C e s a ad m s yd sem oinstitu n     u rpo c é ico e peñ          cio al.   AlonsoBajo, Ram M                   ...
Alonso Bajo y Ramón Martínez Huerta                                                                               I SB 970...
Presentación             Universidad Autónoma de Sinaloa  Héctor Melesio Cuén Ojeda Rector  Renato Palacios Velarde Secret...
                                                           Cuerpos académicos      y desempeño institucional. El caso de l...
                                                                            Cuerpos académicos      y desempeño institucio...
           Cuerpos académicos  y desempeño institucional. El caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa   Alonso Bajo  Ram...
Presentación     L        a  obra  que  hoy  ponemos  en  sus  manos  es  producto  del  trabajo  colectivo  del  cuerpo  ...
Alonso Bajo y Ramón Martínez Huerta    “UAS:  planeación    y  restructuración  organizacional”,  es  el  artículo  presen...
Cuerpos  académicos  y  nuevas  tendencias  en  la  producción  de conocimiento.  El caso de la Universidad Autónoma de Si...
Santos López Leyva desde la perspectiva administrativa, aplicada a la difusión de las convocatorias, recibir las propuesta...
Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. disciplinario  toma  el  camino  de  la  multidis...
Santos López Leyva    Otro  enfoque,  Slaughter  y  Rhoades  (2004),    observa  que  la  universidad  como  un  todo  est...
Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento.    Heydinger  (1997:107),  señala  que  en  los  ...
Santos López Leyva ciencias  que  en  las  disciplinas  como  un  todo.  Esto  ha  llevado  a  las  instituciones  a  orga...
Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. opiniones  en  torno  a  las  clases  a  través  ...
Santos López Leyva consolidación más integral al profesor pues tiene la necesidad de poner en práctica un mayor número de ...
Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. PROMEP  en  la  UAS,  se  ejercen  presiones  par...
Santos López Leyva    En  el  tercer  informe  de  labores  del  rector  (Monárrez  2004),  correspondiente  al  periodo  ...
Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento.     Bajo este esquema resulta difícil que la  UAS...
Santos López Leyva nuestra institución, lo cual es un gran logro, pues tradicionalmente nuestras autoridades, como product...
Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. de  sus  componentes  y  diversidad  profesional....
Referencias     Alexander, F. King (2001), “The silent crisis: The relative fiscal capacity of public universities to comp...
Santos López Leyva Slaughter,  Sheila  (1993),  “Beyond  basic  science:  Research  university  president’s  narratives  o...
Cuerpos  académicos  y  dependencia  de  educación  superior.  El  caso de la DES: EE‐IIES‐DCS                            ...
José Bastidas Morales I. APUNTE SOBRE PLANEACIÓN Y EVALUACIÓN  Enmarcado  en  la  perspectiva  de  la  planeación,  para  ...
Cuerpos académicos y dependencia de educación superior.    •  En este contexto, desde la perspectiva de la educación super...
José Bastidas Morales     Definida  ésta  como  escenarios,  se  desarrollan  los  tiempos  para  que  puedan  caracteriza...
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Univ. aut. sinaloa
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Univ. aut. sinaloa

954 views
894 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
954
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Univ. aut. sinaloa

  1. 1.        C e s a ad m s yd sem oinstitu n u rpo c é ico e peñ cio al. AlonsoBajo, Ram M ón artínez Huerta El casodelaU rsida A n ad Sin a nive d utó om e alo coordinadores académicos institucional. Cuerpos y desempeño
  2. 2. Alonso Bajo y Ramón Martínez Huerta   I SB 970660163 - 5 N 9 799706 601635 La obra que hoy ponemos en sus manos es producto del trabajo colectivo del cuerpo académico Economía de la educación, la ciencia y la tecnología de la Dependencia de Educación Superior formada por la Escuela de Economía, Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales y el Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad autónoma de Sinaloa (UAS). Tiene sus orígenes en el encuentro de líderes de cuerpos académicos, organizado en el mes de abril del año 2005. El libro se divide en dos seccione s: en la primera se encuentran artículos que versan sobre el surgimiento de los cuerpos académicos, sus formas y mecanismos de operación, así como su desarrollo en la UAS. En la segunda, se retoman los principales planteamientos hechos en el evento mencionado anteriormente en ponencias presentadas por los responsables de algunos cuerpos académicos de la Universidad Autónoma de Sinaloa.       2
  3. 3. Presentación             Universidad Autónoma de Sinaloa  Héctor Melesio Cuén Ojeda Rector  Renato Palacios Velarde Secretario General  César Sánchez Montoya Director de Servicios Escolares  José Herrera Aispuro Tesorero  Juan Salvador Avilés Ochoa Coordinador General de Extensión  de la Cultura y los Servicios  Elba Gabriela Zazueta Directora de Editorial  Wenceslao Salazar Suárez Director de Imprenta Universitaria  Rubén Burgos Mejía Dirección de Planeación y Desarrollo  Ramón Romero Herrera Director de PROMEP‐UAS   Rosario Alonso Bajo Director del IIES  3
  4. 4.         Cuerpos académicos   y desempeño institucional. El caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa          
  5. 5.           Cuerpos académicos   y desempeño institucional. El caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa                 Alonso Bajo   Ramón Martínez Huerta  Coordinadores                        Universidad Autónoma de Sinaloa
  6. 6.            Cuerpos académicos  y desempeño institucional. El caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa   Alonso Bajo  Ramón Martínez Huerta Coordinadores  Jefe de producción:   Lorenzo Terán Olguín Corrección:   Juan Andrés Montoya Tipografia:   Irma Mireya Zazueta Franco Diseño de Portada:  Guillermo Sandoval  1ª edición, julio de 2006  D.R: © UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SINALOA EDITORIAL Burócratas 274‐3 Col. Burócrata 80030, Culiacán Rosales, Sinaloa telfax: 715‐59‐92  ISBN: 970‐660‐163‐5  Edición con fines académicos, no lucrativa  Impreso y hecho en México  
  7. 7. Presentación     L  a  obra  que  hoy  ponemos  en  sus  manos  es  producto  del  trabajo  colectivo  del  cuerpo  académico  Economía de la educación, la ciencia y la tecnología de la Dependencia de Educación Superior formada  por la Escuela de  Economía, Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales y el Doctorado en Ciencias  Sociales  de  la  Universidad  autónoma  de  Sinaloa  (UAS).  Tiene  sus  orígenes  en  el  encuentro  de líderes de cuerpos académicos, organizado en el mes de abril del año 2005.  El  libro  se  divide  en  dos  secciones:  en  la  primera  se  encuentran  artículos  que  versan  sobre  el surgimiento de los cuerpos académicos, sus formas y mecanismos de operación, así como su desarrollo en la  UAS.  En  la  segunda,  se  retoman  los  principales  planteamientos  hechos  en  el  evento  mencionado anteriormente  en  ponencias  presentadas  por  los  responsables  de  algunos  cuerpos  académicos  de  la Universidad Autónoma de Sinaloa.  La primera sección inicia con el artículo: “Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. El caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa”, de Santos López Leyva, y tiene como objetivo  llevar  a  cabo  una  revisión  acerca  de  la  importancia  de  la  formación  de  cuerpos  académicos, además pretende llamar la atención sobre la relevancia que tiene la formación de equipos de trabajo para la atención de las diferentes tareas en el campo concreto del quehacer institucional en la UAS.  Por  su  parte,  José  Bastidas  Morales  desarrolla  el  trabajo:  “Cuerpos  académicos  y  dependencia  de educación    superior.  El  caso  de  la  DES:  EE‐IIES‐DCS”,  donde  trata  básicamente  de  la  Dependencia  de Educación  Superior  (DES)  que  integran  la  Escuela  de  Economía,  el  Instituto  de  Investigaciones Económicas y Sociales y el Doctorado en Ciencias Sociales, de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Se analizan  aquí  los  criterios  de  planeación  estratégica  y  se  discuten  sus  límites  y  alcances  al  calor  de  los resultados obtenidos.  En  el  artículo:  “Los  cuerpos    académicos  en  la  UAS.  Un  análisis  de  su  irrupción,  desarrollo  y perspectivas”, de Benjamín Castañeda Cortés,  se hace una reflexión centrada en analizar el significado, importancia  y  trascendencia  que  en  la  UAS  ha    tenido    la  adopción  de  las  líneas  generales  del  PROMEP, concebido por la SEP como su principal  instrumento de política pública para enfrentar la problemática de falta de habilitación del personal de carrera de las  IES del país, centrando su estrategia   en el impulso y desarrollo de cuerpos académicos.  “Cuerpos académicos y desempeño institucional. El caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa”, de Alonso Bajo y Ramón Martínez Huerta, tiene como objetivo central evaluar el impacto de la formación de los  cuerpos  académicos  en  el  desempeño  de  la  UAS.  Los  temas  son:  el  desarrollo  de  los  cuerpos académicos,  cómo  están  constituidos  y  cómo  han  venido  funcionando.  De  igual  forma,  el  impacto  de éstos en el propio  cuerpo académico, así como en la dependencia de educación superior a la cual están adscritos.  La  forma  y  mecanismos  de  financiamiento  y  los  problemas  que  han  enfrentado  para  su desarrollo en la institución.  Jorge Ernesto Quintero Félix desarrolla el ensayo denominado: “Planeación de la  educación superior y los cuerpos académicos”, donde aborda el tema de la formación y desarrollo de los cuerpos académicos y su relación con la planeación de la educación superior en México, como parte de las acciones relacionadas con  el  objetivo  de  alcanzar  una  educación  de  calidad  en  las  instituciones  de  educación  superior, valorando  los  alcances  y  sus  limitaciones  operativas,  al  igual  que  la  percepción    que  tienen    los académicos de la Universidad Autónoma de Sinaloa involucrados en dicho proceso. 
