiento colectivo se reconocerá en él y pasará a formar parte de él en vez deenamorarse de una persona.Cualquier persona puede hacer enamorarse a otra que espera la llamada si le hace oír la voz que le llamapor su nombre y le dice que su momento ha llegado. Esto, de todas formas, puede hacerse de manera enga-ñosa como cuando alguien desea enamorarse para enriquecer su vida cotidiana. Estas personas buscan unarespuesta, temen no tenerla y, en la continua tentativa de seducción, pueden obtenerla de quien tiene lanecesidad interior de darla. Pero puede ser también algo más mezquino como el deseo de éxito o de poder.El amor es un enorme poder sobre el que ama, y este enorme poder puede proporcionar placer porque hala-ga la vanidad, porque hace al otro esclavo.Cap. XINinguna de los enamorados es la perfección para el otro, ninguno es depositario de la verdad, pero cadauno, a los ojos del otro es el paso para llegar a la verdad y ésta, en el enamoramiento es algo que existe y esaccesible, como es solucionable, también, cada problema.En el enamoramiento lo absolutamente particular asume un valor universal; lo que ve ella tiene el mismovalor que lo que veo yo. Además los enamorados no pueden admitir que el otro esté en un grado inferior así mismo; sólo puede ser superior porque es la puerta a través de la cual se llega a la verdad.En el amor cada uno conoce las debilidades del otro pero las perdona e incluso las aprecia. El amor es,pues, el desenlace del enamoramiento.Cap. XIICasi todas las propiedades del estado naciente las encontramos en la adolescencia, pues es el paso de lainfancia y la familia infantil al mundo adulto. Si el estado naciente es separar lo que estaba unido y unir loque estaba separado, no hay ninguna edad como ésta para que se realice en mayor medida la obra. La ado-lescencia es la edad del continuo morir y renacer en otro, del continuo experimentar en las fronteras de loposible. Por eso se piensa que el enamoramiento es algo que no corresponde a otras edades. Actuar comojovencitos sin serlo equivale a separarse de una institución cuando no deberíamos hacerlo. Pero el enamo-ramiento rompe la institución consolidada para crear una solidaridad alternativa. La institución tiene horrordel estado naciente porque significa lo inesperado, lo incomprensible y porque ataca las instituciones desdesus propios valores acusándolas de hipocresía. Por eso todos los mecanismos sociales, toda la sabiduría dela tradición, tiene como fin tratar de apagarlo, hacerlo imposible, y cuando no lo consigue tratará de impo-nerle formas conocidas y reconocidas. El noviazgo, la separación, el divorcio, el modelo del amante, lavenganza, el matrimonio, son salidas institucionales del el enamoramiento. La sociedad lleva a los enamo-rados a definirse como lo que no son, como algo distinto de lo que son. Y si no lo hacen con sus términos lainstitución declara que esa experiencia es locura. Por eso se burla, considerándolo como algo infantil, o sereduce a sexualidad. La cultura cotidiana, en suma, trata siempre de imponer sus dicotomías: o se quieresiempre o no se quiere nunca; o se es un absoluto o se es como los demás; o están siempre unidos o siempredivididos, etc. El enamoramiento es un acto de liberación que se vive como derecho de no tener que depen-der de las consecuencias de decisiones pasadas propias o de otros. El enamoramiento no se comprometecomo lo exigen los pactos instituidos (‘Amarás a este hombre en el bien como en el mal’). El enamoramien-to denuncia la parte oculta del pacto y dice: mantengo mis compromisos prácticos, pero nadie puede com-prometerse respecto de los sentimientos.El que llega al enamoramiento viene de un mundo de reglas, certidumbres, caminos marcados y prohibicio-nes. Hasta ahora la vida se desarrollaba por costumbres. La institución pide que lo siga haciendo porque leinteresa el comportamiento manifiesto, las