Tema 43

4,731 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,731
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3,221
Actions
Shares
0
Downloads
66
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tema 43

  1. 1. INTRODUCCIÓN I. LOS COSTES EN LA EMPRESA A. Fases lógicas del análisis de costes B. Clasificación de los costes II. ESTRUCTURA DE COSTES III. ANÁLISIS DEL PUNTO DE COBERTURA IV. PROCESO DE FORMACIÓN DEL COSTE Y SUS ETAPAS BIBLIOGRAFÍA RESUMEN ELABORADO POR: EVA BAENA JIMÉNEZ
  2. 2. ECONOMÍA – Tema 43 TEMA 43: LOS COSTES EN LA EMPRESA. ESTRUCTURA DE COSTES. ANÁLISIS DEL PUNTO DE COBERTURA. EL PROCESO DE FORMACIÓN DEL COSTE Y SUS ETAPAS. Toda actividad económica o de producción exige la utilización de una serie de factores, utilización que puede implicar la destrucción física de los mismos (como ocurre cuando se muele trigo para producir harina), o simplemente la inmovilización del factor durante un período de tiempo determinado (como ocurre con el suelo en la producción agrícola). Como vemos, toda producción requiere el sacrificio de una serie de factores de producción. El coste de producir cualquier bien o servicio viene representado por el valor de los valores sacrificados en su obtención. El estudio y el análisis de los costes es muy importante porque pone de manifiesto el grado de eficiencia económica de la empresa: como unidad económica, la empresa tiene asignada por el sistema la función genérica de creación de valor y es, precisamente, el análisis de costes el que puede poner de relieve en qué medida cumple la empresa esta función, al comparar en términos monetarios el valor de los producido con el valor de los factores utilizados para ello. El coste se define como la expresión monetaria de los consumos de los factores a la actividad productiva, esto es, como el valor de las cantidades de factores incorporados al proceso productivo. Es importante señalar el hecho de que el coste se genera como consecuencia del consumo, real o previsto, por lo que puede afirmarse que sin consumo no hay coste. Esta matización de la relación consumo-coste es muy necesario para distinguir el coste del gasto: el gasto es la expresión monetaria de las adquisiciones de factores (beneficios y servicios) que realiza la empresa en el desarrollo de su actividad y que darán lugar, en su momento, a salidas de dinero o pagos. Desde el punto de vista económico, el coste no tiene porqué coincidir necesariamente con el precio pagado por un factor:  El coste debe incorporar además del pecio pagado por los factores, todos lo demás gastos originados por su adquisición, conservación y consumo como pueden ser el transporte, las comisiones, los gastos de almacenamiento y manutención, el interés financiero del capital invertido, etc.  Desde el punto de vista económico, lo correcto es valorar las imputaciones a precio de reposición y no a los precios históricos o de adquisición  Por otra parte, existe el llamado coste de oportunidad del factor, que sería la retribución que podría obtenerse de dicho factor si se le destinase a su mejor empleo alternativo. Estos costes de oportunidad no representan gastos ni pagos, pero el correcto cálculo económico del beneficio debe considerarlos. © paraprofesdeconomia.wordpress.com 2
  3. 3. ECONOMÍA – Tema 43 A. FASES LÓGICAS EN EL ANÁLISIS DE COSTES El análisis de costes comprende tres fases o etapas lógicas: i. CLASIFICACIÓN, según la naturaleza de los factores. Es el conjunto de procedimientos y técnicas de agrupación de los costes, según las características físicas y económicas de los factores que las han producido. Así hablamos de costes de materias primas, amortizaciones, mano de obra, etc. ii. LOCALIZACIÓN, de los costes a los lugares o centros de trabajo en donde se han producido o formado los costes. iii. IMPUTACIÓN, de los costes a los productos. Se puede realizar mediante varios métodos, según la consideración de qué costes deben asignarse a los productos y cuáles deben asignarse directamente al resultado del período. Los dos enfoques extremos son el full-cost y el direct-cost. El full-cost considera que todos los costes de producción y distribución deben asignarse a los costes finales de los productos. De