• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Depresión
 

Depresión

on

  • 2,770 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,770
Views on SlideShare
2,767
Embed Views
3

Actions

Likes
1
Downloads
33
Comments
0

2 Embeds 3

http://rincondeenfermeria-nay.blogspot.com 2
http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

CC Attribution-ShareAlike LicenseCC Attribution-ShareAlike License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Depresión Depresión Document Transcript

    • DEPRESIÓN<br />PRESENTADO POR:<br />ESTHER NAY BLANCO TORO<br />COD. 1800229<br />PRESENTADO A:<br />LUZ MARINA<br />DOCENTE DE PRÁCTICA<br />UNIVERSIDAD FRANCISCO DE PAULA SANTANDER<br />FACULTAD CIENCIAS DE LA SALUD<br />PROGRAMA DE ENFERMERÍA<br />CUCUTA<br />2010<br />¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?<br />Todos nos sentimos tristes a veces, experimentando estados de ánimo pasajeros, desilusiones, dolor por la pérdida de un ser querido, etc. Sin embargo, llamamos depresión a algo diferente. No es un mero caso de tristeza, una debilidad ni un defecto en la personalidad. La depresión es una enfermedad medica muy real y grave que influye sobre las actitudes de la gente tanto hacia sí misma, como hacia los demás, afectando la vida en general y arrebatando el sentimiento de bienestar. La depresión modifica la manera en la cual las personas piensan y se comportan. La depresión es una enfermedad común. Según el instituto Nacional de Salud Mental anualmente más de 19 millones de norteamericanos padecen depresión clínica. Cada año cualquier persona, independiente del sexo, la edad, raza o estatus económico, puede sufrirla. En forma similar a la diabetes, al asma o las enfermedades cardiacas, la depresión es una enfermedad que requiere atención y tratamientos médicos. Si esto no ocurre y no se trata, la depresión puede durar meses, o en algunos casos, años.<br />Es importante saber la diferencia entre estar triste o apenado y estar sufriendo una enfermedad depresiva. Todos nos hemos sentido tristes en algún momento; nuestra situación parece triste e insalvable y el futuro, sin esperanzas. Es normal sentirse triste y melancólico cuando experimentamos la adversidad y el fracaso; por ejemplo, cuando tenemos una mala experiencia amorosa, laboral o sufrimos la pérdida de un ser querido. Pero cuando estamos tristes “de manera natural”, no se detiene nuestro mundo por completo. Podemos realizar distintas actividades aunque no nos interese particularmente. Y, si algo bueno nos sucede, nos podemos sentir felices de cualquier manera. Por lo tanto, estar naturalmente tristes no es una enfermedad. La tristeza y el mal humor no durarán por siempre. Aunque estemos experimentando la grave pérdida de un ser querido, nos sentiremos mejor con el tiempo. De cualquier forma, es posible que esta tristeza nunca desaparezca por completo. Podemos hacer algo por nosotros mismos; la ayuda de familiares y amigos también es útil ya que necesitamos estar rodeados de otras personas y expresar nuestros problemas para poder sentirnos mejor.<br />¿CUÁLES SON LOS SIGNOS DE LA DEPRESIÓN?<br />Existen muchos síntomas que podrían indicar depresión pero los más prominentes son:<br />Estado de ánimo depresivo (es decir, triste)<br />Falta de interés (es decir, no puede disfrutar de las cosas)<br />Cansancio y falta de energía<br />También existen muchos otros síntomas que podrían indicar depresión, como por ejemplo:<br />Pesimismo, todo se ve negro<br />Pérdida de la capacidad de sentir alegría<br />Nerviosismo<br />Ansiedad<br />Confusión<br />Pérdida de la capacidad de tomar decisiones<br />Preocupación por asuntos triviales<br />Cansancio<br />Problemas para concentrarse<br />Falta de energía<br />Disminución de la confianza en uno mismo<br />Sentimientos de culpa<br />Mala memoria<br />Movimientos lentos y lánguidos, y habla lenta<br />Disminución del apetito<br />Trastornos del sueño<br />Dolores físicos<br />Miedo a las enfermedades (hipocondría)<br />Los síntomas físicos pueden indicar que existe una enfermedad física, pero también muchas enfermedades físicas presentan síntomas asociados a la depresión.