Your SlideShare is downloading. ×
Leccion joven: Para que no lo olvidemos (Malaquías)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Leccion joven: Para que no lo olvidemos (Malaquías)

9,611
views

Published on

Para que no lo olvidemos (Malaquías)

Para que no lo olvidemos (Malaquías)


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
9,611
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
11
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. lección 1322 al 28 de junioPara que no lo olvidemos(Malaquías)«Porque desde donde nace el sol hasta donde se pone,grande es mi nombre entre las naciones. En todo lugar se ofreceincienso y ofrendas puras a mi nombre, porque grande es mi nombreentre las naciones —dice el Señor Todopoderoso».Malaquías 1: 11126¿En alguna ocasión olvidaste invitar a alguiena una importante celebración o acontecimiento?¿Cuán a menudo olvidas invitar a Jesús a tu vida?
  • 2. ¿Te has sentido defraudado o defraudada a causa de algún fallido noviazgo orelación sentimental? ¿Cómo te sentiste? ¿Experimentaste dolor, ira o celos? A con-tinuación piensa en Dios. Él no considera abandonarnos o dejarnos solos, tampo-co cambia sus planes respecto a nosotros. Su compromiso requiere acciones recí-procas de nuestra parte. Una máxima conocida que quizá hayas escuchado dice:«Mientras mayor sea el privilegio, mayor será la responsabilidad». Al enfrentarnuestra responsabilidad deberíamos darnos cuenta de que no tenemos nada queperder si Dios está a nuestro lado. Sin embargo, a veces nos hacemos daño al per-mitir que el temor y los sentimientos de incapacidad nos embarguen. Luego olvi-damos nuestra responsabilidad y no hacemos nada.En las lecciones de este trimestre hemos aprendido que el amor de Dios y sucompromiso con sus criaturas nos hace responsables ante él por los dones quegratuitamente nos concede. Lo primero es que debemos reconocer los donesque Dios nos ha otorgado. Luego, nos toca expresar nuestro agradecimiento y en-trega. Mientras buscamos desesperadamente con el fin de encontrar en nuestrasvidas potenciales escondidos, aumentará el respeto por el trabajo, la adoración, lamayordomía y el compañerismo cristiano. De ahí que la calidad del producto finalmejore y que se le brinde respeto a Dios y al ser humano. Por tanto, nos converti-mos en personas más diestras y exitosas.Observarás en la lección de esta semana que la preocupación de Dios se revelaen su mensaje de amor: «Yo los he amado». Sin embargo, la insensible y descuidadarespuesta es: «¿Y cómo nos has amado?» (Mal. 1: 2, 3). A Israel se le concede unaoportunidad para volver a Dios, pero todavía existe un gran desafío: desarrollar yalimentar una correcta relación con Dios, demostrándola mediante la mayordo-mía. Establecer dicha relación con Dios significa que debemos incluirlo en nues-tras vidas a diario. Debemos orarle y no tan solo hablar de él. Necesitamos desarro-llar y alimentar una conexión íntima con nuestro Padre celestial. Esto incluye leersu Palabra, dando testimonio de lo que él ha hecho por nosotros. Al hacerlo nospareceremos más a él.Lo extraño es que Dios no se olvida de nada. Él posee un registro permanentede aquellos que respetan, reverencian y reflejan su carácter. Esto hace que la vidasea más vibrante, interesante y sensible. Esta semana te invito a que aceptes y apre-cies su fiel pacto de amor y que le devuelvas un servicio voluntario y comprometido.«¡No lo olvidemos!»127Cecily Daly, Huntsville, Alabama, EE. UU.Malaquías 1: 2, 3RecuerdaIntroducciónsábado22 de junioDebemos desarrollar y alimentar una conexión íntima con nuestroPadre celestial.
