Your SlideShare is downloading. ×
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Cuentos y cartas de navidad
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Cuentos y cartas de navidad

4,638

Published on

Estos relatos están elaborados por alumnos de 1º y 2º de ESO del IES Arrigorriaga (Bizkaia)

Estos relatos están elaborados por alumnos de 1º y 2º de ESO del IES Arrigorriaga (Bizkaia)

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
4,638
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
22
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. RELATOS DENAVIDAD IES. ARRIGORRIAGA CURSO 2010-11
  • 2. Para el Olentzero:Este año me he portado muy bien pero no tevoy a pedir ningún regalo. Tengo 5 años y voyal cole. Todos los años hacemos un decoradoen la escuela y pintamos al Olentzero conmuchos colores. También ponemos globos y tusayudantes nos vienen a visitar a la clase ycuando estamos en los recreos, nos dejanregalos en las mesas.Pero este año, una amiga me ha dicho que no eres de verdad,y que los que me traen los regalos son los padres, pero yono le creo, yo sé que eres de verdad.Cuando les pregunto a mis padres, me dicen que ellos notienen tanto dinero para comprarme cosas. Tienen razón.También me dicen que ellos a la noche se van a dormir, y nopueden poner regalos porque están cansados.No sé si ellos me dicen la verdad, y por eso te lo preguntoa ti.Mis amigas se burlan de mí, porque dicen que yo no sé nadade nada.Pero yo creo que mis padres me mienten, porque el añopasado, en Navidades, mientras estaba jugando a las Barbiesen el cuarto de mis padres, se me cayeron unos tacones delas muñecas en un hueco que había entre el armario y lapared. Ahí me encontré unos regalos y ellos me dijeron queeran para mi cumple, pero mi cumple había sido en noviembre.Te agradecería mucho si me dijeras la verdad. Agur. Lucía Posdata: Sé que eres de verdad. NEKANE ASPIAZU
  • 3. CARTA AL OLENTZEROSeñor Olentzero me llamo Mikel. Tengo siete años y dos hermanos; Jon quees cuatro años mayor que yo y Endika que es un año más pequeño. Mispadres dicen que somos como el perro y el gato, porque siempre nos estamospegando, insultando,... vamos haciendo cosas típicas entre hermanos.Este año estoy pasando muchísimo más tiempo con mi madre, porque ahorael que trabaja es mi padre, creo que ella ha dejado de trabajar o algo asíparecido, por culpa de lo que los informativos llaman crisis.He notado que mis padres en lugar de comprarme las sudaderas que megustan llevo las de Jon y eso me pasa con más con más cosas: camisetaszapatillas y algunas cosas más, como estuches, mochila..... . A mi hermanoEndika le esta pasando lo mismo que a mi, pero mi madre me echa labronca, porque dice que no sé cuidar bien las cosas, para que luego las usenotros, que le has hecho un agujero a el pantalón, que con qué habrémanchado esa camiseta...Ni siquiera vamos a los centros comerciales parapasear o comer una hamburguesa en Mc Macdonal .Y todavía no he terminado, toda mi familia está contagiada. Mis abuelos yano me dan paga y mi tío ha dejado de llevarme al cine y si por lo menos mispadres alquilasen alguna película para ver en casa. Pero esto es cienciaficción, por lo que te pido de rodillas,suplicando que este año le traigas a mi madreun trabajo para que pueda estrenar ropanueva, para poder cambiar las botas defútbol. ¡Yo adoro el fútbol!¡Nunca podré serbueno si me hacen daño en el dedo gordo , siapenas puedo correr , nunca podré ser comoLlorente! ¡Ah ¡A mi padre que siga igual , me lo paso genial con él, a lo mejor sipuedes le gustaría tener una cámara de fotos nueva. Y si no puedes comosiempre unos calcetines que no sean negros, pues tiene muchos de ese color. Y ya para mí y para mis hermanos un juego nuevo para el ordenador,!pero sobretodo mis botas, por favor Olentzero!
  • 4. Sé que eres un hombre majo y confió en ti, seguro que harás todo lo posibley si no, mis botaaaassss. Bryan Sciacca JOKIN Y SUS ILUSIONESEra una noche fría, ya llegaba la NAVIDAD. Jokin un chico que tenía 12 años estabadesilusionado, porque no creía en Olentzero y ya no tenía ilusiones. Era el 16 deDiciembre tras ir al concierto de MOTOR HEAD, decidió no volver al instituto hastadespués de navidades.23 de diciembreMientras Jokin estaba durmiendo, escuchaba a la gente subir alInstituto para celebrar la nAvIdAd. Jokin pensó que por qué él erala única persona que no tenía ilusión por la navidad. Al anochecerJokin vio una luz NEGRA y otra luz BLANCA; al parecer teníaque elegir una de las dos, y como no, acudió a la NEGRA. Trastocar la luz oscura, Jokin empezó a ver MONSTRuOS de todas las formas. Se supone queJokin tenía que tener miedo pero no fue así (le encantaban los monstruos)Jokin después de haber visto todo, se desmayó, al despertar se dio cuenta de que habíasido un sueño. El siguiente DIA 24 de diciembre, se despertó como todos los días,cayéndose de morros. Se fue al baño a limpiarse la sangre que le salía de la nariz.Como de costumbre desayunaba sus cereales choco-crispies.
  • 5. Quedó para dar una vuelta con los amigos y volvió a su casa para comer. A las 08:00mientras cenaban su hermano de 5 años dijo:-¡Qué bien hoy viene el Olentzero!Jokin se levantó y dijo:-¡OLENTZERO NO EXISTE, Y JAMÁS EXISTIRÁ!!!!!!!!!!!La reacción de su hermano mayor lo dejo llorando. Jokin se fue a su cuarto y empezó adormir.A las 02:17 de la mañana escuchó un ruido que provenía de la sala y con el corazón en lagarganta se dirigió a la sala. FIN Un momento, esto es un error no hemos terminado. Jokin entró en la sala y vio a OLENTZERO, cerró los ojos y los volvió a abrir, pero ya no estaba. Se dio la vuelta volvió a la cama como si no hubiera pasado nada. Ahora sí, podéis aparecer las letras F, I y N FIN Jokín Ajuría Arkotxa EL MENDIGO Érase una vez, en una casa de New York, una como otra cualquiera, en la quevivían unos hermanos, Pol y Esther. Ellos no eran ricos, pero tampoco pobres.Terminaban las clases el 24 de diciembre y ese mismo día, después de salir de clase,
  • 6. a Pol y a Esther les perseguían unos matones y se metieron en un callejón, ahíconocieron a Bill, un mendigo que vivía allí.Pol y Esther le dijeron que si quería quedarse en su casa a cenar y a dormir, peroBill asustado contestó:-¡Me lo diréis de broma, iría encantado, pero a vuestros padres no les gustará laidea!-¡Qué va! a nuestros padres les encantará la idea de que vengas, siempre dicen queel día de Navidad, hasta un mendigo tiene que estar con alguien y así, al estaracompañado, sentirse más feliz. ¡Además, si quieres, te ayudaremos a estar guapo. Te afeitarás, un poco de colonia,un baño, te dejaremos ropa y ya verás que guapo!Sois muy majos, pero no hace falta que hagáis todo esto por mí.-¡UY! ¡Qué no!. ¡Ven síguenos!Fueron a su casa y ahí le pusieron guapísimo. Llegó la hora de cenar, y los padres nopusieron ninguna pega.Entonces mientras rezaban, Esther le dijo:-¡No ves! ningún problema, y le guiñó el ojo.Al día siguiente, a la mañana, el mendigo se levantó muy temprano y les hizo eldesayuno a todos en muestra de agradecimiento.Al levantarse todos vieron el desayuno, tenía buena pinta, pero cuando lo probaronno estaba tan rico, de todas formas se lo comieron, Bill se lo había preparado conmucho cariño.Desde entonces, Bill no era el mismo, ayudaba mucho y estaba muy trabajador.Los hermanos le ofrecieron esto:-Bill, ya que estás tan trabajador, te ayudaremos, si te parece bien, a encontrartrabajo y empezar una nueva vida.-¡OK! Vale.Bill encontró un trabajo como camarero de un restaurante italiano y cuando tuvoun poco de dinero, se fue a un apartamento.-¡Bill, te echaremos de menos!
