LA CUARESMA: CAMINO DE LA IGLESIA                HACIA LA PASCUA   HISTORIA   LOS   ORÍGENES    Desde finales del s. II ex...
MOTIVACIONES   Y CONTENIDOS    Para establecer la cronología y el contenido de laCuaresma, ha tenido una gran importancia ...
recuerdo de la ceniza y el silicio (cf. Mt. 10,21) eraespecialmente   para   ellos.   Existía   también   en   elSacrament...
suceso de la historia, el acontecimiento salvador porexcelencia. Acto vital, dinámico del Dios poderoso que nossalva de la...
La latino “con-versio” viene a indicar lo mismo:“vuelta, cambio de dirección”:    - que nuestra mentalidad mundana, lejana...
Celebrar la Cuaresma es mirarse sin ningún miedo alespejo de Cristo. Encararse con sus exigencias. Comparar suprograma y s...
colectiva. En unión de toda la Iglesia. O de la comunidad ala que pertenecemos.    c) La Celebración de la Eucaristía: Mej...
hambriento, hospedar a los pobres sin techo... el ayuno queyo quiero es éste (viernes de ceniza); misericordia quieroy no ...
pascual volverán gozosamente las músicas, las flores y elaleluya. Prescindir de estos signos típicos de la Cuaresmasería e...
d) La plegaria Eucarística    también merece atención(nueve   prefacios cuaresmales     y   dos  plegarias  dereconciliaci...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La cuaresma. camino de la iglesia hacia la pascua

869

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
869
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La cuaresma. camino de la iglesia hacia la pascua

  1. 1. LA CUARESMA: CAMINO DE LA IGLESIA HACIA LA PASCUA HISTORIA LOS ORÍGENES Desde finales del s. II existe en la Iglesia un períodode preparación a la Pascua, observado con algunos días deayuno. Este ayuno inicial presenta una primera estructurade una semana de preparación, especialmente en Roma,convertida después en tres semanas en las cuales se lee elevangelio de Juan y, finalmente, en cuarenta días de ayuno,inspirados en los cuarenta días transcurridos por Jesús enel desierto. Este ayuno de cuarenta días se realizaba desde la sextasemana antes de Pascua. Pero estando de por medio seis díasdominicales en los cuales no se ayunaba y queriendocompletar el número simbólico de los cuarenta días, seprolongó anticipando el comienzo al miércoles anterior a lasexta semana antes de Pascua y se computaron los días deviernes y sábado antes de pascua, para completar loscuarenta días. Actualmente es éste el cómputo matemático que hace denuestra Cuaresma un periodo de cuarenta y cuatro días,incluidos el miércoles de Ceniza y el Jueves Santo, de loscuales cuarenta de ayuno, excluyendo precisamente los seisdomingos -cinco de Cuaresma y uno en la Pasión del Señor odomingo de ramos- y añadiendo los ayunos del Viernes y delSábado Santo que pertenecen ya al Triduo Pascual. En el s. IV encontramos suficientes testimonios de unaorganización del período cuaresmal que compromete a laIglesia entera y a algunos de sus miembros con gran riquezade motivaciones y de contenidos. Desde el s. IV hasta el VII-VIII, tenemos el periodo dela Cuaresma cristiana, con fuerte carácter bautismalexpresada también con los ritos del catecumenado y laslecturas feriales y dominicales de la liturgia romana. Pocoa poco esta perspectiva disminuye con la decadencia de unverdadero catecumenado en la Iglesia, hasta la recuperaciónactual, realizada por el Vaticano II. 1
  2. 2. MOTIVACIONES Y CONTENIDOS Para establecer la cronología y el contenido de laCuaresma, ha tenido una gran importancia el recuerdo de loscuarenta días de ayuno del Señor en el desierto, según eltestimonio de los Sinópticos, con su simbolismo. estenúmero encuentra un parecido simbólico en otras expresionesde la vida de Israel en el AT: los cuarenta días deldiluvio, los cuarenta días y noches de Moisés en el Sinaí,de Elías que camina hacia el Horeb; los cuarenta años delpueblo elegido en el desierto, los cuarenta días en queJonás predicó la penitencia en Nínive. Este itinerariocuaresmal se convierte en un signo sagrado, un sacramentodel tiempo. La Iglesia, los que se preparan al bautismo ylos penitentes