Tcnl fausto samaniego

647 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
647
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tcnl fausto samaniego

  1. 1. FACULTAD LATINOAMERICANA DE CIENCIAS SOCIALES PROGRAMA DE ESTUDIOS DE LA CIUDAD Diplomado Superior en “Seguridad Ciudadana” LAS PANDILLAS JUVENILES EN EL ECUADOR Autor. FAUSTO SAMANIEGO LUZURIAGA Quito, julio, 2.008
  2. 2. FACULTAD LATINOAMERICANA DE CIENCIAS SOCIALES PROGRAMA DE ESTUDIOS DE LA CIUDAD Diplomado Superior en “Seguridad Ciudadana” LAS PANDILLAS JUVENILES EN EL ECUADOR Autor FAUSTO SAMANIEGO LUZURIAGA Tutor Dr. Alfredo Santillán Quito, julio, 2.008 ii
  3. 3. ORD INDICE. PAG.1 Antecedentes 12 Justificación del tema 23 Objetivos 44 Las Pandillas 44.1 Causas 44.1.1 El ambiente familiar 54.1.2 El ambiente social 64.2 Tipos de pandillas 74.2.1 Pandilla juvenil 74.2.2 Pandilla juvenil delincuencial 74.2.3 Pandilla criminal. 74.2.4 Las naciones 85 Las pandillas en el contexto mundial 8-96 Las pandillas en el Ecuador. 106.1 Breve análisis histórico de la situación 10-11-126.2 Concepto de pandillas y naciones. 13-14-156.3 Las relaciones al interior del grupo 166.4 Las relaciones con los integrantes de las pandillas. 17-186.5 Las pandillas en las provincias. 197. Tácticas para afrontar este problema 20 217.1 Establecimiento de medidas alternativas. 217.1.1 A nivel de Estado y de la Sociedad 237.1.2 A nivel de los medios de comunicación 248. Conclusiones. 249 Recomendaciones. 259.1 En el ámbito policial. 269.2 En el ámbito de los medios de comunicación. 27 a
  4. 4. RESUMENEl objetivo general de este ensayo es identificar los factores que condicionan las conductasviolentas en jóvenes y adolecentes que integran o forman parte de las pandillas en nuestro país yen el mundo en general, dado que es un fenómeno de enorme preocupación actual por su granincidencia tanto en el aspecto de la percepción ciudadana por parte de la comunidad, como en elaspecto social ya que causa inestabilidad económica, familiar, y educativa generando unproblema para los organismos gubernamentales que buscan la manera más eficaz y eficiente dehacerle frente a este fenómeno, ya que ocasiona costos directos en el tratamiento y prevenciónde la violencia juvenil, tanto a los sistemas de salud, a la policía, al sistema de justicia, vivienda,y servicios socialesLas pandillas son uno de los problema más graves que vive nuestra sociedad actual,caracterizado por dos razones: primero por la preocupación y alarma social que provoca; y,segundo por la falta de distinción entre lo que constituye una actividad delictiva propiamentedicha y un comportamiento desviado de las costumbres o tradiciones, o desviado por loscondicionamientos socio-económicos actuales, o por la ausencia de una familia integrada.La ausencia de valores, la migración de los padres en busca del sueño europeo oamericano, se transforman en diversos patrones de comportamiento hostil y violentohacia la sociedad. Y lo que es más grave aun, son sumamente vulnerables ante estasociedad, sumándole a este fenómeno las cambiantes modas traídas del extranjero, lafácil accesibilidad a la tecnología, y un mercado que sobrevalora el consumo juvenil,creando en ellos actitudes destructivas que buscan derribar el cerco familiar.Por ello en el presente trabajo se realiza un enfoque a las causas, consecuencias, y posiblessoluciones a este grave problema por el que atraviesa nuestro país, terminando en su parte finalcon las conclusiones al presente trabajo, y sus respectivas recomendaciones a ser tomadas encuenta para en lo posible aplicarlas en lo futuro como una de las posibles formas de afrontar estetema. b
  5. 5. DEDICATORIA.Dedico la presente monografía a mi esposa e hijos, que con su comprensión y cariñohan hecho más llevadera la ardua tarea de culminar con éxito el curso de EstadoMayor, a mi tía que con su sacrificio hizo posible el convertirme en un digno servidorde mi país a través de esta noble profesión.Y a mi recordado y querido tío Fausto que en paz descanse que su ejemplo y ayudasiempre fue mi guía y mi inspiración para seguir adelante.A todo el cuerpo docente de FLACSO, que con su tenacidad, sabiduría, y paciencia hansabido transmitir sus valiosos conocimientos que a futuro serán puestos en práctica abeneficio de la sociedad ecuatoriana al la cual me debo. c
  6. 6. 1. ANTECEDENTESLas violencias sociales en el esquema de la globalización son una realidad de fáciltransmisión y difusión a nivel mundial, a través de las nuevas tecnologías de lacomunicación, que garantizan accesibilidad sobretodo en el ámbito urbano, por parte delos jóvenes -objeto del presente trabajo- que de acuerdo a su desarrollo social, sonsujetos susceptibles inclusive de llegar a la conformación de pandillas.Las pandillas surgen en un contexto social, en el cual converge una multiplicidad defactores que pueden diferir de una sociedad a otra, quienes a su vez pueden involucrarseen aspectos de violencia juvenil, la cual inclusive ha sido considerada como unaepidemia de comienzos de siglo.“El fenómeno de las pandillas juveniles es completamente diferente en cada país, yaque pese a que se trate como un fenómeno global, cada caso presenta peculiaridadestan precisas que imposibilitan un tratamiento conjunto”1; siento importante notar quefenómenos como la influencia cultural y familiar -a la cual se llama internalización-llegan a formar parte de las actitudes y conductas del joven y adolescente, comoresultado en algunos casos de la imitación, por así decir la influencia de lo más simple einmediato. En amplios sectores de la sociedad se considera que existe “una claraausencia de valores en los niños y jóvenes”, la misma que puede volcarse finalmente enlos más diversos patrones de comportamiento violento2.Se puede decir que la aparición de la violencia y delincuencia a nivel urbano tiene un clarocomponente multicausal, en donde se interconectan una serie de factores sociales,situacionales, individuales, familiares y culturales que le dan cuerpo. De este modoentonces existen tres dimensiones que se asocian a estos factores de riesgo en estamateria: 1) los relacionados con la posición y situación familiar, y social de las personas; 2)los de tipo social, económico y cultural; y, 3) los de tipo contextual e institucional.1 htttp://www.edufam.net/violenciajuvenil2 Ibid.
