Leccion jovenes “el cielo” sobre la tierra
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Leccion jovenes “el cielo” sobre la tierra

on

  • 6,258 views

“EL CIELO” SOBRE LA TIERRA

“EL CIELO” SOBRE LA TIERRA

Statistics

Views

Total Views
6,258
Views on SlideShare
729
Embed Views
5,529

Actions

Likes
1
Downloads
3
Comments
0

16 Embeds 5,529

http://gramadal.wordpress.com 5458
http://google.gramadal.wordpress.com 21
http://translate.googleusercontent.com 17
https://www.facebook.com 9
https://www.google.com.mx 5
https://www.google.es 4
https://www.google.com.co 4
https://www.google.com.pe 2
http://webcache.googleusercontent.com 2
https://www.google.cl 1
https://www.google.com 1
https://www.google.com.pr 1
http://ww.gramadal.wordpress.com 1
http://www.fulladventistas.net 1
https://www.google.hn 1
http://www.fulladventista.net 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Leccion jovenes “el cielo” sobre la tierra Leccion jovenes “el cielo” sobre la tierra Document Transcript

  • El “cielo” sobre la TierraLección 2 Para el 12 de octubre de 2013 PARA ESTA SEMANA: Génesis 1:31-2:3; Éxodo 39:32, 43, 25:3; Hebreos 8:5; Juan 2:19- 21; 1 Corintios 3:16, 17; Apocalipsis 21:1-22 TEXTO CLAVE: “Estos sacerdotes sirven en un santuario que es copia y sombra del que está en el cielo, tal como se le advirtió a Moisés cuando estaba apunto de construir el tabernáculo: ‘Asegúrate de hacerlo todo según el modelo que se ta ha mostrado en la montaña’ “ (Hebreos 8:5) PREVIEW SÁBADO 05Octubre 02 CADA TANTO ME PREGUNTO QUÉ SERÁ ESTAR CON JESÚS caminar junto a él sin las preocupaciones de este mundo, simplemente disfrutando de su presencia. La idea de que Jesús traerá su hogar aquí, a la Tierra, para que podamos vivir con él, me emociona y me da esperanza al contemplar ese día. Pero, al volver a mi vida terrenal, recuerdo que esa esperanza tuvo un precio muy alto: la sangre del Cordero inma- culado. Es fácil olvidar que Jesús dio todo y que continúa trabajando en el cielo por aquellos que lo aceptan como Salvador. Los israelitas recordaban esto por causa del Santuario terrenal. El Santuario era una vislumbre del futuro, cuando Jesús llevaría sobre sí todos nues- tros pecados. A través del Santuario y de sus servicios, los israelitas experimen- taban la presencia de Dios en medio de ellos. Adonde fuera que se mudaran, Dios estaba con ellos. ¡Qué increíble es saber todo el tiempo que, sin importar adonde nos manda, él está allí, con noso- tros! Y, así como el sumo sacerdote intercedía por los israelitas, Jesús está haciendo lo mismo ahora por nosotros, en el Santuario celes- tial. Juan 14:2 y 3 dice: "En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté (NVI)". Al estudiar esta semana sobre el Santuario, espero que tú también tengas la plena seguridad de que Jesús está intercediendo por nos- otros en el Santuario celestial, y que volverá para que podamos ha- bitar con él por toda la eternidad. Lección para jóvenes | 12 RECURSOS ESCUELA SABATICA - www.escuela-sabatica.com
  • 02 EL MEDIO VISUAL DE DIOS En el comienzo, el Jardín del Edén no era solamente el hogar de Adán y de Eva. Era un lugar donde podían desarrollar una relación personal con Dios. Al salir del Jardín luego de serle desobedientes, nuestros primeros padres y sus descendientes tuvieron que vivir se- parados de la presencia física de Dios. Pero, no todo estaba perdido. Dios no nos creó para luego aban- donarnos ante la primera muestra de pecado humano. Él ama dema- siado a la humanidad como para no tener un plan B. Así que, Dios le advirtió a Satanás: "Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón" (Génesis 3:15). Con el fin de recordar a los israelitas su amor y su gracia, y su pre- sencia constante en sus vidas, Dios ordenó a Moisés: "Erige el san- tuario ciñéndote al modelo que se te mostró en el monte" (Éxodo 26:30). El Santuario terrenal y la estructura de los templos israelitas eran una manifestación del Santuario celestial. Eran ayudas visuales para representar la salvación de Dios. Cada parte del Santuario terre- nal fue construida acorde con las instrucciones de Dios (Éxodo. 25- 30). Los servidos del Santuario revelaban la promesa de la redención a través del sacrificio de Cristo y su mediación por nosotros ante el Padre. Esta promesa fue cumplida en la colina del Gólgota, hace va- rios siglos. Reclamemos la salvación que es nuestra a través del sa- crificio de Cristo, con el fin de que podamos desarrollar nuestra propia relación personal con Dios, nuestro Padre. Biblia en mano Medita en el concepto de la misma palabra Santuario. ¿Qué te viene a la mente? ¿Qué cosas constituyen un "Santuario" para ti, ahora? ¿De qué forma tu comprensión de estos santuarios te ayuda a entender mejor lo que un santuario de Dios nos propor- ciona? DOMINGO 06 13 | Lección para jóvenes Octubre
