P DERSONAL   EMONS                                                        L D                                             ...
P D    ERSONAL   EMONS                                                       L D                                          ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                  L D                                  ...
P DERSONAL     EMONS                                                                                                      ...
P DERSONAL    EMONS                                                                                                       ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                  L D                                  ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                       L D                             ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                     L D                               ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                   L D                                 ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                   L D                                 ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                 L D                                   ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                   L D                                 ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                  L D                                  ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                  L D                                  ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                 L D                                   ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                   L D                                 ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                  L D                                  ...
P DERSONAL   EMONS                                                                L D                                     ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                  L D                                  ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                   L D                                 ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                   L D                                 ...
P DERSONAL   EMONS                                                                  L D                                   ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                     L D                               ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                     L D                               ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                     L D                               ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                       L D                             ...
P DERSONAL   EMONS                                                                 L D                                    ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                      L D                              ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P DERSONAL   EMONS                                                                  L D                                   ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                    L D                                ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                 L D                                   ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                  L D                                  ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                   L D                                 ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                      L D                              ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                     L D                               ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                  L D                                  ...
P D ERSONAL   EMONS                                                                        L D                            ...
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Personal Demons
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Personal Demons

2,468
-1

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,468
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Personal Demons

  1. 1. P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS el bien contra el mal no debería ser tan divertido ¡pero lo es! 1 Foro Purple Rose
  2. 2. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS staff de traducción: Elamela Selune Mau Aishliin Emii_Gregori bautiston Dani Dham-love MaKiiTTa ηịịị ღ flochi vapino Ruthiee Strella MerySnz Paovalera Lost Angel CyeLy DiviNNa cuketa_lluminosa Gayanita Sheilita Belikov staff de Corrección: Dianita Emii_Gregori Kanon ♪♫♪ Paovalera Kathesweet Dangerouse_ Coral Xhessi R ecopilación y R evisión: diseño Emii_Gregori *ƸӜƷYosbeƸӜƷ* 2 Foro Purple Rose
  3. 3. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS SinOpSISS i tuvieras que escoger entre el Cielo y el Infierno, ¿cual elegirías? ¿Estás seguro de eso...?Frannie Cavanaugh es una buena chica católica con una pizca de mala. Ha pasado añosmanteniendo a todos a distancia —incluso a sus amigos más cercanos— y parece que suúltimo año será más de lo mismo... hasta que Luc Cain se matricula en su clase. Nadie sabede dónde viene, pero Frannie no puede mantenerse alejada de él. Lo que ella no sabe esque Luc trabaja en Adquisiciones —para el Infierno— y que ella posee una serie dehabilidades únicas que hacen estremecer al Rey del Infierno con anticipación. Todo lo queLuc tiene que hacer es lograr que peque, y él es tan tentador como ningún otro. Frannie notiene ninguna oportunidad.Por desgracia para Luc, el Cielo tiene otros planes, y el ángel, Gabe, va a hacer lo que seanecesario para asegurarse de que Luc no obtenga lo que vino a buscar. Y no pasarámucho tiempo antes de que ellos se encuentren luchando por más que sólo su alma.Pero si Luc falla, las repercusiones serán graves... para todos ellos. 3 Foro Purple Rose
  4. 4. P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS índice Sinopsis ...................................................................................................................................... 3 Capítulo 1................................................................................................................................. 6 Capítulo 2...............................................................................................................................17 Capítulo 3...............................................................................................................................31 Capítulo 4...............................................................................................................................52 Capítulo 5...............................................................................................................................64 Capítulo 6...............................................................................................................................84 Capítulo 7...............................................................................................................................96 Capítulo 8.............................................................................................................................104 Capítulo 9.............................................................................................................................117 Capítulo 10 ..........................................................................................................................127 Capítulo 11 ..........................................................................................................................136 Capítulo 12 ..........................................................................................................................151 Capítulo 13 ..........................................................................................................................167 Capítulo 14 ..........................................................................................................................183 Capítulo 15 ..........................................................................................................................206 Capítulo 16 ..........................................................................................................................219 Capítulo 17 ..........................................................................................................................234 Capítulo 18 ..........................................................................................................................284 Capítulo 19 ..........................................................................................................................265 Capítulo 20 ..........................................................................................................................294 4 Foro Purple Rose
  5. 5. P DERSONAL EMONS L DISA ESROCHERS Capítulo 21 ..........................................................................................................................308 Capítulo 22 ..........................................................................................................................326 Capítulo 23 ..........................................................................................................................336 Próximo Libro .......................................................................................................................364 Sobre la Autora ...................................................................................................................365 5 Foro Purple Rose
