drp


  Diario de
  reflexiones
  pedagógicas
  Tema:
  Aula: Espacio fértil

  Ensayos realizados por profesores chilenos...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        2




           Registro de Propiedad Intelectual N°179.568 del 21 de abril de 2...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS         3




Prólogo
        El “Diario de Reflexiones Pedagógicas”, es una iniciativa ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS     4




Índice
EL VALOR DE LA BUENA EDUCACIÓN                                       PÁ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS         5




El valor de la buena educación
                                           ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        6


       Siendo autocríticos hay que reconocer que los profesores no le damos l...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS          7




La importancia del afecto

        Si bien he aludido sólo al elemento ec...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        8




Somos corporeidad

        ¿Cómo aplicar todo esto? Básicamente mediante el...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        9


        Pues bien, yo creo que pese a esa consciencia no comparto totalmente ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS       10


orientada a dar lo mejor de sí mismo. Esta ha sido la única gran tarea de cad...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS      11




Este documento fue escrito por:

                                           ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS       12




La Motivación: Herramienta esencial
para el aprendizaje significativo
     ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        13


       Los factores que determinan la motivación por aprender y el papel del...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS                14


        En su artículo, Jesús Alonso escribe: “A menudo pensamos que...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS      15




Este documento fue escrito por:

                                           ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS         16




Racionalidad y afectividad en el aula
                                   ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        17


        Por supuesto, esta doctrina tenía o tiene, lamentablemente, un fuert...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS          18


masa de la enseñanza que pueda transmitir un profesor, como los aprendizaj...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        19


herramientas didácticas que apunten a las diferencias que vienen con cada un...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS       20




Este documento fue escrito por:

                                          ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS          21




¿Cómo mejorar                                   el         ambiente     ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS          22


      El ambiente de aula depende de la concepción de escuela que se posea...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS         23


     Las técnicas de dinámicas no resuelven los problemas, no dan por expli...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS         24


      No todas las técnicas requieren de la misma capacidad, destreza o hab...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS     25


                                  Fuentes Consultadas:

Bibliográficas

Freinet...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS     26




Este documento fue escrito por:

                                         Fab...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS         27




Voz y dignidad docente
                                                  ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        28


       Un tema de actualidad y de antaño. Una crónica perpetua que acompaña ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS          29


aún —a pesar de considerar más de un año de formación general— es difícil ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS         30


descripción de algunas enfermedades propias del uso inapropiado y exagerado...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS      31


individuales y grupales de los profesores. El llamado es a transformarse en ge...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        32




Este documento fue escrito por:

                                         ...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS      33




Agradecimientos
A Tania Báez, profesora del Curso de Perfeccionamiento: “Voz...
DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS        34




Contacto para envío de ensayos
                 DIARIO DE REFLEXIONES PEDA...
drp


  Acerca de lo tanto que a los maestros nos gusta aprender
          El “Diario de Reflexiones Pedagógicas” es el re...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Diario De Reflexiones PedagóGicas 2009

22,854

Published on

Libro de ensayos realizados por profesores chilenos en ejercicio, pertenecientes al sistema educacional chileno.

Published in: Education, Travel, Business
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
22,854
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
307
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Diario De Reflexiones PedagóGicas 2009"

