MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO                                           ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

articles-72848_recurso_2

492

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
492
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

articles-72848_recurso_2

  1. 1. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y Cultura PROGRAMA DE FORTALECIMIENTO DE LA IDENTIDAD REGIONALEL ÁMBITO SOCIOCULTURAL COMO EJE VERTEBRAL PARA EL DESARROLLO REGIONAL: EL CONCEPTO DE IDENTIDAD REGIONAL QUE QUEREMOS Unidad de Identidad y Cultura, Departamento de Estudios y Evaluación División de Políticas y Estudios Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo 2007 1
  2. 2. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y Cultura PROGRAMA DE FORTALECIMIENTO DE LA IDENTIDAD REGIONAL El ámbito sociocultural como eje vertebral para el desarrollo regional: El concepto de identidad regional que queremosLa palabra Identidad es provocadora. Es, al mismo tiempo, una forma de asimilarnos a algo oalguien -ser idénticos-, pero también reclamar distinción y poner en la mesa lo que nos haceúnicos y particulares. La raíz latina de la palabra identidad, identitas, posee ambasconnotaciones: la de ser una misma o similar entidad, y la de ser conciente de uno mismo, ypor lo tanto de aquello que nos hace distintivos. Esta última acepción involucra unaconsistencia y continuidad a través del tiempo, es decir, que somos una misma entidad a lolargo de los años.A pesar de lo lejanas que ambas acepciones pudieran parecer, identidad es al mismo tiemposimilitud y diferencia. En efecto, toda la historia cultural de la humanidad y nuestro mundosimbólico gira en torno a la dinámica de lucha y consenso entre ambas fuerzas: la de serparecidos, similares, idénticos, y aquella que nos invita a diferenciarnos, a marcar diferencias yfronteras (Simmel, 1950).La identidad se refiere a la lucha por imponer ciertos significados, y es propiedad y seconstruye en las relaciones sociales. En otras palabras, la identidad es siempre social: ya sea queprime el conflicto o el acuerdo, la identidad tendrá siempre que ver con nuestras formas devivir juntos. En este sentido, la identidad supone un sentimiento de pertenencia que subyace alautoreconocimiento del grupo y que expresa la valorización de los elementos que conforman lapropia cultura: hábitos, costumbres, creencias, folclor, artefactos, técnicas, organizaciones einstituciones, conocimientos, conceptos e ideas. La identidad implica, por otra parte, lacontrastación con lo ajeno, con los foráneos, con lo extraño siendo un sentimiento y unapercepción de autoreconocimiento frente a lo otro. Por lo tanto, la identidad es un modo deser que nace no sólo de la pertenencia común, sino también de la diferencia.Aunque la identidad tenga esta referencia a las cosas que nos definen y que permiten hablar deuna entidad a lo largo del tiempo, ésta dista de ser algo fijo y estático. La identidad es dinámica,es acerca de lo que somos, pero sobre todo, de que queremos ser, o cómo queremos ser vistos.La identidad no es sólo una pregunta por el ‘ser’ sino que también por el ‘convertirse’.En nuestro tiempo histórico, las identidades religiosas, nacionales, territoriales, étnicas y degénero, aparecen como principios fundamentales de auto-definición, cuyo desarrollo marca ladinámica de las sociedades y la política de forma decisiva. En efecto, la modernidad hasignificado la posibilidad de contar con mayores márgenes para definir el proyecto de identidadmás allá de categorías tradicionales como la familia o la clase social, y ha permitido a losindividuos adherir de forma compleja a diversas ‘identidades’. Es así como el concepto deidentidad se ha vuelto tan relevante ya que se convierte en una herramienta que permiteindagar en las consecuencias la globalización y si ésta produce homogeneización o si refuerza laproducción de diferencias culturales. En este sentido, la gran pregunta ha sido por el destino delas identidades asociadas al territorio: nacional, regional, local. 2