<br />Es importante destacar que una enfermedad física grave aumenta el riesgo de desarrollar depresión. La depresión que se presenta asociada a una enfermedad física grave se llama "depresión somática". Aunque los síntomas antes mencionados sean los más prominentes, existen otros síntomas característicos de la depresión. En conjunto, los síntomas pueden crear un patrón y éste, a su vez, constituir la base de nuestro diagnóstico. En la mayoría de los casos de depresión, los seres más cercanos al paciente son quienes ven los síntomas de depresión antes que nadie. Si usted sospecha que alguien de su familia o círculo de amigos (o usted mismo) está padeciendo un episodio depresivo o tiene síntomas físicos sin un motivo aparente, le recomendamos que se comunique con su médico.<br />¿QUÉ CAUSA LA DEPRESIÓN?<br />La depresión puede desencadenarse de diferentes maneras:<br />puede aparecer repentinamente, sin aviso<br />puede avanzar sigilosamente, sin que usted lo note<br />puede ser disparada por algún trauma psicológico, estrés o problema<br />puede desarrollarse por sí sola, aunque no exista ninguna dificultad o situación problemática<br />y puede desarrollarse de muchas otras maneras…<br />Pero determinar, con exactitud, la causa de la depresión en determinada persona, en un momento particular, puede ser una tarea difícil, ya que la depresión puede ser provocada por diferentes factores.<br />No existe una respuesta simple que explique por qué una persona se ve afectada por la depresión. Se conoce la causa de la gripe. Se puede identificar el virus. Pero no se conocen, exactamente, cuáles son las causas de la depresión. Sin embargo, lo que sí se sabe es que la depresión es una interacción entre la vulnerabilidad hereditaria, que es congénita, y algunas influencias durante la adolescencia.<br />Predisposición genética<br />En algunas familias, muchos integrantes pueden padecer depresión. Si alguno de sus padres, hijos o hermanos tuvo varios episodios depresivos, lamentablemente, existe un riesgo del 20% de que usted desarrolle uno o más episodios depresivos.<br />Sexo<br />Existe una idea tradicional que sostiene que las mujeres padecen dos veces más depresión que los varones. Sin embargo, en los últimos años, otras teorías indican que, en realidad, las mujeres y los varones sufren de depresión por igual. Lo que ocurre es que los episodios depresivos en los varones se manifiestan de forma diferente. Tal vez, por este motivo, muchos varones desconocen que están deprimidos y, por lo tanto, no consultan a sus médicos. Del mismo modo, los médicos también tienden a pasar por alto la depresión en los varones. Como resultado de esto, en las encuestas los porcentajes son bajos. Lea más sobre los síntomas en depresión en los varones.<br />Edad<br />La depresión se puede desarrollar en cualquier edad, pero el riesgo es más alto en la mujeres de entre 40 y 50 años. Además, el riesgo de desarrollar más de un episodio de depresión aumenta con la edad. Lea más sobre depresión en las personas mayores.<br />Condición social<br />No existe una conexión clara entre la condición social y la depresión. Pero las personas de condición social baja tienen, aparentemente, un riesgo elevado de padecer depresión.<br />Desempleo<br />Las personas con depresión están desempleadas con más frecuencia que las personas que no padecen esta enfermedad. Pero se desconoce si la depresión se debe al hecho de estar desempleado o si las personas están desempleadas como consecuencia de la depresión.<br />Trauma psicológico<br />Algunas personas que experimentaron situaciones difíciles o traumas psicológicos pueden desarrollar depresión. Otras, en cambio, padecen ansiedad o abuso de alcohol. Pero algunas personas tienen la suerte de superar estas situaciones sin sufrir secuelas psicológicas. La reacción de las personas ante traumas psicológicos depende, en gran medida, de nuestra predisposición genética y de la personalidad de cada uno. Aunque resulta sorprendente, son pocos los eventos que se pueden asociar con el desarrollo de la depresión.<br />Sin embargo, aparentemente las personas que han padecido abusos sexuales durante la niñez tienen un riesgo elevado de desarrollar depresión. Además, si una persona desarrolla depresión después de estar expuesta a una tensión psicológica grave, el riesgo de sufrir episodios depresivos ante una tensión psicológica más leve en el futuro es mayor.