esta forma, el coste de un producto se obtendrá añadiendo a su coste variable la parte proporcional que le corresponda de los costes fijos. El direct-cost que considera que los costes variables del producto son lo únicos que deben conformar su coste de producción y su coste final. Los costes fijos se imputarán directamente al resultado. Ambos enfoques son criticados. C. CLASIFICACIÓN DE LOS COSTES El coste total de producción de un bien o un servicio es el equivalente monetario de todos los factores utilizados en la obtención del mismo. El coste total (CT) está formado por los costes fijos (CF) y los costes variables (CV). CT  CF  CV Los costes fijos son aquellos en los que hay que incurrir con independencia del volumen de producción que se obtenga, es decir, se generan aunque no se produzca nada. La medida de los CF se refiere siempre a un período de tiempo, generalmente anual. Dentro de los CF se pueden distinguir:  Los costes de estructura, aquellos en los que hay que incurrir para mantener una determinada capacidad productiva. Ejemplo: alquileres de locales, las primas de los seguros, contratos de mantenimiento de máquinas, las cuotas fijas de luz, teléfono y agua, etc.  Los costes fijos discrecionales, aquellos que la dirección puede asignar, con independencia del volumen de producción planeado, a actividades tales como la publicidad, I+ D, control de calidad, etc. © paraprofesdeconomia.wordpress.com 3
  4. 4. ECONOMÍA – Tema 43 CF CF por Total unidad Q Q Figura: Comportamiento de los costes fijos Los costes variables son aquellos que varían en función del volumen de producción. Pueden ser de tres tipos:  Proporcionales, los costes aumentan en la misma proporción que la producción, por ejemplo, el coste de la batería en la fabricación de automóviles.  Progresivos, el aumento de los costes es más que proporcional al volumen de producción. Un ejemplo sería cuando el incremento de la producción exige la realización de horas extras, que se pagan más caras.  Regresivos, aquellos que aumentan menos que proporcionalmente el volumen de producción, ejemplo: aquellos materiales en los que el aumento del consumo permite a la empresa beneficiarse de sucesivos descuentos por volumen. Coste Coste por total s unidad ivo Regres es ivos gr s Re le na Proporcionales io rc po P ro os siv re s og ivo Pr es o gr Pr Q Q Figura: Comportamiento de los costes variables Los costes semifijos o escalonados son CF que cambian su cuantía a diferentes niveles de actividad. Un aumento en la producción puede requerir en ocasiones nuevas adquisiciones de equipos productivos, nueva contratación de supervisores, etc. © paraprofesdeconomia.wordpress.com 4
  5. 5. ECONOMÍA – Tema 43 Los costes semivariables que tienen una parte fija (por instalación, uso o enganche de línea) y una parte variable (en función del consumo realizado). Ejemplo: la luz, el agua o el teléfono. El análisis de costes se completa con una serie de medidas relativas, como son el coste total medio, el coste variable medio y el coste marginal. El coste total medio (CTMe) o coste unitario es el cociente entre el coste total y el número de unidades producidas correspondiente a CT CTMe  Q dicho coste total: Análogamente, el coste variable medio (CVMe) es el cociente entre CV el coste variable y el volumen de producción correspondiente: CVMe Q El coste marginal se define como la variación producida en el coste CMg  CT total como consecuencia de incrementar la producción en una Q unidad más: Sin embargo en la práctica, no es posible hablar de incrementos unitarios de la producción, por lo que las medidas de las variaciones del coste marginal se analizan más frecuentemente por tramos más amplios de producción hablándose de costes incrementables en lugar de costes marginales. Las funciones representativas de estas medidas relativas de coste son: CMe CMe CMg CVMe CVMe CMg Q El coste medio tiene su mínimo en el punto de corte con el coste marginal, de forma que:  Mientras CMg < CMe  aumentar la producción supone una disminución del coste unitario.  Sin embargo, cuando CMg > CMe  cualquier aumento de la producción implica un incremento más que proporcional del coste unitario. © paraprofesdeconomia.wordpress.com 5