obras, no la fe. En el enamoramiento, en cambio, las obras queno son queridas no tienen valor, son falsas. La persona abandonada pide a la otra que se quede a su lado,sabiendo que no puede pedirle que se enamore de ella. En realidad no le interesan ni sus sentimientos ni sufelicidad, sino que le interesa como cosa.Pero la institución surge también del estado naciente, pues en un cierto punto éste termina y su lugar esocupado por la institución. La institución, si no es revitalizada de continuo por el estado naciente, se vuelveinhumana, reduce las personas a cosas. Y en esta forma es como el estado naciente la encuentra. Puesto queel estado naciente es su verdad -el enamoramiento es la verdad del amor- la descubre privada de verdad,puro poder, y como la institución no puede ver su verdad en el estado naciente -precario, fugaz, puro deve-nir- lo descubre como irracionalidad, locura, escándalo. 5
  • 6. Egilea: Julen GoñiCap. XIII¿Cómo se pasa del enamoramiento al amor? A través de una serie de pruebas. Si se superan, el enamora-miento entra en el mundo de las certidumbres y se convierte en amor; si no, aparece el desenamoramiento.Cuando las pruebas se superan, proyectamos hacia atrás en nuestro recuerdo la continuidad del amor quevivimos. En caso contrario, lo que se proyecta es la continuidad de nuestro desamor.Estar enamorado es también resistir al amor, por lo que éste supone de ponerse completamente en manosdel otro. Nos atrae la idea de que cada vez que estamos con el amado pueda ser la últimay esto nos permite abandonarnos totalmente. Intentamos, pues, alejarnos de esa posesión que nos asusta ypara ello salimos a la búsqueda de motivos para hacerlo porque no queremos abandonarnos sin ningunagarantía de reciprocidad. Por eso buscamos en el otro las pruebas de que nos ama. En el amor se quierejuntos las cosas que cada cual quiere por separado lo que significa que debemos separarnos de cosas queantes queríamos y a las que les dábamos importancia. El ‘¿me amas?’ siempre es pedir algo que se quierepara sí lo que supone una renuncia para el otro. El proyecto que cada uno hace para sí implica al otro: es lapropuesta de lo que se debe querer juntos. La búsqueda de lo que debe ser deseado por ambos implica uncontinuo hacer y rehacer proyectos. Pero también un continuo encontrar puntos a los que no se puede re-nunciar porque, si no se realizan, pierde sentido el amor: son los puntos sin regreso. Son los nudos sin re-solver que el otro debe aceptar e insertarlos en su proyecto. El paso del enamoramiento al amor requiereque cada uno obtenga la prueba de poder ser amado a pesar de que deshumanice. La prueba de reciprocidades una lucha en la que cada uno pide al otro una rendición incondicional, la pérdida de su humanidad con-creta. Es una lucha entre gente que se ama, pero es una lucha a muerte. La clave está en que el punto sinregreso se pide pero no se exige. El amor se hace posible sólo cundo el punto sin regreso del otro es tomadocomo propio límite auténtico, querido como propio auténtico límite.Cuando esto se produce tenemos el pacto. Cada uno sabe lo que el otro no le pedirá, lo que no puede pedir-le. Esta certidumbre constituye el punto firme de la confianza recíproca: la institución de reciprocidad. Elamor surge, pues, alrededor de una institución y ésta aparece alrededor de un límite, del reconocimiento deque no todo es posible. Por eso el amor es siempre amor por lo que no se quiso.El enamoramiento más intenso es el que no pone en juego más existencia, más responsabilidad, más vida.El enamoramiento es una revolución: cuanto más complejo, articulado y rico es más difícil y peligroso es elproceso. Es más fácil que se produzca amor cuando las dos personas se encuentran en una situación másequilibrada.Un enamoramiento puede marcar, comprometer profundamente la existencia de una persona o de dos per-sonas sin crear