Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Historia del antisemitismo cristiano
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Historia del antisemitismo cristiano

  • 2,561 views
Published

 

Published in Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
2,561
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
68
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. La Historia del Antisemitismo Cristiano www.puentesparalapaz.org ¿Sabía usted que la Iglesia Primitiva era predominantemente judía? ¿Qué sucedió para que la primera Iglesia se desconectara de sus raíces judías y se creara una Iglesia compuesta casi enteramente por gentiles? ¿Por qué la Iglesia estableció tantos edictos en contra de los judíos? ¿Son los judíos verdaderamente los “asesinos de Cristo”, según se les ha denominado en muchos círculos cristianos? ¿La Iglesia ha suplantado a Israel? ¿Porqué el enfoque de algunos eventos históricos, tales como las Cruzadas y la Inquisición, era el de perseguir a los judíos? ¿Sabía usted que Martín Lutero tuvo inicialmente una relación positiva con la comunidad judía, y luego se convirtió en uno de los más viles antisemitas de la historia? ¿Qué podemos hacer para cambiar las actitudes y las acciones antisemitas que han caracterizado a la Iglesia durante los últimos 1,800 años? En Romanos capítulo 11, el apóstol Pablo le exhorta a los cristianos gentiles sobre su relación con el pueblo judío. Nos dice que no seamos arrogantes hacia ellos (v.20), y que ellos son "amados por causa de los padres" (v.2, para que "por la misericordia concedida a [nosotros], ellos también alcancen misericordia." (v.31). Los cristianos frecuentemente repetimos frases tales como, "Conocerán que somos cristianos por nuestro amor". Desafortunadamente, la comunidad judía, en raras ocasiones, ha sentido amor o respeto alguno de parte de los que se autodenominan cristianos. Por lo general, ha recibido odio, desprecio, persecución e incluso la muerte a manos de los cristianos. ¿Dónde se encontraba el amor y la misericordia? Raras veces esta oscura y trágica historia es conocida por los cristianos. Sin embargo, la comunidad judía recuerda muy bien estos tristes capítulos. En lugar de demostrar amor y misericordia hacia el pueblo judío, muchos cristianos intercambiaron la cruz por una espada en su contra. El Dr. Eduardo Flannery, en su libro La Angustia de los Judíos, dijo que los únicos capítulos de la historia cristiana que han conocido los judíos fueron redactados en páginas que la Iglesia ha arrancado de sus libros de historia y quemadas a fuego. Al investigar volumen tras volumen de libros, enciclopedias y diccionarios de la historia cristiana, encontré escasa referencia sobre la gran cantidad de material escrito por la Iglesia en contra de los judíos. Estos escritos existen como parte de los procedimientos y conclusiones de la mayoría de los Concilios y edictos eclesiásticos hasta nuestro siglo, pero la mayoría de los escritores prefieren no mencionar estos pasajes porque no son halagadores. Simplemente los hemos barrido por debajo de la alfombra para no enfrentarlos. 1
  • 2. Lo anteriormente expuesto es razón por la cual deseo hacer algo un poco diferente en los próximos dos Estudios de Israel. En lugar de hacer una e interpretación correcta de las Escritura, observaremos los resultados de una interpretación equivocada y el desastre que esto generó. Ya que este tema es tan central para nuestra relación cristiana con Israel y la comunidad judía, es muy importante que lo estudiemos juntos. A pesar de que es un tema muy extenso, le aseguro que no se aburrirá. Cuando analizamos los últimos 2,000 años de nuestra historia, creo que es acertado afirmar que las organizaciones e individuos cristianos que demuestran solidaridad con el pueblo judío, y que educan a la Iglesia acerca de las raíces judaicas de la fe cristiana, son una rareza histórica. Permítame ilustrarlo de esta manera: si se hubiese celebrado una reunión en algún momento durante los últimos 1,800 años (de los casi 2,000 años de la historia de la Iglesia) para enseñar a cristianos acerca de los judíos sobre judaísmo, sobre las raíces judaicas de nuestra fe cristiana, o para celebrar las fiestas mencionadas en el libro de Levítico, los cristianos hubieran sido, cuanto menos, denunciados y excomulgados y, en muchos