  6. 6. ECONOMÍA – Tema 43 Otras distinciones que se suelen realizar entre los costes son: i. Según la naturaleza de los factores que los originan: así se habla de coste de las materias primas, coste de la mano de obra, coste de la energía, etc. ii. Según la certeza de la vinculación del consumo de los factores a los productos.  Costes directos, aquellos que son identificables con el producto que los ha originado. Ejemplo: materias primas incorporadas al producto.  Costes indirectos, aquellos que afectan al proceso productivo en su conjunto, por tanto se vinculan al período económico, sin que sea fácil determinar a ciencia cierta en qué medida participan en cada producto. Ejemplo: alquiler del local o la remuneración del gerente. iii. Según su consideración temporal.  Costes reales, históricos o a posteriori, aquellos que se calculan en base a consumos efectivos acaecidos y después de realizado el proceso productivo.  Costes estándar, prospectivos o a priori: los calculados a partir de consumos predeterminados, para un cierto nivel de ocupación, a partir de unos precios prefijados y conforma al programa de producción establecido para un período dado. iv. Según la certeza del cálculo de su coste de oportunidad.  Costes explícitos, son los correspondiente a los factores que la empresa contrata en el exterior y cuyo coste de oportunidad viene dado por el precio pagado por ellos. Ejemplo: adquisición de materias primas.  Coste implícitos, son los correspondientes a factores que son propiedad de la empresa y se utilizan en el proceso productivo. Su coste de oportunidad se mide por el valor actual de mercado que se podría obtener por ellos. Ejemplo: el local en el que la empresa desarrolla su actividad es de su propiedad. Cuando se hace referencia a la estructura de costes de una unidad productiva se alude a la proporción en que se dan los distintos componentes del coste total y, más concretamente, a las proporciones entre costes fijos y costes variables como integrantes del coste total de producción. La configuración de la estructura del coste de una empresa o unidad productiva depende, fundamentalmente, de la dimensión o tamaño de la explotación y, consiguientemente, del grado de capitalización de la misma, en efecto, en la realidad, un elevado grado de capitalización y tecnificación suelen asociarse a la gran dimensión. Ello supone que las explotaciones de gran tamaño, que suelen estar altamente tecnificadas, mecanizadas, etc. representan importantes volúmenes de inversión en inmovilizado material (maquinaria e instalaciones), lo que repercute a efectos de composición del coste total, en una alta participación de los costes fijos o cargas de © paraprofesdeconomia.wordpress.com 6
  7. 7. ECONOMÍA – Tema 43 estructura en el coste total. Esto es consecuencia de las elevadas amortizaciones que tal equipo de instalaciones generan, aún cuando su grado de utilización fuese bajo, debido al desgaste por obsolescencia. No obstante, en compensación, la gran estructura productiva tecnificada requiere un mayor empleo relativo de factores corrientes, materias primas y, sobre todo, mano de obra, por lo que el coste variable crece lentamente con el volumen de producción. Por el contrario, en las explotaciones de dimensión más reducida, sucede que al haber poco volumen de inversión en inmovilizado, se generan unos costes fijos más bajos, pero eso mismo requiere un mayor empleo relativo de factores variables (mano de obra principalmente) que supla la ausencia comparativa de maquinaria, por lo que los costes variables creen más rápidamente que en el caso anterior. Cada empresa, en función de sus expectativas comerciales, demanda actual y potencial futura, así como de sus disponibilidades y capacidad financiera, elegirá el tipo de dimensión o, lo que es lo mismo, la estructura de costes que resulte más conveniente. Por ejemplo: CT CF CT (A) CT (B) CF (B) CF (A) Q* Q En este caso, si la empresa no espera que su demanda alcance el volumen Q* elegirá una estructura del tipo A (dimensión más pequeña), pero si supone que puede sobrepasar un volumen de ventas Q*, elegirá una estructura del tipo B (dimensión más grande). Un instrumento fundamental para la toma de decisiones en la empresa en relación a la producción es el análisis del punto de cobertura, también llamado punto muerto o umbral de rentabilidad. El punto muerto es un punto de equilibrio que determina aquel volumen de operaciones (es decir, volumen de producción y venta) en el que la empresa cubre todos sus costes (tanto los fijos como los variables) de producción y comercialización correspondientes a ese volumen de producción. © paraprofesdeconomia.wordpress.com 7