  • 3. 128domingo23 de junioMalaquías 1: 1-12; 2;Salmo 51: 17Honor a quien honor mereceLogos¿Rutinas estériles o acaso una genuina adoración? (Mal. 1: 6-12)¿Acaso la adoración consiste únicamente en cantar? ¿Orar? ¿Dar diezmos yofrendas? ¿Puede la verdadera adoración expresarse en un boletín o programa im-preso de la iglesia? ¿Puede llevarse a cabo la adoración en otro lugar que no sea eledificio de una iglesia? ¿Se puede adorar en casa, en un auto, en un autobús? ¿Ado-ramos, rendimos adoración o experimentamos la adoración?Cuando adoramos a algo o a alguien, brindamos reverencia y honra a dichoobjeto o persona. Cuando adoramos a Dios hay canciones, oraciones, ofrendas,nos postramos y servimos, todo como una muestra de reverencia y honra a Dios.¿Es posible que se rebaje la dignidad de Dios mediante esos actos públicos o priva-dos? ¿Es su honra puesta en entredicho?La adoración debería ser una parte integral de la expresión de fe de un creyen-te en Dios. El amor de Dios demanda adoración. La forma en que respondemos aese llamando puede revelarle a él y a quienes nos rodean la reverencia y la honraque le brindamos a nuestro Creador. Es mejor no adorar a Dios que hacerlo enuna forma descuidada o indiferente. El amor de Dios por nosotros demanda y es-pera lo mejor de nuestra parte al adorar. El libro de Malaquías señala algunas defi-ciencias en la adoración realizada por Israel y eso es algo que nos ofrece algunasperspectivas respecto a la verdadera adoración a Dios.Durante el tiempo del profeta Malaquías, las vidas espirituales de los judíosvueltos del exilio habían declinado. Aunque ellos practicaban diversas costumbresy ceremonias religiosas, las mismas se habían convertido en rutinas vacías en lugarde constituir una genuina adoración. Dios no estaba satisfecho. Como respuesta élcomisionó al profeta Malaquías para que les hiciera llegar un fuerte mensaje deadvertencia, recordándoles sus experiencias pasadas como nación y llamándolos avolverse a Dios y a las demandas de su relación pactual.*La indiferencia de Israel hacia Dios (Mal. 1: 1-4).Dios se refirió a la indiferencia religiosa de Israel y mencionó a las claras en quéhabían fallado. Como respuesta, Israel desafió al Señor para que demostraraque ellos habían incumplido. Como una evidencia inicial de su condición, Diosles recuerda que él había cumplido con su parte del pacto que había realizado conla nación siglos atrás. Él dijo: «Yo los he amado» (Mal. 1: 2). Sin embargo, ellospreguntan: «¿Y cómo nos has amado?» (vers. 2). Dios contesta recordándoles quefue en virtud de su amor que ellos se habían convertido en una nación (Mal. 1: 2-4).Dios dijo que ellos demostraron una falta de aprecio por él al despreciar su nom-bre. Su respuesta aparece a continuación (Mal. 1: 6). Dios dijo que ellos lo habíandefraudado en los sacrificios y ofrendas. Su siguiente argumento fue: «¿En qué he-mos despreciado tu nombre?» (vers. 7). Dios replica afirmando que le han ofrecidosacrificios ciegos, enfermos, cojos y mal habidos.
  • 4. La indiferencia de Israel hacia sus connacionales (Mal. 2)Israel no tiene tan solo un problema al relacionarse con Dios, sino que tambiéntienen problemas entre sí. El matrimonio no significaba nada. De igual forma, devol-vereldiezmoeraalgoprácticamentedesconocido.Lamaldaderaexaltadayelservicioa Dios era considerado como algo inútil. A Dios no le agradaba nada de aquello. Élestaba cansado de la hipocresía de ellos y se sentía disgustado a causa de su falsa pie-dad. No obstante, la gente aún defendía su comportamiento. Sugirieron que Dios notenía bases para sus reclamos en contra de ellos. Dios contesta señalando la forma enque ellos no han distinguido entre lo sagrado y lo común al adorar, o entre el bien yel mal en sus vidas diarias. Pasaban por alto el pecado con la excusa de que era algosin importancia y que Dios no tenía por qué preocuparse mientras ellos observaranlas normas religiosas externas. Como resultado de su apatía y descuido, Dios les re-cuerda el juicio venidero. Sin embargo, incluso durante el juicio Dios promete librara aquellos que son hallados justos gracias a Jesús el Sol de justicia.¿Y nosotros? (Sal. 51: 17)En la actualidad no ofrecemos sacrificios de animales como acto de adoración.El nuevo pacto requiere un sacrificio diferente: el de nuestro corazón. David decla-ra en el Salmo 51: 17: «El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú,oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido». Con el fin de entre-garle nuestro corazón a Dios debemos rendirle también nuestras vidas. Cuando lohagamos, dedicaremos tiempo para alistarnos para la adoración. Cuando le entre-guemos nuestros corazones a él, presentándonos como un sacrificio vivo, le adju-dicaremos a Dios el debido honor a su nombre (Sal. 29: 2). «Por lo tanto, hermanos,tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de uste­des, enadoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable aDios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la re-novación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena,agradable y perfecta» (Rom. 12: 1, 2).Dios nos concede al Espíritu Santo para que nos sea de ayuda. La gracia deDios nos fortalece. Debemos aceptar esos dones por fe, vivir nuestra fe minuto aminuto recordando siempre lo que Dios ha hecho por nosotros.PARA COMENTAR1. Compara tu preparación para adorar y tus ofrendas de adoración con las deIsrael durante el tiempo de Malaquías. ¿En qué forma tu adoración honra odeshonra a Dios?2. Los judíos habían olvidado la manera en que Dios los había librado del cautive-rio babilónico, demostrando su gran falta de memoria a través de una adoraciónirreverente y de sus malas relaciones personales. ¿Acaso somos hoy diferentes?* Comentario bíblico adventista, tomo 4. Ver comentario sobre Malaquías 1.El nuevo pacto requiere un sacrificio diferente: nuestro corazón.129Troy Brand, Decatur, Alabama, EE. UU.