  6. 6. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS CApítulO 1 PEcAdO OrIGINAL traducido por mau Corregido por Dianita Luc S i existe un infierno en la Tierra, es la escuela secundaria. Y si hay alguien lo suficientemente calificado para hacer esa declaración, soy yo. Tomo una profunda respiración, por costumbre, puesto que los demonios no tienen que respirar, levanto la mirada al amenazante cielo, esperando que sea un buen presagio, y abro lapuerta de seguridad. Los lúgubres pasillos están tranquilos puesto que la primera campanasonó hace casi cinco minutos. Sólo estamos yo, el detector de metales, y la encorvadafigura de un guardia de seguridad con un arrugado uniforme azul. Se levanta de suestropeada silla de plástico, me mira y frunce el ceño.—Llegas tarde. Tu identificación —dice con una voz ronca, producto de fumar trespaquetes de cigarrillos al día.Lo miro de arriba, abajo durante unos segundos, seguro de poder tumbarlo con un susurro, yno puedo reprimir una sonrisa cuando brotan gotas de sudor por su pastosa frente. Mealegra ver que todavía tengo el toque a pesar de que estoy realmente harto de estetrabajo. Cinco milenios haciendo lo mismo le hace eso a un demonio. Para este viaje, sinembargo, el hecho de que el incumplimiento dará lugar a la desmembración y al regreso alas Pailas del Infierno es toda la motivación que necesito. —Soy nuevo —le digo.—Pon tu bolso sobre la mesa.Me encojo de hombros, mostrándole mis manos. No tengo bolso.—Dame tu cinturón. Las tachuelas encienden el detector. 6 Foro Purple Rose
  7. 7. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe quito el cinturón y se lo lanzo al anciano mientras camino por el detector de metales.Me lo devuelve y dice roncamente: —Ve directamente a la oficina.—No hay problema —le digo, comenzando a alejarme.Deslizo nuevamente mi cinturón y empujo la puerta del despacho. Golpea fuertemente laagrietada pared y la anciana recepcionista levanta la mirada, sorprendida.—¿Puedo ayudarte?La oficina es tan monótona y mal iluminada como los pasillos, a excepción de los brillantesanuncios de colores que cubren cada pulgada de yeso como papel tapiz psicodélico. Hayuna placa de identificación que declara que la recepcionista es Marian Seagrave, y puedojurar que oí crujir sus articulaciones mientras se levantaba de la silla. Tiene más arrugas queun shar-pei y el típico pelo corto, azulado y rizado de todas las mujeres que se aproximan alos cien años. Su redondo cuerpo está cubierto por un antiguo uniforme: pantalones depoliéster color turquesa y una blusa de flores a juego perfectamente metida dentro.Serpenteo hasta el mostrador y me inclino hacia ella. —Luc Cain. Primer día —le digo,mostrándole mi sonrisa ganadora, la que siempre le hace perder un poco el equilibrio a losmortales.Me mira por un segundo antes de encontrar su voz. —Oh... bienvenido a la PreparatoriaHaden, Luc. Deja que imprima tu horario.Teclea en su computadora y la impresora zumba a la vida. Escupe mi horario, el mismohorario que he tenido durante los últimos cien años, desde el advenimiento del sistemamoderno de educación. Hago lo que puedo fingiendo interés mientras me lo entrega ydice: —Aquí está, y también tu número de casillero y combinación. Tendrás que recogeruna boleta de admisión de cada uno de tus profesores y traerla aquí al final del día. Ya tehas perdido el inicio, así que deberías ir directamente a tu primera clase. Vamos a ver... ajá,Inglés con el Sr. Snyder. Aula 616. Es en el edificio seis, al salir por esta puerta a la derecha.—Eso haré —le digo, sonriendo. Conviene permanecer en el lado bueno de laadministración. Nunca se sabe cuándo podrían ser útiles.El timbre suena mientras camino hacia la puerta, entro a los ahora animados pasillos y elmar de olores que desprenden los adolescentes me golpean en ondas. Ahí está el picantecítrico del miedo, el ajo amargo del odio, el anís de la envidia, y el jengibre de la lujuria. Haymucho potencial. 7 Foro Purple Rose
  8. 8. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTrabajo en Adquisiciones, pero generalmente no es mi trabajo etiquetarlos, sólo siembro lassemillas y los guío por el camino de fuego. Los capto empezando con los más pequeños.Pecados de arranque, si se quiere. No es suficiente para etiquetar sus almas al infierno, perolo suficiente como para enviarlos en nuestra dirección con el tiempo. Ni siquiera necesitoutilizar mi poder... no es como si me sintiera culpable si lo hiciera. La culpa no está en elrepertorio de emociones demoníaca. Simplemente se siente más honesto cuando pecanpor su propia voluntad. Una vez más, no es que me interese ser honesto. De otro modo seríademasiado fácil.Realmente, las reglas son claras. A menos que sus almas estén marcadas, no podemosobligar a los mortales a hacer algo fuera de lo normal o manipular sus acciones de ningunamanera. En su mayor parte, lo único que puedo hacer con mi poder es nublar suspensamientos, borrar sólo un poco la línea entre el bien y el mal. Cualquier persona quediga que el Diablo lo obligó a hacerlo está mintiendo.Paseo por el pasillo, aspirando los aromas del pecado adolescente, tan espeso en el aireque hasta puedo probarlo. Mis seis sentidos zumban con anticipación. Porque este viaje esdiferente. Estoy aquí por un alma en particular y, mientras camino hacia el edificio 6, uncrepitar de energía al rojo vivo vuela hacia mí, una buena señal. Me tomo mi tiempo,caminando lentamente entre la multitud y examinando las perspectivas, y soy el último enllegar a clase, justo al sonar la campana.El aula 616 no es mejor que el resto de la escuela, pero por lo menos han hecho un intentoen la decoración. Folletos de obras de teatro de Shakespeare (solo tragedias, me doycuenta) decoran las paredes.Los escritorios están agrupados de dos en dos y están ocupados casi por completo. Caminopor el pasillo central hasta el escritorio del señor Snyder, extendiendo mi horario. Gira sudelgado rostro hacia mí, las gafas reposan justo en la punta de su larga y recta nariz.—Luc Cain. ¿Necesito una boleta de admisión... o algo así? —le digo.—Cain… Cain… —Se pasa una mano por el cabello gris, mientras explora su lista,encontrando mi nombre—. Aquí tienes. —Me entrega una boleta amarilla, un cuaderno yuna copia de Las uvas de la Ira y mira nuevamente su lista—. Muy bien, se sentará entre elSr. Butler y la señorita Cavanaugh. —Entonces se pone de pie, empujando hacia arriba susgafas y alisando las analizables arrugas de su camisa blanca con botones y pantalonescaqui—. Muy bien, clase —anuncia—. Cambiaremos asientos. Todo el mundo a partir de laseñorita Cavanaugh se desplazará un asiento a su derecha. Tendrán un compañero nuevode ensayo para el resto del semestre. 8 Foro Purple Rose
  9. 9. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMuchos de los cabezas huecas se quejaron, pero todos hicieron lo que le pidieron. Me sentéen el asiento que señaló el Sr. Snyder, entre el señor Butler, un chico alto y delgado, congafas, mala piel, y obvios problemas de autoestima; y la señorita Cavanaugh, cuyos ojoscolor azul zafiro fijaban la mirada directamente en los míos. No había problemas deautoestima allí. Sentí el caliente aleteo de electricidad bajo mi piel mientras le devolvía lamirada, midiéndola. Su tamaño definitivamente era menudo, con pelo rubio arenosoondulado, que amarraba en un nudo a la base de su cuello, piel clara, y ardiente. Unaposible candidata. Nuestros escritorios están agrupados, por lo que parece que voy a tenermuchas oportunidades para sentir su… potencial. FrannieEsta bien, generalmente no soy de las que se desmayan, pero Santa Madre de Dios, nopuedo creer lo que acaba de entrar a mi clase de Inglés. Alto, moreno, y medio peligroso.Mmm... nada como un poco de caramelo por la mañana para comenzar el díadulcemente y posiblemente atrofiar mi cerebro. Y hay un bono. Al parecer seremoscompañeros de ensayo, porque el obsesivo-compulsivo Sr. Snyder ordenó que me movierade asiento para dejarle espacio. Dios quiera que siempre salgamos en orden alfabético.Mis ojos pasan lentamente por su camisa negra y jeans, por no mencionar el cuerpodebajo, muy agradable, mientras camina a paso lento y se sienta a mi izquierda. Amolda sualta figura al pupitre sentándose en la silla con la gracia de un astuto gato negro, y juro quela temperatura acaba de subir diez grados. Las tenues luces del salón de clases se reflejanligeramente en las tres barras de acero que están en la esquina exterior de su ceja derechamientras me mira fijamente a través de un flequillo de liso pelo negro con los ojos másoscuros que he visto nunca.El Sr. Snyder se pasea al frente del aula por un momento, pasando lista en silencio, y luegodice: —Saquen sus libros de composición y Las Uvas de la Ira. Dado que el Sr. Steinbeck fueincapaz de encontrar un lugar conveniente para cortar el capítulo en las setenta y unpáginas del capítulo veintiséis, como recordarán impusimos arbitrariamente uno al final dela página 529. Hoy leeremos el resto del capítulo en clase y delinearemos los puntosimportantes de Steinbeck.Chico Misterioso, por fin, miró hacia otro lado, y me sentí como si hubiera sido saqueada.Pero no de una mala manera, si eso tiene algún sentido. Me sentí como si me hubierarevisado de adentro hacia afuera y le hubiera medio gustado lo que vio.—Señorita Cavanaugh, ¿le gustaría unirse a nosotros? 9 Foro Purple Rose
  10. 10. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLa voz del señor Snyder fue como un baldado de agua fría lanzada a mi cara, algo queprobablemente necesitaba, ya que las cosas se estaban poniendo un poquito calientes enmi interior. —Um... ¿qué?—Linda reseña en el Boston Globe ayer. Creo que capturaron muy bien la esencia de tuprograma. Me gustó especialmente la imagen —dijo con una sonrisa—. ¿Podrías iniciar lalectura, por favor? Pág. 530.Miré a mí alrededor y todos tenían sus libros abiertos, incluso el Chico Misterioso. El míotodavía estaba en el bolso. Tampoco suelo ser de las que se ruboriza, pero sentí que mismejillas ardían mientras lo sacaba, lo abrí, y empecé a leer. Mi boca articulaba ladescripción de Steinbeck sobre la muerte del predicador Casy a manos de un extrañoblandiendo una pica mientras su amigo, Tom, miraba. Pero mi mente sólo registrabavagamente algo de eso, porque estaba muy consciente de que el Chico Misterioso,sentado a sólo 30 centímetros de distancia, estaba mirándome. Balbuceé las palabrasmientras se acercaba más y percibí un ligero olor a canela. Mmm...El Sr. Snyder vino a mi rescate. —Gracias, señorita Cavanaugh. —Sus ojos escudriñaron lahabitación.Elige al Chico Misterioso.Me sonrió, y luego su mirada se desplazó hacia el Chico Misterioso. —Señor Cain, continúepor favor.El Chico Misterioso no dejó de mirarme, una irónica sonrisa curvó ligeramente las comisurasde sus labios.—Por supuesto —dijo, su voz sonaba como miel tibia, suave, dulce y pegajosa, mientrascomenzaba a leer. Pero sus ojos no se movieron inmediatamente de los míos—. "Tom miró alpredicador. La luz atravesó las pesadas piernas del hombre y la blanca y nueva pica. Tomcaminó saltando silenciosamente. Bajó el garrote. La primera vez supo que había fallado ygolpeado un hombro, pero la segunda vez su golpe demoledor encontró la cabeza, ymientras el robusto hombre caía, otros tres golpes se estrellaron contra su cabeza..."Parecía como si estuviera disfrutando ese horripilante momento. Realmente, saboreándolo.El Sr. Snyder cerró sus ojos y lucía como si estuviera meditando. Dejo que el Chico Misteriosoleyera hasta el final del capítulo, eso es mucho más tiempo del que nadie ha leído este año.Eché un vistazo alrededor de la habitación y todo el mundo, incluso el chico rudo einteligente, Marshall Johnson, parecía hipnotizado. 10 Foro Purple Rose
