CONECTATE 010: PERDON, CRECIMIENTO PERSONAL
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

CONECTATE 010: PERDON, CRECIMIENTO PERSONAL

on

  • 741 views

¿Cómo hacemos para que Dios actúe en

¿Cómo hacemos para que Dios actúe en
nuestra vida y nos transforme? ¿Cuánto necesita o espera Él de nuestra parte?
Este núimero te puede ayudar a responderte estas preguntas.

Statistics

Views

Total Views
741
Views on SlideShare
741
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
30
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

CONECTATE 010: PERDON, CRECIMIENTO PERSONAL CONECTATE 010: PERDON, CRECIMIENTO PERSONAL Document Transcript

  • TAMBIÉN EL ALMA NECESITA ALIMENTO TÚ PUEDES CAMBIAR COMO LA ORUGA, QUE SE VUELVE MARIPOSA. LA TRANSFORMACIÓN QUE DESEAS ES POSIBLE. CAÍDAS HACIA ARRIBA NO HAY PROGRESO SIN OBSTÁCULOS TÓMATE TIEMPO PARA REÍR Y AMAR ¿QUÉ RECUERDOS GUARDARÁN TUS HIJOS DE TI?
  • Disponemos de una amplia gama a nuestros amigos de libros, casetes, compactos y videos que alimentarán tu espíritu, te infundirán ánimo, ayudarán a tu familia y proporcionarán a tus hijos amenas experiencias educativas. Escribe a una de las direcciones que se indican a continuación o visítanos en: www.auroraproduction.com/castellano Conéctate Apartado 11 Es muy probable que no haya en el planeta una sola Monterrey, N.L. persona completamente satisfecha consigo misma. Unos se México, 64000 consideran demasiado gordos, otros demasiado flacos, otros Conéctate demasiado bajos o demasiado altos o demasiado comunes Casilla de correo 815 o demasiado distintos o demasiado algo. Encima cargamos Correo Central 1000 Capital Federal malos hábitos, debilidades y rarezas que nos impiden ser Buenos Aires felices, alcanzar el éxito o relacionarnos armoniosamente Argentina con los demás. Conéctate Con el tiempo la mayoría nos damos cuenta de que Casilla de correo 14.982 una de las claves de la felicidad es aprender a aceptar Correo 21 ciertos rasgos de nosotros mismos que no podemos cambiar Santiago o que no revisten tanta importancia, y concentrarnos más Chile en aquellos que sí podemos modificar y son importantes. Conéctate Alguien resumió sabiamente esa idea en una formidable Apartado Aéreo 85178 oración que reproducimos enseguida: «Señor, danos sereni- Santafé de Bogotá Colombia dad para aceptar lo que no puede cambiarse, valor para cambiar lo que debe cambiarse y sabiduría para distinguir Activated! P.O. Box 4307 lo uno de lo otro». Orange, CA 92863-4307 Si se lo pedimos, Dios nos ayudará a efectuar los cam- USA bios positivos que deseamos en nosotros mismos. Además conectate@conectate.org nos concederá serenidad, valor y sabiduría. La Biblia abunda en promesas acerca de ello: «Si permanecéis en Mí [Jesús], E N INTERNET www.conectate.org y Mis Palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho» (Juan 15:7). «No negará ningún D IRECTOR bien a los que andan en integridad» (Salmo 84:11). «Nada Gabriel Sarmiento hay imposible para Dios» (Lucas 1:37). D ISEÑO Habiendo establecido este principio, ¿qué nos corres- Giselle LeFavre ponde a nosotros? ¿Cómo hacemos para que Dios actúe en P RODUCCIÓN nuestra vida y nos transforme? ¿Cuánto necesita o espera Él Francisco López de nuestra parte? Es nuestro deseo que el presente número Número 16 de Conéctate contribuya a responder esos interrogantes y © 2000, Aurora Production AG, conlleve soluciones que hagan de ti una persona mejor y Suiza. Es propiedad. más feliz. A menos que se indique otra cosa, todas las frases textuales de las Escrituras que aparecen en Conéctate provienen de la versión Reina-Valera de la Biblia, © Sociedades Bíblicas Gabriel Sarmiento Unidas, 1960. En nombre de Conéctate onéctate n°16
  • Crónica de Carl (Hungría) en varias prisiones rumanas T odo comenzó cuando un hombre con el que intercambio corres- pondencia desde hace algún tiempo visitó a su hijo en prisión. Ese señor se llama Ilie, tiene 70 años y vive en Rumania. Cada vez que le escribo, le adjunto un folleto cristiano. En una de sus visitas a la prisión le pasó a su hijo un afiche que yo le había enviado. Éste, a su vez, se lo dio a un compañero de presidio —Ovidiu—, quien también empezó a cartearse regularmente conmigo. Con un poco de aliento de nuestra parte, Ovidiu empezó a hablarles a los demás internos del amor y perdón de Jesús y de Su poder para transformar corazones y vidas. A lo largo del año siguiente, Ovidiu conquistó a más reclusos para el Señor. A medida que éstos fueron trasladados a otras prisiones, se produ- jeron más conversiones en las mismas. Al presente, 12 internos de cinco prisiones pregonan activamente la Buena Nueva entre sus compañeros. Cada mes son más quienes lo hacen, y más reclusos se salvan. Varios de ellos me han escrito para decirme que, cuando Ovidiu recibe una carta mía, es como un día festivo para él y los demás compañeros de la prisión. A continuación reproduzco algunos pasajes de cartas que he recibido recientemente de ellos. onéctate n°16 3