<br />Divorcio<br />Se desconoce si el divorcio aumenta directamente el riesgo de padecer depresión. Es un hecho que las personas con depresión se divorcian con más frecuencia que otras personas, pero se desconoce si las personas se deprimen por el divorcio o si el divorcio es consecuencia de la depresión.<br />Duelo<br />La muerte de un ser querido aumenta el riesgo de desarrollar un episodio depresivo.<br />Enfermedad<br />Una enfermedad física aumenta el riesgo de padecer depresión. Casi todas las enfermedades pueden desencadenar episodios depresivos. Esto ocurre tanto con enfermedades de poca gravedad, como la gripe, como con enfermedades más graves, como la trombosis cerebral o el cáncer. Lea más sobre la depresión a causa de una enfermedad física.<br />Embarazo y parto<br />Durante el embarazo y las semanas y meses previos al parto, el riesgo de desarrollar depresión aumenta. Cuando una persona acaba de dar a luz, el cuerpo y la psiquis deben adaptarse a una situación completamente nueva. Las hormonas necesitan ajustarse a los cambios y la persona debe cuidar al bebé recién nacido. Este es un período en donde los sentimientos cambian y, aproximadamente, una de cada diez mujeres desarrolla depresión después del parto. Pero con el apoyo de los seres queridos y de los profesionales y, en algunos casos, con medicamentos, se puede evitar la depresión posparto profunda. Lea más sobre la depresión posparto.<br />Estrés y depresión<br />El estrés prolongado aumenta el riesgo de padecer depresión. El estrés, con frecuencia, se desencadena por situaciones en donde a una persona se le exige más de lo que esa persona cree poder dar. Las tareas inconclusas o los objetivos inalcanzables pueden provocar estrés. El estrés es una condición que provoca irritabilidad, cansancio, ánimo caído e inseguridad; en general, la persona tiene problemas para dormir y, muchas veces, también presenta una serie de síntomas físicos, como por ejemplo dolor de cabeza, tensión muscular y problemas estomacales. Si el estrés se mantiene durante un período prolongado, el riesgo de padecer depresión aumenta.<br />SUSCEPTIBILIDAD<br />Existen algunos factores psicológicos que pueden hacer que una persona sea vulnerable a la depresión. Éstos pueden ser factores externos o internos. Los factores externos pueden ser actuales o pasados, pero, en general, se trata de experiencias psicológicas de la niñez. Los factores internos tienen su base en la psiquis, la personalidad y el patrón de pensamiento. En ambos casos, la psicoterapia puede ser útil tanto si usted se encuentra deprimido o si desea tratar aquellos factores a fin de reducir el riesgo de padecer depresión (y, en muchos casos, puede mejorar su salud). El método de tratamiento psicológico más efectivo para los casos de depresión severa es la terapia cognitiva, en la que se analizan y modifican los pensamientos y comportamientos inadecuados.<br />AYUDA PARA FAMILIA, AMIGOS Y COLEGAS.<br />Mucha gente que sufre depresión padece la condición mucho tiempo antes de ver a un médico y obtener el tratamiento adecuado. Generalmente es difícil tomar la decisión de ver al médico y, en estos casos, la gente que lo rodea –ya sea un familiar o un buen amigo– tiene un papel de gran importancia: alentarlo a consultar al médico. En esta sección podrá informarse sobre las señales de peligro que advierten la posibilidad de que una persona cercana o un compañero de trabajo esté padeciendo depresión. También podrá leer sobre cómo ayudar a una persona en esta situación para salir de la enfermedad, y encontrará consejos sobre cómo comportarse con un familiar, amigo o compañero de trabajo que sufre depresión.<br />SEÑALES DE ALERTA<br />Los síntomas de la depresión pueden variar de una persona a otra y quizás dependan de la edad, el sexo y su personalidad habitual. Las mujeres, por lo general, pueden llorar con mayor facilidad o suelen hablar de sus sentimientos con más frecuencia que los hombres. Por otro lado, los hombres generalmente se guardan las cosas y tienen arrebatos repentinos de irritabilidad y agresividad. Una persona que padece depresión a menudo intentará esconder su estado depresivo ante la familia y los amigos para evitar convertirse en una carga. Esta persona también puede estar escondiendo su condición por no estar dispuesto a aceptarla. <br />Aunque trate de engañar a la