  11. 11. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Le gustaría que continuara con el capítulo veintisiete, Sr. Snyder? —dijo el ChicoMisterioso, y el Sr. Snyder despertó bruscamente de su trance.—Oh... no. Gracias, señor Cain. Eso será suficiente. Leyó divinamente. Muy bien, clase, elresumen del capítulo sobre los temas principales del Sr. Steinbeck en la segunda mitad delcapítulo veintiséis debe estar terminado antes de la clase de mañana. Tienen el resto delperíodo para trabajar.El Chico Misterioso se giro hacia mí, cerrando su libro, y me perdí en sus ojos por unsegundo.—Dígame, señorita Cavanaugh, ¿tiene un nombre de pila?—Frannie. ¿Y tú?—Luc.—Es un gusto conocerte. Ese fue un truco bastante bueno.—¿Qué? —Sus ojos brillaron cuando una maravillosamente malvada sonrisa se extendió porsu rostro.—Leer sin mirar el libro.Se movió hacia atrás en su asiento, y su sonrisa titubeó un poco—. Te equivocas.—No, realmente, no lo hago. Ni siquiera miraste el libro hasta que estabas en la segundaoración, y te quedabas atrás al pasar las páginas. ¿Por qué memorizaste Steinbeck?—No lo hice. —Que mentiroso, pero antes de que pudiera decírselo, cambió de tema—.¿Qué hay del artículo del Globe?—No es gran cosa. Sólo un programa donde enviamos cartas a los niños de Pakistán. Algoasí como amigos por correspondencia, supongo. Más que todo, es una manera de ayudara entendernos los unos a los otros... ya sabes, nuestras culturas y esas cosas.Hubo un toque de cinismo en su expresión. —¿En serio? 11 Foro Purple Rose
  12. 12. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Quieres un nombre? —Busqué dentro de mi bolso y saqueé una carpeta—. Tengo unoscuantos más.—Déjame pensarlo. ¿Presumo bien al creer que somos compañeros de ensayo? lo que seaque signifique eso.—Supongo que sí. —A pesar de lo extraño del asunto de leer-sin-ver, no voy a quejarme. Élestá definitivamente a un paso o veinte frente a Aarón Daly, que ha llevado su sinusitis alotro lado del pasillo y ahora moqueaba todo el libro de composición de Jenna Davis, enlugar del mío—. Se supone que debemos discutir la lectura y hacer un resumen del capítulocon todos los puntos importantes. Al Sr. Snyder le gusta discutir las cosas —le dije, rodandomis ojos. Hago eso para aparentar, sin embargo, porque estoy pensando seriamente endiscutir algunas cosas con el Chico Misterioso—. Así que... ¿qué piensas del acertijo deTom?Escribí “Frannie y Luke, resumen del capítulo 26-2” en la parte superior de una página enblanco en mi cuaderno.Levantó una ceja, deslizó mi pluma de entre mis dedos, tachando “Luke”, y escribiendo“Luc” encima. LucLa miré escribir “Frannie y Luke, resumen del capítulo 26-2” en su cuaderno, y por algunarazón realmente me molestaba que escribiera mal mi nombre. Lo arreglé antes deresponderle: —Creo que tomó algunas decisiones y ahora tendrá que pagar lasconsecuencias. —Una de las cuales es quemarse en el Abismo por la toda la eternidad.Me observó con incredulidad. —Así de simple, ¿eh? ¿No le echas la culpa a los atenuantes?¿No crees que merezca una segunda oportunidad?—No. No creo en segundas oportunidades. —El Otro Mundo no es muy fanático de eseconcepto.Volvió a su anterior posición en la silla y cruzó los brazos sobre su pecho, escrutándome. —¿Nunca has cometido un error? ¿Hecho algo de lo que te arrepientas?—No. 12 Foro Purple Rose
  13. 13. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Todo el mundo tiene algo de lo que le gustaría deshacerse.Me incliné hacia ella y clavé la mirada en esos ojos azul zafiro. —¿Qué te gustaría poderdeshacer, Frannie?Se estremeció cuando dije su nombre, y me di cuenta que estaba siendo injusto. Utilicé enella un poco de poder sin querer o necesitarlo. Pero me gustaba su reacción.Cuando respondió había un indicio de dolor en su voz, y un suave perfume a rosas, tristeza.Busque profundamente en sus ojos para encontrar la raíz del problema. —Muchas cosas —dijo sin dejar de mirarme.Por alguna razón, de la nada, no quiero que sufra. Me siento comprometido a hacerla feliz.Bastaría el más pequeño empuje de...Basta ya. ¿De dónde Diablos salió eso? Ni siquiera reconocí la sensación que recorría micuerpo con ese pensamiento. Los demonios no tenían sentimientos. No como estos, detodos modos. Esta no era una misión de caridad... estaba aquí con un claro propósito, y laseñorita Frannie Cavanaugh estaba mostrando potencial. Mucho potencial. De hecho,estaba empezando a pensar que era La Elegida. Y en cuanto sonó la campana me dicuenta, para mi propio asombro, que eran sus ojos los que me mantenían aquí y no al revés.Esto iba a ser interesante.Ella parpadeó como si saliera de un sueño y miró hacia abajo a su vacío libro decomposición. —Así que... creo que no llegamos muy lejos.—Yo no diría eso. —Empujé mi libro sobre el escritorio.Leyó las diez viñetas escritas debajo del título “Cavanaugh Frannie y Luc Cain, Temas deSteinbeck-Capítulo 26-2” y frunció el ceño.—Oh... bueno, supongo que éstos están bien. —Incrédula nuevamente. Es bastanteardiente. Me gusta. Me hace sentir como en casa—. ¿Has encontrado tu casillero en estelaberinto de ratas? —dijo, lanzando sus libros en la mochila y poniéndose de pie.—Ni siquiera lo he buscado. —Levanté mis únicas posesiones: mi libro de composición y LasUvas de la Ira. 13 Foro Purple Rose
  14. 14. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Bueno, las cosas sólo empeorarán, así que a menos que desees llevar todas tus cosascontigo, podría ayudarte a encontrarlo.Saqué el trozo de papel con el número del casillero y combinación de mi bolsillo traseromientras caminamos juntos hacia la puerta. —Número... hmm. —Sonreí. El mundo de losmortales es tan gracioso a veces.—¿Qué?—666 —dije, y ella me miró raro.—Oh. Eso es justo ahí. —Señaló al otro lado del pasillo—. Al lado del mío.Y aunque sé que creer en el destino es tonto, no es nada más que una excusa que losmortales usan para explicar una decisión que de otra forma no hubiesen tomado, sé queesta es una señal. La miré con más atención. Si ella era La Elegida, cosa que estabaempezando a ser lo más probable, debía etiquetar su alma al infierno antes de que algúnángel se me adelantara. Ya, justo ahora. Como había sido tan difícil localizarla,probablemente fuera porque ya estaba siendo protegida por ellos. Si estuvieranprotegiéndola, la estarían observando. No pasaría mucho tiempo antes de que seenteraran que la había encontrado. Escaneé el pasillo lleno de gente. Había muchosprospectos, pero ningún ángel, hasta ahora.Empezó a caminar hacia el otro lado del pasillo, a su casillero y me quedé atrás admirandola vista por unos segundos antes de seguirla. Ella era menuda, quizá 1.50. Casi 40cm másbaja que mi forma humana. Pero no era una niña. Había curvas en los lugares correctos.Me reí de mí mismo. A pesar de que la lujuria es uno de los siete pecados capitales, no fue elque me trajo a dónde estoy y no es algo que haya experimentado a menudo en los sietemilenios de mi existencia, aunque lo había utilizado a mi favor unas pocas miles de veces.Esto iba a ser divertido.Pasé rápidamente por el vestíbulo y le alcance cuando llegaba a su casillero. Giré lacerradura del mío un par de veces, y lo abrí fácilmente.—¿Cómo hiciste eso? —Preguntó, como si supiera que había usado mi poder.—¿Qué? 14 Foro Purple Rose
  15. 15. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Tuve ese casillero a comienzos de año y lo cambié porque la cerradura estaba rota.—Hmm. Deben haberlo arreglado. —Tendría que ser más cuidadoso. Esta mortal eraextraordinariamente atenta. Me había puesto en evidencia en clase por no mantener losojos en el libro (ella se había dado cuenta porque sus ojos tampoco estaban en el libro). Yahora con el casillero, porque, en cuanto intenté la combinación real, me pareció quetenía razón: estaba roto.Me miró escéptica. —Sí, puede que tengas razón, salvo que nunca arreglan nada por aquí.Bienvenido a la Preparatoria Hades.¿Qué Demonios? —¿Perdón? ¿Preparatoria Hades?—Sí, ¿lo entiendes? Preparatoria Haden, Preparatoria Hades. Es sólo una palabra, perodescribe con precisión este Infierno.—Hmm.—Bueno, ¿no estás de acuerdo? —Señaló con un gesto al agrietado yeso, la pinturadescascarada, las lámparas fundidas, el linóleo gris, y los abollados armarios de metal grisque nos rodeaban.—Bueno, parece que he elegido el lugar ideal, entonces. —Una sonrisa se extendió por mirostro. ¿Qué tan perfecto era que mi objetivo fuera a una escuela secundaria apodada elInfierno? Esto era demasiado bueno.Ella desvió la mirada y buscó algo dentro de su casillero, pero no pudo ocultar la sonrisa quecurvó las esquinas de su boca.—Si tu “lugar ideal” es este pueblo de porquería, deslucido y de pescadores, entonces eresmás patético de lo que había imaginado.Me reí, no pude evitarlo, y luego me estremecí cuando capturé un toque de jengibre enFrannie. Mmm... Patético debía ser su tipo.—¿Por qué tuviste que cambiarte de escuela un mes antes de la graduación?Sonreí para mis adentros. —Por trabajo. 15 Foro Purple Rose
  16. 16. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿De tus padres? —Insistió.—Es una manera de decirlo.Me miró y le surgieron surcos en la frente mientras intentaba averiguar lo que significa eso.Luego empujó la puerta de su casillero, cerrándola estruendosamente. —Así que... ¿cuál estu próxima clase?Saqué el horario de mi bolsillo trasero y lo abrí. —Cálculo, aula 317.—Oooh, con la señora Felch. Lo siento taaaanto.—¿Por qué? ¿Cuál es el problema con la señora Felch?En ese momento sonó el timbre. Se encogió de hombros. —En primer lugar, obtienesdetención si no estás en tu asiento cuando suena la campana, lo siento, y en segundolugar, muerde.—Mmm. Eso está por verse. —Le di un golpe a mi casillero para cerrarlo y me dirigí al edificio3, y no intente ocultar la sonrisa que tiraba de mis labios mientras sus ojos quemaban unagujero en mi espalda durante todo el trayecto por el pasillo; empezamos con buen pie. 16 Foro Purple Rose
