Your SlideShare is downloading. ×
Juguemos en paz
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Juguemos en paz

13,594
views

Published on

Published in: Education, Travel, Business

12 Comments
57 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
13,594
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
32
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
12
Likes
57
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Juguemos en Paz RECURSOS DIDÁCTICOS PARA TRABAJAR LOS VALORES Y LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS
  • 2. Juguemos en Paz RECURSOS DIDÁCTICOS PARA TRABAJAR LOS VALORES Y LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS
  • 3. FEDERACIÓN BOSKO TALDEA DE EUSKADI Lehendakari Agirre Etorbidea, 75 48014 Bilbao Tel. 94 475 01 98 / Fax. 94 476 06 14 fed.boskotaldea@confedonbosco.org www.boskotaldea.org DEPÓSITO LEGAL: SS-312-2007 DISEÑO Y MAQUETACIÓN: ZOEMEDIA ::Comunicación Integral::
  • 4. “Los jóvenes no sólo deben ser amados, sino que deben notar que se les ama” DON BOSCO
  • 5. 6
  • 6. Índice Índice pág. Presentación 8. La educación no formal, un espacio para la Educación en Valores 14. La Educación en y para el conflicto, breves apuntes teóricos 60. Recursos para “saber más” 100. 7
  • 7. Juguemos en paz Presentación de la guía Educar siempre implica intencionalidad. Así que para ser personas honestas, adelantamos que la guía que tienes entre manos está escrita con la intención de apoyar a los y las animadoras de la educación no formal en su labor de fomentar valores como tolerancia, solidaridad, confianza, cooperación, autoestima, creatividad, amistad y paz. Esta guía también quiere ser una manera de animar y agradecer la dedicación voluntaria de todos y cada uno de los animadores y animadoras de las asociaciones juveniles que trabajan en el tiempo libre educativo desde las institu- ciones salesianas y que conforman la Federación Bosko Taldea. La guía es una apuesta clara por el juego como herra- mienta para educar en valores. Jugar es la principal activi- dad de la infancia y “permite y facilita un armonioso creci- miento del cuerpo, de la inteligencia, de la afectividad, de la creatividad y de la sociabilidad”1. Los juegos constituyen una fuente de preparación para la vida adulta y posibilitan ensayar situaciones divertidas, conflictivas o compromete- doras que quizá se vayan a experimentar después. Además, desde la práctica en los juegos de determinados valores y su vivencia personal, es más fácil que esos valores se aprendan y se trasladen después a las conductas. Por este motivo, hemos diseñado una guía principalmen- te práctica donde se dedica la mayor parte del espacio a la descripción de juegos para realizar con niños, niñas, adoles- centes y jóvenes en el ámbito de la educación no formal. Sin embargo, también se incluyen apartados teóricos sobre la educación en valores y la resolución no violenta de los con- flictos. Aunque se trata de breves apuntes, pretendemos ofrecer al animador y animadora pistas para poner en mar- cha un programa de educación en valores con el grupo de niños, niñas, adolescentes y jóvenes con el que trabaja. En estas páginas, hemos recopilado un total de 24 juegos clasificados según los valores que se pretenden potenciar y 1Auzmendi, Lurdes “Juegos cooperativos de ayer y de hoy”. FISC-Intered- Gobierno Vasco Edita Lestonnac, 2004 8
  • 8. Presentación de la guía las edades recomendadas. Los dos grupos de edades estable- cidos son de 8 a 12 años y de 13 a 16 años. Sin embargo, se trata de un criterio orientador, y cada animador y animadora, desde el conocimiento de su grupo destinatario, podrá adaptar el juego, sumando o restando dificultades. El animador o animadora encontrará un juego para cada grupo de edad de los siguientes valores: confianza, coopera- ción, creatividad, solidaridad, tolerancia, amistad y autoestima. Es una limitación de espacio lo que ha obligado a seleccionar estos valores y ha impedido la inclusión de otros. Asimismo, durante la elección de los juegos se ha tratado de presentar dis- tintas tipologías de juego: de movimiento, de rol, de mesa o de reflexión y debate. El presente trabajo dedica una especial atención a la Educación para la Paz con un apartado propio y hasta diez acti- vidades enfocadas en la resolución no violenta de los conflictos. Además de unas aclaraciones teóricas sobre los conceptos de conflicto, violencia, paz y fases del conflicto. Las actividades se han clasificado según las capacidades puestas en juego para la gestión no violenta de los conflictos. Se describen juegos y dinámicas que promueven el desarrollo de las capacidades de comunicación no verbal, cooperación, toma de decisiones, negociación y mediación, con el objetivo de dar a los y las par- ticipantes herramientas para la resolución pacífica y creativa de los conflictos. Los juegos de Educación en y para el conflicto requieren de un previo conocimiento y relación entre los y las participantes, y en todos ellos, es imprescindible realizar una evaluación pos- terior al juego. Por las características de los juegos, muchos de ellos son más adecuados para el grupo de edad de 13 a 16 años. Los juegos se han clasificado siguiendo una ficha de ocho apartados para que las personas que dinamicen la actividad puedan consultar y elegir el juego y/o valor que más les intere- sa con facilidad. Así, en la parte superior se identifica el nombre del juego y el valor principal que fomenta. 9
  • 9. Juguemos en paz En cada juego podemos encontrar: • Definición. Breve explicación del juego. • Participantes. Edad de los participantes: 8 a 12 años y 13 a 16 años. Según el juego, se indica cómo debe sub- dividirse el grupo de participantes, si el grupo juega a la vez o si hay un número máximo o mínimo de participan- tes. • Objetivos. Se especifican los valores y capacidades que desarrolla el juego. En general, además del valor principal cada juego fomenta la experimentación en más de un valor. • Material. Listado de los materiales necesarios, así como su preparación. • Desarrollo del juego. Explicación del juego, indicacio- nes para el animador y animadora, y la finalidad del juego. • Evaluación. Se proponen una serie de cuestiones para poner palabras a cómo se han sentido los y las partici- pantes durante el juego. Al trabajarse los valores desde el enfoque socioafectivo, es imprescindible finalizar el juego con una evaluación, que permita analizar lo ocurrido durante la actividad, relacionarlo con situaciones perso- nales y sociales de la vida real, para, finalmente, formular conclusiones y propuestas de acción transformadora. Es un momento de gran importancia que el animador o ani- madora deberá conducir. • Notas/Material de apoyo. Aparecen variantes de los juegos, modificaciones para otros grupos de edad e indi- caciones para los y las animadoras. Aquí se incluyen también materiales que deben fotocopiarse y entregarse a los y las participantes. • Fuente. Se indica el autor, libro o página web donde apa- rece recogido el juego planteado. Además, el animador y animadora podrá consultar estas fuentes para buscar otros juegos que trabajen ese valor. 10
  • 10. Presentación de la guía Por último, la Federación Bosko Taldea edita esta guía con la intención de facilitar y apoyar a los animadores y animadoras en su trabajo de planificación, diseño y puesta en práctica de actividades educativas para niños, niñas, adolescentes y jóve- nes. A ellos y ellas está dedicada esta guía de Educación en Valores y Cultura de Paz. Ahora es vuestro turno y el de los cha- vales y chavalas para dar vida a la guía. Es el momento de JUGAR, descubrir, vivenciar los valores y crear una sociedad más justa, creativa, solidaria, cooperativa, tolerante, pacífica, comunicativa, negociadora… 11
  • 11. La educación no formal 12
  • 12. Un espacio para la educación en valores 13
  • 13. Juguemos en paz La espacio un educación no formal, para la Educación en Valores Actualmente, hay un amplio acuerdo sobre la necesidad de educar en valores a los niños, niñas, adolescentes y jóve- nes. Si bien, nos encontramos en un momento en el que la formación continua es tan necesaria, convendría reflexionar sobre la necesidad de revisar personalmente los valores compartidos por la “comunidad adulta” actual. Principalmente por dos cuestiones, el frenético cambio social que ponen al alza y a la baja los valores a gran veloci- dad, como si de valores bursátiles se tratara; y en segundo lugar, por ser los responsables de inculcar y priorizar unos valores frente a otros en las futuras generaciones. De esta forma, la Educación en Valores se convierte en una tarea fundamental para pequeños y grandes si queremos convivir en unas sociedades cada vez más justas, solidarias y libres. Entendemos la Educación en Valores como “un proceso de descubrimiento y reflexión personal a lo largo del cual cada sujeto irá construyendo e identificando aquellos valo- res que desea hacer propios y que le servirán de base para desarrollarse como ser humano, alcanzando una conviven- cia positiva con quienes le rodean y ejerciendo una ciudada- nía activa en su realidad”1. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, entre las muchas acepciones de la palabra Valor se puede leer “cualidad que poseen algunas realidades, por la cual son estimables”. El carácter de valor y utilidad a una norma, actitud, opinión o conducta se lo otorga la persona, por lo tanto es una estimación subjetiva y cambiante. Los valores se aprenden, se modifican y varían junto al crecimiento de la persona y los cambios del contexto social. Aunque una persona construya su sistema de valores personales, lo hace desde su pertenencia a una sociedad. De manera que cada grupo social, según el momento histó- rico, define su sistema de valores que le sirve para identifi- car lo que es correcto, verdadero, válido, humano, sagra- do… 1 Cárdenas García, Carmen. “La educación en valores desde una perspectiva no for- mal” Revista de Estudios de Juventud. Septiembre 2006 nº 74 14
  • 14. Educación en valores No hay que olvidar que uno de los rasgos principales de los valores es que son orientadores de la conducta. Apuntan el camino por el que, en líneas generales, transcurre la conducta de una persona. “Los valores son criterios o juicios que están presentes en la sociedad y que orientan las normas, actitudes, opiniones y conductas de las personas”2. Los valores comparten una serie de características (1): • Sistema: los valores se organizan en conjuntos de rela- ciones • Jerarquía: no todos los valores presentan la misma vali- dez para el grupo social • Polaridad: todo valor tiene su valor opuesto o contrava- lor • Referencia a un sujeto: el valor lo es siempre para alguien. Debe darse una preferencia humana • Apetecibles: los valores resultan atractivos para las per- sonas. Esto les diferencia claramente de las necesidades que son obligatorias En este sentido, educar en valores significa apoyar el proce- so de elección personal de un sistema y una jerarquía de valo- res. Supone optar por unos valores y descartar otros. Como señaló Novo3, “los valores han de ser descubiertos e integrados por las personas que aprenden”. En este proceso de construc- ción de los valores, el espacio de la educación no formal4 se convierte en un encuadre ideal para el aprendizaje de valores y con algunas ventajas remarcables (1): • La participación en estas actividades educativas es voluntaria. Los y las participantes no activan los frenos y resistencias que puedan darse en actividades de carác- ter obligatorio. 2 “Educación en Valores. Una propuesta didáctica” EGK Euskadiko Gazteriaren Kontseilua 3 Novo, M. “La educación ambiental formal y no formal: dos sistemas complementarios”. Revista Iberoamericana de Educación nº 11 (1996) 4 Entendemos por educación no formal las actividades educativas organizadas y sistemá- ticas que se realizan fuera de la estructura del sistema educativo formal y que realizan figu- ras profesionales en asociaciones de tiempo libre, ludotecas, centros juveniles, educado- res de calle, educadores familiares… 15
