• Like
  • Save
Leccion joven: La expiacion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Leccion joven: La expiacion

on

  • 7,337 views

La expiacion

La expiacion

Statistics

Views

Total Views
7,337
Views on SlideShare
1,204
Embed Views
6,133

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

12 Embeds 6,133

http://gramadal.wordpress.com 6041
http://google.gramadal.wordpress.com 26
https://www.google.com.ar 18
http://translate.googleusercontent.com 12
https://www.google.com 11
https://www.google.com.mx 8
http://webcache.googleusercontent.com 5
https://www.google.com.pe 4
https://www.google.cl 3
http://www.fulladventista.net 3
http://i0.poll.fm 1
https://www.google.com.pr 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Leccion joven: La expiacion Leccion joven: La expiacion Document Transcript

    • n6 ió ecc L ara el 9 de 3 201 br em vi no e ed P ión iac xp E -35 ; Is s aía -6 6:1 del ito del lve a el ue lto V 1; M os or a mar. r tod 6-2 p 1 se es a l ma 19: io pa er e om c od dy ron lda or pla l fond a ute m a ay  De e la u m roja 32; don rque t s y ar 27er o 3: ep p 6; 2 ade o1 , qu irado, mald tú a ític v o s : Le stra com rás ay e esta e nue NA r sh r MA Dio mp sob SE ué o sie u pie A Q ST ) : “¿ ? N n t AE VE ueblo os. Po :18, 19 R A p L tr 7 PA as O C e su oso XT ente d e de n (Mique TE an cert os”  rem pade ecad p com stros ue n de Día El o ate 23 18: PREVIEW SÁBADO UN DÍA, MI MADRE decidió sacar todo lo que no usábamos de la casa. Había todo tipo de objetos guardados en armarios, cajones, estantes, en la biblioteca, en el vestidor, en el altillo y en el sótano. No habíamos usado estos objetos durante años. Así que, ella tomó la decisión de revisar una habitación por día, y no parar hasta que cada rincón de la casa estuviera limpio. El primer día de la "Operación Limpieza", vi cómo mi mamá ponía un montón de cosas en el balcón de nuestro departamento. Hizo lo mismo por varios días, y cuando todo estuvo organizado notamos que el balcón estaba repleto de basura que teníamos que tirar. Así, el resto de la familia se involucró en la tarea. Mi papá, mi hermana y yo tomamos todo lo que había sido descartado, y lo llevamos a la basura. Luego, limpiamos el balcón a fondo. Cuando terminamos, todos exclamamos que la casa estaba limpia al fin. Esta experiencia me hizo recordar cuando el pueblo de Israel recibió instrucciones directas de Dios en cuanto a la construcción del Santuario y lo que debían hacer en él. Durante todo el año, por medio del sistema de sacrificios, los pecados de los israelitas se transferían al Santuario. Sin embargo, una vez al año sucedía algo diferente. En el Día de Expiación, el Santuario era purificado de todos los pecados que allí se habían acumulado durante el año. El sacerdote iba al Lugar Santísimo, donde se rociaba la sangre de un macho cabrío sobre el propiciatorio del Arca, bajo el cual estaban los Diez Mandamientos. Era el día de la limpieza, el día en que los pecados eran erradicados del Santuario. Esta semana estudiaremos sobre este importante día, y cómo influye en nuestra relación con Cristo incluso hoy en día. Lección para jóvenes | 40 RECURSOS ESCUELA SABATICA - www.escuela-sabatica.com 02 Noviembre 06
    • DOMINGO 03 Noviembre TÓMALO Y VETE Azazel es el nombre dado al chivo emisario (o expiatorio). * Era uno de los dos machos cabríos que se elegían en el Día de la Expiación. Ese día, el sumo sacerdote sacrificaba al primer macho cabrío y rociaba su sangre en la cubierta del Arca del Pacto, en el Lugar Santísimo del Santuario. El segundo macho cabrío, que era el chivo emisario, llevaba simbólicamente los pecados del Santuario y era llevado al desierto (Levítico 16:21, 22). El macho cabrío sacrificado simboliza a Cristo, quien entregó su vida por nuestros pecados. El chivo emisario representa a Satanás, quien es el verdadero responsable del pecado. El acto de enviar al chivo emisario al desierto representa la condenación de Satanás, quien en última instancia cargará con la responsabilidad de todos los pecados que instigó. Hoy, la expresión chivo expiatorio es usada para referirse a una persona o un grupo de personas que son obligados a responsabilizarse por errores o crímenes de otros. Sin embargo, esta definición no es correcta, en el contexto de estos versículos. Satanás realmente tiene la