Personal Demons
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Personal Demons

on

  • 2,574 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,574
Views on SlideShare
2,573
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
20
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Personal Demons Personal Demons Document Transcript

  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS el bien contra el mal no debería ser tan divertido ¡pero lo es! 1 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS staff de traducción: Elamela Selune Mau Aishliin Emii_Gregori bautiston Dani Dham-love MaKiiTTa ηịịị ღ flochi vapino Ruthiee Strella MerySnz Paovalera Lost Angel CyeLy DiviNNa cuketa_lluminosa Gayanita Sheilita Belikov staff de Corrección: Dianita Emii_Gregori Kanon ♪♫♪ Paovalera Kathesweet Dangerouse_ Coral Xhessi R ecopilación y R evisión: diseño Emii_Gregori *ƸӜƷYosbeƸӜƷ* 2 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS SinOpSISS i tuvieras que escoger entre el Cielo y el Infierno, ¿cual elegirías? ¿Estás seguro de eso...?Frannie Cavanaugh es una buena chica católica con una pizca de mala. Ha pasado añosmanteniendo a todos a distancia —incluso a sus amigos más cercanos— y parece que suúltimo año será más de lo mismo... hasta que Luc Cain se matricula en su clase. Nadie sabede dónde viene, pero Frannie no puede mantenerse alejada de él. Lo que ella no sabe esque Luc trabaja en Adquisiciones —para el Infierno— y que ella posee una serie dehabilidades únicas que hacen estremecer al Rey del Infierno con anticipación. Todo lo queLuc tiene que hacer es lograr que peque, y él es tan tentador como ningún otro. Frannie notiene ninguna oportunidad.Por desgracia para Luc, el Cielo tiene otros planes, y el ángel, Gabe, va a hacer lo que seanecesario para asegurarse de que Luc no obtenga lo que vino a buscar. Y no pasarámucho tiempo antes de que ellos se encuentren luchando por más que sólo su alma.Pero si Luc falla, las repercusiones serán graves... para todos ellos. 3 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS índice Sinopsis ...................................................................................................................................... 3 Capítulo 1................................................................................................................................. 6 Capítulo 2...............................................................................................................................17 Capítulo 3...............................................................................................................................31 Capítulo 4...............................................................................................................................52 Capítulo 5...............................................................................................................................64 Capítulo 6...............................................................................................................................84 Capítulo 7...............................................................................................................................96 Capítulo 8.............................................................................................................................104 Capítulo 9.............................................................................................................................117 Capítulo 10 ..........................................................................................................................127 Capítulo 11 ..........................................................................................................................136 Capítulo 12 ..........................................................................................................................151 Capítulo 13 ..........................................................................................................................167 Capítulo 14 ..........................................................................................................................183 Capítulo 15 ..........................................................................................................................206 Capítulo 16 ..........................................................................................................................219 Capítulo 17 ..........................................................................................................................234 Capítulo 18 ..........................................................................................................................284 Capítulo 19 ..........................................................................................................................265 Capítulo 20 ..........................................................................................................................294 4 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L DISA ESROCHERS Capítulo 21 ..........................................................................................................................308 Capítulo 22 ..........................................................................................................................326 Capítulo 23 ..........................................................................................................................336 Próximo Libro .......................................................................................................................364 Sobre la Autora ...................................................................................................................365 5 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS CApítulO 1 PEcAdO OrIGINAL traducido por mau Corregido por Dianita Luc S i existe un infierno en la Tierra, es la escuela secundaria. Y si hay alguien lo suficientemente calificado para hacer esa declaración, soy yo. Tomo una profunda respiración, por costumbre, puesto que los demonios no tienen que respirar, levanto la mirada al amenazante cielo, esperando que sea un buen presagio, y abro lapuerta de seguridad. Los lúgubres pasillos están tranquilos puesto que la primera campanasonó hace casi cinco minutos. Sólo estamos yo, el detector de metales, y la encorvadafigura de un guardia de seguridad con un arrugado uniforme azul. Se levanta de suestropeada silla de plástico, me mira y frunce el ceño.—Llegas tarde. Tu identificación —dice con una voz ronca, producto de fumar trespaquetes de cigarrillos al día.Lo miro de arriba, abajo durante unos segundos, seguro de poder tumbarlo con un susurro, yno puedo reprimir una sonrisa cuando brotan gotas de sudor por su pastosa frente. Mealegra ver que todavía tengo el toque a pesar de que estoy realmente harto de estetrabajo. Cinco milenios haciendo lo mismo le hace eso a un demonio. Para este viaje, sinembargo, el hecho de que el incumplimiento dará lugar a la desmembración y al regreso alas Pailas del Infierno es toda la motivación que necesito. —Soy nuevo —le digo.—Pon tu bolso sobre la mesa.Me encojo de hombros, mostrándole mis manos. No tengo bolso.—Dame tu cinturón. Las tachuelas encienden el detector. 6 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe quito el cinturón y se lo lanzo al anciano mientras camino por el detector de metales.Me lo devuelve y dice roncamente: —Ve directamente a la oficina.—No hay problema —le digo, comenzando a alejarme.Deslizo nuevamente mi cinturón y empujo la puerta del despacho. Golpea fuertemente laagrietada pared y la anciana recepcionista levanta la mirada, sorprendida.—¿Puedo ayudarte?La oficina es tan monótona y mal iluminada como los pasillos, a excepción de los brillantesanuncios de colores que cubren cada pulgada de yeso como papel tapiz psicodélico. Hayuna placa de identificación que declara que la recepcionista es Marian Seagrave, y puedojurar que oí crujir sus articulaciones mientras se levantaba de la silla. Tiene más arrugas queun shar-pei y el típico pelo corto, azulado y rizado de todas las mujeres que se aproximan alos cien años. Su redondo cuerpo está cubierto por un antiguo uniforme: pantalones depoliéster color turquesa y una blusa de flores a juego perfectamente metida dentro.Serpenteo hasta el mostrador y me inclino hacia ella. —Luc Cain. Primer día —le digo,mostrándole mi sonrisa ganadora, la que siempre le hace perder un poco el equilibrio a losmortales.Me mira por un segundo antes de encontrar su voz. —Oh... bienvenido a la PreparatoriaHaden, Luc. Deja que imprima tu horario.Teclea en su computadora y la impresora zumba a la vida. Escupe mi horario, el mismohorario que he tenido durante los últimos cien años, desde el advenimiento del sistemamoderno de educación. Hago lo que puedo fingiendo interés mientras me lo entrega ydice: —Aquí está, y también tu número de casillero y combinación. Tendrás que recogeruna boleta de admisión de cada uno de tus profesores y traerla aquí al final del día. Ya tehas perdido el inicio, así que deberías ir directamente a tu primera clase. Vamos a ver... ajá,Inglés con el Sr. Snyder. Aula 616. Es en el edificio seis, al salir por esta puerta a la derecha.—Eso haré —le digo, sonriendo. Conviene permanecer en el lado bueno de laadministración. Nunca se sabe cuándo podrían ser útiles.El timbre suena mientras camino hacia la puerta, entro a los ahora animados pasillos y elmar de olores que desprenden los adolescentes me golpean en ondas. Ahí está el picantecítrico del miedo, el ajo amargo del odio, el anís de la envidia, y el jengibre de la lujuria. Haymucho potencial. 7 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTrabajo en Adquisiciones, pero generalmente no es mi trabajo etiquetarlos, sólo siembro lassemillas y los guío por el camino de fuego. Los capto empezando con los más pequeños.Pecados de arranque, si se quiere. No es suficiente para etiquetar sus almas al infierno, perolo suficiente como para enviarlos en nuestra dirección con el tiempo. Ni siquiera necesitoutilizar mi poder... no es como si me sintiera culpable si lo hiciera. La culpa no está en elrepertorio de emociones demoníaca. Simplemente se siente más honesto cuando pecanpor su propia voluntad. Una vez más, no es que me interese ser honesto. De otro modo seríademasiado fácil.Realmente, las reglas son claras. A menos que sus almas estén marcadas, no podemosobligar a los mortales a hacer algo fuera de lo normal o manipular sus acciones de ningunamanera. En su mayor parte, lo único que puedo hacer con mi poder es nublar suspensamientos, borrar sólo un poco la línea entre el bien y el mal. Cualquier persona quediga que el Diablo lo obligó a hacerlo está mintiendo.Paseo por el pasillo, aspirando los aromas del pecado adolescente, tan espeso en el aireque hasta puedo probarlo. Mis seis sentidos zumban con anticipación. Porque este viaje esdiferente. Estoy aquí por un alma en particular y, mientras camino hacia el edificio 6, uncrepitar de energía al rojo vivo vuela hacia mí, una buena señal. Me tomo mi tiempo,caminando lentamente entre la multitud y examinando las perspectivas, y soy el último enllegar a clase, justo al sonar la campana.El aula 616 no es mejor que el resto de la escuela, pero por lo menos han hecho un intentoen la decoración. Folletos de obras de teatro de Shakespeare (solo tragedias, me doycuenta) decoran las paredes.Los escritorios están agrupados de dos en dos y están ocupados casi por completo. Caminopor el pasillo central hasta el escritorio del señor Snyder, extendiendo mi horario. Gira sudelgado rostro hacia mí, las gafas reposan justo en la punta de su larga y recta nariz.—Luc Cain. ¿Necesito una boleta de admisión... o algo así? —le digo.—Cain… Cain… —Se pasa una mano por el cabello gris, mientras explora su lista,encontrando mi nombre—. Aquí tienes. —Me entrega una boleta amarilla, un cuaderno yuna copia de Las uvas de la Ira y mira nuevamente su lista—. Muy bien, se sentará entre elSr. Butler y la señorita Cavanaugh. —Entonces se pone de pie, empujando hacia arriba susgafas y alisando las analizables arrugas de su camisa blanca con botones y pantalonescaqui—. Muy bien, clase —anuncia—. Cambiaremos asientos. Todo el mundo a partir de laseñorita Cavanaugh se desplazará un asiento a su derecha. Tendrán un compañero nuevode ensayo para el resto del semestre. 8 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMuchos de los cabezas huecas se quejaron, pero todos hicieron lo que le pidieron. Me sentéen el asiento que señaló el Sr. Snyder, entre el señor Butler, un chico alto y delgado, congafas, mala piel, y obvios problemas de autoestima; y la señorita Cavanaugh, cuyos ojoscolor azul zafiro fijaban la mirada directamente en los míos. No había problemas deautoestima allí. Sentí el caliente aleteo de electricidad bajo mi piel mientras le devolvía lamirada, midiéndola. Su tamaño definitivamente era menudo, con pelo rubio arenosoondulado, que amarraba en un nudo a la base de su cuello, piel clara, y ardiente. Unaposible candidata. Nuestros escritorios están agrupados, por lo que parece que voy a tenermuchas oportunidades para sentir su… potencial. FrannieEsta bien, generalmente no soy de las que se desmayan, pero Santa Madre de Dios, nopuedo creer lo que acaba de entrar a mi clase de Inglés. Alto, moreno, y medio peligroso.Mmm... nada como un poco de caramelo por la mañana para comenzar el díadulcemente y posiblemente atrofiar mi cerebro. Y hay un bono. Al parecer seremoscompañeros de ensayo, porque el obsesivo-compulsivo Sr. Snyder ordenó que me movierade asiento para dejarle espacio. Dios quiera que siempre salgamos en orden alfabético.Mis ojos pasan lentamente por su camisa negra y jeans, por no mencionar el cuerpodebajo, muy agradable, mientras camina a paso lento y se sienta a mi izquierda. Amolda sualta figura al pupitre sentándose en la silla con la gracia de un astuto gato negro, y juro quela temperatura acaba de subir diez grados. Las tenues luces del salón de clases se reflejanligeramente en las tres barras de acero que están en la esquina exterior de su ceja derechamientras me mira fijamente a través de un flequillo de liso pelo negro con los ojos másoscuros que he visto nunca.El Sr. Snyder se pasea al frente del aula por un momento, pasando lista en silencio, y luegodice: —Saquen sus libros de composición y Las Uvas de la Ira. Dado que el Sr. Steinbeck fueincapaz de encontrar un lugar conveniente para cortar el capítulo en las setenta y unpáginas del capítulo veintiséis, como recordarán impusimos arbitrariamente uno al final dela página 529. Hoy leeremos el resto del capítulo en clase y delinearemos los puntosimportantes de Steinbeck.Chico Misterioso, por fin, miró hacia otro lado, y me sentí como si hubiera sido saqueada.Pero no de una mala manera, si eso tiene algún sentido. Me sentí como si me hubierarevisado de adentro hacia afuera y le hubiera medio gustado lo que vio.—Señorita Cavanaugh, ¿le gustaría unirse a nosotros? 9 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLa voz del señor Snyder fue como un baldado de agua fría lanzada a mi cara, algo queprobablemente necesitaba, ya que las cosas se estaban poniendo un poquito calientes enmi interior. —Um... ¿qué?—Linda reseña en el Boston Globe ayer. Creo que capturaron muy bien la esencia de tuprograma. Me gustó especialmente la imagen —dijo con una sonrisa—. ¿Podrías iniciar lalectura, por favor? Pág. 530.Miré a mí alrededor y todos tenían sus libros abiertos, incluso el Chico Misterioso. El míotodavía estaba en el bolso. Tampoco suelo ser de las que se ruboriza, pero sentí que mismejillas ardían mientras lo sacaba, lo abrí, y empecé a leer. Mi boca articulaba ladescripción de Steinbeck sobre la muerte del predicador Casy a manos de un extrañoblandiendo una pica mientras su amigo, Tom, miraba. Pero mi mente sólo registrabavagamente algo de eso, porque estaba muy consciente de que el Chico Misterioso,sentado a sólo 30 centímetros de distancia, estaba mirándome. Balbuceé las palabrasmientras se acercaba más y percibí un ligero olor a canela. Mmm...El Sr. Snyder vino a mi rescate. —Gracias, señorita Cavanaugh. —Sus ojos escudriñaron lahabitación.Elige al Chico Misterioso.Me sonrió, y luego su mirada se desplazó hacia el Chico Misterioso. —Señor Cain, continúepor favor.El Chico Misterioso no dejó de mirarme, una irónica sonrisa curvó ligeramente las comisurasde sus labios.—Por supuesto —dijo, su voz sonaba como miel tibia, suave, dulce y pegajosa, mientrascomenzaba a leer. Pero sus ojos no se movieron inmediatamente de los míos—. "Tom miró alpredicador. La luz atravesó las pesadas piernas del hombre y la blanca y nueva pica. Tomcaminó saltando silenciosamente. Bajó el garrote. La primera vez supo que había fallado ygolpeado un hombro, pero la segunda vez su golpe demoledor encontró la cabeza, ymientras el robusto hombre caía, otros tres golpes se estrellaron contra su cabeza..."Parecía como si estuviera disfrutando ese horripilante momento. Realmente, saboreándolo.El Sr. Snyder cerró sus ojos y lucía como si estuviera meditando. Dejo que el Chico Misteriosoleyera hasta el final del capítulo, eso es mucho más tiempo del que nadie ha leído este año.Eché un vistazo alrededor de la habitación y todo el mundo, incluso el chico rudo einteligente, Marshall Johnson, parecía hipnotizado. 10 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Le gustaría que continuara con el capítulo veintisiete, Sr. Snyder? —dijo el ChicoMisterioso, y el Sr. Snyder despertó bruscamente de su trance.—Oh... no. Gracias, señor Cain. Eso será suficiente. Leyó divinamente. Muy bien, clase, elresumen del capítulo sobre los temas principales del Sr. Steinbeck en la segunda mitad delcapítulo veintiséis debe estar terminado antes de la clase de mañana. Tienen el resto delperíodo para trabajar.El Chico Misterioso se giro hacia mí, cerrando su libro, y me perdí en sus ojos por unsegundo.—Dígame, señorita Cavanaugh, ¿tiene un nombre de pila?—Frannie. ¿Y tú?—Luc.—Es un gusto conocerte. Ese fue un truco bastante bueno.—¿Qué? —Sus ojos brillaron cuando una maravillosamente malvada sonrisa se extendió porsu rostro.—Leer sin mirar el libro.Se movió hacia atrás en su asiento, y su sonrisa titubeó un poco—. Te equivocas.—No, realmente, no lo hago. Ni siquiera miraste el libro hasta que estabas en la segundaoración, y te quedabas atrás al pasar las páginas. ¿Por qué memorizaste Steinbeck?—No lo hice. —Que mentiroso, pero antes de que pudiera decírselo, cambió de tema—.¿Qué hay del artículo del Globe?—No es gran cosa. Sólo un programa donde enviamos cartas a los niños de Pakistán. Algoasí como amigos por correspondencia, supongo. Más que todo, es una manera de ayudara entendernos los unos a los otros... ya sabes, nuestras culturas y esas cosas.Hubo un toque de cinismo en su expresión. —¿En serio? 11 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Quieres un nombre? —Busqué dentro de mi bolso y saqueé una carpeta—. Tengo unoscuantos más.—Déjame pensarlo. ¿Presumo bien al creer que somos compañeros de ensayo? lo que seaque signifique eso.—Supongo que sí. —A pesar de lo extraño del asunto de leer-sin-ver, no voy a quejarme. Élestá definitivamente a un paso o veinte frente a Aarón Daly, que ha llevado su sinusitis alotro lado del pasillo y ahora moqueaba todo el libro de composición de Jenna Davis, enlugar del mío—. Se supone que debemos discutir la lectura y hacer un resumen del capítulocon todos los puntos importantes. Al Sr. Snyder le gusta discutir las cosas —le dije, rodandomis ojos. Hago eso para aparentar, sin embargo, porque estoy pensando seriamente endiscutir algunas cosas con el Chico Misterioso—. Así que... ¿qué piensas del acertijo deTom?Escribí “Frannie y Luke, resumen del capítulo 26-2” en la parte superior de una página enblanco en mi cuaderno.Levantó una ceja, deslizó mi pluma de entre mis dedos, tachando “Luke”, y escribiendo“Luc” encima. LucLa miré escribir “Frannie y Luke, resumen del capítulo 26-2” en su cuaderno, y por algunarazón realmente me molestaba que escribiera mal mi nombre. Lo arreglé antes deresponderle: —Creo que tomó algunas decisiones y ahora tendrá que pagar lasconsecuencias. —Una de las cuales es quemarse en el Abismo por la toda la eternidad.Me observó con incredulidad. —Así de simple, ¿eh? ¿No le echas la culpa a los atenuantes?¿No crees que merezca una segunda oportunidad?—No. No creo en segundas oportunidades. —El Otro Mundo no es muy fanático de eseconcepto.Volvió a su anterior posición en la silla y cruzó los brazos sobre su pecho, escrutándome. —¿Nunca has cometido un error? ¿Hecho algo de lo que te arrepientas?—No. 12 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Todo el mundo tiene algo de lo que le gustaría deshacerse.Me incliné hacia ella y clavé la mirada en esos ojos azul zafiro. —¿Qué te gustaría poderdeshacer, Frannie?Se estremeció cuando dije su nombre, y me di cuenta que estaba siendo injusto. Utilicé enella un poco de poder sin querer o necesitarlo. Pero me gustaba su reacción.Cuando respondió había un indicio de dolor en su voz, y un suave perfume a rosas, tristeza.Busque profundamente en sus ojos para encontrar la raíz del problema. —Muchas cosas —dijo sin dejar de mirarme.Por alguna razón, de la nada, no quiero que sufra. Me siento comprometido a hacerla feliz.Bastaría el más pequeño empuje de...Basta ya. ¿De dónde Diablos salió eso? Ni siquiera reconocí la sensación que recorría micuerpo con ese pensamiento. Los demonios no tenían sentimientos. No como estos, detodos modos. Esta no era una misión de caridad... estaba aquí con un claro propósito, y laseñorita Frannie Cavanaugh estaba mostrando potencial. Mucho potencial. De hecho,estaba empezando a pensar que era La Elegida. Y en cuanto sonó la campana me dicuenta, para mi propio asombro, que eran sus ojos los que me mantenían aquí y no al revés.Esto iba a ser interesante.Ella parpadeó como si saliera de un sueño y miró hacia abajo a su vacío libro decomposición. —Así que... creo que no llegamos muy lejos.—Yo no diría eso. —Empujé mi libro sobre el escritorio.Leyó las diez viñetas escritas debajo del título “Cavanaugh Frannie y Luc Cain, Temas deSteinbeck-Capítulo 26-2” y frunció el ceño.—Oh... bueno, supongo que éstos están bien. —Incrédula nuevamente. Es bastanteardiente. Me gusta. Me hace sentir como en casa—. ¿Has encontrado tu casillero en estelaberinto de ratas? —dijo, lanzando sus libros en la mochila y poniéndose de pie.—Ni siquiera lo he buscado. —Levanté mis únicas posesiones: mi libro de composición y LasUvas de la Ira. 13 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Bueno, las cosas sólo empeorarán, así que a menos que desees llevar todas tus cosascontigo, podría ayudarte a encontrarlo.Saqué el trozo de papel con el número del casillero y combinación de mi bolsillo traseromientras caminamos juntos hacia la puerta. —Número... hmm. —Sonreí. El mundo de losmortales es tan gracioso a veces.—¿Qué?—666 —dije, y ella me miró raro.—Oh. Eso es justo ahí. —Señaló al otro lado del pasillo—. Al lado del mío.Y aunque sé que creer en el destino es tonto, no es nada más que una excusa que losmortales usan para explicar una decisión que de otra forma no hubiesen tomado, sé queesta es una señal. La miré con más atención. Si ella era La Elegida, cosa que estabaempezando a ser lo más probable, debía etiquetar su alma al infierno antes de que algúnángel se me adelantara. Ya, justo ahora. Como había sido tan difícil localizarla,probablemente fuera porque ya estaba siendo protegida por ellos. Si estuvieranprotegiéndola, la estarían observando. No pasaría mucho tiempo antes de que seenteraran que la había encontrado. Escaneé el pasillo lleno de gente. Había muchosprospectos, pero ningún ángel, hasta ahora.Empezó a caminar hacia el otro lado del pasillo, a su casillero y me quedé atrás admirandola vista por unos segundos antes de seguirla. Ella era menuda, quizá 1.50. Casi 40cm másbaja que mi forma humana. Pero no era una niña. Había curvas en los lugares correctos.Me reí de mí mismo. A pesar de que la lujuria es uno de los siete pecados capitales, no fue elque me trajo a dónde estoy y no es algo que haya experimentado a menudo en los sietemilenios de mi existencia, aunque lo había utilizado a mi favor unas pocas miles de veces.Esto iba a ser divertido.Pasé rápidamente por el vestíbulo y le alcance cuando llegaba a su casillero. Giré lacerradura del mío un par de veces, y lo abrí fácilmente.—¿Cómo hiciste eso? —Preguntó, como si supiera que había usado mi poder.—¿Qué? 14 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Tuve ese casillero a comienzos de año y lo cambié porque la cerradura estaba rota.—Hmm. Deben haberlo arreglado. —Tendría que ser más cuidadoso. Esta mortal eraextraordinariamente atenta. Me había puesto en evidencia en clase por no mantener losojos en el libro (ella se había dado cuenta porque sus ojos tampoco estaban en el libro). Yahora con el casillero, porque, en cuanto intenté la combinación real, me pareció quetenía razón: estaba roto.Me miró escéptica. —Sí, puede que tengas razón, salvo que nunca arreglan nada por aquí.Bienvenido a la Preparatoria Hades.¿Qué Demonios? —¿Perdón? ¿Preparatoria Hades?—Sí, ¿lo entiendes? Preparatoria Haden, Preparatoria Hades. Es sólo una palabra, perodescribe con precisión este Infierno.—Hmm.—Bueno, ¿no estás de acuerdo? —Señaló con un gesto al agrietado yeso, la pinturadescascarada, las lámparas fundidas, el linóleo gris, y los abollados armarios de metal grisque nos rodeaban.—Bueno, parece que he elegido el lugar ideal, entonces. —Una sonrisa se extendió por mirostro. ¿Qué tan perfecto era que mi objetivo fuera a una escuela secundaria apodada elInfierno? Esto era demasiado bueno.Ella desvió la mirada y buscó algo dentro de su casillero, pero no pudo ocultar la sonrisa quecurvó las esquinas de su boca.—Si tu “lugar ideal” es este pueblo de porquería, deslucido y de pescadores, entonces eresmás patético de lo que había imaginado.Me reí, no pude evitarlo, y luego me estremecí cuando capturé un toque de jengibre enFrannie. Mmm... Patético debía ser su tipo.—¿Por qué tuviste que cambiarte de escuela un mes antes de la graduación?Sonreí para mis adentros. —Por trabajo. 15 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿De tus padres? —Insistió.—Es una manera de decirlo.Me miró y le surgieron surcos en la frente mientras intentaba averiguar lo que significa eso.Luego empujó la puerta de su casillero, cerrándola estruendosamente. —Así que... ¿cuál estu próxima clase?Saqué el horario de mi bolsillo trasero y lo abrí. —Cálculo, aula 317.—Oooh, con la señora Felch. Lo siento taaaanto.—¿Por qué? ¿Cuál es el problema con la señora Felch?En ese momento sonó el timbre. Se encogió de hombros. —En primer lugar, obtienesdetención si no estás en tu asiento cuando suena la campana, lo siento, y en segundolugar, muerde.—Mmm. Eso está por verse. —Le di un golpe a mi casillero para cerrarlo y me dirigí al edificio3, y no intente ocultar la sonrisa que tiraba de mis labios mientras sus ojos quemaban unagujero en mi espalda durante todo el trayecto por el pasillo; empezamos con buen pie. 16 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 2 Pagar en el Infierno Traducido por Aishliin Corregido por Dianita FrannieR esulta que soy un poco despreocupada, y básicamente inútil en el laboratorio de física. Por suerte, mi compañero de laboratorio, Carter, es un chiflado obsesivo con la ciencia que por lo general, quiere hacer todo en el laboratorio él sólo. Así que hoy coloqué mis codos fuera de su camino, y lo dejé salirse con la suya con la placa de circuito. Carter empuja hacia arriba sus gafas, dando la sensación de madre protectora, mientras estoy sentada, preguntándome como sería si Luc apareciera de la nada y me convirtiera en papilla. Lo que nunca me ha pasado. Con nadie.Vigilo lo que Carter está haciendo, porque no es tan inteligente como cree que es, y de vezen cuando arriesgo mi vida y mi integridad física metiendo la mano para arreglar susdesbarajustes. Pero al final del laboratorio, miro mi texto, y me doy cuenta que he escritopor todas partes “Luc”, en lugar de “ohms”. Con pluma. Esto es malo.A pesar de mis mejores esfuerzos, me encuentro casi corriendo a mi taquilla después de doshoras de laboratorio. Pero, cuando giro la esquina, siento una mano en mi hombro. Me doyla vuelta y encuentro a Ryan Keefe, o Reefer para sus amigos. Se estira, demasiado cerca, yse queda mirándome. Entonces sus labios se curvan en una sonrisa torcida, y sé lo queviene.—Hey, tú —dice, apartando su largo pelo marrón de la cara con su mano.Me deslizo de donde él intenta atraparme contra la pared. —Hey, Ref. ¿Qué pasa? 17 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSApoya su bajo y fornido cuerpo contra la pared y echa un vistazo por el pasillo a su equipo,que está de pie cerca a la puerta de la cafetería. —Queremos que regreses —dice con labarbilla sobresaliendo.Me doy la vuelta y empiezo a alejarme, fingiendo que no hace que se me acelere el pulso.—No va a pasar.Atrapa mi brazo contra la pared. —Quiero que regreses —dice, en voz baja.Vacilo el tiempo suficiente como para tomar una profunda respiración antes de girarmehacia él. Cuando lo hago, intento mantener mi dura expresión, pero siento que mi corazónse derrite cuando veo esos grandes ojos color marrón fangoso. —Escucha, Ryan. Es por mi...no es por ti, realmente. —Me derrumbo cuando me doy cuenta de lo poco convincenteque suena, pero es la verdad.Cae contra la pared, y se ve enfermo. —Genial. El discurso de “no es por ti, es por mi”. Justolo que todo hombre quiere escuchar.—Lo siento, pero es así. Por mi, quiero decir... no por ti.Puedo ver que disimula su frustración. —¿Por qué? ¿Por qué es por ti?—No lo sé. Supongo que no busco una verdadera relación.Su sonrisa es dudosa. —Estaría de acuerdo con eso. Sin ataduras —dice, como si pensaraque voy a olvidar que dijo que me amaba.Sonrío y lo empujo, porque no hay ninguna razón para hablar sobre esto. —Estaba seguraque lo estarías.—En serio, Frannie. Los chicos quieren que regreses. No podemos encontrar a alguien casitan bueno como tú. 18 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Tú puedes cantar. No me necesitas.—Soy calibre estrictamente de reserva. Necesitamos un verdadero cantante.Preferiblemente, mujer. Tú sabes, para el factor caliente.Ruedo los ojos en blanco. —Lo siento. Deberías poner un anuncio. Ya sabes, para unaaudición. Tiene que haber un millón de personas aquí en la escuela que canten mejor queyo.—Lo hicimos. Solo fueron Jenna Davis, que sonaba como una cantante de ópera, y CassidyO’Connor, que es caliente, pero... —Se encoge de hombros.—Conozco a alguien que estaría perfecta. Es una amiga de mi hermana. Te daré sunúmero.Empiezo a caminar nuevamente, pero su mano contra la pared, impide que avance. Gimointernamente y resisto el repentino impulso de hacerle una llave en el brazo y lanzarlo contrala pared.Se inclina, sus labios rozan mi oreja. Pasa sus callosos dedos, de tocar la guitarra, bajo mibrazo, y me estremezco. —Pero te quiero. Te extraño, Frannie.Mi corazón palpita con el recuerdo de lo bien que sus labios se sentían en los míos, pero sóloexhalo. Tú no me amas.Me encojo, me agacho por debajo de su brazo e inclino la cabeza mientras corro por elpasillo, sólo para encontrar mi taquilla rodeada de chicas.Este es el horroroso “Quién es quién” de la escuela Haden con Luc justamente en medio.Está Stacy Ravenshaw, y sus perras animadoras; Cassidy O’Connor, la casta bellezairlandesa; Valerie Blake, alta, morena, y hermosa capitana del equipo de voleibol; yAngelique Preston, rubia, hermosa, y pila, con la profundidad intelectual de un charco defango, diosa de la clase Senior.De repente, estoy furiosa. El totalmente ridículo e insanamente irracional pensamiento Yo lo 19 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSvi primero pasa por mi cabeza. Me imagino abriéndome paso entre la ondeante ypalpitante multitud para llegar a él, arrancando por el camino puñados de pelo, y miradas.Seriamente consiguen sacarme toda la mierda. Recuerdo mi entrenamiento de judo paraconcentrarme. Después de diez segundos de meditación y un ligero equilibrio, levanto mishombros todo el camino pasando a las grupis hasta mi taquilla, donde cambio mis libros yme preparo para escaparme... pero una mano sale rápidamente disparada y quema mihombro.—Hola. ¿Qué tienes ahora? —Esa pegajosa, dulce como la miel y caliente voz, está detrásde mí, tan cerca que puedo sentir su calor.Me doy la vuelta, y le sonrío a Luc, mientras Angelique me atraviesa con su mirada detiburón. LucElla se da la vuelta, y huelo su furia, pimienta negra, que domina los deseos de las demás.Mmmm... Eso es un buen comienzo. El primer paso. Ella le sonríe a Angelique. —Historia, conel señor...—¿Sanghetti, clase 210? —le interrumpo.—¿Tú también?—Sí. —Empiezo a extender mi mano hacia su brazo, en cuanto ella se gira hacia el pasillo,pero me detengo, porque me doy cuenta del modo en que se estremeció antes, por elcalor de mi toque cuando agarré su hombro. Estoy tan caliente que quemo, literalmente.Doy a Frannie una mirada de soslayo, y ella deja caer su mirada hacia el suelo.—Así que... ¿Comerás después? —Ella pregunta. 20 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Creo que sí.—¿Quieres sentarte con mi pandilla? —Tantea, no con el fuego de su confianza habitual.—Parece muy atractivo, pero tengo algunas cosas que hacer. Tal vez otro día. —La verdades que todos los alimentos humanos son repulsivos, pero la comida de la cafetería de laescuela secundaria... simplemente, no puedo hacerlo.—Otra vez será —dice, cepillándose el pelo, apagada.Cojo un indicio de jengibre, y todo en mí vibra como una cuerda de guitarra arrancada,con el crepitar de calientes relámpagos que brotan a través de mí. Nadie. Como. Ella. Estoyseguro de eso. Su alma tiene que ser etiquetada, no recolectada, lo cual es bueno: larecolección no está en mi descripción de trabajo. Ella ha sido difícil, sin embargo. Los dosúltimos demonios que enviamos no pudieron encontrarla y ahora se queman en el fondo deun ardiente abismo. Pero eran demonios menores: Tercer Nivel. Así que ahora hemosenviado al mejor, que, por supuesto, soy yo. Mis afilados instintos me han llevado a dondeestoy: Primer Nivel, apenas por debajo del consejo. Nunca me han dirigido mal. Y ahora mehan enviado al instituto Haden, directamente al camino de la señorita Frannie Cavanaugh.Caminamos a Historia, y Frannie se sienta en medio de la clase. Me dirijo hacia el señorSanghetti, que se inclina hacia detrás en su silla, justo en el punto de inflexión, con lostalones en su escritorio. Sonrío imaginando chocar accidentalmente con su silla, enviándolohacia atrás.—¿Señor Sanghetti?Él mira hacia arriba.—Sí.Le ofrezco mi horario, y rueda los ojos en blanco. Suspira profundamente y hace un granesfuerzo por bajar los pies del escritorio y arrastrar su fornido cuerpo de mediana edad aotra posición. —Supongo que necesitas una nota de admisión. 21 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Eso me han dicho.Revuelve en su escritorio y finalmente, encuentra una hoja amarilla arrugada. Luego, se dala vuelta y saca un libro de texto de la estantería detrás de su escritorio.Mira mi horario y escribe el nombre del libro, junto a mi nombre en su lista. —En cualquierlugar está bien, Lucifer —dice, entregándome el libro y haciendo gestos hacia la sala.—Llámeme Luc.—Está bien, Luc. Sólo toma cualquier asiento —dice con otro gesto de la mano.Me doy la vuelta y camino, regresando con Frannie, sentándome en la mesa a su derecha.En cuanto me siento, el señor Sanghetti empieza a pasar lista.—José Avilla. Jennifer Barton. —Sus manos se alzan a la vez —. Zackary Butler. Lucifer Cain.Los ojos de Frannie se fijan en los míos, me contemplan. Sólo le sonrío.—Mary Francis Cavanaugh.Noto como mi sonrisa se ensancha cuando Frannie levanta la mano. Mary Francis. Oh, esoes bueno.Cuando el señor Sanghetti termina de pasar lista, nos hace pasar a la página 380 de nuestrolibro, y leer sobre la caída de la Jerusalén Cristiana durante las Cruzadas.Me basta con mirar a Frannie. Perdón, Mary Francis, para reírme.Y la mitad del tiempo, Mary Francis tiene la mirada clavada en mí. 22 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEntonces, las luces se apagan, y una imagen de la antigua Jerusalén aparece en la pizarrainteractiva.—¿Cuál era la razón de la lucha en Jerusalén? —Pregunta el señor Sanghetti. Se alzanalgunas manos y escucho las respuestas, recordando cómo pasó realmente. Haber estadoallí hace todas las clases de historia que he tenido, unas 100, más o menos, realmentedivertidas. Es como ese juego en el que, para empezar, alguien dice algo en el oído delotro, y se transmite el mismo mensaje en cadena hasta la última persona, que lo dice en vozalta, y es totalmente diferente a lo que dijo la primera persona. FrannieSigo echándole miradas a Luc, matadme, no puedo evitarlo, en Historia, y mantiene esapetulante sonrisa en su rostro. No tengo idea de por qué, pero, ahora que lo pienso, a lomejor es buena idea que se vaya durante el almuerzo. No estoy segura de que estédispuesta a compartirlo con Taylor. Ella y Riley siempre están encima de mí por el hecho detener citas de caridad, lo que significa que piensan que siempre elijo a los necesitados ysemi-perdedores. Riley dice que es una cuestión de control, y puede que tenga razón. Nohago nada que no quiera hacer, y no voy a terminar en algún tipo de relación donde mesienta presionada. Pero también está el factor Taylor. Desde que unimos en cuarto grado,hemos tenido una amistosa rivalidad. Desafortunadamente para ella, siempre consigo lasmejores notas. Desafortunadamente para mi, ella siempre consigue a los chicos. A fin decuentas, los semi-perdedores son la opción más segura, sobre todo porque no son el tipo deTaylor.Mirando a Luc sonreírle al señor Sanghetti, con certeza se dos cosas: Luc no es un semi-perdedor, y Taylor irá tras él. Así que, independientemente de toda la locura que estápasando en mi interior, es mejor que lo deje.Todavía lo estoy mirando. Y por supuesto, atrapa y bloquea mi mirada con la suya. Cuandoveo que no está respirando, me doy cuenta de que no estoy bien. Tomo una profundabocanada de aire. Él parece darse cuenta, y respira también. Sonríe. Mis entrañas setuercen en un nudo. ¡Ugh!—Luc, ¿alguna idea? —El señor Sanghetti está de pie, justo delante de nosotros. ¿Cómodemonios llegó ahí? 23 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLuc se reclina en su silla, entrelazando sus dedos detrás de la cabeza, y enderezando suspiernas debajo de la mesa, cruzándolas en los tobillos. Mira al señor Sanghetti.—Bueno, realmente es imposible resumirlo en un solo tema. Supongo que todo se reduce ala teología, aunque la Primera Cruzada ni siquiera comenzó como una guerra religiosa.Creo que el Papa Urbano estaba estresado porque Constantinopla lo acababa de dejar enlibertad, por lo que estaba buscando sumar algunos puntos, y traerlos de vuelta al redil.El señor Sanghetti se quedó por un segundo mirando, con los ojos muy abiertos, y luego sedio la vuelta y caminó hacia la parte delantera de la clase. —Bueno, supongo que es unpunto de vista. —Se giró de nuevo para enfrentarnos—. No necesariamente la perspectivacorrecta... pero un punto de vista, al fin y al cabo.Luc se inclinó hacia delante con los codos sobre la mesa, con destellos en sus ojos. Entoncesuna sonrisa tranquila se dibujó en su rostro. —Bueno, si no quiere creer que sólo era un roboen gran potencia, está también la opinión de que un grupo de la nobleza francesa seaburría y buscaban algo que hacer.Y el viejo tópico “salvado por la campana” se hizo realidad, excepto que no estábamosseguros de quien fue salvado, Luc, o el señor Sanghetti.Me vuelvo hacia Luc.—¿Lucifer?—Si, Mary Francis.Le frunzo el ceño.—¿Tu nombre es Lucifer? ¿Igual que el diablo?Y ahí está esa malvada sonrisa otra vez. —Has dado en el clavo. Es un nombre común dedonde provengo. 24 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSalgo de mi asiento. —¿Dónde es eso?Sus ojos destellan, hambrientos e impacientes—. Ningún lugar donde hayas estado.Me estremezco y sacudo la cabeza. —Lo que algunos padres hacen a sus hijos.Hay un brillo de diversión en sus ojos de obsidiana mientras camina a mi lado hacia lapuerta. —Así que, déjame adivinar Mary Francis... una buena familia católica con... esperano me lo digas... ¿8 hijos?—Cinco. —No me gusta su tono—. Hasta luego. —Le digo mirando sobre mi hombromientras me dirijo a la cafetería.—Hasta luego —dice, pero puedo sentir sus ojos quemando en mi espalda mientras caminopor el pasillo.Soy lavada en la puerta de la cafetería por la marea humana y encuentro a Riley y Tayloren nuestra mesa habitual, junto a la puerta de emergencias. Las paredes, el suelo y lasmesas, son todas color verde vómito, por lo que el vómito real no deja manchas. Con solomirarlo siempre me siento mareada.Riley está inclinada sobre un libro, pinchando su ensalada con un tenedor. Taylor estárebotando en su asiento, con su pelo en puntas, amarillo y rosa, vibrando salvajemente.Entre el rebote y su lascivo brillo en los ojos, sé que es imposible mantener a Luc para mímisma. Ella lo sabe.A pesar de todo, Taylor ha sido siempre lo que necesité de una amiga, porque, realmente,somos parecidas en todas las cosas que importan. Ninguna de las dos es caliente y confusa.Ambas tenemos nuestras fronteras para que nadie se acerque demasiado. Y ambasrespetamos los límites desde el principio. No sé sobre lo suyo, y nunca pregunta sobre lo mío.Nunca he temido que Taylor me empuje, y traspase mis defensas. Y ella tampoco.En cambio, Riley y todos sus sentimientos, son peligrosos. La primera vez que vi su rostro,Angelique Preston estaba moliendo un helado de menta con virutas de chocolate en ella.Fue el verano en séptimo grado, Taylor y yo habíamos entrado a la tienda de helados, 25 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSdonde Angelique estaba presionando a Riley contra la pared exterior de un edificio. Me dicuenta de las palabras que salían de la boca de Angelique, algo acerca de culo demanteca de cerdo, y la mirada herida y humillada en los ojos de Riley, por lo que no eraninguna broma inofensiva entre amigas. Sin detenerme a pensar, tire del brazo deAngelique lejos de Riley lo torcí en su cabeza con una llave. Y en ese instante, de un sologolpe, hice una amiga por accidente, y una mortal enemiga.Mirando ahora a Riley, es una simple sombra de sí misma. Aún con curvas, pero de unamanera que hace que la gente se gire cuando pasa. Apostaría dinero que fue en aquelmomento, en el empujón contra la pared de ladrillo de la tienda de helado, chorreandohelado de menta con virutas de chocolate, que decidió perder peso.—¡Cuenta! —dicen ambas mientras mi mochila cae al suelo.—¿Qué?Taylor me fulmina con la mirada, en lo que es muy buena. —¡No lo retengas, Fee! ¡Sabemosdel Nuevo Magnífico Pedazo de Tipo! Así que cuenta, ¡ahora!Genial. Las noticias viajan rápido. Soy toda inocencia. —¿Es magnífico? ¿Quién dijo eso?Taylor me continúa fulminando con la mirada. —Eres una perra.—Dices eso como si fuera malo.—¡Dilo! —Chilla Riley, cerrando su libro contra la mesa y de repente todos en un radio detres mesas nos están mirando.—Muy bien. Tranquilícense. Déjenme conseguir el almuerzo —digo mirando el irreconocibleen las bandejas de las otras personas que pasan. —¿Qué diablos es eso?Riley frunce el ceño. —Probablemente algún tipo de tofu. El barrio se quedó nuevamente sindinero, la semana pasada. 26 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Genial. Déjenme llegar ahí antes de que toda la ensalada haya desaparecido. —Miro lapuerta, esperando que Luc haya cambiado de idea y así fugarme del fuego lento deTaylor. Me tomo mi tiempo en la fila para escoger los mejores restos de lechuga, pasandopor lo menos cinco minutos eligiendo el mayor brownie, bebiendo y volviendo a llenar miCoca-Cola dos veces, antes de hacer mi camino lentamente hacia la mesa. Cuando llegoallí, juro que podía ver el vapor saliendo de las orejas de Taylor.—Cuenta, maldita sea —dice mientras me deslizo en mi silla.—Es solo un chico nuevo, Luc. —Mis ojos gravitan en torno a la puerta, esperando verloaparecer por ahí.—¿De dónde salió?—No tengo ni idea.Los ojos de Taylor me presionan. —¿Cómo lo conociste?—Resumen en parejas, con el señor Snyder.—¿Ya te lo pidió? —Preguntó Riley.Miro nuevamente la puerta, y luego ruedo los ojos en blanco. —Ni siquiera he logrado quevenga a almorzar con nosotras.—Mmmm... —Ya puedo ver a Taylor maquinando algo—. Realmente no parece de tu tipo.Solo me encojo de hombros.Sus ojos están ansiosos. —Así que, ¿crees que puedes engancharme con él?Y ahí está el nudo en la boca de mi estómago. —Como sea. 27 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué pasa con la fiesta del viernes? La que será en Gallaghers. ¿Crees que iría si se lopidiera?—Tú ni siquiera lo has conocido. —El ácido en mi voz me asusta. Sabía que esto iba asuceder. ¿Por qué estoy sorprendida?Su expresión cambia a modo planificación. Se da golpecitos en la barbilla con el dedo. —Eldía del partido es pasado mañana. Si no vas a pedírselo, es mío. —Me sonríe.Le devuelvo la sonrisa tan falsa y dulce como la sacarina. —¿Sabes, qué, Tay? Vete alinfierno. LucTrabajo en esas cosas sobre las que tengo que tener cuidado durante el almuerzo, que ensu mayoría implica escabullirse alrededor del aparcamiento, vestuarios y el puerto decarga, merodeando a cualquiera que pueda ser útil. Pero tengo que admitir que se medificulta centrarme más de lo que esperaba. Estoy imaginando como un cinco-dos, rubio-arenoso, encajaría a la perfección contra mi cuerpo como si yo...Está bien. Esto se está volviendo ridículo. Céntrate.Pero, por alguna razón, me encuentro merodeando más allá de la puerta de la cafetería,no una, o dos, sino cinco veces, hasta que al final me rindo y entro. Me acerco justo detrásde donde está sentada Frannie cerca a la puerta, a tiempo para oír decir. —¿Sabes qué,Tay? Vete al infierno.Sonrío, porque creo que es lindo que invite a sus amigas tan lejos.—Hey —le digo—. ¿Este asiento está ocupado? —Mi risa se detiene en una sonrisa cuandocasi salta de su piel. Mmm... ¿Qué es eso? ¿Pomelo? ¿Tienes un poco de miedo? Chicainteligente. Pero entonces noto un ligero toque a jengibre y mi sonrisa se ensancha. Ella mequiere. Excelente.Sus amigas, una esbelta rubia con toques rosa brillante, un brillo en sus ojos carbón y una 28 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSbelleza de aspecto tímido de pelo castaño con intensos ojos marrones, me están mirando.Trabajaré en ellas más tarde.—Supongo que no. —Frannie se mueve en su asiento y sus ojos revolotean sobre mí —.Pensé que tenías cosas que hacer —dice. La decepción de su voz está en descuerdo con eljengibre que está emitiendo.La examino en respuesta. —Está hecho.Con un destello en los ojos, la rubia presiona las manos en la mesa, mostrando su escotemientras se inclina sobre la mesa hacia mí. —Ahemmmm... Fee, ¿no nos presentas? —Seforma una peculiar y sugerente medio sonrisa en sus labios rosa brillante y sus ojos no dejanlos míos.Frannie se mueve en su asiento, apartándose de mí, entonces no puedo leer su rostro. Peroestoy seguro de tomar un toco de anís, regaliz dulce, en el aire. —Como sea... Luc, estas sonTaylor y Riley.Asiento en su dirección. —Entonces... ¿por qué enviabas a tu amiga al infierno? No es quesea algo malo. Sólo me preguntaba...—Porque ahí es donde pertenece. —Fulmina con la mirada por encima de la mesa a larubia, Taylor.—¿Tú crees? —dice Riley con una sonrisa.—Bueno, supongo que tendremos que esperar y ver. —Sonrío alentadoramente a Taylor.Podría ser útil.Los ojos de Taylor chispean cuando habla. —Así que, Luc... ¿te enteraste de la fiesta enGallaghers el viernes?Ahora entiendo la decepción de Frannie. Su anís casi me derriba. Envidia. Interesante.Debería ser capaz de utilizar eso como ventaja.—Creo que escuché algo al respecto.—¿Vas a ir? —Pregunta Taylor. 29 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSDoy a Frannie mi mejor y sensible mirada penetrante. —Depende. ¿Tú vas?Se queda mirándome un instante, y luego habla. —Supongo.Mi boca se extiende en una sonrisa. —Entonces no me lo perdería.No me pierdo como Taylor la fulmina con la mirada o la forma en que Frannie se sonrojacuando se vuelve hacia la mesa y tira de un nudo de su pelo, dejándolo caer sobre sushombros, ocultándole el rostro. Me deslizo en la silla a su lado y tiro de ella hacia la mesahasta que nuestros hombros casi se tocan. Estoy seguro que puede sentir el calor en mí,pero no me importa poner toda caliente y molesta a Frannie. Todo en un solo día detrabajo.—¿Necesitarán, señoritas, un aventón a la fiesta?Frannie mira hacia arriba con sus ojos muy abiertos, y grita: —¡No!Riley y Taylor se echan a reír, luego Riley me sonríe tímidamente sobre la mesa. —Ella quieredecir que siempre vamos a los partidos juntas.Taylor me está comiendo con los ojos. —Pero no siempre vamos juntas —dice la rubia,arqueándome una ceja, y dándole un codazo a Riley quien sonríe y le devuelve el codazo.—Es bueno saberlo. —Intento atrapar a Frannie con la mirada, pero su rostro nuevamenteestá oculto por su cabello. 30 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 3 ojOS de ángel Traducido por Emii_Gregori Corregido por Kanon ♪♫♪ FrannieL as bisagras chillaron mientras abría la puerta del oxidado Chevy Cutlass de segunda mano de Riley y subía dentro. Ella me miró fijamente. —¿Quién eres tú, y qué has hecho con Fee?—¿Qué?—Estas usando maquillaje. ¿Qué pasa con eso?Recojo el relleno sobresaliendo de una desgarradura en el asiento de vinilo negro mientrasella avanza calle abajo. —No lo sé. Porque se me antojó, supongo.—Así que, entonces, ¿no tiene nada que ver con el Sr. Alto, Moreno, y con Perforaciones?Ignoré el nudo apretado en mi estómago y bajé la ventanilla. —Ya has oído a Taylor. Él esde ella. Probablemente no se mostrará de todos modos.—¿Y perderse toda esta belleza? —dijo ella, tocando con su dedo mi hombro—. ¡Como sieso fuera a pasar! Él estará allí. —Ella me miró de nuevo, luciendo repentinamente seria.—Deberías ir por ello, Fee. Puedo decir que estabas muy interesada en él. Él podría ser elúnico.La ola de vergüenza me toma por sorpresa, y las palabras comienzan a salir de mi boca en 31 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSuna reacción defensiva. —Algún día dejarás de vivir en tu pequeño mundo de fantasía ycomprenderás que no hay tal cosa como “el único”.Instantáneamente, lo lamenté. Oculté mi culpa girando para descansar mi brazo en laventana. Apoyé mi barbilla en mi antebrazo y sentí el viento en mi cara. Ella condujo calleabajo, apegándose a los límites de velocidad y deteniéndose antes de girar hacia laesquina de Taylor.—Lo siento, Ry. No dejes que mi mal humor te afecte. No creo que esté destinada a todaesa basura del verdadero amor… quiero decir… lo siento… —Me calmé, sin convicción.Ella sonaba como si pudiera gritar, así que no me di vuelta para mirarla. —Vas a estarsorprendida algún día, Fee.—Como sea —dije mientras ella se detenía camino a la entrada de Taylor.Taylor salió corriendo y se deslizó en el asiento trasero al mismo tiempo que Jackson Harris seestacionó detrás de nosotras. Ella empuja la parte de atrás de mi cabeza. —Mira, Fee. Es tuno tan secreto admirador.Me encogí y me deslicé hacia abajo en el asiento. —Genial.El tono de Taylor era sobre-protector. —Debes quedarte con Jackson… una opción muchomás segura.El hermano de Taylor, Trevor, saltó abajo por las escaleras de enfrente y le sonrió a Riley ensu camino al coche de Jackson. Sonreí hacia Riley y le di un tirón en el muslo mientras Taylormiraba fuera de la ventana hacia su hermano y murmuraba: —Imbécil.Ella enloquecerá cuando se entere de que Riley y Trevor están saliendo.—¿Listos para la fiesta? —gritó ella mientras Riley condujo tras de Jackson fuera del caminode entrada. 32 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe deslicé hacia arriba y me di la vuelta para mirarla mientras ella deshacía los dosprimeros botones de su blusa y pellizcaba sus mejillas.—Supongo.Al instante, su entusiasmo se convirtió en antipatía cuando ve mi rostro. —¡De ningunamanera!—¿Qué?—¡Quieres a Luc!Suspiré irritada. —Pienso que tú última celda restante de cerebro sólo burbujeó fuera.—¡Estás tan llena de mierda! ¿Maquillaje? —Ella lanza sus manos arriba.Riley sonríe en el espejo retrovisor. —¿Tienes miedo de la competencia, Tay?Taylor presiona la espalda en el asiento, con sus brazos cruzados sobre el pecho apretado yuna mueca en los labios. —Entonces, ¿cuál es el problema, Fee? ¿Irás por ello?—Necesitas superarte a ti misma, Tay —digo y giro para mirar por el parabrisas.Arrancamos hasta la fiesta y antes de que nos detuviéramos, ya estaba mirando a travésdel atardecer gris, examinando a la multitud reunida en el patio trasero de los Gallaghers.Los Gallaghers tenían diez niños, uno de los cuales es el novio de mi hermana Kate, Chase.Cada fiesta del instituto desde los albores del tiempo ha sido en el patio trasero de losGallaghers (probablemente debido a que su padre trabajaba de noche y su madre estádemasiado cansada para que le importe una mierda lo que hacemos).Durante un segundo estoy decepcionada, pero luego algo aliviada, cuando me doycuenta que el rostro que estoy buscando no está en la multitud. 33 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLa verdad es que yo no podía responder a la pregunta de Taylor, porque no tengo idea dequé demonios estoy haciendo. Pasé casi una hora preparándome para esta fiesta. Inclusodejé a Kate, nuestra gurú del estilo residente, ayudarme a elegir mi ropa y maquillaje. Comosi lo que realmente importara es cómo luzco. Y estoy nerviosa como el infierno, y yo nuncalo estoy. No es que yo sea demasiado presumida tampoco. A mí por lo general me sueleimportar una mierda lo que piense la gente de mí.Taylor toma mi mano. —Ven a tomar una cerveza conmigo. —Ella me tira cerca mientrascaminábamos—. Él no está aquí aún —susurra en mi oído.—No importa —le digo, aunque sea una mentira.Sus ojos centellaron. —Bien, porque a mí sí.Sentí una punzada en el estómago, como si me hubiese tragado el anzuelo de alguien. ¿Porqué la sola idea de pensar en él me hace esto? Él es peligroso de seguro. La clase dehombre que podría arrastrarse a su manera más allá de las defensas de una chica.Llegamos al barril, y al semental futbolista sin cuello Marty Blackstone (en quien Taylor teníasus ojos hasta que Luc se presentó), que estaba haciendo un gran show al flexionar susbíceps mientras el abría la llave.—Hey, Tay —dijo él llenando un vaso—, ustedes lucen resecas. Definitivamente con lanecesidad de un refresco líquido fresco. —Él sonríe y le da una cerveza. Me entrega una amí y a Riley también.Por encima del hombro de Riley, vi a Trevor y a su grupo reunidos fuera del coche deJackson, y de repente pude ver lo que Riley veía en él. Es un poco como mi hermano, asíque en realidad nunca lo comprobé de esa manera, pero él se hizo lindo cuando yo no leprestaba atención. Tiene una bonita sonrisa y hoyuelos, como Taylor, pero aparte de eso,siempre he pensado acerca de él como bajo y flaco. En realidad, él es una especie deaficionado, así que ha estado trabajando fuera, y consiguió esa cosa de estrella de rockcon el cabello rubio bien largo.Él y Riley seguían mirándose el uno al otro, y Trevor comenzó caminar a través del césped. 34 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSJackson le siguió, con sus ojos gris pálido pegados en mí. Él barrió su largo flequillo castañode su rostro para una visión más clara, y yo miré hacia otro lado rápidamente para que nopiense que le estaba observando. No lo estaba. He estado allí, haciendo eso.En la fiesta del fin de semana pasado terminé por hacerlo afuera con Jackson en el armariode los abrigos. En ese momento me pareció una muy buena idea (probablemente porqueReefer estaba echándome el ojo y temía que quizás me desmayara). Pero la semanapasada en la escuela averigüé el problema con los deportistas de hockey. Tantean ypiensan que te poseen. Todavía no he sido capaz de sacudirle.—Hey Trevor —dice Riley toda casual. Lanzándose con sus ojos hacia Taylor.Trevor mira hacia el suelo con una sonrisa tímida y arrastra los dedos de sus pies. —Hola.—Piérdete, Trev —dice Taylor, y observo el rostro caído de Riley.Sin embargo, Trevor se recupera rápido. Él lanza su brazo sobre los hombros de Taylor. —Sí,puedo ver que dar vueltas alrededor conmigo sería un poco embarazoso para ti, ya que yotengo mejor aspecto y todo eso.Me río en voz alta, porque es casi la verdad, y luego me detengo abruptamente cuandosiento una mano en mi culo. Doy una vuelta para ver a Jackson a 2m de pie detrás de mí,sonriendo.—Hey, Franny. ¿Qué tal si continuamos donde lo dejamos? —dice meneando una ceja.La cosa más valiosa que he aprendido del judo es el control (tanto físico como emocional),pero hay sólo como mucho una chica que puede dejarlo pasar. Presiono mi trasero en sumano y sonrío dulcemente justo antes de agarrar la mano en mi culo, haciéndola caer encuclillas, para luego balancearlo sobre mi hombro en el suelo delante de mí. Él golpea latierra con fuerza y se acuesta sobre su espalda por un minuto, absorbiendo aire. Él me miracon los ojos muy abiertos, y con su boca fija en una O silenciosa. Inclino mi rostro sobre elsuyo. —Hey, Jackson. ¿Qué tal si no? 35 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTaylor me da los cinco en alto. —¡Wow! La chica ninja en acción. ¡Eso fue dulce!Jackson se quita del suelo, todavía respirando con dificultad, y Trevor lo empuja. —Oh,amigo… eso fue patético.Jackson no responde. Él solo se queda allí mirándome. Entro en una posición de combate,pensando que esto podría ponerse feo, pero entonces en él explota una sonrisa. —Bueno,esto por si sólo está caliente.Genial. ***Jackson se cierne. Y estoy bastante segura del modo en que me mira que ya me desnudóen su patética imaginación. He pasado la última media hora dando vueltas entre el grupo yla hoguera que acababa de crujir a la vida, tratando de mantenerme fuera de su alcance.Me coloco fuera del grupo y veo a Jackson dar vueltas de otro modo para interceptarme.¿Dónde está Reefer cuando lo necesito?Me di patadas a mí misma mentalmente, me apoyé en la baranda del porche y bajé lacabeza en señal de derrota, esperando la inevitable mano sobre mi culo.Entonces una voz, suave como la música, espanta a ese arrogante lejos de mí. —Pareceque tú podrías usar a alguien para escapar de esa intromisión.Miré arriba hacia esos increíbles ojos azul cielo, si el Cielo tuviera una cara, juro que esta losería. Su apretada camiseta blanca muestra su bronceado y algunas muy serias definicionesmusculares. Se apoyó en la baranda junto a mí como si él hubiera estado aquí todo eltiempo… como si él perteneciera a este lugar olvidado de Dios y no a una playa en SanDiego con una tabla de surf bajo el brazo.—¿Qué? —Es todo en lo que puedo pensar. 36 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSonríe y barre una mano a través de su cabello de ondas de platino hasta el mentón queparecen cambiar de oro a rojo y por el parpadeo de las llamas. —¿Estabamalinterpretando la situación? —Él dice apuntando con su cabeza hacia Jackson.Rodé mis ojos. —No, pero puedo cuidar de mí misma, gracias. —Me marcho de la baranday camino hacia el grupo.El Chico Ángel no me siguió. Él sólo se inclinó hacia atrás y observó cómo Jackson reanudasu asecho. Después de otra vuelta al círculo me dirijo de nuevo a la baranda y me sientocon los hombros caídos junto al Chico Ángel. Fulmino con la mirada el suelo. —No piensesque esto significa que tú necesitas rescatarme.Él se ríe y vuelvo mi mirada hacia él. —¿Sabes qué? Sólo olvídalo. —Me marcho de labaranda del porche, pero algo intenso cursa a través de mí como mil relámpagos diminutoscuando su mano toca mi hombro, dejándome paralizada en mi camino.—Lo siento, realmente no me estaba riendo de ti —dice con una risita en su voz—. Meestaba riendo de él. —Él me mira y un escalofrío corre abajo por mi espalda—. Él nuncatuvo una oportunidad.—Lo que sea —le digo, apoyándome en la baranda. La verdad es, que volví tanto comopara comerme con los ojos al Chico Ángel como para alejarme de Jackson.—Soy Gabe. —Él dice, girando para afrontarme.Lo miro fijamente. Oh, Dios. ¡Alto! Cambio mi mirada hacia su pecho, que resulta ser nadamenos que una mirada digna. —Frannie.Él echa un vistazo a la copa de cerveza en mi mano y se encoge de hombros lejos de labaranda.Y fue entonces cuando oí a Taylor. —Oh. Mi. Dios. —Echo un vistazo y el grupo entero nosestá mirando fijamente a nosotros. Marty logró acercarse furtivamente y deslizó su brazoalrededor de la cintura de Taylor, pero ella se apartó. 37 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSY no somos los únicos en notar a Gabe, porque veo a Angelique y su pandilla avanzar por lafogata. Ella hace una línea recta hacia Gabe mientras él levanta la tapa de la hielera allado del barril y se inclina sobre él, pretendiendo inspeccionar el contenido del refrigerador.Lo que ella realmente está haciendo es empujar a su par de Ds directamente en la cara deGabe. Busco a Adan Martin (el mayor de la clase Senior y el novio de Angelique), pero él noestaba a la vista.—¿Algo más para beber? ¿Agua, refrescos? —Gabe dice, mirándome.Y, mmm… aquellos ojos. Siento mi corazón agitarse por un instante, luchando por aferrarse asu ritmo normal. —Tengo una cerveza, gracias —le digo, pero mientras estoy hablando,siento la copa siendo levantada de mi mano.—Yo sólo voy terminarlo para ti. —El aliento caliente de Luc al dorso de mi cuello envía unescalofrío a través de mí, y la agitación de mi corazón se detiene. Giro y su rostro está a sólouna pulgada del mío. Los mechones de seda de su alborotado cabello me rozan la frente ylo aspiro: canela… mmm.Todos excepto Taylor están perdidos. —¡Mierda! ¿Cuándo llegaste? —Preguntó.Luc se endereza y rellena mi copa. —He estado alrededor —dice, señalando a la multituden la fogata. Pero yo estaba allí… y él no lo estaba.—Wow… bien. Esta fiesta acaba de recibir un tremendo refrigerador mucho más fresco. —Taylor ve de Luc a Gabe y de regreso, luego, sale fuera del alcance de Marty y serpentea alo largo junto a Luc. Ella me mira con las cejas levantadas—. Entonces… ¿nos quedamos?—Uh… bueno… —Contemplo a Riley para respaldarme. —¿Creo que nos vamos?Riley todavía mira fijamente hacia Gabe. —Todavía no.Luc me da una cerveza y frunce el ceño hacia Gabe, quien se acerca. —Gabriel. —Él dice,su voz cálida de miel de repente es lo suficientemente fría para congelar el infierno. 38 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Hola, Lucifer. —Y, aunque su sonrisa no vacila, la voz musical de Gabe sólo fue plana.—Espera… ¿se conocen el uno al otro? —Yo estoy entre ellos, un poco tambaleante. El aireque nos rodea parece cargado de electricidad estática, haciéndome vibrar todo elcuerpo.Gabe hace una sonrisa torcida y observa a Luc. —Se podría decir eso.—Desafortunadamente. —Añade Luc. El hizo una especie de sonrisa, pero bajo aquelcomportamiento tranquilo, él estaba cualquier cosa menos calmado. Incluso desde un piede distancia, puedo sentir la tensión en su cuerpo, listo y alerta para saltar. Su mandíbula ysus puños estaban apretados a su lado, ansiosos por inclinarse en algo… o alguien. Mientrasobservo, juro ver una pequeña pizca de color rojo parpadeando sobre la superficie de sumano y desapareciendo entre los nudillos.Solo estoy aquí de pie, muda, todo mi cuerpo está zumbando con la carga creciente deelectricidad en el aire, y trato de averiguar cuando me metí en esta dimensióndesconocida. Porque, mientras mi mirada se mueve entre Luc y Gabe, estoy segura de queesto no puede ser real. Y empiezo a preguntarme si tal vez Jackson le echó algo a micerveza o algo así.Angelique, comprendiendo que la atención no está en ella, me dispara una mirada antesde quitarse su chaqueta de jeans para revelar un top con tirantes muy escotado. Se metedelante de mí, entre Luc y Gabe, y estoy realmente aliviada de ser liberada de todo lo quefuera aquel extraño tirón eléctrico. Pero inmediatamente, los hombros de Taylor la sacan delcamino.—¿Dónde está Adam? —le pregunta a Angelique con voz pegajosa y dulce acompañadacon una sonrisa falsa que hace juego.Angelique muele los pies de Taylor con sus tacones. —¿Qué Adam?Empiezo a sentir un poco de mareo y me doy cuenta de que no estoy respirando. Me alejodel grupo, cierro los ojos y respiro profundamente, tratando de serenarme. 39 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Entonces… —La voz de Luc, hablando en mi oído, me hace saltar. Abro los ojos y sientomis piernas suaves. Él hace una media sonrisa y retuerce un mechón de cabello de mi cara,colocándolo detrás de mí oreja—. Tenía la esperanza de que me dejaras llevarte a casa.Está claro por mi corazón agitado que alejarme con Luc sería un error. Echo un vistazo aGabe, que todavía me miraba. Un rubor caliente comienza a subir de mi cuello a mi caramientras me doy cuenta que podría ser un error más grande.Me paso al lado de Riley. —¿Estás lista? Vamos. —Sueno completamente desesperada, yadivino que lo estoy.Ella mira a Trevor y sonríe. —Lo siento, Fee —dice ella volviéndose hacia mí con unencogimiento de hombros.Siento el calor de Luc, muy cerca detrás de mí, pero no me doy vuelta para mirarlo. —Estoylisto —dice él.Oh, Dios. ¿Por qué no puedo respirar?Mis ojos se deslizan de nuevo hacia Gabe, y resultaba ser un error porque todavía meestaba mirando, y aquellos ojos azules no estaban haciendo nada para ayudar a lasituación de mi respiración.Deslizo mis ojos y giro de espaldas a él y Luc… y veo a Reefer y la banda amontonándoseafuera de su camioneta de color negro.Mierda.Me dirijo de nuevo hacia Luc, con cuidado de evitar sus ojos. La privación del oxígeno haceque pensar sea un desafío, pero soy capaz de tartamudear. —Um… bueno. Podemos ir,supongo… si tú quieres. 40 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSRiley estaba de pie detrás de la pelea de gatas. Levanto ligeramente mi voz para poder seroída sobre el grupo. —Riley. —Mira hacia mí—. Me voy con Luc… ¿vale?La luz del fuego parpadea en sus ojos mientras ella sonríe y asiente a sabiendas.Miro de nuevo hacia Gabe, quien sostiene mi mirada con la de él y me dispara una sonrisaresplandeciente, y entonces siento la punta de los dedos de Luc quemar a través de lacamisa en lo pequeño de mi espalda. Capto su canela mientras se apoya en mi espalda ysusurra: —Vámonos.Por su contacto, un hormigueo se forma en mi vientre y se abre camino a través de mí,creciendo en intensidad hasta que todo mi cuerpo hormiguea… algunas partes más queotras. Le dejé dirigirme a mí y a mis piernas de gelatina hasta su coche. LucAsí que, Él envió a Gabriel. No un ángel… un Dominion. Un protector de la Segunda Esfera. Yno solo cualquier Dominion, nada más que su mano izquierda, Gabriel. Eso puede significarsólo una cosa: vale la pena luchar por el alma de Frannie.A medida que nos alejábamos de la fiesta, Frannie comprobó el coche. —Cool, un ShelbyCobra GT. Y en perfecto estado. Este es un clásico. ¿Un 67?No puedo evitar sonreír. —Un 68. Conoces tus Mustangs.Ella se vuelve hacia mí y sonríe, y de repente soy golpeado con lo increíblemente viva quees ella. No es que todos los mortales no estén vivos por definición, pero hay grados devitalidad. Algunas personas están en su mayoría muertas, incluso cuando creen que estánvivos. Franny no es una de ellos.—Eso fue impresionante, por cierto. 41 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla me dispara una mirada lateral. —¿Qué?—Darle la vuelta al gran hombre por encima de tu cabeza.Sus ojos se abrieron. —¿Viste eso?—Lo hice. Él tiene que pesar el doble de lo que tú lo haces. Impresionante.Ella se dio la vuelta y miró por la ventana. —Sí, como sea. —Pero puedo decir que ella estásonriendo.—Entonces…—¿Entonces, qué?—¿Dónde aprendiste a hacer eso?—Judo. Ocho años.