  • 5. 130lunes24 de junioMalaquías 1: 6, 8; 2: 5, 9,14-16; 3: 8; 4: 4Violadores del pactoTestimonioSonia E. Paul, Huntsville, Alabama, EE. UU.«La profecía de la palabra de Jehová contra Israel, por medio de Malaquías eraque las lecciones pasadas no se olvidaran, y que el pacto hecho por Jehová con lacasa de Israel se cumpliese con fidelidad».*«En tiempos del antiguo Israel, toda ofrenda que se traía a Dios era cuidado-samente examinada. Si se descubría un defecto cualquiera en el animal presen-tado, se lo rechazaba, pues Dios había mandado que las ofrendas fuesen “sinmancha”».**Los sacerdotes del tiempo de Malaquías eran un pobre ejemplo: no vivían deacuerdo al pacto levítico. Su corrupción era motivo de discordia y de malos tra-tos entre el pueblo. «El pacto “de vida y de paz” que Dios había hecho con loshijos de Leví, el pacto que habría traído indecibles bendiciones si se lo hubieracumplido, el Señor ofreció renovarlo con los que habían sido una vez caudillosespirituales, pero que por la transgresión se habían tornado “viles y bajos a todoel pueblo».***«Dios bendice el trabajo de las manos de los hombres, para que ellos le de-vuelvan la porción que le pertenece. Les da el sol y la lluvia; hace florecer la vege-tación; les da salud y capacidad para adquirir recursos. Toda bendición provienede su mano bondadosa, y él desea que hombres y mujeres manifiesten su grati-tud devolviéndole una porción en diezmos y ofrendas, ofrendas de agradeci-miento, de buena voluntad y pacíficas».****«Entre los judíos se permitía que un hombre repudiara a su mujer por lasofensas más insignificantes, y ella quedaba en libertad para casarse otra vez. Estacostumbre era causa de mucha desgracia y pecado. En el Sermón del Monte,Jesús indicó claramente que el casamiento no podía disolverse, excepto porinfidelidad a los votos matrimoniales».*****PARA COMENTAR¿Qué pasos estás dispuesto o dispuesta a dar con el fin de reafirmar tu pacto conDios?* Profetas y reyes, cap. 58, pp. 478, 479.** El conflicto de los siglos, cap. 28, p. 466.*** Profetas y reyes, cap. 58, p. 479.**** Ibíd., p. 480.***** Así dijo Jesús, cap. 3, p. 104.«Dios bendice el trabajo de las manos de los hombres».
  • 6. Tenemos tantas dificultades para confiar en los demás, que la idea de confiaren Dios raya en lo absurdo. Sin embargo, reconocemos que en él está la fuentede la sabiduría, del amor y de la entrega.¿Podemos confiar en Dios? Una forma de saber si puedes confiar en alguien esevaluando la confiabilidad de él o de ella. ¿Es quién dice ser? ¿Olvida con facilidadsus promesas? Dios es y siempre ha sido confiable, incluso en los momentos en quenosotros no lo hemos sido (Mal. 3: 6). De ahí que con toda seguridad podemosconfiar en él y en sus promesas.¿Cuál es su agenda? Dios dice: «Vuélvete a mí y yo me volveré a ti» (Mal. 3: 7).Aquí Dios afirma: «Deja de hacer lo que quieres hacer y vuélvete a mí». Sí, él desea«compartir» con nosotros, no en una forma pretenciosa sino porque nos hemoscomprometido a hacer lo correcto.¿Cuál es el truco? Consulta Malaquías 3: 8. Dios nos pide que actuemos correc-tamente en lo que respecta a nuestros recursos. Él continúa diciendo que ¡somos la-drones! ¡Esto ya es algo personal! ¿No es mío mi dinero? En realidad no lo es. Todolo que tenemos le pertenece a él. De ahí que si él tan solo nos pide el diez por ciento¿no deberíamos alegrarnos al devolverle una fracción tan pequeña?Musitamos que Dios no es bueno, porque lo único que deseamos es su bendi-ción. Sin embargo, Dios dice:—Vamos a negociar. Tú me das el diez por ciento y yo te bendeciré dándote dosveces más.