  • imaginación de la gente. »Al fin he hallado lo que buscaba. De hecho, ni siquiera sabía que lo buscaba, pero lo encontré. Lo que nece- O vidiu, de veintiséis años, sitaba era alguien a quien cumple una sentencia de amar y alguien que me amara. nueve. Me escribe: «No Y tú trajiste a esa Persona —Jesús— a mi vida. Antes de puedo creer cuántas cosas recibir tu carta no pensaba en han cambiado desde que otra cosa que salir de prisión comencé a cartearme con- cuanto antes. Ahora lo único A tigo. No me refiero lbert tiene 35 años y que quiero es poder manifes- únicamente a la felicidad cumple una sentencia de tar amor a quienes lo nece- que me diste al darme a 22 por homicidio. A los reclu- sitan. Y Jesús me ha dado conocer a Jesús, mi Salvador, sos sentenciados por homici- ocasión de hacer precisa- sino también a los muchos dio premeditado solo se les mente eso. Aquí todos arden amigos que tengo hoy en día, permite escribir una carta al en deseos de escuchar una gracias al amor que tú y Él año. Para escribir más tienen palabra de aliento y recibir un me manifestaron. que llegar a un arreglo con poquito de amor manifestado »Al principio fue difícil. otro preso para enviar cartas por un corazón sincero. Estoy Estaba solo y me sentía aban- en su nombre. La primera vez muy contento de tener esta donado en este mundo. Pero que Albert quiso escribirme, oportunidad de amar a los tú me hablaste del amor, me ya había usado su carta anual demás y de recibir a cambio lo manifestaste a través de para escribir a su madre. Así el amor de Dios por medio de gestos de bondad y me ani- que le dio a otro recluso ellos. maste a brindar ese mismo todos sus almuerzos durante »Ahora ya no me importa amor a los demás y a hablar- un mes para poder escribir tanto estar encerrado aquí. les de Jesús. Hoy soy un una carta en su nombre. Ya no marco una línea en la hombre feliz y me siento rea- En la cuarta carta que pared de mi celda por cada lizado. Por haber escuchado me escribió, me dijo: «No sé día que pasa. ¡Soy feliz! ¡Te y llevado a la práctica lo cómo darte las gracias. No lo agradezco muchísimo! Le que tú me dijiste, he ganado tengo palabras para expresar agradezco a Jesús de todo lo que está ocurriendo en corazón el amor que me ha muchos amigos en Jesús. mi corazón. Hasta que recibí dado. Quiero que todo el »Todos los que te escri- tu segunda carta, no sabía mundo sepa que yo —un bimos nos tenemos un gran lo que significa amar ni ser asesino— encontré felicidad, aprecio y nos ayudamos el amado por alguien. Durante amor y perdón en Jesús. Mien- uno al otro a superar los 35 años pensé que el amor tras viva, hablaré a los demás momentos más oscuros. era solamente producto de la de Su amor.» Albert es uno de ellos. De no haber sido por él, yo no habría aprendido tanto a explicar el amor de Dios a los demás internos. Tiene mucha facilidad de palabra para pregonar el amor de Dios, y lo respetan por ello.» 4 onéctate n°16
  • V asile, de 30 años, cumple 14 años de condena por homi- cidio. En su segunda carta me P etrisor tiene 37 años y es un homicida convicto. explica: «Nunca pensé que podría En su primera carta ser perdonado por el aborrecible me escribió: «¿Es V iorel, de 29 años, es her- mano de Albert. Hace poco este último fue trans- acto que cometí. Mi amigo Albert me dio a leer las cartas que le enviaron. No pude contener el verdad lo que me dijo Albert del amor de Dios? ¿Es cierto ferido a la misma cárcel llanto. Nunca he sido verdade- que ustedes tam- donde su hermano cumple ramente feliz en la vida, mucho bién nos aman a una sentencia de 14 años. menos he derramado lágrimas pesar de ser noso- (A los reclusos sentenciados de alegría, pero ¿qué más podía hacer cuando Jesús se apoderó de tros asesinos? ¿Es por homicidio los trasladan con frecuencia de un recinto mi corazón? Albert hizo todo lo verdad que penitenciario a otro para que pudo para ayudarme a llegar podemos recibir el dificultar los intentos de al punto de orar por mi salvación. perdón