onéctate
     TAMBIÉN EL ALMA NECESITA ALIMENTO




     EL MILAGRO
   DE HIROSHIMA
           Espeluznante relato de un
 ...
Disponemos de una amplia gama




                                           a nuestros amigos
    de libros, casetes, com...
perdidos, naufragábamos en el
                   AMAZONAS
                                                                ...
Tú puedes obrar milagros
                                               De David Brandt Berg



J
      ESÚS LEGÓ A SUS SE...
ahora. Tratan de sacarle el cuerpo a la    podrían sobrellevarlo. Por ejemplo,
                  responsabilidad que les c...
Salvación en el mar
                                                                            ORACIÓN PARA HOY


       ...
es así        P O R Q U E D I O S LO D I J O

              Adaptación de un artículo de Virginia Brandt Berg



         ...
EL MILAGRO DE HIROSHIMA
    6 de agosto de 1945. La ciudad         calma un tanto extraña y ominosa
japonesa de Hiroshima ...
muy ancho que pasaba a unos                milagrosamente mi madre todavía
                  centenares de metros de allí....
La alta temperatura me hacía delirar     en el deber de hacer saber a quien
y tenía unas pesadillas y alucinacio-    fuera...
¿CUÁNTO PESA UNA ORACIÓN?



                           C
                       ¿       uánto pesa una oración? El único ...
Lo he vivido yo


La montaña rusa               Author unknown, adapted by Keith Phillips




C
       REO QUE TENÍA UNOS ...
¡Cómo engañan los sentimientos!                La Palabra de Dios
                                 ¡Qué inseguros y volubl...
Tus preguntas respondidas

CÓMO COMBATIR EL DESALIENTO

Pregunta: Hace poco cometí algunos errores que me costaron caro
y ...
Lecturas suculentas
                                                                    Los milagros de Dios
Expectativa  ...
Siempre y eternamente…

     El torrente de Mi amor jamás se seca. El flujo de Mi amor en tu vida es siempre
libre y abund...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

CONECTATE 011: MILAGROS, FE, ORACION

541

Published on

¡Conoce del poder de la Oración aún el día de hoy!

Published in: Spiritual, Travel
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
541
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