  • 15. Juguemos en paz • En la educación no formal, suele existir un contacto más estrecho entre los animadores y animadoras con las per- sonas destinatarias que favorece que las propuestas par- tan de las necesidades y la realidad de los y las partici- pantes, lo que redunda en una mejor adecuación de los objetivos. • Las actividades, generalmente lúdicas, se diseñan desde una metodología activa y participativa que favorece la implicación de los destinatarios y destinatarias. • Las propuestas de la educación no formal se desarrollan desde un encuadre sistematizado e intencionado con el objetivo de poder evaluar los posibles cambios. Para quienes se animen a diseñar programas de Educación en Valores aquí van unas indicaciones a modo de pistas meto- dológicas: Enfoque partiendo de la realidad Cualquier proceso de educación en valores ha de partir de la realidad social porque este es el escenario sobre el que se dibu- jan y re-dibujan los valores. Ha de crearse un espacio para la reflexión y la crítica de la realidad. Las personas participantes deben tener la oportunidad de elaborar su diagnóstico de la realidad, para finalmente, entre los y las integrantes del grupo, construir el diagnóstico colectivo de la realidad. A modo de apunte, señalar que el actual modelo socioeco- nómico no potencia los valores de libertad, igualdad, justicia, solidaridad, respeto y participación en los que se basa la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Como señala Cárdenas (1), “el vigente modelo socioeconómico globaliza el comercio pero no los derechos humanos”. Además, no hay que olvidar que el gran altavoz de los medios de comunicación y la industria del ocio difunde otros valores como la competitividad, el éxito a cualquier precio, la inmediatez, la trivialización de la violencia… En este contexto, educar en valores supone “nadar contra corriente”. 16
  • 16. Educación en valores Enfoque participativo La Educación en Valores ha de ser entendida como un pro- ceso continuo que partiendo de lo individual persiga la trasfor- mación social. Se trata de pequeños gestos individuales pero en cadena que acaban siendo visibles en la sociedad. Las per- sonas dejan de ser destinatarias para ser protagonistas. La Educación en Valores busca la participación de las per- sonas. Debe facilitar espacios y momentos para que los valores sean descubiertos, vividos e interiorizados de manera indivi- dual; generar oportunidades para que los valores se manifiesten en las relaciones sociales cercanas y ofrecer estrategias y redes de participación para que las personas puedan influir en la rea- lidad. Metodología socioafectiva, dinámica y basada en la expe- riencia La Educación en Valores trabaja sobre actitudes, sentimien- tos, percepciones… aspectos a los que no se llega desde lo intelectual, sino desde la vivencia. Aprendemos a través de la experiencia y por eso, la Educación en Valores ha de dar la oportunidad de experimentar, “vivenciar en la propia piel” la situación que se quiere trabajar, con el objetivo de sentir y des- arrollar una actitud empática que les lleve a cuestionar y cam- biar los valores y formas de comportamiento hasta llegar a un compromiso personal transformador. Capacidad de adaptación del educador y educadora En todo momento el educador o educadora debe adaptarse a la realidad del grupo (edad, grado de relación entre ellos, necesidades, contexto, estados de ánimo, implicación, intere- ses…) Además debe promover condiciones para que los y las participantes desarrollen (1): • su capacidad crítica y de elección • la posibilidad de mostrar su apoyo activo ante situacio- nes de injusticia • la capacidad de buscar aquello que se tiene en común con “el otro” y al mismo tiempo valorar positivamente aquello que nos diferencia 17
  • 17. Juguemos en paz • la capacidad de relacionarse desde la empatía y la igual- dad • la capacidad de aprender de los conflictos y de resolver- los desde el diálogo, buscando el “todos ganamos” • la capacidad de construir espacios de participación y cooperación Sin duda, Educar en Valores de libertad, igualdad, justicia, solidaridad, respeto y participación; entre otros, supone un gran reto, pero merece la pena dejar energías y tiempo porque, como reza el lema, “Otro mundo es posible”. La sociedad y las futu- ras generaciones nos piden este compromiso de “nadar contra corriente”. 18
  • 18. Educación en valores 19
  • 19. Educación en Valores Juegos 20
  • 20. juego valor pág. De 8 a 12 años El vampiro Confianza 22. El saquito de legumbres Cooperación 26. La máquina infernal Creatividad 30. La banana Solidaridad 34. Saludos Tolerancia 46. El círculo Amistad 50. Los tres saltos Autoestima 54. De 13 a 16 años Cuenta piernas Confianza 24. La serpiente Cooperación 28. Con las manos en la masa Creatividad 32. El labrador Solidaridad 38. Cintas de estereotipos Tolerancia 48. Somos un equipo Amistad 52. Eficiencia máxima Autoestima 56. 21
  • 21. Juguemos en paz Confianza El vampiro Definición 8-12 años Con los ojos tapados el vampiro o vampiresa tiene que con- vertir a otros y otras participantes en vampiros y vampire- sas. Los roles de vampiro-vampiresa versus víctima se intercambian continuamente. Objetivos • Favorecer la confianza en el grupo, creando un >10 per. ambiente de distensión • Identificar fuentes de tensión y su respuesta de lucha o huida • Estimular la dinámica tensión-relajación • Experimentar formas de evitar y disminuir la tensión Material • Un pañuelo por cada participante Desarrollo del juego Los jugadores tienen los ojos tapados con un pañuelo y se desplazan por la sala. El animador o animadora designa los vampiros y vampiresas (uno por cada 5 participantes) pasándoles la mano por el cuello y sin que los demás lo sepan. Los vampiros y las vampiresas tienen el poder de vampirizar a otros y otras pasándoles la mano por el cuello y el nuevo vampiro o vampiresa lanzará un grito de horror, antes de ir a la caza de otras víctimas. Si dos vampiros se encuentran pierden sus poderes y lanzan un grito de des- canso. 22
  • 22. Educación en valores Evaluación Preguntar a cada participante: 1. ¿Cómo se han sentido? 2. ¿Cómo manejaron el miedo, la tensión, la confianza, la persecución a la víctima, la huida del peligro? 3. Al escuchar el grito de horror, ¿se alejaron del vampi- ro o se acercaron para convertirse en vampiro? El animador o animadora remarcará la tranquilidad que los y las participantes sintieron cuando son vampirizados y vampirizadas, dejando atrás el miedo y la angustia, para oprimir a nuevas víctimas. El animador o animadora también recordará que el juego desarrolla un mecanismo de lucha. El juego enseña que toda situación opresiva se puede fragmentar, desgarrar. Notas/Material de apoyo El animador o animadora prestará una especial atención a aquellas personas más susceptibles de angustiarse, puesto que se juega en la oscuridad, se escuchan gritos de horror y se siente una mano en el cuello. Fuente “ Juegos cooperativos. ¡Juguemos juntos!” Intered 23
  • 23. Juguemos en paz Confianza Cuenta piernas Definición 13-16 años El animador o animadora dirá un número y el grupo deberá tocar el suelo con tantos pies y/o dedos de la mano como el número dicho. Objetivos • Favorecer la confianza en el grupo, sentirse sosteni- grupos de 6 do o sostenida por él • Fomentar la cooperación, comunicación y negocia- ción • Estimular la búsqueda de soluciones creativas Material • No se requiere material específico Desarrollo del juego Se divide a los y las participantes en grupos de seis. El ani- mador o animadora dirá un número y cada grupo deberá tocar el suelo con ese número de pies y/o dedos (mano). Ej: 12=12 pies; 15=12 pies y 3 dedos; 4=4 personas sobre una pierna y sujetando a las otras dos personas que no podrán tocar el suelo. 24
  • 24. Educación en valores Evaluación Preguntar a cada persona: 1. ¿Cómo se ha sentido? 2. ¿Cómo se dio la colaboración? 3. ¿Qué roles se dieron? 4. ¿Quiénes tomaron la decisión de cómo formar el número fijado? 5. ¿Si fue sencillo llegar a encontrar el equilibrio? 6. ¿Confiaron en el grupo cuando debían apoyarse en otros y otras, o estar suspendidos y suspendidas en el aire? Notas/Material de apoyo No se requiere material específico. Fuente “Juegos cooperativos para construir la paz” Tomo 2. Intered 25
  • 25. Juguemos en paz Cooperación El saquito de legumbres Definición 8-12 años Los y las participantes tienen que moverse al ritmo de la música, sin dejar caer un saquito de legumbres colocado sobre su cabeza. Objetivos • Desarrollar la cooperación y la colaboración Jugamos • Reforzar la autoestima y la cohesión de grupo, al sen- a la vez tirse formando parte de un grupo y estando alerta a los movimientos de los demás • Favorecer la coordinación de movimientos Material • Una pequeña bolsa con legumbres u otro elemento que pueda colocarse en la cabeza sin caerse fácil- mente • Música de rítmo no muy rápido Desarrollo del juego Los y las participantes se colocan el saquito de legumbres en la cabeza y se desplazan por el espacio siguiendo el ritmo de la música. Cuando a alguien se le cae el objeto de la cabeza, se inmoviliza. Otra persona tiene que acercarse, agacharse y volvérselo a colocar sin dejar caer su propio objeto y por supuesto sin sujetar su saquito con las manos. 26
  • 26. Educación en valores Evaluación Preguntar a cada participante: 1. ¿Cómo se ha sentido? 2. ¿El grupo ha estado atento y observando si otras per- sonas quedaban inmovilizadas? 3. ¿Los movimientos han sido suaves y lentos por miedo a quedar inmovilizado? 4. Si he visto a una persona inmovilizada, ¿he acudido a ayudarla o he esperado a que otro u otra se acercara? 5. Si he quedado inmovilizado durante el juego, ¿confia- ba en que vinieran a recoger mi saquito? 6. ¿Ha sido larga la espera de ayuda? Notas/Material de apoyo Este juego puede utilizarse como actividad previa a otra actividad más profunda, puesto que crea un ambiente de confianza, apoyo mutuo y colaboración. Fuente www.educarueca.org 27
  • 27. Juguemos en paz Cooperación La serpiente Definición 13-16 años Los y las participantes deberán hacer avanzar a la vez una cuerda, que representará a una serpiente, por un recorrido predeterminado sin tocar ningún obstáculo y sin salirse del recorrido. Objetivos Jugamos • Desarrollar la cooperación y resaltar la idea de grupo a la vez • Coordinar el movimiento entre todas las personas del grupo desde la escucha y la comunicación • Fomentar la solidaridad. El error de una persona del grupo puede ser compensado por otra. • Proporcionar una experiencia de responsabilidad individual y colectiva Material • Una cuerda (hará de serpiente). Su longitud según el número de jugadores (un metro por cada dos partici- pantes) • Una cuerdecita o cordones de zapatos de 40 cm para cada participante (se atarán a la cuerda general cada 50 cm alternativamente a un lado y al otro) • Objetos para señalar un recorrido o utilizar los obstá- culos naturales del espacio donde se vaya a jugar • Cinta aislante o tiza (opcional) para marcar un cami- no de anchura de 20 cm y con curvas. Si se quiere complicar más el recorrido 28
  • 28. Educación en valores Desarrollo del juego Los y las jugadoras se colocan alternativamente de un lado y de otro de la cuer- da-serpiente, agarrando cada uno la cuerdecita de 40 cm. El animador o anima- dora indica el camino que debe seguir la serpiente y puede colocarse en primer lugar y agarrar la cuerda-serpiente por la cabeza. El cuerpo de la serpiente no debe tocar ningún obstáculo…de lo contrario ¡la serpiente puede morir! Evaluación Preguntar a cada participante 1. ¿Cómo se sintió? 2. ¿Le resultó sencillo coordinar el movimiento con sus compañeros y compañeras de juego? 3. ¿El grupo supo trabajar en equipo? 4. ¿Cómo se desarrolló la comunicación entre los y las participantes para dirigir correctamente la cuerda? 5. Tanto en el caso de que finalizaran el recorrido como en el caso contrario, ¿cómo sintió el grupo la victoria o el fracaso compartido? El animador o animadora puede introducir un debate sobre la responsabilidad individual y colectiva. En este juego el error no es fatal. Los compañeros y com- pañeras de juego pueden compensar el error de alguna persona. Además, se comparten el fracaso y la victoria. Notas/Material de apoyo Este juego es ideal para jugar al aire libre y utilizar los obstáculos naturales. Después de completar el primer recorrido, un participante puede situarse a la cabeza de la serpiente, tomando el inicio de la cuer- da, e inventar un nuevo recorrido. Si se desea jugar con niños y niñas de 8 a 12 años, se pueden atar las cuerdecitas más próximas entre sí y la serpiente será más dócil. El recorrido también puede ser más sencillo. 29