un amor. Y, en cambio, un amor puede surgir sin un enamoramiento envolvente, sino de unencuentro sereno, del placer de estar juntos, del poder establecer con facilidad ese querer conjunto, lo quequiere cada uno y el pacto que lo institucionaliza.El enamoramiento, como todo estado naciente, es una exploración de lo posible a partir de lo imposible.CAP. XIVEn el enamoramiento, en general, no hay celos. En él la unicidad insustituible que somos es reconocida. Sial amado le gustan cosas distintas de las que nos gustan a nosotros, tratamos de que nos guste con él, decompartirlo con él. Los celos serían la interrupción de este proceso. Los celos se presentan cuando se des-cubre que la persona amada se siente atraída por algo que yo no tengo y que, en cambio, tiene otro. Loscelos se revelan como debilidad de la persona amada con respecto a cosas que no deberían tener valor y quelo tienen para ella, lo cual supone un cuestionamiento del valor del otro. Esto no puede existir en el enamo-ramiento bilateral porque no puede haber nada exterior que ejerza una atracción de ese tipo, superior al delamado o amada.Si en el enamoramiento aparecen los celos, eso quiere decir que una de las dos personas no quiere enamo-rarse o no está enamorado. Hay personas tan inseguras de sí mismas, tan dolorosamente probadas por lavida, que ya no pueden creer en su valor como individuos. Participan de las experiencias extraordinarias delestado naciente pero no creen poder ser objeto de ellas.Pero existe el caso del enamoramiento unilateral, cuando existe el que ama de verdad y el que no ama. Elprimero tratará de conquistar al segundo pero cuando comprende que el otro no lo ama tendrá que admitirla separación. Todo entonces pierde el valor y el sentido y se da el fenómeno de la petrificación. Tan sólo 6
  • 7. Egilea: Julen Goñiun sentimiento verdadero se manifiesta: la nostalgia de una realidad perdida. Y para defenderse de la nos-talgia se ve obligado a combatir con el pasado, a alimentar en sí el resentimiento y el odio.La persona enamorada acepta mejor que quien ama la abandone por un amor verdadero que por falta deamor hacia ella, porque comprende su amor y, aunque experimente dolor, lo respeta. La fuerza extraordina-ria le permite el último acto heroico: darle a otro el origen de su vida y su esperanza. En el otro caso, lapersona es invadida por una tristeza infinita porque todo lo que tiene valor es negado y lo que no lo tieneexaltado. Ningún amor puede terminar de peor manera porque, después de la petrificación y el odio, ya nopodrá haber nostalgia de la persona.Los celos son tanto más probables cuanto mayor es la distancia entre las dos personas, cuanto más diferen-tes son sus mundos y sus costumbres. Sin embargo hay casos en los que los celos aparecen porque en elenamoramiento mismo existe un límite que ninguno de los dos puede superar, como ocurre en el enamora-miento homosexual. Este y el enamoramiento heterosexual son de idéntica naturaleza pero el paso al amores mucho más difícil porque la cultura reduce la homosexualidad a pura sexualidad animal sin prever insti-tuciones, como el noviazgo, que favorecen el paso de uno a otro. Pero además, y lo que es más importante,el enamoramiento homosexual no puede convertirse en amor estable a través de un hijo. Cada uno puedetener hijos con una persona del otro sexo y por eso siempre sienten ese peligro, esos celos.CAP. XVMucha gente cree estar enamorada y no lo está. Puede tener un fuerte impulso erótico por una persona ointeresarse porque los otros la admiran. En otros casos puede ser la desilusión o el deseo de poder o deescapar del aburrimiento (como ocurre en las vacaciones que predisponen a experiencias extraordinarias).Lo que ocurre es que se utiliza el lenguaje del enamoramiento en experiencias que no lo son. En realidad elenamoramiento, como toda transformación radical, puede aparecer sólo