Las yeguas de diomedes

1,678 views
1,476 views

Published on

trabajo de los alumnos de 4º de latín sobre las yeguas de Diomedes

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,678
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Las yeguas de diomedes

  1. 1. El octavo de los doce trabajos de Heracles consistía encapturar a las veinte Yeguas de Diomedes, que comíancarne humana. Éste las tenía atadas con cadenas y lasalimentaba con la carne de sus inocentes huéspedes.Heracles partió con un grupo de voluntarios, consiguiendoarrebatárselas a Diomedes, quien fue con su ejército aatacar a Heracles, pero él lo mató arrojando el cuerpo deeste aún con vida a sus yeguas y su ejército huyó. Trasdevorarlo, las yeguas se volvieron tan mansas que elhéroe las pudo atar al carro de Diomedes y se las llevó aMecenas, donde fueron regaladas a Hera. Durante lalucha, las yeguas devoraron a Abderus, amigo deHeracles, quien había quedado encargado encustodiarles, entonces Heracles fundó en su honor laciudad de Abdera. Se dice que las yeguas murieron enel monte Olimpo devoradas por las fieras y las alimañas.
  2. 2.  Tras el rescate de Alcestes, prosiguieron su camino a Tracia, donde robaron las yeguas. Al percatarse Diomedes del hurto, reunió un grupo de soldados y fueron tras los griegos. Ambos bandos se enfrentaron y fueron muchos los tracios que murieron, entre ellos Diomedes, pero al finalizar la lucha, Heracles vio con pesar que las yeguas salvajes habían devorado a Abdero que se había quedado a su cuidado durante la lucha. Heracles, enfurecido, arrojó el cuerpo de Diomedes a las yeguas que tras devorarlo se volvieron mansas, y enterró los restos de su amigo en un bello sepulcro junto al que fundó la ciudad de Abdera. Consigue llevar al fin las yeguas a Euristeo que las suelta; algunas de ellas se dirigieron al Olimpo, donde fueron devoradas por las fieras que vivían allí. El resto tuvo descendencia entre la que algunos aseguraban que se encontraba Bucéfalo, el caballo que sólo Alejandro Magno consiguió domar.

×