  1. 1. drp Diario de reflexiones pedagógicas Tema: Aula: Espacio fértil Ensayos realizados por profesores chilenos en ejercicio, en los que se ofrecen valiosas perspectivas acerca de la realidad escolar actual, con la finalidad de incidir en los cambios para transformar nuestro escenario educativo. Número Uno / Abril de 2009
  2. 2. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 2 Registro de Propiedad Intelectual N°179.568 del 21 de abril de 2009 ©Diario de Reflexiones Pedagógicas — DRP 2009 Diseño de Portada e interior: Benjamín Contreras Cofré Hecho en Chile – Made in Chile Reservados todos los derechos. No se permite reproducir, almacenar en sistemas de recuperación de la información ni transmitir ninguna parte de esta publicación, cualquiera sea el medio empleado —electrónico, mecánico, fotocopia, grabación, etc.—, sin el permiso previo de los titulares de los derechos de propiedad intelectual y de los signatarios de los ensayos aquí expuestos. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS – DRP CHILE Egipto #234, Maipú Santiago, Chile CP 9280083 Aula: Espacio Fértil
  3. 3. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 3 Prólogo El “Diario de Reflexiones Pedagógicas”, es una iniciativa surgida por un grupo de profesores, que al reunirse en un curso de perfeccionamiento de verano, decidieron no dejar perder los valiosos y destacables planteamientos generados en enriquecedoras conversaciones grupales, que permitieron elevar una legítima preocupación relacionada a las formas en que se realiza hoy en día la labor docente en los más variados ámbitos. Las actuales condiciones en que los profesores de aula desarrollamos nuestra labor como educadores, han hecho necesaria la intención por avanzar en los cambios necesarios para concretar anheladas renovaciones de nuestro sistema educacional; a veces tan viciado y cansado, con pocos ingredientes de innovación y con un letargo que nos hace sentir impotentes, dada a nuestra posición como docentes: incidentes en los procesos de enseñanza y de aprendizaje, pero lejanos a la toma de decisiones de las esferas administrativas que —muchas veces— privilegian finalidades distintas a las expuestas permanentemente por profesores y alumnos; verdaderos protagonistas del anhelo de aprender. Con esta pequeña publicación, queremos iniciar un proceso de conversión en la postura y actitud del profesor de aula chileno e invitar a docentes de todas las áreas y niveles a participar de esta iniciativa, llamando con esto a incentivar nuestra capacidad analítica y reflexiva, para generar un conocimiento público, valioso por haber sido obtenido en la ejecución pedagógica y no tan sólo como producto de una retórica academicista. Sin más que el afán de generar procesos de cambio, los invitamos a demostrar que nuestra vehemencia y perseverancia también pueden plasmarse en elementos escritos que hagan posible trascender nuestras necesidades, posturas y/o convicciones, más allá de nuestros escenarios habituales, para así obtener —con un sustento argumentativo consistente— dar pasos seguros hacia adelante. Prof. Benjamín Contreras Cofré Aula: Espacio Fértil
  4. 4. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 4 Índice EL VALOR DE LA BUENA EDUCACIÓN PÁG. 5 Prof. Andrés Muñoz Molina LA MOTIVACIÓN: HERRAMIENTA ESENCIAL PARA EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO Prof. Astrid Muñoz Soto PÁG. 12 RACIONALIDAD Y AFECTIVIDAD EN EL AULA PÁG. 16 Prof. Robinson Álvarez Marín ¿CÓMO MEJORAR EL AMBIENTE AL INTERIOR DEL AULA? PÁG. 21 Prof. Fabiola Mardones Marchant VOZ Y DIGNIDAD DOCENTE PÁG. 27 Prof. Benjamín Contreras Cofré AGRADECIMIENTOS PÁG. 33 CONTACTOS PARA ENVÍO DE ENSAYOS PÁG. 34 Aula: Espacio Fértil
  5. 5. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 5 El valor de la buena educación Prof. Andrés Muñoz Molina El presente ensayo aborda diversas realidades o acercamientos a las mismas para situarnos en la realidad pedagógica actual, partiendo de la premisa que la educación de calidad tiene valor en sí misma. Ahora la pregunta será qué entendemos por buena educación. Sin duda que cuando pienso en educación de calidad estoy agregando a todo lo que se piensa actualmente y que ya está encaminado cuantitativamente con los sistemas de medición de la educación y desempeño de los alumnos y hoy de los profesores, la dimensión cualitativa, es decir, aquello que no es medible sino en cuanto expresión cotidiana de un cúmulo de relaciones interpersonales. El vínculo pedagógico no sólo es académico, en cuanto al éxito de los resultados, sino que engloba también lo pedagógico, lo ético, lo afectivo como respuesta a una vocación. He aquí el planteamiento. La axiología educativa ¿Tiene algún valor dedicarse a la educación? Algún pesimista respondería inmediatamente que no y puede que en alguna ocasión hasta algún optimista puede caer en la desazón y asumir momentáneamente una respuesta negativa. Realmente la pregunta es aguda y provoca incomodidad. Al menos si somos honestos y nos hacemos un cuestionamiento autocrítico quienes estamos más insertos en el sistema educativo, pero ¿quién puede no estar inserto si ha pasado por las aulas como alumno y es testigo de la educación de hijos, sobrinos o conocidos? Lo cierto es que la realidad educativa sólo sale a la palestra cuando existe algún conflicto grande o ciertos grupos levantan pancartas de desaprobación ante tal o cual sistema de gestión educativa. El resto del tiempo todo transcurre fuera de cámaras, que por lo demás se ha vuelto el único medio para verificar la importancia de algo o de alguien, (basta ver lo titulares de los diarios con rostros de la modelo o el futbolista que cause más noticia), en el silencio como si nada ocurriese y donde todos se creen con autoridad para opinar. Aula: Espacio Fértil
  6. 6. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 6 Siendo autocríticos hay que reconocer que los profesores no le damos la importancia que merece nuestro rol en la sociedad y no con el fin de un falso orgullo o soberbia. Un médico no dudará en hablar con el paciente como experto en su materia y con un lenguaje que se hace a veces ininteligible para los que no tenemos esa formación, y nosotros, profesionales de la educación, parecemos inexpertos en aquello que es tan importante como el lenguaje a la hora de atender a un apoderado, por ejemplo, a un alumno. Resulta difícil de entender que un representante de los profesores diga públicamente: “lo que dijo la ministra de educación me parece una carepaludez”, a propósito del comentario de la misma frente a los resultados del SIMCE del año pasado. En esa ocasión la ministra fue enfática al decir que los colegios que obtuvieron mejores resultados contaban con mejores profesores que aquellos que no alcanzaron buenos resultados. Por otra parte también cabe la crítica a un sistema que no garantiza un desarrollo óptimo de los quienes trabajan en esta labor educativa. Estímulo en el salario a los colegios municipales que eviten la migración de profesores con buena capacitación a colegios particulares para que niños con menos oportunidades tengan una educación de calidad. La brecha entre estas dos realidades sigue siendo inmensa pese a los esfuerzos de fundaciones particulares que crean colegios particulares subvencionados, precisamente con el objetivo de cambiar aquello que se ha dicho siempre; “en este país el que nace pobre va a morir pobre”. Pero ¿qué pasa con los colegios municipales que cuentan con una gestión centrada en los municipios y con alcaldes que conocen la comuna sólo para sus campañas electorales? Al parecer hace falta formarnos en una dimensión valórica, axiológica, que toca tanto el plano intelectual como el afectivo-espiritual. No sirve mucho tener tantos títulos que avalen nuestra docencia, y cualquier profesión, si no somos éticos en nuestra labor. De lo contrario nuestras instituciones seguirán corrompiéndose, por ejemplo la iglesia, las fuerzas armadas y de orden, los ministerios gubernamentales, etc. La constante tensión entre responsabilidad escolar v/s responsabilidad familiar no es posible separarla ni resolverla en este ensayo, sin embargo me atrevería a decir que donde no esté presente la familia, debemos suplir nosotros con todo nuestro empeño, sacando adelante nuestra vocación pedagógica que es siempre una opción, más que un llamado de alguien extrínseco. En definitiva, la vida es un proyecto personal, que se sube al carro de un proyecto más grupal. Aula: Espacio Fértil