  8. 8. Alonso Bajo y Ramón Martínez Huerta  “UAS:  planeación    y  restructuración  organizacional”,  es  el  artículo  presentado  por  Norberto  Gaxiola Carrasco y Liberato Terán Olguín, quienes, a partir de diversos enfoques y conceptos sobre el cambio y desarrollo  organizacional,  ofrecen  una  panorámica  general  de  los  esfuerzos  de  planeación  y reestructuración  universitaria  (académica,  administrativa  y  financiera)  e  intentan  una  descripción  de algunos períodos de la Universidad Autónoma de Sinaloa y la universidad mexicana durante los últimos treinta años.  La segunda sección está dedicada a algunas de las ponencias que se presentaron en el evento Cuerpos Académicos  y  Desempeño  Institucional.  En  ellas  podemos  observar  la  forma  cómo  se  han  venido integrando  los  cuerpos  académicos  y  sus  formas  y  mecanismos  de  funcionamiento.  Asimismo  las propuestas y sugerencias de cómo se pueden solucionar los principales problemas que se han presentado para un mejor funcionamiento y consolidación de los cuerpos académicos en la Universidad Autónoma de Sinaloa.  Finalmente  queremos  expresar  nuestra  gratitud  a  todos  aquellos  académicos  que  participaron  en  el encuentro de Cuerpos Académicos y a las personas y dependencias que hicieron posible la edición de este libro.  Esperando  que  esta  obra  pueda  contribuir  al  mejor  desarrollo  de  los  cuerpos  académicos  y  a enriquecer la percepción que de los mismos se tiene en las instituciones de educación superior en Sinaloa y en nuestro país.    Alonso Bajo   Ramón  Martínez Huerta   10
  9. 9. Cuerpos  académicos  y  nuevas  tendencias  en  la  producción  de conocimiento.  El caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa       Santos López Leyva∗     Introducción   V arios autores establecen que a partir de los años ochenta del siglo pasado, es posible observar una  serie  de  cambios  en  las  instituciones  de  educación  superior  como  principales  organismos    productores  de  conocimiento  codificado.  Estos  cambios  tienen  su  origen  en  las  instituciones  de los  países  desarrollados;  pero  en  los  noventa  del  siglo  XX  y  en  lo  que  va  del  XXI  se  trasladan  hacia  las instituciones de los países en vías de desarrollo, por lo que resulta interesante revisar el comportamiento de nuestras universidades ante ese nuevo contexto.   En México, una de las políticas más recientes ha sido el impulso a la creación de cuerpos académicos en  las  instituciones  públicas  de  educación  superior  con  la  finalidad  de  promover  las  nuevas  formas  de producción y aplicación del conocimiento a través del trabajo en equipo.   El  presente  artículo  tiene  como  objetivo  llevar  a  cabo  una  revisión  acerca  de  la  importancia  de  la formación  de  cuerpos  académicos,  pero,  más  allá,  llamar  la  atención  sobre  la  relevancia  que  tiene  la formación  de  equipos  de  trabajo  para  la  atención  de  las  diferentes  tareas  en  el  campo  concreto  del quehacer institucional en la Universidad Autónoma de Sinaloa.  Los  cuerpos  académicos  fueron  creados,  principalmente,  para  fortalecer  las  tareas  de  producción  y aplicación del conocimiento ya que se definen como:     un conjunto de profesores‐investigadores que comparten una o más líneas de investigación (estudio), cuyos  objetivos y metas están destinados a la generación y/o aplicación de nuevos conocimientos, además de que a  través  de  su  alto  grado  de  especialización,  los  miembros  del  conjunto  ejerzan  docencia  para  lograr  una  educación de buena calidad (http://promep.sep.gob.mx)    Como se puede ver, la tarea fundamental de los cuerpos académicos es la producción de conocimiento y  la  aplicación  del  mismo.  De  ahí  la  importancia  de  llevar  cabo  una  revisión  de  las  principales características que presenta este proceso en la actualidad y en el espacio de una universidad.  Para  algunos  autores  lo  más  adecuado  es  manejar  el  concepto  de  “comunidades  académicas”,  al referirse  a  grupos  de  expertos  que  tienen  como  misión  resolver  una  serie  de  problemas  a  través  de  la aplicación del conocimiento científico (Maldonado 2005). Partiendo de esta idea resulta interesante revisar el  concepto  de  cuerpo  académico,  ya  que  existen  diferencias  y  visiones  alternativas  a  las  planteadas  e impulsadas desde los organismos oficiales en México.  La Universidad Autónoma de Sinaloa ha asumido la tarea de promover la formación y afianzamiento de los cuerpos académicos mediante la creación de una oficina especial que alberga la coordinación del Programa de Mejoramiento del Profesorado (PROMEP), pero esta tarea ha sido enfocada en mayor grado  ∗   Profesor  e  investigador  del  Doctorado  en  Ciencias  Sociales  y  de  la  Escuela  de  Economía  de  la  UAS.  Miembro  del  Sistema Nacional de Investigadores nivel II. Responsable del cuerpo académico “Economía de la educación, la ciencia y la tecnología”. 
  10. 10. Santos López Leyva desde la perspectiva administrativa, aplicada a la difusión de las convocatorias, recibir las propuestas de conformación de cuerpos académicos y las iniciativas de investigación impulsadas por éstos. También se ha  encargado  de  atender  todo  lo  relacionado  con  el  control  de  los  recursos  entregados  a  los  proyectos, haciendo las comprobaciones de rigor ante las instancias correspondientes. No se observa la participación para  ofrecer  derroteros  académicos  de  manera  que  la  conformación  de  equipos  fortalezca  las  funciones sustantivas  de  la  institución.  En  tal  sentido,  nuestro  Cuerpo  Académico  propuso  y  llevó  a  cabo,  en coordinación con la oficina institucional del PROMEP, el Primer Encuentro de Cuerpos Académicos, el cual se  convirtió  en  un  espacio  de  propuestas  en  la  idea  de  fortalecer  esta  forma  de  trabajo  al  interior  de  la Universidad.  Resulta  muy  pertinente  que  la  institución  revise  su  quehacer  en  este  aspecto  y  pueda  impulsar acciones  que  privilegien  el  fortalecimiento  académico  de  este  tipo  de  equipos  sobre  su  atención  a  lo administrativo.  El  trabajo  que  aquí  se  desarrolla  está  encaminado,  además  de  realizar  una  revisión  teórica  de  las nuevas formas en la producción de conocimiento, a analizar las políticas en la conformación de cuerpos académicos; ofrecer algunas experiencias que, como integrantes de cuerpos académicos, hemos tenido, y a brindar algunas sugerencias para tener en consideración el impulso a los cuerpos académicos como una política estratégica de fortalecimiento a la academia universitaria.   Objetivos  1.  Caracterizar  los  mecanismos  de  producción  y  difusión  del  conocimiento  en  la  época  actual  y  la importancia de la formación de equipos de trabajo en el desarrollo de las tareas académicas.  2.  Analizar las  formas  en  que  las  políticas  de  impulso  a  los  cuerpos  académicos  se  han asumido  por parte de la UAS.  3.  Definir  los  ajustes  y  trasformaciones  que  son  necesarias  para  que  los  cuerpos  académicos  de  esta institución  puedan  tener  una  mayor  participación  en  las  actividades  de  producción  y  difusión  del conocimiento tanto en el contexto regional como nacional e internacional.  Para  el  logro  de  los  anteriores  objetivos  se  revisa  la  literatura  más  actualizada  sobre  los  mecanismos utilizados en la producción de conocimiento; con base en la información proporcionada por PROMEP y por la  UAS,  intentamos  un  análisis  en  la  conformación  de  los  cuerpos  académicos.  También,  atendiendo  al trabajo cotidiano, buscamos rescatar algunas experiencias que puedan apoyar a otros compañeros en las tareas  de  superación  académica.  Para  la  obtención  de  información  fueron  de  gran  interés  los  informes rectorales y la consulta a la página oficial del PROMEP.   Los cambios en la producción de conocimiento  Algunos autores manejan la idea de que los procesos de producción de conocimiento se han orientado en forma  considerable  hacia  el  mercado.  Señalan  que  las  actividades  de  investigación  están  cada  vez  más determinadas por los valores del mercado y desarrolladas a través de mecanismos de comercialización, desplazando  los  imperativos  académicos  manejados  por  Merton  (1996).  Existe  una  nueva  cultura  post‐académica que está reemplazando el modo tradicional de hacer investigación. Ylojoki (2003), retomando a Ziman  (1996),  establece  que  los  valores  establecidos  por  Merton    son  sustituidos  por  otros  nuevos,  por ejemplo:  la  propiedad  intelectual  desplaza  al  comunalismo  en  la  apropiación  de  los  resultados  de investigación;  el  universalismo  en  la  investigación  se  substituye  por  la  solución  de  problemas  en  un contexto  local;  el  desinterés  cede  el  paso  al  interés  comercial,  político  y  económico;  el  contexto  12
  11. 11. Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. disciplinario  toma  el  camino  de  la  multidisciplina  y  el  trabajo  individual  se  trasforma  en  trabajo  en equipos y construcción de redes donde intervienen investigadores de las empresas y universidades.  En  la  obra  mencionada,  Merton  identifica  como  imperativos  institucionales  de  la  ciencia:  el comunalismo, el universalismo, el desinterés y el escepticismo organizativo. El comunismo asume que los hallazgos de la ciencia son producto de la colaboración social y deben ser asignados a la comunidad. El universalismo  encuentra  su  expresión  en  la  idea  de  que  las  pretensiones  de  la  verdad  tienden  a  ser universales,  sin  importar  los  tipos  de  creencias,  los  principios,  las  leyes  descubiertas  no  deben  estar signadas  por  las  posiciones  personales  del  investigador.  No  se  debe  buscar  a  través  del  trabajo  en  la ciencia más que el beneficio por la satisfacción de las metas logradas y el haber servido a la comunidad, a esto se refiere el desinterés. Por último, en el escepticismo organizado el científico no debe abrir abismos entre sus aportaciones y la de sus colegas, o entre  sus creencias y las de sus semejantes (López 2001:184‐185).  Se  pueden  contar  varios  autores  cuyas  aportaciones  han  insistido  en  este  fenómeno.  Entre  ellos  se encuentran los trabajos de Slaughter y Leslie, quienes, en su libro de 1997  presentan un estudio acerca de los  procesos  de  producción  de  conocimiento  y  transferencia  de  tecnología  en  cuatro  países:  Estados Unidos,  Inglaterra,  Canadá  y  Australia;  en  él  se  reporta  la  transformación  experimentada  por  las universidades y centros de investigación como producto de su interés por comercializar los resultados de la  actividad  investigativa.  