  • 29. Juguemos en paz Creatividad La máquina infernal Definición 8-12 años Cada participante deberá inventar un gesto y un sonido que repetirá continuamente, de manera que cada jugador se convertirá en un elemento de una máquina compleja que se mueve y suena armónicamente. Objetivos • Desarrollar la imaginación y el sentido del ritmo >10 per. • Expresarse de forma original coordinando movimien- tos y sonidos • Estimular la concentración y respetar la armonía del grupo Material • Música y reproductor de música Desarrollo del juego Los niños y niñas forman un círculo. El primer o la primera jugadora se sitúa en el centro del círculo y ejecuta un gesto acompañado de un sonido, al ritmo que él o ella se invente. El segundo jugador o jugadora se acerca al primer o prime- ra jugadora, y propone otro gesto o ritmo, bien para acom- pañar o responder al primer gesto y sonido. Sucesivamente, van saliendo participantes al centro creando movimientos y sonidos que mantengan cierta armonía y formen una “máquina infernal”. La máquina es creada, se complica y enriquece con nuevos gestos y sonidos. 30
  • 30. Educación en valores Una vez consolidado el ritmo y los gestos de la máquina (cada jugador y juga- dora debe hacer repetitivamente su gesto y sonido), el animador o animadora se convierte en el maquinista de la máquina y alternativa y progresivamente acelerará y frenará el ritmo de la máquina. El animador o animadora decidirá cuando finaliza el juego y para ello, bajará poco a poco el ritmo hasta la parada completa de la máquina. Evaluación No es necesaria. Se puede preguntar a los participantes cómo se han sentido, pero al tratarse de un juego de distensión y creativo todas las propuestas son válidas. Notas/Material de apoyo El animador o animadora alentará a los y las participantes para que inventen ruidos y gestos insólitos. Se puede poner música de fondo para estimular la imaginación y los movimientos de los y las participantes. Se proponen dos variantes: La máquina musical: El animador propone que la máquina debe seguir un ritmo musical. Deben construir una máquina de rock, de jazz, de rap… o de otro estilo musical. La máquina desfalleciente: Mientras funciona la máquina una pieza se estropea. El animador o animadora al inicio del juego elige a un niño o niña para que represente la avería. Cuando la máquina tenga un ritmo consolidado, el animador o animadora anunciará la existencia de una avería. El participante-avería cambiará comple- tamente de ritmo y gestos, obligando al resto de jugadores y juga- doras a recomponer poco a poco la armonía del conjunto, perdida con la avería. Fuente “Juegos cooperativos. ¡Juguemos juntos!. Intered 31
  • 31. Juguemos en paz Cooperación Creatividad Con las manos en la masa Definición 13-16 años Realizar entre dos personas un objeto de arcilla con los ojos tapados y sin hablar. Objetivos • Estimular la imaginación y la capacidad creativa en • Desarrollar la cooperación parejas • Ofrecer la experiencia de la creación colectiva, la escucha no verbal del otro/a y la comunicación a tra- vés del sentido del tacto Material • Pañuelos o cintas para tapar los ojos a cada partici- pante • Arcilla preferentemente, aunque puede sustituirse por plastilina Desarrollo del juego Se divide al grupo en parejas. Se coloca uno/a frente al otro/a y entre medio una mesa con un bloque de arcilla. La consigna es que deben modelar juntos un objeto o perso- naje que elijan con los ojos tapados por los pañuelos y sin hablar. Se deja unos minutos previamente para que las parejas elijan el objeto para modelar. 32
  • 32. Educación en valores Evaluación Preguntar a cada participante 1. ¿Cómo se sintió? 2. ¿Cómo construyeron sin destruir lo que hacía el com- pañero? 3. ¿Cómo se puede establecer una complicidad entre los dos escultores? 4. ¿Les resultó difícil modelar sin hablar? 5. ¿Los dos o las dos participantes tenían la misma idea de cómo construir el objeto? 6. ¿El objeto final es realmente una creación de la pare- ja? Notas/Material de apoyo Según el grupo, es difícil que la consigna de modelar sin comuni- carse entre ellos se respete. El animador o animadora podrá des- pués de un tiempo permitir a los participantes que hablen con su pareja, pero deberán mantener en todo momento los ojos tapados. Si se desea jugar con participantes de menor edad, se les dejará hablar durante el proceso de modelado y se les recomendará que elijan objetos sencillos. Fuente “Juegos cooperativos. ¡Juguemos juntos!. Intered 33
  • 33. Juguemos en paz Cooperación Solidaridad La banana Definición 8-12 años Cada grupo representa un agente implicado en el proceso de cultivo y comercialización de una banana y deberán decidir y negociar qué dinero ganarán por su trabajo Objetivos • Sensibilizar a los y las participantes de las reglas 6grupos comerciales internacionales • Ofrecer un espacio para el análisis crítico de la reali- dad • Reflexionar sobre la injusta distribución de riquezas, las diferencias sociales… • Estimular la cooperación • Potenciar la toma de decisiones responsable Material • Fotocopiar y/o ampliar los dos dibujos del material de apoyo Desarrollo del juego Los y las participantes se dividen en 6 subgrupos y a cada grupo se le asigna un rol: Vendedores al por menor, Vendedores al por mayor, Compañía importadora, Compañía exportadora, Almacenistas y Cultivadores. 34
  • 34. Educación en valores El animador o animadora coloca en la pared el dibujo de la banana (A) y anun- cia que la banana cuesta 0,50 € .Cada grupo decidirá que porcentaje de ese precio debe ser para ellos de acuerdo con los gastos y el trabajo invertido en el proceso, según el rol de cada grupo. Por lo tanto, cada grupo debe contestar a la pregunta ¿cuántos céntimos ganará con cada banana? Cuando cada grupo dice el dinero que pide, se va troceando la banana (o divi- diéndola con un rotulador en partes). Quien dinamiza o una de las personas par- ticipantes escribe en cada parte de la banana el nombre del rol del grupo y la cantidad que ganará. El tamaño de cada parte dependerá del dinero solicitado por el grupo. Si el total pasa de los 0,50 € se debe hablar y negociar dentro de cada grupo y entre los grupos. Cuando se ha logrado que la suma de los diferentes grupos sea 0,50 € se descubre el dibujo B, que representa la distribución de ganancia económica de los sectores implicados en el cultivo y comercialización de una banana. Cultivadores 0,40 € Almacenista 0,90 € Compañía exportadora 0,70 € Compañía importadora 0,60 € Vendedores al por mayor 0,70 € Vendedores al por menor 0,17 € 35
  • 35. Juguemos en paz Solidaridad Evaluación Preguntar a cada participante 1. ¿Cómo se ha sentido? 2. ¿Ha sido sencillo establecer el dinero de ganancia en su grupo? 3. ¿Cómo se ha desarrollado la negociación con los otros grupos para fijar el precio? 4. ¿El reparto de beneficios de los grupos coin- cide con el reparto de la banana B? 5. ¿Existe algún mecanismo para que los culti- vadores obtengan un mayor beneficio por su trabajo? Notas/Material de apoyo Fotocopiar la silueta de una banana vacía con la etiqueta de 0,50 € dibujo A y dibujar la banana troceada según el precio y el nombre del rol de los agentes de la comerciali- zación Dibujo B. Fuente www.educarueca.org 36
  • 36. Educación en valores 37
  • 37. Juguemos en paz Cooperación Solidaridad El labrador Definición 13-16 años Juego de simulación sobre la precaria situación de subsis- tencia de los y las labradoras de los países del Sur. Las per- sonas que participan tendrán que hacer una serie de plan- taciones y resolver los problemas que surjan para poder sobrevivir. Objetivos 10-30 per. • Reflexionar sobre los problemas de los y las labrado- ras de los países del Sur • Ayudar a tomar decisiones en grupo • Analizar los conflictos que provocan las desigualda- des en la adquisición de riqueza • Estimular la búsqueda de soluciones a los conflictos de forma solidaria Material • Tablas elaboradas en el material de apoyo: o Hoja de Trabajo (para cada grupo) o Tabla de productos (para cada grupo) o Tabla de mala alimentación (para el animador o animadora) • Tarjetas de ayuda (5) • Tarjetas de desastre (13) • 2 Cartulinas de dos colores diferentes para pegar los mensajes de las tarjetas de ayuda y las tarjetas de desastre • Un dado 38
  • 38. Educación en valores Desarrollo del juego Se divide a los y las participantes en grupos con igual número de jugadores y a una persona por grupo se le asigna el papel de observadora. Cada grupo es una villa africana y cada villa tendrá que cosechar suficiente producción para vivir y estar sanos. Cada grupo tendrá una Hoja de Trabajo y una Tabla de Productos. Cada villa decide qué productos cultivará en las 10 parcelas que posee. Sin embargo, la consigna es que cada año debe haber tres cultivos diferentes y tres parcelas de proteínas (patatas y/o guisantes). Cada villa ha de intentar recoger al año como mínimo 450 unidades. Cada grupo discute y decide qué productos cultivar y lo escribe en la columna parcelas de la Hoja de Trabajo, comprobando que la suma resultante serán 10 parcelas. Cuando todos han plantado sus productos, la persona que anima el juego lanza el dado para conocer el clima. El dado decidirá si el clima es húmedo o seco ese año: 1, 2 y 3 año seco; 4 y 5 año húmedo, con el 6 se tira de nuevo. Al anunciar el clima, las villas rellenan la columna cosecha en su Tabla de tra- bajo, calculando su producción según la Tabla de productos. El primer año no se usa la tabla pérdida por mala alimentación. A continuación se elige una Tarjeta Desastre que afecta a todos los grupos que juegan. Se pone en la hoja de trabajo en la casilla Pérdida por desastre y se resta con las unidades de la casilla Total posible producción. Para los años siguientes los y las jugadoras continúan con la misma dinámica, pero descontando las pérdidas por mala alimentación o los sobrantes del año anterior, según los haya. Si una villa cosecha más de 500 unidades puede almacenar hasta 50 unidades para el año siguiente. Pueden ofrecer unidades a otras villas al terminar el año. El grupo decidirá a que villa se le concede y si como regalo o préstamo. Si una villa cosecha menos de 250 unidades dos años seguidos, puede tomar una tarjeta de ayuda, si los otros grupos se lo permiten. Si una villa produce menos de 200 unidades dos años seguidos la villa desapa- rece. 39
  • 39. Juguemos en paz Cooperación Solidaridad Evaluación Se preguntará a cada grupo: 1. ¿Cómo se han sentido? 2. ¿Por qué unas villas han resultado mejor que otras? 3. ¿Qué estrategia habéis seguido para elegir los productos a plantar? 4. ¿Cómo habéis afrontado los problemas que surgían? 5. ¿Cómo se llevaron las relaciones-negociacio- nes con otras villas? 6. ¿Has aprendido algo sobre la agricultura en los países subdesarrollados? 7. ¿Qué formas de solidaridad internacional puede haber? Notas/Material de apoyo Se recomienda jugar 6 años de cosechas que serán sufi- cientes para animar la discusión y las relaciones entre las villas, que serán misión de los embajadores de cada grupo. Duración aproximada de 1 hora. Fuente “La alternativa del juego II”. Ed. Seminario de Educación para la Paz de la APDH 40
  • 40. Educación en valores 41
  • 41. 42
  • 42. 43
  • 43. 44
  • 44. 45
  • 45. Juguemos en paz Cooperación Tolerancia Saludos Definición 8-12 años Los y las participantes se saludarán utilizando códigos cul- turales de diferentes países. Objetivos • Romper los prejuicios con respecto a personas de otras nacionalidades >10 per. • Valorar las diferentes expresiones culturales desde una perspectiva enriquecedora y no de amenaza • Favorecer el contacto personal, la distensión, el sen- timiento de grupo Material • Música y reproductor de música • Tantos trozos de papel con un saludo escrito como participantes • Sombrero o recipiente opaco Desarrollo del juego El animador o animadora escribirá en trozos de papel las diferentes maneras de saludarse propuestas y asegurándo- se que habrá tantos papeles como participantes. Colocará los papelitos en un sombrero o recipiente. Los y las partici- pantes extraerán un trozo de papel y caminarán por la sala al ritmo de la música. Cuando el animador detenga la músi- ca, cada participante deberá acercarse a la persona más próxima, decirle su nombre e imitar el gesto descrito en el papel. Vuelve a sonar la música y los participantes vuelven a caminar. 46
