CANTO DE COMUNION
Todos unidos, formando un solo cuerpo,
un pueblo que en la Pascua nació. Miembros de Cristo
en sangre re...
SALMO 97
R. El Señor llega para regir los pueblos con
rectitud.
Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravill...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Guión de la Eucaristía del Domingo XXXIII del To. ciclo C. Dia 17 de noviembre del 2013

316 views
173 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
316
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
40
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Guión de la Eucaristía del Domingo XXXIII del To. ciclo C. Dia 17 de noviembre del 2013

  1. 1. CANTO DE COMUNION Todos unidos, formando un solo cuerpo, un pueblo que en la Pascua nació. Miembros de Cristo en sangre redimidos, Iglesia peregrina de Dios. Vive en nosotros la fuerza del Espíritu que el Hijo desde el Padre envió. Él nos empuja, nos guía y alimenta, Iglesia peregrina de Dios. Somos en la tierra semilla de otro reino, somos testimonio de amor. Paz para las guerras y luz para las sombras, Iglesia peregrina de Dios. Rugen tormentas, y a veces nuestra barca parece que ha perdido el timón. Miras con miedo, no tienes confianza, Iglesia peregrina de Dios. Una esperanza nos llena de alegría: Presencia que el Señor prometió. Vamos cantando, él viene con nosotros, Iglesia peregrina de Dios. Somos en la tierra semilla de otro reino, somos testimonio de amor. Paz para las guerras y luz para las sombras, Iglesia peregrina de Dios. Todos nacidos en un solo bautismo, unidos en la misma comunión. Todos viviendo en una misma casa, Iglesia peregrina de Dios. Todos prendidos en una misma suerte, ligados a la misma salvación. Somos un cuerpo, y Cristo es la cabeza, Iglesia peregrina de Dios. Somos en la tierra semilla de otro reino, somos testimonio de amor. Paz para las guerras y luz para las sombras, Iglesia peregrina de Dios. CANTO DESPEDIDA: Hoy quiero cantarte Señora de los Ángeles, Reina soberana, Madre Celestial. Yo soy una alondra que ha puesto en ti su nido, viendo tu hermosura te reza su cantar. LUZ DE LA MAÑANA MARIA TEMPLO Y CUNA, MAR DE TODA GRACIA FUEGO NIEVE Y FLOR, PUERTA SIEMPRE ABIERTA, ROSA SIN ESPINAS YO TE DOY MI VIDA, SOY TU TROVADOR. Salve surco abierto, donde Dios se siembra te eligió por Madre Cristo el Redentor. Salve Esclava y Reina, Virgen nazarena, casa, paz y abrazo para el pecador. Domingo 33 del TO. Ciclo C. Día 17 de noviembre del 2013 CANTO DE ENTRADA. Juntos cantando la alegría, de vernos unidos en la fe y el amor. Juntos sintiendo en nuestras vidas, la alegre presencia del Señor. Somos la Iglesia peregrina que El fundó, somos un pueblo que camina sin cesar. Entre cansancios y esperanzas hacia Dios, nuestro amigo Jesús nos llevará. Gloria a Dios, gloria a Dios, Gloria al Padre (Bis). A Él le sea la gloria (Bis). Aleluya, amén (Bis). Aleluya, amén (Bis). Gloria a Dios, gloria a Dios, Gloria al Hijo… Gloria a Dios, gloria a Dios Espíritu Santo… ORACIÓN COLECTA. Lectura de la profecía de Malaquías 3, 19-20a Mirad que llega el día, ardiente como un horno: malvados y perversos serán la paja, y los quemaré el día que ha de venir-dice el Señor de los ejércitos-, y no quedará de ellos ni rama ni raíz. Pero a los que honran mi nombre los iluminará un sol de justicia que lleva la salud en las alas. Palabra de Dios
  2. 2. SALMO 97 R. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud. Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas: su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo. R. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud. El Señor da a conocer su victoria, revela a las naciones su justicia: se acordó de su misericordia y su fidelidad en favor de la casa de Israel. R. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios. Aclama al Señor, tierra entera; gritad, vitoread, tocad: R. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud suenen los instrumentos: con clarines y al son de trompetas, 7 Retumbe el mar y cuanto contiene, la tierra y cuantos la habitan; R. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud aplaudan los ríos, aclamen los montes al Señor, que llega para regir la tierra. Regirá el orbe con justicia y los pueblos con rectitud. R. El Señor llega para regir los pueblos con rectitud Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 2, 16--3, 5 Hermanos: Que Jesucristo, nuestro Señor, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha regalado un consuelo permanente y una gran esperanza, os consuele internamente y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas. Por lo demás, hermanos, rezad por nosotros, para que la palabra de Dios, siga el avance glorioso que comenzó entre vosotros, y para que nos libre de los hombres perversos y malvados, porque la fe no es de todos. El Señor, que es fiel, os dará fuerzas y os librará del Maligno. Por el Señor, estamos seguros de que ya cumplís y seguiréis cumpliendo todo lo que os hemos enseñado. Que el Señor dirija vuestro corazón, para que améis a Dios y tengáis la constancia de Cristo. Palabra de Dios. Aleluya Ap 1, 5a y 6b Jesucristo es el primogénito de entre los muertos; a él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Lectura del santo evangelio según san Lucas 20, 27. 34-38 En aquel tiempo, dijo Jesús a los saduceos, que niegan la resurrección: - «En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos.» Palabra del Señor. HOMILÍA. CREDO. ORACIÓN DE LOS FIELES. LITURGIA EUCARÍSTICA OFERTORIO. En este mundo que Cristo que nos da, hacemos la ofrenda del pan. El pan de nuestro trabajo sin fin y el vino de nuestro cantar. Traigo ante Ti nuestra justa inquietud: Amar la justicia y la paz. Saber que vendrás, saber que estarás, partiendo a los pobres tu pan. (Bis) ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS. PREFACIO Y SANTO. PLEGARIA EUCARÍSTICA.

×