CONECTATE 011: MILAGROS, FE, ORACION

  1. 1. onéctate TAMBIÉN EL ALMA NECESITA ALIMENTO EL MILAGRO DE HIROSHIMA Espeluznante relato de un sobreviviente TÚ PUEDES OBRAR MILAGROS Descubre cómo ¿CUÁNTO PESA UNA ORACIÓN? Una viuda pobre necesita sus- tento para sus hijos Su único recurso, una oración
  2. 2. Disponemos de una amplia gama a nuestros amigos de libros, casetes, compactos y videos que alimentarán tu espíritu, te infundirán ánimo, ayudarán a tu familia y proporcionarán a tus hijos amenas experiencias educativas. Escribe a una de las direcciones que se indican a continuación o visítanos en: www.auroraproduction.com/castellano Conéctate Apartado 11 De vez en cuando nos enteramos de algún aconteci- Monterrey, N.L. miento extraño que nos deja perplejos y a la vez nos México, 64000 incentiva y nos conmueve espiritualmente. Una frágil mujer Conéctate alza la parte delantera de un camión para liberar a un niño Casilla de correo 815 atrapado bajo el mismo. Una luz brillante despierta a un Correo Central 1000 Capital Federal paciente desahuciado, enfermo de cáncer; enseguida una Buenos Aires cálida sensación le recorre el cuerpo y queda instantánea Argentina y completamente curado. Un delfín rescata a un marinero Conéctate perdido en alta mar y lo lleva hasta la costa. Alguien Casilla de correo 14.982 reza por un ser querido que se encuentra del otro lado Correo 21 del mundo y luego descubre que en ese mismo instante Santiago la persona por quien intercedió se salva de un peligro Chile inminente. Conéctate ¿Son estos fenómenos coincidencias extremas? ¿Podría Apartado Aéreo 85178 alguien explicarlos científicamente de contar con todos Santafé de Bogotá Colombia los datos y el tiempo necesario para una exhaustiva investigación? ¿Son pruebas paradigmáticas de la capaci- Activated! P.O. Box 4307 dad de superación inherente al espíritu humano, como Orange, CA 92863-4307 creen algunos? ¿O constituyen, en efecto, milagros, eviden- USA cias de la intervención de un Dios magnánimo y de Sus conectate@conectate.org emisarios en favor de aquellos a quienes ama? De ser cierto que hoy en día ocurren milagros, ¿qué E N INTERNET www.conectate.org papel nos está destinado a nosotros en ellos? En la Biblia Dios y Jesús dicen: «Mandadme acerca de Mis hijos, y D IRECTOR acerca de la obra de Mis manos» y «si algo pidiereis Gabriel Sarmiento en Mi nombre, Yo lo haré» (Isaías 45:11; Juan 14:14). D ISEÑO ¿Pueden esos ofrecimientos de trabajo en sociedad con Giselle LeFavre Dios tomarse al pie de la letra? Y en tal caso, ¿plasma la P RODUCCIÓN Providencia Sus portentos únicamente por medio de santos Francisco López casi inmaculados, o puede hacerlo valiéndose de personas Número 17 comunes y corrientes como ustedes y yo? © 2001, Aurora Production AG, Suiza. Es propiedad. A menos que se indique otra cosa, todas las frases textuales de las Gabriel Sarmiento Escrituras que aparecen en Conéctate provienen de la versión Reina-Valera En nombre de Conéctate de la Biblia, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1960. 2 conéctate N° 17
  3. 3. perdidos, naufragábamos en el AMAZONAS De Marilia Guterres E STABA EMBARAZADA DE SIETE MESES. Era agua y aprovechó la coyuntura para uno de esos días de calor insopor- orar con ellos y tratar de infundirles fe table propios del verano del norte en Dios y en que Él era capaz de prote- del Brasil, cerca de la línea del ecua- ger a quienes le imploraban auxilio. dor. Miguel, un colega misionero de Yo aún no sabía lo que sucedía, la Familia, y yo nos disponíamos a pero al ver que pasaba el tiempo y hacer una travesía río arriba por el Miguel no regresaba, supuse que ocu- Amazonas para llevar la Palabra de rría algo grave. No recuerdo haber cla- Dios y manifestar Su amor a la gente mado jamás a Dios con tanto fervor de otro poblado. El viaje se adivinaba como aquella vez. Allí estaba, embara- peligroso, dado que las barcas eran zada y con uno de mis tres hijos en un viejas y saltaba a la vista que no esta- barco que evidentemente estaba en ban en buenas condiciones para nave- apuros —mis otros hijos reposaban a gar. Además, el río está plagado de salvo en casa, gracias a Dios— y per- pirañas, esos peces carnívoros de ape- dido en alguna parte del Amazonas tito voraz y dientes afilados, que en infestado de pirañas. Para colmo, ¡yo grandes cardúmenes suelen atacar a ni sabía nadar! animales vivos mucho más grandes Momentos después de mi sentida que ellos. oración apareció delante de nosotros Como viajábamos de noche nos una nave enorme completamente ilu- dieron a cada uno una hamaca para- minada. Un hombre subió a bordo de guaya en que dormir. Acosté a mi hijo la barca en que nos encontrábamos y de cuatro años, que viajaba con noso- calmadamente ayudó a la tripulación tros, y me dispuse a dormir. Durante a reparar el casco. Luego les indicó en varias horas todo parecía marchar nor- qué dirección hallarían un muelle. malmente; pero de golpe, sin motivo De golpe, tan misteriosamente alguno, el barco se detuvo. Transcu- como se había presentado, el hombre rrido un tiempo, Miguel decidió ir a se desvaneció. La tripulación, los averiguar qué pasaba. demás pasajeros y yo lo buscamos Bajo la cubierta, encontró que la para agradecerle, pero tanto él como tripulación procuraba frenéticamente su nave, desaparecieron. ¿Cómo era sacar agua del casco. El barco había posible? No había forma en que un golpeado contra algún objeto que barco de ese tamaño se perdiera le abrió un boquete en el casco y de vista en apenas unos segundos. se hundía. Para peor, las marineros ¿Podrían haber sido ángeles aquel comentaron que estábamos perdidos hombre y sus demás acompañantes? y no sabían en qué parte del río nos Sea cual fuere el medio del que se hallábamos. Viendo que los tripulan- valió Dios, el hecho es que respondió tes estaban asustados y desesperados, a nuestras oraciones y nos salvó la Miguel se puso a ayudarles a sacar vida aquella noche. conéctate N° 17 3