  8. 8. ECONOMÍA – Tema 43 Se llama también umbral de rentabilidad porque a partir de ese punto es cuando la empresa empieza a obtener beneficios, ya que por debajo de dicho volumen de negocio la empresa incurre en pérdidas. Gráficamente: IT CT CF CT CF X0 = PM Q Para volúmenes de producción inferiores a X0, el coste total es superior al ingreso total, lo que significa que la empresa incurre en pérdidas. Por el contrario, para volúmenes superiores a X0, los ingresos totales son mayores que los costes totales, por lo que la empresa obtiene beneficios. Analíticamente, llamando: X = Volumen de producción IT = Ingresos totales CT = Costes totales CF = Costes fijos CV = Costes variables P = Precio Cv = Coste variable unitario Tenemos: IT  P  X CT  CF  CV  CF  Cv  X El punto muerto sería aquel volumen de producción (al que X 0  IT  CT llamaremos X0) en el que se cumpla que: P  X 0  CF  Cv  X 0 P  X 0  Cv  X 0  CF De donde despejando X0, obtenemos el valor del punto muerto: X  P  Cv   CF 0 CF X 0  P  Cv © paraprofesdeconomia.wordpress.com 8
  9. 9. ECONOMÍA – Tema 43 La expresión del denominador (P - Cv) se llama margen unitario, margen de cobertura o margen de contribución (m), ya que representa la contribución al beneficio de cada unidad producida y vendida por la empresa. Para valores de X inferiores al punto muerto (X0), el margen representa la medida en que cada unidad colocada viene a minorar las pérdidas. Luego el punto muerto también puede enunciarse así: CF X 0  m Así pues, la operatoria del punto muerto, para la empresa o explotación monoproductora es bien sencillo. Sin embargo, en el caso de la producción múltiple compuesta, la obtención del punto muerto es más compleja, ya que supone la fabricación de varios productos en una misma explotación. En efecto, en la producción múltiple, los costes fijos corresponden a toda la planta, es decir, al conjunto del proceso o de la explotación, mientras que los costes variables medios sí se refieren a cada producto. Por ello, la expresión del punto muerto para una empresa que obtiene “n” productos en una misma planta sería: Despejando de la última expresión de punto muerto: CF  X 0 m Luego: CF  X  P  Cv   X  P  Cv   ...  X  P  Cv  1 1 1 2 2 2 n n n n CF   X i  Pi  Cv i  i 1 Donde: CF = Costes fijos Qi = Volumen de producción correspondiente al punto muerto del producto i Pi = Precio del producto Cvi = Coste variable unitario del producto i El problema es que nos encontramos con una sola ecuación con “n” incógnitas (tantas como productos), que tendría, en principio, infinitas soluciones, por lo que se hace necesario disponer de información adicional que permita construir un sistema con tantas ecuaciones como incógnitas, para obtener soluciones únicas. De ahí que, para poder estimar el punto muerto en la producción múltiple, sea necesario conocer las relaciones que existen entre los volúmenes de producción de los diferentes productos, relaciones que permitan completar el sistema de ecuaciones. Estas relaciones podrán ser:  Relaciones de demanda, determinadas por el mercado, que explican las proporciones relativas en que los diferentes productos son demandados y que la empresa puede conocer gracias a su experiencia comercial y/o investigación de mercado.  Relaciones técnicas, dadas por la estructura y la naturaleza del sistema productivo en la empresa, que establecen las proporciones en que los diferentes productos han de ser fabricados y que son obvios en el caso de productos y subproductos © paraprofesdeconomia.wordpress.com 9
