Crítica literaria

881 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
881
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Crítica literaria

  1. 1. Breviario de crítica literariaRicardo Vírhuez VillafaneEl escritor es, en primer lugar, un crítico de su realidad y por ello seleccionadeterminados aspectos del mundo para recrearlos según los modelos que su imaginacióne intereses le requieran. Lo mismo hace el crítico, pero no frente al mundo sino frente ala obra literaria. El crítico selecciona determinados aspectos de la obra literaria y seenfrenta a ellos. En resumen, el crítico sintetiza esa otra gran síntesis realizada por elescritor, y esos son sus límites. La idea de una crítica neutral u objetiva es por elloimposible. El crítico no es un francotirador, sino el soldado de un ejército llamadoideología.El crítico no es necesariamente un lector especializado, pues debido a la constantenovedad de la creación literaria nadie puede estar totalmente “especializado” o reparadopara enfrentarse a los nuevos retos de la creación literaria, la cual siempre va por delantede la crítica para someterla al reto de la interpretación y la lectura.La necesidad hace que las armas de la crítica sean en la actualidad diversas,multidisciplinarias y omnívoras. Pero solo se trata de instrumentos, los cuales sirvenpara el inevitable salto al vacío que es el intento de alcanzar la comprensión total de lacreación literaria. ¿Qué es la crítica literaria, sino sorpresivos, inteligentes y constantessaltos al vacío para aprehender la literatura, siempre esquiva, enriquecedora, novedosa?Los instrumentos de la crítica, cuando se confunden con sus objetivos, producen lametacrítica sospechosa, arrogante, que mira por encima del hombro a la creaciónliteraria porque, en el fondo, se sabe inferior a la imaginación verbal de la literatura quejustifica su existencia. Pero la crítica es inseparable de la creación. Porque todos losintentos de acceder a la belleza de la palabra alcanzan su cima en la crítica, depositariade las esperanzas para la comprensión y el mejor goce de la obra literaria.El conocimiento de la tradición literaria, es decir, del desarrollo continuo de la literaturaa través de los tiempos, confunde a menudo a la crítica. Supone que la producciónliteraria debe ser continuidad y no ruptura ni retroceso. Y la crítica califica y valora enlugar de comprender. Pero la creación literaria tiene su propia manera de existencia ycomúnmente retrocede para saltar mejor. También retrocede para demostrar que lacontinuidad es un malentendido. Y retrocede, finalmente, porque la creación es libertad,algo que la crítica, atada a sus métodos e instrumentos, todavía desconoce.Frente a la libertad creadora, la crítica opone burocracia, reglas, códigos, buscacoherencias, inventa conceptos, propone categorías. A menudo la crítica cae en supropia trampa, e impone —en lugar del canon literario— el canon del mercado. Elcanon del mercado a menudo es literatura sospechosa y casi siempre es subliteratura: laobra famosa, la obra impuesta.El canon literario en cambio es la summa, lo cernido, la ruta. El canon literario espropaganda. Y por eso es ideología y es política. De ahí su importancia y la explicaciónde por qué la crítica entrampada, a veces, quiere hacer pasar el canon del mercado comocanon literario.
  2. 2. A la crítica hay que exigirle rigor, y la misma crítica se vanagloria por ello. Pero ella nose exige creatividad, porque no puede traspasar los límites que sus propios instrumentosle permiten. ¿Qué es rigor en la crítica literaria? Es el conjunto de categorías, métodos yrecursos que el crítico debe conocer y aplicar correctamente.Entre las diversas maneras de hacer crítica literaria, es la crítica académica la que exigerigor a la crítica por razones de imagen. Para demostrar que los críticos académicosestudiaron 5, 10 o 20 años y se encuentran mejor capacitados que aquellos que soloreseñan en periódicos y revistas. ¿Y por qué la crítica académica, en lugar de exigirrigor, no pide creatividad, penetración, intuición? Porque la crítica se sabe limitada. Susinstrumentos son su medida, la prueba de su existencia.