  7. 7. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 7 La importancia del afecto Si bien he aludido sólo al elemento económico, no puedo dejar de mencionar el elemento afectivo que mueve a toda persona. Soy consciente que no es posible llegar a tener una relación amistosa con todas las personas que nos rodean, pero sí sé que el buen trato, la cortesía y por qué no, la caridad entre unos y otros logrará educar a todos, partiendo por nosotros mismos. C. S. Lewis en su libro los cuatro amores, distingue la amistad que se da espontáneamente en todo grupo y que no hay que forzar, el Eros, propio de una relación de pareja, el afecto que es también espontáneo y puede no llegar necesariamente a amistad, y la caridad, que mencionaba anteriormente. Esta debe estar presente en un grupo, más aun en el aula, tenga o no connotaciones religiosas o metafísicas. Un colegio masón o agnóstico debería promover el amor desinteresado entre sus miembros y la solidaridad con aquellos que más lo necesitan, material o afectivamente. El altruismo remite precisamente a otro, de ahí el concepto de alteridad que nos hace salir de nosotros mismos, tan egocéntricos, a un Tú en una dinámica profundamente excéntrica, es decir que se sale de su centro. Maslow decía que el ser humano tiene una gradación de necesidades y que una vez satisfechas las más básicas, fisiológicas, podrá aspirar a las más altas hasta llegar a la necesidad de afecto y autorrealización. Tenemos afectividad, más aún, la afectividad nos tiene tomados, somos afectividad. ¿Podemos dejarla de lado? Imposible, porque ella no nos deja nunca. Estamos sintiendo siempre. Por eso es sumamente importante que favorezcamos entre todos los miembros del grupo relaciones afectivas. Si el director o directora dice al profesor que su trabajo es importante y que él es importante para el colegio, de seguro ese profesor, o alumno o auxiliar o administrativo, llegará a su hogar transmitiendo buena onda, creará un clima cálido a su alrededor generando una onda expansiva de positividad y, al final realizará un trabajo excelente. Esto da pie para asumir una actitud positiva en todos los ámbitos, aula, colegio, familia, etc. Puede sonar a programa elitista que se venden por Internet, sobre gestión y liderazgo, pero esto está presente desde que el hombre se ha desarrollado e interrelacionado. Aula: Espacio Fértil
  8. 8. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 8 Somos corporeidad ¿Cómo aplicar todo esto? Básicamente mediante el autocuidado, es decir, valorando nuestro el elemento de trabajo que es nuestro cuerpo. Somos corporeidad y eso es muy profundo, pues nos comunicamos a partir de esta, nuestra realidad es corpórea. Pasa por una buena dieta, por una vida sana, por el deporte, pero también por una rutina de cuidado vocal que es el elemento que en definitiva más usamos para nuestro trabajo cotidiano. El viejo adagio popular de que mente sana en cuerpo sano es cierto, y yo agregaría que esto conduce a tener un espíritu sano, en donde se evitarían tantas somatizaciones. La existencia auténtica La educación para la ciudadanía es fundamental, pues de esa educación dependerá que nuestro recorrido por el supermercado sea respetuoso y no a la ofensiva, nuestra conducción de un vehículo sea a la defensiva y no de creer que siempre tengamos el derecho de pasar o adelantar cuando las leyes del tránsito nos están indicando lo contrario. La verdad es que cansa ver tanta agresividad y violencia entre los miembros de esta urbe, la cual se está extendiendo a sectores más rurales. Vivimos una existencia inauténtica, decía Heidegger en su libro “ser y tiempo”, al constatar que el individuo de 1920 vivía absorbido y volcado hacia algo que no era su ser, huyendo de sí mismo, a diferencia del artesano campesino que en la realización de su trabajo completaba su ser y se retroalimentaba. Nuestros deberes Existe una realidad, hay seres que necesitan aprender, todos los seres por naturaleza desean saber dijo Aristóteles en su libro Metafísica, y eso es cierto aun cuando observemos a los jóvenes o a cualquier persona que se manifiesta indiferente ante el conocimiento. Si se percibe ignorancia es porque falta despertar la capacidad de asombro mediante buenas preguntas que abran el camino interminable dador de sentido a toda una vida de investigación, conocimiento, y desarrollo del proceso formativo de la persona. Debemos despertar la sed de conocimiento, es nuestra responsabilidad. Soy consciente que, como dicen algunos colegas, no podemos asumir una carga tan pesada pues si no llegamos a conseguir el resultado anhelado de un alumno feliz y realizado en su profesión, nos frustraremos al ver que de cuarenta alumnos uno logrará su meta. Aula: Espacio Fértil
  9. 9. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 9 Pues bien, yo creo que pese a esa consciencia no comparto totalmente ese planteamiento. Debemos asumir, dentro de nuestras posibilidades, un compromiso radical. Si no logramos lo que deseamos no dudar que algo quedó en nuestros alumnos de una vida entregada y dedicada a ellos. La mejor forma de apasionar es transmitir pasión por aquello que enseñamos. Un fuego puede encender a quienes están fríos aún. Con todo debemos derivar a quienes son especialistas en otras disciplinas que no dominamos. Si un alumno se corta los brazos, obviamente deberá verlo un psicólogo y no un profesor que no sabe orientar psicológicamente a este alumno. Los jóvenes (¡toda persona!) se maravillan por sí mismos, pues siempre habrá algo que les cause interés. Baste mencionar que nuestra vida está llena de momentos alegres, tristes, de alegría y dolor, ¿no son acaso estos, momentos límites de nuestra existencia, donde podemos tocar aquello que en lo cotidiano pasa inadvertidamente? Nuestro cuerpo lo sentimos cuando algo nos duele o nos causa placer. Debemos ayudar a interpretar los datos de los sentidos, por ejemplo de lo que vemos como información y que requiere una mirada crítica, locuaz es realizar ya un ejercicio intelectual que dejará huellas en nuestra vida, tanto para quien guía como para el que es guiado. Otro elemento importante es tener un fundamento para aquello que se establece como heterónoma, es decir, la norma dictada desde fuera, pues si sabemos ver el sentido que hay detrás de cada límite o exigencia hacia los demás, en concreto los alumnos, estaremos dándoles un poderoso elemento formativo. En definitiva, el joven será cada vez más autónomo y sus normas, al ser dictadas por él mismo, serán aceptadas. Sabemos que siempre habrá una cuota de frustración al experimentar un límite, pero eso también es formativo, ya que educará en la tolerancia de las mismas. El tema es que muchas veces ni siquiera nosotros sabemos para qué existen algunas normas, es decir, no hemos hecho el ejercicio intelectual de ver que hay detrás, por ejemplo, de un uniforme escolar o de un corte de pelo determinado, o de el respeto por lo que el otro, alumno o profesor está diciendo cuando platea un tema en clases. Sólo así tendremos más credibilidad. Al menos más de la que carecemos en esta sociedad que piensa que si es profesor es porque “no le dio para otra cosa”. Bueno, es parte de nuestra sociedad de consumo, en la cual quien “tiene más capacidades” se dedica a un rubro más rentable, ingenieros, médicos, abogados. Cabe destacar, con todo, que este gremio educativo, colegiado o no, ha dedicado toda su vida a formar a cada miembro de esta sociedad en conocimientos y en valores dejando de lado el materialismo imperante. Así es, profesores lejanos a todo interés lucrativo, cuyo centro era y es la persona humana, la cual debía ser potenciada para que se realizara en una profesión Aula: Espacio Fértil
  10. 10. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 10 orientada a dar lo mejor de sí mismo. Esta ha sido la única gran tarea de cada profesor y profesora. Es cierto, no hay recetas para esta tarea. Sin embargo en el desarrollo mismo del rol pedagógico se irá generando la manera de realizar una buena educación, con todo lo que ella implica, (cuerpo docente, administrativos, gestión directiva, sostenedores, gobierno, apoderados, entre otros), de hecho somos herederos de una historia educativa de la cual también hemos participado y de la cual somos fruto. Al parecer el trabajo realizado infatigablemente por nuestros maestros y maestras no fue en vano. ¡Vayan para ellos y ellas nuestro sentido agradecimiento! Aula: Espacio Fértil