  • 7. -Y yo también a vosotros, gracias por todo, ha sido el mejor regalo de Navidad queme ha hecho nadie.Los abrazó a todos y se fue. No podía olvidar todo lo que habían hecho por él.Al de unos años se presentó en casa de Pol y Esther.¡Hola! gracias por todo lo que hicisteis por mí, ahora que tengo dinero, os hecomprado unos regalos.-¡No hacía falta, pero bueno, a ver qué nos has traído! Les trajo la cosa más bonita que podían imaginar: -¡Mamá, papá! Bill nos ha traído un gatito pequeño,mirar que bonito-Gracias, lo cuidaremos como a uno más.Y Bill y esa familia que tanto le ayudó, se reunían todos los años para celebrar laNavidad.
  • 8. NEREA RODRÍGUEZ CURSO: 1ºF QUERIDO OLENTZERO Todos seguro que ya sabéis quién es Olentzero. Es un señor que vive en los montes y que todos los 24 de diciembre baja a repartir regalos a todos los niños de Euskadi. El 24 de diciembre de 2010 Olentzero bajó de su casa como todos los años a repartir regalos, y fue poco a poco por todos los pueblos y ciudades de Euskadi. Cuando acabó su tarea como siempre, fue por todas las casas de nuevo a ver si les gustaban los regalos.Miró en una casa cualquiera, pero no había nadie. Miró en otra casa, perotampoco había nadie. Olentzero comenzó a sospechar que a los niños ya no lesgustaban sus regalos, se puso triste y se volvió al monte con su burro. Se metióen la cama, porque estaba muy cansado. A la mañana siguiente volvió por lascasas a ver si habían visto ya los regalos. No, no los habían visto. Olentzero sepreocupó. No sabía qué hacer y volvió a su casa. Pero Olentzero no sabía quetodos los niños le iban a dar una sorpresa. Le iban a regalar un carro para llevarlos regalos a los niños más fácilmente. A la mañana siguiente, los niños, metieron una carta en casa del Olentzero en laque ponía: -Olentzero, hoy te esperamos en la plaza mayor de Bilbao a la 17:00..Olentzero se quedó asombrado y decidió ir a Bilbao.
  • 9. Olentzero bajó con su burro poco a poco hasta que llegó a Bilbao.Allí no vio tampoco a nadie, pero él sabía que tenía que ir a la plaza. Según iba acercándose el ruido y la música era más alta. Al entrar en la plaza todo estaba lleno de gente. Olentzero se puso muy feliz al ver a una multitud de personas. En cuanto entró y la gente le vio todos comenzaron a aplaudir como locos. Olentzero había llegado. Se subió a un escenario que lehabían preparado los ciudadanos y allí recibió su regalo. Su nuevo carro parallevar los regalos. Entonces la gente le dijo que le hacían un regalo porque el siempre regalaba,pero nunca recibía nada. Olentzero estaba muy feliz. Se habían acordado de él para darle un regalo y no como siempre para pedirle cosas. A partir de ese día Olentzero baja todos los años en su nuevo carro para repartir regalos a los niños de Euskadi. Jon Ander López 1-E Cuento navideño Llevaba un par de horas sentado en el balcón sin despegar los ojos del libro que mehabían mandado leer en vacaciones. Era 21 de diciembre, pero no tenía clase, debido
  • 10. a una reforma urgente del centro. Empecé a tener frío, pero no entré, ya que estabamuy bien leyendo. Terminé entrando, cuando mi madre me gritó: - ¡Pablo entra ya, que la cena está servida! - ¡Ya voy mama! Entré y cerré la puerta ajeno a todo lo que estabaocurriendo desde hacia unos días por los alrededores.Mientras cenábamos mi madre preguntó: - ¿Has empezado con los deberes de Navidad? - No, ni siquiera he cogido nada de la mochila. - Excepto ese libro que te tiene obnubilado. - ¡Es mentira! - ¡Llevas 2 horas en la calle con 5º de temperatura y no llevas encima nada más que una fina sudadera! - ¿Tanto frío hace? Ni siquiera lo he notado, suponía que había unos 17º. - Ya, claro, y también suponías que eran las 8 de la tarde, cuando te he dicho que bajases a cenar. - A veces, el tiempo pasa volando. Esa noche fui tarde a la cama. Estuve largo rato leyendo en la cama, hasta que el cansancio pudo conmigo. La siguiente mañana desperté con el libro sobre el regazo y la luz encendida. ¡La que me cayó!. Después de la merecida bronca de unahora, me dediqué a descubrir en qué página había dejado anoche la lectura. Estuveun cuarto de hora para encontrar la maldita página. Antes de que pudiese empezar a leer, mi hermano pequeño empezó a decirmeque iba a jugar con mi consola, y con tal de que no la usase, me puse a jugar yo. Tenía
  • 11. un nuevo juego, así que poniéndolo en el lector me dediqué a jugar durante un largorato. Mi madre me tuvo que llamar para que bajase a comer y cuando me fue a echarla bronca por haber estado leyendo le dije: - ¡Pues resulta que he estado jugando a la consola!. - ¡Es verdad, que ni siquiera me ha dejado jugar!- Protestó mi hermano. Esa tarde decidí ir en bici al monte cercano a casa y leer tranquilo aquel libro queme tenía enganchadísimo, y mi madre, me obligó a llevar una chamarra, ya que veíaque me iba en sudadera. Pedaleé durante una hora hasta que vislumbré una pequeña colina que sobresalía y me acomodé bajo un sauce que allí yacía. Leí durante horas, pero tuve la extraña sensación de que un extraño ser me vigilaba. El hecho de que mi libro fuese de miedo no hizo sino acrecentar mi inquietud. De vuelta ya a casa fui bastante más rápido de lo que iría normalmente, ya queintuía que algo o alguien me perseguía sindescanso, raudo y veloz entre la arboleda quese extendía a la derecha del camino. Llegué a casa poco antes del anochecer,pensando que tendría unas palabras por partede mi madre. No fueron demasiadas, ya quemis abuelos, mis tíos y mis primos seencontraban ya en mi casa. La cena con la familia fue muy tranquila, locual me ayudo a desconectar. Los más jóvenes
  • 12. decidimos salir a la calle a jugar un pequeño partido de fútbol en un campoadyacente a mi casa. También jugamos al escondite entre todos y estando yoescondido, observé como una extraña figura se abalanzaba sobre mi justo a tiempocuando saltaba hacia un lado para esquivarla. Dimos por concluido el juego tras una gran insistencia por mi parte. Esa noche seguí leyendo el libro, ya que no podía dormir. El cuento de miedo seguíasu curso rápidamente. El personaje, se abalanzaba hacia una muerte inevitable. Ellibro me tenía lo demasiado enganchado, como para darme cuenta de lo que ocurría,hasta que la oscura figura que me había seguido se abalanzó sobre mí atravesando laventana. Entonces, horrorizado, observé la figura a la luz de la lámpara de lectura. Eraexactamente como yo, pero con unas rasgadas vestimentas y con algunasmalformaciones causadas por roturas. En el último instante, conseguí interponer el libro entre los dos y apartarmedeprisa. Corrí hasta la cocina, donde armado con un cuchillo, intenté protegerme delextraño ser que me atacaba. En uno de esos ataques, el enemigo salió herido y huyópor la puerta. Nunca volví a ver a ese extraño, pero viví con el temor de hacerlo, y por si pasabaalgo, siempre estuve alerta. AITOR CRESPO SORPRESA DE NAVIDADQuerido Olentzero:
  • 13. Este año, después de mucho deliberar, he decidido qué pedirte. No quiero nada, buenomás bien, no necesito nada. Tengo todo lo que quiero y por lo tanto prefiero que le desmis regalos a la gente que de verdad los necesite o a la que le hagan más ilusión que a mí,a gente que tenga poco y que le gustaría tener más; porque yo no soy como los otrosniños, todo lo que en anteriores años me has regalado, lo he estado utilizando, he jugadocon todos mis juguetes mil veces, tantas que algunos han acabado estropeados. Aunque esverdad que me gustaría remplazar esos juguetes rotos por otros nuevos, he preferidoarreglarlos yo mismo para volver a disfrutar de ellos. Bueno, supongo que esta habrá sido otra carta más para ti, pero aunque no te haya pedidonada, espero que le prestes el mismo interés que a las de los otros niños. Adiós y ¡FELIZNAVIDAD! Firmado: Mikel Llegó el 24 de diciembre y Mikel, estaba muy contento, por que como anualmente, era Navidad, una de las épocas más bonitas del año. La época en la que los árboles desnudos se vestían de blanca nieve, nieve que abarrotaba de alegría todos los lugares de la ciudad. Esa era la época que todos los niños deseaban que llegase, junto con los regalos y el espíritu navideño. El muchacho, se encontraba alrededor del fuego que calentaba el hogar en el que residíajunto con su familia, pero él decidió acostarse, pues ya eran altas horas de la noche yestaba verdaderamente agotado. Su madre, le acompañó hasta su cuarto, le acomodó laalmohada y tras darle un dulce beso en la mejilla, se marchó. Seguidamente, el niñoescuchó el sonido de las campanas de la iglesia, dando las doce y cuando se dispuso acerrar los ojos, observó que no se encontraba solo, en esa habitación había otra persona,alguien al que no conseguía ver con exactitud, alguien con un aspecto algo corpulento, deestatura media, y con una barba abundante. ¡ERA EL OLENTZERO!-¿Olentzero, qué haces tu aquí? ¿No deberías estar repartiendo regalos a los niños?- preguntó Mikel con bastante inquietud e interés. -Si, debería estar repartiendo regalos, pero he preferido dejar mi trabajo por unos instantes y venir aquí a hablar contigo. Tu carta me ha impactado, sí que tienes razón con eso de que no eres igual que todos los demás niños, por que todos me han pedido alguna cosa, todos menos tú. Tú has preferido ser
  • 14. feliz con lo que tienes y me parece muy sensato, pero poco común en niños de tu edad. Tevoy a confesar un secreto, los juguetes no traen la felicidad, yo los reparto para despuésobservar la alegría de los niños al recibirlos, porque en realidad, luego normalmente lossuelen dejar apartados y nunca más vuelven ajugar con ellos. Pero es que yo busco mi felicidad en la felicidad de los niños. A mí mehace feliz ver a los niños sonreír, cuando desenvuelven sus regalos; pero sabes que mehace más feliz, ver a niños como tú, niños que sonríen, aunque no tengan regalos deNavidad, niños que prefieren dar un poco de su felicidad a los que no la tienen, en estedía de Navidad.El niño se quedó estupefacto, tras escuchar las palabras del Olentzero.-Me alegro mucho de que te guste tanto tu trabajo y tranquilo, que tu secreto está a salvoconmigo.-Lo sé, por eso te lo he contado a tí. Sé como eres, te llevo años observando.-Yo de mayor quiero ser como tú.- aclaró el niño.-Tú, ya eres como yo, una persona humilde y sencilla que reparte felicidad a los que lanecesitan. Bueno, me tengo que ir, tengo que seguir con mi trabajo.- Claro, adiós Olentzero y gracias por todo, espero que pronto nos volvamos a ver.-añadió Mikel con una sonrisa de oreja a oreja. La imagen del Olentzero fue desvaneciéndose poco a poco, hasta que desapareció porcompleto. Entonces, entró su madre en la habitación.-¡Vamos Mikel, es hora de levantarse! ¿No estás impaciente por ver que te ha traído elOlentzero este año? El chaval se levantó de la cama y se percató de que todo había sido un simple sueño, el mejor sueño que había tenido nunca. Bajó las escaleras y cuando llegó al salón, vio que debajo del árbol había una carta para él, que decía:
  • 15. Mikel, pásalo bien en el día de Navidad y no te olvides, nunca cambies si quieres seguirsiendo como yo, porque la felicidad de cada uno está en cualquier parte y la tuya y la mía,están en la de los demás. Firmado: TU AMIGO, EL OLENTZERO LEIRE ALONSO 2ºD MIS NAVIDADES Hace mucho tiempo, vivía en un orfanato una niña llamada Melani y comocantaba muy bien, la tenían encerrada en su cuarto afinando su voz. Pretendíanganar dinero con ella. Como ya estaba cansada de hacer siempre lo mismo se escapó y se fue alcentro de la ciudad. La empezaron a buscar con la policía y la encontraron. Como se habíaescapado, todavía le hacían cantar más y la tenían mas vigilada. Pasó una semana y pensó que todos los niños podían escribirles cartas alOlentzero y que entonces, ella también podía. Ese mismo día se puso a escribir su carta que decía lo siguiente:“Querido Olentzero , nunca te he pedido nada, pero este año quiero que nos rescates atodos los niños y niñas del orfanato. Nos tratan muy mal y a mi me tienen todo el díaencerrada en mi cuarto haciéndome cantar para mejorar mi voz. Quieren que cantevillancicos por la calle y que la gente les den dinero por escucharme. Estoy segura de que podrás venir a buscarnos.
  • 16. Si conseguimos ser libres, con nuestras voces podríamos hacer felices a losdemás. Un saludo de todos los niños del orfanato, un beso Melani” Melani se reunió con los demás del orfanato y les contó lo que había hecho y que si resultaba, dentro de una semana iban a ser rescatados. Al Olentzero le llegaron las cartas; primero leyó la carta de Melani y pensó que él solo no iba a poder. Pero cuando leyó la siguiente carta dijo: -¡¡Al rescate!!En la carta ponía:“Hola Olentzero, me llamo Jaione y quiero ayudarte en alguna de tus aventuras. No tevoy a pedir nada más, pero quiero que eso se cumpla, un beso Jaione” Pasó la semana y la noche de Nochebuena; y el Olentzero fue a mi casapara una nueva aventura. Yo al principio me asusté un poco, pero al ver que erael Olentzero le di un abrazo que casi le deja sin respiración. Tardamos un poco porque al principio tuvimos que repartir los regalos alos demás niños.
  • 17. Mientras tanto, Melani estaba un poco desilusionada porque el Olentzerotodavía no había llegado. En ese momento yo estaba llegando con el Olentzero al orfanato; alvernos, a todos los niños y niñas se les dibujó una sonrisa en la cara. Les indiqué por donde tenían que salir y todos quedaron libres. Los niños como habían prometido, cantaron para hacer feliz a la gente. Jaione García Carlos, el niño que no creía en Papá Noel.El 23 de diciembre, Papá Noel cargaba el saco de los regalos en su viejo carruaje mientras ledecía a su elfo:- ¿Quiénes están en la lista negra este año? - Uno de ellos es Carlos, que no cree en Papá Noel. - ¡¡¡Tengo un plan magnífico!!! – Dijo Papá Noel, mientras montaba en su trineo.
  • 18. Cuando llegó, cargo el pesado saco sobre sus hombros y trepo por la pared de una casa hasta lachimenea, como si subiera por una escalera. Luego, llegó al cuarto de Carlos.Se despertó y Papa Noel le dijo:-¿Cómo estás esta noche amiguito? - Le preguntó Papá Noel, mientras Carlos se levantaba. -Levántate y vístete rápido que vas a venir conmigo, esta noche llevarás tú el saco. Vengaperezoso.Dándole la mano le ayudó a salir de la cama. Carlos no decía nada, pero estaba un pocoasustado. Papá Noel le empujó por la chimenea arriba, llevándolo por encima de los tejados delas casas.- ¿Crees ya en Papá Noel?Pero Carlos estaba tan cansado que no movió ni la cabeza.- Me parece que lo haces muy bien.Pero Carlos no decía ni una palabra. Repartiremos todos los regalos a los niños. Por fin el sacoquedo vacío y Carlos se alegró. Estaba muy cansado. Al llegar a casa, Papá Noel lo metió en el saco y bajó la chimenea con él. -¿Crees ahora en Papá Noel?
  • 19. Carlos dijo que sí con la cabeza, y se metió en la cama. Ala mañana siguiente desayunó muypronto, porque había quedado con sus tres amigos para construir un trineo. Pero al llegar a lapuerta, se encontró con su hermanita Izaro que le pregunto:- ¿A dónde vas con tanta prisa?- Voy a ver a mis amigos. – Respondió él.- ¿No vendrás conmigo esta mañana? – Dijo su hermanita.- No, pero volveré pronto.- Dijo.- Recuerda que tenemos que ir a visitar el árbol de Navidad de la plaza, el año pasado hubo unagran fiesta. - ¿No te acuerdas que el año pasado vino Papá Noel?- Sí, me acuerdo, pero Papá Noel vino ayer a la noche. -Dijo Carlos.- Vendrá también esta noche, es Navidad.Carlos se quedó intrigado, ¿Fue acaso un sueño? -Oye Izaro, tengo algo que contarte, Papá Noel ha venido la noche pasada, y me ha hecho llenar muchas medias y calcetines con regalos, porque no creía en él. Quizás si me acercara a la chimenea y dijera: - Papá Noel creo en ti. No se enfadaría conmigo.Cuando llegó la noche su madre le comentó:-No te olvides de dejar las medias colgadas.