  • 02 LA ORACIÓN EFICAZ LUNES 07Los símbolos forman parte de nuestra vida. Incluso, las letras utilizadas para escribir esta lección son símbolos. Los símbolos son objetos que no tienen un significado inherente; los significados se toman de fuentes exter- nas. Detenemos nuestros autos cuando el semáforo está en rojo, porque ese es el color que se decidió usar. Uno de los primeros símbolos que el ser humano recibió de Dios fue el Jardín del Edén. La copia antigua (Génesis 3:8; Éxodo 25-30; Hebreos 8:4, 5) Luego de que Adán y Eva pecaron, la humanidad vivió por un tiempo cerca del Jardín del Edén, el hermoso santuario de Dios. Allí, Dios había habitado con Adán y Eva. Allí, Adán y Eva habían tenido acceso al árbol de la vida. Era el cielo en la Tierra. Pero, ellos eligieron comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. No pasó mucho tiempo antes de que Adán y Eva, y sus descendientes, perdieran de vista el Jardín del Edén, tanto física como espiritualmente. Por eso, Dios tuvo que dar otro santuario a la humanidad. El propósito de este santuario sería enseñar al pueblo de Dios cómo planeaba salvarlo del pecado. Podemos leer sobre este santuario en Éxodo 25 al 30. El diseño es copia del diseño del Santuario celestial (Hebreos 8:5). Lo que Moisés construyó era, en realidad, una "copia y sombra del que está en el cielo". Los planes que Dios tenía para su relación con los humanos se desarrolla- ron en el cielo mucho antes de que se construyera el Santuario terrenal. Lo que les dio a los israelitas en el éxodo, fue un pedacito de cielo en la Tierra. Una vez más, Dios habitó con su pueblo. La Persona (Juan 1:14. 29; 2:19-21; 6:35; 8:12) El Santuario terrenal señalaba a Jesús: el Santuario supremo. Juan se- ñaló que el "Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros" (Juan 1:14, RVR). La frase "habitó entre nosotros" es una clara referencia a la palabra hebrea para "tabernáculo", que significa "habitar". Sin embargo, el objetivo de Jesús no era simplemente caminar en la Tie- rra, junto con la humanidad, por un corto tiempo. Su propósito es guiarnos al cielo, a fin de entablar una relación eterna con su pueblo. A través de los símbolos que nos ha dado, a través de sus enseñanzas, de su vida y su sacrificio, trajo el cielo a la Tierra, para que podamos ir de la Tierra al cielo. Se convirtió en el puente, en la escalera. Jesús ha preparado un lugar maravilloso para nosotros; y nos está es- perando. ¿Quieres estar con él? Biblia en mano Lee Éxodo 25:9 y 40; y Hebreos 8:5, y 9:23 y 24. ¿Qué relación existe entre el Santuario terrenal y el celestial? Lección para jóvenes | 14 Octubre
  • 02 LA CASA DE DIOS EN LA TIERRA "Las Escrituras contestan con claridad a la pregunta: ¿Qué es el Santuario? La palabra 'santuario', tal cual la usa la Biblia, se refiere, en primer lugar, al tabernáculo que construyó Moisés, como figura o imagen de las cosas celestiales; y, en segundo lugar, al 'verdadero tabernáculo' en el cielo, hacia el cual señalaba el Santuario terrenal" (El conflicto de los siglos, p. 412). "El Santuario celestial, en el cual Jesús ministra, es el gran modelo, del cual el Santuario edificado por Moisés no era más que un tra- sunto. Dios puso su Espíritu sobre los que construyeron el Santuario terrenal. La pericia artística desplegada en su construcción fue una manifestación de la sabiduría divina" (Ibid., p. 409). "Para la construcción del Santuario fue necesario hacer grandes y costosos preparativos; hacía falta gran cantidad de los materiales más preciosos y caros; no obstante, el Señor solamente aceptó ofren- das voluntarias. 