culpa y merece las consecuencias por sus errores. Jesús representa al macho cabrío sacrificado, porque él murió por nuestros pecados aunque no tenía falta alguna. Él toma nuestro lugar, y aplica su muerte a nosotros cuando aceptamos su sacrificio en nuestro favor. Muchas personas hoy luchan con un pasado lleno de errores, dolor y sufrimiento. Pero, el amor de Dios por cada uno es tan grande que quita nuestros pecados apenas nos arrepentimos. No importa lo terrible que sea el pecado o cuánto sintamos que él nunca podría amarnos, él está esperando perdonarnos y ayudarnos a mejorar. Él sacrificó a su Hijo, a fin de que todos los que crean y se arrepientan tengan vida eterna (Juan 3:16, 17). Un toque de Jesús puede durar toda la vida; así que, cuando pienses en lo grandes que son tus pecados, piensa en cuánto mayor es el amor de Dios por ti. Biblia en mano Lee Levítico 16:16 y 30. ¿Qué se purificaba el Día de Expiación? Lee Levítico 16:15. ¿Qué sucedía con el macho cabrío por Jehová, y qué simbolizaba? ________________________________ * Chivo emisario o chivo expiatorio son dos formas de referirse al macho cabrio de Azazel. Dado que el propósito de este chivo no era hacer expiación por el pecado, se prefiere la expresión chivo emisario. Nota del Editor. 06 41 | Lección para jóvenes
    • LO MEJOR ESTÁ POR LLEGAR El Lugar Santísimo y el Día de la Expiación (Levítico 16) A través de los sacrificios en el Lugar Santo del Santuario, el pueblo aprendía sobre el perdón de Dios y su reconciliación con él. Los eventos que ocurrían en el Lugar Santísimo y en el Día de la Expiación les enseñaban sobre "el proceso de juicio que culmina con la extirpación del pecado". En este día, el sumo sacerdote echaba suertes entre dos machos cabríos: uno sería el chivo emisario; y el otro, el macho cabrío de Dios. El macho cabrío de Dios era sacrificado, y su sangre se usaba para limpiar el Lugar Santo, el Lugar Santísimo y el altar de sacrificios, de los pecados de Israel. De esta manera, se "limpiaba" el Santuario de los pecados del pueblo, que habían sido transferidos allí por medio de la sangre de los sacrificios diarios. Luego de esto, el sumo sacerdote ponía sus manos sobre la cabeza del chivo emisario, confesaba los pecados y los transfería, así, del Santuario al macho cabrío, quien debía transportarlos al desierto. LUNES 04 Noviembre Cristo y el Santuario celestial (Hebreos 8-10 La limpieza del Santuario terrenal nos demuestra cómo será limpiado el Santuario celestial. Cristo quitará "todos los pecados confesados y perdonados", y los pondrá "sobre Satanás. Este será declarado culpable de todo el mal que ha hecho cometer, y deberá sufrir el castigo final". "Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran Sumo Sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos" (Hebreos 4:14-16). Lo mejor está por llegar. Biblia en mano Lee Levítico 16:32 al 34. ¿Cuál era la tarea principal del sumo sacerdote en el Día de Expiación? Al luchar con todas nuestras fuerzas por alejar todo pecado, ¿cómo podemos aprender a depender totalmente de los méritos de Cristo, como nuestra única esperanza de salvación? Lección para jóvenes | 42 06
    • MARTES 05 Noviembre “EL GRAN DÍA” Por la muerte de Jesús se perdonaron nuestros pecados, permitiendo reconciliar nuestra relación con él. Yom Kippur, también conocido como el Día de la Expiación, celebra este trabajo que Jesús ama hacer por nosotros. "El Hijo de Dios, el glorioso Soberano del cielo, se conmovió de compasión por la raza caída. Una infinita misericordia conmovió su corazón al evocar las desgracias de un mundo perdido. Pero, el amor divino había concebido un plan mediante el cual el hombre podría ser redimido. La quebrantada Ley de Dios exigía la vida del pecador. En todo el universo solamente existía uno que podía satisfacer sus exigencias en lugar del hombre. Puesto que la Ley divina es tan sagrada como el mismo Dios, solo uno igual a Dios podría expiar su transgresión. Ninguno sino Cristo podía salvar al hombre de la maldición de la Ley, y colocarlo otra vez en armonía con el Cielo. Cristo cargaría con la culpa y la vergüenza del pecado, que era algo tan abominable a los ojos de Dios que iba a separar al Padre de su Hijo. Cristo descendería a la profundidad de la desgracia, para rescatar la raza caída. "¡Oh, el misterio de la redención! ¡El amor de Dios hacia un mundo que no lo amaba! ¿Quién puede comprender la profundidad de ese amor "que excede a todo conocimiento"? A través de los siglos sin fin, las mentes inmortales, tratando de entender el misterio de ese incomprensible amor, se maravillarán y adorarán a Dios" (Patriarcas y profetas, p. 48). El Hijo de Dios ofreció su vida para expiar las transgresiones del pueblo de Israel. "El plan de la salvación había sido concebido antes de la creación del mundo; pues Cristo es 'el Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo' (Apocalipsis 13:8)" (Ibíd.). Como nuestro Sumo Sacerdote, el Señor nos ha establecido como una nación de sacerdotes en él (1 Pedro 2:9). También, ha abierto el camino para que nos acerquemos confiadamente a la presencia de Dios, ofreciéndose a sí mismo por la expiación de nuestros pecados (Hebreos 10:19-22). Jesús es nuestro Sumo Sacerdote (Hebreos 3:1) y Mediador (Hebreos 12:24). Él vive para interceder ante Dios por nosotros (Romanos 8:34), hasta que vuelva a llevarnos a casa, con él. Biblia en mano Lee Levítico 16:20 al 22. ¿Qué sucedía con el macho cabrío vivo? Agradece a Dios por su perdón misericordioso y por el hecho de que no recordará más nuestros pecados (Jeremías 31:34). ¿Cómo podemos aprender a no recordar nuestros pecados una vez que son perdonados? ¿Por qué es tan importante que hagamos esto? 06 43 | Lección para jóvenes
    • ¿QUIERES VIVIR? ¡PERDONA! El Día de la Expiación trata del perdón. Estás perdonado. ¡Qué maravilloso! Es así de simple. Este amor, gracia y misericordia que disfrutamos día a día es lo que Dios pone en nuestros corazones. Piensa en cómo te sentiste cuando te diste cuenta de que él te había perdonado. Luego de haber derramado todos tus secretos ante Dios, él igualmente te perdonó. Su maravilloso amor vence todo odio, remordimiento y recuerdos. El amor perdona. Cuando llegamos a ser hijos de Dios, aprendemos a amar como él ama. Entonces, ¿por qué nos es tan difícil, a veces, perdonar? Nos hierve la sangre, se nos acelera la respiración y el corazón late más rápido; lo único que queremos es alejarnos de la persona que nos lastimó. ¿Cómo amamos a alguien que nos causó o nos está causando dolor? Ora con poder. ¿Cuántas veces tenemos que escuchar esto antes de ponerlo en práctica? ¡Cómo subestimamos el poder de la oración! ¡Es nuestra línea directa con el Rey de reyes! Sí, él es el único que puede darnos el poder para perdonar a nuestros enemigos. Así que ora, y ten fe en que Dios te dará el tipo de amor que necesitas desesperadamente (Juan 14:13, 14). Perdona y olvida. ¿Realmente hemos perdonado, si no olvidamos? Los recuerdos tienen conexiones emocionales que hacen que afecten nuestras vidas durante largos períodos de tiempo. La única manera en que podremos perdonar y olvidar es cuando perdonamos así como Dios perdona. Cuando él perdona, es como si nunca hubiéramos pecado (Salmo 103:11, 12; Miqueas 7:19; Efesios 4:32). Tiempo. Sí, tomará tiempo. Quizá no podrás perdonar hoy, mañana, en un mes, o quizás en un año. ¿Por qué? Cuando estamos en el mundo, nuestros corazones sufren. Luego, el Escultor tiene que trabajar en ellos para completarlos nuevamente. Debe volver a moldear su obra de arte original (Eclesiastés 3:1-8). Si estás teniendo problemas para perdonar, no sientas que Dios no te entiende. Confía en que él te perdona, y ora para recibir la capacidad de perdonar. ´MIÉRCOLES 06 Noviembre Biblia en mano Lee Levítico 16:29 al 31 y 23:27 al 32. ¿Qué esperaba Dios que hicieran los israelitas en Yom Kippur? ¿Cómo se aplican estos principios hoy a nosotros, que vivimos en lo que se ha dado en llamar el "Día de Expiación antitípico"? Lee Mateo 18:23 al 35. ¿Qué lecciones deberíamos obtener de esta poderosa parábola? Lección para jóvenes | 44 06
    • JUEVES 07 Noviembre ¿ESTAMOS RELAJADOS? La aviación ha experimentado cambios significativos en diseño de aeronaves y en materiales utilizados. Estos cambios han mejorado la eficacia en velocidad, despegue, peso, potencia de motor y sistemas computarizados. En el pasado, los pilotos usaban cuadros y tablas a fin de calcular manualmente cualquier información relevante para el vuelo. Hoy en día, dependen de pantallas LCD electrónicas, que calculan información como distancias y ubicación de las pistas de aterrizaje. Sin embargo, algunas cosas permanecen igual. Los instrumentos de vuelo y sus funciones todavía son dirigidas por lecturas de un tubo de Pitot: un tubo con forma de L, pequeño pero esencial, ubicado en el exterior del fuselaje de un avión. Lee la temperatura, la presión del aire, la velocidad, la humedad y las corrientes de aire. En un contexto bíblico, nuestro "tubo de Pitot" es la historia, que nos enseña cómo Dios salvó y protegió a sus hijos desde el comienzo del mundo. Esta historia todavía es relevante hoy, para toda la gente. La historia bíblica nos muestra el inalterable plan de salvación divino para la humanidad. Nos enseña que siempre podemos contar con su protección, amor, perdón y justicia. Isaías experimentó su propio Día de Expiación (Isaías 6:1-8). Para estar ante la presencia de Dios, debía ser limpiado de sus pecados. Luego de una experiencia tan especial, sintió el llamado a responder: "Aquí estoy. ¡Envíame a mil" (versículo 8). Hoy en día, nosotros también tenemos la oportunidad de ser limpiados de nuestros pecados, gracias al carácter inalterable de Dios. Él permitió la muerte de su Hijo, porque nos ama (Jeremías 31:3). Ahora es el tiempo de servirlo. Ahora es el tiempo de actuar. A pesar de que vivimos en un mundo de permanentes cambios tecnológicos y otros, podemos estar seguros de que el amor, el perdón y la protección de Dios nunca cambiarán. Si no permitimos que el Espíritu Santo transforme nuestros caracteres, si no somos transformados por el amor y el sentido de justicia de Dios, no podremos ser sus embajadores. Tenemos que entender de qué cosas nos ha librado Dios, y experimentar la limpieza de nuestros pecados. Entonces, como Isaías, gritaremos: "Aquí estoy. ¡Envíame a mí!" Biblia en mano ¿Qué similitudes aparecen en Isaías 6:1 al 6 con el Día de Expiación? 06 45 | Lección para jóvenes
    • RECUERDA VIERNES La Expiación es el plan de Dios para reconectarse con nosotros y sanarnos de todo el mal que el pecado ha traído. En el Antiguo Testamento, el Día de la Expiación era el día en que todos los pecados eran erradicados del Santuario. El macho cabrío de Dios era sacrificado, y se utilizaba su sangre para limpiar el Santuario, a manera de representación de la muerte de Cristo, que nos limpia de nuestros pecados. El chivo emisario, o Azazel, recibía todos los pecados y era abandonado en el desierto. Cuando experimentamos el poder limpiador de la expiación de Cristo, también podemos experimentar el poder de la presencia de Dios. 08 Noviembre CONSIDERA » Completa un estudio bíblico sobre el Día de Expiación de manera individual o en un Grupo pequeño. Estudia el tema hasta que se lo puedan explicar de manera sencilla a alguien que no sepa nada sobre esto. » Escribe una historia sobre una familia israelita y su experiencia en el Día de la Expiación en el desierto, con Moisés. » Dibuja o pinta los dos machos cabríos descritos en Levítico 16. Permite que los símbolos te ayuden a ganar un mayor entendimiento sobre la muerte de Cristo por nosotros y su perdón, así como respecto de la responsabilidad de Satanás por el pecado. » Mira un documental sobre las partes más profundas exploradas del océano. Imagina a Dios arrojando nuestros pecados en las partes más profundas e inaccesibles del océano, para que nadie los recuerde nunca más (Miqueas 7:18, 19). » Ora y escribe sobre los aspectos de tu vida en los que necesitas experimentar de manera más completa el poder limpiador de la expiación de Dios. » Haz una lista de himnos o coritos que hablen sobre la teología de la expiación; por ejemplo, el perdón de los pecados, la sangre limpiadora de Cristo, su muerte por nosotros, etc. Busca una oportunidad para cantarlos en la Escuela Sabática o con un grupo de amigos. AMPLÍA El conflicto de los siglos, p. 716; Patriarcas y profetas, "El Tabernáculo y sus servicios", pp. 356-372; Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 1, Levítico 16. Colaboraron esta semana: José Daniel Sánchez, Toronto, Ontario, Canadá; Catherine Hernández, Toronto, Ontario, Canadá; Leonardo Barboza, Toronto, Canadá; Nineii Astrid Escobar, Toronto, Ontario, Canadá; Gabriela Caballero, Toronto, Ontario, Canadá; Patricia Barboza, Toronto, Ontario, Canadá; Christy Yingling Gusse, Fort Worth, Texas, EE.UU. Lección para jóvenes | 46 RECURSOS ESCUELA SABATICA - www.escuela-sabatica.com 06