  • 20. Carlos las colgó y dijo tres veces por el hueco de la chimenea:- ¡¡¡Papa Noel, ya creo en ti!!!Se metió en la cama e intentó quedarse despierto, pero los ojos se le cerraron. Cuando sedespertó fue a ver enseguida sus medias y vio que estaban llenas de regalos, Papá Noel habíavenido y le había perdonado. Desde aquel momento juró no decir nunca más:-Papa Noel, no creo en ti. Isely Lope: 2.d EL LADRÓN DE NAVIDADHace bastante tiempo, una familia esperaba con gran ilusión la nochebuena. Cuando el esperado día llegó, una inesperada sorpresa, o debería decir desgracia, les aguardaba, ¡un misterioso hombre se estaba llevando los regalos navideños! La familia, formada por sus 4 miembros que eran: el padre, la madre, el hijo y la hija; bajó al salón, pero para cuando llegaron, el misterioso hombre se había marchado. El hijo, llamado David, tenía 12 años y creía ciegamente en el Olentzero. Era rubio y muy deportista, y no se quedaba atrás con las notas. Su hermana tenía 15 años y sus creencias hacia el Olentzero eran dudosas, pero estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para ayudar a su hermano. Su nombre era Cristin, pero la solían llamar Cris. Su pelo era moreno y era muy madura para su edad. David, decepcionado, le pidió a su hermana que le ayudase a encontrar alOlentzero y junto a él detener al misterioso hombre. Su hermana aceptó, pero le dijo aDavid que sólo le ayudaría una vez. Sin decir nada a sus padres se marcharon, dejandoúnicamente una nota que decía:“Queridos ama y aita, Cristin y yo hemos salido en busca del Olentzero para ayudarle adetener al misterioso hombre que nos robó los regalos. No os preocupéis, porquevolveremos pronto. Besos, Cristin y David.”Su búsqueda no duró mucho, pues no encontraron al Olentzero, sino que el Olentzero lesencontró a ellos. Cristin, libre de sospecha de que el Olentzero existía dijo:
  • 21. -¡Tú, existes de verdad!-¡Sí, Cristin, y siento haberte hecho dudar de mi existencia!- respondió el Olentzero.-Olentzero- dijo David- ¡Un misterioso hombre está robando todos los regalos deNavidad!-Lo sé- respondió el Olentzero.Sin más conversación fueron detrás del misterioso hombre al que denominaron el “ladrónde Navidad”. David tuvo una idea, a la que se unió todo el grupo. Éste era el plan: elOlentzero ponía falsos regalos en una casa y en el interior de los regalos habían sistemasde rastreo, para encontrar el escondrijo del ladrón. El plan fue a la perfección hasta quellegaron al escondrijo.Entraron en el escondrijo pero se llevaron una gran sorpresa, ¡el ladrón no era más que unadolescente quinceañero al que un año le dejaron sin regalos.-¡Si eres Max!- dijo el Olentzero-¿Le conoces?-preguntaron David y Cristin.-¿Por qué lo haces Max?-pregunto el Olentzero -Porque me dejaste sin regalos, y si yo no tengo regalos nadie los tendrá-respondió Max -Piensa por qué lo hice,¿acaso te portaste bien?- respondió el Olentzero-Lo que estás haciendo es completamente egoísta. Con mucha conversación lograron persuadir a Max y sin que la policía hiciese nada, David, Cristin y el Olentzero lograron devolver todos los regalos a los niños. JOSEBA CASTARROYO CARTA PARA EL OLENTZERO
  • 22. Un día de estos, normal y corriente del mes de diciembre, una niña de unos 10años llamada Samanta, empezó a escribir una carta para el Olentzero: Hola Olentzero: Soy Samanta, tengo 10 años y por este mensaje te quería decir 3 cosas: Soy de África y he venido aquí, porque mis padres no tenían mucho dinero ytuvieron que venir en busca de trabajo y dinero. Para ello tuvimos que sufrir mucho… Este año te voy a ser muy sincera y concreta, para que sepas que me tienes quetraer y no te equivoques. He sido una niña muy formal y he tenido muy buenas notas en la primeraevaluación: En lengua he aprobado con un 10, en natura con otro, y en mate más de lomismo… Pero siempre hay alguna asignatura que se nos da un poco peor que lasdemás, en mi caso es el euskera. Tuve un 4 pero, como soy de África…, todavía estoyestudiando para que el último trimestre pueda aprobarlo con un 8 o 9 o incluso con un10… El año pasado me trajiste una bicicleta con cuatro ruedas cuando tenía 9 años,también me regalaste cuatro figuritas de cantantes famosos y dos pares de pendientes. ¡Ya sé que mi número favorito es el cuatro, pero tampoco es para tanto! Por eso este año he cambiado de número favorito: el tres, y por esa misma razónte voy a pedir solamente tres cosas Teniendo en cuenta las notas que he sacado y que he sido una de las niñas másformales de todo el instituto e incluso de todo el mundo, he aquí el listado de regalosque me gustaría recibir: 1.- Una bici con dos ruedas, porque si no mis amigas de clase se van a reír de mí como el año pasado.
  • 23. 2.- Ya sé que este regalo te va a costar pero, como tu puedes hacer magia, podrás regalarme el iphod que tanto deseo. 3.- Y éste si que te va a costar un poco más conseguirlo pero… quiero que todos los niños de África sean felices y que no tengan que pasar por lo que yo he pasado. Una vez escrita la carta, salió a la calle en busca de un buzón para enviársela alOlentzero. Cuando estaba junto al buzón, se dio cuenta de un pequeño detalle: -¡Mierda!- dijo acordándose de una cosa justo al meter la carta dentro del buzón-¡¡¡perosi el Olentzero no sabe hablar castellano!!! Y así se fue Samanta a casa para volver a escribir la carta en “euskera”, ese idioma que tanto se le resistía. Lo que Samanta no sabía es que el Olentzero entiende las cartas de todos los niños y niñas que le escriben hablen el idioma que hablen. JON IPIÑA La magia de la navidadLa nieve abundaba en todos los rincones de Madrid. Jorge,observaba como los copos de nieve se posaban sobre el fríosuelo que rodeaba su casa. Este niño tenía tan solo 5 años, peronada le impedía adorar la nieve. Era sábado 22 de diciembre;eso quería decir que faltaban solo 3 días para que papá Noel se
  • 24. introdujese por su chimenea y dejase allí los regalos. El grito desesperado de su madre lodespertó de sus ilusiones.- Jorge!!!!!!! A cenar!!!!! Te he dicho 4 veces que vengas!- Ya voy mamá. - respondió el chiquillo.Cuando llegó a la cocina, su madre le cantó las cuarenta.- Jorge, te tengo dicho que no sueñes tanto con la nieve. Pero ya que estamos, te diré unanoticia que te va a gustar: cuando venga papá, salimos a jugar con la nieve ¿vale?- Si!!!! Qué bien nos lo vamos a pasar!! - respondió Jorge.No sabía lo equivocado que estaba. Al principio todo marcho bien: su padre y su madre le construyeron un muñeco de nieve que después derribaron. Hicieron una guerra de nieve en la que nadie salió vencedor. Pero lo que fastidió el día fue cuando le entraron ganas de mear. Fue a un callejón a mear (a pesarde su edad sabía mear solo. A su edad había niños que no saben mear solos) y cuandoacabó escucho a dos chicos más mayores que él comentar:- Venga chaval, que mis padres me van comprar el" DJ HERO" para papa Noel. ¡Flipa!- A mí me van a pillar el "NEED FOR SPEED HOT PURSUIT" que me han dicho que esuna pasada.A Jorge esto último le dio igual, pero lo del primer chaval no le cuajaba.¿ Porque suspadres le van a comprar algo para papa Noel? Siguió escuchando la conversación, cosasque no debió haber hecho nunca.- Eso de que papa Noel existe es una niñada. Todo el mundo sabe que son los padres.- Ya, tío!Jorge se quedó asombrado. Nunca se imaginó algo así. Sus padres le habían mentidodurante siete años. ¿Cómo era posible? Tenía que resolver dudas. Después de esto fuecorriendo a donde sus padres, para resolver todas las dudas que tenía. En cuanto llegó adonde su padre, rápidamente preguntó.- Papa, se sincero conmigo por favor. Así que respóndeme sin mentiras: ¿Quién esrealmente papa Noel? - preguntó.Su padre se rascó la barbuda barbilla antes de comenzar a hablar.- ¿En serio quieres que te lo cuente?