  4. 4. Tú puedes obrar milagros De David Brandt Berg J ESÚS LEGÓ A SUS SEGUIDORES —Naturalmente, no se puede UNA ASOMBROSA PROMESA de esperar que ocurra algo así hoy en poder. Un poder sobrenatu- día. ral, sobrehumano, milagroso. «El Pero eso no es lo que dice la que en Mí cree, las obras que Yo Biblia. «Jesucristo es el mismo, ayer, hago, él las hará también; y aún hoy y por los siglos» (Hebreos13:8). mayores hará, porque Yo voy al Dios sigue siendo un Dios de mila- Padre» (Juan 14:12). gros. Nada le impide volver a hacer Esa promesa ha estado vigente lo que ha hecho antes. Ese prodi- durante dos mil años y un gioso poder no sólo es válido para sinnúmero de cristianos ha hecho el futuro, sino para hoy mismo, efectivas esas obras mayores. Dios siempre que lo necesitemos y invistió de poder a personas comu- tengamos fe para obtenerlo. Si nes como tú y como yo para obrar todas aquellas personas insignifi- Sus milagros. Ese mismo poder cantes obraron milagros por mon- puede obrar milagros por medio de tones —tanto en el Antiguo y el nosotros, con tal de que creamos en Nuevo Testamento como durante la Palabra de Dios y actuemos en los últimos dos mil años—, los cris- consecuencia. tianos de hoy en día están en igual Lo que Dios ha El problema es que la mayoría capacidad de obrarlos. No es pre- hecho por de las personas relegan las pro- ciso que esperen a que se produzca otras perso- mesas divinas al pasado, o sólo la Gran Tribulación o comience el nas, puede les conceden vigencia en un futuro Milenio o se regenere la Tierra. hacerlo tam- lejano. Para ellas, el pasado fue Pueden hacerlo ahora mismo. bién por ti prodigioso, sobrenatural y lleno de Son demasiados los cristianos gloria, con todos aquellos héroes que intentan justificar su carencia de la fe que obraban milagros; y de fe o procuran eludir la tarea ángeles que intervenían en favor que el Señor les ha encomendado del pueblo de Dios. Paralelamente, alegando que no se nos aplica a consideran que el futuro en el Cielo nosotros, que no es para ellos, que va a ser estupendo y milagroso. aquellas manifestaciones estaban Pero no creen que ninguna de esas destinadas exclusivamente para los cosas pueda suceder en la actuali- días milagrosos de antaño. Afirman dad. Dicen: que Él no espera eso de ellos. No 4 conéctate N° 17
  5. 5. ahora. Tratan de sacarle el cuerpo a la podrían sobrellevarlo. Por ejemplo, responsabilidad que les cabe de cum- durante años quise tener el don de plir los preceptos divinos, entre ellos, lenguas [la capacidad de hablar en dar testimonio de su fe y obrar mila- una lengua celestial, que muchas gros para ayudar a la gente. veces constituye una manifestación Ese era el único motivo por el que del Espíritu Santo] (1 Corintios Jesús obraba milagros. No lo hacía 12:7–11; Hechos 1:1–11). Pero el para jactarse de Su poder o alardear Señor no me lo concedía, porque yo de que era un gran milagrero. Ni lo quería para poder demostrar —por siquiera para demostrar que era el medio del don sobrenatural y mila- Hijo de Dios; los hacía porque tenía groso de hablar en lenguas— que compasión de las multitudes (Mateo tenía el Espíritu Santo. No me lo dio 14:14). entonces, pues lo quería por motivos Obraba aquellos portentos por el indebidos, por orgullo. Sin embargo, bien de ellos, porque los amaba cuando me enmendé de corazón y y le dolía verlos sufrir. Esa era Su llegó el momento propicio, recibí el motivación, y también debiera ser la don de lenguas. nuestra. No para jactarnos y poder El orgullo no es el único motivo decir: por el que no se producen milagros —Miren lo estupendo que soy. cuando alguien ora a Dios que los Miren los poderes que poseo. Miren realice. A veces sencillamente no es las grandes señales y prodigios que conforme a la voluntad de Dios o no soy capaz de efectuar. ¡Crean en mí! es el momento más indicado, cuando Debemos llevar a cabo la obra Él sabe que cumplirá Su designio en de Dios con serenidad, con ternura la vida de los afectados. No te desani- y humildad, con mucho amor y mes, pues, si no obtienes ese poder compasión. Nuestro deber es simple- sobrenatural de inmediato en cada mente tratar de ayudar a la gente situación. como lo hacía Jesús. Entonces Él Lo importante es recordar que Él obrará los milagros por medio de te ha prometido ese poder a ti. Dios nosotros cuando a Su juicio sean sigue vivo, goza de buena salud y necesarios, cuando sea el momento no ha perdido Su capacidad de obrar oportuno para que se cumpla Su portentos entre aquellos que confían propósito, y cuando sepa que el en Él. De modo que cuando tú o poder y la atención no se nos van a alguien que conozcas necesiten un subir a la cabeza. milagro, deja que Dios se valga de ti y A veces el Señor no concede ese de tus oraciones para que ese milagro poder a la gente porque sabe que se concrete. Lo hará siempre que sea se enorgullecería excesivamente y no conforme a Su voluntad y lo invoques en el nombre de Jesús. conéctate N° 17 5