gente que lo rodea para que crean que nada ha cambiado, debemos estar atentos a los siguientes cambios, ya que pueden ser síntomas de depresión:<br />desgano; <br />mayor tendencia a reflexionar;  <br />introversión; <br />súbita falta de iniciativa; <br />problemas para dormir; <br />falta de entusiasmo por las tareas cotidianas; <br />mayor cansancio y falta de energía; <br />tendencia creer constantemente que nada tiene sentido;  <br />ansiedad (la causa más común de la ansiedad es la depresión); y <br />baja autoestima y confianza en sí mismo. <br />Por lo tanto, debe imaginarse que se trata de un caso de depresión si una persona se aleja de sus actividades sociales y recreativas habituales, pierde interés en cosas que le han gustado por años, o si comienza a portarse de manera indiferente con sus amigos o su familia.<br />Sea prudente al preguntar<br />Si usted sospecha que una persona puede estar padeciendo depresión, puede preguntar cautelosamente: "¿Estás sintiéndote deprimido?" o "¿Tienes pensamientos negativos?". En general, la respuesta será sincera y, de esta forma, usted habrá logrado que el tema de la conversación sea la depresión. Usted puede hablar y hacer comentarios sobre la enfermedad con sensibilidad.<br />Sin dudas, la persona no tendrá la energía para sacar el tema, pero si usted la "ayuda a dar el primer paso", es de esperar que reconozcan el alcance de su depresión y la necesidad de comenzar un tratamiento.<br />Culpa y vergüenza<br />Los sentimientos de culpa y vergüenza van de la mano con la depresión. Por tanto, una persona que padece depresión generalmente se vuelve en contra de sí misma. Los sentimientos de culpa son un síntoma prominente de la depresión. La persona encontrará la forma de tergiversar los hechos y encontrar pruebas de sus propias incapacidades, de su egoísmo y falta de amor por aquéllos que lo rodean. En general, la persona absorberá toda la tristeza de su familia y círculo de amigos, y sentirá el sufrimiento propio y el de los otros de manera personal. Entonces, se considerarán la causa de ese sufrimiento. Este sentimiento de culpa a menudo es la fuerza que impulsa los pensamientos que pueden llevar a un intento de suicidio.<br />La edad juega un papel importante en la forma en que la depresión se manifiesta.<br />Las personas mayores<br />Muchas personas mayores imprevistamente parecen no poder mantener el ritmo de vida al que estaban acostumbrados. Por ello, pueden parecer seniles y necesitados de viviendas tuteladas o de un lugar en un asilo de ancianos. Existen muchos síntomas físicos relacionados con la depresión en las personas mayores. Entre ellos, cambios en el apetito y el peso, estreñimiento y problemas para dormir. Existen cambios frecuentes en la intensidad de la enfermedad, entre la mañana y la noche. Esto se denomina empeoramiento matinal y alivio vespertino. Debemos estar atentos para reconocer si los síntomas de un período de depresión previo reaparecen. La persona a menudo descartará la idea de una enfermedad grave para evitar la consulta con el médico, que es esencial para que el tratamiento comience lo antes posible.<br />Los jóvenes<br />En general, la depresión en la gente joven genera un aislamiento… aislarse aumenta el riesgo de suicidio. Puede ser que la persona también pierda la energía para mantener el rendimiento escolar. Sus notas pueden bajar de un día para el otro. Quizás también pierda interés en sus actividades recreativas. La mayoría de los médicos frecuentemente derivan a los jóvenes para que reciban tratamiento con un especialista en psiquiatría.<br />Adultos<br />La depresión en los adultos generalmente guarda las siguientes características:<br />todo se ve desde una perspectiva muy pesimista; <br />los pensamientos giran en torno al lado oscuro de la vida; <br />intentos por pretender que todo es maravilloso; <br />imposibilidad de disfrutar de las tareas diarias; y <br />autocrítica (aunque haya intentos por esconderlo). <br />Síntomas sexuales<br />La depresión en las personas adultas también puede presentarse por medio de los siguientes comportamientos:<br />la vida sexual es aburrida y su interés en el sexo desaparece; <br />su pareja se siente imprevistamente ignorada sexualmente; y <br />repasa discusiones con su pareja durante la noche. <br />Usted debe estar al tanto de los cambios en su pareja en cuanto al interés en el sexo. Es importante que no ignore esta enfermedad por su ego lastimado o porque se siente dejado de lado y rechazado, por ejemplo.