  11. 11. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 11 Este documento fue escrito por: Andrés Muñoz Molina Profesor de Teología Colegio San Joaquín de Renca Fundación Astoreca Contacto: handresmm@gmail.com Aula: Espacio Fértil
  12. 12. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 12 La Motivación: Herramienta esencial para el aprendizaje significativo Prof. Astrid Muñoz Soto Introducción Como sociedad actual, le damos mucho valor al conocimiento que se pueda adquirir durante nuestra vida y sobre todo en la vida escolar. Sin embargo, este conocimiento que se adquiere no es fácil, ya que se requiere de un proceso interno en el individuo. En este caso del alumno, debe haber un momento en que el niño despierte al interés de querer adquirir conocimiento. No obstante, en esta sociedad que todo lo tenemos a la mano —como es el caso de los recursos tecnológicos, la televisión o Internet que tanto deslumbran a los niños y jóvenes en la actualidad— surge la pregunta: ¿Cómo se puede motivar e impactar a los alumnos y crear un aprendizaje significativo? Es difícil la tarea que tenemos como docentes, de lograr captar la atención en nuestros alumnos con el actual bombardeo tecnológico. En la actualidad, los docentes debemos ser unos verdaderos artistas en el procedimiento pedagógico de la motivación y esto es un desafío constante con el que que tenemos que lidiar. Sin embargo, esto nos hace ser más creativos y reflexionar en este punto para poder responder a esa interrogante antes mencionada. Este ensayo quiere dar respuesta a la manera más efectiva en que el alumno se interese en aprender y por sobre todo en forma significativa. Para poder entender y poder desarrollar este tema, se definirá en forma sintetizada la palabra motivación. Esta se entiende como el proceso que moviliza las energías de los estudiantes para aprender. A veces surge por la simple curiosidad de las personas o por un objetivo relacionado con el curso y con las expectativas que los estudiantes se han formado acerca de las competencias que desarrollarán en él. Otras veces, puede ser que no exista motivación. La mayoría de las definiciones de motivación coinciden en que es “un conjunto de procesos relacionados con la activación, dirección y persistencia de la conducta”1, y como nuestra tarea es enseñar, lo que nos interesa es que se despierten en el estudiante, conductas orientadas hacia el aprendizaje y que ellas persistan en el tiempo. Lo que hacemos en nuestra práctica pedagógica para lograr activar esas energías es lo que llamamos motivación. 1 Beltrán, Jesús (1993): “Procesos, estrategias y técnicas de aprendizaje”. Aula: Espacio Fértil
  13. 13. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 13 Los factores que determinan la motivación por aprender y el papel del profesor están dados en el plano pedagógico, donde la motivación significa proporcionar o fomentar motivos, es decir, estimular la voluntad por aprender y en el contexto escolar en donde la motivación del estudiante permite explicar en que medida los alumnos invierten su atención y esfuerzo en determinados asuntos que pueden ser o no los que desean sus profesores, pero en todo caso se relacionan con sus experiencias subjetivas, su disposición para involucrarse en las actividades propuestas.2 Se puede decir que el papel de la motivación en el logro del aprendizaje significativo se relaciona con la necesidad de fomentar en el alumno el interés y el esfuerzo necesario, siendo la labor del profesor ofrecer las herramientas y la guía permanente para que el educando pueda sentirse motivado con lo que aprende. Uno de los elementos básicos que determina el porqué se aprende, son las diferentes motivaciones que originan dicho aprendizaje. La motivación constituye el motor del aprendizaje en el sentido en que mueve o dirige la acción de aprender al incluir las razones y los intereses con los que se cuenta para hacer algo. Difícilmente es posible entusiasmarse al ejecutar una tarea para la que no se tiene ninguna motivación. Sin embargo, cuando se tienen razones fundamentadas por las que esforzarse, se es capaz de llevarla a cabo. Todo acto de aprender conlleva —por tanto— una motivación, lo cual conduce a afirmar que no es posible aprender sin estar más o menos motivado, o que nada sería posible en este ámbito sin una motivación inicial, aunque sea mínima. El fundamento de todo aprendizaje es el acto de la voluntad del “quiero aprender”. La motivación está pues íntimamente ligada a la voluntad, es la sistematización de esta. Por lo tanto, para que se produzca el aprendizaje, primero se debe desear aprender. Por supuesto que la motivación por sí sola no asegura el éxito, ya que debe existir un mínimo de capacidad o habilidad pero, con una capacidad normal, las posibilidades de éxito aumentan considerablemente si la motivación es la adecuada. Y al contrario, si se tiene mucha capacidad pero se está poco motivado, es muy probable que no se llegue al fin deseado. 2 Díaz y Hernández (2002) / pág. 69. Aula: Espacio Fértil
  14. 14. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 14 En su artículo, Jesús Alonso escribe: “A menudo pensamos que nuestros alumnos no aprenden porque no están motivados. Sin embargo, con frecuencia, las cosas son al revés: no están motivados porque no aprenden”.3 Debemos enseñar a los alumnos a ser conscientes de este aspecto, de su motivación y del papel que ellos tienen para mejorar progresivamente su capacidad para aprender. Las explicaciones de estas estrategias por parte del profesor, las prácticas de estos recursos y el modelo que supone su comportamiento son los procedimientos para estas enseñanzas. Isabel Solé en su artículo enuncia: “la motivación no es algo que viene dado, sino que se construye en las propias situaciones de enseñanza y aprendizaje. La relación entre los alumnos y el profesor siempre es interactiva, su influencia es mutua”.4 Para motivar a un individuo en el estudio, como en cualquier otra actividad, es necesario poner en juego un conjunto de estrategias concretas. Un primer paso en el medio escolar es hacer las clases atractivas, por ejemplo, con actividades lúdicas, novedosas, sorprendentes. Es sabido que el trabajo escolar requiere esfuerzo, y debemos desterrar que el esfuerzo es sinónimo de aburrimiento; es necesario llegar a la conclusión que vale la pena esforzarse en actividades que realmente merezcan la pena.5 En definitiva, es importante recordar que la motivación debemos entenderla como una capacidad más de la personalidad del individuo, que es educable y que se puede desarrollar, pero que a su vez, exige una adaptación a muy distintos niveles. Para empezar a motivar a una persona hacia los estudios hay que considerar su historia e ir poco a poco sin pretender grandes avances de inmediato, puesto que contamos con limitaciones ya citadas anteriormente. Los cambios precisan tiempo, son lentos. Para conseguirlos hace falta que las ayudas no desaparezcan, sean constantes. Es difícil dar una respuesta mágica a la forma de motivar a los alumnos, pero es imprescindible, pero no absoluto, que el docente se acumule de un bagaje de herramientas para poder realizar sus clases más interesantes y de esta manera tener una clase más entretenida y por ende más motivadora, pero está no es una solución infalible, ya que también depende de las circunstancias que esté viviendo el alumno y del entorno inmediato. 3 Alonso, J. (1995): “Orientación educativa. Teoría, evaluación e intervención”. Capítulo IV: Problemas de aprendizaje (II) Evaluación y mejora de la motivación hacia el aprendizaje. 4 Solé, I. (2001): “El apoyo del profesor”. Revista “Aula de innovación educativa”. 5 Escaño, J.; Gil De La Serna, M. (2000). Revista “Aula de innovación educativa”. Aula: Espacio Fértil
  15. 15. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 15 Este documento fue escrito por: Astrid Muñoz Soto Profesora General de Educación Básica Colegio Villa El Sol El Bosque Contacto: astridmunozsoto@gmail.com Aula: Espacio Fértil