  3. 3. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y CulturaIdentidad regional: definicionesEn la construcción de identidad, múltiples referentes pueden ser incorporados, dependiendode la historia de vida de un individuo, o la posición en la que se encuentra en la estructurasocial. Es sabido que el referente geográfico es uno de los más tangibles y objetivables, y que‘dada la variedad geográfica dentro de los países, es lógico que el papel de lo territorial y todolo relacionado con él esté más marcado en estas identidades (Salazar, 1996)’ (citado en Zúñigay Asún, 2003: 75).Lo propio de los individuos y las comunidades es utilizar sus cualidades para crear formas deinclusión y exclusión, divisiones entre un ‘ellos’ y un ‘nosotros’, entre los que pertenecen y losque no. Las fronteras tienen este rol dual en la construcción del sentido de lugar: los de dentroy los de fuera.Castells (1999) indica que la identidad regional se constituye como reacción social frente a lacrisis del estado nación, y que desde los años noventa la identidad regional se ha vistoenfatizada desde aspectos que van más allá del costumbrismo y cotidianeidad. De acuerdo aZúñiga y Asún (2003) la identidad regional puede ser definida como aquella parte delautoconcepto de un individuo que está basada en su pertenencia a un grupo regional, junto conel significado valorativo y emocional asociado a dicha pertenencia’ (Zúñiga y Asún, 2003: 75)La identidad regional, al igual que el concepto de identidad es dinámico, y se refiere al procesoa través del cual las personas identifican un territorio y se identifican con un territorio, con sucultura, tradiciones, paisaje, historia, etc. La identidad regional se puede manifestar de diversasformas, como complejo de inferioridad o como orgullo, como sentimiento de pertenencia,derecho y proactividad cultural o política. Asimismo, la identidad regional no puede entendersesólo en términos del pasado o presente, sino también en términos de futuro, de lasproyecciones, arquetipos, proyectos, mitos o metáforas con que la gente de una región o de unpaís se identifica en metas, horizontes de expectativas o utopías, por definición inalcanzablesen su totalidad, aunque también por lo mismo fuertemente productivos. En efecto, la identidadregional no es un concepto estático, dado o que se deba conservar intacto, sino que esdinámico y se crea por medio de ‘procesos de adaptación en el espacio y en el tiempo’ (Zúñigay Asún, 2003: 75)Las narrativas de la identidad regional se apoyan en elementos misceláneos como ideas sobre lanaturaleza, el paisaje, el medioambiente construido, la cultura y etnicidad, el éxito económico,pobreza, fronteras entre el nosotros y ellos, historias, utopías, etc. Todos estos elementos soncontextualizados en prácticas, rituales y discursos que construyen narrativas de comunidadesimaginadas (Anderson, 2000). La identidad regional alude además al sentimiento depertenencia al territorio. En síntesis, la identidad regional ‘implica un compromiso afectivovital con el pasado, presente y futuro de los procesos económicos-sociales y culturales queacaecen en una localidad o región’ (Amtmann,1997:9). 3
  4. 4. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y CulturaEn síntesis, la identidad regional alude a un sentimiento de pertenencia y a un sistema culturalde referencia, y como indica Zúñiga y Asún (2003) ésta se basa en la conjunción entre el mediofísico (base ecológica), la continuidad histórica (base temporal) y la continuidad social (basecultural).Identidad de la región e identidad regionalSin ánimo de entrar en demasiadas disquisiciones semánticas, es preciso establecer unadiferencia entre la identidad de la región y la identidad regional. La identidad de la región,según Paasi (2001, 2002a, 2002b, 2003) se refiere a las características de la naturaleza, cultura,paisaje y la gente que vive en los territorios que se utilizan en la construcción de discursos yclasificaciones que se elaboran desde la política, el activismo, el marketing regional,governance, políticas de regionalización, etc. para distinguir una región de otra, y con el afán dedelimitar, nombrar y simbolizar el espacio y sus grupos.Por otro lado, la identidad regional o conciencia regional, tanto de quienes viven en la regióncomo de aquellos que viven fuera, apunta a la identificación a distinto nivel que la gente tienede esas prácticas institucionales, discursos y simbolismos que son un retrato de la estructura deexpectativas que se institucionalizan como partes del