  6. 6. Salvación en el mar ORACIÓN PARA HOY U N JOVEN QUE NO SABÍA NADA DE DIOS ni de la oración —ni le Jesús: importaba— viajaba a bordo Te agradezco que de un barco que a la postre resultó seas tan comprensivo y torpedeado durante la II Guerra Mun- consolador. Me trans- dial. Todos los tripulantes se vieron mites seguridad y me obligados a saltar al agua para salvar reafirmas que todo va a la vida. Doce de los muchachos esta- salir bien porque todo ban juntos. De pronto vieron horror- está en Tus manos y izados que una enorme mancha de bajo Tu control. Todo lo combustible en llamas se acercaba que te encomiendo, Tú a ellos. Era imposible escapar. ¿Que te encargas de ello, de podían hacer? modo que ayúdame a En ese momento el único de ellos encomendártelo todo. que tenía costumbre de orar empezó Te ruego que me a hacerlo en voz alta. Era la voz ayudes a no enfras- carme en los afanes de esta vida o distraerme tanto con ellos que me olvide de Ti. Así como Tú siempre me man- ifiestas amor y tienes tiempo para mí, ayúdame a tomar tiempo para amarte cualesquiera que sean las circunstancias o la situación. de un hombre que clamaba implorando la misericordia de su Dios: —¡Sálvanos, Dios mío! ¡Sál- vanos, Dios mío! Al instante el combustible Actualmente, el muchacho Al oírlo los otros once, que en llamas se partió en dos que luego relató lo sucedido no sabían nada de Dios y poco dejando un claro para ellos. Lo afirma: habían pensado en Él, se ple- increíble del caso es que en —¡Nadie podrá convencer- garon a aquella súplica: ese preciso lugar Dios había nos jamás de que Dios no escu- —¡Sálvanos, Dios mío, te lo colocado nada menos que una cha las oraciones! suplicamos! ¡Por favor, sálva- balsa. nos! 6 conéctate N° 17
  7. 7. es así P O R Q U E D I O S LO D I J O Adaptación de un artículo de Virginia Brandt Berg L A PALABRA DE DIOS dice que Él «es pode- roso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedi- mos o entendemos» (Efesios 3:20). Como bien sabemos, el hombre no siempre es capaz de cumplir sus promesas, pero Dios sí. Él las avala, de modo que si se las invocas en tu hora de necesidad, no te defraudará. ¿Alguna vez has tenido un amigo con quien Como quiera que sea, esos razo- podías contar en cualquier circunstancia, que namientos tienen sin cuidado al te era totalmente leal aunque todo te fuera abejorro. Hace caso omiso de ello mal? Los amigos de esa talla son escasos. Por y vuela de todos modos. eso los apreciamos tanto. Alguien dijo una Similarmente, pese a todos vez: «Se produce un vínculo singular entre un los incrédulos y sus discurri- hombre y aquello en que confía y de lo cual mientos filosóficos, hay quienes, depende. Un lazo nos ata a aquel con cuya leal- valiéndose de una fe y confianza tad podemos contar, aun en tiempos tempes- infantiles, a diario acometen tuosos». De igual modo, cualquiera que haya cosas que en opinión de los inte- puesto a prueba y depositado su confianza en lectuales escépticos no pueden las promesas de la Biblia cuando no hallaba hacerse. Quienes tienen fe se atre- auxilio o esperanza alguna, cuando ya no tenía ven a tomar las promesas de Dios otra cosa en que apoyarse, ha descubierto que tal como están, a reclamarlas y a puede confiar en ellas plenamente. actuar en consecuencia. Así obtie- Sabemos por experiencia que podemos fiar- nen estupendas respuestas a la nos ilimitadamente de cada Palabra y apoyar oración, soluciones a sus proble- todo nuestro peso en ellas. mas y provisión para sus necesi- Lo único que Dios nos pide es que mani- dades. festemos una fe sencilla, que le tomemos la Dejemos, pues, que los palabra y aceptemos Sus promesas al pie de la filósofos se enmarañen en sus letra. Hoy en día muchas personas analíticas laberintos de dificultades, dudas piensan que es una ridiculez tomarse las pro- y racionalizaciones con el objeto mesas de Dios seriamente o de forma textual de ilegitimar nuestro derecho a y entregarlas en el Banco del Cielo a cambio acogernos a estas grandes y pre- de lo que pedimos. Pero eso es precisamente lo ciosas promesas. De una u otra que Dios espera que hagamos. manera, entraremos y nos hare- Tal vez hayas oído hablar de la polémica mos poseedores del cúmulo de que existe en torno a la capacidad de volar del riquezas que encierran. Están allí abejorro, dado que, según los principios de la para ti. Dios te las extendió a ciencia aerodinámica, el tamaño y la forma de título personal, y no dejará de su cuerpo en relación a la envergadura de sus cumplir Su Palabra. Es así porque alas lo imposibilitarían de practicar el vuelo. Dios lo dijo, y Él lo cumplirá. conéctate N° 17 7
  8. 8. EL MILAGRO DE HIROSHIMA 6 de agosto de 1945. La ciudad calma un tanto extraña y ominosa japonesa de Hiroshima fue la primera pendía sobre la ciudad. Llegué al urbe del mundo destruida por una colegio minutos antes de las 8:00, bomba atómica. Quedó arrasada en me puse en fila con los otros doscien- casi toda su extensión y el número tos cincuenta alumnos para hacer de muertos se calcula entre sesenta y los ejercicios acostumbrados de la setenta mil. En unos tres kilómetros mañana. Estando todavía en el patio, en torno al epicentro de la infernal súbitamente nos sorprendió un res- explosión sobrevivieron apenas doce plandor, un estallido segador increí- personas. En un radio de un kilómetro blemente brillante. solo sobrevivieron dos. Una de ellas fue Fue lo último que recuerdo. No el Sr. Yoji Saito, que en aquel entonces sé muy bien qué sucedió después ni apenas contaba con 13 años de edad. cuánto tiempo estuve inconsciente. Por primera vez relata esta increíble Solo sé que desperté en medio de historia: una escena de horror y muerte. En mi confusión y aturdimiento, me di M I FAMILIA ERA MUY CONOCIDA EN cuenta de que me hallaba a 200 