De  esa  inclinación  hacia  los  valores  del  mercado  introducen  la  categoría  de capitalismo académico.  En  las  visiones  de  “triple  hélice”  de  Etzkowitz  y  colegas  (1997  y  1998),    universidad,  empresa  y gobierno aparecen como tres instituciones separadas que buscan establecer relaciones de trabajo para el impulso  del  desarrollo  de  una  región  a  través  de  la  producción  y  aplicación  del  conocimiento.  Los  tres son  organismos  que  cuentan  con  principios  y  valores  propios,  sin  embargo,  a  través  de  la  creación  de instancias de vinculación llegan a acuerdos y convenios para el impulso de innovaciones que inciden  en el  desarrollo  de  una  región.    Las  aportaciones  de  estos  autores  se  engloban  en  lo  que  se  denomina  la Segunda  revolución  académica.  La  primera  sería  cuando  la  investigación  se  incluye  como  una  función sustantiva de las universidades.   A  partir  de  la  Primera  revolución  académica,  la  universidad  no  sólo  se  encarga  de  trasmitir  el conocimiento sino que otra tarea central es la producción del mismo.   Por otra parte, Gibbons y colegas (1997) se refieren al modo 2 de producción de conocimiento, donde señalan que en la actualidad este factor se produce en un contexto de aplicación y tiene las características de ser transdisciplinar, heterogéneo, heterojerárquico, asume  una responsabilidad social y es producto de una reflexión colectiva. En el mismo sentido, Stokes (1997)  en su modelo de Cuadrante de Pasteur  insiste en la presencia de un nuevo esquema de producción de conocimiento basado en la investigación aplicada destinada  a  cubrir  necesidades  de  mercado.  El  estudio  de  las  relaciones  entre  universidad‐empresa  y gobierno presentado como un triángulo se observa en los trabajos de Burton Clark desde 1983, donde la autoridad del Estado, la educación superior y el mercado actúan bajo lo que él denominó un Triángulo en tensión,  debido  al  tipo  de  negociaciones  y  la  especificidad  de  relaciones  que  se  establecen  entre  estas instancias. En América Latina, con anterioridad, es posible encontrar las aportaciones de Ernesto Sábato y Natalio  Botana  (1968),  quienes  desarrollaron  el  llamado  Triángulo  de  Sábato    donde  a  cada  vértice  de  la figura corresponde una de las instituciones en cuestión. En todos estos estudios, universidad, gobierno y mercado  son  tres  entidades  con  motivaciones  y  objetivos  diferentes,  pero  que  se  conjuntan  con  el propósito de promover la producción de conocimiento en la idea de hacer más competitivas las empresas, las regiones y los países.   13
  12. 12. Santos López Leyva  Otro  enfoque,  Slaughter  y  Rhoades  (2004),    observa  que  la  universidad  como  un  todo  está  siendo penetrada  por  los  valores  del  mercado.  De  ahí  desarrollan  elementos  que  les  permiten  concluir  que  la mayor parte de las funciones de las instituciones de educación superior de los Estados Unidos presentan signos  que  marcan  su  orientación  hacia  la  comercialización.  A  través  de  este  enfoque,  los  autores continúan  desarrollando  la  idea  de  Capitalismo  académico,  propuesta  desde  1997.  Para  ellos  la  nueva economía trata al conocimiento avanzado como un recurso material que puede ser asegurado a través de instrumentos  legales,  apropiado  y  comercializado  como  cualquier  producto  o  servicio.  Construyen  su marco  de  análisis  utilizando  un  grupo  de  categorías  donde  sobresalen:  la  existencia  de  una  nueva economía  que  tiene  como  principal  factor  de  producción  el  uso  del  conocimiento;  las  actividades  se atienden a una dimensión global, modificando los conceptos de soberanía y relaciones internacionales; el conocimiento  es  tratado  como  un  recurso  material  que  puede  ser  comercializado  bajo  las  leyes  del mercado; se asiste a la superación del modelo fordista de producción en línea para la organización en el trabajo; es posible contar con trabajadores educados y consumidores adiestrados en el uso de las nuevas tecnologías  y  además,  deseosos  de  usarlas;    la  existencia  de  un  Estado  neoliberal  que  trasfiere  recursos  del  bienestar  social  hacia  la  función  de  producción  permitiendo  a  las  universidades  diseñar  los instrumentos que las involucran en actividades de carácter pecuniario convirtiéndolas así en generadoras de  ganancia;  en  la  evaluación  de  los  nuevos  circuitos  de  conocimiento  participan  cada  vez  menos  los académicos,  los  hombres  de  negocios  definen  y  dirigen  las  acciones  en  los  comités  calificadores  de iniciativas  y  proyectos,  la  investigación  y  el  trabajo  académico  no  es  juzgado  sólo  por  los  pares académicos  sino  por  los  hombres  de  empresa  y  funcionarios  del  sector  público  quienes  se  encargan  de evaluar el trabajo de los investigadores y académicos.    Siguiendo  la  propuesta  de  Slaughter  y  Rhoades  en  la  investigación  universitaria  los  profesores  se consideran  líderes  de  proyectos  o  de  líneas  de  investigación.  La  investigación  básica  permite  a  los profesores controlar sus agendas y dirigir sus equipos, en la investigación para el mercado; los plazos y ritmos  ya  no  son  definidos  al  interior  del  proyecto  de  investigación  sino  por  factores  externos determinados por las variables del mercado.   Ylijoki  (2003)  encuentra  que  incluso  se  cambia  el  lenguaje  y  la  cultura  de  los  académicos  al  incluir elementos  como  la  administración  del  aprendizaje,  considerarse  así  mismo  como  empleadores  de estudiantes, trabajar en la idea de desarrollar productos y servicios para atender una demanda, obtención de financiamiento mediante mecanismos de mercadeo y manejar sus propios recursos mediante criterios empresariales.  Esto  ya  lo  había  notado  Slaughter  (1993),  al  señalar  que,  en  la  década  de  los  80s,  los discursos de los rectores cambiaron en forma significativa al incluir en ellos palabras relacionadas con la comercialización de la investigación.  Alexander  (2001)  menciona  que  en  las  instituciones  de  educación  superior  se    están  experimentando tres  cambios  que  son  sustanciales:  a)  por  motivos  de  la  globalización,  la  calidad  académica  de  una institución  no  está  limitada  a  un  estado,  región  o  país,  sus  parámetros  están  referidos  al  contexto internacional; b) se presenta una competencia en el mercado de la educación superior entre universidades públicas  y  privadas  y  c)  al  menos  en  los  Estados  Unidos  e  Inglaterra  algunas  de  las  universidades públicas  están  en  serio  peligro  de  que  su  trabajo  académico  se  vea  disminuido  al  emigrar  sus  mejores profesores  hacia  las  universidades  privadas  por  motivos  salariales.  El  estudio  de  este  autor  demuestra que las instituciones privadas han incrementado en forma considerable los salarios de sus profesores por la vía del incremento a las cuotas de los estudiantes y otro tipo de fondos obteniendo marcadas ventajas sobre  las  universidades  públicas,  las  cuales  no  tienen  posibilidades  de  incrementar  sus  colegiaturas, dando origen a lo que denomina brain drain.  14
  13. 13. Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento.  Heydinger  (1997:107),  señala  que  en  los  90s  los  cambios  fundamentales  en  la  educación  superior provienen de: a) educación para todas las edades, no sólo los jóvenes en las edades de 18 a 24 años son los demandantes  de  este  tipo  de  educación,  la  nueva  composición  de  los  estudiantes  comprende  todas  las edades;  b)  enseñanza  en  todos  los  lugares,  los  programas  ya  no  se  ofrecen  sólo  en  los  salones  de  las universidades, sino en cualquier lugar, llegan hasta los sitios de trabajo de los estudiantes; c) la formación de  empresas  para  la  educación,  principalmente  consorcios,  asociaciones  con  empresas,  etc;  d)  servicios atendiendo  las  variables  del  mercado;  e)  formación  de  agentes  de  aprendizaje  y  asesores  tanto  para estudiantes como para programas y universidades;  f) las tecnologías informatizadas trasforman todas las funciones de las instituciones.  Por  otra  parte  Weiss  (Maldonado  2005)  apunta  la  existencia  de  siete  modelos  en  la  realización  y utilización  de  la  investigación:  a)  modelo  lineal,  asume  que  la  investigación  básica  conduce  a  la investigación  aplicada, siguiendo  su  desarrollo  e  implementación;  b) modelo  de  resolución  de  problemas,  el conocimiento es utilizado para definir una acción focalizada; c) modelo interactivo, relaciona investigadores y tomadores de decisiones en plena colaboración; d) modelo táctico, la necesidad de investigación es usada como una excusa para no dar curso a una acción; e) modelo político, investigación es usada para justificar una  política;  f)  modelo  iluminador,  la  investigación  se  imagina  escenarios  y  recomienda  soluciones,  g) modelo  intelectual,  la  actividad  de  investigación  amplía  los  horizontes  del  conocimiento.  De  hecho  no  se puede decir que un ejercicio de investigación tome sólo un modelo de los anteriores, sino que se puede ubicar en varios de ellos a la vez, según la naturaleza de este ejercicio, aunque es cierto que ya poco se habla y se practica el denominado modelo lineal.  Todas las explicaciones anteriores hablan de que se han introducido nuevas formas de organización en las instituciones involucradas en los procesos de producción de conocimiento, la más significativa de ellas es la formación de equipos de trabajo y de redes entre investigadores de las universidades, del gobierno y de las empresas. En el caso de México, esto constituye una política impulsada a través del Programa de Mejoramiento  del  Profesorado  (PROMEP),  promoviendo  la  formación  de  “cuerpos  académicos”  y  redes con la finalidad de fortalecer los procesos de producción y aplicación de nuevos conocimientos.   La formación de equipos de trabajo  Maldonado  (2005)  insiste  en  que  en  la  academia  lo  que  debe  prevalecer  para  una  mayor  calidad  en  el trabajo  son  las  comunidades  epistémicas,  las  cuales  tienen  siete  características:  a)  agenda  común,  sus integrantes  mantienen  puntos  coincidentes  en  la  agenda  de  investigación;  b)  está  integrada  por  redes, relaciones formales e informales que se establecen entre los diferentes actores; c) sistema de creencias y valores  compartidos,  se  mantienen  juntos  por  propósitos  comunes,  comparten  normas  y  creencias  sin necesidad de tener lazos familiares o políticos; d) tamaño compacto, son relativamente pequeñas, pero lo que importa es el prestigio académico y su habilidad de influir en el campo disciplinario; e) dan mayor peso  a  las  relaciones  informales  que  formales,  lo  fuerte  está  constituido  por  las  relaciones  entre  los actores,  más  que  por  los  convenios  establecidos  entre  las  instituciones;  f)  prestigio  y  credenciales académicas, tanto el prestigio como sus méritos académicos son el capital más importante con que cuenta la comunidad epistémica y que permite distinguirse de otras redes y grupos, y g) diversidad profesional, este  tipo  de  comunidad  no  puede  ser  confundida  con  una  profesión,  sino  que  atraviesa  fronteras profesionales.    Una de las causas de la formación de grupos académicos es el surgimiento de nuevos campos en las ciencias,  las  disciplinas  científicas  han  evolucionado  y  se  trabaja  más  bien  en  campos  híbridos  de  las  15