  17. 17. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 2 Pagar en el Infierno Traducido por Aishliin Corregido por Dianita FrannieR esulta que soy un poco despreocupada, y básicamente inútil en el laboratorio de física. Por suerte, mi compañero de laboratorio, Carter, es un chiflado obsesivo con la ciencia que por lo general, quiere hacer todo en el laboratorio él sólo. Así que hoy coloqué mis codos fuera de su camino, y lo dejé salirse con la suya con la placa de circuito. Carter empuja hacia arriba sus gafas, dando la sensación de madre protectora, mientras estoy sentada, preguntándome como sería si Luc apareciera de la nada y me convirtiera en papilla. Lo que nunca me ha pasado. Con nadie.Vigilo lo que Carter está haciendo, porque no es tan inteligente como cree que es, y de vezen cuando arriesgo mi vida y mi integridad física metiendo la mano para arreglar susdesbarajustes. Pero al final del laboratorio, miro mi texto, y me doy cuenta que he escritopor todas partes “Luc”, en lugar de “ohms”. Con pluma. Esto es malo.A pesar de mis mejores esfuerzos, me encuentro casi corriendo a mi taquilla después de doshoras de laboratorio. Pero, cuando giro la esquina, siento una mano en mi hombro. Me doyla vuelta y encuentro a Ryan Keefe, o Reefer para sus amigos. Se estira, demasiado cerca, yse queda mirándome. Entonces sus labios se curvan en una sonrisa torcida, y sé lo queviene.—Hey, tú —dice, apartando su largo pelo marrón de la cara con su mano.Me deslizo de donde él intenta atraparme contra la pared. —Hey, Ref. ¿Qué pasa? 17 Foro Purple Rose
  18. 18. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSApoya su bajo y fornido cuerpo contra la pared y echa un vistazo por el pasillo a su equipo,que está de pie cerca a la puerta de la cafetería. —Queremos que regreses —dice con labarbilla sobresaliendo.Me doy la vuelta y empiezo a alejarme, fingiendo que no hace que se me acelere el pulso.—No va a pasar.Atrapa mi brazo contra la pared. —Quiero que regreses —dice, en voz baja.Vacilo el tiempo suficiente como para tomar una profunda respiración antes de girarmehacia él. Cuando lo hago, intento mantener mi dura expresión, pero siento que mi corazónse derrite cuando veo esos grandes ojos color marrón fangoso. —Escucha, Ryan. Es por mi...no es por ti, realmente. —Me derrumbo cuando me doy cuenta de lo poco convincenteque suena, pero es la verdad.Cae contra la pared, y se ve enfermo. —Genial. El discurso de “no es por ti, es por mi”. Justolo que todo hombre quiere escuchar.—Lo siento, pero es así. Por mi, quiero decir... no por ti.Puedo ver que disimula su frustración. —¿Por qué? ¿Por qué es por ti?—No lo sé. Supongo que no busco una verdadera relación.Su sonrisa es dudosa. —Estaría de acuerdo con eso. Sin ataduras —dice, como si pensaraque voy a olvidar que dijo que me amaba.Sonrío y lo empujo, porque no hay ninguna razón para hablar sobre esto. —Estaba seguraque lo estarías.—En serio, Frannie. Los chicos quieren que regreses. No podemos encontrar a alguien casitan bueno como tú. 18 Foro Purple Rose
  19. 19. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Tú puedes cantar. No me necesitas.—Soy calibre estrictamente de reserva. Necesitamos un verdadero cantante.Preferiblemente, mujer. Tú sabes, para el factor caliente.Ruedo los ojos en blanco. —Lo siento. Deberías poner un anuncio. Ya sabes, para unaaudición. Tiene que haber un millón de personas aquí en la escuela que canten mejor queyo.—Lo hicimos. Solo fueron Jenna Davis, que sonaba como una cantante de ópera, y CassidyO’Connor, que es caliente, pero... —Se encoge de hombros.—Conozco a alguien que estaría perfecta. Es una amiga de mi hermana. Te daré sunúmero.Empiezo a caminar nuevamente, pero su mano contra la pared, impide que avance. Gimointernamente y resisto el repentino impulso de hacerle una llave en el brazo y lanzarlo contrala pared.Se inclina, sus labios rozan mi oreja. Pasa sus callosos dedos, de tocar la guitarra, bajo mibrazo, y me estremezco. —Pero te quiero. Te extraño, Frannie.Mi corazón palpita con el recuerdo de lo bien que sus labios se sentían en los míos, pero sóloexhalo. Tú no me amas.Me encojo, me agacho por debajo de su brazo e inclino la cabeza mientras corro por elpasillo, sólo para encontrar mi taquilla rodeada de chicas.Este es el horroroso “Quién es quién” de la escuela Haden con Luc justamente en medio.Está Stacy Ravenshaw, y sus perras animadoras; Cassidy O’Connor, la casta bellezairlandesa; Valerie Blake, alta, morena, y hermosa capitana del equipo de voleibol; yAngelique Preston, rubia, hermosa, y pila, con la profundidad intelectual de un charco defango, diosa de la clase Senior.De repente, estoy furiosa. El totalmente ridículo e insanamente irracional pensamiento Yo lo 19 Foro Purple Rose
  20. 20. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSvi primero pasa por mi cabeza. Me imagino abriéndome paso entre la ondeante ypalpitante multitud para llegar a él, arrancando por el camino puñados de pelo, y miradas.Seriamente consiguen sacarme toda la mierda. Recuerdo mi entrenamiento de judo paraconcentrarme. Después de diez segundos de meditación y un ligero equilibrio, levanto mishombros todo el camino pasando a las grupis hasta mi taquilla, donde cambio mis libros yme preparo para escaparme... pero una mano sale rápidamente disparada y quema mihombro.—Hola. ¿Qué tienes ahora? —Esa pegajosa, dulce como la miel y caliente voz, está detrásde mí, tan cerca que puedo sentir su calor.Me doy la vuelta, y le sonrío a Luc, mientras Angelique me atraviesa con su mirada detiburón. LucElla se da la vuelta, y huelo su furia, pimienta negra, que domina los deseos de las demás.Mmmm... Eso es un buen comienzo. El primer paso. Ella le sonríe a Angelique. —Historia, conel señor...—¿Sanghetti, clase 210? —le interrumpo.—¿Tú también?—Sí. —Empiezo a extender mi mano hacia su brazo, en cuanto ella se gira hacia el pasillo,pero me detengo, porque me doy cuenta del modo en que se estremeció antes, por elcalor de mi toque cuando agarré su hombro. Estoy tan caliente que quemo, literalmente.Doy a Frannie una mirada de soslayo, y ella deja caer su mirada hacia el suelo.—Así que... ¿Comerás después? —Ella pregunta. 20 Foro Purple Rose
  21. 21. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Creo que sí.—¿Quieres sentarte con mi pandilla? —Tantea, no con el fuego de su confianza habitual.—Parece muy atractivo, pero tengo algunas cosas que hacer. Tal vez otro día. —La verdades que todos los alimentos humanos son repulsivos, pero la comida de la cafetería de laescuela secundaria... simplemente, no puedo hacerlo.—Otra vez será —dice, cepillándose el pelo, apagada.Cojo un indicio de jengibre, y todo en mí vibra como una cuerda de guitarra arrancada,con el crepitar de calientes relámpagos que brotan a través de mí. Nadie. Como. Ella. Estoyseguro de eso. Su alma tiene que ser etiquetada, no recolectada, lo cual es bueno: larecolección no está en mi descripción de trabajo. Ella ha sido difícil, sin embargo. Los dosúltimos demonios que enviamos no pudieron encontrarla y ahora se queman en el fondo deun ardiente abismo. Pero eran demonios menores: Tercer Nivel. Así que ahora hemosenviado al mejor, que, por supuesto, soy yo. Mis afilados instintos me han llevado a dondeestoy: Primer Nivel, apenas por debajo del consejo. Nunca me han dirigido mal. Y ahora mehan enviado al instituto Haden, directamente al camino de la señorita Frannie Cavanaugh.Caminamos a Historia, y Frannie se sienta en medio de la clase. Me dirijo hacia el señorSanghetti, que se inclina hacia detrás en su silla, justo en el punto de inflexión, con lostalones en su escritorio. Sonrío imaginando chocar accidentalmente con su silla, enviándolohacia atrás.—¿Señor Sanghetti?Él mira hacia arriba.—Sí.Le ofrezco mi horario, y rueda los ojos en blanco. Suspira profundamente y hace un granesfuerzo por bajar los pies del escritorio y arrastrar su fornido cuerpo de mediana edad aotra posición. —Supongo que necesitas una nota de admisión. 21 Foro Purple Rose
  22. 22. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Eso me han dicho.Revuelve en su escritorio y finalmente, encuentra una hoja amarilla arrugada. Luego, se dala vuelta y saca un libro de texto de la estantería detrás de su escritorio.Mira mi horario y escribe el nombre del libro, junto a mi nombre en su lista. —En cualquierlugar está bien, Lucifer —dice, entregándome el libro y haciendo gestos hacia la sala.—Llámeme Luc.—Está bien, Luc. Sólo toma cualquier asiento —dice con otro gesto de la mano.Me doy la vuelta y camino, regresando con Frannie, sentándome en la mesa a su derecha.En cuanto me siento, el señor Sanghetti empieza a pasar lista.—José Avilla. Jennifer Barton. —Sus manos se alzan a la vez —. Zackary Butler. Lucifer Cain.Los ojos de Frannie se fijan en los míos, me contemplan. Sólo le sonrío.—Mary Francis Cavanaugh.Noto como mi sonrisa se ensancha cuando Frannie levanta la mano. Mary Francis. Oh, esoes bueno.Cuando el señor Sanghetti termina de pasar lista, nos hace pasar a la página 380 de nuestrolibro, y leer sobre la caída de la Jerusalén Cristiana durante las Cruzadas.Me basta con mirar a Frannie. Perdón, Mary Francis, para reírme.Y la mitad del tiempo, Mary Francis tiene la mirada clavada en mí. 22 Foro Purple Rose