  • 25. Jorge asintió con la cabeza.- Pues veras, papa Noel no existe, solo es un truco para que los chavales sientan laverdadera magia de la navidad. Pero veo que tu ya la has perdido. - dijo el padre.Jorge se quedo atónito. Jamás debió haber escuchado esa conversación. Pero aun así dijo.- Pues no. Te estás equivocando de cabo a rabo. Yo sigo manteniendo el espíritunavideño y siempre lo tendré. - respondió.La noche del 24 de diciembre, Jorge ideó un plan: a la noche se despertaría y esperaría aque pasase por ahí papa Noel.Llego esa noche, y cuando sus padres se marcharon a la cama, este se levanto y se sentóal lado del árbol de navidad. Pasaron una hora, dos horas y no apareció. De pronto, cuando toda esperanza estaba perdida, escucho unos ruidos extraños en la chimenea. De repente, un trasero redondo chocó contra la fría moqueta de la casa. Si, era papa Noel. - Madre mía, cada vez hacen las chimeneas más pequeñas. Será que me estoy haciendo gor... No terminó la frase porque en ese momento sus ojoschocaron con la mirada de un emocionado Jorge, que lo miraba como si sería de oro.- Chaval, ¿qué haces despierto a estas horas? - preguntó con una amabilidad tremenda.- Descubrir si eras de verdad o solo salías en los cuentos. - respondió el crio.- Jojojo! Qué bromista es este chaval. Claro que existo. ¿no me has visto o qué? - dijopapa Noel. - Ahora vete a la cama. Que los niños de tu edad tienen que dormir mucho.Además, yo tengo mucho trabajo.Jorge, rebosante de alegría, se fue rápidamente a la cama. Estaba feliz porque habíahecho realidad uno de sus sueños: conocer en persona a papa Noel y porque habíadescubierto una nueva magia: la de la navidad. AITOR IBARRETXE
  • 26. 1 de diciembre de 2010Hola Olentzero:Antes de nada, yo quiero decirte que este año los regalos no los lleves a mi casa. Esmejor que los lleves al sitio donde estaré de vacaciones estas Navidades. Yo no meacuerdo del nombre del sitio, pero mi ama me ha dicho que es un sitio muy alto y queestá lleno de nieve. Bueno, una vez dicho esto, volvamos a lo de siempre. Me heportado muy bien este año, porque como lo que te voy a pedir es muy grande me teníaque portar fenomenal para conseguirlo. Cuando mejor me porté, fue cuando ayudé amis padres a recoger la casa todos los sábados de septiembre y Octubre. Aunquetambién me he portado bien todas las veces que he ido a visitar a mi tía, la de lasespinacas, le llamo así porque siempre que voy a su casa, me pone espinacas paracomer. Sé que no está bien que la llame así, pero es que encima ella dice que como nosda todas las espinacas a nosotros (se supone que a ella le gustan) ella tiene que comermacarrones con tomate. A pesar de que haga esto creo que me merezco la bicicleta quete voy a pedir. Ya sé que estarás pensando “¡vaya niño me va ha hacer cargar con la bicidesde mi casa hasta ese sitio alto con nieve!”. ¡Pues sí! Pero no te pido nada más paraque no vayas muy cargado. Además te dejo que te montes en ella para ir más cómodo.Para que no te equivoques de regalo te describo aquí que bici es la que quiero: Mi biciquiero que sea la bicicleta plegable que sale en los anuncios de la tele. Claro que comoes plegable para envolverla en papel de regalo puedes plegarla y gastar menos papel, asíahorras (ves que bien me porto, hasta se reciclar). Quiero que la bici sea la que tienefuego pintado, no me importa si es rojo o azul, te dejo elegir. Por favor tráeme el regaloprontísimo porque yo madrugo mucho y no te quiero pillar. Aun así tranquilo este añono me quedaré esperándote para ver los regalos. Pero aunque lo intente luego siempreme duermo. ¡A! no te olvides de mi hermana y de las muñecas que te habrá pedido. Yoesta carta te la escribo y te la mando tan pronto para que te de tiempo de encontrar labici, pero ¡Feliz Navidad y que te lo pases bien!De Martín:Post data: ¡Corre a por la bici!
  • 27. RUBÉN IBARRONDOEra el 23 de Diciembre. Unai, un niño de 7 años, estaba ansioso de que llegara el día siguiente,quería saber cuanto antes lo que le iba a traer el Olentzero por Navidades.Había estado todo el mes de Noviembre y parte del de Diciembre pidiendo cosas para que leregalase.Pasó el día y llegó el 24. Era la hora de cenar, estaba reunida toda su familia en el comedor de lacasa. Cuando terminaron, fueron a dar una vuelta por el pueblo, y al volver, el árbol estaba llenode regalos.Unai empezó a buscar cuál de ellos era el suyo, pero lo único que encontró fue una carta con sunombre. La leyó lentamente, en la carta ponía esto:Querido Unai:Hay muchos niños pobres en el mundo que no tienen ni un solo juguete, algunos ni siquieratienen qué comer. Por lo tanto, he decidido que este año por tu egoísmo, te vas a quedar sinningún regalo.Atentamente: OlentzeroÉl empezó a llorar, y al contarles a sus padres lo que el Olentzero le había dejado escrito en lacarta, ellos le dijeron que se lo merecía por haber sido tan egoísta. Aquella noche Unai no pudo
  • 28. dormirse, y cabreado por lo ocurrido decidió ir al monte la próxima noche en busca de aquelhombre que le había escrito la carta.Pasó el día y cuando sus padres fueron a dormir se marchó de casa. Después de estar variashoras caminando, vio un burro al lado de una cabaña y supuso que esa sería la casa de aquelhombre.Llamó a la puerta y un hombre bastante gordo le abrió.Según le vio, supo que aquel niño era al que le había dejado sin regalos el día anterior, peroigualmente le preguntó a ver que quería:-Pues quisiera decirle que no me parece normal que no me haya traído ningún regalo.- Lo siento Unai, pero este año no te has portado muy bien, has sido muy egoísta y con estoaprenderás.- Vale, sé que no me he portado muy bien, pero te prometo que este año me voy a empezar aportar mejor. Adiós.-Espera. Sé qué puedes hacer para empezar a portarte mejor. Esta noche te vas a quedar aquíconmigo para ayudarme a empezar a hacer más juguetes para el próximo año, que sois muchosniños y las cosas no se pueden dejar para última hora. ¿Te parece bien?-Por supuesto, ¿pero si los niños todavía no te han enviado sus cartas cómo puedes saber quejuguetes hacer?- Nunca lo entenderás.
  • 29. Diciendo esto los dos se pusieron a trabajar durante toda la noche. Mientras trabajaban elOlentzero le estuvo contando anécdotas suyas de cuando era pequeño, cómo se hizoOlentzero… Y le explicó en qué situación vive la gente que no tiene apenas dinero.Gracias a todo lo que hablaron aquella noche Unai recapacitó, y se dio cuenta de lo egoísta quehabía sido hasta entonces. Se hizo muy amigo del Olentzero, aquella noche había sido la mejorde toda su vida, porque aparte de cambiar mucho se lo pasó en grande construyendo juguetespara todos los niños. No pensó en ningún momento que alguno de esos juguetes sería para él.Ya eran las seis de la mañana, se tenía que ir rápido a casa. Se despidió del Olentzero y le dio lasgracias por todo, y que algún día si le necesitaba que le llamase:-Espera, antes de que te vayas tengo algo para ti.- Le dijo el Olentzero.- Si quieres puedes elegiruno de los juguetes que hemos hecho para que lo tengas como recuerdo de que has estadoaquí.-No, gracias. Creo que hay niños que los necesitan más que yo.Y diciendo esto se fue a su casa.Pasó un año, era el 24 de diciembre. El árbol estaba lleno de regalos, y uno de ellos era para él.Lo abrió cuidadosamente. Dentro del papel de envolver se cayó una carta en la que ponía quecomo ya había madurado no le había traído ningún juguete, sino algo más especial: una bola decristal. Cada vez que necesitara su ayuda tan solo tenía que agitarla, y él aparecería en unsegundo.Ahora mismo Unai es mayor, y a veces sube al monte y le ayuda al Olentzero a hacer carbónpara los niños malos y egoístas. Nerea Peña
  • 30. “Querido Olentzero; este año como he sido muy buena, te quiero pedir:una muñeca, vestidos para la muñeca, un cochecito y un peluche” No es lo que te pediría, ni pondría ahora en una carta, pero sí es lo quete puse, cuando tenía cinco años. Ahora que tengo doce y sé todos los secretosde la Navidad, me apetece recordar con qué entusiasmo abría los regalos, lonerviosa y a la vez feliz que me dormía la noche del 24 de diciembre. Me encanta la Navidad pero ya no la vivo como antes. Estás un pocomezclado con los Reyes Magos en mi recuerdo, pero no importa. Me apetececontarte una Navidad en mi familia. Primero vamos a la misa, que yo siempre me aburro mucho. Luego vamosa ver como se quema tu muñeco y subimos a casa de mi amama a cenar con misprimos: Irati, Jon y Mikel. Irati es la mayor, pero es de mi edad, me llevomuy bien con ella. Jon es el del medio y tiene un año menos que yo,normalmente está jugando con Mikel o viendo la tele. Mikel es el pequeño, tieneseis años. Me quiere mucho, pero es un poco bruto, cuando juega con Jon.Cenamos en el comedor y luego vienes tú y dejas los regalos en el balcón. Cuando llego a casa, aún no has venido, pero a la mañana siguiente estánjunto al árbol los regalos. A la hora de comer vienen mis tíos: Iraide y Juan.Iraide es muy maja y me encanta como me trata. Juan es muy bromista y meda muchos besos para hacerme rabiar, pero es majo. Me dan el regalo que leshas dejado en su casa. No sé por qué normalmente me dejas ropa. La víspera de Reyes voy a Bilbao a ver la cabalgata. Ya sé que es tucompetencia, pero las carrozas son muy bonitas. En la cabalgata me encuentrocon todos los primos. Nos peleamos por coger el mayor número de caramelos,aunque cuando llueve algunos caramelos terminen con barro y al final nadie secome los caramelos. Después de ver la cabalgata vamos a la heladería “Alaska”a tomar un helado. Yo siempre me tomo un chocolate caliente con mi primaPaula. Como dice mi primo Martín, ir a “Alaska” tras la cabalgata, es ya unatradición familiar. Antes de acostarme, no se me olvida limpiarme los zapatos y dejarpreparados turrón y bombones para los Reyes, y agua y cereales a los camellos.