<br />SUICIDIO<br />Se cree que aproximadamente la mitad de los suicidios ocurridos se deben a la depresión. Aquí encontrará algunas señales de alerta que deben tenerse en cuenta:<br />Pensamientos sobre la muerte: imaginar que la muerte es un largo sueño sin problemas. <br />Pensamientos sobre el suicidio como una salida acertada y decente: ideas como éstas son lógicas para una persona enferma.<br />Pensamientos negativos como éstos: "Soy una carga para mi familia" y "Mi familia estará mejor sin mí".<br />La gente que lo rodea no entiende estos razonamientos, pero la gente que padece depresión tampoco los entiende una vez que se recupera. Una persona que sufre depresión tiene una lógica en su forma de pensar que cambia según la gravedad de la enfermedad que padece. En última instancia, la persona vive en un mundo que usted y los otros no pueden comprender en absoluto.<br />¿CÓMO AYUDAR?<br />Una persona que padece depresión tiene más posibilidades de recuperarse si posee una buena red social de apoyo; sus familiares y amigos son extremadamente importantes. Un enfermo de depresión está indefenso en muchas formas y, por eso, necesita ayuda y apoyo. <br />Usted es un sostén muy importante en la vida de esa persona. Mucha responsabilidad recaerá frecuentemente sobre sus hombros, pero no se desespere porque siempre hay formas en las que puede ayudar. También es importante que recuerde que aunque su familiar o amigo no tenga la energía para ser extrovertido y sociable, la relación volverá a ser lo que era antes.<br />Autocrítica<br />Si la persona está constantemente criticándose a sí misma, usted puede ayudar diciendo: "eres un buen amigo" o "eres una persona agradable". Esta persona no creerá ni por un segundo lo que usted le dice pero quienes que han sufrido esta enfermedad a menudo comentan después que fue alentador y reconfortante escucharlo. Si usted sospecha que un familiar o amigo puede estar padeciendo esta enfermedad, infórmese sobre los síntomas de la depresión. Muchos consideran que la depresión es una enfermedad mental y creen que siempre conduce a la internación en un pabellón psiquiátrico. El término "mentalmente enfermo" puede significar que el paciente sea sujeto de algunos mitos y prejuicios. Éste puede ser uno de los motivos por el que la persona tema buscar ayuda.<br />Ayuda con las consultas médicas<br />Si cree que una persona sufre depresión, le aconsejamos que lo influya o lo convenza para que vaya al médico. Pueden contactarse con su médico o con un psiquiatra. Pregúntele si preferiría ir al médico, pero recuerde que la persona debe estar de acuerdo. Estas charlas con el médico, de las que usted también participa, son muy valiosas para ambos, el paciente y el médico o psiquiatra. Usted puede brindarle información importante al médico. También puede ayudar a repasar lo conversado cuando usted y la persona vuelven a su casa. En general, el paciente tiene una tendencia a malinterpretar la información. Así, cuando usted participa de la conversación, puede corregir lo que el paciente ha entendido mal. Sin embargo, debe recordar que si la enfermedad es grave, usted debe llevar a esta persona al departamento de urgencias psiquiátricas más cercano. Esto es de vital importancia cuando la persona tiene ideaciones suicidas.<br />Apoyo emocional<br />Más que nada, usted puede ofrecer apoyo emocional con sólo estar allí, aunque no se diga nada. Las personas que padecen depresión, una vez recuperadas, a menudo dicen recordar haberse sentido reconfortados cuando sus amigos o familiares estaban con ellos, tranquilizándolos, escuchándolos o sólo estando allí, a su disposición.