  14. 14. Santos López Leyva ciencias  que  en  las  disciplinas  como  un  todo.  Esto  ha  llevado  a  las  instituciones  a  organizar  de  manera diferente  los  conocimientos,  por  ejemplo  en  la  UNAM  se tienen  programas  del  ambiente,  de  estudios  de género y otros. En la Universidad Autónoma de Sinaloa el programa de alimentos y el grupo de estudios sobre  Estados  Unidos  y  Canadá.  El  grupo  de  estudios  sobre  la  corrosión  en  la  UABC.  Y  así,  en  cada institución  se  pueden  encontrar  grupos  de  trabajo  relacionados  con  temáticas  muy  específicas  y  que  no pertenecen  a  una  misma  área  de  conocimiento.  De  estos  equipos  se  derivan,  incluso,  programas académicos  sobre  todo  a  nivel  de  posgrado.  Generalmente  este  tipo  de  grupos  de  trabajo  se  forman alrededor de un líder en el conocimiento en determinado campo.  La creación de campos de investigación está en constante movimiento como establecen unos autores: “hoy  en  día,  el  proceso  más  importante  no  consiste  en  la  creación  de  disciplinas  nuevas,  sino  en  la formación  de  dominios  híbridos  nuevos”,  estos  dominios  sólo  pueden  ser  creados  y  desarrollados  por equipos  de  investigación  (Dogan  y  Pahre  1993:80).  Más  adelante  señalan  que:  “No  puede  haber  una hibridación sin una fragmentación que le preceda, si bien no todos los fragmentos se llegan a hibridar” (Ibid., p. 82). Estos híbridos constituyen los espacios donde surgen nuevos equipos de trabajo que tienen mayor posibilidad de  innovar, porque  los núcleos de las disciplinas se encuentran muy congestionados de investigadores y de teorías. Bajo este principio, los autores anteriores desarrollan lo que denominan la paradoja  de  la  densidad.  Cuanto  más  congestionado  se  encuentra  un  núcleo  epistémico  menores posibilidades de innovación existen.  Otra  característica  en  la  producción  de  conocimiento  es  el  trabajo  en  redes.  Powell  y  Koput  (1996) señalan  que  este  hecho  es  más  visible  en  las  denominadas  nuevas  tecnologías:  tal  es  el  caso  de  la biotecnología,  donde  los  procesos  de  innovación  se  desarrollan  dentro  de  redes  de  relaciones interorganizacionales que sostienen el fluido de conocimientos y envuelven a una comunidad. Esta nueva visión de redes es desde la perspectiva de las ciencias económicas y de la administración, porque, como dice  Fukuyama:  “Los  sociólogos  han  utilizado  el  concepto  de  red  desde  hace  mucho  tiempo  y  en  la actualidad  los  profesores  de  administración  que  introducen  este  concepto  a  su  campo,  lo  que  están haciendo  es  reinventando  la  rueda”  (Fukuyama  1999:199).  Lo  que  pasa  es  que  esta  nueva  forma  de entender las redes se refiere a organizaciones formales y no como capital social. En el concepto social se concibe la red como un grupo de agentes individuales que comparten normas informales y valores más allá de las transacciones ordinarias del mercado (Ibid.)  La diferencia es que en economía este tipo de redes se han formado más en la idea de satisfacer una demanda  del  mercado,  facilitando  la  comercialización  de  un  producto,  prestación  de  algún  servicio  o atención  a  problemas  específicos.  Por  eso,  una  de  las  fuentes  más  importantes  para  la  formación  de equipos es con el propósito de atender  el tratamiento a cuestiones concretas donde intervienen elementos de diferentes áreas de conocimiento. Ejemplo, el combate a la mosca blanca en Sinaloa; el problema de la sequía  en  Sonora;  el  combate  a  la  lepra  en  Sinaloa,  la  protección  de  patrimonio  cultural  en  Mazatlán. Constituyen sólo algunos ejemplos de equipos de trabajo académico.     Existen equipos que se forman alrededor de infraestructura de las universidades; por ejemplo: para el uso  de  ciertos  equipos  de  laboratorio.  Tal  es  el  caso  del  uso  de  microscopios  electrónicos  de  barrido, cromatógrafos, telescopios, etcétera.   La integración de personas por la vía de tareas académicas, por ejemplo: la publicación de un libro o revista  es  un  buen  motivo  para  la  formación  de  equipos  de  trabajo,  así  como  la  revisión  de  planes  y programas de estudio de una unidad académica; la planeación e instrumentación de los planes de trabajo de una dependencia universitaria, etcétera.  Las nuevas tecnologías informatizadas hacen que se formen equipos de trabajo virtuales. Por ejemplo, los estudiantes de la Maestría en Ingeniería Económica de la  UAS compartían entre sí todos los apuntes y  16
  15. 15. Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. opiniones  en  torno  a  las  clases  a  través  de  la  red.  La  formación  de  un  grupo  interinstitucional  para  la contratación de bancos de información, por ejemplo la contratación de Proquest por varias dependencias de la UAS. La implementación de programas académicos en línea, etcétera.  En  México  se  han  formado  muchos  colectivos  académicos  alrededor  de  aquellos    programas  de posgrado  que  desean  mejorar  su  calidad,  tal  es  el  caso  del  Doctorado  en  Ciencias  Sociales  y  el  de Biotecnología  en  la  región  noroeste  de  México.  La  reestructuración  de  dependencias  que  hizo  la  UNAM para fortalecer sus programas de posgrado, acción que le ha traído muchos beneficios, sobre todo en la acreditación de sus programas, donde muchos de ellos han adquirido prestigio internacional.  Hill (1997:97), señala que la formación de equipos de trabajo y redes institucionales permite: a) mejores condiciones para lograr una comunicación horizontal entre las diferentes dependencias universitarias; b) una mayor integración vertical entre departamentos académicos y oficinas de la conducción central de la institución; c) impulsa a las unidades académicas a introducir cambios ya que las responsabilidades son compartidas; d) el trabajo en equipo requiere una mayor comunicación y compartir la información, por lo que los resultados tendrán más legitimidad.  La  formación  y  empoderamiento  de  equipos  académicos  funciona  también  para  contrarrestar  las políticas de dependencia de los recursos, ayudando a la formación de otro tipo de liderazgo. En el caso concreto  de  la  UAS,  la  formación  de  este  tipo  de  equipos  resulta  muy  necesaria  ya  que  el  panorama  de toma de decisiones ha estado dominado por otro tipo de colectividades.  Pero si bien la formación de equipos de trabajo en la academia resulta provechosa, existen factores que pueden  atentar  contra  esta  forma  de  trabajo,  principalmente  en  el  campo  de  la  investigación.  Con  la implementación de políticas de patentamiento y venta de conocimiento en las  IES, la desconfianza entre miembros de equipo de trabajo se ha incrementado. Algunos miembros de los cuerpos de investigación buscan mantener en secreto sus resultados ya que, potencialmente, pueden conducir a una patente; por otra parte, los propios estudiantes de posgrado mantienen ciertos recelos de manejar en forma abierta los resultados  de  investigación  con  sus  propios  profesores,  ya  que  pueden  ser  comunicados  por  diversos medios  a  otras  comunidades  académicas  o  bien  con    intereses  comerciales  y  así  transmitir  ciertos resultados que prefieren mantenerse en secreto.  Una  enorme  barrera  que  es  imperativo  vencer  en  estas  políticas  es  la  tendencia  de  algunos investigadores  a  trabajar  en  forma  individual  y  no  querer  compartir  con  nadie  sus  resultados,  ni  sus formas de trabajo. Hay que recordar que los métodos de investigación y las técnicas de trabajo también se convierten en aportaciones.  Las grandes compañías han estructurado redes de trabajo, algunas de carácter internacional, en la idea de  desarrollar  un  nuevo  producto,  los  equipos  de  investigación  de  cada  institución  sólo  alcanzan  a conocer una etapa de ese proceso, por lo que no logran apropiarse de todo el proceso de investigación. Esto los hace depender de las exigencias de investigación de tal compañía, postrando a los investigadores en cierta desventaja en cuanto a su objeto de estudio, pues desconocen realmente la composición total del mismo,  esta  acción  hace  que  las  agendas  de  investigación  sean  definidas  fuera  de  las  instituciones  de educación superior.  La formación de cuerpos académicos constituye, sin duda, una política diferente a las instrumentadas desde  la  SEP  en  el  campo  de  la  formación  académica  de  los  profesores,  Para  notar  la  diferencia  sólo tenemos que recordar la evaluación que se hace en el Sistema Nacional de Investigadores, las diferentes convocatorias del  PROMEP, los proyectos de investigación y las becas al desempeño académico, las cuales se  asumen  con  un  enfoque  de  tipo  individualista.  La  formación  de  cuerpos  académicos  ofrece  una  17