  23. 23. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEntonces, las luces se apagan, y una imagen de la antigua Jerusalén aparece en la pizarrainteractiva.—¿Cuál era la razón de la lucha en Jerusalén? —Pregunta el señor Sanghetti. Se alzanalgunas manos y escucho las respuestas, recordando cómo pasó realmente. Haber estadoallí hace todas las clases de historia que he tenido, unas 100, más o menos, realmentedivertidas. Es como ese juego en el que, para empezar, alguien dice algo en el oído delotro, y se transmite el mismo mensaje en cadena hasta la última persona, que lo dice en vozalta, y es totalmente diferente a lo que dijo la primera persona. FrannieSigo echándole miradas a Luc, matadme, no puedo evitarlo, en Historia, y mantiene esapetulante sonrisa en su rostro. No tengo idea de por qué, pero, ahora que lo pienso, a lomejor es buena idea que se vaya durante el almuerzo. No estoy segura de que estédispuesta a compartirlo con Taylor. Ella y Riley siempre están encima de mí por el hecho detener citas de caridad, lo que significa que piensan que siempre elijo a los necesitados ysemi-perdedores. Riley dice que es una cuestión de control, y puede que tenga razón. Nohago nada que no quiera hacer, y no voy a terminar en algún tipo de relación donde mesienta presionada. Pero también está el factor Taylor. Desde que unimos en cuarto grado,hemos tenido una amistosa rivalidad. Desafortunadamente para ella, siempre consigo lasmejores notas. Desafortunadamente para mi, ella siempre consigue a los chicos. A fin decuentas, los semi-perdedores son la opción más segura, sobre todo porque no son el tipo deTaylor.Mirando a Luc sonreírle al señor Sanghetti, con certeza se dos cosas: Luc no es un semi-perdedor, y Taylor irá tras él. Así que, independientemente de toda la locura que estápasando en mi interior, es mejor que lo deje.Todavía lo estoy mirando. Y por supuesto, atrapa y bloquea mi mirada con la suya. Cuandoveo que no está respirando, me doy cuenta de que no estoy bien. Tomo una profundabocanada de aire. Él parece darse cuenta, y respira también. Sonríe. Mis entrañas setuercen en un nudo. ¡Ugh!—Luc, ¿alguna idea? —El señor Sanghetti está de pie, justo delante de nosotros. ¿Cómodemonios llegó ahí? 23 Foro Purple Rose
  24. 24. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLuc se reclina en su silla, entrelazando sus dedos detrás de la cabeza, y enderezando suspiernas debajo de la mesa, cruzándolas en los tobillos. Mira al señor Sanghetti.—Bueno, realmente es imposible resumirlo en un solo tema. Supongo que todo se reduce ala teología, aunque la Primera Cruzada ni siquiera comenzó como una guerra religiosa.Creo que el Papa Urbano estaba estresado porque Constantinopla lo acababa de dejar enlibertad, por lo que estaba buscando sumar algunos puntos, y traerlos de vuelta al redil.El señor Sanghetti se quedó por un segundo mirando, con los ojos muy abiertos, y luego sedio la vuelta y caminó hacia la parte delantera de la clase. —Bueno, supongo que es unpunto de vista. —Se giró de nuevo para enfrentarnos—. No necesariamente la perspectivacorrecta... pero un punto de vista, al fin y al cabo.Luc se inclinó hacia delante con los codos sobre la mesa, con destellos en sus ojos. Entoncesuna sonrisa tranquila se dibujó en su rostro. —Bueno, si no quiere creer que sólo era un roboen gran potencia, está también la opinión de que un grupo de la nobleza francesa seaburría y buscaban algo que hacer.Y el viejo tópico “salvado por la campana” se hizo realidad, excepto que no estábamosseguros de quien fue salvado, Luc, o el señor Sanghetti.Me vuelvo hacia Luc.—¿Lucifer?—Si, Mary Francis.Le frunzo el ceño.—¿Tu nombre es Lucifer? ¿Igual que el diablo?Y ahí está esa malvada sonrisa otra vez. —Has dado en el clavo. Es un nombre común dedonde provengo. 24 Foro Purple Rose
  25. 25. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSalgo de mi asiento. —¿Dónde es eso?Sus ojos destellan, hambrientos e impacientes—. Ningún lugar donde hayas estado.Me estremezco y sacudo la cabeza. —Lo que algunos padres hacen a sus hijos.Hay un brillo de diversión en sus ojos de obsidiana mientras camina a mi lado hacia lapuerta. —Así que, déjame adivinar Mary Francis... una buena familia católica con... esperano me lo digas... ¿8 hijos?—Cinco. —No me gusta su tono—. Hasta luego. —Le digo mirando sobre mi hombromientras me dirijo a la cafetería.—Hasta luego —dice, pero puedo sentir sus ojos quemando en mi espalda mientras caminopor el pasillo.Soy lavada en la puerta de la cafetería por la marea humana y encuentro a Riley y Tayloren nuestra mesa habitual, junto a la puerta de emergencias. Las paredes, el suelo y lasmesas, son todas color verde vómito, por lo que el vómito real no deja manchas. Con solomirarlo siempre me siento mareada.Riley está inclinada sobre un libro, pinchando su ensalada con un tenedor. Taylor estárebotando en su asiento, con su pelo en puntas, amarillo y rosa, vibrando salvajemente.Entre el rebote y su lascivo brillo en los ojos, sé que es imposible mantener a Luc para mímisma. Ella lo sabe.A pesar de todo, Taylor ha sido siempre lo que necesité de una amiga, porque, realmente,somos parecidas en todas las cosas que importan. Ninguna de las dos es caliente y confusa.Ambas tenemos nuestras fronteras para que nadie se acerque demasiado. Y ambasrespetamos los límites desde el principio. No sé sobre lo suyo, y nunca pregunta sobre lo mío.Nunca he temido que Taylor me empuje, y traspase mis defensas. Y ella tampoco.En cambio, Riley y todos sus sentimientos, son peligrosos. La primera vez que vi su rostro,Angelique Preston estaba moliendo un helado de menta con virutas de chocolate en ella.Fue el verano en séptimo grado, Taylor y yo habíamos entrado a la tienda de helados, 25 Foro Purple Rose
  26. 26. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSdonde Angelique estaba presionando a Riley contra la pared exterior de un edificio. Me dicuenta de las palabras que salían de la boca de Angelique, algo acerca de culo demanteca de cerdo, y la mirada herida y humillada en los ojos de Riley, por lo que no eraninguna broma inofensiva entre amigas. Sin detenerme a pensar, tire del brazo deAngelique lejos de Riley lo torcí en su cabeza con una llave. Y en ese instante, de un sologolpe, hice una amiga por accidente, y una mortal enemiga.Mirando ahora a Riley, es una simple sombra de sí misma. Aún con curvas, pero de unamanera que hace que la gente se gire cuando pasa. Apostaría dinero que fue en aquelmomento, en el empujón contra la pared de ladrillo de la tienda de helado, chorreandohelado de menta con virutas de chocolate, que decidió perder peso.—¡Cuenta! —dicen ambas mientras mi mochila cae al suelo.—¿Qué?Taylor me fulmina con la mirada, en lo que es muy buena. —¡No lo retengas, Fee! ¡Sabemosdel Nuevo Magnífico Pedazo de Tipo! Así que cuenta, ¡ahora!Genial. Las noticias viajan rápido. Soy toda inocencia. —¿Es magnífico? ¿Quién dijo eso?Taylor me continúa fulminando con la mirada. —Eres una perra.—Dices eso como si fuera malo.—¡Dilo! —Chilla Riley, cerrando su libro contra la mesa y de repente todos en un radio detres mesas nos están mirando.—Muy bien. Tranquilícense. Déjenme conseguir el almuerzo —digo mirando el irreconocibleen las bandejas de las otras personas que pasan. —¿Qué diablos es eso?Riley frunce el ceño. —Probablemente algún tipo de tofu. El barrio se quedó nuevamente sindinero, la semana pasada. 26 Foro Purple Rose
  27. 27. P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Genial. Déjenme llegar ahí antes de que toda la ensalada haya desaparecido. —Miro lapuerta, esperando que Luc haya cambiado de idea y así fugarme del fuego lento deTaylor. Me tomo mi tiempo en la fila para escoger los mejores restos de lechuga, pasandopor lo menos cinco minutos eligiendo el mayor brownie, bebiendo y volviendo a llenar miCoca-Cola dos veces, antes de hacer mi camino lentamente hacia la mesa. Cuando llegoallí, juro que podía ver el vapor saliendo de las orejas de Taylor.—Cuenta, maldita sea —dice mientras me deslizo en mi silla.—Es solo un chico nuevo, Luc. —Mis ojos gravitan en torno a la puerta, esperando verloaparecer por ahí.—¿De dónde salió?—No tengo ni idea.Los ojos de Taylor me presionan. —¿Cómo lo conociste?—Resumen en parejas, con el señor Snyder.—¿Ya te lo pidió? —Preguntó Riley.Miro nuevamente la puerta, y luego ruedo los ojos en blanco. —Ni siquiera he logrado quevenga a almorzar con nosotras.—Mmmm... —Ya puedo ver a Taylor maquinando algo—. Realmente no parece de tu tipo.Solo me encojo de hombros.Sus ojos están ansiosos. —Así que, ¿crees que puedes engancharme con él?Y ahí está el nudo en la boca de mi estómago. —Como sea. 27 Foro Purple Rose
  28. 28. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué pasa con la fiesta del viernes? La que será en Gallaghers. ¿Crees que iría si se lopidiera?—Tú ni siquiera lo has conocido. —El ácido en mi voz me asusta. Sabía que esto iba asuceder. ¿Por qué estoy sorprendida?Su expresión cambia a modo planificación. Se da golpecitos en la barbilla con el dedo. —Eldía del partido es pasado mañana. Si no vas a pedírselo, es mío. —Me sonríe.Le devuelvo la sonrisa tan falsa y dulce como la sacarina. —¿Sabes, qué, Tay? Vete alinfierno. LucTrabajo en esas cosas sobre las que tengo que tener cuidado durante el almuerzo, que ensu mayoría implica escabullirse alrededor del aparcamiento, vestuarios y el puerto decarga, merodeando a cualquiera que pueda ser útil. Pero tengo que admitir que se medificulta centrarme más de lo que esperaba. Estoy imaginando como un cinco-dos, rubio-arenoso, encajaría a la perfección contra mi cuerpo como si yo...Está bien. Esto se está volviendo ridículo. Céntrate.Pero, por alguna razón, me encuentro merodeando más allá de la puerta de la cafetería,no una, o dos, sino cinco veces, hasta que al final me rindo y entro. Me acerco justo detrásde donde está sentada Frannie cerca a la puerta, a tiempo para oír decir. —¿Sabes qué,Tay? Vete al infierno.Sonrío, porque creo que es lindo que invite a sus amigas tan lejos.—Hey —le digo—. ¿Este asiento está ocupado? —Mi risa se detiene en una sonrisa cuandocasi salta de su piel. Mmm... ¿Qué es eso? ¿Pomelo? ¿Tienes un poco de miedo? Chicainteligente. Pero entonces noto un ligero toque a jengibre y mi sonrisa se ensancha. Ella mequiere. Excelente.Sus amigas, una esbelta rubia con toques rosa brillante, un brillo en sus ojos carbón y una 28 Foro Purple Rose
  29. 29. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSbelleza de aspecto tímido de pelo castaño con intensos ojos marrones, me están mirando.Trabajaré en ellas más tarde.—Supongo que no. —Frannie se mueve en su asiento y sus ojos revolotean sobre mí —.Pensé que tenías cosas que hacer —dice. La decepción de su voz está en descuerdo con eljengibre que está emitiendo.La examino en respuesta. —Está hecho.Con un destello en los ojos, la rubia presiona las manos en la mesa, mostrando su escotemientras se inclina sobre la mesa hacia mí. —Ahemmmm... Fee, ¿no nos presentas? —Seforma una peculiar y sugerente medio sonrisa en sus labios rosa brillante y sus ojos no dejanlos míos.Frannie se mueve en su asiento, apartándose de mí, entonces no puedo leer su rostro. Peroestoy seguro de tomar un toco de anís, regaliz dulce, en el aire. —Como sea... Luc, estas sonTaylor y Riley.Asiento en su dirección. —Entonces... ¿por qué enviabas a tu amiga al infierno? No es quesea algo malo. Sólo me preguntaba...—Porque ahí es donde pertenece. —Fulmina con la mirada por encima de la mesa a larubia, Taylor.—¿Tú crees? —dice Riley con una sonrisa.—Bueno, supongo que tendremos que esperar y ver. —Sonrío alentadoramente a Taylor.Podría ser útil.Los ojos de Taylor chispean cuando habla. —Así que, Luc... ¿te enteraste de la fiesta enGallaghers el viernes?Ahora entiendo la decepción de Frannie. Su anís casi me derriba. Envidia. Interesante.Debería ser capaz de utilizar eso como ventaja.—Creo que escuché algo al respecto.—¿Vas a ir? —Pregunta Taylor. 29 Foro Purple Rose