—Interesante. —Esta chica me gusta más cada minuto—. Entonces…. ¿hacia dónde?Ella se vuelve hacia mí para afrontarme con una indirecta en su risa. —Pensé que habíasdicho que me estabas conduciendo a casa. —Ella comienza a relajarse… moviendo sushombros al ritmo de la música del estéreo.—Hmm, ¿lo hice? Bueno… si eso es lo que quieres…Sus cejas se arquearon y una pequeña sonrisa astuta apareció en la comisura de sus labios.—¿Tuviste alguna otra cosa en mente?—Podríamos trabajar en nuestro resumen de Inglés —digo y casi no puede contener la risa. 42 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿En serio? ¿Esa es tu idea de una cita caliente?—Lo siento, no era consciente de que nosotros estábamos en una “cita caliente”. —Y estavez no puedo contener la risa cuando se encoge—. Entonces, ¿qué tan caliente te gusta?Soy capaz de todo niveles de calor, del Luc caliente hasta… y estoy siendo literal aquí….más caliente que el infierno.Veo el rubor en sus mejillas y la inundación del coche con su jengibre. Este es un excelenteprogreso.—Um, bueno… yo estaba pensando más acerca de… tal vez podríamos trabajar en eseresumen… —Su voz se apaga, y ella esta tan roja como las ascuas del infierno.—El resumen… una excelente sugerencia. ¿Por qué no pensé en eso? —Dirijo mi sonrisa másencantadora hacia ella—. ¿Tu casa o la mía?Su frente se arruga mientras contempla sus opciones. —Tal vez debería solo ir a casa —dicefinalmente.—Como desees.Manejamos, pero a medida que tomo la esquina en su barrio ella dice: —¿Haces cafécaliente? Hay un Starbucks justo a la vuelta de la esquina.Los neumáticos chillan cuando giro a la derecha demasiado rápido, y mientras trabajo paraocultar mi sonrisa, ella se agarra a su silla para no caer encima de mí. ***—¿Entonces de dónde conoces a ese chico Gabe? —Ella pregunta por encima de la tazade café humeante.—Es una historia muy larga. —Siete mil años de duración. 43 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Son ustedes, como, ¿amigos o algo así?—En realidad no. Jugamos en los equipos rivales.—¿Cómo en el fútbol? —Ella se ve desconcertada, sin vincularme a un jugador de fútbol,supongo.Me inclino hacia delante y miro a sus ojos, cepillando mis dedos en el dorso de su manosobre la mesa. Observo como se estremece, y un cosquilleo eléctrico corre a través de mí(¿emoción? ¿anticipación?), en un torrente desde su pulso bajo mis dedos. Empujo con mimente sólo la parte más diminuta. —Sabes, preferiría hablar de ti. Dime algo que nosabemos acerca de Mary Francis Cavanaugh.Ella se desmaya un poco y me mira fijamente de nuevo durante un buen rato antes dedecir: —Odio mi nombre. —A través de una neblina.—¿Entonces por qué no vas por Mary?—Porque ese es el nombre de mi hermana. —La niebla comienza a levantarse, y ella seapoya en sus codos sobre la mesa, acentuando ciertas curvas y distrayéndome seriamente.Me obligo a respirar profundo y mirar en sus ojos. —¿Tu hermana es Mary también?—Todas ellas lo son, pero sólo mi hermana mayor va por ello.—¿Cuántas hermanas tienes?—Cuatro.—¿Y las cinco de ustedes son Mary? Eso suena un poco confuso.—Es por eso que no todas vamos por ello. 44 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Cuáles son el resto de los nombres de tus hermanas?—Bueno, hay Mary Theresa… ella es Mary. Y Mary Katherine… Kate. Entonces vengo yo…Mary Francis. Luego, Mary Grace… ella sólo Grace. Y Mary Margaret… Maggie.Muerdo de nuevo la risa. Esto es taaan gracioso. —Una buena familia Católica —le digo,tratando de parecer sincero.—Supuse que podrías decir eso. —Hmm… vinagre. ¿Culpa? Voy a tener que explorar estomás a fondo.Mientras ella bebía los últimos sorbos de su café, inclina su cabeza hacia atrás, arqueandosu largo y hermoso cuello, tirando de su camisa apretada sobre el pecho. La ola de deseoque siento es casi incapacitante. Cierro los ojos frente a ella y trato de despejar mi mente.Céntrate. Cuando los abro, ella estaba mirándome fijamente.—Probablemente debería llegar a casa… —dice, sonando un poco decepcionada.—Como quieras —le digo, con ganas de llevarla a todos lados, excepto a casa. FrannieNos detenemos en mi casa y Luc apaga el motor. La luz de la habitación familiar corta unafranja amarilla en el jardín delantero. Papá está esperando, como de costumbre.Abel salvándome de la “adicción” del explosivo estéreo de Luc, contándome acerca de lascosas que suceden entre las sábanas, enviando a mi corazón a latir a la derecha de micuerpo y tambaleando mi imaginación. No soy un ángel, he estado con chicos antes.Bueno, no con ellos así, pero casi. Yo lo llamo, Tercera Base y más. Pero siempre he estadomanteniendo la puntuación, y ninguno de ellos alguna vez ha causado estragos en miimaginación de la forma en que Luc lo hace. Es como, si sin haberme tocado, él sube a laderecha en mi cabeza y está buscando por allí mis más sucios pensamientos y fantasías. Ycuando los encuentra, los lleva a la vida. Me refiero a todo color, visión sensible 3-D. Pero lo 45 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSque odio es, lo poco que me gusta. Ningún chico me ha hecho sentir tan totalmente fuerade control. Asusta al demonio fuera de mí… de una manera vertiginosa, hormigante,salvaje, y no del todo malo.Me vuelvo para encontrarlo mirándome, y de repente no hay oxígeno en el coche. Exhaloun aliento desigual. —Entonces, gracias por el café —digo, queriendo largarme fuera delcoche pero también deseando quedarme toda la noche.—Fue lo suficientemente caliente como para ti… ¿café caliente? Porque la próxima vezpodríamos intentar algo un poco más caliente, si lo deseas.Mmm… esa sonrisa malvada… pero puedo decir que está tratando de no reírse. ¿Estáburlándose de mí?—Eso fue… —No sé cómo terminar, porque lo que está pasando en mi interior es un infiernoentero mucho más caliente que el café. Es todo lo que puedo hacer para resistir latentación de alcanzarlo y tocarlo—. Entonces, te veré el lunes. —Llego a la manija de lapuerta con una mano temblorosa, y de repente su mano está ahí, en la parte superior de lamía.Se inclina hacia mí y, con la otra mano, barre mi cabello detrás de mí oreja. Siento sus labioscepillando mi piel mientras susurra: —Te estaré esperando.Su aliento cálido en mi oído lanza un escalofrío a través de mí, y estoy avergonzada cuandome doy cuenta de que el suave gemido que acabo de oír era el mío. Avergonzada, tiré dela manija de la puerta, pero su mano caliente todavía está allí, impidiéndome abrir.—¿Qué, no hay beso de buenas noches? —dice, y cuando vuelvo a verlo, mi nariz locepilla.Me niego a ceder al pánico burbujeando en mis entrañas, o a la parte de mí que todavíaquiere darle un beso. Le miró a los ojos y trabajo por mantener mi voz, aún mientras yoplantaba mi mano sobre su pecho y le empujaba. —No en la primera cita.Su expresión en un momento se vuelve divertida, pero luego se suaviza. —Como quieras — 46 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSdice. Con su dedo quemando una pista a lo largo de la línea de mi mandíbula, y luego seinclina hacia atrás en su asiento y sonríe—. Dulces sueños.Me quedo con él por un momento más entonces empujo la puerta y me tambaleo fueradel coche. Él enciende el motor mientras me balanceo con la puerta cerrada, pero no sale.Puedo sentir el peso de su mirada mientras me tropiezo frente al camino de la puerta. Yantes de cerrarla detrás de mí, miro hacia atrás y veo el resplandor rojo de sus ojos en lasluces del salpicadero.Me dirijo rápidamente por las escaleras, y cuando llego a mi habitación, me apresuro a laventana y veo las luces traseras de Luc desaparecer por la calle. Miro fijamente afuera porla ventana por un largo tiempo, al lugar donde me dejó, sintiendo latir mi corazón y aquelhormigueo en mi vientre cuando me imagino dejarle que me besara. Gemí en silencio a mímisma, y camino hacia el aparador donde recojo la foto de mi hermano. —Lo estoyperdiendo, Matt —le susurro a él.Trayendo la imagen conmigo, saco el diario de Matt debajo de mi colchón y lo abro en miescritorio. Aliviándome en mi silla y leyendo las primeras líneas de mi última entrada, quecomienza desde el miércoles… el día que conocí Luc.Entonces, Matt, te habrías reído de mí hoy… babeando por un tipo. Pero hay algo en él. Ya lo sé. Estúpido. Y no me gusta. Por favor golpéame con un rayo si me convierto en alguien patético, en una adolescente débil. Yo no creo en todo esa mierda del “amor a primera vista”. No creo en el amor del todo, de verdad. Pero la lujuria… está viva y es buena.Tiro un aliento profundo, recojo mi bolígrafo, y volteo a la página siguiente.Lucho con el qué otra cosa que escribir, porque mi maraña de emociones está un pococonfusa y es casi imposible de articular. Pero si hay alguien que puede decirme cómo mesiento, es Matt. Fue algo más que solo mi hermano, él era mi mejor amigo (el único quealguna vez realmente me comprendió). Sé que Matt guardará mis secretos. Así que le digotodo, no importa cuán vergonzoso sea. Se lo debo a él. Una pequeña parte de mí es lacosa más cercana a una vida que puedo darle.Comienzo de nuevo. 47 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Entonces, Matt. Recuerdas ese chico del que te hablé… Luc.Hago una pausa, aun luchando por enmarcar mis pensamientos en algo coherente quepueda poner en el papel. No sé lo que está pasando conmigo. Está equivocado. Todo en él está equivocado. No puedo pensar o incluso respirar muy bien cuando él está cerca. Pero deseo todo lo quetenga que ver con él. Lo sé… lo pierdo. Pero hay algo en él. Esa extraña, oscura, magnética energía, y aunque me asusta un poco (bueno, un montón), es como si no pudiera permanecer lejos. Realmente quería decir lo que dije antes sobre la cosa del amor. Cuando Reefer lo dijo él arruinó todo. Porque el amor no existe, en realidad no. El abuelo y la abuela son los únicos que he visto que estaban cerca. Es peligroso creer en algo que sólo puede hacerte daño. Así que no lo hago. Pero Luc…Me estremezco, revisando la letra inestable. Escribo una línea más y cierro el libro. Sólo dispárame ahora.Me levanto y me preparo para la cama. Pero cuando me subo y cierro los ojos veo rizosplatino y brillantes ojos azules. De pronto me gustaría haber encontrado más informaciónsobre Gabe. Tal vez Riley y Taylor saben algo. Tomo el teléfono y escribo a Riley. —¿Tayenganchó a Gabriel?Su respuesta tomó menos de un minuto. —Se fue justo después de ti. ¿Qué pasó con Luc?—Nada. ¿Averiguaste a qué escuela va Gabe?—No. ¿Por qué? ¿Lo quieres a él también? —Casi puedo oír su risa. 48 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Cállate. Sólo por curiosidad.Golpeo el teléfono, frustrada, y me meto en la cama, contenta por este fin de semana.Unos pocos días lejos de los chicos será bueno, porque realmente están jugando con mimente. ***Pero cuando llegó el domingo, todavía están sacudiéndose por allí, a pesar de todo el judoy la meditación para despejar mi mente.—Dame la llave de torsión, Frannie.La saqué dentro de la caja de herramientas del abuelo y salí con ella. Luego me acosté enel piso de cemento de su garaje y me deslicé junto a él bajo su restaurado Mustang 65convertible.El olor a aceite y gases de combustión me quieren decir domingo por la tarde. Desde elmomento en que podía sostener un destornillador sin sacarme un mi ojo, he estado debajode un coche con mi abuelo todos los domingos después de misa. Mis hermanas piensanque soy rara, pero no puedo imaginar nada mejor que la sensación de logro cuando setoma algo aparte y luego los une en uno sólo sin dejar piezas a parte… y funciona. Algunosde mis mejores recuerdos son estando en el piso de cemento frío de este garaje.—Viene —digo, alzando la vista en donde él aprieta la última abrazadera sobre el motor enel que gastamos toda la reconstrucción de invierno.—No más de una semana o dos. ¿Puedes ya tomar la llave y sostener este cerrojo mientrasaprieto la abrazadera? —dice, y su tono de papel de lija profundamente resuena en mishuesos.—Claro. ¿Me dejarás conducirlo?—Vas a ser la primero, después de mí, por supuesto. Recompensa por todo tu trabajo duro. 49 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Se vuelve y sonríe. Sus sonrientes ojos azules son cálidos y suaves aún en el brillo ásperobajo el vientre del Mustang.—¡Excelente! —Me imagino a mí misma viajando bajo la calle, a todo volumen.Se pasa la mano cubierta de grasa por encima de su cabeza calva, dejando una manchagrande y negra en el centro de su calva. —Estamos casi listos para el aceite. Hay un galónen la esquina. ¿Puedes ya sacar un cuatro cuartos?—Claro —le digo, saliendo de debajo del coche.—Hay un embudo por allí también. Te diré cuando esté listo.Agarro el aceite, trayéndolo de vuelta, y giro la tapa del aceite del bloque motor. —¿Abuelo?—Sí.—¿Cómo conociste a la abuela?Se ríe… un sonido que llena el garaje y mi corazón. —En una carrera de calle cuandoestábamos en la escuela secundaria. Era una buena chica. Apenas había sido besada. —Élse ríe—. Pero fui y me fijé en ella.—¿Cuándo supiste que la amabas?—La segunda vez que la vi.—¿Cómo sabes que te amaba?Puedo oír la sonrisa en su voz. —Ella me lo dijo… y entonces ella me lo mostró, si captas miindirecta. 50 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTrato de imaginarlos jóvenes, como en algunas de las fotos que he visto: el abuelo,pavoneándose en sus pantalones vaqueros con un paquete de cigarrillos enrollados en lamanga de su camiseta; y la abuela, la niña buena con el brillo travieso en los ojos. Yentonces me imagino a mi abuela (como me gustaba acurrucarme con ella en el sofámientras me leía los clásicos), y me duele el corazón. —¿La extrañas?—Todos los días.—¿Crees en el Cielo?—Sí.—¿Crees que la abuela está allí?—Si alguien lo está, sería ella. No creo que Dios querría privarse de su amor.—¿Crees que Matt está allí? —Pregunto pasando el nudo apretado en la parte posterior demi garganta.—Por supuesto. Sentado en las rodillas de tu abuela.A pesar de que sé que es todo una mentira, todavía se siente bien escuchar lo que dicen.Como un cómodo cuento de hadas antiguo. —Gracias, abuelo.—Estoy listo para que el aceite. Lento y tranquilo.—Está bien. 51 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS CAPítulo 4 El ciElO SabE Traducido por Bautiston Corregido por Paovalera LucL unes por la mañana y la sala está llena de cuerpos calientes y pegajosos. Mmm… como en casa. Y entonces lo siento. Esa comezón en mi sexto sentido. Gabriel. Me balanceo cerrando mi casillero, me giro y ahí está, apoyado en la pared junto al aula616, hablando con Frannie. Y ella está sonriendo y riendo —coqueteando— y ruborizándose.¡Ese bastardo tramposo!De repente, estoy inundado de una emoción irreconocible mezclada con rabia, y todo loque quiero es la cabeza ensangrentada de Gabriel en mis manos. Excepto que los ángelesno sangran aún cuando arrancas suscabezas.En tres zancadas estoy en el aula. Me doy cuenta de que estoy haciendo una mueca ytrato de poner mi mejor sonrisa. —Gabriel.Frannie se ve un poco fuera de sí cuando se vuelve hacia mí. —Oh… Hola Luc.Gabriel sonríe. —Lucifer.—Así que, qué bueno verte. ¿Qué te trae a las humildes aulas de la Preparatoria Hades?—Lo mismo que a ti, amigo. Una educación de calidad —sonríe. 52 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLos claros ojos de Frannie nos miran con cautela. —Genial. —Ella se vuelve hacia Gabriel yle toca el brazo—. Si necesitas ayuda para escribir sobre el laboratorio de física…Mi rabia burbujea peligrosamente cerca de la superficie. Siento la subida de la tensión. —¿Están en física juntos? —digo, lanzándole rayos láser a Gabriel.Frannie se ve radiante alrededor de él de una manera completamente diferente. —Gabees mi nuevo compañero de laboratorio.—En serio… —gruño entre dientes.Se encoge de hombros lejos de la pared y se acomoda más cerca de Frannie. —Te deseosuerte, supongo.La suerte no tiene nada que ver con esto. Es más como una intervención divina. Mis ojosevalúan a Frannie. No hay un daño real hecho. Ninguno que no pueda solucionar todosmodos. —¿Entonces, vamos a historia? —le digo.—Oh, sí. Déjame tomar mi libro. —A medida que se mueve por el pasillo, frunce su frente.Niega con la cabeza una vez, empujando la niebla. Me vuelvo a Gabriel mientras ella estáen su casillero.—¿Entonces por qué te mandaron? Parece una exageración. Cualquier ángel fuera–de–la–liga podría fallar tan espectacularmente como tú lo vas a hacer.—Ya veremos —dice. No me gusta la sonrisa de confianza en su rostro. Él sabe algo que yono.Pongo mi cara de póquer mientras pesco información. —Tú y yo sabemos que ya lahubieras marcado si pudieras. ¿Porque la espera? ¿Un poco demasiado de demonio enella?Todavía sigue siendo el mismo presumido, pero la frustración en su voz lo delata. Lo sigomolestando. —Sigues siendo el mismo tonto estúpido que has sido siempre. Todo ese orgullo 53 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSy arrogancia es por lo que estás aquí, en primer lugar. Yo pensaría que después de todosestos milenios… no tienes idea de por qué estás aquí, ¿verdad? ¿Cuál es el trato con ella?—Preguntó.Ahora él me molesta a mí. Me esfuerzo por mantener mi compostura. No necesita saber quetiene razón. —Lo único que importa es que el alma de Frannie será etiquetado para elinfierno, pronto.—Sí, buena suerte con eso —espeta. Si pudiera matarlo, lo haría, pero lo he intentado antesy no resultó muy caliente. Resulta que el querubín es más difícil de lo que parece. LuegoFrannie regresa. Roza mi codo y un cosquilleo corre a través de mí—. ¿Listo? —dice.—Sí. Vamos. —Pongo mi mano en la parte baja de su espalda y la guío por el pasillo. Esposible que él necesite hacer trampa, pero yo no. No hay influencia, sólo encanto. FrannieRespiro profundamente y trato de organizar mis ideas. Gabe es un poco deslumbrante,supongo. Estiro mi cuello, a través de las masas, para echarle un vistazo apoyado contra loscasilleros mientras me está mirando. Dios, cómo alguien puede verse tan bien. Respirocontra el revuelo en mi pecho y me giro hacia Luc, que se ve muy bien también.—Así que, ¿qué tal cálculo? —le pregunto, haciendo caso omiso del flujo de feromonas quesurge de todas las chicas que están mirando a Luc a medida que pasamos a través de lospasillos llenos de gente. Tengo que trabajar duro para no darme vuelta y mirar a Gabeboquiabierta de nuevo. En su lugar me concentro en los dedos de Luc, quemando en miespalda y alentándome en lugares en los que probablemente no debería pasar.Hace un gesto con una ceja. —Creo que soy la mascota de Felch. Ella me quiere.—¿En serio…? Sabía que había algo terriblemente mal contigo. —Trato de fruncir el ceño,pero la sonrisa que siento arrastrándose a través de mi rostro arruina el efecto. La siguientecosa que siento es a Taylor, que estuvo a punto de tumbarme mientras me susurra desdeatrás. 54 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Viste? ¡Gabe está aquí! ¡Santo Dios! —Ella grita.Echo un vistazo a Luc a tiempo para verle llamear los ojos en una genuina mueca dedisgusto.—Sí. Él es mi compañero de laboratorio de física. —Estoy sorprendida por el tono posesivode mi voz. Por desgracia, no pasa desapercibido para ellos. Luc aprieta la mandíbulamientras Taylor me mira.—¿Él es tu compañero de laboratorio? —Ella dispara una mirada a Luc y su voz es agria—. Eluniverso es tan totalmente injusto.Simplemente me encojo de hombros.—Voy a hablar contigo en el almuerzo —dice ella, girando y saltando por el pasillo.—Está bien… así que… wow —digo.Una sonrisa maliciosa revolotea en la cara de Luc. —Creo que deberías presentarlos.—Lo que sea. —Paso por la puerta de historia, donde el Sr. Sanghetti mira hacia arriba y dasu mirada de muerte habitual a Luc.Luc me mira con una sonrisa irónica cuando tomamos nuestros asientos. Él saca un fajoarrugado de papel de su bolsillo trasero y lo arroja sobre la mesa.Lo miro con incredulidad. —¿Eso es el informe?Él me dispara una sonrisa pícara y se recuesta en su silla, entrelazando sus manos detrás dela cabeza. —Sí.Sintiéndome totalmente superior, meto mi mano en mi mochila para recuperar mi informe 55 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSen su cubierta de plástico brillante. Sin embargo, la sangre fluye de mi cara cuando me doycuenta que no está allí.En mi confusión mental Luc —y— Gabe de esta mañana, lo dejé sobre el escritorio de mihabitación. ¡Mierda! El Sr. Sanghetti nunca acepta trabajos presentados tarde.Por favor, danos un día más… por favor, por favor, por favor…—Sé que los informes eran para hoy. —El Sr. Sanghetti comienza, mirándome directamentea mí—. Pero tengo un compromiso después de la escuela y no quiero llevarlos conmigo.Guárdenlos ustedes hasta mañana —dice, y casi me caigo de la silla.Paso el resto de la historia tratando de no reírme por como Luc y el Sr. Sanghetti se agarran.—Usted tiene que estudiar dieciocho capítulos para la prueba del miércoles —dice el Sr.Sanghetti cuando suena la campana, mirando directamente a Luc con una sonrisasatisfecha.Me inclino. —Creo que el señor Sanghetti busca la revancha. Buena suerte en esa prueba —susurro.—No hay nada que pueda preguntar que no pueda responder. ¿Lista para el almuerzo? —Él se detiene y tira su taco de papel, al estilo baloncesto, en el escritorio del Sr. Sanghetti.—Él te va a dar un cero, sabes.Luc levanta una ceja. —¿Por entregar esto a tiempo? Me gustaría verlo intentarlo.—Sí, bueno… ¿Cómo sabes tanto sobre historia de todos modos?—History Channel —dice con desdén. 56 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Debes mirarlo mucho, porque por tu manera de hablar, suenas como si hubieras estadorealmente allí.Eso lo hace sonreír de nuevo. —¿Lo hago? Tal vez en una vida pasada.Y empiezo a preguntarme. Porque hay algo en Luc... LucFranny y yo entramos en la cafetería, y mi estómago se vuelve como de costumbre, peroesta vez no tiene nada que ver con la comida. Gabriel está en mi asiento al lado de Taylor yRiley. Cierro los ojos, con la esperanza de que cuando los abra él se irá —un producto de miimaginación. Pero, por desgracia, sigue ahí, todo brillante y lleno de vida. Pienso enempujarlo con mi poder, quizás golpear su silla para que se caiga de culo, pero unempujoncito no va a tocar a Gabriel. Siento el crepitar de la electricidad por encima de mipuño cerrado, que está empezando a brillar de color rojo, y vuelvo a llamar a mi magiaantes de que nadie lo note.Los ojos de Frannie brillan, entonces ella me mira, se encoge de hombros, y camina hastanuestra mesa, dejando caer la mochila en el suelo, deslizándose en el asiento junto aGabriel. Tira la silla hacia su lado, demasiado cerca. Él me dispara una mirada de triunfo yse mueve para poner su mano en la espalda. Yo estoy allí en un instante, golpeando sumano. Me siento en la silla al otro lado de ella, más cerca de lo que normalmente lo haría.Voy a tener que tomar el riesgo de que mi calor sea demasiado para ella. De lo contrario, eltramposo Gabriel la habrá marcado al final del almuerzo.Taylor y Riley están fuera de sí. Por lo menos es un poco de distracción. Eso será útil.—Voy a almorzar. ¿Alguien más está hambriento? —Frannie dice, y veo sus pies girarse ypatear a Taylor en la rodilla.—Oh… sí, está bien —dice Taylor y agarra el brazo de Riley. Las tres serpentean hacia la filadel almuerzo, Taylor mirando hacia atrás por encima del hombro durante todo el camino.Miro ceñudo a Gabriel. —Tienes que parar esto. Vas a hacer algún daño grave. 57 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Esto es la guerra, Lucifer. Todo vale.—Así que, ¿tu lado recurre a romper las reglas, entonces? Debido a que parece tan fuerade lugar.—¿Vas a predicarme sobre moral a mí? —Se ríe, una fuerte y sardónica risa—. Oh, esto esespecial. Además, yo no estoy rompiendo ninguna regla.—Tal vez no técnicamente… simplemente no quiero dañar a Franny. —Sí… cierto. Es por esoque estoy tratando de arrastrarla al abismo para una eternidad de dolor y tortura.Obviamente, se da cuenta de lo absurdo que suena, porque sólo me mira fijamentedurante un largo minuto antes de responder. —Ya sabes, te creo. Wow… —El siguemirándome, y yo a él.Frannie deja caer su bandeja de comida en la mesa con el ruido metálico de los cubiertos yse desliza en su asiento entre Gabriel y yo, rompiendo nuestra mirada.—Por lo tanto, ¿están actualizándose chicos? —dice amablemente, como si no fuera obvioque Gabriel y yo nos desgarraríamos en un segundo si la oportunidad se presentara—.¿Cuánto tiempo hace que no se ven el uno al otro?Cuatro siglos. —Un tiempo —digo, mirando a Gabriel de nuevo.Riley y Taylor se nos unen con un movimiento estrellando las bandejas, batiendo laspestañas, lamiéndose los labios, y moviendo el cabello.—Por lo tanto, Gabe —dice Riley, empujando a Taylor con el hombro por una mejorposición frente a él—. ¿De dónde eres?Gabriel la mira y sonríe. —El cielo —responde. Es obscena la forma en que se iluminacuando realmente se enciende. ¿Nadie mira lo suficientemente cerca para ver que esebrillo es algo más que su personalidad chispeante? 58 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTaylor le pega con el codo a Riley y murmura: —No me digas. —Antes de mirar radiante aGabriel y preguntarle—: El cielo, ¿dónde? ¿Es como, Montana o algo así?Gabriel asiente con la cabeza, sin dejar de sonreír. —Algo como eso.Taylor y Riley se ven un poco aturdidas, obviamente, la distracción es el plan ya que losángeles no puede mentir.—Así que te fuiste del Cielo directo al Infierno. —Taylor se ríe.La mirada de Gabriel se dispara hacia mí. —¿El infierno? —dice, sus ojos estrechos.Taylor se inclina sobre la mesa. —Sí, Preparatoria Hades… ¿lo tienes?Se mueve en su asiento y apoya un brazo sobre el respaldo de la silla de Frannie,mirándome con una media sonrisa sardónica en el rostro. —Es mucha ventaja ser local.Frannie se desplaza cerca de él, y siento mi subida de tensión. Respiro de nuevo y me inclinohacia ella. —¿Quieres reunirte el domingo? Podemos trabajar en las próximas líneas deinglés —digo con mi voz baja y persuasiva al oído.—Lo siento, tengo la iglesia y luego me voy a casa de mi abuelo el domingo. ¿Qué tal elsábado?Yo debería haberlo sabido, pero aún así duele. Gabriel estaba hablando con Riley y Taylor,pero veo su sonrisa ampliarse, añadiéndose al dolor. Hijo de puta engreído. Vierto miencanto, sin poder, sin embargo. —¿No puedes perder un domingo?Ella sonríe como disculpándose. —Nunca has conocido a mis padres, pero estoy seguro deque has visto en la televisión: ¿el Papá y la Madre Superior?—Eso es malo, ¿huh? 59 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—En realidad, no. Ellos realmente no son tan malos.La sonrisa de Gabriel se ensancha. Frannie¿Cómo explicar a mi familia? No es que me den vergüenza ni nada. Conozco a un montónde chicos diecisiete años de edad que no hacen más que quejarse de sus familias. En sumayor parte, la mía está bien. Solamente que es muy religiosa. Pero yo soy una especie deoveja negra. —Digamos que no siempre estoy a la altura de sus elevados estándaresmorales.Una sonrisa se extiende por la cara de Luc, y dispara una mirada por encima del hombro aGabe. —Me gusta cómo suena eso.Ahora mi cara se está quemando. —No es realmente tan interesante. Mis hermanas acabande hacer un mejor trabajo acatando las reglas que yo.Las cejas de él se levantan. —¿Mary, Mary, Mary, y Mary?Es un idiota. —Sí.—¿Son mayores o menores?—Dos mayores y dos menores.—No he visto a nadie que se te parezca por estas aulas…—Mis hermanas no vienen aquí.—¿En serio…? 60 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSAsí que, aquí es donde se pone un poco embarazoso. Taylor me sonríe a través de la mesa,y siento que me patea por debajo de ella. Perra.Apuñalo un tomate cherry con el tenedor, enviando un chorro de jugo de tomate y semillasen un charco viscoso en la mesa de color vomito. —Fui como echada de la EscuelaCatólica.Se ríe a carcajadas. —Oh… definitivamente me gusta cómo suena eso. —Su sonrisa es deltipo que pone mi corazón a farfullar un poco, y sus ojos revolotean a Gabe.—No es tan malo como parece, de verdad —le digo a la defensiva—. Sólo unas pequeñascosas, pero ellos tienen esta cosa de la, tolerancia cero, allá…Taylor no puede contenerse. —Ella es una objetora de conciencia.Luc me mira. —¿Para la guerra?—Para la religión católica. Hacia demasiadas preguntas en clase de religión —dice Taylor.Levanta una ceja. —¿Sobre…?Miro a Taylor. —Nada.—Yo sinceramente dudo que echen a los estudiantes de la escuela por preguntar “nada”.—Solamente tuve algunas preguntas acerca de Dios.Se inclina hacia mí con atención, el codo apoyado en la rodilla, y sus ojos arden. —¿Deverdad lo crees? ¿Toda la cosa de Dios?Me imagino a Matt en su ataúd. No en la forma en que realmente se veía, estoy segura,porque nunca lo vi. Estaba demasiado enferma para ir al velorio o funeral. La imagen queme persigue es la que vi en mi cabeza antes de que cayera. Empujo hacia atrás la imagen, 61 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSjunto con la tristeza insondable que está tratando de salir del pozo profundo donde lamantengo bajo llave, y trato de imaginar esa cara de siete años de edad, ahora, a losdiecisiete años.—Todavía estoy trabajando algunas cosas. —Las palabras pasan por mi apretadagarganta, sonando un poco ahogada. En realidad, lo único en lo que estoy trabajando escomo decir la verdad en voz alta. No hay Dios. No puede ser. Porque si no tendría queodiarlo. Es más fácil no creer.—Tú crees —interviene Gabe, como si leyera mi mente.Lo miro. —No tienes idea en lo que creo.Toma mi mano y traza con sus dedos mi línea de vida, y un escalofrío recorre mi columnavertebral. —Tengo una idea o dos —dice, sus ojos azules mirando los míos. Y de repenteestoy segura de que está viendo a través de mí —viendo todo. Arrastro la respiración y mirohacia otro lado, a Luc.La preocupación oscurece su rostro brevemente, pero se borra con la misma rapidez. Luegopregunta: —¿Y el otro lado? —Con un destello de sus ojos y la anticipación en todo surostro—. ¿No crees en el diablo? ¿El infierno?Veo su mirada muerta. —Sí.Gabe suelta mi mano. —Bueno, eso es difícilmente justo. —Oigo la sonrisa en su voz, pero nome vuelvo a mirarlo, porque no voy a arriesgarme a ser capturada por esos ojos de nuevo.Los ojos negros de Luc tienen una llamarada de color rojo, y su sonrisa se ensancha amedida que se relaja en su silla, cubriendo con su brazo la espalda de la mía.—Excelente. ¿Así que quedamos para el sábado?—¿Mi casa? 62 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMmm… esa sonrisa me está matando. Pero más vale prevenir que curar. —¿Qué hay de micasa?—¿Con el Papá, la Madre Superior, Mary, Mary, Mary, y Mary? Suena divertido —dice.Ruedo los ojos. —Sí, un montón de diversión. 63 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 5 DEcIDO FIrMeMente Traducido por Aishliin Corregido por Kanon ♪♫♪ LucM e siento en el suelo de mi oscuro apartamento golpeando la pared con la parte posterior de mi cabeza y miro a los murciélagos que vuelan en el crepúsculo más allá de mi ventana. La canción Wish You Were Here de Pink Floyd sacude mishuesos.Nunca me he obsesionado con una marca antes, pero llevo toda la semana viéndola conGabriel y he sentido cosas que ni siquiera tengo palabras para definir. Lo único que sé esque lo quiero muerto. Él me tiene completamente nervioso, y dudando de mí mismo, tengoque ejercerme una restricción muy fuerte para no subirme a mi Mustang y cargar a la casade Frannie ahora mismo.¿Qué haría cuando llegara? Yo sé lo que me gustaría hacer… lo que he estado pensandoen hacer desde el día en que nos conocimos.¿Qué pasa si Gabriel está ahí? Me lo imagino haciéndole a Frannie lo que yo quiero hacerlea Frannie y siento una punzada de... ¿celos? ¿En serio?Pero yo sé que él nunca haría eso, ya que sólo funcionaría a mi favor. Él no está aquí por elcuerpo de Frannie. Él está aquí por su alma: lo mismo que yo. ¿Y qué pasa si simplementedeja marcada su alma en este momento? Podría ir un poco... sólo para asegurarme que noesté allí...Golpeo mi cabeza contra la pared. 64 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS¿Y si él está allí? ¿Qué pasa, entonces?Me imagino a mí mismo cayendo en picado, como Batman, arrancando su cuerpo mediodesnudo de los brazos de Gabriel sólo en el último momento.Por lo tanto, ¿eso es lo que quiero hacer? ¿Salvarla de un ángel desagradable?En el silencio de entre las canciones, me sorprendo por el sonido de mi propia risa sardónica.¿Qué tiene esa chica? Ella es sólo una niña. Nada especial. Sólo un objetivo. Y el objeto demis fantasías.Golpeo mi cabeza más fuerte.Cierro los ojos y saco su cara de mi mente. La cambio por la de mi jefe, Beherit, el GranDuque del Infierno y la cabeza de Adquisiciones. Me concentro en el pensamiento de loque él me hará si yo fallo, con la esperanza de que el miedo le gane la batalla a mi deseoobsesivo.Y casi funciona. Siento el miedo frío, negro, como una serpiente que hace su camino através de mis entrañas cuando me imagino a mí mismo de rodillas ante Beherit y el ReyLucifer, a la espera del juicio. Sin embargo, cambio del temor a la desesperación cuandopienso que si mi existencia termina ahora, yo nunca sabré qué se siente al tocar a Frannie, albesarla, al estar con ella.Golpeo mi cabeza contra la pared.De repente, tengo que saber por qué Frannie es tan importante… cuáles son sus planespara ella. Pero yo no lo sé y nunca lo sabré. Beherit es paranoico y mantiene sus cosascerca de él.Golpeo la pared con la parte de atrás de mi cabeza. Céntrate. Las cosas van bien. Los otrosque estaban en Adquisiciones, no fueron capaces de encontrarla. Yo lo hice. El resto de mitrabajo debería ser fácil, con Gabriel o sin Gabriel. Él es sólo un pequeño inconvenientemenor. Él parece estar en la cima, con la fuerza, con su poder, pero no. Él en realidad no 65 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSpuede hacer nada sin volverlo a mi favor. Pero la imagen de él... con ella... así, se arrastrade nuevo en mi cabeza y siento que mi interior da un vuelco. Cambio la imagen a yo... conella... de esa manera... y siento otras cosas moviéndose dentro de mí.Mañana. Yo, la tendré mañana.Me levanto costosamente del suelo y serpenteo al cuarto de baño, donde me quedomirando a la ducha. ¿Cómo funciona esta cosa de todos modos? Me vuelvo hacia unmando y al principio el agua que sale de la pared es genial, pero luego se hace máscaliente. Eso es malo. Cierro uno y coloco el otro a todo volumen. Lanzo mi ropa lejos, y memeto dentro del agua helada.Céntrate, Luc. Frannie—¿Por qué en tu familia nunca hablan de tu hermano? —Taylor quitó el polvo del cristal dela foto con la manga antes de ponerlo de nuevo en mi aparador. Es en la que estoy en elgaraje del abuelo, con la cara llena de grasa, haciéndole unas orejas de conejo a Matt,detrás de sus rizos arenosos. Él está fingiendo que me golpea en la cabeza con una llave.Teníamos siete años. Era la semana antes de su muerte.Me oprimo en mi silla de escritorio y trago el nudo que se ha formado en la parte posteriorde mi garganta, y que amenaza con cortarme la vía aérea.—No hay mucho de qué hablar. Fue hace mucho tiempo.—Pero —dice, mirando hacia atrás a la foto—, eso tiene que ser duro.—Es un asco, ¿de acuerdo? ¿Podemos hablar de otra cosa?Alza sus cejas y levanta la mano. 66 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Lo siento.Respiro profundamente y bajo mi cabeza.—Tay, lo siento. Sin embargo, es un asco, y no hay mucho de qué hablar. Fue unaccidente... —En cuanto lo digo, mi garganta se cierra por completo. Empiezo a tomar aire,pero las estrellas en frente de mis ojos son cada vez más brillantes, hasta que yo estoysegura de que me voy a desmayar.—Jesús, Fee. —Taylor corre a mi lado.Me agarra el hombro cuando se arrodilla conmigo.—Yo estoy... bien —jadeo.Ella tiene una idea.—Voy a llamar a tu mamá.—¡No! —Yo abrazo mis rodillas con las manos y trabajo para meter aire en mis pulmones.Sacudo la cabeza mientras las estrellas se desvanecen—. Estoy bien, de verdad.—¿Qué fue eso, asma o algo así? ¿Cómo es que yo no sé qué tienes asma?Hay muchas cosas que no sabes de mí.Echo un vistazo atrás hacia el cuadro de Matt, mientras trabajo para regular el aire queentra y sale, y luego miro Taylor y me encojo de hombros.—Lo siento. —Me vuelvo hacia mi libro de cálculo en el escritorio.Taylor me mira un instante más. 67 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Estás segura de que estás bien?—Sí.Ella se extiende en el piso de mi dormitorio, se concentra sobre su libro de cálculo y masticala goma de borrar de su lápiz.—Así que, ¿cómo te las arreglas para conseguir que los dos chicos más populares en deluniverso sean tus compañeros de ensayo y laboratorio?No miro hacia arriba.—No lo sé, el karma supongo.—Y ahora están cayendo a tus pies. Yo no lo entiendo. Es como si te convirtieras en laantigua Paris Hilton.—Nadie está cayendo a mis pies. —Me burlo, pero la verdad es que tiene razón. Sí queestán cayendo un poco a mis pies. Y el resto de la verdad es que me gusta.Yo unto de pegamento la parte posterior del recorte de revista que acabo de cortar,intentando ocultar mi satisfacción, y me estiro para pegar un parche naranja encima de mitocador. Taylor se levanta y saca un puñado de sharpies de su bolso. Ella se acerca ainspeccionar la imagen de la Mona Lisa que acabo de pegar en la pared. Me dispara unasonrisa maliciosa por encima de su hombro y escribe: “Mona Lisa”, con tinta azul oscuroencima de ella y luego garabatea debajo: “tiene que echar un polvo”—Tu habitación está casi para repintarla —dice ella, mirando por encima de su hombro elresultado de mis últimos años de arte mientras se sienta otra vez en la alfombra.Casi cada centímetro de la pared está cubierta con alguna imagen al azar, desde caras,flores a muebles, la mayoría de los cuales llevan algún comentario escrito por Taylor o Riley.Cada pocos años nos tomamos un viaje a la tienda de pintura “Verdadero Valor” ypedimos todo lo que van a tirar, para luego traerlo de vuelta y poner los rodillos en mis 68 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSparedes. El último grupo aparece de color naranja mandarina, borgoña, gris oscuro, rosapétalo, verde Gumby y azul huevo de petirrojo, que están ahora cubriendo mi habitaciónpor trozos. Tiene que haber por lo menos seis capas de papel y pintura por ahora.Me siento otra vez en mi escritorio, bajo la ventana y la miro por encima de mi libro decálculo.—Creo que podría soportarlo. Me iré a Los Ángeles en el otoño, y no quiero venir a casa dela universidad y ver las paredes de un deprimente blanco.—Supongo... entonces, ¿vas libre a uno de esos chicos, o qué?No levanto la cabeza de mi libro, y respondo con sequedad.—¿Cuál te gustaría, Tay?—Luc.—¿Qué?—Tú me preguntaste cual quería. Luc.Respiro de nuevo, encendida por los celos. Sabía que esto iba a suceder.—¿Y qué pasa con Marty?—Es lindo y todo eso, pero si es entre él y Luc... ni me lo pienso.—En serio... ¿Por qué?—No lo sé. Supongo que es el misterio. Y los piercings —dice, moviendo el anillo a través dela comisura de su labio—. Y parece un poco peligroso, me gusta. Es como si cualquier cosapudiera pasar cuando estás con él. 69 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Supongo.—Pero por alguna razón desconocida, creo que está realmente loco por ti. —Sacude lacabeza con una sonrisa, luego sumerge la mano en su mochila sobre la cama y la saca conun cuadrado de papel de aluminio de dos pulgadas atrapado entre sus dedos índice ycorazón—. ¿Sabes qué hacer con él? —Con un giro de muñeca, manda el preservativovolando por la habitación, me pega en el hombro y cae al suelo a mis pies.Sé exactamente qué hacer con él. He estado practicando en mis sueños.—Lo que sea —digo, poniendo los ojos en blanco.Ella resopla.—Creo que lo tendrías más fácil intentando sacudir a Gabe.Mi puerta se abre, y mi mamá está de pie allí con dos vasos de leche, como si tuviéramostodavía ocho años.—¿Quién es Gabriel?Taylor forma una sonrisa cuando escondo el preservativo entre el suelo y mi mochila.—Sólo un chico en la escuela —de digo, enderezándome en la silla.Mamá sonríe.—Deberías traerlo por aquí. Me encantaría conocerlo.Siento que aumenta el calor de mi cara y espero no estar tan roja como creo que estoy.—Él es realmente sólo un amigo, mamá. 70 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Me encantaría conocer a tus amigos —dice ella, mientras nos entrega la leche y alisa sufalda.—Tengo un amigo diferente para venir a estudiar mañana.—¿Ah, sí? ¿Cómo se llama ella?—Él. Su nombre es Lucas. —Ignoro la sonrisa de Taylor.—Bueno, bueno. Esperaré para conocerlo. —Ella le sonríe a Taylor—. Tengo galletas dechocolate en el horno. Dejen un poco de leche y las traeré en unos pocos minutos.—Gracias —digo, mientras se gira y sale, cerrando la puerta detrás de ella y dejando unaestela de un tenue aroma a jazmín.Taylor sonríe.—Tal vez deberías llevar a casa a Gabe, también. Deja que tu mamá te ayude a decidir.Ella se quedaría con Gabe seguro. Él da una sensación más tranquila.—Dejando a Luc para ti. Qué conveniente.La verdad es que Gabriel da una sensación más sana, pero que no habita en mis sueños, yaque los de él acaban siempre igual: como sueños con Luc. Siento que mis mejillas se vuelvenrojas sólo de pensarlo.El cosquilleo de la emoción a través de mí es seguido por una sensación vertiginosa de dejávu. Hemos tenido conversaciones como esta antes, y yo siempre podía contar con queTaylor evaluara al hombre. Me golpea como un rayo, porque siempre he tenido eso encuenta. Ella ha sido mi red de seguridad. Ella siempre acaba con el chico. Lo dejo… quieroque ella los tenga. Sólo un hombre ha conseguido pasar a través de dichas redes y resultóser un poco peligroso... para mi corazón, y aún lo es. Ryan. 71 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo sé lo que es diferente, pero yo no quiero que consiga otro hombre esta vez. Ninguno deellos.Ella se tira sobre la cama y suelta un suspiro apagado.—Así que vas a mantener a los dos —dice ella, como si hubiera leído mi mente.—Tal vez. —Otra onda de emoción pasa a través de mí en mi revelación. Los quiero y no selos estoy dando a Taylor esta vez. Yo enmascaro mi sonrisa con un bostezo.Ella levanta la cabeza y me mira.—Sí, lo que sea. Solo hay que tener preservativos a mano.El olor flotando debajo de mi puerta me hace agua la boca un minuto completo antes deque mamá se presente con un plato lleno de galletas calientes y pegajosas. Taylor y yo lassoplamos y las untamos en la leche. Cuando terminamos con nuestros deberes de cálculo,nos dirigimos abajo.—¡Mamá! Me voy a la casa de Taylor —le grito mientras camino hacia la puerta.Ella mete la cabeza por la puerta de la cocina.—Está bien. No tardes.Salimos al fresco de la noche, y Taylor lanza su brazo alrededor de mi cuello.—¿Sabes? He oído como Reefer le decía a Trevor que vas a volver a Roadkill.Ruedo los ojos en blanco.—No creas todo lo que oigas. 72 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSus labios se estiran en una sonrisa maliciosa.—Reefer es tu opción más inteligente, ya sabes… un friki del Guitar Hero. Él te quiere devuelta porque él sabe que nunca conseguirá a nadie mejor que tú.—Gracias, Tay.—Lo digo en el buen sentido —dice riendo—. Pero, en serio, él nunca te hará daño.Deberías pensar en ello.Yo la fulmino con la mirada.—No va a pasar. De todos modos, me voy para la universidad en septiembre, así que notiene mucho sentido… remontar la banda, quiero decir.—Entonces, ¿estás segura acerca de la UCLA? Porque todavía puedes ir al Estado con Rileyy conmigo. No es demasiado tarde para cambiar de opinión, ya sabes —dice ella.Miro hacia la calle de Taylor. No hay alumbrado público a lo largo de ese tramo de laCarretera Amistad, por lo que está iluminada sólo por las linternas puestas en patiosdelanteros y la luz plateada de la media luna.—UCLA tiene el mejor programa de relaciones internacionales en el país. Tuve una gransuerte al entrar. Además, la beca académica completa que me dieron hace que sea unpoco difícil decir que no.—No sé por qué piensas que el trabajo es salvar al mundo.—Si nosotros no salvamos las selvas, ¿quién lo va a hacer? Además, tú sabes que yo nopuedo quedarme aquí.Ella se ve herida. 73 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Por qué? ¿Qué hay de malo aquí?Yo engancho mi brazo por su cintura mientras cruzamos la calle y llegamos a la acera. Elbarrio está tranquilo a excepción del cocker spaniel de los Coopers, Crash, que estámetiendo la nariz a través de un hueco en la cerca y montando una histeria cuandocaminamos por delante de su casa.—Nada, excepto que si me voy al otro, mis padres esperan que yo viva en casa. Además,Mary y Kate están ahí. Tú me conoces. Pensé que realmente tengo que hacer algodiferente. —Nos deslizamos por delante de las casas, que son iguales en el exterior, en unanoche tranquila.—Tú no es el tipo de LA, Fee. Te comerán viva. En realidad, yo soy del tipo de LA —dice ella,pasando su mano por sus puntas de color rosa.—Deberías venir conmigo. Sería guay. Tay y Fee, arrasando en LA.—Sí —dice ella tristemente, y luego me siento mal, porque para Tay, es el Estado o nada. Supadre ha estado sin trabajo durante más de un año—. Ni siquiera estoy segura de poder ir alEstado. Si no me pueden dar unas pocas becas, no va a suceder.—Bueno, tal vez pueda venir a visitarte, como, por vacaciones de primavera.—Sí, tal vez. —Ella suspira profundamente y mientras camina su mochila le va dando golpesen el hombro. Su cuerpo se tensa bajo el brazo—. Tenemos que irnos de nuestra casa.—¿Qué?—Tenemos que mudarnos.—¿De qué estás hablando? 74 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Estamos buscando un apartamento. —Rápidamente se enjuga una lágrima que seescapa de sus ojos a medida que doblamos la esquina en su calle.—Oh, hombre. —Mi estómago se aprieta—. Tay... No sé qué decir.—No hay nada que decir... salvo a cuál de los chicos vas a elegir —dice con una sonrisadébil.—Jesús, Tay. Hay cosas más importantes de las qué preocuparse, ¿no te parece?—Tal vez, pero quiero preocuparme por esto. Entonces, ¿cuál?—Cállate.—Cuando me des un nombre. Luc o Gabe —dice ella, dándose una vuelta y agarrándomedel cuello.—No seas ridícula.—Nombre. —Me aprieta la parte de atrás de mi cuello.—¡Basta!—Nombre. —Ahora ella me sacude.—¡Muy bien! Luc. —No estoy totalmente segura de sí lo dije porque lo prefería a él, o porqueTaylor dijo que lo quería.—Maldita sea, ¡eres cruel! No podía ni siquiera obtener el voto de simpatía —dice ella, perome sorprende atrapándome en un abrazo. Mientras me empuja adelante de la puerta seforma una sonrisa sugerente en sus labios. 75 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Infórmame de todo lo que pase con Luc mañana. —Levanta una ceja—. Quiero detalles—dice con una sonrisa lasciva. Sube por la escalera, y oigo a su padre gritando en el fondoantes de que se cierre la puerta detrás de ella.Me paro en los escalones de la entrada de Taylor a la luz de la luna durante un largominuto, mirando las constelaciones girando sobre mi cabeza. Aparte de Crash ladrando porla calle, el barrio está inquietantemente tranquilo esta noche.Tiene que haber algo que pueda hacer para ayudar a Taylor. Me siento mal cuando piensoen su familia echada a patadas de su casa. Ha vivido aquí toda su vida. Tal vez la iglesiapuede ayudar. Tiene que ser buena para algo. Lo hablaré con papá.Estoy pasando por delante del porche cuando la puerta se abre y sale Trevor disparado,chocando contra mí y enviándome hacia abajo por las escaleras del porche.—Jesús, Frannie —dice sorprendido, agarrándome del brazo para estabilizarme.Yo le echo un vistazo.—¿Dónde está el fuego?—Lo siento —dice y empieza a dar marcha atrás hacia el camino de entrada. Le seguí.—¿Estás bien?Él mira con recelo a la casa y gira, caminando rápidamente hacia la calle.—Sí. Sólo tenía que salir de allí. Pienso en ir con Riley —dice, y una sonrisa melancólicaaparece en sus apenas peculiares labios.—Así que, ¿cuándo se lo van decir a Tay?Su expresión melancólica se convierte en ansiedad y sus ojos se disparan a los míos. 76 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Ni siquiera queremos pensar en ello.—Yo no voy a decir nada. Pero tú deberías. Y es mejor que no te atornilles con Riley.Se detiene y me mira a los ojos.—No lo estoy —dice mientras su mirada se ablanda. Luego sonríe y empieza a caminar denuevo—. Pero hablando de atornillarse con la gente, ¿qué pasa contigo y Jackson? Él nohace más que babear por ti todo el día. Es totalmente patético.—No estoy atornillada con él. Le digo cada vez si me puede dejar vivir mi infierno sola.—Señales mixtas —dice.—¿Qué parte de “piérdete” es lo confuso?—La parte que parece que estás escondida en un armario. —Él sonríe y me da un codazoen el hombro.Me estremezco.—Todo el mundo comete errores. ¿Me ayudarás?—Pensaré en ello. —Él me dispara una mirada de soslayo—. ¿Tiene Reefer incluso una solaoportunidad de volver contigo?Sonrío a mi pesar.—Por desgracia, no.—Lo suponía. Todavía está locamente enamorado de ti, ¿sabes? 77 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSY ese es el problema. Él piensa que me ama. Me encojo de hombros.—Él despertará un día y se dará cuenta de que era una locura temporal.—Estás hecha toda una rompecorazones —dice con una sonrisa y mira por encima delhombro mientras se vuelve a cruzar la calle hacia la casa de Riley.Me pongo las manos en los bolsillos para protegerme del frío que se arrastra en el aire de lanoche y veo a mis pies arrastrándose por la acera hacia la esquina, sonriéndome a mímisma. Tal vez Riley finalmente ha encontrado a “El Único”. Lástima que no vivirá losuficiente como para disfrutarlo, porque Taylor los matará a los dos.A medida que serpenteo por la calle con poca luz, pienso en por qué fue el nombre de Lucel que solté bajo presión. Gabe es magnífico por cierto, y sólo pensar en él hace que sientaun cosquilleo en lugares que nunca admitiré. Es el sueño de cualquier niña... Dios sabe queha estado en un montón de los míos. También es claramente la opción más segura, porqueLuc parece más como si pudiera ser la pesadilla de cada niña. Aparte de que su cuerpo(los sueños que tengo con él me avergüenzan incluso a mi), y esa cara, irradia energíaoscura. Me asusta, pero también me atrae cuando habla, igual que el canto de una sirena,me abraza y no me deja ir. Una chica perdería el control con él… pero yo no lo hago.Nunca.Así que tal vez es por eso que salto cuando giro la esquina y veo el Shelby Cobra negroestacionado en la calle a unas pocas puertas más arriba de mi casa. Voy a la deriva por lacalle y cruzo, con ganas de seguir caminando… para llegar a ese Mustang y echar unvistazo dentro.No puede ser él, me digo a mí misma. ¿Qué estaría haciendo aquí? Estoy obsesionada. Estoes malo. Y probablemente la razón es que, cuando estoy sana, voy con chicos como TonyRiggins y su calculadora gráfica. Es difícil obsesionarse con una calculadora gráfica.Pero es fácil obsesionarse con un hombre increíblemente hermoso con ojos misteriosos.Es por eso que estoy de pie en medio de mi patio delantero mirando ese coche. Sacudo la 78 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERScabeza, respiro profundo, y avanzo una franja a través de la hierba húmeda de mi puerta.Pero no me atrevo.Me obligo a abrir la puerta y deslizarme en el interior antes de hacer algo realmenteestúpido. LucTaylor. Taylor está aquí —no Gabriel. Sálvame Satanás, me estoy poniendo paranoico.Céntrate, Luc.Sacudo la cabeza para despejarme y comienzo a tomar la llave. Pero de repente, antes deque pueda darme cuenta, estoy siendo empujado a través del espacio en una carreravertiginosa. Me trago de nuevo la bilis que aumentó en mi boca por el temor y cierro los ojoscontra el vértigo. Sólo hay dos seres en el reino infernal que me pueden convocar de estamanera.Tiene que ser Beherit.Pero cuando mis pies pisan la tierra dura y lisa, y abro los ojos, mi pánico es pateado a unnivel superior. No es mi jefe, como yo esperaba. Estoy en el castillo Pandemonium. Delantede mí está tallado el trono del Rey Lucifer en obsidiana negra, en lo alto de su tarima en elcentro de la sala cavernosa encerrada por una cúpula.Está vacío.Miro a mi alrededor para ver si hay alguien, pero la multitud de velas flotantes que sereflejan en las paredes lisas de obsidiana negra no revelan a nadie. Estoy solo. Estoycompletamente inmóvil y dejo que el fuerte olor a azufre, me calme. Pero cuando oigo susilbido bajo susurrando en mi oído, salto de todos modos.—La has encontrado. —No es una pregunta. 79 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSReflexivamente, me dirijo a mirar detrás de mí. No hay nadie. Pero entonces siento… Sumirada. Me vuelvo hacia Él mientras se cierne por encima de mí, cerca del techoabovedado. Soy cuidadoso de no mirarle directamente, pero puedo ver sus inmensas alasnegras de murciélago que están latiendo a un ritmo lento, mientras Él baja al suelo. Caigosobre una rodilla, con la cabeza inclinada.El suelo de obsidiana pulida refleja su imagen: inmenso vapor, similar a una piel negra comoel cuero que parece absorber toda la luz y luego irradiarla en Su cara afilada, y angular através de Sus brillantes ojos verde gato. Sus cuernos retorcidos rojo sangre están rodeadosdentro de una corona de oro con pinchos. Cuando Sus pies con garras tocan el suelo,pliega sus alas y avanza lenta y silenciosamente hacia mí, como una pantera que seacerca a su presa.—Sí, mi señor —le respondo.—Y, ¿estás seguro de que es la que buscamos? —Su silbido envía hielo a mi columnavertebral, a pesar del calor del Infierno, unos dos mil grados.Es sólo en este segundo, frente a la pregunta, cuando me doy cuenta de que no tengonada que ofrecer como evidencia de que Franny es El Elegido. Siempre he confiado muchoen el instinto, y mi instinto nunca se ha equivocado. Ahora no sería un buen momento paraque lo hiciera.—Sí, mi señor. —Yo sofocó la repentina urgencia de preguntar por qué Él la quiere tanto.Al pasar a pocos metros de mí, siento el crujido de la electricidad (Su poder), que pasaentre nosotros como un millar de rayos diminutos. Mi propia energía sube con la tensión.—Levántate. —Me manda, y yo no tengo más remedio que hacerlo. Veo como sube lasmuchas escaleras al trono alto y se lanza a él, transformándose en su forma natural dehumano (muy Zeus): cabello largo y barba blanca, rostro fuerte, angular y largas túnicasrojas encubriendo su más potente construcción. Pero sus ojos verdes de gato que brillanintensamente no cambian. Yo siento como me estudian.—¿Cuánto tiempo? —Ladra profundamente en voz alta, cambiando su forma. 80 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—No mucho, mi señor. —No hay necesidad de compartir que Gabriel se convierte en unainterferencia y, posiblemente, alargará un poco el tiempo.—Excelente. —Hay un momento en silencio, y yo tengo la esperanza de ser despedido, perosiento una creciente sensación de inquietud cuando sus ojos se clavan en la parte superiorde mi cabeza inclinada—. Lucifer... —dice Él pensativo—. Creo que has sido subestimado.Beherit se resiste a darte el crédito que te mereces, pero creo que has sido un valioso activoen Adquisiciones.Se hace una pausa de nuevo, y me encuentro cada vez más incómodo, sin saber a dóndequiere llegar. Por último, Él está teatral y hace su camino de regreso por las escaleras, conlas largas túnicas de color rojo que fluyendo detrás de Él, aunque si quisiera, podría bajar enmenos de un latido de corazón si él lo decide… hasta que está de pie delante de mí. El malirradia fuera de Él en olas, saturando mi mente con ideas oscuras y opacando micapacidad de pensar por mí mismo.—Mírame, Lucifer.Incluso si yo quiero, no puedo desobedecer. Levanto la cabeza y le miro a Sus ojos de colorverde oscuro, preparándome contra la fiebre repentina de la energía con la que meescudriña. Una sonrisa atroz se extiende en su rostro mientras las ondas de energía pasan através de mí.—Sí. Justo como yo pensaba. —Me da la espalda.Mis piernas se suavizan, y estoy casi al punto de caer cuando Él me libera.—Tengo necesidad de un poco de sangre nueva en mi consejo, Lucifer. ¿Te atrae unaposición en mi consejo? ¿Tal vez, cabeza de Adquisiciones?Es un trabajo mantener mi cara plácida (sin expresión), mientras lo proceso. El jefe de mitrabajo. Es lo que yo quería, lo que todas las criaturas con orgullo quieren. Así que, ¿por quésiento terror ante la perspectiva de estar en el consejo… bajo su control constante? ¡No!—Sí, mi señor. 81 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Será su recompensa, entonces, cuando la traigas a mí. —Pasea un amplio círculo y sedetiene detrás de mí. De repente, suena cansado—. ¿Tienes alguna idea de cuan tediosoes estar siempre en segundo lugar?No hay respuesta a eso, y Él no está esperando una. Estoy inmóvil como una piedra y esperoa que vaya al grano.—Desde el principio, el Creador ha tenido todo el poder. —Todos mis pelos se ponen depunta con sus subidas de tensión y su voz creciendo hasta su auge habitual. Él continúa sucírculo y se detiene frente a mí. La rabia está grabada en profundas arrugas entre Sus cejascompletamente, blancas—. Es mi turno. Esta es mi oportunidad. Esta será la última vez quevoy a estar por debajo de él. No tendremos que acatar sus reglas por más tiempo. ¡Por fintendré el lugar que me corresponde! —El suelo tiembla con el auge de su voz, y una de lasmuchas gárgolas de mármol blanco que rodean el estrado se derriban.Sería inútil (y peligroso) señalarle que en el comienzo de la razón, Él estuvo de acuerdo conlas normas del Todopoderoso. Cuando ambos estaban en su sano juicio, Él y elTodopoderoso reconocieron la necesidad de equilibrar el universo. Sin el atractivo de losCielos y la amenaza del Infierno, la humanidad se hundiría en las profundidades de ladepravación, donde se destruiría a sí misma, haciendo que tanto el Cielo y el Infierno notuvieran sentido. Por desgracia, la cordura del Rey Lucifer ha sido cuestionable durante eltiempo de mi existencia.Sus ojos verdes se oscurecen al negro y, en su rabia, su verdadera forma bailapeligrosamente cerca de la superficie, brillante y asomándose a través de su cáscarahumana como un espejismo. Pasea otro círculo.—Etiquétala tan pronto como sea posible. Los otros. —Mastica la palabra como un pedazode pizarra—. Van a ir por ella también. La necesito, Lucifer. No me decepciones.Los otros ya han llegado… en forma de Gabriel.Él se da vuelta en un ademán ostentoso con Sus túnicas, y me golpea como una montañarusa de nuevo, cuando soy despedido. 82 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEstoy pronto de vuelta en mi coche, esperando a que el vértigo se aclare. Cuando meacuerdo de donde estoy, veo un poco de luz en la derecha, la ventana del segundo pisode casa de Frannie. Todavía estoy viendo como ella empuja la cortina y se asoma a lanoche, hacia mí. Ella deja caer la cortina y se retira a su habitación.Cuando se me aclara la cabeza, giro la llave y salgo del barrio de Frannie, con la certezade que ella pertenece al Infierno, y pronto. No voy a fallar. Me pregunto sin hacer nada, loque mi jefe podría haber hecho para enojar al rey, tan grave que está siendo reemplazado,pero yo muevo la cabeza, y no me preocupo por eso en este momento. Una cosa a la vez.Y ahora, Frannie es Esa Cosa.Mañana. 83 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 6 La Oportunidad de una Bola de Nieve en el Infierno Traducido por Emii_Gregori Corregido por Kanon ♪♫♪D Luc espués de mi… encuentro con mi rey anoche, he tenido problemas esperando hasta las dos en punto para mi cita de estudio con Franny. Estoy eléctrico, con todo mi cuerpo zumbando por la expectación. Porque hoy esto va a suceder: voy a tocarla.Mis manos están sudorosas mientras me tiro en su camino de entrada. Echo vapor en miforma natural, pero yo no recuerdo haber sudado antes. No estando seguro de lo que setrataba. En cualquier caso, seco mis palmas sobre mis jeans mientras hago mi camino hastael porche delantero y toco el timbre. Y me siento… impaciente, supongo, porque hay máspara mí que solo la emoción de cazar. Parezco haberla echado de menos un poco, y nopuedo esperar para verla.La puerta finalmente se abre de golpe, y sonrío, esperando a Frannie, pero en su lugar hayun hombre. Él era más bajo que yo, con el cabello castaño peinado muy bien hacia atrás,usando una camisa azul abotonada con una corbata verde. Cuando sonríe, puedo ver aFrannie en su rostro. Ofrezco mi mano antes de que me dé cuenta de que lo he hecho. Él latoma y dice: —Hola… —Pero luego se estremece por mi contacto, y el resto del saludo sepierde mientras estrecha sus ojos color avellana y aprieta su cara.—Um… Hola —digo finalmente, maldiciéndome por ser tan descuidado. Frannie me haceesto a mí… nublando mi mente. Tengo que empezar a usar mi cabeza.—Tú debes ser Luc —dice con cautela. 84 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Sí, señor —le digo. Empujando un poco de poder en él, sólo para suavizar las cosas, perosu rostro sigue siendo cauteloso. No hay reacción.Empujo un poco más fuerte.Nada.¿Un mortal inmune a mi magia? Eso no sucede muy a menudo. No es bueno. Le alcanzocon mi esencia para tratar de leerlo y obtengo… nada. No puedo decir si está marcadopara el Cielo aún.—Le diré a Frannie que estas aquí. —Él se da vuelta y me deja en pie en el porchedelantero. Doy un paso atrás y considero seriamente entrar en mi coche e irme lejos, peroentonces Frannie aparece en la puerta. Su pelo está recogido detrás en un moño, y unospocos mechones de ondas arenosas cuelgan libres enmarcando su cara. Hay un rubor ensus mejillas y un brillo en sus ojos. Sus jeans descoloridos y camiseta negra sin mangas son losuficientemente ajustados para burlarse de mí con sus curvas sin ser apretados. PerversoInfierno, ella es hermosa.—Hey —dice ella con extrañeza en sus cejas—. No puedo creer que mi papá te dejara depie aquí.Yo puedo. Me acerqué como una bola de nieve en el Infierno. —Sí… bueno. No creo quehiciera una gran primera impresión —digo en voz baja.Ella me sorprende agrietando una sonrisa. —¿Enserio? —Entonces ella me sorprende denuevo agarrando mi mano y tirándome dentro de la puerta. Reflexivamente trato de tirarde mi mano lejos, pero ella no la deja ir. Me sorprendo una vez más por mi propia reacciónvisceral a su mano sosteniendo la mía.Ella me arrastra a una pequeña habitación familiar, donde una chica descansa sobre elsofá. Ella se balancea alrededor y se sienta mientras caminamos, sus ojos color avellanatrabajan sobre mi camiseta y mis jeans. Otra chica, más joven, con el cabello largo yoscuro, se tira sobre la alfombra de pelusa de color beige de espaldas a nosotros,desordenando un tablero de Scrabble sobre la mesa de centro de madera.Echo un vistazo alrededor de la indescriptiblemente cómoda habitación. Hay tres sillonescolor café esparcidos entre la chimenea y la televisión, todos vacíos. Una gran pintura “LaÚltima Cena” de Da Vinci, enmarcada en oro, ocupa la mayor parte de la pared sobre elsofá. El resto de las paredes estaban cubiertas con decenas de fotos de la escuela: chicassonrientes en todas partes. Las cortinas de color caramelo en la ventana delantera fueron 85 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSretiradas, revelando el gran roble junto al camino de entrada y mi coche, en el centro deatención.El canal History Channel estaba a todo volumen vociferando sobre Julio César en untelevisor sin vigilancia en la esquina. Frannie recoge un control del brazo de una de las sillasy apaga el televisor.La chica en el sofá rueda sus ojos y dice: —Gracias a Dios.—¿Sabes qué, Kate? Si te hubieras callado y vieras, podrías haber aprendido algo —diceFrannie. Sus ojos se deslizan hacia mí mientras se ruborizaba—. Dile a mamá que estamosarriba estudiando, ¿de acuerdo?La chica en el suelo da vuelta y nos mira, sus ojos zafiro chispean. —¿Entonces qué nisiquiera haces una introducción o algo?Frannie rueda los ojos. —Bien… Luc, esta es Maggie, y esa es Kate —dice señalando desdeel suelo hasta el sofá.—Hola —digo, atacando con encanto. Me acerco a la mesa de centro y me inclino en eltablero de Scrabble—. No creo que esa sea una palabra —le digo a Maggie—. Pero sihaces esto… —Reorganizo lo que está sobre la tabla y añado dos letras a su titular—. Es unveintiocho puntos.Maggie sonríe abiertamente hacia mí con aquellos ojos zafiro y dice: —Gracias. —Jadeando un poco.Kate suspira y sonríe, tirando de su rubio cabello largo hacia atrás y atándolo en un nudodetrás de su cuello, justo como Frannie lo hace. —Hey.—Kay —dice Franny—. Entonces estaremos arriba.Estábamos alrededor de la esquina y a mitad de camino por las escaleras cuando oigo: —Oh mi Dios. —Y una ronda de risas estallan en la sala de estar. Antes de llegar a habitaciónde Frannie, una voz femenina llama urgente por las escaleras.—¿Franny? 86 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Sí, mamá —responde ella.Miro hacia abajo por las escaleras a una mujer menuda, impecablemente vestida con unablusa blanca y una falda hasta la rodilla azul marino, con el corto, ordenado, y rubiocabello, y afectados ojos azul zafiro. Ella nerviosamente retuerce el delantal blanco con susmanos. El padre de Frannie está de pie a su lado, mirándome. Intento de nuevo conseguiralgo de él, pero es casi como si estuviera blindado. ¿Por qué el Cielo Protegería al padre deFrannie?La madre Franny da un paso adelante y pone una mano sobre la barandilla. —¿Por qué tú ytu amigo no estudian en la mesa de la cocina? Ya he terminado allí y tú tendrías lahabitación para exhibir.Frannie me mira, estrechando sus ojos. —Um, seguro. De acuerdo. —Se encoge de hombrosy da la vuelta hacia atrás para dirigirse escaleras abajo. FrannieImaginen aquellos programas de televisión antiguos de los años cincuenta que siempremostraban en Nickelodeon por la noche. Tú sabes… aquellos en los que todas las madres sequedaban en casa y limpiaban en tacones altos y prudente maquillaje. Al igual que en“Leave It to Beaver”. Esa es mi vida. Los Cleavers no son nada al lado de nosotros.En los diez años desde que mi hermano murió, nunca he visto a mi madre molesta… sobrecualquier cosa. Es como si estuviera totalmente entumecida, tarareando por la vidaempujándose a un vacío más limpio. A veces es suficiente para hacerme querer hacer algototalmente vergonzoso para ver si puedo conseguir un lugar fuera de ella. Despertarla. Perotal vez ella no quiere despertar. Tal vez es demasiado difícil.Lo más cerca que alguna vez he llegado para verla molesta fue hace dos años, el día querecibió la llamada de la Escuela Parroquial de St. Agnes en la cual yo estaba siendoremovida por razones disciplinarias. En realidad creo que apretó un poco su mandíbula, ysus ojos azules aún podrían haber estado un poco húmedos, mientras escuchaba a laHermana Marie explicar que yo era una interrupción en la clase de religión. Pero cuandocolgó el teléfono se alisó su cabello (como si el apretar su mandíbula hace unos minutos lopudiese haber desplazado), luego su falda, sonrío, y dijo: —Tendremos que conseguirte unregistro en el Instituto Haden esta semana.Entonces toda esta cosa de “estudiar en la mesa de la cocina” es un poco raro. He tenidochicos estudiando antes en mi habitación y eso nunca ha sido un problema. Incluso Reefer.Supongo Luc no estaba bromeando cuando dijo que no había hecho una gran primeraimpresión. 87 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNos desplegamos en la mesa de la cocina, y papá pasea sin rumbo junto a la puerta,mirando detenidamente hacia nosotros. Es totalmente vergonzoso. ¿Por qué escogió hoypara decidir a arruinar mi vida? Vete.Hojeo mi libro de composición y lo abro en una página en blanco. —¿En qué debemoscentramos para este resumen? ¿Tal vez todo el asunto con Ma y Tom? —Echo un vistazohacia Luc mientras papá camina de nuevo y me estremezco con molesta determinaciónhacia la cara de Luc.Vete ya, papá.Pero, mientras miro hacia Luc, las arrugas alrededor de sus ojos se suavizan y una sonrisa semarca en un lado de su boca. —Suena bien para mí. —Levanta la voz un poco—. ¿Algúnpunto de vista, Sr. Cavanaugh?Papá se desliza alrededor de la esquina con las mejillas rosadas y ojos sospechosos. Susmiradas fijas hacia Luc bajan, algo que nunca le había visto hacer antes, asiente con lacabeza hacia mí y se va.