que se han de reconciliar con motivo de laPascua, tiene en Cuaresma un tiempo de conversión y degracia, un camino espiritual que recorren iluminados por elfulgor de la Pascua. a) La comunidad cristiana, toda la Iglesia, estállamada a este ejercicio de preparación que tiene en primerlugar un carácter de renovación espiritual en el que esnecesario insistir especialmente en el clásico trinomio:oración, limosna (caridad), ayuno, como atestiguan losPadres en sus homilías. b) Los Catecúmenos elegidos ya por el Bautismo,llamados iluminados, fijada la norma de bautizar en lavigilia pascual -como ya parece indicar Hipólito en el s.III- son protagonistas de una preparación intensa para elbautismo. En este tiempo se celebran distintos ritos importantesde la preparación próxima al Bautismo, en estrecha relacióncon la liturgia cuaresmal: la elección y la inscripción delnombre, los escrutinios y los exorcismos unidos a laslecturas de algunos pasajes del evangelio de Juan: laentrega y reentrega del Símbolo de la fe y del padreNuestro, síntesis de la fe y de la oración respectivamente;se anticipan también algunos ritos de la preparacióninmediata al Bautismo: el rito del Effetá. c) Desde el s. IV, Pedro de Alejandría en su canonrecuerda los cuarenta días de penitencia para aquellos quedeben ser reconciliados con la Iglesia, los penitentes. El inicio de la Cuaresma queda fijado en un principioen el domingo primero; después se anticipa al miércoles deceniza; en este día los pecadores públicos eran alejados dela asamblea y obligados a la penitencia pública. El 2
  3. 3. recuerdo de la ceniza y el silicio (cf. Mt. 10,21) eraespecialmente para ellos. Existía también en elSacramentario Gelasiano y después en Ordines romani yfinalmente en los Pontificales el rito de la reconciliaciónpública de los penitentes, que se celebraba el juevessanto, para que todos pudieran compartir con gozo la fiestade la Pascua. Desaparecida la penitencia pública en su sentidorealista, en el año 1001 el Papa Urbano II, en el sínodo deBenevento, extiende la costumbre de la imposición de laceniza a todos los fieles de la Iglesia, incluidos losclérigos. la tradición romana se impone con gran fuerzapsicológica entre los fieles, dado el carácter universaldel simbolismo de la ceniza, signo de luto y de muerte, endiversas religiones. Desde entonces Cuaresma comienza paratodos con un gesto que nos invita a la conversión yprevalece la motivación penitencial con el ayuno y laabstinencia, expresiones de la penitencia cuaresmal. Prácticamente desaparece poco a poco también el sentidobautismal de la Cuaresma al cesar el catecumenado, almanipular los textos de la liturgia bautismal y catecumenalque se habían creado ejemplarmente en Jerusalén, Antioquíay Roma, y al acentuar el sentido penitencial. El primitivosentido bautismal ha sido recuperado ahora con la reformadel Vaticano II. LA CUARESMA HOY El sentido de la Cuaresma cristiana se puede resumirasí: la Cuaresma nos introduce en la celebración, cada añomás intensa, del Misterio Pascual de Cristo. Puede existirel peligro de que para algunos la frase se convierta en unslogan bonito, pero vacío de sentido y de vivencia. “Misterio Pascual” viene a expresar lo mismo queMisterio de Redención”, pero de una manera: * Más concreta: porque centra la atención, no en unconcepto, sino ene le gran acontecimiento que constituye lamuerte y la resurrección de Cristo; * más completa: porque no considera sólo la muerte deCristo, sino también su resurrección, ambas como únicaintervención salvadora del poder de Dios; * más dinámica: porque hace resaltar el paso poderosode la muerte a la vida de Cristo. Para Cristo, el Misterio Pascual es su paso triunfal dela muerte a la Vida. El misterio total de la Pasión,Muerte, Resurrección y Ascensión. Es el PASO=PASCUA, el gran 3