  30. 30. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSDoy a Frannie mi mejor y sensible mirada penetrante. —Depende. ¿Tú vas?Se queda mirándome un instante, y luego habla. —Supongo.Mi boca se extiende en una sonrisa. —Entonces no me lo perdería.No me pierdo como Taylor la fulmina con la mirada o la forma en que Frannie se sonrojacuando se vuelve hacia la mesa y tira de un nudo de su pelo, dejándolo caer sobre sushombros, ocultándole el rostro. Me deslizo en la silla a su lado y tiro de ella hacia la mesahasta que nuestros hombros casi se tocan. Estoy seguro que puede sentir el calor en mí,pero no me importa poner toda caliente y molesta a Frannie. Todo en un solo día detrabajo.—¿Necesitarán, señoritas, un aventón a la fiesta?Frannie mira hacia arriba con sus ojos muy abiertos, y grita: —¡No!Riley y Taylor se echan a reír, luego Riley me sonríe tímidamente sobre la mesa. —Ella quieredecir que siempre vamos a los partidos juntas.Taylor me está comiendo con los ojos. —Pero no siempre vamos juntas —dice la rubia,arqueándome una ceja, y dándole un codazo a Riley quien sonríe y le devuelve el codazo.—Es bueno saberlo. —Intento atrapar a Frannie con la mirada, pero su rostro nuevamenteestá oculto por su cabello. 30 Foro Purple Rose
  31. 31. P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 3 ojOS de ángel Traducido por Emii_Gregori Corregido por Kanon ♪♫♪ FrannieL as bisagras chillaron mientras abría la puerta del oxidado Chevy Cutlass de segunda mano de Riley y subía dentro. Ella me miró fijamente. —¿Quién eres tú, y qué has hecho con Fee?—¿Qué?—Estas usando maquillaje. ¿Qué pasa con eso?Recojo el relleno sobresaliendo de una desgarradura en el asiento de vinilo negro mientrasella avanza calle abajo. —No lo sé. Porque se me antojó, supongo.—Así que, entonces, ¿no tiene nada que ver con el Sr. Alto, Moreno, y con Perforaciones?Ignoré el nudo apretado en mi estómago y bajé la ventanilla. —Ya has oído a Taylor. Él esde ella. Probablemente no se mostrará de todos modos.—¿Y perderse toda esta belleza? —dijo ella, tocando con su dedo mi hombro—. ¡Como sieso fuera a pasar! Él estará allí. —Ella me miró de nuevo, luciendo repentinamente seria.—Deberías ir por ello, Fee. Puedo decir que estabas muy interesada en él. Él podría ser elúnico.La ola de vergüenza me toma por sorpresa, y las palabras comienzan a salir de mi boca en 31 Foro Purple Rose
  32. 32. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSuna reacción defensiva. —Algún día dejarás de vivir en tu pequeño mundo de fantasía ycomprenderás que no hay tal cosa como “el único”.Instantáneamente, lo lamenté. Oculté mi culpa girando para descansar mi brazo en laventana. Apoyé mi barbilla en mi antebrazo y sentí el viento en mi cara. Ella condujo calleabajo, apegándose a los límites de velocidad y deteniéndose antes de girar hacia laesquina de Taylor.—Lo siento, Ry. No dejes que mi mal humor te afecte. No creo que esté destinada a todaesa basura del verdadero amor… quiero decir… lo siento… —Me calmé, sin convicción.Ella sonaba como si pudiera gritar, así que no me di vuelta para mirarla. —Vas a estarsorprendida algún día, Fee.—Como sea —dije mientras ella se detenía camino a la entrada de Taylor.Taylor salió corriendo y se deslizó en el asiento trasero al mismo tiempo que Jackson Harris seestacionó detrás de nosotras. Ella empuja la parte de atrás de mi cabeza. —Mira, Fee. Es tuno tan secreto admirador.Me encogí y me deslicé hacia abajo en el asiento. —Genial.El tono de Taylor era sobre-protector. —Debes quedarte con Jackson… una opción muchomás segura.El hermano de Taylor, Trevor, saltó abajo por las escaleras de enfrente y le sonrió a Riley ensu camino al coche de Jackson. Sonreí hacia Riley y le di un tirón en el muslo mientras Taylormiraba fuera de la ventana hacia su hermano y murmuraba: —Imbécil.Ella enloquecerá cuando se entere de que Riley y Trevor están saliendo.—¿Listos para la fiesta? —gritó ella mientras Riley condujo tras de Jackson fuera del caminode entrada. 32 Foro Purple Rose
  33. 33. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe deslicé hacia arriba y me di la vuelta para mirarla mientras ella deshacía los dosprimeros botones de su blusa y pellizcaba sus mejillas.—Supongo.Al instante, su entusiasmo se convirtió en antipatía cuando ve mi rostro. —¡De ningunamanera!—¿Qué?—¡Quieres a Luc!Suspiré irritada. —Pienso que tú última celda restante de cerebro sólo burbujeó fuera.—¡Estás tan llena de mierda! ¿Maquillaje? —Ella lanza sus manos arriba.Riley sonríe en el espejo retrovisor. —¿Tienes miedo de la competencia, Tay?Taylor presiona la espalda en el asiento, con sus brazos cruzados sobre el pecho apretado yuna mueca en los labios. —Entonces, ¿cuál es el problema, Fee? ¿Irás por ello?—Necesitas superarte a ti misma, Tay —digo y giro para mirar por el parabrisas.Arrancamos hasta la fiesta y antes de que nos detuviéramos, ya estaba mirando a travésdel atardecer gris, examinando a la multitud reunida en el patio trasero de los Gallaghers.Los Gallaghers tenían diez niños, uno de los cuales es el novio de mi hermana Kate, Chase.Cada fiesta del instituto desde los albores del tiempo ha sido en el patio trasero de losGallaghers (probablemente debido a que su padre trabajaba de noche y su madre estádemasiado cansada para que le importe una mierda lo que hacemos).Durante un segundo estoy decepcionada, pero luego algo aliviada, cuando me doycuenta que el rostro que estoy buscando no está en la multitud. 33 Foro Purple Rose
  34. 34. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLa verdad es que yo no podía responder a la pregunta de Taylor, porque no tengo idea dequé demonios estoy haciendo. Pasé casi una hora preparándome para esta fiesta. Inclusodejé a Kate, nuestra gurú del estilo residente, ayudarme a elegir mi ropa y maquillaje. Comosi lo que realmente importara es cómo luzco. Y estoy nerviosa como el infierno, y yo nuncalo estoy. No es que yo sea demasiado presumida tampoco. A mí por lo general me sueleimportar una mierda lo que piense la gente de mí.Taylor toma mi mano. —Ven a tomar una cerveza conmigo. —Ella me tira cerca mientrascaminábamos—. Él no está aquí aún —susurra en mi oído.—No importa —le digo, aunque sea una mentira.Sus ojos centellaron. —Bien, porque a mí sí.Sentí una punzada en el estómago, como si me hubiese tragado el anzuelo de alguien. ¿Porqué la sola idea de pensar en él me hace esto? Él es peligroso de seguro. La clase dehombre que podría arrastrarse a su manera más allá de las defensas de una chica.Llegamos al barril, y al semental futbolista sin cuello Marty Blackstone (en quien Taylor teníasus ojos hasta que Luc se presentó), que estaba haciendo un gran show al flexionar susbíceps mientras el abría la llave.—Hey, Tay —dijo él llenando un vaso—, ustedes lucen resecas. Definitivamente con lanecesidad de un refresco líquido fresco. —Él sonríe y le da una cerveza. Me entrega una amí y a Riley también.Por encima del hombro de Riley, vi a Trevor y a su grupo reunidos fuera del coche deJackson, y de repente pude ver lo que Riley veía en él. Es un poco como mi hermano, asíque en realidad nunca lo comprobé de esa manera, pero él se hizo lindo cuando yo no leprestaba atención. Tiene una bonita sonrisa y hoyuelos, como Taylor, pero aparte de eso,siempre he pensado acerca de él como bajo y flaco. En realidad, él es una especie deaficionado, así que ha estado trabajando fuera, y consiguió esa cosa de estrella de rockcon el cabello rubio bien largo.Él y Riley seguían mirándose el uno al otro, y Trevor comenzó caminar a través del césped. 34 Foro Purple Rose
  35. 35. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSJackson le siguió, con sus ojos gris pálido pegados en mí. Él barrió su largo flequillo castañode su rostro para una visión más clara, y yo miré hacia otro lado rápidamente para que nopiense que le estaba observando. No lo estaba. He estado allí, haciendo eso.En la fiesta del fin de semana pasado terminé por hacerlo afuera con Jackson en el armariode los abrigos. En ese momento me pareció una muy buena idea (probablemente porqueReefer estaba echándome el ojo y temía que quizás me desmayara). Pero la semanapasada en la escuela averigüé el problema con los deportistas de hockey. Tantean ypiensan que te poseen. Todavía no he sido capaz de sacudirle.—Hey Trevor —dice Riley toda casual. Lanzándose con sus ojos hacia Taylor.Trevor mira hacia el suelo con una sonrisa tímida y arrastra los dedos de sus pies. —Hola.—Piérdete, Trev —dice Taylor, y observo el rostro caído de Riley.Sin embargo, Trevor se recupera rápido. Él lanza su brazo sobre los hombros de Taylor. —Sí,puedo ver que dar vueltas alrededor conmigo sería un poco embarazoso para ti, ya que yotengo mejor aspecto y todo eso.Me río en voz alta, porque es casi la verdad, y luego me detengo abruptamente cuandosiento una mano en mi culo. Doy una vuelta para ver a Jackson a 2m de pie detrás de mí,sonriendo.—Hey, Franny. ¿Qué tal si continuamos donde lo dejamos? —dice meneando una ceja.La cosa más valiosa que he aprendido del judo es el control (tanto físico como emocional),pero hay sólo como mucho una chica que puede dejarlo pasar. Presiono mi trasero en sumano y sonrío dulcemente justo antes de agarrar la mano en mi culo, haciéndola caer encuclillas, para luego balancearlo sobre mi hombro en el suelo delante de mí. Él golpea latierra con fuerza y se acuesta sobre su espalda por un minuto, absorbiendo aire. Él me miracon los ojos muy abiertos, y con su boca fija en una O silenciosa. Inclino mi rostro sobre elsuyo. —Hey, Jackson. ¿Qué tal si no? 35 Foro Purple Rose