—¿Qué pasó? —susurro.Él simplemente se encoge de hombros.Sacudo mi cabeza y comienzo a escribir.Me sorprendo cuando mi hermana, Grace, entra por la puerta de la cocina y se encaminahacia el refrigerador. Raramente se aventura a salir de su habitación, por lo cual Maggienunca está en ella. Saca una cola de la nevera, pincha la tapa, y se queda mirándonosbajo su flequillo rubio mientras ella bebe a sorbos. Es un poco espeluznante, en realidad,cómo Grace puede hacer que te sientas como si estuviera mirando directamente en ti conesos ojos de color azul pálido. Ella siempre ha sido así.—¿Hay algo que necesites, Grace? —Pido enfáticamente cuando ella empieza a mirarhaciéndome sentir extraña.—No. —Pero ella no se va. Ella sólo bebe su cola y se queda mirando.Yo trato de ignorarla, pero es imposible. —Sabes, estamos tratando de estudiar… 88 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla se apoya en la nevera como si estuviera instalándose por un rato. —Adelante.Frunzo el ceño hacia ella. —Sería más fácil si te marcharas.—Como sea. —Ella se encoge de hombros frente a la nevera y camina arrastrando los piesde vuelta a la sala de estar, mirando hacia Luc todo el camino.—Siento eso. Ella es sólo un poco…—¿Intensa? —Luc mira detrás de ella con una ceja levantada.Sonrío. —Esa no era la palabra que iba a utilizar, pero sí.Cuando terminemos quiero invitarlo un rato a subir a mi habitación a escuchar mi nuevadescarga de The Fray, pero figuro que es tentar a mi suerte.Por otra parte, tentar a mi suerte es lo que hago mejor.Vagamos hacia la puerta, pero miro por encima de mi hombro cuando llegamos allí yagarro la mano de Luc. —Vamos —le digo y lo arrastro arriba por las escaleras.Se ve un poco sorprendido cuando lo tiro dentro de mi puerta y la cierro.—Entonces, ¿no tienes idea de lo que pasó? —le pido, subiendo a mi cama—. Porquenunca he visto a mis padres actuar así antes.—No tengo ni idea.Recojo mis piernas debajo de mí y me apoyo sobre mi brazo extendido. —Bueno, eso fuerealmente extraño. Todos se han convertido en extraterrestres.Él explora mi habitación y se agrieta en una sonrisa divertida. —Al igual que en “Losusurpadores de cuerpos”… —Su mirada se fija en mí mientras su ceja se elevacaprichosamente—. Podría pasar.Se vuelve de nuevo a mis paredes y toma una vuelta en mi habitación. —Interesante 89 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSempapelado —dice, yendo más despacio para leer algunos títulos de Riley y Taylor. Él llegaa la Mona Lisa y deja escapar una risa sin alegría—. Ella hizo… demasiado —murmura en vozbaja.—¿Qué? —pregunté.Me mira durante un segundo. —Nada.Y entonces recuerdo lo que Taylor escribió en aquel cuadro. —Mona Lisa necesita echarseun polvo.Sus ojos bajan hacia mi tocador, y recoge un cuadro. Observa la imagen durante muchotiempo. Corriendo el dedo sobre el cristal, dice: —¿Quién es este?—Mi hermano y yo. —Miro hacia la ventana a las nubes de tormenta que se arremolinabansobre el horizonte.Él suena sorprendido. —¿Tu hermano?—Está muerto —digo rotundamente.—¿Cuándo?Miro de nuevo hacia él, y hay una compasión en sus ojos que no merezco. Mis entrañas serevuelven y la bilis quema mi garganta apretada. Yo realmente no quiero tener estaconversación.—Hace diez años. —Saco mi libro de administración de mi mochila.—Lo siento mucho.Paso mi pulgar ciegamente sobre el libro, pretendiendo encontrar mi página, y respirandohacia atrás la amenaza de llorar.Se acomoda en mi silla de escritorio. —¿Quieres hablar de ello?Dios, no. —No realmente. —Salto de mi cama—. Entonces descargué algunas cosas 90 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSinteresantes —digo, esperando que no se diera cuenta del grueso sonido de mi voz. Agarromi iPod del aparador y lo conecto en los altavoces. —¿Qué quieres oír?—Depende de lo que tengas.Respiro profundamente y siento que mi pecho comienza a aflojarse. —Siempre The Fray —ledigo y sonrío hacia él—. También algunos de los nuevos de Saving Abel y Three Days Grace.—Colócalos desordenados. Me gustan las sorpresas. —Una sonrisa juguetona baila a travésde su rostro, haciendo saltar a mi corazón.Golpeó el botón de reproducción, pero entonces no puedo prestar atención a la música,porque Luc se levanta de la silla y se pasea hacia mí. No estoy segura de lo que estoyviendo en sus ojos… algo seductor y muy peligroso. Cuando aquella sonrisa malvada riza suslabios, el cosquilleo bajo mi vientre explota por todo mi cuerpo, haciéndome jadear.Pero justo cuando él me alcanza la puerta se abre.Y mamá está de pie allí disparando fuego de sus globos oculares.Mierda. Dejé caer mi cabello sobre mi rostro, con la esperanza de ocultar el color de mismejillas y me vuelvo hacia ella. —Hey mamá.—Necesito unas palabras, Frannie —dice ella sin tener que mover la mandíbula—. En la sala.—Agrega cuando no me muevo.Me dirijo hacia Luc y amplío mis ojos fingiendo horror.Se ahoga hacia en una risa, disimulada como si se le escapara una tos.Salgo al pasillo y cierro la puerta. —¿Qué?—Pensé que teníamos un entendimiento.—¿Qué entendimiento?—No lo quiero en tu habitación —dice en voz baja. 91 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué tal si mantenemos la puerta abierta? —Por favor, deja que se quede.Ella me mira durante un largo minuto. —Con la puerta abierta —dice mirando hacia ella—.Por un tiempo.Trabajo por impedir que la sonrisa se propague a través de mi cara. He tentado a mi suertesuficiente por un día. —Gracias —digo, empujando la puerta abierta.Ella me mira un momento y entonces echa un vistazo hacia Luc antes de volverse hacia lasescaleras.Paso por la puerta y Luc tiene mi iPod en su mano. —Tienes un poco de todo aquí —dice—.Jimi Hendrix, Mozart, Nickelback.Recojo mis uñas del dedo y gruño una afirmación, avergonzada.Él presiona de nuevo los altavoces. —Entonces, ya que no estoy siendo arrastrado fuera deaquí por lo que oí, ¿supongo que fuiste capaz de negociar una tregua?Mi estómago se pone al revés mientras él se mueve lentamente hacia mí. —Supongo. Lapuerta abierta fue mi concesión —digo con un movimiento en mi voz, señalando a la sala.—Hmm… —Se detiene frente a mí (demasiado cerca), y mira hacia el pasillo mientras mishermanas pasan riendo tontamente—. Lo cual, al parecer, tendría el efecto deseado delimitar nuestro contacto físico. —Levanta su mano y acaricia con el dedo a lo largo de lalínea de mi mandíbula.De repente, mi corazón está totalmente errático. Me siento un poco bulliciosa yentumecida. —Sí… bueno… —Arrebato mi libro de administración de la cama—.¿Terminaste la tarea del entrenador Runyon?Él eleva caprichosamente una sonrisa. —No.Saco mi cuaderno de mi mochila y me extiendo sobre el suelo. Se facilita a mi lado y seapoya en mi cama. Y trato de ignorar a mis hermanas mientras ellas toman turnos mirandodetenidamente hacia nosotros mientras hacemos nuestras tareas.Cuando terminamos caminé con él hasta su coche. 92 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Entonces, creo que te veré el lunes.—Lunes —dice deslizándose en su coche y cerrando la puerta.Me apoyo en la ventana abierta y la música me sorprende. —¿Qué estás escuchando?—Vivaldi.—¿En serio?Él sonríe y se inclina más cerca. —Estoy lleno de sorpresas.Mi corazón golpea en mi pecho, y sonrío con una sonrisa temblorosa hacia atrás. —Estoysegura.Sus cejas se arquean. —Diviértete en la Iglesia mañana.—Sí.Él enciende el motor, pero todavía estoy apoyada en su ventana. Y él me mira. Me inclinomás, lo suficientemente cerca para sentir su calor. Él empieza a inclinarse hacia mí, y micorazón se siente como un animal salvaje atrapado en mi pecho, tratando de soltarse.Entonces mi puerta de la calle se abre de golpe, y mis padres están de pie en el porche. Tirouna respiración profunda, con mis signos vitales saliendo de la zona crítica, y levantándome,soplando un suspiro de frustración.Los labios de Luc se tiran en una sonrisa divertida, enviando a mi corazón a correr de nuevo.—Nos vemos —dice y hace gestos con la mano. Lo miro de nuevo fuera del camino deentrada y paseo despacio por mi calle hasta que sus luces traseras desaparecen a la vueltade la esquina. Cuando me dirijo de nuevo a la casa, mis padres todavía están allí.—¡Dios Santo! ¿Qué fue eso? —digo, exasperada, saltando sobre el camino.—La lengua, Frannie. —Me regaña mamá. 93 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSRuedo los ojos. —Como sea. Entonces, ¿cuál es el problema?Papá me mira con ojos afectados. —Tú no eres…. —Comienza, pero se sonroja y se calma.—¿Qué?Mamá toma mi mano y me lleva a la sala de estar vacía. Puedo oír a mis hermanaspeleando en la parte superior de la escalera, tratando de tener la mejor posición paraescucha mejor. —Tú no estás envuelta en una relación sentimental con ese chico, ¿verdad?—¿Quieres decir, estar saliendo?—Sí.—No. Él es mi compañero de ensayo. —Y el objeto de mis fantasías.—No creemos que deberías pasar más tiempo con él de lo que deberías hacerlo.—¿Por qué?—Sólo nos preocupa, Frannie. Hay algo no está bien de él.—Wow. Muy bien. ¿Entonces es esto sobre piercings?—No, sólo algo en su… vibración…—¿No te gusta su vibración?Oigo reír a Kate y a Maggie.—Sólo confía en nosotros, Frannie. Por favor. No creo que él sea el tipo de persona con elque debes pasar tu tiempo.—¿Quiénes son y qué has hecho con mis padres? 94 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla se sonríe a sí misma y luego me da un abrazo. —Acabamos de preocuparnos pornuestras chicas eso es todo.Entonces, creo que esta es la forma de conseguir un aumento de mamá. Pero la verdad esque no debería sorprenderlos, porque Luc definitivamente tiene una vibra. Y digamos queno es probable que impresione a los padres de muchas chicas adolescentes. 95 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 7 DeMONIOS PERSONALES Traducido por Dani Corregido por Dangereuse_ FrannieN o había sido capaz de pensar nada a excepción de Luc desde que se fue ayer por la tarde. O supongo que obsesionarme sería un término más preciso. La mirada en sus ojos… nadie me había mirado de esa forma antes. Un doloroso hormigueoempieza bajo en mi vientre sólo de pensar en eso, y miro hacia mi mamá, en la partedelantera de la furgoneta familiar. Si ella no hubiera entrado cuando lo hizo, no estoysegura de lo que habría ocurrido.Me siento en la parte de atrás de la furgoneta y enciendo mi iPod, mirando por la ventanatodo el camino a la iglesia, esperando vislumbrar un Shelby Cobra negro del 68. Pero encambio, la primera cosa que veo cuando nos detenemos en el estacionamiento de laiglesia es un Mustang azul medianoche del 65 del abuelo, brillando bajo el sol, con el techoabajo y listo para rodar.—¡De ninguna forma! —chillé.Mamá sonríe. —Parece que hoy conducirás con estilo donde el abuelo.—No entiendo cuál es el gran problema. Es sólo un asqueroso coche viejo. ¿Quién querríaeso cuando podría tener uno nuevo? —dice Grace con su usual sarcasmo. 96 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—El abuelo lo haría, y yo lo haría —digo.Pone los ojos en blanco y se encoge de hombros.El abuelo casi salta fuera del banco de la iglesia separándose del grupo. Para evitar saltarjunto a él, veo a Grace arrodillándose con su rosario. Pareció irse por el otro camino cuandoMatt murió, conectándose con Dios, como si él fuera a arreglar algo… o a cambiar algo.Ella siempre ha sido tan confiada. Crédula, realmente.Rezar no funciona. Lo he intentado.Miré de vuelta al abuelo, recordando la última vez que realmente me puse de rodillas yrecé. Fue hace tres años, después de que me hubiera despertado tarde un sábado por loque sentía como si un relámpago hubiera pasado a través de mi cerebro. Y lo que vi detrásde mis párpados, cuando los cerré con fuerza por el dolor, fue a mi abuela yaciendobocabajo en su jardín en un charco de sangre. Cuando llamé, nadie contestó. Le dije a mimamá que teníamos que ir a chequearla, pero me hizo esperar. No podía decirle porqueteníamos que ir —fue loco— así que fui a mi habitación y recé.Cuando el abuelo llegó a casa de pescar ese día, la había encontrado en el jardín dondese había caído de la escalera, con las tijeras de podar contra su estómago. Ahí fue cuandosupe con certeza que Dios no existía.Al final de lo que se sintió como un servicio religioso interminable, el abuelo se levanta de unsalto de su asiento.—¿Lista para un paseo?—¡Vamos!Hizo su camino fuera de la iglesia, conmigo siguiéndole detrás. Cuando llegamos al cocheabre la puerta de conductor y me entrega las llaves. 97 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Yo conduzco? ¡No bromees!Sonríe.—Te lo ganaste.Salto al asiento del conductor, lo enciendo, y ronronea a la vida. La canción de los RollingStones “Sympathy for the Devil” estalla en la radio. Le subo incluso más alto. —Esto esasombroso. —Sonrío con tanta fuerza que mis mejillas duelen y envuelvo mis manosalrededor del volante.Sus ojos azules resplandecen hacia mí.—Manos a la obra.Ajusto los espejos y el asiento, luego cambio a primera y lentamente salgo delestacionamiento. Una vez que estamos fuera de la multitud y en camino abierto dice: —Dale un poco de gas. Veamos lo que puede hacer.Aprieto el gas y vuela a través de los engranajes, sintiendo el viento por mi cabello y el fríosol de la mañana sobre mi piel. —¡Corre perfecto! —grito por sobre el ruido del motor, laradio, y el viento.Le echo un vistazo y no puedo perderme el orgullo por todo su rostro.—Si, hizo un buen trabajo.—¿Abuelo?—Si.—Si el diablo tuviera un coche, ¿cuál crees que sería? 98 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLa travesura en su voz era inconfundible.—Un Shelby Cobra negro GT500.Mis intestinos saltaron un poco.—¿De qué año?—1967.Cerca.Nos detenemos en su camino de entrada. —Déjalo afuera —dice—. Lo tomaremos paraotro paseo más tarde.—Entonces ¿cuál es nuestro próximo proyecto? ¿Otro Mustang?—Probablemente. Estoy pensando en ese Shelby del 67. Ven acá. Quiero mostrarte algo —dice, abriendo la puerta del frente. Saboreo el dulce olor del humo de pipa mientrashacemos nuestro camino entre el deteriorado sofá y la mesa de centro de nogal en lapequeña habitación familiar hacia su dormitorio en la parte de atrás. Toma un marco defotografía de madera del aparador y me lo pasa—. ¿La abuela te mostró esto alguna vez?—No —digo, tomándola de su mano. Miro la fotografía. Es una pareja joven; él con sucabello oscuro y ojos azul cielo, usando vaqueros oscuros y una camiseta negra. Sus brazosestaban envueltos alrededor de una chica en vaqueros cortados y un top halter, sus ondasde un rubio arenoso volaban con la brisa. Y ella estaba sentada sobre el capó de un ShelbyCobra GT500 del 67.—Ese fue el día que le pedí a tu abuela que se casara conmigo, el verano después de lasecundaria. 99 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Wow. Eran jóvenes.—Bueno, las cosas eran diferentes en ese entonces, pero todavía creo que cuando es locorrecto, uno sólo lo sabe.Miro fijamente la fotografía otra vez —los brazos del abuelo alrededor de la abuela,sosteniéndola como si su vida dependiera de ello. Hay un brillo en sus ojos color zafiro, y unapequeña sonrisa malvada curvaba las esquinas de sus labios mientras se apoyaba contraél.—Ella parece feliz.Una sonrisa torcida florece sobre su rostro.—Éramos felices. Era un alborotador en ese entonces. Tu bisabuelo pensaba que era eldiablo. Trató de librarse de mí con una escopeta —ríe—. Como si eso hubiera funcionado siyo realmente hubiera sido el diablo.—¿Cómo hiciste que cambiara de opinión?—No estoy seguro de que alguna vez lo hiciera. Pero no le tomó mucho tiempo darsecuenta de que la amaba. Y siempre trataba de ser bueno para ella, así que después de untiempo supongo que decidió que había cosas peores que podría ser en vez del diablo.Le di una última mirada a la fotografía y la puse sobre el aparador, dándole golpecitos conmi dedo índice al Shelby.—Tengo un… amigo que conduce uno del 68.Su expresión se vuelve seria y sus cejas se levantaron con preocupación.—¿Cuán buen ‘amigo’ es él? 100 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTan duro como traté, no puedo detener la ridícula sonrisa que empuja mi boca.—Todavía no estoy segura.Debe haber leído algo en mi rostro.—Frannie… sabes que los adolescentes sólo están detrás de una cosa, ¿cierto?—¡Abuelo!—Sólo es la manera de la cosas. No dejes que ningún chico te empuje a hacer… tú sabes…—Puedo cuidarme a mí misma.Su rostro permanece preocupado, pero sus ojos se suavizan y una sonrisa se arrastra enellos.—Estoy seguro de que puedes. ¿Tus padres lo han conocido?—Si —digo, luego dudo—. Los tiene bastante locos.Sus ojos se iluminaron y una sonrisa estalló a través de su rostro.—Bueno, para eso están los padres, supongo. —Sus cejas se elevan—. Pero no puedo vercomo alguien que conduce un Shelby del 68 pudiera ser tan malo.—Gracias abuelo. —Lo envuelvo en un abrazo—. Te quiero.—También te quiero, Frannie.Cuando el abuelo me deja entro en la casa y cierro la puerta del frente. Levanto la vista y 101 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSGrace está ahí, brazos cruzados, labios apretados en una dura línea, mirándome fijamentecon sus intensos ojos azules.—Ven a hablar conmigo —dice sin romper el contacto visual.—¿Qué, ahora?Agarra mi brazo y me tira.—Simplemente ven arriba.La dejo arrastrarme por las escaleras hacia mi habitación, y cierra la puerta cuando medirijo hacia la ventana.—Sé que no haces tú lectura —empieza en su tono práctico—, pero Pedro 5:8 dice, ‘sesereno y alerta. Su enemigo el diablo ronda alrededor como un león rugiendo por alguien aquien devorar.’ Satanás influencia la debilidad, Frannie.Me alejo de la ventana para encararla.—¿Sobre qué demonios estás hablando?Me sostiene en una dura mirada.—Sabes exactamente sobre quién estoy hablando.Doy un respingo y mis intestinos se retuercen.—Hay algo… oscuro sobre él —añade.La miro. 102 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Lo has perdido, Grace. Sal de mi habitación.Se mueve hacia la puerta y se voltea para mirarme, con su expresión terca. —Rezaré por ti—dice.—¡Sal! —gruño.Cierra la puerta, y, cuando me dejo caer de regreso sobre mi cama, mi cabeza golpeaalgo duro. Me siento para encontrar una Biblia abierta en la Primera Carta de Pedro. Laarrojo con toda mi fuerza a la puerta, donde cae sobre el piso en un montón, entonces mesiento con mi cara en mis manos. Grace está loca. ¿No es así? O ¿Yo lo estoy? No estoysegura. Ha pasado mucho tiempo desde que he sentido emociones tan grandes y fuera decontrol, y no me gusta. No sé de dónde están viniendo todas estás locas emociones, perotengo que descubrir una forma de hacer que se detengan.Me arrastro fuera de la cama y comienzo a reconfortarme a mi misma a través de mi rutinade judo. He estado haciendo judo desde que tenía nueve. No sé porque fui arrastrada ahacerlo. Sólo sé que era algo que tenía que hacer. Lo que sé ahora, mirando hacia atrás, esque verdaderamente lo necesitaba, porque era auto-destructiva, silenciosamente y enprivado, después de que Matt murió. El judo era como la manera de canalizar mi rabia —laúnica cosa que tocaba mi enfado. Es una divertida mezcla de dejar salir todo y mantenertodo dentro. El último control sobre mente y cuerpo. Me enseñó a permanecer centradadentro de mí y a mantener a todo lo demás afuera —superficial. Si no dejas que nada entre,entonces nada puede dañarte.Nunca más voy a salir lastimada como lo hice cuando Matt me dejó. No podría sobrevivirlo.Cuando termino, me siento sobre mi cama, saco el diario de Matt, y comienzo a escribir. Ledigo todo lo que me atrevo a admitir, empezando con el hecho de que Luc de algún modoestá pasando a través de mis defensas. 103 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 8 Infierno en tierra Traducido por Selune Corregido por Kanon ♪♫♪ P Luc aseé por el corredor hacia mi casillero con los dedos situados en la espalda de Angelique. Ella parloteaba incoherentemente sobre su fin de semana, retando seriamente mi habilidad para fingir interés. Pero luego mire hacia arriba y vi a Frannie parada en su casillero, mirándonos, y deje la sonrisa extenderse por mirostro. Me giré y miré ciegamente a Angelique, asintiendo a sus ineptos lugares comunes.Cuando alcanzamos mi casillero, Frannie se había ido, pero podía sentirla metida dentro dela puerta del salón 616, mirando. Y su pimienta negra y regaliz estaban unidos con unapequeña y saludable dosis de ajo (fuerte y amargo). Lo respiré como para subyugar eljengibre de Angelique y saborear el curso de energía caliente que pasaba a través de mí.—¿Qué hiciste este fin de semana? —Preguntó Angelique, sacándome de mi ensueño ypasando un dedo por el cuello de su camisa de corte bajo hasta su importante escote.Me recliné contra mi casillero. —No mucho, ¿y tú?—Es casi temporada de playa así que abrimos la casa de la playa. Deberías venir algunavez…—Suena bien. —Saqué mi sonrisa más perversa.De repente, una abrumadora ola de envidia, rabia y odio emanó del salón 616 tan espesa 104 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSen el aire que podía sentirlo, despertando todos mis sentidos. Despertándome. Me dejeacariciar por esta y me estremecí.Angelique se inclinó un poco, hizo pucheros con sus labios rojos y carnosos, y pasó sus dedospor mi brazo, dudando en el borde de la manga de mi camisa, sobre la cola de la serpientenegra tatuada en mi brazo. — No es muy lejos de aquí. Tal vez podríamos conducir algunanoche… que tal este viernes, ¿Tal vez?Sonreí, casi incapaz de contener la emoción que pasaba a través de mí. Una emoción queno tenía nada que ver con Angelique. Esto era perfecto. Justo por lo que iba.Sí, esto es mucho mejor que un plan… la aproximación indirecta. Porque me di cuentadespués de que deje a Frannie el sábado, mientras estaba sentado en la oscuridad,obsesionado y golpeando mi cabeza contra la pared (toda la noche), que era elacercamiento directo lo que me estaba pateando el trasero.La cosa es que para etiquetar a Frannie, yo necesito reclamar indisputablemente su alma.Una reclamación indisputable significa más de un pecado, a menos que sea uno biengrande… un pecado mortal. Incluso los siete pecados capitales no son lo suficiente una vez.Necesito por lo menos una propensión sino una tendencia. Un patrón. Y socavando por elloun poco a la vez no está funcionando.Dos semanas. ¿Por qué está tardando tanto?Casi la tuve en su habitación… estuve tan cerca. El jengibre brotaba de ella. No hubieratomado más que un simple empujoncito. Pero a este paso, Gabriel me ganaría de seguro.Porque el otro lado es que Gabriel también necesita una moda, por lo que he podido ver,la ha conseguido. Si la desean (como estoy seguro que lo hacen), no sé porque no la hareclamado todavía.Pero no lo ha hecho, así que debe haber una razón. Lo que significa que todavía tengotiempo.No había que entrar en pánico. 105 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEste juego (el acercamiento indirecto), funcionaría. Tenía que hacerlo.Me paseé por la clase, listo para disfrutar las salvajes emociones de Frannie, y deslizarme enmi asiento. —¿Cómo estuvo tu domingo?Ella se giró y me sonrió. —Bien.Y me di cuenta que no había nada que disfrutar. El anís… la pimienta… se había ido. Tratede recoger lo que estuviera dejando. Pero no había nada que tomar. Limpie la confusiónde mi rostro y pregunte. —¿Hiciste algo bueno?—No.—¿Estás bien?—Sí. —dijo ella, y sonrió más ampliamente.El Sr. Snyder camino y tiró una pila de papeles en su escritorio. —Aquí está su último paquetede cartas, Frannie. La traducción está grapada en el frente como siempre. ¿Necesitasayuda con los gastos de envió?Ella le sonrió de vuelta… más feliz que nunca. —No, gracias Sr. Snyder. Las colectasestuvieron bien este mes. Ya está cubierto.—¿Te importa si miro? —Me incliné hasta que estaba lo suficientemente cerca para quepudiera sentirme, sentir mi calor.¿Un estremecimiento? ¿Tal vez? ¿O era sólo un pensamiento deseoso? —Lo siento, soncartas personales —dijo ella dijo sin voltearse a mirarme.—No hay problema. Leeré el reportaje en el Globe. Muy inteligente el sistema, eso deapoyarse con un profesor. 106 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Funciona. Y el Sr. Snyder hace la traducción al escanear las cartas y pasarlas por eltraductor. La traducción no es perfecta pero es lo suficientemente buena. Él hace lo mismocon las que vienen de Pakistán.Todavía nada. Estoy seguro que no lo imaginaba… ella estaba furiosa.—De acuerdo —dijo el Sr. Snyder, vagando por las filas—. Saquen “Las uvas de la Ira” yvayan al capítulo veintiocho. ¿Quién puede darme un ejemplo de conflicto de estecapítulo?Ella se giró hacia mí, capturé su mirada por un segundo. —Entonces… —Finalmente me lasarregle.—¿Entonces? —ella dice.—¿Vas a decirme que anda mal? —Tal vez podía conseguir alguna confesión.—Nada está mal. —Sonrió ella dulcemente—. Se supone que estemos trabajando ennuestro ensayo.—Hmmm… —Escribí “Luc y Frannie” en letras grandes en el block, luego “Conflicto” en letrasaún más grandes debajo del otro.Ella sólo me miró por un largo tiempo, y le miré de vuelta, sin pestañear. Cuando el timbresonó seguíamos mirándonos el uno al otro. Se giró y deslizo sus libros en la maleta.—¿Qué está mal Frannie? —Todavía tenía esperanzas.—Nada —dijo ella y paso a mi lado hacia la puerta. Casi involuntariamente, agarré su brazomientras pasaba. Puedo decir por la mirada en su rostro y el disparo repentino de pomelo,que mi mano la estaba quemando, pero no la deje ir.Ella miró en mis ojos y yo busqué en los suyos, sintiéndome de repente perdido. 107 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué quieres de mí? —dijo ella, liberando su brazo.Su alma. Nada más. —Sólo saber que está mal. ¿Hice algo?—No, estoy bien. —Y lo estaba. Si no paraba esta locura, voy a tirar cualquier oportunidadque tenga de cualquier acercamiento (directo o indirecto). Así que la dejé ir. Laconcentración revoloteaba por su rostro, luego se sacudió de esta y camino por el corredorhacia su casillero.Me quedé en el salón, para recomponerme y tratar de descifrar lo que había pasado. Peroluego miré hacia el corredor, a donde Frannie cerraba su casillero con un golpe, y vi aGabriel. Ese bastardo es zalamero, le reconozco eso. Caminó directo hacia ella y él sereclinó contra mi casillero, lanzándome una mirada mientras yo estaba en la puerta. Nopude escuchar lo que decía, pero escuché la risa de ella. Mi estómago saltó y laelectricidad recorrió mi piel. Salí por la puerta hacia el corredor, con la necesidad de haceralgo pero sin estar muy seguro de que era… tal vez arrancarle las alas a Gabriel ylanzarlas…—¡Adivina quién! —De la nada, unas manos cubrían mis ojos, y el olor de un malolienteperfume asaltó mis fosas nasales.Angelique.Genial.Quité sus manos de mi cara.—¿Me acompañas a clase? —dijo ella.Los ojos de Gabriel me miraron de nuevo, y su sonrisa se amplió mientras ponía su mano enla espalda de Frannie y la guiaba por el corredor hasta el salón de Física. Cuando ella sereclinó hacia él y envolvió su brazo alrededor de la cintura de él, requirió de todo lo quepodía para no enviar una ráfaga de fuego del Infierno por el corredor hasta su espalda. 108 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEmpujé un poco de poder a una linda pelirroja que estaba a unos cuantos casilleros y quehabía estado mirándome. Avanzo y sacudió a Angelique de mi brazo.Miré en manera de disculpa a Angelique. —Lo siento, prometí caminar con…—Cassidy. —La pelirroja terminó por mí.Me gire y seguí a Gabriel y Frannie por el corredor con Cassidy tropezando a mi lado. FrannieCometí un error con Luc, dejándolo serpentear bajo los límites de mi defensa. Pero ahoraestá de vuelta al exterior donde pertenece, con todo el mundo excepto el Abuelo, todasesas emociones locas se juntaban de nuevo en el pozo negro donde las manteníaencerradas. Judo mental.Me senté en el laboratorio de Física con Gabe y me concentré en el trabajo de clase,sacando todo lo demás de mi cabeza. Había algo realmente pacifico en andar con él.Bastante pronto me sentí tranquila, como si estuviéramos solos en la habitación. Tal vezincluso solos en el mundo. Mi mente vago por ese mundo… sólo Gabe y yo, dejados solospara repoblar el planeta. Como Adán y Eva. Mi pulso volaba con pensar en lo que esoimplicaría exactamente.—Mataría por saber que estás pensando ahora mismo.Estaba tan perdida en mi fantasía que su voz, suave en mi oído, me asustó mucho. Mesaqué el nudo del cabello para esconder mi rostro carmesí y concentrarme en el tablero,porque no hay ninguna manera ni por el demonio de que le dijera lo que estaba pensando.—Yo estaba sólo… uh…—Lo que quiera que sea parece muy intenso. —Su risita en realidad me enfadó.—De acuerdo, estoy pensando convertirme en monja. —Ese es el boleto de… renunciacompleta de los chicos. Un poco de disciplina mental para ti. 109 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSUna sonrisa sarcástica se pintó en su rostro. —Sí, claro.Un pequeño zarcillo de ira se deslizó del oscuro lago dentro de mí, y arremetí. —¿Quédemonios significa eso? ¿No piensas que soy lo suficientemente buena? —Lo controle yapreté la tapa del oscuro lago.Él sonrió. —Vale la pena, serías una excelente monja, pero estoy bastante seguro que eseno es tu campo.Empecé a ponerme furiosa… hasta que me di cuenta que no había sarcasmo en su voz. Lomiré. Él estaba sonriendo, y esos ojos estaban matándome. Trabajé para mantener mirespiración estable mientras él levantaba su mano, y me encontraba inclinándome hacia él,anticipando su tacto en mi piel. Pero su mano a penas rozo la mía en camino a la tarjeta decircuitos y sacó el interruptor que acababa de conectar en la parte trasera y lo arregló.Oh Dios. ¿Qué demonios está mal conmigo?Me deslicé fuera de mi asiento con el timbre y traté de ignorar el palpitar de mi corazóncuando Gabe serpenteaba su brazo alrededor de mis hombros y caminaba conmigo devuelta a mi casillero. Intercambié mis libros y miré para ver si Luc venía.Gabe resopló una risa.—¿Qué?Él se apoyó sobre el casillero de Luc y me quitó un mechón de cabello de mi frente con sudedo. —¿Qué tiene que hacer un chico para captar tu atención?Lo estás haciendo.Un profundo hormigueo comenzó en mi estómago mientras la esencia de la nieve deverano pasaba sobre mí. Cerré mis ojos y me concentré en el latido de mi corazón,respirando profundo y trabajando de nuevo. Tenía miedo de mirar a Gabe, porque siempre 110 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSparecía saber lo que estaba pensando, y lo que me imaginaba ahora era demasiadovergonzoso.Pasó suavemente una mano por mi mejilla, y por un segundo pensé que la fantasía se haríarealidad y él me besaría. Pero cuando abrí los ojos, mi respiración se sorprendió. Sus ojosestaban fijos con los míos como si estuviera viendo mi alma, y se sentía más íntimo que unbeso. Mucho más íntimo. Mis piernas se aflojaron, y aparté la mirada a tiempo para ver conla esquina de mi ojo a Luc caminar hacia aquí. De repente se sentía como si me hubieratragado una bola de boliche.Salí por el corredor sin decir adiós y me retiré al salón del Sr. Sanghetti. Pero justo antes deque llegara, Reefer me alcanzó en la esquina. Se deslizó y se recostó contra la pared conuna mano sobre mi hombro, tratando de parecer causal. Pero no lo estaba logrando. Sumandíbula estaba tensa y sus ojos eran demasiado intensos.—Hey tú —sonó más como una acusación que como un saludo.—Hey. —Me recliné contra la pared y miré a la multitud de personas en el corredor detrásde él.Sus ojos taladraban a través de mí, buscando, y su sonrisa falsa y forzada se había ido. —¿Entonces, quien es el chico?—¿Cuál? —dije, sólo porque podía.Sus grandes ojos cafés se abrieron y su rostro se amainó. Y mi corazón se cerró en un duronudo.Soy una idiota. Es tan difícil caminar por esta cuerda floja (especialmente cuando no teníani idea lo que estaba sintiendo). Mi interior dolía, parcialmente por la bola de boliche deLuc, parcialmente lo que quiera que fuese Gabriel, pero la mayor parte por los ojos deRyan. Él era un buen chico realmente. No quería herirlo. ¿Cuánto le va a tardar darsecuenta que no me ama?—Bromeo, Reef. No hay un “chico”… por lo menos no como el que creo que quieres decir. 111 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSus ojos encontraron los míos de muevo, sus cejas se levantaron. —Estas segura, porqueescuché que estas saliendo con un chico nuevo.Dejé salir un suspiro. —No estoy saliendo con nadie.Él dudo por un segundo y sus ojos cayeron al piso y luego se fijaron en los míos de nuevo. Sumirada se tornó esperanzada. —Entonces… quieres venir a la práctica de la banda…—No voy a regresar. —Lamenté inmediatamente el tono fuerte de mi voz.Él levantó una mano. —Déjame terminar —dijo él—. Esta chica, Delanie, creo. Va a cantarcon nosotros esta noche. Pensé que podrías querer escuchar, eso es todo.Pero él está mintiendo. Eso no es “todo”, porque había visto esa mirada en sus ojos antes. Túno me amas. Presioné más fuerte en la pared para hacer más espacio entre nosotros. —Talvez.Se reclinó y sus rastas rozaron mi mejilla mientras susurraba. —Tal vez es algo con lo quepuedo vivir.Cerré mis ojos y respiré, recordando cómo eran las cosas de fáciles entre nosotros… hastaque él las arruino. Mis ojos se abrieron de un salto y mi respiración se exaltó cuandoencontré su rostro justo a una pulgada del mío. Giré mi cabeza para ver por encima de suhombro… y vi a Luc mirándonos desde la puerta del Sr. Sanghetti, con su mandíbulaapretada y sus ojos llenos de rabia. Se giró y se escondió tras la puerta.Pase una mano por el pecho de Reefer y lo empujé hacia atrás gentilmente. —Probablemente es mejor si no voy —dije, dándome cuenta que nada de lo que yo hiciera,aparte de actuar como una perra total, lo va a hacer enojar. No me amas.Me miró con ojos tristes mientras Trevor serpenteaba por allí y lo golpeaba en la partetrasera de su cabeza con un libro. Él se estremeció pero sostuvo mi mirada un segundo másantes de salir a perseguir a Trevor por el corredor. 112 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSCaminé hacia el salón de Historia y me deslicé en mí puesto al lado de Luc, sintiendoexactamente nada, y haciendo caso omiso de las miradas de él, mientras él y el Sr.Sanghetti discuten. Cuando el timbre sonó salí del salón unos cuantos pasos delante de Luc,pero me atrapó en el corredor.—¿Quién era ese? —Él pregunto, un paso detrás de mí.—¿Quién?—El chico. —Dio un paso a mi lado y tomó mi codo, pero yo lo sacudí.—Reefer —dije con mi voz neutral.Dejó de caminar, luchando sin éxito alguno para detener la sonrisa de sus labios. —Reefer.—Él repitió.Aproveché la apertura y la muchedumbre para llegar a la cafetería, dejando a Luc paradoen el corredor. Lancé mi mochila en nuestra mesa y me arrastré hasta la fila del almuerzo.Cuando regresé a la mesa, encontré a la alta, hermosa, y pelirroja de Cassidy O’Connorempujando a Angelique para sentarse al lado de Luc. Me deslicé en mi asiente entre Luc yGabe y tomé medidas drásticas con la tapa de mi pozo negro mientras sentía un fragmentode celos empezar a deslizarse.Gabe me sonrió mientras hurgaba mi ensalada. —Entonces una monja, ¿no?—Sí. —Por la esquina del ojo vi la cabeza de Luc fisgoneando.—Interesante elección de carrera. —Se cambió de lugar de manera que nuestros hombrosse tocaran y sonrió sobre mi cabeza hacia Luc—. ¿Qué vas a hacer esta noche? Podríamosterminar el informe de laboratorio.Traté de pretender que su hombro tocando el mío estaba causando que partes norelacionadas sintieran un cosquilleo. —Oh… seguro. Tengo judo después de la escuela, peropuedes venir en la cena y podemos estudiar en mi habitación después —dije. El hombro de 113 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLuc tocó el mío, y me giré para encontrarlo todavía mirándome. Ignoré la precipitación quesentí cuando nuestros ojos se conectaron y me giré hacia Gabe—. ¿Entonces, más o menosa las seis?—Está bien.Escuché la silla de Cassidy moverse y miré para verla abriéndose camino hacia la línea delalmuerzo. Me giré y le sonreí a Luc, y mi mano se tensionó alrededor del cuchillo en mibandeja mientras mentalmente soldaba la tapa de mis emociones. LucMi nuevo plan de acción básicamente involucraba la tripleta: lujuria, envidia e ira. Lo quesignificaba que todavía necesitaba hacer que Frannie me deseara. Para hacer quesintieran envidia de esas que me deseaban. Y odiarlas, y yo también. Es un equilibriocomplicado de conseguir. Especialmente cuando Frannie no está cooperando. Mire haciaCassidy en la línea de almuerzo. Encuentro un poco desconcertante que, aparte deljengibre de Cassidy, no estaba consiguiendo nada. Frannie estaba manteniendoextraordinariamente bien sus emociones bajo control. No pimienta, no anís, no ajo. Nada.Por supuesto, soy uno de esos que parecen tener problemas de celos. Casi acabo conGabriel justo ahora en los casilleros. Y después de ese pequeño show con el chico Reefer enel corredor, se me ocurrió que estaba subestimando mi alcance con ella. Porque cuando lavi con él, lo cerca que lo dejo acercarse… había algo que ella estaba dando entonces…de un ligero color rosáceo. Tristeza.Me giré hacia la mesa, esperando que su expresión la delatara, pero su rostro estabacalmado y plano.¿Qué tiene que hacer un chico para obtener algo de esta chica?Luego recordé la reacción de Frannie con Taylor ese primer día. Su envidia. Bajé la voz, amanera de complicidad (siempre era mejor para conseguir su atención de los que estabana tu alrededor). —Entonces Taylor, ¿cómo estuvo tu fin de semana? 114 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla levantó una ceja sugestivamente. —Pudo haber estado mejor. —La insinuación erainconfundible.—Estaba pensando si estabas libre, tal vez te gustaría ir al Cinema esta noche.Le lanzó una mirada de victoria a Frannie. —Absolutamente.Por la esquina de mi ojo, estaba seguro que la postura de Frannie se hizo más rígida mientrastrataba de pretender estar absorta en la conversación con Gabriel. Por un pequeñosegundo la más ligera huella de regaliz me tentó.Riley miró significativamente a Frannie. Con un poco de pánico, ella dijo: —Todosdeberíamos ir. ¿Qué piensas, Fee?Frannie se movió de la mesa. —Lo siento, ¿qué?—Películas. Esta noche. ¿Te apuntas?—Oh, no gracias. —Alcanzó la mano de Gabriel en la mesa y entrelazo sus dedos con los deél. Me puse furioso mientras obtuve un poco de jengibre—. Estamos concentrados con latarea de física, ¿no es verdad Gabe?Gabriel me sonrió satisfecho. —Concentrados.La boca de Riley se abrió y el silencioso “¿Qué demonios estás haciendo?” era claro en sumirada.Frannie la ignoró y se puso en marcha con Gabriel de nuevo.Quería a Taylor sola… pero esto podría funcionar también. —Hmmm, que mal —dije,asintiendo hacia Taylor y Riley—. Supongo que somos sólo nosotros.Taylor se giró para mirar a Riley. 115 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSi esto no conseguía nada de Frannie, nada lo haría. Entre mayor la intensidad de ira eramejor, ¿y que ira podría ser más intensa que la que una mejor amiga o dos te hicieran mal?El acercamiento indirecto va a funcionar. Voy tras ella. Jugaré bien esto, como un regalo dedespedida, también podría conseguir las almas de Taylor y Riley. Bonus.Pero luego mi estómago se tambaleó cuando la realidad del juego me golpeó. Gabriel yFrannie estarán solos esta noche. Solos. Estoy haciendo una gran apuesta, apostando queél no la quiere obtener todavía. Y el precio que estoy pagando es mi propia sobrevivencia.El jengibre de Cassidy casi me ahoga mientras tiraba su bandeja en la mesa y deslizaba susilla cerca a la mía. —¿Quieres compartir mi brownie, Luc?—No, gracias —dije, luchando por mantener mi pánico bajo control. Esto podría ser. Todoestá en juego. Porque si Gabriel etiquetaba el alma de Frannie para el Cielo, estaré jodido.Esto tiene que funcionar. 116 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 9 El diablo en los detalles Traducido por MaKiiTTa Corregido por Dianita P Frannie ensé que a mamá y a papá les gustaría Gabe, aparecer con flores para mamá era una cosa agradable al tacto… pero era vergonzoso. Por supuesto, después de Luc, adoraban a cualquiera que trajera a casa.Mamá echó una mirada a Gabe y decidió cenar en el comedor con los platos de lujo. —¿Quieres cualquier otra cosa, Gabe? Más pastel de carne, patatas... —Se pavoneaba.—No, gracias, señora Cavanaugh. Todo está delicioso.—Bien, gracias. Nos encanta tener a los amigos de Frannie.Algunos de ellos, de todos modos.Miro a Kate y juro que está teniendo algún tipo de ataque. Y si a Maggieno se le cae la baba en la parte delantera de su camisa, sería un milagro.Marie, por suerte, está conversando con Gabriel como si fuera alguien a quién le funcionaramás de una neurona en el cerebro. Por lo menos tengo una hermana normal. Pero Grace esuna de las que esta estresándome. Está mirando a Gabriel de una manera muy, Grace…está completamente asombrada. Y en lugar de comer, parece que está rezando o algo.Diría que lo desea, pero de una forma mucho más espantosa, trastornada y religiosa.Miro a papá, pidiéndole que haga algo. Todavía lleva su camisa y su corbata. Cree que lacena es un evento familiar, como las bodas y los funerales, donde todo el mundo deberíaestar con su mejor ropa. —Grace, cariño, ¿Vas a comer? —dice, empujándole el codo. 117 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSDespierta de su trance psicológico. —Sí, papá. —Pero no come. Sólo mira a Gabe un pocomás.¿Cómo es que nunca me di cuenta que mi familia estaba loca?Al momento de terminar la cena estoy mortificada. —Vamos, Gabe. Tenemos que terminaresa redacción de laboratorio. —Lo agarro del brazo y lo arrastro fuera de la cocina.Sonríe a mamá. —Gracias por la cena, señora Cavanaugh. Fue encantadora.¿Encantadora? ¿Quién dice encantadora?El resto de la noche, mientras Gabe y yo estudiamos en mi habitación, oigo a Kate yMaggie pasearse delante de mi puerta, y reírse.¡Ugh!—Un segundo —le digo a Gabe y me deslizo fuera de la puerta, cerrándola detrás de mí.—Sorprendentemente tienes tu ropa —dice Kate—. Pensamos, que escuchamos rebotar lacama. —Dispara Maggie con una sonrisa lasciva—. Todas sabemos que la única denosotras que tiene una cama que rebota es Kate. Ella y Chase han estado durmiendo juntosdesde el año pasado después de su graduación de la escuela secundaria.—Chicas, por favor. Están haciendo todo totalmente el ridículo. Deténganse.—Bien. Vamos a escuchar desde la habitación de Maggie y Grace —dice Kate y se davuelta sobre sus talones.Me quedo ahí un segundo, dándome cuenta que no son sólo mis emociones las que sevuelven locas cuando Luc y Gabe están presentes. El universo entero se descontrola. Nosólo mis hermanas se han vuelto locas, sino que Kate nunca hace lo que uno le pide.Vacilo antes de empujar la puerta y abrirla, porque pensar en Luc forma un desesperantepequeño nudo en mi estómago. 118 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl va a salir con Taylor. Ahora mismo. Y, si conozco a Taylor, se lo que hará; y no soloconversaran.No lo quiero.Me siento culpable por pensarlo, y no estoy realmente segura de donde proviene aquelpensamiento, pero tan pronto como aparece, sé que es verdad. No quiero que él laquiera.No la beses. Por favor, no la beses.Me deslizo de nuevo a través de mi puerta y enciendo el iPod con los altavoces en micamino de regreso a Gabe. Empujo mis zapatos, y me extiendo a su lado en el suelo yescuchamos “You found me” de The Fray, Dios no está ahí cuando todo se cae a pedazos.Gabe levanta la vista de su libro y, por primera vez, veo una mueca oscurecer su rostro. —Esa canción es una mierda.Lo miro a los ojos. —Es una de mis favoritas.—¿Por qué?—Porque se cuestiona preguntas validas.—¿Por ejemplo?—¿Por qué Dios sólo se sienta y deja que a la gente buena le pase tanta mierda?Gabe endúrese su postura. —Él hace un poco más que sentarse.—¿Cómo lo sabes?—Sólo lo sé. Hay milagros todos los días.—Así es. El Cielo, Dios... de todos modos, todo es un montón de basura. Un proyecto que lareligión organizada crea para mantenerse en el negocio. 119 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSu ceño se profundiza. —Puede que tengas razón acerca de la religión organizada, peroestán equivocados acerca de Dios.—Pensé que eras más inteligente que eso. No puede creer que haya un Dios. No con todasesas cosas realmente desagradables pasando ahí afuera.Me observa duramente a los ojos. —Hay un Dios, Frannie.—Que sólo viene y arrebata a los niños de sus familias. —Escupo sin pensar.Me mira y no puedo sostener su mirada. Mis ojos caen y su mano se desliza a la partesuperior de su libro de física. Nuestros dedos se entrelazan. —La gente muere. Así es comofunciona.Echo un vistazo a la fotografía de mi hermano que esta sobre la cómoda, de repente mesiento agotada. Demasiado cansada para luchar. Un gemido se escapa de mi garganta yuna lágrima cae por mi mejilla.—¿No crees que lo sé?Quiero gritar. Lo quiero alejar. Pero no tengo la energía para hacer nada más que apoyarmi frente en su hombro y cerrar los ojos. LucEsto es perfecto. El jengibre de Taylor casi me ahoga. Estaría en apuros si pensara en unasola parte de mi cuerpo que no ha tocado o rozado. Todo va como pretendía.Ella y Riley comían su pizza, y yo mi pescado, para obtener información. Hasta ahora, heaprendido sobre las citas con las que Frannie ha salido, pero no ha dormido con ninguno,bebe en las fiestas, pero no fuma, y que, a pesar de la religión, sus padres son bastanterelajados, y que no soy su tipo. Esto último según Taylor.A decir verdad, no estoy siendo un muy buen oyente porque estoy un poco preocupado. Amenos que Gabe de la misma primera impresión que yo con los padres de Frannie (lo cuales poco probable para ese baboso ángel), él no estará en su habitación ahora mismo. Y, apesar de que la amenaza más grande es que etiquete su alma, todo lo que puedo ver esque le puede hacer a Franny, lo que yo quiero hacer con ella. La ironía es que si hacía lo 120 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSque me estaba imaginando y tomaba su carne, funcionaría a mi favor. La lujuria es la lujuria,no importa quién la tenga.Pero también me iba a matar.Hay miles de emociones atravesándome, algunas las reconozco y otras no. Pero la que estáganando, superando todas los demás, son los celos.Fuerzo una sonrisa. —¿Cuánto hace que se conocen ambas? —le pregunto.Taylor sonríe. —Franny se mudó a la calle de abajo, el verano antes de cuarto grado.Cuando estrelló su bicicleta en el auto de mi padre, supe desde el principio... —Escribe lapalabra M-I-E-R-D-A con la grasa de la pizza, en la mesa con imitación de mármol—. Queella y yo íbamos a ser las mejores amigas. A pesar de que fue a una escuela católica hastadécimo grado, siempre nos hemos juntado. Entonces Riley (le dio una patada por debajode la mesa), se mudó durante el ciclo de la secundaria.—Sí. Y antes tenía amigos de verdad, que no me metían en problemas todo el tiempo. —Seburló Riley.Taylor relajó su sonrisa. —Hey, nadie te ha torcido el brazo. Eres responsable de tus propiasacciones.—Sí, claro. —Me mira—. ¿Por qué sólo me ocurre ahora que necesito más amigos?Me encogí de hombros. —Te diría que puedes pasar el rato conmigo, pero no puedogarantizarte que no habrá problemas.Taylor me mira y luego mira malhumoradamente a Riley. —Elecciones, Ry. Todos tenemoselecciones —dice, claramente dándole una advertencia a su amiga.Deslizo mis pies y los presiono con el de Taylor. —Sí, tenemos que hacerlas —digo, con mispalabras llenas de insinuaciones.Una sonrisa lasciva se curva por la comisura de sus labios, abrumándome con su olor ajengibre.Riley mira a Taylor. —Así que probablemente deberíamos regresar pronto a casa... —Riley hadefendido vehementemente a Frannie toda la noche, introduciéndola frecuentemente en 121 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSla conversación como recordándome mis opciones. Sé exactamente cuáles son misopciones, y ahora mi opción es utilizar a Taylor para llevar a Frannie al límite. Pero primerotengo que perder a la chaperona.—No hay problema. Pronto regresaremos a casa. —Pero cuando lo digo, presiono másfuerte mi pie contra el de Taylor.Ella recibe el mensaje y me sigue el juego. Se pone de pie, pone el bolso sobre su hombro yfinge un bostezo. —Vámonos. Estoy cansada. —Pero su sonrisa lasciva nunca deja sus labios. ***Después de dejar a Riley, Taylor reposa la mano en mi muslo, y luego la retira bruscamente.—¡Whoa! Sabía que estabas caliente, pero, ¡Jesús! —dice, y me pregunto por qué piensaque tiene algo que ver con ella. Se inclina hacia atrás en el respaldo—. Así que hay un lugarcerca de esta antigua cantera... y es bastante tranquilo. Podríamos allí si quieres. —Reposanuevamente la mano en mi pierna.Alejo una de mis manos del volante y la paso por el respaldo de su asiento. Esto es lo quequiero… necesito, realmente, la manera más segura que puedo pensar para que Frannie sellene de ira, sería perder el tiempo con Taylor. Me inclino hacia ella, alimentándome de suolor a jengibre… dejando que me controle. Se desplaza en su asiento, recostándose a milado, y tiro de ella hacia mí. Gira su cara hacia mi cuello y siento su cálido aliento, mientraspellizca el lóbulo de mi oreja. Su mano explora mi pecho y comienza a moverse más abajo.De repente me siento enfermo.No puedo obligarme a hacerlo. Mi corazón se siente como azufre, pesa una tonelada en elpecho, tirando de mí hacia abajo. Qué excusa tan lastimera para un demonio como yo.Taylor se sirve en bandeja de plata, y yo no puedo seguir adelante.No puedo tener a Taylor como enemiga, por lo que me alejo, pongo mi mano en el volante,y ronroneo con un pequeño empuje de energía. —Por más atractivo que suene, necesitohacer algunas cosas esta noche. —Como un engreído ángel moviéndose en mi territorio—.¿Tal vez en otro momento?Sus ojos se nublan un poco. —Bueno, sí... seguro.Pasamos la casa de Frannie de camino a la de Taylor, y el maldito Dodge Charger blancobrillante todavía está en su entrada. Miro el reloj. Las once. 122 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS¿Posiblemente, cuánto tiempo puede tardar una tarea de laboratorio?Me detengo en el camino de entrada de Taylor. —Gracias, Taylor. Fue muy divertido.Se recuperó, aunque todavía parecía un poco inestable. —Podría haber sido mucho másdivertido. No sabes lo que te pierdes —dice, mostrando una sugestiva mueca en sus labiosrojos.—Hmm... hasta mañana. —Me apoyo contra la puerta, fuera del alcance de la tentación, ysonrío mientras abre la puerta y sale.La veo entrar a su casa, después conduzco hasta la calle de Frannie, donde me detuve.Sé y entiendo que es muy mala idea, pero no puedo ayudarme. Me deslizo fuera del cochey lo pongo bajo un árbol de roble junto a la calzada, afuera de su ventana. No hago ningúnsonido, me poso en una rama cerca de la casa y trato de escuchar. Su habitación estátranquila, excepto por la música. Esto es malo.La urgencia por eliminarlo de allí, entrar en su habitación e interrumpir lo que esté pasando,es abrumador. Luego se siente como una pequeña eternidad pero no puedo soportarlomás. Cierro los ojos y me concentro, Gabriel sabe que estoy allí, pero, si tengo cuidado,Frannie no.Entonces lo hago. Fase 1 entro en su habitación.Pero como estoy desplazándome a través del vuelo, siento como si el viento saliera fuera demí, como si fuera pájaro aplastado contra una ventana, y de pronto estoy de regreso en larama del árbol. Un poco aturdido, lo intento de nuevo. Pasa lo mismo.¿Qué demonios?Recuerdo al padre de Frannie, en la forma en que era inmune a mi magia. Parece que el Sr.Cavanaugh está mejor conectado al Cielo que el Papa. Puedo visitar el palacio papalcuando quiera, no hay problema. Pero parece que la casa de Frannie, por el contrario,estuviera fuera de límites. FrannieGabe está tan cerca. Huele como la nieve y el verano, me hace cosquillas en la nariz. Sutoque en mi mano es fresco y suave. Así es como imagino que se sentiría una nube. Cierro 123 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSlos ojos mientras se inclina más y acurruca su cara en mi cuello. Su fresco aliento en mi oídome hace estremecer cuando dice: —Todo sucede por una razón.Alejo mi cabeza de él y lo miro a los ojos, odiándome por llorar. —No te creo.Él suaviza una lágrima con la punta de los dedos y me contempla a los ojos. Envuelve sumano en torno a la parte trasera de mi cuello, sosteniendo mi cabeza, apoyándola en suhombro, entierra su cara en mi cabello. Dejo que me sostenga por un largo tiempo,alimentándome con su energía. Nunca he sentido nada igual, siento calidez por todaspartes. Si me preguntan ahora mismo, si creo en el amor, tendría que decir que creo en elamor, porque eso es lo que se siente: amor puro.¿Podría amarlo? ¿Es posible?Por último, me alejo de su camisa y limpio las lágrimas y la mucosidad de mi cara con lamanga. Cuando lo miro a los ojos, ellos no están seguros. Empieza a inclinarse hacia mí, y loenfrento para encontrarlo, pero luego amplía sus ojos y se aleja bruscamente.—Probablemente debería irme —dice con un temblor en su voz.Mi corazón palpitaba, sacudo un poco mi cabeza y trato de centrarme, pero no puedodetener el profundo dolor en mi interior. Mis emociones están totalmente fuera de control,en este momento, no quiero nada más que olvidarme de todo y perderme en él. Le daríacualquier cosa. ***Al salir, mis padres adoran todo en él. Mamá está radiante, oyendo, sin duda, campanas deboda. —Fue maravilloso tenerte de nuevo, Gabe. Espero que no seas un extraño.—No hay posibilidad de eso, señora Cavanaugh —dice. Sus ojos revolotean hacia mí,profundos y tiernos.—Pues, bueno —dice papá—. ¿Así que nos veremos pronto?Gabe me sonríe, cegándome con la mirada. —Absolutamente —dice mientras se retira a lapuerta del pórtico. 124 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSBajamos por los peldaños de la entrada hasta su coche. —Así que, supongo que te verémañana. Gracias por... todo.Sonríe suavemente. —Cuando quieras. —Entrelazada sus dedos con los míos, y siento que micorazón salta un poco con su toque.Cuando llegamos a su auto, mira hacia la casa, a mi ventana, y sonríe divertidamente. Micorazón se apaga una vez que me envuelve en un abrazo y besa la parte superior de micabeza. La curva de su cuerpo, dura contra la mía, es casi más de lo que puedo manejar.Todo mi cuerpo se anima y mi respiración se vuelve un poco irregular mientras recorro conmis manos su pecho luego serpenteo alrededor de su cintura y tiro de él más cerca. Sientosu cuerpo tenso, pero no retrocede. De repente, estoy deseando que estuviéramos en elpiso de arriba, en mi habitación.Y presiono mi cara contra él, sosteniéndome por un muy largo tiempo, besa la parte superiorde mi cabeza de nuevo. —Guárdate bajo llave después de que me vaya —dice en micabello—. Te veré mañana.Me deja ir y una inesperada ola de desesperación cae sobre mí, por lo que me dan ganasde alcanzarlo. Pero no lo hago. —Sí, está bien.Se sube a su auto y el motor hace ruido llevándolo a la vida. —Lo digo en serio, Frannie.Guárdate bajo llave.—Lo que sea. —Me doy vuelta y camino hacia delante como si las olas pasaran por encimade mi hombro. Sin embargo, cada paso es más difícil que el anterior, como si Gabe fuera elsol y yo estuviera tratando de escapar de su órbita. Lucho con la urgencia de correr detrásde él mientras se aleja del camino. Camino hacia adelante, sin mirar atrás, y cuando abrola puerta, oigo crujir un árbol cerca a la entrada. Miro hacia arriba. Nada. Tal vez sólo seaun gato.Echo un vistazo hacia la calzada, y por una fracción de segundo estoy segura de ver allí depie, a un niño de mi edad con ojos azules y rubios rizos arenosos.¿Matt?Suspiro y vuelvo a mirar, ya se ha ido... si alguna vez estuvo allí. Me escabullo rápidamenteadentro, mi corazón late en mi pecho, y cierro la puerta detrás de mí. Corro a mi habitacióny también cierro la puerta. Una vez recupero el aliento, camino a la ventana, levanto lapersiana, y miro con cautela hacia la calzada. No hay nadie. Retrocedo hacia la cama y 125 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSbusco bajo el colchón. Cuando saco el diario de Matt, me doy cuenta que mi manotiembla.Lo conseguiremos juntos.Siento el familiar nudo en la garganta mientras escribo. Entonces, Matt. Estoy bastante segura de que me estoy volviendo loca porque pensé que te vi en el camino hace muy poco. Tenía que ser mi imaginación, lo sé. No estaba tan lejos. Pero te veías cómo te imaginaba en mi cabeza... como creo que te ves ahora. Me gustaríarealmente poder hablar contigo. Tengo tantas preguntas y necesito respuestas. Gabe insiste en que Dios es real. Una parte de mí, realmente quiere creerle. Si sólo me pudieras decir dónde se encuentra... ¿Hay un Cielo? ¿Un Dios? estoy tan confundida.Dos lágrimas, grandes y redondas, cayeron en el papel como gotas de lluvia. Se me cayó ellápiz y enterré la cara en mis manos. Estoy confrontándome, volviéndome loca poco apoco. Estoy viendo cosas que no están allí. Y la culpa se siente como una piedra en la bocade mi estómago.Porque debí haber sido solo yo, mi imaginación.Pongo el diario de Matt debajo de mi colchón y me acurruco en la cama, mirando la paredy tratando de darle sentido a todo, cualquier cosa. Pero lo único que se agudiza en mimente es un furioso dolor de cabeza, por lo que pongo un poco de música y trato de nopensar en nada. 126 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 10 MI PROPIO INFIERNO PERSONAL Traducido por Dani Corregido por Paovalera FrannieL a vista de Gabe, apoyándose contra el edificio con las manos en sus bolsillos, detiene mi corazón. Dios, es maravilloso.Papá se mueve lentamente con la línea de coches y me conduce hacia el bordillo de laacera en frente de la escuela. Gabe se aparta de la pared y camina tranquilamentemientras salgo del coche.Papá mira de mí hacia Gabe, radiante. —Me alegro de verte.Gabe se inclina y echa un vistazo dentro del coche, con las manos todavía en los bolsillos.—Yo también, señor. Gracias otra vez por la cena de anoche.—Fue un placer. —Papá se despide y se aleja, todavía sonriendo, y Gabe me envuelve ensus brazos.—¿Cómo estás?—Bien. —Aparte de no ser capaz de respirar, o comer, o pensar.Enlaza sus dedos con los míos y caminamos en silencio dentro del edificio, donde sedetiene, mirándome echar raíces a través de mi casillero. Cuando levanto la vista sonríe yme deja sin aire. Es tan hermoso. Como mi ángel personal. Y soy una mierda.—¿Estás bien? —dice, haciendo gestos hacia el libro en mi mano. 127 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo. —Sí.Pone su mano sobre mi espalda para llevarme a través del pasillo, pero en cambio, me doyla vuelta y me entierro en su pecho, presionándolo contra los casilleros. Esto es lo quequiero. ¿Cierto? Al demonio con Luc. Pero cuando veo los ojos de Gabe, lo que veo ahí meaterroriza. Es tan sincero y confiado —no merezco la confianza de nadie. Ignoro la sonrisade satisfacción de Angelique cuando Gabe me guía a través del pasillo hacia inglés.Cuando él se va, dejo caer mi cabeza sobre mi escritorio, sintiendo la fría y dura superficiepresionar en mi piel, conectándome con la tierra.Gabe y Luc. No podían ser más diferentes. Entonces ¿cómo podía desearlos a ambos? Perolo hacía, en formas completamente distintas. Y, después de anoche, Gabe me asustabamás que Luc. No creía en el amor, pero eso era lo que sentía. Lo sentía viniendo de él, y losentía en mí.Empujé mi cabeza fuera del escritorio y examiné mis manos temblorosas —y salté cuandoLuc está ahí, sentado es su escritorio al lado del mío. Donde Gabe es paz y amor, Luc estodo lo demás: lujuria, pasión, con su seductiva energía que me hace quererlo en todas lasformas equivocadas. Y obviamente no soy la única en la que él tiene ese efecto. Levanto lavista para ver a Angelique cerniéndose en la puerta, tratando y fallando de lucir casual,como si sólo estuviera pasando el rato.Una maliciosa sonrisa se desliza sobre su rostro cuando él se inclina hacia mí sobre sus codos,por un segundo, rabia arde a través de mí, haciéndome querer borrar esa sonrisa de su caracon mi puño. Mi mira fijamente a los ojos. —Lo siento. No quería asustarte.Pero me asustaste. Ustedes dos. Me asustaron como el infierno.—Sólo estoy cansada —digo, y es verdad. No pude dormir anoche, porque cada vez quecerraba los ojos Gabe o Luc estaban tras mis párpados. Y no quería ver dónde irían esossueños. Me froté los ojos así no los vería más.Pasé el resto de inglés tratando de ignorar el edificio de electricidad estática entre nosotrosmientras trabajamos en nuestro esquema. Pero estoy teniendo un momento realmente difícilconcentrándome. Cuando la campana toca, Luc y yo no hemos terminado. Y es debido amañana.Luc se tira hacia atrás y junta sus manos detrás de su cabeza. —¿Quieres que nos juntemosdespués de la escuela o tomamos en cero? 128 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué crees? —digo. Mi tono traiciona mi frustración. Me deslizo rígidamente fuera de misilla y hago mi camino hacia la puerta.—Está bien, ¿tú casa o la mía? —dice, siguiéndome.Así que la cosa es, Mamá y Papá aman a Gabe. No podían dejar de hablar sobre el estamañana. Creen que él, como que, camina sobre agua. Luc, por otro lado, no tanto. —Latuya supongo.—Bien —dice cuando salimos al pasillo. Suena contento con él mismo. Y me ponerepentinamente furiosa.La tapa de mi agujero negro emocional explota, y siento que mi boca comienza a moversesin estar completamente conectada a mi cerebro. Lucho por seguir el ritmo mientras laspalabras se derraman hacia afuera.—¿Hay alguien en esta escuela con quien no estés saliendo? ¿Aparte de mí, quiero decir?—Me encojo cuando me doy cuenta de lo que acabo de decir. Y aparentemente lo dijeen voz alta, porque todos en un radio de diez-pies se dan vuelta para mirarnos.—Wow… bueno, realmente no era consciente que estaba saliendo con alguien en estemomento.Mentira. Mi presión sanguínea se dispara cincuenta puntos y, ahora que agujero estadestapado, soy incapaz de contener mis emociones. —¿De verdad? Tal vez deberíasdecirle eso a Angelique, o a Cassidy, o a Taylor, o a Riley.Se inclina en la puerta, todo relajado, y me pone aún más molesta. —Hasta donde ya sé, nohe estado en una cita con ninguna de ellas. Fui al cine y a comer una pizza con Riley yTaylor. Como recuerdo, estabas invitada. El hecho de que no te nos unieras fuedesafortunado. Nunca he ido a ningún lugar con Cassidy o Angelique. En realidad, la únicacita en la que he estado sería contigo.—No hemos tenido una cita —suelto. Pero entonces me encojo otra vez, recordando elcafé después de la fiesta de los Gallaghers. Fui la que la llamó “cita caliente”.Responde mientras trabajo para reunirme a mí misma. —Oh, mi error entonces. Pensé quenuestra cita-café contaba. 129 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMiro el descascarado esmalte de uñas negro en dedo gordo del pie y levanto un pedazosuelto de linóleo gris con mi sandalia. Siento mi rabia escabullirse tan rápidamente comovino, humillación tomando su lugar. —Entonces, ¿no casa en la playa?Su voz baja hasta casi un susurro, pero todavía podía escucharlo claramente sobre elmurmullo del pasillo lleno de gente. —No casa en la playa.Miro en sus ojos y de repente me siento un poco mareada. Mis pensamientos se nublan, ytengo la urgencia de sumergirme dentro de esos profundos pozos negros. Quiero saber queestá pensando. Quiero saber todo sobre él. Me doy cuenta de que no estoy respirando yaparto la mirada, intentando respirar con normalidad.—Entonces, ¿estamos bien? —Preguntó, su voz suave, casi tierna.Sólo asiento, no realmente segura de lo que acaba de pasar, pero sin confiar en mí mismapara abrir la boca otra vez.Paso el resto de la mañana sintiéndome como una completa idiota, y no puedo si quieramirar a Luc. Pero cuando fuimos a almorzar, veo la expresión en el rostro de Taylor —algoentre vergüenza y excitación— mi corazón se hunde. Debería haber sabido que algo pasóentre ella y Luc anoche, porque ella me ha evitado toda la mañana. Cuando nosdeslizamos en nuestros asientos normales, miro a Riley, quien se encoge de hombros. Luc yella se están mirando mutuamente. Nada nuevo ahí. Así que, es sólo Taylor la que tiene algopasando.—Vamos a conseguir almuerzo —digo, pateándola bajo la mesa.Mira de mí a Luc y de vuelta a mí y dice: —Está bien. —Pero no parece como que tengamucho apetito. Su piel está pálida con un leve tinte verdoso, chocando con su pelo rosado.La arrastré por el brazo hasta la fila del almuerzo, con Riley siguiéndola por el otro lado, ynoté que Riley robó una mirada sonrojada a Trevor, sentando con su pandilla en una mesacercana a las máquinas expendedoras. Jackson Harris levanta las cejas hacia mí y cruza losbrazos sobre su pecho, flexionando sus bíceps en algún gesto Neanderthal deapareamiento. Pongo los ojos en blanco. Taylor está muy distraída para notar algo de eso.—Entonces, ¿qué demonios está pasando, Tay?—No lo sé. Es todo un poco confuso. 130 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué es confuso? —digo en voz alta, echando un vistazo atrás para ver el desfile deestrógeno haciendo su camino hacia Luc y Gabe en nuestra mesa.—Creo que hice un avance con Luc, pero realmente no recuerdo con seguridad.—¿Cómo puedes no recordar si hiciste un movimiento?—Bueno, recuerdo el movimiento… creo que sólo estoy bloqueando toda la cosa. —En ungesto muy de a-Taylor-le-gusta, inclinó su cabeza hacia abajo, poniendo su dedo índice ysu pulgar sobre su frente y escondiendo su cara detrás de su mano—. Esto es demasiadovergonzoso.—Entonces… ¿cuándo hiciste este movimiento… él hizo uno de vuelta? —Echa un vistazoentre sus dedos y me mira cuando intento pasar una bandeja—Como dije, es un poco confuso, pero estoy bastante segura de que metí la pata.—Oh —digo, intentando sonar simpática. Miro de regreso a Luc y siento un aleteo en mipecho cuando lo encuentro mirándome fijamente. Aparto la mirada y tomo una manzanaestropeada de la cesta cerca de la caja registradora—. Bueno, les dije chicas que él sóloestá jugando con nosotras. Eres afortunada de que te haya detenido. Hay un ángelsentado sobre tu hombro.Deja caer su mano y frunce el ceño hacia mí. —No quiero ningún ángel malditamentebueno. ¿Y por qué te importa de todos modos? Tuviste a Gabe todo para ti sola anoche.Debería estar interrogándote.—No pasó nada con Gabe. Nada va a pasar con Gabe —digo, seriamente molesta de quelas estoy dejando llegar hasta mí. Pero es una mentira. Algo pasó —a mí, de todos modos—y tengo que descubrir cómo hacer que se detenga.Nos dirigimos de regreso a la mesa, y dejé caer mi bandeja con un choque resonante dedeterminación y finalidad. —Hemos decidido que queremos nuestra mesa de vuelta. Sólochicas. Ambos tendrán que encontrar otro lugar.La expresión de Luc es divertida; la de Gabe es de un poco de sorpresa.Y la de Taylor es de furia. 131 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe mira con el ceño fruncido. —¿Quién te hizo la dictadora de la mesa del almuerzo?La miro de vuelta. —¿Era la única teniendo esta conversación hace un minuto?—Si no quieres sentarte con ellos. ¿Por qué no te cambias tú?—Bien —solté.—Bien.Abandono mi bandeja del almuerzo y me voy echa una furia de la mesa en la que me hesentado con mis dos mejores amigas cada día de escuela por dos años y medio. AngeliquePreston, a dos mesas de distancia, sonríe con satisfacción hacia mí mientras titubeo contorpeza momentáneamente antes de decidir que no hay buenas opciones e irmetotalmente echa una furia de la cafetería. Echo un vistazo a través de la ventanilla lateralde la puerta a tiempo para ver a Riley comenzar a seguirme. Pero Taylor se desliza en miasiento, entre Luc y Gabe y agarra el brazo de Riley. Riley duda y entonces se sienta. Estoybastante segura de que voy a matar a Taylor.No puedo creer que este dejando a los chicos, sin importar cuán calientes sean, nos haganesto a nosotras. Me siento enferma cuando refriego una lágrima de rabia de mi cara y medirijo hacia el patio. Me siento sobre el césped en el frío sol de primavera con mi espaldacontra el edificio y cierro mis ojos.Respira.