LEYENDASy rimas DE BÉCQUER
ÍNDICE
LEYENDAS + El rayo de luna ●  El gnomo ♥  Los ojos verdes -  Las hojas secas
++El rayo de luna++ Amaba la soledad porque en su seno, dando rienda suelta a la imaginación, forjaba un mundo fantástico,...
EL GNOMO Los más peligrosos, sin embargo, los que se insinúan con dulces palabras en el corazón de las jóvenes y las deslu...
Ella era hermosa, hermosa y pálida, como una estatua de alabastro. Uno de sus rizos caía sobre sus hombros, deslizándose e...
-¡Nunca se borrará ese recuerdo de mi memoria! Ella era joven, casi una niña, hermosa y pálida. Él le decía con ternura: -...
RIMAS - Rima LXVI + Rima LXXI - Rima XCI ●  Rima XCV
Rima LXVI ¿De dónde vengo..? El más horrible y áspero de los senderos busca: Las huellas de unos pies ensangrentados sobre...
Rima LXXI Entró la noche, y del olvido en brazos caí, cual piedra, en su profundo seno. No obstante al despertar exclamé: ...
Rima XCI Podrá nublarse el sol eternamente; podrá secarse en un instante el mar; podrá romperse el eje de la tierra como u...
Rima XCV La gota de rocío que en el cáliz duerme de la blanquísima azucena, es el palacio de cristal en donde, vive el gen...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

RIMAS Y LEYENDAS III

1,728 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,728
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

RIMAS Y LEYENDAS III

  1. 1. LEYENDASy rimas DE BÉCQUER
  2. 2. ÍNDICE
  3. 3. LEYENDAS + El rayo de luna ● El gnomo ♥ Los ojos verdes - Las hojas secas
  4. 4. ++El rayo de luna++ Amaba la soledad porque en su seno, dando rienda suelta a la imaginación, forjaba un mundo fantástico, habitado por extrañas creaciones, hijas de sus delirios y sus ensueños de poeta, porque Manrique era poeta, ¡tanto, que nunca le habían satisfecho las formas en que pudiera encerrar sus pensamientos, y nunca los había encerrado al escribirlos!
  5. 5. EL GNOMO Los más peligrosos, sin embargo, los que se insinúan con dulces palabras en el corazón de las jóvenes y las deslumbran con promesas magníficas, son los gnomos. Los gnomos, viven en las entrañas de los montes. Conocen sus caminos subterráneos y eternos guardadores de los tesoros que encierran, velan día y noche junto a los veneros de los metales y las piedras preciosas. ¿Veis, prosiguió el viejo, señalando con el palo que le servía de apoyo la cumbre del Moncayo, que se levantaba a su derecha, destacándose oscura y gigantesca sobre el cielo violado y brumoso del crepúsculo, veis esa inmensa mole coronada aún de nieve? Pues en su seno tienen sus moradas esos diabólicos espíritus. El palacio que habitan es horroroso y magnífico a la vez.
  6. 6. Ella era hermosa, hermosa y pálida, como una estatua de alabastro. Uno de sus rizos caía sobre sus hombros, deslizándose entre los pliegues del velo, como un rayo de sol que atraviesa las nubes, y en el cerco de sus pestañas rubias brillaban sus pupilas, como dos esmeraldas sujetas en una joya de oro. LOS OJOS VERDES
  7. 7. -¡Nunca se borrará ese recuerdo de mi memoria! Ella era joven, casi una niña, hermosa y pálida. Él le decía con ternura: -¿Por qué lloras? -Perdona este involuntario sentimiento de egoísmo -le respondió ella enjugándose una lágrima-; lloro por mí. Lloro la vida que me huye: cuando el cielo se corona de rayos de luz, y la tierra se viste de verdura y de flores, y el viento trae perfumes y cantos de pájaros y armonías distantes, y se ama y se siente una amada, ¡la vida es buena! -¿Y por qué no has de vivir? -insistió él estrechándole las manos conmovido. -Porque es imposible. Cuando caigan secas esas hojas que murmuran armoniosas sobre nuestras cabezas, yo moriré también, y el viento llevará algún día su polvo y el mío ¿quién sabe adónde? LAS HOJAS SECAS
  8. 8. RIMAS - Rima LXVI + Rima LXXI - Rima XCI ● Rima XCV
  9. 9. Rima LXVI ¿De dónde vengo..? El más horrible y áspero de los senderos busca: Las huellas de unos pies ensangrentados sobre la roca dura; los despojos de un alma hecha jirones en las zarzas agudas, te dirán el camino que conduce a mi cuna. ¿A dónde voy? El más sombrío y triste de los páramos cruza, valle de eternas nieves y de eternas melancólicas brumas. En donde esté una piedra solitaria sin inscripción alguna, donde habite el olvido, allí estará mi tumba.
  10. 10. Rima LXXI Entró la noche, y del olvido en brazos caí, cual piedra, en su profundo seno. No obstante al despertar exclamé: "¡Alguno que yo quería ha muerto!"
  11. 11. Rima XCI Podrá nublarse el sol eternamente; podrá secarse en un instante el mar; podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal. ¡Todo sucederá! Podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón; pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor .
  12. 12. Rima XCV La gota de rocío que en el cáliz duerme de la blanquísima azucena, es el palacio de cristal en donde, vive el genio feliz de la pureza. Él le da su misterio y poesía; él, su aroma balsámico le presta. ¡ Ay de la flor, si de la luz al beso se evapora esa perla!

×