  7. 7. 2. JUSTIFICACION DEL TEMACon preocupación se observa que en los últimos tiempos este fenómeno social se haincrementado, es así que existen en el país 640 pandillas juveniles, conformadas biensea sólo por hombres o por mujeres, o de tipo mixto; debiendo anotar que no son todaslas que existen, ya que existe un gran número de ellas que no han sido monitoreadas3.La actuación de los jóvenes en hechos violentos, el impacto de las pandillas y de lasbarras bravas, han pasado últimamente a ser tema de primera plana, que ha determinadoque la sociedad se preocupe, evidenciándose en algunos casos tendencias peligrosashacia la represión y en otros, a la toma de justicia por propia mano.Según el Observatorio de los Derechos de la Niñez y Adolescencia -más de un millón ymedio de ecuatorianos tienen entre 12 y 17 años- el índice de cumplimiento de losderechos de los adolecentes no ha cambiado en el país en los últimos tres años, por elcontrario, este índice se ha mantenido en cerca de cuatro puntos sobre diez.Con respecto a la juventud, las últimas décadas han sido testigos de significativastransformaciones en los roles laborales y familiares de las y los jóvenes, así como en losvalores y normas que regulan su ámbito de actuación.En cuanto a la seguridad, la violencia es un peligro asociado al ambiente de los jóvenes;los accidentes y la violencia son -en conjunto- la primera causa de muerte de losadolecentes. Cada año fallecen, en promedio, 1200 adolescentes antes de cumplir los 18años; de ellos, el 45% perece por atropellamientos, caídas, ahogamientos, agresionesintencionales o lesiones autoinfringidas.Las pandillas son uno de los problemas sociales más graves que vive la sociedad actual;caracterizado por dos razones: primero por la preocupación y alarma social queprovoca; y, segundo por la falta de distinción entre lo que constituye una actividaddelictiva propiamente dicha y un comportamiento desviado de las costumbres o3 DINAPEN. (2008). Estadísticas. Quito: PN. 2
  8. 8. tradiciones, o desviado por los condicionamientos socio-económicos actuales, o por laausencia de una familia integrada.Al hablar de pandillas juveniles en nuestro país, se debe hablar de dos tipos ovariaciones de la misma, las que existen en la costa y las que existen en la sierra, no porregionalismo, sino por la influencia que ejerce la realidad socio-económica e inclusopolítica de cada región. La mayoría de estas se asientan en las principales ciudades delpaís, por la simple razón de densidad poblacional, lo que determina que la mayoría delas pandillas se concentran en Guayaquil y Quito respectivamente.La diferencia básica y fundamental de las pandillas que existen en la sierra y en la costaes su nivel de manifestaciones agresivas y de violencia; muchos de los niños, jóvenes yadolescentes que integran este mundo delictivo, tratan por un lado de demostrar suinconformidad con el sistema y/o por llamar la atención de la familia y la sociedad engeneral.En el ámbito nacional, de igual manera es preocupante también la generalización delcometimiento de hechos delictivos “pequeños” realizados por menores de edad, comoel arranche de bolsos, carteras, joyas, etc.4; lo cual genera en la población un temor deser víctimas de estos grupos juveniles en determinado momento, provocando ladistorsión de la realidad, dando un efecto multiplicador y desproporcionado, lo queobliga al Estado y las organizaciones que lo representan a tomar políticas equivocadas einconstitucionales en supuesto beneficio de la seguridad ciudadana.Con lo anotado es fundamental determinar las responsabilidades del control de estarealidad que no puede ser llamado delincuencia, sino por el contrario debe serconsiderado un fenómeno social. Al final de la presente investigación, se emitiránconclusiones y recomendaciones y se tratará de despejar con claridad esta incógnita.Es indispensable la intervención de la Policía Nacional, la cual debe adecuada ycorrectamente aplicar las leyes correspondientes, pero ésta no se reduce solamente al4 Ibid. 3
  9. 9. aumento del número de elementos policiales, sino a la profesionalización y capacitaciónen relación a este tipo de problemáticas y la forma de enfrentarlas, dentro del marco delrespeto irrestricto a los derechos humanos.3. OBJETIVOSAl hablar de pandillas, necesariamente hay que tratar el tema de la violencia pueslamentablemente los índices de participación delictiva y generadora de conflictosviolentos, para el caso de los jóvenes, son elevados.Dado que es preocupante la participación de niños y adolecentes en hechos delictivosasociados a las pandillas juveniles, el objetivo de este ensayo, es identificar cuales sonlos factores sociales, familiares, educativos, que induce a los niños, jóvenes yadolecentes a involucrarse en este tipo de organizaciones. Así: Identificar los factores que condicionan las conductas violentas en jóvenes y adolecentes que integran o forman parte de las pandillas en nuestro país.5. LAS PANDILLAS“Las pandillas son definidas como grupos de jóvenes victimas de violencia, pero ala vez generadores de ella, que son reflejo de fenómenos de exclusión y violenciaque afecta a los y las jóvenes que las integran y no solo de las violencias que seejercen desde y por los jóvenes” (Torres, 2006: 4).5.1. CausasHay que recordar que sobre el comportamiento de los jóvenes influyen muchosaspectos, los cuales inciden en su forma de actuar, sentir y pensar. Generalmente, laspandillas están formadas por jóvenes que han fracasado en la escuela, que no tienensatisfacción de estar en el hogar y que se sienten socialmente inseguros y abandonados.La pandilla es un grupo donde se los considera como iguales, comparten afectividad, 4
  10. 10. seguridad y apoyo; este grupo proporciona lo que no encuentran en su ambiente diario,prefiriendo la calle al hogar.5.1.1. El ambiente familiar.El tema de las pandillas es un área de estudio que sufre de una profunda“incomprensión”, pues en torno a ellas existe una serie de estereotipos y visionesmoralistas, lo cual en el país igualmente ha sido replicado, existiendo una limitadaproducción investigativa en relación al mismo, siendo de tipo fragmentaria y que reflejaen última instancia el hecho cierto de que no ha existido un debate serio entre diferentesposturas y autores (Torres, 2006).Al parecer la desintegración familiar no es un factor por el que los jóvenes, ingresan alas pandillas, sino la disfunción familiar manifestada en la comunicación irregular entresus miembros, así como la poca expresión de afectividad. Una familia desintegrada nodetermina la existencia de conductas delictivas en los hijos, como tampoco una familiaintegrada garantiza que no los haya, por otra parte la solvencia económica no asegura lainexistencia de tales conductas.Al ser la familia la célula fundamental del desarrollo de las sociedades, sudesintegración por diferentes causas va a causar en el niño o adolescente en formación,trastornos psicológicos que lo vuelven frágil y presa fácil de una serie de factores que lopueden inducir a formar parte de las pandillas juveniles.Podemos decir entonces que la familia vista desde este enfoque no esta cumpliendo deuna manera adecuada a las necesidades de los niños y jóvenes en nuestro medio, por elcontrario se ha convertido en mas de una ocasión en espacios de maltrato y aprendizajede conductas nocivas, que atentan contra los principios éticos, morales y psicológicosdel joven volviéndolo vulnerable, y porque no decirlo en riesgo. 5