casos, muertos. También, cualquier miembro de la comunidad judía que hubiese participado en esta reunión, o que simplemente hubiese asistido, sería acusado de "judaizante" y sería penalizado a una muerte segura por las autoridades de la Iglesia. De hecho, un artículo de este tipo tampoco se hubiese permitido publicar. La historia es muy compleja y, aunque es cierto que han existido algunos momentos históricos de libertad religiosa, la observación anterior es muy cierta. Afortunadamente, en la actualidad tenemos libertad para discutir las raíces judaicas del cristianismo, como también podemos hablar sobre nuestro triste expediente en contra de los judíos. De hecho, ya podemos reunirnos con personas judías para aprender el uno del otro con relación a estos temas. Esta nueva tendencia es definitivamente positiva. Nuestro estudio no pretende ser una mera lección histórica, sino una lección para nuestras vidas. No es una acusación a alguien en particular, ya que la Iglesia moderna es una excepción a la regla histórica. Al contrario, quiero infundir un sentido de responsabilidad para que no permitamos que se repita esta historia. Mediante la presente, voy a hacer referencia a los padres de la Iglesia primitiva, a la Iglesia Católica, a Martín Lutero y otros líderes, y a edictos de la Iglesia Católica. Le ruego que no tome ofensa personal por los hechos históricos que voy a presentar. Los expongo para que éstos nos ayuden a aprender, crecer y adelantarnos en nuestro camino de la fe, y no para insultar a una denominación en particular. Comencemos, pues, nuestra jornada hacia el entendimiento. 2
  • 3. Los Primeros Cuatro Siglos Después de Cristo En el primer siglo d.C., la Iglesia estaba bien unida a sus raíces judías, y Jesús no pretendió que fuese de otra manera. Después de todo, Jesús era judío y la base de Sus enseñanzas era consistente con las Escrituras Hebreas. Jesús declara en Mateo 5:17-18: "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido." Es conocido, también, que todos los escritores del Nuevo Testamento, con la excepción de Lucas, eran judíos. Los apóstoles y los primeros discípulos eran judíos. Ellos adoraban en Shabat (sábado), celebraban las fiestas judías, y se congregaban en las sinagogas. Aún los miembros de la Iglesia primitiva en Jerusalén y en las regiones de Judea, Samaria y Galilea eran predominantemente judíos. Se sabe, por ejemplo, que ningún nombre no-judío aparece mencionado entre el liderato de la Iglesia en Jerusalén hasta 135 d.C., cuando aparece el primer nombre griego. Veamos ahora porqué sucedió así. Las congregaciones cristianas en otras partes del Imperio Romano tenían raíces judías relativamente fuertes, puesto que eran guiadas por la escuela de pensamiento de Jerusalén. Esto se observa a través de los nombres de muchas de las epístolas del Nuevo Testamento: las cartas para los corintios, romanos, gálatas, efesios, filipenses, colosenses y tesalonicenses fueron originadas desde la comunidad en Jerusalén. Los autores de las otras epístolas también estaban muy vinculados a la congregación judeo-cristiana en Jerusalén. Antes de la Primera Revuelta Judía del año 66 d.C., el cristianismo era básicamente otra secta más dentro del judaísmo, como lo eran los fariseos, los saduceos y los esenios. Los cristianos también eran conocidos como nazarenos. Antes de la destrucción del Templo en el año 70 d.C., cuando Jerusalén fue arrasada por los romanos, era común el debate en torno a las ramas del judaísmo en la cosmopolita y bulliciosa ciudad de Jerusalén. ¿Qué ocasionó la ruptura entre las primeras comunidades cristianas y las judías, extendiéndose hasta el día de hoy? Comienza la Separación: A manera general, la separación vino como resultado de las diferencias religiosas y sociales entre el pueblo judío. De acuerdo con David Rausch en su nuevo libro, Un Legado de Odio , hubieron varios factores contribuyentes: 1) La invasión romana de Judea y la amplia aceptación del cristianismo por los gentiles que complicó la historia del judeo-cristianismo. 2) Las guerras romanas contra los judíos que no solamente destruyeron al Templo y a Jerusalén, pero también obligaron que la Iglesia en Jerusalén renunciara a su posición como centro de la 3
