• Like
HOMILIA DEL DOMINGO 1º DE CUARESMA. CICLO A (2)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

HOMILIA DEL DOMINGO 1º DE CUARESMA. CICLO A (2)

  • 555 views
Uploaded on

 

More in: Spiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
555
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 2.- CRUZa la Vida superando Tentaciones. Queridos amigos: Las tentaciones de Adán y Eva y las tentaciones de Jesús nos pueden ayudar a comprender que las tentaciones no son pecado, sino algo constitutivo de la persona humana. Todos tenemos la tentación del tener, del poder y de la gloria. Todos tenemos la tentación de la autosuficiencia y la independencia. Todos tenemos la tentación de querer manipular a Dios, incluso “de querer ser como Dios”. El pecado no está en la tentación, sino en no superar la tentación. Cristo no quita la tentación, sino que la vence. No evita el sufrimiento que conlleva la tentación, sino que lo transforma. Cristo no viene a quitar la cruz, sino a vencerla actuando desde la gracia de Dios. Para ver cómo CRUZar la Vida superando tentaciones, analicemos un poco cada tentación. Todos sentimos la tentación del poder, del éxito, del aplauso. Todos nos sentimos seducidos, tentados y arrastrados a ser omnipotentes, a conseguir éxitos y aplausos. En esos momentos, no olvidemos que somos limitados, débiles y carentes de poder. No olvidemos, que Dios nos ofrece su Palabra y la fuerza de su Espíritu para que no caigamos en la tentación. Todos tendemos a la independencia y a la autonomía. Y olvidamos, que necesitamos de los demás, de su ayuda y compañía para poder cruzar la vida sin caer en la tentación. Todos tendemos a manipular a Dios “para ser dioses como Él”. Y olvidamos que Dios no es manipulable ni por las oraciones, ni por las promesas, ni por las mortificaciones, ni por las ofrendas. Dios es el que nos acompaña en nuestro caminar por la vida; es el que nos ayuda a luchar, a solidarizarnos, a liberar, a compartir pero sin evadirnos de la realidad: del esfuerzo, del sacrificio, del cuidado y del servicio. Oremos con el salmista: “Renueva, Señor, nuestro espíritu, para no dejarnos arrastrar por la tentación del pecado: Oh Dios crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme; no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu”. (Sal. 50, 4). Ayúdanos, Señor, a CRUZar la Vida superando tentaciones. Gabriel. 1º. Domingo de Cuaresma, Ciclo. A. Madrid. 9 de Marzo de 2014.