—Hey.Salto por la voz de Reefer. Abro mis ojos para encontrarlo sentado a mi lado, mirándomefijamente con sus fangosos ojos marrones. El resto de la banda está pasando el rato en laalcoba cerca del gimnasio.—¿Estás bien? —pregunta.—Si.No me cree, pero aún así puedo ver la pregunta en sus suaves ojos marrones, no mepresiona. Sé que es egoísta, pero necesito algo fácil y familiar en este momento. Me inclino 132 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERShacia él y pone su brazo sobre mi hombro. Sólo nos sentamos ahí por un rato mientras hablasobre su hermano y su perro y como aprendió esta nueva melodía de guitarra.Y se me ocurre que no ha dicho nada sobre nosotros. Y su mano está sobre mi hombro. Yme está presionando contra él, en cambio de la otra forma alrededor. Me separo de él y lomiro a la cara. Algo es diferente.—¿Entonces, ¿cómo están las cosas con la banda? —pregunto.Toma una inhalación profunda. —Bien. Realmente bien. Delanie es totalmente genial.Gracias por reunirte con nosotros.El tono de su voz me toma por sorpresa, y ahora es mi turno de preguntarle con los ojos.Sonríe y deja caer su mirada a sus manos.—Así que, Ryan y Delanie están hacienda su propia música.—Eso es genial, Reef. Estoy verdaderamente contenta de que funcionara. —Y no es unamentira. Estoy contenta de que Ryan haya seguido adelante. Pero no detiene la puntadade tristeza, y, si soy honesta, tal vez siento un poco de arrepentimiento.Aprieta mi hombro y se para. —Entonces, ¿estás segura de que estás bien?Le sonrío. —Estoy bien. Gracias.Sostiene mi mirada por un largo momento entonces se da la vuelta para encaminarse através del patio. Escucho a Ryan y la banda tocar efusivamente por unos minutos luegosaco mi último lote de carta de Pakistán de mi bolso y las abrí. Cuando levanto la vista, Lucestá parado ahí.—¿Te importa un poco de compañía?Miro las cartas. —Estoy ocupada.Estoy esperando que se vaya, pero en cambio se desliza por la pared de ladrillo y se sientaa mi lado. —¿Qué son esas? 133 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Cartas —digo, encontrando una de mi amigo por correspondencia, Ghalib, y poniéndolaadelante. Pero, mientras la miro, ansiosa por conseguirla traducida, siento como si un rayode luz golpeara mi cerebro y repentinamente estoy enferma.¡Oh, Dios!Conozco este sentimiento. Siempre significa algo malo. De repente, estoy contenta de nocomer nada al almuerzo, porque mi estómago se tambalea. Ruedo sobre mis manos yrodillas, mareada.—¡Frannie! —Luc se inclina hacia mí—. ¿Estás bien?Empujo la visión de Ghalib, yaciendo sangriento en una carretera sucia, fuera de mi cabezay miro otra vez la carta. Ghalib está muerto. Me siento como si me estuviera ahogando. —No —digo, mi voz ronca.—¿Qué es? ¿Qué está mal? ¿Estás enferma?¿Cómo puedo explicarle esto sin sonar loca? Pero cuando miro a Luc, algo me susurra misubconsciente, diciéndome que lo comprendería. Es el único quien no pensaría que me hevuelto loca. —Creo que Ghalib… —Pero no puedo hacerme decirlo—. Nada, estaré bien —digo, el dolor en mi pecho amenaza con convertirse en lágrimas.Recoge la carta y la mira. Sus cejas se levantan. —Él está bien, Frannie. Va a ir a Afganistánpara visitar a unos parientes y buscar un trabajo. Nada está mal.No tengo la energía para cuestionar como leyó la carta sin un traductor. —Está muerto.—¿Cómo lo sabes?—Lo vi.Luce sorprendido sólo por un momento, y me doy cuenta de que estaba mal sobre que élpudiera comprenderme. Piensa que estoy loca. Baja su brazo y lo pone sobre mi cintura.—Déjame llevarte con la enfermera. 134 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¡No! —digo, alejándome—. Sólo dame un minuto. —Me tiendo sobre el césped, todavíasintiéndome enferma. La visión de Ghalib –y otros– no se van. Matt fue el primero, pero hahabido tantos otros desde entonces. Siempre soy la primera persona en saber cuando unamigo de la familia o una antigua maestra —cualquiera que alguna vez he conocido— sehan ido. Son los rostros que siguen la luz en mi cabeza. Siempre muertos.Después de unos momentos, me hago a mi misma levantarme del piso, y Luc caminaconmigo hacia la sala del Sr. Snyder, donde escribo una carta para Ghalib. Si supiera cómoencontrarlo por teléfono lo haría, pero ya sé que no serviría. La fecha de su carta era deuna semana atrás. El Sr. Snyder luce preocupado, pero promete traducirla y mandarla estanoche.Por el resto del día de escuela, Luc no abandona mi lado. Normalmente tendría unproblema con toda la cosa protectora, pero teniéndolo alrededor parece estar ayudando,y para la hora que nos subimos a su coche después de la escuela, estoy comenzando asentirme un poco mejor. 135 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS capítulo 11 el diablo me hizo hacerlo Traducido por ηịịịღ Corregido por kathesweetM Luc e siento eléctrico. Totalmente electrizado. Quería saber por qué el Infierno deseaba tanto a Frannie, y ahora lo sé. Lo vi.Ella se sube a mi auto, se inclina sobre la puerta y cierra sus ojos. La dejo tranquila durantecasi todo el viaje, pero finalmente no puedo aguantarlo más. Tengo que saber.—¿Frannie?—¿Sí?—Lo que ocurrió antes en patio… Lo que viste… ¿pasa muy seguido?Su expresión se vuelve hostil. —No estoy loca —gruñe.—No dije que lo estuvieras. Sólo estoy preocupado. —Y curioso.Ella mira a través de la ventana. —No muy seguido, pero sí a veces.—¿Durante toda tu vida?—Sólo desde mí… desde que tengo siete. 136 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué es lo que ves? ¿Cosas que van a ocurrir?Ella se vuelve hacia mí y una lágrima se desliza por la esquina de su ojo. —Gente muerta. Losveo muertos justo antes de que mueran. —Su mirada desciende hasta sus manos—. Peronunca he sido capaz de detenerlo.Puedo ver como esto sería útil para el Inframundo. Si supiéramos que ellos se están yendo…si pudiéramos etiquetarlos antes de que fueran al Limbo… tal vez eso mejoraría nuestrosnúmeros.Intento mantener la emoción fuera de mi expresión y mi voz. —Eso es duro. ¿Vas a estarbien?—Sí, supongo —dice ella mientras llegamos al complejo de mi apartamento.Sus ojos observan con cautela mientras ingresamos al estacionamiento. No es lo queesperaba, estoy seguro. —¿Aquí es dónde vives?—Sí, ¿hay algún problema? —digo, peleando contra la risa.—No —espeta.Avanzo hasta un sitio para estacionar cerca a la puerta de mi edificio, entre un oxidadoImpala azul y una abollada camioneta Ford negra, y observo por la esquina de mis ojosmientras ella mira alrededor.El día gris acentúa la atmósfera gris que rodea éste lado de la ciudad. Los cuatro edificiosde cemento de dos pisos fueron blancos alguna vez, pero ahora son de un color hollínproveniente de décadas de suciedad, humo y emanaciones de las alcantarillas. La mayoríade las ventanas están intactas, pero aquí y allí hay cartón y cinta adhesiva que sustituyen alvidrio sucio. Una bolsa plástica de supermercado vuela a través de la tierra estéril en la sutilbrisa de primavera y es capturada en la rama de un anémico árbol cercano a la puerta demi edificio. 137 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla me mira y en una demostración de valentía sale del auto. —Vamos.—Tus deseos son órdenes —digo mientras avanzo hacia el edificio.Mantengo la puerta abierta y ella tentativamente avanza a través de ésta. Me sigue por lasescaleras sucias al segundo piso y espera en el pasillo pobremente iluminado mientras yobusco mi llave y la deslizo en la cerradura.—¿Tus padres están en el trabajo? —pregunta mientras paso a través de la puerta yenciendo una luz.—Probablemente.Ella me sigue a través de la puerta. —¿A qué hora llegarán a casa? —¿Detecto un tembloren su voz?—Ni idea.—Bueno, usualmente, ¿a qué hora llegan a casa?—Ni idea —digo otra vez. Ella sólo me mira—. Nunca conocí a mis padres. —No es mentira.Los demonios no están demasiado interesados en todo el concepto de la crianza.—Oh. Lo siento. —Sus ojos descienden hacia el piso gris donde unas alegres margaritasamarillas de linóleo hacen lo imposible por reflejarse a través de años de suciedad—. Bueno,¿con quién vives entonces?—Con nadie.Sus ojos se ciñen de nuevo sobre los míos. —¿Vives aquí tú solo? —Un olor pomelo impregnael aire, el miedo de Frannie. Mmm… 138 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L DISA ESROCHERS—Sí.Sus ojos se desvían nuevamente hacia la puerta, probablemente planeando su escape.—Si prefieres ir a tu casa, está bien —digo con mi voz más tranquilizadora.—Um… —Claramente no está lista para pisar esos terrenos otra vez—. Esto está bien.Voy hacia el refrigerador y lo abro. —Genial. ¿Quieres una cerveza? —Cierro la puerta delvacío refrigerador mientras dos cervezas frías se materializan en mis manos.—Tal vez deberíamos avanzar algo con el trabajo primero.Abro ambas cervezas y le entrego una. —Trabajo mejor cuando puedo relajarme —digo,tomando un largo trago. Ella mira la cerveza en su mano y le da un sorbo tentativo, luegomira a su alrededor.Soy un demonio, no un cerdo, así que mantengo el lugar relativamente en orden. La cocinaestá limpia —sin platos sucios ni comida podrida— mayormente porque no necesito comer.Pero por esa misma razón, no hay mesa. Ni sillas. La corta fila de gabinetes está pintada denegro, y las paredes que una vez fueron blancas son ahora más grises, con la pinturadescascarándose y yeso filtrándose a través de esos lugares.El estudio es pequeño y, además de la cocina en la esquina posterior izquierda y el bañojunto a ella —que también está limpio ya que no tengo que hacer eso tampoco— hay unacama King-size con sábanas negras, un edredón negro, y un montón de almohadas negrasque ocupan casi la mayoría de la habitación. Que tiene una gran, y gruesa, alfombra negrabajo ella.—Esa es una gran cama —dice, mirando la enorme masa negra en la mitad de lahabitación. Luego sus ojos regresan hacia los míos y se sonroja.—Mmm —concuerdo con ella—, y es cómoda también. 139 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSu mirada desciende hasta el piso y luego regresa rápidamente a la mía antes de revisar elresto de la habitación, cuidándose de evitar la cama. Hace un recorrido del estudio,deteniéndose para observar las tres impresiones Doré cercanas a la cocina, querepresentan las diferentes etapas del infierno de Dante, y una impresión de La Tentación deEva de William Blake, el punto culmine de la carrera del Rey Lucifer.Ella hace su camino hacia más allá del baño, y no me pierdo su sigilosa mirada hacia mí enel espejo de cuerpo entero ubicado en la parte posterior de la puerta. Continúa avanzandoa través del piso, mirando los libreros ubicados frente a la cama, deteniéndose pararecoger un muy antiguo y bastante gastado volumen que dejé abierto en el piso: ElPurgatorio de Dante. Soy aficionado a Dante, habiendo sido su musa. Ella pasa sus pulgaressobre él y sus cejas se levantan. —Esto está en español.—Italiano —le corrijo.—Hablas italiano —dice ella, poco convencida.—Sí.—Di algo.—Sii la mia schiava d`amore —ronroneo.Su expresión es reservada. —¿Qué dijiste?Una sonrisa divertida tira de mis labios. —Nunca lo diré. —De algún modo no creo que ellaesté de acuerdo en ser mi esclava de amor tampoco.Me mira con los ojos muy abiertos por un momento, luego pone a Dante de regreso en elsuelo. Saca otro volumen —Proust— de la estantería y lo abre. —¿Francés? —dice, con fieraincredulidad.—Oui. 140 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSFrunce el ceño. —Estás bromeando… ¿cuántos idiomas hablas?Todos ellos. —Un par.Se aleja de mí, poniendo a Proust en la estantería, y serpentea por delante de mi ventana,cuya vista da hacia el estacionamiento, observando su camino de salida. Cuando se girade regreso hacia el cuarto y se da cuenta de cuán cercana está de la cama se aleja unpoco. Se recuesta contra la pared entre el gabinete del estéreo con las torres de parlantesy el largo mueble que se extendía desde el suelo hasta el techo lleno de cada CD jamáshecho, pero sus ojos exploraron la pared detrás de la cabecera de hierro forjado de micama. Está cubierta por un oscuro mural de mi hogar que va del suelo al techo, la regiónmenos poblada del Abismo más alejado de Las Puertas, donde el Lago de Fuego seencuentra con los altos Muros de piedra del Infierno.Finalmente, su curiosidad por el mural supera su miedo a la cama, y camina hacia él yrecoge un pincel de la cima del montón de suministros ubicados en la esquina. —¿Quiénestá pintando esta pared?—Ese sería yo.Se gira para mirarme. —De ninguna manera.No puedo evitar sonreír mientras se gira de nuevo hacia la pared y recorre con el dedo ellargo del contorno de una llama azul que emana de la fundida superficie roja del Lago.—Esto es realmente oscuro… aterrador, pero genial. ¿Qué es?—El Infierno.Se aleja de la pared y se queda inmóvil frente a mí durante varios latidos de su corazón. —Así que, ¿dónde quieres trabajar? —pregunta finalmente, mirando alrededor.Disparo una mirada hacia la cama y sonrío. 141 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla tiembla, incluso a pesar de que la temperatura está lejos de ser fría aquí adentro, ytoma un largo trago de su cerveza. Abre su mochila, saca su libro de composición, y sesienta en la alfombra junto a la cama, tomando otro sorbo.Camino hacia el estéreo, pongo a Linkin Park, y pongo el volumen lo suficientemente fuertecomo para sentir el ritmo en mis huesos.—¿Dónde está tu televisión? —Ella pregunta.Me siento en la alfombra junto a ella. —No tengo una.—¿Entonces como ves tanto History Channel?Realmente necesito ser más cuidadoso. —Tenía uno. Se rompió.—Oh —dice, sacando Las uvas de la Ira de su mochila—. Así que, ¿qué crees que deberíahacer Tom?—Ir directamente a la cárcel. —Y posteriormente al Infierno—. No debería pasar de largo,no debería cobrar doscientos dólares.Ella termina su cerveza nerviosamente. Me levanto del suelo y me deslizo hacia elrefrigerador, regresando en un segundo con otras dos. Hago estallar la parte superior y leentrego una, “accidentalmente” cepillando mis dedos por el interior de su muñeca. Sus ojosse abren completamente por un instante y aguanta la respiración. ¿Una reacción al calorde mi tacto? ¿O es algo más?Jengibre… mmm.Sí, esto es mucho mejor: el acercamiento directo. Porque mi último plan de juego —elacercamiento indirecto— apestaba. Tenía que arreglarlo, así que empujé un poco de mipoder sobre ella después de Inglés. Y aquí está. Conmigo. 142 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSola.Una caliente ráfaga de electricidad juega bajo mi piel mientras imagino las posibilidades.Ella me mira y toma otro trago de su cerveza. —Así que, ¿por qué eres tan duro con Tom?¿Qué es lo que te hizo?Me río. Si él no fuera un personaje de ficción probablemente seríamos amigos. —Bueno,veamos… a mí, nada. Pero a los otros, les robó y asesinó. Nada importante, supongo.Ella me mira con incredulidad. —¿Leíste el libro realmente? Porque él tenía buenas razonespara hacer lo que hizo. —Mmm, como me encanta ese fuego.—Oh, así que hay buenas razones para el asesinato… no lo sabía. Lo siento tanto.—Algunas veces. Incluso nuestro sistema judicial deja libre a algunas personas si existieroncircunstancias atenuantes.—Hmmm, sí, nuestro infalible sistema judicial.—Y la iglesia también. Ellos perdonan a las personas que han cometido asesinato si notenían otra opción.—Bien, no me hagas comenzar con la iglesia.—Eres la persona más cínica que he conocido.—Sólo soy un realista.—Tal vez era eso lo que ocurría con mis padres. ¿Tú les inculcaste a ellos esta mierda? 143 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSus palabras comienzan a arrastrarse un poco mientras se agita más y más, y yo peleocontra la sonrisa que está amenazando con brotar de mis labios. —Apenas les dije hola.—Porque a mis padres les gusta todo el mundo, inclusive Taylor. Nunca los había visto actuarde esa forma antes.Porque nunca habías llevado un demonio a tu casa antes. —No sé qué decirte. La gentereacciona de esa forma ante mí a veces. —Observo su rubor. Su reacción ante mí pareceser completamente la opuesta, lo que funciona para mí. Y la cerveza parece estarrelajándola un poco.Nos sentamos por un largo rato, ella mirándome y yo mirándola de vuelta. Finalmente digo:—A tus padres les gusta Taylor, ¿huh?Sus párpados parecen pesados. —Ella les encanta. Aman su cabello rosa.Me permito a mí mismo sonreír ahora. —Tal vez ese es mi problema. Necesito cabello rosa.Se ríe, una profunda risa desde su vientre, y algo comienza a moverse en mi interior, mehace sentir… vivo. Se inclina hacia atrás contra la cama, su risa pareciéndose cada vez másuna risita, y cierra sus ojos. Borracha con dos cervezas, un peso ligero.—Mmm… sí. Excepto que entraría en conflicto con tus ojos rojos —dice, a la deriva.¿Mis ojos rojos? Es una buena observadora. Pero la verdad es que no puedo apartar mis ojosde ella. Su respiración se vuelve más lenta y profunda a medida que se interna en el sueño,y yo todavía la estoy mirando.Lo siento otra vez, la lujuria, que se está convirtiendo en una familiar vieja amiga. Pero haymás, algo más profundo, justo al borde de la lujuria, que no logro terminar de reconocer.Podría tomarla ahora si lo quisiera. Y parte de mí está gritando porque lo haga: toma sucarne. Pero otra parte de mí, la parte conectada a ese extraño sentimiento, también está 144 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSgritando. Está gritando por su alma. Podría tomarla eso justo ahora. Y si lo hiciera, estaríamosjuntos —en todo sentido— por toda la eternidad.Pero ella ni siquiera ha sido marcada aún. Debe ganarse su lugar en el Infierno. Y además,no tengo justificación para llevar su alma de regreso conmigo ahora, excepto que la quiero.Sé que él la quiere también, eventualmente, pero mi rey tiene planes para ella mientrastanto.A pesar de eso, no podría hacer daño probar sólo un poco, ¿no es cierto? Ella no lorecordaría y ni siquiera necesitaría saberlo alguna vez. Me siento por varios minutos,mirándola mientras discuto conmigo mismo. Pero al final, la insana curiosidad gana y medoy por vencido. Me inclino contra la cama más cerca de ella y cierro mis ojos,recolectándome a mí mismo. Reúno mi esencia y la siento dejar mi cuerpo y entrar al deFrannie a través de sus labios ligeramente separados.La primera cosa que me golpea es lo cómodo que es. Usualmente la posesión se sienteapretada y claustrofóbica, pero esto… esto se siente agradable. No, no agradable… sesiente bien. Trabajo mi camino hacia su mente, no para controlarla, sólo para echar unvistazo. Quiero conocer las esperanzas de Frannie, sus miedos, sus deseos más profundos.Pero me retiro al último segundo porque no se siente correcto. Se siente como una invasióna su privacidad.Me río de mí mismo. Como si no estuviera haciendo eso ya. ¿No es la posesión la últimainvasión de la privacidad?En su lugar, busco su esencia, su alma. Y cuando la encuentro, me quita el aliento. Nuncahe experimentado nada tan cercano a esta belleza: Un brillante blanco opalescente sedispara a través de ella con reflejos de plata y ricos verdes y azules, como una perla madre.Tan distinta a las almas enfermas y oscuras que arrastro al Abismo. Y es dulcemente picante,clavos de olor y grosellas sobre mi lengua y mi nariz. Pero hay más… una sensación deprofunda esperanza y… algo más.Mi arremolinada, negra esencia obsidiana se retuerce y se funde con la de ella, y estoyavergonzado por la gruesa y aceitosa sensación de la mía en comparación con la suya.Pero mientras bailamos, mi corazón marcado de azufre se eleva.Me permito a mí mismo estar con ella y se siente como si fuera bienvenido aquí… como si 145 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSella me quisiera aquí. Me pierdo en ella, explorando mientras bailamos. Cuando ella dejasalir un suspiro tembloroso y gime, ¿en placer? Me doy cuenta de que tal vez este es elúnico lugar en que verdaderamente podemos estar juntos. Permito a mi esencia acercarsemás y mezclarse con la de ella. Y en ese segundo, mientras su blanco deslumbrante semezcla con mi negro brillante, lo que siento es… todo. Siento una abrumadora ola desensaciones sin nombre, al menos en el reino demoniaco.Cosas que no puedo identificar o describir. Ni siquiera puedo comenzar a explicar lassensaciones, excepto que es algo que nunca había sentido antes y que es algo real.Ella gime otra vez y susurra —Luc… —Y es un sonido como música, pero también es unaadvertencia. Necesito salir de aquí antes de meterme en problemas. Pero es casi imposibleobligarme a mí mismo a salir. Casi contra mi voluntad, obligo a mi esencia a filtrarse paravolver a salir a través de sus labios, saboreando sus caricias mientras me muevo entre ellos.Mientras reingreso a mi propia concha humana, repentinamente se siente fría y vacía, apesar del calor demoniaco que traigo conmigo.Respiro profundamente, dejando que el aire me llene, empujando lejos las profundasturbulencias, y peleando contra la abrumadora urgencia de saltar de regreso a su cuerpo.Que Satanás me salve… ¿qué fue eso?Me empujo sobre mis pies, forzando a mis ojos a alejarse de ella y caminar hacia la ventana,donde una pequeña araña negra está construyendo furiosamente una red a través de laesquina superior. La observo por un rato mientras se mueve con rapidez y sin problemas entodo el círculo de su guarida, construyendo eficiente y meticulosamente la trampaperfecta. Sin fallos.Me pregunto cómo se volvió toda tan grande y fuera de control.No tengo idea de lo que estoy haciendo. No tengo un plan de juego. El acercamientoindirecto no funciona cuando todo lo que puedo hacer es obsesionarme sobre estar conella y tocarla. Pero, claramente, no tengo disciplina para manejar el acercamiento directo.Estoy fuera de los acercamientos.Me siento en el piso junto a Frannie y sólo la observo por un largo minuto. Luego me 146 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSencuentro a mí mismo inclinándome hacia ella. Y apenas rozando mis labios contra lossuyos. FrannieEn mi sueño, Luc y yo estamos bailando bajo las estrellas. Estamos tan cerca que puedosentirlo por todas partes, casi como si estuviera justo en mi interior. Y luego estamoshaciendo algo más que bailar, y su toque se siente como el cielo. Me escucho a mí mismagemir mientras me inclino hacia él.Algo muy suave, pero muy caliente se roza contra mis labios, y mientras mis ojos se abren, loveo dar marcha atrás. En alguna clase de acción reflexiva —o tal vez es la cerveza— mimano se levanta, se envuelve en el sedoso cabello negro en la parte posterior de sucabeza, y tiro de su cara de regreso a la mía. Él se aleja un poco de forma casiimperceptible y casi lo dejo ir, pero luego su labios están sobre los míos otra vez, suaves y oh-tan-calientes.Él debe estar cercano a los mil grados, y se siente como si estuviera quemando mi mano ymi boca. Pero al mismo tiempo, se siente tan bien. Me pierdo a mí misma en su toque, y juroque mi cabeza y mi corazón están a punto de explotar. Ningún otro beso se ha sentidocomo éste. Es eléctrico e intenso, provocando que cada una de mis terminacionesnerviosas vibre. Sus labios se separan, y puedo saborear la canela, la respiro en mi interior, yse siente como si me llenara, como si una parte de él estuviera ingresando directamente ami cuerpo, completándome. Pero no cierro mis ojos, y tampoco lo hace él.Mientras lo observo, sus ojos se suavizan y el brillo rojo del fuego que está siempre presentedetrás de sus irises negros resplandece por un segundo.Cuando finalmente lo dejo ir, se aleja y se ve algo aturdido y confuso. Que es más o menosde la forma en que yo me siento. Me mira durante un largo tiempo y comienzo a pensarque realmente lo arruiné. Pero la preocupación se apodera de su expresión, y pregunta: —¿Estás bien, Frannie? —Como si su beso hubiera podido dañarme de algún modo.¿Estoy bien? No estoy segura. Porque me siento mareada, y una sensación a la que nisiquiera puedo dar nombre está deslizándose a través de mí, haciéndome sentir un pocoenferma. Estoy agotada pero al mismo tiempo energizada. Mi corazón se siente como unarana en mi pecho, y comienzo a preocuparme de que tal vez nunca vuelva a ser la misma. 147 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLo miro, intentando recuperar mi aliento. Pero lo que veo en esas piscinas oscuras no hacenada por ayudarme a respirar. —Uh-huh. ¿Qué hay de ti?La preocupación no deja sus ojos. —Genial —dice, pero no suena como si estuviera“genial”.Me acuerdo de Taylor y me siento más enferma. —Entonces… ¿qué pasó contigo y Taylor laotra noche?Él se ve un poco sorprendido. —Nada. Pensé que ella te había dicho eso.—Ella fue un poco vaga con los detalles.Piensa en ello por un largo segundo. —¿En serio? Interesante —dice. Luego me observa porotro largo segundo y su mandíbula se tensa. Sus ojos se desvían de los míos y examina susmanos mientras pregunta —¿Qué hay de ti y Gabriel?—Nada. —El vértigo que siento ante la revelación de que a Luc le importo más de lo quedemuestra, inmediatamente es aplastada por el dolor en mi pecho ante mi propia mentira.Cierro mis ojos y dejo caer mi cabeza de regreso sobre la cama. LucMe golpea como un rayo de los Cielos, algún vertiginoso, un salvaje sentimiento creciendoen su intensidad, haciéndome querer correr. Correr lejos de Frannie. O hacia ella. No sé cuálde las dos.Y lo que sentí cuando me besó, no tengo idea de qué fue eso. Algo cambió en mi interior.Así que, ¿qué endemoniado Infierno hago ahora?Mi trabajo. Ella necesita ser marcada. Lo que significa que debo seguir trabajando micamino a través de la lujuria, haciendo que toda la cosa de la ira y la venganza sea muchomás fácil… ¿cierto? 148 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Supongo que deberíamos volver al trabajo. —O al menos, yo debería hacerlo.Probablemente no sería imposible llevarla a la cama… tal vez otra cerveza, un pequeñoempujoncito de poder… sólo la sugerencia.Y entonces capto la esencia del chocolate caliente. ¿Qué señal me está entregando lamente de Frannie ahora? Una que no reconozco.—Sí —dice ella, sonriendo. Tira de su libro de composición de regreso a su regazo desde laalfombra en la que se había deslizado.La miro a los ojos, intentando leerla. No estoy seguro si esto es parte de mi plan de juego ono. Estoy descubriendo que es realmente difícil mirar a cualquier otro lado. Y estámirándome fijamente también. Comienzo a alargar mi mano hacia ella nuevamente y se vecomo si quisiera acercarse a mí también, pero luego retiro mi mano otra vez mientras unimpulso de algún tipo me golpea. Porque la quiero en más sentidos de los que puedodescribir, en cada sentido. Pero hay algo que me está deteniendo de sólo tomarla.Hay algo profundo, latiendo y resonando en mi pecho, ¿mi corazón?, ¿estás bromeando? Elazufre no late. La miro otra vez, está sonriéndome. Ella no me estaría sonriendo si supiera loque soy. Debería decírselo. Eso sería lo correcto de hacer.Oh, por el amor de todas las cosas profanas. ¿Es esa una conciencia? ¿Qué en nombre delInfierno me está ocurriendo? ¿Ésta es la idea de mí jefe de una broma? No, tan sádicocomo es, estoy bastante seguro que Beherit no encontraría nada gracioso en esto.Gabriel.De algún modo, esto tiene que ser su culpa. Voy a rastrearlo, arrancar sus plumas de ángel,y a crearme una almohada con ellas.Tomo una respiración profunda intentando aclarar mi mente. Mi mirada regresa a Franniejusto mientras una sonrisa pequeña y malvada tira de las esquinas de sus labios besables. Norecuerdo nunca haber deseado tanto algo como ahora. Si no lo supiera mejor, pensaríaque nací de la codicia en lugar del orgullo. 149 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Así que… capítulo veintiocho… —digo, desviando la mirada y abriendo el libro decomposición. 150 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L DISA ESROCHERS Capítulo 12 Igual que el Cielo Traducido por ηịịịღ Corregido por kathesweet FrannieT aylor me estaba viendo desde el otro lado de la mesa —¿Te besó? Una sonrisa tira de mi boca. Ha pasado un día entero y mis labios todavía estántemblando.La mesera viene con nuestra carne de cerdo a la mu shu, pollo al limón, y arroz frito concamarones y deja caer los platos sobre la mesa. Tira un par de palillos en medio de la mesa,dice algo en Cantonés y se va.Riley la mira tristemente mientras ella se aleja de nuestra mesa. —¿Por qué nos odia?Me encojo de hombros y regreso mi atención a Taylor. —Solo estás celosa —dije, poniendoun poco de arroz en mi plato. Traté de renunciar a la noche de chicas esta semana a causade odiar las agallas de Taylor ahora, pero Riley instaló alguna gran culpa, y aquí estoy. Asíque estoy aprovechando al máximo para restregar esto en la cara de Taylor.—Así que, ¿sí lo hizo? —pregunta Riley.Mis ojos vagaron afuera de la ventana pasando el letrero de neón verde de “ABIERTO”hasta las solitarias banquetas y las ventanas oscuras de los locales vacantes del otro lado dela calle. Por un momento estuve segura de ver un Shelby Cobra negro ir por la calle bajo elbrillo de las luces de neón. Un pensamiento deseado, supongo. Sonrío dulcemente a Taylor.—Bueno, creo que realmente pude haber estado haciendo eso de besar, todo es un pococonfuso. 151 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¡Ves! Eso es lo que quiero decir. Las cosas se ponen confusas con él. ¿Pero no dijo nadade lo que pasó con nosotros?—Nada.—¿Y le crees? —Taylor mueve sus palillos salvajemente, esparciendo salsa de limón por todala mesa.—Bueno, él no parecía raro sobre eso o sobre cualquier otra cosa. Dijo que estabasorprendido de que no me dijeras eso.—Así que, soy afortunada de que me rechazara —dice, su rostro refleja el desdén de suvoz—, ¿pero está bien para ti besarlo?No pude evitar esa estúpida sonrisa que aparece en mi cara —Tal vez me equivoqué —digo, esperando tener razón. Incluso si no lo estoy y él me rechaza mañana, la expresión enla cara de Taylor lo vale.Sacude su cabeza —Lo besaste.—Sí.—¿Algo como besuquearse o solo un besito?—Solo un beso. —Un beso serio y alucinante.Los ojos de Riley se abrieron y su sonrisa es triunfante. —Así que, ¿ahora están saliendo?—No estoy segura……tal vez.—¿Como no estás segura de que salen? —Se burla Taylor a través de su boca llena decarne de cerdo y col.—De la misma manera en la que tú no sabías si dormiste con él.—¡Yo sabía que no dormí con él! 152 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Lo que sea. No hemos estado en una cita verdadera. Así que, técnicamente, yo tendríaque decir que no estamos juntos.—Te odio.—Lo sé —digo, todavía regodeándome. No lo puedo evitar. Es una especie apaleo contraTaylor para variar.El rastro de sonrisa maldosa amenaza con salir de sus labios, después mira hacia otro lado ysus cejas se alzan en sorpresa. —Así que, eso es raro —dijo, volteando a ver detrás de mí—.¿Le dijiste a el que íbamos a estar aquí?–¿A quién? —me giro y veo Luc de pie junto a la puerta bajo la señal CASA DE BAMBÚ DEMING: MUY BUENA COMIDA. Pasea su mirada.—No quiero interrumpir nada. —Su voz como miel caliente me derrite. Tengo muchas ganasde llegar directo a él, pero no quiero ser una mala amiga, al menos no con Riley.Aparto los ojos de él.—Siéntate —dice Taylor, pateando la silla a mi lado.Luc frunce la ceja. —¿Riley?—Tenemos un montón de comida extra. Y es «muy buena», según ellos. Come —respondeella, agregando una sonrisa. Tal vez no está demasiada molesta.Luc se sienta en la silla a mi lado y se desliza en ella, inclinándose hacia mí por lo que suhombro casi toca el mío. —Gracias, pero no estoy realmente hambriento.—Entonces, ¿qué estás haciendo en un restaurante chino? —Se burla Taylor.—Estaba caminando y las vi sentadas aquí.—Lo que sea. —Taylor lanza una mirada vengativa hacia mí—. Estábamos hablando de ti.—Y ahora sé por qué le parecía bien dejar que él estuviera en la noche de chicas poraccidente—. ¿Por qué estás metiéndote con nosotras? 153 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLa pateo por debajo de la mesa. —¡Taylor!Riley salta. —Lo que quiere decir es, que no sólo te estás metiendo con Frannie, ¿verdad?Pateo a Riley debajo de la mesa. —¡Riley!Luc está tratando de no reírse. —No, eso es bueno. Dime lo que piensas, Riley.—Bueno, creo que estás con ella...—¿Y estás bien con eso?—Creo que sí, mientras te lo tomes en serio. Porque Taylor y yo vamos a tener que patearteel culo si estás jugando con ella.Mis mejillas están ardiendo. —Riley, no necesito ninguna ayuda para patear culos.La cara de Taylor se detuvo en una sonrisa malvada. —Sí, Luc. ¿Sabías? Frannie tiene unsexto grado de cinturón negro en judo.Él me dispara una sonrisa. —Sí. Lo supe que cuando lanzó a ese tipo sobre su cabeza encasa de los GallaghersYo planto mis codos sobre la mesa y entierro mi cara en mis manos. Todas las cosas queTaylor podría decir para sabotearme —nueve años de municiones— pasan por mi cabeza.En mi mente, ruego que dé marcha atrás. Por favor, por favor, por favor, Taylor, no arruinesesto.Pero cuando siento la mano de Luc alrededor de mi cintura, mi mente se quedo en blancoy mi corazón comienzo a acercarse a la línea roja.—Así que, para responder a tu pregunta, Riley: voy en serio —dice, y mi corazón se detieneen la línea roja.—Supongo que tú la llevaras a su casa —dice Riley. 154 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Si está bien contigo.Retiro mi cara de mis manos. —¿Qué demonios? ¿Yo no tengo algo que decir?Luc levanta una ceja y una sonrisa juega alrededor de sus labios. Me estremezco al recordarlo bien que se sentían movimientos sobre los míos. —¿Así que...?Respiro contra el aleteo en el pecho, odiando que él sepa lo mucho que lo quiero. Abro laboca para decir que no. —Muy bien... Supongo.Riley empuja la silla y coloca su bolso sobre su hombro, y luego agarra a Taylor, cuyaexpresión se ha suavizado. —Ya nos vamos.Taylor se para de la silla y sonríe, una sonrisa genuina que no estoy segura de haber visto ensu cara antes. Pero después de un segundo, la sonrisa toma su firma con un borde lascivo.Se frota las manos y luego levanta cerca de los hombros, como si se rindiera. —Estoy fuera.—Me da una media sonrisa y se gira hacia la puerta—. No hagas nada que yo no haría.¿Qué demonios? ¿Taylor da marcha atrás? Debo estar soñando.—En otras palabras —dice Riley, empujando mi hombro—, todo vale. —Deja caer unagenerosa propina sobre la mesa en su camino a la puerta, tratando una vez más de caerlebien a nuestra camarera.Dejo caer de nuevo mi cara en mis manos, demasiado avergonzada para ver a Luc ahoraque estamos solos.Él se inclina hacia mi hombro. —Hola.No levanto la cara de mis manos. —Lo siento —murmuro en mis manos.—Creo que es encantador que Riley te cuide.Mi cabeza se eleva y mis mejillas se sienten calientes. —¿Encantador? Trata de mortificarme.Él sonríe una de sus sonrisas maliciosas y casi hace que mi corazón se detenga. Y cuando seinclina para besarme, yo estoy bastante segura de que lo va a ser. 155 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo puedo evitar que mi mano toque su cara. Siento como tiemblo en respuesta y dirige sumirada hacia mí. —Vamos a salir de aquí —dice en mis labios.Un cosquilleo se propaga a través de mí y sonrío con una sonrisa temblorosa. —Conozcojusto el lugar. LucEsto es diferente a todo lo que he experimentado. Y eso es decir algo. Por supuesto queprobablemente tiene más que ver con Frannie que cualquier otra cosa. Ella parece tenerese efecto en mí, hace que todo se sienta nuevo.—Tienes que cerrar los ojos —dice—. ¿Estás listo?—Sí.En el pesado aire nocturno, tan lleno de los olores del bosque, los únicos sonidos son lasarmonías de croar de las ranas y los grillos chirriando y la risa de Frannie, que es comomúsica verdadera.—Está bien —dice en voz baja, inclinándose por un beso. Mis labios sólo tienen que tocar lossuyos cuando el brillo de sus ojos se vuelve travieso y deja ir la cuerda.Cierro los ojos mientras me balanceo sobre el agua, sintiendo el viento fresco en mi cara ypor mi cabello. Me siento como si estuviera flotando en la oscuridad, y ella tiene razón, esuna carrera. Casi lo mismo que ser convocado por el Rey Lucifer, el ímpetu de ser tirado através del tiempo y el espacio. Excepto por el olor a azufre y el temor en la boca delestómago. Ciento un cosquilleo a través de mi cuerpo .Cuando me deslizo de nuevo haciaa la orilla, me bajo del columpio hasta el borde rocoso de la cantera junto a Frannie. Se ríede nuevo. Su rostro resplandece en la luz pálida y plateada de la luna, y siento el mismohormigueo.Ella me sonríe. —¿Así que...? Muy fresco, ¿huh? —Se presiona contra mí y me atrae por unbeso, estableciéndose en mí un fuego con el toque de sus labios. Mmm… clavo y grosellaen mi lengua. Su alma está aquí para ser tomada.La media luna está baja en el cielo, creando sombras brillantes a través de los árboles ylanzando un brillo tenue en el agua en la cantera oscura. Pero eso no es brillo suficientepara ocultar los miles de luces que se reflejan en la superficie del agua. Nunca he visto una 156 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSnoche tan clara con tantas estrellas. Es un verdadero espectáculo, y sin embargo, es elcosmos el que brilla en los ojos de Frannie.—Bueno, me toca a mí —dice, empujándome a un lado y agarrando la cuerda.—¿Lista? —pregunto.—Lista. —Se ríe y suelto la cuerda.Observo mientras se balancea lejos de mí, una silueta contra el agua brillante. El extremo dela cuerda se arrastra sobre la superficie creando una onda y fijando el reflejo de las estrellasen el movimiento. Escuchando su grito y el tono de su risa, siento salir la burbuja de mipropia risa desde algún lugar profundo dentro de mí y estalla. Suena extraño para mí. Feliz.Pero entonces ella grita: —¡Oh, mierda! —Hay un chapoteo seguido por una onda másgrande.Mi risa para. —¡Frannie! —grito, sumergiéndome detrás de ella. Mientras rompo la superficiey escucho, juro que escucho una risa áspera y sensual desde el borde de la cantera que sedesvanece en el sonido del crujir de las hojas en la brisa—. ¡Frannie! —grito de nuevo. Nohay respuesta. Luchando contra el pánico, nado al punto donde la cuerda llega y empiezosumergirme más profundo. Aprovecho mi poder y mi mano ilumina el agua turbia a míalrededor con una luz roja mientras nado lentamente hacia las rocas. Justo antes de llegaral borde, una mano se levanta de la oscuridad más profunda. La alcanzo, sacándola a lasuperficie. Frannie empieza a toser y a jadear por aire.—Algo… me… agarró —jadea, sus dientes castañetean con tanta fuerza que apenas lepuedo entender.El alivio se extiende sobre mí mientras pongo un brazo alrededor de ella y la llevo al bordede la cantera. La empujo frente a mí mientras trepamos por las rocas resbaladizas y fueradel agua helada.—¿Estás bien?—Uh-huh. Solo… congelada —parlotea de nuevo, todavía jadeando por aire.Ya puedo ver el vapor elevándose de mi ropa mojada mientras nos paramos en el airefresco de la noche, así que envuelvo mi cuerpo alrededor de ella y le tiro el cabello haciaatrás, escurriéndolo las que detrás de ella. La sostengo mientras mi cuerpo absorbe sus 157 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSescalofríos violentos, y después de unos momentos veo el vapor comenzar a subir fuera deella también.—Mmm... —gime—. Dios, estás tan caliente.Sonrío. Dios no tiene nada que ver con eso.—Sentí como si algo me agarrara la pierna —dice finalmente mientras sus tembloresempiezan a aliviarse.—Probablemente tu pie se atoró en una raíz de árbol.—Supongo... pero no sentí ninguno.La sostengo mientras sus escalofríos disminuyen, y comenzamos a balancearnos al ritmo delcanto de los grillos. Mientras la luna se eleva de sobre la cantera, sobre nosotros, estoycompletamente perdido en ella. Nada se ha sentido tan bien, pero al mismo tiempo tanmal. Bailamos y solo estamos la música, ella y yo. Sin plan de juego. FrannieA pesar de que mi ropa y el cabello están casi secos, paso todo el viaje de regreso a micasa tratando de averiguar cómo voy a explicar a mis padres el aparecer con Luc luciendoasí. Cuando la casa está a la vista, todavía no tengo idea.También estoy tratando de envolver mi cabeza alrededor de Luc, o en realidad, en cómome hace sentir Luc. Es completamente diferente a cómo me siento con Gabe, pero nomenos miedoso. Sólo que es miedo de una manera completamente diferente. Con Gabe,el sentimiento es fuerte y profundo. Con Luc, es salvaje y fuera de control. No confío en Luc.¿Cómo podría? Pero tampoco quiero que esta sensación pare.Él se detiene en el camino y apaga el motor. Me siento, deseando que tan sólo pudieraquedarme aquí para siempre.—Así que… —dice.—Así que… —digo de vuelta. Y entonces se inclina hacia mí, tocando de nuevo mi cabello,y se inclina para besarme. Me siento volverme gelatina mientras sus labios se mueven en los 158 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSmíos. Tengo que recordarme a mí misma de respirar. Después de un tiempo muy largo, perono lo suficiente, se retira.—Creo que deberías caminar hasta la puerta.Me pongo mi cabello salvaje detrás de mi cuello y lo sujeto en un nudo. —Oh… creo que noes una gran idea.Él sonríe. —Como si no estuvieran mirando por la ventana ahora mismo. Ellos saben queestás conmigo.Echo un vistazo a la casa y veo las cortinas sacudirse justo desde donde se estabanretirando. La puerta principal se abre, y mamá está de pie en su vestido azul June Clever ytacones, los brazos cruzados sobre el pecho y los ojos muy abiertos.—Y ella también sabe que me diste un beso —dice, su sonrisa se extiende con malicia.Mierda. Mierda. —Mierda.Luc se ríe, se desliza fuera del coche y va a abrir mi puerta. Buen toque.Toma mi mano y me ayuda a salir del auto. No me suelta mientras nos movemos hacia elcamino de entrada; adoro la sensación de su mano quemando en la mía. Es todo lo quepuede hacer para no arrastrarlo de vuelta a su auto y decirle que me lleve a algún lugardonde podamos estar solos.—Buenas noches, señora Cavanaugh.—Hola —dice ella secamente, que, para ser mi madre, es como maldecirlo. Luego sus ojosse mueven hacia mí y, aún en la tenue luz del porche, estoy segura de que parezco undesastre—. ¿Qué que pasó? —Sus ojos como dardos sospechosamente regresan a Luc.Muerdo la risa histérica que amenaza con salir mientras pienso en decir, Luc yo nosrevolcamos en el asiento trasero. Que, ahora que lo pienso, fue lo que sucedió en mi sueñode anoche. Pero en cambio, me trago mi orgullo y decido decir la verdad. —Me caí en lacantera. Luc me salvó. —Por mucho que odie admitir todo eso de la damisela en apuros, talvez le hará ganar un punto extra, o dos. 159 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué estabas haciendo ahí? La cantera es peligrosa —dice, mirando a Luc abiertamentecon el ceño fruncido—. Necesitas una ducha caliente. —Me hala a través de la puerta y lacierra de golpe en la cara de Luc.—Fue mi culpa, mamá. Luc saltó detrás de mí. En serio.Ella me arrastra por las escaleras. —Gracias a Dios que estás bien. Te dije que no pasarastiempo con él, Frannie. Creíamos que estabas con Taylor y Riley esta noche.—Mamá, no sé lo que pasó para que te pongas así con él, pero no es una mala persona. Enserio.—Hablaremos de tus consecuencias más tarde —dice ella, empujándome hacia el cuartode baño en la parte superior de la escalera—. Sólo límpiate.—¿Mis consecuencias? Como, ¿castigo?Me mira pensativamente, como si justo ahora se estuviera dando cuenta de que deberíahaber tenido conmigo la conversación sobre pájaros y abejas hace mucho tiempo. —Vamos a hablar más tarde —dice y cierra la puerta. Genial.Espero oír el crujido de la escalera abajo antes de que abra la puerta y correr por el pasilloa mi habitación. Corro a la ventana y tiro hasta abrirla.El auto de Luc está en el camino de entrada, la puerta abierta, pero Luc no está en ningunaparte.—¡Luc! —digo, mi voz en un susurro ronco.—Hey. —Su voz viene de debajo de mi ventana.Presiono mi cara contra la cortina y miro hacia abajo justo cuando sale de debajo de miventana, hacia la calzada. —Hola. Lo siento. Mi mamá sólo está un poco estresada.—No hay problema —dice, mirándome, pero también mirando las ramas de roble justoafuera de mi ventana. 160 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSonrío. —¿Estas pensando en subir a ese árbol?Él mira hacia el árbol por sólo un segundo y luego me sonríe. —Si lo hago, ¿me dejaríasentrar?Siento que mis mejillas se sonrojan. —Esta noche no. Creo por ahora le hemos dado amamá todo lo que puede manejar.—¿Estás segura?No —Sí.Luce solo un poco decepcionado cuando dice: —Está bien. Hazme un favor, entonces. ¿Tuventana tiene un cierre?—Sí.—Ciérrala y asegúrala, ¿de acuerdo?Saco una sonrisa. —¿Por qué? ¿No puedes ser confiable?—No, no puedo. Pero no soy yo quien me preocupa en este momento. Sólo hazlo. Ahora,¿de acuerdo? —La urgencia en su voz me asusta un poco.—¿Qué está mal?—Nada. Sólo tienes que hacerlo. Por favor —ladra.—Si me dices lo que está pasando.—Oh, por el pecado de Satanás… —comienza, exasperado, y luego mira hacia mí—. Porfavor, Frannie.Lo miro de vuelta. —Lo que sea —digo y de golpe y cierro la ventana.Sólo se queda allí por un minuto, mirándome hasta que me doy cuenta de que está 161 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSesperando a que la asegure. Yo, a regañadientes lo hago, y lo veo deslizarse en suMustang. Se retira de la entrada hacia la calle y lo veo hasta que sus luces traseras sepierden detrás de los árboles. Dejo que arruine mi noche perfecta por convertirse en unidiota.Pero justo antes de dejar caer la cortina, miro hacia la oscuridad, al árbol fuera de miventana.Mi aliento se para mientras doy un traspiés atrás de la ventana.Y me digo a mí misma que el par de ojos rojos flotando en las ramas son sólo de un gato.Un segundo después, la cabeza de Kate se asoma por las rendijas. —¿Estás bien?—Sí. —Pero el temblor en mi voz delata mi malestar.—¿Qué pasó?—¿Cuándo?—Justo ahora. Gritaste.—¿Lo hice? —digo, pensando en esos ojos sin cuerpo y me estremezco.Presiona la puerta y la cierro detrás de ella. —Sí, lo hiciste. Por lo tanto, ¿estás bien?—Sí, lo siento. Algo que me sorprendió.—Está bien. —Se da vuelta hacia la puerta.—¡Espera! —grito, mirando hacia atrás en la ventana. Estoy un poco espantada y no quieroque se vaya todavía.—¿Qué? —dice, girándose.Y de repente me siento un poco incómoda. —Así que... ¿qué pasa? 162 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla sólo me mira fijamente. —¿Estás segura de que estás bien? Porque estás un pocoperdida.—Estoy bien. Sólo pensé que podíamos... ya sabes... hablar, supongo.Pone los ojos en blanco y se vuelve hacia la puerta de nuevo, y de repente pienso en algoque realmente deseo que preguntarle.—Kate…Apenas me mira por encima del hombro mientras alcanza la perilla de la puerta. —¿Qué?—Cuando tú y Chase... Ya sabes. La primera vez…Se gira hacia mí, molesta. —¿Qué, Frannie?—Que tuvieron relaciones sexuales… la primera vez que tuvieron relaciones sexuales.¿Cómo sabías que estabas lista?Su expresión se suaviza y sonríe con melancolía. —Sólo lo sabes. —Pero entonces lapreocupación llega a su rostro—. No dejes que nadie te presione, Frannie. Si alguna partede ti está diciendo no, entonces es un no.¿Pero qué si todas las partes de mí están diciendo que sí? Pienso en Luc, y, a pesar de queestoy enojada con él, un hormigueo comienza bajo en mi vientre. —Gracias, Kate.Ella todavía luce preocupada mientras se gira hacia la puerta de nuevo. La cierra detrás deella y me quedo mirando por la ventana durante mucho tiempo. Por último, saco el diariode Matt. Me subo en mi cama, tratando de ordenar mis pensamientos, luego empiezo aescribir. Así que, Matt… hay cosas que están pasando dentro de mí que yo ni siquiera tengo palabras para ellas, lo siento. Pero es un poco miedoso, sentir esto. Fuera de control.Miro la pared a ciegas. 163 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLuc... es como si fuera algún tipo de droga. No puedo tener suficiente de él. Y si así es como las drogas hacen que se sienta la gente, entonces puedo ver por qué se vuelven adictos.Siento un hilo de miedo alrededor de mi corazón, y levanto mi cabeza del diario y me frotolos ojos, sacando a Luc de mi mente. No quiero necesitar a nadie así. No voy a volverme adicta a Luc.Cierro el diario de Matt y me siento mirando la pared, ya que todo se vuelve muy claro enmi cabeza. Puedo quererlo físicamente sin necesitarlo. Se llama lujuria. No es un apegoemocional necesario. Y de eso de es lo que se trata, es sólo físico. Estoy segura de ello.Gabe, sin embargo…Mientras mis pensamientos se desplazan a él, el cosquilleo en mi vientre se convierte en undolor en el pecho. Porque estoy empezando a pensar que lo que siento por él es másprofundo que la lujuria y mucho más peligroso.Me equivoqué antes. Luc es sin duda la opción más segura. Yo sé lo que estoy obteniendo,y nunca se convertirá en algo que no puede manejar. LucBelias. Esto es malo. ¿Por qué Beherit envió a Belias? ¿Por qué iba a enviar a alguien? No hesido verificado en cuatro mil años. Sin embargo, no hay duda de que él estaba afuera de laventana Frannie.Conduzco despacio para mirar si me sigue. Cuando no lo hace, me doy cuenta de lo quees peor que malo. Él simplemente no está verificándome. Está detrás de Frannie. Tragandomi pánico, doy media vuelta, deslizando dentro de un par de casas, y me quedo por unmomento, evaluando la situación.Belias es de Colecciones. ¿Por qué Beherit envió a alguien de Colecciones? Frannie solodebe ser etiquetada. A menos que las cosas hayan cambiado.Y si Belias la etiqueta, su alma estará ligada a él. Ella va a ser suya. Algo primordial surge enmí, algo profundo y territorial. Él no puede tenerla. Ella es mía. De repente me siento 164 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSagradecido de que el Sr. Cavanaugh esté tan cerca al Todopoderoso. Si yo, un demonio deprimer nivel, no puede entrar en la casa, tampoco Belias puede.Salgo del auto y paso a través de la calle. ¿Cómo va a funcionar esto? Él no va a venirconmigo sólo porque se lo pida. Me dirijo hasta debajo del árbol, detrás del tronco, y lollamo con mi mente. ¡Belias! Sé que me puede escuchar, justo como yo puedo escucharlo.Nuestra conexión psíquica nefaria nos une, si me gusta como si no.El más leve roce, no más que el de una ardilla moviéndose a través de las ramas, y Beliasestá de pie junto a mí. Su cabello negro y enmarañado oculta parcialmente sus ojos rojosbrillantes, que iluminan un radio de dos metros, no obstante, sus mejillas afiladas emitensombras a través de su cara. Me sonríe. —Lucifer. Ha sido demasiado tiempo.—¿De qué estás hablando? Acabo de verte hace unas semanas.—Sí, y el jefe dice que te está tomando demasiado tiempo. Esas son sus palabras exactas.—Sólo han pasado dos semanas. No sabía que había un límite de tiempo.—Bueno, lo hay. En caso de que no lo hayas notado, Gabriel está aquí. Si esperasdemasiado tiempo, será demasiado tarde.—Puedes irte y decirle a Beherit que tengo las cosas bajo control, gracias.—Mmm… sí, se veía de esa manera en la cantera. Muy dulce, Lucifer. A pesar de cómoestuviste tan cerca y no la tomaste, su carne, quiero decir, yo nunca lo entenderé.¿Cómo no lo sentí allí? Estoy dejándome distraer demasiado. Y, mientras el peso de suspalabras me golpea, siento una punzada de pura rabia a través de mí como una navaja.Fue Belias.Mis puños se cerraron a mis lados. —¿Entonces, no habrás tenido nada que ver con elpequeño percance de Frannie? Porque ahogarla no parece la estrategia más prudenteantes de que sea etiquetada. El alma de Frannie en el limbo no presagiaría nada buenopara nosotros.Una sonrisa malévola se extiende por su rostro y sus ojos se encienden. —Pero, mira, ahí está 165 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSel problema, Lucifer. Ella no debería estar todavía sin etiqueta. Tú tuviste la mejoroportunidad de tomar su carne, el primero en reclamar su alma. Ella estaba dispuesta.Incluso tú no podrías omitir su jengibre. Pero optaste por jugar el galán pretendiente en lugarde hacer el trabajo. Estás perdiendo tu toque. Un hecho que no se le ha escapado aBeherit.Una combinación de miedo y pánico se apodera de mí. Lo último que necesito es que mijefe este aquí tomando nota. —No puedo tomarla, Belias. En caso de que lo hayasolvidado, hay reglas. —Pero mientras lo digo, suena falso, estoy creando pretextos.Sus ojos se ponen rojo mientras sonríe más ampliamente. —Las reglas están cambiando.—¿En serio? No recibí la nota.Su sonrisa se vuelve una mueca. —Esta es importante, Lucifer. No hay espacio para errores.No lo jodas.La voz de mi rey hace eco en mi cabeza. No me decepciones.—Ese es el por qué me estoy tomando mi tiempo. No hay errores. Ahora vete. Estoy segurode que Avaira se está enfriando.Él sonríe. —Podría terminar este trabajo y volver al infierno antes de que Avaira se enfrie. —Las Criaturas de la lujuria son verdaderamente repugnantes, que es el por qué no permitiréque este incubus baboso esté en cualquier lugar cerca de Frannie.—Bueno, yo podría dejarte esto —señalo hacia la ventana de Frannie—, e ir a mantener aAvaira caliente para ti. —Estaba mintiendo, pero él me mira con el ceño fruncido.—El jefe es impaciente. No te tomes demasiado tiempo. —Luego se convierte en una esferade azufre, y se ha ido.Espero un largo rato, todavía escondido detrás del árbol, para decidir qué hacer. Por último,me muevo entre las sombras hacia mi auto y me quedo el resto de la noche allí,observando. 166 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 13 Un frío día en el infierno Traducido por Dani Corregido por Dangereuse_M Frannie i corazón está martillando mientras espero en mi casillero porque, después de lo de anoche con Luc, no estoy segura de qué esperar. Miro fijamente mis libros y cambio mi peso de un pie al otro, fallando espectacularmente al tratar de parecer casual. Y entonces atrapé el vestigio más leve de canela, y sonrío justo cuando sucaliente mano se posa fácilmente alrededor de mi cintura y me empuja hacia su cuerpohirviendo.—Hey, lindura.Su voz manda un escalofrío a través de mí a pesar de su calor. Abro mi boca para discutirsobre la cosa de “lindura,” pero entonces estoy muy ocupada fundiéndome en un charcoen el suelo para de hecho decir algo. Me doy la vuelta en sus brazos, y me besa. Y elabarrotado pasillo lleno de sudorosos estudiantes de secundaria es la única cosa que evitaque me lance sobre él. Pero no hay nada que pueda hacer sobre la estúpida sonrisa queempuja en mi boca cuando toma mi mano mientras lee en voz alta el final de “Las uvas deIra”, y capto la sonrisa del Sr. Snyder cuando se da cuenta.—Bien hecho, Sr. Cain —dice con guiño—. No habrá examen final para esta clase, perodesde luego sus ensayos terminados de “Las uvas de la Ira” serán el veinticinco por cientode su nota. He adjuntado algunas preguntas para ayudar a formar sus pensamientos sobreeste libro. —Deja caer un fajo de papeles al final de cada fila, y los pasan—. Quieren usar sutiempo en su resumen, realmente formular sus ideas, antes de comenzar el ensayo. Utilicentodos los esquemas de sus capítulos para hacerlo. Hoy es jueves. Les daré hasta el lunespara armar sus resúmenes basados en esta lista de preguntas. Sus ensayos serán para ellunes siguiente, el último día de clases. Tómense un minuto para leer las preguntas antes dela campana. 167 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLuc recorre la página con la mirada, luego me mira con una sonrisa torcida.—Creo que vamos a tener que pasar todo el fin de semana encerrados en mi apartamentotrabajando en esto.Me apoyo sobre su hombro.—¿Seré tu prisionera, o soy libre para ir y venir?Su sonrisa torcida crece en esa sonrisa malvada.—No querrás ir a ningún lado.Y la campana suena, devolviendo mi corazón a su ritmo.Pero cuando salimos al pasillo, estoy sorprendida otra vez. Mi corazón salta y casi dedetiene. Porque Gabe está apoyado contra mi casillero, sonriéndome como algún tipo deángel.Dios, es hermoso.Mis pies trastabillaron, y Luc envuelve su brazo alrededor de mi cintura para estabilizarme.Tomo una profunda inhalación y obligo a mis pies a seguir hacia delante.Cuando Luc ve a Gabe, su mano alrededor de mi cintura se tensa.—Gabriel.No puedo mirar a Gabe a los ojos, pero oigo la decepción en su voz y eso casi me parte porla mitad.—¿Caminas conmigo a física?Le echo un vistazo a Luc y lo alejo gentilmente. 168 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Seguro.Caminamos en silencio a través del pasillo abarrotado, y siento los ojos de Luc quemandopor mi espalda. Mantengo mis ojos pegados firmemente sobre las baldosas grises del pisomientras caminamos.Finalmente, justo antes de que alcancemos nuestra sala de clases, Gabe se detiene y dice:—Entonces, ¿esto es lo que quieres? ¿Quién tú quieres?Mi corazón se siente listo para explotar, porque no sé qué quiero.—Yo… tal vez.—Tal vez —repite.Puedo sentir el peso de su mirada, así que me doy la vuelta para estar frente a él. Empiezo aabrir mi boca, pero no hay palabras, así que la cierro otra vez.Pone una mano en la parte de atrás de mi cuello y se inclina hacia delante. Al comienzo,creo que va a besarme, y ese doloroso hormigueo explota bajo mi vientre cuando me doycuenta cuanto deseo que lo haga. Pero su mejilla roza la mía y susurra: —Dime lo que tengoque hacer para cambiar tu opinión.Esto.Mi mente está totalmente en blanco, ni siquiera puedo recordar cómo formar palabras. Unatriste sonrisa curva sus labios cuando pone su mano en mi espalda y me dirige hacia físicasin otra palabra.Cuando nos deslizamos en nuestros taburetes, el Sr. Billings pasa rápidamente y deja caertodo el equipo de laboratorio que llevaba en los brazos en frente de mí. Me concentro en ellaboratorio e intento olvidar todo. Pero es imposible ignorar el dolor interno, y la forma quees realmente difícil respirar, y cuánto quiero tocar a Gabe cada vez que me mira.Para el final de la clase, soy un caso perdido. Ni siquiera puedo recordar sobre que era ellaboratorio. Pero, mientras me apresuro por los pasillos hacia mi casillero, veo a Riley y aTrevor metidos en la alcoba cerca del armario del conserje succionándose los rostros, lo quemejora mi humor. No puedo evitar reírme en voz alta. Taylor va a cagarse cuando lo sepa. 169 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSCuando llego a mi casillero, Luc está apoyado contra él, luciendo más caliente que elinfierno. Me presiona contra los casilleros y me besa, luego abre mi casillero y cambia mislibros. ¿Le di la combinación? No lo recuerdo.—¿Lista para la fiesta de Sanghetti?—Lista.Me sentía un poco estúpida, porque ahora que estoy con él, no puedo quitarme estaridícula sonrisa sobre mi rostro. Así que probablemente parezco una total loca todo eltiempo que estamos hablando hacia el edificio 2, pero su mano caliente sobre mi espaldaes de todo lo que me preocupo.Después de clase, caminamos por el pasillo hacia la cafetería, pero agarro su brazo.—Así que… hoy no vayamos a la cafetería —digo, no exactamente preparada paraenfrentar a Gabe con Luc en la misma habitación.Sonríe abiertamente.—¿Tienes algo más en mente?—Tengo algunas cosas para picar en mi casillero. Es un lindo día. Podríamos simplementepasar el rato en el césped.Desliza su brazo a su alrededor, y casi ronroneo en voz alta.—Suena bien.Recogimos el botín de mi casillero, el que en su mayor parte consistía en Red Vines y Oreos,conseguimos algunas sodas de la máquina, y deambulamos hacia el patio. Ahí es cuandorecordé que Reefer y los chicos pasaban el rato aquí y tocaban efusivamente en elalmuerzo. Nos mira caminar por la puerta.Luc lo nota y desenvuelve su brazo a mi cintura. 170 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Podemos ir a otro lugar si quieres.Mira a Reefer y lo saluda con la mano.—No. Esto está bien.Elijo un lugar al otro lado de la elevada cama de flores en medio del patio y me siento conla espalda contra ella. Mientras Luc corre hacia su coche en busca de una manta, dejocaer mi cabeza hacia atrás y disfruto de la calidez del sol, escuchando tocar a Reefer y alos chicos. Canto suavemente e intento aclarar mi mente de cualquier cosa que importa.Después de lo que me pareció por siempre, me doy cuenta de que Luc todavía no haregresado, abro mis ojos y lo encuentro sentado sobre el césped en frente de mí, sonriendo.—No me dijiste que podías cantar.Dejo caer mis ojos y siento mis mejillas empezar a quemar.—Ya no lo hago mucho.Se levanta para extender la manta sobre el césped. Nos sentamos en ella, y echo haciaatrás y miro al cielo. Cuando levanto la cabeza y miro hacia Luc, todavía me está mirandofijamente, una débil sonrisa colgaba en esos labios. De repente quiero besarlo.—Tengo la sensación de que hay más de ti de lo que se ve a simple vista, Mary FrancisCavanaugh.Aparto la mirada y tomo una profunda inhalación.—No realmente. Entonces, ¿Por qué de todos modos insistes en meterte con el Sr. Sanghetti?—digo para cambiar de tema, recordando como discutieron durante toda la clase –otravez.—Sólo hago mi trabajo.—¿De verdad? —Abro las Oreos —. ¿Y qué, exactamente, sería eso? 171 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Llevarlo a mentir, engañar… lo que sea que me lleve.—¿Lo que sea que te llevar a hacer qué?—Enviarlo al infierno.Me mira a los ojos, esperando mi reacción.Sólo sonrío, porque entendí eso sobre Luc hace mucho tiempo.—¿Por qué él? ¿Por qué no el Sr. Snyder o la Sra. Felch?—Porque ellos no me molestan.—¿Te molesto?Sonríe.—Estás tan bajo mi piel… este molesto pequeño hormigueo que simplemente no para.—Bueno, ya voy a ir al infierno, así que llegaste demasiado tarde.—¿Eso crees? —dice a través de su enorme sonrisa.Libero mi cabello del nudo y busco apoyar mi cabeza sobre su muslo, como unaalmohada.—Si. —Separé mi Oreo y raspé la cosa blanca con mis dientes—. Y tú también estarás ahí.Lo puedo decir, mascullo a través de mi boca llena de azúcar grasosa.—Definitivamente —dice, cepillando mí cabello fuera de mi cara con su dedo. Cuando lasOreos se acaban, levantamos la manta y nos dirigimos dentro. Taylor nos ataca justo en lapuerta. 172 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Te extrañamos. ¿Cita privada para el almuerzo? —dice con una ceja levantada.—Semi-privada. Reefer y la banda nos hicieron una serenata.Ella ríe.—Eso es poético.Gabe aparece detrás de ella y me mira, ignorando a Luc.—¿Podemos caminar?La sonrisa de Taylor crece cuando Gabe y yo salimos al patio. Pone su espalda contra lapared, todo casual, pero su rostro es intenso.—Frannie… —Suspira y levanta la vista hacia el claro cielo azul por un minuto mientras mipulso late en mis oídos. Finalmente, mi mira de regreso—. Supongo que necesito que sepasque, sin importar lo que pase con él… con cualquier cosa de eso... estoy aquí para ti. — Sumano acuna mi cara y su pulgar traza las líneas de mis labios, dejándolos ardiendo—. Pero,por favor, piensa acerca de esto. Lucifer es… peligroso.Me alejo de él.—¡También tú!Me quedo boquiabierta. ¿Acabo de decir eso en voz alta?Por la triste sonrisa en la cara de Gabe, está claro que lo hice.Oh Dios. ¿Qué demonios está mal conmigo?—Quiero decir... —Pero mis palabras se desvanecen, porque no tengo idea de lo quequiero decir.Me doy la vuelta y regreso dentro del edificio, mi rostro en llamas, y encuentro a Luc y a 173 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTaylor esperándome en la puerta. Luc le echa un vistazo a Gabe mientras Taylor eleva suscejas en señal de pregunta.Me alejo echa una furia por el pasillo hacia mi casillero, dejándolos en todo el polvo, y losevito como si fueran un mal salpullido por el resto del día. Pero Luc se desliza en el asiento ami lado en el último periodo de la clase gubernamental.—¿Estás libre después de la escuela?Sé que debería decir que no, pero no lo hago, así que camina conmigo hacia nuestroscasilleros después de clases y junta mis libros. Estamos haciendo nuestro camino hacia elestacionamiento, y soy totalmente consciente del brazo de Luc alrededor de mi cintura,insegura de si lo quería ahí o no. Finalmente decido que sí, pero antes de que alcancemosel final del pasillo, levanto la vista para ver a Angelique Preston mirándome. Sus brazoscruzados sobre su pecho, casi sacando sus pechos de su camiseta.Le doy mi mejor sonrisa de satisfacción.Pero mientras caminamos, mira a Luc como si estuvieran compartiendo un secreto.De repente, vuelvo de golpe a la tierra.Miro a Luc. Sé que no puedo confiar en él. Entonces ¿porqué estoy confiando en él? Aúncuando sólo deseo su cuerpo, no estoy emocionada por la perspectiva de compartirlo conAngelique. Cuando subimos dentro de su coche me estoy comenzando a preguntar sivolver a estudiar a su casa es una gran idea. Casi sugiero que en cambio vayamos a micasa, pero realmente no quiero lidiar con mis extraños padres.Lo miro fijamente cuando sale del estacionamiento, una sonrisa contenida levantando lasesquinas de su boca.—Entonces, ¿qué está pasando con nosotros?Su sonrisa se amplia.—¿Qué te gustaría que esté pasando con nosotros?No estoy de humor para juegos. 174 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Para la mierda y solo responde mi pregunta. Luc—Wow. Bueno…Mientras pienso sobre la pregunta de Frannie, no estoy completamente seguro de cómoresponder. No estoy seguro de qué la asustaría más: “De verdad me quiero meter en tucama” o “Estoy tratando de etiquetar tu alma para el infierno.” Ambas son verdad. Pero,debajo de todo eso, hay más —algo más profundo que empuja en mi interior y hace difícilpensar en cualquier cosa cuando estoy con ella. Algo que ni siquiera puedo empezar adefinir o articular.¿Qué quería que dijera? Con cuidado empiezo y aparto la mirada de la carreterabrevemente para mirarla.—Bueno, no estoy completamente seguro. Me gustas un montón. —El eufemismo delmilenio—. Así que, ¿simplemente podemos ver a dónde va?Como, al infierno, ¿tal vez?Toma una profunda inhalación.—Sí, supongo que es justo. —Entonces parece un poco insegura y añade —: Pero tengo unpoco de curiosidad. ¿Porqué yo?—¿Por qué tú, qué?—Angelique, Cassidy, Taylor… la mitad de las chicas en esta escuela se están tirando a símismas encima de ti. ¿Por qué querrías salir conmigo?—Sólo digamos que he estado alrededor del lugar unas pocas veces, pero nunca conocí anadie como tú, Frannie. Eres la única de tu tipo.Todo es verdad —pero también eres mi etiqueta. 175 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSubimos las escaleras hacia mi apartamento, y cuando abro la puerta comprendo,demasiado tarde, que debería haber sido más cuidadoso. Hay una belleza de pelo negro,alta y en forma con brillantes ojos negros como mi habitación y con algunas serias curvasesparcidas a través de mi cama, usando… bueno… no mucho.—Avaira —digo a través de mi sorpresa.Los ojos de Frannie están gritando con furia y levanta sus brazos.—Lo sabía —dice, dándose la vuelta para dirigirse de regreso al pasillo—. Eres un idiota. —añade sin darse la vuelta.Y atrapo la pimienta negra de su rabia.Mmm…Está claro que definitivamente hay un fallo en mi radar. Primero Belias en la cantera y ahoraAvaira en mi cama. Debería haber sabido que estaba aquí antes de que siquiera abriera lapuerta. Y es más que sólo Frannie distrayéndome. Mi conexión psíquica con el infameparece estar menguando seriamente.Belias y Avaira —el dúo dinámico. De repente este lugar está plagado con demonios. Loque quiere decir que Frannie no está a salvo.De hecho dejo salir una risa y la sigo por el pasillo.—¡Frannie, espera! —Pero ni siquiera disminuye la velocidad—. No es lo que crees. Ella esmi… prima —grito detrás de ella mientras corro para alcanzarla.Casi en la cima de las escaleras, se da la vuelta fuera de mi alcance cuando me acerco yescupe: —¡Estás tan lleno de mierda!Sonrío, tratando de apaciguar esto un poco.—¿Alguna vez te he mentido antes?Me mira con los ojos entrecerrados. 176 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Sí.Tal vez esa no era la mejor táctica.—Bueno…Y comienzo a decir que no le estoy mintiendo ahora, pero lo estoy, así esa sería una mentira.—¿Sabes qué? Puedes tomar a tu ‘prima’ e irte directo al infierno —dice, dándose la vueltay corriendo por las escaleras.