una vez o nunca. La prolifera-ción de la palabra amor explica por qué son tan frecuentes los enamoramientos en los que uno ama más queotro. La persona enamorada da a la otra su lenguaje y crea en el otro la ilusión de estar enamorada. La queno ama encuentra que la que de verdad está enamorada es inconstante, dubitativa, ansiosa, crédula, exage-rada, megalómana, etc, y acaba rompiendo la relación arguyendo que la otra persona no la quiere comodesea. Hay casos en los que se da un enamoramiento bidimensional. Quien se desenamora entonces esquien, en silencio, había elaborado un proyecto propio y planteó pruebas y consideró probadas las deman-das del otro. Silencio significa no revelar la propia desesperación cuando se alcanza el ‘punto sin retorno’.El que ama se da cuenta de que el amado ha encontrado el punto sin retorno de su desesperación y entoncesse detiene. Pero hay personas que viven sus propios sentimientos como una debilidad y por eso, cuando seven enfrentadas a un punto sin retorno, no hablan, no explican, no suplican, no se desesperan y el otro en-tonces no comprende. En estos casos el amor del otro, amor sincero y profundo y cada vez más desespera-do, es usado para reforzarse a sí mismo hasta que ya no lo necesite. Este es, en esencia, el verdadero ‘des-enamoramiento’. La separación de la persona amada se produce cuando ella está allí y enamorada. Sobreesta persona se ejerce el poder de la venganza, tarea fácil porque el otro tiene una enorme capacidad desoportar. Cuando desesperado, comprenda y se separe, para él significará la total petrificación. El ‘des-enamorado’, en cambio, será libre.Cap. XVIEl enamoramiento, que es la aparición de lo extraordinario, puede acabar en trivialidad. El amado atrae porser fuerza libre y liberadora, pero también imprevisible y temible. Y así ocurre que en el proceso de las“pruebas” que llevan al amor, el más temeroso de los dos plantea como pruebas límites pequeñas renunciastendentes todas a hacerlo dócil, seguro e inocuo. El otro, poco a poco, lo acepta, se hace doméstico, siem-pre atento, disponible. Y el otro, que había pedido esa transformación porque quería sentirse tranquilo,termina por no encontrar en él lo que había buscado y hallado. La persona que tiene delante ya no es la deantes, aquélla de la que se había enamorado justamente por ser diferente y estar viva. Le había pedido quese moldeara sobre sus miedos y ahora se enfrenta con el resultados de sus miedos, su nada, y ya no lo ama.Son sobre todo las mujeres las que sufren esta violencia y se adaptan al papel, convirtiéndose en lo trivialcotidiano que es el lugar donde terminan enamoramiento y amor. Pero también la mujer siente la necesidadde trivializar al otro e intenta imponer al otro su misma situación es decir intenta convertirlo en animaldoméstico. Como consecuencia, a menudo ocurre que los dos, espantados por haber querido vivir intensa-mente, se inclinan con rapidez hacia el aburrimiento, el rencor y el desasosiego. optando por vivir en lafantasía todo lo que tenían en sus manos y han destruido. 7
  • 8. Egilea: Julen GoñiOtro motivo por el que se apaga el enamoramiento es que lo que es bello en lo extraordinario se vuelveinsoportable en lo cotidiano (ej.: alguien famoso). El enamoramiento busca lo diferente y lo extraordinario.Otro caso de enamoramiento que se extingue es el de quien ha superado, tal vez sin darse cuenta, el puntosin retorno cuyo único signo es una rebelión interna, la desesperación, el anticipo de la petrificación. Esepunto puede aparecer cuando se aparcan deseos por amor al otro y esos deseos, con el tiempo, reaparecen.Si no se satisfacen esta segunda vez, el amor se apaga y se empieza con el reexamen del pasado, el cálculode lo dado y de lo recibido, con lo cual el amor muere en el resentimiento y desaparece hasta su recuerdo.CAP. XVII¿Es posible que una persona siga enamorada durante