  16. 16. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 16 Racionalidad y afectividad en el aula Prof. Robinson Álvarez Marín Si se lee con detención el título de este escrito, se entenderá, necesariamente, que los sustantivos que lo componen van unidos por la conjunción, de lo cual resulta que el lector encontrará más abajo algunas consideraciones respecto a cómo estas dos abstracciones trabajan sin exclusión, apoyándose y complementándose la una con la otra. Pues bien, este último supuesto mencionado anteriormente es uno de los mayores temas de divergencia dentro del mundo educativo: ¿Posee mayor relevancia en al ámbito pedagógico lo cognitivo ante lo afectivo? ¿Cuál de ellas posee mayor impacto en el proceso enseñanza-aprendizaje? ¿Qué ocurre cuando en una unidad educativa se privilegia una de ellas? ¿Es más beneficioso plantearlo como una relación de complementación o como una dicotomía? El positivismo, doctrina iniciada por Augusto Comte en el siglo XIX, dominó durante gran parte del siglo XX diversos ámbitos del conocimiento humano, entre ellos el de la educación; planteó una nueva manera de entender y comprender la realidad que circunda al ser que busca acercarse a ella con frenesí. Según Marín (1998), el positivismo afirma que en la realidad existe un orden único que tiende al progreso indefinido de la sociedad. Todo lo que ocurre responde a ese orden natural que hay que descubrir, conocer y aceptar. Así, el ser humano no es el constructor de la realidad social; propone una suerte de inmovilismo social, de orden social, descartando la problematización. En la teoría del conocimiento positivista, el conocimiento ya está dado, elaborado y terminado no permitiéndose el cuestionamiento; por ello niega la intervención del sujeto en su construcción. Va de lo simple a lo complejo y así se desaprovechan métodos de estudio como la dialéctica, la deducción, la crítica, entre otras. El sujeto que aprende se mantiene pasivo y se aprende acumulando memorísticamente los hechos ya ocurridos (datos). Así, el método basado en la memorización fue, y sigue siendo, el más utilizado. La educación con base positivista persigue conseguir un individuo inflexible, de mentalidad cerrada, individualista y acrítico. No permite la formulación de explicaciones que requieran un examen crítico y generalizaciones fundamentadas en juicios críticos. Aula: Espacio Fértil
  17. 17. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 17 Por supuesto, esta doctrina tenía o tiene, lamentablemente, un fuerte sustento en la racionalidad de los sujetos, quienes sometidos a la educación formal deben esperar de ella el otorgamiento o la enseñanza de saberes de manera unidireccional (maestro- aprendiz) colocando al profesor en una especie de sitial privilegiado y dotado de todo o casi todo el conocimiento de la disciplina que imparte. Su contraparte, esto es, el alumno, se convierte así en un receptáculo en el cual los docentes vierten a discreción no solamente sus conocimientos, sino una manera unidireccional de concebir el proceso enseñanza-aprendizaje, privando en este afán al estudiante de manifestar la manera en que ese conocimiento es recepcionado y aprehendido, tomando en cuenta sus visiones de mundo, sus experiencias de vida, su emocionalidad, entre otros aspectos. Ahora bien, por otro lado, la doctrina que intenta superar a la antes mencionada (positivismo) en este proceso de adquisición del conocimiento, de concepción de la realidad, es la denominada constructivista y en ella conviven, con algunos matices, las teorías de Piaget, Vygotsky, Ausubel y la actual psicología cognitiva. En pocas palabras puede decirse que el constructivismo es el enfoque o la idea que mantiene que el individuo —tanto en los aspectos cognitivos y sociales del comportamiento como en los afectivos— no es un mero producto del ambiente ni un simple resultado de sus disposiciones internas, sino una construcción propia que se va produciendo día a día como resultado de la interacción entre esos dos factores. En consecuencia, según la posición constructivista, el conocimiento no es una copia de la realidad, sino una construcción del ser humano. Ahora, ¿Con qué instrumentos realiza la persona dicha construcción? Fundamentalmente, con los esquemas que ya posee, es decir, con lo que ya construyó en su relación con el medio que lo rodea. ¿Es válido, entonces, a la luz de estas dos grandes teorías, insistir en que la afectividad es un componente que no debiera ser tomada en cuenta durante el proceso de enseñanza aprendizaje y que su ausencia durante éste permitirá el crecimiento de individuos con altos grados de aprendizajes duraderos y significativos en sus vidas? ¿Estará ausente el componente afectivo cuando los educandos deban descubrir, analizar, anticipar, deducir, reinventar, comparar, reflexionar y autocorregirse? Apuntes referidos a la inteligencia emocional (término utilizado por primera vez en 1995 por Daniel Goleman) dan luz a las preguntas hechas anteriormente cuando expresan que los factores no intelectivos (motivación, expectativas, afecto) son fuerzas energizantes que impregnan todas nuestras acciones. Son formas peculiares de reaccionar y enfrentarnos a situaciones de aprendizaje, son “la levadura que transforma tanto a la Aula: Espacio Fértil
  18. 18. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 18 masa de la enseñanza que pueda transmitir un profesor, como los aprendizajes que pueda obtener un alumno” (Gámiz C., Óscar; Gámiz C., Beatriz) y tienen gran importancia en el desarrollo de su personalidad. Para graficar lo anterior, es muy atingente mencionar en este ensayo el notable experimento que realizó el pedagogo Ellis Page respecto al afecto y a su incidencia en el aprendizaje: • Dividió a su clase en tres grupos: A, B y C y les encomendó a cada uno de sus integrantes un trabajo de redacción con las mismas pautas; • A cada trabajo que le presentaban los integrantes del grupo “A”, le ponía sólo una calificación; • A los integrantes del grupo “B”, les ponía una calificación y un concepto, tales como “bueno”, “excelente”, “buen trabajo”; • A los del grupo “C”, les escribía unas líneas alusivas al texto, tales como “Querido Johnny, tienes una sintaxis espantosa, una gramática atroz, una ortografía espeluznante. Y tu puntuación es como la de James Joyce, pero… ¿Sabes una cosa? Anoche, cuando estaba sentado en la cama conversando con mi mujer, le dije: “Sally, este muchacho ha expresado unas ideas bellísimas en esta monografía. Voy a tratar de ayudarlo a desarrollarlas”. Con afecto, tu profesor”. Y si alguien escribía algo muy bueno, le ponía: “Gracias. Tus ideas me resultan alucinantes, excelentes. Sigue así. Tengo muchas ganas de saber qué vas a decir luego”. Después, realizó una estadística. • El grupo “A” permaneció igual. El “B” no mejoró demasiado, pero en cambio el “C “ creció y se desarrolló de manera significativa. Ratificando lo anterior, Báez (2009) señala que los adolescentes y jóvenes se sienten comprometidos a responder ante aquello con lo cual han generado un vínculo [...] Resulta necesario contar con docentes enérgicos, con excelente disposición al cambio, capaces de articular contenidos y actividades adaptadas a la realidad de sus alumnos. Docentes dispuestos a enfrentar el conflicto de modo dialógico, sin temer a los cuestionamientos ni a los desacuerdos o críticas. Se necesitan instancias de diálogo entre los distintos actores de la escena escolar; nada es peor que no saber nada de nuestro alumno; requerimos de su bullicio, de su expresión personal, de sus manifestaciones de alegría, de enojo, de vida. Conocimiento y afecto, entonces, debieran estar unidos indisolublemente unidos durante el proceso de enseñanza aprendizaje. Los docentes, por tanto, debemos utilizar Aula: Espacio Fértil
  19. 19. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 19 herramientas didácticas que apunten a las diferencias que vienen con cada uno de los educandos, a pesquisar inclinaciones y motivaciones, permitiendo el error y valiéndose de éstos para provocar aprendizajes permanentes y significativos para sus vidas. Dicho vínculo, amén de lo afectivo, tiene que entenderse como la dignificación, la comprensión y correcta lectura de la realidad, del contexto, de las situaciones personales que rodean a los alumnos. Para lo anterior, como herramienta básica y sine qua non, se debe considerar al lenguaje en todas sus manifestaciones, tratando con él de abarcar todos los vectores que atañen tanto a profesores, alumnos, apoderados y demás entes involucrados en el proceso educativo. Si no entendemos, los educadores, que racionalidad y afectividad son dos componentes inalienables de nuestra naturaleza humana y que, por tanto, caminan de la mano en todos los quehaceres relativos a nuestra apropiación del mundo que nos rodea, entonces, nuestro delicado trabajo estará dando frutos oscuros, reactivos, sometidos. En fin, estaremos sacrificando el futuro de la humanidad. Bibliografía Gámiz C., Óscar; Gámiz C., Beatriz: “Inteligencia emocional en el aprendizaje integral para la enseñanza de las matemáticas”. Aula: Espacio Fértil