  11. 11. 5.1.2. El ambiente socialLa mayoría de los jóvenes pertenecen al estrato medio bajo o bajo, viven en zonaspopulares y hacinadas, tienen empleos mal remunerados y se sienten rechazados por lasociedad la cual no les brinda oportunidades de superación, a pesar de que se sientenútiles y con capacidad de desempeñarse bien en un empleo. La falta de empleo bienremunerado, los mantiene en las pandillas, ya que éstas les facilitan cometer actosdelictivos que les ayudan a obtener dinero para solventar sus necesidades básicas.De forma paralela, los niños y jóvenes en la actualidad viven de manera permanente lainfluencia de la televisión, la misma que en muchos casos ha substituido la presenciaincluso de la familia, exponiéndolos a todo tipo de manifestaciones de violencia: física,sexual, entre otros; a la ruptura de los lazos familiares; a perversiones de diferentenaturaleza; convirtiendo todo esto casi en la “normalidad” que si los televidentes norealizan un profundo análisis, orientando a los menores sobre los diferentes mensajesque de estos programas devienen, pueden estar patrocinando aunque sea de formaindirecta, sobre conductas delictivas (Betancourt, 2002).La Dra. Graciela Peyrú (2007) integrante del Centro de Investigación sobre Efectos dela TV en Niños de la Universidad de Kansas (EE.UU.) y profesora de las universidadesde Buenos Aires, Mar del Plata y Belgrano, escribe respecto de las consecuencias de lasubstitución de la madre por el televisor: Muchas personas adultas mantienen con la televisión el vínculo que los chicos pequeños tienen con sus madres. Necesitan que esté cerca, aunque no haga nada con ellos, en la vida de un niño casi todo se ordena en función de la televisión de la misma forma que antes se regía por la figura materna. Era ella a quien se acudía como un refugio firme cuando invadía la angustia, la tristeza, el temor. Hoy son los propios adultos los que procuran por todos los medios sustraerse de estos sentimientos conectando el televisor y dejándose llenar de imágenes a las que no prestan atención no una adhesión activa pero que los homogeneízan en un espacio superpoblado en el que pueden encontrar de todo, salvo a ellos mismos. 6
  12. 12. Analizando este comentario se establece que la televisión en la actualidad ocupa unespacio muy importante dentro de la cotidianidad del entorno familiar, realidad que nopuede ser ocultada, cuando se conoce que este espacio de comunicación abre un mundode variedad en cuanto a su programación no controlada, la misma que provoca en elmenor muchas veces modelos a seguir en cuanto a sus procesos de imitación,especialmente en cuanto se refiere a programas de violencia.Los medios de comunicación ocupan un lugar de cotidianidad de los jóvenes yadolescentes, para el 45% de ellos acceder a estos es importante. De acuerdo aCorposeguridad (2006) el medio de comunicación favorito entre los jóvenes es latelevisión (para el 79.6% de hombres y 68.7% de mujeres).5.2. Tipos de pandillasDe acuerdo a la Línea Azul (2005) Organismo Policial de El Salvador, las pandillaspueden clasificarse en:5.2.1. Pandilla juvenilSon agrupaciones de jóvenes que ejercen violencia en alguna medida, cuyas edadesoscilan entre 10 y 24 años, en las que puede haber o no jerarquía organizativa. Cometendelitos menores: robos, riñas, lesiones, etc.; sus miembros son generalmente estudiantesy mantienen su vínculo familiar.5.2.2. Pandilla juvenil delincuencialSon agrupaciones de jóvenes con estructura organizativa definidas, capaces de cometerviolaciones, atracos, lesiones y homicidios. En algunas oportunidades son utilizados porel crimen organizado; la mayoría de sus miembros han roto su vínculo familiar.5.2.3. Pandilla criminal 7
  13. 13. Son agrupaciones delictivas con estructuras de crimen organizado que se nutren dejóvenes pandilleros. Cuentan con recursos tales como: tecnología avanzada, contactos einfiltraciones en el sistema social, capaces de cometer delitos como: extorsión,homicidios, secuestros, narcotráfico, etc.5.2.4. Las nacionesSurgidas como una alternativa de organización para los jóvenes frente a las pandillasque empezaban a ser reprimidas por la policía; son agrupaciones de adolescentes yjóvenes, cuyas edades fluctúan entre 12 y 24 años, que tienen de 100 a 1000 integrantes,sometidos a un líder máximo y con una estructura jerárquica piramidal, cuyadelimitación geográfica es más amplia ya que su organización les permite crearramificaciones en diversos sectores de la ciudad o del país. Su principal objetivo es elpoder y dominio sobre el territorio y el reconocimiento de las demás 5.5. LAS PANDILLAS EN EL CONTEXTO MUNDIALLas pandillas juveniles son un fenómeno que se ha extendido por todo Estados Unidos ya muchos países de América Latina.En el caso de los Estados Unidos y de acuerdo a estadísticas del Departamento deJusticia, en el 2002 había 21.500 pandillas juveniles con un total de 731.000 miembros;estadísticamente hablando, los jóvenes hispanos son más propensos a formar parte deuna pandilla juvenil pues, mientras son el 17.6% de todos los jóvenes estadounidensesentre las edades de los 15 a 24 años, representan el 49% de todos los jóvenes enpandillas en el país, lo que significa que hay unos 358.190 jóvenes hispanos que sonmiembros de pandillas en Estados Unidos (Damert, 2006).5 Villavicencio, Gaitán. (1993). Ciudad y Violencia en América Latina. Quito: En el capítulo de“Guayaquil: pobreza, delincuencia organizada y crisis social” el autor sostiene que “según el GrupoAntipandillas de la Policía Nacional (GAP), en el área metropolitana de Guayaquil se calcula alrededorde 1000 pandillas”. 8