  16. 16. Santos López Leyva consolidación más integral al profesor pues tiene la necesidad de poner en práctica un mayor número de habilidades que sólo son posibles de instrumentar cuando se trabaja en equipo.  En el impulso de esta política el gobierno federal empieza por reconocer que     Algunos  de  los  programas  organizados  por  la  SEP  y  por  las  propias  IES  públicas  en  la  última  década  han  tenido como resultado una mejor preparación del personal académico de tiempo completo, reflejada en una  creciente proporción de profesores de posgrado. Sin embargo, el número de cuerpos académicos consolidados  es  aún  pequeño  y  su  distribución  en  el  país  insuficiente  y  desigual.  A  ello  se  agrega  la  escasez  de  políticas  institucionales y programas para habilitarlos en las tareas docentes (SEP 2001).    Atendiendo al anterior diagnóstico la SEP impulsó en las universidades públicas la creación de cuerpos académicos  a  través  del  PROMEP,  que  para  2005  reconoce  105  cuerpos  académicos  consolidados  a  nivel nacional,  lo  que  significa  que  están  produciendo  conocimiento  de  frontera.  Éstos  están  ubicados  en  las áreas  de  Ciencias  Agropecuarias,  7  cuerpos;  Sociales  y  Administrativas,  6;  Ciencias  de  la  Salud,  14; Ingeniería y Tecnología, 20; Naturales y Exactas, 55; y Educación, Humanidades y Artes, 3; Por otra parte, en el contexto nacional, se reconocen 323 cuerpos académicos en proceso de consolidación.      Lo anterior demuestra que, para 2005, seguía siendo válido el diagnóstico presentado en el Programa Nacional de Educación en cuanto al reducido número de investigadores que trabajan en forma colectiva, pues entre las dos categorías de cuerpos académicos sólo alcanzan la cifra de 428 equipos. Considerando que  en  promedio  un  cuerpo  académico  está  compuesto  por  5  profesores,  esto  hace  una  cifra  de  2140 académicos registrados en proyectos de trabajo colectivos.    La formación de cuerpos académicos en la UAS  Como se ha señalado arriba, el objetivo central de un cuerpo académico es la producción y aplicación de conocimientos nuevos. De todos es sabido que en la actualidad la producción científica ha alcanzado una institucionalización basada en tres elementos principales: los mecanismos de regulación, la normatividad y los aspectos cognitivos (Gornitzka 2003:54; Merton 1996).  En el campo de la regulación, la  UAS  ha creado la Coordinación General de Investigación y Posgrado (CGIP)  para  el  impulso  y  manejo  de  la  investigación.  Pero  en  el  campo  de  los  cuerpos  académicos  su participación ha sido débil, puesto que este proceso se ha atendido principalmente desde una perspectiva administrativa,  lo  cual  dificulta  la  participación  de  esta  dependencia  en  la  definición  de  políticas atendiendo las áreas de conocimiento a nivel de las diferentes escuelas y facultades. Para la obtención de mejores  logros  en  la  producción  de  conocimiento,  la  institución  debió,  desde  un  principio,  definir  una serie  de  acciones  donde  se  involucraran  varias  dependencias  de  la  administración  central,  esto  en atención  de  que  en  el  presente  sexenio  del  gobierno  federal  la  instrumentación  de  varios  de  sus programas está basada en el fortalecimiento de los equipos académicos. Al revisar los cuerpos académicos aceptados  por  el  PROMEP  y  la  planta  académica  de  las  escuelas  y  facultades,  se  puede  dar  cuenta  que existen equipos de investigación fuertes en la institución pero que no aparecen registrados como cuerpos consolidados, lo cual quiere decir que no todas las facultades y escuelas se aplicaron de igual manera en la instrumentación de este ejercicio, o bien no se interesaron en hacerlo de la forma más cuidadosa o no tuvieron la suficiente motivación para su realización.  La  actual  política  del  PROMEP  de  formación  de  cuerpos  académicos  pertenece  más  al  campo  de  la regulación  que  a  la  formación  de  equipos  académicos  basados  en  elementos  epistémicos.  Los investigadores observan que la formación de estas agrupaciones constituye un mecanismo para acceder a recursos, entonces optan por organizarse bajo este esquema; pero además, desde la propia dirección del  18
  17. 17. Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. PROMEP  en  la  UAS,  se  ejercen  presiones  para  que  los  académicos  asuman  esta  forma  de  trabajo,  usando como motivación principal la necesidad de participar en la diferentes  convocatorias que permitan allegar recursos  a  la  institución.  Ejemplo  de  ello  es  el  aseguramiento  de  recursos  en  los  propios  fondos  del PROMEP.  El  Conacyt,  en  algunas  convocatorias  para  proyectos  de  investigación  promueve  el establecimiento de alianzas entre académicos, y entre éstos con actores ubicados en las empresas privadas y  organismos  gubernamentales.  También,  para  el  caso  de  considerar  un  programa  de  posgrado  de calidad, el primer requisito es contar con una planta académica organizada en cuerpos académicos y que pertenezcan al Sistema Nacional de Investigadores o al Sistema Nacional de Creadores. El propio Conacyt cuenta con un programa que se denomina “Centros, Grupos  y Redes de Investigación”, que su objetivo es buscar la participación de los diferentes sectores en el impulso de la ciencia y la tecnología.      La  convocatoria  2004  para  investigación  básica  de  ese  organismo  establecía  en  tres  de  sus  seis modalidades  el  trabajo  en  cuerpos  académicos:  a)  apoyo  a  iniciativas  presentadas  por  redes  de  cuerpos académicos y/o grupos de investigación; b) apoyo a iniciativas de colaboración entre un cuerpo académico o grupo de investigación consolidado y otro en consolidación, y c) apoyo a iniciativas presentadas por un cuerpo académico o un grupo de investigación.  Algunas  universidades  por  recomendaciones  de  organismos  evaluadores  mantienen  una  serie  de cuerpos  que  desarrollan  actividades  de  planeación  y  evaluación  institucional,  estos  equipos  reciben diferentes denominaciones tales como comités, consejos o comisiones de planeación y de evaluación. Lo cierto es que aquellas instituciones que cuentan con esta figura han realizado acciones de mayor éxito en este tipo de funciones. Una de las 10 reglas que ofrecen Julius, Baldridge y Pfeffer (1999) para lograr una organización  académica  exitosa  es  sustentar  el  trabajo  en  equipos,  que  ellos  denominan  comités.  Estos cuerpos funcionan de manera permanente y apoyan a la institución en la realización de investigaciones para conocerse a sí misma, lo que ayuda en gran medida en los procesos de planeación y evaluación de las  funciones  de  la  universidad.  Ejemplos  de  ello  son  la  Universidad  Autónoma  de  Baja  California,  la Universidad  Autónoma  de  San  Luís  Potosí  y  otras.  En  cambio,  existen  instituciones  que  forman  estos cuerpos de manera circunstancial para ofrecer soluciones a ciertos problemas ocasionales; esto hace que se encuentren con dificultades de ubicación institucional de los equipos, carencia de información para la toma  de  decisiones,  pero  sobre  todo  con  la  falta  de  compromiso  y  formación  disciplinaria  de  los participantes, por lo que el éxito no se alcanza.      En lo que se refiere a la normatividad, la UAS, cuenta con el Reglamento de Investigación y Posgrado el cual  debería  reformarse  para  incorporar  aspectos  relacionados  con  los  cuerpos  académicos.  No  pueden manejarse este tipo de equipos solamente con lo pocos lineamientos que vienen dados desde el PROMEP, la idea  es  que  cada  institución  realice  las  adecuaciones  que  considere  pertinentes  para  sacar  el  mayor provecho posible de esta política. Este reglamento también exige que cada programa esté sustentado en un cuerpo académico que garantice, además de la docencia del programa, la realización de los trabajos de investigación  para  que  los  estudiantes  puedan  obtener  su  grado  y  así  contar  con  una  buena  eficiencia terminal.  En  el  aspecto  cognitivo,  la  institución  ha  mejorado  considerablemente  el  número  de  académicos  que cuentan con el grado de doctor y lo han hecho en instituciones de prestigio. Ha aumentado el número de investigadores en el  SNI. A pesar de todo, se puede tener una política más agresiva en este aspecto, por ejemplo: gran parte de los profesores que están realizando estudios de posgrado lo están haciendo en la propia institución o en instituciones cuya calidad es muy baja y no tienen como prioridad enseñar a sus estudiantes a investigar y por ende, formar investigadores.  19
  18. 18. Santos López Leyva  En  el  tercer  informe  de  labores  del  rector  (Monárrez  2004),  correspondiente  al  periodo  2003‐2004,  se señala que la institución cuenta con 222 profesores que tienen el reconocimiento del perfil  PROMEP, pero también  se  reconoce  la  existencia  de  133  académicos  que  tienen  sobrados  requisitos  para  acceder  a  este perfil  y  no  cuentan  con  él.  Se  manifiesta  que  estos  académicos  no  han  tenido  ningún  interés  de  buscar reconocimiento  por  esta  vía.  Si  no  buscan  obtener  el  perfil  PROMEP  tampoco  se  pueden  integrar  a  estos colectivos, pues uno de los mecanismos para formar el cuerpo académico es que los profesores integren su currículo en línea en los formatos correspondientes.  Otro dato a tomar en consideración es que de los 222 perfiles  PROMEP, el 64.86% cuenta con el nivel de maestría,  que  son  144  académicos  y  78  son  doctores,  que  corresponde  al  35.14%.  Por  otra  parte,  en  el reporte  de  PROMEP  de  2004  sólo  reconocía  6    cuerpos  académicos  a  la  institución:  5  en  proceso  de consolidación  y  uno  consolidado.  Aquí  cabe  hacer  una  reflexión:  si  se  cuenta  con  222  académicos  con perfil  deseable  para  la  conformación  de  los  cuerpos  académicos  y  sólo  36  de  ellos  están  en  los  cuerpos académicos  reconocidos,  ¿qué  pasa  con  los  restantes?  Esto  demuestra  que  en  la  formación  de  estos equipos académicos no se ha conjuntado todos los esfuerzos necesarios.  En el mismo documento se establece que, con el propósito de mejorar esta situación, el primero de los diez  ejes  fundamentales  de  transformación  de  la  institución  lo  constituye  “Mejorar  el  perfil  del profesorado  y  consolidar  los  cuerpos  académicos”.  Sin  duda,  caminando  en  este  sentido  y  haciendo realidad este eje, de manera automática se pueden lograr los siguientes ocho ejes. De ahí la importancia de promover la consolidación de los cuerpos académicos a través de lograr un mayor nivel en la planta académica.  Al revisar las estadísticas del tercer informe rectoral (Monárrez 2004) nos encontramos con una buena noticia, pues de los 297 becados que tenía la institución, 133 eran en el nivel de Doctorado y 21 estaban escribiendo  su  tesis  doctoral,  lo  que  sobrepasa  el  50%  del  total.  