proceso que llamamos región. La estructurade expectativas que se genera a partir de la conciencia regional y por la pregunta por dóndepertenezco es fundamental para establecer el vínculo entre los individuos y sus territorios, sussueños, destinos, derechos y deberes respecto de aquel.Esta distinción es importante a la hora de establecer mecanismos para potenciar o fortalecer laidentidad regional y para definir los niveles a los que se busca intervenir: ¿esperamos crearnarrativas sobre la región que sean reconocidas desde fuera?, ¿esperamos que los habitantes de la región,haciéndose cargo de sus expectativas, propongan visiones de futuro?, ¿esperamos que la gente que vive en laregión ‘se ponga la camiseta’ de su territorio?, ¿queremos contribuir a entregar elementos o recursos paraconstruir esas identidades?Muy probablemente esperemos hacer una intervención en todos estos niveles, por lo tanto espreciso indicar si hablamos de identidad regional y/o identidad de la región. Asimismo, trabajarpor la identidad regional involucra un proceso complejo. Quizás sea por la historia de laregionalización de nuestro país, pero nos cuesta pensar que las historias de las regiones sonheterogéneas: no es lo mismo el devenir histórico de las comunidades autónomas españolas,las Lander alemanas, las wojewòdztwa polacas, etc. Los territorios y su gente a veces hantenido que reclamar por reconocimiento y otras veces en las divisiones han primado criteriosadministrativos impuestos ‘desde fuera’.En este sentido, Paasi indica que en la institucionalización de una región, vale decir en elreconocimiento social, político, administrativo y cultural de un territorio se presentan lassiguientes etapas:1. La constitución territorial (el establecimientos de fronteras y delimitaciones; se forma la unidad territorial en una estructura espacial). 4
  5. 5. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y Cultura2. La formación simbólica (la región adquiere un nombre, lengua o dialecto, bandera, escudo, personajes famosos, hitos geográficos, infraestructura, etc.)3. La institucionalización (establecimiento y funcionamiento de organizaciones formales como juntas de vecinos, escuelas, empresas, ONGs, todo lo que se refiere a la institucionalización de relaciones sociales que utilizan el nombre y otros símbolos de la región como propios).4. La conciencia socio-espacial de los habitantes y el establecimiento de la región en un sistema más amplio (producto del proceso continuo de institucionalización y transformación)Lo interesante es que estas etapas no siguen ninguna secuencia particular y pueden ocurrirsimultáneamente. El caso de Chile es interesante porque la regionalización parte como unproceso administrativo de delimitación y no siempre como una demanda desde el territorio porreconocimiento y mayores grados de autonomía. Sin embargo, llevamos más de veinte añosdesde la primera división y encontramos casos como el de las recientes regiones de Los Ríos yArica y Parinacota en que las demandas han sido más bien endógenas. Por lo tanto, lainstitucionalización de las regiones comienza en Chile desde la delimitación políticoadministrativa y hacia lo que se avanza es a reforzar los elementos simbólicos y el espaciosociocultural de identificación.Dificultades para hablar de identidad regional: ¿Identidad regional versus identidadnacional?Uno de los argumentos críticos sobre la existencia de la identidad regional es que resulta difícilestablecer la existencia de identidades globales de carácter regional, ya que más allá de laspropuestas de desarrollo voluntaristas o bien intencionadas, se carece de datos ciertos quepermitan definir proyectos generales a la región. En efecto, se cuenta con instrumentos deplanificación o ideario de la región, pero generalmente éstos son diseñados por la elite regionaly/o autoridades de turno. Por lo tanto, resulta –al menos- complejo identificar si estoslineamientos responden a un acuerdo relativo entre quienes forman parte de la sociedadregional.Por otro lado, se arguye que donde sí es posible observar grandes mitos, que incluso exceden ala región, es al interior de cada una de las identidades. Por ejemplo, en los grupos étnicosmayoritarios (mapuches, aymaras, rapa nui). En efecto, los límites políticos no necesariamentecrean la identidad