HIROSHIMA. Durante diecisiete metros del lugar donde había estado generaciones consecutivas mis en el momento de la explosión. Los antepasados habían sido samuráis de cuerpos de mis compañeros estaban dicha cuidad. Los samuráis son la esparcidos a mí alrededor. Aunque no clase culta del Japón. Mi abuelo era estaban todos muertos, me era impo- un prestigioso médico dueño de un sible reconocer a los que aún vivían, hospital en el que también ejercía mi pues tenían el rostro desfigurado y padre. Vivíamos en una casa grande parecían todos iguales. Algunos no situada en los terrenos del hospital. tenían ojos, les faltaban miembros y Recuerdo que aquel trágico 6 de la piel se les había achicharrado y agosto de 1945 me despertaron muy desprendido del cuerpo. temprano las sirenas de alarma de Uno de los niños lloraba incon- ataque aéreo. Daba la impresión de teniblemente. Como no lo reconocí, que se esperaba una incursión ene- le pregunté su nombre. Era Suari, mi miga, pero a las 7:30 reinaba un silen- mejor amigo. Quería agua y había cio total. Mientras caminaba hacia perdido la vista, así que con muchas el colegio no pude ignorar que una dificultades lo conduje hasta un río 8 conéctate N° 17
  9. 9. muy ancho que pasaba a unos milagrosamente mi madre todavía centenares de metros de allí. Pero estaba con vida. Verme vivo la no pude encontrar la superficie del embargó a ella también de alegría. agua porque estaba completamente Nos abrazamos llorando. cubierta de personas y animales -¡Pero, Yoji! -exclamó-. ¡Estás des- muertos, de trozos de madera y de nudo! ¿Qué fue de tu ropa? escombros que la tremenda onda Entonces me di cuenta del mila- expansiva había depositado en ella. gro tan extraordinario que había Suari falleció allí junto al río. sucedido: La explosión me había Me puse a buscar mi casa. Solo arrancado hasta la última hebra de dos palabras podrían describir con lo que tenía puesto, y también cada exactitud el tétrico cuadro que me cabello de mi cabeza. No obstante, rodeaba: ¡un infierno! ¡Era verdade- por increíble que parezca, mi cuerpo ramente un infierno! Se desataron no tenía una sola quemadura. Sin numerosos incendios por todos duda fue algo prodigioso, ya que des- lados, y a pesar de ser de día, el cielo pués supe que el patio del colegio estaba oscuro. Todo se veía chamus- donde yo había estado se encontraba cado, ennegrecido, derretido. De los apenas a 700 metros (menos de un escasos edificios que todavía se sos- kilómetro) del lugar donde la bomba tenían en pie, solo quedaban las pare- hizo impacto. des y eran casi irreconocibles. Por Poco después, unos soldados nos todas partes se oían los espantosos condujeron a mi madre y a mí a un gritos de dolor, los llantos y gemidos refugio antiaéreo en el cual pasamos de las víctimas. Normalmente tardaba la noche. A la mañana siguiente se 20 minutos en caminar desde el cole- habían apagado casi todos los incen- gio hasta mi casa. Aquel día me llevó dios. Pasé los días siguientes bus- 12 horas. De vez en cuando, bajo cando en vano a mi padre entre mis pies surgían manos de entre los las ruinas calcinadas de Hiroshima. escombros que me asían de los tobi- Supongo que quedó sepultado bajo llos. Me detuve y traté de rescatar los escombros del hospital, pues no a cuantos pude. No murieron todos volvimos a saber de él. en el momento del impacto; algunos En aquellos tiempos no se sabía duraron dos o tres días, Deambu- nada de la lluvia radioactiva ni de laban por las calles apenas reco- las enfermedades que ésta produce. nocibles como seres humanos. Eran De ahí que -si bien Dios por medios cadáveres vivientes. milagrosos me había protegido de la Por fin, a las 8:00 de la noche explosión- no tardé en enfermar gra- encontré la pila de escombros que vemente a causa de la contaminación había sido una vez mi casa. Me del agua y los alimentos. Me dio una invadió la alegría al descubrir que fiebre muy alta y no podía comer. conéctate N° 17 9
  10. 10. La alta temperatura me hacía delirar en el deber de hacer saber a quien y tenía unas pesadillas y alucinacio- fuera mi futura esposa la experiencia nes aterradoras en las que revivía que había vivido. Varias chicas se los horrores que había presenciado. negaron a casarse conmigo por ese Esperaba la muerte en cualquier motivo. Al final hubo una muchacha momento. Fue entonces cuando que consintió en ser mi esposa, y comencé a rezar a Dios. Le dije que gracias a Dios, hemos tenido tres si realmente existía, que me librara hijos hermosos, normales y saluda- de aquellos sueños e imágenes espan- bles. ¡Otro milagro! tosos y me salvara la vida. Las pesa- Continué mi carrera en la armada dillas desaparecieron y por alguna y fui ascendiendo hasta llegar al grado razón misteriosa empecé a sangrar de almirante, posición de la que me periódicamente por las yemas de los retiré hace poco. Acababa de ocupar dedos y la nuca. Ahora tengo la mi nuevo puesto de gerente de un certeza de que de forma milagrosa gran hotel de Macao cuando conocí y en respuesta a mi oración, Dios a una chica que me habló de Jesús y estaba expulsando de mi organismo de Su camino a la Salvación. Oré con la sangre contaminada. ella para aceptar al Señor. Hasta aquel Los cinco años siguientes estuve momento no entendía por qué Dios muy débil y enfermo por efecto de la me había salvado la vida de forma radiación. En aquel periodo no crecí tan milagrosa entre tanta gente que ni un centímetro, no me cambió la sucumbió en aquella catástrofe. Pero voz ni me desarrollé como los demás ahora no me cabe ninguna duda de muchachos. Mi madre estaba