'Di a los hijos de Israel que tomen para mí ofrenda: de todo varón que la diere de su voluntad, de corazón, tomaréis mi ofrenda' (Éxodo 25:2). Tal fue la orden divina que Moisés repitió a la congregación. La devoción a Dios y un espíritu de sacrificio fueron los primeros requisitos para construir la morada del Altísimo" (Pa- triarcas y profetas, p. 356). "Del carácter sagrado que rodeaba el Santuario terrenal, los cris- tianos pueden aprender cómo deben considerar el lugar donde el Señor se encuentra con su pueblo [...]. "La casa es el santuario para la familia, y la cámara o el huerto el lugar más retraído para el culto individual; pero, la iglesia es el san- tuario para la congregación [...]. "Nada de lo que es sagrado, nada de lo que pertenece al culto de Dios, debe ser tratado con descuido e indiferencia. A fin de que los hombres puedan tributar mejor las alabanzas a Dios, su asociación debe ser tal que mantenga en su mente una distinción entre lo sa- grado y lo común. Los que tienen ideas amplias, pensamientos y as- piraciones nobles, son los que sostienen entre sí relaciones que fortalecen todos los pensamientos de las cosas divinas. Felices son los que tienen un santuario, sea alto o humilde, en la ciudad o entre las escarpadas cuevas de la montaña, en la humilde choza o en el desierto" (Testimonios para la iglesia, tomo 5, p. 464). Biblia en mano Lee Juan 2:19 al 21. ¿Por qué el cuerpo de Cristo es comparado con el Templo? Ver, también, Juan 1:14. Por causa de nuestra naturaleza pecadora, es muy fácil pensar que Dios está enojado con nosotros. ¿De qué modo la revelación del amor de Dios, como se ve en la vida y la muerte de Jesús, nos ayuda a darnos cuenta, en el ámbito personal, de que Dios nos ama a pesar de nuestras faltas? ¿De qué maneras debería esto animarnos a ob- tener victorias sobre el yo? MARTES 08Octubre 15 | Lección para jóvenes
  • 02 QUÉ HACER CUANDO PECAMOS ´MIÉRCOLES 09Octubre El Santuario terrenal era un símbolo del Santuario celestial. Cuando los israelitas pecaban, debían llevar una ofrenda al sacer- dote, quien presentaba el sacrificio ante Dios para perdón de sus pe- cados. Aunque el Santuario terrenal ya no se aplica a nosotros, los conceptos allí enseñados están presentes en el Santuario celestial. ¿Cómo podemos aplicar el mensaje del Santuario a nuestra vida? ¿Qué podemos hacer para seguir las instrucciones que Dios nos dio? Confesar nuestros pecados. Cuando un israelita pecaba, tenía que llevar una ofrenda por su pecado al Santuario y confesarlo ante el sa- cerdote. Algunos pecados pueden ser difíciles de confesar, pero la única forma en que nuestros pecados pueden ser perdonados es si admitimos que hemos pecado y confesamos esos pecados a Jesús, nuestro Sumo Sacerdote celestial (1 Juan 1:9). Recordar el sacrificio de Jesús. No era la muerte del animal lo que traía perdón por los pecados, sino que ese símbolo de la muerte de Jesús en la cruz llevaba al perdón. El animal, inocente y sin mancha, representaba al Salvador, quien murió por nuestros pecados aunque él no había pecado. Hoy, no tenemos que llevar animales como sa- crificio ante un sacerdote. En lugar de eso, cada vez que confesamos un pecado deberíamos recordar el amor de Dios por nosotros y su sacrificio en la cruz, para que nuestros pecados puedan ser perdo- nados (Juan 3:16, 17). Arrepentimos de nuestros pecados. Luego de confesar nuestros pecados y que Dios nos perdone, deberíamos arrepentimos de ellos y, con la ayuda de Cristo, evitar el pecado. No nos aprovechemos del sacrificio de Jesús continuando en nuestro pecado. En lugar de eso, recordemos el dolor físico, mental y espiritual que él sufrió por nos- otros, y determinemos, con la ayuda del Espíritu Santo, no volver a pecar (Hechos 3:19). Biblia en mano Lee 1 Corintios 3:16 y 17; 6:19 y 20; 2 Corintios 6:16; y Efesios 2:19 al 22. Nota las imágenes del Templo en estos textos. ¿Qué verdad nos enseña aquí la Biblia? Por supuesto, somos salvados por la justicia de Cristo, que nos cubre completamente. Sin embargo, por lo que Cristo nos ha dado por gracia, ¿qué pide Dios de nosotros, a cambio? Y, aún más importante, ¿cómo podemos hacer bien lo que él pide de nos- otros? Lección para jóvenes | 16