  14. 14. En los años treinta -por la continuidad territorial de la frontera- nacen los Pachucos, dequienes Octavio Paz dice: “son bandas de jóvenes de origen mexicano, que viven en lasciudades del sur y que se singularizan tanto por su vestimenta como por su conducta ysu lenguaje” (Carrión, 2006: 1).El fenómeno de las pandillas se presenta con fuerza en varios países de la región quecomparten una similar realidad de gran aglomeración urbana, pobreza y marginación deamplios sectores y cultura de violencia, como por ejemplo El Salvador, Nicaragua,Honduras, en lo que a Centro América respecta; y, en Sudamérica también se puedehablar de países como Brasil, Colombia, Perú, Ecuador. Sin embargo no se puedecomparar el accionar delictivo de estos grupos en cuanto a homogeneidad, ya que por supropia realidad socio económica, son diferentes; por ejemplo es diferente la violencia delos pandilleros de las favelas brasileñas o sus similares de Colombia, con la que actúanlos Maras en Centroamérica,Los Maras en Honduras -con una población de aproximadamente 7 millones- lasautoridades estiman la existencia de unos 40.000 mareros; en El Salvador -con 6,5millones de habitantes- habría unos 20.000; en Nicaragua -con 5 millones de habitantes-los mareros serian 14.000; en México -con una población de más de 100 millones-lointegrantes de las maras serian unos 100.000 –tan solo en el Distrito Federal lasautoridades mexicanas han identificado y fichado a 1.300 mareros-. La expansión de laactividad de las Maras ha llevado al gobierno estadounidense a introducirmodificaciones en la legislación penal para poder aplicar la pena de muerte, incluso alos mareros menores de edad que cometen asesinatos. En la práctica, los mareros sontratados con la misma severidad que los terroristas; incluso, las autoridadesnorteamericanas han expresado sus temores de que puedan convertirse en mercenariosal servicio de Al Qaeda u otro grupo terrorista.Las dos nacen como estrategias de supervivencia de los grupos juveniles de emigrantesen los EEUU, que logran establecer lazos entre los lugares de origen y destino, primero,como territorios diferenciados y luego de carácter ubicuo (Carrión, 2006). Esta 9
  15. 15. condición la tienen los Latín Kings, gracias a su presencia en Madrid, Barcelona, NuevaYork, Chicago, Quito y Guayaquil, a través de tres formas: Franquicia, donde grupos de jóvenes en lugares distintos copian sus comportamientos, valores y símbolos sin formar parte del todo orgánico; Marca, en que ciertos grupos de jóvenes que admiran a los Latín Kings asumen su nombre por el prestigio que tienen, reproduciendo sus actos y códigos principales, y Global, donde cada uno de los grupos es un nodo articulado en red (Carrión, 2006: 1)Por otra parte se debe tener en cuenta que existe una espectacularizacion de la violencia,lo que ha contribuido a instaurar lo que ha llamado escenarios de violencia, cuyatendencia no solo aparece en la prensa sensacionalista, sino también en la prensa seria,lo que genera en esta un discurso ambivalente; entre la razón y la pasión.Haciendo un análisis en cuanto tiene que ver con este aspecto, se puede notar que enprimer lugar el campo de acción de las Maras es El Salvador, el mismo que escompletamente diferente al de las pandillas ecuatorianas, sea cual fuere la denominaciónde la pandilla existente en nuestro medio, su excesiva violencia, y su mano de obrapuesta al servicio de los grandes carteles de la droga y el crimen organizado marcan unabrecha muy grande que los diferencia, aunque en los dos casos, la prensa busca siempre“vender” su noticia en forma de sensacionalismo y morbo, que descontextualiza su realcontenido y magnitud, haciéndole ver al lector una realidad diferente, a la vez queestigmatiza a estos grupos juveniles.6. LAS PANDILLAS EN EL ECUADOREn el caso del Ecuador, el país por su propia realidad socio-económica, las pandillasactúan de diversa forma, aunque en algunos casos existen procesos de imitación, quepueden estar influyendo en gran medida en los procesos de violencia. 10
  16. 16. 6.1. Breve análisis histórico de la situaciónLos asentamientos en la periferia, que surgieron en la década de los 70, es donde segeneraron relaciones de violencia entre sus habitantes por motivos relacionados con latenencia de la tierra, lo que fomentó la creación de grupos armados para la defensa deesa causa, situación que fue aprovechada por los líderes locales para afianzar su poderíoy reconocimiento (Dowdney, 2003).Este estilo de liderazgo fue acogido en esta década por adolescentes y jóvenes de losbarrios marginales como el modelo a seguir, siendo los diferentes colegios y barrios dedichos sectores de la ciudad dónde se consolidaron y permitieron el fortalecimiento depandillas.Alrededor del año 1980 los adolescentes y jóvenes se agrupaban para expresar sushabilidades artísticas, pero a medida que las agrupaciones se fortalecen, se desencadenauna lucha por el reconocimiento como grupo a través de la música, los bailes y en el usode una vestimenta que defina cierta moda generacional. Surgen rivalidades entrepandillas, las que se resolvían de manera violenta a través de enfrentamientos conpiedras y palos. A partir del año 1986 las pandillas empiezan a introducir armasrudimentarias que utilizan cartuchos como proyectiles, situación que empezaba a cobrarvíctimas de manera creciente.En el afán de obtener mayor notoriedad, los grupos incursionaron en el uso de drogas yen el cometimiento de actividades delictivas de menor grado, como robos y asaltos,llamando la atención de los medios de comunicación y de la Policía (Dowdney, 2003).Frente a esta situación, a partir del año 1986 se incrementa la vigilancia represiva, comoel “Escuadrón Volante”: grupo de control y vigilancia policial que detenía a jóvenes quese reunían en las veredas o esquinas en los barrios marginales. En el año 1987 la Policíaconforma el Grupo Especial Antipandillas (G.E.A.), con la finalidad de combatir laspandillas. Otra de las medidas de represión implementadas, fue el toque de queda paramenores de edad a partir de las 10 de la noche (Torres, 2006). 11
  17. 17. Estas medidas represivas obligan a los jóvenes a buscar experiencias similares deorganización a nivel internacional, para mantener el dominio del territorio y crecerestratégicamente, en un ambiente de absoluta reserva y clandestinidad. Esta nuevaforma de organización toma el nombre de naciones y surge a inicio de la década de los90 y perdura hasta la fecha.El fenómeno de las pandillas no es nuevo, más sí lo es su crecimiento, transformación ypercepción social. Las pandillas existen desde hace mucho tiempo, la crisis de lasinstituciones de socialización como la familia, la escuela y el trabajo; la inadecuación delos modelos de consumo que los medios de comunicación construyen y que el mercadoproduce; la reducción de oportunidades para los jóvenes y la necesidad de construirmecanismos de auto defensa, entre otras, son razones para su existencia (Carrión, 2003).En medio de las epidemias de violencias que se experimentan, es tiempo de indagar silas conductas peligrosas de esta etapa de la vida se deben tanto a la violencia intrínsecade los jóvenes o más a su marcada vulnerabilidad a la presencia multiforme de lasviolencias que permean nuestras sociedades modernas (Peyru, 2006).Las pandillas han crecido, durante este último tiempo se percibe un aumento importantede su organización, a tal punto que se ha convertido en un tema de política pública. Seestima, según datos poco precisos que Quito tiene no menos de 150 pandillas yGuayaquil alrededor de 1.200 con una membrecía de 65.000 pandilleros. La respuesta aeste fenómeno es la de una política hegemónica que plantea su eliminación y no, por elcontrario “la de su incorporación al trabajo, la educación, la salud, la cultura y laciudad” (Carrión, 2003).Los pandilleros no son delincuentes, pero sí se pueden convertir y muy rápidamente enescuela de delito. Muchas pandillas tienen miembros que son delincuentes, pero laecuación “todos los pandilleros son delincuentes” es falsa, porque o sino no podríamossalir”; es decir son victimas que se convierten en victimarios (Curvelo, 2006). 12