pre- que el Señor quiere que relate mi caso ocupada. Temía que terminara como para advertir al mundo la pesadilla enano de algún circo. Pero yo seguía que significaría una conflagración rezando todos los días para que Dios nuclear, una guerra demencial y sui- me devolviera totalmente la salud. cida carente de todo honor, capaz de Efectivamente, a los 19 años, por aniquilar en un abrasador estallido milagro, crecí 15 centímetros en un repentino a millones de civiles ino- solo año y mi cuerpo alcanzó su pleno centes. Una guerra que desataría en desarrollo. Aquel mismo año decidí el mundo los horrores del mismísimo enrolarme en la armada. infierno. Horrores que conocí de pri- Durante muchos años no le conté mera mano y espero que no se repitan a nadie mi experiencia, porque a jamás. todos los que habían sufrido los efec- De igual manera quisiera que este tos de la radiación los miraban como testimonio sirviera para que tú, y a seres extraños, los consideraban quienquiera que lo lea, tengan la muertos vivientes, seres a los que absoluta certeza de que Dios es capaz aguardaba la tumba de un momento de obrar portentos para protegerte, a otro. También se creía que la gente y que si Él desea que sigas con expuesta a radiaciones tendría hijos vida, nada podrá acabar contigo, ni anormales y deformes. Yo me sentía siquiera una explosión atómica. 10 conéctate N° 17
  11. 11. ¿CUÁNTO PESA UNA ORACIÓN? C ¿ uánto pesa una oración? El único todo lo que tenía a la mano, puesto que Author unknown hombre que yo sepa que haya los demás clientes lo observaban. intentado pesar una, no Trataba de mostrarse brusco, pero no consiguió averiguarlo. era muy convincente; se ruborizó y su En una oportunidad pensó que sí. nerviosismo lo hizo airarse aún más. Por Fue en la época en que era dueño de fin dijo: una tiendecita de comestibles. Justo una —Bueno, ya no cabe nada más en semana antes de la Navidad de 1918. la balanza. Tome esta bolsa. Tendrá que Una mujer de aspecto fatigado entró en guardarlo usted misma, porque estoy la tienda a pedirle los víveres necesarios muy ocupado. para preparar una cena navideña a sus Ahogando un sollozo, la mujer tomó hijos. Él le preguntó de cuánto dinero la bolsa y comenzó a guardar las provi- disponía. siones, mientras se secaba las lágrimas —Mi marido murió en la guerra con la manga de su vestido cada vez que —respondió la mujer—. Con lo único tenía un brazo libre. Él trataba de no que puedo pagarle es con una pequeña mirar, pero no pudo evitar ver que le oración. había dado una bolsa bastante grande y Este hombre confiesa que en aquella que no estaba del todo llena. De modo época él no se conmovía con mucha que tomó un queso y lo deslizó por facilidad. No se podía administrar una el mostrador, sin decir palabra. Tam- tienda de comestibles de la misma poco advirtió la ligera expresión de manera que una institución de caridad. comprensión y gratitud que brillaba en Así que le dijo: los ojos húmedos de la señora ante —Escriba una lista de lo que nece- aquel gesto que revelaba que la dureza sita—, y continuó con su trabajo. del tendero era sólo aparente. Con asombro para él, la mujer sacó Cuando la mujer se fue, el tendero de su escote un papelito, se lo entregó se dirigió a la balanza, rascándose la por encima del mostrador y dijo: cabeza y moviéndola con expresión de —La escribí anoche, mientras cui- desconcierto. Entonces halló la solución. daba de mi bebé, que está enfermo. La balanza estaba descompuesta. Sin reponerse de su estupor, el ten- El tendero es ahora un anciano. dero tomó el papel, aunque luego se Pero aún se rasca la cabeza y mueve arrepintió de haberlo hecho. ¿Qué podía la balanza con la misma expresión de hacer con él? ¿Qué podía decirle? asombro. Nunca más volvió a ver a la De pronto se le ocurrió una idea. señora. En realidad, nunca la había visto Sin leer siquiera la oración, colocó el antes. Sin embargo, toda la vida recorda- papel en la bandeja de su vieja balanza, ría a aquella mujer más que a ninguna diciendo: otra en el mundo. Con frecuencia lo visi- —Veamos a cuánta comida equivale. taba en su pensamiento. Nuevamente se sintió desconcer- Sabía que no había sido su tado: la balanza ni se movió al poner imaginación, pues aún conservaba la sobre la otra bandeja una barra de hojita de papel en que estaba escrita la pan. Confundido, descubrió que la oración de aquella pobre señora: «Por balanza seguía inmóvil aunque seguía favor, Señor, el pan de cada día dánoslo añadiendo mercadería. Empezó a poner hoy». conéctate N° 17 11
  12. 12. Lo he vivido yo La montaña rusa Author unknown, adapted by Keith Phillips C REO QUE TENÍA UNOS 14 cima y me detenía allí por un presuntos progresos y reve- AÑOS cuando subí por momento antes de caer en laciones espirituales, primera vez a una picado y sumergirme en un invariablemente el verdadero montaña rusa. Recuerdo que mar de dudas y abatimiento. yo asomaba cabeza y hacía mientras mi carrito trepaba Todavía no había aprendido patente todas sus imperfec- hasta la cima y emprendía el que «caminar por fe y no por ciones. Horrorizado, caía en primer descenso en picada, vista» (2 Corintios 5:7) signi- cuenta de que en realidad se me congeló la sangre. En fica acoplar nuestro carrito no había llegado a ninguna ese momento pensé: ¡¿Para a las inalterables promesas parte. Solamente había alcan- qué diablos estoy haciendo divinas en vez de atornillarlo zado una cumbre momentá- esto?! Luego comenzó la a nuestros efímeros senti- nea. Apenas una de una larga sucesión de subidas y baja- mientos. serie en el prolongado cir- das