Your SlideShare is downloading. ×
Torat emet, un mensaje de vida   r. sigal
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Torat emet, un mensaje de vida r. sigal

4,943
views

Published on


0 Comments
14 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
4,943
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
335
Comments
0
Likes
14
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 TORÁ BERESHIT (Génesis) PARSHAT BERESHIT CAPÍTULO 1 Más allá de cualquier otra consideración, la Torá es fundamentalmente el Libro que le revela al hombre la Voluntad de Hashem, qué debe hacer y cómo debe hacerlo. Era de esperar, entonces, que Hashem comenzara la Torá con la especificación de algún precepto, por ejemplo el precepto de establecer y calcular el calendario, que fue el primer precepto que se ordenara a los israelitas como nación constituida. ¿Y por qué entonces comienza con la historia de la creación? Para resaltar el rol de Hashem como Amo del universo. Hashem creó el mundo y distribuyó las tierras a los diferentes pueblos a Su voluntad, para que ninguna nación pudiese discutir el derecho de los israelitas a habitar en su propia tierra, la Tierra de Israel, que Hashem les entregó como su propiedad eterna. La Creación – Primer Día 11111En el principio de la creación, al crear Elokim el cielo y la tierra — 22222cuando la tierra estaba caótica y desolada, con la oscuridad cubriendo la superficie del abismo y el Espíritu de Elokim cerniéndose sobre la superficie de las aguas — 33333dijo Elokim: “Haya luz”, y hubo luz. (Ya desde su principio la Torá plantea el objetivo de la creación: Que haya luz; que con tu luz ilumines la oscuridad de la materia.) (La primera frase de Bereshit suele traducirse como “al comienzo creó Elokim cielo y tierra”, lo que vendría a establecer el orden cronológico de la creación: primero el cielo, luego la tierra. Sin embargo, Rashi aduce que esa interpretación no se ajusta a la gramática hebrea; y por ende el versículo de ningún modo plantea un orden secuencial. Esta traducción se adapta al planteo de Rashi). (Que cielo antecede a tierra es un indicador de que en la interacción espíritu – materia lo primordial son los valores espirituales, aquellos que dan un sentido real a tu existencia). 44444 VioElokimquelaluzerabuenayseparó Elokim la luz de la oscuridad. (Elokim separó y reservó la luz para deleite de los virtuosos en el Mundo Venidero) 55555 Llamó Elokim a la luz “día” y a la oscuridad llamó “noche”. Fue el anochecer y fue la mañana, un día. (En los otros días de la creación dice: “Segundo día”, “tercer día”, etc. Respetando la forma gramatical también aquí debió haber dicho “primer día”. Sin embargo dice “un día” para resaltar que hasta aquí Hashem estaba solo, era Uno. Pues los ángeles fueron creados recién al segundo día). (“Fue el anochecer y fue la mañana” es el fundamento del calendario hebreo, en el que el día no comienza por la mañana, sino al atardecer de la víspera). Segundo Día 66666Dijo Elokim: “Que se solidifique (lit.: “que haya”) el firmamento (-la atmósfera-) en medio de las aguas, que separe las aguas (superiores) de las aguas (inferiores).” (El cielo –al igual que todas las cosas- ya fue creado en el primer día, ahora sólo le faltaba solidificarse). 