  18. 18. Las pandillas tienen una cultura que es propia, con códigos de pertenencia y simbología;además son clandestinos, no se sabe donde están ni cuales son los jefes, lo cual les da unpoder enorme y una capacidad de funcionamiento en red. Los pandilleros no sondelincuentes, pero sí se pueden convertir y muy rápidamente en escuela de delito(Curvelo, 2006).6.2. Concepto de pandillas y nacionesEn términos generales a nivel de país, se les dice “pandilla” a los muchachos que estánen grupos callejeros .Las pandillas tienen unacultura que es propia, con códigos depertenencia y simbología; además sonclandestinas, no se sabe donde están ni cualesson los jefes, lo cual les da un poder enorme yuna capacidad de funcionamiento en red(Curvelo, 2006).Las pandillas o agrupaciones juveniles son untema que interesa al debate de la seguridadciudadana en la medida en que estas pueden ono verse relacionadas con fenómenos violentosy/o delincuenciales y no tanto por larepresentación que se ha construido de estos grupos como “antisociales, “enemigos” delbien común y agentes de la “inseguridad” (Torres, 2006: ).Por otra parte según manifiesta Andreina Torres (2006, 3) “es necesario entender queestas agrupaciones pueden ser el reflejo de fenómenos de exclusión y violencia queafectan a los y las jóvenes que las integran y no solo de las violencias que se ejercendesde y por los jóvenes”.Las naciones tienen zonas concretas de actuación, no consintiendo que otras pandillasinvadan “su territorio”, y cuando esto sucede se originan enfrentamientos violentos que 13
  19. 19. causan víctimas y muchos daños. Tienen disponibles armas diversas para efectuar susactos delictivos, así como para defenderse de las agresiones de las demás pandillas, y enocasiones para utilizarlas en enfrentamientos con la Policía (DINAPEN, 2003).En el Ecuador los integrantes son tanto hombres como mujeres (las menos), cuyasedades en algunos casos van desde los 7 años hasta pasados los 25 años en algunoscasos. Dentro del grupo mantienen vínculos afectivos entre sí, estableciendo normas ycriterios que determina quién puede y quién no puede formar parte del grupo, ademásbrindan apoyo y seguridad a todos sus miembros. Se caracterizan por rechazar las reglasimpuestas por la sociedad, además de poseer una cohesión muy grande y tener un líder ojefe, poseen reglas como producto del consenso.De acuerdo a la DINAPEN, socialmente las pandillas juveniles tienen las siguientescaracterísticas: Mantienen una idea de lealtad que, por ejemplo, los lleva a esconder a su líder. Mayormente viven en actividades delictivas por ello son conocidos por las oficinas policiales. Tienen lazos familiares. Actúan en contra de su comunidad Las agresiones que realizan son respuestas a la marginación de su propia comunidad. Al interior de las pandillas sus integrantes ejercen control entre ellos mismos.Las padillas reclutan a los jóvenes en diversos lugares como son: las escuelas y loscolegios; las fiestas juveniles; las discotecas juveniles y barras o cantinas; los centrosdeportivos o lugares donde los jóvenes se reúnen para practicar un deporte; lugares dedistribución o venta de drogas: esquinas, parques, casas o bodegas abandonadas ylicorerías; y, centros de detención o cárceles. 14
  20. 20. El reclutamiento la pandilla lo puede realizar de diferentes tácticas que van desdeofrecer amistad hasta la intimidación y amenazas. Aquí hay algunos ejemplos de cómolas pandillas reclutan a los jóvenes: Invitarles a ser parte de un grupo o asumir el papel de una familia substituta que acepta al pandillero y promete cuidarlo. Amenazas o intimidación al joven o a la familia del joven si no se une a la pandilla. Ofrecerles ganar mucho dinero de una manera fácil (por ejemplo: vender drogas, robo, etc.). Sexo: ofrecen la oportunidad de tener relaciones sexuales con miembros de la pandilla del sexo opuesto. Emoción: prometen vivir una vida emocionante llena de peligro, dinero, fiestas y sexo. El uso y consumo de alcohol o drogas Promesas de protección en contra de otras padillas para el joven y su familia. Prometen ofrecerle estatus y respeto y hacer del joven "alguien importante". Cuentan mitos exagerados de las hazañas y logros de otros miembros de las pandillas.Las pandillas existen para sostenerse, crecer y expandirse a nuevos territorios; parapoder lograr estas metas las pandillas constantemente necesitan nuevos reclutas ydinero, por eso se dedican a las siguientes actividades: Transporte, distribución y venta de drogas ilícitas. Robo de comercios, hogares y autos. Asaltos. Extorsión. Asesinatos y asaltos por razones de venganza o guerras territoriales. Violaciones. Fiestas. Consumo de drogas y alcohol. Prostitución.(Trabajo de campo Dinapen 2003). 15
  21. 21. Pudiendo acotar al respecto de este tema, que las pandillas están sobre representadas enlos medios de comunicación, los que sin lugar a dudas espectacularizan, y a la vezestigmatizan tanto su accionar como sus prácticas delictivas, sumado a laincomprensión social de la cual son objeto por parte de nuestra sociedad.6.3. Las relaciones al interior del grupoEn las relaciones grupales guardan un grado de cohesión muy grande, así como deconformidad y homogeneidad en cuanto a aptitudes, valores y conductas, que sonsimilares en todos los integrantes, tienen interacción muy frecuente, experienciasrecompensantes y un líder o líderes reconocidos por la mayoría. No tienen metasgrupales, sólo individuales.Existe un alto grado de imitación de modelos negativos presentados en televisión y cine,pero esto no es importante para ingresar a ellas; la diversión es importante entre losmiembros de una pandilla.En general las relaciones grupales son importantes para que un joven integre unapandilla; la violencia entre sus miembros es raramente usada, únicamente se usa cuandose enfrenta a otros grupos o a la autoridad. En cuanto a delincuencia y uso de drogas lamayoría delinque por necesidad, presentan una conducta antisocial, en el sentido de quetienen un motivo observable para delinquir y pueden controlar su conducta. Existe unalto nivel de consumo de drogas, pero estas no son relevantes para que los jóvenesingresen a una pandilla, ya que también pueden realizarlo fuera de ella.Los jóvenes se sienten superiores con respecto a otras pandillas y quieren ser siemprelos mejores; buscan compañía y aceptación en el grupo, ya que la mayoría se sientensolos; también buscan dar al sostenimiento del hogar o porque han adquiridoresponsabilidades desde temprana edad como ejemplo: esposa, hijos, trabajo (Dinapen,2003). 16