violentas y el pulso Los días que estaba feliz cuito de la montaña rusa, con se me aceleró a tal punto y en la cúspide, se debían a todas sus curvas, contracur- que creí que el corazón me que había hecho algo bien: vas y bajadas repentinas. Así iba a estallar. Y no había así interpretaba yo las cosas. era mi vida espiritual basada respiro ni salida. Mi única Quizás había sido excepcio- en mis sentimientos, alternativa era aferrarme y nalmente humilde o estaba Finalmente, cuando ter- aguantar hasta terminar el más en sintonía con el Señor minaba el recorrido y me circuito. y Su Espíritu Santo. Fuera detenía, mareado y aturdido, Los primeros meses des- lo que fuese, algo me había descubría con sorpresa que pués que reconocí a Jesús impulsado a cruzar una fron- el Señor todavía me amaba. como Salvador se parecieron tera invisible y me hallaba Era como un papá, que me mucho a aquella vuelta en camino de un plano espiri- estrechaba en Sus brazos y la montaña rusa. Había veces tual más elevado en el que me aseguraba que todo iba a en que estaba en la euforia quedaban atrás los demás salir bien. Me llevaba alzado y otras inmerso en el mayor mortales. Me sentía en el hasta que se me pasaba aque- derrotismo. A veces, mientras pináculo de la gloria y me lla sensación de náuseas que mi carrito subía, pensaba: enorgullecía de ello. Había me producía mi aparente fra- Esto es fantástico, cada vez va escalado mi Everest. caso. mejor. Tengo la felicidad ase- Pero justo cuando más Me llevó varias vueltas gurada. Entonces llegaba a la orgulloso me sentía de mis de esas darme cuenta con 12 conéctate N° 17
  13. 13. ¡Cómo engañan los sentimientos! La Palabra de Dios ¡Qué inseguros y volubles son! es el cimiento de Sólo es digna de crédito la fe. Conforme la firme Palabra de Dios. lees y estudias fielmente la Pal- Aunque mi vida ande desgraciada abra de Dios, y por falta de una tierna señal, meditas en ella y hay Alguien mayor que mi alma, la memorizas, cada frase de la que a Su Palabra no ha de faltar. misma te inspi- rará, te fortalecerá Confiaré en Su inmutable Palabra y aumentará tu fe hasta que cuerpo y alma se separen; (Romanos 10:17). pues ésta no muere ni acaba David Brandt Berg aunque todas las cosas pasaren. Martín Lutero. diáfana claridad cuán incon- Finalmente me di cuenta uno cuenta de que si la amo- dicional es el amor de Dios. de que mis inútiles esfuerzos rosa mano de Dios no obra Por muy bajo que hubiera por arribar a algún estado de en su vida, jamás logrará caído o por muy alto que me espiritualidad forjada por mí nada. Y que la verdadera pareciera haber escalado, Su mismo no hacían otra cosa religión consiste en brindar el amor era constante. Cuando que impedir que Dios diri- amor de Jesús al prójimo. daba contra el fondo y cla- giera mi vida. Una vez que Ahora, cada vez que veo maba a Él en oración, me tomé conciencia de ello, dejé una montaña rusa, me invadía un sentimiento de de poner tanto empeño en detengo y hago una oración paz, de seguridad y de que convertirme en lo que debía para agradecer al Señor Su Él todavía me aceptaba. Era ser y empecé a confiar en que, amor y Su paciencia, y que como si me levantara, me efectivamente, Él era dueño Su Palabra me haya librado sacudiera el polvo, me diera de la situación y me ayudaría de aquel circuito de altibajos un beso y una palmada en a ser lo que Él quería que construido sobre mis sen- la espalda, me pusiera de pie fuera. timientos y mi propia sobre la base firme de Su Me tomó varios años com- concepción de la espiritua- Palabra y me señalara qué prender en qué consiste la lidad, para ponerme en el dirección tomar. Todo ello verdadera espiritualidad y circuito debido: el camino con una sonrisa radiante de darme cuenta de que el derecho y angosto que con- amor y alguna palabra de objetivo no es llegar y per- duce a una vida celestial aliento. El versículo «Dios es manecer en la cima, sino junto a Él, ahora y para siem- amor» (1 Juan 4:8) cobró toda más bien manifestar amor y pre. una nueva dimensión para compasión. Que la auténtica mí. humildad consiste en darse conéctate N° 17 13
  14. 14. Tus preguntas respondidas CÓMO COMBATIR EL DESALIENTO Pregunta: Hace poco cometí algunos errores que me costaron caro y me sumí en un pozo de abatimiento del que no logro salir. Me siento un fracasado. Tengo ganas de darme por vencido. ¿Qué puedo hacer para superar este estado depresivo? A UNQUE NO ENTENDAMOS como león rugiente, anda cuando los discípulos de POR QUÉ A VECES EL SEÑOR alrededor buscando a quien Jesús cruzaban un lago en PERMITE QUE TROPECEMOS devorar» (1 Pedro 5:8). una barca, éste se acercó Y CAIGAMOS, no debemos olvi- Una de las tácticas más a ellos caminando sobre el dar que Él nos ama, cuales- empleadas por el Diablo para agua. Al verlo, se asustaron quiera que hayan sido los atacar a los cristianos es el tanto que exclamaron: ¡un fan- errores que cometimos. Siem- desaliento. Si no logra evitar tasma! Jesús enseguida los pre está a nuestro lado. Si que aceptes a Jesús en tu tranquilizó asegurándoles acudimos a Él en oración corazón y en tu vida, hace que era Él y que no tenían o procuramos que nos con- todo lo que puede por disua- nada que temer. Pedro suele a través de la Palabra dirte de servir al Señor y respondió: o del cariño de nuestros hablar de Él a los demás. Para —Señor, si eres Tú, manda seres queridos, Él hará que se ello sabe que no hay manio- que yo vaya a Ti sobre las disipe el sentimiento de des- bra más eficaz que conseguir aguas. esperanza. El Espíritu Santo que fijes la mirada en tus Entonces Jesús lo