años, o durante toda la vida? Sí. ¿Es posible que dospersonas sigan enamoradas durante años o durante toda la vida? Sí. Esto ocurre, por ejemplo, cuando lapersona amada es inaccesible o está muerta. Y ocurre precisamente porque es inaccesible y cuando no se hadado un rechazo. Ejemplo de esto se da en aquellas personas que por distintas razones tienen que vivirseparadas. Entonces el amor se convierte en algo interior lo que le acerca bastante al misticismo. En éste semuestra que el enamoramiento no depende de las propiedades del amado sino de cómo lo vemos nosotros.No vemos las cosas como son sino como las hacemos.El enamoramiento para perdurar debe construirse en la imaginación. Si se intenta que se haga real, se lecondena a desaparecer. Por eso es tan raro que el enamoramiento sea duradero, porque la mayoría de laspersonas buscan que se haga realidad.En el enamoramiento la persona puede fantasear relaciones que ha tenido con otras personas, pero cuandoesto ocurre quien fantasea atribuye a su amante las cualidades de la persona con la que fantasea, dándole asímás valor.CAP. XVIII¿Puede el enamoramiento transformarse en un amor que conserva, durante años, la frescura de éste? Sí.Esto puede ocurrir cuando las dos personas logran llevar juntas una vida activa y nueva, aventurera e inte-resante, en la que descubren juntos cosas diferentes y luchan juntas contra dificultades exteriores. Para queesto suceda no es necesario que las personas enamoradas vayan a regiones desconocidas, pueden quedarseen su territorio pero deben tener la ocasión de revisitarlo de manera diferente. No hay nada que destruya demanera más total el enamoramiento que la repetición de lo mismo. Pero también puede suceder que lo quees nuevo para uno puede ser repetitivo para el otro. Si así sucede los proyectos se hacen incompatibles y elenamoramiento termina.¿Y si no hay una vida diferente? Entonces sólo queda la posibilidad del viaje interior, es decir, el viajemístico. Hacer experiencias nuevas juntos, esa es la clave de la prolongación del enamoramiento. Por co-ntra lo cotidiano es la vía de su desaparición. Lo cotidiano surge poco a poco, con las renuncias, a través depequeños compromisos, de seguir caminos conocidos, por comodidad, falta de fantasía o miedo al riesgo.Para romper con lo cotidiano se utilizan las fiestas, las vacaciones, diversas terapias o experiencias sexualesvarias, pero lo que de verdad acaba con lo cotidiano es un nuevo estado naciente, un nuevo enamoramientoo reenamoramiento a través de un continuo re-ver, re-descubrir, re-novar, re-novarse buscando los desafíosy las ocasiones.CAP. XIXCuando el enamoramiento se institucionaliza, que es lo que busca el enamorado, surge el amor. Entre elenamoramiento y el amor existen otros estados, otras relaciones que tienen que ver con los dones, es decir,con lo que una persona es capaz de ofrecer a otra.Un primer caso es el de quienes ofrecen dones con la finalidad de obtener alguna cosa. Es, por ejemplo,cuando se hace un regalo a un compañero de trabajo con la intención de ganar su voluntad. Aquí la personaes para nosotros un medio para obtener un resultado.Pero hay otra clase de dones. Son los que hacemos a las personas que realmente queremos, que sabemosque nos son queridas. Para ellos el regalo no es un homenaje servil sino el testimonio de una relación queno se romperá. Las personas a las que queremos no necesitamos verlas continuamente, ni sentimos conti- 8