  22. 22. 6.4. Las relaciones con los integrantes de las pandillasAl momento de relacionarse con las pandillas no se debe aplicar una represiónindiscriminada, el aumento de penas y otras medidas. Como señala el jurista José Ugaz,es patético que las alternativas se dirijan hacia el derecho penal cuando nadie puedesostener que éste sea preventivo ni mucho menos terapéutico; en todo caso sería elúltimo recurso a utilizar.Las acciones que se han tomado frente a este tema se ubican en un amplio espectro queincluye visiones altamente represivas, generalmente provenientes del sector público yenfoques “alternativos” que representan, en su mayoría, iniciativas privadas que nopueden atender a todos los y las jóvenes que participan en estas agrupaciones.Guayaquil ofrece, tal vez, el ejemplo más claro de esta “escisión”, pues por un ladoestán las duras políticas represivas, cuyo actor principal lo constituye la Policía y porotro las iniciativas de “pacificación” y “reconocimiento” que llevan a caboorganizaciones como SERPAZ Y CEFOCINE. Es necesario entender que estas agrupaciones pueden ser un reflejo de fenómenos de exclusión y violencia que afectan a los y las jóvenes que las integran y no sólo de las violencias que se ejercen desde y por los jóvenes. Con esto se pretende generar un diagnóstico preliminar que promueva un debate más concienzudo sobre el tema, con el fin de aportar a la construcción de políticas públicas de seguridad más integral y mejor estructurada (Torres, 2006).En la contrapartida y, al momento de hablar de las pandillas, debe propenderse a que ennuestro país se instalen políticas se seguridad de alcance nacional, que en diversosgrados acogen las hipótesis del valor de la prevención y la participación comunitaria enel problema de la seguridad ciudadana. A menudo esta influencia se hace visible en lareforma general de las instituciones dedicadas al tema de la seguridad, como la Policía,el sistema penal y en la creación de reparticiones en los ministerios dedicadas 17
  23. 23. específicamente a la seguridad ciudadana. En la práctica, esto ha significado que ennuestro país que el gobierno nacional, promueva estos programas a nivel local, estandodispuesto a asignarles fondos y a difundirlos a otras localidades, creando oportunidadesde apoyo que antes no existía.Esta realidad permite, también, que proyectos de prevención del delito con participaciónde la comunidad se vuelvan atractivos para los gobiernos locales, en la medida en quepuedan atraer fondos, personal y apoyo que de otra manera no estarían disponibles.En nuestro país las autoridades locales deben preocuparse por el impacto negativo quepuede tener en su gestión un aumento significativo de los problemas de violencia einseguridad en los territorios o jurisdicciones en las que trabajan. Si estos problemascrecen o se perciben como descontrolados, suelen aumentar las críticas de losciudadanos hacia sus autoridades, por ende a nuestra institución, lo que afecta en lasdecisiones a tomarse, por motivos de presión, y obviamente se cristaliza en una falta deimagen de la Policía ante la comunidad, por su falta de gestión en los procesos deseguridad ciudadana.Por otro lado las intervenciones privadas, alternativas y/o pacificadoras (que incluyenactividades como el desarme, creación de empresas productivas, abrir espacios paraactividades culturales y reconocimiento público, etc.) resultan experiencias altamentevaliosas que se contraponen a las iniciativas oficiales. En febrero de 2006, alrededor de240 jóvenes miembros de agrupaciones urbanas que han venido trabajando conSERPAZ, entregaron voluntariamente alrededor de 60 armas que fueron destruidas enun acto público, constituyéndose en uno de los múltiples logros alcanzados por la ONGen sus distintos programas (Torres, 2006).En este sentido es necesario acotar que la Policía Nacional por sus procesos deformación tradicionales y militarizados, jamás ha tenido un acercamiento a estosgrupos, ya que únicamente se ha dedicado a reprimirlos, por ello Policía Comunitariacon su nueva filosofía de acercamiento a la comunidad, y su trabajo proactivo con lamisma, tendrá la misión de buscar las estrategias más acertadas para buscar en primerlugar saber llegar a ellos y trabajar conjuntamente en los procesos de seguridad 18
  24. 24. ciudadana, lo que antes se podía considerar una utopía, pero en la actualidad con lascorrientes mundiales sobre los procesos de transformación policial en una institución demayor acercamiento y servicio a la comunidad, se lo podría realizar con procesos denegociación que no afecten los interese y esencia de los mismos.Un gran ejemplo sobre este tema es la labor cumplida en la ciudad de Guayaquil por elSr Coronel Wilson Alulema, conjuntamente con Nelsa Curvelo, donde se pudo lograrpor primera vez acercamientos importantes hacia las pandillas de esta ciudad, a travésde acciones deportivas, comunitarias, talleres, música, etc., acción que mereció elaplauso de todo el país por la importancia que se dio a estos grupos excluidos, y susprocesos de reinserción en la sociedad como jóvenes productivos hacia la misma, acciónque denota la preocupación por parte de un organismo del Estado, que antes se dedicabaa reprimirlos, y mediante estas acciones se demostraba su interés en la niñez y juventudintegrante de las pandillas, para hacer de ellos personas útiles en su comunidad y sobretodo en su hogar6.5. Las pandillas en las provinciasEn Guayas se calcula que existen 750 grupos, el informe Ciudad Segura señala que enesa provincia se concentra el 57 por ciento de los grupos y que Pichincha, El Oro,Esmeraldas, Tungurahua, Azuay, Manabí, Carchi, Cotopaxi Chimborazo, Imbabura yNapo reúnen al resto. Fuente: Estadísticas DINAPEN, 2006.Elaborado por Dpto. de Estadística Dinapen. 19
  25. 25. De igual manera, existe al presente una especial preocupación por el alto número demenores detenidos por diferentes delitos es otro fenómeno que preocupa. Según lasestadísticas del DINAPEN, en los últimos cinco años subió en un 115 por ciento. En elaño 1999 superó a los 3.000 menores detenidos, pero en el año 2005, fueron 7.772 losdetenidos, lo que demuestra la magnitud del problema.En el caso de la ciudad de Guayaquil, existen pandillas-naciones que se encuentrandebidamente conformadas y cuya presencia se ha vinculado con muertes. Elaborado por Andreina Torres.Este grafico nos permite observar que efectivamente la participación de las pandillas enhechos delictivos especialmente en la ciudad de Guayaquil es alto, por ello me permitoa continuación sugerir cuales podrían ser las tácticas para afrontar este problema no soloen Guayaquil, sino a nivel nacional.7. TÁCTICAS PARA AFRONTAR ESTE PROBLEMA.Antes de hacer relación a los tipos de tácticas que podríamos aplicar para darle alguna soluciónal problema relacionado con las pandillas, me permito comentar en forma muy personal, que 20