  • 02 UN SANTUARIO SEGURO Y SANTO La palabra Santuario evoca dos significados: un lugar sagrado y un refugio seguro. Sabemos que la iglesia, como Santuario, es un lugar de Octubre adoración y, como tal, debe ser tratada con respeto y reverencia. Pero ¿y en cuanto a los miembros de iglesia? Como parte del cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:27), ¿somos cada uno de nosotros un refugio, en el cual las personas dolidas pueden encontrar sanidad? ¿Un refugio seguro? Dios quiere que cultivemos relaciones sanas y serviciales. Es de suma importancia que cuando las personas dolidas acudan a la iglesia podamos responder de manera apropiada. ¿Es tu iglesia un lugar seguro; un santuario de amor, gracia y sa- nidad? ¿O las personas experimentan más dolor cuando van a tu igle- sia? ¿Se empeoran sus agonías o se alivian? ¿Se encuentran a sí mismos disciplinados, pero sin un plan de restauración? ¿Son su nombre y su reputación difamados, a través de chismes camuflados de pedidos de oración? ¿Se los culpa por lo que sufrieron, se les dice que oren por eso, que tengan más fe? ¿Qué hace tu iglesia cuando un miembro cae? ¿Se pone el énfasis en la disciplina que redime o en la disciplina que condena? ¿Es tu iglesia un lugar en que la gente puede ir como esté, y aun así sentirse amada y aceptada sin condiciones? ¿O es tu iglesia un lugar donde la gente siente que tiene que actuar de cierta manera antes de sen- tirse amada y aceptada? Ninguna iglesia debería ser solamente un lugar en el cual la gente aprenda sobre respetar y reverenciar a Dios, o sobre verdades profé- ticas profundas. Una iglesia, también, debería ser un lugar edificante, donde estamos a salvo para no temer ser vulnerables unos con otros; un lugar seguro, para ser honestos con los defectos de otros y para recibir sanidad, y seguro para abrirnos a la responsabilidad y el estí- mulo que se generan en la verdad. Una iglesia así es un verdadero santuario. Biblia en mano Lee Apocalipsis 7:15 al 17. ¿Dónde están los redimidos, y cómo los describe este pa- saje? Lee Apocalipsis 21:1 al 22. ¿Cómo se describe la Nueva Jerusalén? ¿Qué similitudes encuentras entre la Santa Ciudad y el Santuario, en estos textos? ¿Vivir una eternidad en una relación estrecha con Dios? Entonces, ¿por qué es tan vital para nosotros caminar, como dice una y otra vez Elena de White, "en estrecha comunión con Dios” ahora? JUEVES 10Octubre 17 | Lección para jóvenes
  • 02 RECUERDA VIERNES 11Octubre Si quieres ver lo llena que está la Biblia de símbolos, no necesitas ir más lejos que Juan 3. El Espíritu es viento. Debemos nacer de nuevo. El Mesías es como... ¿una antigua serpiente de metal? A pesar de tener una vida de instrucción religiosa, unos pocos minutos con Jesús dejaron a Nicodemo mareado. Con su entendimiento literal hecho añicos, tenía que volver a organizar todo lo que había cono- cido, para ver lo que había estado allí mismo todo el tiempo. Lo mismo sucede con el Santuario. El Santuario terrenal señalaba hacia la misión terrenal del Mesías. Las imágenes del Santuario pre- sentes en el Nuevo Testamento revelan el trabajo de Jesús en el cielo y, a través de ello, nuestra salvación. Lección para jóvenes | 18 CONSIDERA » Lee los capítulos 1 al 11 de Apocalipsis y nota las imágenes del Santuario que encuentres. » Pinta imágenes abstractas que muestren a Jesús como el Pan de vida, la Luz o el Cordero de sacrificio. » Observa una copia (digital u otra) de la obra pictórica "Agnus Dei", de Francisco de Zurbarán ("Cordero de Dios"); una muestra ar- tística del cordero de sacrificio. ¿Cómo te hace sentir? ¿En qué te hace pensar? » Medita en la historia de la serpiente de bronce en Números 21:4 al y considera cómo los israelitas habrán entendido su expe- riencia. ¿De qué manera esta historia te ayuda a entender tu propia relación personal con el Salvador? » Haz una lista de lugares o momentos que han representado para ti un santuario espiritual, físico o emocional. ¿Qué personas han sido también un santuario? » Escribe una canción inspirada en los símbolos de la Escrituras que conciernen a Cristo como nuestro Salvador. » Describe qué necesita la comunidad de tu iglesia para ser un santuario en cada aspecto de la palabra. AMPLÍA La educación, "La escuela del más allá", pp. 301-309; El conflicto de los siglos, "El fin del conflicto", pp. 731-737; El Deseado de todas las gentes, "Nicodemo", cap. 17. Colaboraron esta semana: Clarence Cheong, Singapur; Melody Tan, Wahroonga, Nueva Gales del Sur, Australia; James Tham, Singapur; Jimmy Quek, Singapur; Christon Choo, Singapur; Faith Toh, Singapur; Tompaul Whe- eler, Nashville, Tennessee, EE.UU. RECURSOS ESCUELA SABATICA - www.escuela-sabatica.com