llamó. «nos consuela en todas nues- errores, pecados, debilidades Pedro saltó de la barca y se tras tribulaciones» y es «nues- y fracasos. Se empeña en que dirigió hacia Él caminando tra ayuda en momentos de pongas los ojos en ti mismo. sobre el lago. Pero al ver angustia» (2 Corintios 1:4; En cambio, la Biblia no que arreciaban las olas, se Salmo 46:1, versión Dios dice que debemos mirarnos atemorizó y empezó a hun- habla hoy). a nosotros mismos, sino a dirse. A diferencia del Señor, Jesús, «el autor y consumador —¡Señor, sálvame! —clamó que siempre viene a nuestro de la fe» (Hebreos 12:2). El Pedro. rescate y nos auxilia tranquili- Señor no nos recomienda Enseguida Jesús lo tomó zándonos con palabras espe- que nos concentremos en de la mano y juntos retorna- ranzadoras, el Diablo nos todos nuestros problemas, ron a la nave (Mateo 14:25-31). bombardea con pensamien- tribulaciones y males; de En el momento en que tos negativos y acusaciones. hacerlo, sin duda que nos Pedro dejó de poner los ojos Con ello pretende condenar- hundiremos en ellos, tal en Jesús y comenzó a fijarse nos y desmoralizarnos. La como le pasó a Pedro cuando en las olas, se inquietó y Biblia nos insta a no ser igno- intentó caminar sobre el empezó a hundirse. Es proba- rantes de las maquinaciones agua. ble que de no haber vuelto a del Diablo (2 Corintios 2:11), El relato de Mateo, testigo mirar al Señor y pedirle ayuda, sino a cuidarnos de nuestro presencial de aquel episodio, se hubiera ahogado. «adversario el Diablo, [que] nos dice que en plena noche, Análogamente, cuando 14 conéctate N° 17
  15. 15. Lecturas suculentas Los milagros de Dios Expectativa A lo largo de la Biblia, el Señor concedió poder y protegió a Al disparar una flecha, esperamos hasta ver dónde cae; Sus hijos, quienes, al igual que al despedir un barco que se hace a la mar, esperamos nosotros, eran frágiles seres pacientes su regreso; al sembrar semilla, esperamos humanos. Los mismos milagros cosechar; al depositar nuestras oraciones en el regazo de de poder, protección y justicia Dios, ¿no debiéramos entonces esperar una respuesta? divinos que se produjeron en tiempos bíblicos pueden hacerse realidad hoy en día. Los siguien- nos estamos hundiendo en el podamos, a sabiendas de que tes pasajes son recuentos de mar del abatimiento, lo que Él es el único capaz de ayu- algunos de los milagros registra- tenemos que hacer es clamar darnos a obrar bien. Pídele dos en la Biblia. Estas narraciones a Jesús, poner nuestra mano que te ayude a olvidarte de tienen por objeto infundirnos fe: en la Suya y dejar que Él ti mismo y a pensar en los nos alce y nos lleve a terreno demás y sus necesidades. Ya Se abre el Mar Rojo firme. verás que al poner tu empeño Éxodo 14:21–31 De modo que cuando en ayudar a los demás y nos sintamos abrumados por hacerlos felices, la felicidad Agua mana de una roca nuestras faltas, errores y encontrará a ti. «Dad, y se os Números 20:7–11 falencias, y nos parezca que dará» (Lucas 6:38). El sol y la luna se detienen Satanás se nos ríe en la Cuando seas proclive a Josué 10:12–14 cara, más nos valdría ser fran- descorazonarte, perder el cos con él y admitirle que ánimo y sumirte en el aba- Se obtiene alimento en plena es verdad que somos una timiento, ¡mira hacia arriba! hambruna calamidad, que sabemos que Alaba al Señor y agradécele 1 Reyes 17:1–16 cometemos muchos errores y todo lo que ha hecho por A salvo en el horno de fuego que de no mediar el Señor, ti. Haz un recuento de todas Daniel 3:19–27 seríamos aún peores. Que las bendiciones que has reci- la única esperanza que tene- bido del Señor y ocupa tu Protección en la fosa de los mos es Cristo en nosotros, mente, tu corazón y aun tu leones esperanza de gloria (Colosen- voz con pensamientos posi- Daniel 6:16–23 ses 1:27). tivos y palabras de oración Todos somos un lío, y si y alabanza. Recita las Escri- Curación de un cojo de no mantenemos la vista fija turas y canta al Señor, y el nacimiento en Jesús y no meditamos de Diablo y sus sombras huirán. Hechos 3:1–10 continuo en Su Palabra, esta- Deja entrar la luz —la luz de Señales y prodigios, acosa- mos condenados a la derrota, la Palabra de Dios, la oración, miento y liberación la incredulidad, la desilusión la alabanza y el servicio a Hechos 5:12–23 y en última instancia, al fra- los demás— y verás que las caso. Nos conviene dejar de tinieblas se desvanecen por sí Resucita Dorcas esforzarnos por ser perfectos, solas. Hechos 9:36–42 pues nunca lo seremos. No Picadura de serpiente nos queda más remedio que Hechos 28:1–5 seguir al Señor y hacer lo que conéctate N° 17 15
  16. 16. Siempre y eternamente… El torrente de Mi amor jamás se seca. El flujo de Mi amor en tu vida es siempre libre y abundante, pero la medida en que tú lo percibas o lo notes depende de tu fe, de cuánto quieras verlo manifestado, de la voluntad que tengas para creerlo, para verlo y para reconocer las innumerables maneras en que lo expreso cada día. Puede que lo vislumbres, lo sientas y lo reconozcas, y puede que no; sin embargo, eso no altera el hecho de que sea constante, copioso e incondicional. No puedes hacerte acreedor a él ni obtenerlo gracias a tus obras, ni ser digno de él por tus propios méritos, pues te brindo Mi amor a modo de obsequio. Te quiero porque te quiero. Es así de sencillo. Te amo y jamás dejaré de hacerlo. Nunca te amaré menos. Siempre te amaré con amor perfecto, interminable, abundante. Anhelo que tengas parte en este amor Mío, en toda su abundancia, su belleza, su poder y su gloria. Mi amor por ti es eterno. DE JESÚS CON CARIÑO

×