77777Hizo Elokim el firmamento y separó las aguas que estaban debajo del firmamento de las aguas que estaban por sobre el firmamento, y fue así. 88888Elokim llamó al firmamento “cielos”. Fue el anochecer y fue la mañana, (fin del) segundo día. (“Cielo”, en hebreo, es shamáim, contracción de las voces esh -fuego- y máim -agua-, significando que el cielo está compuesto de la antítesis de ambos elementos. La unión de los opuestos es de un poder tal, capaz de dar lugar a la más elevada de todas las cosas: el cielo. Unir y armonizar los opuestos, allí radica el sentido de la vida). BERESHIT 11111 GÉNESISBERESHIT 1ª aliá
  • 2. 1,hatrc ,hatrct1 -vru, ,hatrc rpx ,hatrc ,arp 1 - t erp La primera letra de la Torá Escrita es la “B” de Bereshit, y la primera letra de la Tradición Oral es la “M” de Meimatai (“Desde cuando”). Ambas letras, la “B” y la “M” conforman la voz BaM, que significa “respecto de ellas”, aludiendo a que ellas, la Torá Escrita y la Tradición Oral, son el eje alrededor del cual debe girar toda su existencia. La Torá Escrita comienza con la letra “B”, segunda letra del alfabeto hebreo. Asimismo, todos los tratados del Talmud –que conforman la Tradición Oral-, comienzan siempre con el folio 2. El mensaje es categórico: Cuanto más asciendas en la escala de la Torá, mayor conciencia deberás tomar de tu lejanía de la esencia. Asume de antemano que por más que indagues y te compenetres, no alcanzarás a aprehender siquiera el principio. 1 §C:. ¤r«¨t¨v ,¬¥t §u o¦h­©n ¨X©v ,¬¥t oh·¦v«k¡t t´¨r¨C ,h­¦Jt ¥r2 v¬¨,§h«¨v . ¤rÀ¨t¨v §u h¬¥b §PÎk©g ,¤p­¤j ©r §n oh º¦v«k¡t ©jU ´r §u oI·v §, h´¥b §PÎk©g Q¤J ­j §u Uv«ºc¨u ÆUv«¸, :o¦h«¨N©v3 :rI «tÎh ¦v§h«©u rI·t h´¦v§h oh­¦v«k¡t r¤nt«¬H©u4 oh²¦v«k¡t t §r¯©H©u :Q¤J ««j©v ih¬¥cU rI ­t¨v ih¬¥C oh º¦v«k¡t k´¥S§c©H©u cI·yÎh ¦F rI ­t¨vÎ,¤t5 t¸¨r§e¦H©u oI¬h r¤e«­cÎh ¦v§h«©u c¤r¬¤gÎh ¦v§h«©u v¨k§h·¨k t ¨r´¨e Q¤J ­«j©k §u oIºh ÆrIt¨k | oh³¦v«k¡t :s«¨j¤tp 6 o¦h­©n ih¬¥C kh º¦S§c©n h´¦vh ¦u o¦h·¨N©v QI´,§C ©gh­¦e ¨r h¬¦v§h oh º¦v«k¡t r¤nt«´H©u :o¦h«¨n¨k7 ,©j´©T ¦n Ær¤J£t Æo¦h ¸©N©v ih³¥C kÀ¥S§c©H©u ¸©gh¦e ¨r«¨vÎ,¤t »oh ¦v«k¡t G©g´©H©u :i«¥fÎh ¦v§h«©u ©gh·¦e ¨r«¨k k´©g¥n r­¤J£t o¦h º©N©v ih´¥cU ©ghº¦e ¨r«¨k8 oh²¦v«k¡t t¯¨r§e¦H©u :h«¦b ¥J oI¬h r¤e«­cÎh ¦v§h«©u c¤r¬¤gÎh ¦v§h«©u o¦h·¨n ¨J ©gh­¦e ¨r«¨kp Nota a los vers. 1 – 3: El relato de la creación alude metafóricamente a los diferentes estados del Beit HaMikdash –el Gran Templo de Ierushaláim- la frase “La tierra estaba caótica y desolada” alude a la destrucción del mismo. “El Espíritu de Elokim cerniéndose sobre la superficie de las aguas” alude a que incluso estando en el exilio, después de la destrucción, la Torá permanecería con nosotros. Y la frase “Haya luz” sugiere que –finalmente- Hashem ha de iluminar el mundo con la luz eterna, la luz del Mashíaj (Isaías 60:1), en referencia a la construcción del Tercer Beit HaMikdash. Nota al vers. 3: Hashem creó un mundo en caos. Y a ese caos lo iluminó con Su luz. Iluminar la oscuridad del