  • 46. Educación en valores Evaluación La evaluación es necesaria para que el juego no refuerce estereotipos. Para el debate posterior pueden servir de guía las siguientes cuestiones: 1. ¿Podéis adivinar de qué país provienen los saludos? 2. ¿En qué medida son estereotipos? 3. ¿Todos los alemanes se saludan con un fuerte apretón de manos? 4. ¿Con qué saludos os sentís más cómodos y con cua- les no? 5. ¿Os habéis sentido molestos cuando en otro país una persona os ha saludado calurosamente abrazándoos y dándoos 3 besos, y vosotros habéis reculado antes de que el otro hubiese acabado porque no conocíais el código social? Notas/Material de apoyo • Saludar a una persona abrazándola y dándole 3 besos en las mejillas • Saludar a una persona abrazándola y dándole 2 besos en las mejillas • Saludar a una persona abrazándola y dándole 4 besos en las mejillas • Saludar a una persona juntando las palmas de las manos delan- te de la barbilla e inclinándoos • Saludar a una persona restregándoos mutuamente las narices • Saludar a una persona calurosamente con un fuerte abrazo • Saludar a una persona con un fuerte apretón de manos • Saludar a una persona guardando una distancia de 50 cm y dán- dole ligeramente la mano El animador o animadora del juego puede escribir otras formas de saludo internacional. Duración aproximada de la dinámica 15 minutos. Fuente www.joves.org página web de Joves per la igualtat i la solidaritat 47
  • 47. Juguemos en paz Cooperación Tolerancia Cintas de estereotipos Definición 13-16 años A cada participante se le asigna una profesión, raza, carac- terística, situación personal o tribu urbana que él no cono- ce y debe elegir a otras personas para compartir piso. Objetivos • Motivar en los y las participantes su preocupación y Jugamos necesidad de empatizar con otros sectores sociales a la vez • Ayudar a desmitificar realidades estereotipadas • Reconocer la existencia de otras realidades sociales en riesgo de exclusión social • Evidenciar el desconocimiento e indiferencia con la que tratamos a las personas diferentes Material • Cartulinas, tijeras, rotuladores y grapadoras o celo Desarrollo del juego Antes de la actividad, el animador o animadora preparará unas cintas de cartulina para colocar alrededor de la cabe- za de los y las participantes. Debe haber tantas cintas como participantes y cada cinta llevará escrito una de las siguien- tes profesiones, características, tribus urbanas o situacio- nes personales: prostituta-gigoló, drogadicto/a, ex reclu- so/a, porreta, político/a, empollón/a, cristiano/a, ligón/a, alcohólico/a, inmigrante, punky, gitano/a, médico, madre soltera, pijo … 48
  • 48. Educación en valores El animador o animadora colocará las cintas sobre la frente de cada participan- te, sin que él o ella misma pueda ver su condición personal, pero sí podrá leer los papeles asignados al resto del grupo. Nadie puede decir a otra persona el rol que le ha tocado en el juego. El animador o animadora explica que los par- ticipantes tienen que buscar compañeros/as de piso entre los y las participan- tes. Cada participante preguntará a aquellas personas que sean de su agrado ¿quieres compartir piso conmigo? y la otra persona deberá responderle razo- nando la respuesta (sí porque… o no porque…) sin mencionar el rol que lleva escrito en la frente la persona que le hizo la pregunta. Los y las participantes se agruparán libremente en parejas o en grupos de todos los tamaños y hasta pueden quedarse solos, si no encuentran otro u otra parti- cipante que les acepten. Evaluación La evaluación comienza quitándose las cintas y descubriendo cada participan- te que rol le tocó. Comentar entre todos y todas las agrupaciones que se han formado. ¿Alguna persona quedó sola? ¿a quienes les costó encontrar compa- ñeros/as de piso? Preguntar a cada participante: 1. ¿Cómo se ha sentido? 2. ¿Sospechabas por las reacciones de las otras perso- nas tu rol? 3. ¿Desde ese momento te has dirigido hacia otras per- sonas? 4. ¿Deseas comentar alguna respuesta y cómo te has sentido? 5. ¿Las respuestas que has escuchado o que has dicho son fruto de estereotipos? Notas/Material de apoyo No se requiere material específico. Fuente Variación a partir de una dinámica de “Educación en valores, una propuesta didáctica”. Ed. EGK 49
  • 49. Juguemos en paz Cooperación Amistad El círculo Definición 8-12 años Los y las participantes tratarán de organizarse y coordinar- se en el suelo hasta hacer un círculo con sus cuerpos, con los ojos tapados y sin hablar. Objetivos • Favorecer el contacto grupal Jugamos • Desarrollar la capacidad de cooperación, necesaria a la vez para hacer y mantener amistades • Estimular la coordinación de movimientos Material • Espacio cerrado y libre de obstáculos • Pañuelos para tapar los ojos a los participantes • Alfombra para colocar en el suelo • Música relajante (opcional) Desarrollo del juego Los y las participantes se reparten por el espacio de juego, se tapan los ojos con un pañuelo. El animador o animadora explica que durante la actividad deben llevar los ojos tapa- dos y no pueden hablar. El animador o animadora separa a los y las participantes que ya están con los ojos tapados. El animador o animadora les pide que se tumben en el suelo y reptando intenten buscar al resto de los y las jugadoras y unirse a otras personas, dándose las manos. El objetivo es conseguir hacer un círculo entre todos y todas. 50
  • 50. Educación en valores Cuando el o la animadora vea que se ha creado un círculo, invita a los partici- pantes a quitarse el pañuelo para que puedan observar lo que han sido capa- ces de hacer sin ver, ni hablar, tan sólo con el esfuerzo de una buena coordina- ción y apoyo. Evaluación Preguntar a cada participante: 1. ¿Cómo se ha sentido durante la actividad? 2. ¿Ha sido sencilla la coordinación con el resto de par- ticipantes? 3. ¿Se ha sentido desorientado? 4. ¿Ha experimentado seguridad, bienestar cuando se ha encontrado con el grupo y se ha unido a ellos y ellas? 5. ¿Ha participado buscando a otros y otras o ha deja- do que ellos o ellas le encuentren? Notas/Material de apoyo Variante: Dar a los participantes un tiempo mínimo para formar el círculo, finalizado el plazo abrir los ojos y ver la posición del grupo. Fuente “Deva. Desarrollo de Valores y autoestima”. Ed. Cáritas Española 51
  • 51. Juguemos en paz Cooperación Amistad Somos un equipo Definición 13-16 años Los y las participantes elegirán a tres compañeros o com- pañeras de viaje entre los y las componentes del grupo. Con esta dinámica se trabajan las relaciones interpersona- les y se elabora un “sociograma” del grupo. Objetivos Jugamos • Poner de manifiesto las relaciones de amistad y acer- a la vez camiento entre los miembros del grupo • Superar las actitudes de rechazo, discriminación o desprecio, aceptando el valor de la diferencia y adop- tando actitudes solidarias e integradoras • Poner de manifiesto los rasgos básicos de la amistad: el respeto por las diferencias, la solidaridad y la inte- gración Material • Una madeja de hilo • Unas tijeras Desarrollo del juego El animador o animadora propone al grupo la siguiente situación. “Os encontráis a punto de iniciar un viaje en el que os gustaría estar acompañados por vuestros mejores amigos. A cada uno/a de vosotros/as os ha tocado un pre- mio que consiste en un mes de vacaciones pagadas en un crucero de lujo, en el lugar del mundo que queráis. Pero, el premio tiene una regla muy estricta: tenéis que elegir a otras tres personas del grupo para completar el camarote de 4 plazas. Además la agencia pone como condición que el 52
  • 52. Educación en valores barco debe estar completo, para lo cual todos los y las participantes tienen que ser elegidos al menos una vez por alguna persona”. A continuación, se entrega a una persona, al azar, la madeja de lana y se une con la lana a las tres personas que ha elegido. Después corta la lana y se la pasa a otra persona. Así hasta que todos y todas hayan elegido a sus tres com- pañeros de viaje. Al final de la actividad, la trama de lana que une a los miembros del grupo repre- sentará un “sociograma” visible que nos dará idea de la relación entre los miem- bros del grupo. Evaluación Preguntas para el debate: 1. ¿Existe alguna persona que haya sido elegida por numerosos y numerosas participantes? 2. ¿Qué características tiene? 3. ¿Por qué creéis que tantos y tantas participantes quie- ren compartir con él o ella el viaje? 4. ¿Qué rasgos os animan a elegir a una persona y no a otra? 5. ¿Creéis que merece la pena dar una oportunidad a per- sonas nuevas para que os acompañen en el viaje? Notas/Material de apoyo Se recomienda que esta actividad se realice con un grupo que se conoce. El animador o animadora cuidará especialmente que no queden personas aisladas, y animará a elegir a las personas menos carismáticas o con relaciones más débiles con las y los miembros del grupo. Fuente www.profes.net elaborado por César Prestel 53
  • 53. Juguemos en paz Cooperación Autoestima Los tres saltos Definición 8-12 años Cada participante deberá predecir hasta dando llegará sal- tando con los pies juntos. Se ponen de manifiesto las expectativas personales que cada uno tiene de sí mismo. Objetivos • Favorecer la afirmación de uno mismo individual • Poner de manifiesto las expectativas, el concepto de uno mismo y las metas que se plantea Material • Cinta aislante o tiza Desarrollo del juego Esta actividad se juega individualmente. Pedimos a tres o cinco personas que salgan de la sala de juego (según el número del grupo) y entren de uno/a en uno/a. Cada jugador o jugadora se sitúa de pie con los pies juntos y se coloca una marca en la punta de sus pies (con cinta aislante o tiza). El animador o animadora pide a esa perso- na que adivine hasta donde cree que llegará dando un salto fuerte con los pies juntos sin tomar carrerilla. Se coloca otra marca en el lugar donde cree que saltará. La persona parti- cipante salta y se marca el salto real. Se repite con cada participante esta secuencia pero desde otra esquina de la sala para que no se mezclen las marcas. 54
  • 54. Educación en valores Una vez que han participado aquellos que salieron de la sala, pueden volver a repetir el salto. En ocasiones, superan su salto anterior. Una segunda parte de la actividad puede ser introducir el concepto de la coo- peración. Después de que las personas salten solas, se les propone que salten mientras dos personas les agarran por los brazos y les ayudan en el salto. Evaluación Se analiza lo sucedido en cada salto, la relación entre la previsión y el resulta- do real. La actividad permite preguntarse: 1. ¿Qué concepto tenemos de nosotros y nosotras mis- mas? 2. ¿Qué expectativas? 3. ¿Nos ponemos metas inalcanzables? 4. En el caso de los saltos cooperativos, al sentir la ayuda de dos personas, ¿has sentido más seguridad al saltar? 5. ¿Has llegado más lejos? 6. ¿Es un ejemplo de trabajo cooperativo? 7. ¿Qué necesitamos para que el trabajo cooperativo sea eficaz? Notas/Material de apoyo Si el grupo es numeroso, se pueden añadir variantes para otros participantes como son el salto con los ojos tapados o el salto hacia atrás. Fuente www.educarueca.org 55
  • 55. Juguemos en paz Cooperación Autoestima Eficiencia máxima Definición 13-16 años Se trata de pasar, de uno en uno, a un pequeño recipiente, el mayor número posible de clips contenidos en un recipien- te más grande, en un tiempo determinado (20 segundos) Objetivos • Valorar y plantear la seguridad en sí mismo/a en rela- individual ción a las presiones sociales y del grupo • Desarrollar la destreza manual Material • Una caja de zapatos, una botella vacía y 75 clips • Reloj o cronómetro para medir 20 segundos Desarrollo del juego Seis voluntarios o voluntarias son invitados a dejar la sala. La experiencia se explica al resto del grupo. El o la partici- pante deberá pasar uno a uno los clips esparcidos por la caja al interior de la botella. Después, los voluntarios son lla- mados uno a uno y se les pide someterse a un test de des- treza manual (capacidad de movimientos rápidos y preci- sos). A las dos primeras personas se les afirma que es generalmente posible transferir uno a uno alrededor de 25 clips en 20 segundos, mientras que a las dos siguientes se les dice que esta cifra es alrededor de 40 clips en 20 segun- dos. A los dos últimos o últimas voluntarias se les dice que es posible pasar 40 clips también en 20 segundos pero se les añade un factor de presión, en forma de prenda o pre- mio. 56