¿Por qué la crítica académica denuesta y se burla de la crítica fugaz de periódicos yrevistas? Principalmente, debido a celos por la cercanía de la crítica periodística con loslectores. ¿Porque quién lee a los críticos académicos? Ellos dicen que no les importa sinadie los lee, porque escriben y publican para un público mínimo, especializado. Así, lacrítica académica se sabe incapaz de acercarse a los lectores. Y solitaria, ve apolillarsesus textos con la única satisfacción de haber sido rigurosa.Pero la crítica periodística no es un lecho de rosas. Se trata casi siempre de un pantanomercantil y argollero, célebre por su imprecisión, pero de una vitalidad extraordinaria.Por su carácter impresionista, fresco, afirmativo, por su falta de escrúpulos en lacalificación, la crítica periodística ha influido realmente en la opinión de los lectores yen la carrera literaria de los escritores. Es una crítica creativa, equivocada casi siempre,a veces con chispazos de genialidad, más intuida que pensada.Si la crítica académica es peligrosa por sus desplantes de pavo real, la críticaperiodística es mortal por su irresponsabilidad. Curiosamente, esta situación fronterizaconstituye la belleza de la crítica. Los ejemplos de maltrato a escritores soninnumerables, y la lista de sus víctimas, infinita. Sin duda, si la crítica es más famosapor sus yerros que por sus aciertos, ello se debe a que ninguna crítica es objetiva oacertada, a menos que la confunda con el elogio que la amistad o el buen humorpudieran procurarnos.La crítica, en consecuencia, solo realiza acercamientos, solo enamora, rodea, lanzaredes, requiebra, corteja, seduce de mil maneras, y si la entendemos así no caeríamos enla demagogia de solo exigir rigor a una disciplina que debería ser sencillamentecreativa.El placer de una reseña periodística se mide por el riesgo que ésta asume frente a lacreación. La valoración inmediata reemplaza al método, pero sin saberlo abre puertas eintuye caminos que por falta de espacio no puede recorrer, y luego los olvida. La críticaliteraria en el Perú está colmada por este tipo de experiencias, y quienes lo ejercitaroncon un vigor que aun ahora fascina fueron los propios creadores.Salvo honrosas excepciones, han sido los escritores quienes enrumbaron la críticaliteraria por el camino que ahora la crítica académica recusa: la improvisación, la fácilvaloración, la ausencia de amplitud y de método. ¿Pero qué crítico académico ha hechocrítica, en pocas palabras, con la misma o mejor belleza que los propios escritores ensus improvisadas reseñas? ¿Qué crítico académico se ha abierto tanto a la literatura en
  3. 3. provincias como los propios creadores provincianos, con reseñas, comentarios breves,artículos escritos al vuelo?La crítica, ante todo, es estimulante. Es una cortina que repentinamente se corre y nospermite mirar lejos y profundamente. La crítica no es belleza pero nos permite verla conotros ojos, gozarla de otra manera. La crítica comparte, no impone. ¿Existe este tipo decrítica? Sin ninguna duda, y tenemos una importante tradición pedagógica al respecto,así como muchas pruebas de lo contrario.Tal vez las afiladas armas del rigor crítico deberían apuntar contra blancos que mejor selo merecen. Por ejemplo, el canon del mercado, la imposición publicitaria, la ideologíaintimidante, los ídolos de barro, las prácticas mercenarias de reseñadores de páginasculturales de periódicos. Y rendirse sin rencor ante la creación literaria.La crítica literaria tiene mucho camino que recorrer ante una realidad tan múltiple comola peruana. Por suerte, no somos un país monocultural, no somos una sola nación ni unasola tradición literaria. Somos muchas lenguas, diversas tradiciones, variadas prácticascreativas. La abundancia de la literatura oral aún sigue alimentando a la literaturaperuana en general. Nos rodea la multitud por todas partes. ¿Cómo no ser un críticoamplio, multilingüe, historiador, antropólogo, poeta y crítico al mismo tiempo?Como la poesía y la narrativa, la crítica es también un sueño, un instrumento, unresultado, un camino para dignificar la vida humana. Es la vía que une los numerososcaminos de la cultura del hombre. Y la que nos repite que ante todo hay una verdadirrecusable: que hay muchas tareas pendientes, muchos sueños inconclusos, muchasrealidades que transformar.

×