  36. 36. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTaylor me da los cinco en alto. —¡Wow! La chica ninja en acción. ¡Eso fue dulce!Jackson se quita del suelo, todavía respirando con dificultad, y Trevor lo empuja. —Oh,amigo… eso fue patético.Jackson no responde. Él solo se queda allí mirándome. Entro en una posición de combate,pensando que esto podría ponerse feo, pero entonces en él explota una sonrisa. —Bueno,esto por si sólo está caliente.Genial. ***Jackson se cierne. Y estoy bastante segura del modo en que me mira que ya me desnudóen su patética imaginación. He pasado la última media hora dando vueltas entre el grupo yla hoguera que acababa de crujir a la vida, tratando de mantenerme fuera de su alcance.Me coloco fuera del grupo y veo a Jackson dar vueltas de otro modo para interceptarme.¿Dónde está Reefer cuando lo necesito?Me di patadas a mí misma mentalmente, me apoyé en la baranda del porche y bajé lacabeza en señal de derrota, esperando la inevitable mano sobre mi culo.Entonces una voz, suave como la música, espanta a ese arrogante lejos de mí. —Pareceque tú podrías usar a alguien para escapar de esa intromisión.Miré arriba hacia esos increíbles ojos azul cielo, si el Cielo tuviera una cara, juro que esta losería. Su apretada camiseta blanca muestra su bronceado y algunas muy serias definicionesmusculares. Se apoyó en la baranda junto a mí como si él hubiera estado aquí todo eltiempo… como si él perteneciera a este lugar olvidado de Dios y no a una playa en SanDiego con una tabla de surf bajo el brazo.—¿Qué? —Es todo en lo que puedo pensar. 36 Foro Purple Rose
  37. 37. P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSonríe y barre una mano a través de su cabello de ondas de platino hasta el mentón queparecen cambiar de oro a rojo y por el parpadeo de las llamas. —¿Estabamalinterpretando la situación? —Él dice apuntando con su cabeza hacia Jackson.Rodé mis ojos. —No, pero puedo cuidar de mí misma, gracias. —Me marcho de la baranday camino hacia el grupo.El Chico Ángel no me siguió. Él sólo se inclinó hacia atrás y observó cómo Jackson reanudasu asecho. Después de otra vuelta al círculo me dirijo de nuevo a la baranda y me sientocon los hombros caídos junto al Chico Ángel. Fulmino con la mirada el suelo. —No piensesque esto significa que tú necesitas rescatarme.Él se ríe y vuelvo mi mirada hacia él. —¿Sabes qué? Sólo olvídalo. —Me marcho de labaranda del porche, pero algo intenso cursa a través de mí como mil relámpagos diminutoscuando su mano toca mi hombro, dejándome paralizada en mi camino.—Lo siento, realmente no me estaba riendo de ti —dice con una risita en su voz—. Meestaba riendo de él. —Él me mira y un escalofrío corre abajo por mi espalda—. Él nuncatuvo una oportunidad.—Lo que sea —le digo, apoyándome en la baranda. La verdad es, que volví tanto comopara comerme con los ojos al Chico Ángel como para alejarme de Jackson.—Soy Gabe. —Él dice, girando para afrontarme.Lo miro fijamente. Oh, Dios. ¡Alto! Cambio mi mirada hacia su pecho, que resulta ser nadamenos que una mirada digna. —Frannie.Él echa un vistazo a la copa de cerveza en mi mano y se encoge de hombros lejos de labaranda.Y fue entonces cuando oí a Taylor. —Oh. Mi. Dios. —Echo un vistazo y el grupo entero nosestá mirando fijamente a nosotros. Marty logró acercarse furtivamente y deslizó su brazoalrededor de la cintura de Taylor, pero ella se apartó. 37 Foro Purple Rose
  38. 38. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSY no somos los únicos en notar a Gabe, porque veo a Angelique y su pandilla avanzar por lafogata. Ella hace una línea recta hacia Gabe mientras él levanta la tapa de la hielera allado del barril y se inclina sobre él, pretendiendo inspeccionar el contenido del refrigerador.Lo que ella realmente está haciendo es empujar a su par de Ds directamente en la cara deGabe. Busco a Adan Martin (el mayor de la clase Senior y el novio de Angelique), pero él noestaba a la vista.—¿Algo más para beber? ¿Agua, refrescos? —Gabe dice, mirándome.Y, mmm… aquellos ojos. Siento mi corazón agitarse por un instante, luchando por aferrarse asu ritmo normal. —Tengo una cerveza, gracias —le digo, pero mientras estoy hablando,siento la copa siendo levantada de mi mano.—Yo sólo voy terminarlo para ti. —El aliento caliente de Luc al dorso de mi cuello envía unescalofrío a través de mí, y la agitación de mi corazón se detiene. Giro y su rostro está a sólouna pulgada del mío. Los mechones de seda de su alborotado cabello me rozan la frente ylo aspiro: canela… mmm.Todos excepto Taylor están perdidos. —¡Mierda! ¿Cuándo llegaste? —Preguntó.Luc se endereza y rellena mi copa. —He estado alrededor —dice, señalando a la multituden la fogata. Pero yo estaba allí… y él no lo estaba.—Wow… bien. Esta fiesta acaba de recibir un tremendo refrigerador mucho más fresco. —Taylor ve de Luc a Gabe y de regreso, luego, sale fuera del alcance de Marty y serpentea alo largo junto a Luc. Ella me mira con las cejas levantadas—. Entonces… ¿nos quedamos?—Uh… bueno… —Contemplo a Riley para respaldarme. —¿Creo que nos vamos?Riley todavía mira fijamente hacia Gabe. —Todavía no.Luc me da una cerveza y frunce el ceño hacia Gabe, quien se acerca. —Gabriel. —Él dice,su voz cálida de miel de repente es lo suficientemente fría para congelar el infierno. 38 Foro Purple Rose
  39. 39. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Hola, Lucifer. —Y, aunque su sonrisa no vacila, la voz musical de Gabe sólo fue plana.—Espera… ¿se conocen el uno al otro? —Yo estoy entre ellos, un poco tambaleante. El aireque nos rodea parece cargado de electricidad estática, haciéndome vibrar todo elcuerpo.Gabe hace una sonrisa torcida y observa a Luc. —Se podría decir eso.—Desafortunadamente. —Añade Luc. El hizo una especie de sonrisa, pero bajo aquelcomportamiento tranquilo, él estaba cualquier cosa menos calmado. Incluso desde un piede distancia, puedo sentir la tensión en su cuerpo, listo y alerta para saltar. Su mandíbula ysus puños estaban apretados a su lado, ansiosos por inclinarse en algo… o alguien. Mientrasobservo, juro ver una pequeña pizca de color rojo parpadeando sobre la superficie de sumano y desapareciendo entre los nudillos.Solo estoy aquí de pie, muda, todo mi cuerpo está zumbando con la carga creciente deelectricidad en el aire, y trato de averiguar cuando me metí en esta dimensióndesconocida. Porque, mientras mi mirada se mueve entre Luc y Gabe, estoy segura de queesto no puede ser real. Y empiezo a preguntarme si tal vez Jackson le echó algo a micerveza o algo así.Angelique, comprendiendo que la atención no está en ella, me dispara una mirada antesde quitarse su chaqueta de jeans para revelar un top con tirantes muy escotado. Se metedelante de mí, entre Luc y Gabe, y estoy realmente aliviada de ser liberada de todo lo quefuera aquel extraño tirón eléctrico. Pero inmediatamente, los hombros de Taylor la sacan delcamino.—¿Dónde está Adam? —le pregunta a Angelique con voz pegajosa y dulce acompañadacon una sonrisa falsa que hace juego.Angelique muele los pies de Taylor con sus tacones. —¿Qué Adam?Empiezo a sentir un poco de mareo y me doy cuenta de que no estoy respirando. Me alejodel grupo, cierro los ojos y respiro profundamente, tratando de serenarme. 39 Foro Purple Rose
  40. 40. P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Entonces… —La voz de Luc, hablando en mi oído, me hace saltar. Abro los ojos y sientomis piernas suaves. Él hace una media sonrisa y retuerce un mechón de cabello de mi cara,colocándolo detrás de mí oreja—. Tenía la esperanza de que me dejaras llevarte a casa.Está claro por mi corazón agitado que alejarme con Luc sería un error. Echo un vistazo aGabe, que todavía me miraba. Un rubor caliente comienza a subir de mi cuello a mi caramientras me doy cuenta que podría ser un error más grande.Me paso al lado de Riley. —¿Estás lista? Vamos. —Sueno completamente desesperada, yadivino que lo estoy.Ella mira a Trevor y sonríe. —Lo siento, Fee —dice ella volviéndose hacia mí con unencogimiento de hombros.Siento el calor de Luc, muy cerca detrás de mí, pero no me doy vuelta para mirarlo. —Estoylisto —dice él.Oh, Dios. ¿Por qué no puedo respirar?Mis ojos se deslizan de nuevo hacia Gabe, y resultaba ser un error porque todavía meestaba mirando, y aquellos ojos azules no estaban haciendo nada para ayudar a lasituación de mi respiración.Deslizo mis ojos y giro de espaldas a él y Luc… y veo a Reefer y la banda amontonándoseafuera de su camioneta de color negro.Mierda.Me dirijo de nuevo hacia Luc, con cuidado de evitar sus ojos. La privación del oxígeno haceque pensar sea un desafío, pero soy capaz de tartamudear. —Um… bueno. Podemos ir,supongo… si tú quieres. 40 Foro Purple Rose
  41. 41. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSRiley estaba de pie detrás de la pelea de gatas. Levanto ligeramente mi voz para poder seroída sobre el grupo. —Riley. —Mira hacia mí—. Me voy con Luc… ¿vale?La luz del fuego parpadea en sus ojos mientras ella sonríe y asiente a sabiendas.Miro de nuevo hacia Gabe, quien sostiene mi mirada con la de él y me dispara una sonrisaresplandeciente, y entonces siento la punta de los dedos de Luc quemar a través de lacamisa en lo pequeño de mi espalda. Capto su canela mientras se apoya en mi espalda ysusurra: —Vámonos.Por su contacto, un hormigueo se forma en mi vientre y se abre camino a través de mí,creciendo en intensidad hasta que todo mi cuerpo hormiguea… algunas partes más queotras. Le dejé dirigirme a mí y a mis piernas de gelatina hasta su coche. LucAsí que, Él envió a Gabriel. No un ángel… un Dominion. Un protector de la Segunda Esfera. Yno solo cualquier Dominion, nada más que su mano izquierda, Gabriel. Eso puede significarsólo una cosa: vale la pena luchar por el alma de Frannie.A medida que nos alejábamos de la fiesta, Frannie comprobó el coche. —Cool, un ShelbyCobra GT. Y en perfecto estado. Este es un clásico. ¿Un 67?No puedo evitar sonreír. —Un 68. Conoces tus Mustangs.Ella se vuelve hacia mí y sonríe, y de repente soy golpeado con lo increíblemente viva quees ella. No es que todos los mortales no estén vivos por definición, pero hay grados devitalidad. Algunas personas están en su mayoría muertas, incluso cuando creen que estánvivos. Franny no es una de ellos.—Eso fue impresionante, por cierto. 41 Foro Purple Rose
  42. 42. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla me dispara una mirada lateral. —¿Qué?—Darle la vuelta al gran hombre por encima de tu cabeza.Sus ojos se abrieron. —¿Viste eso?—Lo hice. Él tiene que pesar el doble de lo que tú lo haces. Impresionante.Ella se dio la vuelta y miró por la ventana. —Sí, como sea. —Pero puedo decir que ella estásonriendo.—Entonces…—¿Entonces, qué?—¿Dónde aprendiste a hacer eso?—Judo. Ocho años.—Interesante. —Esta chica me gusta más cada minuto—. Entonces…. ¿hacia dónde?Ella se vuelve hacia mí para afrontarme con una indirecta en su risa. —Pensé que habíasdicho que me estabas conduciendo a casa. —Ella comienza a relajarse… moviendo sushombros al ritmo de la música del estéreo.—Hmm, ¿lo hice? Bueno… si eso es lo que quieres…Sus cejas se arquearon y una pequeña sonrisa astuta apareció en la comisura de sus labios.—¿Tuviste alguna otra cosa en mente?—Podríamos trabajar en nuestro resumen de Inglés —digo y casi no puede contener la risa. 42 Foro Purple Rose