de Dios? Les fuga.) Albert le habló a Viorel Jamás pensé que llegaría a cono- ruego que me escri- de nosotros. En su primera cer la alegría que siento ahora. ban acerca de estas carta, Viorel nos contó: «No »Las cartas que nos escribes lo cosas. Estoy sé cómo es posible que Albert ponen todo en términos tan sim- completamente solo haya cambiado tanto, pero es ples y fáciles de entender. Este en el mundo y he un hombre nuevo. Si alguien mes voy a escribir a mi familia. hecho tanto mal como él pudo experimentar Tienen que enterarse de la gran que no tengo semejante transformación, y transformación que se ha operado esperanza siquiera si, en efecto, Dios es capaz de en mi vida y es preciso que tam- para la próxima amar a una persona con un bién acepten a Jesús. vida. Sin embargo, pasado como el suyo, eso sig- »Ahora soy verdaderamente Albert habla de nifica que quedan esperan- feliz. La paz se apoderó de mí. Jesús con mucho zas para mí. De golpe la vida Fue así de simple. Jesús me sentimiento, como puede dar un giro inesperado transformó enseguida. Estoy si fuera su mejor y cobrar sentido. Les ruego asqueado de la vida que llevaba amigo, que lo envió que me escriban y me cuen- antes, porque la vivía sin Él. a hablarme. Por ten más detalles de las cosas Jamás volveré a desecharlo. Les hermosas de las que mi her- ruego que me escriban todo lo favor, mándenme lo mano me ha hablado. No que puedan. Quiero saberlo todo que enviaron a quise admitirlo delante de acerca de Jesús y Sus enseñanzas Albert para leer. él, pero necesito el amor de para poder explicar a los demás Quiero conocer a Dios. Estoy perdido sin él. que ellos también pueden conocer Jesús como lo Por favor, ayúdenme a con- Su amor.» conoce él.» vertirme en el hombre feliz y sosegado que es él ahora.» Nadie hay tan malo o tan insignificante que Dios no lo ame o no vele por él. Dios hará cualquier cosa por ti si le das ocasión. onéctate n°16 5
  • MENSAJE DE JESÚS PARA TI C ualquiera puede cam- que en él hay, ¿no ves que es tida en una hermosa criatura biar, porque Yo puedo poca cosa para mí convertir voladora, con alas de vivos transformar a cual- una sola vida en una nueva y colores, ¿acaso te habría quier persona que lo desee mejor? creído? y acuda a Mí. De hecho, Has visto el curso de la Yo le enseñé a esa oruga puedes convertirte en lo que naturaleza, cómo el gusano se a fabricarse un capullo, y lo quieras, puedes ser todo lo encierra en un capullo y sale hizo. Cuando hubo hecho su feliz que quieras y gozar hecho una llamativa mari- parte, Yo obré el milagro y de todo el sentido de posa, diferente y hermosa, la transformé. Desde enton- realización que desees. totalmente transformada, una ces hasta el presente resulta Puedes sentirte tan satisfe- criatura íntegramente nueva. natural para las orugas con- cho y contento como quie- Sin embargo, cuando piensas vertirse en mariposas. Así ras, puedes tener un enfoque en ti mismo, dado que nunca pues, si Yo fui capaz de obrar tan positivo como quieras. has experimentado una meta- ese milagro, esa ¡Está dentro de Mi capacidad morfosis tan radical, des- transformación, para una de darte todas esas cosas! confías de que semejante Mis criaturas más pequeñas, Los cambios que anhelas transformación sea siquiera ¿no te parece lógico que en tu vida son posibles. No posible. pueda hacer lo mismo por ti? importa cómo hayas sido Imagínate por un Todo comienza con una hasta ahora ni cuanto tiempo momento la primera oruga chispa de fe. Puedo hablarte lleves así. Ni siquiera importa en el Huerto del Edén y lo al corazón y encender esa si lo que procuras transfor- triste que debe de haberse chispa allí, una chispa de fe mar es parte de tu personali- sentido al pensar que estaba que te dice que Yo puedo y dad o de tu naturaleza innata destinada a ser una fea cria- quiero ayudarte a cambiar. o si se trata de algo que te tura rastrera el resto de sus Ahora bien, para que Yo parece irreformable. Puedes días. Si le hubieras dicho pueda seguir obrando en ti cambiar aunque te conside- que un día tejería un capullo y concretar esa res incapaz de hacerlo, pues donde se alojaría para transformación, debes cola- Yo puedo transformarte. Si dormir un largo sueño y borar al máximo conmigo. Yo creé el mundo y todo lo que emergería de él conver- No basta con que creas en 6 onéctate n°16