  20. 20. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 20 Este documento fue escrito por: Robinson Álvarez Marín Profesor de Español Magíster en Didáctica de la Lengua Materna © Contacto: robinsondavid59@gmail.com Aula: Espacio Fértil
  21. 21. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 21 ¿Cómo mejorar el ambiente al interior del aula? Prof. Fabiola Mardones Marchant Esta es una de las grandes interrogantes que se hacen los docentes desde hace bastante tiempo. Nadie desconoce que el ambiente que se vive hoy en el aula dista mucho de ser el ideal, esto es debido a factores generacionales, familiares, emocionales y a una cultura cada vez más permisiva. El rol del docente sigue siendo históricamente el mismo, es decir, promover actitudes de aprendizaje en sus alumnos. El problema radica entonces, en un cambio en el tipo de alumno y a una sociedad tecnologizada que busca la inmediatez y el logro de objetivos utilizando el mínimo de esfuerzo. La forma en que el docente estructura el aula es uno de los factores de mayor incidencia en el éxito del proceso de enseñanza aprendizaje. Estructurar el aula va más allá de la mera disposición del mobiliario o la ubicación espacial de los alumnos al interior de la sala de clases, es por sobre todo la forma en que el profesor selecciona, organiza y controla todas las variables que convergen en este proceso. Antes de adentrarnos en este análisis, revisaremos el concepto de aula, según el diccionario de la RAE Aula (del lat. aula): 1. F. Sala donde se celebran las clases en los centros docentes. 2. F. Poét. Palacio de un príncipe soberano. Es en el aula donde transcurre el proceso de enseñanza-aprendizaje, y para lograr aprendizajes significativos se debe crear un buen ambiente escolar, donde el protagonista sea el alumno y el docente el mediador y activador de la curiosidad en el alumno, presentándole desafíos atrayentes y que puedan lograr —a un corto plazo—. El estudiante debe conocer lo que se espera de él y el tiempo que dispone para ello, de esa forma, podrá planificar su accionar y optimizar el uso del tiempo en pos de una meta clara. Estos objetivos deben ser simples, precisos y graduados en orden de dificultad. De esta forma, el alumno reafirmará su autoestima y confianza al lograr cada uno de esos pasos, descubriendo sus capacidades y la posibilidad de cumplir otras más complejas. Aula: Espacio Fértil
  22. 22. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 22 El ambiente de aula depende de la concepción de escuela que se posea y los objetivos pretendidos para la formación del niño/a. “La escuela no debe desinteresarse de la formación moral y cívica de los niños y niñas, pues esta formación no es sólo necesaria, sino imprescindible, ya que sin ella no puede haber una formación auténticamente humana” (Freinet). Crear instituciones que impliquen que el trabajo escolar tenga un sentido, una utilidad, una función, se torna prioritario. Así, el principio de cooperación, el cual exige la creación de un ambiente en el que existan elementos mediadores en la relación maestro–alumno, cooperación en un marco de respeto mutuo entre alumnos-alumnos, alumnos–maestros y entre maestros; esta última con la finalidad de compartir experiencias y dialogar, poniendo en común los problemas y las posibles soluciones, siempre con el objetivo de mejorar las condiciones de desarrollo escolar. La organización del aula ha de contemplar la participación de los alumnos en la construcción de sus conocimientos. La construcción práctica de ese ambiente educativo se realiza por medio de técnicas que se caracterizan por potenciar el trabajo de clase sobre la base de la libre expresión de los niños en un marco de cooperación. Dar la palabra al alumno, partir de él, de sus capacidades de comunicación y de cooperación, ofrecer un ambiente favorable al descubrimiento continuado, en el que sea posible la expresión libre y el intercambio y contraste de ideas en una institución que ellos mismos conforman. La actitud investigadora, la curiosidad por lo que les rodea, el diálogo permanente, el respeto por las propias realizaciones y las de los demás, el buen uso de los materiales, la utilización de las Tics, el uso de los refuerzos positivos, la socialización de sus aprendizajes con los pares, entre otros, posibilitan un adecuado ambiente de aprendizaje. Utilizar técnicas grupales para crear ambientes propicios es fundamental. La técnica es el instrumento, es el estímulo que propicia la participación, no es un mero juego para hacer divertido el proceso educativo. Otro concepto de técnicas grupales es el que define las técnicas como un conjunto de medios y procedimientos, que aplicados a una situación de grupo, sirven para lograr un doble objetivo: Productividad grupal y gratificación. Existe una distinción en cuanto a lo que se denominan técnicas para el trabajo con grupos y técnicas participativas o de dinámicas de grupo. Sin embargo, lo que se denomina dinámicas de grupo, se utilizan corno técnicas cuando se marca claramente el objetivo que queremos conseguir, es decir, se utiliza para hacer visibles los procesos que se viven en el seno del grupo —además de ayudar al autoconocimiento de los miembros— que se manifiestan como un instrumento de ayuda para que el grupo resuelva los problemas de interrelación que pueda tener. Aula: Espacio Fértil
  23. 23. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 23 Las técnicas de dinámicas no resuelven los problemas, no dan por explicado un contenido, si no que lo que consiguen es que el grupo se conozca mejor, aumente su capacidad de resolver, analizar y aprender, y en definitiva, que se cree un grupo maduro y productivo. Con una metodología que utiliza la dinámica de grupo se puede conseguir crear un buen clima grupal de respeto a la persona y de participación de todos los miembros del grupo. Interesa que quede claro que una dinámica de grupo no sirve sólo o no se puede utilizar sólo para hacer más gratificante el aprendizaje, es decir, para entretener. Al contrario, es conveniente no abusar de este tipo de dinámicas. No existe ninguna técnica que pueda aplicarse siempre y en cualquier circunstancia, al contrario la técnica grupal ideal no existe, de ahí la importancia de combinar, recrear, adaptar y reinventar las técnicas en cada una de las aplicaciones concretas. Se trata de que las técnicas que utilicemos sean lo más adecuadas posible al grupo concreto con el que trabajamos, a sus objetivos y a sus características. Por eso se exponen a continuación una serie de criterios que nos permitan de la manera más eficaz posible, elegir la técnica que mejor se adapte a cada trabajo de grupo concreto. Estos criterios no serán siempre compatibles, lo que si será conveniente es tenerlos en cuenta simultáneamente. Los objetivos que se quieran conseguir. Madurez y entrenamiento del grupo; las técnicas tienen diversos grados de complejidad y los grupos son también complejos, por lo que hay que tener en cuenta: el tipo de comunicación que se da entre los miembros del grupo, el grado de cohesión del grupo, la participación, la capacidad de escucha, entre otros. Cuanta menos madurez tenga el grupo, habrá que utilizar técnicas de menor exigencia. Hay técnicas apropiadas para grupos pequeños y otras que sólo se pueden realizar con grupos grandes. Pero como las técnicas pueden y deben readaptarse, el tamaño del grupo no sería demasiado problema. Independientemente del ambiente del grupo, hay que tener muy en cuenta el local o aula donde se va a desarrollar la actividad; debe adaptarse al número de participantes, estar bien ventilado e iluminado, idealmente las sillas deben estar dispuestas de forma que todos puedan verse la cara. En la mayoría de los casos tendremos que adaptamos a las posibilidades existentes y elegir otra técnica en lugar de la que teníamos prevista para que se adapte al espacio de que disponemos. Asimismo, es necesario tener en cuenta las características de los participantes, su modo de ser, de actuar, de pensar, ya que no todas las técnicas pueden usarse en cualquier tipo de grupo. De lo que se trata es de evitar situaciones incómodas o violentas por parte de algunas de las personas del grupo; nadie debe sentirse obligado a participar en grupo y toda acción que suponga forzar a alguien, lejos de ayudar al grupo lo puede desestructurar. Aula: Espacio Fértil