mundo con la luz de la Divinidad, ése es el objetivo. “Primero oscuridad y después luz” es el principio rector de la existencia toda. Nota al vers. 5: Los días de la creación culminan con la expresión “Vio Hashem que era bueno”, excepto el segundo día, pues la creación de las aguas –que comenzara entonces- culminó recién al tercer día. Y por eso, en el tercer día, dos veces señala el versículo: “Vio Hashem que era bueno”. Una por el acto creativo del segundo día; y otra por el acto creativo del tercer día. Otra explicación: En este día se produjo la separación de las aguas superiores de las inferiores. Y las separaciones –en el caso de elementos que pueden coexistir en armonía- no son buenas. En cambio, el versículo sí califica como buena a la separación de la luz de la oscuridad, pues son dos opuestos mutuamente excluyentes. Cuando se trata de resguardar a la luz de la oscuridad –resguardar al bien del mal- las separaciones no son sólo aceptables, sino buenas y necesarias. Nota al vers. 7: Notar cómo en todo el proceso de la creación de la naturaleza se menciona exclusivamente el Nombre Elokim. Mientras el Nombre Hashem se menciona recién en Gén 2:4. Pues justamente el valor numérico de Elokim es 86, igual que la palabra hebrea hateva, “naturaleza”, sugiriendo que el Nombre Elokim es expresión de la Divinidad cuando adopta el ropaje de la naturaleza. Opuestamente, el Nombre Hashem, Havaiá —como contracción de las voces haiá, hové e ihié, significando “pasado, presente y futuro” simultáneamente— es expresión de la Divinidad en su más puro estado, trascendiendo las limitaciones de tiempo y espacio. La interacción armónica entre ambos, el equilibrio entre ambos elementos, es lo que posibilita la existencia.
  • 3. 2 TORÁ Tercer Día 99999Dijo Elokim: “Que las aguas por debajo del cielo se junten en un área y que aparezcalatierraseca”.Yfueasí.1010101010Elokimllamóaloseco“tierra”,yalconjunto de las aguas llamó “mares”. Elokim vio que era bueno. 1111111111Dijo Elokim: “Que la tierraproduzcavegetación:herbajeconsemillas,árbolfrutoqueproduzcafrutos desumismaespecie(o sea, que el árbol mismo tenga gusto a fruto, y a su vez que produzca frutos), cuya semilla esté en él; (que haya eso) en la tierra”. Y fue así. 1212121212Entonces la tierra produjo vegetación, herbaje que da semillas según su especie, y árbol que pro- duce fruto cuya semilla está en él, según su especie. (La tierra desobedeció y no produjo árbol fruto—es decir, que el árbol mismo sea fruto— sino tan solo “árbol que produce fruto”. Y por eso ella fue castigada cuando Adam comió del fruto prohibido.) Y vio Elokim que era bueno. (En todo este contexto, la expresión “vio que era bueno” debe interpretarse como la finalización del acto de creación que se analiza). 1313131313Fue el anochecer y fue la mañana, (fin del) tercer día. Cuarto Día 1414141414Dijo Elokim: “Haya luminarias en el firmamento del cielo para separar el día de la noche y que sirvan como presagios y para (establecer) las Festividades, los días y los años.(Los eclipses de sol y de la luna son señal de una tendencia desfavorable para el mundo, aunque no necesariamente condicionante. Cuando Israel cumple la voluntad de Hashem queda a salvo de los males que los eclipses pudiesen augurar).1515151515Que sirvan como luminarias en el firmamento del cielo para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 1616161616Hizo Elokim las dos grandes luminarias la luminaria mayor para regir el día y la luminaria menor para regir la noche. Y (también creó) las estrellas. 1717171717Elokim las estableció en la expansión del cielo para alumbrar sobre la tierra, 1818181818para regir el día y la noche y para separar la luz de la oscuridad. Elokim vio que era bueno. 1919191919Fue el anochecer y fue la mañana, (fin del) cuarto día. Quinto Día 2020202020DijoElokim:“Produzcanlasaguasenjambresdecriaturas(lit.:sheretz) vivientes (o sea, los peces) y seres voladores que vuelan sobre la tierra, a través de la expansión del cielo”. (De este versículo surge que las aves fueron creadas del agua. Sin embargo, según surge del vers. en Gén. 2:19, resulta que fueron creadas del barro). 2121212121Elokim creótambiénlosgigantesacuáticosytodaslasespeciesdepequeñascriaturas vivientes (o sea los peces) con los que se colmaron las aguas. Y también, toda especie de ser con alas. Elokim vio que era bueno. 2222222222Entonces Elokim los bendijo diciendo: “Sean prolíficos, multiplíquense y colmen las aguas de los mares. Y multiplíquense los seres voladores sobre la tierra”. (“Seres voladores” alude a todo tipo de criaturas que vuelan). 2323232323Fue el anochecer y fue la mañana, (fin del) quinto día. (Peces y aves son la creación del 5° día. Los opuestos siempre se unen). BERESHIT 11111 GÉNESISBERESHIT
  • 4. 2,hatrc ,hatrct1 -vru, 9 s º¨j¤t oI´e¨nÎk¤t Æo¦h ¸©n ¨X©v ,©j³©T ¦n o¦h¹©N©v U¸u¨E¦h ohÀ¦v«k¡t r¤nt«´H©u :i«¥fÎh ¦v§h«©u v·¨J¨C©H©v v­¤t ¨r«¥, §u10 v¬¥u§e ¦n§kU . ¤r º¤t Æv ¨J¨C©H©k | oh³¦v«k¡t t¸¨r§e¦H©u :cI «yÎh ¦F oh­¦v«k¡t t §r¬©H©u oh·¦N©h t´¨r¨e o¦h­©N©v11 t³¥J §s«©T ohÀ¦v«k¡t r¤nt«´H©u r¬¤J£t Iºbh ¦n§k Æh ¦r §P v¤G«³g hº¦r §P .´¥g g ©rº¤z ©gh´¦r§z©n c¤G¥µg t¤J º¤S Æ. ¤r ¸¨t¨v :i«¥fÎh ¦v§h«©u .¤r·¨t¨vÎk©g I ­cÎIg §r©z12 ©gh³¦r§z©n c¤G´¥g t¤J ¤ÂS . ¤r¹¨t¨v t¸¥mIT©u oh­¦v«k¡t t §r¬©H©u Uv·¥bh ¦n§k I ­cÎIg §r©z r¬¤J£t h²¦r §PÎv¤G««g .¯¥g §u Uvº¥bh ¦n§k Æg ©r¸¤z :cI «yÎh ¦F13 :h«¦Jh¦k §J oI¬h r¤e«­cÎh ¦v§h«©u c¤r¬¤gÎh ¦v§h«©up 14 oI­H©v ih¬¥C kh¾¦S§c©v§k o¦h º©n ¨X©v ©gh´¦e §r¦C Æ,«r«t §n h³¦v§h ohÀ¦v«k¡t r¤nt«´H©u :oh«¦b ¨J §u oh­¦n¨h§kU oh º¦s£gI´n§kU Æ,«,«t§k U³h¨v §u v¨k§h·¨K©v ih´¥cU15 U³h¨v §u :i«¥fÎh ¦v§h«©u .¤r·¨t¨vÎk©g rh­¦t¨v§k o¦h º©n ¨X©v ©gh´¦e §r¦C Æ,«rIt §n¦k16 G©g´©H©u ,¤k´¤J §n¤n§k Æk«s¨D©v rI³t¨N©vÎ,¤t oh·¦k«s§D©v ,« ­r«t §N©v h¬¥b §JÎ,¤t oh º¦v«k¡t :oh«¦c¨fI «F©v ,­¥t §u v¨k§hº©K©v ,¤k´¤J §n¤n§k Æi«y¨E©v rI³t¨N©vÎ,¤t §u oIºH©v 17 :. ¤r«¨t¨vÎk©g rh­¦t¨v§k o¦h·¨n ¨X©v ©gh´¦e §r¦C oh­¦v«k¡t o²¨,«t i¬¥T¦H©u 18 t §r¬©H©u Q¤J·j©v ih´¥cU rI ­t¨v ih¬¥C kh º¦S§c©v§k «U v¨k§hº©K©cU oI´H©C Æk«J §n¦k §u :cI «yÎh ¦F oh­¦v«k¡t19 :h«¦gh¦c §r oI¬h r¤e«­cÎh ¦v§h«©u c¤r¬¤gÎh ¦v§h«©up 20 ;´¥pIg§h Æ;Ig §u v·¨H©j J¤p´¤b . ¤r­¤J o¦h º©N©v U´m §r §J¦h oh º¦v«k¡t r¤nt«´H©u :o¦h«¨n ¨X©v ©gh¬¦e §r h­¥b §PÎk©g . ¤r º¨t¨vÎk©g21 o­¦bh¦B©T©vÎ,¤t oh º¦v«k¡t t´¨r§c¦H©u o¦h¹©N©v U¸m §r«¨J Ár¤J£t ,¤G¿¤n«r«¨v | v´¨H©j«©v J¤p´¤bÎk¨F ,´¥t §u oh·¦k«s§D©v :cI «yÎh ¦F oh­¦v«k¡t t §r¬©H©u Uvº¥bh ¦n§k Æ;¨b¨F ;I³gÎk¨F , ¸¥t §u oÀ¤v¥bh«¦n§k 22 oh º¦N©H©C Æo¦h ¸©N©vÎ,¤t U³t§k ¦nU UÀc §rU U ´r §P r«·nt¥k oh­¦v«k¡t o²¨,«t Q¤r¯¨c§h©u :. ¤r«¨t¨C c¤r¬¦h ;I­g¨v §u23 :h«¦Jh ¦n£j oI¬h r¤e«­cÎh ¦v§h«©u c¤r¬¤gÎh ¦v§h«©up Nota al vers. 14: “Luminarias” en hebreo es meorot, que también puede leerse como meerá, “plaga”. Pues en ese día, el cuarto (miércoles), los niños son más propensos a contraer difteria. Por eso, cuenta el Talmud que en ese día la gente solía ayunar y consagrarse a la plegaria, procurando neutralizar el decreto negativo. Nota al vers. 21: Los gigantes acuáticos aluden al Leviatán y su pareja. En virtud de su descomunal tamaño, para evitar que se reprodujeran y colmen al mundo, Hashem le quitó la vida a la hembra y la conservó en salmuera para reservarla para deleite de los virtuosos en el Mundo Venidero.
  • 5. 3 TORÁ Sexto Día 2424242424Dijo Elokim: “Que saque la tierra criaturas vivientes, cada una de acuerdo a su especie: animales (de ganado), seres que se arrastran (aludiendo a reptiles, animales rastreros y pequeños animales) y fieras de la tierra, cada una según su especie”. Y en efecto, así fue. (Todas las cosas fueron creadas el primer día y luego fueron sacadas a luz en el día correspondiente. Por eso indica el versículo “Saque la tierra criaturas” en vez de “produzca criaturas”, pues las mismas ya existían desde el primer día; sólo que ahora debían ser sacadas a luz). 2525252525Elokimhizolasbestiasdelatierra-cadaunasegúnsuespecie-,losanimales (de ganado) -cada uno según su especie- y todo ser que se arrastra por el suelo -cada uno según su especie-. Elokim vio que era bueno. 2626262626Dijo Elokim: “Hagamos un hombre a Nuestra imagen, según Nuestra semejanza, para que tenga dominio sobre los seres acuáticos, sobre los seres voladores del cielo, sobre los animales, sobre la tierra y sobre todo ser que se arrastra sobre la tierra”. (“Hagamos”, en plural, puede a inducir a la falsa creencia de que existiría más de un Creador. Cuando Moshé le hizo ese planteo a Hashem, Él le respondió: Quienquiera pensar mal, siempre encontrará excusas para hacerlo. Más bien, esta expresión viene a ser una lección de modestia para la humanidad, en el sentido de que Hashem, con todo Su potencial como Creador del universo, al momento de crear al hombre tuvo la humildad de aconsejarse con Sus subalternos – los ángeles). (“Dominio”, en hebreo, puede leerse también como descenso, indicando que si el hombre es meritorio tiene dominio sobre los animales; de lo contrario, es inferior a ellos). 2727272727Creó Elokim al hombre a Su imagen, a imagen de Elokim lo creó, varón y mujer los creó. (“A imagen de Elokim” alude al rol del hombre como microcosmos, en el convergen todas las fuerzas de la creación. A ti te fue conferida una cualidad única: el libre albedrío. Puedes optar por conducirte en base a tu mero instinto de supervivencia, igual que los animales; o bien puedes optar por darle a laexistenciaunsentidoético-moral–igualqueHashem—yconducirteenbaseanoblesprincipios).2828282828Los bendijo Elokim y les dijo: “Sean fecundos y multiplíquense, colmen la tierra, sométanlaytengandominiosobrelosseresacuáticos,sobrelosseresvoladores del cielo y sobre todo animal que se mueve sobre la tierra” (El hecho de haber sido creado en último lugar, tiene para el hombre una doble lectura: Si estás comprometido con objetivos de vida superiores – si estás comprometido con la observancia de la voluntad de Hashem, que en definitiva constituye el mismísimo sentido de tu existencia, eres entonces el rey de la creación, y como tal – para la obtención de tus nobles objetivos- tienes a tu entera disposición la explotación de todos los recursos naturales, que justamente por eso fueron creados antes que ti, para estar sometidos a tu voluntad ni bien los requieras. Y por el contrario, si no estás comprometido con la observancia de la voluntad de Hashem, incluso el más insignificante insecto tendría derecho a recriminarte de qué te vanaglorias, si incluso él fue creado antes. Y también una baldosa podría recusar tu derecho a pisotearla, pues mientras ella cumple con la finalidad para la que fuera creada, tú no). 2929292929Dijo Elokim: “Miren, les doy a Uds. (como alimento) toda hierba que da semillas que está sobre la superficie de la tierra y todo árbol que tiene en sí fruto de árbol que da semillas. Ése será el alimento de Uds. (O sea, sólo la vegetación podían comer, BERESHIT 11111 GÉNESISBERESHIT
  • 6. 3,hatrc ,hatrct1 -vru, 24 G¤n²¤r¨u v¬¨n¥v§C Vº¨bh ¦n§k Æv¨H©j J¤p³¤b . ¤r¹¨t¨v t¸¥mIT ohÀ¦v«k¡t r¤nt«´H©u :i«¥fÎh ¦v§h«©u V·¨bh ¦n§k .¤r­¤tÎI,§h«©j §u25 . ¤r¹¨t¨v ,¸©H©jÎ,¤t Áoh ¦v«k¡t G©g´©H©u t §r¬©H©u Uv·¥bh ¦n§k v­¨n ¨s£t«¨v G¤n¬¤rÎk¨F ,²¥t §u Vº¨bh ¦n§k Æv¨n¥v§C©vÎ,¤t §u VÀ¨bh ¦n§k :cI «yÎh ¦F oh­¦v«k¡t26 Ub·¥,Un §s ¦F Ub­¥n§k©m§C o²¨s¨t v¬¤G£g«©b oh º¦v«k¡t r¤nt«´H©u . ¤r º¨t¨vÎk¨f§cU Æv¨n¥v§C©cU o¦hÀ©n ¨X©v ;I´g§cU o¹¨H©v ,¸©d §s¦c ÁUS §r¦h §u :. ¤r«¨t¨vÎk©g G¬¥n«r«¨v G¤n­¤r¨vÎk¨f§cU27 Æo ¨s¨t«¨vÎ,¤t | oh³¦v«k¡t t¸¨r§c¦H©u :o«¨,«t t¬¨r¨C v­¨c¥e§bU r¬¨f¨z I·,«t t´¨r¨C oh­¦v«k¡t o¤k¬¤m§C I ºn§k©m§C28 Q¤r´¨c§h©u .¤r­¨t¨vÎ,¤t U¬t§k ¦nU U²c §rU U ¬r §P ohÀ¦v«k¡t o ¹¤v¨k r¤nt«¸H©u ¸oh ¦v«k¡t »o¨,«t ,¤G¬¤n«r«¨v v­¨H©jÎk¨f§cU o¦h º©n ¨X©v ;I´g§cU Æo¨H©v ,³©d §s¦C Uºs §rU ¨v·ªJ§c ¦f §u :. ¤r«¨t¨vÎk©g29 ©g´¥r«z | c¤G´¥gÎk¨FÎ,¤t o¹¤f¨k h ¦T ¸©,¨b Áv¥B ¦v ohÀ¦v«k¡t r¤nt«´H©u .­¥gÎh ¦r §p I¬CÎr¤J£t .²¥g¨vÎk¨FÎ,¤t §u . ¤r º¨t¨vÎk¨f h´¥b §PÎk©g Ær¤J£t g ©rÀ¤z :v«¨k §f¨t§k v­¤h §v«¦h o¬¤f¨k g©r·¨z ©g´¥r«z Nota: Los actos creativos de los seis días de la creación están presentados como una dualidad en oposición: El primer día son creados la luz y la oscuridad. El segundo día, las aguas superiores y las aguas inferiores. El tercer día, el agua y la tierra. El cuarto día, el sol y la luna y las estrellas. El quinto día, los peces y las aves. El sexto día, los animales y el hombre. En la unión de los opuestos yace la armonía de la existencia, armonía que halla su punto de equilibrio en el carácter espiritual del séptimo día, el Shabat. Nota al vers. 20: Hashem concedió a los peces una bendición especial, pues el hombre los requiere para alimentarse. Siendo así, también a los animales debió haber bendecido, porque también ellos constituyen una fuente de alimentación para aquél. No obstante, siendo que también la víbora entra en la categoría de “animal”. Hashem se abstuvo de bendecirlos, pues en el relato del fruto prohibido aquella recibiría una maldición. Nota al vers. 26: “Hombre”: Adam, en hebreo, que traducido textualmente significaría Terráqueo, porque fue creado de la adamá, “tierra”. Nota al vers. 26: “Hombre”: Adam, en hebreo. La voz Adam está compuesta de la letra alef (t) y la palabra dam (os) (sangre). La letra alef es la primera letra del alfabeto hebreo, y como tal representa al Uno por excelencia, el Amo del universo. Y la palabra sangre (dam) simboliza la estructura física del hombre. Resulta así que el adam (hombre) es la conjunción de alma y cuerpo, y por ende, más que un homo sapiens, el hombre es ante todo un homo spiritus, en el que el ser físico está subordinado al ser espiritual. El factor espiritual del hombre es su capacidad de autocontrol, poner el cuerpo y la materia al servicio de objetivos trascendentes; es la capacidad tuya de transformarte en el amo de tus propios impulsos, y así evites ser esclavo de ellos. Nota al vers. 26: Tres socios intervienen en la reproducción: El padre, la madre y Hashem. Cuando alguien fallece, dice Hashem: “Uds. -humanos- tomen su parte y Yo tomaré la Mía”: Hashem toma el alma -Su imagen en la tierra- y la lleva al Cielo; y el cuerpo recibe sepultura en la tierra. Nota al vers. 29: Al momento de crear a Adam, el primer hombre, Hashem le permitió sólo comer frutas y verduras. No debía comer carne de animales, pues también los animales tienen un alma, que si bien no es comparable a la del hombre, es un alma al fin. Sin embargo, después del diluvio, Hashem le permitió al hombre comer carne de animales. Porque incluso los animales se prostituyeron; y si lograron salvarse fue sólo en virtud de los méritos espirituales de un humano: Nóaj (Noé).
  • 7. 4 TORÁ pero no carne de animal. Ésta le fue permitida al hombre recién después del diluvio). 3030303030 Y en cuanto a todo animal de la tierra, todo ser volador del cielo y todo ser que se arrastre sobre la tierra – (o sea todas las criaturas) que tienen en sí espíritu de vida, su alimento será toda la vegetación”. Y así fue. 3131313131Vio Elokim todo lo que había hecho, y resulta que era muy bueno. Fue el anochecer y fue la mañana, el sexto día. (El artículo “el” en hebreo es la letra he, v, cuyo valor es 5, significando que Hashem condicionó la creación a la aceptación por parte de Israel de los 5 Libros de la Torá). CAPITULO 2 El Shabat 11111Así, fueron completados el cielo, la tierra y todos sus componentes. 22222En el séptimo día Elokim terminó toda la obra que hizo, y cesó en el séptimo día de toda la obra que hizo. (Elokim creó el descanso). (El Shabat trae consigo el descanso. Se refiere al descanso productivo, aquel que te permite evolucionar espiritualmente, re-examinando tu conexión con Hashem). 33333Bendijo Elokim el séptimo día y lo declaró sagrado, pues