  43. 43. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿En serio? ¿Esa es tu idea de una cita caliente?—Lo siento, no era consciente de que nosotros estábamos en una “cita caliente”. —Y estavez no puedo contener la risa cuando se encoge—. Entonces, ¿qué tan caliente te gusta?Soy capaz de todo niveles de calor, del Luc caliente hasta… y estoy siendo literal aquí….más caliente que el infierno.Veo el rubor en sus mejillas y la inundación del coche con su jengibre. Este es un excelenteprogreso.—Um, bueno… yo estaba pensando más acerca de… tal vez podríamos trabajar en eseresumen… —Su voz se apaga, y ella esta tan roja como las ascuas del infierno.—El resumen… una excelente sugerencia. ¿Por qué no pensé en eso? —Dirijo mi sonrisa másencantadora hacia ella—. ¿Tu casa o la mía?Su frente se arruga mientras contempla sus opciones. —Tal vez debería solo ir a casa —dicefinalmente.—Como desees.Manejamos, pero a medida que tomo la esquina en su barrio ella dice: —¿Haces cafécaliente? Hay un Starbucks justo a la vuelta de la esquina.Los neumáticos chillan cuando giro a la derecha demasiado rápido, y mientras trabajo paraocultar mi sonrisa, ella se agarra a su silla para no caer encima de mí. ***—¿Entonces de dónde conoces a ese chico Gabe? —Ella pregunta por encima de la tazade café humeante.—Es una historia muy larga. —Siete mil años de duración. 43 Foro Purple Rose
  44. 44. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Son ustedes, como, ¿amigos o algo así?—En realidad no. Jugamos en los equipos rivales.—¿Cómo en el fútbol? —Ella se ve desconcertada, sin vincularme a un jugador de fútbol,supongo.Me inclino hacia delante y miro a sus ojos, cepillando mis dedos en el dorso de su manosobre la mesa. Observo como se estremece, y un cosquilleo eléctrico corre a través de mí(¿emoción? ¿anticipación?), en un torrente desde su pulso bajo mis dedos. Empujo con mimente sólo la parte más diminuta. —Sabes, preferiría hablar de ti. Dime algo que nosabemos acerca de Mary Francis Cavanaugh.Ella se desmaya un poco y me mira fijamente de nuevo durante un buen rato antes dedecir: —Odio mi nombre. —A través de una neblina.—¿Entonces por qué no vas por Mary?—Porque ese es el nombre de mi hermana. —La niebla comienza a levantarse, y ella seapoya en sus codos sobre la mesa, acentuando ciertas curvas y distrayéndome seriamente.Me obligo a respirar profundo y mirar en sus ojos. —¿Tu hermana es Mary también?—Todas ellas lo son, pero sólo mi hermana mayor va por ello.—¿Cuántas hermanas tienes?—Cuatro.—¿Y las cinco de ustedes son Mary? Eso suena un poco confuso.—Es por eso que no todas vamos por ello. 44 Foro Purple Rose
  45. 45. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Cuáles son el resto de los nombres de tus hermanas?—Bueno, hay Mary Theresa… ella es Mary. Y Mary Katherine… Kate. Entonces vengo yo…Mary Francis. Luego, Mary Grace… ella sólo Grace. Y Mary Margaret… Maggie.Muerdo de nuevo la risa. Esto es taaan gracioso. —Una buena familia Católica —le digo,tratando de parecer sincero.—Supuse que podrías decir eso. —Hmm… vinagre. ¿Culpa? Voy a tener que explorar estomás a fondo.Mientras ella bebía los últimos sorbos de su café, inclina su cabeza hacia atrás, arqueandosu largo y hermoso cuello, tirando de su camisa apretada sobre el pecho. La ola de deseoque siento es casi incapacitante. Cierro los ojos frente a ella y trato de despejar mi mente.Céntrate. Cuando los abro, ella estaba mirándome fijamente.—Probablemente debería llegar a casa… —dice, sonando un poco decepcionada.—Como quieras —le digo, con ganas de llevarla a todos lados, excepto a casa. FrannieNos detenemos en mi casa y Luc apaga el motor. La luz de la habitación familiar corta unafranja amarilla en el jardín delantero. Papá está esperando, como de costumbre.Abel salvándome de la “adicción” del explosivo estéreo de Luc, contándome acerca de lascosas que suceden entre las sábanas, enviando a mi corazón a latir a la derecha de micuerpo y tambaleando mi imaginación. No soy un ángel, he estado con chicos antes.Bueno, no con ellos así, pero casi. Yo lo llamo, Tercera Base y más. Pero siempre he estadomanteniendo la puntuación, y ninguno de ellos alguna vez ha causado estragos en miimaginación de la forma en que Luc lo hace. Es como, si sin haberme tocado, él sube a laderecha en mi cabeza y está buscando por allí mis más sucios pensamientos y fantasías. Ycuando los encuentra, los lleva a la vida. Me refiero a todo color, visión sensible 3-D. Pero lo 45 Foro Purple Rose
  46. 46. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSque odio es, lo poco que me gusta. Ningún chico me ha hecho sentir tan totalmente fuerade control. Asusta al demonio fuera de mí… de una manera vertiginosa, hormigante,salvaje, y no del todo malo.Me vuelvo para encontrarlo mirándome, y de repente no hay oxígeno en el coche. Exhaloun aliento desigual. —Entonces, gracias por el café —digo, queriendo largarme fuera delcoche pero también deseando quedarme toda la noche.—Fue lo suficientemente caliente como para ti… ¿café caliente? Porque la próxima vezpodríamos intentar algo un poco más caliente, si lo deseas.Mmm… esa sonrisa malvada… pero puedo decir que está tratando de no reírse. ¿Estáburlándose de mí?—Eso fue… —No sé cómo terminar, porque lo que está pasando en mi interior es un infiernoentero mucho más caliente que el café. Es todo lo que puedo hacer para resistir latentación de alcanzarlo y tocarlo—. Entonces, te veré el lunes. —Llego a la manija de lapuerta con una mano temblorosa, y de repente su mano está ahí, en la parte superior de lamía.Se inclina hacia mí y, con la otra mano, barre mi cabello detrás de mí oreja. Siento sus labioscepillando mi piel mientras susurra: —Te estaré esperando.Su aliento cálido en mi oído lanza un escalofrío a través de mí, y estoy avergonzada cuandome doy cuenta de que el suave gemido que acabo de oír era el mío. Avergonzada, tiré dela manija de la puerta, pero su mano caliente todavía está allí, impidiéndome abrir.—¿Qué, no hay beso de buenas noches? —dice, y cuando vuelvo a verlo, mi nariz locepilla.Me niego a ceder al pánico burbujeando en mis entrañas, o a la parte de mí que todavíaquiere darle un beso. Le miró a los ojos y trabajo por mantener mi voz, aún mientras yoplantaba mi mano sobre su pecho y le empujaba. —No en la primera cita.Su expresión en un momento se vuelve divertida, pero luego se suaviza. —Como quieras — 46 Foro Purple Rose
  47. 47. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSdice. Con su dedo quemando una pista a lo largo de la línea de mi mandíbula, y luego seinclina hacia atrás en su asiento y sonríe—. Dulces sueños.Me quedo con él por un momento más entonces empujo la puerta y me tambaleo fueradel coche. Él enciende el motor mientras me balanceo con la puerta cerrada, pero no sale.Puedo sentir el peso de su mirada mientras me tropiezo frente al camino de la puerta. Yantes de cerrarla detrás de mí, miro hacia atrás y veo el resplandor rojo de sus ojos en lasluces del salpicadero.Me dirijo rápidamente por las escaleras, y cuando llego a mi habitación, me apresuro a laventana y veo las luces traseras de Luc desaparecer por la calle. Miro fijamente afuera porla ventana por un largo tiempo, al lugar donde me dejó, sintiendo latir mi corazón y aquelhormigueo en mi vientre cuando me imagino dejarle que me besara. Gemí en silencio a mímisma, y camino hacia el aparador donde recojo la foto de mi hermano. —Lo estoyperdiendo, Matt —le susurro a él.Trayendo la imagen conmigo, saco el diario de Matt debajo de mi colchón y lo abro en miescritorio. Aliviándome en mi silla y leyendo las primeras líneas de mi última entrada, quecomienza desde el miércoles… el día que conocí Luc.Entonces, Matt, te habrías reído de mí hoy… babeando por un tipo. Pero hay algo en él. Ya lo sé. Estúpido. Y no me gusta. Por favor golpéame con un rayo si me convierto en alguien patético, en una adolescente débil. Yo no creo en todo esa mierda del “amor a primera vista”. No creo en el amor del todo, de verdad. Pero la lujuria… está viva y es buena.Tiro un aliento profundo, recojo mi bolígrafo, y volteo a la página siguiente.Lucho con el qué otra cosa que escribir, porque mi maraña de emociones está un pococonfusa y es casi imposible de articular. Pero si hay alguien que puede decirme cómo mesiento, es Matt. Fue algo más que solo mi hermano, él era mi mejor amigo (el único quealguna vez realmente me comprendió). Sé que Matt guardará mis secretos. Así que le digotodo, no importa cuán vergonzoso sea. Se lo debo a él. Una pequeña parte de mí es lacosa más cercana a una vida que puedo darle.Comienzo de nuevo. 47 Foro Purple Rose
  48. 48. P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Entonces, Matt. Recuerdas ese chico del que te hablé… Luc.Hago una pausa, aun luchando por enmarcar mis pensamientos en algo coherente quepueda poner en el papel. No sé lo que está pasando conmigo. Está equivocado. Todo en él está equivocado. No puedo pensar o incluso respirar muy bien cuando él está cerca. Pero deseo todo lo quetenga que ver con él. Lo sé… lo pierdo. Pero hay algo en él. Esa extraña, oscura, magnética energía, y aunque me asusta un poco (bueno, un montón), es como si no pudiera permanecer lejos. Realmente quería decir lo que dije antes sobre la cosa del amor. Cuando Reefer lo dijo él arruinó todo. Porque el amor no existe, en realidad no. El abuelo y la abuela son los únicos que he visto que estaban cerca. Es peligroso creer en algo que sólo puede hacerte daño. Así que no lo hago. Pero Luc…Me estremezco, revisando la letra inestable. Escribo una línea más y cierro el libro. Sólo dispárame ahora.Me levanto y me preparo para la cama. Pero cuando me subo y cierro los ojos veo rizosplatino y brillantes ojos azules. De pronto me gustaría haber encontrado más informaciónsobre Gabe. Tal vez Riley y Taylor saben algo. Tomo el teléfono y escribo a Riley. —¿Tayenganchó a Gabriel?Su respuesta tomó menos de un minuto. —Se fue justo después de ti. ¿Qué pasó con Luc?—Nada. ¿Averiguaste a qué escuela va Gabe?—No. ¿Por qué? ¿Lo quieres a él también? —Casi puedo oír su risa. 48 Foro Purple Rose

×