  • 56. Educación en valores Antes de empezar, se pregunta a cada voluntario o voluntaria cuantos clips cree poder pasar a la botella. Después de finalizar su ejercicio se le pide que esta- blezca un segundo pronóstico para la siguiente persona. Evaluación Entre todo el grupo se analizan las expectativas que cada participante se marcó, la reacción ante la presión grupal (pasar 20 o 40 clips), el miedo a la prenda o el deseo de éxito por el premio. Se pregunta a los voluntarios y voluntarias: 1. ¿Cómo se sintieron durante el ejercicio? 2. ¿Cuál era su mayor preocupación? 3. ¿Cómo se sintieron al superar o no la meta marcada? Después se puede ampliar el debate hacia la competitividad en el comercio, las formas de trabajo en las fábricas, la presión del grupo, las normas sociales… ¿qué es más importante lo que se siente o los criterios de los otros? ¿cómo gestionar los sentimientos de fracaso o de éxito? Notas/Material de apoyo No se requiere material específico Fuente “La alternativa del juego” Cascón Soriano, Paco y Martín Beristain, Carlos 57
  • 57. La educación en y para el conflicto 58
  • 58. Breves apuntes teóricos 59
  • 59. Juguemos en paz Educación en y para el conflicto, Breves apuntes teóricos Antes de empezar a trabajar un programa de actividades de Educación para la Paz con niños, niñas y jóvenes convie- ne detenerse para clarificar conceptos básicos como violen- cia, paz y conflicto, ya que estas palabras no encierran el mismo significado para todas las personas. En nuestra opinión, la VIOLENCIA se relaciona con “la actitud o el comportamiento que constituye una violación o una privación al ser humano de una cosa que le es esencial como persona: la integridad física, psíquica, moral, dere- chos, libertades…”1. La violencia puede ser ejercida por una persona, institución o una situación estructural. Así diferen- ciamos tres tipos de violencia2: • Violencia directa: aquella que supone una agresión física o psicológica • Violencia estructural: aquella que forma parte de la estructura social y que impide cubrir las necesidades básicas, como la generada por la desigualdad social, el paro, las carencias nutricionales, la falta de servi- cios sanitarios y educativos básicos, etc • Violencia cultural: se refiere a aquellos aspectos del ámbito simbólico (religión, cultura, lengua, arte, cien- cias…) que se pueden utilizar para justificar o legitimar la violencia estructural o directa. Aquellas argumenta- ciones que nos hacen percibir como “normales” situa- ciones de violencia profunda La violencia directa es la más visible de todas. Sin embar- go, en muchos casos la violencia directa está relacionada con situaciones de violencia estructural. Por lo que minimi- zar la violencia estructural puede ser un medio efectivo de prevención de la violencia directa. Además, la violencia cul- tural es causa y consecuencia de ambos tipos de violencia y sobre todo, está claro que la reproduce. 1Seminario de Educación para la Paz APDH “Educar para la paz. Una propuesta posi- ble” Catarata. Madrid, 2000 2Cuadernos de Educación para la Paz “Introducción de conceptos: paz, violencia, con- flicto” Escola de Cultura de Pau. Caireta Sampere, Marina y Barbeito, Cécile Barcelona, 2005 60
  • 60. Educación en y para el conflicto En cuanto al concepto de paz, una definición simplista, negativa y manipuladora es considerarla como la ausencia de guerra y de desórdenes internos (paz negativa). Sin embargo, la PAZ positiva es “el proceso de realización de la justicia en los diferentes niveles de la relación humana. Es un concepto diná- mico que nos lleva a hacer aflorar, afrontar y resolver los con- flictos de forma noviolenta3 y el fin de la cual es conseguir la armonía de la persona con sí misma, con la naturaleza y con las demás personas”4. En otras palabras, la paz es más que un tiempo con ausen- cia de guerra, es un orden social de reducida violencia, elevada justicia, y un control y distribución del poder y los recursos igua- litarios. Es la ausencia de condiciones no deseadas (guerra, hambre, marginación…) y la presencia de condiciones desea- das (trabajo, vivienda, educación…). Como señaló Lederach, “no puede existir paz positiva si hay relaciones caracterizadas por el dominio, la desigualdad y la no reciprocidad, aunque no haya ningún conflicto abierto”5. La paz supone un proceso en constante construcción para crear unas relaciones basadas en la cooperación, el apoyo mutuo, la cola- boración y la creación de condiciones de confianza mutua. La Educación para la Paz se centra en educar en y para la resolución noviolenta de los conflictos, desde tres aspectos: • La consideración positiva del conflicto • El aprendizaje de herramientas para el análisis del con- flicto en toda su complejidad y 3 Utilizamos la expresión noviolencia, en lugar de no violencia (ausencia de violencia pero puede darse una actitud pasiva) porque la entendemos como la búsqueda de soluciones a los conflictos desde una rechazo activo a la violencia. 4 Seminario de Educación para la Paz APDH “Educar para la paz. Una propuesta posible”. Catarata. Madrid, 2000 5 Lederach, John P. “El abece de la paz y los conflictos”. Catarata. Madrid, 2000 61
  • 61. Juguemos en paz • La búsqueda de soluciones que permitan afrontar los conflictos sin violencia, sin destruir a las otras partes y con la fuerza necesaria para llegar a soluciones y acuer- dos en los que todos y todas ganen y puedan satisfacer sus necesidades. Perspectiva positiva del conflicto El conflicto es positivo porque es el principal motor de trans- formación social y una oportunidad para aprender y enriquecer- nos con la diferencia y la diversidad. El conflicto es consustan- cial a las relaciones humanas y será fundamental aprender a afrontarlo y resolverlo de manera constructiva y noviolenta. Sólo a través de entrar en conflicto con las estructuras injus- tas y/o aquellas personas que las mantienen, la sociedad puede avanzar hacia modelos mejores. Vivimos en un mundo plural y consideramos la diversidad y la diferencia como un valor, así que convivir nos llevará al contraste, las divergencias, disputas y conflictos, pero su superación noviolenta nos llevará al creci- miento y enriquecimiento mutuo. La palabra conflicto tiene connotaciones negativas porque se asocia con la forma, desgraciadamente, más habitual de resolver los conflictos: la violencia. Además, enfrentarse a un conflicto supone quemar muchas energías y tiempo durante un periodo no excesivamente agradable. En general, existe una gran resistencia al cambio y miedo a asumir los riesgos que supone iniciar un proceso de transformación. Después de estas matizaciones, el conflicto se define como “aquella situación de disputa o divergencia en que hay una con- traposición de intereses (tangibles), necesidades y/o valores en pugna”6 entre dos o más partes. La satisfacción de las necesi- dades de una parte impide la satisfacción de las de la otra. A esta contraposición de necesidades se denomina problema. 6 Cascón Soriano, Paco “Educar en y para el conflicto”. Cátedra UNESCO sobre Paz y Derechos Humanos, Barcelona 62
  • 62. Educación en y para el conflicto Actitudes ante el conflicto El paso previo antes de la resolución de un conflicto, será analizar las formas de actuar ante él. Hay cinco actitudes ante el conflicto (5): A. Competición (gano/pierdes) Situación en la que con- seguir lo que yo quiero –hacer valer mis objetivos- es lo más importante. No preocupa la relación con la otra parte en conflicto. Se busca la eliminación de la otra parte, que puede traducirse en que no consiga sus objetivos, sea eliminada, destruida, expulsada, discrimi- nada, menospreciada… B. Acomodación (pierdo/ganas) Con tal de no confrontar a la otra parte yo no hago valer o no planteo mis objeti- vos. A menudo confundimos el respeto con no hacer valer nuestros derechos, porque eso pueda provocar tensión o malestar. Si esta actitud se repite a menudo, llegará un momento en que la persona explote y enton- ces o nos destruimos o destruimos a la otra parte. C. Evasión (pierdo/pierdes) No enfrentamos los conflic- tos por miedo o por pensar que se resolverán solos. Pero el conflicto sigue su dinámica y se acentuará el problema. Ni los objetivos, ni la relación son respetados. D. Cooperación (gano/ganas) Conseguir los propios objetivos es muy importante, pero también lo es la rela- ción con las personas con las que tenemos el conflicto. Es un modelo en el que sólo sirven soluciones donde todos y todas ganemos. Cooperar no es acomodarse. E. Negociación Llegar a la cooperación plena es muy difí- cil, por ello se plantea otro modelo en el que se trata de que ambas partes ganen en lo fundamental, ya que no pueden llegar a una salida 100% satisfactoria para las dos partes. 63
  • 63. Juguemos en paz Aprendizaje de herramientas para el análisis del conflicto La Educación en y para el conflicto trabajará la resolución de conflictos desde tres niveles consecutivos (5): provención, aná- lisis y negociación, y mediación. A. Provención Significa intervenir en el conflicto cuando está en sus prime- ros estadios, sin esperar a que llegue la fase de crisis. Se trata de poner en marcha un proceso que cree las bases y una serie de habilidades y estrategias en las personas que les permitan enfrentarse a los conflictos de una manera noviolenta. Las habilidades que hay que trabajar en esta fase son: • Confianza en uno mismo y en el grupo • Autoestima y aprecio a los y las demás • Una buena comunicación El diálogo es una de las principales herramientas para resolver los conflictos de forma noviolenta. A través de juegos se trabajarán los canales verbales y no verbales, el respeto por los turnos de palabra, técnicas para el reparto justo de la palabra, la escucha activa (hacer sen- tir a la otra persona que la escucho y que me importa lo que dice) • Toma de decisiones por consenso Ofrecer espacios para aprender a tomar decisiones en las que todo el mundo haya tenido la oportunidad de expre- sarse y sienta que su opinión ha sido tomada en cuenta en la decisión final. 64
  • 64. Educación en y para el conflicto • Cooperación Establecer relaciones cooperativas para descubrir que utilizando las percepciones y la fuerza de todos y todas se puede alcanzar un objetivo común. Desarrollar con los juegos técnicas que nos permitan descubrir e interiorizar que la diferencia es un valor y una fuente de enriqueci- miento mutuo. B. Análisis y Negociación Etapa en la que hay que aprender a analizar, negociar y bus- car soluciones creativas y satisfactorias para las dos partes. Las propias partes implicadas en el conflicto deben buscar la solu- ción. El primer paso a la hora de analizar e intervenir es la: Fase de separar los tres aspectos presentes en todo con- flicto Las personas implicadas, el proceso o forma de abordarlo y el problema: • Personas: Aprender a verlas como partes con las que tenemos un problema y con quienes podemos colaborar para resolverlo. En este apartado trabajaremos: - Percepciones. Conseguir que las partes aprendan a expresar su percepción del problema y a escuchar e interesarse por conocer la percepción de la otra parte. - Reconocer emociones y sentimientos. Buscar espa- cios para sacar las emociones y sentimientos que todo conflicto remueve. - Imagen. En todo conflicto la imagen y prestigio de las partes está cuestionada. Hay que buscar estrategias para que las partes sientan que con la solución su imagen queda intacta. - Poder. En todo conflicto hay desequilibrios de poder, hay que enseñar a tomar poder a quien está abajo (empoderamiento) y aprender a quitar poder a quien está arriba (desobediencia). 65