  24. 24. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 24 No todas las técnicas requieren de la misma capacidad, destreza o habilidad en su utilización. Al contrario existen técnicas que para su uso correcto es suficiente con conocer el grupo y saber cómo se aplica; otras en cambio necesitan gran práctica y experimentación por parte de quien las aplica. El animador debe conocer los riesgos que posee cada técnica y conocer su capacidad y habilidad en el manejo de ellas. Sin duda la aplicación de estas técnicas nos permiten conocer mejor a los alumnos, a crear vínculos en un plano más personal, son una buena fuente de motivación, relajación y ruptura con la tradicional clase frontal. Conclusiones A modo de conclusión, podemos señalar que —en definitiva— el mejoramiento del ambiente de aula se dará primeramente por una apertura real del docente a los cambios, aceptando la diversidad, valorando el diálogo como una herramienta pedagógica de increíble valor, estableciendo normas claras y concensuadas, desarrollando un vínculo afectivo con los alumnos basado en el respeto mutuo y por sobre todo acercando los contenidos a la realidad, necesidades e intereses de los alumnos. Sólo de esta forma conseguiremos alumnos motivados, comprometidos con su aprendizaje y con un alto juicio crítico que los llevará a desarrollar un aprendizaje significativo, dejando de lado la mera adquisición de contenidos e información por la vía memorística. Las metodologías grupales tienen vital importancia en el desarrollo de las capacidades del estudiante, pues le permiten interactuar y conocer más a fondo a sus pares, aprende a conocerse a sí mismo y reconocer sus habilidades y capacidades, le mejoran la autoestima y motivación escolar. Además permiten desarrollar los valores y objetivos transversales, desarrollando el respeto por su trabajo y el de los demás, desarrolla su juicio crítico, practica la solidaridad, la búsqueda del bien común, la tolerancia y la empatía. El docente y sus alumnos podrán trabajar así en forma mucho más armónica, cooperativa y productiva. Todo ello redundará en un aprendizaje de calidad. El docente entonces, deberá adicionalmente utilizar el lenguaje como una herramienta de seducción, en que el lenguaje gestual complemente y enfatice el de tipo verbal. Aula: Espacio Fértil
  25. 25. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 25 Fuentes Consultadas: Bibliográficas Freinet, C. (2009) “Técnicas Freinet de la escuela moderna”. Internet http://educarytranformar.blogspot.com http://educarte-educinicial.blogspot.com/ Aula: Espacio Fértil
  26. 26. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 26 Este documento fue escrito por: Fabiola Mardones Marchant Profesora de Educación Básica Colegio Concepción San Pedro Contacto: mafabiolama@gmail.com Aula: Espacio Fértil
  27. 27. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 27 Voz y dignidad docente Prof. Benjamín Contreras Cofré La voz es uno de los elementos claves para la comunicación humana. A ella se suman un sinnúmero de complementos que enriquecen el valor de la emisión del sonido hacia un potencial receptor. La mecánica facial y nuestra gestualidad enriquecen la expresión, que permiten mejorar la intención y facilitar la interpretación de nuestro mensaje. Sin embargo, lo importante es que esta capacidad de expresión —tan instintiva y básica— está alimentada a diario por una fuente verbal que nos hace realmente humanos y nos separa de una figura tan rudimentaria y animal. Nuestro lenguaje es efectivamente el gran catalizador que permite la estimulación del proceso de la comunicación. Nuestra lógica y visión de la realidad están condicionadas entonces a la comprensión de sonidos, códigos y/o símbolos, propios de la manifestación del hombre. Pensamiento y sensación —razones y emociones— configuran este precioso conjunto de señales que —en suma— intentan dar a entender algo. La articulación del sonido da origen al uso del habla, lo en definitiva nos permite interactuar con otros junto a la palabra, que en nuestro pensamiento íntimo se plasma en una confusión entre imagen y significado. La labor docente se desenvuelve en este escenario, inmersa en una dialéctica — pedagógica por cierto—, lo que significa dialogar, argumentar y discutir, siempre entre dos o más. En mayor o menor proporción, un profesor puede determinar contextos de aprendizaje en conjunto con otros, utilizando herramientas lingüísticas que pueden optimizar los procesos de enseñanza. Lo cierto es que, a pesar de manejar efectivamente estos instrumentos comunicativos, las condiciones del espacio educativo —subordinadas a diversas variables socioeconómicas y culturales— determinan el rendimiento de las potencialidades sonoras —y también gestuales—, inherentes al lenguaje. La compleja realidad vocal del profesor de aula chileno está marcada comúnmente por el mal uso de las condiciones naturales del aparato vocal en el uso diario del lenguaje, y en donde además, la infraestructura educacional juega un rol determinante para favorecer o dificultar el rendimiento acústico de la voz del docente en la sala de clases. La falta de políticas e iniciativas que pudiesen incentivar el cuidado personal y la responsabilidad social por el cuidado y educación de la voz son parte de la actitud negligente y despreocupada de nuestro medio, por desconsiderar, subestimar y hacer parecer eventuales una pequeña carraspera matutina, un incesante picazón en la garganta o una anulante disfonía. Aula: Espacio Fértil
  28. 28. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 28 Un tema de actualidad y de antaño. Una crónica perpetua que acompaña a profesores de distintas edades y generaciones. El uso de la voz como elemento clave para establecer la comunicación en el proceso de enseñanza va más allá de ser una herramienta pedagógica para el docente, sobre todo cuando se transforma en un factor indispensable para el desempeño laboral. Un material tan vulnerable y complejo de utilizar, que produce legítimas interrogantes en cuanto a su debida utilización e innumerables problemas relacionados a la salud del profesional de la educación, que día a día se ve expuesto a un centenar de situaciones de alta exigencia. Tensión, ansiedad, estrés, son algunas de las condiciones emocionales que determinan de manera innata a diversos aspectos fisiológicos de nuestro cuerpo, en respuesta a una situación contextual. La compleja relación entre estructura arquitectónica —con sus respectivas consideraciones acústicas— y la actividad pedagógica, compuesta por una comunidad educativa en su conjunto, hacen elocuente la necesidad de mejorar las actuales condiciones espaciales hacia las necesidades educativas que, por generaciones, han sido subestimadas por ingenieros, arquitectos, directivos y autoridades. ¿Cuántas veces hemos sentido que nuestra voz se “pierde” en las salas de clase? ¿Cuántos alumnos del final del aula han logrado escuchar efectivamente las indicaciones realizadas por el docente? La excesiva reverberación y/o la generación de ecos, marcan una descontrolada reflexión del sonido, dada a la dureza de los revestimientos interiores de los espacios educacionales. Por el contrario, la absorbente cualidad de los materiales instalados en una sala, como cortinas, alfombras, e incluso—paradójicamente— la presencia de nuestros mismos alumnos, dan como resultado una sequedad sonora inquietante y que sin duda, nos obliga a forzar indebidamente nuestra capacidad de proyección vocal. Ejemplos que demuestran la necesidad de ejecutar estudios acústicos de extrema precisión, que tomen en cuenta el escenario al que periódicamente debemos asistir docentes y alumnos, logrando que se utilicen materiales de construcción y mobiliarios acordes a los propósitos para los cuales están siendo proyectados. Asimismo, los profesores tenemos la posibilidad de reinventarnos en cuanto a nuestras estrategias para el trabajo con los estudiantes y el uso del lenguaje oral. Las técnicas de apoyo, impostación, respiración y articulación, entre otras, permiten que optimicemos los esfuerzos para ser escuchados claramente por nuestros alumnos. Sin embargo, durante todos estos años, la formación inicial docente de pregrado no ha considerado la debida instrucción a los estudiantes de pedagogía en cuanto a la educación de la voz. Sólo algunos programas de carreras ligadas al área musical han incorporado asignaturas en las que es posible desarrollar técnicas para el habla y el canto, en las que Aula: Espacio Fértil