<br />ACABAR CON LOS MITOS<br />Desafortunadamente, son muchos los mitos y errores generalizados acerca de las enfermedades mentales, entre ellas, la depresión. Mucha gente mantiene su depresión en secreto, sienten culpa y vergüenza. Por lo tanto, es importante que usted conozca algunos de los mitos y errores generalizados sobre la depresión que puede estar afectando a un amigo cercano o a un familiar:<br />"La depresión es el primer paso hacia la locura". Esto es absolutamente falso. <br />"La depresión es una reacción 'normal' ante un acontecimiento en la vida, y sólo hay que 'sobrepasarla'". Nada está más lejos de la verdad, la depresión es una enfermedad que debe ser tratada. <br />"Los antidepresivos son adictivos". Esto es falso; la mayoría de los antidepresivos no son calmantes, los cuales sí pueden ser adictivos. <br />"Los antidepresivos cambian la personalidad de las personas". Esto también es falso. El tratamiento cura la depresión y deja que la verdadera personalidad resurja.  <br />Estos mitos y errores generalizados desafortunadamente pueden hacerse realidad si una persona:<br />no se contacta con el médico para examinar su condición; <br />o se pone en contacto con su médico cuando ya es demasiado tarde; <br />abandona el tratamiento antes de lo necesario; <br />no le cuenta a otros sobre su enfermedad. <br />AYÚDESE<br />Si un miembro de su familia o un amigo cercano sufre depresión, seguramente sus emociones y las de la gente que lo rodea se verán afectadas. Si uno de los sostenes de la familia comienza a padecer depresión, la situación económica de la familia también puede sufrir modificaciones.<br />¿Necesita ayuda?<br />Como familiar o amigo cercano de alguien que padece depresión, se necesita paciencia, entendimiento y conocimiento. Para poder brindar el apoyo necesario, quizás usted también necesite ayuda. Puede ser reconfortante y de consuelo poder tener a alguien con quien compartir las dificultades y las diferencias. Existen muchas organizaciones con las que puede ponerse en contacto para conocer gente u obtener asesoramiento y orientación.<br />LOS AMIGOS<br />Los amigos tienen un papel central en la vida de la mayoría de las personas y muchos de nosotros tenemos un círculo de amigos a quienes vemos regularmente. Un grupo de amigos nos brinda estabilidad y apoyo emocional, y la sensación de pertenencia a un grupo es muy importante para nuestra autoestima.<br />Es posible que uno de nuestros amigos haya estado tratando de hacernos notar que no se sienten mentalmente bien. Si ésta es la primera vez que un amigo se ve afectado por la depresión, quizás él o ella no sepa exactamente qué es lo que no está bien. Los síntomas incipientes de la depresión pueden confundirnos fácilmente y quizás creamos que se deben a otros problemas más leves. Si uno de sus amigos padece depresión, usted también puede verse afectado por la condición de su amigo cercano.<br />Relaciones más difíciles<br />La depresión puede ponerle mucha tensión a sus relaciones con otras personas. El retraimiento social es uno de los muchos síntomas de la depresión. Es una consecuencia casi inevitable que la persona que padece esta enfermedad no use su red de apoyo. Además, estos síntomas se pueden malinterpretar fácilmente.<br />Si un amigo comienza a rechazar invitaciones que usted le hace, quizás comience a pensar que está enojado con usted. Si su amigo responde negativamente repetidas veces, es inevitable pensar que es algo personal. Quizás usted se sienta irritado, pero debería intentar llamar a otro amigo en común antes de enojarse demasiado. Es probable que su amigo haya rechazado a todos y se haya aislado... tal vez usted no es el único que se siente rechazado.<br />Dependencia<br />Sin embargo, quizás también experimente lo opuesto: que la persona se vuelva dependiente de usted y que lo llame todo el tiempo para contarle cuán oscura es su vida. Cuando su amigo se encuentra cansado, irritado y sin interés en el mundo externo, no es sorprendente que su amistad sea puesta a prueba. Si usted no sabe si la depresión es el motivo por el cual el comportamiento de su amigo ha cambiado, la solución más obvia es abandonarlo. Sin embargo, no es tan lógico destruir una amistad porque una de las personas está enferma.<br />LOS COMPAÑEROS DE TRABAJO<br />Un compañero de trabajo deprimido pocas veces querrá hablar sobre su estado mental, y mucha gente también tiene miedo de ser despedido si un colega o si su jefe descubre su enfermedad.<br />La depresión a menudo ocasiona que la gente tome licencias prolongadas por enfermedad. Muchos sufren depresión recurrente y pueden ausentarse del trabajo en varios episodios. Por eso, esta enfermedad requiere que tanto los compañeros de trabajo como la gerencia sean muy pacientes y comprensivos.