  • 31. Más de un año les he tenido que dejar un cartel indicando que dejen a loscamellos fuera de casa, no se les vaya a ocurrir meterlos. A la mañana siguiente me levanto la primera y tengo que despertar a mispadres, ya que tenemos que entrar al salón todos juntos. Siempre es unmomento emocionante y lleno de tensión y mi aita hace alguna broma. Abro losregalos, yo siempre tengo más, y luego vamos a desayunar a casa de mi amama.El desayuno es especial: chocolate, roscones que ha rellenado de crema, zumosnaturales, cruasanes caseros recién horneados, sándwiches,… Bueno tengo tantos recuerdos… yo siempre dejaba un dibujo a los Reyes y otro a ti. Pero un año no os llevasteis ni tú ni los Reyes el dibujo y me pusiste una nota diciendo: “Iratxe, gracias por tu dibujo, pero guárdalo tú, que a mí con tantos juguetes se me va a perder”. Cuando vi la respuesta al día siguiente nosospeché nada, mejor dicho no me fijé. Pero el otro día quitando unos papelespara tener más sitio para mis libros, encontré tu nota. Tu letra se parece a lade mi aita. Entre mis libros creo que voy a dejar un sitio para este dibujo y lanota. Iratxe Renteria 1ºE LA MAGIA DE LA NAVIDAD Una mañana de invierno, cuando yo tenía diecisiete años y todavía vivía en casa de mi tía Gertrudis a quien no apreciaba mucho, ya que estoy a su cargo desde el
  • 32. accidente de mis padres una Nochebuena, me fui a casa de un amigo para hacer losdeberes. Cuando llegué, vi que había un reloj antiguo que me daba un malpresentimiento. Me agaché para cogerlo, pero en cuanto lo rocé, noté como si unremolino me transportase a otro lugar y de repente, vi la misma calle de siemprepero estaba en ¡El pasado! Exactamente diez años atrás, cuando ocurrió el accidentede mis padres, justo en esta misma calle. Entonces descubrí dos cosas: una, el relojhabía desaparecido, y dos, el viejo Volvo de mis padres estaba a punto de chocarjusto como en el accidente de coche en el que ellos habían muerto. Justo cuandoiban a chocar, el mundo se detuvo y sonaba una voz melódica y cercana a la vez queparecía estar a miles y miles de kilómetros. Ya sabes lo que va a pasar, el cochecolisionará y morirán. Pero aunque eso pase, deberías seguir celebrando la Navidad,porque es el día más mágico de todo el año, y además, no deberías de tomarla con latía Gertrudis, porque cuando ellos murieron, ella tuvo la amabilidad de darte alojo ensu casa. Yo no sabía de donde provenía esa voz y tampoco si me escuchaba, pero lecontesté:-Me niego a celebrar el aniversario de su muerte, aunque sea el veinticuatro dediciembre.La Navidad tiene que celebrarse, porque si no, la magia desaparecería. -Exactamente, ¿qué eres? Soy el espíritu de la Navidad, aquel que trae felicidad y regalos a las familias de todo el mundo. -Vale, pero por mucho que quieras, no celebraré la Navidad. Max, tus padres te querían, y siguen queriéndote allá dónde estén. Yo me negaba a creerle, así que intenté marcharme. Entonces mecortó el paso una extraña neblina que tenía dos ojos amarillos y que poco a poco tomóla forma de una persona alta y delgada con un traje negro aunque no se le veía lacara.No te vayas, todavía no has aprendido la lección.-¿Qué lección?Tienes que aprender que tus padres te querían y si ahora mismo te estuvieran viendoquerrían que disfrutases de la navidad porque sólo es una vez al año y deberíasapreciarlo.-Pero mis padres murieron, y les echo de menos.
  • 33. Pero no puedes quedarte atrás, tienes que seguir adelante y superarlo-¡Tienes razón! Tenía que haber seguido adelante en vez de deprimirme. Gracias portodo.Por fin has descubierto el significado de la Navidad. Se desvaneció en una pequeña humareda y de repente volví a sentir el remolino, estaba en mi tiempo. Entonces corrí hacia la casa de mi tía Gertrudis y la abracé. Iker López Carrillo 1.E OLENTZEROHabía un pueblo que se llamaba Lator y era muy grande. En una de las casasdel pueblo vivía Olentzero. Todavía faltaba mucho para ser invierno. Olentzeroestaba muy aburrido. La casa era grande y la tenía llena de regalos. Comíacuatro veces al día, y todo lo que pillaba lo zampaba.Faltaba un mes para que fuese diciembre y los niños ya estaban pensando quépedir. A Olentzero no le cabían más regalos, por lo que tuvo que dejar muchosen la calle debajo de un toldo. En el monte tenía un carro y ciervos, preparadospara volar.Un dÍa Olentzero se levantó y en casa no había ni un regalo, ni debajo del toldode la calle. Olentzero buscó por toda el pueblo durante cuatro dias. Olentzero vióa un niño con los juguetes y le preguntó: ¿de dónde has sacado esos regalos?. Elniño respondió: Me los ha dado mi amigo Julen.Olentzero se enfadó mucho y dio un golpe en la mesa. La mesa se r ompió por lamitad. No sabía qué hacer. De repente, se le ocurrió contárselo a la policía. Lapolicía no le hizo ni caso. Olentzero tenía ganas de llorar y después de dos horas de
  • 34. fue a Juguetos para comprar muchos juegos. Dejó la tienda sin nada, se llevótodo menos un muñeco.Llegó diciembre y, como al día siguiente era el día del Olentzero, se preparó parair. Se fue al monte para ver cómo estaban el carro y los ciervos voladores. Derepente, con la mirada vio que no había ni un ciervo y ni el carro. El Olentzero secabreó tanto que rompió dos árboles. Olentzero se quedó tumbado en el sueloporque no podía hacer nada. Se fue a una tienda para coger otro carro y ciervosvoladores, pero no quedaba nada. Buscó por toda la ciudad, pero tampoco habíanada. Se fue al pueblo de al lado y por fin encontró lo que buscaba y lo compró.Se dió cuenta de que no tenía más dinero y ya no podía aguantar más. Lo queestaba pasando era bastante grave. Se tumbó en el sofá de su casa. Por últimavez se tumbó media hora. Olentzero ahora sí estaba preparado para repartir losjuguetes. Empezó a leer las postales y decidió que llevar. Pasó el dia y llegó lanoche.Empezó a nevar mucho y se llenó todo el pueblo de blanco. Se notaba que erainvierno. Olentzero comenzó a meter los regalos en el camión y se fue al monte.Allí metió los regalos en el carro. El carro era muy grande. Se puso el cinturón ylos ciervos empezaron a volar.Olentzero se paró en la primera casa y cogió los regalos. Se metió por lachimenea y casi no cabía, pero haciendo fuerzas, lo consiguió. Dejó los diezregalos al lado del árbol de Navidad.Así hizo en todas las casas, pero en la última no le llegaron los regalos y se fuea la tienda. La tienda estaba cerrada. Cogió varias cosas que tenía en casa y lasenvolvió con papel de regalo. Todos y todas las niñas estaban contentos,menos la de la última casa porque no dejó juguetes, sólo las cosas que teníaOlentzero en casa: una alfombra, una manta de cama, un reloj y cosas así.Menos mal que no le habían robado estas cosas.Los ladrones estarán más contentos porque tienen estos regalos y muchos más. AITOR MARDARAZ ETXANIZ
  • 35. NOCHE DE DESEOSHabía una vez, un pueblo llamado Barle. Era la navidady todos querían que se cumpliese su gran deseo.El 9 de diciembre, cuando estaban en clase, la profesorales dijo a los niños que dijesen su deseo y todosempezaron a gritar:-¡Yo quiero que los Reyes Magos me traigan una motode nieve!-¡Yo quiero que me regalen un viaje a Roma!-¡Yo quiero tener otro hermanito!… Todos pedían deseos normales en los niños, pero hubo una niña que se quedó callada,su madre había muerto un poco antes de Navidad, por que la había atropellado unborracho y por eso estaba muy triste, y la profesora le dijo:-¿Y tú qué quieres pedirles a los Reyes Magos, Ana?-¡Yo quiero que mi madre vuelva a la vida y nada más!-le contestó y se puso a llorarcomo una loca.-A todos nos gustaría que tu madre volviese a la vida, pero sabes que eso es imposible.-Pero, ¿por qué a mi madre le tenía que pasar esto, y justo, un poco antes de Navidad, porqué?-Hay cosas que no se pueden evitar y tú lo sabes. Las cosas pasan y ya está.Justo en ese momento tocó la campana y todos se fueron a casa.Ana corrió hasta llegar a su casa, se metió en su cuarto y empezó otra vez a llorar y allorar y a llorar.Su padre la oyó y corrió a su cuarto por si le había pasado algo y le pregunto que quélepasaba.Ana le contestó así:-Sólo que estoy muy triste por lo de mamá, nada más.-Todos estamos muy tristes, pero lo tienes que superar.-He estado pensando que les podría pedir a los Reyes Magos que mamá volviese a lavida.-Tú sabes que ellos te traen regalos y no vuelven a hacer que la gente vuelva a la vida. Sino, ahora habría resucitado todo el mundo que estuviese muerto.-Ellos lo pueden hacer, son mágicos y con la magia se puede lograr todo.Al día siguiente, empezó a hacer la carta para los Reyes Magos y empezó a escribir:Queridos Reyes Magos:Hola soy Ana, la niña de 8 años que vive en Barle.Este año os quiero pedir algo especial, algo que nunca he pedido y quecreo que ningún niño os ha pedido.He estado todas las noches pensándolo y como sois mágicos, lo podréishacer.