  • lecturas suculentas Siete claves para crecer espiritualmente 1 5 Depender del Señor La Palabra de Dios Salmo 138:8 Josué 1:8 Juan 3:27 Salmo 119:9 Juan 15:5 Salmo 119:11 Efesios 2:8-9 Salmo 119:98-100 tu corazón; debes también Filipenses 4:13 Jeremías 15:16 rendírmelo. Al igual que la Santiago 1:17 Juan 8:31-32 oruga, debes acudir a Mí y recibir Mis instrucciones. 1 Pedro 2:2 2 Luego, tienes que estar dis- Deseos de crecer 2 Pedro 1:2-4 puesto a hacer lo que Yo Salmo 107:9 6 te indique. Sólo entonces Salmo 145:18-19 Aplicación podré operar los cambios Proverbios 2:1-5 Salmo 119:59-60 que ansías. Y aun así, éstos Mateo 5:6 Job 17:9 no se materializarán de la Lucas 11:9 Mateo 7:24-25 noche a la mañana. Ciertos Filipenses 2:12 aspectos de ese milagro 3 pueden suceder instantá- Oración 1 Timoteo 4:15-16 neamente, en el momento Jeremías 33:3 Hebreos 2:1 que creas, me lo pidas y te Mateo 7:7-8 Santiago 1:22-25 sometas a Mí; otros lleva- Mateo 21:22 7 rán más tiempo. Pero en la Juan 15:7 Paciencia medida en que sigas acu- Juan 16:24 Proverbios 4:18 diendo a Mí y hagas lo que Filipenses 4:6 Lucas 8:15 te pido, la transformación Romanos 2:6-7 se producirá. ¡Te lo pro- 4 Dedicación Filipenses 1:6 meto! ¡Ya ves, pues, que todo 1 Corintios 9:24-27 Hebreos 10:36 es posible! Poco importa 1 Corintios 13:11 Hebreos 12:1 cuánto tiempo lleves en tu Filipenses 3:13-14 Santiago 1:3-4 condición actual, o lo malo Hebreos 12:1 que creas ser. Da igual lo 2 Timoteo 2:4-5 que pienses de ti mismo, pues Yo soy capaz. Para Mí todo es posible, si crees. onéctate n°16 7
  • Samuel Cordón —¿Pueden alojarme esta noche? —nos preguntó «Lo mejor que puedes hacer es regresar a Carlos por teléfono con voz casa y decirle lo mucho que la quieres.» temblorosa—. Después de la pelea tan terrible que acabo Cuando llegó lo vimos muchas dificultades de tener con mi esposa, no desconsolado. La noche radicaba en que no había puedo regresar a casa. anterior acababa de sufrir estado leyendo la Biblia Sabíamos que por aquel un nuevo accidente de trán- tanto como solía. Había entonces atravesaba un sito. En esta ocasión el auto dejado de esforzarse por período muy difícil de su quedó como un acordeón. Su vivir unido al Señor, y quizás vida. Para empezar, el cargo esposa estaba enojadísima. estaba sufriendo las conse- al que aspiraba, el de gerente Antes de preguntarle por cuencias de que Él le hubiera general de la empresa, le qué creía que le estaban retirado Su protección. había sido conferido a otra sucediendo todas esas cosas, —Dios no nos manda con- persona. A los pocos días dejamos que se desahogara. trariedades sólo para vernos tuvo un grave accidente de Empezó por quejarse de su sufrir —le comenté—. Pero tránsito del que afortuna- esposa, que lo regañaba es cierto que a veces las damente salió ileso. Para insistentemente por su permite, pues sabe que sólo colmo, en esos días se le des- afición a la bebida. recurrimos a Él con seriedad ataron toda clase de conflic- —¡Siempre me anda fas- cuando nos vemos en tos matrimoniales. Todo le tidiando por lo mismo! ¡Le apuros. A veces no le queda estaba saliendo mal. molesta que yo la pase bien! más remedio que mandar- Lo invité a casa. En reali- —afirmó. nos dificultades para que dad no sabíamos cómo ani- No aceptaba la actitud de su escarmentemos. Así, cuando marlo ni qué consejo ofrecer mujer con respecto al trago. empiezan a sucedernos cosas para ayudarle en su conflicto Empezamos por decirle malas nos ponemos a rezar, personal. Así las cosas, antes que lo primero que debía a leer la Palabra y a hacer de su arribo, mi esposa y hacer era dejar de achacarle lo que Él ha dicho. Luego, yo oramos fervientemente a todo el mundo sus pro- una vez que nos volvemos pidiendo al Señor que nos blemas. Le hicimos ver que a encarrilar y hacemos lo guiara. tal vez el origen de sus posible por amar al Señor y 8 onéctate n°16
  • transformación LA DE CARLOS a los demás y obedecer las iba costar su matrimonio. Leímos algunos versículos pautas que nos ha marcado La situación de Carlos me pertinentes de la Biblia y por amor, Él puede bendecir- recordó la historia de Esaú mi esposa y yo oramos para nos y cuidar de nosotros. Es en la Biblia, que a causa de su que se operara en él una lo mismo que sucede cuando falta de visión se dejó llevar transformación total y dura- un padre permite que su hijo por el hambre y cambió toda dera y para que Dios lo ayu- sufra las consecuencias de su herencia por un plato del dara a dejar la bebida. sus acciones para que escar- guiso de su hermano Jacob Pocos días después, miente y madure. (Génesis 25:29-34). Le conté cuando lo visitamos en su »No es