  • 65. Juguemos en paz • Proceso o forma de abordarlo: Abrir espacios y condi- ciones que permitan a ambas partes expresarse para encontrar soluciones: - Controlar dinámicas destructivas de la comunicación: acusaciones, insultos, generalizaciones… En cambio, hay que hablar en primera persona, manifestar nues- tros sentimientos, informar con precisión sobre qué es lo que nos ha afectado, cómo y por qué. - Analizar los procesos seguidos. Hacer un mapa de análisis del conflicto: qué lo originó, quiénes han par- ticipado, cuál es su poder y su influencia, de qué forma, qué soluciones ya se han ensayado… - Consensuar reglas de cómo abordar los conflictos ela- boradas por todos y todas. • Problema: Aprender a diferenciar posturas de necesida- des. Pasar de la negociación basada en posturas a la negociación basada en las necesidades. Las posturas son la solución preferida para cada parte y así, cerramos el campo de soluciones a dos, y concreta- mente, a las más antagónicas. En cambio, si el trabajo se centra en las necesidades, raíces del conflicto, se amplía el abanico de soluciones. Se trata de aprender a recono- cer las necesidades, jerarquizarlas y expresarlas. Así podemos encontrar necesidades comunes para las dos partes que pueden servir de base de acuerdo. Fase de búsqueda de soluciones Proponer estrategias y herramientas (lluvia de ideas…) que formenten la creatividad y la imaginación a la hora de buscar soluciones. Idear soluciones sin discutirlas, ni poner límites. Recoger todas las propuestas. Fase del acuerdo Momento para discutir las propuestas teniendo en cuenta los recursos disponibles, la efectividad de su realización y la satisfacción de ambas partes. Hay que llegar a acuerdos con- cretos con responsabilidades concretas y formas de verificar- los. 66
  • 66. Educación en y para el conflicto C. Mediación Herramienta para aquellos casos en los que las partes han agotado ya las posibilidades de resolver los conflictos por sí mismos o en los que la situación de violencia o incomunicación impiden a las partes resolverlo. Aparece una tercera persona, la figura del mediador o mediadora. La persona que media se preocupa fundamentalmente del proceso y de la relación, ya que el contenido del conflicto y del acuerdo es misión de las partes. El fin de este proceso será lograr soluciones que satisfagan mínimamente las necesidades de ambas partes, de una forma justa, así como en la medida de lo posible, restablecer la relación. Siguiendo la clasificación de J.Paul Lederach, el proceso de la mediación tiene las siguientes fases: Fase de Entrada • Aceptación de la mediación como herramienta para abor- dar su conflicto y la persona o personas que ejercerán la función de mediadores o mediadoras. • Recopilar información. La persona mediadora buscará información sobre el conflicto y las partes involucradas. Elaborará una lista con los puntos a tratar por las partes y diseñará una primera estrategia sobre la forma de abor- darlo, que las partes deberán aceptar. • Establecer y aceptar las reglas del proceso. El mediador o la mediadora definirá de forma clara: cuál es el papel del mediador o mediadora y de las partes, qué se puede hacer y qué no durante el proceso, y acordará dónde, cuándo y cómo se desarrollará el proceso. Con estas matizaciones claras y aceptadas por todos y todas se pretende crear un clima agradable que dé confianza y seguridad a las partes. 67
  • 67. Juguemos en paz Fase de Cuéntame Cada cual cuenta su historia, sus percepciones, emociones y sentimientos. El objetivo principal de esta fase es la escucha mutua, el intercambio de información, la exteriorización de los sentimientos, sacar los puntos de acuerdo y desacuerdo…La persona mediadora se preocupa por que las partes se comuni- quen bien y se entiendan, así como de cuidar la relación y el respeto entre ellas. Fase de Ubicación Fase de análisis común que identifique en qué consiste el conflicto, cuáles son los problemas que hay en su raíz, y nos lleve a definir una agenda común de puntos a tratar y solucio- nar. Hay que dejar las posturas a un lado y centrarse en las necesidades o intereses. Fase de Reparación Momento para desarrollar la creatividad, buscar y proponer soluciones a los problemas que satisfagan las necesidades de ambas partes. Las soluciones tienen que surgir de las partes implicadas. La persona mediadora ayudará a desarrollar la cre- atividad y recogerá todas las propuestas. Fase del Acuerdo El objetivo será llegar a acuerdos que satisfagan en gran medida a ambas partes y que sean realistas. El mediador o mediadora debe asegurar que el acuerdo sea realista y concre- to en cuanto a responsabilidades, plazos…, así como compro- bar que ambas partes lo entienden de igual manera y se sien- ten satisfechas. Fase de Verificación y Evaluación de Acuerdos Fase para establecer un mecanismo y unos plazos para poder verificar que los acuerdos y compromisos adquiridos por las partes se están llevando a cabo. 68
  • 68. Educación en y para el conflicto A continuación, se presentan una serie de juegos y dinámi- cas para “vivenciar en la propia piel” nuestras actitudes ante los conflictos, así como para desarrollar habilidades y estrategias que nos permitirán ir avanzando hacia una resolución noviolen- ta de los conflictos. 69
  • 69. Educación en y para el conflicto Juegos 70
  • 70. juego capacidad pág. De 8 a 12 años Buscador de huesos Comunicación no verbal 74. Cartas clasificadas Mediación 88. Dar la vuelta a la sábana Toma de decisiones 90. De 13 a 16 años Barómetro de Valores Reflexión y posicionamiento 72. Vacaciones conflictivas Negociación 84. Ejercicio de la NASA Toma de decisiones 92. Campo de minas Sensibilización 96. De 8 a 16 años Bocadillo Comunicación no verbal 78. Telaraña Cooperación 80. Cuadros cooperativos Cooperación 82. 71
  • 71. Juguemos en paz Cooperación Reflexión y posicionamiento Barómetro de Valores Definición 13-16 años Los y las participantes se posicionarán sobre una serie de frases relacionadas con el concepto de conflicto. Objetivos • Fomentar la reflexión, el diálogo y la posición perso- nal sobre el concepto de conflicto Jugamos • Aprender a considerar positivo el concepto de con- a la vez flicto, remarcando su carácter como agente de trans- formación social, de aprendizaje y enriquecimiento Material • Cinta aislante o tiza • Una pelota u otro objeto Desarrollo del juego En la sala se coloca con cinta aislante o tiza una línea en el centro donde se situarán los y las participantes. A la izquier- da, se colocará una línea paralela que significará estar de acuerdo con lo enunciado y más a la izquierda otra línea que significará estar muy de acuerdo con lo enunciado. Asimismo, a la derecha de la línea central se colocarán o pintarán otras dos líneas que significarán estar en desacuer- do con lo enunciado y la más lejana estar muy en desacuer- do. Los y las participantes se sitúan en la línea central de la sala y el animador o animadora va diciendo una serie de frases mientras los y las participantes tienen que posicionarse colocándose en las líneas de “de acuerdo” “muy de acuer- do” “en desacuerdo” o “muy en desacuerdo”. 72
  • 72. Educación en y para el conflicto A continuación, el animador o animadora pasa una pelota u otro objeto a una persona situada en la posición minoritaria para que argumente su posición en voz alta. La pelota, que tiene la función de hacer de micro, se la pasan entre ellos y ellas para escuchar algunas opiniones de las dos posturas. Después de escuchar unas cuantas opiniones, se pregunta si alguien quiere matizar su posición y moverse. Los y las participantes vuelven al centro y se lee otra frase. Algunas frases recomendadas: - Los conflictos se tienen que evitar - No hay conflicto sin violencia - Todos los conflictos son malos - De todo conflicto se aprende - Tengo herramientas para afrontar los conflictos - Los conflictos siempre los provocan los mismos - En una cuadrilla tolerante nunca surgen los conflictos - El conflicto es una palanca de transformación social - En toda relación humana hay conflicto Evaluación No se propone una evaluación final. Hay que dejar que los partici- pantes se expresen libremente, explicando su posición respecto a cada frase. Notas/Material de apoyo No se requiere material específico Fuente Cuadernos de Educación para la Paz. “Introducción de conceptos: paz, violencia, conflicto”. Ed. Escola de Cultura de Pau. Universidad Autónoma de Barcelona 73
  • 73. Juguemos en paz Cooperación Comunicación no verbal Buscador de huesos Definición 8-12 años Los y las jugadoras participarán en el gran concurso inter- nacional de sabuesos buscadores de huesos de manera que por parejas una persona representará al dueño o dueña y otra persona representará al perro. Objetivos en • Analizar cómo nos comunicamos parejas • Poner de manifiesto la agresividad que se da en oca- siones en nuestras relaciones interpersonales • Reflexionar sobre la competitividad y la dificultad de llegar a acuerdos bajo la presión de la competencia Material • Cartulinas para recortar la silueta de varios huesos y lana para que el perro se coloque el hueso a modo de collar cuando lo encuentre Desarrollo del juego Los y las participantes se dividen en parejas y se repartirán los papeles de propietario/a y sabueso para participar en el Gran Concurso Internacional de Sabuesos Buscadores de Huesos. El animador o animadora dará las explicaciones por separa- do. A las personas propietarias les dirá que su mascota debe ser la primera en buscar uno de los huesos escondi- dos y traérselo a las manos en el menor tiempo posible. Pueden hacer todo lo que se les ocurra, pero no pueden moverse de su sitio. 74
  • 74. Educación en y para el conflicto El animador o animadora explica a las mascotas que no pueden moverse del lugar en el que están si no son tratados por su propietario o propietaria de forma cariñosa, de manera afectuosa y respetuosa. Las personas propietarias estarán de pie junto a su mascota, que estará arrodi- llada. El animador o animadora dará comienzo con una señal el Concurso. Previamente, el animador o animadora habrá escondido en la sala de juego uno o más trozos de cartulina con formas de hueso. Evaluación Preguntar a cada persona propietaria: 1. ¿Cómo se sintió? 2. ¿Cómo se sintieron cuando daban órdenes a gritos y sus mascotas no obedecían? 3. ¿Iban subiendo el tono de voz? 4. ¿Sintieron ganas de empujar a las mascotas o de insultarles? 5. ¿Creen que les presionaba el hecho de que estuvieran en un concurso y su deseo de ganar? 6. ¿Pensó en animar positivamente y tratar respetuosa- mente a su mascota? Preguntar a cada mascota: 1. ¿Cómo se sintió? 2. ¿Le resultó difícil no obedecer a los gritos de su pro- pietario? 3. ¿Cómo se sintió cuando las muestras de afecto susti- tuyeron a los gritos? 4. ¿Cuáles fueron las formas y expresiones afectuosas de su propietario o propietaria? 75
  • 75. Juguemos en paz Cooperación Comunicación no verbal Hacer reflexionar al grupo sobre cómo se comunican con las personas más cercanas (familia y amigos). Comentar a los y las participantes que en momentos de tensión es difí- cil reflexionar y llegar a encontrar otras posibles alternativas y soluciones. Notas/Material de apoyo El animador y animadora decidirá cuando detener el juego. Puede hacerse cuando un sabueso haya encontrado un hueso o escon- der más de un hueso y dejar que varias parejas culminen el objetivo. Si los y las participantes no encuentran la solución de tratar con respe- to a sus mascotas, después de un tiempo con- veniente, se detiene el juego y éste será un punto más para la evaluación. Fuente “Educación en valores. Una propuesta didáctica”. Ed EGK 76
  • 76. Educación en y para el conflicto 77
  • 77. Juguemos en paz Cooperación Comunicación no verbal Bocadillo Definición 8-16 años Las parejas participantes deberán untar un sándwich de nocilla o crema de chocolate con los ojos tapados y única- mente siguiendo las indicaciones de su pareja. Objetivos • Favorecer la comunicación y la escucha en parejas • Analizar las limitaciones de una comunicación unidi- reccional Material • Pan de molde • Nocilla o crema de chocolate (varios botes según participantes) • Cuchillos para untar (sin sierra) Tantos como parejas participantes • Mesa • Pañuelos para tapar los ojos (tantos como parejas participantes) Desarrollo del juego Se divide a los y las participantes en parejas y se les colo- ca a ambos lados de una mesa, cada uno frente a su pare- ja. A uno de los miembros se le tapan los ojos con un pañuelo. El animador o animadora coloca el pan de molde, la crema de chocolate y los cuchillos de untar sobre la mesa. 78