  4. 4. suceso de la historia, el acontecimiento salvador porexcelencia. Acto vital, dinámico del Dios poderoso que nossalva de la muerte por la Muerte de su Hijo y nos introduceen la vida por la Vida nueva de Cristo. Para nosotros, el Misterio Pascual es la participaciónde la muerte, resurrección y ascensión de Cristo. Se tratade que también nosotros pasemos, que incorporemos altránsito pascual de Cristo. Cada año más profundamente. Este es el eje de toda la historia de la salvación: quelo que se ha cumplido en Cristo-Cabeza se cumpla en todossus miembros. UN TIEMPO FUERTE DE NOVENTA DÍAS Todo el año litúrgico tiene como finalidad estaasimilación del Misterio de Cristo. Pero con mayorintensidad la Cuaresma y la Pascua. - La Cuaresma nos inicia en la Pascua, nos entrena enel paso de la muerte a la vida; - el Triduo pascual (viernes, sábado y domingo deresurrección) culmina la celebración del Tránsito del Señor(de la muerte a la vida) y del nuestro (del pecado, por elbautismo, a la gracia). - y el Tiempo Pascual prologa la solemnidad a lo largode cincuenta días -la “pentecostés”- que se celebran comouno solo. La Cuaresma no es, pues, fin en sí misma, sino queculmina y se perfecciona en la Pascua. El proceso pascualdecisivo para cada cristiano se realiza en tres tiempos: - Morir al pecado y al mundo; morir al egoísmo, que yaes estrena nueva existencia; - celebrar con Cristo el nacimiento a la nueva vida; - y vivir con nueva energía y entusiasmo: como niñosrecién nacidos. No se trata de “instruirnos” sobre la Pascua, sino de“iniciarnos” en su Misterio. CRISTIANOS QUE SE CONVIERTEN La incorporación creciente al misterio de la Pascua deCristo la expresa la liturgia cuaresmal en una palabra:conversión. La palabra griega “metánoia” significa “cambio dementalidad”. 4
  5. 5. La latino “con-versio” viene a indicar lo mismo:“vuelta, cambio de dirección”: - que nuestra mentalidad mundana, lejana al evangelio,se convierta en mentalidad cristiana; - que nuestro caminos de pecado, nuestra vida carnal ymaterialista, se dirijan ahora por los caminos de lagracia, una vida según el espíritu; - que donde reinaba el egoísmo, cerrando las puertas aDios y al prójimo, se inaugure una apertura de docilidadpara con Dios y de amor práctico para con el prójimo: Convertíos a mí de todo corazón, convertíos al Señor Dios vuestro (miércoles de ceniza); y Leví, dejándolo todo, se levantó y lo siguió... He venido a llamar a los pecadores para que seconviertan (sábado de ceniza). Un cambio, una nueva dirección en la vida. Empezandopor la mentalidad, que es la raíz de toda conducta. EL DEDO EN LA LLAGA Una conversión auténtica hace “daño”. Porque nuestraCuaresma y nuestra Pascua no debe dedicarse a jugar con lasideas. Ni contentarse con aguas de rosas. Debe llegar alfondo. Este “convertirse”, que es “morir con Cristo pararesucitar con El”, debe entrar con decisión hasta lo másprofundo de nuestro ser. Y reformar. Cortar. Cambiar. Y nosdolerá. Como cuando el dentista toca el nervio enfermo. Sino le hacemos “daño” al hombre viejo en Cuaresma, es que nole hemos puesto el dedo en la llaga. A lo mejor nos hemos contentado con dar una limosna oabstenernos de unos caramelos o cigarrillos. Si no noshemos abstenido del pecado y del egoísmo, no ha entrado laCuaresma en la raíz de nuestra personalidad. Y tampocoentrará la Pascua. Si entendemos la “penitencia Cuaresmal” como un pequeñoayuno, que no nos cuesta gran cosa, y no nos transformainteriormente, poco habremos conseguido de la Cuaresma. Ymal podremos tocar las campanas de Pascua: “rasgad los corazones, no las vestiduras, convertíos alSeñor Dios vuestro” (miércoles de ceniza). Es adentro donde tiene que bajar la conversión, y noquedarse en la superficie. 5
  6. 6. Celebrar la Cuaresma es mirarse sin ningún miedo alespejo de Cristo. Encararse con sus exigencias. Comparar suprograma y su ideología con la nuestra: ¿qué nos falta?,¿qué nos sobra? Y emprender con decisión la reforma: “Seréis Santos porque yo, el Señor vuestro Dios, soySanto” (lunes primera semana). Lo importante en Cuaresma es incorporarse a esa carreradel Cristo que muere y se levanta a una existencia nueva deresucitado. Lo importante es realizar con la ayuda de Diosen lo más hondo de nuestra persona esta “conversión”, pasopascual de las sombras en que siempre andamos metidos, a laplena luz. Los medios exteriores de la “observancia cuaresmal” sonútiles, tienen importancia. Pero siempre con expresión depostura interior, del empeño personal, y sobre todo, comoexpresión de la acción interior de Dios, que obra connosotros la gran renovación pascual. MEDIOS QUE LA CUARESMA NOS OFRECE a) El Pan de la Palabra: La iniciativa parte siempre deDios, la Palabra divina. la Iglesia se hace Catecúmena. Nossentamos de nuevo en la escuela de la Palabra, paraaprender. para entrar más a fondo en el conocimiento de losplanes de Dios y su misterio de salvación. Cuaresma, tiempode meditación en la Escritura. Contemplación de la historiade la salvación: “el que medita la ley del Señor día ynoche, da fruto a su debido tiempo” (miércoles de ceniza). La verdadera imagen de la Iglesia en Cuaresma no essolamente la de un pueblo que ayuna y llora, vestido desaco y silicio, sino sobre todo la de una comunidad que serecoge en escucha orante de la Palabra de su Señor. b) Intensa oración: La lectura de la Palabra de Diosnos lleva a una más intensa oración. La reforma que hay quecumplir en la Cuaresma no se puede realizar sin la ayuda deDios. Es Él el que purifica nuestro ser, el que nosrenueva, el que convertirá nuestro viejo Adán en el nuevoCristo. Y por eso nos postramos en oración. “pedid y se osdará, buscad y encontraréis” (jueves 1º). La Iglesia enoración sobre todo en Cuaresma para que no nos creamos quecon ayuno y los demás ejercicios ascéticos que podemosemprender en este tiempo, somos nosotros los que merecemosla nueva vida. oración persona y oración litúrgica, 6
  7. 7. colectiva. En unión de toda la Iglesia. O de la comunidad ala que pertenecemos. c) La Celebración de la Eucaristía: Mejorar nuestraparticipación en ella. La Eucaristía como fuente de nuestrareforma y como muestra de nuestra inserción en el misteriopascual. d) El ayuno: Con la palabra y la Oración, la Cuaresmaestimula en nosotros un trabajo personal y colectivo deAyuno. Un ayuno con dimensiones profundas y personales. Noel ayuno reducido a la abstinencia de alimentos. Eso seríatergiversar el sentido de la “penitencia”, que debe ser unavuelta de toda la personalidad a Dios. El ayuno cuaresmal tiene un contexto mucho más radicalque la simple abstinencia de alimento. Es el ayuno delhombre viejo. El ayuno del pecado. La renuncia a lospropios caminos para abrazar a Cristo. Este es el ayunoprincipal. La lucha contra el pecado en nosotros mismos. El que no quiere renunciar a nada, el que se concede así mismo todo en la comida, en la diversión, en el placer,es señal de que no se ha puesto en clima de conversiónpascual. El privarse de algo es signo de nuestra vuelta alo esencial en la vida: Dios y sus caminos. Lo demás estodo relativo. Tal vez hoy día lo que más nos estorba a un sanorecogimiento y a una agilidad espiritual no son tanto losalimentos, cuanto las imágenes y la palabrería. Unadiscreta renuncia a espectáculos, a las lecturas, a tantascosas que nos ofrece la sociedad de consumo, pueden sertodavía más útiles que los sacrificios en la comida, en eltabaco o en los dulces. “Foméntese la práctica penitencial de acuerdo con lasposibilidades de nuestro tiempo y de los diversos países ycondiciones de los fieles” (SC 110). Se puede, pues,adaptar el “ayuno”, pero valorando siempre más esta baseradical de renuncia a lo que no es Cristo en nosotros paraconvertirnos a Dios. e) La caridad: Una de las señales de la rectainteligencia del ayuno es que termine en la caridad. Ayunarpara dar al prójimo. El ayuno cuaresmal no es meramentenegativo, sino que es renuncia a nuestras apetencias, paraabrir las puertas a Dios (oración, lectura) y al prójimo(caridad). las dimensiones del más auténtico cristianismo:“dejar libres a los oprimidos, partir tu pan con el 7
  8. 8. hambriento, hospedar a los pobres sin techo... el ayuno queyo quiero es éste (viernes de ceniza); misericordia quieroy no sacrificios” (sábado 3º). f) La confesión pascual: En la lucha contra el pecado,en el juicio contra todo lo viejo y anticristiano que hayen nosotros, la reconciliación nos orienta, nos da fuerza,nos proporciona una ocasión magnífica para someter nuestraexistencia de pecadores al juicio y la misericordia deDios, que es el que en definitiva nos tiene que nos tieneque transformar. Este sacramento renueva la vida bautismal en nosotros ynos introduce en la Eucaristía, que es la renovación de laAlianza. PASTORAL Cuaresma no son cuarenta días homogéneos. El caminohacia la Pascua está organizado según un ritmo especial,sobre todo en las lecturas dominicales. Las dos primeras semanas tiene un tono preferente depurificación y conversión. Las semanas tercera, cuarta y quinta, presentan unrecuerdo muy claro de los sacramentos, sobre todo de los deiniciación. Son semanas en la que la comunidad es invitadaa recorrer de nuevo su propio e inacabado catecumenado. La última semana es ya la preparación próxima de laPascua, desde el Domingo de Ramos hasta las puertas delTriduo Santo en la tarde del jueves. El ambiente de austeridad: El ambiente también educa.Los signos tradicionales de austeridad siguen teniendosentido: - la omisión del aleluya. - la supresión de las flores y de la músicainstrumental festiva. - el color morado de las vestiduras litúrgicas, - el ayuno y la abstinencia en los día señalados. Son signos simbólicos, no de tristeza o de luto, sinode que la comunidad cristiana está en camino hacia laPascua, que quiere prepararse y purificarse para lacelebración pascual. es un camino que tiene mucho detravesías del desierto. Porque la meta misma tiene unadinámica doble: a la vida pascual de Cristo se pasa através de la conversión y de la muerte. En la vigilia 8
  9. 9. pascual volverán gozosamente las músicas, las flores y elaleluya. Prescindir de estos signos típicos de la Cuaresmasería empobrecer la fuerza educativa de este tiempo fuerte. Los Santos en segundo término: Otro signo del caminocuaresmal es que la celebración litúrgica se centra casiexclusivamente en Cristo Jesús y su Misterio Pascual. Lossantos no tiene relieve en este tiempo. No se celebra sumemoria como en el resto del año: lo más, una oracióncolecta al principio, si es que se quiere recordar a unopor motivos especiales. pero tanto el color de los vestidoscomo las lecturas, los cantos y las demás oraciones, son deCuaresma. La atención de la comunidad está centrada en elCristo que sube a Jerusalén, que se prepara a pasar através de su muerte a la vida gloriosa de Pascua. Programar la Cuaresma en equipo: La Cuaresma es unabuena ocasión para que la comunidad programe su vida de feen equipo, convocando no sólo a los sacerdotes, sinotambién a los religiosos, laicos, jóvenes, matrimonios,etc. La ambientación de la iglesia: El ambiente de laIglesia debería de cambiar al empezar la Cuaresma: - El clima austero (ausencia de elementos ornamentalesfestivos como las flores, la reducción de la música comoelemento festivo). - Destacar en el presbiterio la presencia de la cruz,con la máxima simplicidad. - La música ambiental austera y del tiempo. - Un adecuado mural pensado con intensión pedagógica. La Eucaristía en Cuaresma: a) El acto penitencial es el momento que parece máscaracterístico para resaltar en Cuaresma. Un modo concretosería cantar las peticiones “Señor, ten piedad”, o bien uncanto penitencial, cuyas estrofas se pueden cantarintercalando las peticiones de perdón. Todavía sería mejorsi se lograra una conexión más unitaria entre el canto deentrada, la monición inicial del presidente y el actopenitencial. b) La predicación habría que cuidarla más en estetiempo. c) La aclamación al evangelio es especial durante laCuaresma. No se canta el aleluya, pero se mantiene la razónde ser de esta aclamación. Esta aclamación puede ser, estosdías de Cuaresma, un canto breve y entusiasta: por ejemplo“Gloria, honor a ti, Señor Jesús”. 9
  10. 10. d) La plegaria Eucarística también merece atención(nueve prefacios cuaresmales y dos plegarias dereconciliación). e) Un factor que influye notoriamente en el adecuadoclima de Cuaresma son los cantos. La temática cuaresmaldebería reflejarse en ellos: la conversión y la penitencia;la preparación a la pascua; la cruz y la pasión de Cristo;la marcha por el desierto; el camino de la Iglesiaperegrina... 10

×