—¡Pero eso no es un trato justo!—¡Qué importa!ADiosnoleimporta.Sipudiéramosrevestirnosdevalorparaquenuestrosactosacompañaran a nuestro dinero, Dios nos bendeciría en forma abundante (Mal.3: 10). ¿Quién será tan tonto como para no aceptar su oferta? Yo no, porque no sola-mente él promete sino que también cumple ¡y de qué manera!PARA COMENTAR1. ¿Qué otros recursos divinos sustraemos o administramos mal?2. Muchas personas y empresas cosechan los beneficios de pagar un doble diezmo.¿Es algo que has probado? Hazlo durante un mes y lleva un registro de las bendi-ciones que Dios te da como resultado.«Todo lo que tenemos le pertenece a él».131Hilary Daly, Takoma Park, Maryland, EE. UU.Malaquías 3: 6-10Confianza mutua: Dios y túEvidenciamartes25 de junio
  • 7. 132miércoles26 de junioDeuteronomio 6: 10-12;Marcos 12: 30;Hebreos 11: 6Recordando la presenciade Dios en tu vidaCómo actuarGwendolyn D. Baker, Huntsville, Alabama, EE. UU.Él desea que lo consultes en todo.Dios no necesitó utilizar un GPS para guiar a los israelitas en su ruta hacia latierra prometida. Él los guió en forma sobrenatural mediante una nube, utilizandosu GPS (Gran Poder Sobrenatural) porque deseaba que ellos recordaran su direc-ción y de dónde los había sacado (Deut. 6: 10-12). Sin embargo, debido al pecadoy a su desobediencia, los israelitas se distrajeron tanto que marcharon en círculosdurante cuarenta años antes de llegar a su destino.Del mismo modo que necesitamos un GPS que funcione en cualquier clima,o en cualquier lugar del mundo, veinticuatro horas al día, nuestro Guía desea querecordemos siempre que él también controla el clima (Sal. 135: 6, 7). Él es omni-presente (Sal. 139: 7-10) y nunca duerme (Sal. 121: 4). Él jamás nos olvida (Deut.31: 8).¿Cómo nos protegemos del clima y de aquellos elementos que pueden distraer-nos? ¿Cómo podremos recordar la presencia de Dios en nuestra vida diaria?Debemos ser constantes en la oración. Dios desea que creas que él es quien diceser (Heb. 11: 6). La forma en que conectas tu GPS para recibir instrucciones preci-sas es la manera en que Dios desea que te conectes con él. Él desea que no tengasotros dioses (Éxo. 20: 3). Desea que lo consultes en todo. Él lo escucha y lo recuer-da todo.Sé agradecido. ¿Cuándo fue la última vez que le diste gracias a Dios sin pedirlenada? El agradecimiento es una parte importante del amor. Dar gracias es unaforma maravillosa de ejercitar la mente en lo que respecta a recordar lo que Diosha hecho por ti y por tus amigos y familiares (Efe. 5: 20; 1 Tes. 5: 18).Refleja a Dios. Nuestro estilo de vida y nuestro entorno deberían siempre reflejar aDios (1 Ped. 2: 5, 12). Deberíamos pensar que la forma en que tratamos a los demásy que lo que comemos, pensamos, sentimos y decimos refleja la naturaleza de nues-tras relaciones con Cristo (Rom. 12: 1).Protejamos nuestras mentes para glorificar con ellas a Dios. Recordemos supresencia en nuestras vidas y ayudemos a los demás a hacer lo mismo.PARA COMENTAR1. ¿Por qué es importante que recuerdes la presencia de Dios en tu vida?2. ¿Cuál es una de las mejores formas de ayudar a los demás para que recuerdena Dios?