<br />La participación en el trabajo no es la misma<br />La depresión puede afectar, entre otras cosas, la memoria y el razonamiento de su compañero de trabajo. Por eso, su colaboración en el trabajo puede verse afectada y manifestarse en distintas formas, por ejemplo:<br />Falta de energía: quizás no pueda realizar sus tareas y tal vez se vuelva  descuidado. <br />Cansancio: es probable que llegue tarde al trabajo. <br />Falta de concentración: tal vez cometa errores en su trabajo. <br />Irritabilidad: quizás se ponga furioso con sus compañeros de trabajo fácilmente. <br />Mal ritmo de trabajo: es probable que se mueva y actúe más lentamente. <br />Comportamiento alterado con los compañeros de trabajo: puede ser que se aísle de las reuniones sociales, por ejemplo. <br />Si tiene un compañero de trabajo que ha estado comportándose de manera extraña últimamente o en alguna de las formas mencionadas más arriba, quizás padezca depresión incipiente.<br />Existen muchas cosas que puede hacer en esta situación, por ejemplo:<br />pregunte prudentemente si su compañero de trabajo se siente triste; <br />aconséjele que vea a su médico para saber qué es lo que le sucede; <br />ofrezca su ayuda y, por ejemplo, acompáñelo al médico u organice cosas factibles que esta persona pueda hacer; <br />ofrézcase a hacer una parte del trabajo de su compañero de trabajo. <br />Lo único que no debe hacer es alejarse de su compañero de trabajo… eso es lo último que necesita en esta situación.<br />BIBLIOGRAFÍA<br />Asociación Americana de Psiquiatría.<br />Diagnostic and Statistical Manua of Mental Disorders<br />Cuarta edición en línea: “www.behavenet.com” <br />Washington D.C., 2000-2002.<br />Andreasen, Nancy.<br />El cerebro quebrantado: la revolución biológica en la psiquiatría.<br />Nueva York, editorial Harper & Row, 1984, p 231.<br />Fernández, Francisco Alonso.<br />“Claves de la depresión”.<br />Madrid, editorial Cooperación Editorial, 2001, p.65.<br />Sabanés, Francisco.<br />La depresión.<br />Madrid, editorial Emeka, 1990 p.5-20, 30, 50.<br />Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. <br />Manual de Psicopatología.<br />Madrid, editorial Isabel Capella, primera edición, 1995, p.35-36.<br />Beck, A. T., Rush, A. J., Shaw, B. F., Emery, G.<br />Cognitive therapy of depression.<br />Nueva York, editorial Guilford., 1987, p. 189-193.<br />Burns, David D. <br />Feeling Good: The New Mood Therapy.<br />Nueva York, editorial Avon, 1999, p. 50-55.<br />Klein, D. F., & Wender, P. H.,<br />Understanding depression: A complete guide to its diagnosis and treatment.<br />Nueva York, editorial Oxford University Press, 1993, p. 75, 88, 90.<br />Carlson, N.<br />Fundamentos de Psicología Fisiológica.<br />México, editorial Prentice May. 1996, p.135, 140, 151.<br />D. Glick, Ira.<br />Tratamiento de la Depresión.<br />California, editorial Jossey-Bass Inc. Publishers, 1995; editorial Ediciones Granica, s.a., 1999, p.99.<br />MATRIZ INSTRUCCIONAL<br />TEMA: Depresión.<br />FECHA: 1 de diciembre de 2010.<br />LUGAR: Hospital Mental Rudesindo Soto.<br />GRUPO: Usuarios del Hospital Mental Rudesindo Soto.<br />RESPONSABLES: Esther Nay Blanco Toro.<br />OBJETIVO GENERAL: Explicar el concepto de depresión, signos y síntomas, causas y la importancia del apoyo que se debe brindar al enfermo y a su familia que asisten a consulta externa del Hospital Mental Rudesindo Soto.<br />Objetivo específicoContenidoMetodologíaTécnica educativaRecursosTiempoEvaluaciónDar a conocer el concepto de depresión.¿Qué es la depresión?.Aprender a enseñar.Charla.Recurso humano: Estudiante.Recurso Material:Folletos.Registro de asistencia.15 minutos.La charla será evaluada, mediante la aplicación de unas preguntas de forma verbal con las cuales se establecerá el nivel de conocimiento que han adquirido los usuarios acerca de la depresión.Definir con sus propias palabras los signos y síntomas que puede presentar una persona con depresión.¿Cuáles son los signos de la depresión?.Identificar las posibles causas de la enfermedad.¿Qué causa la depresión?.Susceptibilidad.Explicar la importancia del apoyo que se debe brindar al enfermo y a su familia.Ayuda para familia, amigos y colegas.Señales de alerta.¿Cómo ayudar?.Acabar con los mitos.Ayúdese.Los amigos.Los compañeros de trabajo.<br />