  10. 10. ECONOMÍA – Tema 43 Para conocer el proceso de formación de coste en la empresa es necesario disponer de un sistema de información adecuado, lo que implica que la empresa ha de diseñar una serie de procedimientos de medida y valoración de los factores consumidos, de los stocks y productos realizados, que le provea de información precisa y puntual y que le permita calcular los rendimientos y los resultados de su actividad, así como conocer las desviaciones habidas respecto a lo planeado para poder tomar decisiones oportunas. La formación del coste total en la empresa puede ser contemplado como un proceso de agregación, en el que a partir del coste directo o básico y mediante sucesivas adiciones se llegue al coste total o de empresa. Costes financieros Costes generales de administración COSTE y venta DE LA Costes COSTE EMPRESA generales DE industriales EXPLOTACIÓN COSTE Materias primas INDUSTRIAL COSTE Mano de obra BÁSICO O Energía DIRECTO Componentes El coste básico o directo, también denominado coste primario, está constituido por aquellos elementos primarios que se “funden” en el proceso productivo, cuya medida y vinculación a cada producto pueden conocerse con exactitud. Son la materia prima, la mano de obra directa, la energía y los componentes. Sin embargo, los factores que constituyen el coste directo se combinan en colaboración con un equipo, capital o inmovilizado (maquinaria e instalaciones productivas) y bajo una dirección técnica de la producción. De ahí la necesidad de agregar, en una segunda fase, una serie de elementos de coste que no están vinculados a ningún producto en particular, sino que afectan a todo el proceso o a la explotación en su conjunto. Son los denominados costes indirectos o costes generales industriales, cuya imputación o productos o líneas de productos concretas se realiza según diversos criterios de distribución. Pos otra parte, la producción realizada por la empresa ha de ser ofrecida en el mercado, ya que la empresa produce para vender y no para el autoconsumo, lo que origina unos costes generales de comercialización. Además, la empresa, en su funcionamiento, necesita dotarse de unos servicios generales, de un personal y de una serie de órganos que no están específicamente dedicados a la producción o a la venta, pero que también generan unos costes, denominados costes de administración (personal administrativo, teléfonos, calefacción, directivos…) © paraprofesdeconomia.wordpress.com 10
  11. 11. ECONOMÍA – Tema 43 Estos costes generales de administración y comercialización, necesarios para que la empresa puede realizar su actividad normal y que viene a sumarse al coste industrial, para construir el coste de explotación, también afectan al conjunto general de la actividad, por lo que su distribución por productos o grupos de productos ha de realizarse igualmente en base a determinados criterios de prorrateo. Además de los anteriormente citados, en al empresa se generan también otros costes. En efecto, la actividad de la egresa requiere una determinada financiación, propia o ajena, ya que, en definitiva, toda actividad empresarial puede ser contemplada como la aplicación de unos recursos financieros al proceso de la economía. Ello da lugar a la existencia de unos costes financieros, respecto de los cuales hay que realizar una matización importante: por razones legales, la práctica contable sólo refleja como costes financieros los derivados de la utilización por la empresa de financiación ajena (intereses financieros y otros gastos derivados de la captación de recursos ajenos). Sin embargo, la empresa involucra además, unos recursos propios (que no devengan intereses), pero cuyo coste de oportunidad (es decir, el interés normal que podría obtenerse de los mismo colocándolos en el mercado financiero), sí debiera ser considerado a efectos de un cálculo económico correcto del coste total de la empresa y, en consecuencia del beneficio. Por consiguiente, el coste total de la empresa resultado de añadir al coste de explotación el coste financiero, y el beneficio se obtiene por diferencia entre los ingresos totales y los costes totales. Fundamentos de la Economía y la Administración de Empresas. Aguirre Sádaba (coordinador). Pirámide, 2001. Introducción a la Economía de la Empresa. Bueno Campos. Pirámide, 2002. Introducción a la Administración de Empresas. Cuervo García. Civitas, 1999. © paraprofesdeconomia.wordpress.com 11

×