Your SlideShare is downloading. ×
20070803  (La Verdad De Murcia)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

20070803 (La Verdad De Murcia)

407
views

Published on

Published in: Health & Medicine

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
407
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. OPINIÓN ARTÍCULOS 3 de agosto de 2007 Por miedo a la eutanasia, se cae en la distanasia JUAN MASIÁ CLAVEL/ El pasado 23 de julio moría en Cerdeña Giovanni Nuvoli, de 53 años, enfermo de esclerosis lateral amiotrófica. Deseaba que le desconectaran el res- pirador que le mantenía con vida, pero no lo hicie- ron «por miedo a la eutanasia». Llevaba en cama siete años. Si los hechos ocurrieron como trans- miten las agencias de noticias, el 10 de julio inter- vino la policía para evitar que el respirador fuese desconectado por un anestesista. Los titulares decían que falleció a consecuencia de su huelga de hambre, iniciada el 16 de julio, y añadían que situaciones como ésta reabren el debate sobre la eutanasia. El comentario de su mujer, que dijo: «Ha sufrido como un perro», nos deja la desagra- dable impresión de una mala muerte. Si eu-tanasia significa buena muerte, a casos como éste habría que ponerles también en griego, la etiqueta de caco-tanasia. Si los malos sonidos son cacofonía, la mala muerte sería cacotanasia. Los manuales de ética usan el término técnico de distanasia para referirse a la prolongación indebi- da de la agonía, que es una tortura para el paciente. Pero sería preferible recupertar el senti- do originario de eu-thanasia como buen morir. Lo éticamente reprochable sería aquella eutana- sia injusta que violase la voluntad, derechos y dignidad del paciente Pero hablar de impedir el homicidio, como han hecho algunos políticos neoconservadores y algún obispo timorato, da lugar a malentendidos. Giovanni Nuvoli tenía derecho a pedir que le retirasen el respirador. A eso se llama limitación del esfuerzo terapéutico. También estaba en su derecho a asumir la llegada de la muerte rehusando el alimento. A eso se llama aceptación de la muerte, sin prolongar la agonía. A diferencia de Italia, en nuestro país le habría ayudado la ley de autonomía del paciente. Claro que también en nuestro país, en casos recientes como el de la retirada del consenti- miento al respirador artificial o el de las sedaciones terminales médicamente indicadas, hubo políticos neoconservadores y teólogos u obispos exagerados que confundieron estos casos con el homicidio por omisión, que son cosas distintas. Sigue haciendo mucha falta deshacer malentendidos en bioética, sobre todo, cuando se mezclan ideologías político-religiosas. Juan Masía Clavel es jesuita y experto mundial en Bioética.