Otra  aparente  buena  noticia  era  que  72 estaban estudiando en el extranjero, sin embargo, al continuar revisando estadísticas la sorpresa es que 48 de  los  estudiantes  de  doctorado  en  el  extranjero  estaban  inscritos  en  The  World  Association  of  Eclectic Hypnotherapy, organismo con poco o nulo reconocimiento en el campo de la investigación científica,  que tiene  una  de  sus  sedes  en  Brownswille,  Texas,  pero  que  mayormente  sus  congresos  y  actividades académicas las lleva a cabo en México, donde extiende el grado de “doctor” a profesores de instituciones, lo perjudicial no es que otorgue el grado sino que se reconozca como nivel doctorado por las instituciones académicas donde trabajan profesores allí graduados.  Si la cantidad de becados se considera por áreas de conocimiento, se encuentra que el 44% está en el área de Educación y Humanidades y el 14% en Ciencias Sociales y Administrativas. De nueva cuenta: la peor  crítica  no  es  lo  desproporcionado  con  las  otras  áreas  sino  en  qué  tipo  de  instituciones  se  están cursando estos posgrados porque las instituciones sin reconocimiento académico se ubican, precisamente, en estas dos áreas.  Los fenómenos anteriores se presentan porque la realización de estudios de posgrado se ha atendido sólo desde la perspectiva del contrato colectivo de trabajo y no como una medida de la institución para el fortalecimiento de sus programas académicos: está muy bien que los profesores estudien doctorado, pero en la idea de formarse como investigadores y no sólo para tener el documento y así poder alcanzar otra categoría en el escalafón universitario.  En este aspecto, tampoco la Secretaría de Educación Pública y Cultura (Sepyc) del gobierno del Estado de  Sinaloa,  ha  tenido  el  más  mínimo  cuidado,  pues  ha  promovido  la  formación  de  instituciones  o extendido el llamado RVOE para que impartan el nivel de doctorado, sin contar con los requisitos mínimos necesarios para el funcionamiento de una institución de este tipo.  20
  19. 19. Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento.  Bajo este esquema resulta difícil que la  UAS pueda contar con cuerpos académicos consolidados, pero, además, que pueda acreditar sus diferentes programas académicos.   Al  intentar  una  revisión  de  los  cuerpos  académicos  que  tiene  registrados  la  Universidad,  la  cifra difiere  de  las  estadísticas  ofrecidas  por  el  PROMEP:  mientras  este  último  organismo  considera  1  cuerpo académico consolidado, 5 en consolidación y 113 en formación,  lo que alcanza una cifra de 119 equipos; la institución señala que cuenta con 166. Quizá la diferencia no ha sido registrada ante PROMEP.  De  los  cinco  cuerpos  académicos  en  consolidación  sólo  4  cuentan  con  posibilidades  de  llegar  a  ser consolidados, de acuerdo con sus integrantes y sus proyectos de investigación. 2 en Ciencias Sociales, 1 en Humanidades  y  1  en  Ingeniería.  La  pregunta  sería  ¿porqué  los  investigadores  de  Ciencias  Químicas, Física, Matemáticas y Agronomía no han logrado consolidar ningún cuerpo académico?  Por otra parte, de los 113 cuerpos en la etapa de formación, al revisar la composición de sus integrantes se  observa  que:  3  de  ellos  tienen  potencialidades  para  aparecer  en  la  categoría  de  consolidados,  2  en  la disciplina de Educación y 1 en Ciencias Químicas; 23 pueden aparecer en proceso de consolidación y los restantes sí tendrían que sufrir una reorganización y mejorar el perfil de sus integrantes para pasar a la categoría  de  cuerpos  en  consolidación.  Para  este  logro  es  necesaria  la  existencia  de  un  buen  apoyo  por parte  de  las  autoridades  académicas  de  la  institución  y  de  las  facultades,  pero,  además,  una  buena disposición por parte de los profesores.    Algunas experiencias de nuestro trabajo  A tres años de trabajo en el cuerpo académico Economía de la educación, la ciencia y la tecnología, se pueden compartir  algunas  experiencias  que  resultan  por  demás  provechosas  en  esta  perspectiva  de  atender  la producción de conocimiento.  En primer lugar, hemos logrado sistematizar una serie de  propuestas  de investigación  que cada uno teníamos  por  separado.  La  articulación  de  estas  experiencias  ha  fortalecido  nuestra  Dependencia  de Educación  Superior,  tanto  en  la  docencia  como  en  la  investigación,  lo  que  en  un  principio  nos  parecía demasiado  amplio.  De  ahí  también  lo  abarcativo  del  nombre  del  Cuerpo  Académico  “Economía  de  la educación, la ciencia y la tecnología”,  ahora está tomando forma y focalizando su quehacer con base en el trabajo  cotidiano.  Esto  nos  ha  servido  para  lograr  una  mayor  precisión  en  nuestros  objetos  de investigación. Hay que considerar que “la sistematización implica reconstrucción, análisis, interpretación y trasformación de una realidad institucional concreta” (Muñoz 2005).  Este  ejercicio  nos  brinda  la  enseñanza  de  que  un  equipo  académico  es  no  sólo  un  agregado  de investigadores que se reúnen para departir en ciertos momentos. Es un grupo especial en términos de que cuenta  con  objetivos  definidos;  tiene  la  posibilidad  de  compartir  intereses,  se  congrega  bajo  propósitos semejantes,  lo  cohesionan  las  ideas  y  trabaja  bajo  mecanismos  y  procedimientos  preestablecidos.  Un agrupamiento de esta naturaleza cumple con lo que Krueger y Casey (2000) establecen para la formación de  grupos  focales:  sus  integrantes  tienen  algo  en  común  que  los  congrega,  y  donde  el  moderador  o  el liderazgo no es una posición de poder, pero en nuestra consideración, en el caso de cuerpos académicos las credenciales y el liderazgo académico sí ejercen algún tipo de influencia sobre los miembros del grupo.      En  un  trabajo  de  campo  realizado  por  nuestro  equipo  con  profesores  de  tres  universidades, encontramos  que  una  preocupación  central  de  los  profesores  es  que  el  cuerpo  de  administración  de  las instituciones  marcha  en  ruta  distinta  a  los  deseos  y  aspiraciones  de  los  profesores;  pero,  además,  en ocasiones  la  gestión  de  la  administración  se  convierte  en  limitante  para  el  trabajo  académico.  Con  la iniciativa de trabajar en equipos hemos logrado atraer de mejor manera la atención de las autoridades de  21
  20. 20. Santos López Leyva nuestra institución, lo cual es un gran logro, pues tradicionalmente nuestras autoridades, como producto de  dinámicas  institucionales,  consumen  más  su  tiempo  en  atender  otro  tipo  de  problemáticas  que  las meramente académicas. Éste constituye un logro central para nuestro Cuerpo Académico.   El  trabajo  institucional  con  visión  hacia  los  equipos  académicos  hace  que  las  políticas  de  la Universidad  no  sean  diseñadas  sólo  en  lo  general,  a  niveles  abstractos  de  impulso  a  las  funciones institucionales, sino que obliga a precisar la atención a temáticas específicas donde la institución presenta posibilidades de desarrollo. Permite el diseño e instrumentación de una planeación no sólo en el contexto estratégico, sino contextual y puntual con atención a iniciativas enfocadas al desarrollo de puntos precisos en atención a las prioridades institucionales.  Con  la  estructuración  y  trabajo  del  Cuerpo  Académico  ha  permitido  estrechar  y  fortalecer  nuestras relaciones con equipos al interior de la institución, tal es el caso de las acciones puestas en práctica con profesores de la Escuela de Administración Agropecuaria y Desarrollo Rural (ESCAADER) y con profesores de  la  Facultad  de  Contabilidad  y  Administración  (FCA).  También  las  relaciones  con  el  exterior  han mejorado, pues en la actualidad estamos asesorando un cuerpo académico de la Universidad Autónoma de Yucatán y firmamos un convenio con la Red de Investigación y Docencia en Innovación Tecnológica (RIDIT), donde asumimos el compromiso de realizar tanto el congreso nacional como el internacional de esta  Red.  Cada  uno  de  nosotros  mantenía  relaciones  de  trabajo  con  equipos  académicos  de  diferentes instituciones. La integración del Cuerpo  Académico nos ha permitido compartir este tipo de relaciones. Por ejemplo: algunos de nosotros no conocíamos a los equipos que estaban trabajando los temas relativos a  la  educación  superior  en  México.  También  nos  ha  permitido  compartir  información  sobre  diversos congresos científicos.        Las  funciones  sustantivas  de  docencia  e  investigación  permiten  una  mejor  vinculación  mediante  el abordaje  de  trabajo  en  equipo.  El  definir  de  mejor  manera  los  ejes  temáticos  también  permite  el acotamiento de nuestras relaciones y actividades y tender puentes entre estas dos actividades sustantivas. Esto se manifiesta en las constantes invitaciones para que alguno de nosotros comparta las experiencias académicas en nuestro campo de trabajo.  Otra ventaja brindada por este esquema de trabajo es la mayor facilidad para el acopio de materiales, ya  que  cada  uno  de  nosotros  contamos  con  diferentes  fuentes  de  información  las  cuales  estamos dispuestos a compartir, situación que sería más difícil trabajando de manera individual.  La  evaluación  del  trabajo  académico  tiene  que  ser  un  ejercicio  permanente,  lo  cual  se  facilita  en  un esquema como el presente que permite la práctica de la autoevaluación. Lo anterior se lleva cabo en dos frentes: por un lado, los artículos escritos por cada uno de nosotros son revisados por otros miembros del Cuerpo Académico; por otra parte, de manera constante realizamos reuniones que nos permitan evaluar el quehacer del equipo en lo general y planear nuestras actividades.  Para un trabajo de esta naturaleza es necesario que exista la disposición de compartir y se promueva un  liderazgo  colectivo  donde  esté  ausente  el  afán  de  la  apropiación  individualista  de  resultados.  Cada uno  de  los  integrantes  tiene  la  libertad  del  trabajo  individual,  pero  sin  perder  la  perspectiva  de  la necesidad de abonar a las tareas colectivas.    Algunas propuestas  Una  de  las  debilidades  de  la  formación  de  cuerpos  académicos  consiste  en  que  presenta    pocos  rasgos característicos  de  una  comunidad  epistémica  (Maldonado  2005),  donde  un  grupo  de  individuos  comparte una agenda común, el grupo está integrado a redes, sistema de creencias y valores compartidos, tamaño compacto, dar mayor paso a las relaciones informales que formales, prestigio y credenciales académicas  22