  • 8. A leer el libro de Malaquías vemos claramente que Dios desaprueba el pecado.Reconocemos las consecuencias del pecado y su papel al separarnos de Dios. Ve-mos que Dios no cambia y que debemos decidir que vamos a olvidar todo aquelloque nos separa de él con el propósito de entregarnos por entero a su dirección.Tenemos que entregarnos a él. Es un hecho que no podemos aferrarnos a lo que noproviene de Dios y a la vez esperar acercarnos a él. Vemos que su justicia es lo que noscubre para que nuestros pecados sean borrados y podamos estar en su presencia reci-biendo sus bendiciones. Es la justicia de Dios la que consume las impurezas denuestras vidas y nos permite aprovechar su gracia, su misericordia y su amor. Portanto, debemos partir de nuestro estado actual y permitirle a Dios que nos libre de laatracción de nuestros pecados para así llevarnos a un verdadero arrepentimiento y ala aceptación de su justicia.Malaquías 2: 8-10 y 3: 8 nos recuerda que si nos apartamos de la senda previstapor Dios, abandonaremos sus principios y enfrentaremos la muerte eterna. Esosprincipios incluyen cuidar de nuestros semejantes, devolviendo a Dios nuestros diez-mos y ofrendas, alabándolo y dando un buen ejemplo para que los demás se animena seguir a Dios.Nuestra única esperanza consiste en entregarnos a Dios pidiendo su ayuda paraque su voluntad sea hecha en nuestras vidas. De esa forma nos entregamos a unprocesodepurificación.Laspuertasdenuestraverdaderamisiónseabriránentoncespara reflejar a Dios en nuestras vidas, para glorificarlo y para servirlo.Dios es quien nos refina. Él nos prepara para hacer su obra. ¡Aférrate de sujusticia!PARA COMENTAR1. Lee nuevamente el libro de Malaquías y medita en el significado que puede tenerpara ti cada capítulo.2. ¿Crees que Dios te ama? ¿Está él obligado a hacerlo? ¿En qué forma creer que Dioste ama puede cambiar tu vida ?3. ¿Qué tesoros temporales temes perder al aceptar la justicia de Cristo? ¿Qué puedesganar si aceptas su justicia como algo propio?4. Si la justicia de Dios es la clave para la vida eterna, ¿por qué entonces tantas perso-nas creen que deben ser buenas antes de entregarle sus corazones a él?¡Aférrate de su justicia!133Linda Skeete McClellan, New Market, Alabama, EE. UU.Malaquías 2: 8-10; 3: 8¡Aférrate de su justicia!Opiniónjueves27 de junio
  • 9. 134viernes28 de junioApocalipsis 2: 4, 5;1 Juan 4: 16, 17;Mateo 22: 37Un amor inolvidableExploraciónEsther Easter, Huntsville, Alabama, EE. UU.PARA CONCLUIRNuestras ocupadas vidas a causa de los estudios, del trabajo o de las tareas delhogar nos hacen olvidar importantes palabras proferidas por algunos de nuestrosseres amados. Muchos de nosotros estamos tan absortos en nuestras ocupacionescotidianas que perdemos de vista el primer amor que sentimos por Dios. Al igualque Judá, dejamos de percibir esa voz interna que Dios nos ha provisto con el finde que nos guíe y nos proteja. Ponernos de nuevo en contacto con su inolvidableamor requiere una entrega de parte nuestra. ¿Te acuerdas de lo maravilloso queera aquel amor que experimentaste por primera vez? No podías esperar a levan-tarte en las mañanas para conversar con el Señor. Dios es el mismo. ¡Él apenaspuede esperar para hablar contigo! Al comenzar nuestro día con él, nuestro amorse hace cada vez más fuerte. «El día que yo actúe ellos serán mi propiedad exclu-siva —dice el Señor Todopoderoso—. Tendré compasión de ellos, como se compa-dece un hombre del hijo que le sirve» (Mal. 3: 17).CONSIDERA• Pedirle a Dios que te despierte a determinada hora del día con el fin de tenercomunión con él.• Adoptar un plan de lectura diaria de la Biblia. Hay varios portales en Internetque pueden ayudarte. Escoge uno que se adapte a tus necesidades e intereses.• Encontrar un compañero de oración para reunirte con él o ella. Piensa en al-gunas formas en que podrían apoyarse mutuamente.• Utilizar Facebook o Tweeter con el fin de comunicar a otras personas tu amor porDios. Escribe acerca de tus experiencias, de aquello que ha dado resultado entu vida expresando las razones que crees que han intervenido.• Bajar una aplicación de la Biblia para tu teléfono móvil o para tu computadora.Si es una aplicación con audio, escúchala al dirigirte a tus clases, al ir al trabajo,al hacer ejercicio o como una forma de relajación antes de irte a la cama.• Escribir un poema respecto a tu deseo de despertar diariamente con Dios y acaminar con él durante las horas que siguen.• Utilizar el índice temático del Himnario adventista para identificar algunos him-nos que hablen de permanecer unidos a Dios. Selecciona dos de ellos paramemorizarlos de forma que puedas luego tararearlos.PARA COMENTARÉxodo 19: 5; Deuteronomio 4: 5, 6; Isaías 60: 20; Lucas 1: 76-79; 1 Pedro 2: 9.Palabras de vida del gran Maestro, cap. 16.

×