  • 4. fe cristiana en el mundo romano. 3) La acelerada aceptación del cristianismo por parte de los gentiles que condujo a un conflicto prematuro entre la Iglesia y la Sinagoga. Los viajes misioneros de Pablo extendieron la fe cristiana al mundo gentil y, a medida que iba creciendo el número de cristianos, creció también su influencia, la cual desligó el cristianismo de sus raíces judías. Muchos gentiles cristianos interpretaron que la destrucción del Templo y de Jerusalén era señal de que Dios había abandonado al judaísmo, y que había provisto a los gentiles la opción de desarrollar su propia teología cristiana libre de la influencia de los judíos creyentes en Jerusalén. Desafortunadamente, los judeo-cristianos se habían distanciado de la guerra contra los romanos y de la tragedia que había acontecido a la nación. Creyendo que la guerra era una señal del fin, huyeron a Pella, al este del Río Jordán, abandonando a los demás judíos para que se defiendan por sí solos. Al finalizar la guerra y al haber sufrido la destrucción de Jerusalén y del Templo, los judíos Sabios (Sages) que pudieron sobrevivir la victoria romana se reunieron en Yavné, una ciudad en las planicies de Sarón cerca de Jope. Al iniciarse el período post-Templo, consideraron que era necesario consolidar la práctica del judaísmo y el Jalajá , o la Ley. El judaísmo adoptó la escuela del pensamiento rabínico de Bet Hillel, la más apegada a la secta de los fariseos. Las enseñanzas farisaicas enfatizaban la relación de cada individuo con Dios, y alentaban las masas hacia una santidad basada en la rígida observación de la Torá, a diferencia de la enseñanza de los saduceos, la cual estaba más interesada en la práctica de los ritos del Templo. A pesar de que el judaísmo farisaico había demostrado tolerancia hacia los judeo-cristianos, o los nazarenos, previo a la destrucción del Templo, la asamblea de Yavné exigió la separación entre el cristianismo y el judaísmo. Contribución de Adrián: Más tarde, en el año 132 d.C., cuando Bar Kochba organizó la Segunda Revuelta Judía contra Roma, los judeo-cristianos tuvieron otra razón por no querer participar en ella. Bar Kochba fue proclamado el Mesías por el Rabino Akiva. Ya que los cristianos habían creído que Jesús (Yeshúa) era el Mesías, el participar en la revuelta bajo el liderato de Bar Kochba significaba la negación de su fe. En 135 d.C., cuando la revuelta fue aplastada por el emperador romano Adrián, expulsó a todos los judíos de Jerusalén, permitiéndoles regresar únicamente una vez al año, en Tisha Be'av, el día destinado para la lamentación de la destrucción del Templo. Esta prohibición también aplicaba a los judeo- cristianos, por lo que encontramos el registro, por primera vez, de un nombre griego entre el liderato de la iglesia en Jerusalén. En este momento histórico, la influencia hebraica de la iglesia de Jerusalén desaparece a manos del cristianismo mundial, determinando así el rumbo que tomaría la Iglesia de allí en adelante. Adrián también convirtió a Jerusalén en una ciudad romana y cambió su nombre 4
  • 5. a Aelia Capitolina, ya que Aelius era el apellido de su familia. Ésto fue percibido como un insulto para el Dios de Israel, quien había seleccionado a Jerusalén como su ciudad. Adrián también cambió el nombre de toda Judea, Samaria y Galilea por Siria Palestina, asociando el nombre de un antiguo enemigo de los judíos a la tierra, el de los filisteos. Haciendo así, se erradicaba cualquier conexión judía con la ciudad de Jerusalén y la tierra de Israel. Este intercambio de nombres todavía los asedia hasta el día de hoy. Separación del cristianismo y judaísmo. A este momento histórico, la Iglesia ya se había separado, para todos efectos, del judaísmo. El poder teológico y político se trasladó de manos de hombres judeo- cristianos hacia centros de mando de tipo cristiano-gentil, tales como Alejandría, Roma y Antioquía. Es importante comprender este cambio, porque ejerció gran influencia sobre los Padres de la Iglesia Primitiva para que hicieran declaraciones anti-judías a medida que se fueron desvinculando de sus raíces judaicas. A la vez que la Iglesia fue ampliando su alcance dentro del Imperio Romano, y su membresía no-judía fue aumentando, el pensamiento de tipo griego y romano insidiosamente penetró y totalmente alteró la manera de interpretar las Escrituras: desde uno de tipo judío o hebraico, a uno de tipo griego. Esto ocasionaría muchas herejías en el