  26. 26. con el comprometimiento gubernamental, sumado a una actitud positiva y determinante porparte de los miembros de la Policía Nacional, mediante la Policía Comunitaria y Dinapen,autoridades locales, ONG, y sobre todo la familia con un sentido de pertenencia en su sector, sepodrá sacar adelante este grave problema, con programas adecuados para el efecto.Como lo manifestó Pavarini (Citado en Sozzo, 1996) “la participación social deaquellos que comparten un espacio o unos valores, siendo ello el canal básico de laintervención que busca reconstruir el control social por parte de quien lo habita”.La solución radicaría en la necesidad de renovar las instituciones comunitarias yregenerar un “sentido de comunidad” que se estaba perdiendo en el flujo constante depoblación en la ciudad, convirtiéndose la “reorganización comunitaria” en el punto decontacto con las “teorías del control” de la Táctica Social.Se instala la retórica de la necesidad de que los individuos recuperen su autonomía, suiniciativa y capacidad de empresa, para así hacerse responsables de su propio destino yacabar con la “cultura de la dependencia” del welfarismo, que se declinaba enpasividad e irresponsabilidad (Pavarini, 1992-1995).O’Malley lo reafirma al manifestar que la comunidad es “una herramienta simbólicapara motivar la generación de individuos activos y responsables” (puntos de contactocon las premisas teóricas de la Premisa Situacional y Ambiental).El gobierno actual recién se está preocupando por un proceso de rehabilitación yreinserción en la sociedad de los jóvenes y adultos infractores integrantes de laspandillas.7.1. Establecimiento de medidas alternativas.-Tomando en cuenta la teoría de la organización comunitaria, el presente trabajo, exponeun grave problema por el que atraviesa en la actualidad nuestro país, como es el de laspandillas juveniles, ya que en los últimos años es cuando se les empieza a dar laimportancia del caso, debido al enorme problema que representan para los organismos 21
  27. 27. de seguridad del estado, así como para los habitantes del mismo, ya que desde el puntode vista de la multicausalidad del delito, el pandillerismo también contribuye en granmedida a aumentar el grado de percepción de inseguridad en la comunidad.La Policía en cualquier país es una de las instituciones más importantes, debido a lasfunciones y competencias que tiene en relación con la conservación de la paz y elmantenimiento de las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos ylibertades públicas.En este orden de ideas, la razón de existir y la esencia misma de la institución implicanque la formación de su recurso humano debe producirse bajo lo más altos niveles decalidad y eficiencia. De forma tal, que todos los hombres y mujeres que conforman elpie de fuerza de la misma estén en capacidad de atender las demandas de los ciudadanosen relación con las problemáticas de violencia, crimen, delincuencia e inseguridad quelos afectan.Por ello el Estado, como una de sus políticas, ha promovido dentro de sus ejesprincipales, el fortalecimiento de la Policía Comunitaria, y su filosofía de acercamientoa la comunidad en los diferentes sectores del país, con la finalidad de lograrcompenetrarse con los problemas sociales, económicos, culturales, educativos, queviven en el día a día los habitantes de estos sectores, incluyendo desde luego a losintegrantes de las pandillas juveniles, lo que constituye una solución desde el punto devista de renovar las instituciones comunitarias y regenerar el sentido de comunidad,estrategia con excelentes resultados en muchos países del mundo como Chile, Israel,España, que han visto en este principio una fortaleza invaluable. Es decir existe unasintonía como presupuestos del comunitarismo desde el punto de vista de que lascomunidades fuertes no necesitan que se las controle sino que pueden controlarse asímismas.Por política de estado se entiende una propuesta intersectorial de tipo permanente que no serelación únicamente con las prioridades definidas por el gobierno de turno, sino más bien a unacuerdo político mayor que involucra a los partidos de oposición en el interés de lograrintervenciones de largo plazo. 22
  28. 28. 7.1.1. A nivel del Estado y de la sociedad La Asamblea Constituyente que tenga una amplia capacidad de convocatoria ante la sociedad y, en primer lugar, los jóvenes. Este debe ser el punto de referencia partiendo del concepto de que son ellos quienes constituyen el futuro de la patria Precisar un organismo dentro de la sociedad, si no es la Asamblea Constituyente, que pueda contar con la capacidad de convocar y reunir a todos los involucrados en el problema y desde ahí plantear las posibles soluciones. Convocar a los jóvenes mediante sus diversas organizaciones a las diversas instancias abocadas al tema de juventud, para que expresen sus opiniones (que deben ser tomadas en cuenta), con el objetivo que asuman un rol participativo y -por qué no- incluso dirigente. Facilitar y promocionar la creación de organizaciones juveniles, así como el establecimiento de canales e instituciones que brinden seguridad al joven, así como medios por los cuales acceder a una movilidad social y al protagonismo dentro de la sociedad. Constituir una red de organizaciones dedicadas al tema juvenil, las más diversas, que permitan expandir la información existente, para que la sociedad conozca del problema y de cómo vincularse a los esfuerzos que se realizan en el tema juvenil.7.1.2. A nivel de los medios de comunicación.“Sin duda que la relación entre medios de comunicación y violencia es central en lageneración de políticas de seguridad ciudadana; de allí que sea justo plantear lapregunta ¿Los medios son parte del problema o parte de la solución”? (Carrión, 2006). 23
  29. 29. El Media Network de Canadá es una organización sin fines de lucro que inicia susestudios sobre el impacto de los medios en la juventud en 1996, enfocándose en el uso ycontenido de la televisión, radio, prensa e internet. Su espacio en red, el Web AwarenessCanadá (WAC), pone a disponibilidad pública programas y recursos educativos sobrelos medios de comunicación. El WAC está comprometido con la formación defuturos/as profesionales, brindando herramientas para que las personas adultas eduquena la juventud sobre el rol e impacto que tienen los medios en sus estilos de vida. Éstetrabaja conjuntamente con el sector público y privado, OnGs, el sistema de libreríaspúblicas y la federación de docentes canadienses; además, es reconocido por elGobierno de Canadá como un pilar de la educación pública del país. Uno de los ejes deinvestigación es la violencia en los medios, y la preocupación de si ésta provoca másviolencia en la vida real. La violencia en los medios es un tema de políticas públicas enCanadá; sin embargo, el gran reto ha sido conciliar la protección de la niñez y juventudde contenidos mediáticos inadecuados y el derecho a la libre expresión (Betancourt,2002).Modelos como el de este país desarrollado son dignos a seguir por parte de nuestro paísy especialmente de los medios de comunicación, que aprovechando el alto grado decredibilidad de que gozan en la actualidad, podrían transmitir imágenes positivas yaltruistas que lleguen al adolescente -que de una u otra manera esta cautivo de suprogramación- para contribuir a un sentimiento de respeto a los demás.8. CONCLUSIONES La crisis socioeconómica que afecta a muchos países latinoamericanos y en especial al nuestro, es un factor decisivo en el auge y avance de la delincuencia en general, mucha gente que se encuentra en la desocupación, la pobreza o la indigencia, ven en la vida delictiva una salida de la pobreza, siendo los jóvenes mucho más susceptibles de verse afectados. La expresiones de violencia de la juventud en el Ecuador, no son un fenómeno novedoso o nuevo, desde hace varios años atrás existían pandillas juveniles. 24