territorial pues ésta está condicionada por la existencia de las interrelacionessociales de distintas escalas tempor-espaciales.A pesar de estas consideraciones, las demandas de autonomía no son las finalidades últimas demuchas regiones, sino más bien el exigir reconocimiento sus particulares formas de perteneceral Estado, y por definir sus proyectos de desarrollo. En efecto, hay estudios realizados enChile, particularmente en la región de la Araucanía que indican que la identidad regional no esincompatible con la identidad nacional (Zúñiga y Asún, 2003). Por el contrario, ‘se plantea quelos distintos niveles de identificación nacional y subnacional pueden coexistir (esto es constituiridentidades inclusivas), en la medida que una alta identidad con uno de ellos no tiene porque 5
  6. 6. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y Culturasuponer el rechazo de los otros grupos… la identificación con un grupo regional promueveprocesos de diferenciación social tales, que el endogrupo regional es construido como unentidad social distinta en relación con el endogrupo nacional más inclusivo. Estos resultadossugieren que una identidad social positiva se puede lograr no sólo por el establecimiento deuna diferenciación positiva entre el endogrupo y un exogrupo relevante, sino que existe,además, una segunda vía para la construcción de una identidad social positiva, que puede ser elestablecimiento de una diferenciación positiva entre el endogrupo menos inclusivo y el másinclusivo’ (Zúñiga y Asún, 2003: 91)Vale decir, entre la identidad regional y nacional no tiene por qué existir una definición poroposición, como ocurre generalmente cuando se establecen barreras entre el ‘nosotros’ y el‘ellos’. Más aún, la compatibilidad entre la identidad regional y nacional implica menosperjudiciales para las relaciones sociales, ya que la identidad regional es aún parte del gruponacional, y ‘esta relación parte-todo puede moderar cualquier animosidad intergrupal. De estemodo, un individuo puede sentirse muy identificado con un grupo regional y, al mismotiempo, sentirse parte de su grupo nacional (Zúñiga y Asún, 2003: 91). En otras palabras, laidentidad nacional y la identidad regional no son excluyentes.Dificultades para hablar de identidad regional: Una o más identidades regionales:Consenso, poder y conflictoLa definición de la identidad de una región debe tomar en cuenta las relaciones de saber-poderque se encuentran asociadas a esa construcción, en otras palabras quiénes y desde qué posiciónse construye la identidad. Sería ingenuo pensar que existe siempre armonía o unidad entre lasnarraciones sobre la región y la comprensión que sus habitantes tienen de esas narraciones. Espreciso comprender que la definición de la identidad regional también está inmersa en laeconomía de intercambio simbólico y por ende en las luchas de clasificación (Bourdieu, 1977,1974). Como indica Paasi (2002), la identidad regional es un caso de luchas por el monopoliodel poder para hacer que los individuos crean y vean, conozcan y reconozcan como legítimaslas divisiones del mundo social, en definitiva para hacer y des-hacer grupos.La identidad es entendida habitualmente como una característica evidentemente positiva, comouna esencia, posición y dirección, que la gente y territorios poseen, o por la cual deben luchar.Esta visión esconde conflictos étnicos y culturales ya que creer que existen vínculos profundosy fijos entre un grupo específico y un territorio puede llevar a procesos de exclusión social y deconvertir en un ‘otro’ a relaciones internas como externas de la región.La literatura en la materia sugiere consensos identitarios, ó más bien sugiere buscar llegar aacuerdos convenientes para quienes están involucrados, relativamente duraderos y estables, yfinalmente respetuosos. Hablar de identidad regional, por ende, implica hablar de visionesregionales como consenso o acuerdo común que contenga los intereses intraregionalesdiversos (representación de lo particular en lo colectivo) y de efectos duraderos (estratégico).En síntesis, la identidad regional implica un compromiso afectivo vital con el pasado, presentey futuro de los procesos económicos-sociales y culturales que acaecen en una localidad o 6
  7. 7. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y Culturaregión. Este compromiso vital, entonces, es una fuerza social para asumir el proyecto dedesarrollo compartido por los actores, al que pueden subsumirse los intereses conflictivosentre categorías de actores’ (Amtmann,1997:9)Las representaciones de la identidad regional pueden ser utilizadas como ‘mercancías’simbólicas y materiales para propósitos de marketing regional, y en ese sentido es preciso noperder de vista su potencial estratégico, conveniencia económica y compromiso político(Larraín, 2005). Esto supone que cada actor subordine sus intereses propios a un proyectocolectivo, sin renunciar a aquellos intereses. Este consenso no significa la desaparición deracionalidades e intereses divergentes, sino que implica una puesta en común para lograr undeterminado objetivo: ‘El consenso no es unanimidad; es frágil, se construye y se reconstruye,reposa sobre relaciones de negociación permanentes’ (Boisier,2004:8). 10) En definitiva, la“visión” corresponde a un constructo social. No es “cómo nos vemos a nosotros mismos”,sino “cómo y dónde deseamos vernos en un determinado futuro” (“I have a dream”,“imagine”, etc.).Finalmente, es fundamental entender que las definiciones y narrativas sobre la identidadregional son siempre actos de poder, y que estos discursos siempre intentan fijar ciertoselementos como si fuesen perpetuos. Sin embargo, en la actualidad existen mayores márgenespara que la identidad pueda ser enarbolada no sólo desde los discursos de las elites locales, sinoque también desde los discursos populares.Bondades de la identidad regionalEntre las teorías del desarrollo regional existen algunas diferencias respeto a cómo abordar lasdiversidades al interior de una región y el fomento de la identidad regional. Hay perspectivasque enfatizan la unidad como vehículo para potenciar las estrategias de desarrollo, y hay otrasque alertan sobre las dificultades y potenciales riesgos de desconocer la diversidad ydivergencia de identidades e intereses. A pesar de esta variedad de posiciones, existe relativoconsenso en torno al rol de la identidad regional como precondición de la ciudadanía endistintos niveles (Painter, 2002; Entrikin, 2002). La identidad regional ha sido también vistacomo una herramienta importante para potenciar el desarrollo y la planificación regional(Amdam, 2002, Haartsen et al., 2000; Raagmaa, 2002). En efecto, la descentralización político-administrativo supone un reconocimiento de un sujeto capaz de asumir la gestión de interesescolectivos y la transferencia a este sujeto de un conjunto de competencias y recursos que ahorano tiene y que podrá gestionar autónomamente en el marco de la legalidad vigente.Pero, ¿por qué es importante la identidad y su fortalecimiento, en términos del desarrollo?¿se podría generardesarrollo sin identidad, o fortalecer identidad sin desarrollo? ¿le interesa al desarrollo económico, la identidad?.Al parecer, el fortalecimiento de la identidad – siendo elemento del desarrollo – tiene en símismo, un propósito político y un fundamento filosófico (fortalecer la democracia,profundizarla, hacer a las personas “más felices, empoderar las bases sub e intraregionales, etc)En este sentido, se destacan las siguientes ventajas de mirar la centralidad de la identidadregional de cara a procesos de desarrollo: 7
  8. 8. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y Cultura- Une a la gente y genera sensación de pertenencia- Provee de valores regionales comunes- Entrega mayor ‘seguridad’ en la región y en su porvenir- calma antagonismos- fomenta el capital social y la cooperación- fortalece las instituciones basadas en el espacio de lo común y estructuras de expectativas.- Convierte a la región en un interlocutor válido en temas culturales y económicos para luchar por los recursos y el poder frente al centralismo.La identidad regional también puede contribuir a que el territorio obtenga mejor reputación eimagen lo cual atraería más personas, inversionistas, empresarios, trabajadores, profesionales ytécnicos a vivir ahí. Por otro lado, una localidad sin fuerte identidad puede crecer rápidamentegracias a la inversión de capitales externos, que por ejemplo explotan recursos naturales oporque crecen a costa de trabajo estacional, sin embargo esto no necesariamente implicará undesarrollo del propio territorio donde se ubican.Líderes, masa crítica e innovaciónLa heterogeneidad social regional permite distinguir diferentes categorías de actores. Es asícomo pueden identificarse como actores sociales relevantes en una región –ya seanindividuales o institucionales- a empresarios, dirigentes sindicales, planificadores, técnicos yburócratas, dirigentes políticos, oficiales militares, organizaciones de habitantes urbanos yrurales, académicos e intelectuales, propietarios y trabajadores de los medios de comunicacióncolectiva. De acuerdo con Raagma (1999) una fuerte identidad regional favorece el trabajo enred, la construcción de instituciones y desarrollo innovador, ya que contribuye a que dichosprocesos se desarrollen en espacios de confianza, apertura al cambio (evitar el pathdependence). Al mismo tiempo, los líderes regionales pueden ser considerados factores clavesen la construcción de la región y su desarrollo. La idea viene del trabajo de Gumilev y la teoríade los pasionarios (activistas, emprendedores, etc.) y carismáticos en general que aportan unavisión que atrae y moviliza a los grupos, que contribuye a cambiar o fortalecer las identidadesregionales y que aseguran el crecimiento económico de la localidad.Esto se refiere a potenciar al capital social y la construcción de institucionalidad y desarrolloeconómico. Este tipo de desarrollo no es sólo función del desarrollo del aparato productivo nide decisiones atomizadas de empresas y sus trabajadores, sino que de los que se denomina lapolítica del espacio o lugar. Los estudios de desarrollo regional han puesto poco atención a laimportancia de los innovadores y emprendedores regionales y cómo éstos son parte de unagran proceso de fortalecimiento de la identidad regional de cara al desarrollo.De acuerdo con Bassand y Hainard (1985) es posible vivir a las personas en cuatro grupos deacuerdo a la identidad regional que detenten: • Apáticos y consumidores pasivos: pasivos en términos culturales y sociales, con dificultad para elaborar perspectivas de sí mismos. 8
  9. 9. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y Cultura • Modernistas: constantemente tratan de romper con las normas tradicionales y modernizar la vida local. No se identifican a si mismo como parte de lo local. Por lo general, tienen influencia en la vida política, cultural y económica. • Tradicionalistas: Han formado una identidad espacial muy fuerte, pero sus ideas sobre ésta están basadas en las tradiciones y no están demasiado abiertos al cambio. • Regionalistas: tienen una identidad regional abierta al cambio, pero siempre con referencia a lo histórico, natural y cultural. Están abiertos a superponer aspectos nuevos y antiguos en su identidad. Vivir en la región implica poner condiciones.La cultura regional es importante para el desarrollo económico de la región. Un alto nivel decapital social en la cultura local permite un desarrollo de las redes sociales de confianza ycooperación para fines relativamente comunes. Algunos autores incluso hablan de estilos devida comunes entre las personas que viven en las regiones, y que esta mezcla de oportunidadeslaborales, formación, orientación productiva, residencial, de gustos, etc. evita de cierta forma oes una barrera para la migración de capital humano. En este sentido, es importante pensar enestos elementos a la hora de observar cómo se desarrolla la masa crítica y líderes regionales, enla medida que éstos sienten que hay un vínculo entre el propio desarrollo y bienestar, y eldevenir de su región. La identidad regional o conciencia regional, el sentir más bien colectivo,funciona como un aliciente para quedarse en la región.Participación ciudadana, identidad, líderes y gruposSe asume que la identidad regional se relaciona con la disposición de las personas por obtenerobjetivos comunes y por lo tanto contribuye al desarrollo regional. La identidad regional esfundamental para asegurar la participación pública en la planificación. En efecto, la literaturainternacional enfatizan que la participación ciudadana y planificación colaborativa (Healy,1997) necesitan de identidad regional!En efecto, como indica Amtman (1997) ‘un proyecto de desarrollo regional para que no quedeen sólo un proyecto, no debería imponerse desde la jerarquía administrativa de la región, sinoque debería