que el Señor espere la historia a Carlos y le expli- oficina, estaba radiante. Nos que seamos perfectos. Lo que qué cómo me parecía que dio un fuerte abrazo y nos importan son nuestros se aplicaba a su situación. dijo: móviles: si sinceramente esta- Era como si Carlos estuviera —¡Dios me transformó! mos haciendo todo lo posible cambiando la felicidad de su ¡No tengo palabras para por obrar bien. Cuando es así, matrimonio por un vaso de agradecer a Dios y a ustedes el Señor también hace todo whisky. lo que han hecho para lo posible por cuidarnos, pro- —Por huir y no afrontar la traerme a buen camino! tegernos y darnos felicidad. situación —añadí—, puedes Nos contó que las cosas Claro que a veces no le queda acabar con tu matrimonio. estaban mejorando enorme- más remedio que enviarnos Lo mejor que puedes hacer mente con su mujer y que dificultades como freno, para es regresar a casa, discul- ambos estaban felices. que le escuchemos.» parte con tu mujer y decirle No cesamos de dar gracias Luego le conté el testimo- lo mucho que la quieres. al Señor por los cambios nio de cómo el Señor me En ésas se echó a llorar y que ha obrado en la vida de había librado a mí del alco- nos dijo que nadie le había Carlos. Cuando oramos, ¡Él holismo. Le dije que él tam- hablado jamás de esa forma, nunca falla! bién podía librarse de ese y admitió que yo tenía razón. «Si alguno está en Cristo, vicio, que era la razón prin- A medida que seguimos con- nueva criatura es; las cosas cipal por la que su esposa versando, decidió cambiar, viejas pasaron; he aquí todas estaba tan preocupada y eno- rehacer su vida y procurar son hechas nuevas» (2 Corin- jada con él, y que a la larga le compensar el daño causado. tios 5:17). onéctate n°16 9
  • Sara Kelley, misionera en África Oriental y madre de cinco hijos Tómate Mis tres hijas menores estaban de lo más contentas. Desde hacía una semana teníamos programada una excursión a la playa y final- tiempo mente había llegado el tan ansiado día. En el último momento le pedí a una amiga que fuera en mi lugar porque yo tenía mucho que hacer. para reír «Al menos eso me dejará tiempo para todas esas cosas que hace rato que tengo pendien- tes», pensé mientras juntaba ropa para lavar y y amar remendar y mi costurero. Unos minutos más tarde, desde la ventana, vi cómo llegaba mi amiga y se marchaba con aquellas chiquillas llenas de expectativas de un día inolvidable. Las niñas se despidieron desde el auto: —¡Chao, mami! ¡Que te diviertas! «¡¿Divertirme?! Si supieran lo que tengo pro- gramado para hoy —dije para mis adentros—. Supongo que no me vendrá mal pasar unas horas hoy a solas.» Curiosamente, sin embargo, si me pongo a limpiar o a hacer alguna tarea o diligen- Criar CON EL corazón cia cuando me correspondería estar jugando con mis hijas, por lo general rindo mucho menos de lo que esperaba. De todos modos, ésa es también la labor de una madre, ¿no? Me quedé sentada pensando en castillos de arena y niños riendo. Me imaginé a la más pequeña corriendo por la orilla mientras las mayores saltaban por encima de las olitas que venían a morir en la playa. ¡Cómo les encanta chapotear y caerse en el agua! Oré para que no sufrieran ningún accidente y lo pasaran muy bien. No había transcurrido una hora y ya las extrañaba. Ansiaba el momento en que llega- ran y me contaran todo lo que habían hecho. Me detuve a hacer una pequeña oración. «Jesús, ¡me has bendecido con unas niñas tan alegres y hermosas! Tu Palabra dice que herencia del Señor son los hijos*. ¡No podrías haberme dado una mejor! ¡Gracias por estas preciosas niñas!» [*Salmo 127:3] • Cuando volvieron, salí a recibirlas. —Muchas gracias por llevarlas —le dije a mi amiga—. Tenía tanto que hacer… Nota de la Redacción: Nos complace presentarles esta nueva sección —Ellas dicen que a ti también te gusta de nuestra revista, en la que ofreceremos regularmente a los padres mucho la playa —me respondió. consejos, enseñanzas y relatos reconfortantes sobre la crianza de los —Pero mamá está muy ocupada para diver- primorosos niños con que nos ha bendecido el Señor. tirse —interrumpió la más pequeña. 10 onéctate n°16