  30. 30.  La violencia expresada por lo jóvenes, en la actualidad, no está aislada de la violencia que se observa a diario en nuestra sociedad, es simplemente el reflejo del aumento del nivel de violencia en la misma. Cuando se habla de violencia juvenil (delincuencia juvenil y pandillerismo), hay que darse cuenta que el problema no está en la sociedad, sino en un grupo de jóvenes, pues para ellos no cuenta con formas o maneras para de expresar lo que les sucede o por que hacen lo que hacen. Es prioritario cuantificar, medir o calcular la violencia realizada por los jóvenes, pero que esta cuantificación sea real, no que refleje el sensacionalismo de la prensa, perjuicio o intentos de figurar con determinado sector. Se debe obtener, identificar y procesar toda la información existente para transformarla en inteligencia. Solo así se podrá determinar que es en realidad la violencia juvenil (delincuencia juvenil o pandillerismo), las barras bravas, los niños de la calle, etc., determinando básicamente zonas de accionar y especialidad de cada una de ellas. Con la inteligencia policial se puede concretar las causas y argumentos para la existencia de la violencia expresada por los jóvenes, en el Ecuador, solo con este conocimiento se pueden dar políticas y directrices para primero disminuirla y tratar a determinado plazo erradicarla.9. RECOMENDACIONES:El problema del pandillerismo, por ser un problema social, es responsabilidad de todo elestado ecuatoriano, proponiéndose recomendaciones a varios sectores directamenteinvolucrados para contribuir a su reinserción social: 25
  31. 31. 9.1. En el ámbito policial.  Informar a la Policía Comunitaria sobre este proceso y especializarla en enfrentar cuestiones relacionadas con grupos juveniles, para superar el imaginario de que son organizaciones ilícitas.  La DINAPEN como organismo policial, debidamente autorizado y capacitado para el trato con menores, está en capacidad y debe coordinar con las demás instituciones del estado relacionados con este problema; de igual forma debe hacerlo con las OnG’s que participan en los diferentes programas de rescate y ayuda a niños y jóvenes, a lo largo y ancho del territorio ecuatoriano. Debe realizar un seguimiento de los casos que de una u otra forma tienen conocimiento, pero esto al momento no se lo puede hacer por la falta de personal.  Crear un Departamento de Inteligencia Policial adscrito al DINAPEN, en cada una de las Jefaturas y Sub jefaturas que tienen oficinas, para que estas sean las encargadas de recolectar información, procesarla y obtener inteligencia tendiente a controlar y evitar la delincuencia juvenil y el pandillerismo, tomándose en cuenta que no es la misma realidad socio-económica de todas la ciudades del país.  Generalizar a nivel nacional la iniciativa de la Dinapen, que mantiene en la ciudad de Quito, de impartir charlas, conferencias tanto a menores de edad como a padres, maestros y todas las personas que de una u otra forma se relacionan con niños y jóvenes, las cuales tienen como finalidad hacer conocer la problemática de la juventud en nuestro país y concientizar de la misma a todos quienes la reciban. 26
  32. 32. 9.2. En el ámbito de medios de comunicación Recordemos que se manifiesta que la prensa es el cuarto poder del Estado, por lo tanto ella debe:  Olvidarse de palabras o calificativos como: drogadictos o delincuentes, etc., informando objetivamente de los hechos cometidos por los menores de edad.  Crear y difundir ejemplos dignos de emulación, que sean estos de tipo constructivo, de éxito, solidaridad y responsabilidad, olvidándonos de los modelos de violencia, deslealtad y deshonestidad.  Establecimiento de mecanismos de comunicación e información interinstitucional de las actividades realizadas y por realizar.  Seguimiento de casos de abusos de poder (construir un canal de comunicación entre los miembros de la organización, la institución policial, y los medios de comunicación para realización de denuncias). 27
  33. 33. BIBLIOGRAFIA1. Avelandae, William (2005). Estudio de Pandillas y/o Maras en El Salvador. El Salvador: Policía Nacional Civil.2. Betancourt, Andrea (2002). Iniciativas de control frente a la violencia en los medios de comunicación.3. Carrión, Fernando. (2006). “La Pandilla: de lo local a lo global”. Boletín Ciudad Segura No. 3. Quito: FLACSO.4. Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos. Archivo histórico de denuncias y casos de agresiones y desaparecidos en invasiones. Guayaquil:5. Corposeguridad (2006). “Estilos de vida y seguridad: estudio sobre adolescentes y jóvenes del Distrito Metropolitano de Quito”. Quito: Corposeguridad.6. Corsi, Jorge, y Peyrú, Graciela (2007). Violencias Sociales.7. Corsi, Jorge, y Peyrú, Graciela (2007). Autoritarismo y abuso de poder: Epidemias del siglo XXI. Editorial Ariel.8. Curvelo, Nelsa (2006). “Víctimas que se convierten en victimarios”. Boletín Ciudad Segura No. 3. Quito: FLACSO.9. DINAPEN, Quito (2003). Trabajos investigativos de campo efectuados por agentes operativos.10. Dowdney, Luke (2003). Ni Guerra ni Paz, Comparaciones internacionales de niños y jóvenes en violencia armada organizada.11. Guardia, Dammert (2006). Pandillas. Boletín Ciudad Segura No. 3, Quito: FLACSO.12. Observatorio de los Derechos de la Niñez y Adolescencia. 28
  34. 34. 13. Ojeda, Lautaro (2005). Seguridad Ciudadana Sociedad y Estado: Ecuador en el año 2005. Quito: Alcaldía Metropolitana.14. Pavarini,(1992). Tácticas de prevención del delito.15. Seguridad y violencia: Desafíos para la ciudadanía.16. Sozzo, Máximo (1996). Seguridad Urbana y táctica de prevención del delito. Táctica Comunitaria. Argentina p. 121.17. Torres, Andreina (2006). Pandillas y naciones en Ecuador: diagnóstico de situación., Boletín Ciudad Segura No. 3. Quito: FLACSO.18. Villavicencio, Gaitán. (1993). Ciudad y Violencia en América Latina. Quito: En el capítulo de “Guayaquil: pobreza, delincuencia organizada y crisis social”.19. htttp://www.edufam.net/violenciajuvenil 29

×