—¿Dónde vas a ir?No dice nada —muy, muy fuerte.—Al menos déjame llevarte a tu casa.Todavía nada.La sigo por las escaleras y a través de la puerta hacia el estacionamiento, intentando nosonreír. Ella no tiene idea cuan adorable es cuando está furiosa.—Bien, caminaré contigo a tu casa.No me mira.—Sólo déjame malditamente sola.Pero la cosa es, el infierno no la va a dejar sola. Eso está bastante claro.Retrocedo y la dejo ir —de algún modo. Pero no la voy a dejar fuera de mi vista. Porquedonde está Avaira, Belias no está lejos. Estiro mi sexto sentido para escucharlo.Nada. Pero está aquí. Porque también está claro que Avaira estaba aquí como unadiversión, o al menos como una distracción para mí, mientras él iba tras Frannie. Lascriaturas de lujuria piensan que todos piensan como solteros como ellos lo hacen. 177 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo estamos a más de un cuarto de milla de mi apartamento, yo colgando a mi maneraatrás, cuando atrapo los hilos de los pensamientos de Belias. Ira. No puedo decir si estáenfadado conmigo por interferir o con Avaira por no distraerme. De todos modos, aceleromi paso y cierro la distancia entre Frannie y yo, levantando la guardia.Pero justo cuando estoy a punto de decir su nombre, un Charger blanco se detiene en lacurva próxima a ella. Aparentemente no soy el único manteniendo un ojo en Frannie. Y porprimera vez, estoy feliz de que tenga un ángel como amigo. Frannie—Hey —dice Gabe cuando me deslizo dentro de su coche.—Hey. Gracias —digo, aliviada.—Te ves como la mierda.Le lanzo una mirada fulminante.—Gracias.—¿Estás bien?—Simplemente dilo.—¿Qué? —dice con una ceja levantada.—Te lo dije. Puedo ver que estás muriendo por decirlo. Sólo hazlo así no tengo que sentarmeaquí como una idiota esperando por eso.—Está bien. Te lo dije.—Debo ser estúpida o algo —digo, mirando por la ventana hacia Luc, desapareciendo enla distancia mientras nos alejamos. 178 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe da una sonrisa brillante.—No lo eres. Has visto la luz, ¿no es así?Trato de sonreírle de regreso.—Sí, supongo.—Estás en una posición única de tener que ser muy cuidadosa con lo que deseas.¿Qué?—¿Qué?Mira fijamente a través del parabrisas.—¿Alguna vez has notado que si realmente quieres algo, normalmente lo consigues?—No. —Puedo pensar en una gran cantidad de cosas que quiero que no tengo,empezando con mi hermano de regreso. Pero por un breve segundo, me pregunto, por quéquería a Luc —estúpidamente— y lo conseguí, más o menos. Y Taylor. Nunca había dadomarcha atrás con un chico antes. Pero anoche… sacudo mi cabeza—. No —digo otra vezcon más convicción.Se encoge de hombros y lo deja estar, estirando su mano para atrapar sus dedos en losmíos. Atrapo esa esencia otra vez, como nieve en verano.—¿Quieres venir por un rato?—Sí. Podríamos trabajar en la cosa de física.—Seguro —dice, sonriendo.La casa de Gabe no está muy lejos de la mía y luce como todas las otras casas en nuestrovecindario: dos pisos con revestimiento blanco, tejas negras, y un largo porche al frente. Suporche tiene una descomunal maceta con un cactus de navidad en la esquina y una 179 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSmecedora cerca de la puerta. Su camino delantero cortaba como una muestra de tela grisa través del césped de un verde exuberante y bordeado con pequeños arbustos podados.Lo sigo por el camino y dentro de la casa.Caminamos por la puerta del frente, dentro de la habitación familiar. Corre a través de todoel frente de la casa con ventanas a cada lado de la puerta, mirando hacia al porchedelantero. Las escaleras ascienden del lado derecho de la habitación y por la izquierda hayun marco de puerta arqueado hacia la cocina. Las paredes y la alfombra eran blancas,como el sillón por la pared de atrás y las dos sillas de respaldo alto bajo las ventanas. Nohabía TV, pero hay altavoces de estéreo blancos sobre los estantes en las esquinas.—¿Todavía estás desempacando? —pregunto, observando las paredes blancas.Sonríe y se encoge de hombros.—Esto es bastante. No necesitamos mucho.—Sí, pero… —Me detengo, insegura de que decir. Parece raro que no haya fotografíasfamiliares o chucherías. Mi mamá tiene fotos y otras basuras dispersas por todos lados. Perocuando me siento en el sillón me doy cuenta de que, a pesar de la apariencia austera, sesiente cálido y acogedor.—Tengo la cura para todas las enfermedades —dice Gabe y desaparece en la cocina.Busco a tientas a través de mi mochila y saco nuestro manual de laboratorio de física. Unminuto más tarde regresa con un enorme pote de helado de moca java lava y doscucharas y se sienta a mi lado. Presiona el botón de un iPod blanco sobre la mesa decentro blanca. Como si viniera de todos lados, hay música.—¿Estás bien con compartir? —dice.—Seguro. —Agarro una cuchara y la lleno de helado—. Es mi favorito.Me da otra sonrisa resplandeciente y pasa su mano por su cabello.—Parece que estás haciendo el truco.Sonrío de regreso porque tiene razón. No sé si es él o el helado, pero no puede importarmemenos si Luc está follando con la Chica Misteriosa en este momento. 180 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEstá bien, cuando pienso sobre eso sé que es una mentira, pero ahora sólo quiero matarloun poquito —y en formas más humanitarias, como con un arma o un cuchillo, y no tantocon mis manos desnudas.Cuando terminamos el helado y me incliné hacia atrás en el sillón. Contemplo abrir mimanual de física y tratar de convencerme a mi misma de que es una buena idea, pero esdifícil de hacerlo.Gabe se inclina hacia atrás en el sillón y pone su brazo alrededor de mis hombros.—¿Estás bien?—Sí —digo descansando mi frente contra su hombro y preguntándome cómo es quetodavía puedo desear tanto a Luc.Como si leyera mi mente, pone su fría mano sobre mi mejilla y gira mi rostro para mirarlo.—Sólo olvídalo. Es un idiota. —Me mira a los ojos de la misma forma que lo hace Luc, comosi estuviera viendo mi alma.Repentinamente siento una intensa ráfaga de emoción y quiero llorar. Cierro mis ojos, meconcentro en la música y hago retroceder las lágrimas. Pero lo que veo es el rostro de Luc.—Es un idiota —repito, mis ojos todavía cerrados, tratando de hacerme a mi misma creerlo.Como las alas de una mariposa, siento los labios de Gabe, suaves sobre mi frente. Y antesde que siquiera sepa que lo he hecho, mis manos están sobre su rostro y mis labios sobre lossuyos. Oigo su respiración desigual y duda, pero entonces sus brazos están a mí alrededor,aplastándome contra él, y sus labios se mueven con los míos. Y saboreo el frío sol deinvierno.En el beso de Gabe, hay paz como nunca la he conocido. Paz tan profunda que ni siquierapuedo recordar el odio, la rabia o el dolor. Y amor, ilimitado e incondicional. Su beso seprofundiza, y simplemente quiero vivir aquí para siempre.Pero entonces sus manos sobre mi mejilla que había estado provocándome me alejagentilmente, y él se aparta. Miro fijamente sus ojos insondables ojos azules, perdida, cuandosu pulgar tras las líneas de mis labios. Cuando me vuelvo consciente de la habitación otravez, me pregunto cuánto tiempo nos hemos estado besando. Se siente como una 181 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSeternidad al parpadeo de un ojo. Y no es hasta que me cambia con gentileza de regresosobre el sillón que me doy cuenta, en mi necesidad de estar más cerca, que me habíasubido directamente encima de él.Sus ojos finalmente se cerraron, liberándome, y apoya su frente contra la mía.—Tengo que llevarte a casa —dice, su voz casi un susurro. Cuando abre sus ojos, veoarrepentimiento. Sin mirarme, se para y camina hacia la puerta.La paz se ha ido, como si nunca hubiera pasado, y siento frustración y rabia inundándome.Me paro del sillón y me pongo mi mochila sobre mi hombro.—¿Realmente soy tan repugnante?—No, yo lo soy. —Se da la vuelta y sale por la puerta. 182 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 14 El Diablo toma lo suyo Traducido por ηịịị ღ Corregido por coral LucL uego de lo ocurrido ayer con Avaira, éste ha sido el día más confuso de mi patética existencia. Estar sentado junto a Frannie en la clase de Inglés —queriendo decirle algo, tocarla— era una tortura que podía compararse con las llamas del AbismoArdiente. El resto del día ella me evitó, y con razón. Pero justo a la campana final, cuandome miró… la mirada en sus ojos casi me mató.La noche anterior fue un infierno viviente. Pensando en ella. Necesitando verla. Seguí aGabriel cuando fue a dejarla a su casa y pasé toda la noche ahí, en mi auto, comosiempre.Me tomó todo lo que tenía no subirme a su árbol y entrar por su ventana. He estado yendoy viniendo durante todo el día, porque aún no tengo idea de lo que voy a hacer. La únicacosa de la que estoy seguro es que necesito protegerla de Belias, por un montón derazones.¿Quién lo hubiera pensado? Yo, el gran protector. Es casi risible.Pero no puedo permitir que Belias la tenga. Frannie es mí asignación, y, además de noquerer arder en el Abismo Ardiente, mi orgullo no me permitirá fallar. Si ella es tanimportante, quiero el crédito por su alma. Sin embargo, mi razón más grande, es que sécómo trabaja Belias, y no puedo soportar el pensamiento de él tocándola, de su alma 183 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSatada a él —a un sucio incubus. Un escalofrío me recorre mientras mi mente me muestra loque no quiero ver —la imagen de ella, con él, de esa forma.¡No!Eso no va a pasar. Prefiero que gane Gabriel.Porque la amo.Eso es lo que tiene que ser éste sentimiento, el borde vertiginoso en el que me sientocuando la observo, la manera en que todo mi interior grita cuando pienso en Beliastomándola, la insaciable necesidad que tengo de estar con ella. ¿Cómo es eso posible? Nohay llantos por ese béisbol ni amor en el Infierno. Son sólo las reglas. Más o menos podríadecir que va en contra de nuestra religión. Va en contra de todo lo que somos.Pero está ahí, y es real, y no hay nada que pueda hacer sobre ello. Lo que significa quedebo protegerla de mí también. Si la tomo del modo en que deseo, ella pertenecerá alinfierno, pero no a mí. Ella tiene la visión. El Rey Lucifer la usará hasta que su alma no seanada más que un estuche vacío, luego la enviará con el resto de las Sombras. Lo he vistouna y otra vez. Ella estará muerta en todo sentido: cuerpo y alma.Nunca he cuestionado una asignación antes. No es mi responsabilidad. La mayoría de losmortales obtienen lo que se merecen. Pero Frannie es diferente. No estaba mintiendocuando le dije que nunca antes había conocido a alguien como ella. No se merece esedestino.La observo salir de su último periodo de Gobierno, y una gran parte de mí quiere seguirla,envolver mis brazos a su alrededor, y hacer que todo esté bien. Pero la verdad es que nohay forma de que haga eso, porque yo soy lo que no está bien, yo y mis hermanos. Así queme pego a mí mismo a la silla y la observo salir por la puerta.Diez minutos después, aún estoy sentado en mi escritorio mirando hacia la puerta cuando elEntrenador Runyon serpentea a mi lado, encogiéndose de hombros dentro de su chaqueta.Se frota su mano contra la sombra de su barba de unas horas. 184 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Luc, ¿hay algo que necesites? Porque tengo que irme a la práctica de béisbol.—No —digo, poniéndome de pie—. Lo siento, sólo estaba pensando.—Sí, puedo ver eso. —Sus ojos marrones brillan mientras en su cara aparece una sonrisa,dejando al descubierto sus dientes torcidos. Me da un guiño sabio, como si entendiera todala cosa de estar loco por una chica. Desearía que eso fuera todo, pero es el completoInfierno lo que me tiene más preocupado en este momento.—¿Alguna vez has jugado béisbol? —Él pregunta mientras caminamos hacia la puerta—.Tienes el físico para ello. Podríamos utilizar algo de músculo en el campo.—No durante años —digo. Pero mientas pasamos a través de la puerta, mi adoloridocorazón cae hasta mi estómago y mi sexto sentido chispea. ¡Belias! ¿En qué estabapensando? Él está esperando por una oportunidad, y yo acabo de darle una. Debí haberseguido a Frannie al estacionamiento y haberme asegurado de que llegaba bien a casa.¡Endemoniado Infierno! ¿Cómo pude ser tan descuidado?—Piénsalo —grita él tras de mí cuando me vuelvo y comienza a correr por el pasillo hacia elcasillero de Frannie.Cuando llego ahí, ella no está en ningún lugar a la vista. Luchando por mantener el pánicobajo control, me deslizo y me siento en suelo con las manos sobre la cabeza, la espaldacontra mi casillero, intentando pensar. Ella está bien. Tiene que estarlo. Necesito encontrar aTaylor y a Riley.Parándome del suelo en un salto, corro por el pasillo y las alcanzo mientras van de caminoal estacionamiento.—Hey chicas, ¿han visto a Frannie? —pregunto, sin tener éxito en mi intento de ocultar mipánico.—Tienes tanta suerte de que no pateemos tu culo —gruñe Taylor a través de su mirada. 185 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Sí, bien… lo entiendo. Pueden patear mi culo después, pero realmente necesito saberdónde está Frannie.Riley nota mi angustia.—¿Qué es lo que está mal?—Nada, en serio. Sólo necesito hablar con ella.—¿Por qué? —su mirada está a la defensiva.—Sólo necesito saber que está bien.Sus ojos se suavizan, y comienza a abrir la boca para decir algo, pero antes de que pueda,Taylor exclama: —Debiste haber pensado en eso antes de que decidieras tontear con tu“prima”.—¿Entonces en serio no saben dónde está?—Ni idea. Tal vez besándose con Gabe —se burla Taylor. Miró a Riley, cuya expresiónparece ser la de tener el corazón roto. Ella sacude su cabeza.Dejo caer mi cabeza en mis manos, siendo consciente de la tormenta que se estáfraguando aquí.—Está bien. Gracias.A medida que avanzo lentamente hacia mi auto, mi sexto sentido se enciende. ¿Qué pasasi Belias la tiene? Si él la tiene, con los diez minutos de ventaja que le di, ya es demasiadotarde. Un gemido escapa de mi garganta mientras me imagino lo que él podría estarhaciéndole en este momento, y siento ese caliente latido en mi pecho otra vez. ¡Malditasea! Si ése es el destino que le dejé, entonces prefiero arder en el Abismo Ardiente. 186 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSBelias no la tiene. No puedo permitirme a mí mismo creer que lo hace. Envío ese mensaje alUniverso mientras me deslizo en el asiento de mi auto, sopesando las posibilidades. Si ella noestá con Taylor ni Riley, y no está conmigo, sólo hay un puñado de gente con la que puedeestar. Nunca pensé que desearía que Frannie estuviera con Gabriel. Pero, justo ahora, estoymás que esperanzado de que está con él. Estoy rezando por ello.Pienso en aparecerme en su casa, pero si fuera necesario llevarme a Frannie, necesitaría miauto. Corro a través de ciudad, ignorando las señales de alto y los límites de velocidad, yestaciono junto a la casa de Gabriel, concentrándome fuertemente en la casa. Con suinfernalmente olvidado campo celestial atravesado entre ella, no puedo decir si Frannieestá ahí o no. Miro alrededor de la cuadra, luego avanzo y me detengo a un par de casasmás arriba por la calle y me posiciono detrás de los arbustos de Gabriel. Espero, con laesperanza de vislumbrarla a través de las ventanas.¿Qué pasa si estoy desperdiciando el tiempo y ella no está aquí? ¿Qué pasa si Belias latiene, si ella ya ha sido etiquetada o peor? El pánico se apodera de mí, y lanzó toda laprecaución al viento. Subo las escaleras de dos en dos y llamo a la puerta. FrannieGabe realmente no me mira, lo que es bueno, porque no me atrevo a mirarlo tampoco.Pero no puedo dejar de pensar en cómo me sentí cuando me besó ayer y cómo deseosentirme de esa forma otra vez.Me siento en su blanca mesa de la cocina en un silencio incómodo, con un tazón lleno dehelado de Moka java lava frente a mí. La única razón por la que estoy aquí es corrí fuera dela escuela cuando sonó la campana, evitando incluso mi casillero, y me encontró detrás deuna columna cerca del estacionamiento escondiéndome de Luc.—Entonces, ¿quieres trabajar en esa tarea de física? —dice finalmente.—Sí, eso estaría bien, porque olvidé mi libro.Esa no es exactamente la verdad. Realmente no lo olvidé. Más bien lo abandoné junto conel resto del contenido de mi casillero. 187 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl saca sus libros fuera de su mochila y los deja caer sobre la mesa en el mismo momento enque golpean la puerta.—Dame un segundo —dice, posando su mano sobre mi hombro, luego, desaparece por lapuerta de la cocina hacia la habitación familiar y luego sale al porche, cerrando la puertadetrás de él.Abro el libro de física de Gabriel e intento ubicar la página correcta, pero estoy teniendoproblemas para pensar claramente. Justo cuando tomo un lápiz, escucho el murmullo devoces en el porche, y hago lo mejor que puedo para ignorarlas, hasta que reconozco laelevada voz de Luc.—¿Está ella aquí o no?Me pongo de pie y avanzo a través de la habitación familiar hacia la ventana, enojadaconmigo misma por preocuparme. Intento volver a sentarme e ignorarlo. Pero por supuesto,eso no va a pasar, porque soy estúpida, estoy obsesionada, y posiblemente inclusodemente. Así que miro por la ventana hacia el porche delantero. Luc está ahí, con sumirada salvaje, sus ojos brillantes y mostrando sus dientes en una mueca.—Alégrate. Ella está aquí —la voz de Gabriel es baja, y tengo que esforzarme para poderoírla.Observo mientras Luc exhala una gran bocanada de aire del pecho y el pánico deja surostro. Baja su cabeza y dice: —Ella está a salvo… bien.Gabe sonríe.—Amigo. Sabes, realmente la jodiste esta vez.Mi corazón se hunde mientras Luc responde.—Bien. —Él asiente para sí mismo, luego mira a Gabe, aliviado—. ¿Te asegurarás de quellegue bien a casa? 188 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSGabe examina la cara de Luc.—Dime lo que pasa.Luc retrocede, hacia las escaleras.—Sólo asegúrate de que llegue sana y salva a su casa y cierre la puerta con seguro —diceél volviéndose hacia su auto y caminando lejos.Y mientras camina hacia su auto, observarlo es todo lo que puedo hacer para no correr trasde él. Porque quiero matarlo. Pero también quiero besarlo. El pensamiento de no estar conél —no tocarlo otra vez— se desliza en mí como una pequeña píldora filosa, dejando miinterior como una masa sangrante de frustrada confusión. Es tan duro que tengo queadmitirme a mí misma, que lo que siento por Luc es más que físico. No es amor, pero esalgo.¿Cómo puedo quererlos a ambos?Me escabullo de regreso a la cocina mientras que la puerta frontal se abre.—¿Quién era? —pregunto inocentemente, pero el temblor en mi voz me delata.Claramente, Gabe no está con ánimos de compartir.—Nadie que importe —dice, pero sus ojos azules tienen una sombra más oscura de lonormal, y arruga el entrecejo mientras se apoya en el mostrador.—¿Qué está mal?Él sonríe con esa sonrisa completamente falsa, como si supusiera que debieraconvencerme.—Nada por lo que tengas que preocuparte, todo está genial. 189 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo puedo soportarlo. Tengo que saber.—Ya sé que era Luc. ¿Qué quería? —pregunto abruptamente.Él me observa con ojos recelosos.—A ti, aparentemente.Observo a mi mano recorrer las páginas del libro de Gabriel. Debajo de la mesa mis piernasestán inquietas, muriendo por saltar de la silla y correr detrás de Luc. Lucho por mantener mivoz baja.—¿Por qué?—Necesitas preguntárselo a él —dice, con una nota de frustración. Lanza un suspiro y sedesliza en el asiento junto al mío, llamando mi atención. Me mira a los ojos.—Así que… sobre ayer… —dice muy suavemente, refiriéndose al elefante en la habitación.Gimo y bajo mi mirada hacia mis manos. No idea de qué tengo que decir, de cómo mesiento.Él se queda en silencio por un incómodo minuto y luego dice: —Siento mucho lo de… túsabes.Por supuesto que lo hace. ¿Por qué querría él estar conmigo?¿Quiero yo estar con él?—Pero necesito saber si lo que sentí… —Él vacila y yo no puedo respirar—. ¿Realmente erayo a quién querías? 190 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe siento aturdida, como un conejo frente a las luces delanteras de un auto. No hay nadaque pueda decir para arreglar esto. Levanto mi cabeza y lo miro. Él sólo me mira duranteotro minuto, luego su mirada desciende al piso.—Entonces… cuando me besaste… —Levanta los ojos y yo desvío los míos. Empujo mi sillahacia atrás, necesitando espacio, y camino hacia la habitación familiar, donde me dejocaer en el sofá.Gabe se para en la puerta.—Bueno supongo que eso lo responde —dice con una sonrisa tensa.—Eso no responde nada. —Entierro mi cara en mis manos—. Estoy tan confundida. Nopuedo dejar de pensar en Luc. Pero no puedo confiar en él. Y tú… —Ni siquiera sé cómoterminar esa idea.—Tienes razón. No puedes confiar en él. —Se desliza junto a mí en el sofá y envuelve unbrazo alrededor de mis hombros. Y por la reacción de mi cuerpo, la forma en que mi interiorda un vuelco, está claro que no puedo confiar en él tampoco.Cuando miro hacia Gabe, mi respiración se detiene. Puedo ver todo lo que quiero en susprofundos ojos azules.Pero también lo veo luchando consigo mismo. Extiendo mi mano y toco su mejilla, y él meempuja sobre su regazo. Cuando me besa, es menos desesperado que la última vez. Gentily suave y tan tierno que hace que me duela todo. Me presiono más contra él, queriendoestar más cerca, y soy cubierta por su paz y su amor.Oh Dios, ¿lo amo?Lo jalo más cerca de mí mientras las lágrimas se deslizan de mis ojos, y él no me aleja éstavez. Me acerca más. A pesar del calor que está pulsando en mí, tiemblo.Después de un tiempo eterno, cuando retrocedo y lo miro, me pregunto cómo pude haber 191 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSquerido algo más alguna vez. Y casi puedo creer en el amor. Porque está justo aquí, en surostro.Seca las lágrimas de mi mejilla con su pulgar.—Lo siento —digo, sin estar completamente segura de por qué me estoy disculpando éstavez. Por todo, supongo.Él pone un dedo sobre mis labios.—No. No lo hagas. —Me tira más cerca y descansa su cabeza en mi cabello. Y me doycuenta de que está temblando también.Levanto mi cabeza de su hombro y lo miro.—¿Estamos bien?Él asiente y sonríe, pero su sonrisa es forzada y sus ojos están llenos de dudas.Siento todo mi interior contraerse en una gran y dura bola, porque estoy siendo realmenteinjusta. Soy una mierda. Mi barbilla cae hasta mi pecho.—Estoy tan jodida.—No puedes evitar la forma en que te sientes, Frannie.—Sí, sí puedo. —Por lo menos siempre pude.—No, no puedes, pero tienes que ser cuidadosa con lo que quieres.A pesar de su frío de verano, mi frustración hierve a fuego lento. Está claro en mi voz.—Continúas diciendo eso. ¿Qué significa? 192 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Significa que tienes más control sobre tu mundo del que crees. —Sus ojos son intensos yestá comenzando a asustarme.Me alejo de él y me levanto del sofá.—Creo que no lo entiendes Gabe. Tengo el control sobre exactamente nada.—Lo verás, eventualmente.—¿Veré qué?—Todo —dice él. Siento un escalofrío correr a través de mí.Se levanta y me envuelve en sus brazos.—Todo va a estar bien, Frannie —dice finalmente.Pero no suena seguro de eso. Para nada. Luc¡Arrgghhhh!El día más confuso de toda mi existencia ahora es oficialmente el día más infernal de miexistencia. Y eso es decir algo.Cruzo por el vecindario intentando calmar mis nervios y enderezar mis pensamientos. Tengouna prioridad: mi trabajo. El mismo que he estado haciendo durante los últimos cinco milaños. No es ciencia de cohetes ni cirugía cerebral, cualquiera de las cuales podría manejarmejor de lo que manejé a Frannie. Es sólo etiquetar una pequeña alma para el Infierno. Unjuego de niños.Entonces, ¿por qué no puedo hacerlo? 193 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSPregunta retórica. No importa por qué no puedo hacerlo. Sólo importa que no pueda, loque es dolorosamente obvio.Frannie está con Gabriel. Está a salvo, de Belias y de mí.Prendo el estéreo y conduzco hasta la casa de Gabriel una, dos, tres veces. Reduzco lavelocidad todas las veces, desesperado por captar un vistazo de Frannie a través de laventana. Doy unas vueltas alrededor del vecindario, pasó por la casa de Frannie y de Tayloruna y otra vez, intentando descifrar qué es lo que me ha ocurrido, reviviendo las tres últimassemanas de mi existencia.Estoy ardiendo con una temperatura aún más alta que la del Abismo Ardiente, pero, almismo tiempo, me estoy ahogando en un torrente de emociones que los demonios nosienten.¿Cómo hago que se detengan?No puedo respirar. Me recuerdo a mí mismo que no necesito hacerlo. Pero el agujero en mipecho aún duele.Enfócate. ¿Ahora qué?Para mi décima vuelta alrededor del vecindario sé qué es lo que va a pasar. Por muchoque me destroce el pensar en ello, necesito irme y permitir que Belias maneje esto. Mepermití a mí mismo acercarme demasiado.Conduzco una vez más pasando la casa de Gabriel y siento el profundo dolor en mi pechomientras giro al oeste, en dirección a mi apartamento. Cuando llego ahí, me desvanezcode regreso al Infierno y fuera de la vida de Frannie.Intento aparecer al interior de las Altas Murallas del Infierno, sin pasar por las Puertas (uno delos beneficios de ser un demonio de Primer Nivel) porque no estoy de humor para lidiar conel Portero. Pero cuando mis pies tocan el suelo, me encuentro con que estoyinnegablemente fuera de las murallas de piedra y de las Puertas. Esa no es una buenaseñal. Mis privilegios han sido revocados. Mientras me aproximo a las Puertas, el Portero, 194 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMinos, me escruta con un único ojo bizco color rojo sangre ubicado en la mitad de su largay estrecha cara de serpiente. Inclina su alta, elegante figura cubierta de escamas parapoder observarme más de cerca.—¿Un caído en desgracia tenemos aquí? —dice con un destello de sus colmillos y unamueca de satisfacción. Su aguda voz hace que me piquen los tímpanos, intensificando eldolor que el edificio ejerce sobre mi cabeza.Demasiado abatido como para discutir, me recuesto en las planchas de hierro de lasPuertas para sujetarme.—Eso parece.Tal vez él se negará a admitirme. Bien por mí. Pero oscuros presagios se mezclan con laanticipación en su rostro mientras da un paso a un lado, permitiéndome pasar.—Te hemos estado esperando. Estaré en el Abismo más tarde para despedirte.—Haremos una fiesta. Tú trae los globos —digo sobre mi hombro, pasando por las Puertas sinmirar atrás.Una vez dentro, lo primero que noto es que el Infierno se siente más caliente de lo querecuerdo. Lo que no tiene ningún sentido, porque sólo han pasado tres semanas desde queestuve aquí. Y, además, subir, sentirse alrededor de un par de cientos grados encomparación con los dos mil grados del Infierno, sólo se siente como más de lo mismo:caliente. Tal vez también hay algo de todo ese alboroto del calentamiento global, inclusoaquí en el centro de la tierra.La segunda cosa que noto es que parezco haber sido mantenido en mi forma humana… laque ahora está sudando. No importa. Este cuerpo puede ser desmembrado y lanzado alAbismo Ardiente tan fácilmente como el otro.La tercera cosa que noto es la verdadera seguridad. Minos está sólo de adorno. Aparte dealgún intruso ocasional, mantener a las personas fuera del Infierno generalmente no es unproblema. Y, en serio, ¿qué puede ser más divertido que un intruso? 195 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS No, la verdadera seguridad es Rhenorian y su pandilla, que mantienen a los condenados en el interior. Apoya su fornido cuerpo de siete pies contra la pared, mirándome fijamente desde el interior de las Puertas. Sus ojos rojos destellan fuera de rostro marrón-dorado, plano y de cuero. Cuando miro en su dirección, una sonrisa amenazante divide su rostro, como si me estuviera retando a intentar escapar. Desliza su lengua bífida a lo largo de un impresionante juego de colmillos y hace girar una labarda 1 triple en sus manos. Esta es la versión del Infierno de una ametralladora. Es capaz de enfocar enormes cantidades de Fuego del Infierno en una sola ráfaga, una y otra vez. No puede matar a una criatura del infierno, porque casi nada puede, pero te puede hacer desear que pudiera. Me interno en el Infierno, al interior de las Puertas. Gritos de agonía y ruegos de piedad provenientes de unas apenas distinguibles formas retorciéndose entre las llamas eternas: son las almas de los condenados. Demonios cuidadores se carcajean de alegría mientras ellas se meten en un limbo ocasional o sus cabezas sobresalen de las llamas al rojo vivo. Sólo observar me hace sentir cálido y difuso. Sonrío para mis adentros mientras siento el acre olor a carne quemada mezclada con decadencia, tierra, y azufre y disfruto de las vistas, sonidos y esencias de mi hogar. Durante un momento, puedo imaginar que nunca me fui. Que estas últimas tres semanas nunca pasaron. Durante un momento. Pero mientras continúo avanzando hacia el sur, rodeando el Abismo Ardiente a distancia, mi estado de ánimo cambia. Los gritos que se hacen eco dentro de estos altos muros son de una especie completamente diferentes. Los demonios se han pasado de la raya o se han quedado cortos manejando los gritos provenientes de las profundidades. Y mientras paso el Abismo en mi camino hacia el Lago de Fuego, me doy cuenta de que cada demonio, especialmente los encargados del Abismo, me miran malignamente. Nada como la muerte inminente y la destrucción para completar el día de un demonio. Entonces veo a Marchosias moviéndose sigilosamente hacia mí desde el Abismo, su moteada piel carmesí brillando con las llamas bermellón y la luz índigo. Sus brillantes ojos rojos arden mientras retuerce su cola, y sus cascos de sátiro golpean la roca de lava en su camino hacia mí. Labarda; Lanza con cuchillas extra agregadas además de la punta.1 196 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMi primer instinto es correr —no estoy seguro de por qué— pero me mantengo firme en milugar. Marchosias es uno de los encargados del Abismo, pero no puede tomarme hasta quehaya sido convocado y mi sentencia sea pronunciada. Además, si los demonios tienenamigos, lo que es discutible, entonces Marchosias sería uno de los míos. Actualmente estáen la patrulla canina, aparentemente, porque tiene un tremendo sabueso del Infierno a sulado.—¿Pensaste que sólo podrías pasar de largo sin detenerte? —dice con una sonrisa burlonaen su plano, y aplastado rostro. Doy un involuntario paso atrás mientras él se acerca. Unopocos, además del propio Rey Lucifer, irradian maldad tan profundamente comoMarchosias.—Eso esperaba.El sabueso del Infierno se sienta al lado de Marchosias, casi tan alto como yo, y el olor de lacarne pudriéndose impregna la fuerte esencia del azufre.—¿Cuánto tiempo llevas aquí?—No mucho.—¿Cómo fue que terminaste en mi lista?—No tengo idea.—Hmm… —Mira al otro lado del Lago de Fuego, en dirección a la Isla de las Llamas y a ladistante masa negra del Pandemonio, las altas murallas del castillo y las torres irregulares seelevan por sobre todo el Infierno—. La única razón por la que has durado tanto tiempo esporque Beherit está preocupado intentando salvar su propio pellejo.Me siento temblar, pero sería un error mostrar debilidad.—¿Qué pasa? 197 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Sólo evita el Pandemonio. El Rey Lucifer se está reuniendo con el consejo, y hay un bañode sangre ahí. —Los ojos de Marchosias brillan con malicia, sus blancos colmillosresplandecen a través de su siniestra sonrisa—. Se dice, que tu jefe está en un apuro. Algogrande se está cociendo ahí arriba, y Beherit no está haciendo el trabajo. —Su sonrisa seconvierte en una mirada lasciva—. ¿Tú no sabes nada sobre eso…?—No —miento, porque eso es lo que los demonios hacemos, pero también porque sientorepentinamente una abrumadora desesperación de que ésta sea mi existencia. Esto estodo lo que hay en mi mundo.La única fuente de alegría, si es que los demonios son capaces de sentir siquiera esaemoción, es el dolor, el sufrimiento, la muerta, y la destrucción, entre otros.—Dime lo que has oído.—Hay un mortal que el rey quiere, y es responsabilidad de Beherit. —Me mira de formalasciva—. Está fallando en el trabajo.—¿Qué tiene de importante ese mortal?—Se dice que tiene dones excepcionales.¿Frannie tiene dones excepcionales? Estoy seguro de que son distintos a los que estamosbuscando.—¿Dones cómo cuáles?La pura maldad en su sonrisa me hace desear que estemos hablando de alguien másdistinto a Frannie.—El Dominio —silba.La fuerza de esas palabras me golpea como una bola de demolición, noqueando mis 198 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSsentidos. No puede ser Frannie. Frannie tiene la Vista. Ni siquiera quiero pensar qué lepasaría a un mortal que tiene la habilidad de dominar los pensamientos de los demás y lasemociones aquí en el Inframundo. Sólo ha habido otros dos, y las cosas no resultaron bienpara el que pertenecía al Infierno.En un borrón, me vuelvo y continúo caminando, pero Marchosias agarra mi brazo, sus garrasperforando mi carne humana.—Entonces, te veré más tarde. —Sus ojos arden rojos y una sonrisa sin alegría aparece en suboca mientras muestra sus colmillos.—Estoy seguro. Intenta no disfrutar demasiado —digo, alejándome.Finalmente, mi cabeza comienza a despejarse, y llego a mi santuario: el trozo de Infierno delmural de la pared. Camino a lo largo de los bancos gastados del Lago del Infierno hastaque alcanzo la punta ubicada más al sur. Aquí, los gritos distantes de los condenados y lamezcla infernal de la alegre risa, golpean y se hacen eco en las altas murallas como uncoro disonante. Ésta es mi catedral.Sentado en un afloramiento de lava por sobre el Lago de Fuego, dejo que la música delInfierno me dé la bienvenida a casa por última vez. Miro en dirección al lago, al brillantecasco negro del Pandemonio, elevado por sobre todo el Infierno en la Isla de las Llamas.Admiro el naranja y rojo lago fundido que gira alrededor de grandes peñascos de azufre,apuntando acusadores dedos hacia el cielo. Es un emocionante espectáculo de luces —parpadeando con colores granates e índigos y erupciones de llamas al rojo vivo— como losfuegos artificiales del Infierno. Y a medida que las nubes de gas sulfúrico emanan de esaserupciones me van envolviendo, las inspiro, saboreando el olor del azufre que hace picar minariz humana. Es fácil olvidar cuán hermosa es casa, al menos para nosotros los demonios.Pero luego recuerdo el alma de Frannie, cómo me quita el aliento. Su belleza verdadera. Sinparecerse a ningún alma que haya visto antes en el Infierno. ¿Se verá de la misma formacuando Belias se haga con ella?Empujando ese pensamiento lejos de mi adolorido corazón, cierro mis ojos y me recuestocontra las afiladas rocas de lava. Pero todo lo que veo, siento, saboreo, huelo, tan vívidocomo si Frannie estuviera justo aquí, es a ella, la esencia de la chica que me hizo cuestionartodo lo que soy. Si no lo supiera mejor, juraría que siento una pequeña gota húmeda 199 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSevaporarse en una nube de vapor en la esquina de mi ojo. Lo que sí estoy seguro de sentir,es a mi corazón de azufre rompiéndose mientras me recuesto y espero que me convoquen.Porque no hay segundas oportunidades en el Infierno. FrannieMiro a través del parabrisas mientras Gabe me lleva a casa, perdida en mis pensamientos.Inclino mi cabeza sobre la ventana mientras pasamos cerca de la casa de Taylor, y de lanada, siento el relámpago golpeando mi cerebro.No de nuevo.Y, por supuesto, mientras gimo y cierro mis ojos contra el dolor, veo al papá de Taylor,acostado sobre su cama… sin respirar. Mi cabeza gira. Voy a ponerme enferma.—¡Detén el auto! —grito, y abro mis ojos para darme cuenta que ya lo ha hecho. Abro lapuerta de un golpe y vomito sobre el pavimento. Cuando miro otra vez a Gabe, él no estáasustado ni preocupado. Está completamente tranquilo. Salto del auto y corro de regresohacia la casa de Taylor, golpeando mis puños, uno contra la puerta y el otro sobre el timbre,hasta que la puerta se abre.La cara de Taylor se tuerce en una mueca.—Fee… ¿cuál es el problema?—¿Dónde está tu papá? —jadeo.—Durmiendo… ¿por qué? ¿Qué está pasando?—Necesitas ir a ver cómo está. ¡Ahora mismo!—Oh, no creo que sea una muy buena idea. En serio, Fee. ¿Qué es lo que pasa? 200 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEmpujo a Taylor, pasándola, y subiendo las escaleras hasta la habitación de sus padres. Ellame agarra de la parte de atrás de mi camiseta a medio camino de las escaleras y me tirahacia atrás, pero me aferro fuertemente a la barandilla y continúo avanzando, tirando deella detrás de mí.—No puedes entrar ahí Fee. ¡Deja de actuar como una loca!La arrastro por el resto de las escaleras y abro la puerta del dormitorio. Ahí está él, justocomo lo vi, con la excepción de que puedo ver como su pecho sube y baja. Sólo estádurmiendo.—Oh, Dios. —Me vuelvo hacia Taylor, quien ya me está empujando fuera a través de lapuerta—. Lo siento… yo pensé… —Pero mientras miro de regreso hacia él, veo el frasco depastillas vacías en la alfombra. Tiro en contra de Taylor y doy otro paso dentro de lahabitación. Hay tres frascos vacíos más en la mesita de noche, todos ellos vacíos.—Taylor —digo, liberándome de su agarre—. Llama al 9-1-1. —Corro al lado de la cama—.Señor Stevens, ¡despierte! —lo sacudo—. ¿Puede oírme?Nada.Taylor sólo se queda de pie ahí. La empujo, alcanzo el teléfono que está en la mesita denoche y marco el 9-1-1. Mientras explico la emergencia, Gabe entra a la habitación y ponesus brazos alrededor de Taylor. Ella apenas parece notarlo, con los pies clavados en el suelomirando a su padre, y sus ojos muy abiertos.La ambulancia llega cinco minutos después, y mientras se llevan a su papá, ella se girahacia mí. No dice nada, pero la pregunta en sus ojos está muy clara. Es una pregunta queno puedo responder. Sólo me encojo de hombros. Taylor se sube con su padre, y mientrasellos se van, con las sirenas a todo volumen, suelto un torrente de lágrimas inesperadas.Gabe me tira hacia él y camina conmigo hasta su auto.—Hiciste algo bueno, Frannie. —No cuestiona cómo lo supe. No cuestiona nada. Sólo mesostiene. 201 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Es mi culpa —logro decir a través de los sollozos.Él levanta mi barbilla con su dedo y me mira a los ojos. Luego sus labios trazan un caminodesde mi frente, hacia mis sienes, a través de mis mejillas y cepillan mis labios.—Necesitas dejar de culparte a ti misma por todas las cosas malas que pasan —dice, envoz baja.Lo alejo.—Iba a hablar con papá. Que la iglesia les ayudara. —Pero me quedé tan atrapada en mipropio drama que lo olvidé. El peso de la culpa se estrelló contra mí y yo lo dejé. Me quierosentir como la mierda. Es lo menos que merezco.Nos detenemos en el camino de entrada de mi casa, y Gabe mira alrededor con cautela,recordándome a Luc haciendo lo mismo la otra noche. Mientras Gabe me dirige por elsendero, me pongo mis gafas de sol para que mamá no vea mis ojos enrojecidos.—¿Vas a estar bien? —La voz de Gabe es suave y simpática. Casi me hace llorar otra vez.Trago de regreso el nudo en mi garganta.—Sí.—Bien… entonces ¿no vas a ir a ningún otro lugar?—No que yo sepa.—Bien. Cierra y asegura la puerta detrás de ti. —Me envuelve en un abrazo, con sus ojosaun vagando alrededor.—¿Por qué todos quieren que asegure todas las cosas? ¿Qué está mal?Separándose de mí, desvía los ojos, mirando los arbustos al lado del porche delantero. 202 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Nada, enserio. Sólo que en estos días es mejor que prevenir que lamentar.—Eres un mentiroso terrible —digo, empujándolo más lejos.Me tira de regreso hacia él, y cuando me besa me presiono contra la solidez de su cuerpo.Mis manos vagan por su pecho y descienden por sus costados.—Ven conmigo —digo, repentinamente no queriendo estar sola.Lanza un suspiro y luego me da su peculiar sonrisa torcida.—Me encantaría, pero tengo que tener una conversación con Lucifer. Prométeme queasegurarás la puerta y te quedarás adentro.—Lo que sea —digo, sintiéndome decepcionada y cansada, y preguntándome si tengo laenergía necesaria para subir las escaleras—. ¿Vas a volver?—Cuando pueda. —Se aleja y me mira a los ojos—. ¿Estás segura de que estás bien?—Lo estaré.—Descansa un poco. —Se inclina y me besa, luego abre la puerta, empujándomegentilmente a través de ella—. Regresaré —dice. Pero sus ojos continúan estando oscuros yvigilantes.Cierro la puerta y saludo en voz alta al interior de mi inusualmente tranquila casa. No hayrespuesta. Wow. Ya que nadie está en casa, hago lo que pidió Gabe y aseguro la puerta.Sólo alcanzo el tercer escalón cuando mis piernas temblorosas ya no pueden llevarme máslejos. Me giro y me siento, abrazando mis rodillas contra mi pecho. ¿Cómo pude haberolvidado hablar con papá? La única cosa que pude haber hecho para ayudar a Taylor y loarruiné. La depresión se instala sobre mí y me pongo de lado, recontándome a través de laescalera de madera, y pensando en la mierda de persona que soy. 203 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSPero lo detuve.Eso es algo, supongo. Es la primera vez que fui capaz de hacer algo para cambiarlo.Hay un poco de consuelo en ese pensamiento.Después de una eternidad, me arrastro por el resto de las escaleras. Cuando llego a mihabitación enciendo mi estéreo y me tiro sobre la cama, mirando al techo. Cuando cierromis ojos, Luc está ahí. Y no sólo su imagen: puedo sentir su energía oscura, oler su canela.Estoy furiosa conmigo cuando las lágrimas comienzan a deslizarse desde la esquina de miojo. No lloraré, no por él.Me obligo a levantarme, me desvío hacia la ventana, y levanto las persianas. Gabe se haido hace bastante rato, pero juro que puedo ver el sol brillando desde el parabrisas de unShelby cobra GT 1986 a través de los árboles.¿Luc?Me imagino corriendo ahí afuera y lanzándome sobre él. Pero luego recuerdo a la ChicaMisteriosa descansando en la cama de Luc y en su lugar pienso en llamar a la policía.Reportarlo como un acosador.Me asomo de nuevo. Aún está ahí, estacionado dos casas más abajo del otro lado de lacalle. Al frente de los Brewsters. En el mismo en que estaba estacionado la noche quecaminé de regreso de la casa de Taylor. ¿Qué demonios quiere de mí?Con un repentino estallido de energía nacido de la rabia, abro mi puerta, vuelo por lasescaleras y salgo por la puerta principal en un instante. La hierba se siente fresca bajo mispies desnudos mientras corro sobre el césped. Mientras cruzo la calle hacia el auto de Luc,escucho la música a todo volumen golpeando y sacudiendo el pavimento bajo mis pies. Elresplandor del sol en la ventana me dificulta ver el interior del auto, pero él está ahí, sentadoen las sombras. El volumen de la música baja a medida que desciende la ventana. Apoyomis manos en la puerta del auto, y estoy a punto de inclinarme hacia el interior cuando mirespiración se detiene y me alejo. 204 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo es Luc. Pero juro que podría ser su hermano.—Oh, lo siento —digo cuando comienzo a retroceder—. Pensé que eras alguien más.El extraño me sonríe con los ojos brillantes.—Seré quien tú quieras que sea —ronronea. Su voz es terciopelo y hay algo fascinante enella. En él.Sus intensos ojos negros no me liberarán.Los miro mientras el cautivante ritmo de “Love Hurts” de Incubus suena desde su estéreo,preguntándome si estoy bajo un hechizo que no me permite ver la realidad.—Te pareces tanto a… un amigo mío —digo, pero mi voz me suena como un ecoproveniente de una fuente distante.Él sonríe con la sonrisa maliciosa de Luc.—Espero que sea un amigo cercano.Siento mis pensamientos deslizarse hacia un humo negro.—Um… cercano… sí… —Y mi mente se queda completamente en blanco mientras caminoalrededor del auto y abro la puerta del pasajero. 205 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS capítulo 15 se desata el infierno Traducido por flochi Corregido por Dianita LucA garro el brazo de Frannie mientras se desliza en el auto de Belias. Su mano sale como una flecha y agarra su otra muñeca mientras hace avanzar el auto, empujando a Frannie hacia adelante, luego se detiene.Soy muy consciente de que si Belias y yo jugamos este tira y afloja con Frannie, serádesgarrada… literalmente. Pero también soy consciente de que si la dejo ir, será suya, y nola tendré de regreso. Dejo crecer mí poder, sopesando los riesgos. Si golpeo a Beliasmientras está sosteniendo a Frannie podría matarla. E incluso si no lo hace, cualquierrepresalia lo haría. Mi única esperanza es que se dé cuenta que de cualquier manera elInfierno pierde. Porque ahora mismo, Frannie está sin etiquetar. Si muere aquí, en nuestrasmanos, no hay ninguna duda de que su alma irá en otra dirección… lo que significaríadesmembramiento y Fosa Ardiente para ambos.Miro hacia abajo a la esfera de poder que ilumina mi puño derecho, entonces alzo la vistahacia él, lo amenazo claramente con mi rostro. —Belias, sé razonable. Estamos del mismolado y ella es mi asignación. Deja que me ocupe de esto.Sus ojos resplandecen de color rojo y el olor a azufre impregna el cálido aire primaveral. —Tuviste tu oportunidad. El Rey Lucifer está muy decepcionado. Me lo dijo Él mismo cuandome ofreció el trabajo de Beherit. 206 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Si? Bueno, ponte en la fila —digo pensando mis opciones.Desvanecerme de aquí con Frannie es imposible. Su cuerpo mortal no sobreviviría alcambio. Así que sólo hay una opción.Todo dentro de mí grita mientras fuerzo a mis dedos a abrirse y soltar su brazo.El rostro de Belias se tira en una sonrisa que causaría que cualquier mortal se hiciera pisencima. —Inteligente decisión —dice, liberando la muñeca de Frannie y estirándose paracerrar la puerta de un empujón.En ese segundo, convoqué mi poder infernal (más de lo que alguna vez pensé que pudieramanejar), y le apunté una ráfaga a Belias. Un rayo rojo y caliente de Fuego Infernal saledisparado de mi puño, iluminando el auto y golpeándolo de lleno en el rostro. Lo golpeonuevamente en la puerta. Rechinando mis dientes contra el dolor de la demasiadacantidad de energía rodando por mi cuerpo, me inclino y saco a Frannie del asiento.Mientras cae en mis brazos, sacude su cabeza y alza su mirada hacia mí, aturdida, perobien.Salgo corriendo por la calle, con Frannie en mis brazos, pero Belias se desvanece frente anosotros, con su rostro sombrío y humeante… literalmente. —Buen truco —dice a través desus dientes apretados—. Pero olvidaste algo. —Levanta su puño derecho, brillando rojo ycaliente, y lo apunta hacia mí—. Yo también puedo hacerlo.Bajo la mirada a Frannie, que yace en mis brazos. —No seas estúpido, Belias. La matarás,con lo que sólo ganarás un viaje de ida a la Fosa Ardiente. Nada de prestigio, ni crédito, nipromoción. No van a ocultar lo que pasó. El Rey Lucifer lo sabrá incluso antes de quealguna vez reportes tu regreso.Su sonrisa vaciló ligeramente mientras bajaba su puño. Pero después capturo su miradasobre mi hombro y siento como regresa el poder, lanzando una esfera contra Frannie,mientras la ráfaga de Avaira me golpea en la espalda. Y mierda, ¡eso duele!Me tambaleo, pero me las arreglo para permanecer de pie. Sacudiéndome el dolor, miro el 207 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSrostro de Frannie. Sus párpados revolotean y su respiración es superficial. Un oscuro terror searrastra por mi pecho.¿Cómo pude dejar que esto pasara?Bajo a Frannie de mis brazos, empujo un poco de calor. Lo suficiente para que su piel sesonroje y le cause sudor. Sin apartar mi mirada de Belias, la amenaza más grande, digo contoda tranquilidad: —Buen trabajo. Realmente eres un estúpido. Siempre sospeché cual erala razón por la que nunca pudiste llegar a Primer Nivel, Belias. Simplemente, no eres lobastante inteligente. Dale un vistazo a lo que hizo tu novia. —Balanceé ligeramente aFrannie en mis brazos para que pudiera ver sus ojos y el sudor empezó a rodar por su frente,así como el vapor que estaba proporcionándome como apoyo—. La has matado. Estátostada. —El hecho es que, realmente espero estar mintiendo, pero no estoy totalmenteseguro, debido a la inconfundible esencia de clavo de olor y grosella—. Su alma en lasuperficie… espera a que un Ángel venga a recogerla.La expresión de Belias se convirtió en ira, pero no estaba dirigida contra mí. Estaba mirandosobre mi hombro a Avaira. —Maldición, Avaira. ¡Ese no era el plan!—Lo siento. —Pude escuchar la sonrisa en su sensual voz—. Fue demasiado fácil. No penséque lo golpearía tan fuerte.—Perra estúpida. Ahora estamos previstos para la hoguera. ¿Qué estabas pensando? —Con su ira, su verdadera forma resplandecía peligrosamente cerca de la superficie,asomándose a través de su esqueleto humano.El humor se fue de la voz de Avaira, reemplazado por la alarma. —Fue un accidente. Noiremos a la Fosa.Belias le envió un gruñido y se fue en una nube de azufre. Un segundo después su Shelby,que todavía seguía parado en la acera, se fue. Di la vuelta hacia Avaira y también se habíaido.En toda mi existencia, no puedo recordar alguna vez, haber estado tan aterrado. Miré aFrannie y apagué el calor. Alzó su vista hacia mí, con su cabeza aclarándose ahora queBelias se había ido, ningún ángel ha aparecido aún para llevársela, así que tal vez, está 208 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSbien. La apreté contra mi pecho, sin estar seguro si soy yo o ella la que está temblando tanfuerte. Hundí mi rostro en su cabello y lo aspire.—No podía dejar que te tuviera. —Balbuceé sin pensar.Me miró, con sus ojos medio cerrados. —¿No podías qué? ¿Qué está pasando? —Su débil ydensa voz, arrastraban las palabras.¿Cómo responderle? ¿Con la verdad? Bueno, casi dejé que Belias, un incubus, te sedujera ysuccionara tu alma.No.Forcé una sonrisa y trabajé en mantener mi voz. —Te estabas metiendo en el auto de unextraño, Frannie. ¿Tu madre nunca te advirtió sobre los extraños?Sus cejas se arquearon como si estuviera luchando por recordar algo, pero no respondió.La ruidosa salida de Belias había atraído la atención de algunos vecinos, afortunadamente,era plena luz del día, o la roja ráfaga de Avaira habría iluminado a los vecinos. Sin embargo,vi la persiana siendo levantada en la casa de Frannie, por lo que me apuré a llevarlaadentro. La trasladé dejando mi Shelby en su casa y subí las escaleras hacia su cuarto,donde la acosté sobre su cama y rápidamente la revisé. Aún estaba caliente, pero surespiración y ritmo cardíaco estaban mejorando. Incliné mi cabeza mientras una enormeola de alivio me traspasó.Ella está bien.Empiezo a moverme hacia la ventana para comprobar si está Belias, pero su mano saledisparada y agarra la mía.—Hola —digo—. Necesitas descansar un poco.—Quédate. —Su débil voz es determinada. 209 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTira más fuerte de mi mano, y me siento en el borde de su cama, acariciando con misdedos los rizos rubios arenosos pegados a su frente sudada. —Realmente creo que deberíairme, Frannie. Las cosas no marcharán bien si tus padres llegan a casa y me encuentran entu cuarto. Estaré afuera. Lo prometo.Su voz es más fuerte y sus ojos me suplican. —Quédate.Respiro profundo, resistiendo el impulso de besarla. Soy completamente incapaz de decirleque no. —Como desees.Me siento en la cama por un largo tiempo y veo su respiración hacerse más profunda y másregular mientras cae dormida. ¿Qué demonios estoy haciendo? Soy capaz de dejar elAbismo (porque entré en uno propio), no fui convocado, pero sólo es cuestión de tiempo. Ycuando la convocación llegue, será todo. ¿Tengo días? ¿Horas? Sea lo que sea, no essuficiente. Y sea cual sea el resultado, ya sea si la etiqueto o no, no podré estar con ella. Mipecho latió con fuerza ante la perspectiva de dejar nuevamente a Frannie.Me incliné y besé su frente, entonces solté su mano. O al menos lo intento. Pero sus ojos seabren bruscamente y me sostiene más fuerte.—¿A dónde crees que vas? —Está medio dormida, pero el subyacente tono de pánico esinnegable.No lucho. Si necesita que me quede, no hay manera de que la deje. Le sonrío. —A ningúnlado, si no quieres.Al principio, me devuelve la sonrisa, pero entonces su expresión cambia. Hay confusión ensus ojos zafiro y se propaga en todo su hermoso rostro mientras recuerda que me odia.—No puedo confiar en ti. Eres como esa persona Jekyll y Hyde —dice, aun sosteniendofirmemente mi mano.Simplemente sacudo mi cabeza mientras mi corazón de azufre se agrieta. El juego ha 210 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSacabado y claramente he perdido… en todas las maneras posibles. Porque la amo. Pero nopuedo tenerla.Me pongo de pie, necesitando alejarme antes de que haga algo que la hiera más. Esta vezme deja ir. —Tienes razón —digo—. No puedes confiar en mí. FrannieTiro de mi misma para sentarme al borde de la cama, sintiéndome débil. Miro a Luc caminarhacia mi puerta y sé que debería dejarlo ir. Pero mis últimos vestigios de mejor juicio ysentido común dan paso a esta necesidad fundamental que tengo de estar con él.—¡Espera! No te vayas.Se vuelve en la puerta. —Frannie, estás cometiendo un gran error. Realmente deseas queme vaya.Todavía estoy temblando mientras diminutos pedacitos de memoria me fastidian. Recuerdosalir a gritarle a Luc... pero no era él. Después de eso, todo es borroso. Mis ojos caen aledredón y recojo las pelusas en la superficie. —¿Quién era ese sujeto?Se apoya en el marco de la puerta, enfrentándome. —Su nombre es Belias. Es peligroso.—¿Por qué estuvo aquí? ¿Qué quiere?Luc simplemente me mira y sacude la cabeza.—Se ve tan parecido a ti —digo finalmente cuando está claro que no va a responder.—Sí. Supongo que eso es producto de dónde venimos. Tendemos a parecernos.Levanto mi mirada y me encuentro con la suya. —¿Y dónde es exactamente, eso? Siemprecambias de tema cuando pregunto. 211 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe mira a los ojos por un largo momento mientras considera su respuesta.Al final, pongo mis ojos en blanco. —Si tienes que pensarlo tanto sé que lo que sea quedigas serán tonterías. Olvídalo.Se da la vuelta para caminar otra vez a la puerta. —Lo siento. Pero no me creerías si te lodijera —dice sobre su hombro desde el pasillo.—Me gustaría que lo intentaras.Vuelve a darse la vuelta y da unos pasos lentamente atravesando la puerta con esa mismamirada perdida que he visto antes en su rostro. Su boca se abre para decir algo peroentonces la cierra nuevamente. Sacude la cabeza. Lo miro, segura de que las respuestasestán ahí, justo debajo de la superficie, y puedo verlas si me esfuerzo lo bastante. Abre laboca otra vez, luego su mirada cae al suelo y sus hombros se desploman. —Realmentetengo que irme.Mi corazón late. Sé que debería dejarlo, pero hay algo más que necesito saber. —¿Qué hayde esa chica? ¿La de tu cama? ¿Era como, la novia que tenías en tu hogar?Levanta su mirada y me mira con precaución mientras responde. —No. Realmente, es lanovia de Belias, Avaira.No puedo controlar el filo celoso de mi voz. —Hmm. Qué lindo de su parte compartir.—No es eso, Frannie. —Suelta—. Están aquí por… —Se detiene abruptamente, con sus ojosaburridos en los míos—. …Ella no es nada.Deja caer su cabeza y la sacude una vez más, y estoy temiendo que vaya a dejarme.Contengo el siguiente comentario que aparece en mi cabeza, el que tiene algo que vercon el tamaño del sostén de la Chica Misteriosa siendo más grande que su coeficienteintelectual. —Entonces, si no es eso, ¿cómo qué es? Estaba en tu apartamento… en tucama. ¿Tiene una llave? 212 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe mira como siempre, con sus tempestuosos ojos, luego entra por completo a mi cuarto yse deja caer en la silla de mi escritorio, mirando la alfombra. —No. Ella no tiene llave.Ninguna cerradura puede mantenerla afuera.—¿Qué quiere decir eso? ¿Está cómo, acosándote o algo parecido?—Es una manera de decirlo. —Levanta sus ojos a los míos y, si no lo supiera mejor, diría que vitemor en ellos—. Hay cosas sobre mí que no conoces.Me acerco al borde de la cama. —Entonces, dímelas.Me mira fijamente por otra eternidad, luego apoya los codos sobre sus rodillas y pasa susdedos por su mata de cabello negro, mirando nuevamente al suelo. —No soy lo que túcrees.—No creo que seas algo.Levanta su cabeza y casi sonríe.Me encojo de hombros. —No lo quise decir como sonó. Quiero decir, realmente no mepreocupa lo que seas, supongo. O algo así. Entonces, ¿qué es lo que no se?Se pone de pie y toma mi mano, tirándome fuera de la cama y dentro de sus brazos. Quieroapartarme pero no lo hago.Suspira en mi cabello y gime.Levanto mi rostro para mirarlo. —Puedes decirme.Pero en vez de eso, baja su mirada con toda clase de promesas en sus ojos. Incluso aunquese cuán estúpido es, y sé más allá de toda duda que va a herirme otra vez, me inclino parabesarlo. 213 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSCuando miro otra vez sus ojos, todavía están tormentosos. —No he sido completamentehonesto contigo —dice. Entonces retrocede y mira hacia fuera por la ventana—. Satanássálvame, no he sido honesto contigo en absoluto.—Dímelo —digo una vez más, dando un paso hacia él.Suspira nuevamente y se hunde otra vez en mi escritorio, como si sostenerse en pie fuerademasiado duro. Entonces sus ojos se elevan y atrapan los míos, parece huraño perodecidido. —Belias, Avaira, yo —dice lentamente, como si cada palabra le doliera—.…Somos del…—¿Frannie? —Llama la voz de mamá desde la parte inferior de las escaleras. Me aterroriza.¿Cómo no la escuché llegar?Salto y paso a Luc. —Sí, mamá.—¿Es ese… es el auto de Luc ahí afuera? —Es como si incluso tuviera problemas diciendo sunombre.Una mueca nerviosa baila en el rostro de Luc.—Sí, mamá.Su voz se dispara una octava, y escucho sus pies apresurándose por las escaleras. —¿Estáahí arriba?—Sí —digo, agarrando su mano y tirando de él hacia la puerta.Está en lo alto de las escaleras, con sus ojos bien abiertos, cuando damos un paso por elpasillo.—Hola. Sólo estábamos trabajando en la tarea de cálculo —digo, soltando su mano y sehace evidente el color en mis mejillas. 214 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Oh. —Prosigue, pero mirando a Luc—. ¿No tienen más espacio en la mesa de la cocina?Justo entonces, se cierra de un golpe la puerta trasera y la voz rasposa del abuelo bramapor la casa. —¡Oye! ¿De quién es el Shelby aparcado enfrente?Mi corazón se eleva. —¡Abuelo! —Grito cuando aparece en la base de la escalera. Sus ojosazules nos sonríen.—Ese sería el mío —dice Luc.—¿Restaurado u original?—Todo original.Mamá da un paso a un lado y deja que Luc pase a su lado. Él asiente y le sonríe (con unasuave y tranquilizadora sonrisa), mientras pasa.—¿Quién le hace mantenimiento? —Pregunta el abuelo mientras Luc baja las escaleras.—Yo lo hago.—Es una belleza —dice, palmeando la espalda de Luc—. ¿Te importaría si echo un vistazodebajo del capó?—No hay problema. —Luc me lanza una desconcertada mirada a través de las escaleras yentonces se dirige a la puerta del frente con el abuelo.—¿Por qué está aquí? —Bufa mamá—. Lo teníamos claro. No lo verías… especialmentesola.—Mamá, por favor. Nunca dijiste que no podía verlo. No sé cuál es tu problema con él, perodesearía que me dejaras respirar un poco. 215 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Frannie, discutimos esto. Permíteme ser perfectamente clara. No vas a salir con ese chico.Esto es increíble. —Eres tan ridícula.Y también llegas demasiado tarde.Camino hacia la ventana y miro afuera como Luc levanta el capo del Shelby y él y elabuelo se hunden en él. ¿Cuál es el problema con ellos? Belias, Avaira, yo, ¿todos somos dedónde? ¿Qué? ¿Cómo podía ser algo tan malo? ¿Todos son de la cárcel? ¿El manicomio?¿Qué?¿Del espacio? ¿El futuro?Apoyo mis codos en el alfeizar y lo miro con el abuelo. ¿Podía decir algo que cambiaracomo me siento respecto a él? No lo creo. Y, además, no es el único con secretos. Diossabe que yo tengo algunos.Como Gabe. Que me besó. A quien le devolví el beso.Gimo y apoyo mi mano contra mi frente. ¿Qué demonios estoy haciendo?Alejo mi mano de la frente y descanso mi barbilla en ella. Luc alza la vista desde la calle,mientras rumores se escuchan en todas partes.Belias, Avaira, yo, somos de...No sé nada de él o de Gabe. Ambos llegaron de la nada y me dieron la vueltacompletamente. ¿Por qué no podía dejar de pensar en ellos?Belias, Avaira, yo, somos de... 216 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo voy a dormir bien esta noche. Desde ya lo puedo decir. Luc—Me estás matando. Esto es un clásico. ¿Cuántas millas?—Solamente dos mil —respondo.Se inclina para obtener un mejor vistazo. —Santo Dios. Este bebé vale bastante dinero. Todooriginal… y luce casi nuevo. ¿Hace cuánto te pertenece?—Lo compré nuevo.Levanta sus ojos del motor y ríe bastante fuerte. —Fue hecho antes de que nacieras, hijo.Oh, sí. —Quiero decir mi abuelo. Lo compró en el 68.Señala con la cabeza el convertible del 65 en la entrada. —Frannie ayuda con elmantenimiento. Es la mejor mecánica de Mustangs antiguos que conozco.Alzó la vista a la ventana y sonrío cuando la veo, con el codo apoyado en el alfeizar y lamejilla descansando en su mano, mirándonos. Mi necesidad de tomar esa mano (de tocarsu rostro), es casi arrolladora. Satanás sálvame, no puedo aguantar estar lejos de ella.Obligo a mis ojos a apartarse de ella, y vuelvo a su abuelo.—En serio. Esta es una exquisitez que ella no me compartió.Me mira, y todo el humor se va de su rostro. —Espero que no sea lo único que no compartió.Inhalo profundamente y lo miro a los ojos. —Frannie es especial. No estoy tomando ningúnriesgo con ella. —Excepto dejar que Belias casi le chupe el alma y trate de arrastrarla alAbismo. Pero aparte de eso... 217 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Ella es especial. Demasiado buena para cualquiera de ustedes —dice, señalandovagamente con su codo en mi dirección. Y no tiene idea de cuan preciso es—. Trátala bien.—Sus ojos vuelan hasta la ventana y regresan.—Tiene razón. Es demasiado buena para mí. He tratado de decírselo.Sonríe. —Pero no escuchará. Es terca. Como su abuela.—No dejaré que nada le pase —digo.Me mira duramente a los ojos. —Has eso. Si no, sabes que iré tras de ti.—Sí, señor.Entonces me toma completamente por sorpresa. —¿La amas?Simplemente lo miro por un largo segundo. Algo agudo se retuerce en mis intestinos, y miroa Frannie en la ventana. Tan fuerte como he tratado de negarlo, o al menos convencermede que no me importaba, lo sé tan ciertamente como también sé que voy a ir a la FosaArdiente por eso. —Sí, señor.—¿Se lo has dicho?—No, señor.—¿Cuándo piensas decírselo?—Pronto —digo con una sonrisa.Me devuelve la sonrisa. —Bien. 218 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS CAPÍTULO 16 EL DIABLO QUE CONOCES Traducido por Vapino Corregido por Dangereuse_ FrannieN o puedo recordar una vez en mi vida en que haya odiado que fuera fin de semana. Pero este fin de semana era el infierno. Había pesadillas sobre ladrones de cadáveres alienígenos y condenados con ganchos para las manos. Había sueñossobre Luc y Gabe que me ruborizaba solamente de pensarlo. Y dos veces estaba seguraque vi un Shelby 68 negro pasando por delante de mi casa.Belias, Avaira, yo, todos somos de...Y hoy todo el día en la escuela me he sentido como si estuviera en una especie de balancínposeído, de arriba y abajo con Gabe y Luc. Pero después del régimen del último periodo,no perdí el tiempo, agarrando el brazo de Luc y arrastrándolo hasta el estacionamiento.Subimos a su coche, y, tan pronto como las puertas estaban cerradas, sus labios se estabanquemando en los míos. Se siente increíble, por lo que fue realmente difícil apartarlo.—Dime —le digo en sus labios.—¿Qué? —dijo él en los míos.Me forcé a mi misma a retroceder.—Lo que me ibas a decir el viernes en mi cuarto antes de que mi mamá apareciera. 219 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl llego a mí.—No me acuerdo.Lo empuje más duramente.—Belias, Avaira, yo, todos somos… —le dije para refrescar su memoria.Por un segundo, su rostro se apretó en una mueca de dolor.—Más tarde.—Ahora.Sus ojos se endurecieron, como negro obsidiana.—No es nada.—No me pareció “nada” el viernes.Él se inclino hacia atrás en su asiento, cerró los ojos y soplo un suspiro.—Tú realmente no quieres saberlo.—Sí, realmente lo hago.Él tiró de su cabeza fuera de la cabecera y me miro con los ojos torturados.—He hecho algunas cosas bastante horribles.Sentí un nudo en mi intestino. 220 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Entonces, ¿quién no?—Lo digo en serio, Frannie.Pero todo lo que pude pensar es que no hay nada que él pudiera haber hecho que inclusoeste cerca de lo que tengo. Y de repente mi garganta se cerró y mi pecho se apretó. Y nohay aire en el coche. Empujo la puerta abierta y me tambaleo hacia fuera sobre elpavimento. Luc estaba allí en un latido del corazón. El me sostuvo, impidiéndome caer.—Frannie, ¿qué está mal?Secretos.Me apoye en él durante mucho tiempo, respirando con dificultad, luego lo empuje lejos.Odio que él esté aquí, para ver esto. Y más odio que crea que necesito su ayuda.—Estoy bien —mentí.Puedo decir que él no me cree, y no me importa. Pero cuando me envolvió con sus brazosa mí alrededor, se lo permití. Me siento en el asiento del coche mientras mi respiración sefacilitaba.—Lo siento —le digo sin mirarlo.—¿Qué pasó?—Nada. —Hago girar mis piernas en el coche y agarro el picaporte—. Vamos.Doy un paso atrás y cierro la puerta.Él tiene razón. Yo realmente no quiero saber sus secretos. Estos que ya tengo son bastante. 221 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNuestros cuerpos se mueven juntos al ritmo palpitante de Depeche Mode “Personal Jesús”.Tan difícil como es, aparto el cuerpo ardiente de Luc del mío y me siento encima de sucama grande negra, trabajando para recuperar el aliento.—No creo que el Sr. Snyder vaya a aceptar “que estábamos demasiado ocupadosjugando” como una excusa para que este esquema no se esté haciendo.Luc agarro mis caderas y me tiro hacia abajo a su lado.—Podríamos intentar “Mi perro se lo comió” —dijo el esperanzado, envolviendo sus brazos ami alrededor otra vez. Yo lo contemplo con el ceño fruncido un segundo antes de que elgimiera y dijera—: ¿Qué tan rápido podemos conseguir esta cosa hecha?Me deslice hacia arriba y me apoyé contra una pila de almohadas sobre la cabecera.—Sólo tenemos las últimas preguntas. Esto debería ir bastante rápido.Él tomo su libro de composición del piso y se sentó contra la cabecera a mi lado, pero noescribió. Él me miraba.—Vas tener que ponerte tu camisa, o yo no voy a ser capaz de concentrarme en esto —dijoel después de un minuto—. Ese sostén rojo es demasiado caliente. Yo no creo que el papádeje que las chicas buenas católicas usen sostenes rojos.—Yo no soy una niña buena católica, ¿recuerdas? Me echaron de la escuela católica.—Recuerdo —dijo, y su sonrisa hizo que mi corazón saltara.Como Depeche Mode me impulsa “a extender la mano y tocar la fe” que traza la espiral dela serpiente tatuada negro alrededor de su brazo y comerme con los ojos su pechodesnudo. 222 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS —Muy bien, así que… Steinbeck 2… —Me digo a mi misma para distraer la atención de esa sonrisa y ese cuerpo. Dibujo un aliento profundo y me pongo mi camisa sobre mi cabeza. Mirando hacia abajo en el folleto del Sr. Snyder, leí—: ¿Qué dice sobre el carácter del hombre? —Que todo el mundo puede justificar cualquier cosa, no importa cuán equivocados estén. Levanté una ceja. —¿En serio? Porque yo no entiendo. Estoy pensando que el resultado principal es el que las circunstancias exigen, las acciones. —Es lo mismo. —En realidad no. Piensa en ello. A lo largo del libro, Tom hace cosas... toma decisiones basados en lo que él y su familia necesitan en ese momento. No es como si él un día se despierta y dice: “Caray, creo que voy a matar a alguien hoy”. —Bien, pero entonces realmente mata a alguien y continúa la carrera, dónde no ayuda a su familia porque no puede trabajar, y puede terminar por hacerles daño si ellos terminan ayudándolo a él. Así que no se puede decir que sólo hace cosas por el bien de su familia. Las personas hacen las cosas, y ajustar esas decisiones en todo tipo de atuendo noble, pero al final es todo para beneficio propio. Dejé el folleto. —Wow… ¿Entonces todas las personas están para mentir, bolsas de intrigas, mierda egoísta? —Sí, bastante.2John Ernst Steinbeck, Jr.: Fue un escritor estadounidense que desempeñó dicho papel a mediados del siglo XX y cuyasobras describen a menudo al estado de California. 