  21. 21. Cuerpos académicos y nuevas tendencias en la producción de conocimiento. de  sus  componentes  y  diversidad  profesional.  Gran  parte  de  los  cuerpos  académicos,  hablando  de  la experiencia de nuestra institución, sólo existen en el papel y desarrollan poco o nulo trabajo colectivo, lo cual no les permite pasar de la categoría de cuerpos académicos en formación.  Un  elemento  esencial  para  que  rinda  mejores  frutos  una  política  de  este  tipo  es  que  las  autoridades académicas  de  la  institución  puedan  percatarse  y  asuman  que  la  formación  de  cuerpos  académicos constituye una acción de central importancia para el mejoramiento de la Universidad.  En la institución ha actuado la teoría de la dependencia de los recursos, la cual explica que el manejo de los grupos y equipos de trabajo está muy condicionado al poder de aquellos grupos y dependencias universitarias  que  tienen  el  control  de  los  recursos  (Van  Vught  1997:324).  Un  camino  que  tenemos  los profesores  e  investigadores  es  la  creación  e  impulso  de  las  organizaciones  que  fortalezcan  el  trabajo académico  para  que,  de  esta  forma,  podamos  reorientar  los  recursos  de  la  institución  hacia  propósitos relacionados con las actividades sustantivas de la Universidad.   Una  orientación  necesaria  para  la  política  de  investigación  debe  ser  hacia  la  práctica  de  modelos interactivos.  Promover  acciones  donde  la  producción  de  conocimiento  sea  el  mecanismo  central  en  el acercamiento de los diferentes grupos y cuerpos universitarios. La perspectiva regional es otra dimensión que debe tomar en cuenta la institución para el impulso a sus programas, de hecho existen experiencias muy ilustrativas, tal es el caso de algunos programas de posgrado.  Para  el  seguimiento  y  control  de  estas  políticas  es  imprescindible  la  creación  de  comités  internos  de evaluación  y  seguimiento  de  actividades,  los  cuales  deben  contar  con  el  apoyo  de  organismos  externos especializados en estas tareas.  Existe  la  necesidad  de  continuar  con  los  ejercicios  de  acercamiento  entre  los  diferentes  cuerpos académicos, sin importar su área de procedencia, lo que se busca es compartir experiencias organizativas y  de  investigación  en  colectivo.  Nuestro  Cuerpo  Académico,  en  coordinación  con  el  PROMEP  inició  esta actividad, ahora lo importante es ofrecer continuidad y resultados aprovechables de estos ejercicios.    Las experiencias nos indican que en el cambio en la administración pública federal se abandonan unas políticas  y  se  instrumentan  otras.  De  parte  de  muchos  académicos  existe  el  deseo  de  que,  antes  de desechar una política, se pueda llevar a cabo una evaluación seria de ésta y continuar con los elementos que han arrojado resultados positivos. También existe el gran deseo de que se ponga una mayor atención a  las  diferentes  formas  de  investigación  científica,  dedicando  sustanciales  recursos  a  la  realización  de estas actividades.  23
  22. 22. Referencias     Alexander, F. King (2001), “The silent crisis: The relative fiscal capacity of public universities to compete  for faculty”, en Higher Education, Vol. 24, Núm. 2 113‐129. Clark,  Burton  (1983)  The  Higher  Education  System,  Academic  Organization  in  Cross  National  Perspective.  University of California Press, Berkeley. Dogan,  Mattei  y  Robert.  Pahre  (1993),  Las  nuevas  ciencias  sociales.  La  marginalidad  creadora,  Ed.  Grijalbo,  México. Etzkowitz,    Henry;  Webster,  Andrew  y  Healy,  Peter  (1998),  Capitalizing  Knowledge:  New  interactions  of  industry and academe, State University of New York Press, Albany. Etzkowitz, Henry y Leydesdorff, Loet (1997), Universities and the global economy. A triple helix of university‐ government relations, Pinter Publishers, London y Washington. Fukuyama,  Francis  (1999),  The  great  disruption.  Human  nature  and  the  reconstruction  of  social  order,  Profile  Books, London Gibbons,  Michael,  et  al  (1997),  The  new  production  of  knowledge:  the  dynamics  of  science  and  research  in  contemporary societies, Sage Publications, London. Gortnitzka, Ase (2003), Science, clients and the state. A study of scientific knowledge production and use, Unitisk,  Czech Republic Heydinger,  Richard  B.  (1997)  “Principles  for  redesigning  institutions”  en  Marvin  W.  Peterson,  et  al,  Planning and management for changing environment, Jossey‐Bass Publishers, San Francisco. Hill, David D. (1997), “Effects of competition on diverse institutional contexts”, en Marvin W. Peterson, et  al, Planning and management for changing environment, Jossey‐Bass Publishers, San Francisco. Julius,  Daniel,  Valdridge,  Victor  y  Pfeffer,  Jeffrey  (1999),  “A  memo  from  Machiavelli”,  en  The  Journal  of  higher education, vol. 70, no. 2, March/April 1999. Krueger, R. y Casey M. A. (2000), Focus group, Sage Publications, Thousand Oaks‐London‐ New Delhi. López Leyva, Santos (2001) Un espacio teórico de la innovación tecnológica, ed UAS‐CIECAS, Culiacán, Sinaloa.  Maldonado Maldonaldo, Alma (2005) “Comunidades epistémicos: una propuesta para estudiar el papel  de  los  expertos  en  la  definición  de  políticas  en  educación  superior  en  México”,  en  Revista  de  la  Educación Superior, no. 134, abril‐junio 2005,  ed. ANUIES, México. Merton, Robert K. (1996), On social structure and science, The University of Chicago Press, USA.  Monárrez González, Gómer (2004), Tercer Informe Rectoral. ed. UAS. Muñoz,  Víctor  M.  R.  (2005),  “Alternativas  para  el  desarrollo  académico  de  los  posgrados”,  en  La  tarea.  Revista de educación y cultura, en línea www.latarea.com.mx  Powell,Walter  y  Koput,  Kenneth  (1996),  “Interorganizational  collaboration  and  the  locus  of  innovation:  Networks on learning”, en Administrative science quarterly, mar 1996,vol. 41, núm. 1. Sábato,  Ernesto  y  Botana,  Natalio  (1968)  “La  ciencia  y  tecnología  en  el  desarrollo  futuro  de  América  Latina” Revista Integración No. 3, nov. 1968, Buenos Aires. Secretaría de Educación Pública (SEP) (2001), Programa Nacional de Educación 2001‐2006.  Slaughter,  Sheila  y  Leslie,  Larry  (1997),  Academic  Capitalism.  Politics,  Policies  and  the  Entrepreneurial  University, The John Hopkins University Press, Baltimore and London. Slaughter, Sheila y Rhoades, Gary (2004), Academic capitalism and the new economy. Markets, state and higher  education, The Johns Hopkins University Press, Baltimore and London. 
  23. 23. Santos López Leyva Slaughter,  Sheila  (1993),  “Beyond  basic  science:  Research  university  president’s  narratives  of  science  policy” Science technology and human values, vol. 18, núm. 3. Stokes, Donald E. (1997), Pasteur´s Quadrant. Basic science and technological innovation, Brookings Institution  Press, Washington. Van  Vught,  Frans  (1997),  “Using  policies  analysis  for  strategic  choices”,  en  Marvin  W.  Peterson,  et  al,  Planning and management for changing environment, Jossey‐Bass Publishers, San Francisco. Ylijoki,  Oili‐Elena  (2003),  “Entangled  in  academic  capitalism?  A  case‐study  on  changing  ideals  and  practices of university research” Higher Education no. 45 (307‐335). Ziman,  J.  (1996),  “Post‐academic  science”:  Constructing  knowledge  with  networks  and  norms”,  Science  Studies 9 (1) 67‐89.    26
  24. 24. Cuerpos  académicos  y  dependencia  de  educación  superior.  El  caso de la DES: EE‐IIES‐DCS    ∗ José Bastidas Morales      Presentación   E  ste  trabajo  trata  básicamente  de  la  Dependencia  de  Educación  Superior  (DES)  que  integran  la  Escuela  de  Economía,  el  Instituto  de  Investigaciones  Económicas  y  Sociales  y  el  Doctorado  en  Ciencias  Sociales,  de  la  Universidad  Autónoma  de  Sinaloa.  Se  analizan  aquí  los  criterios  de planeación estratégica y se discuten sus límites y alcances al calor de los resultados obtenidos.  Existen razones para aseverar que los cambios e innovaciones que viven las  IES nacionales definen un proceso  de  diferenciación  funcional.  Fácil  de  comprenderlo  bajo  los  criterios  de  eficiencia  y  calidad;  no obstante,  de  difícil  concreción  y  traducción,  que  puntualizan  el  lugar  de  registro  de  las  instituciones educativas y equipos académicos mejor adaptados al entorno. Perspectiva externa, en todo caso, basada en  imperativos  económicos  y  sistémicos  vía  el  financiamiento  extraordinario  para  planes  y  programas específicos, donde el dinero como mecanismo de control reemplaza al poder interno de las organizaciones educativas e impacta sobremanera la actividad de los sujetos de la acción formativa.  Es  una  realidad  que  bajo  el  interés  del  financiamiento  extraordinario,  en  un  ambiente  de  recursos escasos,  la  Universidad  asume  por  necesidad  el  discurso  de  la  planeación  y  de  la  evaluación.  Discurso impuesto  y  cerrado  que  se  adjudica  la  calidad,  la  eficiencia  y  la  productividad  educativa  en  vínculo estrecho con la competitividad que considera al entorno, la demanda y el mercado. El usuario visto como cliente  o  consumidor  tiene  la  prerrogativa  de  los  cambios  educativos  aunque  ello,  en  la  visión mercantilista  que  conlleva  el  diseño,  se  concreta  a  la  libre  elección  del  centro  educativo.  Ante  la indiferencia  entre  lo  público  y  lo  privado,  el  usuario  puede  preferir  la  institución  educativa  que  mejor convenga a sus intereses utilitarios. El sistema de becas‐crédito favorece esta definición y el Estado está más que obligado a su respaldo.  Si  atendemos  a  una  definición  concreta,  ésta  se  esclarece  como  neoliberalismo  educativo  que,  en  la supuesta libertad de pensamiento y acción individual, condiciona la actividad sustantiva de la institución. Es  lo  que  llamamos  reforma  educativa  silenciosa;  mecanismo  burdo,  a  todas  luces,  que  avanza  a  pasos atropellados en el reemplazo de la definición interna de las  IES, sustentado en la tradición humanista del mundo occidental.  Paradójicamente,  hoy  cuesta  trabajo  comprender  que  lo  sustantivo  no  siempre  es  sinónimo  de  lo funcional.  Puede  llegar  a  serlo,  lo  que  justifica  en  cierta  medida  la  orientación  del  éxito  de  algunas unidades  académicas  de  la  Universidad.  No  obstante,  es  preciso  entender  que,  en  el  caso  educativo,  no siempre lo disfuncional deba estar condenado a desaparecer. Aún en la globalización importa reconocer el valor general del conocimiento universitario.  Recreando  la  sociopolítica  de  los  cambios  educativos,  en  esta  configuración,  el  movimiento  social universitario tiene ante sí el reto de propiciar un proceso de modernización reflexiva, ejercer la reflexión crítica y realizar una reestructuración alternativa.    ∗  Profesor e investigador de tiempo completo del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES) de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (Conacyt). 