futuro, algunas de las cuales la Iglesia todavía practica en la actualidad. Una vez que el cristianismo y el judaísmo comenzaron a tomar rumbos separados, la distancia se hizo cada vez mayor. Los romanos habían casi en efecto suprimido al judaísmo, pero el cristianismo se dispersaba rápidamente. Esto causó gran preocupación en Roma, y su nueva presión política contra los cristianos fue otro factor para ampliar aún más la brecha entre cristianos y judíos. Más tarde, con intención de unificar el Imperio Romano, todos los ciudadanos deberían adorar y sacrificar en honor a los dioses romanos, incluyendo al emperador, el cual era también considerado un dios. Bajo la ley romana, el judaísmo se consideraba una religión licita, una religión legal, ya que existía previo a Roma. Sin embargo, como el cristianismo comenzó a existir después de establecerse el Imperio, se denominó una religión ilícita. Obviamente, los cristianos no podían cumplir con esta requerida adoración pagana, por lo que se rehusaron a ella, enojando así a la autoridad romana. Su desobediencia conllevaba castigo. Es durante este tiempo que encontramos que los cristianos eran utilizados como deporte en los coliseos y circos romanos, como gladiadores, o echados a los leones y otras bestias salvajes. El emperador Nerón usaba a cristianos como antorchas humanas para alumbrar su jardín de noche. Comúnmente arropaban cristianos con brea, los amarraban a postes y los incendiaban. Para protegerse de ser arrestados, los cristianos adoptaron durante este período identificarse con el símbolo de un pez en lugar de la cruz. Usaron las 5
  • 6. letras griegas ICTHUS , que significa "pez" en griego, para representar la frase "Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador". Intentando mitigar la persecución, los apologetas cristianos trataron de convencer a Roma de que el cristianismo era simplemente una extensión del judaísmo. Sin embargo, Roma no fue convencida. La continua persecución y resultante frustración de los cristianos engendró mayor animosidad contra la comunidad judía, que para ese entonces tenía libertad para adorar libremente. Más adelante, cuando la Iglesia llegaría a ser la religión del estado, se legislaría en contra de los judíos en retribución a ésto. Teología de la Suplantación. La animosidad por parte de los cristianos hacia los judíos comenzó a reflejarse en los escritos de los primeros Padres de la Iglesia. Por ejemplo, Justino Mártir (cerca de 160 d.C.), refiriéndose al pueblo judío dijo: "Las Escrituras no son de ustedes, sino nuestras". Ireneo, obispo de León (alrededor de 177 d.C.) declaró: "Los judíos han sido desheredados de la gracia de Dios". Tertuliano (160-230 d.C.), en su tratado Contra los Judíos , anunció que Dios había rechazado a los judíos para favorecer a los cristianos. A principios del siglo 4, Eusebio escribió que las promesas de las Escrituras Hebreas eran para los cristianos y no para los judíos, pero que las maldiciones eran para los judíos. Argumentó que la Iglesia era la continuación al Antiguo Pacto y que, por lo tanto, es la sucesión al judaísmo. La joven Iglesia se declaró como la verdadera Israel, "Israel según el Espíritu", y heredera de las promesas divinas. Encontraron imperativo el desacreditar a "Israel según la carne" para comprobar que Dios había descartado a su pueblo y había transferido su amor a los cristianos. Con ésto, nació la Teología de la Suplantación, donde la "triunfante" Iglesia suplantaba al "derrotado" judaísmo y a Israel. Esta teoría de la Suplantación llegó a ser un fundamento principal para justificar el antisemitismo cristiano hasta el día de hoy. Sin embargo, lo que realmente dice el Nuevo Testamento con respecto a la relación de la Iglesia con Israel y sus pactos es que hemos sido injertados en el olivo (Rom.11:17), de haber "sido hechos cercanos" (Ef. 2:13), que somos descendientes según "la fe de Abraham" (Rom.4:16), y "participantes de sus bienes espirituales" (Rom.15:27), NO usurpadores del pacto y suplantadores de la Israel física. Nosotros, los cristianos gentiles, nos hemos unido a lo que Dios está realizando con Israel, siendo que Dios no ha quebrantado su pacto ni sus promesas para con Israel (Rom.11:29). Autor: Alabanza Fuente: http://prophecyplace.forospanish.com/estudios-biblicos-f13/la-historia-del- antisemitismo-cristiano-t272.htm 6