223 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Sin cualidades que lo rediman alguna vez?—Suena bastante bien.—Eso es triste —dije, meneando la cabeza.—Triste, pero cierto.—Está bien, y ¿qué acerca de Rose, de Sharon al final? Ella pierde a su bebé pero entoncesamamanta a un hombre hambriento. ¿Qué hay de egoísta sobre esto?Me mira por un momento y luego sonríe.—Lo siento, me perdí en “amamantar” —dijo, mirando las mías.Le di un codazo.—Eres un cerdo.Él sonrió.—Yo no soy un cerdo, soy un hombre, que, ahora que lo pienso, es más o menos lo mismo.Punto tomado.—Apuesto a que tu corazón es de carbón. No es de extrañar que veas el mundo a travésde las gafas del infierno —le dije.Abrí mi libro de composición, volteé la página de encabezado "Steinbeck, Esbozo deensayo de recapitulación, Frannie y Luc" y escribí mis últimos puntos de la bala. Cuandoterminé, me volteé a ver a Luc y vi su rostro retorcerse en un ceño fruncido.—Bueno, tus gafas son de color rosa, porque eres lista, eres increíblemente ingenua. 224 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Sólo porque no elijo creer que todo el mundo es malo no me hace ingenua.—Sí lo hace, pero eso es mejor para mí. Entonces, ¿dónde estábamos? —dijo con unasonrisa. Lanzo el libro de composición al suelo y saco mi camisa por sobre mi cabeza,mirando mi sostén rojo.—Voy mostrarte a la ingenua —le dije.Sus ojos brillaban y juro que dejé de respirar cuando sonreí con mi propia sonrisa maliciosa yllegue a mis espaldas para desenganchar el sujetador, tirándolo al suelo dejándolo en laparte superior de mi camisa. Rodé a su lado en la cama y sentí mi piel derretirse en la de él.Luc beso mi cuello y mi oído, su aliento caliente poniendo mi piel como piel de gallina.—Mmm… eres hermosa. —Me susurraba en mi oído. Me estremecí con una prisa masiva querodaba a través de mí. Así es. Todo mi cuerpo era un hilo conductor. Absolutamente zumbé,cada terminación nerviosa sobrecargada. Con todos los demás, nunca hubo ninguna dudade que yo iba parar.Nunca he estado lista. Pero ninguno de ellos nunca me ha hecho sentir como Luc lo hace.Todo sobre el está mal, pero nada nunca se ha sentido tan correcto. La forma en que yo nopuedo conseguir sacarlo de mi cabeza, y mi corazón sólo se siente completo cuandoestamos juntos, como hace el para que todo se sienta nuevo y excitante, la manera en queme imagino con él —le decía todo.Él me besaba más profundo mientras una lágrima se desliza desde la esquina de mi ojo.Siento que me ahogo, pero no lo puedo alejar. Lo quiero más cerca. LucTodo lo que puedo sentir es su cuerpo junto al mío. Todo lo que hay es su cuerpo junto almío. El resto del universo, el cielo y el infierno incluido, se ha desintegrado en la nada.Por todo lo que es profano, voy a tenerla por toda la eternidad. No voy a parar hasta quesea mía... en el Abismo... donde no pertenece... 225 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSPulse el pensamiento lejos y me centré en Frannie. Sus ojos estaban cerrados y se estabapresionando en mí, besándome. Sentía sus manos en mí, por todo mi cuerpo.—No te detengas —susurraba ella caliente en mi oído, pero no tiene idea de lo que estápidiendo. Porque, a pesar de lo que ella piensa, ella es ingenua. Sé lo que se esconde en elcorazón del hombre y en mi propio corazón de azufre.Todo lo que tengo que hacer es tomarla. Este es el primer paso en su camino hacia elabismo. Ella lo quiere, yo lo quiero... oh, cómo lo quiero.Respiro en ella chocolate y jengibre, saboreé la grosella y el clavo de olor de su alma. Sientosus manos sobre mí, tirando de mis pantalones vaqueros. Sus besos se hacen más profundosy más urgentes. No puedo esperar más. La necesito. Ahora.Estoy en el borde de arrancar el resto de la ropa y mandarla a una distancia lejana,imaginando cómo su piel se sentirá contra la mía, nos imagino juntos, cuando se tira haciaatrás y sus ojos penetran en mi negro corazón. Ella levanta la mano, trazando mis labios conla punta de su dedo tembloroso, y estoy abrumado por el olor del chocolate caliente.¿Chocolate?¿Podría ser... amor?¿Ella me quiere?Cuando sus ojos se cierran en los míos una vez más, todo quedo claro. Voy a parar, porqueen algún lugar a lo largo del camino he desarrollado una conciencia humana, y esaconciencia me dice que no importa lo mucho que la quiero para mí por siempre, esto estámal. Ella necesita saber lo que soy, para tener una elección. La besé de nuevo, una vezmás, como si mi vida dependiera de ello —que casi no, ya que, si tomo esta ruta, misiguiente parada es en el fondo del abismo ardiente.—No podemos hacer esto, Frannie. —Ella mira hacia otro lado mientras me apoyaba en uncodo por encima de ella—. Mírame —le dije con más firmeza—. Yo no soy quien tú creesque soy. 226 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSY entonces lo hago.Me siento temblar contra su reacción inevitable a medida que, con mi mente, dejo de ladomi apariencia humana y dejo que me vea en toda mi gloria infernal: la piel matizada decobrizo, pelo enmarañado negro colgando hasta mis ojos rasgados, de gato de color rojosangre, un corte recto, una boca de color rojo en mi cara plana, y los cuernos negrosnecesarios, por supuesto. Puedo sentir el fuego bajo mi piel mientras empiezo a echarvapor, y alejarme, seguro de que la pueda grabar de esta forma.No sé por qué, pero pensé que no podría sentir mucho por ella cuando me liberé de miapariencia humana. Me equivoqué. Resulta que siento más por ella y por mí, porque miamor por ella me provoca asco y repugnancia hacia mí mismo. Y el olor a azufre, por logeneral tan agradable, me está poniendo enfermo. Lo que estoy haciendo me enferma.Esperé un grito y tal vez el susurro de las hojas mientras que ella daba marcha atrás lejos demí, en la cama. No escucho nada de eso, pero puedo oler su miedo, naranja dulcecolgando espeso en el aire. Tengo miedo de mirarla, seguro que voy a ver mi propiarepugnancia reflejada en sus ojos.Pero cuando la veo, puedo decir que ella no me ve. No realmente. Porque lo que veodebajo de ese delgado velo de shock es curiosidad. Sus ojos se ampliaron y su respiraciónrápida mientras luchaba por poner las palabras juntas.—Así que… qué… quiero decir…—Soy un demonio, Frannie. —La interrumpí, la cólera de mi voz dirigida hacia dentro—. Delinfierno.Ella me miraba fijamente, recogiendo todo, e innumerables pensamientos nadaban en susojos azules.—Del infierno —repitió, con voz temblorosa.—Del infierno —le dije suavemente, al darme cuenta que había cometido un terrible error.¿Qué estaba pensando? ¿Que ella me amaría de todos modos? Eres un tonto, Luc. 227 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLos somieres temblaban mientras ella se abrazaba a una almohada delante de ella y sesentaba. La duda nublaba sus ojos y una lágrima se deslizaba sobre sus pestañas, cursandoun camino torcido por su mejilla, a medida que ella procesa lo que ella estaba viendo.—Un demonio…En respuesta, gemí y coloque mi cara en la almohada. Porque sé que en cualquiermomento va explotar. Cuando el horror de todo esto se hunda en ella —cuando descubrapor qué estoy aquí— podrá correr gritando desde mi apartamento y no podré soportarverlo.Pero el peso de su silencio es aplastante. Rodeé la cama y me moví a la ventana, mirandociegamente en el estacionamiento. Sorbió y yo me giré para enfrentarla. Ella sólo memiraba fijamente con ojos grandes, asustados, y odio que yo la haya asustado. Me sientoretrocediendo de nuevo a volver a la cama a confortarla.Pero no puedo volver.Nunca podré volver ahora que ella sabe lo que soy. La he perdido. El auto —aborrecimientome abruma y me pongo a esperar que el puño invisible apretando mi corazón aspire suritmo y me mate. Pero en lugar de dirigir mi ira donde pertenece, oigo mi voz, baja yestrangulada, arremeter contra ella.—¿Qué diablos te pasa? ¡Deberías estar aterrada! ¡Corre!Por un momento, parecía que podría hacerlo. Y realmente yo quería que lo hiciera. Queríaque ella corriera rápido y mucho y nunca mirara hacia atrás.Pero, que Satanás me salve, más quería que se quedara.Es una buena cosa que no tenga que respirar, porque estoy bastante seguro de que nosería capaz de hacerlo. Me apoyé contra la pared, inclinándome y mirando al techo conmis dedos entrelazados sobre mis cuernos, y esperando una eternidad para que haga algo.Cualquier cosa. Finalmente, incapaz de ayudarme a mí mismo, deje caer mi mirada hacia 228 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSella.Su rostro era inquietante, su frente arrugada. Su voz era fuerte, pensativa. Ella abrazaba laalmohada más apretadamente.—Esto no puede ser real. —Ella se frotaba los ojos y miraba hacia mí.Daría cualquier cosa para que no lo sea. Dejé caer mi cabeza.—Es real.Por un minuto ella estaba tranquila y casi podía escuchar sus pensamientos.—Siempre he sabido que había algo... oscuro... y una clase de peligro acerca de ti —dijo,finalmente.Me deslicé de la pared para estar de pie.—¿Me estas escuchando, Frannie? ¡Soy más que “una clase de peligro”!Ella retrocedió un poco, pero no se movió de la cama. Miré, esperando ver el terrordibujado en su rostro en cualquier momento, pero en su lugar, su expresión se convirtió enfuriosa y pimienta negra inundaba el cuarto.—¿Por qué no me lo dijiste?—Te lo estoy diciendo ahora.—Quiero decir antes. Tú me dejaste... —Se giró en la cama y me miró, agarrando laalmohada con tanta fuerza que estoy seguro de que la iba a rasgar—.Te amo. —Lo escupiócomo si fuese una acusación.Lo dijo. 229 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSY allí el chocolate caliente, resaltaba quemando la pimienta negra en mis narices. En eseinstante, todas mis entrañas se tornaron de energía pura, y sentí mi corazón de azufreexplotar.Pero no importa, porque esta es la parte en donde ella corre.Sus ojos se abrieron mientras se daba cuenta de lo que le acababa de decir. Se deslizóhacia atrás sobre la cama y se siento allí, durante un largo minuto agonizante, mirándomefijamente, su mandíbula floja y la incredulidad estampada en su rostro.—Yo... no lo hice... —Sus ojos se cerraron.No hay nada que pueda decirle. No puedo llegar a decirle que la amo. Así que agache lacabeza y espere al golpe de la puerta mientras ella se largaba.Pero la puerta no cerro de golpe. En cambio, dijo: —Entonces, ¿cuál es el trato? ¿Tienes quevolver?Miré hacia arriba y un estallido de risa sardónica salió de mi garganta. De todas las cosasque ella podría haber preguntado...—Eventualmente.Tomó su camisa del piso, se la pasó por cabeza y, luego miró hacia mí.—Sabía que te irías.Mis labios se apretaron en una mueca, y sacudí mi cabeza.—¿Eso es lo que te preocupa? Por el pecado de Satanás, Frannie, soy un demonio. Túdebes estar esperando que vaya a dejarte. 230 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Bien —dijo, empujando su libro de composición en su mochila. Y ahí es cuando me doycuenta de la sacudida en sus manos.—Te voy a salvar del problema —gruñó.Tiró su mochila al hombro y buscó en el suelo, mientras mis entrañas se retorcían.—¡Maldición! —gritó frustrada—. ¿Dónde están mis malditas flip-flop?Me agaché y me quedé en el suelo, manteniéndome fuera de ella.Saltó y las arrancó de mi mano. Pero entonces vaciló, mirando a mis cuernos. Empieza alevantar la mano mientras sus ojos caían en los míos, curiosos de nuevo.—¿Puedo…? —Pero luego dejó caer su mano y movió la cabeza, como si tratara de aclararalgo.—¿Qué? —Oí la esperanza en mi voz y me desprecié a mí mismo más por esto.—Nada. —Se giró y se encaminó hacia la puerta. Pero antes de llegar a ella giró la espalda.Miró duramente en mis ojos por un minuto largo, luego soltó una profunda respiración.—Así que, ahora que sé lo que eres, ¿me voy al infierno por caer por ti de todos modos? —Una sonrisa débil jugaba en la comisura de su boca mientras se secaba una lágrima de lamejilla con el dorso de la mano.Y, de repente, el chocolate caliente se sobrepuso a su pimienta negra. Sólo por un segundo,el corazón palpitante en mi pecho no se sentía como el azufre. No puedo creer que ellasabe lo que soy: el verdadero yo —y ella me ama de todos modos. Pero, luego, la realidadse hundió en mí.—Frannie, no... Esto no está bien. —Gemí. Deje mis rodillas torcerse y me deslice por la paredpara sentarme, mi cabeza entre mis manos. Ella todavía no debería amarme. Esto sólopuede terminar mal. 231 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSe acercaba de nuevo al centro de la sala, dejó caer su mochila, y se posó en la esquinade la cama.—¿Te preocupas por mí?Saqué mi cabeza de mis manos y la miré. Sé lo que debo decir, y mi boca se abre paraformar la palabra "no". Pero en su lugar, lo que oigo escapa muy suavemente de mis labioses, “Sí.” Y oírme decirlo me sacó de mi estupor. Brinqué en mis pies y encaucé todo el hielode mi corazón de azufre muriendo con mis palabras.—Quiero decir que no. Sólo estaba haciendo mi trabajo.—No te creo —dijo, la incredulidad ardiente en sus palabras y su rostro.Debería estar gritando. Corriendo. Cualquier cosa menos esto. Doy vueltas alrededor ylanzo un gruñido general al mundo-y capturo mi reflejo en el espejo de la puerta del baño.¿Qué diablos?Camino hacia el espejo y me miro fijamente mientras trabajo más duro para cambiar a miforma humana. Cuando no cambia nada, me dirijo de nuevo a ella.—Frannie. Mírame y dime exactamente qué es lo que ves ¿Qué es diferente?—Bueno... los cuernos son un poco nuevos y tus ojos brillan un poco más de lo habitual. Yodio decirlo, pero apestas. —Arrugó la cara y apretó la nariz —. ¿Puedes apagar el huevopodrido? Me gusta la canela mejor.—¿Eso es todo?—¿Se supone que hay más? 232 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSCola... pezuñas... colmillos.—Bueno... sí.—¿Cómo?—Nada. — Agarré mi camiseta del suelo y me la puse—. Vamos a dar un paseo. 233 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 17 Por el Amor del Cielo Traducido por Strella y Ruthiee Corregido por Xhessii FrannieC orrimos a través de la lluvia, mi mano estaba en la de Luc, y nos deslizamos en su coche. Tengo miedo de preguntar, pero lo hago de todas maneras. —¿A dónde vamos?—Hay solo una persona (y usé ese termino libremente) que tal vez sepa qué demonios estapasando —él dice mientras enciende el coche.Mientras Luc conduce la tormenta se levanta, y para el momento en que nos detuvimos enla casa de Gabe era un completo diluvio, las gotas gruesas de lluvia cubrían el parabrisas yaporreaban en el techo como miles de pequeños martillos. Y todo el camino, en todo loque pude pensar era acerca de que le dije que lo amaba.¿En que estaba pensando?Él es un demonio. Todavía no podía entrar en mi mente lo que quiera eso significaba.El tenía cuernos.Y le dije que lo amaba. 234 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS¡Oh Dios! ¿De donde si quiera vino eso?No lo amo, ¿Lo amo?No. El amor no existe.Pero tampoco los demonios.Mire hacia Luc cuando el apagaba el motor y se volteaba para mirarme. Estoy aterrorizadade el, pero tan estúpido como sé que es, mi terror no tienen nada que ver con él no siendohumano.Oh, Dios. ¿Lo amo?Él me saca del coche y apresura el paso en el porche para tocar el timbre. Todas lasventanas están oscuras.—Tal vez él no esta en casa —digo, con esperanza. Porque no estoy lista para hacer estocon los dos.—Él esta aquí —Luc responde justo antes de que la puerta se abra y la visión de Gabe mequite el aliento.No puedo estar aquí con los dos. Ahora cuando estoy así de confundida. Porque hace tresdías estaba igual de aterrada ante la comprensión de que tal vez amo a Gabe.Me volteé hacia Luc. —¿Es esta una buena idea?—Tal vez él sepa lo que esta pasando.—¿Pasándole a quien? —Gabe pregunta, alcanzando mi mano y pasándome a través dela puerta. 235 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—A mí —dice Luc, siguiéndome por detrás.Gabe se voltea en la luz, y se queda mirando a Luc hacia abajo. —¿Entonces…? —Élpregunta, cerrando la puerta detrás de nosotros.—No puedo cambiar —dice Luc, su es voz grave y baja.Gabe se ve conmocionado, como si el realmente supiera de lo que Luc esta hablando ysignificara algo. —Muéstrame.Luc se aleja de mí, cierra sus ojos, toma un profundo respiro, y le brotan pequeños, cuernosnegros. Me quedo mirando, fascinada, y resisto la urgencia de alcanzarlos y tocarlos.—Intenta más fuerte.—Eso es. Es todo lo que tengo.—Y él no esta tan caliente como antes —añadí. Luc mira hacia mí, y hay algo en sus ojos…esperanza, quizás.La comprensión cae en el rostro de Gabe. —Me estaba preguntando…Los cuernos de Luc se van. —¿Preguntándote qué?—¿Recuerdas haberme dicho que no querías que Frannie saliera lastimada?Los ojos de Luc se desplazaron a los míos. —Sí.—Y te dije que te creía.—Sí. 236 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Estaba empezando en ese momento. Tus pensamientos estaban colgándose justo desdeahí para que cualquier ángel antiguo los escuchara. No puedo escuchar los pensamientosde los demonios.Los ojos de Luc se estrecharon. —¿Has estado en mi cabeza? —gruñe.Gabe bufa. —Sí. Y tengo que decirte que, tu plan apestaba. Tú la amabas, sin importar si losabias o no… un hecho que lanzo el resto de tu triste plan al Infierno, por decirlo así.Mis ojos chasquearon hacia Luc.¿Él también me ama?Luc mira hacia Gabe y se voltea para mirar afuera de la ventana.Mi mente esta dando vueltas, pensamientos, imágenes, y emociones todas volandoalrededor al azar. Estoy escuchando y pensando cosas que se que son imposibles… perotambién sé que son verdaderas. Y hay un pequeño pedazo de mi corazón que se sientealiviado, como si supiera que esto iba a venir.Luc… Lucifer… caliente… cuernos… demonio. De alguna manera parece mas real ahora,con Gabe estando aquí, de lo que era en el apartamento de Luc.Gabe.Escuché mi aliento contenido en algún lugar distante mientras las piezas del rompecabezaschasqueaban juntas en mi cabeza. Gabe… Gabriel… su sonrisa resplandeciente… y todassus advertencias. Y, lo que acababa de decir… cualquier ángel antiguo los escuchara.No.Mire hacia Gabe, incapaz de aclarar la aturdida expresión de mi rostro. ¿Ángel? 237 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl mira hacia mí, sus ojos cautelosos, y responde mi pregunta tácita en voz alta. —Sí.¡No!¿Por qué es eso más difícil de aceptar que Luc siendo un demonio?Porque no hay ángeles… ningún Cielo… ningún Dios.La habitación da vueltas, y me incliné, sujetando mis manos en mis rodillas, tratando deempujar aire a mis pulmones colapsados. Pero mi garganta se aprieta mas cuando piensoacerca de Matt, cortando completamente mis vías respiratorias.Si hay un Dios, ¿Por qué se llevo a mi hermano?Mis piernas se agotaron, y la última cosa que sentí antes de desmayarme es a Gabebalanceándome en sus brazos. ***Cuando abrí mis ojos, el rostro preocupado de Luc fue la primera cosa que vi. Él estasentado en la orilla del sofá, sosteniendo mi mano. Gabe esta yendo de un lado a otrodetrás de él. Exhalé un suspiro tembloroso y trate de sentarme, pero Luc me echa haciaatrás, suavemente volviéndome al sofá, ajustando el cojín detrás de mi cabeza.—No entiendo nada de esto. —Mi voz es un poco mas que un áspero susurro.Luc mira hacia abajo, a mí, prometiendo todo con sus ojos. —Pregúntame cualquier cosa.Mis pensamientos no tienen esperanza, un trenzado revoltijo y lo que sale son divagaciones.—¿Estas aquí… ambos… qué… por qué? —Finalmente logré decir a través de una bocaseca con una voz temblorosa. 238 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSu voz es suave, como si hablara con un niño asustado… que, creo yo, lo esta haciendo.—Porque es ahí donde tú estás.—¿Yo… están aquí por mí…? —Sentí la sangre drenarse de mi cabeza de nuevo, y estrellasbailaron en frente de mis ojos.—Sí.—¿Por qué? —susurré.Una sonrisa sardónica arqueó los labios de Gabe mientras él se sienta en el brazo del sofá amis pies. —Estoy aquí para protegerte de él. —Él asiente hacia Luc.Mi cuerpo completo se sacude y siento como si pudiera vomitar. —¿Protegerme de… Luc?Gabe se voltea hacia Luc, el desdén claro en su rostro. —¿No le dijiste? Eres un autenticopersonaje, ¿Sabes eso?Luc se ve atormentado mientras abruptamente se pone de pie y se dirige a la ventana. Sumano agarra el marco de la ventana tan fuerte que me sorprende que la madera no seastille, y su mirada cae al piso.Gabe se mete con cuidado junto a mí en el sofá. Él me recoge en sus brazos y yo me hundoen él. —Él esta aquí para marcar tu alma para el Infierno.—Marcar mi alma… —Sentí a mi cabeza dar vueltas otra vez mientras estrellas destellan másbrillantes en mis ojos. Después mi garganta comenzó a cerrarse cuando pienso acerca deeso, porque pertenezco al Infierno—. ¿Por lo que… sucedió?Gabe tira de mí apretándome más hacia él. —No. No tiene nada que ver con eso. 239 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLuc mira hacia atrás desde la ventana y cuando mira hacia Gabe y a mí con la preguntaen sus ojos.Tiro de mí mirada lejos de él y me coloco más profundamente en Gabe. —¿Entonces,porque yo?Gabe perfora a Luc con una mirada de acero, y Luc de repente se ve inseguro. —Nunca losupe por completo —dice finalmente—. Todo lo que supe es que necesitaba marcarte.—Umm, así que Beherit debe de tener mucha fe en ti, entonces —dice Gabe, con elsarcasmo desbordando.Luc se le queda mirando mortalmente hacia Gabe. —Cierra tu maldita boca. No es mi lugarel saber. —Pero después él me mira en los brazos de Gabe, y su mirada cae a sus manos.—Susceptibles, no somos. —La expresión de Gabe se suavizó—. Aunque, tienes una buenasuposición.Luc asiente pero no dice nada.Gabe tira de mí mas cerca. —Eres especial, Frannie. Tienes… habilidades especiales. Ciertosdones por los que ambos lados podrían matar… literalmente… para tener sus manos sobrede ellos.—Ambos lados… como, ¿el Cielo e Infierno?Él asiente.—No tengo ningunos dones.—Pero si los tienes. —Él mira hacia Luc—. ¿Cierto?Los ojos de Luc cambian provisionalmente del piso hacia mí. —Tú ves cosas, Frannie. 240 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—No sé de lo que estás hablando.—Tú tienes la Vista… visiones. Ghalib, el papá de Taylor. Tú sabías.Mi garganta se aprieta mientras pienso acerca de mis pesadillas… cosas que vi antes deque pasaran. Los rostros que seguían el relámpago en mi cabeza: Matt, la Abuela, Ghalib, elSr. Stevens, y tantos otros.Gabe se retira y mira en mis ojos. —Pero hay más. Algo incluso más grande.Miré de regreso a Luc y su rostro se pone blanco. Él sacude su cabeza lentamente. Gabemira hacia él y asiente.—Persuadir… —Luc susurra, su ceja arrugándose como su tuviera un repentino dolor decabeza. Él deja caer su cabeza y pellizca el puente de su nariz—. Profano Infierno…—¿Qué? —dije. Un estremecimiento recorre debajo de mi espina dorsal y Gabe tira cercade mí otra vez.—Hitler, Moisés… ¿Qué tienen en común?No estoy en estado de ánimo para resolver un acertijo. —Sólo dime que esta pasando. —Odié que mi voz sonara tan pequeña y débil.—Tú sabes la historia de Moisés. Él tenía la habilidad de que las personas lo escucharan:para persuadir sus opiniones, sus pensamientos. Nunca había habido alguien como él antes.Cuando Lucifer vio lo que podía hacer, como Dios trabajaba a través de él, él se dio cuentade que lo había arruinado. La próxima vez que alguien se presentara con el mismo gradode Persuasión, Lucifer no iba a conseguir que lo eliminaran. El peleó sucio, podría añadir —dice él, mirando hacia Luc—, y él gano. Todos sabemos lo que paso en la Alemania Nazi.No ha habido otro con el mismo poder hasta ahora. —El comparte una mirada significativacon Luc, y después vuelve a mirar de nuevo hacia mí—. Tú. 241 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMire hacia Luc, quien estaba de pie con los ojos estrechados y boquiabierto, horrorizado.—Escucha, este es el trato. Si ellos llegan a ti… —Gabe hace resaltar su barbilla hacia Luc—.Y te influyen, serás Hitler… pero peor. Si te quedas con nosotros, serás Moisés. Tu poder vaseguir volviéndose más fuerte. —Su mandíbula se aprieta y sacude su cabeza—. Y tú no eresinocente por creer que la gente es innatamente buena, Frannie.Me sentí tan pequeña, todo mi cuerpo colapsándose sobre sí mismo como todo lo real,todo lo que siempre he conocido, se desvanece. Pedazos de cientos de preguntas meatormentan, pero puedo ponerlas todas juntas de una manera en que tenga sentido…excepto una.—¿Por qué ahora? —Me escuché a mí misma susurrar.—Estás entrando por tu propia cuenta ahora. Cuando eras pequeña, nosotros éramoscapaces de Escudarte, para mantenerte fuera del radar. —Él disparo una mirada haciaLuc—. Pero ya no más.Mi voz es aun un áspero susurro. Esto todo lo que puedo manejar. —¿Qué quieren de mi?El traza un dedo a lo largo del cuello de mi blusa hacia mi pecho y golpea ligeramente ahí,sobre mi corazón. —Sólo que sigas a tu corazón. Que hagas lo que es correcto.Profiero una risa triste que ni siquiera suena como la mía. —No soy una santa.—Nunca dije que lo fueras. Pero, te guste o no, esto es lo que eres. Quien eres. Y mi trabajoaquí estar aquí para ti… en cualquier manera que me necesites. LucY como, lo dijo, sabía que Gabe tenía la razón. Esto es lo que sentía en su alma. Es por esoque Beherit me envió en busca de ella y porque‚ el Rey Lucifer la quiere tanto que estádispuesto a infringir una regla o dos al azar. 242 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla lo mira atónita, con los ojos muy abiertos, como un ciervo mirando a los faros. —Ustedestienen a la hermana equivocada. Debe ser que me confundes con Grace.Gabe tiene su rostro cubierto con su cabello. —Esto se esta equilibrando. Tú, Frannie. No eresMary o Kate o Grace o Maggie. Tú. Sí, tú tienes el poder de transformar los cerebros enmierda. —Gira hacia mí—. Imagínate la diferencia que puedes hacer en el reino de losmortales. La diferencia de lo que has hecho ya sin ni siquiera saberlo.Mi espalda choca contra la pared como si alguien me empujara, y mis piernas no mesostienen más. Me deslizo por la pared y me siento en el suelo.Persuasivo.Frannie es Persuasiva. Y si lo que Gabe dejaba implícito es cierto, su poder nunca había sidorival en un mortal. Está diciendo que su poder es lo que me cambió en una criatura delInfierno. Y no sólo mi mente, ni mi ser físico. ¿Cómo es eso posible? Aunque Moisés no tuvierainfluencia sobre los celestes o infernales. Y si eso fuera cierto, no sólo puede influenciar en lasmasas. Tiene el poder más allá que incluso el Rey Lucifer. Ella podría cambiar la forma delCielo y del Infierno.Las palabras de mi Rey hicieron eco en mi cabeza. Es mi turno. Esta es mi oportunidad. Voya estar fuera por debajo de él, por fin. El Rey Lucifer cree que puede manipular el cielo… talvez incluso al Todopoderoso a través de Frannie.—Ten cuidado con lo que deseas —susurra, como perdida en sus pensamientos como yo enlos míos.No hay tormento en los ojos de Gabe, como se ve en los de Frannie. —Su poder es cadavez más fuerte por día. Tienes que ver que pesa en los pensamientos de la gente y en lasemociones y por lo tanto sus acciones. —Él la miraba y sus ojos caían a su mano, donde susdedos estaban enredados en los de ella—. Y no sólo surte efectos en personas. Tú siempreobtendrás lo que deseas si lo tienes bajo control.Frannie se aleja de él y de repente hay rabia. El Picante Negro inunda la habitación. 243 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Quiero a mi hermano. No tengo ni eso —escupe.Él la mira con ojos tristes. —El único con el control de hacerlo es Dios.Todo lo que pude hacer es ver sus cambios de expresión de una descarga de rabia a unade pánico. —Esto está mal. Yo no soy una santa o un ángel. Ni siquiera soy una buenapersona. Me voy al infierno. Ya lo sé…¿Por qué iba a pensar eso? Miro a Gabriel. Su expresión es dolor y asquerosamentesimpática. Él la tira a su hombro y ella se funde en él. Cuando el aroma de chocolatecaliente se filtra a través del olor celestial de Frannie, siento algo frío como un abrigo negroalrededor de mi corazón y apretando. Lo mataría sin pensarlo.Frannie lo necesitaba.—Lo que pasó... la razón por la que crees que vas al infierno, no es culpa tuya —dice entresu cabello.—Estás tan lleno de mierda —le escupe alejándose—. Me mataron a mi hermano.Una parte inferior se retira de mi estómago. El chico de la foto hace honor al aspectoatormentado en sus ojos cuando le pregunté. Tanto dolor, el mismo dolor que fue enterradotan profundo el primer día que nos conocimos, cuando le pregunté qué le gustaríadeshacer.Gabriel sigue buscándola a ella, sacudiendo la cabeza. —No lo mataste, Frannie. Era sumomento. Eso es todo.Es como ver un volcán en erupción. Las palabras se derramaron fuera de la boca comolava ardiente. —Sí. Solo sigues diciéndote a ti mismo si te hace sentir mejor robar a los niñosde sus familias. 244 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSGabriel se desliza un poco más cerca de ella en el sofá, pero ella se aleja. —Él está con sufamilia. Dios lo llamó a su casa.—Bueno, entonces, tu Dios es una mierda.Me muevo por la habitación y me siento junto a ella. Tomo su mano, queriendo, no,necesitando hacer algo para calmar su dolor.—Creo que lo que Gabriel dijo es cierto, Frannie. Si tú lo hubieras matado, ya estaríasetiquetada para el infierno, y no lo estás.—Bueno, yo debería estarlo —dice ella, tirándose lejos de mi tacto.Levanto su barbilla con el dedo, mirándola a los ojos de zafiro profundo. —No, no —digodeseando besarla. Por tercera vez, empujo mi poder a Frannie, para sacar todo su dolor y suira mal dirigidos. No es lo suficiente, pero es todo lo que sé hacer. FrannieNo me atrevo, pero luego miro a sus ojos negros que pueden ver mi alma. Y cuando tocamis labios, siento que todo cambia y toda mi ira se desvanece. Cuando sus ojos por fin meliberan me siento tranquila, el ácido en mi alma y el dolor en mi corazón se han ido.Gabe saca un profundo suspiro y me mira con ojos heridos, y mi culpa me aplasta. Necesitoa los dos de una manera que ni siquiera pueden entender. Gabe se mueve a través de lahabitación y se sienta en la silla debajo de la ventana.Bajo mi cabeza y miro mi regazo.Luc me aprieta. —Así que, volviendo a mi pregunta original. ¿Qué diablos me estápasando? ¿Qué es exactamente en lo que me estoy transformando? —Él mira con ceñohacia Gabe—. No en uno de ustedes. Por favor, por amor de todas las cosas profanas, yodigo que no voy a ser un ángel. Yo no podría soportarlo… 245 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSGabe me da la espalda. —No lo sé. Cualquier cosa es posible. Déjame saber si túcomenzaste a brotar las alas…Miro a Gabe. —¿Podría ser como yo? ¿Humano?Luc me mira con esa expresión misma de esperanza que vi en su cara anterior. Gabe enrespuestas, carraspeó. —Es posible. Esto no tiene precedentes por lo que yo sé. No tengo niidea de lo que está sucediendo, excepto que está ocurriendo claramente y es igual declaramente significativo. Y tú eres la llave. Vas a cambiar el mundo, Frannie. Esto es grande.—Grande... —digo, tratando de averiguar lo que eso significa—. Por lo tanto, estamoshablando…—Tan grande como Jesús. —Me dice agitando la mano en dirección a Luc—. ¿O grandecomo nacimiento virginal?Luc frunce el ceño y una sonrisa apenas toca las esquinas de la boca de Gabe... —Sobre labase de lo que eres capaz, estaría pensando más en la línea de grande como nacimientovirginal. Aunque, si podía traer a Jesús, eso sería bastante grande también.Luc dejó el sofá y caminó a través de la habitación como un tiro, asaltando a los ojos.—No se puede ser serio.—No seas un Memo. Si no eres grande, como Él, ¿por qué me han enviado? Su nombre esMary, después de todo. ¿Podría alguien sin Persuasión convencer a las masas de unnacimiento virginal, la segunda venida de Cristo? —Una sonrisa demasiada traviesa quejamás podrá ser considerado revolotea en el rostro angelical de Gabe—. ¿Qué está mal,Lucifer? ¿No quiero ser José?Luc rueda los aparatos ortopédicos de sus manos en la pared, enviando un gruñido que measusta. —¡Por el infierno! Esto no puede estar pasando —Luego se gira hacia atrás y me miraa mí, con los ojos muy abiertos. 246 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe saca de la cama y se queda allí, sin saber lo que estoy sintiendo. Pienso en el beso deGabe. Si ese era el Cielo, quiero más. Recuerdo que pensé que podía vivir allí, en paz yamor. Pero eso no es lo que está diciendo, no es lo que está ofreciendo. Se supone quedebo tener algún poder, para hacer algo con él que se supone que salva a la gente. Ycomo creo en eso, el pánico me apodera, por lo que es un poco difícil respirar.Gabe me mete a su lado y envuelve sus brazos alrededor de mí. Esta vez me lo permito,porque lo necesito. Yo me fundo en él como nieve de verano enterrándome en calma y mirespiración empieza a ceder.Cuando puedo obtener suficiente aire, lo miro. —¿Qué va me va a pasar?Sus ojos son kilómetros de profundidad. Quiero zambullirme a la derecha en ellos. —Bueno,antes que nada, esto. —Él se inclina y besa mi mejilla, muy cerca de mi boca, y mi corazónse acelera a pesar de su calma—. Tú sabes que yo siempre estaré aquí para ti. Si alguna veznecesitas algo. —Luc me mira—. Tú sabes de dónde viene. —La angustia se apodera de susojos—. Pero después de eso, no estoy seguro.Aprieto más fuerte a Gabe cuando Luc nos mira a nosotros desde la ventana. —Estásjugando un poco rápido y suelto con las alas, ¿no te parece? —escupe a Gabe.En respuesta, Gabe tensa su cuerpo y sonríe a Luc, pero no veo la incertidumbre en sus ojos.Me hundo en él y dejo que su nieve de verano me entierre, así, no tengo que pensar. 247 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 18 Ángeles y Demonios Traducido por Flochi Corregido por Xhessii FrannieE s casi cómico ver a estos tipos. Están tan ocupados tratando de odiarse el uno al otro que no ven lo parecidos que son. Bueno…parecidos excepto en que uno es todo oscuro y peligroso y el otro me ciega con su resplandor. Pero aparte de eso…Estoy empezando a poner mi mente alrededor de esto. En esta semana, desde que Luc yGabe se ocuparon de mÍ, ambos desistieron de darme espacio para pensar. Y Gabetambién desistió en otras maneras. Casi nunca estamos juntos en solitario, y casi no me hatocado. De lo que no estoy segura es si debiera ponerme contenta. No le he preguntado larazón, pero estoy bastante segura de que el comentario de Luc acerca de perder sus alaspodría tener que ver bastante con eso.Todo lo blanco en la cocina de Gabe crea una resplandor, y no estoy muy segura de queGabe no esté agregado a eso. Le lanza miradas fulminantes a Luc, y Luc lo mira fijamente,desafiándolo.—Está mas allá de mi comprensión cómo, después de todo lo que has visto, aún puedestener esa actitud. La única razón por la que el Todopoderoso no envía otra inundación esporque la primera fue inútil.Gabe sacude su cabeza. —Las personas hacen cosas todos los días para probarte queestás equivocado. Actos completamente desinteresados de bondad.—Estoy en desacuerdo. Nada es desinteresado. En el fondo de cada buena obra, hay unmotivo de auto-beneficio. 248 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Amigo, necesitas tomarlo con más calma.Pongo mis ojos en blanco. —Déjalo, Gabe. No tienen remedio. —Abro mi libro de Cálculoen la mesa de la cocina y empujo mi envase vacío de helado a un lado—. Sé que ustedesson genios y todo, pero los finales empiezan mañana, y tengo que estudiar o UCLA va acambiar de opinión sobre mí.Luc me mira y sonríe. —De todos modos, ¿qué pasa con UCLA?—¿Qué quieres decir?—Simplemente curiosidad de la razón por la que te sientes obligada a ir tres mil millas dedistancia para la universidad.—Bueno… en parte porque se encuentra a tres mil millas de distancia. Pero realmente,tienen el mejor programa de relaciones internacionales en el país, y estoy pensando quepuedo una doble asignatura en ciencias políticas o tal vez, estudios del Medio Oriente.Luc levanta una ceja. —¿Y hacer qué?Siento un calor arrastrarse por mis mejillas. —Creo que la mayoría de la mierda que pasa enel mundo es debido a que las personas no saben cómo comunicarse entre sí. Ya sabes, porlas diferencias de cultura o religión. Cosas como esas. Esa es la razón por la que empecétodo eso de los amigos por correspondencia. Quise tratar de entender. Entonces… supongoque estoy pensando que me gustaría hacer algo más grande. No estoy muy segura de quéy cómo…Gabe sonríe. Su resplandor me ciega otra vez. —Objetivos elevados.—Cállate —digo, avergonzada. Sé lo estúpido que suena, lo que quiero hacer, pero siemprelo he querido. Siempre he sido buena para hablarle a las personas, ayudarlos a encontraruna causa común. Como ahora, con Luc y Gabe… aunque creo que su única causacomún podría ser yo, así que supongo que realmente no cuenta.—Y crees que vas a hacer una diferencia. —La expresión de Luc es seria ahora.—Probablemente no. Pero no duele intentarlo —digo, mirando a mis dedos dar vueltas allápiz sobre mi libro de Cálculo. 249 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Harás una diferencia, Frannie. —Gabe está repentinamente tan serio como Luc.—¿La haré? No estoy segura si tendré oportunidad.Luc y Gabe comparten una mirada cautelosa. Saben que tengo razón. Luego, Luc miraendurecido a Gabe, y, detrás de sus ojos, hay angustia. —Etiquétala.—Era incluso más maduro de lo que pareces —dice Gabe con una sonrisa y sacude sucabeza.—¿Qué te detiene?La expresión de Gabe se oscurece mientras sus ojos cambian a los míos. —Frannie estádeteniéndome.Tengo el estómago en la garganta. —Espera. ¿Cómo voy a tener una vida si estoyetiquetada para el Cielo? ¿Cómo es eso mejor que estar etiquetada para el Infierno?Miro mientras Luc lucha por una respuesta. —El Todopoderoso… —Duda y mira a Gabepara una confirmación. Gabe asiente y Luc continúa—. Él no te usará de… mala manera.—Pero Él me utilizará. Ya no será más mí vida- —Resentimiento e ira amenazan con tomar elcontrol de mí. Las veo en el hoyo negro—. No quiero ser Moisés o Hitler. Quiero ser Frannie.Gabe finalmente habla. —Si eres etiquetada para el Cielo, puedo protegerte. Seríaextraordinariamente difícil revertir tu etiqueta, y eventualmente dejarán de intentarlo. Si temantienes sin etiquetar, seguirán viniendo por ti.—Y así también ustedes. —Mi corazón se desploma. No hay manera de salir de esto.Súbitamente, siento claustrofobia… estoy atrapada y aterrorizada. Deslizo mi libro deCálculo en frente de mí con una mano temblorosa—. Entonces muchachos, ¿entiendenesta cosa? —digo, necesitando cambiar de tema.La mirada preocupada de Luc persiste un momento más, pero toma la señal. Empuja milibro hacia él. —¿En cuál estás trabajando?Deslizo mi hoja debajo de sus dedos, y la tira a su mano. 250 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¡Ow!Gabe sonríe. —¿Ow? Estás bromeando, ¿verdad?Cuando Luc levanta su mano y le da la vuelta, un pequeño cordón de sangre carmesí estábrotando de la punta de su dedo medio. Un corte de papel.—Bueno, eso lo responde —dice Gabe.Luc simplemente mira, la boca abierta, al cordón creciente de sangre. Entonces se girahacia mí con una tentadora sonrisa en sus labios justo antes de curvar su otra mano detrásde mi cuello y empujarme para un beso.Cuando finalmente me suelta, miro en sus ojos sonrientes.—¿Qué me perdí? —pregunto, un poco sofocada y totalmente confundida.Sonríe. —Los demonios no sangran.Los ojos de Gabe están furiosos mientras Luc me suelta y trato de no sentirme culpable.—Y tampoco los ángeles —dice. LucTrato de ajustar mi mente a todo lo que significa volver a casa, pero me está resultandodifícil. ¿Soy mortal? ¿Me estoy volviendo humano? Pienso en lo que significaría para Franniey para mí mientras se sienta a mi lado en el Shelby con su cabeza en mi hombro. Mi pulsoresuena en mis oídos (algo nuevo) como si pensara en todas las posibilidades. ¿Podemosestar juntos? ¿Realmente juntos?Pero un inconveniente de volverse humano es que el hilo que me une a lo infame se estáestrechando. Bueno y malo. Bueno, debido a que ellos son un montón de de mierda yrealmente no quiero estar más entre sus filas. Malo, porque no puedo decir cuando estánaquí. Si no puedo decirlo cuando están cerca, no puedo proteger a Frannie de ellos.Saco mi mano derecha del volante para empujar una pequeña caja fuera de la consola 251 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSentre los asientos y envuelvo mi brazo alrededor de sus hombros, sosteniéndola en frente desu rostro. —Tengo algo para ti.—¿Qué es?—Bueno, funciona si tomas la caja de mi mano y la abres —digo con una sonrisa.—Idiota —murmura ella, agarrando la caja y abriéndola. Saca el crucifijo por la cadena y loobserva colgando por un largo minuto.—Póntelo. La cruz es de hierro con borde de acero, y el Jesús que tiene es de plata yplatino.Me mira, una expresión cínica casi enmascara el travieso destello de su mirada.—Puedo verlo. Si estás tratando atraerme a tu cama con regalos, esta es la opciónequivocada.No puedo evitar reírme. —Esa realmente no fue mi intención, pero guardaré ese trozo deinformación para referencias futuras.—Entonces… ¿es una broma? —dice mirándome con recelo.—No. Es un arma.—Pensé que los vampiros tenían problemas con las cruces.—Lo hacen. Pero en este caso, el otro lado sigue diciendo “Jesús salva” y estoy esperandoque tenga razón.—¿De qué demonios estás hablando?—Cada demonio tiene una debilidad… algo programado en nosotros por el Rey Lucifer enel momento de nuestra creación para evitar volvernos demasiado poderosos. —Unproducto de Su paranoia, sin duda—. El mío es el oro. No sé cuál es el de Belias, o el deAvaira, pero este crucifijo reúne las debilidades más comunes. Quiero que uses esto, y si 252 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERScualquiera de ellos viene tras de ti, lo estampes en ellos o los rasguñes. Al menos losralentizará un poco.—¿Realmente piensas que necesito esto?Me alejo del sendero y miro directamente a sus ojos. —Necesitamos toda la ayuda quepodamos conseguir. —Observo a sus ojos ampliarse. Engancha la cadena alrededor de sucuello y tantea el crucifijo.—¿Por qué está pasando esto? —Ella pregunta, su voz engañosamente calmada.Mi agarre sobre el volante se tensa. —No lo sé.Ella alza su vista a mis grandes y amplios ojos. —Lo que sea que Gabe suponga que tengoque hacer… no lo quiero.—No creo que sea una opción. Su Influencia es algo con lo que has nacido, como ojosazules o pelo rubio.—Pero puedo cambiar esas cosas… usar lentes de contacto o teñir mi pelo.—Eso realmente no los cambia, simplemente estás disfrazando la verdad. Su Influencia va aser difícil de esconder.Se hunde en el asiento, desanimada. —¿Cómo puedo hacer que me dejen en paz?—No creo que puedas. El Infierno no dejará de venir detrás de ti hasta que seas etiquetada,de una manera u otra.Gruñe y entierra su rostro en sus manos. —Sólo quiero ser yo. Quiero mi vida.Me estiro hacia ella y ella deja caer una mano en la mía. Se la aprieto. —Ambos vamos aencontrar una manera, Frannie. Lo prometo. —No tengo una pista de qué, aún. Miro haciaafuera el limpiaparabrisas, porque la única manera que veo de salir es que deje etiquetarsepor Gabriel—. ¿Frannie?—Sí. 253 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSDudo. —¿Me dirás acerca de tu hermano?Levanta la cabeza y me mira con recelo. —¿Por qué?—Porque puedo ver cuánto te está lastimando.Su rostro se ensombrece y sus ojos lucen angustiados. —¿Qué quieres que diga? Lo maté. Finde la historia.—Se que eso no es verdad.Aparta su mano de la mía y cruza los brazos fuertemente sobre su pecho. —Si lo es.—Dime qué pasó.Gira su rostro hacia la ventana. —No.—Por favor, Frannie.Agarro su mano una vez más, pero se aleja. Se vuelve hacia mí y su expresión es fiera, ungruñido apretado. El olor amargo de ajo llega de ella, llenando el auto. —Sal de mi vista,Luc.Arrastro una respiración profunda. —Podría ayudarte el hablar de ello.Mi tono simpático sólo sirve para agravar más el suyo. —Nada va a ayudarme. ¡Está muerto!—escupe.Tiro hacia mi hombro y ella alcanza el picaporte. Llego a ella y agarro su brazo antes deque pueda abrirlo.Se retuerce fuera de mi alcance. Ajo y pimienta pican mi nariz. —¡Déjame sola, bastardo! —Lágrimas enojadas fluyen libremente por su rostro mientras alza su vista hacia mí.—Permite que te ayude. Por favor… 254 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSCon sorprendente fuerza me empuja fuerte en la puerta.—Te… odio —dice. Pero no hay convicción. Suena derrotada, agotada. Su rostro cae en susmanos otra vez mientras toda su ira se disuelve en lágrimas. Cuando su llanto es más lento,acaricio los enmarañados mechones de su rostro húmedo. Ella me devuelve la miradafijamente mientras la última de las lágrimas se arrastra por sus mejillas.—Estábamos en un árbol. —Su voz se quiebra con cada palabra—. Le encantaba trepar losárboles y… —Su cuerpo se estremece mientras trata de ahogar otro sollozo—. Estabatrepando tan rápido. No pude evitar que subiera. —Vuelve su cabeza lejos de mi y la apoyasobre la puerta. Hace un sonido como de un animal herido, algo entre un gemido y unquejido, y luego sigue por un largo tiempo.—¿Se cayó? —provoqué finalmente.Ella suelta un suspiro. —Fui tan mala... —Antes de que pueda terminar el pensamiento su vozse ahoga y lágrimas silenciosas empiezan otra vez.Deslizo mi brazo cautelosamente alrededor suyo y tiro de ella hacia mí. Se inclina en mí y lasostengo y no digo nada hasta que esté lista para hablar. Cuando lo hace, sus palabrasapenas son audibles. —Odié que pudiera trepar tan alto, así que yo… agarré su pierna. —Sedetuvo y la apreté contra mí—. Corrí por mamá, pero… —Su voz es una herida abierta,atrapando en su garganta cada palabra—. Era mi… gemelo… mi otra mitad. Y lo maté.Y ahí va mi corazón de azufre, rompiéndose en un millón de pedazos. —Lo siento tanto —susurré en su oído—. Pero sólo tenías siete, Frannie. No fue tu culpa. —La acerco más ydeseo que haya una manera de poder arreglar esto por ella. Pero incluso mi magia nopuede desvanecer sus demonios personales. Tiene que enfrentarlos por su propia cuenta.Todo lo que puedo hacer es sostenerla mientras llora.Mientras me siento aquí con mi rostro enterrado en su cabello, sintiendo los llantos sacudir sucuerpo, me pregunto si el verdadero amor puede realmente conquistarlo todo, porque delo contrario, a pesar de lo que le prometí, creo que estamos jodidos. FrannieCuando regresamos a lo de Luc, Taylor y Riley estaban sentadas en el capó del coche deRiley en el aparcamiento, y estoy tratando de recordar cuando les dije donde vivía él. —¿Qué demonios están haciendo aquí? 255 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Preparadas para patearme el trasero, sin duda alguna —dice Luc.—Bueno, lo mereces.Me mira bajo una ceja arqueada, haciendo vibrar todo mi cuerpo.Nos detenemos en un lugar del estacionamiento cerca del edificio de Luc, y me esfuerzopor sobreponerme mientras ellas brincan hacia nosotras. Estoy feliz de ver a Taylorpareciendo casi ella misma nuevamente. Hoy ha sido su primer día de regreso a la escueladespués de lo de su papá, y ha estado bastante caída.—Venimos a secuestrarte —dice Riley, envolviendo sus brazos alrededor de mí desde atrás.—Vas a venir con nosotras. Noche de chicas —dice Taylor.—No es noche y no es miércoles. ¿Cuál es el problema?—Sólo cierra la boca y haz lo que te dije —ella sonríe.Me acerco un paso y la abrazo. —¿Cómo lo aguantas?Parece un poco confundida por un segundo y después dice: —Bien.—¿Tu papá fue a casa hoy?Mira rápidamente a Riley y vuelve. —Sí.—¿Lo está haciendo bien?—Sí.Espero para que ella explique, pero luego decidí que ella debe no querer decirlo. —Entonces, ¿qué está pasando?—Vas a venir con nosotras. 256 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Lo siento. Luc y yo estamos un poco ocupados —digo.Él me mira, y veo sus ojos caer al crucifijo debajo de mi camisa. —No, está bien… piensoque deberías ir.Lo miro. —Pensé que teníamos planes. —Al menos yo sí. Planes que involucraban sábanasfrías y cuerpos calientes...—Vamos, Frannie. —Se aleja de nosotras, escaneando el estacionamiento y edificios conpreocupación creciente en su rostro.—¿Estás bien?—Sí. —Él casi gruñe—. Sólo vete.Algo no está bien. Obligo a mis ojos a apartarse de Luc y revisar el estacionamiento,entonces cambio a Taylor. —¿A dónde vamos?—Es sorpresa —dice ella con un brillo en sus ojos.Cuando me giro para besar a Luc sus ojos todavía son penetrantes.—¿Qué pasa? —susurro en su oído mientras me inclino.—Nada. Te veré mas tarde. —Me besa, y me obligo a dejarlo ir.Me deslicé en la parte trasera del auto de Riley. Mientras salimos del estacionamiento, Rileysigue mirándome en su espejo retrovisor.—Entonces, en serio. ¿Qué está pasando? —pregunto.—Ya verás —dice en el espejo.—¿Cómo me encontraron? Nunca les dije donde vive Luc. 257 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSRiley me mira fijamente en el espejo otra vez. —Si, lo hiciste. ¿Recuerdas esa vez en laescuela?—En realidad, no. Entonces. —Miro atrás al complejo de Luc, perdiéndose en la distancia—.Esto es un poco raro, ¿no creen?Taylor se vuelve y me mira. —Nos has dejado plantadas por Lucifer. No nos dejas opción.¿Lucifer? Repentinamente las alarmas estás sonando en mi cabeza. Me esforcé porcalmarme. El pánico no va a ayudarme en nada. Siento el peso del crucifijo contra mipecho y respiro en el él. —Si, supongo. Lo siento. ¿Pero que hay de Riley y Trevor? Son tanmalas… —Miro por la reacción de Taylor.Comparten una rápida mirada, entonces Taylor vuelve a girarse hacia mí con una sonrisa ydice: —Si…tenía que secuestrarla también.Mala reacción. ¡Mierda! Y mientras la miro, noto por primera vez que sus ojos están brillandode color rojo. Sólo un poco detrás de sus irises grises, pero lo bastante para ser apenasperceptible en las sombras del auto.No sé que está pasando, excepto que estoy bastante segura que estoy jodida.Miro por un lugar para liberarme, pero ahora estábamos fuera de la ciudad y no hay mássignos de Alto. Nos estamos dirigiendo al medio de la nada. La conducción de Riley esmucho más rápido de lo normal, o abriría la puerta y saltaría. Estoy tratando de no parecerasustada mientras miro afuera a nuestros alrededores… y entonces lo entiendo. Nosestamos dirigiendo a la cantera.Aparcamos cerca de la senda en la fosa de natación, abro la puerta y empiezo a alejarmedel auto.Taylor (o quien sea) oscila detrás de mí en un parpadeo. —Oye, ¿a dónde vas?Esa es una buena pregunta. ¿A dónde estoy yendo? Alzo la vista al camino de tierra. Lacarretera principal está al menos a media milla de distancia y los densos árboles estánquietos. Demasiado temprano para los grupos de nadadores de verano. No hay lugardonde correr.—A ningún lado. Así que, ¿qué estamos haciendo aquí? 258 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Simplemente pasando un rato. Tal vez nadar desnudas. ¿Suena bien?Si, suena fantástico. —No realmente para nadar desnudas. El agua está congelada.Taylor le dispara una mirada a Riley, y sus ojos destellan en rojo. —Tendremos queagruparnos para mantener el calor corporal —dice ella con una sonrisa lasciva.Esto es malo. Miro a Riley deslizar sus llaves en el bolsillo de su pantalón vaquero mientras sedirige al camino. Taylor se está quedando atrás, esperando que vaya primero. Sigo a Riley,tratando de pensar como conseguir dichas llaves.Serpenteamos bajando por el camino boscoso, y cuando llegamos a la cantera, Taylor sepasea por el borde y se sienta en una roca. Sus ojos brillan, y una sonrisa maligna sube en lasesquinas de su boca. —Digo que lo hagamos desnudas. El agua parece fantástica.—Mmm... suena bien —dice Riley, mirándome con el mismo destello—. Pero voy a echarmeuna meada. Volveré pronto. —Se escabulle en el bosque. Mierda… Ahí se fueron las llaves.Taylor se levanta y se acerca a donde estoy parada. —Pareces tensa. Fría —dice ella,agarrando mi mano y empujándome a las rocas. Ella es tan sexy como alguna vez lo fueLuc. Me hace sentar y se para detrás mío, frotando mis hombros, entonces empieza a tirarmi camisa sobre mi cabeza.La tiro hacia abajo. —Está demasiado frío para eso. En serio —digo. No me giro para vercuando escucho su gruñido. Necesito pensar, pero mi corazón está tronando en mis oídos,haciendo difícil concentrarme. Después, oigo el más leve de los crujidos en el bosque. Alzola vista y exhalo el aliento que había estado reteniendo mientras él sale del bosque, sedosocabello negro brillando al sol. Gracias a Dios. —Luc —digo, zafándome de Taylor yponiéndome de pie. Avanzo un paso, pero entonces levanta su cabeza.—Hola, Frannie —dice con un destello malvado en sus brillantes ojos rojos —. Soy Belias.Lo miro y sé que debería correr, pero mis pies parecen arraigados al suelo, y me estoyempezando a sentir un poco mareada de repente. Por el rabillo de mi ojo, veo a Taylorescaparse por el camino.—No he sido capaz de dejar de pensar en ti desde la noche que nos conocimos en frentede tu casa. —Su voz es terciopelo, y siento a mis piernas reblandecerse. Camina lentamentehasta que está justo frente a mí. Toca mi rostro y traza un camino ardiente por mi pómulo—. 259 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTodo está bien, Frannie. Va a estar genial. —Sus manos calientes se deslizan alrededor de micintura, empujándome a su cuerpo ardiente.La niebla negra impregna mi cerebro mientras me fundo en él. Se siente como Luc, y nopuedo evitar perderme en su toque. Cuando sus labios tocan los míos apenas puedorespirar. Mis manos se deslizan a su alrededor y me presiono en la curva de su cuerpo, peroentonces algún pequeño rincón de mi mente grita: —No. —Arrastro una profundarespiración y trato de pensar. Casi instintivamente, mi mano gravita hacia la cruz colgandode mi cuello en tanto lucho para mantener mi hebra restante de pensamiento conciente.Con mi último trocito de libre voluntad, me retiro de su beso, alcé la vista hacia él, y sonreí.Luego tiré la cruz de mi cuello y la metí en su ojo.Un rugido bestial sacude los árboles mientras se deja caer sobre sus rodillas, arañando surostro burbujeante. Tiembla por un segundo, casi como un espejismo, cuando algoterrorífico se asoma desde debajo de su piel.El olor a huevos podridos aclara instantáneamente mi cabeza. Me doy la vuelta y corro amáxima velocidad al camino sin mirar atrás. No sé que demonios voy a hacer cuandoconsiga un auto. ¿Hay un auto? ¿Riley y Taylor estuvieron alguna vez aquí? No sé qué esreal.Estoy tratando de no llorar, un esfuerzo inútil, ya que estoy llorando bastante de todosmodos, y todo es un borroso verde mientras me tambaleo por el camino, por lo que no veoa Taylor acostada allí hasta que me tropiezo con ella y lanzo primero el rostro hacia lasuciedad. Cuando me pongo de pie, escucho algo moverse entre los árboles hacianosotras. Belias. ¡Maldición!Agarro a Taylor debajo de los brazos y la arrastro, pero nos estamos moviendo demasiadolento y él nos alcanza. La apoyo contra un árbol y doy un paso frente a ella, agachándomeen postura de judo, mientras él salta del bosque en el camino.—¡Frannie! ¡Gracias a Dios! —Luc agarra a Taylor y la tira sobre su hombro—. ¡Vamos! —Meempuja frente a él mientras corremos por el camino, y cuando llegamos a la carretera lanzaa Taylor en el asiento trasero del Shelby con Riley, quien está descansando ahí inconsciente.Nos subimos al coche y cerramos las puertas.—¡Jesús, Luc! ¿Qué…? —Pero entonces recuerdo. 260 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS¡Belias! Estaba en un Shelby Negro del ’68 esa noche. Este no es Luc.Mi corazón se detiene. —¡Oh, mierda!—¿Qué es, Frannie? ¿Estás bien? —El Shelby colea mientras enciende el motor, enviando avolar graba detrás nuestro.Miro en el asiento trasero a Taylor y Riley, entonces a Belias. ¿Qué hago? Respiro y trato depensar. Y cuando vuelvo la vista al camino hay una chica alta y pelinegra en el medio. Lachica de la cama de Luc. —¡Oh, mierda! —digo otra vez.Espero que Belias disminuya la velocidad, pero en vez de eso mira fijamente el parabrisas,determinado, y sube la velocidad. Levanto mis brazos esperando que ella se estrelle contrael parabrisas, pero en su lugar se evapora. Puf… ha desaparecido.Cuando estamos cerca de la calle principal, agarro el volante y lo sacudo. El auto virabruscamente a la derecha, casi dándole a un árbol antes que Belias tire del volante devuelta y lleve el auto a la calle de tierra.—¡¿Qué demonios estás haciendo?!—¡Vete al Infierno! —grité y traté de agarrar el volante una vez más, pero él me empuja deregreso.—¡Frannie, por favor! Deja de tratar de matarnos, ¿si?Miro en sus ojos. Dios, él luce exactamente igual que Luc. Y entonces algo me golpea...¿Qué había dicho cuando nos encontró en el sedero? Había dicho: —Gracias a Dios. —¿Por qué Belias diría eso? ¿Lo diría Luc?—¿Luc?—¿A quién estabas esperando? —El ruido áspero de los asientos traseros me hace dar unbrinco, y el olor a huevos podridos me ahoga.Me vuelvo para ver al verdadero Belias… creo. Pero ya no se ve como Luc. No hayconfusión alguna en lo que es: vapor, piel carmesí, rostro plano y ceñido, y cuernos, conuna garra alrededor del cuello de cada una de mis mejores amigas. Pero lo que 261 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSdefinitivamente lo delata como Belias es el supurante negro chorreando de donde estuvosu ojo una vez.Luc da un frenazo y yo casi me deslizo en el suelo. Después, se da la vuelta y apunta unbrillante puño a Belias.—¿Realmente quieres hacer eso? —dice Belias, sacudiendo los cuerpos inconscientes deRiley y Taylor—. Por supuesto, Frannie no salió muy mal de eso, ¿no? —Una mueca tira de suslabios ásperos, exponiendo una boca llena de colmillos—. Vamos. Dame un disparo. Luc—¿Luc? —dice Frannie, urgiéndome con los ojos.—No puedo —digo, bajando el puño—. Tiene razón. Si él no las protege podría matarlas.—Buen chico —sonríe Belias.—¿Qué quieres? —digo.Tose una rasposa risita. —¿Tienes que preguntar? Pensé que eras más inteligente que eso,siendo un Primer Nivel y todo eso.Nefasto Infierno.Vuelvo la vista a Riley y Taylor. ¿Puedo sacrificarlas por Frannie? Mi cabeza dice que sí, peromi molesta nueva conciencia me dice que está mal. Además, si sobrevivimos esto, Frannienunca me lo perdonaría.—Así que, ¿cómo se supone que funciona esto? —pregunto pasando el nudo en migarganta.—Frannie sale del auto —dice Belias, haciendo un gesto hacia el costado del auto, dondeAvaira está ahora de pie, un ceño fruncido adornando su impecable rostro—, y ella y yotenemos una pequeña fiesta en el bosque. —Termina con una sonrisa atroz.Miro a Frannie cuando alcanza el picaporte, la penetrante esencia a cítrico de su terror 262 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSreemplazada por el picante y dulce del clavo de olor y grosellas… su alma, lista para sertomada. Mi mano sale disparada involuntariamente y agarro su muñeca. Trata deapartarme, pero sacudo mi cabeza, suplicándole con los ojos.—No hay opción, Luc —dice ella, su expresión calmada, resignada.Tira lejos su brazo y la dejo ir, mi mente corriendo veloz. Empujando la puerta abierta, vuelvela vista hacia mí una última vez antes de salir y pararse junto a Avaira. Con una ráfaga deazufre, Belias está junto a ella, cerrando la puerta de Frannie.Tiro lentamente hacia delante y miro en el espejo retrovisor como Belias toma la muñeca deFrannie y empieza a arrastrarla hacia el bosque. Mientras se mueve, puedo ver que estádébil. El crucifijo hizo mas daño que el que dio a entender. No debería necesitar de Avaira,pero ella lo está siguiendo por detrás como refuerzo, su puño brillante concentrándose en laparte trasera del Shelby.Y entonces, suelto el Shelby en reversa y aprieto a fondo, enviando a Riley y Taylor al suelode los asientos traseros. Me agacho cuando la explosión de Avaira sale por la ventanatrasera.Belias suelta la muñeca de Frannie y levanta su puño justo cuando lo choco a todavelocidad.Va a máxima velocidad sobre el auto y cae en el en el camino de tierra en frente de mí,pero no espero a ver si permanece abajo. Lo llevo a primera y abro la puerta de pasajero,desacelerando cuando alcanzo a Frannie. Se lanza sobre el asiento, y empujo elacelerador, la puerta todavía abierta, pasando sobre Belias en nuestro camino a lacarretera principal.Ella trata de recuperar la compostura el resto del camino dentro del auto, cierra la puerta, ymira por la ventana trasera destrozada el bulto sobre la tierra (Belias). Avaira no está enningún lugar visible. —¿Está…muerto?—Desafortunadamente, tomaría más que un Shelby Cobra 1968 para matarlo, pero selamentará por un tiempo. —Puedo escuchar el temblor en mi voz—. La verdad es, tucrucifijo en el ojo probablemente le hizo mas daño a largo plazo. Eso va a retrasarlo unpoco. —Agarro su mano—. ¿Estás bien?—Eso creo —dice ella, comprobándose a si misma mientras salimos a la carretera principal. 263 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSiento su temblor, envuelvo mi brazo alrededor de sus hombros y la acerco. Esta es toda ladistancia que a conseguir estar lejos de mí. 264 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 19 Bailando con el Diablo Traducido por MerySnz, Paovalera, flochi, Lost Angel, cYeLy DiviNNa, Dani Corregido por Dangereuse_ LucF rannie enderezó las piernas de Riley y se sentó junto a sus amigas en mi cama. —¿Ellas van a estar bien?—Sí. Les tomará un poco de tiempo entrar en razón. La posesión demoníaca puede golpearel Infierno fuera de ti.—¿Tú sólo saltas dentro de los cuerpos de otras personas siempre que lo quieras?Casi la amordazo por pensar sobre ello, pero entonces recordé la esencia en Frannie. —Cuan increíble era.—Si ellos están etiquetados por el Cielo están fuera de los límites, pero por los demás, sí. Porlo general es bastante incómodo. Apretado… y del tipo pegajoso y viscoso.—¿Cómo haces que funcione? ¿Estás tú, como, ambos ahí al mismo tiempo?—Más o menos. Se necesita un mortal muy fuerte para sostener un demonio que estátratando de controlarlo, usualmente es como que el mortal ni siquiera está ahí, además deocupar espacio. Pero no siempre es así. —Pienso acerca de bailar con Frannie nuevamentey siento un cosquilleo atravesándome, haciéndome estremecer. 265 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSElla mira a Taylor y Riley en la cama.—¿Recordarán cualquier cosa sobre Belias y Avaira?—Probablemente no. Cuando un mortal es poseído es casi como si ellos estuvieraninactivos. No recuerdan, y probablemente es mejor si ellos no saben que ocurrió.Se levanta, se estira, y envuelve sus brazos alrededor de mí.—¿Cómo lo sabes?Y ese es el problema. No lo supe hasta que fue demasiado tarde. Sacudo mi cabeza.—Mi sexto sentido estaba zumbando cuando nos bajamos del auto. Nunca se me ocurrióque Belias y Avaira recurrirían a la posesión. Pensé que cuando te fuiste con Taylor y Riley,Belias haría un movimiento a seguir y yo podría tomarlo desprevenido. Pero tan prontocomo te retiraste del estacionamiento, el zumbido se detuvo. Me avergüenza decir que metomó unos minutos resolverlo, y, cuando lo hice, era casi demasiado tarde. Sabía cualdirección tomarías… y entonces recordé la mina. Belias estaba allí esa noche.—¿Qué quiere él conmigo?—Lo misma cosa que yo. —Me duele el corazón. Sé lo difícil que es escuchar esto para ella.Pero necesita entender que ellos no van a rendirse hasta que ella esté etiquetada, de unmodo u otro—. Ellos van a seguir viniendo por ti.Se pone rígida.—Odio esto. ¿Por qué esto me ocurre a mí?La abrazo más fuerte.—No sé —dije, deseando hacerlo.Ella suspira y presiona su rostro contra mi pecho. 266 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Por lo tanto, siempre va a ser así. —Una lágrima se desliza sobre sus pestañas, y la limpió—.Sólo quiero una vida normal.Quiero abrazarla y decirle que todo va a estar bien, pero no voy a mentirle a Frannie nuncamás.—Creo que renunciaste a ser normal cuando caíste por un demonio. —Y tal vez un ángel. Elpensamiento se asienta como una piedra en mis entrañas, como un peso devorándome.Beso la parte superior de su cabeza y suspiro—. Pero no los veo deteniéndose hasta tenerte.—¿No hay nada que podamos hacer?—Podemos tratar de correr, pero no estoy seguro de que haya algún lugar al cual ir que nopuedan encontrarnos.Su expresión es de repente determinada.—Voy a vivir mi vida. En caso contrario ¿Cuál es el punto de luchar? Podría solamentedejarles etiquetarme ahora.La empuje más cerca, deseando que pudiera ser así de fácil.—Allí está tu Sway, Frannie.—¿Qué quieres decir?—Tu Sway. Si es suficientemente fuerte como para cambiarme, tú al menos debes ser capazde usarla para defenderte.—¿Cómo hago que funcione?—Eso es algo que tendrás que descubrirlo por ti misma, pero una vez que aprendas acontrolarlo, deberá ser algún tipo de protección.Ella me mira, y veo el miedo y el temor en sus ojos. 267 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué es lo que Belias va hacer?—Belias es una criatura de la lujuria, un incubus, por lo que su técnica por lo general implicala seducción y la succión del alma. Pero eso es sólo con los mortales que ya estánetiquetados, creo. —Recuerdo mi conversación con Belias bajo el árbol de Frannie—. Él dijolas reglas están cambiando… —La siento estremecerse en mis brazos.—Esto apesta —dice ella, mirando de regreso a Riley y Taylor en la cama.Y justo en ese momento, los ojos de Taylor se abren. Taylor jadea y se sienta.—¿Qué diablos…?—Hola, Tay —dice Frannie, acercándose y sentándose a su lado.Riley gime y abre los ojos, todavía mirando atontada.—¿Qué está pasando? —Taylor revisa su ropa y mira a su alrededor con desconfianza.—Sólo nos divertíamos —dije con un pequeño empujón.Riley se sienta, todavía aturdida.—Hola, Ry. ¿Cómo te sientes? —dice Frannie.—Como una mierda —responde.Taylor se balancea alrededor y me mira fijamente.—¿Dónde demonios estamos?—Bienvenidas a mi humilde morada —dije con una sonrisa y dándole otro empujón—. ¿Norecuerdas haber venido?Sus ojos se ponen un poco vidriosos. 268 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Quizás…—¿Quieres otra cerveza? —Me dirijo a la nevera.—¡No! —Riley prácticamente grita, frotándose su frente.Llevamos a Taylor y Riley hasta dentro del coche de Riley, sobre el cual Frannie y yorodeamos, y miramos como ellas arrancaban. Miré a mi alrededor y suspiré con alivio,pensando en lo cerca que estuvo —para todos nosotros. Curvé mi brazo protectoramentealrededor de Frannie mientras la dirigía hacia las escaleras de mi apartamento. Una vezdentro, ella cerró todos los cerrojos y cerraduras, mientras yo lancé un campo, mi propiadisuasión infernal. Luego se coloca sobre mí, y siento mi corazón acelerarse. Todavía tiemblaun poco… ¿O ese soy yo? No estoy seguro.—¿Estás bien? —susurro en su oído.Ella se presiona contra mí.—Lo estoy ahora —dice ella. Entonces me mira con ojos curiosos—. Por lo tanto, lo que túhas dicho antes... acerca de ser capaz de estar en cuerpos de otras personas…—Sí…—Tengo una especie de pregunta… podrías… ya sabes, ¿hacer eso conmigo?Miro al suelo, sintiendo más que un poco culpable, y miro el dedo de mi pie de mídesgastada bota sobre una de las margaritas del sucio linóleo.—Lo hice.Me sorprendí cuando miré hacia arriba y encontré su sonrisa.—¿Cuándo?—Justo antes de besarte por primera vez. 269 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Quieres decir que yo te besé primero a ti?Yo sonreí ampliamente de golpe.—En realidad, yo te besé a ti primero. Mientras dormías.Ella ríe.—¿Podrías hacerlo de nuevo? Me refiero a eso donde tu estas dentro de mí. Me quedarédespierta.Mi corazón se acelera. Pero mientras yo fantaseo sobre pasarme por los labios de Frannie,estar allí con ella de nuevo, me doy cuenta de que quizás no sea capaz de hacerlo denuevo. Las cosas están cambiando rápidamente.