  25. 25. José Bastidas Morales I. APUNTE SOBRE PLANEACIÓN Y EVALUACIÓN  Enmarcado  en  la  perspectiva  de  la  planeación,  para  analizar  el  caso  de  la  universidad  pública  y  su racionalidad  procedimental,  hace  tiempo  reconocíamos  el  sentido  objetivante  de  las  propuestas  de  cambio universitario  (Bastidas  1994).  Derivado  principalmente  de  revisiones  diagnósticas,  en  el  marco  de  una autonomía universitaria cada vez más relativa, allí se proponían los criterios de planeación y evaluación; la  libertad  de  cátedra  e  investigación  universitaria  supuestamente  se  garantizaban,  no  obstante, llamábamos la atención del contraste vivido por los académicos y la organización educativa en la medida de  que  tales  estudios  y  propuestas  institucionales  representaban  básicamente  la  visión  estratégica  e instrumental de quienes las realizaban: vale decir, de los especialistas o expertos de la educación en clara concordancia  con  los  nuevos  criterios  de  la  administración  universitaria  y  política  educativa.  En  este sentido,  los  expertos  no  reunían  del  todo  las  características  básicas  del  académico  participante,  al contrario, llevaban a cabo una orientación básica al plantear una diferenciación de la estructura funcional de la universidad (criterios sistémicos). Por tanto, destacábamos el contraste entre una racionalidad más preocupada  por  el  procedimiento  que  por  los  resultados  y  la  racionalidad  de  los  actores  académicos universitarios,  ampliamente  cuestionada  por  tradicionalista  y  disfuncional.  Dos  perspectivas  de  acción, dos procedimientos y dos propuestas de reestructuración funcional.   Son  los  tiempos  iniciales  de  la  planeación  estratégica  y  de  la  evaluación,  de  la  emergencia  de  los programas de financiamiento extraordinario y programas educativos de calidad en atención a la demanda económica y el usuario. La investigación, como actividad sustantiva de la universidad, pasa a asumir las características  externas  del  entorno,  empero,  poco  se  preocupa  por  la  emergencia  y  calidad  del  nuevo modelo neoliberal, ni atiende la crisis del paradigma establecido. Esta reforma silenciosa, como después le llamaríamos, contó escasamente con un proceso de modernización crítica y reflexiva.  Recientemente, en esta temática educativa, hemos realizado una valoración de los procesos de cambio en la Universidad,  la cual nos permite puntualizar lo siguiente:    • Con  la  emergencia  de  los  programas  de  apoyo  extraordinario,  en  el  ámbito  de  las  políticas  educativas, respecto de lo habitual, usos y costumbres universitarias, sobrevienen la planeación y la  evaluación como medios de control sistémico (nuevo instrumentalismo)  • En este sentido, prevalece en la Universidad un sistema de relaciones impersonales que da cabida a  prácticas individualistas, baja calidad educativa y falta de criterios autogestionarios en el proceso de  toma de decisiones.  • En  el  proceso  general  de  los  cambios  se  insiste  que  la  educación  debe  realizarse  de  forma  menos  burocrática, pero la decisión racional formal continúa siendo burocrática, instrumental y sistémica.  • La planeación y la evaluación, como mecanismos políticos de control externo, propician una serie de  incongruencias ideológicas entre los actores universitarios bajo el supuesto de modificar esquemas  de  trabajo,  generar  apoyos  financieros  y  superar  la  baja  efectividad  organizacional  de  la  Universidad.  • Esta  definición  institucional,  caracterizada  por  una  racionalidad  procedimental  de  índole  administrativa o contable, asume la legalidad inmanente a las nuevas tecnologías. De esta forma, se  sobrepone a la práctica cotidiana de los universitarios e impulsa una reforma educativa silenciosa de  importantes consecuencias estructurales, normativas y formativas.  • La  mejor  evidencia,  entre  los  actores  universitarios,  es  la  falta  de  un  proceso  de  modernización  reflexiva, respuesta crítica y reestructuración alternativa.  28
  26. 26. Cuerpos académicos y dependencia de educación superior.  • En este contexto, desde la perspectiva de la educación superior, la  UAS aparece como una de las  IES  más rezagadas ante los procesos de cambio institucional, no precisamente porque admita procesos  de cambio sociopolíticos.  • La  UAS opera como una institución de educación docente al servicio de las causas sociales de Sinaloa,  reafirmada en su misión y visión, pero ensimismada ante los procesos de cambio y acumulando una  serie  de  problemas  estructurales:  continúa  presentándose  tradicionalista,  de  escasa  revisión  curricular, deficiente actualización docente, limitada investigación y posgrado. El  proceso de toma  de  decisiones  se  considera  centralista,  burocrático  y  politizado,  donde  el  Rector  aparece  como  la  figura principal.  • Las escuelas profesionales de la  UAS, en su mayoría  DES, operan al nivel de sobrevivencia financiera,  escasa vinculación con el entorno y poca capacidad de gestión. Con serias dificultades las escuelas se  encuentran insertas en una estrategia de planeación del desarrollo universitario.   • Si el interés académico se cifra en la investigación y el postgrado, como ejes del desarrollo educativo,  es  preciso  mantener  una  distancia  inteligente  ante  los  riesgos  de  integrarse  puntualmente  a  las  necesidades  del  mercado.  Igualmente,  en  la  claridad  de  generación  y  gestión  del  conocimiento,  cuidar  caer  en  la  formación  de  profesionales  técnicamente  capaces  pero  con  escaso  conocimiento  teórico, baja cultura y limitado razonamiento crítico (Bastidas 2005).  En atención al tema, de forma más puntual, hace tiempo Godet (1991) señaló que la prospectiva y la planeación  estratégica  estaban  de  moda.  No  obstante,  el  éxito  relativo  de  estos  planteamientos  se presentaba dislocado: por una parte la reflexión prospectiva, que tuvo su mejor momento después de la crisis de la previsión clásica, no ha respondido a todas las expectativas que se habían puesto en ella. La creciente incertidumbre respecto al porvenir revela al mismo tiempo la necesidad de un mayor esfuerzo de prospectiva y los limites de este esfuerzo. Los resultados de la prospectiva suelen presentarse más en forma  de  preguntas  que  de  respuestas,  de  dudas  que  de  certezas,  cuando  se  proponen  diferentes escenarios probables. Por otra parte, los métodos de planificación estratégica se basan en el análisis de un pasado  mas  o  menos  extrapolado  y,  en  general,  no  integran  bien  los  riesgos  de  rupturas  de  tendencias políticas, tecnológicas, económicas y sociales que son fundamentales en un análisis prospectivo.  En  este  sentido,  frente  a  las  mutaciones  del  mundo,  el  acercamiento  necesario  entre  la  alerta prospectiva  y  la  voluntad  no  resulta  suficiente  para  que  las  organizaciones  ingresen  en  el  terreno  de  la competitividad y la excelencia. A juicio del autor antes citado falta una tercera dimensión: la movilización colectiva (grupo humano) frente a las amenazas y oportunidades del entorno y alrededor de los objetivos de un proyecto colectivo. En esta empresa del tercer tipo, cada cual, desde su propio nivel, participa en la alerta prospectiva y recibe el estímulo de la voluntad estratégica del liderazgo ejercido.  Miklos y Tello (1991), no obstante, reflexionan sobre el tema de la planeación prospectiva. De acuerdo con la metodología propuesta, teniendo en el centro una visión matricial y la evaluación, ésta consta de seis  pasos  principales:  reconstrucción  histórica,  inducción  a  la  planeación  estratégica  de  la  institución, diagnóstico  de  problemas,  elaboración  de  escenarios  futuros,  formulación  de  decisiones  estratégicas  y elaboración de proyectos.  Se señala que la metodología es participativa en tanto que utiliza las aportaciones de los enfoques que analizan  los  acontecimientos  desde  el  punto  de  vista  de  su  estructura;  análisis  vivencial,  experiencia personal  y  colectiva  como  fuente  de  reflexión,  aprendizaje  y  reconstrucción  histórica.  Igualmente,  con base en la actuación de las personas, se toma en cuenta la visión, misión y valores de la organización. La identificación de las fortalezas y debilidades, oportunidades y amenazas en los distintos ciclos históricos de la organización permiten el realismo necesario para la visión de futuro.  29
  27. 27. José Bastidas Morales  Definida  ésta  como  escenarios,  se  desarrollan  los  tiempos  para  que  puedan  caracterizarse  como probable, deseable y posible. La formulación de las decisiones estratégicas se sustentan en la participación de los miembros a través de sus proyectos específicos. El desarrollo de la matriz de decisiones se genera con  los  proyectos  en  la  perspectiva  del  plan  general  institucional.  El  escenario  posible,  en  este  caso, encuentra  claridad  y  expresión  en  el  plan  de  desarrollo  institucional.  Eficacia  y  motivación  concentran pues  temas  centrales  de  la  reflexión  de  planeación.  Definición  conductual,  pudiera  decirse,  que  como siempre  no  alcanza  a  distinguir  el  sentido  de  la  acción  estratégica,  orientada  al  éxito,  y  la  acción comunicativa, orientada al entendimiento (Habermas 1998).  Puede  decirse,  entonces,  que  la  planeación  estratégica  se  define  como  un  proceso  de  gestión  que permite visualizar, de manera integrada, el futuro de las decisiones institucionales que se derivan de la filosofía de la institución, de su misión, orientaciones, metas, objetivos, programas, así como determinar las estrategias a utilizar para asegurar su implementación. El propósito de la planeación estratégica es el de  concebir  a  la  institución  no  como  un  ente  cerrado,  aislado,  sino  en  relación  estrecha  con  su  medio ambiente. Vale decir, con clara definición sistémica1.  Con relación a la planeación estratégica en la universidad, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Quebec (1988), ésta puede consistir en diferentes etapas:  A) La formulación de la filosofía y de las orientaciones de la institución  1.  Las misiones de la institución  2.  Las metas y los objetivos institucionales  B) El análisis del medio externo (AE)  1.  Problemas demográficos  2.  Desarrollo económico  3.  Problemática social y política  4.  Tecnología  C) El análisis del medio interno (AI)  1.  Docencia e investigación  2.  Planta docente  3. Estudiantes  4. Infraestructura€

×