  • 36. Quiero que mi mamá vuelva a la vida, mi padre dice que es imposible, pero yo sé que no es verdad. Hacerlo por favor. Es el único regalo que os voy a pedir pero es el que más deseo en el mundo. Me paso todos los días llorando, esperando a que mi padre o mi madre me despierten y quetodo hubiese sido una pesadilla.Como veis, la hecho de menos.Adiós. Un beso: Ana Martínez.Dos días antes de que fuese la noche de Reyes, Ana fue al buzón del pueblo a echar lacarta y se encontró con su mejor amiga, Marta.-¿Qué deseo o regalo les has pedido a los Reyes Magos?-le preguntó Marta.-Que mi madre vuelva a la vida ¿Y tú?-Yo le he pedido una moto de nieve. Y hablando de tu deseo, ¿tú crees que Los Reyes vana cumplir el deseo que les pediste? Tienen magia, pero sólo sirve para hacer regalos a losniños.-Si tienen magia, es para todo y punto.A la mañana de Reyes, su madre fue a despertarle a la cama.Cuando Ana se despertó y vio a su madre se puso a gritar y a gritar y su madre lepregunto:-¿Qué te pasa, Ana?-Ha, nada, nada.¡Todo había sido un sueño, parte de su deseo se había cumplido! Malena Núñez Martínez 1. E
  • 37. CARTA AL OLENTZEROQuerido olentzero:Soy Elene ya a pasado otro año, he cumplido diez años y como se acercan las navidades, hedecidido escribirte la carta.Este año he sido muy buena, aunque tengo mis cosillas, como por ejemplo pelearme con mihermano, desobedecer a mis padres a veces… Pero te prometo que el próximo año me portarémejor.Como todos los años celebraré, las navidades con toda mi familia. En navidades hay ciertas cosasespeciales, como los regalos. Después de pensarlo mucho, he decidido pedir estas cosas y meencantaria que me que me trajeras estas cosas:Unos patines: me gustaría tener unos para salir con mis amigas y patinar con ellas. A ser posiblelos que vi en la juguetería. Los del año pasado se me han quedeado demasiado pequeños y soyla única que no tiene patines me encantaria tener unos.Una película: concretamente la de Avatar. Fui a verla al cine con mis amigas y me encantó. Megustaría mucho tenerla. Un perro: ya sé que esto último es bastante complicado, pero me encantaría tener uno. Si me lo traes, te prometo cuidarlo super bien. Y el año que viene me portaré genial.
  • 38. Espero que leas esta carta y que me traigas lo que te he pedido, o al menos alguna cosa.También te agradecería que consideraras lo del perro, y a ser posible que me trajeras uno. Espero que pases unas Felices Navidades y que te de tiempo a dejar regalos a los demás niños. ELENE AGUIRRE OLENTZERO Hola Olentzero:Como te dije en la carta del año pasado, me voy a controlar (es broma) , porqueeste año estamos en crisis. ¿Bueno te acordaras de mi, no? Yo soy Mikel Goti, unchico no muy alto más bien bajo, soy rubio, tengo los ojos azules con un poco deverde por alrededor del azul, soy normal sin ningún defecto preocupante. Comohabrás visto en mi dirección, vivo en Sautuolabarri en la casa **** por si tepierdes, para estar seguros.Tú ya lo tienes que saber pero estoy en el insti de Arrigorriaga. En esta primeraevaluación no he dejado ninguna he aprobado todas con no muy buena notas,por eso me tengo que poner las pilas en todas las asignaturas, menos engimnasia que tengo buenas cualidades físicas y he sacado buena nota. Mi clasees 1,E como clase somos un poco desastre porque cada vez que el profesor noesta encima de nosotros para hacer lo deberes o los trabajos cada uno está a losuyo, los profesores ya nos han dicho que nos tenemos que tranquilizar. Pero ala hora de trabajar somos buenos y hacemos bien el trabajo.
  • 39. Antes ya sabes que estaba en taewkondo y que me gustaba, pero ahora hecambiado por el baloncesto y se me da bien. Soy el base de mi equipo, juego enel Padura, me llevo muy bien con los demás jugadores, porque son muy majos.En mi equipo hay uno que salta mucho, otro que tira muy bien y otro que pasa elbalón muy bien. Yo a baloncesto me apunté con un amigo de Zeberio que es muy majo y se llama Aitor, vive en un barrio de Zeberio llamado Ermitabarri que es como un monte. En mi equipo no es que seamos malos, pero el año anterior de 20 partidos que jugamos ganamos sólo dos, porque cada uno va por su lado, pero no nos importa, porque nos lo pasamos bien.Tengo una hermana que se llama Maialen, esta haciendo 5º curso y es comouna lapa y un poco pija, pero muy maja y nunca se queja.Bueno, antes de ir a los regalos me gustaría hacerte unas preguntas parasolucionar unas pequeñas dudas que siempre he tenido, bueno hace un par deaños descubrí tu secretito pero tranqui está a salvo, note preocupes. Tambiénhe querido saber siempre cómo te lo montas para dar cada regalo en cada casaen una solo noche? ¿Y cómo Consigues todos los regalos? porque no creo quevayas al Toy Rus a comprarlos.¿Cómo se te ocurrió tener este oficio? Éstas sontodas las preguntas, si quieres respóndeme, si no, no te preocupes.Este año me lo he pasado sobre todo muy bien con los amigos, ya sé queestamos en crisis y que la gente trabaja muy duro, pero como son estas fechas ydesde pequeñito me has traído muchas cosas, este año me voy a controlarbastante, que por mucho que diga Obama seguimos en crisis.
  • 40. Sabes que los lunes voy a Miravalles a tocar la guitarra, y la que tengo ahora esmuy pequeñita (se la regalaron a mi hermana los Reyes, tus rivales, hace unosaños), por eso te pido que me traigas una guitarra eléctrica. Estas navidadescon mi padre y mi hermana igual tocamos la canción “I´m yours” los tres juntos,bueno mi hermana cantará, quiere ser cantante. También te quería pedir una playtres porfa porfa porfa, porque todos mis amigo tienen una y así podemos jugaronline a los juegos y sobretodo quiero una play 3 porque me encantan los videojuegos. Con la play3 pediré el juego de ”JUST CAUSE” un mercenario que va por una isla gigante, puedes volar con paracaídas y matar a la gente y bueno ese tipo de juego de matar. Luego quiero otro juego de la play que se llama skate 3, que es un juego de skate que vas por la calle así patinando normalmente, tiene unos gráficos que bueno una pasada y hay un modo de jugar que se llama rompehuesos, que te tiras de un tejado de30 pisos y sueltas el skate y bueno, por los huesos que te rompes te dan puntos.Un helicóptero- teledirigido de la marca Giro, es uno que lanza misiles para jugarcon un amigo mío que tiene otro helicóptero.Bueno te he contado mi vida, espero que no te hayas aburrido al leer esta cartay que me traigas lo que te he pedido. Yo por mi parte intentaré sacar mejores notas yestudiaré más. Me comportaré mejor. Espero que el año que viene te vuelva aescribir otra carta. Cuídate mucho y búscate algunos ayudantes. AGURRRR!!!! MIKEL GOTI
  • 41. LAS NUEVAS NAVIDADES DE ASIER Érase una vez un niño que se llamaba Asier, vivía en Arrigorriaga y tenía 12 años. Suspadres estaban recién separados. Para él, estas vacaciones de Navidad iban a ser muy tristes,este año no podría cenar con sus padres, como habían hecho hasta ahora. Tendría quedividirse e ir a una casa y luego a otra. El veía cómo sus amigos hablaban felices de lasvacaciones, de cómo hacían planes, de los regalos que abrirían junto a su familia. Ni seimaginaba que sus vacaciones de Navidad serían tan divertidas, casi tanto o más que las desus amigos. Para el día de Nochebuena, su padre había alquilado una casa rural. Cuando llegaron a la casa, les estaban esperando toda la familia, allí en la cocina estaban las mujeres preparando una riquísima cena. Los demás chavales estaban sentados al lado del fuego, Asier se acercó a ellos, planeaban lo que iban a hacer. Le pareció estupendo todo lo que se estaba organizando. Pasaron la noche riendo, comiendo y contandochistes malos. A la mañana siguiente, le despertaron los gritos de los niños pequeños que subían ybajaban por las escaleras saltando como locos entusiasmados con sus regalos. Asier selevantó y bajó a por sus regalos. Le sorprendió todo lo que esta nueva familia le habíaregalado. Emocionado con todas sus cosas, subió corriendo a vestirse. El plan para esa mañana no podía ser mejor: irían todos a montar a caballo. Eso eraalgo que él nunca había hecho, pero estaba tan contento que subió sin ningún miedo. Lamañana se le pasó enseguida y así sin darse cuenta estaban otra vez en casa sentados en lamesa comiendo felices. Asier pensó lo bien que se lo había pasado con su padre y su nueva familia, yrecordó lo triste que estaba antes de conocerles. Nunca se imaginó que pudiera estar tanfeliz, y pensó que a casa de su madre iría con menos miedo y más alegría. Cuando llegó la Nochevieja, fue a casa de su madre, allí conoció a otra nueva familia. Esta vez, en la cocina sólo había hombres, enseguida le dieron un delantal y le pusieron a trabajar con ellos. Asier lo pasó en grande escuchando las historias que contaban y
  • 42. cantando las canciones de siempre, a veces con letra inventada y otras veces bastante desafinado. Las chicas en ese momento preparaban disfraces para todos. Ellas se habían encargado también de la decoración. Estaba todo fantástico, a Asier le pareció que realmente estuvieran en China con todos los farolillos que colgaban del techo. La cena fue muy divertida, unas veces se caía una peluca, otras veces era algún adorno el que se caía al plato y así llegaron a las uvas. En ese momento comenzaron a sacar velas y a hacer encantamientos para pedirle al Año Nuevo toda la suerte posible. A Asier le pareció tan extraño como divertido y se alegró de conocer a esta nueva familia también. Cuando pasaron las vacaciones y volvió a ver a sus amigos, les contó todo lo nuevo que había vivido, y lo feliz que había sido con sus padres y con toda la gente nueva que ahora era su familia también. Asier ya no estaba triste y pensó que ahora, además de sus padres tenía más gente que lo quería. LUKEN DEL BLANCO GÓMEZ CARTA AL OLENTZEROQuerido Olentzero: Soy Ylenia, una chica de 13 años, vivo en Arrigorriaga y voy al instituto deArrigorriaga. Es el primer año que estoy en el instituto. Para mí ha sido un cambio muygrande y cuando salgo al patio me da un poco de vergüenza, porque veo mucha gentemayor y desconocida. Por lo tanto he decidido pedirte otro patio para el instituto y así nos podremos dividir en cursos, primero y segundo en un patio y tercero y cuarto en el otro. El regalo que te pido no sólo será para mí, sino que será bueno para todos los alumnos del instituto. Por otra parte me gustaría que me ayudaras a conseguirun regalo: tener Internet en mi casa.
  • 43. Creo que lo mejor sería que convencieras a mis padres y a cambio, si meayudas, prometo esforzarme en este curso con los deberes y con los exámenes. Olentzero, espero que puedas cumplir los deseos de todos y conseguir así queestemos felices. Un saludo. Ylenia Castaño CUENTO AL OLENTZEROHabía una vez, en un pueblo pequeño llamado Zornotza, unamuchacha llamada Leire. Ésta, se portaba muy bien con toda sufamilia y amigos. Era muy feliz pero había una persona que lecomplicaba la vida. Era otra muchacha que iba a su instituto, sellamaba Samanta. Ésta siempre se portaba mal con todo el mundopero sobre todo se portaba mal con Leire. Cuando empezó el mes de Diciembre, Samanta, le puso pegamento en la silla donde Leire se sentaba en el instituto. Samanta se empezó a reír. En cambio Leire estaba confusa porque se estaba cansando de las bromas que Samanta le hacía. Y lo peor de todo es que no sabía porque lo hacía. Ese día llegó a casallorando porque ya no aguantaba más las bromas pesadas. Su
  • 44. madre preocupada fue a hablar con ella. Leire le contó todo a sumadre.En ese mismo día Leire cogió una depresión tremenda. Vinierontodos los psicólogos y médicos del pueblo pero no consiguieronnada. El día 24 de Diciembre, Leire, se acordó que al día siguiente erael día del Olentzero. Justo en ese instante recuperó un poco defuerzas y se levantó de la cama y escribió una carta al Olentzero. En la carta ponía:Querido Olentzero, quisiera pedirte un favor muy grande. Lo queme pasa es insoportable. Una “amiga” del instituto llamadaSamanta, siempre me está haciendo trastadas de mal gusto y conmala intención. Yo lo paso muy mal, he intentado olvidar siempreque me hacía algo pero es que ya no puedo más. Lo que queríapedirte es que me ayudaras a que Samanta deje de incordiarme deuna vez por todas. Por favor Olentzero, esto es muy importantepara mí.Gracias. Leire.Al día siguiente, Leire, se levantó rara, tan rara como que teníamal la vista porque ella estaba en una habitación que no era suya.Al principio creyó que era fruto de su imaginación pero después sedio cuenta de que de verdad no estaba en su habitación. Se miróde arriba abajo en un espejo que había y se asustó. Se asustótanto que se cayó al suelo de pleno. Estoy soñando, pensaba ella,pero no, no estaba soñando. Leire estaba en el cuerpo de Samantay sentía como Samanta se sentía. En ese mismo instante se diocuenta de que todo eso era por la carta que había escrito alOlentzero. Entonces pensó que podría arreglarlo todo conSamanta. Sentir todo como lo sentía ella porque era eso lo queLeire quería saber.Ese día Leire descubrió cosas sobre Samanta que nunca lo habíapensado. Ese mismo día ella descubrió porqué Samanta la tratabatan mal. Le trataba así porque tenía una familia horrorosa, que le
  • 45. trataban muy mal y luego veía que Leire era tan amiga de todo elmundo y que tenía una familia estupenda y por todo eso Samantamuerta de envidia le quería hacer la vida imposible a Leire. PorqueSamanta quería tener una vida igual a la de Leire i nunca la tuvo. Alacabar el día, Leire volvió a su cuerpo y desde ese día intentóayudar a Samanta en todo y se hicieron buenas amigas. Leire cada noche daba las gracias al Olentzero, porque gracias a él Leire descubrió el secreto que nadie sabía de Samanta. Gracias a él se hicieron muy buenas amigas. MAITE ATUTXA
  • 46. ALUMNOS DE 1º Y 2º DE ESO IES. ARRIGORRIAGA CURSO 2010-11

×