—No estoy seguro.Ella se pone de puntillas y me besa, luego mira dentro de mí y susurra: —Inténtalo —la besode nuevo, apretándola hacia mí lo más que pueda, sus labios se separan y dejo que miesencia vaya a través de ellos. Me siento sorprendido de nuevo por lo fácil que se siente,porque ella me está invitando, estoy seguro. De nuevo siento esas sensacionessobrecogedoras que sentí la primera vez, muchas para las que ya tengo nombre. Amor, porsupuesto, pero también felicidad, esperanza y admiración por su cálida belleza. Ella esmucho más hermosa por dentro, y eso dice algo. Bailamos, y yo estoy en el Paraíso.Dejo atrás lo suficiente de mí como para controlar mi cuerpo, y cuando la sostengo desdefuera, la acaricio por dentro, bebiendo sus suspiros y gemidos mientras la exploro, por dentroy por fuera. Siento la reacción de su cuerpo —sin mencionar la mía. Y antes de saberlo,estamos en la cama, camisas en el piso, me toma todo lo que tengo para parar. Mi corazónduele mientras saco mi esencia limpiamente, me quedo con ese mismo sentimiento devacío y de soledad en mi cáscara humana.Ella se sienta en la cama y resopla.—¿Por qué te detuviste?—Perderte con un demonio sólo te dará un boleto de ida directo al Infierno. Estoy seguro deello. No podemos hacer esto al menos hasta saber que es seguro para ti. 270 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Ellos… tú… tú me quitarás todo. Mi vida… todo. Esto es lo que quiero. Sólo esto. ¿Porfavor? Eres casi humano.—Yo no sé eso. Parece ser la dirección a donde me encamino… de verdad quiero…obviamente. —Dios, cuanto lo deseo—. Pero el hecho es que yo todavía puedo hacer…eso. —Me encojo de hombros—. Lo que significa que no es seguro para ti aún.Se lanza de nuevo a las almohadas y sopla el cabello que queda en su rostro.—Esto apesta.Me apoyo en mi codo y la beso.—Eres la única que ha sabido quien soy, quien no soy, y quien quiero ser. Y de algunamanera me amas. No me arriesgara contigo, Frannie.Ella se da la vuelta y me mira a los ojos. Una pequeña y traviesa sonrisa se asoma en laesquina de sus labios.—Eso fue asombroso —dice, trazando las líneas de mis pómulos con su dedo índice yhaciendo que me estremezca. Luego su sonrisa se ensancha—. Quizás mejor que el sexo.Le devuelvo la sonrisa, muriendo por probarle lo contrario. Fue asombroso. Maravilloso enrealidad. Pero no imagino que el sexo con Frannie sea inferior a eso.—¿Qué tanto recuerdas?Su sonrisa se extiende mientras guía sus dedos por mi pecho hasta el botón de mispantalones.—Todo.No puedo detener mi propia sonrisa.—Interesante. 271 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSus dedos pasaban por el cinturón de mi pantalón, volviéndome loco, y estoy a punto devolver a entrar en ella cuando dice,—¿Dónde está el infierno, de todas maneras?Casi río.—En el centro.Me mira al rostro, sorprendida.—¿De la tierra?—Sí.—Así que todos estos chicos que están excavando a China se encontraran una sorpresa deinfierno.—Literalmente —suelto una risita.—¿Cómo llegaste hasta allí? ¿Alguien vino por ti o algo así?—No. Soy una criatura del infierno —le lancé una mirada recelosa, no muy seguro de cómola tomaría, pero sólo parece comprensiva.—¿A qué te refieres?—Los Demonios son creados en el infierno. Nunca somos humanos.—No entiendo cómo funciona eso.—Nacemos del pecado. El pecado es mi orgullo, justo como el original, el Rey Lucifer. Minombre es una sentencia de muerte. Solo las criaturas orgullosas son lo suficientementearrogantes como para tomar Su nombre.Sus ojos se posan en la mano que apoya en mi pecho. 272 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿No sería extraño si te dijera que ya sospechaba todo esto desde el principio?Sonrío.—Sí.Sus ojos miraron los míos y luego se alejaron. Abre su boca como para decir algo pero luegola cierra de nuevo.Mi sonrisa se ensancha. Levando su mirada con mi dedo para encontrarla con la mía.—¿Qué?Se sonroja y su rostro muestra señales de vergüenza.—Nada —dice, bajando sus pestañas.—Obviamente es algo.—Quiero sentir tus cuernos —dice sin mirarmeLe hago una mueca.—¿Por qué?Se voltea, dándome la espalda.—Olvídalo. Es estúpido.La volteo y me apoyo en mis codos sobre ella.—¿No vas a salir corriendo y gritando de la habitación?Levanta sus ojos hacia mí, luego levanta su cabeza y me besa. 273 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Después de lo que acabas de hacer? ¿Qué crees?Cierro mis ojos y alejo mi cascaron humano luego siento un escalofrío cuando siento losdedos de Frannie corriendo por mi cabello.Siento un temblor en su tacto mientras hace un trazo con un dedo por la base de mi cuernoderecho, luego sube a la punta y se devuelve. Siento sus dos manos envolviéndolos mientrasme empuja hacia ella para besarme, se desvanecen mientras me hundo en ella.Cuando me alejo, me quedo mirando fijamente esos ojos color zafiro buscando algunaseñal de miedo o disgusto, pero todo lo que veo es amor. Todavía no puedo creer que esamirada esté dirigida a mí.—¿Ellos intentaran eso de nuevo… quiero decir con Taylor y Riley?Suspiro y deslizo mi dedo por su nariz, bajando hasta sus labios, su mejilla y su cuello,deteniéndome en seco cerca de ese caliente sostén rojo.—Probablemente no. Ahora ellos lo estarán buscando.—¿Qué vamos a hacer?Me alejo de ella y sacudo mi cabeza.—No lo sé. Mi sexto sentido está durmiendo. Esto es peligroso Frannie. Ya no puedo verlosvenir como solía hacerlo. No estoy seguro de poder protegerte.Ella sonríe.—Necesito otra cruz, y creo que tú necesitas un talismán. Algo para guardarte de losespíritus malignos.—¿Y donde crees que conseguiré este talismán?Si no lo supiera mejor, juraría que sus ojos estaban brillando. Está sentada y me vuelve laespalda, deshaciendo del broche de su sostén y apartándolo. Mientras miro, sientocosas...conmovedoras…y está tomando cada onza de moderación que puedo reunir para 274 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L DISA ESROCHERSno saltar sobre ella en este segundo. Saca una almohada frente a ella y se da la vuelta, sucabello derramándose sobre un lado de su rostro. Deja caer su sostén con una sonrisapecaminosa que pondría a cualquier demonio en vergüenza.—Tu talismán —dice ella.—Si crees que esto va a alejar a los malos espíritus —digo, levantándome —, entonces nosabes mucho acerca de los malos espíritus. —La miro y me cuesta trabajo controlar mirespiración—. No tienes idea de lo que me haces. —La verdad es que, no tengo idea de loque ella me está haciendo tampoco. Este es un territorio completamente desconocido.Pero, sea como sea, creo que me gusta.Todavía sonriendo perversamente, ella dice: —No lo lamento.Pero entonces lo veo. La respuesta. Dudo por un segundo, dejando que mis ojos se comanviva a Frannie, antes de colgar su sostén en mi cabecera y tirarle su camiseta.—Por mucho que me duela, tienes que vestirte. Gabriel tiene algo que necesitamos. Frannie—No voy a dejarlo etiquetarme —digo en camino a la casa de Gabriel.—Desearía que lo hicieras. Esa sería la forma más segura. Pero hay otras cosas que podríanser casi tan buenas.—¿Cómo qué?—Siendo un Dominion, él está al tanto de información que yo no tengo. También tienepoder que sólo puedo imaginar.Pienso en nuestro beso —cómo me hizo sentir— y levanto mi mano a mis labios y suspiro.—¿Qué está pasando con ustedes dos? —La voz de Luc es suave, pero con un filo.—Nada —creo. 275 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Eres una mentirosa terrible.—No estoy… —mintiendo, empiezo a decir. Pero lo estoy haciendo. Porque allí estápasando algo. Sólo que no tengo idea de lo que sea—. Lo besé.Luc pega un frenazo, derrapando al costado de la ruta.—¿Tú qué?—Lo besé.Él simplemente me mira, la ira bramando en sus ojos.—¿Cuándo?—Antes de nosotros… en su mayoría —digo.—¿En su mayoría? ¿Qué es en su mayoría?Y su ira encendiendo la mía.—¿Sabes qué? No es de tu incumbencia. ¡Al menos él no estuvo casi desnudo en mi malditacama! ¡Y todavía no estoy convencida de que no lo hayas estado haciendo con Avaira!Su mandíbula se tensa y sus ojos se entrecierran.—¿Él te devolvió el beso?Me voy deslizando hacia abajo en el asiento y cruzo mis brazos apretados sobre mi pechopara evitar golpearlo.—Te dije que no es de tu incumbencia.—Bueno, esto es tan gracioso —dice, su voz ácida—, no sólo estás derribando a losdemonios, si no también a los Dominions. —Vuelve a la ruta y mira fijamente a ciegas el 276 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSparabrisas—. Entonces, ¿lo quieres? Porque lo que sea que tú quieras, prácticamentepuedes tenerlo, con todo eso de tu Sway.Lo miro fijamente.—Sólo llévame a casa.Mantengo mis brazos doblados estrechamente alrededor de mí. El dolor en mi pechoamenaza con disolverse en lágrimas furiosas, pero me obligo a no llorar. No le daré esasatisfacción.Se detiene en un costado de la ruta nuevamente y se queda sentado ahí, mirando hacia elfrente —eternamente.—Puedo caminar desde aquí —digo finalmente, alcanzando la manija de la puerta.—Detente. —Sus manos se alzan y agarran mi muñeca.Sacudo mi brazo.—¡Suelta! —Pero cuando me giro a mirarlo, su rostro está suavizado y sus ojos son profundos.—Frannie, por favor trata de recordar que soy nuevo en esto. Todavía tengo sentimientos,emociones, arrasándome que no puedo siquiera comenzar a identificar. No sé que sesupone que haga con ellas. No quise decir lo que dije. Lo lamento.Lucho contra las lágrimas de nuevo. Realmente quiero ser mala con él. Quiero odiarlo,porque se siente más seguro que amarlo.Jalo de la manilla de la puerta.—Demasiado tarde. —Salgo del auto, pero antes de alejarme diez pasos, está aquí,envolviéndome en sus brazos desde detrás.—¡Déjame ir!Un coche pasa lento y muevo el hombro mientras me quito el brazo de Luc y lo lanzo sobre 277 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSmi hombre al suelo. Un hombre alto y flaco de aproximadamente la edad de papá sale yme mira con los ojos abiertos.—Necesita ayuda, ¿señorita?Bajo la vista a Luc, y, por un segundo, me enojo, porque está riendo.—¿Crees que es gracioso? —Me burlo. Pero entonces me doy cuenta de cuán ridículosdebemos parecer, y no puedo detener la estúpida sonrisa que tira de mis labios.—¿Señorita? —dice el sujeto, dando un paso cauteloso hacia nosotros.Luc se levanta del suelo mientras rompo en una incontrolable risa. Él mira al sujeto.—Estamos bien. —Su mirada cambia de regreso a mí—. Creo.No puedo dejar de reír, pero asiento.El tipo no parece seguro, por lo que realmente me esfuerzo por dejar de reír.—Gracias, pero estoy bien.Mira a Luc con recelo.—Si está segura.Aclaro mi garganta y trato de parecer seria.—Estoy segura.Mientras él regresa al coche y se aleja, siento los brazos de Luc envolverse alrededor de micintura y tirar de mi cuerpo contra el suyo.—¿Me vas a dar una paliza? —dice Luc en mi cabello, y puedo escuchar la sonrisa en suvoz. 278 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Tal vez. —Me doy la vuelta en sus brazos y limpio una mancha de suciedad de su mejilla—. ¿Vas a hacerme enfadar?Sonríe.—Tal vez.Agarra mi mano y me lleva de regreso al auto. Pero mientras nos alejamos, algo de lo quedijo me golpea fuerte, como un puño al estómago, y me siento repentinamente enferma.—¿Piensas que hice trampa?Pasa su brazo sobre mis hombros.—¿Qué?—Acabas de decir que prácticamente puedo tener lo que yo quiera. ¿Hice que meamaras?Se vuelve y me mira a los ojos, una sonrisa perpleja de sus perfectos labios.—Lo hiciste.—No, quiero decir si hice que me amaras. Como, si tú no me quisieras realmente pero…mí…influencia, esta cosa del Sway o lo que sea que Gabe crea que puedo hacer, como, que lohizo.—Eso es irrelevante.—No para mí.—Frannie, lo que importa es que lo que siento es real y genuino. No querría volver a lo quefui. Como llegué aquí no importa, sólo que estoy aquí.—Eso es estúpido. Es como decir que te vencí en el póker porque arreglé el juego, peroestás feliz de que yo tenga todo tu dinero. 279 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Si tomaste mi dinero y me compraste un paraíso con él, estaría feliz de que tú lo tuvieses. Yeso es lo que has hecho.Estiró su mano hacia mí y me atrajo a su hombro. Lo empujé y miré fuera por la ventanamientras me llevaba de vuelta a la carretera. Sentí sus ojos en mí, pero no podía mirarlo,sabiendo lo que había hecho. Le había dado un significado completamente nuevo altérmino “juegos mentales”. Pero además, en algún egoísta rincón de mi mente, odiaba queél no se hubiese enamorado de mí. Él estaba presionado. Él no me ama por mí. Me amaporque no tiene opción. LucFrannie está sentada en el brazo de una silla, mirando afuera por la ventana, y Gabriel estásentado en su sofá mirándome como si estuviese loco.—El Escudo sólo trabaja para ángeles y algunos mortales. Hasta la última vez que vi, amigo,tú no eres un ángel.—¿Qué quieres decir con “algunos mortales”?—Bien, Adam y Lilith fueron los primeros con los que intentamos, y tú sabes qué tan bien fueeso. Pero ha habido otros en los que ha funcionado. —Se encoge de hombros—. Imagina.—Te refieres a Eve; Adam y Eve —dijo Frannie a la ventana.Gabriel se ladeó con una media sonrisa.—Tienes razón, no funcionó en Eve tampoco, pero Lilith era la primera esposa de Adam.Ella se dio vuelta y lo miró, luego a mí, como si esperara que yo confirmara que Gabrielhabía perdido la cordura. Sacudí mi cabeza.—Larga historia. —Entonces me volteé hacia Gabriel —. ¿Por qué el Escudo no funcionó enFrannie?Me miró. 280 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L DISA ESROCHERS—Lo hizo. Hasta que te apareciste.—Oh.—¿Qué no funciona en mí?¿Qué es este Escudo?Gabriel contesta: —Esencialmente un escudo contra la detección del mal. Te esconde detodas las cosas infernales.La esperanza ilumina sus ojos.—¿Puede esconderme de los ángeles también?Una triste sonrisa revolotea a través de los labios de Gabriel.—No.Ella se ve decepcionada otra vez mientras pregunta: —¿Por qué no funciona en mí?—No lo sé. A veces funciona parcialmente. Sólo requiere un demonio particularmentesensible a ti por alguna razón... —Me lanzó una mirada.Ella me mira, con inseguridad en sus ojos.—Así que estás diciendo que, incluso con este escudo, Luc me encuentra de todos modos.—Parece ser así —dice Gabriel, pero sus ojos permanecen fijos en los míos.Asiento tranquilizadoramente hacia ella y sonrío. Está tan asustada de haberme manipuladopara que me enamorara de ella. Duele que no pueda ver cuanto más es ahora. Que tangrande es. Pudo haber sido que su Influencia fuera lo que echó a correr la pelota, pero laforma en que me hace sentir... eso no es su Influencia. Es sólo ella.Su mirada se vuelve hacia Gabriel. 281 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Intenta en mí una vez más.—Tú aún estás bajo la protección del Escudo. Creo que por eso lucifer es el único que te haencontrado hasta ahora.Fruncí el ceño.—Y Belias y Avaira.Los ojos de Gabriel se dispararon hacia mí.—¿De qué estás hablando?—Tu radar apesta. Han estado aquí por un par de semanas.Su sorpresa se vuelve antipatía.—Debiste decirme, pero estoy seguro de que Belias te encontró a ti, perdedor. Eres como unpararrayos infernal. Todavía estás unido a ellos, y ese lazo psíquico será difícil de romper.Puedo pensar en una manera de romperlo ahora mismo.—Lo que me trae de vuelta a mi petición original.Gabriel me mira con recelo.—Nunca he oído hablar de nadie intentándolo en un demonio. Creo que esto no es unagran idea.—Pero ya no soy un demonio, ¿recuerdas?—En cuerpo, puedes haberte convertido en mortal, pero en esencia sigues siendo de lossuyos; una criatura del Inframundo. 282 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSé que tiene razón, porque de lo contrario no podría haber hecho lo que hice con Franniemás temprano.—¿Si nadie lo ha intentado en un demonio, como puedes estar seguro de que nofuncionará en mí?¿Cuál es el riesgo?—El riesgo... bien, veamos. Está el riesgo de muerte. Fuerzas de la luz, especialmente fuerzasasí de poderosas, tienden a matar a las fuerzas de la oscuridad. Incluso si no te mata, puedealterarte en formas que ni siquiera puedo suponer.Frannie se levanta y camina hacia mí, sus ojos llenos de concentración.—¿Alguien va a decirme qué está pasando?Gabriel la mira con una sardónica sonrisa.—Lucifer está pidiendo un milagro.Ella hace rodar sus ojos.—¿No lo estamos todos? Pero, en serio...No pude evitar una sonrisa.—Él tiene razón. Eso es exactamente lo que estoy pidiendo.—Un milagro —dice ella, como si estuviera esperando la frase clave.—Sí.Esa obviamente no era la respuesta que estaba esperando.—Grandioso.Gabriel enlazó sus dedos con los de ella y miró su palma. 283 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—El Escudo de Luz hace a los ángeles invisibles a la detección de las fuerzas del mal. Losángeles pueden proteger a un mortal bajo su Escudo cuando este no funcionadirectamente sobre el mortal. Esa es parte de la razón por la que estoy aquí; paraescudarte. —Él la miró, y ella atrapó sus ojos en los suyos.Chocolate.Los celos burbujean y los sofoco, por su bien.—Tu radar apesta y tu Escudo debe ser defectuoso también. Te olí viniendo a una milla dedistancia. —Sonrío afectadamente.Los ojos de Gabriel seguían en los de Frannie.—Te dejé detectarme. Con la esperanza de asustarte.Un ladrido de risa se escapa de mi pecho.—¡Como si pudieras!—Así que, ¿Qué es este escudo? ¿Qué tendría que hacer Luc? —pregunta Frannie.Gabriel aleja sus ojos de Frannie y me lanza una mirada cínica.—Cultivar un Halo.Ella hace rodar sus ojos otra vez.—Sé serio.Ambos la miramos, mortalmente serios.—Genial —dice ella de nuevo.Gabriel me dio una mirada escéptica. 284 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Eso sólo funcionará en un corazón puro, con la más pura intención.Frannie agrieto una sonrisa.—Yo podría haber dicho que no iba a funcionar en mí.Gabriel sigue mirándome.—Sería peligroso tratar con un mortal etiquetado para el infierno, y creo que estás unospasos más allá.—¿Así que… podría matarlo? —Ella dice, su sonrisa desapareció.—Sí.—Entonces no lo está haciendo.Miro a Frannie, que ahora me está mirando con los ojos muy abiertos, un pococonmocionada. Mis intenciones son puras, ya lo sé. Mi única intención es salvarla de undestino que ella no se merece. ¿Pero mi corazón? No estoy tan seguro. Si es puro, Frannieestá en el camino.—¿Qué tengo que hacer? ¿Cómo funciona? —le pregunto, a sabiendas de que tengo queintentarlo. Si yo no puedo proteger a Frannie, soy un inútil. Lo que es peor que inútil. Soy unpasivo, un faro para el mundo terrenal.Gabriel pone los ojos en Frannie, probablemente sopesando cómo iba a reaccionar si algome pasaba en sus manos. Furia, venganza... todos los pecados.—Gabriel, esta es mi decisión. No de ella —le digo, señalando su atención de nuevo a mí.Sus ojos se alejan de ella y se centran en mí cuando él asiente con la cabeza.—Espera —dice Frannie, la incredulidad quemando en toda su cara, pero el miedo en susojos—. ¿Hablas en serio con que él podría morir? 285 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLa preocupación pasa brevemente sobre las características de Gabriel. Él no puedementir...—Ese es un riesgo, porque él todavía está atado al infierno.—¿Qué quieres decir?—Él es una criatura del Inframundo, no importa en lo que se está convirtiendo. Su fuerza dela vida se genera desde el infierno, y él siempre está conectado.Me siento hervir en mi interior cuando mi disgusto empieza a alimentarse de mí. No puedomirarla. No puedo manejar la repugnancia por mí mismo reflejada en sus ojos.Pero cuando ella no responde, Echo un vistazo en su dirección. Ella me mira a los ojos y suexpresión se vuelve fría.—No creo que debas hacer esto, Luc. No por mí. Porque yo no te quiero. Yo no te quieromás.Y aunque sé que está mintiendo, el dolor opresivo en el pecho es casi incapacitante. —Noquieres decir eso.—Yo lo hago. No quiero a alguien que me ame, porque tiene que hacerlo. Quiero a alguienque me ame a mí. —Siento que mi corazón se agota en el pecho, cuando se vuelve aGabriel.—¿Qué tiene que pasar para que me etiquetes?—Tienes que perdonarte a ti misma.Por el más breve de los instantes, el dolor retuerce su cara, pero, igual de rápido, ella losuaviza.—Me perdono... por Matt, sabes.—Sí —Gabriel responde con una sonrisa triste. 286 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSTodo en ella me quiere a salvo —Gabriel quiere protegerla. Pero lo que nunca le digo esque, una vez que está marcada para el Cielo, hay ciertas cosas entre nosotros que van acambiar. Gabriel dijo: no importa en lo que me estoy convirtiendo, soy una criatura delinfierno. La vida de Frannie y sus prioridades, cambiarán una vez que está marcada para elCielo. Ella no me querrá o necesitara por mucho tiempo. Pero ella estará a salvo.—Hazlo, Frannie —digo y me doy la vuelta. Porque, a pesar de mi mejor intención, el doloren mis palabras sonó claro.Estamos en silencio durante un largo rato, y cuando me doy la vuelta, Frannie se ve segura.Perdida.Por último, Gabriel habla. —Por mucho que me gusta tener que decirlo, esta es la razónequivocada. Te vas a perdonar con el tiempo, y cuando esto sucede, se te etiquetara parael Cielo. No es algo que se puede forzar, incluso para él —escupe la última palabra, y losángulos en su cara son algo menos que angelicales.Ella me mira y una lágrima resbala por su mejilla. Ella se arroja en mis brazos y casi exprime lavida fuera de mí.—Luc, no lo hagas. Vamos a encontrar algo más. —Puedo sentir su corazón zumbando enmi pecho.Me pongo de nuevo, la beso, y miro a Gabriel.—Vamos a hacerlo.—¡Alto! ¡No! —Ella grita, apretándome con fuerza y enterrando su cara en mi pecho.—Frannie —dice Gabriel en una melodía dulce y suave—, Lucifer está en lo correcto. Siinsistes en estar juntos tenemos que probar esto.Frannie saca la cara de mi pecho y lo mira. Él está brillando nuevamente —lo que es todoun espectáculo— pero parece que funciona, porque su control sobre mí afloja. Pero luegode sentir sus manos en mi cara, y no puedo resistir, y la oprimo contra mí en un beso.Gabriel da pasos delante de mí. 287 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Quítate la camisa.Tiro de ella encima de mi camisa y Franny me la quita, abrazándola en su rostro. Él levantala mano sobre mi frente, y me doy cuenta de que está mojado. Entonces me estoyquemando más caliente que el Lago de Fuego.El agua bendita.Por supuesto, este condenado Escudo de Luz implicaría agua bendita. Estos tipos mássantos-que-tú parece que no pueden lograr nada sin ella. Contengo la respiración, es másdifícil ahora de lo que solía ser, y atornillo los ojos cerrándolos contra el dolor. Siento en lapiel de mi frente, la cáscara de la ampolla donde Gabriel marco el ciclo. Cuando mueve lamano al pecho y deja una huella roja burbujeante sobre mi corazón, escucho el gemidoque escapa de mi garganta, y es todo lo que puedo hacer para evitar alejarme de su tactoy doblarme otra vez. Yo hago una mueca, porque sé que Gabriel disfruta de esto.—Deja de ser un maldito bebé y aspira para arriba. Esto es lo que querías.Aprieto los dientes y soy muy consciente de los sollozos de Frannie, perforando mi corazón,cuando ella sostiene mi mano en su mano en el lecho de muerte. Gabriel dice algunaspalabras en un idioma antiguo, pero no puedo oírlo. No se oye nada, excepto a Frannie.Ella es todo lo que importa.Y entonces ella está en mis brazos, besando la piel en carne viva en el pecho. Abro los ojosy miro hacia arriba, las lágrimas corrían por su rostro.—Lo siento —susurra entre lágrimas.Mi dolor se pierde en la cara. Yo abrigo mis brazos alrededor de ella y le doy una sonrisa.—¿Por qué dices algo tan estúpido como eso?Siento su exhale con fuerza, el último de sus sollozos, mientras llega a tocar mi frente conampollas.—¿Estás bien?—Nunca mejor. 288 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSQuito la camisa de su mano, y sus dedos tiemblan trazando el sendero en las ronchas de mipecho. Me deslizo y tomo su mano, tirando de ella hacia la puerta.—Tenemos que hacer una parada más. FrannieEl abuelo se sienta en frente de su mesa de centro delante de nosotros, en el sillón para dos,sus codos sobre sus rodillas, su pipa olvidada en su mano. Lucía un poco pálido, y, por unsegundo, estaba asustada de que le diéramos un ataque al corazón. Mira hacia Luc,sentado a mi lado en el sillón.—Un demonio —repite por sexta vez. Al principio se rió y dijo que dejáramos de tomarle elpelo. Ahora, no se está riendo.Luc mantiene la mirada del abuelo sin dudar.—Lo era. No estoy totalmente segura de lo que soy ahora.—Humano —digo—. Te estás convirtiendo en humano.Luc me da una sonrisa vacilante.—¿Cómo funciona eso? —La voz del abuelo no retumbó. Sonaba inusitadamente débil.—Frannie es… especial —dice Luc.Ahora la voz del abuelo retumbó.—¡Lo sé! Eso no explica nada. ¿Por qué estás aquí?—Ruego su perdón, señor, pero eso explica todo. Frannie tiene talentos especiales. Poderque es invaluable para el Inframundo. Vine a reclamar su alma para el Infierno, pero supoder me está cambiando.El abuelo se para de un salto del sillón. —¡Aléjate de ella! Frannie, ven acá. —Se lanza hacia 289 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSnosotros y agarra mi brazo, apartándome del sillón y por la mesa de centro. Me mete bajosu brazo de forma protectora.—Abuelo, por favor. Simplemente escúchanos.—Estoy escuchándolos fuerte y claro —dice, mirando a Luc—. Demonio, devuélvete al lugarde donde viniste. No puedes tener a Frannie.—¡No me quiere! —digo sin pensar y entonces me sonrojo y le sonrío a Luc—. Bueno, no deese modo, de todas formas.Luc me devuelve la sonrisa, pero luego su expresión se vuelve seria.—Señor, realmente necesito su ayuda.Hay veneno que nunca había escuchado en la voz del abuelo.—¿Quieres que te ayude a que arrastres a mi nieta al Infierno?—No, quiero que me ayude a etiquetar su alma para el Cielo.Aguanto la respiración, y me retuerzo fuera del brazo del abuelo.—¡Maldición! Dijiste que querías que el abuelo nos ayudara a escondernos.—Tienes que descubrir como perdonarte a ti misma, Frannie. Creo que tu abuelo es la mejorpersona para ayudarte a hacer eso. Esta protección debería funcionar, pero si no lo hace,Gabriel es el único que puede mantener a salvo. Te ama, Frannie, y tiene algo preparadocon el Gran Hombre. Él tal vez sea capaz de mantener las cosas razonables para ti.—¡Quiero mi vida, maldita sea!—¿De qué va todo eso? —El abuelo luce una mezcla entre asustado y confundido.—El alma de Frannie no puede ser etiquetada por el Infierno si ya está etiquetada por elCielo. Pero Frannie no puede ser etiquetada por el cielo a menos que se perdone a si mismapor M… 290 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¡Detente! —grito—. ¡Simplemente detente! ¡Eso no es lo que quiero!—Pero es lo que necesitas —dice Luc, mirando profundamente dentro de mis ojos.—¡Vete al Infierno!—Lo haré, pero no te llevaré conmigo.Soy una enorme bola de rabia frustrada. Quiero matarlo por apuñalarme en la espalda.—¡Vete!—¿Frannie? —En mi ira había olvidado que el abuelo estaba aquí—. Habla conmigo.Lo miro, y todo se pierde en un aluvión de lágrimas. Lo abrazo y me aferro por la vida. Sesienta en el sillón para dos, llevándome con él, y pongo mi cabeza sobre su hombre y lloropor lo que se siente como por siempre. Cuando levanto mi cabeza y miro alrededor, Luc seha ido.—¿Qué quiso decir, Frannie? ¿Sobre perdonarte a ti misma?Las lágrimas brotaron otra vez, y mi garganta se cerró. No puedo decirlo, ¿puedo? No alabuelo. Porque si me odia, eso me mataría. Pero cuando miro en sus ojos y veo toda susabiduría…—Maté a Matt, abuelo.No dice nada, pero mientras las lágrimas comienzan a caer otra vez, me empuja hacia supecho en un abrazo de oso y me siento más segura de lo que me he sentido en diez años.Me hundí en sus brazos, exhausta.Cuando me despierto, todavía me está sosteniendo. Y entonces hablamos… y le cuentotodo.No dice nada por un tiempo realmente largo, y estoy segura de que he arruinado todo.Ahora que sabe que terrible persona soy, las cosas nunca serán iguales. 291 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSPero entonces me mira intensamente a los ojos.—Suena como que has estado acarreando esta carga por un largo tiempo.Me odia. Lo sabía. Siento mi pecho se hundió, como si mi corazón simplemente hubieracolapsado.—Escucha, Frannie. No estaba ahí y no sé lo que sucedió, pero conozco este corazón —leda palmaditas a mi espalda—, y eso uno bueno. Si lo que dices es verdad, sólo fue unterrible accidente.Niego con mi cabeza con fuerza, como si tal vez pudiera tirar toda la culpa.—Pero estaba tan molesta. Lo… lo odiaba.—Estoy bastante seguro de que no podrías odiar nada si lo intentaras, Frannie. No lo tienesen ti. Para mí, suena como si lo que pasó sólo pasó. No es culpa de nadie.Pero está equivocado. Fue mi culpa.—Todos tienen su propia basura para acarrear con ellos. Lo sé de primera mano. Despuésde que tu abuela murió… —Su voz se desvanece, negando con la cabeza. Aprieta mihombro un poco más fuerte—. Está en la naturaleza humano culparnos nosotros mismoscuando pasan cosas malas, de pensar sobre lo que pudimos haber hecho así las cosashubieran pasado de otra forma.Veo la culpa en su rostro y eso me mata.—Lo que le pasó a la abuela no fue tu culpa, abuelo. Fue la mía. Debería haber intentandocon más fuerza para hacer que mamá viniera.—Pero eso no quiere decir que no se sienta de esa forma. —Saca su brazo de mis hombros yaprieta mi mano—. Tú y Matt eran más cercanos que la mayoría. No sé lo que pasó en eseárbol, pero no importa lo que fue, no iban a salir bien de eso. Pero llega un momentocuando lo verás por lo que fue: un accidente.Siento la dura bola de frío terror que he cargado en mi pecho por los últimos diez añossuavizarse un poco por los bordes. Parte de lo que está diciendo es verdad. No quise matar 292 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSa Matt. Así que tal vez no soy un monstruo. Pero eso no hace que mi culpa sea menor. Meacurruco en su costado y me siento ahí por más horas. 293 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 20 Hablar del Diablo Traducido por: cuketa_lluminosa Corregido por PaovaleraD Luc urante tres días me senté en una rama de árbol fuera de la ventana Frannie antes de que ella me hablara de nuevo. Ella tenía aspereza a los finales, pero ayuda el tener amigos en lugares altos. Con un poco de intervención divina ella terminó bien.Yo no estaba pensando en ir a la graduación. Quiero decir, ¿cuántos diplomas de escuelasecundaria un chico necesita realmente? Pero entonces se me ocurrió que podríanecesitarlos si me vuelvo verdaderamente mortal.Estoy escondido en las sombras del marcador esperando por Frannie cuando hay ungolpecito en mi hombro. Me doy vuelta y encuentro a Gabriel, apoyado en el poste,sonriéndome, y me golpea lo ciego que estoy sin mi sexto sentido, que casi hadesaparecido.Él sacude el ridículo vestido marrón de graduación a mí alrededor. —Bonito vestido.—Vete al infierno.—No es probable —dice, encogiéndose de hombros en el poste.Miro a la tribuna cuando Frannie aparece con su familia.—¿Por qué te has…? —Miro de nuevo a Frannie.—¿Venido? —Termina por mí—. Debido a que ella hizo su elección. 294 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Cómo lo sabes?Él me sonríe. —Estás bromeando, ¿verdad? Mírate a ti mismo.Eso me golpea. Estoy en mi camino de convertirme en humano ―y ella me hizo esto. Esto escuanto ella me quería. Lo qué queda de mis poderes aumenta, y siento el crujido de lacaliente corriente eléctrica sobre mi piel. —¿Y supongo que saliste ileso? ¿Todavía tiene lasalas?Él sonríe. —Fue tocado y fue allí por un rato.—Si ella… si hubiera sido de otro modo, ¿les habrías entregado?Sus ojos revolotearon a Frannie y volvieron mientras su sonrisa se formaba de lado yarqueaba sus cejas. —¿Habría tenido elección?Lo que vi en sus ojos ―lo qué está tratando de ocultar detrás de esa expresión divertida, talvez incluso de sí mismo― es que él de buena gana dejaría sus alas por ella.Dio un paso detrás del marcador. —Sólo porque ya no eres una amenaza para su alma, nopienses que no voy a estar vigilando. Dame una excusa, y te hiero al momento. —Yentonces él desapareció, ido, como si él nunca hubiese estado allí.Veo desde el terreno del fútbol como la madre de Frannie se preocupa por su cabello ygorra. Sólo Frannie podría hacer que estas ridículas gorras y vestidos se viesen tan calientes.Me estoy imaginando lo que tiene debajo ―y debajo de eso. Espero tener la oportunidadde descubrirlo más tarde. Ya sé que no es su sostén rojo. Tal vez algo negro… y encaje…Ella sale a la cancha con Riley y Taylor mientras su familia hace su camino a las gradas, yme río a carcajadas ante la mirada de su padre cuando ella se acerca y me besa. Y luegoveo a su abuelo mirarme con expresión severa. Pero justo cuando estoy a punto de apartarla mirada, sonríe y asiente con la cabeza en mi dirección.Frannie mira a las gradas a su padre. —Vamos a tener que hacer algo al respecto. 295 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Creo que es una causa perdida —le digo, con la esperanza de estar equivocado. Laestrecho y beso de nuevo.—Ustedes me hacen sentir enfermo. Consigan una habitación —se burla de Taylor.Riley agarra la mano de Taylor y comienza a tirarlo hacia el gimnasio. —Están haciendocola. Vamos.Yo pongo mi brazo alrededor de Frannie, tirando una mirada a su padre, y hacemos nuestrocamino en el mar de gorras y vestidos marrones en línea que forman detrás del gimnasio.Empieza la música y todos los pequeños caminan en doble fila. Nos dijeron que nosdistanciáramos dos pies, pero Frannie envuelve el brazo al mío y tira de su cuerpo hacia elmío a medida que vamos por el terreno fútbol hasta nuestros asientos. No puedo borrar lasonrisa de mi cara.Nos sentamos, y miro a mí alrededor a todos los cuerpos sudorosos por el sol mientras elDirector Grayson habla monótonamente acerca de un nuevo comienzo y cosas por elestilo. Treintena minutos después, me doy cuenta de por qué siempre he evitado estasceremonias de graduación como a una plaga de ratas.Justo cuando estoy convencido de que después de siete milenios me voy a morir aquímismo de aburrimiento, empiezan a llamar los nombres de nuestra fila. Camino a través dela plataforma, y el Director Grayson me da mi diploma con una sonrisa y un guiño sabio.Espero en la parte inferior de las escaleras a Frannie, y mientras camina hacia mí, su vestidosoplando de nuevo en la brisa, esbozando sus curvas, no puedo dejar de fantasear sobremás tarde. Ella supone que estará esta noche en lo de Taylor. Me pregunto si ella podríacambiar de sede. Ella llega a la parte inferior de la escalera, y yo la elevo de la tierra y labeso.Mientras la bajó, dijo: —Mmm, bueno. Eso va a darte algunos puntos con mis padres.Miro hacia las gradas y veo a sus padres de pie, boquiabierto, papá con una cámara,olvidada, en la mano. Y el abuelo riéndose. —¿Entonces, cuál es el plan? 296 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Estoy trabajando en ello. Pero estoy bastante segura de que no incluye abusarsexualmente de mí delante de ellos. ***La familia de Frannie bajó al terreno después de la ceremonia, su papá todavía feroz.—Por lo tanto —su mamá dice—, ¿vas a la fiesta con Taylor y Riley? —Ella está tratando deestar alegre, pero su sonrisa es tan falsa como zirconio cúbica.Frannie rueda los ojos. —Sí, mamá.El abuelo de Franny serpentea y me da una palmada en la espalda. —Luc tendrá buencuidado de ella. Tenemos un acuerdo. ¿No, hijo?Sonrío, aliviado. —Sí, señor.—Creo que Frannie está en buenas manos —dice, guiñándome el ojo.La sonrisa falsa de la madre de Franny no puede mantenerse, y ella mira con el ceñofruncido al abuelo. —Papá, de verdad. Esto no es asunto suyo.—No, tienes razón. Es de Frannie —él dice y guiña un ojo a Frannie.Frannie habla. —Te lo dije. Voy a la fiesta con Taylor y Riley, mamá. Ya sabes nuestro trato. Yno te olvides, Riley y yo nos quedamos en lo de Taylor esta noche.Ella me mira con desconfianza, y puedo ver al padre listo para protestar, justo cuando Taylory Riley aparecen y agarran a Frannie.—Oiga, Sr. Cavanaugh —dice Taylor—. Entonces, estoy secuestrando a Frannie, ¿vale? 297 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLos ojos del papá de Frannie se suavizan un poco, y su mamá dice: —Muy bien. Pero quieroque las niñas permanezcan juntas. —Sus ojos posándose sobre mí y Frannie—. Toda lanoche.Entonces Taylor mira al padre de Franny. Su rostro se ablanda, y casi parece que va a llorar.—Gracias, Sr. Cavanaugh. Papá está muy entusiasmado con comenzar su nuevo trabajo. Élrealmente aprecia su ayuda encontrándolo.—No hay de qué. Es lo menos que podía hacer. Me alegro de que se sienta mejor.—El consejero está ayudando realmente a todos nosotros —dice ella. Ella duda, luego seadelanta y envuelve al Sr. Cavanaugh en un abrazo. Una vez que su sorpresa se aclara, éllevanta la mano y le acaricia la espalda.—Estoy feliz de poder ayudar —dice.Ella se aleja y por primera vez, me doy cuenta del color en sus mejillas. Luego, el fresco brillode Taylor vuelve a sus ojos. Ella engancha sus brazos alrededor de Frannie y Riley. —Vamos,chicas. Tenemos algunas serias fiestas que hacer.Frannie abraza a su familia, y yo extiendo mi mano al abuelo de Frannie. Él la agita y luegola cambio al Sr. Cavanaugh. Duda, pero luego agarra mi mano. Mientras la sacude le da unapretón muy firme ―una advertencia.—Tened una buena noche —le digo a todos ellos con mi sonrisa más reconfortante. Mepongo a caminar con Frannie, Taylor, y Riley hacia el estacionamiento.Y mi corazón se detiene.Avaira.Ella estaba de pie, de espaldas a nosotros, su largo y liso cabello negro brillante en el sol dejunio. Pongo a Frannie detrás de mí y siento mi poco poder crepitar en la superficie de mi 298 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSpuño derecho. Avaira gira lentamente y levanto mi puño, luego suelto el aire que habíaestado conteniendo mientras mi corazón se reanuda un ritmo.No es ella.Estoy paranoico, viendo a Belias y Avaira en todas partes. Porque estoy seguro de quetodavía están aquí ―y desesperadas. Tienen que saber que el tiempo se está acabando.Envuelvo mi brazo alrededor de Frannie, que se ve sorprendida, y mi ritmo cardíaco senormaliza de nuevo a medida que nos dirigimos al coche de Riley. Frannie se enreda a míalrededor. Ella mira por encima del hombro a sus amigos, que están ocupados quitándoseel gorro y las horquillas, y me susurra: —¿Qué fue todo eso?Sólo sacudo la cabeza.Sus ojos se estrechan, pero ella lo deja ir mientras se enfoca en sus amigos. —Entonces, ¿teveo allí?—No me lo perdería. ¿Cuánto tiempo vais a necesitar?Ella, Riley y Taylor comparten un encogimiento de hombros. —Sólo vamos a lo de Taylor acambiarnos, y nos dirigiremos hasta Gallaghers. Así, que igual, ¿media hora tal vez?La beso de nuevo. —Nos vemos allí —le digo, sabiendo, como siempre, que no voy aperderla de vista. Nunca lo hacía, pero no tiene por qué saber eso. No tiene ningún sentidoestresarla más de lo que ya está. Haré cualquier cosa para ayudarla a sentirse como si suvida fuera normal ―a veces, de todos modos. FrannieÉl piensa que no sé que me sigue todo el tiempo. Él sabe que quiero mi vida, y está tratandocon tanta fuerza que la tenga. No quiero hacer estallar su burbuja, por lo que no digo nada,pero, en realidad, me gusta saber que está ahí. Cuando no puedo dormir por la noche, 299 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSmiro por la ventana a través de los árboles a la luz de la luna de la campana del Shelby, ydeseo estar allí con él.Miro alrededor del patio trasero de Gallaghers a través de los ojos borrosos de cerveza y loveo apoyado en un árbol viéndose más caliente que el infierno. Así como empiezo adirigirme hacia él, Riley y Trevor vienen a escondidas saliendo del peligro. Cambio midirección, tambaleándome hacia ella, y cepillo su cabello con los dedos mientras Trevorhace su camino de vuelta arriba de las escaleras a su pandilla en el porche. Yo esbozo unasonrisa. —Ry, hey, ¿pasando algún tiempo de calidad en el cobertizo Gallaghers?Incluso en el poco de luz de la luna filtrándose a través de los árboles, puedo ver su rubor. Yreconozco la mirada en sus ojos, porque la he estado viendo en el espejo recientemente. —Él es increíble, Fee. Las cosas que hace con su…Sacudo mi lado. —Demasiada información, Ry. —Pero no puedo dejar que la sonrisa sepropague a través de mi cara. Es maravilloso verla tan feliz—. ¿Cuándo vas a decírselo aTaylor?—Trevor va a hablar con ella mañana, creo. Dijo eso ayer también, sin embargo… y lasemana pasada.Me quiebro. —Ella va a batir la mierda fuera de él, y él lo sabe. Creo que vas a tener quehacerlo tú.Ella gime mientras Taylor vuela a nosotros, gritando, casi golpeándome al suelo. Taylor setambalea casi a punto de caer, y Riley la captura y estabiliza en sus pies. —Ven conmigo,perdedora. —Taylor se ríe y posa un brazo alrededor de cada uno de nuestros hombros.—¡Hey Trev! —le grito—. ¡Ven aquí!Él mira con recelo, luego poco a poco y con mucho temor, comienza a hacer su caminopor las escaleras. Cuando por fin llega, pongo mi mano libre sobre su hombro.—Entonces Tay, Riley y Trevor tienen algo que se están muriendo de compartir contigo —ledigo, deslizándome por debajo de Taylor y Trevor y juntando sus brazos. 300 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSi Taylor no necesitase el apoyo, habría empujado a su hermano, pero ella se inclinó sobreél. —¿Qué?Estoy viendo como Riley y Trevor se lanzan una mirada, luego, unen sus brazos libresalrededor del otro, cerrando el círculo.Doy la espalda al pequeño círculo feliz y miro alrededor otra vez.Roadkill se instala detrás de la casa, y Delanie toca todo volumen un perfecto Paramore. Esbastante increíble lo bien que suena con alguien que pueda realmente cantar. Reefer memira y sonríe. Saludo y sonrío de vuelta. Me río cuando pienso en lo que Taylor lo llamó: unfanático de Guitar Hero. Él lo es, y es genial.Y de repente me siento emocional. Debe ser la cerveza, porque mis ojos se llenan cuandome doy cuenta de lo mucho que me voy a perder todo esto. Pero espero no perder a Luc.He tenido miedo de preguntar qué va a pasar después de la graduación.Me tropiezo hacia él y paro para mirar hacia atrás a mis amigos cuando oigo a Taylorchillando. —¡Tú mierda estúpida! —Ella empuja a Riley, pero sólo logra caer ella misma deculo en el barro.Giro, sonriendo, y haciendo mi camino a Luc. Cuando llego a él, engancho mis manossobre sus hombros y me apoyo para no perder el equilibrio. Apoyo la cabeza en su pecho, yél envuelve el brazo alrededor de mi cintura y me estrecha.—Oye —le digo en su camisa.—¿Te estás divirtiendo?—Sí, pero tú no.—¿Por qué piensas eso? 301 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—No sé. Estás de pie, aquí.—Disfrutando de la vista —dice apretándome un poco más.—¡Fee! ¡Mierda! —Taylor me grita.En respuesta, empujo de vuelta a Luc y le doy un toquecito. Alzo mi mano y toco su cabello,tirando de su rostro al mío. Él sonríe y me deja, y cuando me besa yo seriamente quierosubirme sobre él.—Ven aquí —le susurro al oído, deslizando la mano bajo su camiseta y dedo por la piel en sucintura. Lo quiero solo, ahora.—¿A dónde vamos? —Siento su cuerpo tensarse mientras yo pongo mis dedos alrededor delbotón de sus pantalones.—Sólo por un pequeño paseo. —Me doy vuelta y empiezo a tirar de él por la cintura de suspantalones hacia su coche.Él sonríe. —¿Y tus amigos? Esta puede ser tu última fiesta con ellos.—Al diablo con mis amigos.Yo lo remolco pasando una línea de coches en el aparcamiento Shelby cerca de losbosques. Cuando llegamos a él, yo le empujo y me apoyo, presionándome en él. Roadkilldebe estar en un descanso, porque puedo escuchar a Led Zeppelin lamentando desde elaltavoz sobre una escalera al cielo, pero lo único que me importa es Luc.—¿Qué tienes en mente? —Pregunta, buscando mi rostro como si buscara algo que élperdió.—Encontrar nuestra propia escalera al cielo. Tu asiento trasero se ve cómodo. No he tenidola oportunidad de comprobarlo, todavía —trago, apartándome de él para abrir la puerta. 302 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe siento muy mareada, pero el olor potente de huevos podridos corta a través de miborrachera al instante. Empiezo a girar, pero un par de brazos calientes me agarran por laespalda. Reflexivamente, me dejo caer en cuclillas y agarro uno de los brazos de mi cintura.Pierdo el equilibrio cuando volteo a la persona que está sujetándome por encima delhombro al suelo delante de mí. Veo su rostro justo antes de caer hacia atrás en el lodo.El ojo bueno de Belias mira la muerte roja en mí. Su otro ojo está cubierto con un parchenegro.El segundo siguiente, estoy siendo recogida del suelo y arrojada en el coche de Luc. LucSaqué a Frannie de la tierra y la eché en el coche mientras Belias se levantó y se lanzabacontra nosotros. Convoco lo que queda de mi poder y lo golpeó en el pecho con unaexplosión tan patética que me hubiera avergonzado hace unas semanas. Ahora, estoy muyorgulloso de ello. Cae de nuevo al suelo, retrasándolo lo suficiente para que entremos en elcoche antes de que ella vuelva a levantarse. Recordando la última vez, lancé un campoalrededor del coche ―probablemente no lo suficiente como para mantenerlo fuera, peroes todo lo que tengo― y me puse al motor.Pero cuando mire en el espejo retrovisor, había un brillante destello de luz blanca y alguienestaba de pie junto a Belias. ¿Gabriel? Tenía que ser. Pero tenía un aspecto diferente ―máspequeño, de alguna manera.Respire profundo para frenar mi corazón. —¿Estás bien, Frannie?—Sí —dice ella, y cuando la miro, ni siquiera parece asustada.—¿Estás segura?Ella en realidad sonríe. —Sí. —Entonces su cabeza cae de nuevo en el asiento y cierra losojos. 303 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Franny? —Yo le doy un codazo.Nada.—Oh, por el pecado de Satanás —murmuro para mis adentros.¿Y ahora qué? No puedo llevarla a su casa ―como esta de borracha y cubierta de barro.Esta mi apartamento… pero no es seguro. Necesito apoyo. Así que hay realmente una soloopción. Esperemos que él nos gane en casa.Cuando Gabriel abre la puerta y mira a Frannie, envuelta en una manta en mis brazos, susojos se abren y su boca se abre. —Ella no está…—Ella está bien, no te asustes. Ella simplemente no aguanta su cerveza muy bien.—Creo que tú pasaste tu estado de ebriedad. ***—Fuera del camino, asno. —Empujo más allá de él a la sala de estar.—Mira al vacío… todo —dice—. ¿Qué hizo ella, una lucha en el barro?La dejo en el sofá. —Cierra. ¿Puedes tirar un poco de agua bendita sobre ella y limpiarla?Él sonríe. —Algunas cosas necesitan un milagro. Esto, sin embargo, sólo requiere Tide conlejía. Quítale, y voy a tirar la máquina.—Estoy pensando en un milagro es la mejor opción. Estoy encontrando estas hormonasadolescentes una fuerza a tener en cuenta. —Veo a Frannie y muevo la cabeza—. Laverdad es que me están pateando el culo. 304 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSu boca se curva en una sonrisa angelical y sus cejas se alzan. —Yo lo haré. —Se inclinasobre ella y le quita las zapatillas de barro. Yo lo empujo fuera del camino—. Espera en lacocina.Se encoge de hombros y se pasea en esa dirección, una sonrisa maliciosa en su lugar.Cuando se ha ido, tiro de la camisa sobre su cabeza y la saco.¡Maldita sea! Estaba en lo cierto ―encaje negro. Qué desperdicio.Una vez que están fuera sus pantalones vaqueros, estrecho la manta alrededor de ella y tirola ropa al Gabe. Me dejo caer en la silla junto a la cama y cierro los ojos, dejando que micabeza caiga. Cuando él vuelve, se sienta en la silla frente a mí.—Gracias por la ayuda —digo mirando a Frannie—. No podía llevarla a su casa como ésta.Sus padres ya saben que soy el diablo, y, ahora que ya no lo soy, tengo la esperanza dedemostrar que están equivocados. —Me vuelvo en su dirección—. Esto no va a ayudar a micausa.—¿Ella iba a ir casa esta noche? —Se pregunta.—No. Se supone que debe permanecer en lo de Taylor.—Podemos dejar que duerma aquí, entonces.Me trago mi orgullo. —También… gracias por la ayuda en la fiesta de esta noche. No soy eldemonio que solía ser. No queda mucho en la vieja bujía.—¿De qué estás hablando?—Sabes, Belias… en la fiesta.—No fui yo, amigo. 305 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Lo que tú digas. Sin embargo, gracias.Sacude la cabeza y sonríe.Miro la forma durmiente de Frannie, tan pequeña, en el sofá. —¿Gabriel?—Sí.—Su alma esta limpia, ¿no? ¿Yo no… ya sabes… la he manchado ni nada? No puedodecirlo con seguridad.La preocupación pasa brevemente sobre sus rasgos antes de que se aclare y responda: —Ellos no tienen derecho a ella, si eso es lo que estás pidiéndome. Pero no estoy seguro decuánto tiempo pasará si ella sigue manteniéndose contigo. Eres una mala influencia.—Estoy seguro de que lo soy. Por lo tanto, ¿debo esperar ser herido en un corto plazo? Yasabes, ¿la ira de Dios y todo eso?Una sonrisa juega en sus labios. —Desafortunadamente, no, pero ayudaría si dieses marchaatrás.Sé que tiene razón. Siempre lo he sabido, pero… —No parece que tenga ninguna opciónmás. No puedo permanecer lejos de ella.Él sonríe. —Sí. Obtuve eso cuando me dejaste quemarte vivo con agua bendita.—¿Significa esto que el Escudo no funcionó en mí?—Es difícil de decir. Si Belias y Avaira han estado dando vueltas durante un par de semanas,como tú dices, estoy seguro de que están siguiéndote.Miro a Frannie, dormida en el sofá. Tiene que haber alguna manera de que puedaprotegerla. 306 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Así que, tal vez si simplemente desaparezco, irme a otro lugar, ella estará a salvo?—Tal vez. No lo sabremos a menos que pruebes. Pero sabes tan bien como yo la verdaderasolución.—Marcar su alma para el Cielo —le digo, resignado—. ¿Por qué es tan importante que ellase perdone?Su rostro de repente es todo angelical. —El perdón es la clave de todo, Lucifer.—Ustedes los celestiales hacen todo tan difícil. —Me cambio en mi silla, sentado en posiciónvertical—. ¿Qué pasaría si Belias sólo… la mata? —Siento algo negro y pesado apretaralrededor de mi corazón pensando en lo cerca que ha estado ella.—Iría al Limbo con todas las almas sin marcar, y tu sabes cuán rápido Michael la seguiría alcielo. La esencia de Frannie, su alma, es la clave. En cuanto a nuestra preocupación, ellano es menos valiosa en el Cielo como en la Tierra.—Eso es más o menos lo que me imaginé. —He visto esa esencia, y sé que tiene razón.Bailado con ella, mezclándola en mí… era diferente a todo lo que he experimentado—. Novoy a dejar que le pase nada.—Ya lo sé. Cuento con ello. —La amenaza es clara en su voz.La miro, dormida en el sofá. —No voy a dejarlos tenerla —le digo, sabiendo que son míos.Pero sólo por ahora, me deslizo en la cama y me acuesto junto a ella, envolviendo misbrazos a su alrededor y manteniéndola aunque mi vida dependiese de ello ―porque estoybastante seguro de que lo hace. 307 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 21 Fuego y Azufre Traducido por MerySnz Corregido por Emii_Gregori FrannieT ú sabes que sólo estaba tirando la cadena de Lucifer sobre toda la cosa del nacimiento de una virgen, ¿verdad?Puse mi cabeza fuera de la puerta del auto y miré a Gabe través de la bruma de miresaca.— ¿Qué?—Ya sabes… esa noche te acercaste. Después él te dijo acerca… que él es…—Oh, sí. Entonces, ¿No soy María?—No.—Gracias a Dios. Yo haría una madre de mierda —dije, frotando mi frente—. Además, tengola esperanza de no ser una virgen por mucho tiempo. —Dejé caer la frente de nuevo en laventana del coche con un golpe que envió una onda de dolor a través de mi cabeza,girando mi cerebro a tapioca—. Ay… —lloriqueé.Gabe rió. —Te lo mereces.—Cállate.Nos detuvimos en mi casa, y mamá salió al pórtico. Gabe abrió mi puerta y me apoyé en mipie. Traté de mantener mis piernas debajo de mí a medida que avanzamos por el sendero,pero Gabe seguía arrastrándome. Cuando llegamos a las escaleras, él se dio por vencido yme cargo en sus brazos. 308 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Se la pasaron bien chicos? —chirrió mamá.Lo que quiero saber es, cuántas chicas de diecisiete años podrían aparecer con resaca alas nueve de la mañana envueltas en los brazos de un chico (incluso si ese tipo es un real-honesto-ángel-de-Dios, lo cual posiblemente mi padres no saben) y obtener un "¿Se lapasaron bien chicos?" Es repugnante. Por supuesto, si yo estuviera aquí en los brazos de Luc,las cosas serían diferentes.—¿Lo pasamos bien, Frannie? —Gabe está tratando de no reírse y, si tuviera la fuerza, megustaría darle un puñetazo en su cara.Pero en cambio, masculló entre dientes: —Cállate —contra su hombro.Mamá nos sigue mientras él me lleva por las escaleras, y ellos me meten dentro de la cama.Puedo escuchar las risitas de mis hermanas, pero no abrí los ojos para ver cuáles eran.Gabe se sienta en el borde de mi cama. Él corre un dedo a lo largo de la línea de mimandíbula y aunque me siento como la muerte, me estremezco. —¿Vas a estar bien?—Dispárame —le ruego.Se inclina hacia abajo y sus labios se deslizan por mi mejilla a mi oído, donde el susurra: —Nopuedo hacerlo. —Él se ríe y me preguntó si puedo dispararle a él.—Entonces lárgate —dije, rodando por mi lado y tirando de las mantas sobre mi cabeza.Escuche a mamá arrastrar los pies hacia la sala y hablar acerca de la sopa de pollo. PeroGabe sigue aquí —puedo sentirlo.—¿Qué es lo que quieres? —murmuro dentro de las mantas.—La misma cosa que siempre he querido. Quiero etiquetar tu alma. Necesitas perdonarte ati misma.—No.—¿Por qué? ¿Por qué necesitas aferrarte a esto? 309 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo voy a llorar. —Porque… —Respiro contra las lagrimas—. Lo necesito.—¿Necesitas de qué?Él está haciendo mi cabeza palpitar. —¿Podemos hacer esto en otro momento?—Vamos a hacerlo ahora. ¿Qué quisiste decir con, “Lo necesito”?Gemí mientras un dolor agudo se disparó a través de mi cerebro. Quitó las mantas de micabeza por un poco de aire. —No puedo hacer esto. Tú sabes todo lo que pienso de todosmodos. ¿No puedes simplemente elegir lo que estas buscando en mi cabeza y me dejarmeen paz?—Si estás pensando, que puedo. Eso es a donde estoy tratando de llegar contigo, a dondetú sabes porque no puedo dejarlo ir.—Porque no puedo.—¿Por qué?—¡Oh, Dios! Sólo vete lejos.La cama cruje mientras él se desliza más cerca y siendo su aliento fresco en mí oreja. —Novoy a ir a ninguna parte, Frannie. Siempre estaré aquí para ti, no importa qué. —Sus labios sedeslizaron sobre mi mejilla y mi dolor de cabeza repentinamente se fue, reemplazado conun profundo dolor en otro lugar. En algún lugar que definitivamente no debía de doler.Ruedo y retuerzo su cabello con mi mano. Sus labios cepillan los míos, mientras mamáaparece de nuevo en la habitación con dos tazas humeantes en sus manos.—¡Oh! Oh querido… —Ella dice.Los ojos de Gabe sonríen hacia mí por un largo segundo antes de que él se levantara de lacama y se mantiene de pie. —De verdad tengo que irme.—Oh, no te vayas —dice mamá con una sonrisa incómoda, sosteniendo una taza—. Tenalgo de sopa. 310 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl le sonríe. —Gracias, Sra. Cavanaugh, pero Frannie está en buenas manos. —Se gira haciaa mí. —Voy a checarte más adelante —dice, regresando hacia la puerta.—Está bien. —Es todo lo que puedo manejar.Él sale y ruedo en mi lado hacia la pared, ignorando a mamá y su sopa y tratando deaveriguar lo que ocurrió. Y pienso acerca de Luc. Él supuso que vendría está noche, y voy aintentar sacar este cosa Sway con mis padres, si puedo entender que es —quizás puedacambiar la opinión de ellos sobre él.Pero tal vez mi mente necesita trabajar con algo primero.Pienso en su Shelby estacionado en la calle ahora mismo y siento mi corazón latir. Lo amo.Sé eso ahora. Entonces, ¿Por qué diablos todavía quiero besar a Gabe? LucSeguí a Gabriel y Frannie de regreso a su casa y me senté en frente la mayor parte de día.Miré su ventana, preguntándome que debía decir para impresionar a sus padres, o por lomenos convencerlos de que no soy el mal encarnado nunca más. Pero mientras estoysentado aquí, mirando fijamente su ventana, siento un dolor agudo en mi interior, y hayruidos que provienen de allá abajo.A medida que el tiempo pasa, el dolor se hace más agudo y los ruidos se hacen más fuerteshasta que son imposibles de ignorar.Diablos, ¿Es eso mi estomago? ¿Estoy hambriento? Mientras levanto mi brazo para frotar miestomago, capturo una bocanada de mi propio olor y gemí. El azufre no es nada encomparación a la manera en que huelo ahora mismo. Ese es un serio mal olor.Probablemente no impresionara a los padres de Frannie. El ser humano está resultando serextremadamente inconveniente —y un poco bruto.Antes de anochecer, una vez que confirme que Gabriel estaba aquí, me fui y manejé haciaMcDonald —hice mi camino de regreso a mi apartamento para una ducha. Resulta que lasBig Macs no son del todo malas. ¿Quién lo sabía?También resulta que hay más desventajas de ser humano de lo que yo esperaba. La lista decosas que voy a necesitar, sólo en el departamento de higiene personal, es asombroso.Estoy pensando en todo lo que necesito para prevenirme antes que mi magia haya 311 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSdesaparecido por completo —un montón de grandes cuentas bancarias e inversiones,muchas identidades alternativas, tanto para Frannie y como para mí en caso de quenecesitemos correr, tal vez una beca académica de UCLA—, cuando pase a través de lapuerta de mi apartamento el olor acre de azufre me golpeó como un bate de béisbol a lacara. Siento mi cara involuntariamente arder contra el hedor. Así que, bueno, tal vezrealmente no huelo tan mal después de todo.¿Cómo pude pensar que el olor a azufre era agradable?Miré a través de mis ojos acuosos a Beherit —mi jefe. A pesar de que no puedo sentir lapresencia de un demonio o cualquier deidad, tenía expectativas de esto. Él está aquí entoda su gloria Infernal: vapor, cuero, piel negra con manchas carmesí; cortos y torcidoscuernos negros que casi raspaban contra el techo; y su cola envuelta alrededor de sucintura de sátiro. Aunque él nunca admitió de cual pecado nació, el hecho es que élsiempre estaba cubierto con túnica corta roja y vestía su corona de oro haciéndolo obvio.Él pertenece al orgullo. Su espalda esta hacia a mí, admirando la impresión Doré cerca dela cocina. Pienso en echarme hacia atrás y cerrar la puerta —como si nunca hubieraestado aquí— pero un tirón de su oreja me permitió saber que era demasiado tarde paraeso.Pase a través de la puerta y la cerré detrás de mí. —¿Es esta una visita social, Beherit, o hayalgo que tú necesitas?Él gira lentamente, su pezuña raspando a través del linóleo, dejando una latente hendiduranegra cruzando sobre la margarita. No hay humor en sus flameantes ojos rojos, y suscolmillos centellean mientras una mueca contorsiona su lisa y cansada cara.Su voz fue un silbido bajo mientras dijo: —Lo que necesito es que tú vuelvas a hacer tutrabajo, Lucifer. Hacerlo sin darme una puñalada por la espalda. ¿Realmente piensas queeres digno de mi posición? Bueno, ahora todos nosotros lo sabemos mejor, ¿no? Estásdemostrando una ineptitud bastante espectacular, especialmente al Rey Lucifer.El olor de perro respirando y carne podrida se impregna con azufre. Lo huelo antes deescuchar los gruñidos. Sabuesos infernales. Perfecto.—En este complejo de departamentos no se admiten mascotas, Beherit. Lo siento perotendrás que tomar tu perrito… —Miré hacia la puerta del baño mientras tres inmensos perrosnegros, uno con tres cabezas y todos con brillantes ojos rojos que demarcan todas lascriaturas infernales, se escabullían fuera—. Oh, discúlpenme, perritos, y salgan.—Una pena. Pensé que disfrutarías de la compañía. Has estado aquí por tanto tiempo quecreí que tal vez estabas sintiéndote un poco de nostálgico. 312 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—No. De verdad lo estoy haciendo excelente, gracias.En un fumígeno destello rojo él cruza la habitación, y estoy ahogándome con susabrasadores puños alrededor de mi garganta, casi levantándome del suelo. Y por primeravez, me doy cuenta que realmente soy humano, ya que mis pulmones están gritando poraire mientras él me sostiene aquí, suspendido y privado de oxígeno.—¡Tú lo estás haciendo muy lejos de excelente! —Él se enfurece y me lanza por lahabitación. Me golpeé duro contra la pared, primero con la cara, y después caí al suelocerca de las patas de los perros, luchando por recuperar mi respiración.Regresar a ser humano realmente trabaja para mi desventaja en este momento, y la sangrecorría por mi frente y cerca de mis ojos, definitivamente no iba a ayudar con la situación delsabueso.Me incorporo, frotando la parte de atrás de mi brazo casualmente contra mi frente,ignorando la palpitación en mi cabeza y el gruñido de los perros. —¿Era realmentenecesario?Los ojos rojos de Beherit llamean, y en su cara se extiende una mueca atroz. —¿Sangre? Oh,esto se pone cada minuto mejor —dice, caminando por encima y estiró una garra contrami pecho, cortando a través de mi camisa y derritiendo mi piel como mantequilla caliente.Mientras más sangre se filtraba de la herida en mi pecho, él levantaba su cabeza,olfateaba el aire, y arrugaba su cara—. Sabía que tú no olías bien. Pensé que yo venía deabajo con un resfriado. —Sus ojos sangrientos disparaban hacia los sabuesos.—Esto me salvaría de tener que arrastrarte de regreso a Fiery Pit. Será mucha más fácil queBelias y Avaira. —Él sacude su cabeza lentamente, frunciendo desaprobatoriamente suslabios de cuero—. Tres de mis mejores, que es un desperdicio… —Entonces sus ojos brillan—.Aunque, eso les ocurre a los traidores. El Rey Lucifer verá el error en su juicio cuando sea yoquien etiquete esa alma. Tú y Belias nunca fueron dignos.Belias y Avaira, fueron arrojados a la Fiery Pit. Yo debería estar en éxtasis, pero se me revolvíael estómago. No hay segundas oportunidades en el Inframundo.Él suspira y sus labios dejan de fruncirse para convertirse en una sonrisa. —Ellos dicen que siquieres que un trabajo este bien hecho, debes hacerlo por ti mismo. Pero no entiendo,Lucifer. Esto debería haber sido fácil. Ella es una pequeña e indefensa cosa.El rostro de Frannie, tan besable, floto en frente de mis ojos. —Pequeña, sí, pero lejos de serindefensa. 313 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl miró hacia los sabuesos. —Ceberus, Barghest, Gwyllgi. Yo saldré a hacer tu trabajo. Ahoraes mío. —Sus ojos cambiaron hacia mí—. O, más específicamente, tú lo harás. —Y entoncesél se transforma a mi forma humana.¡No!Me trago de regreso mi miedo con un nudo en mi garganta. —De verdad, no pienso quevayamos a ser capaces lograrlo con la cosa de los gemelos, Beherit. Después de todo,estamos tratando de ser discretos. Los gemelos llaman mucho la atención —dije,arrastrándome del piso.Miró los gruñidos frente a mi cara. —No te preocupes. No habrá dos de nosotros por muchotiempo —dice, y sonríe hacia mi rostro. Él chasquea sus dedos, y los sabuesos están sobre mímientas él camina saliendo por la puerta.Qué no haría por una caja de Milk-Bones en este momento. FrannieCuando el relámpago golpea mi cerebro, me despierto en shock. Ruedo hacia un lado ytiró en seco de la papelera al lado de mi cama mientras la imagen de Luc, esta acostadoen el suelo y cubierto de sangre, flota detrás de mis párpados.—¡NO!La siguiente cosa que sé, mi mamá está en el lado de la cama, en pánico. —Frannie, ¿Estásenferma? ¿Qué está mal?A través de mi estupor. —No… —Es todo lo que puedo decir… una y otra vez. Es como sicada célula del cerebro tuviera un corto circuito. No puede funcionar, o pensar.Ella empieza a levantarme hasta sentarme. —Vamos, cariño. Iremos al médico.Encuentro mi voz. —¡No! Necesito a Luc. —Mi corazón está latiendo imposiblemente rápido,y estoy avanzando poco a poco a la hiperventilación mientras un baile de estrellas estáfrente a mis ojos—. Necesito encontrarlo. 314 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSY justo entonces, hay un bocinazo proveniente de la calle. Brinco desde la cama y vuelohacia la ventana. Luc está estacionando ahí en el Shelby. Él sonríe y saca el brazo por laventana agitándolo para que baje.—¡Oh, Dios! —Siento mi sangre comenzar a fluir de nuevo. Él no está muerto—. Tengo que ir,mamá —dije, tirando de mis jeans, vistiéndome una camisa holgada y corriendo por lapuerta con las piernas temblorosas.—¡Frannie! ¿Qué es esto? —Ella dice mientras me persigue escaleras abajo.—Nada. Solo dame un minuto. —Paso a través de la puerta y la cierro de un golpe fuertetras de mí. Corriendo hacia su auto y saltando dentro, lanzándome alrededor de él.—Estoy feliz de verte también —dice él, un brillo perverso en sus ojos.Me coloco de regreso en mi lugar y lo miró. Él vive, por ahora. —Algo va a suceder… Te vi…—¿Qué, Frannie? ¿Qué viste? —Él no parece asustado o preocupado. Si él parecía algo,podría estar ansioso, hambriento.—Había sangre… estabas…—¿Muerto? —terminó con una sonrisa hacia a mí.Sólo asentí.—¿Me veo muerto, Frannie?—Ahora no. Pero va a ocurrir.—¿Qué? ¿Qué va a pasar?—No lo sé… tal vez Belias… 315 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl me interrumpe, sacudiendo su cabeza. —He tomado precauciones de Belias. Nonecesitas preocuparte por él nunca más.—¿Qué quieres decir? ¿Él se fue?—Sí.—Entonces, algo más, después… sé que estás en peligro.—Voy a estar bien, no te preocupes.Pero me estoy preocupando. Él llega a mí, y mientras él me besa comienzo a tranquilizarme.Mi respiración se ralentiza y mi corazón hace tic-tac de vuelta a un ritmo casi normal.Miro hacia él. —Fue realmente espeluznante, Luc. Prométeme que tendrás cuidado.—Nací precavido. Nada va a pasar.Desearía poder creerle. Miro hacia arriba, y mi mamá está mirando por la ventana frente dea nosotros. Estoy segura de que ella piensa que estoy perdida, lo cual no va a ayudar anuestra causa en absoluto. Especialmente después de lo anterior con Gabe. Suspiro. —Asíque… ¿Estás listo?—¿Para qué?—Ya sabes. ¿El asunto de impresionar la cosa de los padres?—Oh. Sí. Acerca de eso…—Vamos, Luc. Pensé que eras bueno con esto. Realmente quiero que tú sea capaz de estaraquí este verano. —Más ahora. Lo quiero a él cerca.—Realmente no estoy listo para eso ahora. Prefiero estar a solas contigo —dice, y sus ojosson de fuego, haciéndome vibrar todo el cuerpo.—¿Qué estás pensando? 316 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Todas las cosas realmente escandalosas que podría hacer para ti, cómo podría hacertesentir si tú me lo permites.Tragué seco y tomé una respiración profunda mientras me alejaba de él. — ¿De dóndeviene esto tan repentino? Tú eres el único que dijo que no podíamos… tú sabes.Pero la cosa es, estoy empezando a pensar sobre algunas de esas "cosas indignas"también.—He cambiado de opinión. Te quiero —dice, sus labios calientes en mi cuello.Echó la cabeza hacia atrás, dándole un acceso más fácil. —Así que la cosa de la lujuriaes… ¿qué? ¿No hay un gran trato ahora?—No. Ningún gran trato. —Él repite a la vez que se desliza debajo de mi camisa—.Podríamos deslizarnos al asiento trasero…—¡Jesús, Luc! Mi madre nos está mirando por la ventana justo ahora —dije, empujándololejos y bajando mi camisa—. ¿Por qué actúas tan raro?Él sonríe maliciosamente. —Me estás volviendo loco.—Muy bien, entonces vayamos a tu departamento.—Es un desastre en este momento. Alguien tiene algunos perros y ellos vaciaron la basura.Está hecho pedazos.—¿Qué? ¿Quién haría eso?