auscultar lo que están procesando los diversos grupos de status en la región, y enlo posible contribuir a fomentar y fortalecer aquellos mecanismos de articulación entre esosgrupos, poniendo en juego la influencia, la compensación y el compromiso entre ellos. Sólo asíla región estará en condiciones de asegurar su desarrollo, mediante la consolidación de suidentidad y a su vez respetando las diversidades existentes’ (Amtmann, 1997:13)Los temas de los actores sociales y su identidad con la región surgen como factores decisivosde tales procesos, al aceptarse que la acciones de descentralización a los niveles locales yregionales se condicen con los requerimientos de la profundización democrática y deldesarrollo equitativo, sólo en la medida que se fortalezca la participación de la sociedad civil.Sin embargo, ‘al analizar estos temas surgen relaciones conceptuales aparentementecontradictorias, La primera se refiere a ala concertación y articulación de actores socialesregionales con intereses antagónicos. La segunda señala la oposición entre la diversidadsociocultural al interior de la sociedad de cada región y la necesaria identidad regional’(Amtmann, 1997:13-14) 9
  10. 10. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y CulturaLa identidad regional debe ir de la mano de estrategias de re definición de la democracia yabierta a mayores niveles de participación ciudadana de forma que genera sinergia con dichosprocesos en vez de cuestionarlos. La fuerza de la identidad regional y la densidad de lainstitucionalidad son cruciales. Mientras más institucionalidad de calidad opere en la región,mayores posibilidades para la participación, envolvimiento con la región y desarrollo sostenido.Mayor identidad regional trae consigo mayor capital social (redes, valores comunes, confianza)y cooperación. Una fuerte identidad regional crea mayores niveles de motivación colectiva ypersonal, induce al desarrollo del aprendizaje de buenas prácticas y da estabilidad en eldesarrollo demográfico.Identidad y Estrategias Regionales de DesarrolloLa teoría indica que es preciso que se generen unas ‘estructuras de expectativas’ entre loshabitantes de la región y esta estructura compleja que es la región (mezcla de institucionalidadpública, potencial simbólico, etc.) Los habitantes explicitan sus demandas y necesidades, ycomo contribuyen a trabajar por la región. Es así como los habitantes perciben que puedenposicionarse respecto de intervención externa y son más preactivos cuando se refiere apolíticas públicas diseñadas a nivel central. En este sentido hay autores (Raagma, Gisevius) queindican que la identidad regional puede convertirse en una estrategia administrativa quecontribuya a movilizar los poderes locales para un desarrollo regional.Más aún, la literatura sugiere que una(s) identidad(es) regional(es) fortalecida(s) incluso puedecontribuir a profundizar procesos de descentralización y dar el esperado salto cualitativa queproviene de la energía social, de ámbito sociocultural: ‘un fortalecimiento de las identidadesregionales puede servir para potenciar una opinión colectiva favorable a un proceso dedescentralización del país’ (Zúñiga y Asún, 2003: 90)ConclusionesPara que los discursos de la identidad regional sean significativos para las personas, éstos debenincluir dimensiones espaciales y temporales. Lo primero es la territorialización ó construcción yreproducción de una territorialidad en discursos culturales u otros. Lo segundo es que lamayoría de los discursos sobre identidad regional incluyan una referencia hacia el pasado, conimágenes del presente y utopías sobre el futuro. Esto incluye precisar narrativas y materialiconográfico de la comunidad social.Junto con ello, el empoderamiento de las personas que viven en las regiones puede tomarforma tras un trabajo detallado de construcción de identidad y apoyando también suparticipación en la vida política de la región. La capacidad al interior de la región de construiridentidad contribuye a una governanza más proactiva y a profundizar la democracia. Sinembargo, es preciso tener en cuenta que la identidad regional debe ser fuerte y forzarse perono debe ser cerrada sino sensible a los cambios. Es un recurso fundamental a la hora de 10