  29. 29. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 29 aún —a pesar de considerar más de un año de formación general— es difícil activar adecuadamente el sistema de respiración recomendado para la correcta emisión del sonido. Los gritos, las disfonías, las afonías son parte de un proceso que más de un profesor ha debido sufrir. Sin control, sin responsabilidad, pocas veces prestamos atención a nuestra actitud frente al uso de la voz en las salas de clase. Pareciera ser que en definitiva, somos inconscientes del inmenso daño que hacemos a las delicadas y vulnerables cuerdas vocales, al tomar una bebida exageradamente helada o fumar un cigarrillo incluso cuando estamos enfermos. La irritación generada aumenta las probabilidades de profundizar nuestras debilidades y establecerlas como un mal crónico. Nuestro cuerpo alerta, los síntomas son evidentes, sin embargo la semana es larga y debemos seguir adelante. Si tan solo pudiéramos conocer un par ejercicios que practicáramos mientras vamos camino al trabajo, en la fría mañana de invierno o en la fresca de verano; que cuidado debemos tener al usar nuestra bufanda o al dejar nuestro cuello demasiado expuesto. Pareciera ser evidente, pero aún así, gran parte de los pedagogos no se preocupa de activar su sistema vocal. Si pareciera que pasamos directamente desde la cama a la escuela en un paso, en una osadía —a veces casi como abuso— que nos demostrará cómo estamos para el día de hoy, aleatoriamente. Entonces ¿Quién asume la tarea de alertarnos de qué es necesario? ¿Quién nos dice cómo hacerlo? El tiempo nos falta y se huye entre las horas del día y las escaleras de nuestra escuela. Es la actitud de la dilatación, negligente por cierto, hasta que nuestra garganta necesita cirugía. Lo cierto es que simple ejercicios vocales pueden marcar la diferencia en nuestro historial médico anual. La pequeña incidencia que tiene un leve murmullo con labios cerrados, junto con una serie de movimientos suaves de activación facial cada mañana, proyectan un mejor desempeño vocal durante ese día y más aún si se transforma en una costumbre. La importancia del proceso acá es relevante, porque esta instrucción inicial debe dejar de ser una preocupación para transformarse en parte activa de nuestra rutina. El problema cómo saber qué hacer, si actualmente no existen medios informativos cercanos a los profesores que indiquen —al menos— recomendaciones simples como esta, además, considerando que apenas comenzamos con nuestra clase nos olvidamos por completo de una mínima recomendación, porque son miles los procesos que estamos controlando y uno más parece ser necesario, pero menos relevante. El llamado es entonces a potenciar las campañas informativas dentro del mundo docente, para lograr primero concienciar acerca de los efectos irreparables del mal uso de nuestro aparato vocal, a modo de sensibilizar acerca de esta problemática, incluyendo la Aula: Espacio Fértil
  30. 30. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 30 descripción de algunas enfermedades propias del uso inapropiado y exagerado de la voz. Para ello la actividad gremial, agrupada en el Colegio de Profesores de Chile A.G. junto con la acción del Ministerio de Educación, deben consolidar cuanto antes la iniciativa ofrecida, desplegando toda su capacidad orgánica para lograr informar oportunamente a toda la comunidad educativa acerca de las dificultades que vivimos a diario los maestros de Chile, que también es una realidad latinoamericana junto con otras dolencias. Afiches, dípticos, charlas informativas. Todos los medios deben estar dispuestos y orientados a formar al profesorado y a construir un apoyo cooperativo de parte de padres, apoderados y alumnos, quienes deben hacerse responsables del cuidado de su propia voz y más aún la de sus profesores. Trabajamos a diario en salas afectadas por distintos grados de contaminación acústica, deficientes características de infraestructura en relación al rendimiento acústico y malas condiciones de ventilación, lo que potencia el contagio de enfermedades respiratorias. Por otra parte, es necesario considerar la importancia de contar con asesoría de especialistas en el área, quienes puedan corregir paulatinamente los diversos errores de dicción, proyección y/o pronunciación de nosotros los docentes, como también, la instrucción progresiva de utilización de técnicas para el buen uso de la voz. Fonoaudiólogos, cantantes, actores, entre otros, son quienes trabajan efectivamente con la palabra hablada, como en nuestro caso. Algunos desde el aspecto clínico, otros como forma de existencia. Esta alianza interdisciplinaria permitiría dimensionar la temática en su real magnitud, con distintas orientaciones y recomendaciones de parte de quienes a través del estudio y la experiencia han logrado controlar adecuadamente su respiración y aparato vocal. Con buenos años de experiencia, una profesora comentaba: “…apenas llegue el mes de marzo y abril, aparece la carraspera. La disfonía nos tiene tosiendo todo el día. En mayo todo desaparece y estamos listos para el año…”. El aparente control sobre el uso laboral de nuestra voz esconde a su vez la aceptada ignorancia sobre los cuidados y la responsabilidad ética que también debemos tener con nuestro cuerpo. No sólo la preocupación por alcanzar mejores niveles de desempeño docente debe ser nuestro afán, sino que a su vez, debemos intentar instalar esta y otras problemáticas relacionadas con la salud docente ante las diversas gestiones directivas y administrativas de nuestras instituciones educacionales y —por qué no— también las relativas al ámbito público y privado. Asumir nuestra posición como pedagogos es mantener la convicción, vehemencia e ímpetu necesario para incidir en el cambio y luchar por mejorar las condiciones Aula: Espacio Fértil
  31. 31. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 31 individuales y grupales de los profesores. El llamado es a transformarse en gestor de nuevas visiones y perspectivas, instalando nuevas orientaciones paradigmáticas con responsabilidad y disciplina, asumiéndolas como un verdadero y legítimo desafío educacional, sin olvidar que es allí donde se construye nuestra dignidad. Aula: Espacio Fértil
  32. 32. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 32 Este documento fue escrito por: Benjamín Contreras Cofré Profesor de Educación Musical Colegio Particular Gabriela Mistral Sociedad Educacional Contacto: benjacontreras@gmail.com Aula: Espacio Fértil
  33. 33. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 33 Agradecimientos A Tania Báez, profesora del Curso de Perfeccionamiento: “Voz y metodologías de convocatoria pedagógica”, quien nos permitió utilizar nuestros ensayos —desarrollados para esta capacitación— para promoverlos en esta iniciativa: El “Diario de Reflexiones Pedagógicas”. Aula: Espacio Fértil
  34. 34. DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS 34 Contacto para envío de ensayos DIARIO DE REFLEXIONES PEDAGÓGICAS Comunidad de profesores al servicio de la incidencia en el cambio educativo ENVIO DE SUS ENSAYOS A: drpchile@gmail.com drp Abril de 2009 Aula: Espacio Fértil
  35. 35. drp Acerca de lo tanto que a los maestros nos gusta aprender El “Diario de Reflexiones Pedagógicas” es el resultado de un curso dictado en una semana de concentradas motivaciones, diálogos y enfrentamientos de perspectivas, donde el fin fue desentrañar algunos de los misterios del educar. La teoría de la educación siempre está buscando cómo enseñar mejor a partir de cómo los alumnos aprenden mejor. En este caso, buscamos formularnos la pregunta a nosotros mismos, sin afán de otorgarnos consejos, sino simplemente, poniendo atención en el núcleo del proceso educativo, la relación profesor-alumno. Mi gran sorpresa fue que para mis colegas asistentes al curso, la pregunta era simple, y con simpleza también pudieron dar cuenta en extenso de cómo ellos mismos desarrollaban dicho vínculo. Poner atención en los aspectos afectivos y relacionales que se dan en esta sabia mezcla entre maestro y discípulo permite analizar sentidamente el tema de la vocación de maestro y la de aprendiz en conjunta dependencia. Una co-dependencia hermosa y eficaz, que pese a las innovadoras metodologías que intervengan en el proceso educativo, nos recuerda que dicha relación está fundada sobre nuestra capacidad de motivación y convicción con que vivimos el hecho de guiar a otro y acompañarlo en el camino de hacerse persona, sujeto, ciudadano, amigo, aprendiz, maestro… De este modo, descubrimos cuanto nos gusta enseñar, por lo mucho que nos gusta aprender… Y eso es simple… no lo olvidemos…” Tania Báez / Docente Primera Edición

×