  • 9. Egilea: Julen Goñinuamente la necesidad de ellas, pero estamos unidos a ellas, y lo sabemos si las perdemos o corremos elriesgo de perderlas.Después hay otra clase de dones, los dones del amar, como estar enamorados o enamorarse. En este caso sequiere regalar todo y nos parece que nunca basta porque queremos regalar la mejor parte de nosotros mis-mos. Regalamos con la esperanza de aparecernos a él o ella del mismo modo que él ella se apareció a noso-tros/as.CAP. XXUtilitarismo, cristianismo y marxismo son tres fuerzas que actúan en nuestra sociedad y son, según todoslos indicios, la única manera que tenemos hoy de interpretar el mundo y, por tanto, también el enamora-miento. Pero las tres fuerzas lo reducen a otra cosa. El lenguaje que se concede al enamoramiento es el dela gran poesía o el de la literatura ‘menor’ de las revistas, del correo del corazón, etc. Desde el punto devista científico, religioso e ideológico el enamoramiento sólo tiene, pues, dos formas lingüísticas para ex-presarse: una sublime, inefable, y otra vulgar de ridículo y desprecio. Por eso la persona enamorada sesiente extraña a la cultura concreta en la que vive, tiene la impresión de que su experiencia es totalmentepersonal, no colectiva. La cultura oficial reprime, pues, el enamoramiento, haciendo de él algo de lo que nose puede hablar de manera apropiada. En el siglo XIX, se hablaba del enamoramiento para no hablar desexo; hoy sucede lo contrario: la sexualidad, el hablar de sexualidad, las prácticas sexuales, sirven parareprimir, hacer inconscientes, otros deseos, otras formas en las cuales se manifiesta el amor. El conformis-mo y la hipocresía existen como antes, sólo han cambiado de signo.CAP. XXIEl enamoramiento no es ningún comportamiento antisocial, como creen algunos, y la tesis del amor egoístaque excluye el compromiso político es un a falsificación. El enamoramiento nace cuando existe una situa-ción de depresión que surge cuando algo que en un momento dado ha sido aceptado y amado pasa a serdesilusionador, injusto, incompatible con el desarrollo de las fuerzas individuales y/o sociales. En estasituación el individuo busca alternativas que pueden ser individuales(una persona) o colectivas(otro modode vivir). Prepararse para el enamoramiento es prepararse para otro modo de ver, sentir, pensar, actuar,estar juntos. La persona que busca una vida más intensa, una verdadera solidaridad, puede hallar otra queesté en la misma situación y entonces, ambos, experimentan un enamoramiento. Pero si las condicioneshistóricas son adecuadas, si hay condiciones para que se dé un conflicto étnico, religioso, nacional o declase, si la necesidad de una nueva solidaridad está difundida en millares de personas, entonces aparece unestado naciente de grupo, un movimiento colectivo, y el individuo se reconoce en él. Pero puede sucederque el estado naciente individual y el colectivo se den a la vez. Entonces la pareja enamorada entrará en elmovimiento colectivo y tomará parte en él.En un partido, iglesia u otro tipo de colectivo es más fácil enamorarse que fuera de ellos. La razón es queexiste la ocasión de estar juntos, de conocerse. El tener intereses o valores comunes ayuda a la aproxima-ción. Más allá de ciertas diferencias no podemos enamorarnos. No podemos enamorarnos de quien no co-nocemos, de quien no habla con nosotros.A modo de conclusión: si dos personas que buscan una solidaridad diferente se encuentran cuando está apunto de estallar un movimiento colectivo, se enamoran, y ese enamoramiento se encauza en el movimientoreconociéndose en su ideología y en sus valores. En cambio si las personas entran separadas en el movi-miento, entonces tienden a identificarse con el grupo o con el jefe y no se enamoran de manera exclusivauna de la otra.¿De dónde viene entonces la idea de que el enamoramiento es egoísta? De la institución política, ideológicao religiosa que pretende tener control total sobre los individuos. Cuanto más totalitario es el sistema políticoideológico o religioso, mayor hostilidad muestra hacia quien pretende alejarse de su poder. Por eso se mani-fiesta contrario a la pareja enamorada, porque es la más pequeña unidad social capaz de desafiarlo.CAP. XXII¿Es posible por propia voluntad desenamorarse? No. ¿Es posible por propia voluntad evitar enamorarse?Sí. 9

×