  11. 11. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y Culturafortalecer el capital social en la región, la atracción de capital, emprendedores, profesionales ytécnicos formados.El desarrollo y fortalecimiento de la identidad regional y de la articulación de los actoressociales regionales son procesos que debieran inducirse deliberadamente con el objeto deconstruir las bases sociales, culturales y políticas del desarrollo regional, de las imágenes defuturo colectivamente elaboradas con las consiguientes implicancias de cambio. Para ello, laUnidad de Identidad y Cultura de la DDR ha elaborado una propuesta para un Programa deFortalecimiento de la Identidad Regional, que se presenta a continuación. 11
  12. 12. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y CulturaBibliografíaAMTMANN, C. (1997) ‘Identidad regional y articulación de los actores sociales en procesos dedesarrollo regional’, Revista Austral de Ciencias Sociales Nº1, pp. 5-14ANDERSON, B. (2000) Comunidades imaginadas: reflexiones sobre el origen y la difusión delnacionalismo, Ciudad de México, Fondo de Cultura Económica BASSAND, M. y F.HAINARD. (1985) Dynamique socio-culturelle régionale, Lausana, Presses PolytechniquesRomandes.BENJAMIN, W. (1973) Illumination, London:Fontana.BERND, S., C. KULLA and M. ZOBEL (1995) ‘On being more than just a part of the whole:regional identity and social distinctiveness’ European Journal of Social Psychology, Vol. 25,325-340BOISIER, S. (2004) ‘Desarrollo territorial y Descentralización. El desarrollo en el lugar y en lasmanos de la gente’, Revista Eure, Vol. 30, Nº90, pp.27-40.BOURDIEU, P. (1977) Outline of a theory of practice, Cambridge, Cambridge University PressBOURDIEU, P. (1984) Distinction: A Social Critique of the Judgement of Taste, London: Routledgeand Kegan Paul.CASTELLS, M. (1999) ‘Globalización, Identidad y Estado en América Latina’, Revista delPNUDFORTOUL, F. (2003) ‘Identidad y Desarrollo’, Revista Austral de Ciencias Sociales Nº7, pp.5-16GUELL, P. (1996) ‘La identidad regional como factor y objetivo del desarrollo humanoautosostenido. (Notas para la discusión de un programa de investigación), RevistaUNIVERSUM, Número 11, Universidad de Talca.http://universum.utalca.cl/contenido/index-96/guel.htmlHEALEY, P. (1997) Collaborative Planning. Shaping places in Fragmented Societies. McMillan PressLtd.London.LARRAÍN, J. (2005) ‘Integración regional e identidad nacional: Chile, ¿país modelo?, Revista delSur, Número 161.PAASI, A. (2001) ‘Europe as a social process and discourse: Considerations of place,boundaries and identity’, European Urban and Regional Studies, Vol. 8: 1, pp. 6-28PAASI, A. (2002a) ‘Bounded spaces in the mobile world: deconstructing ‘regional identity’,Tijschrift voor Economische en Sociale Geografie, Vol.93, Nº2, pp. 137-148PAASI, A. (2002b) ‘Place and region: regional worlds and words’, Progress in Human Geography,Vol 26, 6, pp.802-811PAASI, A. (2003) ‘Region and place: regional identity in question’, Progress in Human Geography,27,4, pp.475-485.RAAGMA, G. (1999) ‘Territorial Identity as a competitive factor in regional economicdevelopment’ Paper presented at the 39th ERSA Congress of Regional identities andgovernance: one Europe r several?, Dublin, IrelandRAAGMAA, G. ‘Regional Identity and Social Capital in regional economic Development andPlanning’RACZYNSKI, D. y C. SERRANO (2001) Descentralización. Nudos Críticos, Santiago,Corporación de Investigaciones Económicas para Latinoamérica/CIEPLAN Asesorías para elDesarrollo S.A. 12
  13. 13. MINISTERIO DEL INTERIOR – SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO REGIONAL Y ADMINISTRATIVO División de Políticas y Estudios Departamento de Estudios y Evaluación Unidad de Identidad y CulturaSALAZAR, J.M. (1996) Identidad social e Identidad nacional. En J.F. Morales, D. Páez, J.C.Deschamps y S. Worchel (Eds.), Aproximaciones Psicosociales a los grupos y a las relaciones entre grupos.Valencia: Promolibro.SIMMEL, G. (1950) The Sociology of Georg Simmel, K.H. Wolf, Ney Cork, Free Press.SUBDERE (2001) El Chile descentralizado que queremos. Un proyecto de todos. Ministerio delInterior, Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo. Impreso en LOM Ediciones.Santiago.ZÚÑIGA, C. y R. ASÚN (2003) ‘Identidad regional en un contexto de cambio. Un estudio enla Araucanía, Chile’, Psicología Política Nº26, pp.73-92 13

×