Una Joya Del Humor Negro

1,685 views
1,236 views

Published on

¡Cuidado con este chiste de mal gusto!

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,685
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
212
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Una Joya Del Humor Negro

  1. 1. Una Joya del Humor Negro Sensibleros, cursis y adictos a la corrección política, favor de abstenerse. Sólo para iniciados.
  2. 2. Pues resulta que don Gilipollas se muere y llega alas puertas del cielo <ul><li>Y San Pedro le pregunta a Dios: “Señor, ahí está Don Gilipollas, ¿Lo dejamos pasar?” </li></ul>
  3. 3. Pero Dios lo duda <ul><li>“ MMHHH, no se, Pedro, recuerda que era comunistoide y, además, en el fondo era un gandalla oportunista, manipulador, ególatra y mentiroso”. </li></ul>
  4. 4. “ Pero Señor…”, intercedió Pedro, <ul><li>“ Mira que Don Gilipollas sufrió mucho en la tierra: no se le desarrollaron los brazos, fue perseguido, estuvo en la cárcel, su vida siempre fue un intenso bregar. ¡Es aquí donde tienes que practicar tu infinita misericordia!” </li></ul>
  5. 5. “ Ya sabes que no me gusta que me digas lo que tengo que hacer”. Bramo el Señor <ul><li>“ Pero mira, vamos a hacer una cosa: lo voy a pensar. Por mientras, que Don Gilipollas vaya por un tiempo al limbo”. Y al limbo fue a parar don Gilipollas. </li></ul>
  6. 6. Y pasados tres días… <ul><li>Se asoma Dios al limbo y le dice a don Gilipollas: “la verdad es que convenciste” ¡Qué temple tienes! ¡Qué gallardo eres! Mira que has despertado mi admiración y hasta agradecimiento </li></ul>
  7. 7. Y es que a pesar de estar en tan difícil trance… <ul><li>… de padecer la Nada por tres días, te la has pasado bailando y no sólo eso, sino que a pesar de no tener brazos y haber padecido en la vida muchas adversidad, ahora bailas, bailas sin parar y… </li></ul>
  8. 8. ¿Sabes una cosa? <ul><li>No hay nada que más me complazca más que un baile alegre como el tuyo. Tu danza, para mi, es una inconmensurable muestra de amor y de agradecimiento. Es un homenaje que haces a la vida y a mi creación toda, y lo haces pese a las desventuras que enfrentas. Con ello demuestras un espíritu noble y generoso que ante la adversidad, se alegra y baila. Estoy conmovido, Don Gilipollas, y por eso, pese a haber sido rojo, soberbio y mentiroso, te perdono. ¡Entra al cielo! </li></ul>
  9. 9. Y Gilipollas le dice: <ul><li>“ ¿Bailar?, ¿Cuál bailar, tarugo? Es que llevo tres días en este pinche lugar solitario con una comezón del carajo en el culo, ¡Y no hallo como rascarme!” </li></ul>

×