  • 78. Educación en y para el conflicto El o la participante que tiene los ojos tapados deberá montar un sándwich de crema de chocolate siguiendo únicamente las indicaciones de su compañero o compañera y no puede hablar con su compañero o compañera, ni hacerle pre- guntas. Todos y todas conocen los pasos para hacer un bocadillo, pero es importante remarcar que quien tiene los ojos tapados sólo puede hacer aque- llos movimientos que le indican, no puede tomar decisiones propias. Las indi- caciones han de ser muy precisas. Evaluación Si el grupo es numeroso conviene hacer la evaluación por subgrupos (dos o tres parejas). Preguntar a los y las participantes: 1. ¿Cómo se sintieron? 2. ¿Recibieron las indicaciones despacio, educadamen- te, siguiendo la secuencia correcta? 3. ¿Les resultó fácil dar las indicaciones a su compañe- ro o compañera? 4. ¿Surgieron dificultades? 5. Al hablar todos a la vez, ¿les resultó complicado escu- char las indicaciones de su compañero o compañera? 6. En esta comunicación sólo podían explicarse a través de la voz, sin gestos ¿dificultó la comunicación? Notas/Material de apoyo En el caso de que este juego lo realicen niños y niñas con edades comprendidas entre los 8 y los 12 años, se puede permitir a la per- sona que tiene los ojos tapados que hable con su compañero o compañera. 79
  • 79. Juguemos en paz Cooperación Telaraña Definición 8-16 años Los y las participantes deben pasar a través de una “telara- ña” sin tocarla. Objetivos • Desarrollar la capacidad de tomar decisiones colecti- vamente y resolver conflictos Jugamos • Fomentar la necesidad de cooperar a la vez • Desarrollar la confianza del grupo Material •Cuerda •Espacio amplio con dos árboles o columnas Desarrollo del juego El animador o animadora construirá una “telaraña” entrela- zando numerosas veces la cuerda entre los dos árboles o columnas, separadas entre sí unos dos metros. Conviene dejar muchos espacios, de varios tamaños y a partir de una determinada altura según la edad de los y las participantes. Al grupo se le explica que están atrapados en una cueva y la única forma de salir es a través de esta telaraña, pero que si la tocan llamarán a la araña gigante y les devorará. Todo el grupo debe pasar por la telaraña sin tocarla. Los y las participantes tendrán que buscar la solución para pasar las primeras personas con la ayuda de las demás, hasta llegar al nuevo problema de sacar a las últimas personas. 80
  • 80. Educación en y para el conflicto Evaluación Se hará reflexionar al grupo sobre: 1. ¿Cómo se sintieron? 2. ¿Pudieron salir todos? 3. ¿Si alguno tocó la cuerda se sintió responsable? 4. ¿Cómo se tomaron las decisiones? 5. ¿Qué tipo de estrategia siguieron? 6. ¿Alguna persona pasó sin pedir ayuda a los demás o explicar su estrategia? Notas/Material de apoyo El animador o animadora colocará la cuerda dejando huecos a par- tir de una determinada altura, para que los y las participantes ten- gan que buscar estrategias colectivas y ayudarse. Si alguna persona toca la cuerda, se puede optar por empezar de nuevo desde el principio. De esta forma, se obliga al grupo a bus- car nuevas soluciones. Fuente “La alternativa del juego II”. Ed. Seminario de Educación para la Paz de la APDH 81
  • 81. Juguemos en paz Cooperación Cuadros cooperativos Definición 11-16 años Reconstruir 5 cuadrados entre los y las participantes. Objetivos • Fomentar la colaboración • Experimentar las ventajas del trabajo cooperativo, trabajar juntos para lograr un objetivo común 5grupos Material • Cartulinas del mismo color o folios • 5 sobres tamaño Din-A 4 • Rotuladores o bolígrafos Desarrollo del juego Previamente el animador o animadora dibujará 5 cuadrados de 20 centímetros en cartulina y recortará las piezas como se indica en el material de apoyo y los introducirá en 5 sobres con los números marcados según la siguiente distri- bución: •Sobre 1: piezas a, c, h, i •Sobre 2: piezas a, a, a, e •Sobre 3: pieza j •Sobre 4: piezas d, f •Sobre 5: piezas b, c, f, g 82
  • 82. Educación en y para el conflicto Se divide a los y las participantes en 5 grupos y a cada grupo se le da un sobre. El animador o animadora explica las instrucciones del juego. Cada grupo tiene un sobre que contiene piezas para formar cuadrados. El juego finaliza cuando entre todos hayan formado 5 cuadrados del mismo tamaño. Durante el juego no se puede hablar, ni comunicarse por gestos ni de ninguna otra forma. No se puede tomar piezas de otro jugador o jugadora, pero sí se puede ceder piezas a otro u otra. Evaluación Preguntar a cada participante : 1. ¿Cómo se sintió? 2. ¿Cómo se sintió el grupo con el sobre número 3? 3. ¿Alguien se dio cuenta que el sobre 3 sólo contenía una pieza? 4. ¿Cómo se sintieron al no poder hablar, ni utilizar ges- tos? 5. ¿Cómo llegaron a una solución? 6. ¿Qué sintieron cuando alguien no respetaba las reglas? Notas/Material de apoyo Aunque se pueden formar cuadrados, sólo hay una combinación que forma 5 cuadrados iguales.Si se quiere jugar con niños y niñas más pequeños cada cuadrado puede dibujarse en una cartulina de diferente color. Fuente “La alternativa del juego II”. Ed. Seminario de Educación para la Paz de la APDH 83
  • 83. Juguemos en paz Cooperación Negociación Vacaciones conflictivas Definición 13-16 años Juego de rol en el que cinco personas representarán a una familia que decide a donde ir de vacaciones. Objetivos • Identificar las diferentes actitudes que podemos adoptar en caso de conflicto (competición, acomoda- ción-sumisión, evasión y cooperación) >5 per. • Valorar cuál es nuestra actitud más habitual ante un conflicto • Analizar el interés de adoptar una actitud u otra ante un conflicto, según el problema planteado y las per- sonas implicadas Material • Ropa descrita en el juego para los y las actrices (opcional) Desarrollo del juego Se escogen cinco personas voluntarias para desarrollar el juego de rol y el resto serán observadores y observadoras, que deben anotar cómo se desarrolla la situación. A las per- sonas voluntarias se les entrega a cada una la explicación de su postura en el conflicto y preparan individualmente sus roles durante unos minutos. Después se sitúan en medio del círculo de los y las observadoras. El juego finaliza cuando el animador o animadora lo considere oportuno. 84
  • 84. Educación en y para el conflicto El animador o animadora lee la siguiente contextualización a todo el grupo: “Son las vacaciones de Semana Santa y los Borges se marchan todos juntos en coche: Miren (madre), Antón (padre), Ainhoa (tía), Ana (hija) e Iñigo (hijo). Antón, que quería hacer un viaje sorpresa, ha pedido a todo el mundo que coja calzado deportivo y ropa de verano, pero también un par de jerséis gordos, de acuerdo con las predicciones meteorológicas. En el momento de subir al coche, Ainhoa lleva una pamela gigante, chancletas y gafas de sol; Ana e Iñigo van vestidos de calle; Miren lleva un vestido y una chaqueta de abrigo y Antón unos pantalones cortos, botas de montaña y un jersey de cuello alto. Todo el mundo se saluda, se mira un poco sorprendido y divertido, y sube al coche. ¡Adelante!, anima Antón, pero los comentarios para adivinar los planes secretos no se hacen esperar: ¿Dónde vamos?, pregunta Ana. (Comienza el juego) Evaluación Se pregunta a los y las cinco participantes cómo se han sentido durante el juego de rol. Los observadores cuentan lo que han anotado. A continuación, se inicia un debate con las siguientes preguntas como guión orientativo: 1. ¿Qué conflicto hay? 2. ¿Cómo ha evolucionado? 3. ¿Empeora la situación y nadie sale contento o conten- ta? 4. ¿Se llega a un acuerdo? 5. ¿Qué lo propicia? 6. ¿Qué lo dificulta? 85
  • 85. Juguemos en paz Cooperación Negociación En caso de que haya acuerdo: 1. ¿La decisión tomada tiene en cuenta los inte- reses de todos y todas? 2. ¿Hay alguien que gana y otros u otras pier- den? 3. ¿En ese caso quién? 4. ¿Cuál es la actitud que toma cada personaje? Se puede relacionar el juego con la experiencia de cada uno o una: 1. ¿Os es familiar la situación? 2. ¿Reconocéis diferentes actitudes de los per- sonajes en vuestro entorno más cercano? 3. ¿Qué actitud tomáis vosotros o vosotras ante un conflicto? 4. ¿La tomáis de forma consciente o inconscien- te? Notas/Material de apoyo Tiempo estimado: 50 minutos Entregar la explicación únicamente de su rol a cada volun- tario o voluntaria. 86
  • 86. Educación en y para el conflicto MIREN A ti te gusta el mar, te gusta la montaña y sobre todo te gusta ir de un sitio al otro y conocer el país. Por eso, aunque pre- ferirías hacer alguna ruta cultural, crees que lo más importante es convivir unos días juntos con la familia y aprovechar de la compa- ñía de cada uno de sus miembros. En resumen, te adaptarás a ir allá donde veas que los demás se sentirán más cómodos. ANTÓN Has preparado las vacaciones con mucho esmero e ilu- sión, y te parecía que el valle que habías elegido era idílico y podía satisfacer los deseos de todos y todas, pero por nada del mundo querrías que alguien no estuviera a gusto; por eso, si notas que los y las demás no aprueban el sitio, lo hablaréis y discutiréis hasta encontrar uno donde todos y todas se sientan bien. De todos modos, tú argumentarás tan bien como puedas que el sitio que tú propones es el mejor para todos y todas. AINHOA Estás muy disgustada porque tú querías ir a la playa, te gusta tomar el sol, bañarte y salir de noche a algún lugar donde haya mucho ambiente. No llevas otra ropa que la necesaria para estar cómoda en un lugar de playa. No aceptarás opciones de los y las demás que no sean a favor de ir a la playa. ANA Te preocupa tu alergia al polen, pero tienes muchas ganas de estar unos días pasándotelo bien con tu familia y al aire libre. Te preocupa que alguien no se lo pase bien porque crees que todos y todas tenéis que aprovechar, tanto de las vacaciones como de estar juntos y juntas. Piensas que lo primero que hará falta es ase- gurarte de que en el valle el tipo de polen no te afecta y si te afec- ta (que parece que sí), buscar un sitio alternativo donde todo el mundo pueda estar a gusto. IÑIGO Te da igual como acabe la cosa, no piensas discutir con nadie por este motivo. A ti te gusta leer y tomar el sol y esto se puede hacer en cualquier sitio. No dirás nada a menos que te pre- gunten directamente. Fuente Cuadernos de educación para la paz “Introducción de conceptos: paz, violencia, conflicto”. Ed Escola de Cultura de Pau. Universidad Autónoma de Barcelona 87
  • 87. Juguemos en paz Cooperación Mediación Cartas clasificadas Definición 8-12 años Reunir cada palo (bastos, oros, copas, espadas) en un mon- tón. Objetivos • Fomentar la colaboración y la idea de trabajar coope- rativamente 4 grupos • Desarrollar la capacidad negociadora • Observar y debatir sobre los mecanismos de compe- tición-cooperación Material • 4 barajas de cartas completas Desarrollo del juego Los y las participantes se dividen en 4 grupos. El animador o animadora previamente mezcla las 4 barajas y reparte a cada grupo el mismo número de cartas. Se da por escrito a los grupos el conflicto que deben resolver. “Reunir cada palo en un solo montón”. La condición es que la negociación entre los grupos sólo puede llevarse a cabo por medio de una persona que va a negociar los cambios y para ello tendrá que visitar los dis- tintos grupos. Conviene que los grupos estén separados en el espacio lo más posible. El animador o animadora cambia- rá a la persona que ejerce de mediadora durante el juego. 88
  • 88. Educación en y para el conflicto Evaluación Preguntar a los y las participantes: 1. ¿La negociación ha sido fácil o difícil? y ¿por qué? 2. ¿Algún grupo ha decidido dar más cartas de las que estaba recibiendo? 3. ¿Qué opinión les merece el papel de las personas negociadoras? 4. ¿Cómo nos hemos sentido durante el tiempo de espe- ra a la persona negociadora? 5. ¿Qué tipo de comunicación se ha dado durante la negociación? 6. ¿Algún grupo ha entendido el mensaje de otra forma? 7. ¿Se podrían haber hecho todos los montones en un solo grupo? 8. ¿Alguien pensó en esta opción? 9. ¿Era un juego de competición o de cooperación? 10. ¿Podéis dar ejemplos de situaciones en las que las personas no pueden intervenir para resolver sus pro- pios conflictos? 11. ¿Nuestra predisposición es a competir o a cooperar? Notas/Material de apoyo Tiempo máximo: 30 minutos No se requiere material específico Fuente www.educarueca.org 89