  • Luego llegó la hora de bañarse. Las tres niñas se apiñaron en la bañera, y yo me enfrasqué en las tareas de siempre: sacar ropa limpia, echar la usada en el canasto de la ropa sucia, recoger todo lo que habían dejado regado. Todo el tiempo, aquellas palabras reso- naban en mis oídos: «Mamá está muy ocupaba para divertirse». —Hoy hicimos un castillo de arena gigantesco! —exclamó Kimberly—. ¡Tendrías que haberlo visto, mamá! ¡Le habrías sacado una foto! «¿Qué estoy haciendo? —me pregunté—. Todos los días mis hijas disfrutan de la vida plenamente, tal como Dios quiere, con todas sus enseñanzas y aventu- ras, y sobre todo divirtiéndose. ¿Cuál es mi papel en eso? ¿Qué recordarán más de mí cuando piensen en su niñez? ¿Dónde estaba yo a la hora de la diversión?» Eché mano de un pote de crema de afeitar y mien- tras construía un castillo de espuma de proporciones inusitadas sobre el borde de la bañera, les pregunté: —¿Qué les parece este castillo? Me miraron con ojos como platos. —¡Mamá está haciendo un desastre! —susurró Darlene a sus hermanas, que observaban atónitas. Acto seguido, procedimos a hacernos pelucas de espuma, escribimos nuestros nombres en letra cursiva en los azulejos y nos hicimos unas largas barbas blan- Esa noche cenamos un poco cas como la de Papá Noel. Había espuma por todos tarde, y como de costumbre no lados. Y nos turnamos sacando fotos que atesoraremos terminé todas las tareas que había para siempre. ¿Que si nos divertimos? Nos reímos a programado para aquel día. Ya carcajadas hasta que nos dolía el estómago. no me gusta la palabra ocupada, • pues he abusado de ella. Claro que no hay que descuidar los quehaceres; pero mis hijas necesitan una madre amorosa y divertida más que una habitación impecable o la ropa perfectamente doblada y remendada. Mis hijas perci- ben mi amor mucho más en el tiempo que paso con ellas que en lo que hago por ellas. Siempre habrá tareas que hacer, pero he tomado con- ciencia de cuánto necesi- tan y aprecian los niños un momento espontáneo de esparcimiento y unas cuantas carcajadas juntos. Yo también. onéctate n°16 11
  • caídas hacia arriba Compilado a partir de los escritos de David Brandt Berg L a vida es una larga expe- algo que se logra en un santia- pudiera exaltarlo, convertirlo riencia didáctica. Para mén. Requiere tiempo y expe- en el segundo hombre más quienes conocemos y riencia, y en muchos casos poderoso de Egipto y valerse amamos a Jesús, Él es nuestro implica enfrentar dificultades de él para salvar a Su pueblo Maestro. Por sobre todas las y sufrir aparentes derrotas. Es del hambre (Génesis capítulos cosas, quiere enseñarnos todo casi interminable la lista de 37,39-41). lo que necesitamos saber todos los hombres de la Biblia Otro caso es Moisés. sobre Su esencia, Su amor y a los que Dios tuvo que humi- Durante 40 años recibió la salvación que nos ofrece, y llar antes de poder valerse preparación nada menos que cómo podemos rendir a Él y de ellos. Tuvieron que apren- en la corte del faraón. Si a los demás el mayor de los der que ellos no estaban a la bien dice la Biblia que fue servicios. altura de las circunstancias y «enseñado en toda la sabi- Dios sabe que ninguno de que el mérito de todo bien duría de los egipcios» (Hechos nosotros puede lograr gran que hicieran le correspondía a 7:22), Dios todavía no podía cosa si dependemos de nues- Dios. valerse de él para conducir tras presuntas fuerzas y sabi- José es un claro exponente a Su pueblo a la libertad, duría. Es más, Jesús dijo: de ello. Su padre, Jacob, tuvo porque estaba lleno de la «Separados de Mí, nada 12 hijos, de los cuales José era sabiduría de este mundo. Pri- podéis hacer» (Juan 15:5). Por el preferido. Al final sus her- mero Moisés tuvo que sufrir otra parte, la Biblia también manos mayores sintieron tanta quebrantos. Por eso Dios dice que «todo lo podemos envidia de él que poco faltó permitió que se convirtiera en Cristo que nos fortalece» para que lo mataran. Lo echa- en fugitivo de Faraón y que (Filipenses 4:13). ¡He ahí la ron en una cisterna y luego viviera 40 años en el desierto, clave! Tenemos que aprender lo vendieron como esclavo. sin hacer otra cosa que cuidar a someternos al Señor para Pero el Señor se valió precisa- ovejas. Luego de ese largo que Él pueda obrar el bien por mente de eso para humillarlo. periodo de abatimiento y medio de nosotros. José tuvo que convertirse en humillación por fin estuvo en Claro está que aprender a esclavo y ser condenado como condiciones de que Dios se depender más del Señor no es un delincuente antes que Dios valiera de él para realizar la 12 onéctate n°16
  • mente del Señor. Además, de des, dóciles y totalmente las desgracias y reveses que dependientes de Él. Esos rela- sufrió David, brotó la dulce tos de la Biblia son muy alen- miel de los salmos y la fragan- tadores. No tenemos por qué cia de sus alabanzas al Señor abatirnos cuando parece que por la misericordia que éste todo marcha mal y nuestras les demostraba. esperanzas se ven defrauda- Consideremos el caso del das. gran apóstol Pablo. En sus ini- Todos los que le han ser- cios fue un destacado acti- vido de algo al Señor tuvieron vista judío conocido como que ser quebrantados y humi- Saulo, que se abocó perso- llados hasta que ya casi no nalmente a la tarea de exter- podían más. De otro modo minar a la secta de los se habrían vuelto orgullosos y seguidores de Jesús de Naza- confiados en su talento y sus ret, un movimiento de rápida aptitudes innatas y habrían propagación. Cierto día en pensado que el mérito era que Saulo cabalgaba hacia todo suyo. Por eso Dios opta Damasco con la misión de por valerse de lo débil y lo encarcelar y ejecutar a cuan- necio: para que nadie pueda tos cristianos encontrara, jactarse en Su presencia Dios tuvo ni más ni menos (1 Corintios 1:25-29). que derribarlo de su caballo y Dios no siempre ve las gran misión que le tenía desti- cegarlo con la fulgurante luz cosas como las vemos noso- nada (Éxodo capítulos 2 y 3). de Su presencia. Temblando, tros. Sus pensamientos y Sus Y ¿qué se puede decir de impotente y totalmente ciego, caminos difieren de los nues- David, el mayor rey que tuvo aquel rabino, antes tan orgu- tros (Isaías 55:8-9). Él no nos Israel? Cuando se enamoró lloso, hubo de ser llevado de juzga conforme a nuestros de Betsabé, hizo adrede que la mano a la ciudad, donde éxitos y fracasos, sino según mataran a Urías, su esposo, permaneció tres días sin nuestros móviles y nuestra en acto de servicio, y luego poder comer ni beber presa fidelidad. Llegará el día, en el trató de encubrir su crimen del susto. Un discípulo del Cielo, en que dirá a quienes le con mentiras y artificios. Dios Señor se presentó luego, le hayan sido leales: «Bien, buen tuvo que desenmascararlo, comunicó el mensaje de Dios siervo y fiel» (Mateo 25:21). humillarlo, y juzgarlo seve- y oró por sus ojos, tras lo No dirá: «siervo exitoso», sino: ramente. Como consecuencia, cual Saulo se transformó en «siervo fiel». al poco tiempo Absalón, su el apóstol Pablo. Pero antes de Por eso, seamos fieles a propio hijo, lo traicionó y le poder valerse de él, Dios tuvo Jesús. Y por sobre todas las arrebató el trono por una tem- que humillarlo, quebrantarlo cosas, no olvidemos que las porada (2 Samuel capítulos y convertirlo en un nuevo derrotas aparentes pueden 11,12,15). Pero ¿fue la caída hombre (Hechos capítulo 9). transformarse en grandes vic- de David verdaderamente una De modo que aunque no torias si asumimos una acti- caída? ¿Lo abatió o lo elevó? siempre entiendas por qué tud humilde y aprendemos Con Dios, a veces para subir estás atravesando pruebas, lo que Él procura enseñarnos hay que bajar; de hecho, casi tribulaciones, dificultades y por medio de ellas, como siempre. Todo lo contrario quebrantos, recuerda que hicieron esos hombres de la de lo que creemos nosotros. Dios se propone algo con ello Biblia. «Estas cosas les acon- Aquel error derivó en la y sabe lo que hace. Él consi- tecieron como ejemplo, y humillación de David y en gue algunas de Sus victorias están escritas para amones- la vergüenza del reino. Les más resonantes de aparentes tarnos a nosotros, a quienes recordó a todos que su derrotas. Victorias que nos han alcanzado los fines de los grandeza dependía exclusiva- hacen más sumisos, humil- siglos» (1 Corintios 10:11). onéctate n°16 13
  • George Dunbar Otra UNA MAÑANA, UN MECÁNICO cia por su mano. Le dijimos que en varias ocasiones había que lo dejara en manos de reparado nuestra furgoneta Dios, que Él sabía lo que más Otra tocó a la puerta de nuestra convenía a todos los afecta- casa en Korat, Tailandia. dos. Estaba muy amargado y a la Nos llevó un rato, pero Otra vez sumamente airado. Nos finalmente se sosegó. Antes contó que dos días antes su de irse, oró con nosotros para aceptar a Jesús, y juntos reza- oportunidad mos para que el Señor nos diera la solución al problema. Al cabo de un tiempo volvió a pedirnos consejo. Su esposa lo había dejado por esposa había regresado y le otro hombre y ahora quería había pedido que la perdo- la casa y esto y aquello. Nues- nara y le diera otra opor- tro amigo mecánico llevaba tunidad. Todos sus amigos varios días bebiendo y no le aconsejaban que la recha- sabía qué hacer ni a quién zara. Nos preguntó qué debía acudir. Tenía un revólver en hacer. el auto y nos dijo que quería Le explicamos que, ir a matar a su esposa y a aunque la decisión dependía su nuevo compañero, y luego enteramente de él, el Señor suicidarse. siempre nos perdona nuestros El hombre no sabía bien errores y pecados y nos qué lo había traído a nuestra da ocasión de enmendarnos. puerta. Había estado dando Aquel mecánico —que para vueltas sin rumbo y de golpe entonces se había hecho muy se encontró frente a nuestra amigo nuestro— se alegró casa. Naturalmente, fue el mucho de escuchar nuestro Señor quien lo trajo. consejo, pues amaba mucho Mi esposa y yo procura- a su esposa, y su corazón le mos calmarlo y hacerle ver decía que eso era lo que debía que la solución no era matar hacer. a alguien. Le aconsejamos —¡Jesús y ustedes me han que, por imposible que le cambiado la vida! —exclamó pareciera en aquel momento, antes de irse. lo mejor era dejar irse a su ¡Qué maravilla cómo obra esposa y no tomarse la justi- el Señor!, ¿verdad? 14 onéctate n°16
  • respuestas a tus interrogantes P Oración Siento que una profunda herida que alguien para hoy me provocó me está arruinando la vida. ¿Qué puedo hacer para superar el dolor, la amargura y el resentimiento que albergo? Gracias, Señor, por Tus misericordias. Eres clemente Alguien dijo una vez: «El perdón es la llave que conmigo y perdonas mis peca- abre los cerrojos del resentimiento y las esposas dos, sean cuales sean. Tu del odio. Es una fuerza que rompe las cadenas de misericordia es mayor que la amargura y los grilletes del egoísmo.» mis faltas. Nunca me das la Para librarse del resentimiento y la amargura, espalda; antes me tomas en el primer paso es perdonar. Y para perdonar de brazos, enjugas mis lágrimas verdad a alguien es imprescindible deshacerse de y me consuelas. Siempre me todo lo que uno albergue en el corazón contra esa entiendes, Jesús. persona. Puede que no sea fácil, pero no se puede Y cuando me parece que afirmar que uno ha perdonado si no ha olvidado. te he fallado o que he defrau- Al seguir culpando a otra persona, uno mismo se dado a los demás, me estre- convierte en el causante de su propia infelicidad. chas aún más en Tu regazo. En cambio, una vez que estamos dispuestos a Me dices que no me preocupe, hacer eso a un lado, Jesús puede ayudarnos a que tengo Tu perdón y que seguir adelante. me ayudarás a superarme si Sea cual sea la causa de la amargura y el hago otro intento. Te doy gra- resentimiento que abrigas, el amor de Dios es el cias, Jesús, porque me amas bálsamo que cura la herida. Aunque no entiendas igual en los fracasos que en los exactamente cuál es el conflicto suscitado entre triunfos. tú y otra persona, el amor de Dios es la solución. Es reconfortante saber que Si le pides que te infunda amor por esa persona, siempre puedo acudir a Ti en Él te dará ocasión de volver a comenzar. busca del amor, el perdón y la ayuda que necesito. El amor es la mano que gira la llave del perdón El amor cubre multitud de pecados (1 Pedro 4:8) y te dará la gracia y las fuerzas para no hacer caso de una ofensa o un desaire y perdonar a otros tal como tú precisas que te perdonen (Efesios 4:32; Colosenses 3:13). Basta con que te olvides de ti mismo y pienses más en el prójimo. Esfuér- zate por ayudar a tus semejantes, ora por ellos, demuéstrales cariño, y verás que así se resuelven casi todos los problemas. Si dejas de pensar en ti mismo y te preocupas más de tus semejantes, descubrirás que en ello reside la clave de la felicidad. En primera medida, pon la mente en Jesús. De ahí, Él te ayudará a pensar en el prójimo y a amarlo como a ti mismo (Mateo 22:37–40). DAVID BRANDT BERG onéctate n°16 15
  • SÉ UNA VASIJA DE MI AMOR ¿Te crees capaz de derramar amor por ti mismo? Si lo intentas, pronto verás que tu propio amor se queda corto. El amor verdadero, infalible y desinteresado no proviene de ti. No lo puedes generar por tu propia capacidad o esfuerzos, ni haciendo de él un hábito, ni por por tu conocimiento de cómo se debe amar. Sin embargo, si te llenas de Mí y de Mi amor, tendrás esa clase de amor en abundancia. Ese amor se extenderá entonces a todos aque- llos con quienes te relaciones. Primero debes dejar que te llene. No se puede llenar una vasija tapada o en movi- miento. Debes ser una vasija vacía. Es preciso que perma- nezcas inmóvil con la boca esús,o destapada y esperes a que Yo te llene. Pasa tiempo conmigo, y Yo te enseñaré a amar. Entonces e J ariñ D c con Mi rostro resplandecerá sobre el tuyo. Y todos cuantos te vean sabrán que ese amor no proviene de ti, sino de Mí.