—Sólo un viejo amigo. Nada de qué preocuparse. —Él dice con una sonrisatremendamente maliciosa, y, sólo por un segundo, estoy segura de que huele a huevospodridos—. Vayamos a otro lugar. Te quiero donde pueda volverte loca. —Me besa, duro yprofundo, después se desliza sobre el asiento y enciende el auto. Pone su mano en mi muslomientras sale de mi calle.Nosotros doblamos en la esquina First y Amistad, cerca del parque en el borde de mivecindario. Casi antes de que el auto se detuviera, él estaba sobre mí nuevamente. Miré a 317 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSmí alrededor y miré el parque casi vacío. La estructura de juego estaba abandonada, y laúltima de las mamas simplemente empujaba su carriola cruzando la calle en el rosadocrepúsculo.Me inclinó hacia el beso de Luc que quema tanto como su toqué, caliente sobre mi piel,erizando toda mi piel de gallina. Después de un largo y profundo beso, me empujo haciaatrás por aire, mi corazón martillea, y escuché su dulce susurro en mi oído. —Te quiero tantoque duele. —Me estremezco cuando él adentra sus manos debajo de mi camisa ydesengancha el cierre de mi sujetador. Mi mano roza su pecho y debajo de su camiseta—.Tú nunca te olvidarás de esto. Lo prometo —dice, y siento sus dedos quemar a través de mivientre hacia el botón de mis jeans.Y es entonces cuando notó que él está en llamas. Más caliente de lo que él ha estado enmucho tiempo. Mi respiración se detiene.—Espera —dije, agarrando su mano justo antes de que llegue a su destino—. Yo no sé dedónde viene esto. Tú has estado diciéndome durante semanas que no podemos llegarhasta aquí. Necesito pensarlo. —Pero es muy difícil pensar cuando él me ofrece lo quequiero más que nada.Por un instante juró que vi rabia oscureciendo su rostro antes de que se suavizara con unacalma perfecta. —¿Qué hay que pensar? Estoy casado de esperar, Frannie. Te quiero tantoque no puedo soportarlo más. Prometo hacerlo asombroso para ti. Las cosas que voy ahacerte… —Él resto se pierde cuando su caliente lengua se desliza en mi oído.No puedo concentrarme, pensando en las cosas que quiero que él me haga, pero lo quedijo antes todavía resuena en mi cabeza. No podemos hacer esto hasta que sepa si esseguro para ti. Tomo una respiración profunda y trato de conectar la ultima neuronaracional de mi cerebro a mi boca. —¿Qué ha cambiado, Luc?—Yo. Es seguro, lo sé. Soy humano ahora. Ellos no pueden llegar a nosotros.Quiero tanto creerle que duele, pero las neuronas del cerebro están luchando por serescuchadas. Empujó su mano lejos de donde trabaja en el botón de mi jeans. —Eso notiene ningún sentido. Tú dijiste que ahora estábamos en mayor peligro porque no puedesmirarlos venir. —Y todo lo que de pronto huelo nuevamente es huevos podridos. Oh, Dios,Azufre.¿Belias?Los ojos de Luc son llamas rojas, iluminando el auto oscuro. —Vamos, nena. Me estás 318 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSmatando. —Él dice. Siento como la gravedad simplemente se dobla y todo el oxígenoestuviera siendo succionado del planeta Tierra. Luc nunca me llamaría nena.¡Mierda! Belias. ¡Piensa!Escucho la voz de Gabe en mi cabeza: Sí alguna vez necesitas algo, tú sabes a dondevenir. Y aunque sé que es probablemente una mala señal que yo tenga tantas voces en micabeza que no son mías, por el momento, estoy bien con ello.—Sé donde podemos ir —dije, abrochando mi sujetador y tratando de no entrar enpánico—. Tenemos que ir a la casa de un amigo, solo a la vuelta de la esquina. La casaestá vacía. Estaremos totalmente solos. —Mi voz tiembla, y mi corazón trata de suicidarselanzándose sin tregua contra mi caja torácica.—Ahora estamos hablando. ¿Hacia dónde? —pregunta, poniendo en marcha el Shelby.—Toma a la izquierda aquí.Le indiqué dar la vuelta alrededor del vecindario, pasando Taylor y de nuevo por delantede mi casa, fingiendo estar perdida, antes de decidirme que hacer. Luego, conducimos porla casa con la enorme maceta de cactus que conservaba de Navidad y la oscilación delpórtico, dije: —Aquí. —Señalé la casa de Gabe.—Finalmente. Estaba comenzando a pensar que me estabas tomando el pelo.Este tipo estaba presionándome. —Sólo nos adentramos en la calzada.Me esforcé y me pregunté si hacia lo correcto. ¿Estoy poniendo Gabe en peligro? ¿Él sabráque esté no es el real Luc? Y mi gran pregunta, la única que me está comiendo viva—si estees Belias, ¿Dónde está Luc? La visión de su cuerpo sangrando en el suelo se mofa de mí, yregresa mi terror junto con el aumento de bilis subiendo a la parte posterior de mi garganta.Mientras salgo del auto, mi pánico se desliza hasta la desesperación. La casa está oscura.¿Qué pasa si Gabe no está aquí?Luc rodea el auto, agarrándome, y nosotros comenzamos el camino hacia la puertaprincipal. Es sólo entonces cuando me doy cuenta que no tengo una llave, y no puedoexactamente tocar, ya que se supone que la casa debe de estar vacía… 319 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Pienso que la puerta principal puede estar abierta —dije, esperando tener razón.Cuando llegamos a la puerta, miré que tengo más que razón. La puerta en realidad estaentreabierta, exponiendo la oscuridad en su interior.—Recuérdame nunca hacerlo sentado en tu casa —Luc resopló.—Si… bueno… —Mi mente estaba corriendo. Quizás Gabe tiene algo de oro o plata quepuedo usar.Él me empuja por la puerta y la cierra detrás de nosotros. Es de tono negro, y él tiene todosobre mí —las manos en todas partes. Cuando miro desesperadamente en la oscuridad, nonecesito verlo para recordar que todo es blanco. No hay oro, ni plata. No hay nada.—Vamos a encontrar una cama —dijo Luc en tono ronco en mi oído.—Um… tal vez arriba —dije lo suficientemente fuerte para que si alguien estuviera aquí meescuchara.Él me jala hacia la escalera, iluminada sólo por una inclinación de la fina luz de la lunacruzando la ventana de la sala, y un poco hacia abajo. Pero a medida que llegamos a labarandilla Luc se congela en seco y mira a su alrededor con cautela.—¿La casa de quién has dicho esto era?—Sólo un amigo.Él me mira con una mueca, y, cuando veo en la luz de la luna pálida, él se transforma en —algo. En solo unos segundos, él es imponente sobre mí, el calor me quema el cuerocabelludo donde él tomo un puñado de mi cabello. El hedor de cabello chamuscado yhuevo podrido es insoportable, haciendo mis ojos acuosos.Reflexivamente, me deje caer en cuclillas y moví una pierna hasta su pecho, pero él mesuspendió por mi cabello, por lo que mi equilibrio fallo y no tenía ninguna fuerza detrás de lapatada. Sin embargo, el crujido de sus huesos en mi pie es inconfundible. 320 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSCreo que la cosa está riéndose entre dientes —no era la reacción que esperaba— exceptoque sonaba ahogado y seco, casi como la tos.—¡Oh… fuego! —Él dijo en tono áspero—. Me gusta esto. —Luego él me arrastró una atrásde las escaleras—. Muy inteligente, mortal. Pero, mira, nosotros los demonios tenemos unsexto sentido. —Él se volvió y hablo en voz alta—. Es demasiado tarde, Gabriel.Me incorporé y le di otro golpe, esta vez en el brazo mientras me sostenía suspendida. Peroapenas y conecte. Él miró con lasciva hacia abajo, sacudiéndome por el cabello. —Estoantes era encantador, pero ahora se está volviendo molesto. Detente.Al igual que mi corazón hundido, la voz sinfónica de Gabe provenía de todas partes a lavez, un sonido envolvente. —Tú querrás dejarla ir, Beherit.Y entonces él está allí, en la parte superior de las escaleras, excepto que no puedo verlo.Todo lo que veo es una forma vaga que emana luz blanca intensa. Su resplandor iluminatoda la habitación, incluyendo el monstruo que me sostiene cautividad. Miro hacia arriba suhorrible rostro y me escucho a mi misma gemir mientras toda la sangre en mi cuerpo correfría al instante. No es Belias.Éste es más grande y de aspecto más desagradable, si eso es posible, y huele mucho peor—como si respirar no fuera ya bastante difícil a través de mis jadeos de pánico.—Gabriel, tú siempre has tenido un sentido del humor maravillosamente divertido. ¿Por quéiba a dejar que mi premio se fuera?—Por qué ella no es tu premio. Tú no tienes ningún derecho a ella. Su alma está limpia.—Hmm… Sí, Lucifer no me da mucho con que trabajar, ¿verdad? Él encontró estaasignación… un reto. —Él frunce el ceño hacia mí y ríe de nuevo como tosiendo.—Cayendo por amor. ¡Amor! —Él deja escapar un agudo grito de risa—. ¡Qué extraño eseso!—Sí, es una completa transformación, altera la vida incluso. Tú lo has escuchado, ¿el amorvence todo?—Bueno, al final, no venció nada, ¿verdad? Él está muerto y yo estoy sosteniendo elpremio. 321 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Muerto es relativo, ¿no lo crees?Mi corazón se elevó con el sonido de la voz de Luc. Pero a medida que giro hacia lacocina, como un adorno del árbol de Navidad que cuelga de una cuerda, mi corazón cae.Luc está cubierto de sangre, su camiseta hecha jirones y varios cortes profundos en elpecho, los hombros, y la mejilla derecha.—Oh, Dios mío —grito.—Tu Dios no puede salvarte de cualquiera —dice el monstruo con voz ronca y se ríe. Él melevanta a la altura de sus ojos desde mi cabello y siento que mi cabeza está saliéndose micuerpo.—Tú perteneces a otro equipo ahora.—Tú seriamente quieres reconsiderar eso, Beherit —dice Luc, caminando a través de lapuerta de la cocina hacia la sala.Beherit rió, un atronador bramido que sacude toda la casa. —¿Estás haciendo amenazas?¿Tú, un mortal medio-muerto sin contactos? —Él gruñe, bajando mis pies en el suelo, dondecontinúe colgando como una marioneta—. Voy a tratar contigo cuando termine con tupequeña mascota.Él me sacude por mi cabello.—Oh, no tengo contactos. Y es irónico que menciones mascotas… —La sonrisa de Luc haceque mi corazón chisporroteé, y siento mi brazo alzarse hasta él. Sus ojos taladraron los míos, yen la puerta detrás de él, miró cinco pares de grandes, brillantes ojos rojos mirando hacia amí desde la oscuridad de la cocina. Luc dio unos pasos hacia un lado al mismo instante quechasqueó los dedos, y tres descomunales perros negros, uno con tres cabezas, estallarondesde la puerta de la cocina, mostrando los dientes, y estuvieron sobre mí en menos de unlatido.Excepto, ellos no estaban sobre mí, están en él —la cosa que me sostenía.Y Luc también allí. Él tiene mi mano y me está gritando algo. Con el ruido de los perros y miconfusión, no entiendo de inmediato, pero luego entiendo. Él está diciendo: —¡Úsalo,Frannie! 322 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Déjame ir. —Sale como un gritó estrangulado y no pasa nada. Intento de nuevo—. ¡Tú nome quieres a mí! ¡Déjame ir! —digo más fuerte.Siento su control aflojar sobre mi cabello mientras él golpea a los perros con su otra mano.Luc esta estirando mi brazo. Los perros están en todas partes, mordiendo y gruñendo.—¡Tú no me quieres a mí! —grito. Me tiro a mi misma lejos de Beherit, dejando atrás unpuñado de cabello chamuscado, y Luc cruza conmigo la habitación. Uno de los perros mesigue, y me inclino, lista para lanzar una patada, pero Luc tira de mí hacia tras antes de quemi pie conecte con su hombro.—Realmente no quieres provocar a Barghes. Especialmente después de que él sólo salvónuestro lamentable trasero.—¿Barghest?—Un viejo amigo mío. Estuve en lo que podríamos llamar patrulla canina por un largotiempo, protegiendo las Puertas del Infierno. Barghest y yo fuimos muy cercanos durantecasi un milenio, a pesar de que le tomó un poco más de lo que yo había esperado que mereconociera con toda mi humanidad. —Él señalo las marcas de la garra en su pechosangrando.Barghest mueve su cabeza de un lado hacia otro mientras como que gimotea, después elgira y se sienta, su espalda hacia nosotros, y gruñe a la incursión en el fondo de la escalera.No puedo mirar mientras el perro tapa a Beherit, entonces me volteó de regreso a Luc ytrato de encontrar un punto donde pueda tocarlo.—¿Por qué no me ataca a mí también? —Pregunté, situándome en su lado derecho.—Les dije a ellos que no. —Sonríe otra vez—. Y mi talismán, tu sostén rojo, vino muy bien parael olor. Ahora es el trabajo Barghest protegerte.Me alejé de Luc y volví a mirar al perro sentado frente a mí, con los hombros a la mismaaltura que los míos. —¿Protégeme de qué?El rostro de Luc se oscureció por un momento. —Infierno —dice—. Y todo en él.Comienzo a regresar a su lado cuando siento algo cepillando a través de mi cabellosalvaje. Luc de repente retrocede y se inclina. —Ahhh. 323 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Luc? ¿Qué está mal?Él gruñe y mira a Beherit, con la cara retorcida de dolor y sus ojos brillantes de color rojo.Entonces veo el brillo de la empuñadura de una daga clavada en su hombro. Mientras Luclo saca, comprendo. De oro. La debilidad de Luc.El corazón palpitaba fuera de mi pecho, sobrecargado en adrenalina, giro hacia Beherit yveo a Gabe avanzando por las escaleras, envolviéndolo en luz blanca. Es casi como mirardentro de una nube durante una tormenta eléctrica. Pequeños parpadeos de relámpagosen la luz blanca. El pelo de mi cuerpo se eriza, y el olor del ozono es denso en el aire. Ycuando el rayo sale disparado de la palma de Gabe y golpea a Beherit, yo grito.La cara de Beherit se retuerce de dolor y sus gemidos rondan por la casa mientras los perroscontinúan atacándolo. Pero su atención se centra en Luc y en mí, y debajo del dolor hayuna mueca de triunfo.Mientras lo miro, congelada con miedo y rabia, otra daga de oro se materializa en la manode Beherit. Eso me saca del shock de mi estupor.—¡Detente! —grito—. Déjalo en paz a él. Él no te importa a ti más. —Di un paso haciadelante, entre él y Luc—. Iré contigo si le dejas en paz.Al mismo tiempo que Beherit ruge en señal de victoria, Luc agarra mi mano, todavíadoblado sobre sí mismo. Él mueve su cabeza, con los ojos muy abiertos y saltones mientras éltraga un agónico gemido. Los rizos de humo negro salen de la herida sangrante de la dagaen su hombro izquierdo. —No. Usa tu Sway.No puedo pensar. Ahogo un sollozo y giró hacia a Beherit. —¡Alto! —le grito otra vez, yBarghest gruñe. Me coloco frente a Luc y doy otro paso adelante—. ¡Deja a Luc solo! Irécontigo. ¡Sólo deja a Luc en paz! ¡Por favor!Mi corazón palpita mientras me muevo cruzando lentamente hacia las escaleras. Mi camisase rasga donde Bargheast trata de darme un bocado, pero me mantengo caminando. Laluz blanca de Gabe son destellos brillantes de advertencia pero lo ignoro y doy un pasopara alcanzar a Beherit.Beherit levanta la cabeza y ruge de nuevo. En el mismo instante siento las garras perforar lacarne de mi hombro, me agacho y me abalanzó sobre su mano, donde él todavía sostienela daga de oro. Agarró la daga, torciéndola alrededor, todavía en cuclillas, y saltóempujándola duro en su pecho. —¡Vete al infierno! —grito. 324 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSPero es ahogado por su grito, alto y prolongado, un sonido que no puedo imaginar cómono rompe mis tímpanos. Cuando toco el suelo, cierro los ojos y contengo la respiración, sinsaber que sensación será cuando él me mate.Aunque el grito de Beherit muere lejos, el intenso calor consume a través de mí. Pero enlugar de agonía siendo la serenidad establecerse sobre mí. Tal vez la muerte, incluso en lamano del diablo, no es tan mala después de todo.Pero entonces notó que el calor viene detrás de mí, y yo abro los ojos para encontrar aBarghest entre mí y Beherit, lagrimeo en el brazo de Beherit. Cuando me doy la vuelta, Lucesta allí, y no sólo sus ojos, su cuerpo es rojo brillante. Es su calor lo siento correr a través demí como si él me envolviera en un campo de protección.La luz de Gabe vuelve a parpadear, casi cegándome. Beherit chilla, y a través de lamirada, veo color negro y espeso proveniente de donde el puñal le atravesó su pecho,como zarcillos de humo espeso, aceitoso quemado envolviendo la parte superior de sucuerpo como una nube. Que se siente como la onda sónica de una bomba dando un pasohacia atrás, y cuando la luz de Gabe desaparece, todos los restos donde Beherit estaba esun silbido de humo negro y el olor de carne quemada y azufre. Él y los perros se han ido.Gabe baja las escaleras, su brillo disminuye a medida que viene, y ahora puedo ver laexpresión en su rostro. Angustia.—¿Gabe? —Él corre pasando junto a mí, y siento un oscuro miedo exprimir mi corazón,escucho un ruido detrás de mí. Me vuelvo hacia atrás para ver la imagen que he sidoincapaz de librarme desde que me desperté con ella en mi cabeza: Luc tendido en el suelo,bajo la sangre carmesí. 325 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 22 Rescate Traducido por: Gayanita Corregido por: Xhessii FrannieE l hospital es bastante frío y brillante y odio el olor. Pero no podía marcharme, incluso aunque nos dijeron que Luc, no iba a hacerlo. No puedo dejarle aquí. La única cosa, que me retiene aquí es Gabe. No me deja irme, con sus brazos alrededor de mí comoun capullo, incluso cuando me habían cosido mi hombro.—No, puedo —digo a través de mis lágrimas—. ¿Él era humano, porque Beherit se tomó tanmal las cosas del Infierno con él? Que no era nunca más Luc.Gabe tenía dolor y simpatía en su cara. —Le cambiaste físicamente, pero su fuerza paravivir, estaba atada al infierno. Ha estado así, durante siete milenios. Realmente no puedesepararse. Y al final, escogió ese otro lado de sí mismo. Él llamó al poder del infierno, parasalvarte.Pienso en Luc, en su calor y como brilló con su último poder para abrigarme en el campo ymi corazón se marchita hasta convertirse en una pelota pequeña y dura. Debería habersesalvado él no a mí.La gente anda por la sala del hospital, como cualquier otro día. Parece que no se acabó elmundo. ¿Cómo puede ser eso? El mundo debería caerse alrededor de nosotros. 326 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe pica el hombro, donde se ha ido la anestesia y puedo sentir el tirón del vendaje y lospuntos, pero ojalá fuera peor. Lamento que Beherit no me matara a mí. Entonces. Tal vezLuc y yo estaríamos juntos. Escondo mi cara entre mis manos y siento los brazos de Gaberodeándome y acercándome hacia su hombro. —Esto no puede estar pasando. Es todopor mí culpa.—Lo siento, Frannie.—Esto no es justo. Él era bueno. Lo sé. No pertenece al infierno.—No, estaba marcado hacia el infierno. No hay garantía para que fuera.—Pero dijiste, que Beherit le llevo de vuelta al infierno.—No, Frannie. Eso no lo sé.Tomé aliento —Significa, ¿que podría estar en el cielo?Él acarició mi cabello. —Es posible. Su alma mortal estaba limpia. LucEs tranquilo y blanco… y vacío. Un vacío. Justo como mi mente. Soy consciente de micuerpo, ojalá no pudiera verlo o sentirlo. No puedo ver nada. Estoy tranquilo y me dejollevar. Pero entonces, me llevan a través del tiempo y el espacio mareado con prisas al ReyLucifer. 327 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSCuando me pongo de pie y el vértigo se disipa, abro mis ojos, seguro que me encontraré enel alboroto. Pero en cambio, estoy al final de un pasillo largo y blanco que se decolora en ladistancia. En frente de mí, hay un par de puertas de madera balanceándose con unplástico desconchándose donde se leía LIMBO.Limbo. Donde van las almas inquietas después de morir para ser clasificadas.Así, que supongo que estoy muerto.La repentina sensación de que no volvería a ver a Frannie, tocarla, besarla me golpeó confuerza, tirándome hacia atrás sobre mis talones. Lucho para conseguir aire en mis pulmones,pero entonces recuerdo que no me hace falta respirar más. Estoy muerto.Pero Frannie no está muerta. Se salvó.Saber esto, me ayuda a aclarar mi cabeza. Frannie está a salvo. Sin mí, de todas formas sepegara a Gabe y estará bien. Eso es bueno. Podría ser la única forma en que la dejaría.Estará en mejores circunstancias ahora.Me encuentro empujando, a través de las puertas balanceadoras, hacia una habitacióninfinita. El techo es bajo, con el funcionamiento de adornos fluorescentes pero las paredesse extienden hacia la inconsciencia. En frente de mí, hay un viejo escritorio de madera convarias revistas esparcidas, sobre su superficie oscura y una señal escrita a mano el frente. Laescritura son garabatos descuidados en cursiva con rotulador negro y grueso y pone: TOMANÚMERO Y TOMA ASIENTO. Próximo a la señal, hay un dispensador de plástico rojo. Paso porel dispensador y miro más lejos del escritorio.Tan lejos como puedo ver ensanchándome hasta el infinito, hay filas de sillas negras deplástico, la mayoría ocupadas por el incontable número de almas, esperando paraescuchar su destino. Otras dan vueltas alrededor sin rumbo gimiendo y llorando por estarmuertos. Son todos sombras de color gris o beish, con algún toque de negro, bermellón uocre en el medio. 328 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Estas son almas que no fueron etiquetadas antes de morir, porque claramente no cayeron en un lado u otro. Me miro por primera vez, esperando la obsidiana 3 negra, pero en cambio encontré un blanco brillante con remolinos de zafiros azules y rosado crepúsculo. ¿Blanco? Miro fijamente, por unos minutos, entonces me recogen y me dan un número desde el dispensador. Arranco la etiqueta de papel y miro para ver un gran UNO en verde sellado sobre la hoja de papel dorada. Alzo la vista hacia el monitor encendido sobre el escritorio. Atendiendo a los números 64, 893, 394, 563, 172, 289, 516, ahora, menciona. Miro de nuevo mi número. —UNO. —Número uno, por favor acérquese a la oficina, número uno. —Escucho la voz monótona del andrógino 4 claramente, en mi cabeza pero el monitor no cambia. Y tal como me levanto de aquí, preguntándome dónde supuestamente estará la oficina número uno, una puerta tallada en madera se materializa delante de mí con un dorado y grande 1 pintado. Giré el pomo y empujé lentamente para abrir la puerta. Me encontré a mí mismo, entrando hacia delante. Me encuentro en una sala grande y brillante con escritorio inmenso caoba y una silla alta apoyada en el centro. La sala aparentemente parece para invitados. El olor reconfortante que provenía del nogal hasta un fuego alentador que quemaba sobre una gran chimenea detrás de la habitación. Cuero beige en los sofás y sillas estaban dispersos entre un gran número de estanterías. A través de un montón de libros esparcidos sobre una mesita para el café de color caoba, veo cerca de mí El Purgatorio de Dante y no puedo evitar reírme. Michael ha hecho su trabajo. Se gira de espaldas a mí cuando merodea el terreno a un lado de la chimenea vestido de blanco, resoplando con delicadeza en una inexistente brisa.3 Obsidiana: Piedra con poder de revelar los secretos del alma.4 Andrógino: Persona hermafrodita. Con rasgos que no corresponden a su sexo. Es decir, que no suena a ni a hombre ni amujer. 329 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMuy teatral.Se da la vuelta lentamente y se ríe, pero no hay calor en esa sonrisa. Tira de su perilla negray me estudia. Su pelo y piel oscura contrastan con sus ojos azul pálido haciendo queparezca que brillan dándole un look siniestro, para intimidar sin duda. Michael es conocidopor eso.—Bienvenido Lucifer. Al parecer el Todopoderoso, te ha puesto sobre la vía rápida. Yo tehabría hecho esperar. —Hizo gestos mirando hacia una cómoda silla de cuero frente a suescritorio—. Toma asiento.—No, gracias. Prefiero quedarme de pie. —He estado demasiado tiempo dando vueltas,para bajar la guardia alrededor de un Arcángel. Especialmente éste. Una eternidad dejuicios de paso le ha dado a él, un complejo de Dios.De cualquier forma, se es inocente hasta que se demuestre lo contrario, los conceptos sonlos mismos para el cielo que para la tierra también, y el limbo está bajo control del cielo.Expresamente de Michael. Pensarías que trabaja para favorecerse, pero él cree en elcontrol estricto de calidad, así que normalmente los números salen con ventaja hacia elinfierno.Tomé un paso hacia delante. —¿Cuál es el trato? ¿Por qué no estoy en el infierno?—Si, estás tan interesado en quemarte en el infierno para toda la eternidad, así será. Penséequivocadamente, que querrías discutir otras alternativas. —Agitó su mano con desdén y sedio la vuelta para ponerse tras su escritorio.Tragué mi orgullo, con un nudo en mi garganta. —Espera —le seguí hacia el escritorio y medeslicé hacia la silla de cuero—. ¿Qué alternativas? —Sus ojos se ablandaron con unaexpresión en su cara de diversión. 330 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Parece que hay alguien en el mundo mortal, que te quiere de vuelta. Esta bastantedesesperada, realmente. Es muy conmovedor. También resulta que es alguien que tieneuna cantidad justa de dominio, que al parecer alcanza hasta los seres celestiales porqueGabriel está teniendo dificultades para negarse.Doy vueltas a mi cabeza. ¿Es posible? ¿Podría Frannie tener suficiente poder para volvermea la vida? Nunca he escuchado nada de esto. Pero tampoco he escuchado que undemonio se convirtiera en humano…Con la mirada en su cara. ¿Sería una alternativa razonable?Termino mis reflexiones, encontrándome una sonrisa en mi cara y una lagrima bajando pormi mejilla. Las borro y miro fijamente a Michael. —¿Es posible?—Sí. Pero hay condiciones. Esto no es gratis.Mi corazón se hundió. Una trampa. Siempre hay alguna trampa. —¿Qué condiciones?—Lo que sabemos, es que Frannie te cambió. Su dominio es muy poderoso. —No lo dice,pero lo veo en sus ojos, que muy poderoso significa peligroso. Una mortal con dominio sobreotros mortales es una cosa. Pero una mortal con dominio de los seres del infierno y del cielo,es otra cosa. Está asustado por Frannie.Si leyó mis pensamientos, porque estoy seguro que lo hizo, montará en cólera. —Ella, tequiere a ti ahora y te tendrá haciéndote mortal. —Escupió la última palabra como si fueraalgo malo—. Lo que ninguno de nosotros sabe, es lo que te ocurrirá cuando no te quieramás. Los humanos después de todo, suelen ser bastantes volubles. —Una media sonrisasatisfecha y orgullosa atravesó su cara cuando escuchó, mientras consideraba que sé cuáles el dominio de Frannie, su amor, el que me cambió a mí, pero nunca me paré a pensarque ocurriría si sus sentimientos cambiaran. ¿Si, ella no me quería más, podría ser humano?¿Morir? ¿Volver como un demonio? 331 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Qué condiciones? —Pregunto de nuevo, con el corazón acongojado. No hace faltalevantarse, cuando está en mi cabeza.—Convencerla de que se perdone, para que Gabriel la cuele en el cielo.Sonaba bastante simple y era lo que quería que hiciera ella, todo este largo tiempo, perono pierdo la mirada en sus ojos, cuando lo está diciendo. Algo está vacilando en la lujuria yavaricia.—¿Que le pasará una vez sea etiquetada en el cielo?—Eso no te concierne —dice con desdén, agitando la mano.Salto de la silla. —No, parece el infierno. —Mis manos en su escritorio y me incliné hacia él—.Ella quiere vivir, si es etiquetada para el infierno, no estará viva. Será la marioneta del ReyLucifer. Dime que esto no pasará si esta etiquetada para el cielo.—No puedo decirte que ocurrirá, no es cosa mía.Mi voz tiembla, cuando lucho por contener mi rabia. —No te creo.Me mira fijamente y sacude su cabeza. —Pobre muchacho, chico eres patético. Túinterpretación aquí no sirve. Harás eso o te quemarás en el infierno.Me miré de nuevo. Blanco. No podía creer como era posible, pero estaba limpio. No negro.No gris. No rojo. Blanco. —¿Qué pecado me enviara al infierno? 332 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSu sonrisa es divertida pero con frustración escondida tras su cara. —Tú estás bromeando.No puedo leer sus pensamientos, pero sí sus ojos. Está siendo directo. Pongo mi voz mássuave y calmada, cuando le digo una mentira. —No me tienes que enviar de nuevo conFrannie, pero no puedes enviarme al abismo.Sus ojos rojos como el fuego unos segundos antes de que ponga sus puños, sobre elescritorio. En mis oídos su voz tan distinta, que parece como un trueno, pero en mi cabezaoigo las palabras dentro de un rugido. —Tal vez no, ¡pero puedo desear hacerlo!¿Podría ser el cielo, como vivir en el infierno? Si hay alguien que pueda hacer eso, seríaMichael. Pero es mejor que estar viviendo en el infierno sino no está Frannie. Antes de mirarhacia los ojos de Michael, tenía que pensar que era una buena opción para que Frannieestuviera etiquetada al cielo. Normalmente no maltratan a los suyos y con Gabrielcuidándola…No, estoy muy seguro ahora. Es la única oportunidad en la vida de Frannie si permanece sinetiquetar.Gabriel no la traicionaría… ¿Lo haría? —Bien. Es el abismo.El impacto extendió más, sus amplios sus ojos. Aparentemente, ésa no era la contestaciónque esperaba. Olvidó espiar mis pensamientos y sé fió de quien no debía. —No creo queme entiendas. No lo estás haciendo. Te estoy dando una segunda oportunidad paracambiar. Deberías estar agradecido.—No creo en segundas oportunidades. —Me giré y caminé hacia la puerta. Con un portazoa través de ella, mientras que Michael apagaba sus gruñidos, todo tranquilo y blanco. Estoya la deriva de nuevo. Si la nada es el cielo, habría hecho la elección equivocada. No estoyseguro, que pueda ir a la deriva durante toda la eternidad. Pero luego, con la imagen delos ojos zafiros de Frannie, ya no estoy más a la deriva. Estoy volando. Escucho a Franniereírse, huelo el olor a clavo y a grosellas de su alma, que se siente tan real, como si estuvieraaquí conmigo. Y entonces, mi esencia da vueltas y se funde con la suya. 333 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEsto es el Cielo. FrannieEn mi sueño, Luc y yo estamos bailando bajo las estrellas, dando vueltas, riendo pareciendojuntos como una sola persona, compartiendo un cuerpo. Le siento por todas partes, pordentro y por fuera. Su tacto es como el cielo y escucho mis gemidos. Quiero estar cerca deél, para siempre y morir aquí entre sus brazos.—¿Frannie? —La voz suave de Gabriel en mi oído. Así como abro mis ojos y se ajustan a laluz fuerte, tomo un segundo para orientarme. Nosotros aún estamos esperando en lahabitación del hospital y estoy mecida sobre el pecho de Gabe—. Hey, Frannie despierta —dice suavizando con su mano mi pelo quemado y enredado. El ardor en mi hombro y elrevelador olor de pelo chamuscado que confirma que no era todo tan real, como un malsueño.—¿Frannie? —dice de nuevo.—Hey, estoy despierta. ¿Podemos irnos a casa? ¿Por favor? —le digo en su pecho, cuandonoto que me pican los ojos inflamados con mis lágrimas.—Hey —dice Gabe y sentí su dedo por debajo de mi barbilla, levantándome mi cara paramirarle. Cuando miro en su cara, está sonriendo y el dolor desapareció de sus ojos azulbrillante.—¿Qué? —pregunté—. ¿Qué pasó? —Miré a un sonriente doctor con su bata verde dehospital.—Tú amigo está fuera de peligro —dice el doctor—. No puedo explicarlo realmente, pareceun milagro. Le resucitaron en la ambulancia, pero estaba en baja forma cuando llegó aquí. 334 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSLe perdimos durante un buen rato, en la mesa de operaciones, pero fuimos capaces detraerle de nuevo. Realmente no debería haber sobrevivido…—Pues… ¿Qué está diciendo? —Mi voz desesperada sonó claramente.—Parece que va a estar bien. Lo sabremos seguro en las próximas horas… sigan rezando.Mi corazón explota en millones de trozos y empiezo a hiperventilar.Las lágrimas me bajan hasta mis mejillas cuando me esfuerzo por respirar y entierro mi caraentre mis manos. —Oh, Dios mío, Luc. 335 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Capítulo 23 En un Ala y una Oración Traducido por Sheilita Belikov Corregido por Xhessii FrannieF inalmente me dejaron ver a Luc ésta mañana, pero no me atrevo siquiera a mirarlo. Porque, después de todo, sé lo que tiene que suceder, y he pasado los últimos dos días agonizando por ello. Miro absortamente a través de la ventana la neblina quecae afuera, haciendo que todo se vea vaporoso y fantasmal. Sé que debería decir algo,pero no me fío de mi voz. Inhalo una respiración profunda y trato de concentrarme en loque tengo que hacer.Apoyo mi frente en el cristal. —¿El médico no dijo que encontró algo… raro cuando teexaminó?—No.—Así que, ¿supongo que eso significa que ahora eres humano?—Supongo que sí. 336 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo puedo respirar. Tengo que salir de aquí. Avanzo hacia la puerta sin darme la vuelta. —Probablemente debería irme.—Frannie, habla conmigo. —Su voz, llena de desesperación, me detiene en seco.Levanto mi mano a mi cara, tratando de borrar la evidencia de mis lágrimas. Me girolentamente hacia él, y su expresión casi me mata.¿Cómo puedo hacer esto? No soy lo suficientemente fuerte. Bajo mi mirada al suelo.Él extiende su mano hacia mí, y no puedo evitarlo. Me acerco a la cama y me siento en elborde. Ante su tacto, mi corazón se acelera, pero todavía no lo miro.—Dime lo que estás pensando —dice, y siento mis ojos llenándose de lágrimas otra vez.—Pienso que no debemos estar juntos. Soy mala para ti.Él exhala un gran suspiro. Cuando habla, ni siquiera trata de ocultar la risa en su voz. —¿Tú?¿Tú eres mala para mí?No puedo creer que se esté burlando de mí, tomando a la ligera todo esto. La ira seenciende muy dentro de mí, y la escucho en mi voz. Despego mi mirada de las mantas y lomiro furiosamente. —Casi te mate. Eras inmortal y te quite eso. Habrías vivido eternamente sino fuera por mí.—Vivir eternamente no es tan fantástico como lo pintan. La parte de eternamente que hevivido es suficiente.—Eso dices. —Vuelvo mi cabeza, tratando de despejarla y recomponerme. 337 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSExtiende su mano hacia mi mejilla y me voltea para estar de cara a él. —Frannie, mírame. —Mis ojos de mala gana se deslizan a los suyos—. Por éste sentimiento —golpea suavementesu mano libre en su pecho—, no he sacrificado nada. Diría que mi inmortalidad era unpequeño precio a pagar, pero no me siento como si hubiera pagado algo. Me siento comosi me hubieran pagado con la cosa más valiosa que cualquier persona podría desear. —Una lágrima se desliza sobre mis pestañas, y él la enjuga—. Tú me amas. ¿Qué más podríapedir?Siento lágrimas calientes en mi mejilla cuando me inclino a besarlo.—No se preocupen por mí ni nada. —Y de la nada, literalmente, Gabe está sentado en lasilla debajo de la ventana, luciendo todo angelical.Luc lo mira por encima de mi hombro. —Es realmente necesario que dejes de hacer eso.¿Tu madre nunca te dijo que es de mala educación no tocar?Pero entonces lo entiendo. Sé lo que tiene que suceder. Me pongo de pie de un salto,sintiéndome mil veces más ligera, y me acerco a Gabe. Lo agarro de la mano y lo levantode la silla. —Tenemos que hablar.Lo arrastro hacia la puerta mientras Luc observa con diversión interesada en su rostro, ynosotros encontramos un banco en el pasillo. Me siento con los codos en las rodillas,apoyando la frente en mis manos.El jaleo en el hospital es genérico y me enfoco en eso para reducir el zumbido dandovueltas en mi cabeza. Enrollo mi cabello en mis dedos y me quedo mirando el suelo entremis pies. —Me quieres etiquetar para el Cielo.—Sí —dice Gabe. 338 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Y van a dejar de venir por mí si lo haces.—Con el tiempo.—Pero tengo que perdonarme a mí misma.—Sí.Levanté la cabeza de mis manos, sorprendida por lo ligera que se siente. —Voy a cerrar eltrato —le digo, levantando el ancla de mi corazón. ***Gabe se reclina en el banco y me sonríe mientras entro de nuevo a la habitación de Luc.Me deslizo sobre el borde de su cama, y él entrecierra los ojos mientras entrelaza sus dedoscon los míos. —¿Qué fue todo eso? —No puede ocultar los celos en su voz.—Nada —le digo.Suelta mi mano y sus ojos buscan los míos.Pasé un dedo por su mejilla, delineando el vendaje en su rostro, y él se estremece. Exhala unsuspiro y extiende su mano a mi cara. —Sabes, cuando te dije que usaras tu Influencia conBeherit, me refería a salvarte a ti misma, no a mí.Presioné mi mejilla en su mano. —No podía pensar. Sólo… sabía lo que quería. 339 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMe atrae para un beso, pero justo cuando nuestros labios se tocan, hay un golpe en lapuerta. Él me sujeta por el cuello cuando intento retroceder, y terminamos nuestro beso.Luego sonríe y grita: —¡Adelante!La puerta se abre. Gabe sonríe, todo orgulloso de sí mismo por tocar. —¡Cuidado! —dice, y,con un movimiento de su muñeca, un objeto de plata brillante en una cadena atraviesa lahabitación.Luc lo agarra en el aire antes de que golpee su cara. —Gracias —le dice a Gabe.Gabe se recarga en el marco de la puerta. —No soy tu mandadero. La próxima vez quenecesites algo, consíguelo tú mismo.Miro el objeto en la mano de Luc. Es un crucifijo; más grande que el anterior y con unextremo puntiagudo.—Tenía esto para ti… ésa noche. —Sonríe débilmente—. Pero creo que logré ser dejado unpoco de lado antes de que pudiera dártelo. —Pliega el crucifijo en mi mano.Gabe deambula en la habitación. —Te vas a casa mañana.Me aparto de Luc y miro a Gabe. —¿Cómo lo sabes?Me lanza una mirada sardónica y vuelve encorvado a la silla debajo de la ventana.—Gabriel… —La cara de Luc pasa de frustración a ira y finalmente parece asentarse enconfusión—. ¿Cómo…? —pregunta. 340 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—La decisión ya estaba tomada. Nunca dependió de Michael. —Me lanza una mirada y susojos brillan—. Ella lo quiso, y tú lo obtuviste. —Luego mira de nuevo a Luc, con expresiónseria—. Además, necesitamos tu ayuda.Luc inclina la cabeza hacia él. —Gracias.Él curva su boca en una media sonrisa. —No fue mi decisión tampoco. Lo has impresionadoa Él. —Sus ojos se trasladan hacia el techo.Miré de Luc a Gabe y de vuelta, confundida. —¿De qué están hablando?Luc me sonríe. —Tienes a los Arcángeles temblando en sus botas.Ésa fue una respuesta muy poco útil.Gabe se levanta de su silla y viene al lado de la cama, poniendo su mano sobre mi hombro.—Digamos que hubo un poco de disensión en las filas, ahora solamente tenemos quearreglarlo. —Él mira a Luc—. ¿Cómo te sientes?Luc muestra su sonrisa victoriosa y me aprieta la mano. —Invencible.—Bueno, sólo recuerda que ya no lo eres, así que si quieres estar alrededor para cuidar deFrannie, despreocupación temeraria no es tu mejor estrategia.Luc pone los ojos en blanco.Gabe sonríe, deslumbrándome. —Sí, eso es lo que pensé que ibas a decir, así que recluté unpoco de ayuda. Está recién salido de formación, apenas ayer, en realidad, pero no haynadie mejor para el trabajo. 341 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Hola Frannie. —La voz es musical, como la de Gabe pero diferente. Es de alguna maneramás suave. Me doy vuelta y, al otro lado de la habitación, hay un chico, tal vez dediecisiete, estatura mediana, con rizos rubios rojizos, ojos azul celeste, y la cara de…bueno… un Ángel. Está recostado contra la pared, con las manos en los bolsillos de suspantalones vaqueros, sonriéndome.Todo el aire es extraído de mí y mis piernas de repente se vuelven débiles. —¿Matt? —Apenas puedo lograr que salga la palabra. Él luce tal como la imagen de mi cabeza, de laforma en la que imaginaba que se vería si aún estuviera vivo.Él sonríe y el resplandor hace escocer mis retinas. —En carne y hueso, más o menos.Me vuelvo hacia Gabe. —Yo no… —Pero no puedo formar el resto del pensamiento.Matt se ríe, un sonido como de campanas de viento. —Soy tu ángel guardián. —Se ríe denuevo—. ¿Te lo hubieras imaginado cuando estaba pegándote chicle en el pelo yrobándote tu bicicleta?Mis piernas temblorosas empiezan a moverse, llevándome a través de la habitación. Sientolágrimas comenzando a deslizarse por mis mejillas, pero no puedo hacer nada al respecto.Ni siquiera puedo empezar a conciliar las emociones zumbando a través de mí. Pero amedida que llego a él, es la culpa la que encuentra una voz. No puedo mirarlo a los ojos.—Oh, Dios mío… Matt, lo siento.Él envuelve un brazo alrededor de mí y me atrae a su hombro. —No hay nada que sentir,Frannie. Tienes que dejarlo ir.—No puedo. —Miro a Gabe, cuyos ojos perforan un agujero a través de mí. Casi puedosentirlo hurgando en mi cabeza, buscando las respuestas. 342 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Tienes que hacerlo, o no tiene sentido que esté aquí. —Le dispara una mirada a Luc.Todas mis entrañas son gelatina y mi cabeza se siente llena de algodón. No puedo pensar.Pero entonces un pensamiento se asoma entre la niebla. —Mamá y papá. ¡Oh, Dios mío!¡Ellos se van a morir cuando te vean! —Mi aliento se queda atrapado cuando me doycuenta de lo que acabo de decir—. Quiero decir…Matt me atrae a su hombro de nuevo. —No, Frannie. Ellos no pueden saber. Nadie puede.—¿Por qué?—Así es como es. Tenemos estrictamente prohibido mostrarnos a cualquier persona que nosconoció. Sobre todo la familia.Aparto mi cara de su hombro. —Yo te conocía.Él mira a Gabe. —Se hizo una excepción debido a circunstancias atenuantes —dice convoz baja y solemne.Miro hacia arriba y Gabe está sacudiendo la cabeza.Sonrío, pero entonces estoy llorando de nuevo. —Así que te maté, ¿pero soy la única que terecupera? ¿Cómo es eso justo?—No tengo idea de qué decir para hacerte ver que no fue tu culpa. 343 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Pero fue mi culpa. —Sollozo contra su camiseta, embarrando mocos sobre él—. Yo estuveallí, ¿recuerdas? ¿La que te jaló la pierna y te tiró del árbol?—Sabes que ya no puedo mentir, ¿verdad? No fue tu culpa. Tienes que creer eso.Empiezo a sentirme muy mareada cuando mi garganta se cierra. Lo suelto y coloco mismanos sobre mis rodillas, tratando de aspirar aire hacia mis pulmones que sufren un colapso.—¡Consigue una enfermera! —dice Luc, y lo escucho forcejeando con el soporte de laintravenosa.Pero luego huelo la nieve de verano y siento los brazos de Gabe alrededor de mí. —Frannie,respira —dice, su aliento fresco en mi oído.Me estremezco y me aprieto contra él.—Lento y pausado —susurra.Y descubro que él tiene razón. Si respiro lentamente, puedo obtener un poco de aire. Lasestrellas bailando en frente de mis ojos comienzan a desvanecerse.Me enderezo y Gabe me suelta. Me quedo mirando a Matt, limpiándome la nariz en mimanga. No puedo creer esto. He querido tanto que volviera, y aquí está. Me lanzo contra supecho de nuevo y envuelvo mis brazos alrededor de él, decidida a nunca dejarlo ir. —Oh,Dios mío.Él sonríe. —Todo va a estar bien, Frannie. En serio. 344 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSu sonrisa es contagiosa. Me sorbo la nariz y le devuelvo la sonrisa a través de mis lágrimas.—¿Por qué te ves de diecisiete o cómo pensé que te verías a los diecisiete? ¿Cómo es queya no te ves de siete?Su sonrisa se ensancha. —Camuflaje. Habrá ocasiones en las que tendré que ser visible, y unniño de siete años siguiéndote a todos lados sería bastante estúpido, ¿no te parece?—Supongo.Luc se aclara la garganta ruidosamente. Una sonrisa tonta se extiende en mi cara mientrasacerco a Matt a su cama. —Así que, Matt, te presento a Luc. Luc, Matt.Luc arruga la frente, luego sus ojos se abren mucho. —Eras tú… en la fiesta de graduación,con Belias.Él mira a Luc sin sonreír. —Esa fue mi prueba de campo.—¿Supongo que pasaste?Matt se le queda mirando. —Por supuesto. —Se vuelve hacia mí—. Bueno, no voy a estartodo el tiempo cerca. —Sus ojos se estrechan y pasan brevemente por Luc—. Porque habrácosas que ustedes hagan que realmente no querré ver. Pero si me necesitas, allí estaré.Luc le tiende la mano a Matt. —Estamos felices por el respaldo.Él sólo ve la mano de Luc, su expresión rayando en repulsión.De repente, la alegría que sentí se ha ido. Miro entre ellos, tratando de entender lo queacaba de suceder, mientras Luc deja caer su mano. 345 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—No trates de ser un héroe, Lucifer —dice Gabe para romper el incómodo silencio. Él clavauna dura mirada en Luc—. Si necesitas ayuda, pídela.Luc lo fulmina con la mirada. —Sí, madre.Él sonríe. —Hablando de madres, tienes algunos visitantes.Y justo en ese momento, alguien toca la puerta. Matt se desvanece cuando se abre, y esalgo bueno, porque mamá y papá están allí, con una bolsa de McDonalds en la mano.—Un regalo caído del cielo —Luc murmura, y luego hace una mueca—. La comida dehospital es un gusto adquirido. ***Me las arreglé para escabullirme del retiro de la iglesia en el que mi familia está porquetodavía me estoy recuperando del "ataque de un perro".En cambio, puedo explorar mi clóset, decidiendo lo que voy a necesitar en Los Ángeles, ymirar a Luc, que está parado cerca de mi tocador. Ha estado fuera del hospital duranteuna semana y la mayoría de los vendajes se fueron. Una cicatriz rojo sangre serpentea porsu cara justo desde debajo de la esquina exterior de su ojo derecho hasta la mitad de sumejilla. Oscuro y peligroso, está ahora marcado y es sexy. Mmm… delicioso.—¿Vas a llevarte esto? —pregunta con una ceja levantada, el tirante de mi sostén deencaje negro está alrededor de su dedo.—Probablemente. Necesito algo para excitar a los chicos de UCLA. 346 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSu rostro se oscurece cuando lo mete de nuevo en mi cajón.—Por supuesto, si vienes conmigo, no tendré tiempo para ninguno de esos chicos sinimportancia. —Trato de parecer casual cuando me acerco y lo estrecho en mis brazos,pero estoy en cierto modo tensa.Su expresión se despeja cuando me recoge el pelo en una coleta. —¿Dónde más estaría?Exhalo un suspiro nervioso. —Entonces, ¿vendrás a Los Ángeles?—Me gustaría ver que intentes detenerme —dice con su sonrisa maliciosa.A mí alrededor miro las paredes empapeladas, y por primera vez entiendo cuanto voy aextrañar mi casa. Pero de lo que también me doy cuenta en éste instante es que cualquierlugar con Luc es casa. —¿Qué vas a hacer cuando lleguemos allí?—Tal vez tomar una clase o dos… conseguir un trabajo. —Se encoge de hombros—. Lo quesea.—Con siete mil años de experiencia laboral, debes ser capaz de encontrar algo.Él esboza una sonrisa. —No creo que haya demasiadas vacantes en condenar almas alInfierno.Le devuelvo la sonrisa. —Es Los Ángeles. Es posible que te sorprendan. 347 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSSe ríe pero luego se pone totalmente serio y me abraza más fuerte. —Realmente no estoyseguro de que esto sea una gran idea. Sabes que todo esto no ha terminado. Si el ReyLucifer lo dejó vivir, Beherit enviara a alguien más, o volverá él mismo ahora que es personal.—Se frota la barbilla con su pulgar—. Tú realmente pudiste haberlo matado, Frannie. Por sureacción parecía que el oro era su debilidad. Esa daga en su corazón de azufre… difícil dedecir.No estoy segura de cómo me siento con respecto a eso. Me aparto y miro a Luc, tratandode librarme de la repentina ola de culpa. —Así que si eso es cierto, según tú, ahora estoyseguramente etiquetada para el Infierno.Sus ojos brillan, y al instante se pone pálido. —¿De qué estás hablando?—Si lo maté, soy como Tom. Dijiste que sin circunstancias atenuantes. Directamente alInfierno. Sin pasar por la Salida, sin cobrar doscientos dólares.La incertidumbre nubla sus ojos. —Fue en defensa propia. Y matar a un demonio esdiferente —dice, como si estuviera experimentando para ver si eso suena bien.—¿Ahora estás haciendo excepciones? Eres un hipócrita.Su rostro se endurece en un ceño resuelto. Como si él pudiera hacer que sea así por purafuerza de voluntad, dice: —No estás etiquetada para el Infierno.Cuando no digo nada, se vuelve hacia la ventana, su rostro sombrío y melancólico. Él mirafijamente a la nada y dice: —Esta es mi culpa. Nunca debí haber venido aquí.—Hubieran enviado a alguien más, a alguien como Belias. 348 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl niega lentamente con la cabeza y se vuelve de nuevo para mirarme a los ojos. —Él nuncate hubiera encontrado.Pero Luc lo hizo. Hemos estado conectados desde el principio. Me aprieto contra él y meenvuelve en sus brazos.—Sólo quiero mantenerte a salvo —susurra en mi cabello—. Gabriel y Matt pueden hacereso mejor que yo.—Me siento segura aquí —le digo, todavía acurrucada contra él.—No podemos hacer esto por nuestra cuenta, Frannie. Vamos a necesitar la ayuda deGabriel y Matt. Especialmente si insistes en ir a Los Ángeles.Me aparto de nuevo y lo miro. —Muy bien, así que si ir a Los Ángeles no es una buena idea,¿qué sugieres que hagamos?—Sólo deberíamos irnos. Encontrar un lugar para escondernos. —Ese brillo malvado está devuelta en sus ojos, y el indicio de una sonrisa curva sus labios—. Tal vez comprar alguna islatropical desierta en alguna parte… sólo nosotros, con ropa opcional.Me río, gustándome un poco como suena eso. —Yo podría vivir con eso, pero tú eres el quedijo que nos pueden encontrar en cualquier lugar.Se ve optimista. —Eso fue antes. ¿Te diste cuenta? Beherit no sabía que yo estaba en lacasa de Gabriel esa noche. No debería haber sido capaz de sorprenderlo, y tenía los perrosconmigo, así que mi Escudo los escondió también. Con la ayuda de Matt, esto podríafuncionar. —Piensa por un momento, luego sonríe—. Y supongo que Los Ángeles es tanbuen lugar para perderse como cualquier otro. 349 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEspero que tenga razón, pero en este momento todo lo que quiero hacer es perderme a mímisma en él. Me presiono más contra su cuerpo y entierro mi cara en su pecho. —Te amo.—Lo sé. Eso es lo único que me salvó. Eres mi redención. —Él se inclina y me besa.Miro sus ojos perfectos y paso mi dedo suavemente por la cicatriz en su mejilla. Él cierra losojos y se estremece, luego suspira. Me aprieto más contra él, sabiendo lo que quiero. —Hazeso otra vez.Él sonríe y abre los ojos, pero su frente se arruga. —No creo que pueda.Me estiro sobre mis puntillas, enlazo mis brazos alrededor de su cuello y lo atraigo a un beso.—Inténtalo —susurro en sus labios, con ganas de volver a sentirme muy cerca de él.Cierra los ojos, respira profundamente y se inclina sobre mí, besándome profundamente.Después de un minuto se aleja. —No puedo. Mi esencia ahora es humana, un alma. Nopuedo dejar mi cuerpo mientras esté vivo. —Pero no parece decepcionado. Él estasonriendo.Mi pulso se acelera y siento un hormigueo eléctrico recorrer todo mi cuerpo, despertandocada célula. —Así que… esto significa que podemos…Sus ojos son profundos pozos negros cuando él baja la mirada a los míos, y te juro quepuedo ver su alma. Luego brillan y él asiente. Se inclina para besarme, y, a medida que noshundimos en las sábanas, entrelazados, sé que esto no puede ser incorrecto. Luc 350 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo sabía que era posible sentirse así. La beso y siento a mi nuevo corazón de carne y huesoensancharse hasta salirse de mi pecho, llenándome de indescriptible felicidad.Podemos estar juntos, realmente juntos.Sus manos comienzan a tomar el botón de mis jeans, y deseo la habilidad de quitarmágicamente nuestra ropa.Pero esa era mi antigua vida. No… no una vida en absoluto. Sólo una existencia. Envuelvomis brazos alrededor de Frannie y la atraigo más cerca de mí. Esto es vivir.Me echo hacia atrás y la miro, seguro de que nunca he visto nada tan hermoso. Ella cierralos ojos mientras paso un dedo a lo largo de su ceja y por su nariz, pero justo cuando midedo llega a sus labios, sus ojos se abren y sus facciones se distorsionan en dolor. —¡NO! —dice jadeando, y irguiéndose de golpe. Siento su terror como si fuera mío.Su cara está pálida cuando se da la vuelta y vomita en el bote de basura junto a la cama.Se sienta y se abraza las rodillas contra el pecho. —Yo... —Su voz es apenas audible.Me levanto y me siento a su lado. —¿Qué es? ¿Qué viste?—Él viene —dice ella, con la voz estrangulada. Luego sale rápidamente de la cama,poniéndose su camisa.—¿Quién? —digo, luchando por mantener el ritmo. Deslizo mis pies en el suelo y abrochó elbotón de mis jeans—. ¿Quién viene, Frannie?La habitación comienza a girar, y entonces Gabriel está aquí, toda pretensión humana seha ido. Está flotando cerca del piso en su larga túnica blanca, y veo el terror de Franniereflejado en sus ojos. 351 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMatt aparece junto a él. —Él viene.Y entonces, como una bola de demolición, una fuerza invisible golpea a Frannie,levantándola del suelo y tirándola con fuerza contra la pared. Matt se lanza hacia ella, peroes demasiado tarde. Ella cae en un montón en el suelo.—¡Frannie! —Mis piernas me llevan a través de la habitación y sobre su forma arrugada enun instante, y cuando la estrecho en mis brazos, veo el vapor que comienza a elevarse desu piel. Ella está a mil grados—. ¡Frannie! —vuelvo a decir, sacudiéndola. Entonces ella abrelos ojos y lo entiendo.Son de color rojo brillante.—Lucifer —dice ella con una voz que es suya pero no—, ¿quién tiene el premio ahora?—¡No! —Oigo mi voz como si viniera de muy lejos cuando la rabia casi me rompe por lamitad.—¡Beherit! —La voz de Gabriel vibra a través de mí—. No puedes hacer esto. No tienesninguna reclamación.—Oh, pero puedo… lo estoy haciendo, en realidad. —Los labios de Frannie se mueven enuna sonrisa siniestra—. Tengo órdenes especiales de Él mismo Rey. Todo se vale.Sostengo a Frannie y, cuando miro esos ojos brillantes, sé que el juego ha terminado. Si elRey Lucifer la quiere tanto que está dispuesto a dejar de lado todas las reglas, no estoyseguro de que incluso el Todopoderoso pueda salvarla. 352 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSNo puedo darme por vencido.Miro el crucifijo colgando de la cadena alrededor de su cuello. De oro. Lo jalo bruscamentede su cuello y lo levanto por encima de ella.Pero Matt agarra mi muñeca. Él me mira y arranca el crucifijo de mi agarre. Y tiene razón. Lopuedo usar para expulsar a Beherit, pero ¿a qué costo?Ella empieza a soltarse de mí, y se lo permito. Pero entonces, por instinto, alcanzo su mano,sosteniéndola en un apretón de muerte. Frannie está todavía aquí, y una desesperadaparte de mí necesita mantenerse unida. Ella se pone de pie, pareciendo más alta, y se da lavuelta para mirarme a los ojos.—Qué curioso, Lucifer. Pero ustedes dos han pasado por mucho la etapa de tomarse de lamano, ¿no te parece? —Agarra mi cara y me atrae a un duro beso. Pero no es Frannie, esBeherit, y siento zarcillos de su esencia comenzando a abrirse camino a través de mis labios.Cuando me retiro, ella jadea con fuerza y arruga tensamente la cara cuando un ahogado"no" se abre camino desde sus profundidades. Gabriel la saca rápidamente de mis brazos yla toma en los suyos. Él la acuna en un brazo y dibuja un círculo en su frente con el dedoíndice de la otra mientras le susurra algo que no puedo entender.Sus ojos se abren, siguen de un rojo brillante, y su rostro se arruga en una mueca. —Buenasuerte con eso, Gabriel.Tan estúpido como esto sea, me encuentro celoso de que Gabriel realmente pueda haceralgo más que sólo estar aquí mirando, y tengo que luchar contra el impulso de arrancarlade sus brazos.—Una luchadora, ésta —dice ella con voz forzada que distintivamente no es la suya. 353 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Lucha contra él, Frannie —digo, tratando de alcanzar su mano.Su cara se frunce con esfuerzo. —Quiero que te vayas. —Su voz es poco más que un susurro,pero es la suya. Su cuerpo se retuerce en los brazos de Gabriel. Él la pone en la cama, y yola toma en mis brazos, enviándole toda mi fuerza.—Eso es, Frannie —dice Gabriel—. Tú tienes el poder. Úsalo.El torrente de esperanza me abruma. Influencia. Frannie tiene Influencia. Si ella lucha, si loquiere lo suficiente…—No quieres estar aquí. —Su voz es más fuerte, y cuando sus ojos se abren, sólo hay uncírculo brillante alrededor del iris—. Tú no… me quieres —ella dice con un gruñido.Ella continúa retorciéndose con la lucha interna por el control y luego repentinamente sequeda quieta, como si uno de ellos hubiera abandonado la lucha. Miro sus ojos, lleno depánico casi hasta el punto de locura. —¿Frannie?Sus ojos se ponen en blanco por un momento, y un gemido se inicia desde muy dentro deella, creciendo en intensidad. Su cara se pone roja y sus ojos sobresalen. Hay un destello deenergía roja, y ella da una sacudida y luego se vuelve lánguida.Respirando de nuevo pánico, la acuno contra mi pecho. —¿Frannie? ¿Me oyes? —Finalmente me mira con ojos azul claro, todavía asustada, pero lúcida.—Se ha ido —dice con una sonrisa cansada. Tomo unas cuantas respiraciones profundaspara ralentizar el martilleo de mi corazón y luego me inclino y la beso. 354 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS FrannieAprieto la mano de Luc en donde está sentado a mi lado mientras estoy acostada en lacama.—Lo hiciste bien. Tu Influencia es cada vez más fuerte —dice.Todavía estoy temblando y me castañean los dientes. —¿Por qué sólo puedo recordar unpoco de lo que pasó?—Sólo puedes recordar las partes cuando tenías el control.—Me siento como si alguien hubiera pasado por encima de mí con un autobús. ¿Por qué nose siente así contigo?—Bueno, yo no te levanto y te tiro contra la pared, para empezar —dice Luc. Él y Gabeintercambian una mirada, y Luc le dispara una sonrisa vengativa—. Pero supongo que esdiferente cuando has invitado al demonio a entrar.Matt se deja caer en la silla del escritorio y mira a Luc.Gabe me mira con una sonrisa triste. Me encojo de hombros sin saber qué decir, peroentonces un escalofrío me sacude de nuevo y siento náuseas. De la nada las lágrimascomienzan, y soy incapaz de detenerlas. —Yo no voy a tener una vida, ¿verdad? —digoentre sollozos.Luc me estrecha con fuerza entre sus brazos, pero no contesta. 355 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSGabe está de pie en mi puerta y me mira fijamente. —Nadie conoce el futuro, Frannie. Todolo que sucede cambia todo lo demás. Pero el acuerdo es, que eres valiosa para amboslados. La posibilidad de que serás capaz de salir de esto sin ser etiquetada no es mucha. Yuna vez que estés etiquetada, en cualquier dirección, puedes ser manipulada. Obviamenteno estoy siendo muy objetivo, pero si alguien fuera a zarandearme, preferiría que no fuera elInfierno.Mi corazón está tan pesado. Sé lo que tiene que suceder, lo que tengo que hacer, pero…—¿Cómo me perdono por la peor cosa que he hecho? ¿La peor cosa que alguien hahecho nunca?—Empieza por recordar lo que realmente sucedió. —Matt se acerca a los pies de la cama yse sienta. Luc desenvuelve sus brazos de mí y se traslada a la puerta con Gabe, dándonos aMatt y a mí un poco de espacio—. Me caí porque estaba tratando de subir demasiadorápido. Fue culpa mía.Mi garganta se aprieta cuando lo recuerdo. —No. Te agarré el tobillo. Estaba enojada, y tetiré del árbol.—Basta. Has estado castigándote a ti misma por mucho tiempo. No fue tu culpa. Tienes quedejarlo ir. —Él me envuelve en sus brazos, y me quedo así por lo que se siente como unaeternidad.—Sólo quería que volvieras —digo finalmente.Él sonríe. —Me tienes.Mi corazón se siente tan pesado. —En realidad no. Todavía estás muerto.—Tienes razón. No tengo la vida que hubiera tenido si no me hubiera caído del árbol, peroeso no significa que el por qué estoy aquí sea menos importante para mí. Y no significa que 356 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSmi muerte sea tu culpa. —Me mira por un largo tiempo, y no sé qué decir. Por último, dice—:Gabriel dice que tienes que perdonarte a ti misma, o no podemos protegerte. —Una sonrisatuerce la comisura de sus labios—. Tienes que hacerlo, Frannie. No puedo arruinar mi primertrabajo a causa de un cliente que no coopera. No sería un buen presagio para el resto dela eternidad.—No puedo…Su sonrisa se ha ido cuando me interrumpe. —Él dice que tienes que averiguar por qué nopuedes dejar de lado la culpa.—Porque… —Lucho contra las lágrimas mientras saco su diario de debajo del colchón.Pienso en todas mis conversaciones con Matt en este libro. Todas las cosas que le dije paraque él pudiera tener un pedacito de mí, de mi vida. Cuanto necesitaba mantenerlo vivo enmi corazón—. Lo necesitaba para no olvidar. Necesitaba odiarme a mí misma porque eldolor lo mantenía reciente. Mantenía una parte de ti viva. —De repente estoy segura deque voy a vomitar. Hay algo dentro de mí de lo que mi cuerpo necesita deshacerse—.¿Cómo puedo hacer esto? ¿Dejarlo ir?—Es normal sentirse triste por ello, pero tienes que dejar ir la culpa. Tiene que venir deadentro. Necesitas recordar lo que realmente sucedió.Apoyo mi frente en mis rodillas y cierro los ojos, esperando que la náusea se detenga, perosólo se hace más intensa cuando revivo la escena en mi cabeza. Matt trepando, su pieresbalando. Aprieto con fuerza mis ojos y gimo mientras cae. En mi mente, veo mi manoagarrándolo, pero todo lo que agarro es su zapatilla de deporte, y se queda en mi mano.Oigo mi grito cuando él golpea el suelo.Mis ojos se abren, y ruedo y tengo arcadas encima del bote de basura. Los brazos de Mattme rodean, y me acerca a su hombro, donde me acomodó y tiemblo.Finalmente, levanto mi cabeza y lo miro, con lágrimas surcando mis mejillas. —¿Por quétuviste que caer? 357 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSÉl se encoge de hombros.No estoy sorprendida por cuan enojada me siento, pero estoy sorprendida cuando me doycuenta que estoy enojada con él. Lo aparto con un empujón. —Debiste haber ido másdespacio, haber sido más cuidadoso.Él asiente. —Pero no había nada que tú pudieras hacer. Fue un accidente.Dejo caer mi cara en mis manos y vuelvo a respirar ira. Cuando mi estremecimientodisminuye, recojo el diario de la cama y lo aprieto contra mi frente, luego se lo tiendo a él.—Hice esto para ti… o supongo que más para mí. Todo el tiempo, has sido la única personacon la que realmente podía hablar.Él lo toma de mi mano y sonríe. —He estado hablando de nuevo. ¿Me has oído? Te dije quete mantengas alejada de él —dice, mirando a Luc.Mi corazón se hunde. —¿Por qué odias tanto a Luc?—¿Por qué? Estás bromeando, ¿verdad? Estuvo a punto de matarte, Frannie. Él es unode ellos.—Él es uno de los míos —corrijo, con mi voz levantada.Luc y Gabe dejan de susurrar y nos miran. Luc da un paso hacia adelante, conpreocupación en su rostro. —Él tiene derecho a tener su opinión, y tiene buenas razonespara pensar de la forma en que lo hace. Yo casi te maté… más de una vez.—No. Fui yo la que casi te maté —le recuerdo. 358 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSMatt mira a Luc, su expresión sigue siendo áspera. —Odio la idea de que estés en cualquierlugar cerca de ella, y si le haces daño, en cualquier modo, voy a matarte yo mismo.Luc asiente, sosteniendo la mirada de Matt con la suya. —Debidamente anotado.Luc se da vuelta y ve duramente a Gabe, y sé que está pensando lo mismo que yo. Gabedijo que Matt era el mejor ángel para este trabajo, pero estoy empezando acuestionármelo.Matt ablanda su postura y apoya su frente en la mía. Su voz es baja, con la intención quesea sólo para mí. —Frannie, estoy teniendo un momento realmente duro con esto. ¿Estássegura? ¿Acerca de Luc, quiero decir? Simplemente no puedo hacerme confiar en undemonio, no importa lo que diga Gabriel.—Estoy segura, Matt. Él me ama. ¿No puedes tan sólo leer su mente? Entonces lo verías.—Lo siento, no estoy lo suficientemente arriba en la cadena alimenticia de esa habilidad enparticular. Dominions o superior.—Por favor, sólo dale una oportunidad.Sus ojos se endurecen de nuevo mientras mira a Luc, pero luego me tira en un abrazo, yoigo la sonrisa en su voz. —No iras a usar esa basura de Influencia en mí, ¿verdad?Sonrío en su hombro. —Eso depende enteramente de ti. Luc 359 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSEstoy viendo a Frannie con Matt mientras estoy en la puerta con Gabriel, y sé que eso estodo. Habla conmigo afuera, pienso, y él asiente con la cabeza y se escabulle por la puertaconmigo hacia el pasillo.—Ella está lista —le digo.—Sí.—Dime que cuidarás de ella. La mirada en los ojos de Michael… —Me estremezco.Gabriel se apoya en la pared. —Tenemos su trasero, el cual es muy bonito. —Él curva suboca en una media sonrisa.—¿Puedes ser serio por dos minutos?Él me frunce el ceño. —Muy bien. Deja de estresarte. El Todopoderoso sabe que ella esespecial. Y recuerda, la vida de Moisés no apestó. Ella va a estar bien. No va a ningunaparte.—Pero tampoco se queda conmigo. Sólo necesito saber que va a estar bien antes dedejarla ir.Sus ojos sostienen los míos, y aprieta su mandíbula mientras lo considera. —No voy apretender que nada va a cambiar, pero lo que pase a partir de aquí depende de Frannie.Ya no eres un demonio. Eres humano, con un alma limpia y una pizarra totalmente limpia. SiFrannie todavía te quiere —casi parece atragantarse con las palabras—, entonces no hayrazón por la que no puedan estar juntos. 360 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERSY esa es la clave: si todavía me quiere. Ella pertenecerá al Cielo. A Gabriel. ¿Todavía mequerrá después? Su vida me va a dejar atrás, al pegado como lapa, acostumbrado–a–ser–demonio. No pasará mucho tiempo antes de que no me necesite o me quiera. Abro unpoco la puerta y la miro. Se ve muy cansada, pero también se ve en paz, y sé que es elmomento.Gabriel se abre paso a través de la puerta, y yo camino detrás de él, deteniéndomeapenas en el interior. Pero entonces Frannie extiende su mano hacia mí, y voy a su lado,necesitando sentir su tacto.—Estás lista —le digo, y ella asiente en afirmación—. Bueno —me digo a mí mismo—. Esto esbueno —repito un poco más fuerte, para ella. Entonces le beso rápidamente y me levanto.Me dirijo a Gabriel. —Está bien —le digo, dándole la señal.Él sonríe. —¿Qué está bien?—Etiquétala. Ella está lista.—Se hizo antes de que regresáramos a la habitación. ¿Qué pensabas, que tenemos algunagran cosa de “Pompa y Solemnidad”?Lo fulmino con la mirada. —Eres un idiota. Pensé que tal vez le darías un aviso, eso es todo.—Si está lista, ¿por qué necesita un aviso?—Dejen de hablar de mí como si no estuviera aquí —dice ella, mirándonos con el ceñofruncido. 361 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—¿Debería haberte dado un aviso, Frannie? —bromea Gabriel.Frannie sonríe. —No, pero tal vez a Luc le hubiera gustado uno.Me sobresalto y la miro. —¿De qué están hablando?Los ojos de Frannie están más brillantes de lo que nunca los he visto. —De etiquetar, ¡tú loestás!Miro a Gabriel, aturdido. —Están bromeando.Él sonríe y se encoge de hombros. —Fue una de las condiciones de Frannie. Además,impresionaste a la deidad correcta, aunque Michael no está nada contento.Trato de digerir lo que Gabriel está diciendo. —Estoy etiquetado… para el Cielo… —digo,probándolo.—¿Podrías por lo menos pretender estar feliz al respecto? De lo contrario, es posible quetenga que revocarlo.Siento una sonrisa extenderse a través de mi cara cuando la mano de Frannie alcanza lamía. La agarro y me siento con fuerza en la silla de escritorio junto a la cama. —Santamierda.Matt esboza una sonrisa dudosa. —Ya lo creo. Un demonio etiquetado para el Cielo… —Élniega con la cabeza. 362 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS—Entonces, ¿qué va a pasar? —Frannie pregunta—. Quiero decir con mi vida… launiversidad y todos… —Su mirada se desplaza por un instante hacia mí y luego de vuelta aGabe—…Ustedes chicos.Gabriel se sienta a su lado en la cama y agarra su otra mano, visiblemente debatiéndosesobre que decir. Pero sus ojos dicen lo que él no puede. Yo lo veo, claro como el día, inclusosi ella no lo hace. Él dejaría sus alas por ella. Todo lo que tendría que hacer es pedirlo.Sus ojos dejan los suyos, pero su mano aprieta con más fuerza. —Lo que pase a partir deaquí depende de ti. FiN 363 Foro Purple Rose
  • P D ERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS PRÓXIMO LIBRO Sinopsis: Cuando algunos secretos y viejas historias salen a las luz, Frannie se da cuenta que nadiees quién ella creía. El Infierno no se rendirá y el Cielo no cederá. Algunos están dispuestos a herir a cualquier allegado de Frannie con tal de conseguir lo que quieren. Requerirá de todo el poder que tiene y poco más para mantenerse fuera del alcance del Infierno. Y no todos saldrán de ésta vivos. 364 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS Biografía del autorLisa vive en California, es casada y tiene dos hijas. Ama leer y su libro favorito es ElSeñor de Los Anillos y A Separate Peace de John Knowles. Los autorescontemporáneos favoritos de ella son Melissa Marr, Kristin Cashore, Jay Asher ySuzanne Collins.Tiene un doctorado en Terapia Física, y la ejerce a tiempo completo. Sin embargotomó la escritura como su trabajo nocturno, como ella misma lo describe. PersonalDemons es su primera novela. 365 Foro Purple Rose
  • P DERSONAL EMONS L D ISA ESROCHERS TRADUCIDO, CORREGIDO Y DISEÑADO EN EL FORO PURPLE ROSE http://purplerose1.activoforo.com 366 Foro Purple Rose