  • 89. Juguemos en paz Toma de decisiones Dar la vuelta a la sábana Definición 8-12 años El grupo se colocará sobre la sábana y deberá dar la vuelta a la sábana sin salirse de ella. Objetivos • Desarrollar la imaginación de cara a elaborar estrate- gias grupales y hacer del otro u otra un cooperador o Jugamos cooperadora en lugar de un competidor o competi- dora a la vez • Estimular la búsqueda de soluciones creativas a los conflictos • Potenciar la capacidad para tomar decisiones en grupo • Analizar los diferentes aspectos del proceso de regu- lación de los conflictos y especialmente, la toma de decisiones • Fomentar la colaboración y la comunicación Material • Una sábana o una manta Desarrollo del juego Se coloca una sábana o manta en el suelo y se suben enci- ma tantas personas, de manera que ocupen la mitad del espacio. A continuación, se les pide que den la vuelta a la sábana, sin que ninguna persona salga fuera de la sábana. El animador o animadora mide cuanto tiempo tardaron en lograr el objetivo. 90
  • 90. Educación en y para el conflicto Evaluación Se pregunta a cada participante: 1. ¿Cómo se sintió? 2. Y al grupo ¿qué dificultades ha habido? 3. ¿Cuáles han sido las posturas adoptadas por cada persona? 4. ¿Cuáles han sido las soluciones aportadas? 5. ¿Se han probado todas las soluciones aportadas? 6. ¿Hay personas que destapan los conflictos y perso- nas que se callan? 7. ¿Cuál de las dos posturas se favorece más en la sociedad, en la familia, en el barrio, en tu grupo de amigos y amigas? 8. ¿Te consideras de las personas que destapan el con- flicto o de las que se callan? 9. ¿Qué influye para que unas veces actúes de una manera y otras veces de otra? 10. ¿Crees en principio que todos los conflictos pueden tener solución? Notas/Material de apoyo Una vez realizada la evaluación, es posible repetir la actividad. En esta ocasión, se pide al grupo que tomen algunas decisiones de común acuerdo antes de iniciar la actividad y se vuelve a controlar el tiempo. Se evalúa si se consiguió antes el objetivo, si resultó más sencillo y si los y las participantes adoptaron la misma postura. Fuente www.educarueca.org 91
  • 91. Juguemos en paz Toma de decisiones Ejercicio de la NASA Definición 13-16 años Ordenar de mayor a menor importancia una lista de cosas necesarias para sobrevivir en la luna. Objetivos • Potenciar la capacidad de tomar decisiones indivi- dualmente y en grupo Jugamos • Contrastar la calidad de la toma de decisiones en a la vez grupo frente a las individuales • Estimular la capacidad de negociación y argumenta- ción Material • Una fotocopia del material de apoyo por participante Desarrollo del juego El animador o animadora lee la ambientación del juego: “Estáis en una nave espacial que tiene que reunirse con la nave nodriza en la superficie iluminada de la luna. A causa de dificultades técnicas vuestra nave aterrizó a 300 km de la nave nodriza. Durante el alunizaje se ha destruido gran parte del equipo de a bordo. Vuestra supervivencia depende de conseguir llegar a la nave nodriza, para lo cual sólo se puede llevar lo más imprescindible. A continuación hay una lista de 15 artículos que han quedado intactos y sin dañar, después del aluniza- je. Vuestra tarea consiste en clasificarlos por orden de importancia para permitir a la tripulación llegar al punto de 92
  • 92. Educación en y para el conflicto encuentro. El 1 sería el artículo más importante, y así hasta el 15 que sería el menos importante”. A cada participante se le da la lista con los 15 objetos no dañados y se dejan unos 5 o 10 minutos para ordenar la lista de manera individual y sin hablar con nadie según su criterio de importancia. Después se forman grupos de 6 u 8 personas y un observador. El animador o animadora da de nuevo la lista de objetos y el grupo deberá ordenarla. Tendrá 20 minutos de tiempo. Finalmente, el animador o animadora presenta el orden correcto de los artícu- los según su utilidad en la luna. Evaluación Este ejercicio puede evaluarse numéricamente. Las puntuaciones se sacarían de calcular la diferencia de posición entre las respuestas individuales o grupa- les y las correctas de la NASA. Los listados con menos puntos estarían más cerca del orden correcto. Preguntar a los y las participantes: 1. ¿El listado grupal mejoró los individuales? 2. ¿Qué te ha aportado la discusión en grupo? 3. ¿Ha sido fácil tomar la decisión grupal? 4. ¿Cómo se ha dado? Notas/Material de apoyo Página siguiente. 93
  • 93. Juguemos en paz Toma de decisiones 94
  • 94. Educación en y para el conflicto Fuente “La alternativa del juego II” Ed Seminario de Educación para la Paz de la APDH 95
  • 95. Juguemos en paz Sensibilización Cooperación Campo de minas Definición 12-16 años Los y las participantes tienen que atravesar el campo mina- do sin pisar una mina antipersona, ni caer herido o herida Objetivos • Concienciar de la crueldad de las minas terrestres 2 grupos Material Dependiendo de la superficie de juego utilizaremos unos materiales u otros para pintar o marcar en el suelo una cua- drícula: • Un ovillo de cuerda o lana • Palitos de ramas para colocar en el suelo y atar verti- cal y horizontalmente la lana • Tiza o cinta aislante • Cartulinas para construir conos (uno por cada rectán- gulo del campo minado) • Globos inflados que harán de minas y se esconderán debajo de los conos de cartulina • Folios y bolígrafos Desarrollo del juego En el suelo se marca un área con cuadrados, usando tiza cinta, aislante o cuerda y palitos de rama. Este será el campo minado. Los y las participantes se dividen en dos grupos: los “Detonadores” y los “Vecinos”. 96
  • 96. Educación en y para el conflicto Los “detonadores” colocan un cono de cartulina en cada cuadrícula del campo minado y bajo el cono sin que se vea un globo inflado de aire, que será la mina escondida. No se puede colocar una mina al lado de otra y su número depen- derá del espacio de juego y el número de participantes. Los “Vecinos” deben cruzar el campo de minas, dando el paso al mismo tiem- po (pasar de un cuadrado a otro y pisar el cono). No se puede caminar en dia- gonal. Más de una persona puede ocupar el mismo cuadrado. Después de cada paso los “Detonadores” comprueban si alguien ha pisado un globo o mina. Los que han pisado una mina están muertos y quedan fuera de juego. Si alguien está al lado de una mina que ha explotado, es decir, que otro ha pisado, ha perdido una pierna y debe seguir a la pata coja. La segunda vez que pierda una pierna tendrá que seguir arrastrándose. A partir de entonces perderá los brazos. Cuando atraviesan el campo minado, se cambian los roles de “detonadores” y “vecinos”. Si el grupo es numeroso, pueden formarse diferentes equipos, pero cada vez jugará un equipo. El equipo que logre alcanzar el otro lado del campo minado con el mayor núme- ro de jugadores y con el menor número de heridos será el ganador. Evaluación Preguntar a cada participante: 1. ¿Cómo se ha sentido? 2. El animador o animadora abrirá un debate sobre la uti- lización de las minas terrestres 3. Si estás defendiendo un terreno ¿sería correcto que plantases minas? 4. ¿Cuáles son los efectos a corto y largo plazo de plan- tar minas terrestres? 5. ¿Quién termina sacando beneficios al final de todo y quien acaba perdiendo la vida y el dinero? 6. ¿En qué podría utilizarse el dinero mejor que en esto? 97
  • 97. Juguemos en paz Sensibilización Cooperación Notas/Material de apoyo Se puntualiza que incluimos en la guía este juego basado en un asunto tan trágico y serio como herramienta pura- mente educativa para incitar al debate. Por ello, se reco- mienda que siempre se finalice el juego con un espacio para la reflexión y la evaluación propuesta, de cara a con- seguir el objetivo de sensibilizar y criticar la utilización de las minas terrestres. Fuente www.fuhem.es/cip/educa 98
  • 98. Educación en y para el conflicto 99
  • 99. Juguemos en paz Recursos para “Saber más” Bibliografía consultada: Auzmendi, Lurdes “Juegos cooperativos de ayer y de hoy”. FISC-Intered- Gobierno Vasco. Lestonnac, 2004 Azurmendi, Elena; Ugalde, Elena y Vielva, Isabel. “DEVA. Desarrollo de valores y autoestima”. Cáritas Española. 1998 Caireta Sampere, Marina y Barbeito Thonon, Cécile Cuadernos de educación para la paz. “Introducción de concep- tos: paz, violencia, conflicto”. Escola de Cultura de Pau. Universidad Autónoma de Barcelona. Barcelona, junio 2005 Cárdenas García, Carmen “La educación en valores desde una perspectiva no formal” Revista de Estudios de Juventud. Septiembre 2006 nº 74 Cascón Soriano, Paco “Educar en y para el conflicto”. Cátedra UNESCO sobre Paz y Derechos Humanos. Barcelona Cascón Soriano, Paco y Martín Beristain, Carlos “La alternati- va del juego I. fichas técnicas”. APDH, Madrid, 1989 Cascón Soriano, Paco y otros. “La alternativa del juego II. Juegos y dinámicas en educación para la paz”. Seminario de Educación para la Paz de la APDH. Madrid, 1990 EGK “Educación en Valores. Una propuesta didáctica” EGK Euskadiko Gazteriaren Kontseilua. Noviembre 2005 Intered Euskal Herria “Juegos cooperativos para construir la paz” Traducción de “Jeux coopératifs pour Construire la Paix” de Mildrer Masheder. Université de Paix-Namur (Bélgica) Intered Euskal Herria “Juegos cooperativos para construir la paz. Tomo 2” Traducción de “Jeux coopératifs pour Construire la Paix. Tomo 2” de Mildrer Masheder. Université de Paix-Namur (Bélgica) 100
  • 100. Recursos para “saber más” Intered Euskal Herria “Juegos cooperativos ¡Juguemos juntos!”. Traducción de “Jeux coopératifs. Jouons ensambles” de la asociación Non violence actualité- Montargis (Francia) Lederach, John P. “El abece de la paz y los conflictos”. Colección Edupaz. Los libros de la Catarata. Madrid 2000 Novo, M. “La educación ambiental formal y no formal: dos sistemas complementarios” Revista Iberoamericana de Educación nº 11, 1996 Seminario de Educación para la Paz de la APDH (Asociación pro-Derechos Humanos). “Educar para la paz. Una propuesta posible”. Madrid 1995 Páginas Web con recursos educativos: www.amnistiacatalunya.org Web de Amnistía Internacional de Catalunya que ofrece juegos didácticos para trabajar los Derechos Humanos. www.divulgamat.net Web del Centro Virtual de Divulgación de las Matemáticas. Recoge las reglas y los tableros de juegos de estrategia de diferentes países. www.educarueca.org Web que contiene un amplio repertorio de herramientas y actividades centradas en el enfoque socioafectivo como método de regulación del conflicto. www.escolapau.org Web sobre educación por la paz. Apartados teóricos y banco de recursos con juegos y dinámicas para jóvenes. 101
  • 101. Juguemos en paz www.fuhem.es Institución con una larga trayectoria de trabajo por la construc- ción de una sociedad más justa, a través de la educación, el impulso de la paz y el respeto al medio ambiente www.gaztetxo.com Web de los centros juveniles de las instituciones salesianas que incluye, en su apartado de recursos, juegos, dinámicas y talleres para realizar en el tiempo libre con niños, niñas y jóvenes. www.injuve.mtas.es Web donde se puede encontrar el Manual sobre Educación en los Derechos Humanos con Jóvenes, COMPASS, elaborado por el Consejo de Europa y publicado en castellano por el INJUVE (Instituto de la Juventud). Dinámicas prácticas sobre Derechos Humanos para educadores y educadoras en su trabajo con los y las jóvenes. www.joves.org Web de la ONG Joves per la igualtat i la solidaritat de Hospitalet de Llobregat que incluye juegos de educación en valores y en interculturalidad con una amplia selección de juegos del mundo. www.edualter.org Red de recursos educativos de Educación para la Paz, el Desarrollo y la Interculturalidad. www.profes.net En el apartado de banco de recursos y bajo el título de “Educación en Valores” propone juegos y dinámicas para los niveles educativos de Infantil, Primaria y Secundaria. En el apar- tado de la asignatura de Religión también se incluyen dinámicas de educación en valores. www.kometak.com Kometak es la página web de un centro de recursos en juegos cooperativos promovido por la ONGD Intered. 102
  • 102. Colabora: