Your SlideShare is downloading. ×
LA CONFIRMACION
LA CONFIRMACION
LA CONFIRMACION
LA CONFIRMACION
LA CONFIRMACION
LA CONFIRMACION
LA CONFIRMACION
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

LA CONFIRMACION

6,455

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
6,455
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1SACRAMENTOS DE INICIACION CRISTIANALA CONFIRMACIÓNEl Concilio Vaticano II mandó que el ritual de la confirmación estuviera másexplícitamente vinculado con el sacramento del bautismo.El ritual de Pablo VI es una plasmación de esta voluntad del concilio aunquela confirmación separada continúa resistiéndose del carácter referencial. Dehecho se permite un retraso por razones teológico-pastorales. El ritual prevé unacelebración del sacramente dentro de la misa y otra fuera de la misa, aunque hacenotar que la "confirmación se tiene normalmente dentro de la misa, para que semanifieste más claramente la conexión de este sacramente con toda la iniciacióncristiana.El ministro originario de la confirmación es el obispo. Este es el principio queha mantenido la Iglesia en occidente, subrayando así la sucesión apostólica con elacontecimiento de pentecostés, y la dimensión eclesial del don del Espíritu Santo.Sin embargo la disciplina actual amplía notablemente la intervención de lospresbíteros en este sacramento.La celebración del sacramento de la confirmación es muy simple. Después dela liturgia de la Palabra, la de la misa normalmente se hace la renovación de laprofesión de fe bautismal.El primer rito específico es la imposición general de las manos sobre los can-didatos, parte del obispo y de los presbíteros concelebrantes. A continuación elObispo signa la frente del confirmando. Y acto seguido el ministro desea la pazal confirmando.El rito final es la oración universal, en la cual participan plenamente y conpleno derecho los confirmandos. La bendición solemne del obispo cierra toda lacelebración.La Confirmación
  • 2. 2En las observaciones previas se señalan:a) La importancia de la confirmación en los sacramentos de la iniciación cris-tiana: como avance por el camino de la iniciación cristiana por el que se recibe demanera especial la efusión del Espíritu Santo y por el cual se configura (el que lorecibe) más perfectamente a Cristo y se fortalece con su poder para poder dartestimonio de Cristo. Este sacramento no puede repetirse porque el carácter o elsigno del Señor queda impreso.b) Las funciones y ministerios en la celebración de la confirmación: primerodescribe las funciones del pueblo de Dios y sus pastores (catequesis). Despuésdescribe como deberá ser la celebración del sacramento (festiva y solemne) y losministerios de la celebración (el padrino y el ministro de la confirmación) el pa-drino que es uno que debe ser idóneo espiritualmente, católico, madurez, no estarimpedido por el derecho para ejercer la función de padrino. El ministro ordinarioes el obispo. Otros que tiene facultad: el prelado territorial y el abad territorial, elvicario apostólico y el perfecto apostólico, el administrador apostólico y el ad-ministrador diocesano; el presbítero que por razón u oficio o por mandato delobispo diocesano , bautiza a quien ha sobrepasado la infancia o admite en plenacomunión de la Iglesia. En peligro de muerte, el párroco o cualquier presbítero.Describe otros ministros asociados del sacramento.c) La celebración del sacramento: describe el signo sacramental con la uncióndel crisma en la frente, que se hace con la imposición de la mano y la imposiciónde las manos. Señala el doble significado del rito, señala la edad de la confirma-ción, la preparación al sacramento, la confirmación dentro de la misa o fuera deella, lo que se debe inscribir en el libro de los confirmados.d) Adaptaciones que pueden hacerse en el rito de la confirmación: son compe-tencias de las conferencias episcopales hacer las debidas adaptaciones.e) Cosas que hay que preparar: para la celebración del sacramento se debenpreparar las vestiduras sagradas (obispo y presbíteros), sedes (obispos ypresbíteros) y demás cosas (vasija con el crisma, pontifical romano o ritual, todolo necesario para la celebración la misa, etc.La Iniciación Cristiana de los AdultosObservaciones previas: describe que está destinado a los adultos este ritual,que no presenta solamente la celebración de los sacramentos del bautismo, laconfirmación y la eucaristía, sino también los ritos del catecumenado.a) Estructura de la iniciación de los adultos: indica que esta es gradual; que seacomoda a las circunstancias de tiempo y lugar; los grados de la iniciación porlos cuales el catecúmenos deberá avanzar y que se sellan con tres ritos litúrgicos(entrada al catecumenado, la elección, la celebración de los sacramentos). Luego
  • 3. 3describe las etapas de maduración y de investigación y finalmente la índole pas-cual de la iniciación.Hace una descripción y explicación de cada una de las etapas: La evangeliza-ción y el "precatecumenado" el catecumenado (rito, requisitos, juicio sobre lasdisposiciones de los candidatos, inscripción, celebraciones, medios de sus efica-cia, tiempo); el tiempo de purificación e iluminación (coincidirá con la cuaresma,en el que se hará una selección y admisión, se presentarán unos requisitos antesde la elección, una preparación intensiva, escrutinios y la preparación próxima delos sacramentos); los sacramentos de la iniciación (como último grado o etapa,su celebración de cada uno de los sacramentos); el tiempo de la mystagogía(como última etapa de la iniciación, su importancia y la misa de los neófitos).b) Ministerios y oficiosEn un primer momento presenta el "ministerio del pueblo de Dios", que estárepresentado por la Iglesia local el cual se manifiesta al entender y mostrar que lainiciación de los adultos es cosa suya y asunto que atañe a todos los bautizados.Uno de los reflejos de esta conciencia es que ayuda a los candidatos y a los cate-cúmenos durante el período de iniciación, en el precatecumenado, en el catecu-menado y de la mystagogia.En un segundo momento describe como elegir al padrino del catecumenado(puede ser varón o mujer) y su oficio como tal.En un tercer momento describe la función del obispo o su delegado: organizar,orientar, fomentar la educación pastoral de los catecúmenos y admitir a los can-didatos a la elección y los sacramentos.En un cuarto momento describe el ministerio de los presbíteros. Además dicecuando el presbítero que bautiza puede confirmar (en ausencia del Obispo) y losrequisitos para poder hacerloFinalmente describe el ministerio de los diáconos y el oficio de los catequistas:el primero para estar disponibles ante las necesidades pastorales del catecume-nado y el segundo teniendo parte activa en los ritos en cuanto fuera posible, ense-ñando, etc.c) Tiempo y lugar de la celebración
  • 4. 4Señala el tiempo de la iniciación (primer domingo de cuaresma, la elección) yel de la celebración (vigilia pascual).Después presenta unas advertencias para el tiempo del catecumenado, cuandose debe hace el rito de "inscripción del nombre y de elección), que los escrutiniosse deben hacer en los domingos III, IV y V de Cuaresma y mantener el rito de las"entregas" que se hace después de los "escrutinios" y que pertenecen al mismo"tiempo de la purificación e iluminación".Describe los ritos preparatorios en el Sábado Santo: recitación del símbolo,rito del effetá, elección del nombre cristiano y la unción del óleo de loscatecúmenos. Expone que deben celebrarse los sacramentos de la iniciación delos adultos en la vigilia pascual.Señala que la confirmación puede retrasarse hasta el fin del tiempo de la mys-tagogia, hasta el tiempo de Pentecostés.Presenta que por causa de circunstancias inesperadas y de necesidades pastora-les se puede hace la iniciación fuera de cuaresma, pero que la celebración de lossacramentos se haga siempre en domingo, la elección en seis semanas antes delos sacramentos y los escrutinios en domingo. El lugar de la celebración debe seridóneo.d) Describe las Acomodaciones que pueden hacer las ConferenciasEpiscopales que siguen el Ritual Romano.e) Lo que compete al obispo al obispo en su diócesis: institución, normas, cir-cunstancias ordinarias y extraordinarias de su celebración, impedimentos graves,abreviación del rito, delegaciones a laicos de ministerios específicos, establecerla edad.f) Acomodaciones que puede hacer el ministro celebrante.Líneas de fuerza en la celebraciónA través del proceso de la iniciación cristiana, descrito siguiendo los ritualesactuales, se descubren dos elementos básicos de la iniciación: cuál es el misterioal que introduce esta iniciación y la imagen de la iglesia como gran actora visibleen todo el proceso.El misterio pascual es el término hacia el cual se dirige todo el proceso iniciá-tico, en tanto que, por la incorporación a Cristo, el hombre es introducido en lacomunidad de la familia divina. De ahí que la simbología sea directamente pas-cual: cosepultados en la muerte de Cristo, ungidos y sellados por el Espíritu, etc.
  • 5. 5Todo el conjunto del ritual de la iniciación cristiana expresa una clara y de-terminada imagen de la iglesia, visibilizada en la comunidad local. Esta imagenconstituye una verdadera autodefinición de la Iglesia, y se desarrolla en tres ver-tientes: misionera, maternal, estructurada ministerialmente.La vertiente misionera se la Iglesia se entiende aquí en el doble sentido de lapalabra: misionera en cuanto la Iglesia ha recibido de Cristo la misión de conti-nuar su propia misión, y misionera en cuanto la Iglesia anuncia el evangelio y seesfuerza en extender el reino de Cristo. El primer aspecto se manifiesta en toda laactividad iniciática, el segundo aspecto se manifiesta especialmente en la etapade evangelización y precatecumenado.La vertiente maternal es la más comentada por los Padres en relación con elbautismo. La persona en la cual se concentra esta función maternal es, para losadultos el padrino, y, para los niños, los propios padres, en principio.La vertiente de la estructuración ministerial, nos hace ver que la actividad mi-sionera y maternal de la iglesia, y sobre todo la misma acción sacramental, noproceden de los recursos y de la iniciativa humana; son la obra de Dios. Estaafirmación fundamental recorre todo el proceso de la iniciación cristiana. Elritual insiste en la dimensión pastoral del ministro el bautismo."La celebración del bautismo tiene su punto culminante en la ablución delagua con la invocación de la Santísima Trinidad, y es preparada por la bendicióndel agua" (RICA).Entre los símbolos sacramentales de la iniciación cristiana ocupan un lugarimportante las unciones y las imposiciones de manos. Los actuales rituales de laliturgia romana prescriben de la iniciación una unción prebautismal con el óleode los catecúmenos, y dos unciones postbautismales con el crisma, o una sola,también con el crisma, en el caso de la iniciación completa de adultos.La unción con el óleo quiere significar la fuerza de Cristo para adherirse a élen la fe, y para conmorir con él, en el misterio del baño bautismal. La unciónquedaría vinculada con la fe que se profesa en este momentos, expresión de laadhesión personal del elegido hacia Jesucristo, que quedará sellada en el bañobautismal.La segunda unción postbautismal es la que corresponde al sacramentos de laconfirmación. La determinación de Pablo VI ha dejado claro que esta unción,junto con la imposición de la mano constituye el gesto sacramental básico de laconfirmación. Esta segunda unción o crismación destaca en primer lugar elcarácter perfectivo de esta crismación en relación con la iniciación cristiana. Ensegundo lugar, el carácter finalmente cristológico de la unción postbautismal dela confirmación.
  • 6. 6Junto a las unciones, o separadamente, aparece en los rituales de iniciacióncristiana la imposición de manos como uno de los gestos "perfectivos".En la fórmula de la crismación o confirmación lo que aparece como central es,indudablemente, la donación del Espírtu como elemento perfectivo del cristiano,imagen de Cristo, para que pueda vivir constantemente en el Espíritu.Como antiguamente, también hoy en el ritual para la iniciación de adultos seprevé y considera normal la participación de los neófitos en la eucaristía. El bau-tismo y la confirmación nos dan la posibilidad de incorporarnos definitivamenteal Cuerpo del Señor: son la preparación indispensable para lo que en la eucaristíaencuentra su pleno cumplimiento.En la iniciación cristiana dos sacramentos confieren carácter: el bautismo, quenos coloca en la condición de "ser-hijos-de-Dios" y la confirmación, que nos si-túa en el "obrar-como-hijos-de-Dios". La eucaristía, instituida para ser repetida,consolida y ahonda el carácter recibido en el bautismo y en la confirmación.Cuando un bautizado recibe la eucaristía sin haber recibido antes laconfirmación, se podría decir que para él la eucaristía es más bien un alimento,un sustento que sostiene su "ser cristiano", su ser "hijo-adoptivo-de-Dios".Cuando por el contrario, ha recibido la confirmación, su participación en laeucaristía se hace positiva y activa: ofrece con Cristo el sacrificio de la alianzapara la reconstrucción del mundo.La edad de la celebración en la confirmaciónDentro de las disposiciones canónicas que afectan la celebración delsacramento de la confirmación, destaca la referente a la edad. La cuestión de laedad ha sido objeto de encendida discusión en el posconcilio, sin llegar a unacuerdo ya que se ha radicalizado las posturas de los teólogos-liturgistas y de lospastores: favorables los primeros a mantener la unidad de los tres sacramentos dela iniciación y, por tanto, a reaproximar la confirmación al bautismo, o al menosa no posponerla a la eucaristía; propensos los segundos a fijar una edad en la queel bautizado sea capaz de recibir con las mejores dispociones el sacramento,injertando así la gracia sacramental en una personalidad psicológicamentemadura.El RC, atendiendo menos a la línea de la unidad e la iniciación y aun ratifi-cando la praxis occidental de la edad de la discreción para los niños, permite, "siexisten razones pastorales, especialmente si se quiere inculcar con más fuerza enlos fieles su plena adhesión a Cristo en el Señor y la necesidad de dar testimoniode él, (que) las conferencias episcopales puedan determinar una edad más idónea,de tal modo que el sacramento se confiera cuando los niños son ya algo mayoresy han recibido una conveniente formación" (n.11).
  • 7. 7Prescindiendo de lo discutible de la decisión, el debate ha servido al menospara replantear el problema de la iniciación de los niños de manera integral, conlo límites de una cierta teología del sacramento. Si existe un problema de edad,se refiere en primer lugar al bautismo, y, en segundo lugar, a la primeraeucaristía. Para la confirmación sólo se ha planteado en los últimos años, conmotivaciones que tendrían aplicación a todo sacramento y en particular a toda lainiciación cristiana.En los últimos años se ha venido a configurar la pastoral de la confirmaciónen muchos casos según el siguientes modelo: retraso de su celebración a unaedad más avanzada (entre 12-20 años); fijación de un período espaciado depreparación y catequesis; insistencia en al maduración de la fe y el compromisocristiano; utilización de esta pastoral como medio para responder a la necesidadde una oferta pastoral adecuada a la preadolescencia, adolescencia o juventud;acento en la exigencia de una continuidad en la acción y de una sinceridad devida cristiana; fáctica marginación de la dimensión simbólica-celebrativa del pro-ceso y el sacramento; desconexión real con la comunidad y carencia de una"comunidad de referencia".Esta opción diversamente realizada según los casos, tiene "aspectos positivos"como: la preocupación por atender a la juventud, el deseo de autentificar la vidacristiana, la valoración de la libertad y la creación de un espacio para la opción defe, la mayor seriedad y verdad en la celebración del sacramento, la superación delsacramentalismo, la promoción de una tarea evangelizadora en la búsqueda de lacreación de verdaderas comunidades. Pero también encierra estos "aspectos ne-gativos" como: una comprensión deficiente de la confirmación, que lleva a ser-virse de ella para fines que no le perteneces; una falta e integración en un proyec-to total de iniciación cristiana, que lleva a separarla del bautismo y la eucaristía,etc.El peligro que de aquí se deriva es la intrumentalización de la confirmación y sutransformación en rito de paso. La confirmación se utiliza para cubrir vacíopastorales mucho más profundos y para sacralizar los momentos de la existenciahumana. Mientras se valora una edad para la confirmación de los niños, se vuelvemenos comprensible, o bien una excepción, la praxis normal y normativa de laconfirmación de adultos, sin hablar de la praxis oriental de los niños. No existende suyo sacramentos del nacimiento y de la pubertad o de la adolescencia: lareferencia es solamente al misterio de Cristo y a la fe de

×